Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2679(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B7-0075/2009

Debates :

PV 17/09/2009 - 9.3
CRE 17/09/2009 - 9.3

Votaciones :

PV 17/09/2009 - 10.3

Textos aprobados :

P7_TA(2009)0024

Debates
Jueves 17 de septiembre de 2009 - Estrasburgo Edición DO

9.3. Siria: el caso de Muhannad Al Hassani
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 
 

  Presidente. − He recibido seis propuestas de(1)resolución en referencia a Siria: el caso de Muhannad Al Hassani (artículo 122 del Reglamento).

 
  
MPphoto
 

  Franziska Katharina Brantner, autora. − Señor Presidente, quiero presentar el caso del señor Muhannad Al Hassani. Ha sido encarcelado porque defiende los derechos humanos de sus compatriotas en Siria.

Jugaba un papel importante porque asistía a todos los juicios ante el Tribunal Supremo de Seguridad Estatal y realizaba evaluaciones regulares de las condiciones de detención en Siria. Ahora ha sido detenido y encarcelado.

En relación con Siria, pedimos que cumpla sus obligaciones y, por tanto, que se respete el convenio internacional sobre derechos civiles y políticos, así como la convención de Naciones Unidas contra la tortura, del que este país forma parte. También pedimos que Siria cambie radicalmente su política de represión contra los defensores de los derechos humanos y sus familias, y que libere a los defensores de los derechos humanos, a los presos de conciencia y a los activistas por la paz que se encuentran encarcelados.

También tenemos una petición para la UE. Con respecto a la firma de un acuerdo de asociación, los Verdes y la Alianza Libre Europea hemos propuesto la adopción de una hoja de ruta previa a la firma del acuerdo de asociación que articularía nuestros objetivos en términos de mejoras a realizar en el campo de los derechos humanos.

Las leyes internacionales establecen una serie de obligaciones que los Estados deben respetar, y es también nuestra responsabilidad, y en particular de toda la UE, asegurarnos de que este respeto es incluido en el acuerdo de asociación como un modo de hacerlo cumplir más adelante.

Trabajaremos en esa dirección. Gracias por su apoyo a la resolución.

 
  
MPphoto
 

  Véronique De Keyser, autora. (FR) Señor Presidente, admito que estoy confusa y también no poco apenada y decepcionada.

Estoy confusa porque, sin duda, en términos de relaciones internacionales, Siria ha realizado grandes progresos durante los dos últimos años. Se ha incorporado a la Unión para el Mediterráneo. En varias ocasiones actuado como mediador en situaciones internacionales complicadas, incluido, muy recientemente, el caso de una joven francesa que fue detenida en Irán. Yo diría que el hecho de que el acuerdo de asociación —que aún no ha sido firmado, señora Brantner, pero que podría serlo muy pronto— haya sido relanzado es, al mismo tiempo, una señal muy positiva.

En el ámbito doméstico, es cierto que Siria también hay algunos acontecimientos positivos. Los sirios han dado asilo a 1,5 millones de refugiados iraquís, cuidan de ellos, tienen un alto grado de educación y, lo que es muy importante, tienen libertad religiosa. Sin embargo, en términos de pluralidad política, el progreso ha sido nulo. Para mi enorme pena, continuamos viendo situaciones de represión y de encarcelamiento de activistas y defensores de los derechos humanos, y hemos intervenido en varias ocasiones durante los últimos años para exigir la liberación de los presos políticos.

En dos ocasiones, hemos tenido éxito y obtenido la liberación. Las prisiones sirias aún retienen a personas como el doctor Al Labwani, el doctor Al Bunni y, ahora, el señor Al Hassani. Por tanto quiero dirigir un mensaje a Siria: estamos aquí y nos gustaría ayudar a Siria a escapar del aislamiento en que se colocó en algún momento.

Creemos que es una figura importante en la escena internacional, y particularmente para la paz en Oriente Próximo. Les ruego que, no obstante, por el bien de su propia imagen —y creo que son lo suficientemente fuertes como para permitir en su país a los defensores de la pluralidad política y de los derechos humanos—, que liberen a los presos políticos y, como ya se ha dicho, que respeten la convención contra la tortura y el tratamiento degradante.

Esto va en interés de la propia Siria y también en interés de la paz en todo el mundo, y en particular en Oriente Próximo.

 
  
MPphoto
 

  Renate Weber, autora. − Señor Presidente, el señor Al Hassani es otro defensor de los derechos humanos detenido arbitrariamente por las autoridades sirias. Es otro preso político sirio cuya única culpa ha sido tratar de proteger el derecho de los ciudadanos a expresarse, a desarrollar actividades políticas y a tener un juicio justo.

Durante más de cinco años se le prohibió viajar. Las comunicaciones telefónicas y por correo electrónico de su oficina estaban bajo vigilancia constante por parte de las fuerzas de seguridad sirias. Tras semanas de acoso creciente por su función de observar las prácticas del Tribunal Supremo de Seguridad Estatal, finalmente fue detenido por la seguridad del Estado y más tarde acusado de varios delitos criminales, todos referidos a su derecho a la libertad de expresión.

Sobre el asunto de la detención arbitraria, no olvidemos que el señor al-Labwani, el destacado defensor de los derechos humanos, quien fue condenado a doce años de cárcel por lo que el Grupo de Trabajo sobre Detenciones Arbitrarias de las Naciones Unidas consideró que era «la expresión pacífica de sus opiniones políticas».

El Gobierno sirio debe liberar al señor Al Hassani, al señor al-Labwani y a los demás prisioneros políticos de manera inmediata e incondicional, y garantizar su integridad física y psicológica en todo momento y circunstancia. Las autoridades sirias deben abandonar todas las formas de acoso contra los defensores de los derechos humanos y contra los activistas de la sociedad civil sirios, de conformidad con las disposiciones de la Declaración de la ONU sobre los defensores de los derechos humanos de 1999.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, autor. − Señor Presidente, Siria es un país importante en Oriente Medio y tiene un papel vital que jugar para reducir la capacidad de Irán para apoyar acciones terroristas, a través de sus organizaciones afines Hezbollá y Hamas, contra Israel. Siria también tiene el hábito de generar intranquilidad en Líbano, al que Siria todavía no considera plenamente soberano sino en su esfera de influencia.

Siria es también un régimen secular. De hecho, conserva el único vestigio actual del otrora poderoso partido Ba’ath que también gobernó Iraq, de modo que está avanzado en aspectos tales como los derechos de las mujeres. Sin embargo, en su conjunto sigue siendo una brutal dictadura monopartidista.

El arresto del señor Al Hassani como principal defensor de los derechos humanos es alarmante. Si Siria realmente quiere que apoyemos un acuerdo de asociación con la UE, debe liberar al señor Al Hassani de manera inmediata y detener la persecución de los defensores de los derechos humanos como el señor Al Hassani.

 
  
MPphoto
 

  Eija-Riitta Korhola, autora. − (FI) Señor Presidente, me complace que hayamos tenido la valentía para centrarnos en la situación de los derechos humanos en Siria en este momento. El tratado de asociación UE-Siria está recibiendo sus últimos retoques en el marco de la cooperación mediterránea, y debido a que uno de los pilares básicos de la cooperación consiste específicamente en la promoción de los derechos humanos y de la democracia, creo que la UE debería pedir con más claridad mejoras en esta área.

No basta con limitarnos a centrar la cooperación en la mejora de la situación económica. Como hemos escuchado, el principal abogado de derechos humanos sirio, el señor Al Hassani, fue encarcelado a finales de julio sin que mediase un juicio justo. Se le acusó de debilitar los sentimientos nacionales y de difundir noticias falsas. No es el primer caso de este tipo que se registra. El Parlamento intervino en uno similar por última vez en 2007. Kamal Abwani, cuya causa defendimos entonces, sigue en la cárcel, aunque en marzo el equipo de investigación de la ONU llegó a la conclusión de que el suyo había sido un arresto arbitrario.

Siria tiene un largo camino por delante en lo que se refiere a la libertad de expresión y de asociación. El trabajo de las ONG en ese país es dificultoso y por tanto virtualmente inexistente. Será muy lamentable que en la UE no mostremos la valentía para establecer unos criterios claros para una base de cooperación con Siria. En mi opinión, tenemos la responsabilidad de exigir la liberación de los presos políticos y el cumplimiento de los acuerdos internacionales sobre derechos humanos antes de seguir adelante con el acuerdo de asociación entre la UE y Siria.

Los derechos humanos en el mundo no son un grupo de islas solitarias: son una estructura en la que todo tiene un impacto en todo lo demás, y si toleramos la negligencia y hacemos la vista gorda, eso irá en perjuicio de nuestros propios derechos aquí en un futuro no muy lejano. Es nuestra misión, una misión importante, alimentar esos derechos y asegurarnos de que son aplicados siempre y en todas partes. Sólo de esa manera conseguiremos que la vida humana merezca la pena.

 
  
MPphoto
 

  Lidia Joanna Geringer de Oedenberg, en nombre del Grupo S-D. – (PL) En julio, el señor Al Hassani, uno de los activistas por los derechos humanos más prominentes de Siria, fue detenido. Durante un juicio celebrado a puerta cerrada, al que no se permitió acceder a los letrados, fue acusado de debilitar los sentimientos nacionales y de difundir información falsa. Anteriormente había sido interrogado en varias ocasiones en relación con sus actividades en el campo de los derechos humanos y de los intentos por defender a personas detenidas por motivos políticos. También se le negó el permiso para abandonar el país. El señor Al Hassani tomó parte en una vigilancia de los procesos del Tribunal Supremo ya que, en opinión de la organización Human Right Watch, las condiciones en que tenían lugar esos procesos no cumplían los estándares internacionales.

Nos preocupa que los activistas por los derechos humanos sean reprimidos en Siria, especialmente a la vista de la falta de avances que están realizando las autoridades sirias en el campo de los derechos humanos. Debemos insistir en que siria respete la Convención de Naciones Unidas contra la tortura y otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes.

A la vista de los lazos políticos, económicos y culturales existentes entre Siria y la Unión Europea, y de la función significativa que este país desempeña en términos de fomentar la estabilidad en Oriente Próximo, estoy segura de que Siria puede conseguir logros en este campo, y en consecuencia también contribuir a la democratización de toda la región.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI). (DE) Señor Presidente, esta propuesta de resolución es en esencia absolutamente adecuada, ya que por supuesto es nuestro deber, particularmente de cara al acuerdo de asociación previsto, dejar clara nuestra opinión, también en lo relativo a la protección de la familia, de los parientes y de los compañeros de actividad del señor Al Hassani; Y asimismo insistir en las exigencias del artículo 2 del acuerdo, no sólo porque los europeos sabemos, por las dolorosas experiencias de nuestro pasado, lo que significa que los derechos humanos sean pisoteados. Tan sólo hace dos décadas el régimen del terror comunista cayó en Europa Central y Suroriental.

Sin embargo, sobre esto, quiero advertir contra hacer la vista gorda si en Turquía, que se encuentra en la misma zona de Siria, los derechos humanos no son respetados del modo que deben serlo. Esto es incluso más importante debido a que Turquía es una candidata a la adhesión a la UE con importantes deficiencias en las áreas de administración y justicia, el sistema penal, la protección de las minorías y la libertad religiosa; incluso si un informe sesgado de una comisión presuntamente independiente o el Informe Ahtisaari ofrezcan una impresión diferente.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE). (DE) Señor Presidente, creo que deberíamos ser muy críticos con la situación de los derechos humanos en Siria. Se trata de una dictadura y de un Estado policial. El señor Al Hassani debe ser liberado.

Sin embargo, también debemos tomar nota del hecho de que el Presidente Assad —quien se va haciendo más abierto y también abriendo su país— y también su padre, como alevitas, han apoyado por ejemplo la coexistencia de musulmanes y cristianos de tal modo que un in destacado cristiano sirio, el cardenal Daud, me contó que en Siria los cristianos se sienten más seguros que en Iraq, que está protegido por tropas occidentales.

Por tanto, deberíamos ser exigentes en nuestros tratos con Siria, denunciar las violaciones de los derechos humanos y no rendirnos y dejar de apoyar al país en su camino de acercamiento y apertura. Por supuesto, debemos ser críticos, pero también reconocer que existe el germen de algo que es necesario alentar.

 
  
MPphoto
 

  Meglena Kuneva, Miembro de la Comisión. − Señor Presidente, la Comisión comparte la preocupación del Parlamento Europeo con respecto a la situación de los derechos humanos en Siria. Nuestra evaluación es que la situación se ha deteriorado en los últimos meses, con más detenciones arbitrarias, acoso a los defensores de los derechos humanos y prohibiciones de viajar.

El arresto, el 28 de agosto, del señor Al Hassani —un conocido abogado, Presidente de la Organización Nacional de los Derechos Humanos en Siria y miembro de la Asociación de Abogados de Damasco desde hace quince años— es el ejemplo más reciente. El señor Al Hassani es un defensor de los derechos humanos y se puede sospechar que su detención responde a motivos políticos.

La UE ya ha expresado su preocupación a las autoridades sirias. Siria debe cumplir sus compromisos internacionales, en particular la Declaración Universal de los Derechos Humanos y la Convención Internacional sobre Derechos Civiles y Políticos, de las que Siria es firmante. La Comisión, a través de su delegación en Damasco, junto con las embajadas de los Estados miembros, está debatiendo qué vía de acción será más eficaz y efectiva para defender a los defensores de los derechos humanos. Está claro que tenemos que seguir pidiendo iniciativas para proteger a los defensores de los derechos humanos y para garantizar el seguimiento de los juicios en el Tribunal Supremo de Seguridad Estatal. Debemos continuar apoyando a la sociedad civil por medio de nuestros instrumentos, como los actores no estatales y el instrumento europeo de las líneas presupuestarias para la democracia y los derechos humanos, así como dar apoyo moral a las familias.

A pesar de su importancia, estas acciones son, no obstante, insuficientes. Creemos que la UE conseguiría un efecto mayor en Siria si el acuerdo de asociación fuese firmado. Me complace que la Presidencia esté contemplando la posibilidad de firmarlo en las próximas semanas. Con este acuerdo estableceremos un diálogo regular para asesorar en estos temas y para lograr resultados mejores.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar a la conclusión de los debates.

 
  

(1)Véase el Acta.

Última actualización: 5 de enero de 2010Aviso jurídico