Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2105(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0495/2008

Textos presentados :

A6-0495/2008

Debates :

PV 04/02/2009 - 3
CRE 04/02/2009 - 3

Votaciones :

PV 04/02/2009 - 5.1
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0042

Debates
Miércoles 4 de febrero de 2009 - Estrasburgo Edición DO

3. − 2050: El futuro empieza hoy − Recomendaciones para la futura política integrada de la UE en materia de cambio climático (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. El siguiente punto es el informe (A6-0495/2008) del Señor Florenz en nombre de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático en el 2050: El futuro empieza hoy - Recomendaciones para la futura política integrada de la UE en materia de cambio climático (2008/2105(INI)).

 
  
MPphoto
 

  Karl-Heinz Florenz, ponente. (DE) Señor Presidente, señoras y señores, me gustaría saludar, en especial, a mis colegas que han trabajo durante meses en este informe sobre el cambio climático. Les estoy muy agradecido por su actitud imparcial y colaboradora mostrada a la hora de trabajar conmigo para elaborarlo.

Este procedimiento de trabajar en comisión a nivel horizontal ha sido un concepto muy novedoso. No hemos debatido con los expertos de un grupo, sino con las personas del sector del transporte, y más exactamente, con las personas procedentes del sector económico, sin olvidarnos, naturalmente, de las del sector energético. No cabe duda que, durante este proceso, y al ser un tema nuevo, las primeras horas y días de debate fueron, en cierto modo, más difíciles. Llegados a este punto, me gustaría agradecer, una vez más, a nuestro Presidente y buen amigo mío, Guido Sacconi, su siempre imparcial y excelente forma de presidir.

El logro de hoy, del que ya hemos tomado buena nota, se basa fundamentalmente en que esta colaboración a nivel horizontal representa una gran oportunidad para todos, y con la próxima composición del Parlamento, deberíamos fomentar el diálogo entre las personas y admitir que no somos meros grupos individuales contrarios.

De hecho, esta ha sido la mejor ventaja de esta comisión. Hemos invitado a expertos de alto nivel, como por ejemplo, el galardonado con el Premio Nobel de la Paz, Rajendra Pachauri, y a expertos en los campos de la ciencia, la investigación y, por supuesto, la política. Finalmente, hoy contamos con el resultado que nos revela que el informe ha demostrado ser muy positivo.

Sabemos muy bien que prohibiendo, sancionando y prescindiendo de lo fundamental se consigue muy poco. En vez de ello, debemos fomentar cambios en la sensibilización, además de en la innovación y la motivación. Nuestro objetivo es conseguir que los ingenieros europeos se levanten por las mañanas y disfruten de construir máquinas más eficientes para este mundo, con el fin de que podamos utilizar mejor y más eficientemente los recursos de nuestros hijos.

En este informe también prima la honestidad. Hemos mostrado que no poseemos ninguna súper arma. No existe el cambio rápido, ni en Bruselas, ni en Bali, ni tampoco en Polonia el pasado diciembre, pero sí que contamos con un conjunto de medidas, donde precisamente se encuentran las oportunidades: la oportunidad de que las personas entiendan que, por ejemplo, debido a los sistemas de calefacción de sus hogares, ellos mismos son los responsables de un tercio del cambio climático. Como ciudadanos, sin embargo, somos todos responsables de un tercio, incluido el resultado de la movilidad y todo lo que ello conlleva; pero también la industria es responsable de otro tercio. Por consiguiente, este informe nos implica a todos, y eso es lo realmente importante. No es necesario que busquemos un culpable, todos estamos llamados a participar en debates innovadores y esto, me complace enormemente.

También está claro, que este informe está justamente compensado y me gustaría remarcar esto, una vez más, ya que no representa a ningún programa de partido político, ni tampoco desacredita a ningún sector, más bien, remarcamos que en ciertos sectores existen más oportunidades que en otros. Por ese motivo, el informe también nos señala, en última instancia, el camino a seguir, en particular para Europa, ya que en Europa disponemos de una gran cantidad de tecnologías medioambientales cuyo volumen es comparable con el sector del automóvil europeo. Esta cantidad aumentará y por eso, debemos trabajar para fomentar la innovación.

Acabo de mencionar que deberíamos implicar a nuestros ciudadanos, de forma que puedan contribuir de alguna manera desde sus propios hogares. En relación con esto, los políticos locales, las cámaras de comercio y las asociaciones industriales y comerciales pueden conseguir mucho en cuanto a motivación y suministro de información.

Por ultimo, me gustaría añadir que la gran cantidad de beneficios que se han demostrado en este informe, debería hacernos dar cuenta de que las oportunidades están en la innovación y no en el abatimiento. Si entendemos esto, entonces, ha valido la pena realizar esta tarea.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. Muchas gracias Señor Florenz por el trabajo que ha realizado y por su informe.

 
  
MPphoto
 

  Martin Bursík, Presidente del Consejo. − Señor Presidente, es un placer estar aquí y compartir con ustedes algunas de las ideas para el importante año que tenemos por delante. En primer lugar, permítanme felicitar a la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático por todo el trabajo realizado desde su creación en abril del 2007: vistas, conferencias, informes, resoluciones, intercambios con terceras partes. Sus inagotables esfuerzos han contribuido enormemente a establecer la posición de la UE en materia de cambio climático.

La última resolución, «2050: El futuro empieza hoy – Recomendaciones para la futura política integrada de la UE en materia de cambio climático», que fue adoptada por la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático el 2 de diciembre de 2008, y que ustedes adoptarán en esta sesión parcial, proporcionará, una vez más, una base de gran utilidad a la hora de debatir las opciones de un acuerdo climático para el periodo posterior a 2012 y profundizará aún más en las políticas de cambio climático de la UE.

Como ustedes ya saben, el trabajo a realizar durante la Presidencia se centrará en el proceso de negociaciones internacionales. Por cierto, hoy mismo vuelo a Delhi para debatir este tema con el Gobierno Indio y sus representantes. Dos semanas después tenemos la reunión UE-África en Nairobi, Kenia, y ya nos hemos puesto en contacto con la administración de EE.UU., a la que haré mención más tarde.

Al adoptar el paquete de acciones legislativas relativas al cambio climático y medioambiental a finales del año 2008, la UE envió una clara señal política a todos nuestros socios del mundo. Con la adopción de este paquete dentro de unos meses, la UE demostrará que su compromiso, además de su liderazgo, en la lucha mundial contra el cambio climático son más sólidos que nunca. De hecho, la UE será la primera región del mundo que se comprometa unilateralmente a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 % en el año 2020.

Como ustedes ya saben, el paquete climático y energético, en el año 2013, permitirá realizar la reforma del régimen de comercio de los derechos de emisión de la UE (CDE/UE), establecer los límites de las emisiones fuera del régimen de comercio de los derechos de emisión, estimular la captura del CO2 y la tecnología de almacenaje, además de estimular la puesta en funcionamiento de energías renovables.

En lo que se refiere al CDE, se establecerá un único sistema de tope en la UE con una trayectoria lineal descendente, y se introducirá, gradualmente, la subasta como método para asignar las subvenciones, además de reforzarse la notificación de la monitorización y la verificación. La UE ha repetido en varias ocasiones que no se conformará con un 20 % – queremos alcanzar el 30 % – y por consiguiente, esperamos poder alcanzar un ambicioso acuerdo mundial e integral en la conferencia de Copenhague que se celebrará dentro de diez meses. En la Conferencia Poznań sobre el cambio climático, celebrada en diciembre de 2008, se acordó un programa de trabajo para 2009, en el que se establecieron claramente los pasos hacia Copenhague. La decisión que se tomó en Poznań acerca de la funcionalidad del Fondo de Adaptación, representa un paso importante hacia las negociaciones sobre la financiación modular – uno de los principales elementos de cualquier acuerdo mundial integral.

En la mesa redonda ministerial en Poznań también se confirmó la voluntad común, tanto de los países desarrollados como de los países en vía de desarrollo, de encontrar una respuesta eficiente al peligroso cambio climático para el periodo posterior a 2012, consensuada a nivel mundial. Esto supone realizar más esfuerzos de mitigación, más acciones de adaptación, además de medios tecnológicos y de financiación para que la respuesta funcione.

En Poznań también se lanzó el mensaje de que la crisis financiera actual no debe considerarse un obstáculo para actuar sobre el cambio climático, sino más bien, otra oportunidad para transformar profundamente nuestro sistema económico, y seguir adelante con firmeza hacia una economía baja en carbono.

En la conferencia de Copenhague, en diciembre de 2009, la Presidencia checa tratará de alcanzar esos importantes logros y continuará esforzándose a nivel internacional hacia un acuerdo satisfactorio.

El 2 de marzo de 2009, el Consejo de Medioambiente, y después el Consejo ECOFIN y el Consejo Europeo de primavera, serán los dos primeras oportunidades para desarrollar posteriormente la posición de la UE, basándose en el comunicado, recibido hace una semana, de la Comisión hacia un acuerdo sobre el cambio climático integral en Copenhague, y en sus registros.

Además de la visión común sobre la actuación a largo plazo para mitigar la tecnología y la adaptación, la identificación de medios apropiados de financiación eficiente y de políticas sobre el cambio climático a largo plazo, serán fundamentales en las deliberaciones futuras de la UE. En este contexto, solo puedo reiterar a la Comisión sobre el Cambio Climático y a los Estados miembros que «adopten, a nivel bilateral en las negociaciones encaminadas hacia el acuerdo para el periodo posterior a 2012, un papel mediador entre las posiciones de los países desarrollados, con el fin de asegurar mediante un equilibrio de intereses, el éxito de las negociaciones sobre el cambio climático y que impliquen a los grandes emisores de gas con efecto invernadero».

La UE también continuará dedicándose a fomentar un acercamiento activo con los socios negociadores importantes y las principales economías emergentes, pero también con la administración de EE.UU. He hablado por teléfono con Carol Browner, la asistente del Presidente del paquete energético y del cambio climático y le he hecho una propuesta preliminar para una reunión de alto nivel con los representantes estadounidenses y la Comisión de la UE – Comisario Dimas – la Presidencia checa y la próxima Presidencia sueca (es decir, en la Troika) a principios de marzo, probablemente el 2 o el 6 de marzo.

También les informé que a la UE le gustaría trabajar tan estrechamente como sea posible con Estados Unidos en la evolución y unión de los mercados de carbono. Entendemos que el Congresista Waxman ha indicado que intentará recoger la normativa de su comisión sobre el sistema de «tope y trueque» para implementarla a finales de mayo. Se trata de una respuesta bastante alentadora de los Estados Unidos ante las actividades promovidas por la Unión Europea.

Asimismo, contamos con el Parlamento Europeo para asegurar que la voz de la UE se extiende por todas partes y le agradecemos enormemente el esfuerzo de acercamiento que ha realizado en el pasado. Solo me falta animarle a que continúe por este camino y desearle buena suerte para el próximo año.

 
  
MPphoto
 

  Stavros Dimas, Miembro de la Comisión. − (EL) Señor Presidente, miembros honorables del Parlamento Europeo, el informe final de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, cuyo ponente ha sido el Señor Florenz, tiene objetivos ambiciosos e incluye una gran variedad de asuntos que confirman la considerable importancia que el Parlamento Europeo confiere al tema del cambio climático. Me gustaría felicitar a la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, y en particular al ponente, el Señor Florenz, por su excepcional trabajo realizado.

El año pasado, nuestra prioridad era el paquete de medidas sobre el cambio climático y la energía. Nuestros esfuerzos dieron su fruto y por ello podemos estar orgullosos de este importante paquete de actos legislativos. Este año, nos centraremos, en particular, dentro de la Unión Europea en la preparación de las medidas de implementación de este paquete. A nivel internacional, nuestra prioridad serán las negociaciones sobre el cambio climático, que aumentarán en el periodo previo a la conferencia de Naciones Unidas que tendrá lugar en Copenhague y, como acaban de escuchar, para la Presidencia checa estas negociaciones son muy importantes y tiene previsto celebrar una serie de reuniones y negociaciones tanto a nivel bilateral como multilateral. Por consiguiente, su informe se ha presentado en el momento adecuado. En el periodo previo a la reunión de Copenhague debemos juntar todas nuestras fuerzas y trabajar en conjunto para conseguir, dado el particular papel de Europa, el mejor resultado posible.

Agradezco que su informe, a la hora de seguir el análisis de la Comisión, haga hincapié en que la crisis económica y financiera no debe usarse como excusa para retrasar las acciones que abordarán el cambio climático. Del mismo modo, estamos de acuerdo en que poner en marcha las acciones para abordar el cambio climático, forma parte de la solución a la crisis económica a la que nos enfrentamos hoy en día.

Con el paquete de medidas sobre el cambio climático y energético, Europa está aplicando una economía de bajas emisiones de dióxido de carbono. Al mismo tiempo, esta medida ayudará a restringir la dependencia de Europa en la energía importada, que es un beneficio igualmente importante, tal como hemos visto recientemente con la crisis del gas natural. Al implementar el objetivo de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero en un 20 % ó un 30 %, y dado que los otros países desarrollados aceptan estas reducciones dentro del marco de consenso internacional, nos encontraremos, sin duda alguna, ante uno de los compromisos más ambiciosos adquiridos por cualquier país o grupo de países. Con estas medidas estamos sentando un precedente para el resto del mundo, lo que confiere una fuerza positiva a las negociaciones internacionales.

Antes de centrarnos en nuestro debate sobre las negociaciones internacionales, me gustaría comentar brevemente, un tema que se ha remarcado en el informe. El informe contiene propuestas valiosas acerca de cómo hacer un uso más eficiente y efectivo de los recursos naturales, con el fin de reducir las emisiones de gases con efecto invernadero y ahorrar energía.

El año pasado, la Comisión dio un paso hacia delante en esta dirección mediante la aprobación de un plan de acción sobre producción y consumo sostenibles. Más recientemente, con la adopción de medias que complementan el paquete de medidas sobre el cambio climático y energético, se refuerzan las acciones para ahorrar y hacer un uso más eficiente de la energía. Sea como sea, todavía queda mucho por hacer en el campo del uso sostenible de los recursos naturales, y que duda cabe, de que todavía existe un enorme potencial para hacer un uso más eficiente de la energía. Un ejemplo ilustrativo, es la propuesta presentada recientemente por la Comisión sobre la eficiencia energética de las viviendas. Este es un sector con múltiples objetivos, ya que ofrece beneficios importantes en cuanto al ahorro de energía y la protección del clima, además de generar empleo y contribuir al desarrollo de la innovación tecnológica.

Hoy en día y más que nunca, es necesario estimular y fortalecer nuestras economías mediante medidas que aceleren la adopción y el uso de tecnologías limpias que ayuden a generar puestos de trabajo limpios. Al mismo tiempo, se crearán importantes oportunidades para nuestro comercio extranjero puesto que las tecnologías limpias se expanden a gran velocidad. Teniendo esto en cuenta, el pasado diciembre, la Comisión propuso, entre otras, llevar a cabo acciones en el marco del Plan Europeo de Recuperación Económica.

En lo que respecta a las negociaciones internacionales sobre el cambio climático, el paquete de medidas adoptadas sobre esta materia ha fortalecido, sin ninguna duda, nuestros argumentos y esfuerzos para convencer a nuestros socios internacionales de que es necesario, a la par que factible, tomar medidas eficientes. Naturalmente, no cabe duda de que las negociaciones internacionales crearán dificultades, debidas en parte, a su complejidad. No obstante, creo que llegaremos a un acuerdo en Copenhague. Es más, podemos y debemos alcanzar un acuerdo. No hay tiempo que perder. Se trata de voluntad política y creo que esa voluntad existe.

Ahora bien, debido a que las negociaciones internacionales empiezan a intensificarse, la semana pasada, la Comisión adoptó un comunicado que incluye su posición ante los puntos más importantes de las negociaciones. En primer lugar, se está haciendo un llamamiento a los países desarrollados para que continúen desempeñando el papel de líderes. Tal como ha mencionado anteriormente el Ministro Checo, estamos recibiendo mensajes positivos de Estados Unidos. El presidente Obama ha prometido que EE.UU. participará intensamente en las negociaciones internacionales. Asimismo, ha anunciado que Estados Unidos establecerá un régimen de comercio de los gases de efecto invernadero y que habrá reducciones del 80 % en el año 2050, respecto a los niveles de 1990.

Todo esto es positivo, pero queremos que se ponga en práctica con la máxima celeridad, a ser posible este año, ya que es necesario llegar a un acuerdo en Copenhague a finales año. Además, Estados Unidos están en deuda con nosotros, y de acuerdo con lo que ha anunciado el presidente Obama, tendrán que hacer una contribución decisiva junto con la Unión Europea, de modo que se consensúe un acuerdo en Copenhague. Naturalmente, acogemos con agrado el debate con Estados Unidos, que establecerá otras medidas decisivas que se tomarán para combatir el cambio climático. Un elemento ilustrativo son las medidas anunciadas recientemente para los automóviles.

El comunicado emitido por la Comisión Europea ratifica el objetivo de reducir colectivamente las emisiones en un 30 % en los países desarrollados, además de definir el concepto de comparabilidad de esfuerzos. La comparabilidad será esencial para lograr los objetivos medioambientales y salvaguardar los aspectos relacionados con la competitividad, con este fin la Comisión ha propuesto una serie de criterios para definirla.

En lo que respecta a los países en vías de desarrollo y, a pesar de que no es necesario que los países desarrollados realicen esfuerzos del tipo y ámbito similares, es importante que garanticen que seguirán actuando de modo que, el desarrollo económico que necesitan, comporte una disminución de dióxido de de carbono. Para alcanzar el objetivo de no superar los 2 °C en 2050, es necesario que los países en vías de desarrollo limiten el incremento de sus emisiones entre un 15 % y un 30 % por debajo de aquellos países registrados, que no han hecho un esfuerzo para reducirlas hasta 2020. Naturalmente, el esfuerzo realizado por cada país en vías de desarrollo dependerá de su nivel económico y sus recursos. Obviamente, se espera más colaboración de las economías que están avanzando más rápidamente.

Todos sabemos que, a menos que consigamos aumentar las inversiones y sostener una mayor financiación para reducir las emisiones, no lograremos los resultados que se persiguen en Copenhague. Una parte de la inversión necesaria, incluso en los países en vías de desarrollo, procederá del sector privado de los diferentes países, mientras que aproximadamente un tercio, según los cálculos de la Comisión, procederá del mercado del carbono. Además, una parte necesita financiación pública y por ello deberemos evaluar las formas de conseguirla. Hoy en día, teniendo en cuenta que estamos en plena recesión económica, no será un debate fácil. No obstante, debemos estar preparados y presentar argumentos para este debate, teniendo en cuenta que el precio que pagaríamos por no hacer nada sería mucho más alto que el precio de cualquier medida aprobada.

Por último, el comunicado de la Comisión destaca la importancia del mercado mundial de dióxido de carbono y la creación, entre los países de la OCDE, de un régimen de comercio compatible para el 2015, mientras que para los países en vías de desarrollo económicamente más avanzados se propone aplazar la fecha para antes de 2020.

Estas son las principales propuestas del comunicado de la Comisión y estaría encantado de escuchar sus opiniones al respecto. Las negociaciones internacionales seguirán su curso y por nuestra parte, será necesario realizar un intenso trabajo diplomático. Aceptamos de buen grado sus aportaciones a este gran esfuerzo.

 
  
MPphoto
 

  Romana Jordan Cizelj, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (SL) El cambio climático es un campo muy amplio y estoy de acuerdo con el ponente cuando menciona que nosotros, los miembros de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, tuvimos que encontrar medios innovadores para abarcar la amplitud y contenido total de este campo. Sin embargo, una vez realizado nuestro trabajo, puedo ratificar que, efectivamente, hemos tenido la gran oportunidad de poder intercambiar diferentes puntos de vista y opiniones y de presentar varias propuestas de actuación para el futuro. Nuestros debates, debido precisamente a la diversidad de puntos de vista expresados, eran muchas veces bastante dinámicos. Como resultado, el informe representa un amplio espectro de opiniones y ofrece muchas propuestas buenas, pero solo nos permite coordinar nuestro trabajo continuo en las comisiones permanentes, en cuanto a la formulación de varias políticas sectoriales. Personalmente, creo que sería una buena idea que continuáramos con esta metodología en particular.

Es cierto, que los campos mencionados anteriormente, como la energía, el transporte y la industria, han demostrado que ofrecen grandes oportunidades de actuación, pero también se ha demostrado que otros campos, como la agricultura, la cría de ganado, la silvicultura sostenible, las tecnologías de la información y comunicación y la política de desarrollo de la UE relativa a terceros países, también lo hacen.

Nuestra transición hacia una sociedad baja en carbono, será posible si continuamos invirtiendo en investigación y acelerando el ritmo del desarrollo y la innovación, además de seguir los otros objetivos definidos en la Estrategia de Lisboa No obstante, esto, por si mismo, no será suficiente. Además, tenemos que cambiar nuestro estilo de vida y el único modo de conseguirlo es que las personas consideren que la protección medioambiental es un valor verdadero. En este sentido, cuando se trata de realizar campañas de información y sensibilización, es necesario lograr mucho más.

Estoy de acuerdo también con los comentarios realizados sobre la relación que existe entre la crisis financiera y el cambio climático, No obstante, no se puede justificar que esto nos brinde una oportunidad y nos haga temer que el cambio climático ocupe un segundo lugar en la crisis financiera, ya que nuestras medidas para reactivar la economía se han de diseñar de forma que promueva un desarrollo sostenible y no solo el consumismo.

Ya que nuestro objetivo es limitar el aumento de la temperatura global, es necesario que también trabajemos a nivel internacional. Aquí, Europa debe establecer y estrechar su dialogo con los países desarrollados, ya que tenemos que reducir y eliminar juntos la carga de nuestras emisiones históricas, y prestar atención, al mismo tiempo, a los países en vías de desarrollo y a los más desfavorecidos para que puedan propugnar un desarrollo sostenible, incluso si esto implica pagar un precio más alto.

Para concluir, me gustaría felicitar al ponente, el Señor Florenz, por la sinceridad que ha mostrado ante nuestro trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Dorette Corbey, en nombre del Grupo del PSE. – (NL) En primer lugar me gustaría ofrecerle al Señor Florenz mis más sinceras felicitaciones por su extraordinaria entrega y resolución que ha demostrado al redactar este informe. Desde mi punto de vista, este informe abarca todos los campos, con casi 200 recomendaciones y es realmente valioso. Asimismo, está repleto de recomendaciones muy sensatas que podrían ser fuente de inspiración para el próximo Parlamento, los parlamentos nacionales y las autoridades locales.

Me gustaría mencionar cinco temas principales que son realmente importantes para nuestro grupo. En primer lugar, el informe reconoce que el cambio climático es mundial y afecta a todos los sectores, no solo a la industria, el transporte y la energía, para los que ya hemos establecido normas, sino que además afecta a la agricultura, la salud, la ciencia y la tecnología, las TIC, la educación, el suelo, las aguas y el uso de la tierra. Todos estos sectores también merecen que se les preste plena atención y ofrecerles una solución eficiente.

En segundo lugar, la política climática debería también tener una dimensión social y mostrar solidaridad. Es necesario que tratemos temas como el empleo, aspectos relativos a los ingresos y la escasez de recursos energéticos. Es necesario que sepamos cómo se pagarán estas nuevas tecnologías y quién se hará cargo de este coste. Queremos saber cuántos puestos de trabajo se generarán y si se perderán algunos de ellos. Queremos programas de recalificación para los nuevos trabajadores verdes. Sin una dedicación máxima a temas sociales, es extremadamente difícil mantener el apoyo político para las políticas climáticas.

El tercer tema importante está relacionado con la crisis económica, donde una vez más necesitamos una solución mundial. El «Nuevo Deal Verde» se ha consolidado como concepto y recibe todo nuestro apoyo incondicional, pero es necesario realizar grandes inversiones. Las intervenciones para apoyar a los bancos y a las empresas deberían incluir, al menos, un elemento sostenible. Se debería dar una mayor prioridad a las inversiones en viviendas en la Europa del este, ya que se pueden beneficiar del empleo, la seguridad energética y el clima.

El cuarto tema principal es la agricultura, tema que normalmente no se debate cuando hablamos sobre el clima. Pero hoy, podemos demostrar que es, de hecho, necesario, ya que se ha demostrado que es un tema controvertido. Durante mucho tiempo hemos debatido si la agricultura debería establecer objetivos vinculantes y hemos acordado que deberíamos considerarlo seriamente. También es patente, que la agricultura no solo representa un problema, además también ofrece soluciones. Una agricultura sostenible, el uso eficiente de la tierra y un uso apropiado de la biomasa pueden ayudar a reducir los gases de efecto invernadero.

Por último, nuestro quinto tema principal incluye a las personas. Esto supone acciones de información y transparencia. Si queremos cambiar nuestros hábitos de consumo, es necesario saber con exactitud cuáles son los productos que producen niveles altos de gases de efecto invernadero y por consiguiente, adaptar nuestras modelos de consumo. Naturalmente, esto no es una tarea fácil, pero el problema del cambio climático – tal como ha señalado anteriormente el Señor Florenz – no se puede solucionar con unas pocas habilidades técnicas. Es necesario, en todo caso, hacer todo lo posible para implicar a la mayor cantidad de personas en estos nuevos retos que estamos afrontando. En este sentido, las iniciativas locales son de gran valor: auditorias energéticas de las casas sin coste alguno, mejores transportes públicos y producción de alimentos autóctonos. Todos juntos podemos lograr mucho.

Aplicando este tipo de medidas, todavía podemos ser optimistas y reducir los gases de efecto invernadero, lo que contribuiría a la innovación, al crecimiento económico, a un mejor abastecimiento energético, a una mejor producción de alimentos, a más empleo y a un clima más estable. Estoy en deuda con todos los colegas que han participado en este tema.

 
  
MPphoto
 

  Chris Davies, en nombre del Grupo ALDE. – Señor Presidente, parece que somos reacios a reconocer temas importantes que rondan en este debate. En este informe, prácticamente no se hace referencia y solo se ha mencionado de pasada en la estrategia global de la Comisión para consensuar el acuerdo sobre el cambio climático en Copenhague. Es un hecho que la población mundial está creciendo a unos niveles sin precedentes e insostenibles. A lo largo de nuestras vidas veremos como se triplica la población mundial, que continúa creciendo a una tasa diaria de doscientas mil personas, es decir, ochenta millones al año.

¿Por qué China necesita abrir una planta térmica que funciona con carbón cada semana? La respuesta es porque su población ha crecido más del doble en los últimos cincuenta años, y continúa creciendo con rapidez, y como consecuencia de ello, también crece su demanda energética. Además, la población china desea lo que tenemos en el mundo occidental, y tienen todo el derecho del mundo a exigirlo. El Ministro se va hoy a la India. El crecimiento de la población es incluso más rápido allí y una vez más, también utilizan el carbón como fuente de energía.

Pero los recursos del planeta no son infinitos, por lo que es necesario ralentizar y cambiar radicalmente el crecimiento de la población. Para ello, no debemos utilizar métodos restrictivos y por encima de todo, nunca debemos olvidar, que los países desarrollados contribuyen mucho más al cambio climático que los países en vías de desarrollo.

El Fondo de la población de la ONU señala que trescientas ochenta mujeres en el mundo se quedan embarazadas por minuto, al día y la mitad son embarazos no deseados. Los métodos anticonceptivos deben garantizarse para todos, de modo que las mujeres puedan controlar su vida reproductiva y no tener que recurrir a la alternativa de abortar arriesgando sus vidas.

Es necesario mejorar los recursos médicos para que las mujeres puedan posponer, de forma segura, la maternidad a una edad más avanzada, pero por encima de todo, este asunto debe estar presente en los programas políticos. Nuestra negativa a introducirlo en ellos es una gran insensatez. Las familias de todo el mundo deberían debatir sobre este asunto, y los gobiernos, por su parte, deberían establecer objetivos para estabilizar o reducir el crecimiento de la población. La clave para afrontarlo es admitir la gran importancia que tiene el crecimiento de la población y si fracasamos en esto, la lucha contra el cambio climático o lograr un desarrollo sostenible tampoco surtirá efecto.

 
  
MPphoto
 

  Liam Aylward, en nombre del Grupo UEN. – Señor Presidente, también me gustaría felicitar al Señor Florenz por el esfuerzo y compromiso que ha realizado para la elaboración de este informe, y su capacidad para escuchar y entender la gran variedad de opiniones distintas.

Como legisladores, es primordial, que, en medio de este fuerte freno económico, trabajemos en vistas a conseguir una tecnología energética ecológica. Podemos convertirnos en líderes mundiales de nuestros campos de energías renovables, lo que crearía una estrategia coordinada, eficiente y estricta – que incluiría a los gobiernos, a las ONG, al mundo académico, a los pensadores avanzados – que no busquen debatir sino resolver. Es necesario reducir la burocracia y apoyar a las PYME y a los promotores de las tecnologías.

El mercado está ahí y el marco regulatorio está bien definido. A pesar de que ya hemos establecido los objetivos para las energías renovables, la financiación es escasa, pero vital para el desarrollo tecnológico y para mantener la especialización. Los bancos y los proveedores de fondos deberán asumir riesgos en la nueva creación de tecnologías verdes. Se conseguirán beneficios a largo plazo si se realizan cambios, de este modo, crecerán los puestos de trabajo y la riqueza. En cambio, si desperdiciamos el tiempo durante este periodo, lo perderemos todo y otros países estarán lo suficientemente preparados para sustituirnos.

Por poner un ejemplo, Irlanda podría encabezar la tecnología oceánica del mismo modo que Finlandia lo ha hecho con la tecnología de la telefonía móvil. Disponemos de un potencial indiscutible gracias a la meteorología y la situación geográfica en el Atlántico. Hemos patentado la tecnología, tenemos experiencia in situ, además de disponer del marco legal. El mercado no ofrece ningún problema, por lo tanto se trata de una oportunidad magnífica para crear puestos de trabajo, reducir el precio de la electricidad, proporcionar seguridad energética y reducir las emisiones de carbono, por no mencionar los ingresos que se generarían por la explotación de la patente.

Ahora es necesario respaldar a nuestras empresas que han estado trabajando durante más de una década para llegar a este punto. Se han arriesgado, por lo tanto es necesario apoyarlas aumentando la financiación. Demorarnos en este momento crucial iría en detrimento de las empresas. La tecnología verde es nuestro futuro. Ahora tenemos la oportunidad, así que hagamos uso de ella.

 
  
MPphoto
 

  Rebecca Harms, en nombre del Grupo Verts/ALE. (DE) Señor Presidente, también me gustaría, en particular, darle las gracias al Señor Florenz por la paciencia mostrada en las negociaciones. La longitud del informe prueba la gran cantidad de asuntos que había que tratar.

No obstante, también me gustaría preguntar cuál es el grado de sostenibilidad del acuerdo, ahora que se ha planteado a principios de año en este informe. Recuerdo muy bien la Conferencia Internacional sobre el Clima que tuvo lugar en Poznań y el poco convincente papel que desempeñaron los europeos, dado que estaban más preocupados en ajustar por lo bajo sus ambiciosas promesas y declaraciones realizadas en la ronda de negociaciones de Bali y, en vista de las crisis económica y financiera emergentes, relegaron la política climática a un segundo plano.

Considero que el próximo año será decisivo para comprobar, tal como seguimos prometiendo en la actualidad, si realmente estamos preparados para ajustar el tipo de economía a la que estamos acostumbrados en los países industrializados, basándonos en nuestro conocimiento del cambio climático. Considero que todavía no se ha tomado ninguna decisión respecto a si llevaremos a cabo o no la sostenibilidad.

En Poznań, Ban Ki-Moon y Achim Steiner recomendaron firmemente que, todas las medidas tomadas por los Estados miembros en sus planes de estimulación económica y en sus paquetes de rescate bancario, se combinaran, ahora, con programas para luchar contra la pobreza en los países en vías de desarrollo, y también con medidas de protección climática a un nivel realmente ambicioso y establecer nuevas políticas energéticas.

Puedo asegurar que cualquier legislación que se apruebe a nivel europeo, relacionada con este asunto, sentará precedentes. El camino de Europa hacia una sociedad moderna de eficiencia energética y de energías renovables no es de ningún modo fácil. Ahora, y como siempre, todo depende de las decisiones: ¿continuamos con el carbón y la energía nuclear o tomamos nuevos y ambiciosos caminos? Espero que continuemos tratando este asunto de forma tan constructiva como lo hemos hecho en la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, aunque no estoy segura de que esto suceda.

 
  
MPphoto
 

  Jens Holm, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (SV) Finalmente, y después de más de dieciocho meses de trabajo, nos encontramos aquí para tomar una decisión sobre la resolución climática. Me gustaría mencionar tres asuntos en particular.

Los objetivos de reducción a largo plazo: en el párrafo 3, pedimos reducciones de las emisiones en la UE de entre un 25 % y un 40 % en el año 2020 y, al menos, en un 80% en el año 2050. Esto es positivo y significa que estamos estableciendo requisitos mayores que los del año pasado en el paquete climático de la UE.

Además, pedimos que se tomen medidas en lo que respecta la industria cárnica. Según el informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la Larga sombra del ganado, la industria cárnica es responsable de un 18 % de las emisiones en el mundo. Hemos tomado nota de ello en este informe y pedimos reducir el consumo de carne. Esta sería una decisión audaz y. hasta cierto punto, histórica a tomar por parte del Parlamento, que normalmente prefiere apoyar las subvenciones destinadas a esta industria, pero es lamentable que el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócratas Cristianos) y los Demócratas Europeos, en particular, quieran votar para eliminar estos requisitos. Del mismo modo que es necesario reducir los automóviles, también deberíamos atrevernos a decir que el aumento del consumo actual de carne no es sostenible

Permítanme también recordarles que la industria cárnica es, en realidad, la principal causa de destrucción de los bosques tropicales del Amazonas debido a la creación de pastizales para los animales y el uso de tierra para la producción de piensos. Una gran parte de estos piensos se exporta a Europa, como por ejemplo, la soja. Esto no es sostenible.

El sector del automóvil es otro problema en crecimiento. Entre 1990 y 2005, las emisiones procedentes del sector del transporte aumentaron en un 32 %. Es necesario invertir, en gran medida, en el transporte público y otros medios de transporte respetuosos con el medio ambiente. Los vehículos que utilizan combustibles fósiles deberían sustituirse por vehículos eléctricos, y quizás, en el futuro, por vehículos con motor de hidrógeno. Es necesario que nos preguntemos si la situación, con todo este tipo de transportes, es sostenible. ¿No deberíamos fomentar la producción y el consumo locales?

Por ultimo, me gustaría hacer una advertencia respecto a las enmiendas 12 y 28 en las que se solicita un aumento de la energía nuclear. En el caso de que se adopten, mi grupo no apoyará esta resolución. Por consiguiente, voten en contra de las enmiendas 12 y 28. Muchas gracias.

 
  
MPphoto
 

  Johannes Blokland, en nombre del Grupo IND/DEM. – (NL) Puesto que una gran parte de la Europa occidental está en estos momentos colapsada por una ola de frío, debatir sobre el calentamiento global es seguramente un poco inoportuno. Sin embargo, tal como indica el título del informe, en este debate nos estamos refiriendo a soluciones a largo plazo. Por lo tanto, no deberíamos entrar en demasiados detalles en acontecimientos a corto plazo. El informe final del Sr. Florenz es sensato y está bien elaborado, además de transmitir un mensaje de peso.

Para reducir o evitar los efectos negativos del cambio climático es necesario actuar con contundencia en una zona de gran alcance. Para el periodo comprendido entre el 2020 y el 2050 es necesario establecer objetivos determinantes y todos los sectores de la sociedad deberán realizar grandes esfuerzos para conseguirlo. En el periodo previo a la conferencia sobre el cambio climático en Copenhague, deberemos mantener nuestro interés, respaldados por una amplia variedad de medidas. Este informe hace una valiosa contribución hacia este objetivo.

 
  
MPphoto
 

  Roger Helmer (NI). Señor Presidente, hace 500 años los eruditos consensuaron que el mundo era plano, pero se equivocaron. En los años setenta, después de tres décadas de enfriamiento global, los científicos consensuaron que estábamos afrontando una nueva era de hielo, pero se equivocaron. En 1999, todos creíamos que el virus del milenio provocaría un desastre global inutilizando los sistemas informáticos de todo el mundo. Los sistemas armamentísticos fallarían, el comercio se detendría, las aeronaves se caerían del cielo, pero se equivocaron. Nada de todo aquello ocurrió.

Hoy en día, se nos ha dicho que existe consenso en el catastrófico calentamiento global provocado por el hombre. pero, también se equivocan. Tampoco se ha consensuado. El mito del consenso es un triunfo propagandístico para los alarmistas, pero las encuestas realizadas, tanto en la literatura científica como en el ámbito de los científicos climáticos, muestran una gran variedad de opiniones en ambas partes del debate, muchas de ellas no concluyentes.

Es cierto que, durante los últimos ciento cincuenta años, el mundo se ha calentado ligeramente, aunque lenta e intermitentemente, pero esta situación es completamente coherente con los ciclos climáticos naturales establecidos a largo plazo que nos dieron el Roman Optimum, el periodo de calentamiento medieval y la pequeña era del hielo. Existen pruebas de que, al mismo tiempo que el mundo se ha ido calentado ligeramente, otros cuerpos del sistema solar también se han calentado. Los casquetes polares de Marte retroceden, todavía nadie sabe a quién echarle la culpa, si a las emisiones industriales o a los 4x4.

Ahora, tenemos previsto gastar inimaginables sumas de dinero en medidas de mitigación que, sencillamente, no funcionarán y que, al dañar nuestras economías, nos negarán las financiaciones que necesitamos para tratar los verdaderos problemas medioambientales. Tal como ha señalado el periodista británico Christopher Booker, el alarmismo sobre el calentamiento global es la mayor huida colectiva de la realidad en la historia de la humanidad.

 
  
MPphoto
 

  Pilar del Castillo Vera (PPE-DE). (ES) Señor Presidente, en primer lugar, agradecer a nuestro colega Florenz el trabajo realizado, al presidente de la comisión, naturalmente también, y a todos los coordinadores y miembros de la misma.

Este informe es una expresión más de lo que ha sido la preocupación permanente de la Unión Europea respecto del cambio climático y sus consecuencias.

El último conjunto de medidas fue el recientemente aprobado paquete energético y este informe que hoy debatimos se inserta por tanto en esa línea para combatir el cambio climático y en esa sensibilidad mostrada por la Unión Europea.

El informe que tenemos delante es un conjunto — en realidad, como ya se ha dicho— de recomendaciones. Es un universo comprensivo de distintas medidas y recomendaciones, pero que, a su vez, tienen «hojas de ruta» distintas ?sectorialmente en relación con la pesca, la agricultura, las aguas, el bosque, etc. Todas esas «hojas de ruta» conducen al mismo horizonte, pero a través de cada una de ellas es necesario desarrollar medidas.

Pero yo me voy a quedar con lo que a mí me parece el principio fundamental para ser eficaces. Y es que, frente al cambio climático, no cabe nada más que mejorar a través de la eficiencia. Éste tiene que ser el principio de referencia, a mi modo de ver, de todas las medidas que se tomen.

Mejorar a través de la eficiencia significa primar la innovación tecnológica; significa primar por objetivos de eficiencia a la hora de conceder ayudas y subvenciones; significa primar por objetivos de eficiencia a la hora de conceder determinadas ventajas fiscales, etc. etc. Por tanto, la única solución para que realmente seamos eficaces es mejorar a través de la eficiencia.

 
  
MPphoto
 

  Guido Sacconi (PSE). (IT) Señor Presidente, señoras y señores. Aquellos miembros que han intervenido anteriormente, han demostrado perfectamente cómo hemos conseguido aunar las diferentes opiniones, dando lugar a un proyecto común.

El informe Florenz, que merece un reconocimiento por su éxito en lograr un consenso al escuchar detenidamente todos los puntos de vista, trata, en última instancia, sobre la reconversión energética y el cambio general de los sistemas de producción, estilos de vida y consumo. Es más que una declaración filosófica y sabemos que no será fácil, pero prevé el acercamiento en fases. Por citar un ejemplo, en el legado que vamos a dejar al próximo Parlamento existen indicios de que nuestras creencias deberían ser las prioridades de actuación durante la próxima legislatura, en el periodo anterior y posterior a Copenhague.

Sin embargo, me gustaría centrarme en el contenido. Considero que, en primer lugar, es mi obligación mostrar mi agradecimiento al organismo clave en este trabajo, la secretaría. Cuento con algunas estadísticas de nuestro trabajo realizado y, para mostrarles lo importante que ha sido su trabajo, solo tengo que decirles que organizaron ocho sesiones temáticas con sesenta de los expertos más importantes del mundo.

Ahora, lo más importante, sería hacer un llamamiento, que exprese mis esperanzas, al nuevo Parlamento. Presidente Pöttering, usted mismo ha demostrado que apostar por esta comisión ha valido la pena – aunque, la verdad sea dicha, no todos en este Parlamento estaban a favor, cuando se creó hace dieciocho meses. Usted apeló a la Cámara en dos ocasiones, mostrando su apoyo a este tema y a nuestra tarea y, si me lo permite, me dirigiré a usted directamente. Sería lamentable que el próximo Parlamento no creara un instrumento similar en la próxima legislatura, al menos porque mientras tanto, muchos parlamentos y gobiernos nacionales han reestructurado su trabajo, siendo el cambio climático uno de sus campos específicos. Por consiguiente, tengo la esperanza de que el próximo Parlamento no vuelva a la estricta compartimentación, en la que las áreas conectadas están separadas en diferentes comisiones, pero esto, tal como hemos recomendado, será la preparación para el largo camino hacia una economía baja en carbono.

 
  
MPphoto
 

  Vittorio Prodi (ALDE). (IT) Señor Presidente, señoras y señores, me gustaría agradecer al Sr. Florenz el trabajo realizado.

Al fin vamos a votar por este informe que representa dieciocho meses de trabajo para la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático. Personalmente, sostengo que ha sido un éxito, aunque solo sea modesto. Considero que ha sido un éxito porque el Parlamento ha demostrado ser una de las instituciones más receptivas, al proveerse de un instrumento adecuado – la Comisión Temporal– para recoger datos e ideas sobre un tema que nos afecta a todos y cuyo impacto debemos afrontar juntos, tanto ahora como en el futuro. Y digo que es un éxito modesto porque, a pesar de todos nuestros esfuerzos, de la calidad de participación y de los estudios realizados, el resultado final todavía carece de lo más importante que toda resolución sobre este tema debería tener.

El cambio climático, tal como he mencionado en muchas ocasiones, es un tema urgente y grave que requiere instrumentos objetivos y eficientes. El motivo principal para crear esta comisión fue conseguir un enlace entre políticas que siempre se han tratado por separado. Tengo la esperanza de que este enlace pueda continuarse en el próximo Parlamento y que esta Cámara también se involucrará en las negociaciones de Copenhague.

Lo que necesitamos es un consenso mundial y para ello, debemos tener algo que ofrecer, por encima de todo, a los países en vías de desarrollo. En la actualidad, todavía carecemos de condiciones igualitarias que puedan persuadir a la población de los países en vías de desarrollo a propugnar esta política. De algún modo, está demasiado centrado en Europa y demasiado compartimentado. También proponemos un cambio en el estilo de vida. Políticamente es necesario realizar propuestas que se centren, en primer lugar, en esta política y después en una progresiva desmaterialización de nuestro estilo de vida, ya que de otro modo no será sostenible.

 
  
MPphoto
 

  Alessandro Foglietta (UEN). – (IT) ) Señor Presidente, señoras y señores, mis felicitaciones al Señor Florenz. Al llamarle presidente, lo hago con respeto y consideración por el compromiso que siempre ha mostrado con nuestro Parlamento.

Al adoptar el paquete de medidas climáticas y energéticas, la Unión Europea se provee con un marco legislativo que le otorga los credenciales apropiados para asumir el papel de líder. La reciente amplitud de miras mostrada por la nueva administración de EE.UU. nos da esperanza para adquirir un compromiso futuro compartido con EE.UU. para detener las consecuencias del cambio climático.

No obstante, el éxito total de la iniciativa vendrá determinado por la participación de las economías de todos los países en vías de desarrollo, como China e India. El ministro chino de medioambiente dejó claro, en la reunión que mantuvo con la delegación de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, que este éxito solo será posible con el apoyo firme de los países más ricos, que deberán aportar los recursos financieros adecuados para fomentar el desarrollo sostenible.

Con la conferencia de Poznań se ha avanzado en esta materia, además de decidir aplicar el fondo de adaptación y destinar cincuenta millones de euros para la investigación y el desarrollo tecnológico en los países en vías de desarrollo, con el fin de apoyar la evolución de las tecnologías verdes a nivel mundial.

Debemos asegurarnos de que Copenhague marcará el punto decisivo en cuanto a un compromiso conjunto factible mediante economías más sólidas, para crear un fondo que garantice un flujo constante de financiación para el desarrollo sostenible en los países emergentes. Solo a través de compromisos acordados a nivel internacional y con la participación de los países emergente se conseguirá proteger el medioambiente de los efectos irreversibles, al mismo tiempo que se protege la competitividad de las empresas europeas de los efectos y costes socioeconómicos resultantes del dumping medioambiental en el mercado mundial.

 
  
MPphoto
 

  Caroline Lucas (Verts/ALE). Sr. Presidente, le doy las gracias al Señor Florenz por su informe, pero considero que, entre todas las felicitaciones dedicadas al ponente y a la comisión por su trabajo, es necesario afrontar algunos hechos realistas: la UE todavía está haciendo demasiado poco y demasiado tarde.

No es mi intención ganar en popularidad por decir esto, pero es necesario que midamos el progreso de la UE, no mediante lo que hacen otros países, sino más bien, mediante lo que es necesario hacer. Con esta medida todavía estamos fallando

al no aportar suficiente ambición a este debate. Las últimas informaciones científicas nos dicen, que es necesario reducir las emisiones alrededor de un 9 % año tras año. Los objetivos establecidos en este informe y en el paquete climático de la UE, sencillamente, no son lo suficientemente ambiciosos.

Estamos fallando al no aportar suficiente premura a este debate. Si en los próximos ocho o diez años no estamos en el camino correcto para alcanzar una economía cero en carbono, habremos perdido la oportunidad de detener el peor cambio climático.

Estamos fallando en constancia. Hoy en día hablamos de renovables y eficiencia energética. Ayer, la mayoría de los miembros de esta Cámara adoptaron el informe Laperrouze, que arrogantemente mantiene el papel del carbón en Europa.

Estamos fallando al dar la impresión de que el debate sobre el cambio climático consiste en tener que renunciar y prescindir de cosas. Es necesario mejorar para mostrar un liderazgo político verdadero y demostrar que, actuar en el cambio climático, nos proporcionará una mejor calidad de vida. No se trata de irnos a una cueva y prescindir de las cosas básicas y necesarias: se trata de conseguir un futuro que puede ser más positivo y atrayente de lo que es hoy en día.

Por ello, les encomiendo la idea de adoptar un nuevo deal verde para Europa, es decir, tratar de solucionar la crisis económica y climática con una importante inversión en eficiencia energética y energía renovable y, así, crear millones de puestos de trabajo verdes en Europa.

Pero no se trata de arrancar el crecimiento económico realizando negocios de la misma forma de siempre, sino más bien, de una transición urgente, no hacia una Europa basada en el siempre creciente consumo de recursos naturales, sino hacia una Europa con una economía sostenida; sin crecimiento cuantitativo en conjunto sino con verdadero desarrollo cualitativo. Es necesario que este debate se empiece con urgencia y la UE es el lugar apropiado para empezar.

 
  
MPphoto
 

  Roberto Musacchio (GUE/NGL). (IT) Señor Presidente, señoras y señores, me gustaría felicita al Señor Florenz por su trabajo bien realizado. Este informe es un tributo a su constante presencia, atención y contribución.

En él se refleja la aportación que ha realizado al trabajo de la comisión, hábilmente presidido por el Señor Sacconi, y ha tratado los asuntos en profundidad, los ha debatido y por encima de todo, ha contribuido en la parte que el Parlamento ha desempeñado para adoptar el paquete climático. Presidente Pöttering, me gustaría también pedirle que considere de qué forma puede continuar nuestro trabajo en el periodo previo a Copenhague.

Por ahora, en relación con el informe Florenz, considero que sería un error desequilibrarlo con lo que, llegados a este punto, son enmiendas ideológicas sobre el asunto de la energía nuclear. Son poco razonables, están fuera de contexto, excepto en las mentes de sus defensores y alteran nuestra posición conjunta. No obstante, me gustaría pedir a nuestros colegas que consideran la inclusión de una enmienda que yo mismo he presentado en relación entre el cambio climático y las aguas. Considero que este es un campo de gran valor a la luz de la creciente atención que está recibiendo por parte de las organizaciones internacionales como el Panel Intergubernamental del cambio climático y el Programa Medioambiental de Naciones Unidas, que han subrayado este área como decisiva para el futuro, y también en vistas al próximo Foro Mundial del Agua en Estambul.

 
  
MPphoto
 

  Jim Allister (NI). Sr. Presidente, quiero mostrar mi preocupación y cautela en este debate frenético sobre el cambio climático, en particular, sobre lo que respecta a la producción de alimentos. Se nos ha comunicado que la población mundial se disparará a nueve mil millones en 2050, por consiguiente la producción de alimentos debería aumentar proporcionalmente. Pero, en el paquete del cambio climático propuesto, se pide que se reduzcan las emisiones que, en caso de cumplirse, reducirían la producción de alimentos cuando más los necesitamos.

Me refiero concretamente, a los objetivos de reducir las emisiones de metano y óxido nitroso y el ataque al consumo de carne y productos lácteos. Estos objetivos de reducción no pueden cumplirse sin una disminución grave de la producción de alimentos. Ante la coyuntura de elegir entre alimentar al mundo o marcar la casilla correspondiente al cambio climático, me temo que me decanto por el sentido común y la necesidad.

 
  
MPphoto
 

  John Bowis (PPE-DE). Señor Presidente, nos dirigimos hacia Copenhague, y el excelente informe de nuestro honorable amigo es, si se me permite decirlo, un buen «mapa» para llevarnos hasta allí.

El veinte por ciento en 2020 era un punto de partida – pero solo eso. El paquete de medidas para el cambio climático que hemos escogido podría haber sido, quizás, mejor, pero ya sabemos que eran un punto de partida – un paso hacia delante. Ahora, con los cambios en la administración de Estados Unidos, ya no podemos escondernos detrás de la negativa de Estados Unidos a colaborar. Con la presidencia de Obama, se nos ofrece la oportunidad de dejar de intercambiar palabras y empezar a intercambiar ideas. Sabemos que el 6 de marzo de 2009 se va a celebrar una reunión. Después de ésta y cuando volvamos, espero que tengamos una declaración del Consejo sobre los resultados de esta reunión en Washington Con los Estados Unidos podemos ahora subir al objetivo del 30 % y más.

Ahora nos hemos pasado al ecodiseño, dándonos cuenta aquí, y en cualquier otro lugar, que esto supone nuevas y enormes oportunidades en innovación y puestos de trabajo. Es necesario tratar las emisiones del transporte marítimo y de la agricultura. El comisario ha hecho referencia a la urgente necesidad de entablar conversaciones con los países de renta baja del mundo en vías de desarrollo. Esto será devastador para ellos, pero al menos no son la causa de este problema. Las islas se hundirán bajo las olas; hay casos de malaria, enfermedades respiratorias, cáncer de piel y problemas oftalmológicos. La devastación llegará a la agricultura y se deberán emprender acciones en este sentido, pero para eso, necesitan nuestra ayuda.

Naturalmente, los científicos pueden estar equivocados y también los políticos, tal como pasó con el caso de Mbeki y el SIDA. Puede que esté equivocado respecto a la posible pandemia gripal, puede que esté equivocado respecto al probable impacto del calentamiento global y que la mayoría de científicos estén en lo cierto, la mayoría de políticos también pueden estarlo y yo y todos ustedes seremos culpables de los dos asuntos, si ni yo ni ustedes emprendemos acciones para que nada de esto suceda.

 
  
  

PRESIDE: SRA. ROURE
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Riitta Myller (PSE). – (FI) Señora Presidenta, la iniciativa tomada por los Demócratas sociales para crear la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático en la primavera de 2007 está ahora dando su fruto. El resultado de las negociaciones y debates entre los grupos es un programa emergente, a largo plazo y ambicioso para emprender acciones que frenen el cambio climático. Por todo esto, me gustaría agradecer sinceramente al ponente Karl-Heinz Florenz y a los ponentes de todos los partidos su extraordinaria colaboración en este proyecto.

Muchos son escépticos sobre si la Comisión sobre el Cambio Climático aportará un valor añadido al trabajo del Parlamento. Hoy, podemos observar el beneficio que reporta tener Miembros del Parlamento, con diferentes puntos de vista, trabajando y atendiendo juntos a los mejores expertos del mundo. Como podemos observar, esto nos aporta resultados creíbles.

No me cabe duda de que la formación de la Comisión y su trabajo realizado, han contribuido por separado a que el paquete climático fuera aceptado sin problemas y con tanta rapidez el pasado diciembre. Además, apoyo firmemente el llamamiento de Guido Sacconi, el Presidente de la Comisión, en el que sugiere que los próximos parlamentarios elegidos tras las elecciones, deberían abordar este tema y asegurar que aquí existe el método más sólido para tratar los asuntos relacionados con el cambio climático.

La actitud de la Unión Europea ha sido durante mucho tiempo la de emprender acciones para evitar el cambio climático. Sin embargo, carecemos de los instrumentos financieros. El Fondo Climático, que acaba de ser propuesto y para el que se está recogiendo dinero procedente de las recaudaciones de las subastas del comercio de los derechos de emisión, es una iniciativa importante, y le deseo lo mejor para el futuro. Es necesario que éste fomente el cambio en nuestra estructura industrial y que podamos, de este modo, llevar a término este nuevo deal verde.

 
  
MPphoto
 

  Lena Ek (ALDE). (SV) Este informe promete mucho. Prácticamente contiene todos los asuntos que se han mencionado en el debate climático durante los dos últimos años o más. No obstante, considero que este trabajo carece de la fuerza, el vigor y el impulso necesarios para continuar con la línea política que hemos iniciado en Europa respecto a temas climáticos.

En cuanto a la protección de la tierra y el suelo no se ha propuesto ninguna medida. En cuanto a los recursos hídricos, se podría haber incluido el paquete de medidas propuestas para el Foro Mundial del Agua. Respecto a la eficiencia energética, existen opciones que no se han incluido en las áreas donde hubiésemos tenido la oportunidad de que decidiera el Parlamento. Los combustibles alternativos también se tratan con muchas restricciones. En la importante área de salud, el informe se centra en la recogida de datos y control de las picaduras de mosquitos, donde, en su lugar, deberían haberse incluido la necesidad de tomar decisiones estratégicas más importantes en Europa, para sobrellevar los efectos del cambio climático en la salud humana.

Aquí, también existen, además, otras opciones. En este aspecto, era necesario proponer algún asunto más relacionado con el crecimiento y los puestos de trabajo. Es posible crear, sin duda alguna, puestos de trabajo en Europa y aquí, son necesarios.

Es necesario fijar las medidas de la política económica. Dentro de pocas semanas, el Consejo de Ministros tiene una reunión para debatir la financiación de las decisiones que se tomen en Copenhague – decisiones extremadamente importantes sobre las que nosotros, en el Parlamento, podríamos haber tenido una gran influencia. Si no fijamos la política económica y la política de trabajo y crecimiento, corremos el riesgo de que este informe se quede «en aguas de borrajas», es decir, un gran informe, pero que carece del vigor y la decisión necesarios para tratar estos asuntos.

 
  
MPphoto
 

  Bogdan Pęk (UEN). – (PL) Señora Presidenta, me siento como si estuviera en la conferencia inaugural de una religión recientemente fundada, una religión falsa, llena de falsos profetas e ideas.

Las potencias políticas que están intentando reducir drásticamente las emisiones de dióxido de carbono, un intento que carece de base científica y que se realiza al precio de restringir el desarrollo humano, son las verdaderas responsables de esta crisis. Los culpables de esta situación son aquellos que, en el camino de la sociedad hacia el progreso, tienen el objetivo de constituir un gobierno mundial que incluya a los organismos que se beneficiarán enormemente del comercio del carbón, al mismo tiempo que intentan hacer un lavado de cerebro a la gente de a pie con las amenazas del cambio climático.

Debemos crear una base para el desarrollo del campo de la energía. Para poder sobrevivir y desarrollarse, la humanidad necesita nuevas y eficientes fuentes de energía y Europa necesita equilibrio y autosuficiencia en cuanto a su abastecimiento de energía. ¿No lo entienden? Si crean lo que se ha aprobado hoy, estarán reduciendo las oportunidades de Europa de competir con el resto de mundo.

 
  
MPphoto
 

  Dimitrios Papadimoulis (GUE/NGL). – (EL) Señora Presidenta, el informe Florenz respalda las evaluaciones realizadas por los científicos y, en cierta medida, comparte las preocupaciones de los ciudadanos. Se trata de un paso hacia delante en el paquete energético aprobado por el Consejo en diciembre, pero es necesario ir más allá de las meras evaluaciones y centrarnos en medidas específicas, en los reglamentos, en los calendarios, ya que el cambio climático y sus consecuencias están ahí y no hay tiempo que perder.

No debemos permitir que el asunto de la energía nuclear, que carece de importancia en este informe, se introduzca por la puerta de atrás con enmiendas astutas, que es lo que buscan algunos gobiernos. Debemos asegurarnos de que este informe, sin ningún cambio que pueda alterar su equilibrio, convence al Consejo y a la Comisión para que se avance un poco más y no se utilice la crisis económica como una excusa para minar los esfuerzos realizados hasta ahora. La crisis económica y la política medioambiental pueden ir de la mano para proporcionarnos un resultado positivo tanto para el medioambiente como para la creación de puestos de trabajo.

 
  
MPphoto
 

  Urszula Krupa (IND/DEM). – (PL) Señora Presidenta, el principal objetivo de las políticas de protección medioambiental, al igual que el paquete de políticas climáticas y energéticas que implican drásticas reducciones en las emisiones de gases de efecto invernadero, es controlar y revertir las economías nacionales en, según lo que entendemos de experiencias pasadas, economías planificadas centralmente. El concepto abstracto de la influencia humana en nuestro clima se ha establecido para restringir el desarrollo, incluido el uso de combustibles fósiles, y para introducir la peligrosa tecnología de captura y almacenamiento de carbono (CCS) que, en el caso de Polonia, dificultará la explotación de nuestros recursos naturales, incluidos los ricos recursos de energía geotérmica.

Con el cese del sector industrial de Polonia, como parte de sus esfuerzos para cumplir con los requisitos de la Unión Europea, se está intentando, no solo forzar a los polacos a emigrar sino también a asegurarnos de que aquellos que se quedan se empobrezcan mediante la imposición de los precios energéticos más altos de todos los Estados miembros. Nos queda una pregunta retórica: ¿El objetivo principal de la política de la Unión Europea es llevar a la bancarrota a mis conciudadanos y borrar a Polonia del mapa?

 
  
MPphoto
 

  Irena Belohorská (NI). – (SK) Señoras y señores, me gustaría empezar dándole las gracias al ponente, el Señor Florenz por su excelente y exhaustivo informe que abarca todas las áreas principales de la vida social que están relacionadas con el drástico aumento en el cambio climático. Ya es hora de que preparemos las medidas necesarias dentro del contexto de la UE.

Como médico que soy, estoy interesado especialmente en los cambios relacionados con la salud, tales como el aumento de las enfermedades asociadas normalmente a zonas tropicales. Cuando apoyemos a la industria farmacéutica, a la planificación de hospitales y centros para los pacientes ambulatorios, a la formación de los profesionales sanitarios y, por encima de todo, al aumento de la sensibilización pública sistemáticamente, deberemos tener en cuenta este hecho. Dado que estas enfermedades son raras en nuestra parte del mundo, podemos suponer que tendrán un curso de tratamiento mucho más drástico.

La situación de la agricultura y asegurar suficientes alimentos para el consumo humano también podrá agravarse. Creo con firmeza que este informe es mucho más importante que otros informes realizados por iniciativa propia y que proporcionará una buena base para futuros Parlamentos que tendrán que abordar el impacto real del cambio climático.

 
  
MPphoto
 

  Avril Doyle (PPE-DE). Señora Presidenta, ya se ha terminado el tiempo de debatir y ya sabemos qué es lo que tenemos que hacer – al menos aquellos que aceptan la revisión por pares de la ciencia sobre las causas de la tasa del calentamiento global sin precedentes y su importante impacto en todos los aspectos de la biodiversidad, especialmente en las regiones más pobres y pobladas del mundo. A los amigos escépticos en el tema del cambio climático, les podría decir que deberían considerar el principio de precaución. Se lo recomiendo.

Me gustaría darle las gracias a Karl-Heinz Florenz por este informe que añade a nuestro conocimiento, representando como lo hace, las perspectivas horizontales a través de una variedad de comisiones de esta Cámara, una omisión grave – la Comisión de Pesca, dada la importancia crítica del aumento de la acidificación de nuestros mares y océanos debido al aumento de las emisiones de CO2 en la atmósfera.

Tengo una pregunta para el Comisario Dimas: tras la primera lectura del acuerdo con mi informe sobre la revisión de la comercialización de emisiones (CDE) de la UE hace seis semanas, ¿podría, hoy, indicarnos exactamente cuál es el programa de trabajo a realizar para preparar las decisiones sobre comitología, especialmente el tiempo y participación de este Parlamento y las partes interesadas?

Resumiendo, nuestro objetivo debe ser al menos una reducción del 30 % de las emisiones de CO2 en 2020 como parte del acuerdo global del periodo posterior a 2012, con al menos un disminución del 80 % en 2050 – y este es el objetivo más importante. El resultado obtenido durante los próximos ocho meses de diplomacia climática escribirá el texto de nuestros libros de historia durante generaciones y, como líderes políticos de nuestras propias comunidades y colectivamente, no podemos incumplir nuestra responsabilidad.

Comisario, nuestro paquete climático y energético debe ir acompañado de una financiación realista, y miramos a la cumbre de Marzo – dentro de seis semanas – para que nuestros veintisiete líderes de estado y gobierno reciban el mensaje y no nos fallen, ni a nosotros, los ciudadanos de la UE, ni a las comunidades más pobres y más vulnerables al cambio climático del mundo.

 
  
MPphoto
 

  Linda McAvan (PSE). Señora Presidenta, como el trabajo de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático está llegando a su fin, me gustaría, en primer lugar, darle las gracias a Karl-Heinz Florenz, por su trabajo, pero también – desde mi propio grupo, el grupo Socialista – a Riitta Myller, Dorette Corbey y a nuestro Presidente Guido Sacconi. Todos ellos han realizado un excelente trabajo y han proporcionado una buena base de trabajo para el futuro Parlamento.

El informe es extenso y debate muchos puntos. Solo me gustaría remarcar uno de ellos, que ya ha sido comentado anteriormente por otros colegas. Se trata, por una parte, del importante vínculo que es necesario crear entre los puestos de trabajo y la lucha contra el cambio climático y por otra, entre salir de la crisis económica y luchar contra el cambio climático. Si no creamos este vínculo y no aplicamos correctamente los programas de recuperación económica, los ciudadanos empezarán a decir – y de hecho ya lo están diciendo – que el tema del cambio climático estaba muy bien cuando había crecimiento económico pero ahora, no podemos permitirnos hacer todas estas inversiones.

Tenemos que defender firmemente, lo mismo que la gente lo ha hecho aquí, que no podemos permitirnos NO hacer esas inversiones. Considero que, aquellos que han comentado que al hacer estas inversiones llevaremos a sus países a la bancarrota, están equivocados. Sus países irán a la bancarrota a menos que invirtamos en energías renovables y a menos que reduzcamos nuestra dependencia en fuentes inseguras de combustibles fósiles. Así que, debemos aplicar este paquete de medidas.

El Presidente Obama ya ha creado este vínculo en su charla sobre el programa de recuperación económica para Estados Unidos y es necesario que nosotros lo hagamos aquí. Dorette Corbey habló sobre lo que se puede hacer para tomar medidas de energía eficiente. Si examino mi propia circunscripción, Yorkshire, puedo observar que se han realizado importantes inversiones en tecnologías renovables y en medidas de eficiencia energética en varias empresas. En la actualidad se tiene previsto desarrollar la captura y almacenamiento de carbono en muchas de nuestras plantas y principales industrias, lo que generará puestos de trabajo y también nos ayudará a recortar nuestras emisiones, que sin duda alguna, son el objeto de todo el trabajo que hemos estado realizando.

 
  
MPphoto
 

  Johannes Lebech (ALDE). – (DA) Señora Presidente, tal como se ha observado en el informe, la prevención del cambio climático debe impregnar nuestra forma de pensar cuando estamos trabajando en áreas legislativas importante tales como la agricultura, la pesca, la construcción, el desarrollo y la política exterior. La política climática no puede ser independiente, sino que es necesario incorporarla en nuestra normativa.

Los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE decidieron, hace casi dos años, que la UE debería estar a la cabeza para poder conseguir un acuerdo climático global en Copenhague. Ya no nos queda mucho tiempo. Ahora, ya hemos adoptado nuestro paquete climático de la UE aquí, en el Parlamento. Podría haber sido más ambicioso, pero está donde le corresponde y ahora deberemos apoyar a los negociadores europeos para que puedan conseguir un objetivo ambicioso en Copenhague. El paquete de medidas está establecido hasta el 2020 pero en este informe hemos recalcado la necesidad de empezar a planificar ahora lo que ocurrirá después del 2020, detalle que los gobiernos de la UE deben tomar buena nota. Es necesario que pensemos a largo plazo. La crisis financiera no está facilitando la tarea, pero debemos considerar esta crisis como un reto lleno de dinamismo y utilicémosla como una oportunidad para poner en marcha el indispensable desarrollo necesario de la energía renovable y de las tecnologías de ahorro energético. Más que proteger los puestos de trabajo de las antiguas industrias del pasado, creemos nuevos puestos de trabajo en las industrias verdes del futuro.

Por ultimo, me complace ver que se insiste en la necesidad de ratificar el Tratado de Lisboa, ya que la UE debe considerarlo un objetivo específico para la lucha contra el cambio climático a nivel internacional.

 
  
MPphoto
 

  Inese Vaidere (UEN). – (LV) Señoras y señores, elaborar un política climática es muy importante, tanto desde el punto de vista medioambiental como de la necesidad de modernizar el sector energético. Deberíamos acoger con agrado la forma en la se ha rendido cuentas del progreso de Kyoto en aquellos países que han reducido sus emisiones en más de un 20 % desde 1990, además del efecto producido por el cierre de Ignalina en el abastecimiento energético de Lituania y Letonia, al ofrecer la posibilidad de compensación. Cada Estado Miembro debe preparar una estrategia clara de eficiencia energética. Las cuotas extra para la industria fomentan su competitividad, pero sin embargo, dificultan la obtención de financiación. Agradezco el plan para simplificar los procedimientos para la obtención de financiación de la Unión Europea y para aumentar la extensión del préstamo del Banco Europeo de Inversiones, especialmente para las pequeñas y medianas empresas. Para poder lograr los objetivos del 2020, debemos crear un sistema de incentivos eficiente en toda la UE, además de apoyar a las empresas y a los individuos a que utilicen o introduzcan recursos energéticos renovables. Esto se podría hacer sufragando centralmente parte de los costes generados al realizar estos cambios. La Comisión deberá ocuparse enérgicamente de asegurar que el resto del mundo sigue nuestro ejemplo y de hacer que nuestras tecnologías sean accesibles a los países en vías de desarrollo. Gracias.

 
  
MPphoto
 

  Bairbre de Brún (GUE/NGL). (GA) Señora Presidente, acepto con agrado el informe minucioso y definitivo del Señor Florenz y de la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático.

El cambio climático nos hace cuestionar nuestra postura ante el transporte, el uso de la tierra, la gestión de los residuos, la construcción y el uso energético. El mundo en vías de desarrollo no originó las condiciones que nos están conduciendo hacia daños irreversibles, pero ellos son los que más las están sufriendo. Europa debe actuar como pionera y encargarse de tomar medidas necesarias y realistas a nivel internacional.

Las fuerzas políticas que no son tan progresistas, han intentado utilizar el freno económico como una excusa para no llevar a cabo los compromisos climáticos necesarios. Esto es, desde el punto de vista político, completamente corto de miras.

Lamentablemente, en mi propia circunscripción, el Ministro de Medioambiente, Sammy Wilson, es uno de esos políticos corto de miras, que no entiende la realidad científica y práctica del cambio climático. Tengo la esperanza de que el ministro apele a su sentido común y aborde esta cuestión, algo que en el resto de Europa es ya una prioridad.

 
  
MPphoto
 

  Kathy Sinnott (IND/DEM). Señora Presidenta, nos encontramos aquí, ante un plan ambicioso que lo único que pretende es salvar al mundo: un gran trabajo en los mejores tiempos. Cuando el Señor Florenz presentó por primera vez a la Comisión el borrador del informe, la primera llamada de atención fue que tuviéramos en cuenta que los humanos somos los protectores de la creación. Esta sencilla declaración fue la primera que se atacó y se eliminó. ¿Qué es lo que era tan censurable para la Comisión? La palabra «creación». ¿Por qué? Porque la creación tiene un creador.

No me preocupa cómo se creó el universo ni en qué marco temporal, lo que realmente me importa es que existe un Dios y nosotros somos sus sirvientes y debemos, tal como se establece en la enmienda 22, salvaguardar la creación. Por lo tanto, hoy, estamos aquí imponiéndonos la tarea de salvar al mundo, determinando un curso de acción que precisará la colaboración y sacrificio de todos en cualquier parte del mundo, una tarea que, de tener éxito, también precisará la colaboración de los vientos, el agua y el sol. Pero, incluso sabiendo todo esto, estamos al mismo tiempo dejando claro, tal como hemos hecho en el pasado con otros grandes retos, que podemos asumir los grandes y urgentes retos que afronta la humanidad sin ninguna ayuda de arriba. Bien, todo lo que puedo decir es: buena suerte y que Dios nos perdone.

 
  
MPphoto
 

  Jerzy Buzek (PPE-DE). – (PL) Señora Presidenta, también me gustaría felicitar y agradecer al Señor Florenz su excelente informe. Mi propósito no es debatir los detalles de este informe, que en mi opinión, sencillamente se debería adoptar.

Solo me gustaría retomar el tema del paquete sobre el cambio climático, que se adoptó en diciembre, y hacer hincapié en que la Unión Europea realmente cuenta con un paquete de medidas muy equilibrado que no representa ninguna amenaza para la economía. Durante muchos meses de debates sobre el tema, se presentaron enmiendas ambiciosas a este paquete. Este ha sido nuestro gran logro. Me gustaría indicar que, en mi opinión, son los retos más grandiosos que está afrontando la Unión Europea. La primera tarea a realizar es proporcionar una financiación adecuada al paquete que hemos aprobado, además de la financiación que se menciona en el informe del Señor Florenz.

El año pasado actué como ponente del Plan EETE (Estratégico Europeo de Tecnología Energética) y debatimos principalmente que es necesario que las nuevas tecnologías, que podrían introducir innovación y un nuevo estímulo económico a la economía Europea, se financien a nivel de la Unión Europea. Este es el motivo por el que quería felicitar sinceramente al Comisario Dimas, en nombre de la Comisión, en su decisión de destinar 3 500 millones de euros procedentes de nuevas financiaciones, para invertir en investigación en el campo de la tecnología energética, que también ayudará a proteger el medioambiente. Comisario, es una decisión excelente. Ahora debemos examinarla rápidamente en el Parlamento. Me gustaría dirigirme al Ministro Bursik: el Consejo también necesita examinar rápidamente esta decisión inicial de la Comisión Europea.

Otro tema muy importante, es el hecho de que necesitamos basar nuestro trabajo en un acuerdo mundial, supuesto en el que se basa el informe del Señor Florenz. Las negociaciones bilaterales entre dos países – Polonia y Dinamarca – las sedes del COP 14 y COP 15, no son suficientes. Todos tenemos que contribuir, y esto incluye a los diplomáticos europeos, además de a los representantes de la Presidencia checa. Nuestros diplomáticos deberían participar en las negociaciones en todo el mundo, ya que sin este acuerdo mundial, nuestro paquete de medidas y el informe del Señor Florenz no tendrían mucho sentido y esto es lo que más nos importa hoy.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Guy-Quint (PSE). – (FR) Señora Presidenta, Comisario, Señor Presidente del Consejo, señoras y señores, el informe de nuestro colega, el Señor Florenz, resume perfectamente los resultados de nuestras largas deliberaciones en este gran problema del calentamiento global.

Todos sabemos que los planes que se han de implementar son enormes y que, por encima de todo, debemos proporcionarnos los medios para cambiar nuestra cultura de desenfrenado desarrollo mediante el fomento de cambios en nuestra economía.

El problema actual es averiguar de qué modo podemos implementar todas las recomendaciones del informe. Debemos encontrar de forma urgente los medios para luchar contra el calentamiento global. El presupuesto actual de la Unión Europea no es suficiente para lograr los objetivos; ni tampoco podrá solucionar este gran problema de financiación apelando a los presupuestos nacionales o fundaciones privadas.

La Comisión Europea calcula que, para luchar contra el calentamiento global, es necesario invertir anualmente 175 000 millones de euros. Con un presupuesto de 76 000 millones de euros, está fuera de nuestro alcance. Por consiguiente, la Comisión elaborará un inventario de todos los instrumentos existentes, pero elaborar un borrador de propuestas para el futuro marco financiero será una tarea importante.

Para optimizar todas nuestras acciones respecto a la crisis climática, necesitamos nuevos recursos para crear una Fundación europea sobre el cambio climático, que podría financiarse con el sistema de cambios por la cuota de emisiones y que se utilizará para apoyar la adaptación, la atenuación, el consumo sostenible y la eficiencia energética, y por lo tanto una gran parte se destinará a los países más pobres

Esto requiere coraje político por parte del Consejo, la Comisión y miembros de este Parlamento, pero es una condición necesaria, fundamental si el planeta va a afrontar este reto.

Si no tomamos medidas de autodisciplina para conservar nuestro clima, no habrá futuro para nuestra civilización. Es un gran acto político de vital importancia para proporcionar a nuestro continente y a otros un futuro estable.

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Holger Krahmer (ALDE). (DE) Señora Presidenta, me gustaría darle las gracias al Señor Florenz por su informe, que, lamentablemente, no ha tenido mucho éxito, en parte probablemente porque se ha debatido mucho a la sombra del paquete normativo sobre el cambio climático.

No cabe duda de que debemos afrontar las consecuencias del cambio climático, pero la única cosa que no puedo apoyar totalmente son los medios que se han elegido en el informe para hacerlo. En primer lugar, es cierto que la UE debería dar los primeros pasos para proteger el clima, pero no es beneficioso aventajarnos solos sin la participación de socios. Que Europa sea líder no es suficiente para convencer al resto del mundo, se debe utilizar un enfoque más factible en el que participen las naciones industriales y al menos China, India y Brasil, de lo contrario, la economía europea permanecerá injustamente cargada, sin que se puedan medir los efectos de las emisiones mundiales de CO2. En segundo lugar, con nuestro nivel de conocimientos actual, las energías renovables no pueden sustituir por completo los recursos de energía fósiles. Puede que, a nivel político, sea motivador exigir esto, pero no es realista. La política, independientemente de lo importante que pueda ser, no anulará ninguna de las leyes físicas. En tercer lugar, se proclama que los biocombustibles son alternativas respetuosas con el medioambiente, pero sus efectos secundarios negativos sobre los precios de los alimentos, que están aumentando debido a estos biocombustibles, y la deforestación de los bosques tropicales, todavía no están controlados. En cuarto lugar, los medios de movilidad que protegen los recursos a largo plazo son un objetivo razonable si se proporcionan los incentivos que pueden ayudar a lograr este objetivo. No obstante, deberemos tener en cuenta en qué punto la intervención del estado está yendo demasiado lejos y en qué fase podemos afirmar que hemos adquirido el conocimiento del que carecemos hoy en día.

En la actualidad, nadie sabe cuáles serán las tecnologías que dentro de 50 años cumplirán con las necesidades de movilidad de los individuos y los políticos, desde luego, no tienen mejor conocimiento de esto que lo ingenieros.

Aunque este asunto empezó con buenas intenciones, lo que lamentablemente queda, es un informe repleto de esperanzas basadas en quimeras, con apelaciones morales y dedos acusadores. Lamentablemente, los liberales alemanes no podemos apoyarlo.

 
  
MPphoto
 

  Bogusław Rogalski (UEN). – (PL) Señora Presidenta, todavía queda mucho para que los políticos entiendan que no es la combustión del carbón la que provoca este fenómeno de cambio climático, sino la actividad solar. Pero todavía tardaremos más en convencer a la sociedad, a la que se le ha lavado el cerebro con tanta propaganda medioambiental agresiva, de que esto es verdad.

Si tenemos en cuenta que el clima de la tierra está influenciado por acontecimientos que tienen lugar en el espacio, tenemos que estar de acuerdo en que los intentos de los humanos de influenciar sobre el clima están condenados al fracaso. La tierra, en numerosas ocasiones, ha experimentado periodos de calentamiento global y un aumento de la concentración de dióxido de carbono en el aire. Sin embargo, el calentamiento global siempre ha empezado más de una docena de siglos antes de que se produjera cualquier aumento de los niveles de dióxido de carbono. Durante un periodo de tiempo en el que se produjeron fuertes bajadas de temperatura, no se pudo evitar el enfriamiento del clima por el hecho de que, en ese momento, el aire contenía hasta un 10 %, o más, de dióxido de carbono, respecto a la actualidad.

Si reconocemos este hecho, la humanidad podría ahorrarse miles de millones de dólares si renunciara a invertir en actividades sin sentido. El dinero ahorrado se podría invertir en la lucha contra la pobreza y en nuevas tecnologías. En realidad, todo este asunto se basa en el dinero y en la comercialización de las emisiones. Bravo. ¡Qué golpe maestro climático!

 
  
MPphoto
 

  Derek Roland Clark (IND/DEM). Señora Presidenta, alrededor de este presunto calentamiento global se ha originado una aureola mística basada en un credo religioso. Los científicos medioambientales han encontrado su campo de estudio, pero el mundo natural obedece a leyes físicas y químicas, asignaturas que he estado enseñando durante 39 años.

La teoría del calentamiento global presenta al CO2, un componente natural de la atmósfera, como un gas demoníaco. Es cierto que tiene el efecto de atrapar – algo – el calor en el mundo, pero, ¿cómo? Es necesario dibujar un gráfico en el que se muestre como, quizás, el CO2, provoca el calentamiento.

¿Es un gráfico aritmético – tengo que ser técnico – en el que a igual aumento de CO2 provoca igual aumento en el calentamiento? ¿Es un gráfico exponencial – una huida – en el que cantidades extras de CO2 provocan un aumento siempre creciente en el calentamiento global? ¿O es un gráfico logarítmico, en el que cantidades extra de CO2 provocan menos y menos calentamiento extra y que finalmente se convierte en una línea recta?

Sospecho que se trata del último, y el Centro Hadley, la autoridad más competente en esta materia del Reino Unido, ha confirmado que es el último gráfico. Estamos casi alcanzando la línea recta, si no la hemos alcanzado ya. La cantidad extra de CO2 no tendrá ningún efecto, y, por lo tanto, no habrá problemas.

 
  
MPphoto
 

  Anders Wijkman (PPE-DE). – Señora Presidenta, me gustaría darle las gracias al Señor Florenz. Este es un buen informe con un gran número de propuestas concretas. Se ha hecho un llamamiento específico para estimular el uso de estos paquetes de medidas en todo el mundo, con el fin de promover las energías limpias y las tecnologías verdes, haciendo, por lo tanto, hincapié en que las crisis financiera y climática tienen el mismo origen, es decir, el uso insostenible de los recursos.

Al igual que Caroline Lucas, apoyo este informe, pero me habría gustado ver que se presta más atención a los signos más recientes que nos indican que el cambio climático es más rápido y grave de lo que pensábamos hace dos años, al contrario de lo que algunos colegas han dicho, concretamente el Señor Helmer. Por cierto, un reciente análisis de más de 900 artículos sobre el clima, publicados en revistas científicas revisión por pares – ha mostrado que ninguno de ellos ha puesto en duda las principales ideas del IPPC.

Mi mayor preocupación no son las emisiones de CO2 por sí mismas, sino los mecanismos de respuesta positivos que están sucediendo ahora en el sistema planetario, como la acidificación de los océanos, la reducción de albedo y la posible fuga de metano por el deshielo de la tundra. Todos estos factores acelerarán el calentamiento y es cierto que podemos controlar las emisiones, pero no estos factores.

Este es el motivo principal por el que, en mi opinión, la reducción de las emisiones tiene que ser mucho más ambiciosa en el futuro próximo de lo que está siendo debatido en la actualidad en la UE y la ONU,

lo que, de hecho, significa que se tiene que revisar el objetivo de los 2º C y reducir las concentraciones de gas de efecto invernadero, en vez de que continúen creciendo, por esto, algunos de nosotros defendemos firmemente el objetivo 350 ppm. Esta dimensión del problema solo se hace referencia de pasada en el informe. Me habría gustado participar en la redacción del informe. Considero que solo dentro de unos pocos años, las observaciones que acabo de hacer serán el punto central del debate.

Por último, me gustaría apoyar lo que Guido Sacconi ha dicho. A pesar de sus defectos, organizar una Comisión Temporal ha sido la forma correcta de abordar un asunto horizontal como este. Tengo la esperanza de que el próximo Parlamento se base en nuestra experiencia y aborde el cambio climático y la sostenibilidad, de forma parecida.

 
  
MPphoto
 

  Katerina Batzeli (PSE). – (EL) Señora Presidenta, Comisario, todos estamos de acuerdo en que Copenhague tiene que ser un éxito ya que, tanto la credibilidad del mundo político y la supervivencia de las futuras generaciones están en juego. Nuestras propuestas deben basarse en el desarrollo, el empleo y la solidaridad, es decir, los tres lemas que marcarán el futuro de las generaciones venideras. ¿Qué es lo que se nos pide hoy en día? La responsabilidad y la decisión son necesarias para asegurar una financiación adecuada para este gran plan de desarrollo sobre el cambio climático y para, además, alcanzar nuevos acuerdos de desarrollo dinámico, independientemente de los acuerdos comerciales restrictivos.

No obstante, existe un motivo de preocupación por las tácticas utilizadas y, antes que nada, tenemos que convencer a la sociedad en general y después, empezar a integrar de forma dinámica a ciertos sectores productivos en el cambio súbito de la agricultura: por esto, es necesario recordar en primer lugar, que la agricultura ya se ha incluido en los compromisos nacionales adquiridos para reducir las emisiones en un 10 % en 2020, que ya existen importantes propuestas de la Política Agraria Común (CAP) para utilizar prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente y que, por último, los acuerdos internacionales acordados para la agricultura deben ser recíprocos para todos los socios internacionales.

Comisarios, el modelo de alimentación está directamente relacionado con el modelo climático y lo que tenemos que hacer es convencer de ello a la sociedad. El cambio climático está fomentando una participación más democrática de la sociedad, una sociedad que vive con valores culturales diferentes.

 
  
MPphoto
 

  Lambert van Nistelrooij (PPE-DE). – (NL) Ha sido muy grato trabajar con el Señor Florenz y con todos los miembros de la Comisión Temporal. Hemos establecido la urgentemente necesaria fundación de una política que estará mas integrada y será más ambiciosa en el futuro, y que puede contar con un amplio apoyo, incluso aquí, en el Parlamento, en el marco del objetivo 20-20-20.

La respuesta la podemos encontrar en la creación de una economía verde, empresas, hogares y un gobierno sostenible. Los empresarios que solicitan el apoyo para este enfoque y el desarrollo de iniciativas sostenibles para estas tecnologías verdes todavía se están encontrando con un gran número de obstáculos. Si quieren la cualificación de los trabajadores se están enfrentando a una política muy compartimentada. Este informe requiere un enfoque integrado que esté conectado también territorialmente. Si no hacemos esto, al final perderemos.

Afortunadamente, mi enmienda respecto al uso de regiones y ciudades ha sido adoptada. La próxima semana, en este Parlamento, ciento cincuenta ciudades firmarán un convenio con la Comisión. Se seguirán las conclusiones acordadas en este informe, cercanas tanto a los ciudadanos como a las empresas. Desde mi punto de vista, este es el enfoque correcto y como tal, cuenta con todo mi apoyo. Sin embargo, me opongo al enfoque excesivamente simplificado que se le ha dado al sector agrícola en el párrafo 189. El Grupo del Partido Popular Europeo (Cristianos Demócratas) y los Demócratas Europeos no estamos en contra del consumo de carne y por lo tanto actuamos en consecuencia y nos oponemos a este párrafo.

Por ultimo, me gustaría pedir a la Comisión que, en el futuro, adopte un enfoque más integrado y reduzca al mínimo la compartimentación. Conjuntamente con el Parlamento, se podría conseguir un hito importante mediante la combinación de la normativa y estimulando las políticas y su activación a un nivel no centralizado. Con esto se puede conseguir mucho.

 
  
MPphoto
 

  Inés Ayala Sender (PSE). (ES) Señora Presidenta, en primer lugar, agradecerle al señor Florenz el ejercicio de generosidad y amplitud de miras que ha tenido y a todos los grupos que realmente hemos participado en un ejercicio político y de debate de fondo y de futuro que ha tenido la virtud de acompañarnos, clarificarnos y darnos el coraje y la prudencia necesarios para otras acciones legislativas en paralelo y punteras, y también de alto riesgo, como el paquete del cambio climático, la política para los vehículos, la Estrategia de Lisboa o sectores como la energía, el transporte, la industria, el turismo.

Creo que ha sido un buen ejercicio y una forma de avanzar de manera irreversible, y esto es lo importante, hacia el siglo XXI y de demostrar, como ha dicho el Comisario, ese ejemplo que queremos dar de futuro.

También ha sido un ejemplo de confrontación y también de generosidad y llega en el momento oportuno, en un momento de crisis con altos riesgos sociales y también de proteccionismo y de vuelta atrás y con incertidumbres muy fuertes que necesitan seguridad. Necesitan elementos de futuro también.

También una nueva era para los Estados Unidos ?como aquí se ha dicho? y esperamos que también para la Unión Europea tras la aprobación del Tratado de Lisboa que esperamos en breve.

Y también una nueva época, y esto es lo importante, donde hay riesgos, pero donde hay enormes oportunidades para grandes áreas y políticas nuevas como son Brasil, China o Rusia, las grandes potencias emergentes, pero también grandes zonas como América Latina o los países en desarrollo y África en particular.

Creo que es un paso definitivo hacia un nuevo modelo de desarrollo, de crecimiento económico y social, pero con la exigencia de sostenibilidad y de reducción del impacto. Ahora nos queda, señor Comisario, para nosotros también, señora Presidenta, el reto de la comunicación a los ciudadanos.

Simplemente querría terminar destacando los avances en todo lo relativo a la adaptación a los aspectos de agua y de sequía y también los de movilidad sostenible, que creo que hemos...

(La Presidenta interrumpe al orador)

 
  
MPphoto
 

  Markus Pieper (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, el informe Florenz realmente contiene muchas sugerencias buenas. Lo bueno del debate climático es que actuará como catalizador para la transición a la era de las energías renovables y en el informe se muestra muy claramente, además de presentar otras muchas oportunidades para las nuevas tecnologías y el desarrollo económico.

Sin embargo, creo que es lamentable que no se hayan incluido algunas de las grandes áreas de la ciencia. Los estudios y científicos que abordan el tema del cambio climático con escenarios menos pesimistas o, quizás, incluso más positivos, sencillamente se han ignorado. La mayoría rechazaron las aplicaciones correspondientes, y esto se quedó así. Ciencia solo es aquello que se ajusta al concepto político, pero esto no funciona así ya que la ciencia no permitirá ser manipulada. Por consiguiente y lamentablemente, este informe al final creará incertidumbre.

Cualquiera que, en base a esto, demande una reducción del CO2 en un 80% o más, está poniendo en peligro la economía y el logro social. Cualquiera que, al mismo tiempo, exija que se abandone la energía nuclear, está conscientemente cerrando los ojos a la realidad. Cualquiera que demande justificaciones en todas las áreas de la vida humana, está en desacuerdo con la idea fundamental de la libertad. Cualquiera que demande nuevas leyes para el suelo y la agricultura está haciendo un uso indebido del debate climático por el hecho de implementar sanciones que quería implementar de cualquier modo, pero que no tienen nada que ver con el cambio climático. Y cualquiera que demande ropa para protegerse de los efectos del cambio climático está deliberadamente provocando inquietud.

Espero que estas ideologías radicales y fuera de lugar no se incluyan en el informe. Así, apoyaré este informe ya que la protección del medioambiente es muy importante para mí, especialmente cuando se puede combinar con el logro social y la competitividad económica.

 
  
MPphoto
 

  Matthias Groote (PSE). – (DE) Señora Presidenta, señoras y señores, la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático ha hecho un buen trabajo. Hoy tenemos ante nosotros el informe final para que sea votado, lo que indica de qué modo, nosotros, como Parlamento europeo, prevemos la política climática del futuro y qué medidas son necesarias tomar en relación a la adaptación al cambio climático.

Espero que, cuando se cumpla el próximo proceso normativo, alcancemos en el Parlamento un gran nivel de acuerdo para que, todo lo que se ha documentado en este informe, se ponga en práctica. Mediante el método de trabajo de la Comisión, este informe también ha tenido éxito a la hora de lograr un punto de vista horizontal. Tengo que decir, del mismo modo que ha sugerido el Señor Sacconi, que en la próxima legislatura deberíamos mantener el método de trabajo de esta Comisión.

La lucha contra el cambio climático no puede ser sufragada solo por Europa sino que además, debemos integrar a otros continentes y países. La Comisión también ha realizado un buen trabajo a este respecto, ya que por primera vez, como Parlamento, nos hemos hecho visibles en cuestiones de diplomacia climática y me gustaría remarcar esto, una vez más, en esta Cámara.

Cuando nos referimos a las medidas de adaptación también nos estamos refiriendo a la financiación y respecto a esto, me gustaría, una vez más, hacer un llamamiento a dos instituciones, la Comisión y el Consejo, para que dieran máxima prioridad a este asunto en la próxima Perspectiva Financiera.

Sin duda, podemos adoptar los informes más maravillosos, pero si carecemos de dinero para aplicar estas medidas, el informe no servirá de nada. Nos gustaría también examinar, qué efecto están teniendo las medidas financieras que ya se han aplicado y que se nos resumiera en una auditoria.

 
  
MPphoto
 

  Zita Pleštinská (PPE-DE). – (SK) Señoras y señores, ya que la Unión Europea ansía convertirse en el líder mundial en la lucha internacional contra el calentamiento global, se deben formular no solo los objetivos de protección climática sino también implementarlos a través de medidas políticas. El informe transversal del Señor Florenz confirma que la lucha contra el cambio climático se debe basar en un enfoque horizontal teniendo en cuenta todas las reglas jurídicas.

Las aguas juegan un papel importante en el cambio climático y debemos darnos cuenta de que las consecuencias del cambio climático en el sistema hídrico, puede causar un efecto dominó, y afectar a muchos sectores de la economía. El continuo crecimiento de los problemas mundiales con las aguas requiere que los Estados miembros creen una política de coordinación de la gestión del agua y la introducción de principios medioambientales dentro de una gestión integrada de los recursos hídricos.

Debemos iniciar programas para la creación de instalaciones de mantenimiento a nivel del suelo de aguas pluviales en las zonas forestales, agrícolas y urbanas a través de instrumentos legislativos y medidas, tanto de inversión como sin inversión, que realizarán una contribución fundamental para el almacenamiento de aguas pluviales en el campo. Hasta ahora, el agua pluvial se ha considerado como aguas residuales que debían desecharse lo más pronto posible, pero el nuevo enfoque se basa en el principio de que el agua pluvial es clave para la vida. Me complace saber que se introducirá por un grupo de expertos checos y científicos eslovenos. Ministro Bursík, este es un enfoque interesante que creo que usted apoyará.

No es posible tener un modo de vida sostenible sin la contribución de la economía, la ciencia, los medios de comunicación, el voluntariado y los ciudadanos. Es importante no rendirse ante tan complejo problema, ya nos enfrentamos a un reto y debemos actuar ahora, ya que nuestras acciones de hoy determinarán nuestro futuro. Nuestro objetivo principal es que no debemos privar a las generaciones venideras de las cosas básicas de la vida que hemos recibido de Dios.

Prevaleceremos a la competencia mundial solo si podemos aportar tecnologías inteligentes, innovadoras y eficientes al mercado, de forma transparente y sin obstáculos burocráticos. Prevaleceremos solo si le damos «luz verde» a todas las soluciones progresistas en Europa.

 
  
MPphoto
 

  Justas Vincas Paleckis (PSE). – (LT) Quiero felicitar al ponente y a todos aquellos que comparten sus ideas, porque se están enfrentando a la amenaza que supone el cambio climático. Los residentes de Lituania y de otros países bálticos anhelan una red de energía eléctrica europea. Si esta no se crea dentro de unos pocos años, el debate sobre la seguridad energética se quedará en tan solo palabras. La petición de incrementar el dinero de los Fondos Estructurales, destinado a calentar los complejos de apartamentos, es muy importante. Los milagros escasean. Sin embargo, la prolongación del tiempo de funcionamiento de la planta de energía nuclear de Ignalina, un milagro que todavía se espera en Lituania, reduciría la contaminación y permitiría que el PBI se mantuviese en un 4-5 % anual, lo que es especialmente necesario para un Estado tan afectado y dañado por la crisis económica. Debido a la crisis, cada vez un número mayor de ciudadanos de la UE están más preocupados por la supervivencia que por parar el cambio climático. Pero si abandonamos nuestro estilo de vida derrochador y vivimos de manera más frugal, no solo salvaremos el medio ambiente y detendremos el calentamiento excesivo del planeta, sino que además llenaremos nuestros bolsillos. Si se ahorra a diario en el uso de los recursos, y si se evita utilizar el coche para distancias cortas, es posible ahorrar hasta 1 000 EUR al año.

 
  
MPphoto
 

  Françoise Grossetête (PPE-DE). – (FR) Señora Presidenta, se podría decir que este informe es redundante después de la votación del pasado diciembre sobre el paquete energético y del cambio climático. Sin embargo, este informe tiene el mérito de ser un excelente resumen de lo que debemos tener en cuenta a la hora de luchar contra el cambio climático, y me gustaría aprovechar esta oportunidad para felicitar al ponente, Karl—Heinz Florenz, quien ha demostrado tanta perspectiva en la redacción de este informe.

Debemos ir más allá del debate. Debemos asegurarnos de que los Estados miembros alcanzan un compromiso firme. Estoy de acuerdo con mis compañeros diputados que señalaron la necesidad de un presupuesto que se ajuste a nuestras ambiciones. Tras el éxito del paquete energético y del cambio climático, durante la Presidencia francesa, debemos hacer todo lo posible por llegar a un acuerdo internacional satisfactorio en Copenhague.

Sin embargo, hay algo que debería preocuparnos. El 2009 es un año de elecciones europeas, en el que habrá un cambio en la Comisión Europea. Las afirmaciones del Presidente de la República Checa nos han causado gran preocupación, ya que sostiene que el calentamiento global no existe.

Aunque tuviese razón, nuestro plan para luchar contra el cambio climático es una respuesta a la grave crisis económica que estamos experimentando. La disminución de los recursos naturales, la necesidad de seguridad energética, la deforestación, la asfixia de nuestras grandes ciudades que albergan a la mayoría de la población, la necesidad, por tanto, de utilizar medios de transporte sostenibles, las hambrunas incesantes por todo el mundo y la necesidad de alimentar al planeta; todo esto demuestra la necesidad de las soluciones propuestas para luchar contra el cambio climático.

Estamos entrando en la era del crecimiento sostenible, esta tercera revolución industrial que proporciona grandes oportunidades para la investigación, la innovación, el empleo y la competitividad en nuestros negocios. En cuanto a la eficiencia energética, actualmente debería ser parte de los planes de recuperación, ya que se apoya en tecnologías innovadoras. Es una manera de abaratar las facturas de energía, lo que complacerá a los consumidores. Al reducir el consumo de energía fósil, la Unión Europea recupera más independencia y emite menos carbono, lo que puede generar miles de puestos de trabajo nuevos.

Sí, la lucha contra el cambio climático es una de las respuestas para la crisis económica. Podrá llegar a serlo a través del desarrollo de una economía baja en carbono con el apoyo de las comunidades locales, las empresas, los científicos y todos los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău (PSE). (RO) El informe presenta tanto datos científicos como recomendaciones para combatir el cambio climático, relacionados con la adaptación y la reducción de las causas de este problema. Combatir el cambio climático no es solo una obligación para poder garantizar el futuro de las generaciones venideras, sino que también es una oportunidad para reactivar la economía global.

Solicito que la importancia de la eficiencia energética quede reflejada tanto en el presupuesto comunitario como en los instrumentos financieros disponibles. Crear un transporte más eficiente mediante el uso de sistemas de transporte inteligentes, promover el transporte marítimo y ferroviario, asegurar el desarrollo intermodal y las inversiones en coches más ecológicos, son medidas que ayudarán a reducir las emisiones generadas por este sector.

He recomendado el desarrollo de formas de turismo más ecológicas, tales como el turismo deportivo o cultural. Asimismo me gustaría destacar que los destinos turísticos por excelencia deberían ser aquellos que respeten y protejan el medio ambiente. Creo que deberíamos considerar la creación de un fondo internacional para plantar árboles en extensiones de terreno sin utilizar.

Para terminar, me gustaría decir que debemos investigar en el campo de las ciencias médicas y en la industria farmacéutica para producir medicamentos y vacunas que estén disponibles, a precios asequibles, para toda la población afectada por ciertas enfermedades.

 
  
MPphoto
 

  Etelka Barsi-Pataky (PPE-DE). – (HU) Señora Presidenta, en la actualidad el cambio climático y el transporte son inseparables, y al mismo tiempo, nuestra merecida y vigilada movilidad, la libre circulación de personas, bienes y capitales, solo pueden continuar en el futuro si introducimos cambios y decidimos adoptar medidas firmes en este asunto. Como líder temático del quinto tema clave, el transporte, en la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, propongo la adopción e implementación simultánea de un paquete integral.

¿Qué se necesita? Primero el panorama económico debe transformarse con un objetivo doble: en primer lugar, apoyar la innovación ecológica mediante impuestos y contratación pública, y en segundo lugar, aplicar el principio de «quien contamina paga». La innovación ecológica es necesaria en la tecnología de los vehículos de motor para desarrollar combustibles alternativos para dicho sector, así como para soluciones de transporte inteligente y sistemas de gestión de la logística. El principio de «quien contamina paga» debe aplicarse a todos los vehículos, así como al comercio de los derechos de emisión y la incorporación de costes externos.

Todas las iniciativas que hemos puesto en marcha deben acelerarse. No es suficiente hablar de ellas: debemos convertirlas en una realidad. ¿Qué tipo de iniciativas, por ejemplo? Un espacio aéreo común europeo, un solo cielo europeo y nuestros propios sistemas de gestión. Estas medidas deben implementarse de manera efectiva porque de este modo podremos regular satisfactoriamente la industria y el consumo una vez hayamos completado nuestras tareas.

Por encima de todo debemos ocuparnos de nuestras ciudades y otras áreas problemáticas. A la larga, quizás esta sea la tarea más difícil. Debemos fomentar una nueva cultura del transporte y esforzarnos por conseguir un uso mucho más efectivo de las herramientas que tenemos a nuestra disposición en la actualidad. Nos gustaría darle las gracias a Karl-Heinz Florenz, porque, gracias a este informe, ahora tenemos una hoja de ruta fiable y de varias capas, que nos proporciona la base sobre la que podemos empezar a implementar nuestros objetivos y gracias a la que podemos sentarnos con confianza en la mesa de negociaciones de Copenhague, al tiempo que pedimos a todos que asistan.

 
  
MPphoto
 

  Adam Gierek (PSE). (PL) Señora Presidenta, en el preámbulo del informe del Sr. Florenz, que estamos debatiendo hoy, se hace referencia a su informe anterior sobre los hechos científicos que confirman el cambio climático. Desgraciadamente no he encontrado ningún hecho en ese informe, tan solo la creencia en la infalibilidad de los informes del IPPC. Por tanto, ni la presente resolución, ni la de mayo de 2008 pueden, de ninguna manera, legitimar las decisiones políticas de la Comisión Europea debido a su falta de enfoque objetivo, científico. Solamente un modelo cohesivo del cambio climático, que tenga en cuenta todas las variables, tales como el impacto de los gases de efecto invernadero, las partículas suspendidas y sobre todo la actividad solar, podría proporcionar una justificación para estas decisiones.

El informe, que contiene información subjetiva que pone de relieve los mecanismos hipotéticos del calentamiento global, tales como las emisiones de CO2,, no tiene en cuenta la necesidad de la lucha internacional contra el verdadero impacto del cambio climático. La Comisión Temporal sobre el Cambio Climático se ha centrado, de manera sesgada, en el problema de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, y solo ha mencionado de pasada la lucha contra el verdadero impacto del cambio climático.

 
  
MPphoto
 

  Agnes Schierhuber (PPE-DE).(DE) Señora Presidenta, Sr. Comisario, señoras y señores, en primer lugar, yo también quisiera dar las gracias al ponente, que sin duda ha intentado lograr lo máximo posible para todos nosotros.

La agricultura es un sector especialmente afectado por el cambio climático, ya que sus productos crecen al aire libre. Pensamos en sequías y en la desertificación, tal y como estamos viendo en el sur de Italia, por ejemplo, o en otros fenómenos meteorológicos extremos, como tormentas de lluvia y granizo o inundaciones, que a menudo afectan al medio de subsistencia de nuestros agricultores.

A menudo la agricultura se considera la gran causa del cambio climático. Alrededor del 10 % de los gases de efecto invernadero globales se producen a causa de la agricultura, pero la mayoría son gases de origen natural, como el metano.

En mi opinión, la agricultura es, por el contrario, la manera más eficaz de luchar contra el cambio climático. Me gustaría documentar lo siguiente con un estudio procedente de Austria del año 2008: a través de plantas como la hierba, el maíz y los cereales, así como el suelo, la agricultura y la silvicultura consumen y enlazan considerablemente más gases de efecto invernadero de los que generan. Según el estudio del año 2008, las emisiones de 8 millones de toneladas de CO2 equivalente por año procedentes de la agricultura y la silvicultura, contrastan en total con un efecto enlazante de 58 millones de toneladas de CO2 o CO2 equivalente. Esto demuestra que la agricultura no debería presentarse como un villano medioambiental. Más bien lo contrario. A continuación algunas cifras más: desde 1990 la agricultura en Austria ha reducido sus emisiones de CO2 en 1,3 millones de toneladas.

La energía es otra área en la que la agricultura contribuye a la lucha contra el cambio climático. Por ejemplo, la agricultura en Austria consume aproximadamente el 2,2 % de la energía generada. La proporción de energía renovable es del 23 %, y una parte importante procede de la agricultura.

Finalmente, me gustaría decir lo siguiente. Debemos otorgar gran importancia…

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Satu Hassi (Verts/ALE). (FI) Señora Presidenta, señoras y señores, me gustaría darle las gracias sinceramente al Sr. Florenz por el excelente trabajo que ha realizado como ponente. Nuestro mayor reto ahora es establecer el próximo tratado climático internacional. Las dos cuestiones más difíciles para el tratado son los objetivos de reducción de emisiones de diferentes países, y cómo los países industrializados contribuirán al financiamiento de las inversiones en la mitigación climática en los países en desarrollo. En ambas cuestiones la UE debe ampliar sus miras, aunque en teoría podemos estar orgullosos de haber sido siempre los líderes en la protección climática global.

Los últimos estudios sugieren que una reducción de emisiones del 30 % antes del año 2020 no será suficiente, sino que los objetivos deben ser más estrictos. Con respecto a la financiación de medidas relativas al clima en los países en desarrollo, me pesa que, en su nueva comunicación, la Comisión realizó observaciones muy generales y no propuso modelos suficientemente concretos.

En diferentes contextos, incluyendo el debate sobre el paquete climático, nosotros, en el Parlamento, hemos demostrado estar preparados para contribuir de manera significativa al esfuerzo por reducir las emisiones en los países en desarrollo. Esta es una de las competencias en las que la UE debería también dialogar con el nuevo Presidente de los Estados Unidos para que adopte una nueva línea. Hasta la fecha, los Estados Unidos no se han pronunciado sobre si se comprometen a apoyar los objetivos de reducción de emisiones en los países en desarrollo. La protección climática se puede conseguir, pero las medidas deben ser rápidas y sistemáticas

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE-DE). (EN) Señora Presidenta, me gustaría darle las gracias al ponente. Mis comentarios serán muy específicos en relación a la agricultura y a dos párrafos en el informe que pienso que no son necesarios. Quizás el informe estaría mejor sin ellos. Son muy específicos entorno a la cuestión del consumo de carne y no creo que el informe deba contenerlos.

El párrafo siguiente sobre los racionamientos de comida ignora la realidad de las investigaciones que se han estado llevando a cabo durante largos años en muchos de los Estados miembros, con el objetivo de conseguir lo que dice este párrafo, que por tanto no es acorde con la realidad.

Una de las competencias que creo que debe ser mejorada es la comunicación de cómo los agricultores y los que utilizan la tierra pueden cultivarla de una manera más respetuosa con el clima. Creo que los investigadores no han trabajado con los agricultores, y necesitamos más esfuerzos en los servicios de extensión para hacer llegar el mensaje, para animar y no coaccionar.

 
  
MPphoto
 

  Marusya Ivanova Lyubcheva (PSE). (BG) Señoras y señores, obviamente el cambio climático es el centro de atención de la política europea, y no solo de la europea.

Ningún país ni unión puede ocuparse por separado y de manera independiente de los retos del cambio climático. Por tanto debemos integrar políticas en un plano horizontal y vertical. Las políticas, las legislaciones y las finanzas deben trabajar conjuntamente. El informe nos proporciona una excelente plataforma para este fin.

Me gustaría llamar la atención sobre dos hechos, sin los que no podemos hacer nuestro trabajo en beneficio de la batalla contra el cambio climático. La ciencia: el informe presta especial atención a las nuevas tecnologías, pero debemos hablar más sobre ciencia y lograr que aumenten las inversiones en ciencia, para así buscar soluciones. Sin esto nos queda solo la trivialidad y la banalidad.

La investigación científica es nuestra base. Las nuevas tecnologías, desarrolladas por las empresas junto con la ciencia, son nuestro futuro. Apelo a invertir en ciencia y considerar el cambio climático como una prioridad importante para todos los programas científicos de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Danutė Budreikaitė (ALDE). – (LT) En la lucha contra el cambio climático debemos darle gran importancia al sector del transporte, que en la actualidad emite casi un tercio de las emisiones de CO2 de la UE. El sector del transporte debe reducir las emisiones de CO2 en un 20 % antes del año 2020. Para conseguir estos objetivos es esencial implementar un paquete estable de medidas de política de transporte, que incluyan innovaciones ecológicas, la aplicación de sistemas impositivos a las emisiones de CO2, cambios en los hábitos de conducción y el uso de los automóviles y otras medidas. Me gustaría llamar la atención sobre el hecho de que en algunos Estados miembros se está aumentando el IVA a causa de la crisis financiera y la recesión económica, y ha surgido una situación en la que es más barato para la gente utilizar el coche debido a los altos precios del transporte público. Por tanto me gustaría instar a los Estados a que apliquen incentivos fiscales y promuevan el uso del transporte público. Asimismo es importante promover el uso de los trenes invirtiendo en el desarrollo de las infraestructuras ferroviarias. Permítanme recordarles que en un kilómetro un tren emite de media una cantidad de CO2 3 veces menor que un coche, y 8 veces menor que un avión.

 
  
MPphoto
 

  Marie Anne Isler Béguin (Verts/ALE). – (FR) Señora Presidenta, señoras y señores, podemos estar satisfechos del amplio consenso alcanzado aquí, pero aun con todo seguimos aislados: Sr. Comisario para el Medio Ambiente, Sres. Ministros de Medio Ambiente, ¿qué importancia tiene el medio ambiente para la Comisión y para los Consejos y Gobiernos? Sabemos cuánta importancia tiene.

Yo misma estaba en contra de convocar esta comisión porque creo que no hay nada que aísle más que la creación de una nueva comisión. En Francia hablamos de un «comité Théodule».

Me pregunto qué será de este informe desde el punto de vista de su integración en las políticas europeas. Me gustaría recordar a los miembros que estuvieron presentes en 1992 que hubo un informe excelente sobre el desarrollo sostenible. En cuanto fue aprobado, incluso por unanimidad, este excelente informe se enterró por completo. Quizás si lo hubiésemos introducido en las políticas europeas, no estaríamos aquí ahora.

Me gustaría dirigirme al ponente, quien niega estar presentando un proyecto político. Sr. Florenz, usted está presentando un proyecto político, porque es una reorientación completa de las políticas europeas en tema de agricultura, pesca y transporte. Por tanto, sí, debemos ser más ambiciosos y esperamos los resultados.

 
  
MPphoto
 

  Herbert Reul (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, tomar en serio las consecuencias del cambio climático significa escuchar a todas las partes del debate, incluyendo a la ciencia. Es verdad que hemos tenido muchos expertos en la comisión. Pero por desgracia solo representaban una misma postura. No tuvimos la oportunidad de escuchar a todas las partes del debate y creo que eso fue un error.

Tuvimos un borrador inicial del informe del Sr. Florenz, que era bastante mejor que el que se presenta hoy y sobre el que tenemos que basar nuestra decisión. Muchas de las sugerencias incluidas en la actualidad son buenas, pero, en mi opinión, muchas son incorrectas. No tiene sentido recurrir constantemente a nuevos reglamentos y medidas. La única solución puede ser decir «sí» a la innovación y «sí» a la investigación. La solución se encuentra en asumir la responsabilidad individual y no en aumentar los reglamentos estatales. Existe un gran número de reglamentos absurdos, como las obligaciones relativas a la contabilidad, la prevención y sanción del consumo de carne, las calumnias a la agricultura y muchas otras. En mi opinión, esta no es la manera correcta de proceder, y por tanto considero que este informe es problemático con su contenido actual.

 
  
MPphoto
 

  Martin Bursík, Presidente del Consejo. (EN) Señora Presidenta, me he dado cuenta de que los distinguidos diputados al Parlamento están utilizando sus lenguas maternas. No cabe duda de que los intérpretes hablan inglés mil veces mejor que yo, así que, si me lo permiten, hablaré en checo e intentaré colaborar en este debate en el Parlamento Europeo.

(CS) Me gustaría expresar mi agradecimiento por la profundidad del debate en el Parlamento Europeo, por su enfoque metódico y por la actitud responsable de los diputados al Parlamento Europeo. Me gustaría retomar 7 apartados de este debate. En primer lugar me gustaría resaltar la función del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, puesto que en algunos de los discursos se han cuestionado los descubrimientos del IPPC. Considero que hasta cierto punto es una desventaja que los informes trimestrales publicados por el IPPC sobre los hechos relevantes del cambio climático y sobre la adaptación y mitigación contengan alrededor de 1 200 ó 1 400 páginas de un trabajo científico altamente detallado, completado con referencias a bibliografía científica pertinente. Sin embargo, posteriormente se redacta un resumen de estos informes, que acaba siendo un «resumen para responsables de políticas» y contiene 20 páginas sin referencias. En mi opinión, surgen muchos malentendidos por el hecho de que, nosotros, como responsables de políticas, no tenemos tiempo (y me disculpo si ustedes sí lo tienen) de leer esas 1 200 o 1 500 páginas. Es importante destacar que el IPPC no solo ha sido galardonado con un Premio Nobel, sino que en la conferencia de Bali sobre el cambio climático, los 192 Estados participantes estuvieron de acuerdo en que este era el recurso científico más exhaustivo y de mayor calidad a nuestra disposición para decidir si debíamos reaccionar ante el cambio climático y cómo hacerlo. Esa fue la opinión de los 192 representantes nacionales y es también mi respuesta a algunas de las sugerencias de alarmismo, a las que estoy tan acostumbrado en mi país.

En mi opinión tenemos un buen punto de partida en 2009. Por una parte, de nuevo estamos hablando con una sola voz como la Unión Europea. Entendí el inmenso valor de esto en Bali. Conseguimos un progreso considerable en las negociaciones con nuestros socios del G77 y otras economías, y de hecho fuimos la única economía global importante que exigió que se fijase el objetivo de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 30 % antes del año 2020. La segunda esperanza a principios de este año es el cambio en los Estados Unidos, como muchos de ustedes han mencionado. Para mí el problema es que en algún sitio de Copenhague hay una habitación con 200 cerrojos. Si conseguimos abrir todos los cerrojos llegaremos a un nuevo acuerdo global sobre la protección climática que se pondría en marcha en 2013. En mi opinión, hemos abierto el primer cerrojo, es decir, la Unión Europea. El segundo cerrojo lo representan los Estados Unidos y por eso estamos dando tanta importancia a contactar con la nueva administración de EE.UU., y estamos planeando una visita conjunta en la Troika junto con la próxima Presidencia sueca y el Comisario para el Medio Ambiente, Stavros Dimas. Así que esta es mi respuesta al comentario de Jerzy Buzek. En otras palabras, definitivamente no tenemos la intención de liderar las negociaciones internacionales nosotros solos. En absoluto. Nuestra intención es coordinar las negociaciones. Dinamarca obviamente tiene un inmenso interés en que la conferencia de Copenhague tenga éxito. En las sesiones de ministros a puerta cerrada del Consejo Europeo de primavera nos proponemos informar acerca del progreso de las negociaciones bilaterales sobre el acuerdo internacional del cambio climático. Asimismo intentaremos definir conjuntamente una estrategia futura para coordinar las negociaciones con la ayuda de los diplomáticos, por supuesto. Además negociaremos las adaptaciones, que serán el tema principal del Consejo informal de primavera en Praga.

El siguiente punto en mi respuesta está relacionado con el hecho de que nos encontramos en una coyuntura interesante, ya que los esfuerzos de la UE para conseguir una política del cambio climático ambiciosa y activa se han visto limitados por los efectos de la crisis financiera y económica. En este contexto considero que es muy positivo que las voces que solicitan un aplazamiento de nuestros objetivos a largo plazo respecto al cambio climático sean escasas. En realidad, la gran mayoría de las voces (también aquí en el Parlamento Europeo, por lo que estoy muy agradecido) nos están pidiendo que tratemos esta coincidencia como una oportunidad, ya que así contaríamos con una estrategia que nos permitiría ganar a todos. Esto se debe a que si las diferentes economías están preparadas para responder a la crisis económica mediante inversiones (e incluso los economistas más conservadores están preparados para permitir excepciones) estamos ante una oportunidad para transformar nuestra economía actual en una economía con emisiones reducidas de carbono y para apoyar las tecnologías medioambientales modernas. ¿Por qué ganamos todos? Porque ahorraremos dinero en energía gracias a las medidas de ahorro de energía; porque reduciremos nuestra dependencia de la energía importada; porque reduciremos nuestro consumo de recursos naturales no renovables; y porque crearemos nuevos puestos de trabajo: no olviden que los distintos planes de Europa para responder a la crisis financiera y económica crearán nuevas oportunidades de trabajo en el área del «empleo ecológico» y alrededor de las nuevas tecnologías medioambientales para obtener fuentes de energía renovables y ahorrar energía. Al mismo tiempo reduciremos las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por tanto, la Presidencia checa considera esta situación una oportunidad excepcional para cambiar los paradigmas de comportamiento y para dirigir nuestra economía hacia una mayor sostenibilidad. La mayor oportunidad para cambiar la economía está en el mercado global de carbono. Si comparamos la situación actual con la política medioambiental de la década de los 70, cuando dependíamos de las prohibiciones y medidas cautelares y nos regíamos mayoritariamente por la denominada política de «fin de tubo», ahora en el año 2009 hacemos un uso infinitamente mejor de los instrumentos financieros para ayudar al medio ambiente. En mi opinión, el hecho de que el paquete climático-energético incluye un nuevo régimen de comercio de los derechos de emisión basado en subastas, proporciona una base excelente para la creación de un mercado global de carbono. Consideremos la ambición. En 2013 las subastas de energía eléctrica tendrán lugar gradualmente, y antes de 2015 queremos ver un mercado global de carbono a nivel de la OCDE. Por tanto estamos observando con mucha atención los progresos en los EE.UU. y qué acogida tendrá el proceso de adopción del sistema de «tope y trueque» en el Congreso de los Estados Unidos.

Otra cuestión que me gustaría mencionar es el papel de las fuentes de energía renovables y del ahorro de energía. En nuestras negociaciones con los países en desarrollo debemos ofrecer algo. Debemos ofrecerles a estos países desarrollo económico, pero al mismo tiempo debemos ofrecerles el tipo de desarrollo que asegurará el cumplimiento de los objetivos identificados por el IPCC y adoptados por nosotros como políticos. Aquí, las fuentes de energía renovables tendrán un papel totalmente clave, ya que básicamente tenemos dos opciones. Hay miles de millones de personas que no tienen acceso a la electricidad, pero que desean desesperadamente tenerla simplemente porque se considera una perspectiva atractiva para cualquier consumidor. Es una aspiración comprensible. La realidad es que estas personas tendrán que ir a las ciudades para conseguir la electricidad distribuida de la manera convencional (grandes fuentes centralizadas, redes de distribución, que no respetan el medio ambiente), o la electricidad les llegará al lugar donde han vivido durante generaciones y podrán continuar su modo de vida tradicional en armonía con la naturaleza. La segunda opción solo podrá ser posible a través de la electricidad renovable descentralizada. En resumen, los que estamos desarrollando la tecnología para las fuente de energía renovables en Europa, lo estamos haciendo no solo para los países desarrollados, sino también para aumentar el número de instalaciones en todo el mundo, reducir los costes de inversión y de explotación y hacer que estas tecnologías sean accesibles para las personas de los países en desarrollo. Nos enfrentamos a una tarea política de gran envergadura con respecto a los países en desarrollo.

Me gustaría terminar asegurándoles que la Presidencia checa tiene grandes ambiciones respecto a alcanzar el progreso en las negociaciones sobre el cambio climático. Estaremos a la cabeza de las negociaciones internacionales. Asimismo me gustaría garantizarles la coherencia de la Presidencia checa, y si el Primer Ministro de la República Checa defendió al Presidente checo Klaus en el debate en el Parlamento Europeo, entonces en el área del cambio climático y de la política del cambio climático, debo distanciarme de estas declaraciones y de la posición del Presidente Checo. Quiero asegurarles que la postura de la Presidencia checa está determinada por el Gobierno checo. Les pido que tengan en cuenta que, a pesar de las declaraciones que escuchen durante la Presidencia checa (ya que nuestro Presidente está preparando una visita a EE.UU.), la política climática la formula el Gobierno checo y estamos unidos en nuestra postura, al tiempo que trabajamos junto con la Comisión y la futura Presidencia sueca en la Troika.ia sucra punto con la ura stura esar de las declaraciones que escuchen durante la Presidencia checa (ya que nuestro Presid Aquí concluye mi discurso. Me gustaría darles las gracias de nuevo por haber mantenido un diálogo altamente productivo, responsable y serio en esta asamblea.

 
  
MPphoto
 

  Stavros Dimas, Miembro de la Comisión. Señora Presidenta, nosotros también deseamos seguir trabajando estrechamente con la Presidencia checa, con el Gobierno checo y en particular con el Ministro Martin Bursik. Estoy convencido de que durante el primer semestre de 2009 avanzaremos considerablemente en las negociaciones.

Me gustaría dar las gracias a todos los participantes en el debate de hoy por sus positivas contribuciones.

Como indica el título de su informe, lo que le ocurra al clima mundial en 2015 y más adelante dependerá de la acción que decida emprender la comunidad internacional ahora. Sigue siendo de vital importancia basarse en el asesoramiento científico sólido que tenemos a nuestra disposición e insistir en que la ciencia guíe las negociaciones. Debemos comunicar los hallazgos científicos a un público mayor, y mejorar la concienciación del consumidor frente al impacto de los gases de efecto invernadero en los estilos de vida y el patrón de consumo.

Sin embargo, una mayor concienciación debe ir acompañada de incentivos económicos sólidos para las empresas para que reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero de los bienes y servicios que proporcionan. Se necesita una transición hacia una economía con emisiones reducidas de carbono a nivel global, y solo se puede conseguir a través de una acción exhaustiva e integrada que se ocupe de las emisiones en todos los sectores.

Solo si somos ambiciosos ahora podremos dejar la puerta abierta para establecer las concentraciones de los gases de efecto invernadero a niveles inferiores, siempre que el IPPC considere esta medida necesaria en el futuro. Junto con la Comisión, estoy convencido de que ustedes también tienen un papel crucial en comunicar estos mensajes importantes.

El año 2009 será crucial para las negociaciones globales sobre el cambio climático. Para la Comisión, el año 2009 será un año de implementación: estamos trabajando en una hoja de ruta de implementación. Debemos adoptar alrededor de 16 medidas a través de la comitología; hay una lista de fechas límite en el régimen de comercio de los derechos de emisión revisado que debemos cumplir: por ejemplo, la lista de los sectores en los que tiene lugar la fuga de carbono debe estar terminada en diciembre de 2009. El 30 de marzo de 2009 se celebrará una reunión importante de las partes interesadas. La mayor parte del trabajo se realizará a lo largo del verano, y a finales de 2009 habremos acabado con esta lista.

Las normas armonizadas sobre las subastas deberían estar terminadas en junio de 2010. En febrero se celebrará una reunión importante de las partes interesadas, y todas las fechas límites y programas de trabajo están a su disposición. Pero el año 2009, como ya he mencionado, será crucial para las negociaciones globales sobre el cambio climático.

Se espera que el mundo se ponga de acuerdo en tomar más medidas internacionales para luchar contra el cambio climático en la Conferencia de Copenhague sobre el Cambio Climático, en diciembre. Sin embargo, no hay que dar por hecho que se llegará a un acuerdo en Copenhague: todavía queda mucho trabajo por hacer.

El paquete energético y del cambio climático fue un buen comienzo para esta transición y nos proporcionó una base excelente para probar que una política climática ambiciosa no solo es posible, sino que además es beneficiosa para nuestras economías y sociedades. La Comunicación de Copenhague es la base para desarrollar la postura de la Unión Europea acerca de esos elementos clave, y nos permitirá mantener nuestro liderazgo y ayudar a que las negociaciones en Copenhague sean fructuosas.

Está claro que el reto del cambio climático no se puede superar sin intensificar de manera considerable la financiación y la inversión en tecnología limpia, así como en medidas para adaptarnos al impacto inevitable del cambio climático. Se prevé que las cifras necesarias para los países en desarrollo alcancen los 120 000-150 000 millones EUR anuales en 2020.

Hasta el año 2020 esta financiación puede, en su mayor parte, proceder del sector privado en los países en desarrollo. Por ejemplo, la mayor parte de las reducciones en el sector de la energía procederán de mejoras en la eficiencia que rendirán más de lo que cuestan. Estas mejoras se podrán sustentar en parte en acuerdos de préstamo internacionales para movilizar la financiación privada internacional.

Otra parte importante de la financiación e inversión adicional se movilizará a través del mercado del carbono: procederá tanto de las recaudaciones de las futuras subastas de subvenciones de carbono, como de los créditos de carbono en virtud del mecanismo para un desarrollo limpio (MDL). La Unión Europea, en su paquete energético y del cambio climático, ha creado una gran demanda de créditos MDL hasta el año 2020. Es probable que este hecho estimule la implementación de tecnologías limpias en los países en desarrollo.

Sin embargo, cuanto más pobres sean los países en desarrollo, más ayuda financiera pública necesitarán de los países desarrollados. Sin esta ayuda no podrán reducir suficientemente sus emisiones de gases de efecto invernadero. Sin esta ayuda los más pobres y los más vulnerables sufrirán las consecuencias del cambio climático. Sin esta ayuda no se llegará a un acuerdo en Copenhague.

La cuestión es: ¿cómo podemos asegurarnos de que estas ayudas financieras públicas serán predecibles y se gastarán de manera transparente y efectiva, y de que las contribuciones a esas ayudas se compartirán internacionalmente?

Además de nuestras contribuciones a las negociaciones de las Naciones Unidas, vemos que, después del éxito del régimen de comercio de los derechos de emisión de la Unión Europea, se están estableciendo mercados de carbono en muchas partes del mundo. Australia ha anunciado los elementos principales de su sistema. En otoño de 2008, poco después de su elección, el presidente de EE.UU., Barack Obama, reafirmó su objetivo de crear un mercado de carbono en los Estados Unidos.

Juntos, estos regímenes de comercio podrían formar el núcleo de un futuro mercado de carbono global en desarrollo. Como ya he destacado, el reto actual de la Unión Europea es facilitar el desarrollo de estos mercados de carbono interconectados, en especial entre los países de la OCDE antes de 2015.

En la Comunicación de Copenhague, la Comisión ha tratado estas cuestiones y ha presentado propuestas concretas, que no solo son ambiciosas, sino también realistas, y contribuirán en gran magnitud al éxito en Copenhague que tanto necesita nuestro planeta.

Quiero terminar aprovechando esta oportunidad para dar las gracias a la Comisión Temporal sobre el Cambio Climático, al Sr. Florenz y al Parlamento por su fuerte apoyo a nuestras propuestas y por la formalidad y la rapidez con la que han tratado el paquete.

(Aplauso)

 
  
MPphoto
 

  Karl-Heinz Florenz, ponente. (DE) Señora Presidenta, Señor Presidente del Consejo, me complace que, en las fases finales de esta Comisión Temporal, esta cuestión se haya recibido con tanto interés, y por eso estoy muy agradecido. Asimismo me gustaría dar las gracias a todos los que han participado en este debate y a todos los que han trabajado con nosotros. Hemos creado una hoja de ruta que nos lleve a Copenhaguen, y que naturalmente contiene postes indicadores, señales de stop y señales de tráfico no restrictivas, pero también señales que indican condiciones adversas en la carretera. Hoy hemos discutido esto.

Me complace que haya habido momentos críticos, algunos de los cuales podemos subir abordo. La sugerencia del Sr. Holm de que los ciudadanos de Europa dejen de comer carne es, siento decirlo, bastante ridícula, pero todos tenemos nuestra propia opinión. Al final habrá un resultado satisfactorio y todos habremos contribuido a este éxito. Una vez más, les doy las gracias sinceramente.

 
  
MPphoto
 

  El Presidente. Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar hoy.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Constantin Dumitriu (PPE-DE), por escrito. (RO) Señoras y señores, durante los últimos meses hemos visto lo que significa la crisis del crédito, ya que la economía global está afectada por una crisis sin precedente. Sin embargo, las crisis climática, alimenticia y social también están teniendo el mismo impacto.

En Rumania hemos experimentado descensos en la producción en los últimos años debidos a causas externas, como inundaciones, sequías y la gripe aviar, a lo que se han añadido los problemas económicos en los últimos meses. Durante la crisis financiera actual nos va a resultar cada vez más difícil recuperarnos de las pérdidas causadas por las inundaciones y sequías utilizando el presupuesto estatal. Durante el tiempo en que he sido parte de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, he apoyado la idea de crear mecanismos de intervención autónomos a nivel comunitario, sin tener en cuenta el valor de los límites nacionales.

También creo que, ante un reto de esta magnitud, debemos dar prioridad a las inversiones en tecnologías limpias y energías renovables. Estas proporcionan una solución a la crisis climática, al tiempo que revitalizan la economía mediante la creación de nuevos puestos de trabajo. Como parte de nuestro mandato europeo, es nuestro deber convencer a nuestros gobiernos para que inviertan más en innovación y en nuevas tecnologías relacionadas con el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 
 

  Gábor Harangozó (PSE), por escrito. (EN) La lucha contra el cambio climático en este momento de profunda confusión financiera y de un descenso de la confianza en los sistemas económicos puede parecer, para muchos, un error en nuestras prioridades. Ser «verdes» es costoso, y los esfuerzos necesarios para la reestructuración fundamental de muchos sectores para conseguir objetivos ambiciosos son tremendos.

Sin embargo, hay muchas oportunidades que se pueden aprovechar en las inversiones y políticas «verdes» que favorecen la recuperación y estabilidad económicas. El desarrollo de una economía de emisiones reducidas es un verdadero reto que no podemos permitirnos ignorar. Necesitamos objetivos ambiciosos a la par que factibles, y no debemos tener miedo de caminar hacia una revolución industrial inevitable. Para poder asegurar la recuperación económica y mejores condiciones de vida para nuestros ciudadanos se necesita un enfoque complejo y ambicioso que promueva la innovación y el desarrollo de nuevos puestos de trabajo y empresas dentro del marco de las tecnologías «verdes».

Finalmente se necesitan suficientes medios económicos para realizar las inversiones necesarias en la innovación «verde» y, obviamente, estos costes no pueden simplemente dejar de lado otras políticas comunitarias vitales que no pueden soportar la carga del cambio climático sin recursos económicos adicionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Gyula Hegyi (PSE), por escrito. – (HU) Una de las consecuencias a largo plazo más graves del cambio climático es la disminución de las fuentes de agua dulce y la escasez mayor de agua potable. No es exagerado decir que el agua será el recurso estratégico más importante del siglo XXI. La política de protección medioambiental europea debe aplicarse más rigurosamente de lo que se ha aplicado hasta ahora para proteger los acuíferos, evitar la contaminación del agua y el suelo, y apoyar el trato apropiado de los hábitats acuáticos naturales y artificiales.

Los períodos alternantes de inundaciones y sequías, así como las condiciones meteorológicas extremas, requieren una mejor gestión del agua de lluvia. El exceso de agua es en realidad agua mal gestionada. En el siguiente ciclo parlamentario y en el nuevo presupuesto, la Unión Europea deberá asegurarse de que se destinan cantidades importantes de fondos a la prevención de inundaciones, la protección de acuíferos, el incremento de las masas de agua dulce urbanas y los programas de tratamiento de aguas residuales. Los recursos hídricos de Hungría son excelentes, y los ingenieros hidráulicos húngaros han están haciendo un excelente trabajo durante casi 200 años. Por tanto, estoy seguro de que nuestro país tendrá un papel activo y constructivo en la redacción de una política de aguas europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Krzysztof Kuźmiuk (UEN) , por escrito. – (PL) Al tomar la palabra en este debate sobre la política de protección climática hasta el 2050, me gustaría dirigir su atención a las siguientes cuestiones.

En primer lugar, si los Estados Unidos y los países del Sudeste Asiático no se unen al programa destinado a reducir las emisiones de dióxido de carbono, y así demuestran el mismo compromiso que la Unión Europea, el enorme esfuerzo económico requerido y la consecuencia inevitable de una tasa de crecimiento económico menor en la Unión Europea serán el precio que habrá que pagar por una escasa reducción en las emisiones de dióxido de carbono. La Unión Europea es responsable de apenas el 14 % de las emisiones globales, mientras que los EE.UU. y los países del Sudeste Asiático producen cerca del 80 %.

En segundo lugar, los compromisos de los países individuales de reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 20 % antes de 2020, junto con la necesidad de comprar permisos de emisión, resultará en un aumento importante en el precio de la electricidad y la calefacción para los individuos, e incluso costes más elevados para el sector industrial, especialmente en los nuevos Estados miembros, como Polonia, donde el sector de la energía depende del carbón. Como consecuencia muchos sectores industriales que tienen niveles de consumo de energía altos podrían cerrarse en esos países, lo que daría lugar a varias repercusiones sociales negativas.

En último lugar, las reducciones en las emisiones de dióxido de carbono conseguidas por los nuevos Estados miembros, y por Polonia en particular, deben tenerse en cuenta. En Polonia, la reestructuración de largo alcance de la economía que tuvo lugar entre 1990 y 2005 resultó en reducciones de las emisiones de dióxido de carbono de alrededor del 30 %. Pero el precio social fue muy alto y el desempleo permaneció en un 20 % durante muchos años a lo largo de este período.

 
  
MPphoto
 
 

  Adrian Manole (PPE-DE), por escrito. (RO) Pienso que el informe del Sr. Florenz, titulado 2050: El futuro empieza hoy. Recomendaciones para la futura política integrada de la UE sobre el cambio climático, fue oportuno y necesario, debido a los efectos que ya hemos observado y los que se esperan como resultado del cambio climático.

Rumanía fue uno de los primeros países europeos en firmar el Protocolo de Kyoto, lo que significa que asumió su compromiso de apoyar la lucha contra el cambio climático mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en un 8 % antes de 2012.

Estoy convencido de que necesitamos estas nuevas medidas, aunque comparado con muchos otros países europeos, el nivel de emisión de gases de efecto invernadero de Rumania es bajo. La agricultura y silvicultura rumanas pueden desempeñar una función importante a la hora de combatir el cambio climático, cuyo impacto se ha manifestado con fuerza en los últimos años, especialmente en forma de inundaciones, altas temperaturas y sequías prolongadas. Estos fenómenos naturales no solo afectan a la productividad agrícola y forestal, sino también a los valiosos hábitats y ecosistemas.

Se espera que la agricultura y la silvicultura sigan contribuyendo de manera considerable a la lucha contra los efectos del cambio climático a través de la repoblación forestal, con la meta de absorber y retener los gases de efecto invernadero, así como mediante la utilización de biomasa como fuente de energía renovable.

 
  
MPphoto
 
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE-DE), por escrito. (RO) La Unión Europea ha desempeñado una función importante en los esfuerzos por llegar a un compromiso para adoptar un acuerdo global post Kyoto. Es posible que la cooperación con la nueva administración de EE.UU. nos permita encontrar una manera específica de implementar este acuerdo.

Las medidas específicas para combatir los efectos del cambio climático también ofrecen oportunidades para el desarrollo socioeconómico y para la creación de nuevos puestos de trabajo. Están dirigidas en particular a los nuevos sectores dinámicos que ofrecen mayor potencial de crecimiento, y donde el nivel de inversiones ha sido insuficiente hasta ahora. Estas medidas, aparte del efecto beneficioso de combatir el cambio climático, tendrán un impacto positivo y aliviarán los efectos de la crisis económica y financiera, e incluso contribuirán a largo plazo a reducir la dependencia que la Unión Europea tiene de las importaciones de energía.

En este caso estamos hablando de nuevas inversiones a gran escala en las infraestructuras del transporte, las fuentes de energía renovables, las biotecnologías, la recogida de residuos y el reciclaje, la energía nuclear y la renovación de los sistemas de calefacción residenciales.

La reforestación y las medidas para prevenir la desertificación también pueden producir resultados espectaculares a medio plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (PSE), por escrito. Agradezco la contribución del informe Florenz sobre el cambio climático, que está destinado a formular políticas para mantener el calentamiento global por debajo de los 2º en comparación con la era preindustrial. Asimismo agradezco especialmente el llamamiento por una mejora del 20 % en la eficiencia energética, el llamamiento por unos objetivos vinculantes para la agricultura y la demanda de la creación de un Fondo Climático Europeo.

Estas propuestas, junto con las medidas que ya han sido adoptadas por la UE, nos sitúan en una posición fuerte para apelar por la acción global respecto al cambio climático en la cumbre de Copenhague.

 
  
MPphoto
 
 

  Péter Olajos (PPE-DE), por escrito. (HU) Me gustaría felicitar al Sr. Florenz por su informe, porque es un material excelente que sirve de preparación para la Conferencia de Copenhague que tendrá lugar a final de año.

Considero muy importante la observación de que la crisis económica y financiera y el cambio climático tienen las mismas raíces. Por tanto, la solución para estas crisis también es la misma. Para mitigar y detener las consecuencias de estas crisis se necesitan una innovación exhaustiva y un cambio de paradigma en todos los aspectos de la vida.

Estoy de acuerdo con el Comisario Dimas en que los costes deben cubrirse en primer lugar mediante el comercio de dióxido de carbono, en segundo lugar mediante las inversiones de empresas privadas, y en tercer lugar mediante incentivos estatales.

Todo el mundo está esperando avances, maneras de estimular el empleo, encender el motor de la economía global cuanto antes, y detener el cambio climático. El concepto conocido como el «Nuevo trato verde» fue expresado por el Secretario General de la ONU, el Sr. Ban Ki-moon. Lo que significa, en esencia, es que los incentivos económicos globales deben ser parte de las inversiones en tecnologías que respeten el medio ambiente. La nueva lógica de la organización económica basada en innovaciones en la tecnología medioambiental, que tiene el apoyo de los mercados capitales internacionales, también es una característica importante del programa del presidente de EE.UU. Barack Obama.

Las innovaciones en futuras tecnologías industriales y tecnologías verdes estimularían la efectividad del Estado y la economía, aumentarían el interés de los protagonistas económicos, e incrementarían la sensibilidad de los consumidores al precio y el coste con respecto a los productos y servicios ofrecidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (PSE), por escrito. (RO) Los 12 puntos destacados en el informe proporcionan un plan de acción claro para el futuro. Sin embargo, para poder implementarlo a nivel local, nacional, regional y global, necesitamos el apoyo de ciudadanos bien informados.

En una encuesta especial del Eurobarómetro sobre el cambio climático realizada en la primavera de 2008, aproximadamente el 41 % de los europeos declararon que no estaban bien informados sobre las causas ni las consecuencias del cambio climático, así como las maneras de combatirlo. En Rumanía, más del 65 % de los ciudadanos dijeron que no disponían de esta información.

Uno de los pasos vitales para conseguir este objetivo es darle más prioridad a este problema ante el público mediante la educación y campañas de sensibilización implementadas en aspectos de la vida diaria. La Comisión y los Estados miembros deben financiar las campañas de sensibilización y crear las condiciones para formar a más personas en nuevas carreras adaptadas a los retos específicos del mercado laboral creados por los cambios económicos estructurales, que se han acelerado debido al cambio climático y sus consecuencias.

En la crisis económica actual, la UE debe comprometerse política y económicamente en las áreas claves de mantener y desarrollar tecnologías «limpias» que permitan combatir el cambio climático, apoyar la adaptación transfronteriza de medidas, estimular la eficiencia energética, y proporcionar ayuda en caso de desastres, en virtud del principio de solidaridad de la UE. El resultado de todo esto es la creación de puestos de trabajo «verdes» en empresas nuevas y competitivas.

 
  
MPphoto
 
 

  Flaviu Călin Rus (PPE-DE), por escrito. – (RO) Señoras y señores, cualquier debate sobre el clima, los ecosistemas y la energía es de vital importancia, ya que cualquier cambio importante en estas áreas puede tener repercusiones en la vida en este planeta. Independientemente de los tipos de causas o los argumentos científicos aportados por varios grupos de investigadores, lo que es seguro es que estamos siendo testigos del calentamiento global. Este informe exhaustivo y bien escrito, aparte de toda la información valiosa que nos proporciona, nos anima a formular la siguiente pregunta: ¿qué vamos a hacer por nosotros y por las generaciones futuras?

Pienso que los Estados miembros de la UE deberían estar trabajando y apoyando tres tipos de proyectos como prioridad en la lucha contra el cambio climático:

1. Proyectos que incluyan políticas normalizadas para gestionar los recursos energéticos de la manera más eficiente, y para encontrar soluciones destinadas a la reducción de la contaminación, especialmente en áreas industriales y parques empresariales.

2. Proyectos que incluyan financiar investigaciones científicas destinadas al desarrollo de tecnologías limpias.

3. Proyectos que apoyen acciones específicas inmediatas destinadas a recrear el ecosistema, tanto en Europa, como en cualquier otra región del mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Daciana Octavia Sârbu (PSE), por escrito. (RO) La Unión Europea ha asumido el papel de líder en la lucha contra el cambio climático. Diseñar una estrategia a largo plazo para la gestión efectiva de los recursos naturales del mundo nos ayudará a conseguir una economía global con menos emisiones de dióxido de carbono.

Esta estrategia debe basarse en el principio de solidaridad destinado a alcanzar un equilibrio entre los países ricos y los países en desarrollo. Estos últimos necesitan ayuda para reducir su vulnerabilidad a los efectos adversos del cambio climático. Las señales del calentamiento global se reflejan en la pobreza, la escasez de alimentos y los recursos energéticos limitados. Es un hecho bien conocido que el petróleo ya no es una fuente de energía suficientemente poderosa como para satisfacer la demanda, que se prevé crecerá en un mínimo del 60 % antes de 2030. Encontrar fuentes alternativas y utilizar los recursos existentes de manera responsable son retos a los que se enfrentará la UE en el futuro. La agricultura es uno de los sectores más vulnerables al cambio climático porque depende de las condiciones meteorológicas.

Si tenemos en cuenta que este sector proporciona los recursos alimentarios a la población mundial, será necesario que la estrategia a largo plazo para combatir los efectos del calentamiento global incluya una gestión sostenible de los recursos hídricos y del suelo, combinada con la protección de los bosques y la biodiversidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Seeber (PPE-DE), por escrito. (DE) Europa y el mundo están afrontando grandes retos. La crisis del mercado capital no es el único problema urgente. Debemos también iniciar un programa sostenible para combatir el cambio climático tan rápido como sea posible. Una asociación económica y política de tal envergadura como la Unión Europea puede establecerse como el socio dirigente en la lucha contra el cambio climático.

Ya se ha dado el primer paso. La Unión ha acordado objetivos climáticos vinculantes y, con la adopción del paquete del cambio climático en diciembre de 2008, ha empezado a poner en práctica muchas medidas apropiadas para proteger el clima. La prioridad principal ahora debe ser la conclusión del acuerdo internacional en Copenhague, al tiempo en que se evita la desindustrialización y las cargas innecesarias para la economía europea. Para ello deberíamos aumentar nuestras inversiones e investigaciones en la tecnología verde. De esta manera Europa puede seguir hacia delante, no solo en materia de medio ambiente, sino también en materia de economía.

 
  
MPphoto
 
 

  Theodor Dumitru Stolojan (PPE-DE), por escrito. (RO) La Unión Europea se ha convertido en el protagonista en tomar medidas específicas adoptando políticas que abordan por completo el reto global causado por el cambio climático.

La política europea en esta competencia puede ser más efectiva tanto dentro de la UE como a nivel mundial si: a) el esfuerzo europeo recibe el apoyo de los esfuerzos de otros países industrializados poderosos fuera de la UE, junto con países como China, India, Brasil, Rusia, etc; b) se promueve el desarrollo de la energía nuclear en vez de frenarlo, por lo menos en los siguientes 30-40 años, hasta que se haya desarrollado la tecnología capaz de utilizar recursos renovables y los costes permitan que sea asequible comercializarla sin necesidad de subvenciones; c) la Comisión Europea proporciona un apoyo más fuerte a los proyectos destinados al ahorro de energía y la extracción de energía de la biomasa, incluyendo la transferencia de tecnología, en los Estados miembros de la UE menos desarrollados y con un potencial agrícola alto.

Rumania continuará desarrollando su programa nuclear para generar electricidad. Al mismo tiempo, modernizará las plantas que funcionan con carbón y aumentará sus esfuerzos por producir energía de la biomasa. Con esto en mente, necesitamos asociaciones con los Estados miembros e instamos a la Comisión Europea a que acelere el proceso de simplificar los procedimientos para comprometer fondos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Csaba Sándor Tabajdi (PSE), por escrito. – (HU) Las inversiones verdes deben desempeñar un papel clave en los paquetes de estímulos económicos de los Estados destinados a contrarrestar los efectos negativos de la crisis económica internacional. Estas inversiones, que se utilizarán para explotar las fuentes de energía renovables de manera más efectiva, moderar el consumo de energía y reducir la emisión de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, no solo ofrecen ventajas económicas sino también beneficios sociales. Hungría se beneficiará de que los Estados miembros de la UE coordinen y refuercen su intervención en esta cuestión. Al fijar los objetivos medioambientales también debemos prestar atención a las capacidades económicas y sociales de los Estados miembros de la UE. Debemos fijar solo objetivos factibles, y tener en consideración sus efectos sobre la crisis económica. Estos objetivos solo pueden cumplirse si la sociedad se muestra solidaria. La acción por parte de Gobierno solamente no es suficiente para que esto ocurra; se necesita un cambio gradual de actitud en la sociedad. Las recomendaciones concretas para la acción contenidas en el informe Florenz, tales como el apoyo para la instalación de energía cero, las casas «pasivas», la creación de un fondo europeo para financiar la investigación en el campo de las fuentes de energía renovables, la conexión de redes de energía a nivel europeo y la sensibilización de los ciudadanos europeos, y los niños en particular, todo contribuye a este cambio en la actitud social.

Además debemos asegurarnos de preservar la imagen tecnológica de Europa en el desarrollo de la protección medioambiental del siglo XXI y de convertir eso en una ventaja social y económica. Gracias a los extraordinarios recursos agrícolas de Hungría, se abren las puertas a oportunidades importantes en la generación de energía a partir de biomasas o en la reutilización de subproductos animales y vegetales, productos de desecho no adecuados para usos comerciales, en forma de biogás.

 
  
  

PRESIDE: SRA. WALLIS
Vicepresidenta

 
Última actualización: 30 de abril de 2009Aviso jurídico