Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2509(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B6-0045/2009

Debates :

PV 15/01/2009 - 10.2
CRE 15/01/2009 - 10.2

Votaciones :

PV 15/01/2009 - 11.2

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0030

Debates
Jueves 15 de enero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

10.2. Guinea
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate acerca de seis propuestas de resolución sobre la situación en Guinea.(1)

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, autor. − Señor Presidente, la historia de Guinea ha sido muy problemática, con países europeos implicados de una forma u otra en su trágico pasado. Fue conquistada por los portugueses en el siglo XV y sus ciudadanos fueron sometidos al comercio de esclavos en el siglo XVI y siguientes. En 1890 fue colonizada por Francia. Tras la independencia en 1958, se establecieron firmes vínculos con la Unión Soviética. Su periodo postcolonial estuvo en gran parte dominado por el totalitarismo presidencial, con dirigentes respaldados por su, hay que reconocer, bastante primitivo ejército.

Aunque Guinea ha sido bendecida con depósitos muy ricos de minerales que incluyen hierro, aluminio, oro, diamantes y uranio, es uno de los países más pobres del mundo. Estos minerales están siendo explotados por compañías de Rusia, Ucrania, Francia, Gran Bretaña, Australia y Canadá.

La profunda corrupción de los oficiales es bien conocida y a los gobiernos de los países a los que tales compañías pertenecen no parece importarles mucho el bienestar de los ciudadanos de Guinea y solo empiezan a quejarse por la horrorosa situación de los derechos humanos en el país cuando sus intereses financieros se ven trastocados o amenazados.

Sea como fuere, en la actualidad hay otro dictador más en el poder en Guinea, un joven oficial del ejército llamado Capitán Camara. Está a la cabeza de una Junta que ha prometido liberar al país de corrupción y mejorar los estándares de vida para sus 10 millones de ciudadanos. Con este fin, se estableció que el Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo, compuesto por 32 miembros, gobernara el país.

No tengo idea de si el Capitán Camara es genuino en sus propósitos, o de si tendrá éxito a la hora de mejorar los asuntos en Guinea. Pero una cosa es cierta: las cosas no pueden ir peor de lo que lo han hecho durante estas últimas décadas, durante las cuales Europa y el resto del mundo estaban tan felices sentándose a observar y disfrutar de los beneficios de la explotación minera de Guinea. Así pues, aunque a priori me opongo a las dictaduras militares, solo puedo esperar que tras un breve lapso de tiempo, pueda producirse una transición a la democracia.

 
  
MPphoto
 

  Jean-Pierre Audy, autor. (FR) Señor Presidente, Sr. Spidla, Señorías, el 22 de diciembre de 2008, el Presidente de la República de Guinea, Lanzana Conté, murió a la edad de 74 años. En el transcurso de esa noche del 22 al 23 de diciembre, sus parientes cercanos estaban ocupados con los preparativos para el periodo intermedio entre rumores de un golpe de estado.

En ese preciso momento, ¿eran sinceros aquellos hombres al frente de un país considerado por Transparencia Internacional como uno de los más corruptos del mundo y que contaban con un estado de derecho y una democracia que realmente nunca han existido? En ese preciso momento, ¿estaban recordando cómo 24 años antes el General Lanzana Conté se hizo con el poder cuando el padre de la independencia de 1958, el Presidente marxista Sékou Touré, murió en 1984? En ese preciso momento, ¿pensaban que un simple oficial al cargo de la obtención de petróleo para el ejército sería capaz de hacerse con el poder? En ese preciso momento, ¿se arrepentían de no haber trabajado lo suficiente para establecer un verdadero estado de derecho y una auténtica democracia que hubieran posibilitado que se organizaran esas preciadas elecciones en un plazo inferior a 60 días, tal y como dispone la Constitución?

Si realmente tuvieran esos remordimientos, los sentimientos del Capitán Moussa Dadis Camara y los de sus amigos también se verían sustituidos por el remordimiento al cabo de unas horas. El miércoles 24 de diciembre, el desconocido capitán se declaró a sí mismo Presidente de la República y fue aclamado por miles de guineanos, y el 25 de diciembre hizo gala de la lealtad ofrecida por el gobierno civil, que daba su conformidad a su ultimátum. Prometió combatir la corrupción y organizar elecciones antes de 2010. Designó a un hombre decente como Primer Ministro, un funcionario internacional con sede en Egipto. Él declaraba felizmente que nadie en Guinea le condenaba; los partidos políticos de la oposición y la sociedad civil aceptaron esta situación.

¿Debería condenarse el golpe de estado en estas circunstancias? ¡Sí, Señorías, tenemos que condenarlo! El Grupo del Partido Popular Europeo (Demócratas Cristianos) y de los Demócratas Europeos, en nombre de quien me honra hablar, condena este golpe de estado, aunque no somos ingenuos: sabemos que las soluciones políticas nunca nunca son simples cuando un país está saliendo de una dictadura. Les hacemos un llamamiento para que voten a favor de una resolución común de los seis grupos políticos.

 
  
MPphoto
 

  Erik Meijer, autor. (NL) Señor Presidente, el 15 de febrero de 2007 debatíamos sobre la violencia de estado del dictador Lansana Conté en Guinea como una cuestión de urgencia. Este dictador subió al poder tras un golpe de estado en 1984 y ha permanecido en el poder desde entonces. Él consideraba a ese país de su propia propiedad, propiedad de una especial importancia a causa de sus depósitos naturales de oro, hierro y bauxita. La mayoría de los partidos no participaron en las elecciones que se organizaron bajo su control, y la oposición oficial que estuvo temporalmente representada en el parlamento, fue posteriormente obligada a abandonar.

Como consecuencia, las confederaciones de sindicatos, CNTG y USTG, se convirtieron en la principal fuerza en la lucha por la democracia. La fuerza de seguridad presidencial, dirigida por el hijo del dictador, respondió a su concentración de protesta del 22 de enero de 2007 matando a 59 personas e hiriendo a otras 150.

Este atroz régimen llegó inesperadamente a su final cuando el dictador murió en diciembre del año pasado. La Junta presentó a un banquero como su próximo Primer Ministro. La cuestión ahora es saber para qué ha estado cediendo terreno la Junta militar que tomó el control del poder posteriormente. ¿Se trata de un paso hacia la democracia y la igualdad para todos los residentes o estará este nuevo golpe de estado abriendo camino para un nuevo dictador que, una vez más, estará más interesado en los recursos naturales del país y en la perspectiva de llenarse los bolsillos?

La reacción del mundo exterior es de confusión. La Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEEAO), ha condenado el último golpe de estado. El Presidente nigeriano elogia al último dictador pero, afortunadamente, pide un rápido traspaso de poder a un gobierno democráticamente electo. Francia y Senegal también están ejerciendo presión para que se celebren elecciones en menos de un año.

Durante estos años, mi grupo siempre ha respaldado las demandas de la oposición democrática de Guinea, que todavía parece estar fuera de juego. No condenamos el relevo de poder, pero condenamos la posible continuación de una falta de democracia en un futuro próximo. Aún no existe razón para penalizar o aislar a Guinea, pero deberíamos recordar a los nuevos líderes que su momento en el candelero solo puede ser muy efímero. Ese país no necesita a otro dictador, sino la reinstauración de la democracia.

 
  
MPphoto
 

  Filip Kaczmarek, en nombre del Grupo del PPE-DE.(PL) Señor Presidente, señor Comisario, afortunadamente ha pasado el momento en el que la única forma conocida de derrocar a un gobierno en África occidental era por medio de un golpe militar. Mientras que en los países que comparten frontera con Guinea, como Sierra Leona, Costa de Marfil, Senegal o Liberia, se está produciendo un deshielo político, los regímenes militares se han venido abajo y está emergiendo una joven democracia, Guinea permanece anclada en el pasado. El propio Presidente Conté se hizo con el poder en un golpe militar y ahora tiene una sensación de déjà vu. Veinticuatro horas después de que se anunciara la muerte del Presidente, los militares se hicieron con el poder en Guinea y suspendieron la constitución.

La única buena noticia es que el golpe ha sido condenado por otros estados africanos y por la Unión Africana. Indudablemente, se debe condicionar la ayuda ofrecida a Guinea al restablecimiento del orden constitucional y la celebración de elecciones presidenciales tan pronto como sea posible. Las organizaciones internacionales independientes deberían observar el proceso de elección y controlar la transparencia de estas elecciones. Si el Capitán Camara quiere, en el menor de los casos, ser un Obama guineano, entonces la corrupción y la pobreza en ese país tendrían que verse radicalmente reducidas.

 
  
MPphoto
 

  Ewa Tomaszewska, en nombre del Grupo UEN.(PL) Señor Presidente, el día después de la muerte del Presidente Lansana Conté, el 23 de diciembre de 2008, una Junta militar dirigida por el Capitán Camara se hizo con el poder en Guinea, suspendiendo la constitución y el derecho a actividad política y disolviendo el gobierno. La Junta ha declarado la guerra a la corrupción y pretende celebrar elecciones presidenciales para diciembre de 2010, aunque la legislación previa vigente hasta ese momento había estipulado que las elecciones debían celebrarse en un plazo de 60 días después del final de un mandato.

Sin embargo, uno no puede evitar observar que la población de Guinea apoya al nuevo gobierno. El 29 de diciembre, la Unión Africana suspendió la afiliación de Guinea, dándole al país seis meses para restablecer el derecho civil y celebrar elecciones democráticas presidenciales tan pronto como sea posible. Espero que la Comisión Europea proporcione ayuda humanitaria a la población civil y comience un proceso de diálogo con el gobierno de Guinea.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock (PPE-DE). – Señor Presidente, el Presidente Lansana Conté era el arquetípico hombre fuerte africano, un dictador corrupto que gobernó al pueblo de Guinea con mano de hierro. De hecho, Guinea nunca ha disfrutado de una auténtica democracia en su medio siglo de independencia.

La muerte del Sr. Conté le ofreció una oportunidad a Guinea de pasar página pero todas las esperanzas de transición a una democracia genuina se extinguieron con el golpe militar. Como era de esperar, la respuesta de la Unión Africana al golpe de estado ha sido lamentablemente mediocre. La UA no puede esperar ser tomada en serio a nivel internacional cuando continúa mintiendo y postergando las cosas. ¿Por qué deberíamos en Occidente recorrer tales distancias para abordar este asunto cuando los gobiernos africanos parecen tan indiferentes?

La UE debería considerar acogerse a las disposiciones del Acuerdo de Cotonou en lo que respecta a las sanciones. El Capitán Camara y los líderes del golpe necesitan entender que la UE espera ciertos estándares básicos de gobierno a cambio de una relación de comercio y ayuda. El único camino que llevará a Guinea a la prosperidad es el del gobierno democrático y civil.

 
  
MPphoto
 

  Zdzisław Zbigniew Podkański (UEN). (PL) Señor Presidente, señor Comisario, tenemos ante nosotros otro caso en el que un grupo de oficiales se ha hecho con el poder. Las juntas militares se comportan de forma similar: primero hay arrestos, luego se suspende la constitución y más tarde hay un anuncio de celebración de elecciones democráticas. En este caso, las elecciones se celebran en un plazo de dos años. Sin embargo, en la práctica, los oficiales empiezan a ejercer el poder y a darse cuenta de que les gusta. Esto acaba desembocando en opresión social y revueltas, además de violaciones de los derechos civiles y los principios democráticos. Tenemos razones para sospechar que lo mismo puede ocurrir en Guinea, aunque todos esperamos que las cosas serán diferentes esta vez, que los acontecimientos darán un cambio a mejor y que el resultado será más positivo.

Considero que el anuncio realizado por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental y la Unión Africana de que suspendían la participación de Guinea en su labor, ejerce una cierta presión y apela al sentido común. Creo que, en vista de la situación social, esto es, la caída constante de los ingresos de renta per cápita, la Unión Europea y, por ende, la Comisión Europea, adoptarán medidas apropiadas y consideradas pero también valientes, para el bien de su pueblo y para impedir el genocidio y las violaciones de los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE-DE). (LT) Hoy estamos debatiendo el golpe de estado en Guinea, uno de los países más corruptos de África. Además, la situación social y económica en Guinea no es nada envidiable, pues las condiciones de vida de la gente son sumamente duras, hay una falta de alimentos básicos, los derechos humanos son violados abiertamente y todo esto crea un ambiente a favor de una toma de poder por medios ilegales.

Por otro lado, sabemos muy bien que las tomas de poder ilegales se han convertido en una tradición en Guinea. No se convocaron elecciones parlamentarias cuando finalizó el mandato de la Asamblea Nacional hace dos años. Todo esto supone, sin lugar a dudas, una preocupación para la comunidad internacional. En cualquier país, una situación semejante más tarde o más temprano desemboca en revueltas, inestabilidad y a menudo también en derramamiento de sangre.

En consecuencia, apoyo totalmente la Resolución que estamos debatiendo, que insta a la organización de elecciones presidenciales y parlamentarias, el cumplimiento de estándares internacionales y la ayuda procedente de la Unión Africana y la Comunidad Económica de Estados de África Occidental. Además, la libertad de prensa, la libertad de expresión y la de reunión deben garantizarse antes de las elecciones, de lo contrario las elecciones se convertirán en una farsa electoral.

 
  
MPphoto
 

  Leopold Józef Rutowicz (UEN). (PL) Señor Presidente, el golpe de estado en Guinea ha seguido la misma pauta que la mayoría de golpes similares en África y en otros continentes. Se produjo inmediatamente después de la muerte del Presidente Conté, quien llegó al poder tras un golpe de estado 24 años antes. La situación económica y política en este país extremadamente pobre incita a la gente a protestar. Estas protestas son pacificadas por las fuerzas armadas, que consolidan un gobierno corrupto y la división del país entre aquellos que prosperan y aquellos que se están muriendo de hambre.

El hecho de que la Unión Africana y la Comunidad Económica Africana hayan suspendido las relaciones con la Junta representa un paso positivo en este caso. La presión externa puede obligar a la Junta a convocar elecciones democráticas. La lección que se debe aprender de esta situación es que, para apoyar la democracia en África, la Unión Africana necesita un plan de acción que pueda impedir los golpes de estado que acaban produciendo enormes pérdidas a los ciudadanos de esta pobre región del mundo. Apoyo esta Resolución.

 
  
MPphoto
 

  Vladimír Špidla, miembro de la Comisión. (CS) Señor Presidente, Señorías, la noticia de la muerte del Presidente guineano, Lansana Conté, que llegó la mañana del 23 de noviembre de 2008, fue seguida horas más tarde de un golpe militar encabezado por la Junta que estableció el Consejo Nacional para la Democracia y el Desarrollo y que declaró la suspensión de la constitución y la disolución de las instituciones del gobierno.

La Comisión Europea apoya sin reservas la declaración de la Presidencia de la UE que condena esta violenta toma de poder y exige a las autoridades en Guinea volver al gobierno democrático, constitucional y civil tan pronto como sea posible. La positiva acogida concedida al régimen militar por parte del público guineano, especialmente por los partidos políticos y los sindicatos, demuestra claramente que el estándar de vida para el pueblo guineano se ha deteriorado tanto que incluso un golpe militar se ve como un cambio a mejor y como un acontecimiento que proporciona optimismo para el futuro. También demuestra que el anterior régimen había perdido la confianza del pueblo guineano hasta tal punto que preferían que las unidades militares tomaran el gobierno antes de que lo hicieran sus sucesores oficiales.

En esta confusa situación, es importante dar la bienvenida a las iniciativas rápidas y efectivas emprendidas por la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEEAO) y su Presidente, el Sr. Chambas, así como la determinación y decisión de la Comunidad y la Unión Africana, que han suspendido la afiliación de Guinea a sus organizaciones y han condenado la violenta toma de poder. La Comisión está determinada a apoyar los esfuerzos de CEEAO y la Unión Africana y respaldar sus esfuerzos para permitir lo más rápidamente posible la vuelta a un gobierno democrático, constitucional y civil mediante elecciones libres y transparentes.

El reto al que se enfrenta la comunidad internacional en los meses venideros es apoyar a Guinea en su transición a la democracia y en la preparación de elecciones libres y democráticas para una asamblea legislativa y un presidente.

Señorías, como saben, en marzo de 2004, después de unas elecciones que no respetaron los principios democráticos y que violaron las disposiciones fundamentales del Acuerdo de Cotonú, decidimos dar comienzo a consultas entre Guinea y la Unión Europea en virtud del artículo 96 del Acuerdo. Se hicieron progresos en las siguientes áreas: convocatoria de elecciones generales para 2006, liberalización de los medios de comunicación, cambios en el sistema de elección para realizarse de forma conjunta por parte del gobierno y la oposición, y mejoras en el marco macroeconómico.

No estamos perdiendo la esperanza. Creemos firmemente que el proceso de elecciones que se comenzó en octubre del pasado año puede reanudarse con éxito. Actualmente, una misión conjunta de la Presidencia y la Comisión sale para Guinea este miércoles. La misión incluye grupos de la CEEAO y la Unión Africana y su objetivo será evaluar la situación en el país y proponer medidas adecuadas para ayudar a Guinea en su transición a la democracia.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar una vez finalizados los debates.

 
  

(1) Véase el Acta.

Última actualización: 17 de abril de 2009Aviso jurídico