Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2290(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0112/2009

Textos presentados :

A6-0112/2009

Debates :

PV 11/03/2009 - 13
CRE 11/03/2009 - 13

Votaciones :

PV 12/03/2009 - 7.12
CRE 12/03/2009 - 7.12
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0136

Debates
Miércoles 11 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

13. Mandato del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. — El próximo punto del debate es el informe (A6-0112/2009) de Annemie Neyts-Uyttebroeck, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores sobre la propuesta de recomendación del Parlamento Europeo destinada al Consejo sobre el mandato del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (2008/2290(INI)).

 
  
MPphoto
 

  Annemie Neyts-Uyttebroeck, ponente. - (NL) Señora Presidenta, Comisario, señor Presidente en ejercicio del Consejo, Señorías, desde su concepción en 1993, el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia ha acusado a 161 personas. Se han procesado 116 de ellas, mientras que para otros de los acusados el procedimiento penal está todavía en curso.

Solo quedan por iniciarse procedimientos para dos casos, mientras que dos acusados principales, Messrs Mladić y Hadžić, siguen en libertad. Aunque el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha pedido al Tribunal que concluya su labor para finales de 2010 a más tardar, ha dejado cierto margen de maniobra.

Tras un comienzo comprensiblemente difícil —después de todo, se trataba de algo nuevo y todo tenía que inventarse in situ— El Tribunal ha demostrado ser un organismo jurídico sólido, serio y capaz, cuya labor no es solo impartir justicia, algo que, por cierto, hace con sumo cuidado y que ha impulsado su legitimidad, además el Tribunal ha creado programas de extensión para contribuir al proceso de asimiliación y reconciliación en los países que se formaron tras el desmoronamiento de la antigua Yugoslavia.

El Tribunal también ayuda a formar a los organismos jurídicos nacionales que, después de todo, tienen que llevar la mayor parte de los expedientes en materia de crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad. De hecho, nunca fue la intención del Tribunal interferir en la labor de las jurisdicciones nacionales de la antigua Yugoslavia de forma permanente.

Justo lo contrario. Son los países en cuestión los que tienen que asegurarse de que se enjuician los crímenes de guerra y los crímenes contra la Humanidad. Teniendo esto en cuenta el Tribunal ha transferido una serie de expedientes a los tribunales nacionales y se ha centrado en los casos más importantes.

El Tribunal ha creado además una estrategia de conclusión que comprende tres fases para cumplir con los requisitos del Consejo de Seguridad. El plan prevé que se concluyan todos los procesos para 2011, con una posible ampliación entrado el año 2012. Para prever todos los imprevistos pero, sobre todo, para garantizar que Messrs Mladić y Hadžić serán procesados en cualquier caso de la misma manera, hay que adoptar un mecanismo efectivo, altamente cualificado y suficientemente equipado que pueda hacerse cargo del resto de tareas, incluso después de que el mandato del Tribunal termine.

Por todos estos motivos, pediremos al Consejo que inste a las Naciones Unidas, y en especial al Consejo de Seguridad, a ampliar el mandato del Tribunal durante al menos dos años, para asegurarse de que, tras este período, se ha previsto un mecanismo de recepción y para garantizar que se guardan y se mantiene el acceso a los archivos del Tribunal.

En un contexto similar, pero —de alguna forma— más amplio, pediríamos que la buena relación de trabajo con el Tribunal y el desarrollo de un sistema judicial eficaz que también trate los crímenes contra la Humanidad, continúen con los criterios de evaluación de los países en los Balcanes Occidentales. Instamos a los países en cuestión a que continúen cooperando con el Tribunal y proporcionen respuestas sólidas a los principales fiscales.

Por último, pedimos a la Comisión que continúe prestando atención a los programas de formación y a otras iniciativas destinadas al diálogo mutuo, la búsqueda conjunta de la verdad y la reconciliación. Después de todo, la administración de la justicia —aunque buena— no conduce por sí sola a la reconciliación y esto es algo que se necesita desesperadamente para que hombres y mujeres de los Balcanes Occidentales puedan por fin empezar a labrarse un futuro.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. — Señora Presidenta, creo que este debate es oportuno y que el informe de Annemie Neyts-Uyttebroeck incluye recomendaciones importantes. Me da la oportunidad de plantear una cuestión que es central para nuestra política con respecto a los Balcanes Occidentales.

El trabajo del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) es esencial para impartir justicia, terminar con el pasado y seguir adelante. Es un elemento clave a la hora de consolidar el Estado de Derecho en la región. Este puede ser un proceso lento y a veces difícil, pero el TPIY ha hecho progresos importantes. En este sentido ha concluido procedimientos contra 116 acusados con veredictos muy diferentes. Solo dos de los 161 imputados siguen en libertad.

Cuando se creó el TPIY en 1993, los sistemas judiciales nacionales de la antigua Yugoslavia no estaban preparados para tratar crímenes a esta escala. Aunque era evidente que tenían que ser tratados. No hay contrato, acuerdo o sociedad que pueda sostenerse sin justicia. Nuestra estrategia para esta región es asistir en la estabilización de los países de los Balcanes Occidentales y ayudarles a que se den cuenta de su perspectiva europea. Un elemento central de esa política es la cooperación con el TPIY. Apoyamos su mandato en varias cuestiones.

En primer lugar, los países de los Balcanes Occidentales son parte del Acuerdo de Estabilización y Asociación (AEA). Este proceso depende del respeto por los principios democráticos, el Estado de Derecho, los derechos humanos y los derechos de aquellos que pertenecen a las minorías, las libertades fundamentales y los principios del derecho internacional y la cooperación regional. También depende de la cooperación con el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia. Las condiciones del AEA se controlan a través de los informes de progreso anuales que prepara la Comisión. Los próximos informes sobre los diferentes progresos se publicarán en octubre de 2009.

Además, el tema de los derechos humanos y el Estado de Derecho, incluida la consolidación del funcionamiento, imparcialidad y responsabilidad del sistema judicial y la lucha contra la corrupción y el crimen organizado son prioridades centrales de la relación de la UE con los países de los Balcanes Occidentales. Estos se actualizan regularmente.

Es más, el Consejo ha adoptado dos posturas comunes destinadas a apoyar la aplicación del mandato del TPIY mediante la imposición del embargo preventivo de bienes de los fugitivos imputados y la prohibición de viajar a aquellos que ayuden a los imputados por el TPIY a evadir la justicia. Estas posiciones comunes se amplían y actualizan con regularidad.

La UE apoyará el trabajo del TPIY hasta que este haya concluido. Estoy completamente de acuerdo en que a largo plazo, tenemos que preservar el legado del TPIY. Cuando sea que esto ocurra, y no es decisión de la UE, los sistemas judiciales nacionales necesitarán estar preparados para asumir los casos del TPIY. Esta es una de las razones por las que hacer hincapié en la reforma judicial y el buen gobierno en el AEA es tan importante.

El trabajo de las ONG y particulares como el Centro de Derecho Humanitario en Belgrado y el Centro de Investigación y Documentación en Sarajevo, que buscan la verdad también se merecen todo nuestro apoyo.

Déjenme terminar agradeciendo a este Parlamento el apoyo que ha brindado en este ámbito y, en especial, este informe tan útil y constructivo.

 
  
  

PRESIDE: DIANA WALLIS
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. — Señora Presidenta, acojo con satisfacción la iniciativa y el informe de Annemie Neyts-Uyttebroeck. Este informe envía una señal muy satisfactoria sobre el compromiso del Parlamento Europeo de apoyar al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY).

Para la Comisión es evidente que la comunidad internacional debe mantener su apoyo para que el TPIY concluya su labor. No puede haber impunidad para los crímenes de guerra y, como bien saben, la cooperación plena con el TPIY es una condición para el progreso de la integración europea. Esta condición necesaria afecta hoy en día al proceso de adhesión a la UE de Serbia y ha afectado a Croacia. Espero que no afecte a Croacia de nuevo, siempre que Croacia continúe cooperando completamente con el TPIY.

Este principio incluye también el ocuparse de casos de crímenes de guerra que el TPIY ha devuelto a las jurisdicciones nacionales. Hemos proporcionado financiación y estamos intensificando nuestro apoyo y nuestros esfuerzos en este campo importante con respecto al desarrollo de capacidades, en particular en Bosnia y Herzegovina que tiene sin lugar a dudas un volúmen de casos mayor.

La Comisión ha aprobado recientemente la financiación de un proyecto iniciado por el Fiscal jefe Serge Brammertz sobre períodos de prácticas en su oficina para formar a los fiscales de crímenes de guerra y a los jóvenes profesionales del sureste de Europa que nos visiten.

También trabajamos con el Fiscal jefe Brammertz en otros proyectos que incluyen una conferencia regional para los fiscales de crímenes de guerra de los Balcanes Occidentales. Esta tendrá lugar en Bruselas a principios de abril, el mes que viene.

En general, la Comisión sigue comprometida totalmente con el TPIY y continúa apoyando al señor Brammertz y a sus colegas en sus esfuerzos por llevar ante la justicia a aquellos que son responsables de graves violaciones del derecho internacional humanitario y de este modo queremos apoyar este importante trabajo que contribuye a la reconciliación y al mantenimiento de la paz en los Balcanes Occidentales.

Espero continuar trabajando junto con el Parlamento al respecto.

 
  
MPphoto
 

  Ria Oomen-Ruijten, en nombre del Grupo del PPE-DE. (NL) Señora Presidenta, quisiera dar las gracias a la señora Neyts por todo su informe. Tiene razón cuando dice que el Parlamento debe establecer sus prioridades de forma muy clara. Los criminales de guerra no deberían quedar libres de castigo. Todos los países de la región tienen que colaborar y se debe dar la oportunidad al Tribunal Penal Internacional para que concluya su labor con el debido cuidado.

Señora Presidenta, evidentemente, el Tribunal de la Haya, con 116 casos finalizados y mucho trabajo en la región puede presentar un resultado muy bueno. Nadie puede seguir afirmando que el culpable queda impune. Me complace además el énfasis que se ha puesto en la cooperación que hay que mantener con el Tribunal. Esto se aplica a todos los países de los que provengan los sospechosos. Aquellos que siguen huyendo de la justicia deben comparecer ante ella y todos los países de esa región han dado su palabra a la UE al respecto. No seremos creíbles si no nos mantenemos firmes en este sentido. De hecho, si la ponente me lo permite, presentaré una enmienda oral sobre este asunto mañana.

Señora Presidenta, el valor del Tribunal es considerable, no es menor porque quede mucho trabajo por hacer todavía en el sistema judicial de los Balcanaes. Por esta razón es bueno también que este informe ponga de relieve la importancia del funcionamiento adecuado de un sistema de justicia independiente e imparcial. Después de todo este es uno de los criterios de Copenhague.

Me gustaría puntualizar dos cosas. Con respecto al plazo definitivo de 2010 o 2011, creo que no deberíamos ser tan estrictos. Después de todo es mucho más importante que el Tribunal pueda continuar con su función después del plazo, si es necesario, para concluir con ciertos aspectos.

En segundo lugar, con respecto a la conclusión, incluso con el arresto y enjuiciamiento de Messrs Mladić y Hadžić, el trabajo del Tribunal no habrá concluido. El mecanismo residual y el Tribunal Penal Internacional pueden hacerse cargo, pero las experiencias buenas y no tan buenas no deberían perderse nunca, en mi opinión.

 
  
MPphoto
 

  Richard Howitt, en nombre del Grupo del PSE. — Señora Presidenta, desde su creación en 1993, el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) ha reformado radicalmente el papel del derecho humanitario internacional y ha proporcionado a las víctimas de los trágicos conflictos en los Balcanes, que de lo contrario habrían permanecido escondidas, la oportunidad de expresar los horrores que ellas y sus familias han experimentado y de buscar justicia.

El TPIY ha demostrado que nadie, sea cual sea su posición o estatus en el momento del conflicto, es inmune a la justicia; un precedente que ahora ve como el Tribunal Penal Internacional promueve el respeto por los derechos humanos en todo el mundo.

Hoy reiteramos que, para la antigua Yugoslavia, no puede haber impunidad para aquellos imputados que todavía están en busca y captura. Ratko Mladić y Goran Hadžić son todavía fugitivos de la justicia y tienen que ser entregados.

Tenemos que dar también todo nuestro apoyo a la petición del Fiscal jefe Brammertz de la documentación necesaria, vital para el caso contra el ex General Ante Gotovina y otros, para que sean puestos a disposición del Tribunal, una cuestión que nuestros amigos croatas, entre otros, saben que es pertinente para el proceso de adhesión a la UE.

El grupo socialista ha propuesto dos enmiendas al pleno. En primer lugar, debería dejarse claro que cualquier propuesta para una posible ampliación del mandato no debería desviar la atención de la tarea central que es concluir los juicios y ponerle fin cuanto antes. En segundo lugar, abogamos por el acceso libre a los archivos del TPIY por parte de los fiscales, abogados defensores y finalmente historiadores e investigadores.

Gracias a la ponente y le encomiendo estas enmiendas a la Cámara.

 
  
MPphoto
 

  Sarah Ludford, en nombre del Grupo ALDE. — Señora Presidenta, necesitamos apoyar, para que concluya, el impresionante trabajo del Tribunal de la Haya al hacer comparecer a todos los perpetradores de crímenes terribles ante la justicia y no imponer una fecha límite artificial porque este tipo de presión perjudicaría un juicio justo y acortar el camino afectaría a la seguridad de los testigos. Mientras se han transferido con éxito muchos casos de rango bajo, algunos tribunales nacionales quizás no puedan o no quieran celebrar procesos penales con arreglo a las normas internacionales, lo que significa que la transmisión ha tropezado con resistencias por parte de las víctimas y los testigos.

Para permitir la continuación del mandato del TPIY, instamos al Consejo a que anime al Consejo de Seguridad a proporcionar los recursos suficientes de su presupuesto general cuanto menos para retener a los principales especialistas y al personal altamente cualificado. El Tribunal tiene que dejar un gran legado, como modelo para otros posibles tribunales ad hoc y para contribuir al refuerzo de la justicia en los países balcánicos.

Es necesario que la UE apoye más las investigaciones y juicios de crímenes de guerra nacionales y que los criterios de Copenhague prevean aún más apoyo para un sistema de justicia bien formado y de alto rendimiento, pero el legado de esto es que el Tribunal tiene que contribuir también a la reconciliación y la comprensión entre las diferentes étnias, y el trabajo de las ONG se merece más recursos.

El Comisario Rehn nos recuerda que la cooperación plena con el TPIY es una condición para la adhesión a la UE pero lo cierto es que, como el Comisario Orban con franqueza me dijo anoche en ausencia del Comisario Rehn, no hay unanimidad en el Consejo con respecto a lo que eso significa. Esto ha provocado confusión y un constante aplazamiento de los plazos definitivos. Por mucho que queramos que Serbia y Croacia sean miembros, el Consejo, la Comisión y el Parlamento tienen que estar unidos y mantenerse firmes con respecto a la entrega de los imputados como Mladić y Hadžić y, en el caso de Croacia, facilitar pruebas y testigos. No podemos permitirnos ser flexibles en estas condiciones.

 
  
MPphoto
 

  Jan Marinus Wiersma (PSE). (NL) Señora Presidenta, me gustaría plantear algunas cuestiones en este breve debate. El trabajo del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia es de eminente importancia, no solo porque garantiza que aquellos responsables de crímenes de guerra en los Balcanes comparezcan ante la justicia sino también porque sirve al sentido público de justicia. Además, el Tribunal desempeña un papel importante en la política europea con respecto a los Balcanes Occidentales. Esto es algo que se pone de relieve en el informe de la señora Neyts.

Ahora que el fin del mandato del Tribunal está a la vista, tenemos que pensar en concluir su labor. En mi grupo, lo que es esencial es que se mantenga la capacidad al mismo nivel para finalizar los casos que aún están en curso y traer a los dos sospechosos que siguen libres, Messrs Mladić y Hadžić, ante el Tribunal.

De hecho, no deberíamos en ningún momento querer dar la impresión de que la duración del mandato o su término significarán que estas personas podrían quedar en libertad. Si esto se realiza, ampliando el mandato o creando un mecanismo residual, no es una cuestión de principio para nosotros, y hasta donde podemos ver quizás podamos encontrar la manera de poner jueces, abogados y secretariado de reserva.

 
  
MPphoto
 

  Véronique De Keyser (PSE).(FR) Señora Presidenta, la UE aplica el principio de igualdad de trato a todos los países de los Balcanes.

Si, por un lado, insistimos en que Belgrado entregue al señor Mladić antes de que se pueda aplicar el acuerdo provisional sobre comercio dentro del marco del Acuerdo de Estabilización y Asociación, es evidente que también pedimos a Croacia su plena cooperación con el Tribunal.

Sin embargo, esta cooperación deja mucho que desear, por no decir más. Durante la última visita del Fiscal jefe Brammertz a Zagreb en febrero, donde fue a pedir los documentos que faltaban relacionados con la utilización de artillería en la «Operación Tormenta», que, para que conste, tuvo como resultado el éxodo de 200 000 serbios y la muerte de 350 civiles, el Fiscal exigió la plena colaboración de Croacia y, aunque la Comisión Europea acaba de dar luz verde a la apertura del capítulo 23 sobre poder judicial y derechos fundamentales, algunos gobiernos europeos no lo sabrán ni tampoco el Parlamento Europeo.

De hecho, no habrá apoyo en los Balcanes sin una garantía de paz, y la mejor garantía es verdad y justicia para los crímenes del pasado.

Quisiera felicitar a la señora Neyts-Uyttebroeck por su informe, que ha recibido el apoyo unánime de la Comisión de Asuntos Exteriores.

 
  
MPphoto
 

  Alexandru Nazare (PPE-DE) . – (RO) Felicito a la ponente, Annemie Neyts, y acojo con satisfacción el informe sobre el mandato del Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia, un informe al que también he contribuido con unas cuantas enmiendas y que plantea una serie de cuestiones reales que tenemos el deber de considerar.

Tenemos que asegurarnos de que los resultados conseguidos hasta ahora por este Tribunal en cuanto a la condena de los crímenes de guerra y al fomento de la reconciliación en los Balcanes Occidentales se utilizan de forma eficaz. La labor del Tribunal tiene que estar completamente terminada. Además es necesario que se evalúen los resultados obtenidos hasta ahora, en especial los objetivos que aún no se han logrado. El Consejo, basándose en esta valoración, debería considerar ampliar el mandato durante el tiempo que haga falta.

Por supuesto que este Tribunal no podrá continuar con su labor de forma indefinida. Por este motivo tenemos que asegurarnos de que habrá un mecanismo en su lugar que realice las funciones residuales, que hasta el momento no se conocen, durante el tiempo que sea necesario. En este sentido, acojo con satisfacción la propuesta del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas cuyo objetivo es crear una institución teniendo esto en cuenta.

Otra medida que creo que es crucial para el desarrollo de instituciones sostenibles en los Balcanes Occidentales es la creación de una serie de reglamentos y criterios de evaluación de los sistemas judiciales en estos países para dar apoyo a los tribunales nacionales.

 
  
MPphoto
 

  Bogusław Rogalski (UEN).(PL) Señora Presidenta, el Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia a hecho una importante contribución al proceso de reconciliación en los Balcanes Occidentales y ha ayudado a que se consiguiera la restauración y el mantenimiento de la paz en la región. Además, ha contribuido a poner los cimientos de nuevas normas en materia de resolución de conflictos tras el final de una guerra. Sin embargo, se debería hacer hincapié en que el apoyo para el desarrollo del potencial del poder judicial nacional en los Balcanes es una cuestión fundamental, para que los tribunales locales sean capaces de continuar el trabajo que ha empezado el Tribunal. Otro desafío importante es la propia cooperación entre los tribunales y fiscales en los Balcanes Occidentales, en especial en casos que impliquen extradición y asistencia jurídica mutua. También hay una necesidad evidente de introducir mecanismos que garanticen que, cuando concluya el mandato, las funciones del Tribunal y el material que ha producido consolidarán los principios de los estados gobernados por la ley.

Por último, me gustaría hacer un llamamiento a los países de los Balcanes Occidentales y a los países de la UE para que apoyen el trabajo de organizaciones no gubernamentales y también otras instituciones que ayudan a las víctimas, fomentan el diálogo y la comprensión entre grupos étnicos, y apoyan los esfuerzos de reconciliación en los Balcanes.

 
  
MPphoto
 

  Alexandr Vondra, Presidente en ejercicio del Consejo. — Señora Presidenta, para concluir me gustaría reiterar brevemente nuestro apoyo al trabajo que está realizando el TPIY y que forma parte importante del proceso de cicatrización y reconciliación en los Balcanes Occidentales ahora y en el futuro.

Déjenme mencionar simplemente que nos reuniremos con el Fiscal jefe, Serge Brammertz, en Praga mañana. Estoy de acuerdo en que el Tribunal debería estar en posición de continuar su mandato, concluir los juicios en curso e iniciar procesos nuevos contra los dos imputados que siguen libres. También estoy de acuerdo en que se tiene que preservar el legado del Tribunal mediante el refuerzo de la capacidad local para tratar los casos pendientes. Después de todo, estos son casos que conciernen a los países de los Balcanes Occidentales y para los que ellos mismos tendrán que asumir finalmente su responsabilidad.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. — Señora Presidenta, quisiera darle las gracias por este debate conciso pero importante y felicitar a la señora Neyts-Uyttebroeck por su informe e iniciativa.

El TPIY es, de hecho, una expresión de los valores europeos de justicia y de Estado de Derecho, de ahí que el debate sea tan importante. Es además un elemento imprescindible de nuestra política de ampliación en los Balcanes Occidentales.

En cuanto a las fechas, solo puedo estar de acuerdo con el propio TPIY en que las fechas en la estrategia de conclusión del tribunal son objetivos y no plazos definitivos absolutos, como bien ha afirmado la señora Neyts-Uyttebroeck en su informe.

Para la Comisión la cuestión principal es mantener el apoyo a la comunidad internacional para que concluya el mandato del Tribunal y así garantizar que no habrá impunidad para los crímenes de guerra en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Annemie Neyts-Uyttebroeck, ponente. — Señora Presidenta, quisiera agradecer a todo el mundo que ha contribuido a este debate.

Quería decir además que he encontrado en todo el mundo que trabaja o ha trabajado en el TPIY un grado de dedicación y compromiso que raras veces he visto en ningún otro sitio. Esto ha sido un gran placer.

Otra razón más para presentar estas propuestas.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. — Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana, jueves 12 de marzo de 2009.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Marek Aleksander Czarnecki (ALDE), por escrito. (PL) Señora Presidenta, el trabajo del Tribunal de la Haya se merece el apoyo permanente de la UE, principalmente por poner los cimientos de nuevas normas en materia de resolución de conflictos y por su importante contribución al proceso de reconciliación en la región de los Balcanes Occidentales.

En vista de la resolución de las Naciones Unidas, que pide que el TPIY concluya su trabajo, estoy de acuerdo con la ponente en que se debería investigar la posibilidad de ampliar el mandato de esta institución. Es necesario que el Tribunal continúe con su labor, aunque solo sea por el hecho de que muchos criminales están en libertad y un número significativo de casos siguen necesitando un examen fiable.

Estoy convencido de que un factor clave en este caso es también la creación de un mecanismo de operación perspicuo para el sistema judicial en los Balcanes, que asumirá las funciones originales del Tribunal tras el fin de su mandato. Además, hago un llamamiento a los Estados miembros para que apoyen el trabajo de organizaciones no gubernamentales y también otras instituciones que ayudan a las víctimas, fomentan el diálogo y la comprensión entre grupos étnicos, y apoyan los esfuerzos de reconciliación en los Balcanes.

 
  
MPphoto
 
 

  Athanasios Pafilis (GUE/NGL), por escrito.(EL) Diez años después de la guerra sucia que los EE.UU., la OTAN y la UE desataron contra Yugoslavia, aquellos culpables de crímenes contra su gente se regocijan de las miles de personas que mataron, incluidos mujeres y niños, y del daño masivo que causaron en los Balcanes. Este informe ensalza al Tribunal de la Haya que ellos crearon para juzgar a sus víctimas y exonerar a los imperialistas norteamericanos y europeos de sus crímenes, un tribunal con cargos fabricados, con parodias de juicios, que ha tenido como resultado el asesinato del ex presidente yugoslavo Slobodan Milosevic. Con una insolencia increíble piden que este mandato se amplie para que así puedan seguir creando nuevos culpables y ejerciendo presión terrorista sobre la población de Yugoslavia pidiéndoles que firmen una declaración de arrepentimiento por haber defendido a su país y de subyugación a sus asesinos europeos.

Solo votar contra este despreciable informe no es suficiente. El partido comunista griego se ha abstenido de votar. Se niega a estar presente para participar en la legitimación de crímenes imperialistas por parte del Parlamento Europeo. De esta forma rinde un mínimo homenaje a aquellos que pagaron con su sangre la barbaridad imperialista de EE.UU., la OTAN y la UE.

Se crearán verdaderos tribunales de personas y se juzgará y condenará a los verdaderos culpables y asesinos en los EE.UU., la OTAN y la UE, gobiernos de centro izquierda y centro derecha, por sus crímenes.

 
Última actualización: 12 de junio de 2009Aviso jurídico