Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2218(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0224/2009

Textos presentados :

A6-0224/2009

Debates :

PV 21/04/2009 - 29
CRE 21/04/2009 - 29

Votaciones :

PV 22/04/2009 - 6.42
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


Debates
Martes 21 de abril de 2009 - Estrasburgo Edición DO

29. Libro Verde sobre el futuro de la política en materia de RTE-T (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente . – De conformidad con el orden del día, se procede a realizar una breve presentación del informe de Eva Lichtenberger, en nombre de la Comisión de Transportes y Turismo, sobre el Libro Verde sobre el futuro de la política en materia de RTE-T (A6-0224/2009).

 
  
MPphoto
 

  Eva Lichtenberger, ponente.(DE) Señor Presidente, Señorías, muchas gracias por permanecer en la sala para este tema, que en realidad es mucho más importante de lo que podría pensarse a la vista del número de diputados presentes en la Cámara. Se refiere a la revisión de la política de transporte en relación con las redes transeuropeas. En primer lugar, permítanme expresar mi agradecimiento a aquellos de mis colegas que han contribuido en la realización de este informe, en particular a la Comisión y a la Secretaría, que han proporcionado un apoyo excelente.

La historia de las redes transeuropeas es larga. Durante 15 años, se han presentado proyectos, se han debatido listas y se han postergado decisiones. Esto era, y es, un motivo para prestar más atención al tema, para revisarlo y ver hasta qué punto los objetivos se han logrado o pueden lograrse. Las redes transeuropeas no siempre han tenido éxito. Ello se debe en parte —como ocurre con tanta frecuencia en la Unión Europa— a la financiación, y en particular a la falta de financiación en los Estados miembros que todavía tienen la lamentable costumbre de solicitar un gran apoyo de la Unión Europea. Sin embargo, cuando se trata de aportaciones presupuesto de la Unión Europea, el saco se cierra bien cerrado y sale de élmuy poca ayuda.

Bien, dado que nada surge de la nada, muchos proyectos no llegaron a arrancar, y necesitamos analizar nuevamente esta cuestión con mayor detenimiento, especialmente a la luz de los desafíos más recientes que afrontamos en relación con la política europea de transporte en general. Por una parte, nos enfrentamos a nuevos desafíos derivados del cambio climático, y debemos dar una respuesta al respecto. La cuestión de la sostenibilidad relacionada con el transporte y la cuestión del daño climático ocasionado por determinados medios de transporte debe plantearse de nuevo una y otra vez, y también debe reflejarse en las medidas adoptadas por los Estados miembros y de la Unión Europea.

Sin duda, el segundo punto que debemos abordar de manera muy decisiva es la crisis financiera actual, que bajo ciertas circunstancias limitará todavía más la capacidad de algunos Estados miembros de tomar medidas relativas a las infraestructuras y las inversiones asociadas necesarias. Sin embargo, la ampliación nos ha situado ante nuevas tareas a realizar en Europa que no existían cuando se tomaron decisiones sobre la lista de redes transeuropeas. Por tanto, después de largos debates en comisión, se decidió utilizar un enfoque que pretende abordar estos temas en particular.

En primer lugar, los distintos medios de transporte deberían estar conectados en red mucho mejor de lo que ahora están. Este factor se ha ignorado en el pasado. Esto afecta particularmente a los puertos y el territorio interior, que se han dejado de lado en los últimos años y que ahora constituyen el enfoque principal de este informe. Sin embargo, esto también exige el desarrollo de una red central y las conexiones de red en las que se basa todo el sistema y a las que se conecta todo el sistema, permitiendo un desarrollo significativo en el sector del transporte y la mejora continua de su gestión. No solo necesitamos una red geográfica, sino también una red conceptual entre los modos de transporte, mejores enlaces intermodales y un mejor trabajo técnico a desarrollar sobre las redes. Esto tiene que ver con el software más que con el hardware. Este es el aspecto central de nuestro informe, y espero que podamos coincidir en esta resolución, que cuenta con un amplio apoyo, y que no vemos como un paso hacia atrás, como se indica actualmente en una resolución alternativa.

 
  
MPphoto
 

  Joe Borg, miembro de la Comisión. –Señor Presidente, desde que se instauró hace 15 años, la política sobre redes transeuropeas de transporte ha contribuido considerablemente al funcionamiento del mercado interior y a la cohesión económica, social y territorial. Ahora necesita adaptarse a nuevos desafíos.

El libro verde sobre la revisión de la política RTE-T aborda estos desafíos y propone medidas para abordarlos tanto en la etapa de planificación de la red como en las fases de aplicación del proyecto.

La Comisión aprecia enormemente que el Parlamento Europeo esté siguiendo este proceso de revisión desde el comienzo, como queda reflejado en esta resolución. Esto subraya la determinación de ambas instituciones para desarrollar una política RTE-T orientada al futuro.

Existe una alta conformidad entre nuestras propuestas y los objetivos y peticiones incluidos en el informe de la señora Lichtenberger, tal como fue aprobado en la Comisión de Transportes: es decir, un enfoque de red más integrado y coherente en el que las conexiones intermodales, como las conexiones entre ferrocarril y puertos y aeropuertos, o como las terminales intermodales, el enlace entre el transporte de larga distancia y el transporte urbano y la interoperabilidad deben reforzarse para mejorar la eficacia del sistema y ofrecer servicios de alta calidad a los pasajeros y al transporte de mercancías.

La Comisión también comparte también la opinión expresada en el informe según la cual resulta vital, especialmente para el transporte de mercancías, facilitar cadenas comodales en las cuales el transporte marítimo y el transporte ferroviario desempeñen un papel importante y los sistemas inteligentes de transporte contribuyan a optimizar el uso de las infraestructuras.

En el proyecto de informe, la Comisión de Transportes ha elegido la opción tres, una doble capa consistente en una red central y otra exhaustiva. Al apoyar esta opción, el Parlamento confirma la necesidad de combinar la política tradicional de infraestructuras de transporte con una consideración apropiada de las nuevas condiciones y circunstancias, la necesidad de una mayor flexibilidad y capacidad de respuesta ante situaciones cambiantes y de una mayor apertura a la identificación y el apoyo a medidas para las infraestructuras derivadas de los requisitos del servicio de transporte y el desafío económico y ambiental para promover una mejora coordinada de los ejes de transporte mediante una serie de pequeñas infraestructuras y proyectos STI.

Tras la votación sobre el proyecto de informe de la Comisión de Transportes, se ha propuesto una resolución alternativa que apoya la opción dos, una red de una única capa con proyectos prioritarios o una única red prioritaria, y, por tanto, sin una red exhaustiva. Desde nuestro punto de vista, esto contradice con otros puntos del proyecto de resolución.

Quiero también recordar ahora las ventajas y las desventajas de la red exhaustiva. Aunque resulta demasiado amplia como para permitir el establecimiento claro de prioridades y el estímulo de su aplicación mediante el foco de los instrumentos comunitarios, la red exhaustiva contribuye a asegurar la función de acceso a la RTE-T y a favorecer la cohesión. Ha demostrado asimismo ser vital como marco de referencia para diversas acciones y medidas legislativas en materia de política de transporte: en particular, la interoperabilidad en el sector ferroviario y la seguridad vial. Por tanto, la eliminación de la red exhaustiva tendría algunos efectos adversos.

En lo relativo a la aplicación de la red, estamos totalmente de acuerdo con la visión que se incluye en el informe de que los Estados miembros poseen un papel esencial en la decisión, la planificación y la financiación de las infraestructuras de transporte. Se necesitan recursos financieros suficientes en virtud del presupuesto RTE-T y el refuerzo de la coordinación entre los objetivos de desarrollo territorial y la política RTE-T. Los acuerdos de colaboración entre el sector público y el privado deben fomentarse más ampliamente.

La Comisión también subraya que la inversión RTE-T es clave para un desarrollo económico sostenible, y por tanto, resulta un modo esencial de contribuir a la superación de la crisis actual.

Para concluir, nos sentimos muy agradecidos por la propuesta de resolución sobre el futuro de la política de redes transeuropeas de transporte. Queremos expresar nuestro agradecimiento a la Comisión de Transportes por el constructivo debate sobre el tema, y en particular a la señora Lichtenberger por su exhaustivo trabajo. Será una contribución muy valiosa a tener en cuenta en los próximos pasos en los debates con otras instituciones.

 
  
MPphoto
 

  Presidente . – Se cierra el punto.

La votación tendrá lugar el miércoles, 22 de abril de 2009.

Declaraciones por escrito (artículo 142 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Krzysztof Hołowczyc (PPE-DE), por escrito. (PL) Ahora que el período actual del Parlamento Europeo se acerca a su fin, tenemos la oportunidad de comentar los cambios en el enfoque del proyecto de infraestructuras más ambicioso de la Comisión, la Red Transeuropea de Transporte, que la Comisión está planificando para el futuro inmediato.

Actualmente se están construyendo en los Estados miembros algunos tramos de la red. La continuación lógica de esta situación, que será también la fase final, es la integración de los elementos individuales en distintos países en un conjunto cohesionado, para crear así un sistema transeuropeo.

La geografía de la Unión Europea está cambiando. Por tanto, parece quedar justificada la necesidad de introducir cambios en los mapas de alineación de la red. En relación con esto, las necesidades financiaras en materia de inversión están cambiando. La fase final de integración de la red debería hacer más hincapié en la financiación de sus elementos transfronterizos.

Incrementar la calidad de las conexiones de transporte existentes en Europa y construir otras nuevas contribuirá a reducir los accidentes de carretera, que es nuestra prioridad constante en la lucha por una mejor movilidad para los ciudadanos de la UE. Además, la introducción de innovaciones tecnológicas de todo tipo y la reciente popularización de los sistemas de transporte inteligente queda justificada por las prioridades de infraestructuras europeas para el siglo XXI.

 
Última actualización: 18 de agosto de 2009Aviso jurídico