Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2213(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0111/2010

Textos presentados :

A7-0111/2010

Debates :

PV 20/04/2010 - 8
CRE 20/04/2010 - 8

Votaciones :

PV 05/05/2010 - 13.51
CRE 05/05/2010 - 13.51
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0141

Debates
Martes 20 de abril de 2010 - Estrasburgo Edición DO

8. Estrategia de la UE para las relaciones con América Latina (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el informe (A7-0111/2010) del señor Salafranca Sánchez-Neyra, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, sobre la estrategia de la UE para las relaciones con América Latina [2009/2213(INI)].

 
  
MPphoto
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, ponente. – (ES) Señora Presidenta, señora Alta Representante, quisiera decirle que el informe, tal y como lo ha aprobado la Comisión, expresa, por un lado, su reconocimiento al impulso dado por la Presidencia española de la Unión Europea —a la que no veo en el hemiciclo, cosa que me extraña tratándose de un tema latinoamericano— y, por otro, da su bienvenida a la Comunicación de la Comisión titulada «La Unión Europea y América Latina: una asociación de actores globales». Y, efectivamente, yo creo que es difícil encontrar dos espacios más coincidentes en valores e intereses como Europa y América Latina.

Las cifras, señora Presidenta, son conocidas: más de 1 000 millones de ciudadanos, una contribución superior al 25 % del producto interior bruto mundial y, con los países del Caribe, casi una tercera parte de los países que integran las Naciones Unidas.

También es conocido, aunque son cifras que demuestran un cierto declive, que la Unión Europea es el principal donante de ayuda al desarrollo, el principal inversor en la región y el segundo socio comercial, el primero en Mercosur y Chile.

Pero, más importante que las cifras, nosotros entendemos que para la Unión Europea América Latina es algo más que un mercado y, por lo tanto, compartimos toda una serie de principios y valores, que son la democracia pluralista y representativa, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la libertad de expresión, el Estado de Derecho, el imperio de la ley, el respeto de las reglas del juego y el rechazo de toda forma de dictadura o autoritarismo.

Y esta Cumbre, señora Ashton, llega en un momento muy particular del calendario de la Unión Europea y de América Latina. De la Unión Europea, porque, una vez pasado el proceso de reforma, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa estamos un poco absortos en la superación y en la contemplación de nuestros propios problemas, con la crisis económica y monetaria. Hemos visto que, por primera vez, el Fondo Monetario Internacional no tiene que acudir en socorro de un país de América Latina, sino de un Estado miembro de la Unión Europea que participa en la Unión Monetaria.

Cuando vemos las tasas de crecimiento de la Unión Europea el año pasado, observamos que hemos tenido un crecimiento negativo, como media, del 5 %, mientras que América Latina ha tenido -1,8 %, y, cuando vemos las perspectivas de crecimiento para el año que viene, observamos que para la Unión Europea se espera como promedio una tasa de crecimiento del 0,7 % y para América Latina de un 5 %. Esto quiere decir que la próxima Cumbre se presenta no como una Cumbre Norte Sur, al estilo de las Cumbres anteriores, sino como una Cumbre entre iguales y, en ese sentido, yo creo que tenemos que mirar al retrovisor, aunque sea brevemente, y podremos sentirnos satisfechos por lo que se ha hecho en los últimos años.

Pero es evidente que queda todavía mucho por hacer y, en ese sentido, señora Ashton, desde el año 2000 al 2010 la Unión Europea ha podido cerrar los Acuerdos de Asociación con México y Chile y, sin embargo, los Estados Unidos han celebrado acuerdos con toda América Central, acuerdos con Colombia y con Perú y también con varios países del Mercosur. Por eso, tenemos que recuperar el tiempo perdido rápidamente, buscar las asociaciones estratégicas, de alguna manera, con México y con Chile, aplicar la cláusula evolutiva en esos acuerdos, cerrar los acuerdos con América Central, donde tenemos que introducir mayores dosis de generosidad y, al mismo tiempo, como Parlamento queremos dar la bienvenida a las iniciativas que usted ha presentado, en el sentido de constituir la Fundación Euro-latinoamericana y al mismo tiempo el mecanismo de inversión financiera.

Pero, esta Cumbre, señora Ashton, no es una Cumbre más. Aquí nos vamos a jugar una cuestión muy clara. Si seguimos perdiendo cuota de comercio con la región, y hemos pasado del 25 % a poco más del 15 % en detrimento de países como China, vamos a convertirnos en irrelevantes. Por eso, al hilo de la Presidencia española, le pido que usted, como Alta Representante y como Vicepresidenta de la Comisión, lance un mensaje claro y muy bien definido del compromiso de esta nueva Europa que estamos construyendo con nuestros viejos amigos de América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Ashton, Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. – Señora Presidenta, Señorías, me alegra estar nuevamente en el Parlamento Europeo y estoy deseando tener este debate sobre las relaciones con América Latina.

Me gustaría empezar dando las gracias al señor Salafranca por su magnífico informe. Creo que ilustra muy bien la convergencia de opiniones entre nuestras dos instituciones sobre la importancia —y, como mencionó él acertadamente, las perspectivas— de la asociación de la Unión Europea en esta región. Valoro muy positivamente el compromiso del Parlamento con la consolidación de las relaciones con América Latina, incluso mediante los diálogos interparlamentarios. Nuestros esfuerzos conjuntos son fundamentales para desarrollar una política coherente y una fuerte presencia en la región. Estoy de acuerdo en que la próxima cumbre es una buena oportunidad para reiterar nuestro compromiso con la región y nuestra determinación para profundizar en la asociación.

Como indica acertadamente el informe, la asociación ha sido un éxito. En la actualidad, la UE es el segundo mayor socio comercial de América Latina y el mayor inversor en la región. Estamos ampliando nuestra cooperación más allá de las cuestiones económicas para abarcar asuntos estratégicos clave: el cambio climático, la no proliferación, la lucha contra el narcotráfico, la promoción de la paz y la seguridad en todo el mundo.

Con esto presente, la Comisión estableció el año pasado su estrategia para América Latina en la comunicación titulada «La Unión Europea y América Latina: una asociación de actores globales». Nuestras principales conclusiones fueron el incremento del diálogo regional y el apoyo a la integración regional, la consolidación de las relaciones bilaterales —teniendo en cuenta la diversidad de la región— y la adaptación de los programas de cooperación para centrarlos y orientarlos a los resultados.

Me alegra que hayamos puesto en marcha una serie de iniciativas desde entonces. Hemos trabajado en estrecha colaboración con Brasil y México en las asociaciones estratégicas y con Chile en la asociación para el desarrollo y la innovación. Con Perú y Colombia hemos culminado las negociaciones sobre un acuerdo comercial multilateral y esperamos completar las negociaciones para lograr un acuerdo de asociación con Centroamérica en un futuro cercano y estamos trabajando en la reanudación de las negociaciones con Mercosur. Hemos intensificado nuestros diálogos políticos en un abanico de cuestiones: desarrollo sostenible, migración y la lucha contra las drogas. Son unas negociaciones y unos diálogos importantes. Consolidan nuestra relación.

Además hay mucho que podemos hacer en la práctica con respecto a la integración regional. Es muy importante que el peso combinado de la UE y de América Latina permita centrarse en los aspectos prioritarios. Con respecto a la cumbre, estoy totalmente de acuerdo en que se trata de una ocasión importante. Queremos tener un plan de acción que cubra la cooperación en varios frentes clave: ciencia, tecnología e innovación, medioambiente, cambio climático, etc. En segundo lugar, queremos reconocer los avances logrados con las diversas subregiones y consolidar las asociaciones bilaterales. En tercer lugar, como mencionó el señor Salafranca, queremos poner en marcha el Fondo de Inversiones y crear la Fundación Europa-América Latina y el Caribe. Estamos trabajando duramente para consolidar esas relaciones entre la Unión Europea y América Latina en lo que es, por supuesto, un mundo rápidamente cambiante y en el que podemos sacar el mayor provecho al potencial que tenemos.

Tengo mucho interés en escuchar a los miembros de esta Cámara y en responder a sus preguntas.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Grèze, ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo.(FR) Señora Presidenta, Señorías, frente a un telón de fondo de crisis financiera, social y medioambiental, la Unión Europea debe desempeñar un papel de cooperación al desarrollo, antes de la cumbre de Madrid.

En tanto que principal defensor oficial de los derechos humanos y de la ayuda al desarrollo, debe asumir muchos retos en América Latina. Recordemos que la UE es el mayor donante, habiendo comprometido casi 3 000 millones de euros en 10 años. La Comisión de Desarrollo está encantada con la promesa de la Comisión de garantizar el respeto a los objetivos de desarrollo del milenio, especialmente en lo que se refiere a la educación.

También me alegra encontrar en el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores el reconocimiento del feminicidio y la priorización de la lucha contra el cambio climático.

Dicho esto, lamento la ausencia de medidas concretas y de una genuina estrategia de desarrollo. Después de Copenhague, la Comisión de Desarrollo pidió a la UE que tomase nota de los innovadores proyectos de América Latina, como aquellos presentados en la Cumbre de Cochabamba esta semana o en el proyecto Yasuni ITT en Ecuador.

El respeto a los derechos políticos, sociales, medioambientales y culturales de los pueblos indígenas debe ser un elemento central de nuestras relaciones trasatlánticas. También hemos enfatizado el cumplimiento de las convenciones de la OIT que se desacatan en Colombia. Deben respetarse los estándares mínimos en material social y medioambiental.

Por último, lamentamos la ausencia de alguna referencia a los servicios públicos, al agua y a la sanidad en el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores. Personalmente, yo no creo en la proliferación de organizaciones de estudio con un presupuesto ridículo que no permite un diálogo genuino con la sociedad civil. No creo en la utilidad de crear más líneas presupuestarias que recortan las líneas de ayuda al desarrollo para respaldar unos objetivos poco claros. No creo en ningún acuerdo en el que la prioridad no sea el respeto de los derechos humanos y el medio ambiente.

El objetivo de la asociación entre la UE y América Latina no es simplemente proteger los beneficios comerciales. Los tratados de libre comercio con Perú y Colombia son un muy pobre contraejemplo. Nuestra obligación es incentivar la integración regional y oponernos a cualquier acuerdo firmado que debilite dicha integración.

Nuestra responsabilidad consiste en defender, por encima de todo, los derechos humanos y el respeto al medio ambiente en todas nuestras relaciones exteriores.

 
  
MPphoto
 

  Pablo Zalba Bidegain, en nombre del Grupo PPE. – (ES) Señora Presidenta, señora Alta Representante, queridos colegas, creo firmemente que debemos ver a Latinoamérica como un socio comercial de enorme importancia.

Creemos que deben reabrirse las negociaciones para el Acuerdo Unión Europea Mercosur, acuerdo que afecta a 700 millones de personas y que será el acuerdo birregional más ambicioso del mundo.

También creemos que deben concluirse las negociaciones del Acuerdo Unión Europea América Central antes de la Cumbre de Madrid, que se celebrará el próximo mes de mayo.

Debemos profundizar también en los Acuerdos de Asociación con México y Chile, que han sido un verdadero éxito. Asimismo, debemos mostrar nuestra satisfacción por la conclusión del Tratado de Libre Comercio con Colombia, que va a ser muy beneficioso tanto para Europa como para el país latinoamericano.

Creemos que ahora la labor del Parlamento es ratificar estos acuerdos a su debido tiempo y velar por que ningún país de la Comunidad Andina con voluntad de acuerdo quede excluido.

Por supuesto, creemos también que los tratados de libre comercio pueden y deben ser también una herramienta útil para favorecer el desarrollo de los derechos y las libertades de los ciudadanos.

Por último, creemos que el camino a seguir en el futuro es, por un lado, profundizar en los acuerdos de la Unión Europea con los diversos países y grupos regionales y, por otro, favorecer los acuerdos de integración interregionales dentro de la propia Latinoamérica.

 
  
MPphoto
 

  Emilio Menéndez del Valle, en nombre del Grupo S&D. – (ES) Señora Presidenta, señora Ashton, antes de nada, permítanme felicitar al señor Salafranca por la exitosa culminación de su informe.

Saben ustedes que la Cumbre de mayo es una magnífica oportunidad para impulsar las relaciones entre ambas partes. Hay que felicitar a la Presidencia española por el trabajo realizado en este sentido. Sin embargo, opino que de lo que se trata es de que, tras dicha Presidencia, la relación continúe impulsándose y reforzándose. Y en eso tiene usted mucho que hacer, señora Ashton, porque no hay en el planeta otra región que tenga con Europa mayor afinidad histórica, cultural e institucional que América Latina. Con mayor razón si tenemos en cuenta que, a causa de la voluntad de los propios latinoamericanos, pero también de la constancia europea en apoyar la institucionalidad democrática, esta, felizmente, ha logrado un alto nivel de consolidación.

Este informe, del que creo que se puede afirmar que mi Grupo ha contribuido satisfactoriamente a su elaboración, constituye un buen mensaje a la Cumbre de mayo de Madrid, y espero que pueda contribuir a los resultados de la misma y a recordar que es imperativo avanzar en la relación estratégica entre la Unión Europea y América Latina-Caribe.

Apoyamos, por supuesto, la adopción del mecanismo de inversión en América Latina y la creación de la Fundación EuroLat con motivo de dicha Cumbre.

Por otra parte, aunque somos conscientes de las dificultades constatadas en los últimos años, anhelamos que en Madrid se pueda dar un impulso definitivo a la negociación con Mercosur.

Celebramos asimismo el avance significativo que supone el cierre de las negociaciones del acuerdo multipartito con Perú y con Colombia y confiamos en que, en su momento, se pueda concretar una fórmula, una fórmula acertada e inteligente que permita la deseada incorporación de Ecuador y que dejemos también las puertas abiertas, siempre abiertas, para Bolivia.

Finalmente, ¿cómo no celebrar la más que probable y feliz conclusión del Acuerdo con América Central y la incorporación, ya aceptada, de Panamá a dicho acuerdo y a dichas negociaciones?

Por supuesto, termino diciendo, señora Presidenta, todo ello debe ser contemplado en el marco de lo que el Grupo de los Socialistas y Demócratas considera la filosofía sociopolítica básica en este área. Es decir, el apoyo a los procesos diversos de integración en América Latina, la exigencia del respeto de los derechos humanos y un enfoque inclusivo y de desarrollo, apostando siempre por mantener canales de diálogo a pesar de cualquier dificultad que se presente y por profundizar en los vínculos con nuestros socios estratégicos para lograr avances en estos objetivos.

 
  
MPphoto
 

  Vladko Todorov Panayotov , en nombre del Grupo ALDE.(BG) Señora Presidenta, señor Ashton, señorías, antes de nada me gustaría expresar mi satisfacción por la enorme contribución del señor Salafranca al desarrollo de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina y por el papel excepcional que ha jugado al preparar este informe. La asociación estratégica entre la Unión Europea y América Latina para el período hasta 2015 se va a desarrollar teniendo como telón de fondo la «Agenda 2020», el acuerdo global redactado para combatir el cambio climático y promover nuestras aspiraciones de crear una economía verde, respetuosa con el medio ambiente. Por eso quiero subrayar que América Latina es un socio estratégico con el que Europa debe ampliar aún más su influencia económica y cultural. Especialmente durante la actual crisis financiera mundial, esta asociación puede ser de una importancia primordial y abrir mayores oportunidades de intercambios comerciales, científicos y tecnológicos que nos permitan salir de esta crisis con unas posiciones más sólidas y estables.

 
  
MPphoto
 

  Ulrike Lunacek, en nombre del Grupo Verts/ALE. – (ES) Señora Presidenta, quisiera hablar en castellano, por lo menos la primera parte.

Quisiera reconocer también el proceso que se ha dado en las negociaciones desde el inicio de la presentación del informe del señor Salafranca y lo que hemos logrado ahora. Creo que ha sido un buen proceso pues usted ha aceptado varias posiciones nuestras, a pesar de que yo debo decir que, claro, si fuera un informe escrito por los Verdes sería diferente, pero eso es así en este Parlamento.

Cuando usted, señor Salafranca, decía que quiere ver la relación entre la Unión Europea y América Latina como una relación entre iguales, he de decir que a mí me gusta esta idea, pero, el problema es quiénes son estos iguales: ¿son los Gobiernos, que también son diferentes, o son los pueblos, la gente, que pide más información, que pide más derechos ―como las mujeres― o que pide que se luche contra la pobreza?

Eso es algo que hay que definir y que yo echo un poco en falta en ese informe aún. Pero admito que hemos logrado algunos aspectos. Estoy contenta también porque los Verdes hemos logrado incluir los derechos de los indígenas, una propuesta que venía de la Comisión de Desarrollo, los derechos culturales. También el aspecto de los feminicidios, un aspecto muy grave de la violencia contra las mujeres, se ha incluido, así como la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos. Creo que estos son unos grandes avances. También el cambio climático, que, eso sí, afecta igualmente a los pueblos, a la gente, en los dos continentes, por ejemplo, con lo que pasa con los glaciares.

En una cosa sí hay diferencias entre lo que quisiéramos el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea y otros grupos, y es que no estamos a favor de continuar con los acuerdos de asociación como se ha hecho hasta ahora. Con la Comunidad Andina preferiríamos tener un acuerdo con todo el bloque de la Comunidad Andina, un acuerdo amplio, y no solamente con dos países como Colombia y Perú.

Quisiera terminar con una pregunta concreta a la señora Ashton:

Seguiré en inglés. Esta es una pregunta concreta para usted, Alta Representante, y es una pregunta que por desgracia no pudimos incluir en el informe. ¿Se va a pronunciar usted contra megaproyectos como la presa de Del Monte en el río Shingu en Brasil, que se está planificando en estos momentos, y que destruirá franjas de espacio habitable para las poblaciones indígenas y que tampoco es la mejor solución en lo que se refiere al consumo energético?

Se ha puesto en marcha una protesta en Brasil en la que participan cientos de organizaciones de la sociedad civil. Además se han iniciado procesos judiciales en Brasil. Me gustaría saber por usted qué va a hacer la Comisión, y usted en tanto que Alta Representante, para preservar el medio ambiente en el Amazonas para los pueblos que viven allí y para todos los que vivimos en este planeta.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, en nombre del Grupo ECR. – Señora Presidenta, señora Alta Representante, felicito al señor Salafranca Sánchez-Neyra por un excelente informe sobre la relación y la asociación estratégica de la UE con América Latina.

Después de la ampliación de 2004 a los países de Europa central y oriental, la UE ha reorientado, de manera comprensible, la PESC hacia el Este, es decir, Rusia, Asia Central y China, pero, no obstante, el comercio entre América Latina y la UE sigue creciendo rápidamente. Por tanto, no debemos olvidarnos de esta región ampliamente democrática con la que tenemos mucho en común.

Más adelante este año, Brasil subirá otro peldaño en su emergencia como gigante económico y político a escala mundial cuando el país celebre unas elecciones presidenciales y el Presidente da Silva se retire tras cumplir el máximo de dos mandatos. Brasil, junto con México, ha sido designado ahora como socio estratégico de la UE. Colombia es también un prometedor ejemplo de cómo la democracia puede florecer realmente en América Latina y está negociando en estos momentos un TLC con la UE. Además, va a celebrar elecciones presidenciales y su pueblo perderá sin duda el visionario liderazgo de Álvaro Uribe.

En contraste, Venezuela está liderada por un populista demagogo, Hugo Chávez, que ha demostrado escaso respeto por la democracia y la libertad de expresión. Bolivia y Ecuador también han mostrado indicios preocupantes de seguir el ejemplo de dudosa reputación de Chávez y de la Cuba de Castro.

Por último, cabe lamentar profundamente que la Presidenta Kirchner en Argentina haya elegido distraer la atención de la política nacional y de su pobre actuación como presidenta utilizando un lenguaje belicoso al referirse a las islas Malvinas, cuyos habitantes desean seguir siendo británicos.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder, en nombre del Grupo EFD.(NL) Con respecto al valioso informe del señor Salafranca sobre la estrategia de la UE en las relaciones con América Latina, me gustaría solicitar que el Consejo y la Comisión, ambos representados en la persona de la baronesa Ashton, adopten medidas urgentes sobre tres temas.

El primero es que necesitamos solicitar la total cooperación de los países latinoamericanos, concretamente de Brasil, como miembros rotatorios del Consejo de Seguridad, en todos los intentos internacionales por lograr una resolución pacífica del conflicto con Irán sobre las armas nucleares. Por tanto, necesitamos una cooperación y un apoyo genuinos en esta materia.

La segunda cuestión es que necesitamos solicitar la total cooperación de los países latinoamericanos en la lucha continua contra las redes terroristas islámicas. Esto se aplica, especialmente, a Venezuela, porque Hizbulá no está precisamente sentada ocupándose de sus asuntos, y lo mismo sucede con Irán.

La tercera cuestión es que necesitamos solicitar la total cooperación de los países latinoamericanos en la lucha contra el mal global del antisemitismo. Nuevamente, una persona que provoca gran preocupación a este respecto es el Presidente Chávez de Venezuela, pero, por desgracia, no es el único. Recientemente, el Stephen Roth Institute publicó un informe que subraya varios aspectos poco agradables de esta cuestión.

Por último, la semana pasada, la prensa europea mantuvo un voluble silencio con respecto a la creciente influencia de China en América Latina. ¿Significa esto que la Unión Europea se va a encontrar, en ocasiones, en medio de estos dos socios estratégicos de Bruselas?

 
  
MPphoto
 

  Bruno Gollnisch (NI).(FR) Señora Presidenta, el informe del señor Salafranca Sánchez-Neyra contiene muchas cosas interesantes. Es muy completo. Europa no puede apartarse de las relaciones con una unidad que, como recuerda el artículo preliminar J del informe, está formada por 600 millones de personas, genera el 10 % del PIB mundial y con la que nos conectan lazos históricos especiales, especialmente en lo que se refiere a países latinos como España, Portugal e Italia, muchos de cuyos habitantes fueron a vivir a Argentina, e incluso Francia, que todavía está presente en Guayana.

Sin embargo, lamento que el informe no aborde dos cuestiones fundamentales de forma más directa.

En primer lugar está la cuestión de la globalización, el comercio libre impuesto por todo el mundo, y la división internacional del trabajo, que se presenta erróneamente como una panacea y que plantea muy graves problemas económicos y sociales, no sólo en Europa, sino también en América Latina.

En segundo lugar, el otro problema es la independencia del Gran Hermano, en otras palabras, el gran hermano estadounidense. No somos su enemigo pero, aun así, debemos recordar, a fin de cuentas, que la doctrina Monroe, el objetivo profesado que, en su momento, consistía en evitar la recolonización de América Latina por parte de Europa, se ha convertido en un protectorado de facto, cuyos efectos vimos hace unos años, ante todo, con la brutalidad de la intervención en Panamá.

Por tanto, estoy de acuerdo con que deberíamos abordar cuestiones como la producción de drogas, pero no es nuestro trabajo dictar las leyes, la razón, la justicia o la igualdad entre hombres y mujeres a los pueblos latinoamericanos.

Creemos que deberíamos dedicarnos a aquellas cuestiones que son estrictamente fundamentales.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(ES) Ante todo, quisiera felicitar al señor Salafranca por su excelente trabajo en este informe.

(RO) El Parlamento Europeo envía en estos momentos un claro mensaje sobre la consolidación de las relaciones entre la Unión Europea y América Latina, tanto más si tenemos en cuenta que la cumbre UE-América Latina se va a celebrar dentro de un mes. Al mismo tiempo, estas relaciones entre la UE y América Latina son una de las prioridades de la Presidencia española. Sin embargo, creo que existe un gran potencial sin explotar para incrementar el comercio entre ambas regiones.

Es por ello que la Unión Europea debe ofrecer recursos para promocionar los productos europeos en el mercado latinoamericano. A este respecto, ciertos productos rumanos ya tienen una salida de mercado en América Latina. Nuestro vehículo nacional, el Dacia, es un ejemplo que les puedo poner de ello. Rumanía tiene una larga tradición de buena cooperación con América Latina, ya que nuestra herencia latina es un valioso activo que compartimos.

Me gustaría enfatizar que valoro positivamente el nuevo enfoque tripartito mencionado por el ponente, que implica la participación de la Unión Europea, América Latina y los EE. UU. Al mismo tiempo, debemos tener en cuenta los proyectos de cooperación que consolidarán el estatus legal del FMI y un mismo acceso a la educación y a la mano de obra.

Por último, el informe del señor Salafranca y la cumbre de Madrid deben sentar las bases del desarrollo a largo plazo de la asociación estratégica entre la UE y América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Ramón Jáuregui Atondo (S&D).(ES) Señora Presidenta, también me quiero sumar a las felicitaciones al señor Salafranca. Me parece un informe muy importante.

Quería decirles, Señorías, que hay millones de razones para que consideremos a América Latina como un continente muy importante para Europa: hay millones de europeos viviendo en América Latina, hay millones de latinoamericanos que han venido a nuestros países, a Europa, que han encontrado en Francia, en Alemania, en Suecia, en España, países de acogida, países de asilo para los sufrimientos de sus pueblos.

Señorías, América Latina es muy importante para la Unión Europea y por eso me alegro mucho de que en los próximos meses, quizás en gran parte como consecuencia del trabajo de la señora Ashton y también de la Presidencia española, sea posible lograr cuatro grandes acuerdos muy importantes, con Colombia, con Perú, con Mercosur y con Centroamérica. Esto va a ser importantísimo para la Unión Europea y, sobre todo, para América Latina.

Pero a América Latina, Señorías, hay que ayudarla. Se trata de países con Estados débiles, con servicios públicos todavía muy débiles porque tienen una presión fiscal muy baja, tienen democracias todavía muy imperfectas, hay problemas con los derechos humanos. Es necesario ayudar a los pueblos latinoamericanos. Hay que tener siempre en cuenta esa visión.

Y yo le quiero dar, señora Ashton, dos mensajes o dos recomendaciones que me parecen muy importantes: para trabajar en América Latina hay que contar también con las empresas europeas. Nuestra política exterior, señora Ashton, hay que hacerla también con una fortísima presencia económica de nuestras grandes compañías en América Latina, que pueden hacer mucho por el desarrollo de aquellos países con una cultura de responsabilidad social dentro de aquellos países y con el compromiso con el desarrollo de esos países.

Y, por último, hay que hacer una alianza global con América Latina para trabajar juntos en el mundo, en la gobernanza del mundo. Unámonos a ellos para ser más fuertes.

 
  
MPphoto
 

  Gesine Meissner (ALDE).(DE) Señora Presidenta, baronesa Ashton, señor Salafranca, como miembro de la Asamblea Parlamentaria Euro-Latinoamericana, me alegra mucho su informe, porque es muy importante que sigamos consolidando la relación entre las Unión Europea y América Latina.

Hemos avanzado mucho desde 1999. América Latina tiene una población de 600 millones y casi 600 millones viven también en la Unión Europea. Tenemos similares valores y derechos humanos y además estamos conectados por el deseo de democracia y paz. Sin embargo, las condiciones reales en ambos continentes son muy distintas. En una asociación es importante asegurar siempre que sea posible que ambos socios tengan el mismo poder, algo que todavía no sucede.

Existen muchos problemas en América Latina, incluido el analfabetismo, pero también una falta de infraestructuras, una falta general de educación, déficits democráticos y violaciones de los derechos humanos. Por suerte, nosotros no tenemos tantos problemas. Allí muchas personas se ganan la vida con el tráfico de drogas y esto, por supuesto, es algo que debe cambiar. En tanto que un importante socio comercial con una implicación activa en la ayuda al desarrollo, nuestro trabajo consiste en asegurarnos de que América Latina recibe más ayuda con sus procesos de democratización. Me gustaría ver como la asociación logra que los latinoamericanos vivan en paz de la misma forma que lo hacemos nosotros en la Unión Europea y les permita también aprender y beneficiarse unos de otros como hacemos nosotros.

Es por ello que me encanta la idea de una Carta Euro-Latinoamericana para la paz y la seguridad y de una Fundación Europa-América Latina. Creo que esto haría avanzar la asociación y realmente nos ayudaría a lograr mayores progresos.

 
  
MPphoto
 

  Edvard Kožušník (ECR). (CS) Mi colega, el señor Salafranca Sánchez-Neyra, mencionó de entrada que Europa y América Latina comparten valores muy similares. Sin embargo, existe una excepción.

En marzo debatimos aquí sobre la situación de Cuba. Al negociar la estrategia de la UE relativa a las relaciones con América Latina, no debemos olvidarnos de Cuba, en tanto que un importante actor en esta región. El régimen estalinista de Cuba, con su estilo totalitario, intenta dañar las relaciones entre la UE y esta región en su conjunto. No obstante, la región no se merece esto. América Latina es un socio importante para la UE, incluso a pesar del régimen cubano. El socio de la UE en el lado cubano no debería ser el actual régimen castrista, sino los defensores del cambio y la oposición democrática. Tengo el mayor respeto por todos los opositores de la dictadura comunista cubana y me gustaría dar las gracias al cardenal Jaime Ortega por las valientes palabras que dirigió —ayer, creo— al régimen.

Opino que la democracia, el respeto a los derechos humanos y a las libertades, la libertad de expresión, el Estado de Derecho, el estado jurídico y el rechazo de cualquier forma de dictadura o autoritarismo no sólo forma la base de la asociación estratégica birregional, sino que también es un requisito previo básico para ella.

 
  
MPphoto
 

  John Bufton (EFD). – Señora Presidenta, al comienzo del debate, la baronesa Ashton tuvo la amabilidad de decir que respondería a cualquier pregunta. Baronesa, le rogaría que responda a la siguiente pregunta.

Las propuestas documentadas por la Comisión de Asuntos Exteriores incluyen negociaciones para el establecimiento de una Carta Euro-Latinoamericana para la paz y la seguridad, sobre la base de la Carta de las Naciones Unidas.

¿En interés de quién apoya usted en lo relativo a la petición previa de Argentina al Secretario de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, para cuestionar la soberanía británica en las islas Malvinas?

El Ministro argentino de Asuntos Exteriores, Jorge Taiana, ha pedido a las Naciones Unidas que le ayude a detener nuevos actos unilaterales del Reino Unido relacionados con las perforaciones petrolíferas en la zona.

Una cumbre reciente de líderes latinoamericanos y caribeños recibió el apoyo unánime de los 32 países a las aspiraciones argentinas sobre las islas Malvinas.

¿Está de acuerdo con que, apuntalado por el principio de autodeterminación de la Carta de las Naciones Unidas, Gran Bretaña debería mantener la soberanía de las islas y está dispuesta a apoyar sus intereses de conformidad con el derecho internacional? Le agradecería una respuesta.

 
  
MPphoto
 

  Angelika Werthmann (NI).(DE) Señora Presidenta, Señorías, ha existido una asociación estratégica birregional entre la Unión Europea y América Latina desde 1999. Los principios básicos de esta asociación incluyen el respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales, además del derecho a la educación. Sin embargo, es un hecho que estos principios se violan con frecuencia. Además, unos 42 millones de latinoamericanos son analfabetos. La Unión Europea es tanto el principal inversor en América Latina como un importante socio comercial.

Por último, me gustaría decir que el hecho de que las mujeres jueguen en desventaja en el terreno social y que continúe la discriminación de los pueblos indígenas, por indicar sólo dos aspectos problemáticos, suponen una violación de los derechos humanos universales. Queda trabajo por hacer en este terreno y es necesario lograr mejoras.

 
  
MPphoto
 

  Marietta Giannakou (PPE).(EL) Señora Presidenta, deseo felicitar al señor Salafranca por su informe muy integrado y probado. Además, estoy de acuerdo con la Vicepresidenta de la Comisión Europea y Alta Representante sobre la importancia que otorga a estos esfuerzos para forjar una asociación más estrecha.

Está claro que las cosas han cambiado en América Latina durante los últimos veinte años y es cierto que lo que nos preocupaba en los años 1980, concretamente las numerosas dictaduras, ya no existe. Sin embargo, el tráfico de drogas, el blanqueo de dinero, el terrorismo y los enormes problemas provocados por la pobreza, la inseguridad y el paro en la región no han desaparecido.

Por consiguiente, pedimos, con la ayuda del Parlamento Europeo y de Lady Ashton, que se otorgue una especial importancia a los sectores relativos a la educación y la cultura. Los países latinoamericanos son los únicos países que podemos decir que están íntimamente vinculados —más que otros terceros países— a Europa en cuestiones relacionadas con la historia, la educación y la cultura, y creo que se deben enfatizar especialmente estos aspectos.

El informe del señor Salafranca incluye un programa integrado y propone la creación de una fundación, que es también muy importante para el Parlamento Europeo y, por supuesto, solicita un nuevo papel más sólido para el Parlamento Europeo en las relaciones con estos países. Creo que es con lo que deberíamos quedarnos de este informe.

 
  
MPphoto
 

  Emine Bozkurt (S&D).(NL) Señora Presidenta, en los últimos meses, América Latina ha ido adquiriendo una importancia cada vez más clara y concreta para la Unión Europea, tras años recibiendo muy poca atención de la UE. La Comisión Europea presentó una comunicación que presenta las regiones de América Latina como actores y socios globales, y las negociaciones de los tratados de asociación están ya avanzadas. No puedo dejar de mencionar la importancia estratégica de las buenas relaciones con América Latina. Me refiero concretamente con ello a las negociaciones en curso para lograr un tratado de asociación con Centroamérica, cuya última ronda se inició ayer. El objetivo es poner los últimos puntos sobre las íes para cerrar las negociaciones.

Aunque, en lo fundamental, valoro positivamente un tratado de asociación con América Latina, no puedo subrayar bastante que el respeto a los derechos humanos es de la mayor importancia. Este acuerdo debería contribuir a mejorar la situación de los derechos humanos en Centroamérica y debe ser un incentivo constante para que estos países respeten los derechos humanos. Este acuerdo debería contribuir a mejorar la situación de los derechos humanos en Centroamérica y debe ser un incentivo constante para que estos países respeten los derechos humanos. No estamos firmando sólo un tratado comercial, sino que también estamos forjando una conexión entre ambos mediante diálogos políticos y cooperación.

El tratado de asociación es importante para Centroamérica. La región se caracteriza por un elevado nivel de pobreza y este acuerdo debe contribuir al progreso económico de sus pueblos. Durante las negociaciones, la UE no debe, por consiguiente, cerrar los ojos al hecho de que Europa y Centroamérica no son socios iguales en el acuerdo. El acuerdo debe tener suficientemente en cuenta los desiguales puntos de partida de ambas regiones y, por tanto, la asimetría del acuerdo es muy importante. En resumen, debe ser un tratado equilibrado y no un tratado que sólo aporte beneficios a Europa y a las grandes empresas asentadas en Centroamérica. No, ante todo, debe mejorar la situación de los ciudadanos de a pie y de las pequeñas empresas.

Para terminar, hemos elegido un enfoque «región a región» y me gustaría subrayar que debemos concluir las cosas de esa misma forma, de tal modo que ningún país quede en desventaja frente a sus vecinos.

 
  
MPphoto
 

  Liam Aylward (ALDE).(GA) Señora Presidenta, valoro positivamente este informe y felicito al ponente por su magnífico trabajo. Me gustaría llamar la atención sobre los asuntos comerciales entre la Unión Europea y América Latina.

Debe garantizarse que los asuntos comerciales se debaten en un terreno de juego equilibrado. Los granjeros y los productores europeos deben cumplir con muchas normas y producen alimentos y productos de gran calidad. Estos estándares elevados suponen unos costes de producción más elevados para los granjeros y productores europeos y pueden resultar desfavorables en el mercado debido a la importación de productos de menor calidad y menor coste.

No sólo debemos estudiar esta cuestión en beneficio de los productores europeos. La Unión Europea ha realizado un magnífico trabajo en lo que se refiere a la protección y la consolidación de los derechos de los consumidores y de la salud. Estamos obligados a garantizar que los bienes y productos que se importen a Europa no pongan en entredicho estos derechos ni pongan en peligro la salud de los consumidores europeos.

(La Presidenta retira la palabra al orador)

 
  
MPphoto
 

  Marek Henryk Migalski (ECR).(PL) Señora Presidenta, intentaré limitarme a un minuto. Quizás Francis Fukuyama se equivocó al decir que la democracia liberal es el fin de la historia, pero sin duda tenía razón al afirmar que la democracia liberal es lo mejor que le puede ocurrir a los pueblos. Ojalá que todos viviesen en esas condiciones.

Por desgracia, en América Latina la democracia ha sido sustituida por el populismo y el capitalismo por el socialismo o el populismo económico. Teniendo esto en cuenta, me gustaría dirigirme a la señora Ashton: señora Comisaria, tengo una petición enorme, que nuestra experiencia, el dinero de los contribuyentes europeos y nuestra pericia se dirija, ante todo, a aquellos países que están en el camino de la democracia y están construyendo una economía de libre mercado y no a aquellos países que están levantando dictaduras populistas.

 
  
MPphoto
 

  Corina Creţu (S&D).(RO) La estrategia de promover las relaciones con América Latina ha demostrado ser inestimable desde que se puso en marcha y hasta hoy. Esta asociación estratégica ha añadido más consistencia a las relaciones entre nuestras regiones y ha facilitado la financiación de proyectos y programas por más de 3 000 millones de euros durante los últimos 10 años.

Por suerte, los países de la región latinoamericana han tenido más éxito hasta ahora en lidiar con la crisis económica y financiera que ciertos países desarrollados. Sin embargo, el nivel de pobreza sigue siendo muy elevado o incluso ha crecido entre el sector desfavorecido de la población debido a la naturaleza crónica de la polarización social y a la disfunción política e institucional en la región. En Bolivia, por ejemplo, aproximadamente el 60 % de la población vive por debajo del umbral de la pobreza. Las cifras ofrecidas sobre la proporción de la población que vive bajo el umbral de la pobreza en Brasil y Argentina son del 26 y el 13,9 %, respectivamente. Es por ello que apoyo de forma decidida la necesidad de que la ayuda al desarrollo se centre en la creación de servicios institucionales en estos países con el objetivo de nivelar las desigualdades sociales.

Es importante que el informe del señor Salafranca promueva el aumento del diálogo para identificar los métodos para lograr los objetivos de desarrollo del milenio. No obstante, creo que es fundamental que garanticemos que esta estrategia considera la inclusión de la sociedad civil y de las organizaciones no gubernamentales en este diálogo y en las medidas adoptadas para aplicar los objetivos de la estrategia.

 
  
MPphoto
 

  Emma McClarkin (ECR). – Señora Presidenta, en tanto que miembro de EuroLat, felicito a la Presidencia española y al señor Salafranca por enfatizar la importancia de nuestras relaciones con América Latina.

El cambio climático y el calentamiento global deben seguir siendo una prioridad en la agenda política entre la UE y los países latinoamericanos y caribeños y se debe reforzar un compromiso con los objetivos de Copenhague.

Es más, se debe fomentar el diálogo sobre la energía y el suministro energético para luchar contra el cambio climático y para apoyar el consumo de energía sostenible.

Pero tenemos mucho que intercambiar, no sólo en el comercio sino también en la cultura y la educación, y el objetivo último es que nuestra relación comercial con América Latina se fomente a través de una mayor innovación por ambas partes y se mejore la educación. Me gustaría enfatizar la necesidad de reforzar y promover aún más las becas Erasmus para participantes latinoamericanos y las fantásticas oportunidades que pueden ofrecer a título personal, profesional y de futuros contactos y de mejores relaciones comerciales entre la UE y América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Valoro positivamente la consolidación de las relaciones entre la UE y América Latina, que es una de las prioridades de la Presidencia española, ya que beneficia a ambas partes y puede aportar ventajas para los Estados miembros de la UE y los países latinoamericanos.

América Latina tiene un potencial humano enorme, con más de 600 millones de personas, además de recursos naturales y una cuota del 10 % en el PIB mundial.

La UE, en tanto que principal proveedor de ayuda al desarrollo, principal inversor y el segundo mayor socio comercial de América Latina, debe consolidar permanentemente su posición en la región.

Una cooperación regional totalmente vigente y basada en valores comunes, como la democracia, el Estado de Derecho y la defensa de los derechos humanos, por ejemplo, hará necesaria una mejora dirigida de los actuales mecanismos de asociación birregional. También voy a promover ese enfoque durante el próximo pleno de la asamblea EuroLat en Sevilla en mayo.

 
  
MPphoto
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE).(ES) Señora Presidenta, yo quisiera aprovechar también la oportunidad de este debate para señalar un tema muy preocupante, una situación que hemos conocido hace muy pocos días y que tiene que ver con Colombia.

Se ha descubierto la implicación directa de los servicios de seguridad del Estado colombiano en operaciones de persecución, de creación de testimonios falsos y de criminalización de miembros de la oposición.

Lo supimos de primera mano por la senadora Piedad Córdoba. Forma parte del dossier que el servicio de seguridad colombiano está instruyendo en su caso. Por esa información se sabe que el Gobierno colombiano, en todo caso ese organismo, está intentando generar de forma artificial vínculos entre esta persona y los grupos guerrilleros, concretamente las FARC, y, además, más grave aún -y esto es una pregunta directa para la señora Ashton-, en la operación llamada «Operación Europa» se hace referencia a la voluntad expresa de perseguir, atacar claramente y desprestigiar a las autoridades de derechos humanos en Europa, incluida la Subcomisión de Derechos Humanos del Parlamento Europeo.

Yo creo que esto es grave, es muy grave, reclama una explicación por parte del Gobierno colombiano y, en el marco de este informe, creo que es precisamente muy pertinente que podamos averiguar exactamente qué hay de cierto y saber si realmente las autoridades colombianas piensan hacer algo para remediarlo.

 
  
  

PRESIDE: Gianni PITTELLA
Vicepresidente

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señor Presidente, tras más de 300 años de régimen colonial y después de que el continente se convirtiese en terreno para la guerra fría, América Latina se ha convertido ahora en una de las regiones emergentes del planeta. El hecho de que el presidente ruso, Medvedev, haya visitado Centro y Sudamérica es un claro indicio de que está intentando reforzar la relación económica de Rusia con Sudamérica. También demuestra que la UE está en el buen camino al mejorar las relaciones con ese continente, que tiene una población mayor que la de la UE-27.

Sin embargo, no se trata sólo de iniciar negociaciones con el bloque comercial de Mercosur. Además afecta a los países más pequeños que no pertenecen a esta región económica ni a la Comunidad Andina. La UE no es sólo el principal inversor o el mayor o segundo socio comercial; también es el mayor donante de ayuda al desarrollo. Desde una perspectiva financiera, ya desempeñamos un papel crucial y, en mi opinión, debemos hacer uso de esa posición central para desarrollar la relación entre Europa y América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Sergio Paolo Francesco Silvestris (PPE).(IT) Señor Presidente, señorías, la Unión Europea y América Latina crearon una asociación estratégica hace ya algún tiempo con el objetivo de lograr una asociación eficaz entre ambas regiones.

Les recordaría que las cumbres bilaterales se han celebrado con regularidad desde 1999 y que este año no va a ser una excepción. De hecho, un encuentro UE-América Latina está previsto para el próximo mes de mayo en Madrid.

Por tanto, me alegra enormemente y quiero mostrar mi apoyo en esta intervención en la Cámara al informe del señor Salafranca Sánchez-Neyra. Comparto los elogios y las felicitaciones que todos, o casi todos, los oradores han manifestado; felicitaciones que son totalmente compartidas y están justificadas. De hecho, el informe tiene como objetivo consolidar los ya sólidos lazos políticos, históricos, culturales y económicos que existen entre ambas regiones y, por consiguiente, considero la iniciativa de la fundación como adecuada y muy relevante en estos momentos.

En tanto que miembro de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, quiero enfatizar este aspecto concreto de la economía y citar ciertas cifras que muestran que esta es una zona de gran interés en rápida expansión, teniendo en cuenta los 600 millones de consumidores, que produce materias primas básicas.

Los precios de las materias primas agrícolas en América Latina se han beneficiado recientemente de ligeros desequilibrios atmosféricos, que han provocado un suministro constante y abundante en muchos de los países productores de la zona y un rendimiento general para muchos inversores. Es más, les recordaría que la Unión Europea es el principal inversor en América Latina y el principal donante de ayuda al desarrollo, con una inversión prevista de 3 000 millones de euros durante el período 2007-2013.

Como última observación y ya para terminar, señor Presidente, me gustaría mencionar el tema del cambio climático —que también se abordó recientemente en las comisiones pertinentes, con la aprobación de importantes informes— para considerar nuevamente una parte de esta resolución que tiene todo mi apoyo.

Por consiguiente, pido debates y cooperación con América Latina sobre la lucha contra el cambio climático, de tal forma que los objetivos de Copenhague se puedan conseguir con mayor rapidez. La cooperación con los países en desarrollo más grandes es fundamental si Europa quiere lograr los objetivos del clima que se ha marcado.

 
  
MPphoto
 

  Peter Skinner (S&D). – Señor Presidente, permítame tan solo decir que me gustaría añadir mis felicitaciones por el trabajo realizado y sumarme a los comentarios que ya se han hecho.

Sin embargo, sigue existiendo, como ciertas personas quizás señalan, ciertas cuestiones difíciles con respecto al tema de Colombia y su registro de derechos humanos. En ausencia de uno o dos de mis colegas, incluido Richard Howitt, que no puede estar aquí debido a los volcanes, debo hacer mención de lo que él señaló: han existido problemas concretos que afectan a sindicalistas en Colombia. Me gustaría pedirle a la señora Comisaria y a los demás que reflexionen sobre ello al considerar cualquier estrategia y participación que tengamos en este continente.

 
  
MPphoto
 

  Catherine Ashton, Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y Vicepresidenta de la Comisión. – Señor Presidente, me gustaría empezar —como han hecho sus señorías— felicitando nuevamente al señor Salafranca por este excelente informe y también —como han hecho él y otros— dando las gracias a la Presidencia española por el trabajo realizado también por ellos, no sólo esforzándose en el trabajo para celebrar la cumbre sino por todo lo que han hecho para apoyar las iniciativas que se han presentado.

La próxima cumbre es importante. Nos permite reforzar esa relación que sus señorías han mencionado. En paralelo con la cumbre también vamos a celebrar una reunión de Ministros de Asuntos Exteriores, que es especialmente importante para mí. Confío en que seré capaz de aprovechar esta ocasión para estrechar la relación con varios Estados que estarán presentes en esta ocasión.

Varios eurodiputados han hablado también de la importancia del comercio y del papel de las empresas europeas; apreciaciones que comparto totalmente. Somos el mayor inversor en la región. Me alegró especialmente escuchar a los colegas que mencionaron el papel de la innovación, que también creo que es especialmente importante. Por supuesto, como ya esperaba, se puso especial énfasis en los derechos humanos, en la importancia de que nos aseguremos de qué forma claramente parte de las relaciones dinámicas que tenemos y que abarque nuestro trabajo.

Sus señorías han hablado del punto concreto del informe sobre el feminicidio y, por supuesto, de los pueblos indígenas. La Comisión siempre ha defendido los derechos de los pueblos indígenas y seguirá supervisando los proyectos que se han descrito.

Sobre Colombia, concretamente, soy muy consciente de las opiniones, no sólo en esta Cámara sino, por supuesto, con los consejos de sindicatos europeos e internacionales, con los que tuve relación en mi anterior puesto. Mantenemos un seguimiento estrecho de la situación. Hemos tomado nota de los importantes avances logrados. En el tratado comercial, nuestros colegas verán la importancia de la robusta cláusula sobre derechos humanos y los compromisos que se incluyen en el acuerdo, que espero —ya que los hemos supervisado— lograrán aliviar en cierta forma las preocupaciones, aunque desde luego formarán parte de nuestra relación continua con Colombia.

También estoy de acuerdo con la importancia del papel que jugamos en estos países en materias internacionales de mayor alcance. Brasil e Irán fueron ejemplos concretos mencionados. He hablado con Celso Amorim, el Ministro de Asuntos Exteriores de Brasil, precisamente sobre esa cuestión y seguimos en contacto con respecto a su importancia.

Se mencionaron las islas Malvinas. Los Estados miembros han ratificado la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar. Las islas Malvinas es un territorio asociado a la Unión y el Estado de Derecho sería de aplicación.

El cambio climático es también una cuestión importante. Debemos recordar que mantenemos un diálogo clave con esta región. Por último, también a mí me alegraría que se mencionasen en ese contexto las becas Erasmus y la importancia de los programas educativos.

Para terminar, mi enhorabuena nuevamente al señor Salafranca.

 
  
MPphoto
 

  José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, ponente. – (ES) Señor Presidente, gracias a todos los colegas por sus intervenciones.

Yo quisiera decirle, señora Ashton, que el elemento fundamental que hará que estas relaciones se muevan en los próximos años será la movilización de la voluntad política. Fueron razones políticas las que estuvieron en el origen del diálogo ministerial de San José, en el año 1985; fueron razones políticas las que estuvieron en la institucionalización del diálogo con el Grupo de Río, en el año 1990; y fueron razones políticas las que estuvieron en la superación por arriba en el mecanismo de las cumbres.

Quisiera responder a alguno de los colegas, al señor Kožušník, que somos efectivamente una comunidad de valores, y quisiera recordar que, precisamente en el periodo parcial de sesiones pasado, aprobamos una importante resolución sobre Cuba en la pedíamos la liberación inmediata e incondicional de los presos políticos. Y aprovecho para pedirle a la señora Ashton que interceda por una disidente, Marta Beatriz Roque, que está en licencia extrapenal, enferma, que acaba de obtener la nacionalidad española en una causa que ha promovido un antiguo compañero nuestro en el Parlamento, Fernando Fernández Martín, para que pueda venir a España y ser tratada.

Pero tenemos que pasar de las palabras a los hechos. Y ese paso de las palabras a los hechos donde se manifiesta es en los acuerdos de asociación. Creo, señora Ashton, que usted ha negociado muy bien los acuerdos con Colombia y con Perú. Y creo que, efectivamente, la situación de los derechos humanos, aunque todavía es preocupante en Colombia, ha mejorado sustancialmente y creo que el pueblo colombiano es un pueblo que clama por la paz y que se merece decididamente este acuerdo. Y creo además, sinceramente, que la mayoría de este Parlamento está a favor de ese acuerdo.

Señora Ashton, hay que dar a los centroamericanos un poco de aire en la negociación. Nosotros representamos el 25 % de sus exportaciones y ellos representan el 2 % de las nuestras. Hay que ser generosos y hay que relanzar el acuerdo —como usted ha dicho— con el Mercosur.

Creo, señor Presidente, para terminar, que la Unión Europea está en una situación declinante en términos económicos, por un lado, y de reforzamiento con la presencia de la Alta Representante, por otro.

Por eso creo que tenemos que esperar de ella que haga un ejercicio importante de manifestación de voluntad política en la Cumbre de Madrid y que siga manteniendo alto, en el orden del día de las prioridades de la Unión Europea, las relaciones con América Latina.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. - Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar durante el primer periodo parcial de sesiones de mayo.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito.(RO) La Unión Europea es el principal socio comercial de América Latina y el segundo mayor socio comercial en el caso de Mercosur y Chile. Los Estados miembros de la Unión Europea también ofrecen la mayor fuente de inversión directa en América Latina. Sin embargo, las relaciones entre la Unión Europea y América Latina van más allá del aspecto comercial, ya que también incluyen elementos históricos, institucionales y culturales.

En este contexto, creo que es necesario redactar un acuerdo comercial que suponga una mayor cooperación con América Latina. De hecho, los esfuerzos continuos por firmar un tratado de asociación con Mercosur marca el primer paso en esta dirección.

El tratado de asociación ofrece un instrumento que va a ayudar a promover los intereses económicos, sociales y geopolíticos de ambas regiones. Además sería el primer tratado de asociación intercontinental entre Norte y Sur que ofrecería una alternativa a otros intentos menos equitativos de integración, como el Área de Libre Comercio de las Américas.

Una cooperación comercial más estrecha entre América Latina y la Unión Europea facilitaría la aplicación de políticas de cohesión económica y social que tienen por objetivo promover el desarrollo económico y la prosperidad en ambas regiones. Espero que veamos varias conclusiones satisfactorias que apunten en esa dirección presentadas en la cumbre que se va a celebrar entre la Unión Europea y Mercosur el 17 de mayo.

 
Última actualización: 21 de julio de 2010Aviso jurídico