Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2556(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B6-0131/2009

Debates :

PV 12/03/2009 - 13.3
CRE 12/03/2009 - 13.3

Votaciones :

PV 12/03/2009 - 14.3
CRE 12/03/2009 - 14.3

Textos aprobados :

P6_TA(2009)0145

Debates
Jueves 12 de marzo de 2009 - Estrasburgo Edición DO

13.3. Expulsión de las ONG de Darfur
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidenta. – De conformidad con el orden del día, se procede al debate de seis propuestas de resolución acerca de la expulsión de las ONG de Darfur.(1)

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, autor. (EN) Señora Presidenta, era completamente predecible que el Presidente de Sudán, el señor Al-Bashir, respondiese a la acusación de la Corte Penal Internacional (CPI) con un gesto político pero, al expulsar de su país a las ONG y las organizaciones humanitarias, ha reforzado la imagen popular de un tirano brutal al que no le importa la situación apremiante del pueblo sufrido al que gobierna nominalmente.

Algunas personas todavía afirman que lo que ha ocurrido en Darfur no es genocidio. Aún menos personas apoyan todavía abiertamente a Bashir, aunque China, desgraciadamente, ha sido una voz solitaria en su defensa debido a la enorme participación china en las industrias de extracción de Sudán.

Como la mayoría de los miembros, estoy de acuerdo con la acusación del Presidente Bashir por parte del CPI y la emisión de una orden de detención internacional. Puede que estas medidas no sean fructuosas, pero son un gesto importante para demostrar la indignación por los horrores que ha cometido en Darfur sin remordimiento alguno.

También creo que la acusación refuerza la reputación del CPI, que hasta ahora ha sido rechazada por algunos, incluyendo las grandes potencias como EE.UU., por miedo a las acusaciones de motivación política. De hecho, es asombroso que Estados Unidos, que no es un Estado signatario del Estatuto de Roma, haya utilizado su posición en el Consejo de Seguridad de la ONU para facilitar la acusación del CPI a Bashir.

Una posible salida de esta encerrona en la que nos encontramos es que el Consejo de Seguridad anule la acusación, ya que el Estatuto de Roma le otorga ese derecho, con la condición de que Bashir sea exiliado y las matanzas y la represión cesen, y asimismo debe reconocer parcialmente que Sudán no ha sido nunca un Estado signatario del Estatuto de Roma.

Aunque esto pueda parecer una respuesta injusta a las matanzas en Darfur y efectivamente conceda cierto punto de inmunidad parcial, haría desaparecer el protagonismo y le ahorraría al pueblo sufrido de Darfur más derramamientos de sangre y permitiría a Sudán seguir adelante como país. Por supuesto, si Bashir se niega, entonces sería procesado con todo el peso de la ley internacional. La Unión Africana (UA), la Liga de los Estados Árabes y China deberían dejarle esto claro al Presidente Bashir antes de que sea demasiado tarde para él y para su brutal régimen.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Stihler, autor. (EN) Señora Presidenta, la situación en Darfur es desesperada. ¿Puede imaginar el sufrimiento humano que hay detrás de las estadísticas de las Naciones Unidas? Según las Naciones Unidas, hasta un total de 4,7 millones de personas —incluyendo 2,7 millones de personas desplazadas dentro del país— necesitan ayuda.

No podemos permitir que esta situación se deteriore aún más, y por eso insto al Gobierno sudanés a que retire la decisión de expulsar de Darfur a 13 organizaciones no gubernamentales importantes. Las organizaciones humanitarias en Darfur dirigen la mayor operación humanitaria del mundo. Hoy mismo creo que hemos descubierto que tres personas que trabajan para Médicos sin Fronteras han desaparecido. La marcha de las ONG podría causar más muertes como consecuencia de la interrupción de los servicios médicos y los brotes de enfermedades infecciosas como la diarrea y las infecciones respiratorias. Los niños corren un gran riesgo.

Las Naciones Unidas han dicho que expulsar a los grupos humanitarios pone en peligro más de un millón de vidas. Quiero hacer hincapié en la necesidad humanitaria primordial de permitir que las organizaciones continúen su obra para salvar vidas. Como ha dicho el Presidente Obama, no es permisible poner en peligro las vidas de tantas personas. Debemos hacer que esas organizaciones humanitarias vuelvan al trabajo. Insto a mis colegas a que apoyen esta resolución.

 
  
MPphoto
 

  Erik Meijer, autor. – (NL) Señora Presidenta, Sudán ha estado gobernado durante muchos años por regímenes basados en una combinación de fuerza militar, orgullo nacional árabe y una interpretación conservadora del Islam. El objetivo principal de estos regímenes ha sido y es unificar el territorio de este enorme estado, que está habitado por una gran variedad de pueblos distintos. Estos pueblos distintos están siendo subordinados, por todos los medios posibles, a la autoridad de la capital, Jartum.

Por eso ha habido un conflicto durante muchos años contra el movimiento separatista en el sur del país, la región que en su mayoría no es árabe ni islámica. Todavía no es seguro que el sur reciba la libertad para ejercer el derecho de secesión que se acordó para 2011.

En la región occidental de Darfur, el Gobierno intenta evitar esta secesión por todos los medios. En dicha región siempre ha habido un conflicto de intereses entre los pastores nómadas y los agricultores asentados. El Gobierno ha mostrado ahora interés en este conflicto. Despoblar la región mediante la expulsión de los habitantes asentados a la vecina Chad es una herramienta importante para mantener la zona controlada. En este trabajo sucio, el Gobierno se las arregla sin observadores extranjeros, cooperantes ni mediadores.

La Comisión de Asuntos Exteriores del Parlamento hizo un llamamiento para la intervención militar europea hace unos cuantos años. Comentarios como este son populares en ciertas secciones de la opinión pública interna y dan la impresión de que una Europa rica y poderosa puede imponer sus soluciones en el resto del mundo. Pero en la práctica no es una solución que pueda ser aplicada. Además hay poca claridad con respecto a cuál sería el objetivo de tal intervención.

¿Sería la ayuda humanitaria temporal o el establecimiento de un Estado independiente de Darfur? De cualquier manera, en África sería visto como una nueva demostración de poder colonial de Europa, principalmente con intereses propios europeos. Una estrategia menos espectacular, pero probablemente más efectiva, es la emisión de una orden de arresto internacional para el Presidente Al-Bashir y la investigación de crímenes de guerra. Desde fuera, siempre hay que ofrecerse a contribuir a la ayuda humanitaria y a proporcionar soluciones pacíficas. Los grupos de población afectados, que han huido mayoritariamente, merecen nuestra ayuda en su lucha por sobrevivir.

 
  
MPphoto
 

  Marios Matsakis, autor. (EN) Señora Presidenta, esta Cámara está muy preocupada por la decisión del Gobierno sudanés de expulsar de Darfur a las organizaciones humanitarias, una decisión que podría tener resultados catastróficos para cientos de miles de civiles inocentes. Entendemos que el Comisario Michel, la Presidencia de la UE, el Coordinador del Socorro de Emergencia de la ONU, el Presidente Obama y muchos otros se han involucrado para intentar influir en la revocación de esta decisión.

Como este es un asunto muy delicado y requiere que se aborde con cuidado, consideramos que, antes de que esta Cámara apruebe cualquier resolución, deben proporcionarse todas las oportunidades de éxito posibles a estos esfuerzos. Por tanto, votaremos en contra de esta resolución, no porque no estemos de acuerdo con su contenido, sino porque debemos esperar a ver el resultado de los esfuerzos anteriormente mencionados. Consideramos que esto es lo más sensato y sabio que podemos hacer en este momento y bajo las circunstancias actuales.

 
  
MPphoto
 

  Ewa Tomaszewska, autor. – (PL) Señora Presidenta, como resultado de la brutal limpieza étnica en Darfur, alrededor de 300 000 personas han muerto y 2,5 millones se han convertido en refugiados. Hay 4,7 millones de personas que necesitan ayuda humanitaria. Más de diez mil se han refugiado en Chad, donde la misión de paz incluye un contingente del Ejército polaco. La población ha estado afectada por una de las crisis humanitarias más graves del mundo. Los representantes de las organizaciones de derechos humanos y ayuda humanitaria, como la Organización Humanitaria Polaca o Médicos sin Fronteras, han sido expulsados de Darfur. La Corte Penal Internacional de la Haya ha acusado al Presidente sudanés, el señor Omar al-Bashir, quien es responsable de esta situación, de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, y ha emitido una orden para su arresto. La Corte le acusa de autorizar genocidios, asesinatos y desplazamientos, así como de tolerar torturas y violaciones. Apoyo completamente la decisión de la Corte Penal Internacional. Exigimos que las organizaciones humanitarias puedan volver a Darfur y así puedan hacer llegar la ayuda humanitaria a la población.

 
  
MPphoto
 

  Raül Romeva i Rueda, autor.(ES) Señora Presidenta, creo que esta resolución llega en un momento crucial por dos motivos. El primero porque —como ya se ha dicho y yo me sumo a las felicitaciones y las celebraciones— la apertura del proceso contra al Bachir pone sobre la mesa la importancia de acabar con esta situación, especialmente en Darfur, aunque se refiera al contexto de Sudán, pero también porque pone de manifiesto que la comunidad internacional puede y debe actuar cuando estas situaciones llegan a los extremos a los que ha llegado la situación en Sudán.

Es evidente que lo ideal sería que al Bachir dimitiese y fuera entregado directamente a la Corte Penal Internacional. Es poco probable que esto ocurra, pero la respuesta tiene que ser claramente en esta dirección por parte de la comunidad internacional y no puede haber dudas ante este tipo de procesos.

Por otro lado, la situación humanitaria también exige un posicionamiento claro desde el punto de vista no solamente de lo que hoy acabamos de saber, que es el secuestro de tres trabajadores de Médicos Sin Fronteras, cuyo paradero y situación no conocemos en estos momentos, y la expulsión de trece organizaciones no gubernamentales que, en los últimos tiempos, estaban proporcionando ayuda básica y fundamental, entre otras cosas, de primera necesidad.

Esta expulsión pone de manifiesto que la respuesta que se está dando es exactamente la contraria de la que sería necesaria, de la que sería deseable y de la que la Unión Europea y, sobre todo, la comunidad internacional deberían poder aceptar.

No solamente no es aceptable, sino que hay contar con una respuesta, hay que dar una respuesta a esta situación. Y es por eso que creo que esta resolución es fundamental, que es absolutamente crucial que la podamos aprobar hoy y que la podamos aprobar con la mayoría más amplia posible. Y eso es a lo que insto a mis colegas también para no quedarnos atrás en ese tipo de cuestiones.

Por último, quiero dirigir también una solicitud muy específica a la Oficina de Derechos Humanos de las Naciones Unidas: que abra una investigación para saber si esta expulsión de ONG puede incluso considerarse un añadido más a lo que ya es una larga lista de crímenes de guerra de la que lógicamente las autoridades de Sudán deberían rendir cuentas.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt, en nombre del Grupo del PPE-DE. – (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, estamos en una situación muy complicada. Lo que está ocurriendo en Sudán no es tan difícil de entender ni tan sorprendente como para que tengamos que esperar a ver qué ocurre. Una guerra contra el pueblo del sur de Sudán ha estado teniendo lugar durante décadas. Este es un desastre humanitario provocado por la política genocida del señor al-Bashir. Millones de personas han sido desplazadas y están luchando por sobrevivir, y hay que decir que han estado en esta situación durante meses o años más que semanas. Esta es una cara de la moneda.

En la otra cara, es cierto que estamos involucrados en una situación en la que no debemos poner en peligro el trabajo de las organizaciones humanitarias. Debemos tomar sus preocupaciones y necesidades en serio. ¿Cómo debemos proceder entonces? Debemos guiarnos por los hechos. Lo cierto es que el señor al-Bashir está ejerciendo presión de manera bastante deliberada sobre las organizaciones humanitarias. Quien haya visto su actuación efusiva, su danza burlesca en esta acción contra las organizaciones humanitarias y en sus demostraciones, sabe que está siendo provocador intencionadamente.

No debemos dejarnos provocar. Sin embargo, tampoco debemos callarnos simplemente, como a muchos colegas les gustaría. Esto tampoco impresionaría al dictador. Por tanto, sugiero que eliminemos los apartados 2, 5 y 6 de la resolución y aprobemos el resto como se ha propuesto.

 
  
MPphoto
 

  Józef Pinior, en nombre del Grupo del PSE. – (PL) Señora Presidenta, tengo aquí una carta, escrita por 28 mujeres de Darfur que lograron escapar de la zona de conflicto, que está dirigida a la Unión Africana y a la Liga de los Estados Árabes. Las mujeres de Darfur, en la carta con fecha de 4 de marzo de 2009, expresan su apoyo a la orden emitida por la Corte Penal Internacional para el arresto del líder sudanés Omar al-Bashir. Por primera vez en los siete años en que la Corte ha estado en funcionamiento, se ha emitido una orden para un Jefe de Estado que todavía ocupa su cargo. En su carta, las mujeres de Darfur describen las terribles escenas de violencia y violaciones que son parte de la vida diaria en la provincia, donde las violaciones se utilizan intencionadamente como un arma para causar sufrimiento a las mujeres y estigmatizarlas, así como para destruir la unidad y desmoralizar a toda la sociedad.

Omar al-Bashir respondió a la orden de arresto internacional expulsando de Sudán a 13 organizaciones benéficas extranjeras. Esto significa que, en las próximas semanas, más de un millón de personas que viven en campos de refugiados en Sudán no tendrán acceso a la ayuda básica como agua potable, comida o asistencia médica. La escasez de agua potable, que empezará a notarse en los próximos días, ayudará a la propagación de enfermedades contagiosas, especialmente en Darfur Occidental. Hay testigos que han informado sobre casos de diarrea en el campo de Zam-Zam y sobre casos de meningitis en el campo de Kalma. Las primeras y principales víctimas de la decisión tomada por el Gobierno de Sudán serán los niños. La decisión de Omar al-Bashir de expulsar de Darfur a las organizaciones benéficas acabará en más crímenes.

La resolución del Parlamento Europeo hace un llamamiento a la Corte Penal Internacional para que investigue si la reciente decisión del Presidente sudanés constituye un crimen de guerra según el Derecho internacional. El Gobierno de Omar al-Bashir no garantiza a los ciudadanos sudaneses el derecho a la protección, y por tanto debe responder ante la comunidad internacional por violar este derecho.

 
  
MPphoto
 

  Leopold Józef Rutowicz, en nombre del Grupo UEN. – (PL) Señora Presidenta, una de las mayores tragedias humanas en el mundo contemporáneo está ocurriendo en Darfur. El instigador es el Presidente de Sudán, el señor al-Bashir. Cerca de cinco millones de personas necesitan ayuda humanitaria urgente. Mientras tanto, el Gobierno de Sudán ha decidido expulsar de Darfur a 13 de las organizaciones no gubernamentales de ayuda humanitaria más importantes. La propagación de las enfermedades que tendrá lugar cuando cese la ayuda médica y alimentaria, en el siglo XXI, resultará en un genocidio a gran escala. La resolución, a la que doy mi apoyo, no es suficiente, ya que en este caso deberíamos obligar a la Unión Africana y a la ONU a autorizar una intervención militar para detener el genocidio.

 
  
MPphoto
 

  Urszula Krupa, en nombre del Grupo IND/DEM. – (PL) Señora Presidenta, el conflicto en Sudán, que tiene raíces raciales, religiosas y económicas, tiene más de 50 años. Ya se ha cobrado más de 3 millones de víctimas y ha obligado a más de 4,7 millones de personas de la región a dejar sus hogares. A pesar de los intentos por llegar a un acuerdo y de las misiones de paz de la ONU, el conflicto entre la población árabe y la no árabe de Darfur se ha intensificado recientemente.

La última fase de la crisis humanitaria más grave del mundo, que una vez más ha llegado a la atención del Parlamento Europeo, ha tenido que ver con la decisión tomada por el Gobierno de Sudán, dirigido por el Presidente al-Bashir, de expulsar de Darfur a 13 organizaciones humanitarias que estaban proporcionando la ayuda tan necesitada en forma de comida, medicamentos y asistencia médica. Las fotografías y videos de Darfur, que han conmovido a espectadores de todas las partes del mundo, no pueden reflejar fielmente la crisis a la que se enfrenta la gente de esta región, que está intentando emigrar a la vecina Chad, así como a otros países y continentes, incluyendo Egipto, Israel, Estados Unidos, Canadá y Europa.

Sin embargo, no es solo el Presidente de Sudán, quien ha sido acusado de crímenes de guerra, el responsable de permitir que se produzcan violaciones de derechos humanos, incluyendo violaciones, secuestros, desplazamientos, hambre, epidemias y tortura. La culpa también es de las grandes potencias mundiales y de sus líderes, que están intentando culparse los unos a los otros por proporcionar armas o por enriquecerse ilícitamente. Incluso la intervención del fiscal general de la Corte Penal Internacional, que quería acusar formalmente al Presidente de Sudán y emitir una orden para su arresto, va a ser una celebración que marque el décimo aniversario de la Corte Penal. Según algunos esto podría ser catastrófico para Darfur y poner punto final a la misión de la ONU allí.

Esta no es la primera vez que hemos protestado y expresado nuestra indignación por las violaciones de los derechos humanos que están teniendo lugar en esa región. Sin embargo, la anterior resolución exhaustiva del Parlamento Europeo, que hacía un llamamiento a los organismos internacionales para imponer sanciones y bloquear las actividades económicas que avivan las llamas del conflicto, no produjo ningún resultado. Estoy segura de que, avivando el conflicto, los responsables intentan unificar a los habitantes de Darfur antes del referéndum sobre la secesión de Sudán, que tendrá lugar en 2011.

 
  
MPphoto
 

  José Ribeiro e Castro (PPE-DE). - Señora Presidenta, la verdad es que sabíamos que la orden de expulsión de las ONG llegaría, y por eso quiero reafirmar que mi preferencia es una línea firme y clara pero también pragmática. Es muy fácil hacerse el héroe cuando estamos lejos del peligro, a cientos de kilómetros de distancia.

Aquellos que visitamos Darfur en julio de 2007 y fuimos a al-Geneina y al-Fashir, a Nyala y Kapkabia y a muchos campos de personas desplazadas internamente, conocemos la realidad del sufrimiento del pueblo de Darfur y el trabajo tan formidable que realizan las ONG allí. Por lo tanto es esencial proteger a las restantes ONG y trabajar por todos los medios para que se queden allí, así como para apoyar de lleno a los que continúen su labor, incluyendo las organizaciones benéficas religiosas.

También apoyo la idea de ejercer más presión sobre China, que por un lado no ejerce la presión necesaria sobre las autoridades de Jartum y, por el otro, retrasa o bloquea medidas más efectivas por parte de la ONU.

También tiene mi apoyo la idea del señor Tannock de que «cualquier salida es una buena salida». Si el Presidente Al-Bashir se va y su régimen se quita de en medio, el pueblo de Darfur y Sudán sentirá un gran alivio y le será de mucha ayuda. Esto no significa impunidad —impunidad es seguir en la misma situación durante muchos años—.

 
  
MPphoto
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg (PSE). – (PL) Señora Presidenta, según diversos datos, la guerra en Darfur ya se ha cobrado más de 200 000 víctimas A menudo se ha llamado la mayor crisis humanitaria de la historia y se ha comparado con el genocidio que tuvo lugar en Ruanda en 1994. Según la ONU, casi 5 millones de sudaneses necesitan ayuda urgente en este momento.

La Corte Penal Internacional ha emitido una orden para el arresto del Presidente actual, el señor al-Bashir, por presuntos crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad. El Gobierno de Sudán ha respondido mediante la expulsión de 13 de las organizaciones no gubernamentales más importantes que están trabajando en el mayor esfuerzo de ayuda humanitaria de la historia. Esta decisión puede tener consecuencias catastróficas para los habitantes de Darfur, que se quedarán sin acceso a la asistencia médica tan necesitada. La propagación descontrolada de enfermedades contagiosas puede llevar a epidemias en masa, contribuir al crecimiento de la tasa de mortalidad, especialmente entre los niños, que se quedarán sin acceso a tratamientos médicos o ayuda alimentaria, y por tanto perderán toda esperanza de supervivencia en estas circunstancias tan excepcionalmente difíciles.

En vista de la situación actual, deberíamos condenar inequívocamente la decisión tomada por el Gobierno de Sudán de expulsar del país a las organizaciones no gubernamentales, y exigir que esta decisión sea revocada. Al mismo tiempo, debemos hacer un llamamiento a la Comisión y al Consejo para que empiecen las conversaciones con la Unión Africana, la Liga de los Estados Árabes y China, con la meta de convencer al Gobierno de Sudán de las consecuencias potencialmente catastróficas de sus acciones. Además, deberíamos apoyar completamente las acciones de la Corte Penal Internacional y su contribución indiscutible a la promoción de la justicia y del Derecho internacional a nivel internacional, así como sus actividades destinadas a eliminar la injusticia.

En este sentido, deberíamos informar a los sudaneses que colaboran con el Presidente al-Bashir de que la condena por crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad es ahora inevitable, y deberíamos obligar al Gobierno de Sudán a que cese la discriminación contra los activistas de los derechos humanos que apoyaron la decisión de la Corte de arrestar al Presidente al-Bashir. Esta acción debería llevarse a cabo cuanto antes para evitar una crisis humanitaria mayor que amenaza a Darfur inevitablemente.

 
  
MPphoto
 

  Jürgen Schröder (PPE-DE). (DE) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, yo estuve en Darfur y también en la vecina Chad con el señor Ribeiro e Castro, y puedo apoyar completamente lo que ha dicho.

Es una calamidad, y esta calamidad está exacerbada por el hecho de que, debido a la expulsión de las organizaciones no gubernamentales, solo está llegando un 60 % de la ayuda humanitaria. Este desastre podría empeorar. Tres millones de personas dependen de nuestra ayuda. Por tanto, señora Presidenta, señora Comisaria, en mi opinión el apartado 4 de nuestra resolución, en la que hacemos un llamamiento a la única gran potencia mundial que pueden influir en la región, la República Popular China, para hacer que el Gobierno de Sudán se retracte de la decisión de expulsar a las ONG, es especialmente importante.

 
  
MPphoto
 

  Filip Kaczmarek (PPE-DE). – (PL) Señora Presidenta, estamos siendo testigos de unos acontecimientos graves que están teniendo lugar en el campo de la política internacional. El Presidente de Sudán, para el que se ha emitido una orden de arresto, está intentando vengarse de la comunidad internacional al expulsar a organizaciones neutrales políticamente que solo quieren llevar ayuda humanitaria al pueblo que sufre en Darfur. La opinión internacional no puede, por supuesto, ignorar el hecho de que el Presidente de Sudán ha prohibido las actividades de organizaciones no gubernamentales como la Organización Humanitaria Polaca que, durante los últimos cinco años, ha desarrollado proyectos de abastecimiento de agua en la región de Darfur para ayudar al pueblo sudanés. El V Foro Mundial del Agua podría proporcionar una buena oportunidad para reaccionar ante el comportamiento del Presidente de Sudán, como ya mencionamos ayer en esta Cámara. Espero que el problema de la expulsión de las organizaciones no gubernamentales que operan en Darfur sea tratado, dentro de un contexto político, en Estambul. Irónicamente, el Foro está destinado a tratar el problema de la falta de acceso al agua de miles de millones de personas por todo el mundo. Mientras tanto, en Darfur, el Presidente al-Bashir está expulsando a organizaciones que intentan resolver este problema crucial. Debemos reaccionar ante tal decisión.

 
  
MPphoto
 

  Vittorio Prodi (ALDE). (IT) Señora Presidenta, Señorías, rápidamente estamos siendo chantajeados por un dictador que ha hecho víctimas a millones de personas en Darfur y que intenta utilizar a estas víctimas para evitar sanciones internacionales. Por tanto no debemos aceptar este chantaje.

Está claro que necesitamos una coalición internacional para ejercer presión para que el Presidente al-Bashir abandone su cargo. Sin embargo, no debemos ignorar el hecho de que el verdadero efecto, la causa real de estos problemas es la obsesión por los recursos naturales. No es ninguna coincidencia que las mayores violaciones de los derechos humanos ocurran en países donde hay muchos recursos naturales, especialmente en China, que ejerce presión tanta por los recursos naturales. Por tanto no debemos dejar de considerar la manera de tratar la raíz de este problema, que es garantizando el acceso justo de toda la gente del mundo a los recursos naturales — eso es lo que debemos hacer—.

 
  
MPphoto
 

  Marie Anne Isler Béguin (Verts/ALE). (FR) Señora Presidenta, señora Comisaria, Señorías, me gustaría decir brevemente que lamentamos todos los horrores ocurridos en Darfur y que exigimos que se haga todo lo posible para asegurar que las asociaciones y las ONG, que tienen un papel crucial en estos casos, puedan continuar su trabajo y no sean expulsadas. No obstante, me gustaría hacer una pregunta a la señora Comisaria.

Me gustaría saber qué espera, qué espera la Unión Europea, de la Unión Africana. Hemos escuchado a un diputado exigir la intervención armada. En nuestra resolución hacemos un llamamiento a la Comisión y al Consejo para que intensifiquen los esfuerzos para influir al Gobierno a través de la Unión Africana. En otros países delegamos la resolución de los conflictos en la Unión Africana. Somos conscientes de la postura de la Unión Africana en el caso de al-Bashir. Parece que hay un criterio doble en esta situación.

¿Qué estrategia adoptará la Comisión en relación con la Unión Africana ya que estamos hablando del continente africano? ¿Acaso también queremos delegar el trabajo y la resolución de este conflicto en la Unión Africana?

 
  
MPphoto
 

  Benita Ferrero-Waldner, miembro de la Comisión. − (EN) Señora Presidenta, la Comisión Europea está profundamente preocupada, como ustedes, por la decisión de Sudán de expulsar a 13 ONG humanitarias internacionales, tres nacionales y dos ONG nacionales en pro de los derechos humanos, tras la acusación de la CPI dirigida al Presidente Bashir. Seis de estas ONG internacionales operan con fondos humanitarios de la CE que llegan a un total de 10 millones de euros.

Dichas organizaciones proporcionan servicios esenciales a millones de sudaneses en Darfur y en otras zonas de Sudán. La suspensión de sus actividades es, por lo tanto, no solo profundamente lamentable, sino que también afectará gravemente a la situación humanitaria, como muchos de ustedes han comentado. En una declaración, el Comisario Michel ha expresado nuestra profunda preocupación y ha instado al «Gobierno de Sudán a reconsiderar el valor de su decisión y a restablecer urgentemente la totalidad de las actividad estas ONG».

Si el impacto total de la decisión de Sudán todavía está siendo considerado, está claro que las vidas de cientos de miles de personas pueden estar en peligro en Darfur. Se deben tomar medidas adecuadas urgentemente, ya que la estación de lluvias está cerca y el período anual de hambruna pronto agravará la vulnerabilidad humanitaria de 4,7 millones de personas afectadas directamente por el conflicto.

Sabemos que el Gobierno no va a retirar su decisión ante mayor presión internacional que cuestione su decisión de expulsar a dichas ONG. Si no podemos convencer al Gobierno para que retire las órdenes de expulsión, debemos llamar la atención de las autoridades sudanesas para llevar a cabo los mecanismos de entrega adecuados. En este sentido, debemos pedir cuentas al Gobierno de Sudán por su afirmación de que se hace responsable de proporcionar ayuda humanitaria.

Es también nuestro deber tomar las medidas de urgencia necesarias con respecto a nuestra ayuda. Sudán es la mayor operación humanitaria de la Comisión: 110 millones de euros en 2009. La Comisión, junto con otros donantes, como las Naciones Unidas y las ONG, así como otros socios humanitarios, está investigando cómo rediseñar de la mejor manera la respuesta humanitaria para evitar consecuencias catastróficas. No es una tarea fácil, ya que las ONG expulsadas estaban entre las más capaces de trabajar en zonas tan difíciles y remotas.

Estas medidas de emergencia requerirán claramente algún grado de colaboración y acuerdo con las autoridades sudanesas. En este sentido, es esencial insistir en la separación estricta entre las actividades humanitarias y la agenda política.

En el frente político, deberemos mantener una presión política máxima sobre las autoridades sudanesas y los movimientos rebeldes para alcanzar la paz en Darfur. También tendremos que hacer presión para la completa aplicación del Acuerdo General de Paz norte-sur. Hay mucho en juego, y es nuestra responsabilidad no dejar que Sudán quede atrapado en una pesadilla de inestabilidad nacional.

La UE en conjunto respetará las directrices de la CPI y mantendrá solo el contacto esencial con el Presidente de Sudán, el señor Bashir. Sin embargo —y aquí es crucial que, como he dicho antes, mantengamos el diálogo con Jartum— debemos asegurarnos de que la reacción del Gobierno ante la acusación de la CPI sea refrenada en la medida de lo posible. Si cortamos todas las relaciones, los partidarios de la línea dura en el Gobiernos podrían tomar represalias contra los civiles, los trabajadores humanitarios y el personal de la Misión de las Naciones Unidas en Sudán. La reciente decisión de expulsar a varias ONG es, en nuestra opinión, el primer paso, que podría ir seguido de muchas otras situaciones como la actual, y por eso debemos controlar esto con mucho cuidado. Debe evitarse el peor de los casos, que sería un alto en la aplicación del Acuerdo General de Paz y un intento por parte del Gobierno de encontrar una solución militar a la crisis de Darfur.

Con respecto a la Unión Africana, solo puedo decirles que seguimos en contacto con ellos, pero no puedo decir nada más en este momento.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Se cierra el debate.

 
  

(1)Véase el Acta.

Última actualización: 15 de junio de 2009Aviso jurídico