Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2812(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B7-0036/2010

Debates :

PV 20/01/2010 - 15
CRE 20/01/2010 - 15

Votaciones :

PV 21/01/2010 - 7.4

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0008

Debates
Miércoles 20 de enero de 2010 - Estrasburgo Edición DO

15. Estrategia europea para la región del Danubio (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. - El siguiente punto es la pregunta oral a la Comisión (B7-0240/2009) de Silvia-Adriana Ţicău, Brian Simpson, János Áder, Hannes Swoboda, Eva Lichtenberger, Michael Cramer, Saïd El Khadraoui, Mathieu Grosch, Iuliu Winkler, Victor Boştinaru, Ioan Mircea Paşcu, Marian-Jean Marinescu, Ivailo Kalfin, Norica Nicolai, Dirk Sterckx, Csaba Sándor Tabajdi, Michael Theurer, Ismail Ertug, Inés Ayala Sender, Jiří Havel, Edit Herczog, Stanimir Ilchev, Iliana Malinova Iotova, Jelko Kacin, Evgeni Kirilov, Ádám Kósa, Ioan Enciu, Eduard Kukan, Gesine Meissner, Alajos Mészáros, Nadezhda Neynsky, Katarína Neveďalová, Daciana Octavia Sârbu, Vilja Savisaar, Olga Sehnalová, Catherine Stihler, Peter van Dalen, Louis Grech, Corina Creţu, George Sabin Cutaş, Vasilica Viorica Dăncilă, Cătălin Sorin Ivan, Tanja Fajon, Kinga Göncz, Antonyia Parvanova, Adina-Ioana Vălean y Rovana Plumb, sobre la estrategia europea para la región del Danubio (O-0150/2009).

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău, autora. (RO) Quiero dar las gracias a todos mis colegas, que me han apoyado en la propuesta de esta iniciativa para mantener este debate durante el pleno del Parlamento Europeo, al que seguirá la votación de mañana sobre la resolución conjunta.

La región del Danubio es de especial importancia para la Unión Europea debido tanto al gran número de países por los que transcurre como por su desembocadura en el Mar Negro. A lo largo del río Rin y el canal principal, el Danubio enlaza el Mar del Norte y el puerto de Rotterdam, el mayor puerto de la Unión Europea, con el Mar Negro y el puerto de Constanţa, el décimo mayor puerto de la Unión Europea.

En reconocimiento de la importancia de la región del Danubio, el Consejo Europeo pidió a la Comisión, en junio de 2009, que elaborara una estrategia europea para la región del Danubio para finales de 2010. Pedimos a la Comisión que iniciara las consultas lo antes posible con todos los países que lindan con el Danubio, y que la estrategia para el Danubio fuera acompañada de un plan de acción y de un programa operativo plurianual aplicado en cooperación con los Estados participantes, basado en el modelo de la estrategia para la región del Mar Báltico.

El desarrollo de la infraestructura de transporte es vital para el desarrollo de la región del Danubio. Entre las prioridades en materia de desarrollo de las infraestructuras de transporte de la región se incluyen la modernización de los puertos, la integración de los sistemas de navegación del Danubio, la eliminación de los cuellos de botella en el eje fluvial Rin-Mosa-Meno-Danubio con el fin de mejorar la navegación, la mejora de la intermodalidad en el conjunto de la región y mayores conexiones con el Mar Negro por carretera y ferrocarril, es decir, corredores de mercancías y vías de alta velocidad.

La región del Danubio desempeña un importante papel en la diversificación de las fuentes de energía de la Unión Europea. La aplicación de proyectos conjuntos sobre eficiencia energética y fuentes de energía renovables, las inversiones en nuevas tecnologías y el desarrollo de pequeñas y medianas empresas ayudará a estimular la economía ecológica en toda la macrorregión del Danubio.

Además, el turismo es un importante instrumento para promover el crecimiento económico en la zona. Por ultimo, aunque no menos importante, el desarrollo de centros de excelencia capaces de competir a nivel internacional, junto con intercambios universitarios y culturales, contribuirán a la cohesión territorial en la región del Danubio.

En la región del Danubio y, en especial, el delta del Danubio, existen varias zonas de protección especial y zonas de conservación especial dentro de la red de Natura 2000, que es un ecosistema único y frágil. Proteger el entorno de la cuenca del Danubio tendrá una gran repercusión en el desarrollo agrícola y rural de la zona.

La estrategia para el Danubio facilitará, mediante un enfoque coordinado, un uso más eficaz y una mayor absorción de los fondos europeos, pero sin quedar limitado a estos. Con este propósito en mente, pedimos a la Comisión y los Estados miembros que usen la revisión de medio plazo de las perspectivas financieras en 2010 y los debates sobre la futura perspectiva financiera para cumplir los objetivos de la estrategia de la Unión Europea para la región del Danubio.

Quiero terminar diciendo que el Parlamento Europeo será un socio permanente en el proceso de desarrollo y aplicación de la estrategia de la Unión Europea para la región del Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, quiero darle las gracias por sacar este importante tema sobre la estrategia para la región del Danubio y también por su gran apoyo para las estrategias macrorregionales en Europa.

La Comisión está trabajando con los países del proceso de cooperación en el Danubio en este contexto. Es decir, los siguientes Estados miembros: Alemania, Austria, Eslovaquia, la República Checa, Hungría, Eslovenia, Bulgaria y Rumanía. Además, participan los siguientes terceros países: Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina, Montenegro, Moldova y Ucrania.

Con respecto a la situación actual, hemos establecido dentro de la Comisión un grupo de trabajo de servicio interno con más de 20 direcciones generales para señalar las principales prioridades políticas para esta estrategia. Paralelamente, los países de la región del Danubio han nombrado cada uno un punto de contacto nacional, y se ha celebrado la primera reunión de estos puntos de contacto con los Estados miembros. Se han programado varios actos entre febrero y junio de este año para impulsar los debates con las partes interesadas correspondientes. El primero de esos actos se celebrará en Ulm, Alemania, los días 1 y 2 de febrero.

En cuanto al contenido futuro de la estrategia, quisiera señalar que, naturalmente, nos encontramos tan solo en el comienzo del proceso de elaboración y preparación. El contenido se debatirá más pormenorizadamente los próximos meses entre los países implicados, las partes interesadas relevantes, los servicios de la Comisión y otras instituciones de la Unión Europea.

Sin embargo, parece probable que la estrategia se base en tres grandes pilares o, en otras palabras, prioridades políticas más genéricas: en primer lugar, mejorar las conexiones y los sistemas de comunicación medioambientalmente sostenibles; en segundo, proteger el medio ambiente, preservar los recursos hídricos y mejorar las actividades de prevención de riesgos; y en tercer lugar, reforzar el desarrollo humano e institucional socioeconómico. Estos tres pilares incluirán varias acciones concretas sobre la base de las contribuciones recibidas de los Estados miembros, las partes interesadas y la propia Comisión.

En primer lugar, déjenme indicar los siguientes pasos que está previsto dar. De aquí a junio, seguiremos recopilando ideas y propuestas de los Estados miembros, de las partes implicadas y de otras partes interesadas, mediante documentos de posición, reuniones, conferencias y también una consulta pública a través de Internet. Tras eso, en septiembre, la Comisión dará prioridad y organizará las ideas para preparar un proyecto de comunicación sobre la estrategia y el plan de acción correspondiente. Después, por ultimo, en diciembre, la Comisión preparará la aprobación de esos documentos. Por tanto, a partir del año que viene, 2011, comenzaremos a establecer los sistemas de gobierno y la aplicación concreta de las acciones y proyectos que se hayan programado y decidido para entonces.

Gracias por su atención. Espero oír las cuestiones que deseen plantear en este debate.

 
  
MPphoto
 

  Marian-Jean Marinescu, en nombre del Grupo PPE.(RO) El Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) otorga una gran importancia a la estrategia para el Danubio. La eje fluvial Rin-Mosa-Meno-Danubio es un puente que enlaza el Este y el Oeste, entre el Mar del Norte y el Mar Negro. Está directamente vinculado con la garantía de la seguridad energética, proporciona una ruta a Asia a través del Mar Negro y también proporciona un vínculo con el Mar Mediterráneo.

Por tanto, estamos a favor de que se elabore la estrategia para el Danubio a lo largo de este año, de acuerdo con el compromiso realizado por la Comisión. Me complace que el Comisario Rehn haya sido reelegido, y queremos que esta estrategia se apruebe, junto con un plan de acción específico, a principios de 2011 como muy tarde.

Entre las principales prioridades que debemos perseguir, mencionaré las siguientes: garantizar la navegabilidad del curso fluvial en su totalidad, especialmente la conexión Danubio-Rin, y estandarizar los sistemas de navegación, modernizar los puertos de ríos y desarrollar las infraestructuras asociadas para que se conviertan en sistemas multimodales integrados, aprovechar al máximo el potencial de la energía del Danubio, desarrollar sistemas de irrigación para evitar la desertificación, poner en marcha un sistema integrado para supervisar los niveles de agua con el fin de mejorar las capacidades de previsión, prevención e intervención en caso de inundaciones, sequías o contaminación.

Son necesarias acciones orquestadas, ya que la falta de implicación de un solo Estado ribereño podría provocar que todo el proceso quedase bloqueado. También se necesitan recursos financieros. Por eso espero que la nueva Comisión Europea estudie esta cuestión y no evite la financiación en función de nuevas asociaciones públicas-privadas.

De todos los Estados ribereños Rumanía es el que tiene un mayor sector en el río Danubio. Por este motivo, Rumanía apoya la preparación de esta estrategia lo antes posible, que aumentará el potencial del río, que tan vital es para toda Europa.

 
  
MPphoto
 

  Constanze Angela Krehl, en nombre del Grupo S&D.(DE) Señora Presidenta, el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo apoya la iniciativa para el desarrollo de una estrategia para la región del Danubio. En nuestra opinión es un importante proyecto, también porque refuerza, de manera ejemplar, la cohesión territorial, que se ha incluido por primera vez en el Tratado de Lisboa, y también puede brindar una oportunidad para dejar claro exactamente qué entendemos por cohesión territorial. Espero que el señor Rehn también haya dicho a los muchos asociados con los que ha hablado que el Parlamento Europeo participará debidamente en la elaboración de la estrategia común para la región del Danubio. Lamentablemente, no he oído las palabras «Parlamento Europeo» en su discurso, pero tomaremos parte en el debate, como es natural. Me complace que estemos celebrando hoy aquí en el pleno el primer gran debate.

Además de la cohesión territorial, también es importante dejar claro que esta estrategia implica la cooperación transfronteriza, algo a lo que siempre animamos y que siempre hemos apoyado en el ámbito de la política de cohesión, y que de hecho ya queríamos aumentar durante este periodo de financiación. Espero que el éxito sea aún mayor en los próximos años, también en relación con la estrategia para el Danubio.

Quiero señalar que, con esta estrategia para el Danubio, daremos a Europa un valor añadido, que será realmente tangible, especialmente para las personas que viven en esa región. Estas personas deberían, por tanto, estar directamente implicadas en la preparación de la estrategia, y también deberían tener la oportunidad de ser testigos de este proyecto europeo. Pido fervientemente que no sobrecarguemos esta estrategia con demasiadas prioridades; tenemos que centrarnos en lo que queramos conseguir. En mi opinión, es muy importante que utilicemos los recursos existentes de manera más eficaz y que construyamos o ampliemos sistemas de advertencia, por ejemplo, y que los establezcamos debidamente para avisarnos de desastres naturales como inundaciones, pero también para responder en caso de accidentes industriales, por ejemplo, que provocan la contaminación del Danubio y de las regiones cercanas. En este ámbito existen ámbitos comunes de actividad.

Una estrategia para la región del Danubio que aporte buenos resultados y proyectos de éxito en esta zona también pueden servir de modelos para otras zonas. Sin necesidad de inventar en cada caso una nueva estrategia, podemos usar esta como ejemplo para resolver de manera conjunta los problemas de la cooperación europea transfronteriza, y, si logramos incorporar a terceros países en dicha estrategia, también para establecer una política de vecindad, que es un aspecto importante para todos nosotros en la Unión Europea y que debería fomentarse.

 
  
MPphoto
 

  Michael Theurer, en nombre del Grupo del ALDE.(DE) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, la importancia de la región del Danubio queda patente por el hecho de que 80 millones de personas en seis Estados miembros de la Unión Europea y en cuatro países vecinos viven en la cuenca del Danubio. En la Selva Negra, a 100 kilómetros de distancia en línea recta, nace el Danubio, que después transcurre hacia el delta y el Mar Negro. Por tanto, en el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa apoyamos la petición de una estrategia para el Danubio, y, como Parlamento Europeo, también estamos haciendo algo importante hoy al colocar el asunto de la estrategia para el Danubio en el orden del día.

Veinte años después de la caída del Telón de Acero, tras poner fin a la división de Europa, el Danubio es, una vez más, un símbolo de unificación. El Danubio conecta un miembro fundador de la Unión Europea, Alemania, vía Austria, que se unió en 1995, así como a los nuevos Estados miembros de Europa Central y Oriental que se unieron en 2004. También conecta a países vecinos, como Croacia, un país candidato para la adhesión, así como a países vecinos que aspiran a la adhesión. Por tanto, casi se puede ver la reunificación de Europa a lo largo del Danubio.

Señorías, ahora tenemos que tomar las medidas apropiadas para hacer de la estrategia para el Danubio una prioridad de política regional en el nuevo periodo de financiación; este es un punto al que el Grupo ALDE otorga gran importancia. Hay muchas maneras de lograrlo. Una posibilidad es que las pequeñas y medianas empresas celebren más asociaciones mutuas.

Por supuesto, hay otras grandes tareas en el ámbito de infraestructura. Esto es especialmente importante para el Grupo ALDE porque, como resultado de la división de Europa, las conexiones de transporte históricas se rompieron y no se han modernizado. Por tanto, el desarrollo del Danubio como vía de navegación interior, la modernización y mejora de sus puertos y esclusas y la capacidad de navegación proporcionarán un eficaz método de transporte. Sin embargo, aún debemos seguir trabajando en las redes por carretera y ferroviarias. También es especialmente importante que impliquemos a los municipios, ciudades, distritos y ciudadanos.

 
  
MPphoto
 

  Eva Lichtenberger, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (DE) Señora Presidenta, Señorías, cabe acoger con gran satisfacción la estrategia de desarrollo para la región del Danubio, que es muy importante. Es, por tanto, también una tarea muy ambiciosa, que no puede compararse a nada que hayamos hecho antes en el contexto del desarrollo regional. El Danubio no es solo una vía fluvial, y no es una carretera. El Danubio es un tesoro natural. Sé que a muchos de ustedes no les gustará oír esto, pero es ese carácter de tesoro natural, y también su potencial para el turismo moderno y sostenible, lo que hacen posible que se siga desarrollando, especialmente en el delta del Danubio, pero también a lo largo de las atractivas orillas del río, de una manera verdaderamente extraordinaria, por parte de pequeñas y medianas empresas.

El Danubio tiene características muy especiales como río, eso es obvio, que lo hacen especialmente sensible a las interferencias humanas. Ya hemos visto pruebas de esto en relación con el proyecto de la central eléctrica de Gabčíkovo. Todavía hoy son evidentes los daños causados por este proyecto, y solo gracias a los enormes esfuerzos de los residentes y los ciudadanos fue posible evitar mayores daños derivados de la ampliación de esta cadena de centrales eléctricas. Produjo una reducción del nivel acuífero con incalculables consecuencias para la agricultura. No sin motivos su Señoría ha mencionado la estrecha relación del subsuelo bajo el Danubio con el agua subterránea de la zona. Esto es algo a lo que deberíamos dar especial importancia.

Podemos extraer una importante lección de todo ello: el Danubio, y de hecho cualquier río, es un cordón umbilical, y su vida necesita protección y cuidados, y debemos tener un enfoque sostenible. Esto significa no llevar excavadoras imprudentemente a zonas naturales, sino simplemente tomarse el río en serio, usarlo para transporte, pero adaptando los barcos al río y no el río a los barcos. Cuando se desea iniciar un gran proyecto, no hay que comprar los muebles primero y después construir una casa a su alrededor. Así es exactamente como debemos tratar al Danubio. La sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente natural son de la mayor importancia a este respecto. ¡No repitamos los errores del pasado!

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák, en nombre del Grupo ECR.(CS) La región del Danubio es un territorio muy específico y sin duda muy amplio. Como todos sabemos, el Danubio es, tras el Volga, el segundo río más largo de Europa, y fluye a través o conforma las fronteras de diez países; su cuenca cubre hasta 19 Estados europeos. Por tanto, es sin duda positivo que esta región haya Estado recibiendo una atención específica. Aun así, considero que no deberíamos intentar dar una forma específica a la estrategia para el Danubio aquí en el Parlamento Europeo. Una estrategia macrorregional eficaz debe definirse desde abajo, y las instituciones europeas deberían únicamente crear el marco, facilitar las comunicaciones a nivel intergubernamental y prestar apoyo a cada participante en cuanto a metodología, revisiones de datos, etc. En mi opinión, la Comisión no debería elaborar una estrategia macrorregional, sino supervisar su creación, dado que el contenido debería definirse a nivel de los Estados miembros, las regiones y los pueblos y ciudades individuales.

Además, creo firmemente que, aunque la estrategia de la región del Danubio debería centrarse en el futuro, en su aplicación no podemos obviar la herencia del pasado. Deberíamos tener en cuenta que, durante la Guerra Fría, el Danubio formaba la frontera entre el Este y el Oeste, por ejemplo, en lo que antes era Checoslovaquia. El elemento de una Europa dividida persiste en la cuenca del Danubio, y de hecho limita las tendencias de integración europeas. Por eso, la estrategia debería centrarse en este problema específico. El potencial de desarrollo del Danubio no puede aprovecharse por completo mientras siga habiendo redes de transporte locales, interregionales e internacionales sin conectar, mientras siga faltando una cooperación más profunda en planificación territorial y planificación de desarrollo estratégico, y mientras sigan existiendo barreras psicológicas. Los problemas del pasado deben resolverse si queremos seguir avanzando eficazmente.

Es encomiable que, mientras hablamos de estrategias macrorregionales, no hablemos de unidades administrativas, Estados individuales o unidades territoriales y regiones NUTS, sino de un territorio dentro de Europa. Este enfoque no solo requiere un cambio de tecnología o de método para aplicar la política de cohesión, sino sobre todo un cambio de filosofía. De hecho, es necesario reforzar realmente la administración de asuntos públicos a múltiples niveles para resolver los problemas a los que se enfrenta el territorio, independientemente de las barreras administrativas existentes. Las estrategias macrorregionales representan un camino hacia el futuro, pues, en gran medida, son proyectos únicos que hasta ahora no tienen parangón en la Unión Europea. Su objetivo es asegurar la cooperación entre los Estados miembros, sus autoridades regionales y locales de autogobierno y otros organismos competentes, según el principio de asociación, y lograr que puedan resolver sus problemas.

 
  
MPphoto
 

  Jaromír Kohlíček, en nombre del Grupo GUE/NGL. – (CS) Señorías, hace cinco años, como nuevo miembro del Parlamento Europeo, me referí a un debate en la Comisión de Transportes y Turismo y revelé un gran secreto: concretamente, que el río más largo de la Unión Europea es el Danubio. Desde entonces, mis colegas ya no se sorprenden por esta afirmación, y me alegro de que, por ser uno de los iniciadores, me encuentre en posición de prestar apoyo a la labor de poner en marcha una estrategia de desarrollo para la cuenca del río Danubio. Naturalmente, esta estrategia debería cubrir varios aspectos, y en particular los aspectos relacionados con el medio ambiente y su protección, con el desarrollo económico sostenible y el desarrollo de una infraestructura de transporte, y solicitar lógicamente la implicación de todos los países que usan los recursos hídricos de la región. En realidad no importa si los países son miembros de la Unión Europea o nuestros vecinos. El potencial de transporte, que hasta ahora solo se ha utilizado mínimamente, así como otras oportunidades de desarrollo, requieren que todo el proyecto se ponga en marcha rápidamente. Desde este punto de vista, apoyo por completo el plazo relativamente exigente establecido para la Comisión Europea en la resolución, y espero que, el próximo año, la estrategia de desarrollo para la cuenca del Danubio sea uno de los principales planes de desarrollo de la Unión Europea. Por su parte, el Grupo GUE/NGL da todo su apoyo a las intenciones descritas en la resolución y, naturalmente, las apoyará durante la votación.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška, en nombre del Grupo EFD. (SK) De acuerdo con las conclusiones del Consejo Europeo de junio de 2009, la Comisión Europea comenzó a trabajar en la preparación de una estrategia de la Unión Europea para la región del Danubio con objeto de mejorar la cooperación entre países en la cuenca del río Danubio y ayudar a aumentar la dinámica del desarrollo económico y social en esta región.

La estrategia propuesta debería crear una base para la coordinación de actividades de los países participantes en el contexto de los programas actuales de la Unión Europea, sin requisitos adicionales específicos en cuanto a financiación, instituciones o legislación. La Comisión Europea proporcionará apoyo técnico y de coordinación. El proyecto prevé la creación de oportunidades para la cooperación con Estados no miembros de la Unión Europea.

Señorías, quisiera aplaudir la iniciativa del Consejo Europeo dirigida a crear una estrategia de la Unión Europea para la región del Danubio y expresar mi apoyo a dicha iniciativa. Creo firmemente que esta cooperación internacional coordinada hará posible una protección más eficaz de los ecosistemas del Danubio mediante acciones conjuntas de todos los países por los que transcurre el río. Para millones de europeos, la calidad del agua potable depende de lo limpio que esté el Danubio. Por tanto, es natural que la protección de la vía fluvial y de su amplia región colindante frente a la contaminación sea uno de los pilares clave de la cooperación privilegiada entre los países participantes.

Otro objetivo ambicioso de la estrategia para el Danubio es completar la vía navegable del Danubio en consonancia con los parámetros adoptados por la Comisión del Danubio. Esto añadiría una nueva e importante dimensión económica al corredor de transporte por mar este-oeste y permitiría que algunos de los mayores afluentes del Danubio se hicieran navegables. Ese nuevo ímpetu para el crecimiento económico creará, además, muchos empleos.

En este momento en que Europa está buscando fuentes de energía renovables y medioambientalmente limpias, el río Danubio ofrece una enorme e inagotable fuente de eso precisamente. Solo tenemos que quitarle el polvo a algunos planes para plantas hidroeléctricas, evaluarlos en cuanto a sus repercusiones medioambientales y a la eficacia de su rentabilidad y aplicarlos.

Señorías, creo firmemente que la idea de crear una estrategia conjunta de la Unión Europea para la región del Danubio es positiva y merece nuestro apoyo político.

 
  
MPphoto
 

  Csanád Szegedi (NI).(HU) Señora Presidenta, Señorías, el Danubio es uno de los mayores corredores ecológicos para Hungría y para la Unión Europea; es el séptimo corredor paneuropeo. El río Danubio desempeña, por tanto, un papel fundamental, y el partido Jobbik apoya los compromisos internacionales que realizó anteriormente la República de Hungría con objeto de llevar a cabo, de aquí a finales de 2020, este proyecto, que la Comisión Europea ha declarado de alta prioridad. Este desarrollo se adecuaría al concepto de autopistas del mar, que también se incluye en el Libro Blanco sobre política de transportes de la Unión Europea. Sin embargo, quiero llamar la atención de mis colegas del Parlamento sobre el hecho de que, al contrario que otros, el movimiento Jobbik para Hungría quisiera brindar su apoyo no para buscar beneficios. Durante la aplicación, queremos que se respeten todas las normas sobre medio ambiente y que, de ese modo, se garantice una anchura de cuenca óptima para el Danubio y el flujo de caudal necesario para el transporte. De este modo, evitaríamos dañar los lechos y los tesoros naturales a lo largo del Danubio. Estamos convencidos de que la única manera de que la región del Danubio sea una región europea estable es poner fin a los Decretos de Benes que discriminan a los ciudadanos alemanes, austriacos y húngaros. Gracias por su atención.

 
  
MPphoto
 

  Lambert van Nistelrooij (PPE).(NL) Señora Presidenta, de cuando en cuando surge la oportunidad de ser pionero, también en la política europea. Hasta ahora, seamos francos, han sido los Estados miembros los que han establecido las prioridades para sus propios territorios. Soy neerlandés. Vivo justo en la otra orilla, río abajo, en los ríos Rin y Mosa, y mi hermano tiene una granja lechera en una zona designada como estanque amortiguador en la que hay demasiada agua. ¿Cómo puede haber demasiada agua? Un motivo es la lluvia, claro está, pero otro es que no se han tomado medidas para retener temporalmente esta agua en la cuenca superior del río. Esto significa que la granja de mi hermano en esa zona está en peligro.

Lo que quiero decir es que la cuestión es esencialmente si seremos capaces de trabajar juntos para dar contenido al nuevo objetivo de dimensión territorial establecido en el Tratado de Lisboa. Esto implica luchar por llegar a acuerdos mutuos a lo largo de toda la cuenca del río, aportando nuestra parte en esos programas —con respecto al transporte, la ecología y la economía— y abordar juntos algunas cuestiones. Esto lo sé porque también hemos usado este enfoque conjunto, paso a paso, en el otro extremo de Europa. No hay nada gratis a este respecto, y dicha implicación debe ser desde luego ascendente. Por eso apruebo esta resolución. En ella, pretendemos abordar los problemas administrativos que rodean a este amplio enfoque conjunto, y pedimos a la Comisión que se una a nosotros. Estoy de acuerdo con la señora Krehl, del Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, en que no deberíamos meter en el mismo saco todas nuestras políticas para esta gran región. En vez de eso, deberíamos tener el valor de seleccionar algunas cuestiones que se resuelven mejor a este nivel territorial europeo. Así pues, doy a esta iniciativa todo mi apoyo y espero con gran interés el documento pertinente de la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Inés Ayala Sender (S&D). (ES) Quiero agradecer a la Sra. Ţicău que organizara, en septiembre de 2008, una delegación de la Comisión de Transportes y Turismo para viajar a lo largo del Danubio y visitar, además, su desembocadura, es decir, el Delta y la llegada al Mar Negro.

Entonces me impresionaron enormemente la historia y la potencialidad inmensa de este río tan europeo, que atraviesa diez países, seis de ellos ya en la Unión Europea y los otros vecinos y candidatos.

Me impresionaron también las grandes desigualdades y los diversos enfoques, según los Estados miembros. Algunos lo ven como joya natural, tras haber llegado al máximo nivel de bienestar y desarrollo en sus orillas. Necesitan volver a los orígenes de un río que lleva siglos siendo un río gobernado. Y he de decir que me chocó ver colonias de pájaros acostumbrados a vivir sobre el río y que, poco a poco, precisamente por una recuperación, por ir hacia atrás, iban perdiendo su hábitat en el río, y mientras que antes estaban los pobres con las patas en el agua, ahora mismo ya no sé dónde estarán.

Otros, con años de retraso precisamente en el desarrollo, lo ven como una promesa de desarrollo y fuente de riqueza, comunicación y energía. Y tienen además sus derechos, precisamente tras tantos años de ver el río como un vector de incomunicación, de bloqueo o de falta de desarrollo, precisamente, o de confrontación. Con ellos coincido en la necesidad enorme, inmediata y urgente, de recuperar precisamente el Danubio como vía fluvial para transporte sostenible –ahí está el Programa Marco Polo, tan mal utilizado todavía– o como vector de desarrollo turístico único –porque, desde luego, los paisajes son impresionantes– o como fuente de energía renovable.

Quienes no tenemos la suerte de tener ríos tan europeos y transnacionales porque vivimos en una península, en una esquina de la Unión Europea –aunque sí que tenemos ríos entre Portugal y España, y su gestión compartida y transnacional es un ejemplo a nivel europeo–, sí es verdad que vemos con verdadera envidia la capacidad de este Danubio.

De ahí que apoyemos, sin ningún tipo de reserva, la necesidad de esta estrategia urgente para la región del Danubio, para que Europa sea más completa, armonizada y sostenible.

 
  
MPphoto
 

  Filiz Hakaeva Hyusmenova (ALDE).(BG) Gracias, Señora Presidenta, la estrategia para el Danubio puede proporcionar el potencial para una aplicación eficaz de la política de cohesión en esta zona geográfica. Los Estados miembros son partes interesadas en esta cuestión, y enviarán propuestas al respecto a final de mes. Sin embargo, ¿cuántas de ellas se han discutido públicamente? ¿Cuántos países han iniciado el proceso de consulta pública?

Deseo específicamente hacer hincapié en el papel que deberían desempeñar las regiones y ciudades de la cuenca del Danubio en la elaboración de esta estrategia. Me refiero a las agencias gubernamentales locales, las organizaciones no gubernamentales, las empresas y los ciudadanos de a pie. Su participación puede garantizar que la estrategia cumpla las exigencias pertinentes, resuelva los problemas y contribuya al desarrollo de pueblos y ciudades, así como al de la macrorregión en su totalidad. Confío en que la Comisión Europea brindará la oportunidad de que todos ellos sean incluidos en el proceso de diseño de la estrategia.

Me gustaría advertir del peligro de que las reuniones, las conferencias y la información, en el sentido más genérico, y tras su implicación, se centren en unas pocas ciudades importantes, mientras dejan fuera de estos procesos a las demás. Estas últimas pueden estudiar su situación ahora, a tiempo, y participar en la toma de decisiones que les afecten. Incluso los pueblos y ciudades más pequeños serán capaces de definir sus medidas para introducir cambios, preparar condiciones y recursos y contribuir a lograr los objetivos.

El ambicioso perfil de la estrategia facilitará el desarrollo simultáneo, intensivo y de amplio alcance en los distintos sectores, que es también una condición para un crecimiento rápido y de alta calidad. Este debe ser el objetivo último de la estrategia para el Danubio, dado que las regiones más pobres de la Unión Europea también están ubicadas en la zona del Bajo Danubio. En el Año Europeo de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social, debemos proclamar que luchar contra la pobreza y las desigualdades en la región del Danubio es un desafío que debe abordarse en esta estrategia. La situación en las regiones más pobres, con disparidades en cuanto a oportunidades y recursos, también plantea la importante cuestión de las inversiones. Deberíamos estudiar la creación de un banco europeo especializado en la región del Danubio que implique a los países interesados.

 
  
MPphoto
 

  Hans-Peter Martin (NI).(DE) Señora Presidenta, igual que el señor Theurer, que acaba de intervenir, también yo provengo de la zona de las cuencas fluviales. De hecho, vivimos junto al Rin, pero nos interesa mucho el Danubio, aunque en realidad fluya en una dirección que guarda poca relación con los senderos de nuestras vidas.

En este punto, quisiera pedirles que no se planteen la estrategia para la región del Danubio solo en los términos establecidos por muchos de los anteriores oradores, sino también como una oportunidad para la integración cultural. Usando el ejemplo del Danubio, los jóvenes, en especial, pueden llegar a comprender cómo puede superarse el nacionalismo mal entendido, y cómo comprender estas tremendas riquezas culturales, ya sean autores galardonados con el Premio Nobel de literatura o famosos actos de música avant-garde del festival de Donaueschingen a lo largo del delta. Mi petición es —ya que aún es posible desear algo más en esta etapa tan temprana— que incorporen ustedes una identidad cultural y una cohesión a la estrategia en su conjunto, especialmente para los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Evgeni Kirilov (S&D). – Señora Presidenta, apoyo firmemente la eloboración de esta estrategia de la Unión Europea para la región del Danubio. Históricamente, el río Danubio ha conectado Europa Occidental y Oriental, y pertenecer a la región del Danubio ha creado un sentimiento de comunidad entre las personas. Puede decirse que esto facilitó la cooperación cultural y económica mucho antes de que naciera la idea de la integración europea.

Esta estrategia constituye una oportunidad para poner en práctica los valiosos principios de la solidaridad y la cooperación. El documento debería basarse en un enfoque ascendente, como ya han señalado algunos de mis colegas, entre ellos la señora Hyusmenova. Sus prioridades deberían provenir de los municios, distritos y ciudades del Danubio, y es muy importante que las autoridades regionales y la sociedad civil reconozcan la estrategia como una herramienta suya para una mejor cooperación y coordinación. Por tanto, necesitamos a este respecto una verdadera identificación con el proceso.

Los países del Danubio se enfrentan a problemas medioambientales y de infraestructura similares. Buscan un desarrollo socioeconómico firme y un esfuerzo por lograr niveles de vida más altos para sus ciudadanos. Estoy convencido de que la estrategia para el Danubio contribuirá a lograr estos objetivos y a resolver problemas comunes mediante un uso más eficaz y efectivo de los fondos disponibles, que facilitará la realización de proyectos comunes, y que los ciudadanos europeos se beneficiarán después de sus resultados.

También estoy de acuerdo en que se necesita un enfoque común que no establezca demasiadas prioridades. La estrategia para el Danubio será un instrumento excelente para mejorar considerablemente la cooperación transfronteriza en esta región, y creo firmemente y espero que la Comisión haga lo posible para brindar todo su apoyo a su aplicación, también mediante la asignación de recursos financieros adicionales.

 
  
MPphoto
 

  János Áder (PPE).(HU) Señora Presidenta, Señorías, los políticos utilizan con frecuencia el proverbio: «No hemos heredado la Tierra de nuestros ancestros, sino que la pedimos prestada a nuestros hijos». Es nuestra responsabilidad asegurarnos de que nuestros hijos, nuestros nietos y nuestros bisnietos tengan aire limpio para respirar y agua limpia para beber. Existen enormes recursos de agua fresca ubicados bajo el lecho del Danubio. Mi prioridad y la prioridad de Hungría es proteger esta agua de todas las formas de contaminación. Hay asuntos importantes como el transporte, el turismo, la cultura, la preservación de nuestra herencia, pero la protección de nuestros recursos hídricos tiene prioridad sobre todos estos asuntos. No sé si nuestra iniciativa relacionada con la región del Danubio, que es objeto de nuestras actuales negociaciones, tendrá éxito o no. Ya estamos de acuerdo en los principios y en cuestiones que son evidentes. Sin embargo, como todos sabemos, los problemas residen en los detalles. Por tanto, quisiera dejar muy claro que, si vamos más allá de esos principios y comenzamos a debatir los detalles, hay un principio respecto al cual no puedo ceder. Si estamos hablando del Danubio, la única manera de intervenir, la única forma de invertir y el único modo de desarrollo que son aceptables son, en mi opinión, los que no pongan en peligro nuestros suministros de agua potable. Quiero poder mirar a mis hijos y nietos a los ojos sin avergonzarme, y decirles que hemos sido capaces de preservar el Danubio tal y como lo recibimos, y lo mismo va para otros ríos europeos, como el Tisza. No lo hemos destruido; también ellos pueden usarlo sin dificultades.

 
  
MPphoto
 

  Nadezhda Neynsky (PPE).(BG) Señora Presidenta, quisiera comenzar mi alocución con una declaración de Erhard Busek, Coordinador Especial del Pacto de Estabilidad, que dijo en una ocasión, y cito de memoria: «No podemos permitir que ningún ciudadano que viva en las orillas del río Danubio desarrolle un sentimiento de provincialismo». La verdad es que ha pasado mucho tiempo desde entonces, y el desarrollo de la estrategia europea para la región del Danubio sigue siendo un trabajo en curso, y se conoce muy poco sobre su situación actual.

De hecho, el objetivo de la estrategia para el Danubio es que los municipios, las regiones y los países por los que transcurre el Danubio se desarrollen conjuntamente. Esta iniciativa comprende 14 países con una población que supera los 200 millones. Sin embargo, estos países varían en cuanto a su desarrollo económico. Los países del Bajo Danubio tienen una situación económica muy deficiente. Permítanme llamar su atención sobre las tres cuestiones más importantes para mi país, Bulgaria, que, en nuestra opinión, deben ser resueltas, junto con la necesidad de restaurar… los peajes en puentes, y de que Bulgaria amplíe las carreteras Byala-Ruse y Ruse-Shumen.

La parte búlgara del río, si excluimos las ciudades de Ruse, que tiene el único puente que conecta las dos orillas del Danubio, Vidin y Silistra, es quizá la zona donde los municipios están menos desarrollados económicamente. Estos municipios, 39 en total, están en la periferia, y el río Danubio aún representa para ellos una barrera insuperable más que una oportunidad. A modo de comparación, tan solo en Budapest hay nueve puentes que conectan ambas orillas del Danubio, mientras que en toda Bulgaria hay un único puente. Este análisis constituye la base para la propuesta presentada por los alcaldes de los municipios búlgaros ubicados a lo largo del Danubio para aplicar un proyecto dirigido a crear una ruta panorámica que enlace los pueblos y ciudades a lo largo de las orillas del río Danubio. Este proyecto ya se presentó ante los ministros de desarrollo regional. La segunda cuestión se refiere a la resolución de los problemas geoecológicos a lo largo del Danubio y relativos a la pureza del agua. Gracias.

 
  
MPphoto
 

  Olga Sehnalová (S&D). (CS) La estrategia europea para la región del Danubio es importante para el desarrollo de la región de la cuenca del río Danubio en su totalidad. Hay muchas cuestiones comunes. Quiero señalar aquí tan solo algunas de las cuestiones que también tienen importancia para los países incluidos en el concepto más amplio de la región del Danubio, como por ejemplo, la República Checa. Una de ellas es el ámbito de la gestión del agua, junto con el control de las inundaciones. Dado que en esta región se han producido repetidas y devastadoras inundaciones, es necesario un enfoque integrado en este ámbito.

Otra cuestión incluye actividades de inversión a gran escala dirigidas a garantizar mejores vínculos de transporte en la región y mejores conexiones con las regiones vecinas. También sería apropiado tomar en consideración este aspecto macrorregional en la revisión prevista de la red RTE-T. Los proyectos individuales no deberían competir entre sí. Es fundamental establecer prioridades claras, y, al mismo tiempo, los proyectos deberían ser sostenibles, respetar el medio ambiente y recibir un apoyo claro por parte de las autoridades de autogobierno locales y regionales y del público. No son los proyectos aislados, sino la cooperación en la región con una perspectiva interregional, la que puede garantizar el desarrollo sostenible de la región del Danubio en el futuro. Al mismo tiempo, la estrategia europea para la región del Danubio puede resultar ser un marco de desarrollo exhaustivo y que dé estabilidad a los Estados miembros y a los países que están fuera de la Unión Europea pero que están dispuestos a cooperar, ya sea como países candidatos o sobre la base de la política de vecindad.

 
  
MPphoto
 

  Franz Obermayr (NI).(DE) Señora Presidenta, la estrategia para la región del Danubio es uno de los proyectos actuales más importantes en materia de política regional europea, porque el Danubio siempre ha sido un cordón umbilical entre los distintos países de Europa Central y Europa Oriental, que históricamente proporcionaban una base para la cooperación económica, pero también para el intercambio cultural. También estoy pensando en los resultados positivos de la antigua monarquía austrohúngara.

¿Qué es lo que esperamos? Esperamos mucho de este proyecto, incluido el desarrollo de una movilidad respetuosa con el medio ambiente, lejos de las carreteras, por barco, así como la transferencia del transporte de mercancías al ferrocarril, la modernización y agrupación de estructuras industriales en lugares apropiados, la cooperación en asuntos medioambientales y de turismo (sería muy positivo introducir el ecoturismo) y, por supuesto, dar prioridad a la investigación y desarrollo, y mucho más. Sin embargo, también espero que se usen eficazmente los recursos, tanto financieros como humanos. La gran cantidad de experiencia y conocimientos que poseen los pueblos de esta región debe aunarse y combinarse. Espero que aumente la calidad de vida y que surjan numerosas ideas positivas e estimulantes.

 
  
MPphoto
 

  Eduard Kukan (PPE).(SK) Como Parlamentario eslovaco, acojo con beneplácito la iniciativa de redactar, adoptar y poner en vigor una estrategia europea para la región del Danubio. Considero que este proyecto ayudará a la región a desarrollarse más activamente. También me complace que esta estrategia se incluyera en el programa de 18 meses para las próximas presidencias de la Unión Europea. Espero que se convierta en una prioridad real para el próximo periodo.

También estoy convencido de que este proyecto contribuirá al desarrollo del transporte y a la protección medioambiental, y, en muchos ámbitos, se convertirá en una plataforma adecuada para una más estrecha cooperación entre las regiones implicadas. Al mismo tiempo, quisiera llamar su atención sobre el hecho de que, en la preparación de esta estrategia, el mayor énfasis debería colocarse en la protección medioambiental, en particular, en la protección del agua potable. Probablemente no pasará mucho tiempo antes de que las fuentes de agua potable sean estratégicamente importantes, no solo desde una perspectiva local, sino también desde una perspectiva europea.

En este contexto, la estrategia futura debería prestar atención a mejorar las fuentes subterráneas de agua potable y eliminar la contaminación en el Danubio. También quiero expresar mi apoyo a la inclusión de determinados Estados no miembros de la Unión Europea en este proyecto, en especial Croacia, Serbia, Bosnia y Herzegovina y Montenegro, y otros dos países. Espero que este proyecto ayude a mejorar la cooperación entre la Unión Europea y estos países de la región.

Para concluir, quisiera pedir a la Comisión que adopte un enfoque lo más responsable posible respecto al trabajo en esta estrategia, y que lo base en objetivos y recursos realistas, especialmente teniendo en cuenta que, actualmente, algunos países tienen expectativas poco realistas.

 
  
MPphoto
 

  Zigmantas Balčytis (S&D). – Señora Presidenta, acojo con beneplácito los esfuerzos de mis colegas que insisten en una estrategia para la región del Danubio.

Vengo de Lituania, y por tanto soy muy consciente de que los Estados miembros por sí solos son incapaces de lograr un progreso significativo en los ámbitos de desarrollo económico, protección medioambiental, transporte y turismo sostenibles, energía y muchos otros ámbitos. Estoy convencido de que las estrategias regionales pueden ser más eficaces y que deberían fomentarse, porque de este modo los Estados miembros actúan en aras del interés común.

Espero que mis colegas tengan la determinación para lograr sus objetivos y creo que su voz será oída por la nueva Comisión, especialmente porque el desarrollo regional sostenible está entre las diez prioridades más importantes del programa de la Comisión.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) La región del Danubio ha sido tradicionalmente una macrorregión con un gran potencial cultural, social y económico, cuya integración y crecimiento económico sostenibles deben ampliarse de manera sistemática y eficaz. Por tanto, acojo con agrado y apoyo los pasos que conducen al desarrollo de una estrategia coherente y exhaustiva para la región del Danubio en el ámbito europeo.

Creo que el contexto de la estrategia para la región del Danubio será en realidad fruto del debate entre expertos basado en un acercamiento equitativo a todos los socios, de modo que ningún Estado miembro o grupo de Estados reciba un tratamiento especial ni beneficios especiales.

Considero que la infraestructura de transportes, la economía sostenible y la protección medioambiental son los ámbitos clave. Como ruta de transporte europea, la vía navegable del Danubio debería formar la base para una red de corredores para todo tipo de transportes. Eso aliviaría el trasporte por carretera y, al mismo tiempo, contribuiría a sustituirlo por un transporte acuático económicamente y medioambientalmente menos exigente.

Para que el Danubio se convierta en una fuerza impulsora del desarrollo económico, será necesario hacer que algunos afluentes sean navegables y lograr conexiones completas con otros grandes corredores de transporte. El desarrollo de la infraestructura debería conducir a la eliminación del aislamiento de zonas fronterizas, fomentar las pequeñas y medianas empresas y contribuir al desarrollo en el ámbito social.

Al formular la estrategia, sin embargo, no debemos olvidar la cuestión de la seguridad del transporte, la seguridad medioambiental, la protección ante las inundaciones y la lucha contra la delincuencia transfronteriza. Una mayor interconexión con países que no forman parte del área de libertad, seguridad y justicia no debe facilitar la entrada de la delincuencia internacional ni facilitar el contrabando o el tráfico de personas. También quiero hacer hincapié en que la aplicación de la estrategia debe respetar los derechos de los Estados miembros y los autogobiernos locales y regionales, que están cerca de los ciudadanos y conocen sus necesidades.

 
  
MPphoto
 

  Evelyn Regner (S&D). (DE) Señora Presidenta, la estrategia para la región del Danubio podría ser un estupendo ejemplo de una estrategia regional para usar los recursos disponibles de una manera coordinada en una región unificada cultural y geográficamente, para resolver los problemas y, sobre todo, para echar abajo las barreras psicológicas de las personas.

En este aspecto dos ámbitos en particular me parecen de especial interés. El primero es garantizar que el mercado de trabajo no solo esté abierto, sino también regulado de una manera adecuada y cooperativa. Las fugas de cerebros y los largos trayectos de casa al trabajo son habituales en la región del Danubio; el mercado laboral está en un momento difícil y, desde 2011, la región constituirá más o menos un mercado de trabajo integrado. Necesitamos mecanismos de compensación coordinados. La segunda cuestión de especial importancia a este respecto es que es una oportunidad para la innovación y la investigación cooperativa. Me refiero en particular a la navegación interior, que se beneficiaría de un impulso hacia las tecnologías respetuosas con el medio ambiente.

 
  
MPphoto
 

  Ádám Kósa (PPE).(HU) Quisiera acoger con satisfacción la estrategia para el Danubio. Esta estrategia se toma en consideración en la elaboración de distintas políticas de la Unión Europea. Afecta al turismo, dado que es muy importante, y el proyecto de resolución debería mencionar también que las organizaciones no gubernamentales, es decir, la sociedad civil, deberían tomar parte en esta estrategia. Por lo que respecta al desarrollo del Danubio, también deberíamos prestar atención a la educación, la integración y la aceptación social. La estrategia dice que debería darse apoyo a las redes RTE-T. Si se me permite, quisiera poner de relieve la importancia del ecoturismo, dado que es precisamente el tipo de actividad que puede contribuir al futuro del Danubio.

En mi opinion, el Danubio es un vínculo entre distintas culturas, y también es una manera de conectar culturas mayoritarias, lo que constituye uno de los principios fundamentales de la Unión Europea. También es importante hacer hincapié en que tenemos que seguir siendo realistas. No deberíamos formular deseos piadosos ni soñar, y deberíamos incorporar únicamente objetivos razonables en la estrategia; después de todo, sabemos desde 1830 que necesitamos una política supranacional. Y, de hecho, esto ha ocurrido, desde que el conde Széchenyi, uno de los húngaros más importantes, hizo muchísimo por convertir este en un ámbito de política supranacional. La estrategia para el Danubio demuestra que el Danubio es, de hecho, un río supranacional.

 
  
MPphoto
 

  Karin Kadenbach (S&D).(DE) Señora Presidenta, en mi opinión, el objetivo general de la política es crear las condiciones marco para lograr la mayor calidad de vida posible. También me gustaría contemplar la estrategia europea para la región del Danubio desde este punto de vista. El Danubio es un cordón umbilical, como ya hemos oído hoy, y la región del Danubio es un espacio vital. El Danubio debe ser una ruta de transporte. Es una fuente de energía; tenemos varias centrales eléctricas. El Danubio es una reserva natural y debe ser protegido para preservar su biodiversidad, pero también es una zona protegida para el ocio y el turismo. El Danubio es una fuente de vida para la agricultura y la pesca, pero, como ya ha mencionado la señora Regner, también para futuros empleos. Sin embargo, el Danubio es también un peligro potencial; baste recordar las inundaciones del año pasado.

Para seguir desarrollando la mencionada calidad de vida de todos los que viven en la región del Danubio, necesitamos un desarrollo conjunto, sostenible y, sobre todo, respetuoso con el medio ambiente de toda la región del Danubio para convertirla en una región clave en Europa en el siglo XXI. El objetivo debe ser hacer que todos los recursos disponibles sean más eficaces en para la cooperación territorial y usarlos de un modo más eficiente.

 
  
MPphoto
 

  Petru Constantin Luhan (PPE).(RO) Creo que elaborar una estrategia bien ponderada y proporcionar los recursos necesarios podría mejorar de manera significativa la calidad de vida de las personas que viven en la cuenca del Danubio. Actualmente, existen instrumentos financieros disponibles para proyectos de infraestructura y desarrollo económico y para la protección medioambiental, pero estos recursos solo pueden usarlos los Estados miembros y los países vecinos.

Debe prestarse una especial atención a este aspecto y, en el futuro, no debemos descartar la posibilidad de encontrar otras fuentes de financiación más allá de los fondos de la Unión Europea. Es bien sabido que los otros Estados no disponen de los recursos financieros necesarios, lo que hace que cualquier desarrollo cohesivo a lo largo del Danubio resulte imposible desde una perspectiva de infraestructura y de economía. Por eso las autoridades regionales responden de distintas maneras a los problemas a los que se enfrentan.

Por lo que sabemos, la Comisión está estudiando la posibilidad de realizar consultas con socios locales para asegurar un desarrollo sostenible. La cuestión es si la Comisión está estudiando también la posibilidad de cooperar con grupos de expertos a nivel regional con objeto de preparar la estrategia. La cuestión sigue siendo si los objetivos de esta estrategia deberían formar parte de la desarrollar la cohesión, usando el potencial económico y de transporte del Danubio, y protegiendo de este modo al río, su ecosistema y la calidad de su agua.

También quiero mencionar que el Danubio es el Proyecto Prioritario 18 en el marco de la Red Transeuropea de Transporte (RTE-T), y la Comisión acaba de iniciar un largo proceso para revisar la política de redes de transporte transeuropeas, con una comunicación que debe estar lista, según el calendario, en mayo de 2010.

Esto plantea la pregunta de cómo esperamos que los aspectos relacionados con la política de transporte aplicables en los Estados miembros de la Unión Europea estén correlacionados con esta estrategia, que naturalmente también toma en consideración a los Estados no pertenecientes a la Unión Europea que están presentes en la región del Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Monika Smolková (S&D). (SK) Eslovaquia acoge con beneplácito esta iniciativa. El hecho de que su coordinador nacional sea el Vicepresidente del Gobierno subraya la importancia que Eslovaquia otorga a la estrategia para el Danubio. El borrador inicial de la postura de Eslovaquia respecto a la estrategia para el Danubio ha sido debatido por el Consejo, y los ministros, las regiones con autogobierno, los municipios y las empresas siguen trabajando en la estrategia.

Los tres pilares propuestos por la Comisión —conectividad, protección medioambiental y desarrollo socioeconómico— deberían constituir la base de toda la estrategia. En mi opinion, además de estos pilares, tenemos que hacer hincapié en la cooperación entre Estados miembros y no miembros de la Unión Europea en la cuenca del río Danubio. Con objeto de encontrar una solución exhaustiva para el desarrollo en la zona del Danubio, las prioridades de los países deben afrontarse sobre la base de la igualdad y en contextos mutuos.

Por tanto, quisiera preguntar qué cooperación han declaradolos Estados no miembros, y en concreto me interesan Moldova y Ucrania.

 
  
MPphoto
 

  Iosif Matula (PPE). (RO) Creo que debemos expresar nuestro apoyo a una estrategia europea para la región del Danubio, máxime habida cuenta de que la adhesión de Rumanía y Bulgaria a la Unión Europea ha sido beneficiosa, puesto que, actualmente, gran parte del río, cuya longitud es de más de 2 800 kilómetros, fluye a través del territorio de la Unión Europea.

La estrategia para la región del Mar Báltico ha sido clave para abrir el prospecto de las macrorregiones. La estrategia para el Danubio es un nuevo paso en la misma dirección. Una de las prioridades de la estrategia para el Danubio debería ser centrarse en el sector económico y, más concretamente, en el desarrollo de la capacidad energética que tanto el Danubio como la región circundante tienen que ofrecer. Como resultado de la crisis del gas en enero de 2009, Rumanía ya está haciendo esfuerzos a nivel europeo por interconectar sus redes de gas con las que existen en los países vecinos mediante los proyectos Arad-Szeged, Giurgiu-Ruse, Isaccea y Negru Vodă. Sin embargo, también son necesarios mayores esfuerzos para encontrar fuentes alternativas y renovables.

Acojo con agrado el hecho de que la estrategia europea para la región del Danubio deba tomar en consideración el análisis y la idoneidad de los objetivos, como el desarrollo de infraestructuras energéticas, específicamente, nuevas redes de transporte y una nueva capacidad de producción para la energía eléctrica, el fomento de la producción de energía a partir de fuentes renovables, nuevas plantas hidroeléctricas, plantas de energía eólica, biocombustibles y la continuación de programas para desarrollar centrales nucleares, como la de Cernavodă.

La prioridad número uno debe ser proteger el medio ambiente de la cuenca del Danubio. Teniendo esto en cuenta, la Unión Europea debe implicarse, junto con los países ribereños, en la conservación del ecosistema del delta del Danubio, que también supone detener por completo el proyecto del canal Bâstroe. No podemos permitir que intereses económicos desencaminados de un Estado vecino a la Unión Europea provoquen un desastre ecológico en el delta del Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Danuta Maria Hübner (PPE). – Señora Presidenta, hoy, muchos de los desafíos a los que nos enfrentamos no respetan las fronteras, ya sean políticas o administrativas. La cantidad de problemas y desafíos comunes ha crecido en Europa, y también la necesidad de afrontarlos con esfuerzos compartidos.

Por eso la Comisión Europea, inspirada por el Parlamento Europeo y en respuesta a la decisión del Consejo, ha elaborado la estrategia para la región del Mar Báltico y se ha embarcado ahora en el proceso de elaborar la estrategia para el Danubio. Estas estrategias permiten que las regiones y los países implicados respondan conjuntamente a los problemas actuales y que exploten conjuntamente las oportunidades existentes. Con estas estrategias, surge la posibilidad de tener una mayor y más profunda cooperación y cohesión en la Unión Europea y, de este modo, un mayor crecimiento, más empleo, una mayor competitividad y una mejor calidad de vida para nuestros ciudadanos.

En la Comisión REGI del Parlamento Europeo esperamos que la estrategia para el Danubio sea una estrategia dirigida a la acción y basada en una mayor coordinación entre los participantes, así como en una mejor explotación de las sinergias entre las políticas y los fondos disponibles a efectos prácticos. En mi calidad de presidente de la Comisión REGI, la principal comisión parlamentaria para esta estrategia, puedo asegurarle, señor Comisario, que cuenta con todo nuestro apoyo y buena disposición para lograr la cooperación con la Comisión en todos los niveles en la existencia de la estrategia para el Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Jan Olbrycht (PPE).(PL) Señora Presidenta, tras asistir a este debate, tengo la impresión de que la mayoría de nosotros estamos hablando de objetivos, direcciones y prioridades, mientras que han surgido cuestiones fundamentales relativas a los métodos de aplicación. ¿Vamos a utilizar una política horizontal, que empleará los instrumentos de distintas políticas pero con una política principal, o vamos a utilizar un sistema de asociación y cooperación sin instrumentos especiales diferenciados y sin un sistema institucional diferenciado? Son preguntas muy importantes, porque no queremos que queden sin cumplir las expectativas con respecto a la estrategia. Tenemos que saber exactamente si estamos tratando con un método macrorregional o con un sistema de cooperación territorial ampliada. Son preguntas a las que debemos responder lo antes posible.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sándor Tabajdi (S&D).(HU) Señora Presidenta, en una o dos décadas, el agua fresca y la comida se convertirán en elementos estratégicos, como lo son hoy el petróleo crudo y el gas natural. Gestionar y preservar nuestra agua es, por tanto, extremadamente importante para toda la Unión Europea, y en particular para la región del Danubio. Actualmente estamos luchndo contra las inundaciones y el exceso de agua, y, al mismo tiempo, esas aguas se limitan a fluir por nuestro territorio. En Hungría, en la región entre los ríos Danubio y Tisza, la llanura arenosa está experimentando una grave desertificación.

Por eso necesitamos con tanta urgencia esta estrategia para el Danubio, que será una prioridad para la Presidencia húngara en 2011. Por tanto, acojo con satisfacción el debate de hoy, ya que tenemos un enfoque complejo que nos permite reforzar aspectos de la política regional, de la protección medioambiental, de la navegación, del desarrollo económico, de la creación de empleos y del turismo al mismo tiempo. Y el debate de hoy ha demostrado que el Danubio puede traer la paz entre Estados que tienen desacuerdos y tensiones, como dijo una vez nuestro gran poeta Attila József.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Desde el mismo momento en que me presenté como candidata para el Parlamento Europeo, sentí que el Danubio ofrecía un gran potencial para la Unión Europea que no se había aprovechado al máximo. La vía navegable de transporte Rin-Main-Danubio, que enlaza el Mar del Norte, por el puerto de Rotterdam, con el Mar Negro, por el puerto de Constanţa, puede convertirse en la espina dorsal de Europa.

Parece que se va a aprobar la nueva estrategia el Danubio, probablemente bajo la Presidencia húngara. La se centrará en ámbitos como el transporte, el desarrollo económico y la protección medioambiental. Una de las principales barreras al desarrollo del transporte en la vía navegable Rin-Main-Danubio es la existencia de distintos conjuntos de normas que deben cumplir los navegantes. Lamentablemente, parece que hasta ahora la voluntad política para armonizar estas reglamentaciones ha brillado por su ausencia.

La conferencia de Ulm, a la que asisitiré los días 1 y 2 de febrero, señala un primer paso en el proceso de consulta. Rumanía se ha ofrecido a organizar una serie de conferencias sobre este asunto, incluida la conferencia ministerial en junio de 2010.

 
  
MPphoto
 

  Ivaylo Kalfin (S&D).(BG) Señora Presidenta, señor Comisario, ha habido numerosas iniciativas a lo largo de los años sobre el desarrollo de la cooperación en el río más largo de Europa en relación con el transporte, la ecología, la cultura, la educación y el comercio, entre otros ámbitos. Sin embargo, todos esos numerosos proyectos suponen ahora mismo un problema. No proporcionan solución alguna. El resultado es precisamente el opuesto al esperado. Existe una falta de cooperación adecuada y eficaz, y no hay coordinación, objetivos comunes ni sinergia de esfuerzos. Lo que estamos pidiendo mediante la sinergia que proporcionará la Comisión Europea es que todo esto no se convierta en uno en una serie de instrumentos para la cooperación en el Danubio, sino en el instrumento que genere una sinergia común, facilite la coordinación y combine las oportunidades de las distintas iniciativas existentes en la región. Este —combinado con la implicación del más amplio grupo posible de partes interesadas, incluidos el Parlamento Europeo y sus ciudadanos— es el único modo en que puede crearse una sinergia que sea beneficiosa para todos los ciudadanos de 14 países que limitan con el Danubio. Este también es un mensaje que quiero hacerles llegar procedente de una gran conferencia celebrada por estudiantes de la Universidad de Ruse hace unas semanas. Gracias.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE).(PL) Señora Presidenta, la fuerza de la Unión Europea es la cooperación de Estados y regiones para resolver problemas comunes, y también la aplicación de programas de desarrollo. Tenemos buenos ejemplos de dichas acciones. Por ejemplo, la Asociación Mediterránea, la estrategia para la región del Mar Báltico y el programa que estamos debatiendo hoy, la estrategia para el Danubio. Esta idea es un muy buen ejemplo de política de cohesión territorial, que se basa en el carácter sostenible del medio ambiente natural, la economía y la sociedad. Sin duda, esta iniciativa contribuirá a lograr una mayor cooperación entre los Estados miembros, tanto los nuevos y los viejos como los futuros. Contamos con muchas iniciativas y formas de cooperación de este tipo. Deberíamos, por tanto, luchar por la armonización de la política de la Unión y concentrarnos en reforzar el carácter de la estrategia como una iniciativa conjunta. ¿Cómo pretende la Unión reforzar e integrar los programas de cooperación existentes en la región? ¿Cuánto ha avanzado el trabajo en la estrategia y su aplicación?

 
  
MPphoto
 

  Katarína Neveďalová (S&D). (SK) El Danubio era un símbolo de libertad para nosotros, los eslovacos. Hoy, lo vemos como un símbolo de cooperación. Aúna a los Estados miembros y no miembros de la Unión Europea, y la cooperación regional en la región del Danubio proporciona una muy buena base y buenas condiciones para la cooperación, para que esos Estados no miembros se integren en la Unión.

Es muy importante que esta región cuente con una estrategia, no solo por la necesidad de crear un corredor de transporte y una conexión entre el Mar del Norte y el Mar Negro, sino también porque esta región es la mayor reserva de agua potable de Europa. En vista del calentamiento global y el cambio climático, este aspecto será cada vez más importante.

Es necesario proteger la región del Danubio de las inundaciones y garantizar su desarrollo sostenible para las generaciones futuras. El Danubio debe seguir siendo un símbolo también para otras generaciones. Conecta a distintas capitales, incluidas las dos capitales más próximas entre sí del mundo, Bratislava y Viena, así como Bratislava y Budapest, y este es un dato realmente importante y simbólico para nosotros, las gentes de Europa Central. Quiero dar las gracias a Silvia-Adriana Ţicău, porque, gracias a su entusiasmo, este debate ha podido celebrarse en el Parlamento Europeo.

 
  
MPphoto
 

  Csaba Sógor (PPE).(HU) El Danubio moldea la vida y la historia de Europa Central y Europa Sudoriental. En 1823, Andrews y Prichard obtuvieron derechos exclusivos para la navegación fluvial dentro de los territorios de Austria. Establecieron una sociedad anónima con sede en Viena. Como resultado del Tratado de París de 1856, la parte del Bajo Danubio se transformó en adecuada para la navegación, y esto contribuyó al desarrollo económico de la región. Hoy, la paz duradera y el bienestar creados por la Unión Europea son garantías para afrontar potenciales desafíos. Dado el contexto histórico, podríamos preguntarnos por qué el primer paso fue algo tan vacilante. Me refiero al Intergrupo. Quizá fue porque no fue posible reconciliar los intereses húngaros, rumanos, alemanes y austriacos. Deberíamos recordar nuestra historia. A la región le fue bien cuando pudimos reconciliar intereses a menudo contradictorios sin dañar los valores.

 
  
MPphoto
 

  Kinga Göncz (S&D).(HU) También yo quisiera acoger con satisfacción el compromiso que estamos asumiendo hoy aquí, que podría ser el primer paso hacia el cumplimiento de los asuntos de los que hemos estado hablando aquí hoy. Por lo que respecta a Hungría, el Danubio es especialmente importante. Esto también se refleja en las prioridades para nuestra Presidencia en 2011. Hungría es el único país cuyo territorio está totalmente dentro de la cuenca del Danubio, con peligros y ventajas que ello conlleva. Algunos aspectos ya se han mencionado. Quiero hablar de algo un poco distinto que se ha mencionado en alguna ocasión en el debate de hoy. Si esta estrategia logra tener éxito, podría suponer una verdadera contribución para desarrollar una identidad del Danubio, superar los conflictos y los traumas históricos, promover la coexistencia entre los distintos pueblos a lo largo del Danubio y lograr que haya mucha más cooperación civil que hasta ahora. Esperamos sinceramente que avancemos en esta dirección.

 
  
MPphoto
 

  Olli Rehn, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, quiero dar las gracias a todos los diputados que han participado en este debate a esta hora algo avanzada.

Quiero felicitarlos por su interés y dedicación a este asunto. También debo decir que me impresiona el nivel de conocimientos y experiencia sobre la región del Danubio que se ha demostrado en este debate. Considero que es un aspecto muy positivo para la Unión en la elaboración de la estrategia para el Danubio. Estoy seguro de que la Comisión y el Parlamento trabajarán estrecha y conjuntamente durante la etapa de elaboración. Esta es mi respuesta a mi amiga y antigua colega, Danuta Hübner, y a muchos otros de ustedes que han expresado su preocupación por la cooperación entre la Comisión y el Parlamento.

Es, ciertamente, nuestro desafío conjunto mejorar los sistemas de comunicación medioambientalmente sostenibles, carreteras y puentes, y proteger el medio ambiente y nuestras reservas hídricas en la región del Danubio. Es proteger y mejorar die schöne blaue Donau y la región que lo rodea.

Así que, en conclusion, quiero darles las gracias por apoyar la estrategia para el Danubio. Trabajemos juntos. La Comisión está lista y dispuesta a escuchar atentamente sus propuestas y a trabajar conjuntamente en los próximos meses para progresar en esta muy importante estrategia.

(Aplausos)

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. He recibido cinco propuestas de resolución(1) para finalizar el debate, presentadas de conformidad con el apartado 5 del artículo 115 del Reglamento. Se cierra el debate. La votación tendrá lugar el jueves 21 de enero de 2010.

Declaraciones por escrito (Artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Ioan Mircea Paşcu (S&D), por escrito. – La zona del Mar Negro, para la cual la Unión Europea solo ha elaborado una sinergia que pone de relieve su posición geoestratégicamente vinculante, pero también su propia vacilación al abordar las complejidades geopolíticas del lugar, debe afrontarse conjuntamente con el río Danubio. No olvidemos que, en 1856, cuando esta zona era centro de atención del mundo, uno de los resultados fue la situación reglamentaria del río Danubio a nivel europeo. Fue entonces cuando se creó la Comisión del Danubio, un organismo que aún existe hoy, y se construyó el sector marítimo del río. De forma similar, también hoy el río Danubio es objeto de atención una vez que la Unión Europea ha conseguido una influencia real sobre el Mar Negro. La diferencia es que, al contrario que el Mar Negro, el río Danubio está casi por completo bajo el dominio de la Unión Europea. Ahora que el principal obstáculo al río, la situación en Serbia, va a ser eliminado, no perdamos esta oportunidad y centremos toda nuestra atención en este río, y convirtámoslo en la vía navegable verdaderamente europea de la que todos podamos beneficiarnos.

 
  
MPphoto
 
 

  Richard Seeber (PPE), por escrito. – (DE) El Danubio ha tenido, a lo largo de la historia, un papel fundamental en Europa. Las naciones con intereses en esta zona participaron en intercambios activos mucho antes de la fundación de la Unión Europea. Por tanto, creo que es un paso importante usar la estrategia para el Danubio para acercar aún más a esos países ahora, dentro del marco de la política regional. Hay muchos puntos de contacto en este contexto. Están, naturalmente, en el ámbito de la economía, pero también en los de la cultura, la política medioambiental, la seguridad energética y la política de vecindad. Las macrorregiones son instrumentos ideales para tratar los desafíos transfronterizos. Una planificación y una preparación exhaustivas y a largo plazo son esenciales si queremos que la macrorregión del Danubio tenga un éxito duradero. El valor añadido europeo de una macrorregión será especialmente evidente en los ámbitos de la preservación de la biodiversidad y la generación de energías sostenibles.

Para lograr que esta cooperación tenga éxito, la estrategia para la región del Mar Báltico, que ya puede considerarse un proyecto europeo de éxito, ofrece un buen modelo para la comparación. En mi condición de austriaco, politico en elámbito de la política regional y ponente para numerosas leyes de la Unión Europea relacionadas con el agua, doy todo mi apoyo a esta iniciativa, y espero que la estrategia para el Danubio abra nuevas dimensiones de cohesión territorial para los países situados a lo largo del Danubio.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Stavrakakis (S&D), por escrito.(EL) La adopción de una estrategia para la región del Danubio será la joya de la corona de la cooperación desarrollada entre los Estados miembros, las autoridades locales, las organizaciones no gubernamentales, las organizaciones de sociedad civil y otras partes interesadas en la zona a nivel nacional o regional. El componente vital de esta cooperación es que está siguiendo su curso sin apresurarse, traspasando fronteras nacionales, regionales, locales o incluso administrativas, porque es la respuesta a necesidades reales en las vidas diarias de los pueblos de la zona, una respuesta formulada mediante la iniciativa y la participación de varios niveles de gobierno, y no algo que se está imponiendo, demostrando que la gobernanza a múltpiles niveles puede proporcionar estas soluciones a nivel local. A pesar de que la región del Danubio afecte no solo a Estados miembros de la Unión Europea, sino también a países candidatos y países directamente vinculados a la política europea de vecindad, la realidad demuestra que, aunque todas las partes interesadas no pertenezcan a la Unión Europea, comparten, sin embargo, desafíos comunes que no se detienen en las fronteras de la Unión Europea y que requieren acciones comunes para afrontarlos eficazmente. Aprobar esta estrategia demostrará que la Unión Europea pretende seguir haciendo uso de todo lo conseguido hasta la fecha en la zona mediante los recursos europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Iuliu Winkler (PPE), por escrito.(HU) Señorías, quisiera acoger con beneplácito el proyecto de resolución pluralista propuesto sobre la estrategia europea para la región del Danubio, dado que concuerda exactamente con la línea de los nuevos procesos europeos iniciados con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. Debido a su papel cada vez más importante, el Parlamento Europeo está demostrando su capacidad de tomar iniciativas sobre importantes asuntos, como la estrategia para el Danubio. En mi opinión, sin embargo, al debatir la estrategia, no deberíamos pensar solo en la suma de elementos económicos, medioambientales, de transporte y turismo, sino en algo que va más allá, y por tanto quiero destacar la importancia política de la estrategia, el hecho de que el proceso de planificación y cooperación implique a todos los países a lo largo del Danubio, incluidos Estados no miembros de la Unión Europea, como Serbia y Ucrania. Para estos países, el papel que desempeñan en la estrategia para el Danubio es una manera importante de acercarse a Europa y, por tanto, de facilitar su futura adhesión a la Unión Europea. Como Parlamentario húngaro de Rumanía, estoy convencido de que esta iniciativa y el potencial de la política de vecindad mejorarán las circunstancias de las comunidades húngaras que viven en Serbia y Ucrania. Quiero añadir que los Parlamentarios húngaros que trabajan en el Parlamento Europeo tienen un compromiso común con el futuro europeo de las comunidades húngaras que viven en la cuenca de los Cárpatos, pero fuera de las fronteras de la Unión Europea. Una de las regiones más coloridas y multiculturales de Europa está ubicada a lo largo del Danubio; por tanto, la preservación y la divulgación de las tradiciones históricas y comunitarias, los diálogos culturales y la protección común de edificios y monumenos históricos pueden ser componentes de la estrategia para el Danubio que refuercen la región y la hagan única.

 
  

(1)1 Cf. Acta

Última actualización: 19 de abril de 2010Aviso jurídico