Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2215(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0133/2010

Debates :

PV 20/05/2010 - 3
CRE 20/05/2010 - 3

Votaciones :

PV 20/05/2010 - 7.7
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0192

Debates
Jueves 20 de mayo de 2010 - Estrasburgo Edición DO

8. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
PV
  

Explicaciones de voto orales

 
  
  

Informe: Louis Grech (A7-0132/2010)

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señor Presidente, me siento muy complacido de que las pequeñas y medianas empresas (PYME) figuren en el informe sobre cómo ofrecer un mercado único a los consumidores y los ciudadanos. En su apartado 46 se señala acertadamente que el acceso a la financiación es su mayor problema. Y es cierto porque resulta más fácil obtener una financiación de millones de euros para un fondo de cobertura que recibir un préstamo de 100 000 euros para una pequeña empresa.

En vista de ello me gustaría que el informe no sólo describiera lo que debería ocurrir en una situación ideal, sino que también pidiera a la Comisión que adopte medidas concretas.

 
  
  

Informe: Pál Schmitt (A7-0108/2010)

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Un diálogo más estrecho entre las universidades y las empresas contribuirá, en mi opinión, al crecimiento económico. Me alarma el creciente desempleo entre los jóvenes. La incierta situación laboral a la que se enfrentan los jóvenes a menudo los desanima a formar una familia o hace que aplacen esta decisión durante demasiado tiempo, lo que tiene repercusiones negativas en última instancia en el ámbito económico y social para la transformación demográfica de Europa.

Por consiguiente, este diálogo debería contemplar medidas para ayudar a la incorporación de los jóvenes en el mercado laboral y les permita desarrollar todo su potencial. Otro tema sería hacer uso de la educación como medio para luchar contra la pobreza, las desigualdades y la exclusión social, prestando especial atención a las personas con discapacidad. Por estos motivos he votado a favor del proyecto de informe.

 
  
  

Informe: Rebecca Harms (A7-0142/2010)

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE).(GA) Señor Presidente, he votado a favor de este informe por ser lo correcto.

Sin embargo, en relación con la energía nuclear en general, me gustaría decir que muchos ciudadanos están confundidos a este respecto, y en mi propio país casi todos están en contra de la energía nuclear debido a los terribles desastres ocurridos en Sellafield y Chernobyl. En vista de ello, recomiendo que la Comisión investigue las ventajas y desventajas de la energía nuclear y publique un documento para que los ciudadanos tengan la oportunidad de formarse una opinión sobre la verdad y no sobre emociones.

Por último, quería felicitarle, señor Presidente, por la excelente labor que ha realizado en su primer día como tal.

 
  
MPphoto
 

  Sergej Kozlík (ALDE). (SK) La Comunidad Europea presta asistencia financiera a Lituania, Eslovaquia y Bulgaria para apoyar los esfuerzos que realizan en cumplimiento de sus obligaciones relativas al desmantelamiento de reactores nucleares de primera generación. La asistencia financiera para la retirada del funcionamiento prestada a Bulgaria hasta 2009 estaba destinada primordialmente a los trabajos de preparación. El objetivo de la prórroga propuesta es ofrecer a Bulgaria asistencia para que pueda operar y llevar a cabo los trabajos de seguridad y mantenimiento…

(El Presidente interrumpe al orador)

 
  
 

Señor Kozlík, no puede cambiar el tema de su declaración.

 
  
  

Informe: Liem Hoang Ngoc (A7-0147/2010)

 
  
MPphoto
 

  Peter van Dalen (ECR).(NL) Señor Presidente, algunas de las enmiendas al informe que ha presentado el ponente resultan por lo menos sorprendentes. El ponente proponía que se eliminaran todos los textos sobre la buena gestión de las finanzas públicas, los procedimientos por violación del Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) que aún deben llegar a su fin y la importancia de la estricta aplicación de este Pacto, y 250 diputadas y diputadas lo apoyaron. ¡Sorprendente!

El objetivo que persigue el ponente y las otras 250 diputadas y diputados es destruir la economía. ¿Cómo es posible que 250 diputadas y diputados se nieguen aún a ajustar el gasto a los recursos disponibles? Doscientos cincuenta diputadas y diputados al Parlamento Europeo que no comprenden que la tierra de la abundancia no existe. Todos los Estados miembros deberán derramar mucha sangre, sudor y lágrimas para saldar sus deudas, volver a poner sus finanzas en orden y tomar un rumbo distinto.

Como es obvio, este es un mensaje que los electores no recibirán con agrado. Sin embargo, si no lo hacemos, toda Europa irá a la quiebra. El camino que propone el ponente es una receta para destruir la sostenibilidad de las finanzas públicas a corto plazo. Por surte, estas enmiendas no han sido aprobadas.

 
  
MPphoto
 

  Vicky Ford (ECR). – Señor Presidente, me felicito de este informe sobre las finanzas públicas, pues representa una gran mejora respecto al proyecto original.

El alto endeudamiento y el abultado déficit son motivo de gran preocupación en el Reino Unido y muchos Estados miembros. Debemos liberarnos de los estímulos fiscales y la expansión monetaria cuantitativa, que no deben ser la norma aceptada. Ahora necesitamos centrarnos en superar nuestros altos niveles de desempleo y reducir la carga fiscal que soporta el empleo y las PYME. Los recursos son escasos, y estamos de acuerdo en que, cuando haya dinero disponible, este debería dirigirse a las inversiones que impulsan el crecimiento, como la I+D y las innovaciones ecológicas e inteligentes. Por último, no podemos dejar a un lado la cuestión del creciente envejecimiento de la población. Los regímenes de pensiones deben ser transparentes y ser tenidos en cuenta al examinar la deuda pública.

El informe incluye algunas cuestiones que despiertan en mí cierta cautela. La inmigración, por ejemplo, tiene que tratarse con sensibilidad. Puede colmar algunas lagunas de nuestra fuerza de trabajo, pero tiene que ser controlada y es necesario tener en cuenta los factores locales. Sí, estoy de acuerdo en que los problemas europeos requieren soluciones europeas, pero tenemos que tomar en consideración la economía mundial y también respetar las competencias fundamentales de nuestros gobiernos nacionales.

 
  
MPphoto
 

  Philip Claeys (NI).(NL) He votado en contra del informe Hoang Ngoc sobre todo por la despreocupación con la que pide una mayor inmigración de masas hacia Europa.

¿Hasta qué punto puede distanciarse el Parlamento Europea del mundo real? Nuestras ciudades ya se quejan de los problemas de una inmigración masiva e incontrolada. Ha llegado el momento de realizar un análisis de costes y beneficios a nivel europeo de la inmigración de extranjeros procedentes de fuera de la Unión Europea. Los gobiernos de varios Estados miembros que ya se enfrentan a este problema se han negado a calcular el coste de la inmigración y parecen pensar que no sería conveniente conocer algo más acerca de esta cuestión. ¿Cómo puede ser?

Asimismo tenemos que tener en cuenta los problemas que este fenómeno provocará en el mundo en desarrollo, que sufrirá una fuga de cerebros y de fuerzas vitales para sus sociedades. Sus problemas se harán aún más graves, lo que a su vez causará una mayor emigración.

 
  
  

Informe: Vincent Peillon (A7-0133/2010)

 
  
MPphoto
 

  Diane Dodds (NI). – Señor Presidente, he votado en contra del informe de iniciativa sobre la Unión para el Mediterráneo por varios motivos.

No cabe duda de que un Mediterráneo estable es de una enorme importancia para Europa en su conjunto. Sin embargo, en unos momentos en que existe un peligroso entorno económico en Europa, esta Cámara no puede aceptar de ningún modo los gastos asociados a este plan. Grandiosas reuniones de Jefes de Estado y de Gobierno, una Secretaría con 40 funcionarios y paquetes de vecindad no representan una política económica austera en estos momentos.

Por otra parte, he votado en contra de la enmienda 5 por pedir que no se eleve el nivel de las relaciones entre la UE e Israel de conformidad con el Acuerdo de asociación económica preferencial. En el delicado equilibrio que debe mantener Europa, estas propuestas no contribuyen a que Israel tenga confianza en que esta Cámara actuará como un mediador imparcial.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE).(DE) Señor Presidente, a principios de la década de 1980, cuando era un joven periodista, hice una visita al rey Hasán de Marruecos, cuya solicitud de adhesión a la UE acababa de ser rechazada. Tras esta visita escribí un artículo en el que pedía una comunidad mediterránea. Tuve el privilegio de trabajar en esta Cámara con Otto von Habsburg, que decía que el mar Mediterráneo nunca había separado a Europa de sus vecinos, sino que debe unirlos. En su biografía del Presidente Sarkozy, Jean-Paul Picaper escribe que la idea de la Unión para el Mediterráneo procede del movimiento paneuropeo.

¿Por qué lo digo? Porque quiero dejar claro que no se trata simplemente de una obsesión francesa, como muchos han dicho, ni de malgastar dinero, como ha dicho la oradora precedente. Se trata de la herramienta de política exterior más importante de la Unión Europea después de la Asociación Oriental. No obstante, es precisamente por esta razón que debemos velar por que tenga un diseño y una estructura política adecuados. No debe ser simplemente una zona de libre comercio, porque sabemos que el Mediterráneo, como dijo Churchill, y dirijo esta observación a las diputadas y diputados británicos, es el punto vulnerable de Europa. Debemos procurar que no lo sea en el futuro.

 
  
  

Informe: Evgeni Kirilov (A7-0123/2010)

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). – Señor Presidente, he votado a favor del apartado 12 del informe original en el que se expresa la inquietud por el uso de la limpieza étnica como preludio del reconocimiento de las entidades títere de Osetia del Sur y Abjazia. Mi propuesta consistía en pedir a Rusia que cumpliera sin demora los compromisos y levantara inmediatamente el bloqueo de la MOUE para que esta pudiera acceder a Osetia del Sur y Abjazia. Me parece realmente intolerable y humillante que los representantes de la UE tengan que pedir permiso para acceder a estas entidades, acceso que ya se había acordado. En vista de ello, la exigencia de que Rusia respete la soberanía e integridad de la República de Georgia, lamentablemente, carece de autoridad.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Louis Grech (A7-0132/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) El mercado interior y el euro representan dos auténticos escudos para la Unión Europea en vista de la tormenta financiera, presupuestaria, económica y social que capean actualmente los 27 Estados miembros. He votado a favor de este informe porque reafirma el papel clave que desempeña el mercado interior y presenta una muy buena visión de conjunto de lo que está en juego en estos momentos (coordinación presupuestaria, desarrollo de la educación y la investigación, ayudas para las PYME, refuerzo y acceso a SOLVIT y la Enterprise Europe Network). Estas es una reflexión y una hoja de ruta que complementa perfectamente la del profesor Monti, que hace poco presentó un informe intitulado: «Una nueva estrategia para el Mercado Único» al Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe que aborda las actuales deficiencias del mercado interior. La crisis económica y financiera ha causado graves daños al proceso de integración del mercado único. Resulta lamentable observar el resurgimiento del proteccionismo económico a nivel nacional, que podría tener por resultado la fragmentación del mercado interior. Un gran número de PYME abandonan el mercado porque su acceso a la financiación se ha visto fuertemente limitado en esta época de crisis. No debemos olvidar que las PYME forman una parte fundamental de la espina dorsal de la economía europea y son las principales impulsoras del crecimiento económico y la cohesión social. Los Estados miembros deberían redoblar sus esfuerzos para aplicar la Small Business Act y eliminar los obstáculos administrativos y burocráticos para las PYME.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) He votado contra el informe porque promueve elementos sumamente costosos para un crecimiento viable y para los intereses de los trabajadores y consumidores de la UE en general. En primer lugar, el ponente no sólo saca las conclusiones erróneas, sino que parte de la premisa equivocada al formular sus premisas, ya que afirma que «el mercado único europeo es el mejor ejemplo, junto con la zona del euro, de lo que significan realmente la integración y la unidad económicas de la UE, y ciertamente es el logro más visible de la integración europea para los ciudadanos de la UE». Olvida la inexistencia de una unión social y política que es fundamental, y pasa por alto las verdaderas condiciones en que se encuentran muchos Estados miembros de la zona del euro.

Menciona en particular la economía social de mercado, un término vago que significa en esencia la liberalización del mercado a expensas de los últimos restos de la política social. Asimismo, el ponente adopta plenamente la filosofía de la competitividad y la Estrategia Europa 2020, que no sólo carece de fundamento, sino que tendrá consecuencias todavía más negativas para los ciudadanos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D), por escrito. (RO) Todos sabemos que la Estrategia Europa 2020 se puso en marcha con el objetivo de ayudar a la Unión Europea a salir de la actual crisis económica y de preparar su economía para la próxima década. Por esta razón creo que la Estrategia Europa 2020 debe fijar objetivos realizaras para alcanzar en 2020 una economía social de mercado ecológica basada en el conocimiento y un desarrollo sostenible. Otro de sus objetivos es crear puestos de trabajo en el sector agrícola y medioambiental, ya que el mercado único europeo debe ser la piedra angular de la Estrategia Europa 2020 para hacer frente a los retos que plantean el crecimiento económico y la protección de los consumidores.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. – (PT) He votado a favor de este informe porque señala que el mercado único no está ligado exclusivamente al aspecto económico. Es indispensable adoptar un enfoque integral común para volver a impulsar el mercado único, en el que las metas de los consumidores y ciudadanos, en especial las de carácter económico, social, sanitario y medioambiental, se integren plenamente en un mercado único revitalizado.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) El mercado interior, así como las políticas relacionados con él, han permitido que el público europeo tenga un mejor acceso a los bienes y servicios, y a una mayor variedad de ellos a un coste inferior. Los principios del mercado interior han hecho que los consumidores europeos tengan acceso a más información y a una mayor protección de sus derechos, pero también que conozcan mejor sus obligaciones. Por ello, la realidad del mercado interno no es estática, sino dinámica. Es una realidad que cambia en un mundo globalizado y es necesario seguir reflexionando sobre la manera de desarrollarlo y mejorar su aplicación. Coincido con el ponente en la importancia del mercado interior de la Unión Europea para la propia integración europea, para una mayor cohesión social, para el desarrollo sostenible, para la competitividad y para el crecimiento económico que nos permitirán hacer frente a nuevos cambios de situación en el futuro y competir en un mercado globalizado.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE) por escrito. (PT) La construcción de un mercado único integrado que funcione plenamente es un proceso esencial para profundizar la integración europea, la cohesión social, el crecimiento económico y el desarrollo sostenible de la UE. Sin embargo, no cabe duda de que la crisis económica ha minado la confianza del público y los consumidores en el mercado único. Es importante que el público europeo adquiera conciencia de la importancia del mercado único, de la forma en que funciona y, lo que es más importante, de las ventajas que puede ofrecer al público, a los consumidores y a las pequeñas y medianas empresas. La revitalización del mercado único implica que las partes interesadas que participan en él deben adoptar un enfoque integral común que incorpore los objetivos de los consumidores y del público en una mercado único renovado, en particular aquellos relacionados con problemas económicos, sociales, sanitarios y medioambientales. Este nuevo programa para consolidar el mercado único debe ser objeto de un detenido seguimiento a fin de que valore la justicia social, garantice la integridad del mercado, estimule la innovación y contribuya a la transición a una nueva era digital. Es probable que estos imperativos ofrezcan al mercado único una ventaja de competencia respecto a otras grandes economías del mundo. A fin de infundir confianza en este mercado único es necesario proteger a los consumidores y satisfacer las necesidades sociales y medioambientales del público.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. (FR) Siento una gran admiración por el ponente por haber logrado escribir, con toda seriedad y sin echarse a reír, que el mercado único y el euro han servido a Europa de escudo protector contra la profunda crisis que nos ha afectado en los últimos dos años. Nada nos ha protegido, y menos aún la Europa de Bruselas. Por el contrario, esta ha establecido todas las condiciones necesarias para que soportemos todo el peso de la crisis: libre circulación de capitales a nivel mundial, desmantelamiento de los servicios públicos y de los sistemas de protección social, aumento de la inseguridad del empleo y una política monetaria en manos de un banco central indiferente ante las necesidades económicas de los Estados miembros. Estas son las consecuencias de crear un mercado único que no ha sido completado desde 1992. También ha sido un elemento de inercia, un elemento superfluo que los Estados miembros debían tomar en consideración al hacerse cargo de la situación. En cuanto al euro, creo que deberíamos preguntar a todos los países que sufren los efectos de la especulación lo que piensan de su capacidad para protegerlos. Actualmente es en sí mismo un factor de la crisis.

 
  
MPphoto
 
 

  Małgorzata Handzlik (PPE), por escrito.(PL) El mercado común europeo es un importante logro de la integración de la Unión Europea. Brinda numerosas posibilidades a nuestros ciudadanos, así como a las pequeñas y medianas empresas.

En un informe sobre la estrategia y futuro del mercado de la UE, publicado y presentado la semana pasada, el profesor Mario Monti señala con claridad que los ciudadanos y los consumidores deberían ser unos de los principales beneficiarios del mercado común. Y este mercado no siempre les es favorable. Por ello, sus objeciones deberían tenerse en cuenta en la mayor medida posible al elaborar nuevas propuestas legislativas. Debemos intentar que cuestiones como, por ejemplo, el reconocimiento de las cualificaciones profesionales, la correcta aplicación de la Directiva sobre servicios, el comercio electrónico, las pequeñas y medianas empresas y la protección de los consumidores, ocupen un lugar prioritario en la construcción del mercado común.

Como observa acertadamente el profesor Monti, en los Estados miembros puede palparse una cierta fatiga respecto a las cuestiones del mercado de la UE, pero es precisamente ahora que necesitamos más que nunca un mercado común fuerte, como nos lo ha demostrado la crisis de los últimos meses. Por ello, me felicito del informe del señor Grech, en el que tuve la oportunidad de colaborar y que constituye nuestro comentario sobre la cuestión de los consumidores y los ciudadanos en el mercado de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE), por escrito. – Este informe no podía haber llegado a un momento más crucial. La crisis financiera en curso ha creado una sensación de desconfianza y ha hecho que los gobiernos deliberen sobre medidas proteccionistas. Este hecho tendrá efectos negativos a largo plazo sobre la economía de Europa. Creo que existe una relación entre los problemas económicos y la falta de motivación para completar el mercado interior. En su informe, el señor Grech señala con toda razón que el ciudadano es el verdadero centro del mercado interior y que la economía debería trabajar para él y no a la inversa. En el informe del señor Monti titulado «Una nueva estrategia para el mercado interior», se advierte que el mercado interior es más impopular que nunca, pero también más necesario que nunca. Creo que debemos actuar de forma audaz para revitalizar el merado interior y, al mismo tiempo, tener en cuenta las objeciones de los ciudadanos. He votado a favor del informe Grech, aunque en mi opinión podría haber dado un mayor relieve a la situación de las PYME. Sin embargo, con las importantes enmiendas aprobadas, el resultado presenta un buen equilibrio y espero que dé lugar a iniciativas legislativas bien pensadas por parte de la Comisión.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La construcción de un mercado único siempre ha sido y sigue siendo uno de los principales objetivos de la UE. Un mercado único que funcione correctamente es un proceso fundamental para promover la integración europea, la cohesión social, el crecimiento económico y el desarrollo sostenible dentro de la Unión. Han surgido dudas acerca de la fase en que se encuentra el mercado interior como consecuencia de la reciente crisis económica, pues algunos afirman que es frágil en estos momentos. Si fuera cierto, sería muy perjudicial para el proceso de integración del mercado único y para la historia de la propia Unión. En estos momentos es de suma importancia encontrar un instrumento que informe clara e inequívocamente al público europeo sobre la forma en que funciona el mercado único, así como sobre los enormes beneficios que puede brindar a los consumidores y a las pequeñas y medianas empresas. Es por ello que he votado en el sentido que lo he hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. – (DE) El informe avanza en la dirección incorrecta. Ahora es el momento de proteger a las empresas de los Estados miembros contra los efectos de la crisis financiera mundial y de adoptar normativas claras para los especuladores y el libre mercado. En lugar de ello, las diferencias culturales y económicas entre los mercados, empresas y prácticas comerciales son sacrificadas en el altar de un mercado globalizado. Por estos motivos he votado en contra de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Rochefort (ALDE), por escrito. (FR) He votado a favor del informe Grech sobre cómo ofrecer un mercado único a los consumidores y los ciudadanos. Este documento encuentra de hecho un equilibrio entre los objetivos de una economía abierta capaz de estimular el crecimiento y la creación de empleo, y de dar una respuesta integrada a los principales desafíos del futuro (como la competitividad, la investigación y el desarrollo, la política industrial y los problemas demográficos y medioambientales), por una parte, y los objetivos de un sistema económico en condiciones de ofrecer protección a los consumidores y las garantías sociales y medioambientales que necesitan los ciudadanos, por la otra. No debemos olvidar a los ciudadanos y consumidores en nuestra estrategia de recuperación.

Asimismo, Europa debe adoptar un enfoque integral que incorpore plenamente las inquietudes de nuestros ciudadanos y otros ámbitos horizontales, en particular la salud, la protección social y de los consumidores, el derecho laboral, el medio ambiente, el desarrollo sostenible y la política exterior. En el informe se pide a la Comisión que presente una propuesta legislativa relativa a la aplicación de mecanismos de recurso asequibles, convenientes y accesibles a escala europea a más tardar en mayo de 2001, algo con lo que estoy de acuerdo.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Schlyter (Verts/ALE), por escrito. (SV) Este informe está formado por la mejor retórica carente de contenido que he visto este año y, por esta razón, no puedo votar a favor. Ahora bien, recoge algunas propuestas buenas y malas, por lo que me he abstenido.

 
  
  

Informe: Pál Schmitt (A7-0108/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) He votado a favor del informe sobre el diálogo entre las universidades y las empresas porque, en mi opinión, es indispensable mejorar el vínculo entre la formación y el mercado laboral. No se trata de orientar a los estudiantes según los deseos del sector privado, sino de permitir que los jóvenes tengan en cuenta las implicaciones de la vida laboral. Es necesario reforzar los lazos entre las universidades y las empresas para que los estudiantes tengan un acceso más fácil al trabajo y para que las empresas acepten con más facilidad carreras atípicas.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe sobre una asociación más activa entre universidades y empresas. Las universidades desempeñan un papel clave para el éxito de la transición a una economía basada en el conocimiento, pero también es necesaria la participación de otras partes interesadas, como las empresas y las instituciones gubernamentales. Para lograr resultados eficientes, el sector de la educación debe ser reestructurado y modernizado, y los planes de estudio deben reformarse y actualizarse para satisfacer las necesidades del mercado laboral. Cuando se creen las condiciones para que los titulados encuentren trabajo en pequeñas y medianas empresas, habremos colmado la brecha entre la oferta de especialistas jóvenes y la demanda del mercado de trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. (IT) En este informe de iniciativa se recogen ideas realmente positivas para el futuro de nuestras universidades. Todo cambio del sistema de formación académica que contribuya a modernizar los programas de formación y, ante todo, acerque a los titulados al mundo del empleo, debería ser bienvenido y estimulado.

Actualmente, el sistema universitario europeo, uno de los elementos más importantes de nuestra vida diaria, con el que podemos sembrar las semillas de una recuperación económica sólida y duradera, debe abrirse al mercado laboral, ya que establecer lazos sólidos de intercambio mutuo entre las empresas y las universidades es una prioridad para las instituciones de los Estados miembros, y deben ser sobre todo las autoridades locales y regionales los que deben decidir los esfuerzos para el éxito de la colaboración entre el sector económico y el educativo. Únicamente las universidades que hablan con las empresas de su región pueden preparar a los jóvenes para entrar y mantenerse permanentemente en el mercado del empleo.

Ahora y siempre, todos necesitamos establecimientos de formación puestos al día que reflejen sobre todo las necesidades regionales, este también es, estoy convencido, un ingrediente vital para el crecimiento de nuestras regiones. Por tanto, he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. – (PT) Actualmente, el conocimiento es una prioridad más que nunca antes. Se necesita hacer más respecto al triángulo del conocimiento, adoptar un marco de reformas necesario para hacer del conocimiento un valor social y reforzar los lazos entre las empresas y las universidades como en el caso de las Comunidades de Conocimiento e Información del Instituto Europeo de Tecnología (IET). Es crucial que las universidades integren el entorno económico y social de su principal ámbito de acción en los programas e investigación e innovación. Es esencial desarrollar una estrategia de inversión para obtener nuevas fuentes de crecimiento y estimular la investigación, el desarrollo, la innovación y la educación con miras a reforzar nuestra base industrial, un excelente sector de los servicios y una economía rural moderna. El papel de los establecimientos de enseñanza superior, universidades y politécnicos, tanto públicos como privados, será de gran valor para que aumente la confianza del Estado en ellos. Éstos deberían gozar de autonomía, de modo que puedan hacer su indispensable aportación al desarrollo de Europa. Es necesario reforzar las facetas interdisciplinarias y transdisciplinarias de los programas de educación y la cooperación entre las universidades. Las tecnologías de la información y la comunicación constituyen un instrumento clave a este respecto.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. – (PT) He votado a favor del informe sobre el diálogo entre las universidades y las empresas: una nueva asociación para la modernización de las universidades europeas, porque presenta medidas que contribuyen a mejorar al empleabilidad de los estudiantes europeos. La cooperación entre el sector educativo y las empresas es esencial para colmar la brecha entre la lógica de oferta del sector de la educación y la lógica de demanda del mundo del empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) Creo que las asociaciones que permiten la modernización de las universidades, en particular de aquellas que promueven una mejor educación y mejores cualificaciones para las personas, son indispensables para aumentar la competitividad europea. Esta cualificación se reflejará en la innovación, la investigación y el desarrollo, que son cruciales para lograr un crecimiento económico y social sostenido. Deben crearse asociaciones entre las universidades y las empresas para facilitar la entrada de estos trabajadores en el mercado laboral y para ayudar a reducir el alto nivel de desempleo que registramos actualmente en particular. En este contexto quisiera reiterar igualmente la importancia de la política de cohesión de la Unión Europea, cuyos fondos serán sumamente útiles a tal fin.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE) por escrito. (PT) El Consejo Europeo aprobó en Lisboa en marzo de 2002 y en Barcelona en marzo de 2002 el objetivo estratégico de convertir a la UE en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, de hacer que sus sistemas de educación y formación fueran un referente mundial de calidad y de crear el Espacio europeo de investigación e innovación. Los Estados miembros tienen competencias en materia de políticas de educación y formación, en tanto que el papel de la UE es promover el desarrollo de los sistemas nacionales por medio de nuevos instrumentos a nivel de la UE, el aprendizaje mutuo y el intercambio de información y buenas prácticas. La economía basada en el conocimiento y el rápido desarrollo tecnológico plantean retos a la enseñanza superior y a la investigación en Europa, pero también ofrecen nuevas oportunidades que es necesario aprovechar con eficacia. En este contexto es de suma importancia crear asociaciones de calidad entre la enseñanza superior y las empresas. Creo que la cooperación entre el sector educativo y las empresas a nivel regional, nacional y transnacional es crucial para colmar la brecha entre la lógica de oferta del sector de la educación y la lógica de demanda del mundo del empleo.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) El informe sobre el diálogo entre las universidades y las empresas adopta una posición que no consideramos que sea la manera de modernizar la educación. Debemos tomarnos muy en serio las amenazas que planean sobre el acceso gratuito, público y democrático a la educación. Creemos que es necesario reconocer urgentemente los errores derivados del Proceso de Bolonia y, en contra de lo que el ponente dice acerca de dicho proceso, que debe desmitificarse la movilidad como medio para que los Estados miembros se acerquen entre sí y hacerlos más iguales.

Asimismo, no debemos olvidar que el Proceso de Bolonia no es neutral e implicó una inversión inicial, ni que, al mismo tiempo, ha seguido una política basada en arrebatar al Estado la responsabilidad de la financiación de las universidades. La cuestión relativa a la autonomía universitaria es mencionada varias veces en este informe, y en ese punto se añade la idea de una «asociación» entre las universidades y las empresas como forma de garantizar la financiación de estas instituciones. Este concepto del diálogo entre universidad y empresa se aleja del verdadero significado y valor de la educación como derecho universal y su enfoque de la educación pretende comercializarla y despojarla de contenido y calidad. Se trata de un enfoque neoliberal al que nos oponemos.

 
  
MPphoto
 
 

  Filip Kaczmarek (PPE), por escrito.(PL) He votado a favor del informe Schmitt sobre el diálogo entre las universidades y las empresas: una nueva asociación para la modernización de las universidades europeas. Quisiera expresar mi sincero agradecimiento al ponente que, desgraciadamente, ya no es diputado al Parlamento Europeo. Felicito cordialmente al señor Schmitt por su elección al Parlamento húngaro y haber sido elegido su presidente. Le deseo todo lo mejor.

 
  
MPphoto
 
 

  Jaromír Kohlíček (GUE/NGL), por escrito. (CS) La UE se encuentra actualmente en una situación muy esquizofrénica. Por una parte existe una gran demanda para que las universidades formen trabajadores profesionales con orientaciones prácticas en los cursos de licenciatura. Por la otra, las personas que realmente comprenden la educación técnica saben que los tres primeros años de estudios en la universidad deberían ofrecer a los estudiantes los fundamentos teóricos para sus estudios posteriores. En ello reside la raíz de todo el malentendido. Un foro de universidades y empresas, sea cual sea la forma que adopte, siempre se concentrará en particular en los titulados «útiles desde una perspectiva práctica». Sin embargo, los verdaderos pilares de la investigación fundamental y de las innovaciones importantes son generalmente los poseedores de licenciaturas, títulos de máster y doctorados técnicos. Si desean lograr resultados importantes en su área, estos titulados deben adquirir fundamentos adecuados en las disciplinas técnicas en los tres primeros años de sus estudios. Resulta difícil imaginarse que puedan arreglárselas con las matemáticas de secundaria y conocimientos superficiales de las ciencias técnicas básicas, complementados con un examen en contabilidad simple y doble, y algunos conocimientos prácticos de preparación de proyectos para presentar una solicitud de subvención a un organismo. Los catedráticos universitarios responsables defienden un punto de vista que no es muy diferente del mío, a pesar de todas las declaraciones, foros, comunicaciones y nuevas asociaciones. Por ello, para los futuros debates recomiendo que se haga una clara distinción entre la educación universitaria según la Declaración de Bolonia y la educación universitaria «tradicional». Desde luego también resultan convenientes las nuevas formas adicionales del denominado aprendizaje permanente.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El diálogo entre universidad y empresa es esencial para la formación de alta calidad a la que aspiran los jóvenes en la UE. La cooperación entre el sector educativo y las empresas a todos los niveles es crucial para colmar la brecha entre la lógica de oferta del sector de la educación y la lógica de demanda del mundo del empleo. Las asociaciones entre los establecimientos de educación y formación, y las empresas son esenciales para mejorar la empleabilidad de los estudiantes, incrementar el potencial empresarial y familiarizarse más fácilmente con el mundo del trabajo. Es por ello que he votado en el sentido que lo he hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. – (DE) En su comunicación, la Comisión pide que se conceda una verdadera autonomía a las universidades y establecimientos de enseñanza superior. Este tipo de autonomía debería ir acompañada de una autonomía financiera, algo que resulta poco realista en el período de austeridad que tenemos ante nosotros. Existen muchos ejemplos de una cooperación muy fructífera entre los establecimientos educativos y las empresas. La necesidad de mejorar el diálogo en el marco del Proceso de Bolonia no se expresa con suficiente claridad y, por ello, me he abstenido.

 
  
MPphoto
 
 

  Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė (PPE), por escrito. (LT) Probablemente ningún Estado miembro pondría en duda que la cooperación entre la educación y las empresas es imprescindible. En vista de que la crisis ha puesto de relieve no solamente el problema del desempleo, sino también la importancia de una educación que cumpla las demandas del mercado, me siento muy satisfecho de que el Parlamento Europeo, al aprobar este documento, intente iniciar un diálogo entre el mundo académico y el de las empresas. Este proceso debe considerarse algo a largo plazo, desde el inicio de los estudios universitarios, como programas de intercambio, la promoción de períodos de prácticas en empresas, incluso consultas entre universidades y empresas a la hora de elaborar los planes de estudio. Si los futuros empleadores se integran en el sistema educativo desde el principio, tendremos mayores posibilidades de formar especialistas que satisfarán mejor las necesidades de los empleadores en el mercado laboral.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) He votado a favor de la resolución A7-0108/2010 del Parlamento Europeo sobre el diálogo entre las universidades y las empresas: una nueva asociación para la modernización de las universidades europeas [209/2099 (INI)] porque la dinámica del mercado laboral actual, el desarrollo económico y el cambio de las prioridades de desarrollo requieren una cooperación a muchos niveles. La enseñanza superior se enfrenta a un reto enorme en toda Europa. Tiene que mantenerse a la altura de un mundo que se desarrolla dinámicamente y adaptarse a las cambiantes expectativas que el mercado plantea a los nuevos trabajadores. Hoy en día, el hecho de que las oportunidades de educación y el nivel de educación no concuerden con las expectativas del mercado constituye un problema muy grave. El mantenimiento de este sistema, lleno de desigualdades, es un error que no podemos aceptar. Tan sólo por este motivo, los cambios que deberíamos introducir deberían referirse a todo el ámbito de la educación y a la forma en que los jóvenes se desempeñan en el mercado laboral. En mi calidad de antiguo presidente del Parlamento de los Estudiantes de la República de Polonia, una institución de derecho público que representa a todos los estudiantes de ese país, a menudo me encuentro con personas que acaban de empezar o de terminar sus estudios universitarios. Se sabe muy poco del mercado laboral y lo que exige, y el nivel de educación resulta igualmente insatisfactorio. En los órganos políticos, al igual que en los estudiantiles, se cree que lo importante son el número de períodos de prácticas y trabajo realizados, el número de materias estudiadas y las lenguas que uno puede hablar. Sin embargo, el mercado necesita calidad, no cantidad. Por ello es necesario que actuemos para mejorar la cooperación entre las universidades, el mundo académico y las empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Daciana Octavia Sârbu (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor del informe Schmitt para estimular la cooperación entre las universidades y las empresas. Actualmente, las universidades deben cooperar más estrechamente con el mundo de las empresas a fin de dar una respuesta adecuada a las necesidades del mercado laboral, sobre todo en una economía globalizada. A este respecto, el diálogo y la cooperación entre universidades y empresas deberían basarse en la reciprocidad, la confianza y el respeto.

Este objetivo podría alcanzarse mediante la introducción de un sistema de justificantes de conocimientos, similar al que se usa en varios Estados miembros en estos momentos, el cual permitirá a las PYME en particular mejorar sus capacidades de investigación sin cuestionar la independencia, autonomía y carácter público de las universidades. Tanto las universidades como las empresas pueden beneficiarse del desarrollo conjunto de cualificaciones multidisciplinarias, interdisciplinarias y empresariales, así como de una adaptación flexible de las áreas, características y especialidades de estudio a las necesidades de la economía y las pequeñas y medianas empresas.

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor del informe sobre el diálogo entre las universidades y las empresas: una nueva asociación para la modernización de las universidades europeas.

La UE necesita establecer lazos más estrechos y asociaciones entre las universidades y el sector empresarial a fin de desarrollar una sociedad basada en el conocimiento y la investigación aplicada, y de mejorar la integración de los titulados en el mercado laboral. Lamentablemente, con creciente frecuencia se observan diferencias entre las capacidades de los graduados y las cualificaciones que requiere el mercado laboral.

Insto a la Comisión y a los Estados miembros a que elaboren previsiones a medio y largo plazo de las cualificaciones necesarias a fin de establecer una relación directa entre los programas de estudio y el desarrollo económico. Por otra parte, quisiera destacar que es necesario aumentar el número de empleos, que es una prioridad para la UE, sobre todo en esta recesión.

Instamos a la Comisión a que promueva el uso de los recursos e instrumentos de que dispone para desarrollar una cultura empresarial por medio de la simplificación de los procedimientos y la eliminación de los trámites administrativos con el fin de fomentar los intercambios entre universidades y empresas.

Por último, quiero subrayar la importancia del aprendizaje permanente, en particular por medio de cursos de aprendizaje a distancia adaptados especialmente a las nuevas tecnologías y que beneficien sobre todo a las personas mayores de 45 años, que son más vulnerables y están más expuestas a la exclusión social.

 
  
  

Informe: Rebecca Harms (A7-0142/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La Unión Europea protege a sus ciudadanos. Aparte de la normativa europea sobre productos peligrosos que se intentan introducir en el mercado interior, de las medidas conjuntas contra el terrorismo, de las iniciativas conjuntas para garantizar la paz en Europa, la Unión Europea participa en el desmantelamiento de centrales nucleares construidas en la época soviética que podrían poner en peligro nuestra salud en cualquier momento. Veinticuatro años después del horrendo accidente de Chernobyl, me complace haber contribuido a la seguridad de nuestro continente con mi voto a favor de este informe. De hecho es vital que las medidas adoptadas en Bulgaria en el marco del Programa Kozloduy prosigan en el período 2010-2013.

 
  
MPphoto
 
 

  Gerard Batten, John Bufton y Derek Roland Clark (EFD), por escrito. – El UKIP considera que la seguridad de la generación de energía nuclear reviste una gran importancia, pero estima que la ayuda que la UE concede a Bulgaria, especialmente a estos fines, está motivada por consideraciones políticas (evitar el reprocesamiento de materiales fisiles en instalaciones situadas muy cerca de Bulgaria, en la vecina Rusia) y doctrinarias (la imposición de políticas poco realistas basadas en la energía eólica), así como por el deseo de financiar proyectos locales de conservación que no están relacionados con el mandato de desmantelamiento. Por consiguiente, los miembros del UKIP hemos votado en contra de los fondos adicionales que se solicitan en este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) Las normas vigentes en los países de Europa Central y Oriental en materia de energía nuclear y residuos radiactivos antes de la adhesión eran menos exigentes que las aplicables en la UE en esos momentos. Por ello, la intervención y la asistencia financiera de la UE eran necesarias para aumentar el nivel de protección de la salud humana y del medio ambiente. La propuesta que vamos a votar encaja en este marco.

La propuesta de reglamento presentada por la Comisión tiene por finalidad prestar asistencia financiera para el desmantelamiento de las unidades 1 a 4 de la central nuclear de Kozloduy en Bulgaria, y la eliminación de los materiales radiactivos resultantes. Según la ponente, sin la asistencia de la UE podría verse comprometida la seguridad, ya que los reactores de tipo WWER 440/230 presentan graves deficiencias de diseño que no sería posible subsanar.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE) por escrito. (PT) La protección y promoción de la salud humana son objetivos prioritarios de la política europea de desarrollo. Así pues, creo que es absolutamente indispensable que la UE ofrezca una protección suficiente a los recursos financieros y técnicos para el desmantelamiento de las unidades 1 a 4 de la central nuclear de Kozloduy en Bulgaria, como lo pie el Parlamento en su resolución, Europa cierra de este modo un importante productor de altas emisiones radiactivas y elimina el riesgo de que se produzcan accidentes graves. Aparte de las condiciones de seguridad para las operaciones de desmantelamiento, es crucial que la Comunidad Europea asuma un papel activo y ayude a Bulgaria a superar los efectos negativos que dicho desmantelamiento tendrá sobre su competitividad económica, sostenibilidad energética y la situación del mercado laboral. En este contexto, la estrategia para la intervención de la UE debe contemplar estímulos para la creación de nuevos puestos de trabajo e industrias sostenibles en las zonas afectadas por el desmantelamiento.

 
  
MPphoto
 
 

  Rebecca Harms (Verts/ALE), por escrito. – Hoy, el Parlamento aprobó otros 300 millones de euros para ayudar al desmantelamiento de los reactores 1 a 4 de la central de Kozloduy. Estoy a favor de ello porque se necesitará más ayuda para garantizar el desmantelamiento de estos reactores en condiciones de seguridad. Sin embargo, el Parlamento rechazó financiar con estos fondos la construcción de centrales eléctricas de lignito que son contaminantes. Asimismo se rechazó la propuesta para utilizar parte de los fondos para ayudar a Bulgaria a encontrar una solución para el almacenamiento definitivo de los residuos nucleares. Esto hizo que votara contra la propuesta modificada. Sin embargo, me abstuve en la votación de la resolución legislativa para permitir la financiación del desmantelamiento por parte de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Cualquier medida para el desmantelamiento de una central nuclear y la realización de programas de investigación sobre energías renovables y residuos nucleares no puede sino alegrarnos. Se trata de un paso hacia el abandono gradual de la energía nuclear que proponemos. Sin embargo, quisiera subrayar que me sorprende la insistencia en el «almacenamiento definitivo» de los residuos nucleares. Este método no puede ofrecer una solución a largo plazo debido a los riesgos que representa para nuestro ecosistema.

También me preocupa la falta de garantías respecto a la asignación de asistencia financiera de la UE para facilitar el proceso de desmantelamiento. ¿Cómo podemos estar seguros de que una parte de los 300 millones de euros no se utilizará para financiar la nueva central nuclear de Belene en Bulgaria? ¿Se ha comprometido ya el Comisario Oettinger a financiar ese proyecto? He votado a favor de este informe con la esperanza de que finalmente se produzca el desmantelamiento de los reactores de Kozloduy.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La adhesión de los países de Europa Central y Oriental a la UE y el uso por parte de éstos de la energía nuclear ha hecho necesario prestarles asistencia financiera para que pueden ocuparse eficazmente de los residuos radiactivos y mejorar la protección de la salud humana y el medio ambiente. Por tanto, la ayuda financiera que hemos adoptado se sitúa dentro de este marco. Es por ello que he votado en el sentido que lo he hecho.

 
  
MPphoto
 
 

  Alajos Mészáros (PPE), por escrito.(HU) En su tratado de adhesión, Bulgaria, al igual que Eslovaquia y Lituania, acordó desmantelar parte de su producción de energía nuclear. Hasta 2009 se prestó asistencia financiera para el desmantelamiento definitivo de la central nuclear de Kozloduy, pero se presentó una solicitud, al igual que sucedió con otros Estados miembros, para que esta ayuda se prorrogara hasta 2013. A tal fin, Bulgaria recibirá aproximadamente 860 millones de euros en ayudas. Sin embargo, el proceso completo de desmantelamiento requiere mucho tiempo, pues no basta con desconectar completamente la central de la red. En estos casos en que se desea cerrar una central nuclear antes de lo previsto, debe preverse el reemplazo del suministro de energía. Bulgaria no destruyó su suministro energético, pero esta medida afecta a sus países vecinos que han dejado de recibir electricidad. El cierre de cuatro reactores significa una pérdida de 1 700 MW de energía para Bulgaria.

Sin la ayuda de la Unión Europea, el Gobierno búlgaro no está en condiciones de almacenar de forma segura el combustible utilizado, parte del cual se almacena de cualquier modo fuera de los Estados miembros de la UE. Soy consciente igualmente de que el Gobierno búlgaro no cuenta con reservas a las cuales recurrir en caso de un desmantelamiento definitivo y, por ello, tenemos que prestarle ayuda. Ya hemos invertido grandes cantidades de dinero en el cierre definitivo de centrales nucleares, pero deberíamos considerar si no sería más conveniente modernizarlas en lugar de cerrarlas. No me refiero concretamente a la central de Kozloduy en este caso. Necesitamos ayudar a mejorar las normas de seguridad de los países de Europa Central y Oriental, ya que es debido a su bajo nivel que es necesario cerrar estas centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. – (DE) Mientras no se encuentre una solución satisfactoria al problema del almacenamiento definitivo de los residuos nucleares, los países candidatos no sabrán que alternativa deben elegir. Debemos asegurarnos de que no prestemos ayuda financiera para mejorar la protección de las personas y el medio ambiente y luego los elementos de combustible se vendan e incluso se utilicen para fines militares. Encontrar una solución definitiva para el almacenamiento es, qué duda cabe, en interés de la seguridad y del medio ambiente de toda Europa. Sin embargo, es necesario poner fin a la reventa de residuos nucleares.

Ahora que el coste del desmantelamiento de dos reactores ha alcanzado la cifra de 1 780 millones de euros, resulta evidente que se ha acabado el cuento de hadas de la energía nuclear barata y favorable al clima. En este informe se destacan algunos de los problemas que implica la energía nuclear y el desmantelamiento de los reactores, razón por la cual he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Rovana Plumb (S&D), por escrito. (RO) En cumplimiento de los compromisos asumidos en el Tratado de adhesión a la UE, Bulgaria debe cerrar las unidades 1 a 4 de la central nuclear de Kozloduy, para lo cual la UE le concedió asistencia financiera hasta 2009. He votado a favor de este informe para apoyar la solicitud de Bulgaria para obtener otros 300 millones de euros hasta 2013 para completar el desmantelamiento de la central de Kozloduy, la limpieza del lugar y la gestión sostenible de todos los residuos resultantes en condiciones que no perjudiquen la salud humana ni el medio ambiente.

Asimismo, soy favorable a la propuesta de la Comisión para que se haga un seguimiento y auditoría de la ejecución de todos los proyectos realizados con esta subvención: proyectos de investigación e innovación para introducir tecnologías basadas en fuentes de energías renovables para cumplir la obligación de una nueva reducción de 18 000 kilotoneladas de equivalente CO2 a través del desmantelamiento. Deberá prestarse especial atención a la nueva formación que reciban los trabajadores para evitar que el empleo suba aún más, y al desarrollo de las comunidades locales, en particular durante la actual crisis. Todos estos procesos deberán llevarse a cabo con total transparencia ante los ciudadanos de conformidad con lo dispuesto en todos los acuerdos multilaterales en materia de medio ambiente en los que Bulgaria es parte (Aarhus, Espoo, etc.).

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Como se esperaba, los Verdes perdimos nuestra última oportunidad para modificar el informe Harms en la votación en el pleno de la asistencia financiera comunitaria para el desmantelamiento de cuatro unidades de la central nuclear de Kozloduy en Bulgaria.

Hoy, el PE ha aprobado la concesión de 300 millones de euros (hasta 2013) a Bulgaria para su actual programa de desmantelamiento de 4 reactores de Kozloduy. Esta positiva señal para Bulgaria fue la razón por la cual la ponente y el Grupo Verts/ALE se abstuvieron en la votación sobre la propuesta legislativa.

Gracias a los Verdes, el Parlamento Europeo ha reconocido finalmente que Bulgaria carece de una política para el almacenamiento definitivo de los residuos nucleares. No obstante, el Gobierno búlgaro logró eliminar —con la ayuda de los Grupos PPE y S&D— cualquier disposición que promoviera una avance real en la cuestión del almacenamiento definitivo. Actualmente, los principales peligros para los seres humanos y el medio ambiente se trasladan a Rusia, país al que se exporta la mayor parte de los elementos de combustible irradiados.

No obstante, el Parlamento Europeo ha logrado un mayor número de disposiciones en materia de participación, transparencia, auditoría e información públicas respecto a la propuesta original de la comisión. Ahora veremos si las incorporará el Consejo, que tiene la última palabra, ya que el Parlamento Europeo sólo es consultado en cuestiones relacionadas con la energía nuclear.

 
  
MPphoto
 
 

  Viktor Uspaskich (ALDE), por escrito. – (LT) Señorías, al igual que sucedió con la central nuclear de Kozloduy en Bulgaria, el desmantelamiento de la central nuclear de Ignalina en Lituania fue una de la condiciones para la adhesión a la Unión Europea. El desmantelamiento de esta central nuclear en 2009 ha tenido graves repercusiones en Lituania. Después de que Lituania recobrara su independencia en 1991, la central nuclear de Ignalina hacia una gran contribución a nuestra economía y suministraba más del 70 % del consumo de energía de nuestro país. Debido al desmantelamiento nos vimos obligados a renunciar a nuestra condición de exportadores de energía y nos convertimos en importadores de una amplia gama de energías. La central nuclear de Ignalina era una fuente de energía barata para la industria y los consumidores, así como una fuente de ingresos gracias a las exportaciones. Al igual que el desmantelamiento de la central de Kozloduy, la desaparición de la de Ignalina tendrá como resultado la pérdida de empresas y puestos de trabajo en la economía local. Es importante que la UE preste pleno apoyo financiero para el desmantelamiento de las centrales de Kozloduy e Ignalina para corregir algunas de las consecuencias económicas y sociales que ha tenido su desmantelamiento. La crisis financiera de los últimos años ha sacudido a Lituania y a muchos Estados miembros de la UE, y ha dejado en suspenso las esperanzas de construir nuevas centrales nucleares avanzadas en un futuro próximo. Sin embargo, sería insensato de nuestra parte abandonar totalmente las centrales nucleares. La tecnología nuclear no es desde luego una panacea para nuestra seguridad energética y los desastres naturales, pero el uso eficiente y seguro de la energía nuclear podría contribuir a superar algunos problemas estratégicos a largo plazo.

 
  
  

Informe: Lambert van Nistelrooij (A7-0138/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Los Fondos Estructurales invertidos en nuestras regiones deben engranar mejor con los prestamos europeos para l inversión y la innovación. El informe van Nistelrooij presenta recomendaciones útiles para mejorar el uso de todos estos préstamos. Dichos préstamos ofrecen posibilidades innegables para la financiación y el crecimiento de nuestros territorios. De modo similar, una mayor sinergia entre los diversos instrumentos financieros sólo puede ser beneficiosa en un momento en que debemos volver a poner en marcha las actividades económicas. Por último, todos estos fondos deberían intervenir en la aplicación de la Estrategia Europa 2020. He apoyado con mi voto el informe en vista de su calidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. – (PT) La innovación puede resultar sumamente eficaz a nivel regional debido a la proximidad de entidades como las universidades, las organizaciones públicas de investigación o la industria, que promueven asociaciones en el ámbito de la transferencia de conocimientos y el intercambio de buenas prácticas entre regiones. La política de cohesión constituye un pilar fundamental del proceso de integración europea y una de las políticas de mayor éxito de la UE, pues estimula la convergencia entre regiones cada vez más diversas, así como el crecimiento económico y la creación de puestos de trabajo. Es crucial promover y aplicar modelos de eficacia comprobada en el triángulo del conocimiento, al igual que el desarrollo sostenible de los marcos estratégicos de investigación para la innovación, junto con las empresas, centros de investigación, universidades y autoridades públicas. Me gustaría subrayar el potencial de las «agrupaciones» regionales para allanar el camino de la movilización basada en el conocimiento de la capacidad de competencia de las regiones, y la inclusión del desarrollo de «agrupaciones» tanto en el Programa de competitividad e innovación, como en el séptimo programa marco. También quisiera destacar la importancia de las comunidades de conocimiento e innovación creadas en el marco de la Iniciativa Europea de Transparencia, que conecta entre sí las principales «agrupaciones» regionales basadas en el conocimiento dentro de Europa. Pido que se promueva el intercambio de conocimientos entre las «agrupaciones» regionales por medio de los Fondos Estructurales, pues estas «agrupaciones» presentan una gran oportunidad, en particular para las regiones desfavorecidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) Creo que sería conveniente analizar la forma en que los Estados miembros y sus regiones han seguido el marco indicativo de las Orientaciones Comunitarias Estratégicas 2007-2013 y, en particular, la Orientación nº 1.2 sobre la mejora del conocimiento y la innovación para el conocimiento, en los Marcos Estratégicos Nacionales de Referencia (MENR) y los Programas Operativos. Este análisis nos permite hacernos una idea más concreta de lo que se ha hecho y de los problemas que quedan por resolver en un ámbito que figura cada vez con más frecuencia en el orden del día. Evitar el despilfarro y las duplicaciones en momentos de crisis no sólo resulta beneficioso, sino también urgentemente necesario, pues creo que es importante llevar a cabo una evaluación exhaustiva de la forma en que las políticas de cohesión, de investigación y de innovación están vinculadas con sus instrumentos (Fondos Estructurales, séptimo programa marco de IDT y Programa marco de competitividad e innovación) para que resulten más eficientes y productivas.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La investigación y la innovación son ámbitos prioritarios y absolutamente cruciales para la competitividad y el éxito de la economía europea en el actual clima mundial de crisis, competencia intensa y mayores esfuerzos para hacer frente a nuevos retos, como el cambio climático y la cohesión territorial. Esta crisis ha venido a exacerbar los desequilibrios regionales y a empeorar las condiciones económicas y sociales en las regiones más desfavorecidas. En vista de ello he votado a favor de esta resolución que subraya la urgente necesidad de lograr una mayor eficiencia, flexibilidad y simplificación para acceder a los fondos estructurales con el fin de llegar rápidamente a los mecanismos de ayuda y financiación para proyectos de nuevas empresas y la revitalización de las pequeñas y medianas empresas. Esta es una estrategia sumamente pertinente e importante para la cohesión territorial de la UE y, al mismo tiempo, convierte esta crisis en una oportunidad para aprovechar los puntos fuertes y mejorar la eficiencia en el uso de los recursos.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. (RO) He votado a favor de este informe porque la investigación, el desarrollo y la innovación constituyen elementos clave que pueden ayudar a la Unión Europea para salir más rápidamente y fortalecida de la actual crisis económica, así como a lograr los objetivos de desarrollo económico propuestos. Para ello se necesita una política coherente, que cuente con los objetivos correctos y la financiación adecuada. Sin embargo, creo que habría que tener en cuenta las distintas características sociales y económicas de las regiones. Es necesario aceptar límites y fijar objetivos de acuerdo con la situación local, así como identificar las necesidades mediante consultas a todos los organismos locales, regionales y nacionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Las innovaciones son importantes, pero no pueden imponerse desde arriba, como pretende hacerlo la Estrategia Europa 2020. No obstante, pueden promoverse mediante programas de subvenciones. No tiene sentido que los solicitantes de subvenciones se enfrenten a una jungla de instituciones y normativas de financiación debido a la falta de coordinación entre la UE y los Estados miembros. Cada paso que demos hacia la simplificación será positivo, siempre que no se preste a abusos. Los planteamientos que se describen en el informe me parecen positivos y he votado a favor de ellos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La política de cohesión es un pilar esencial del proceso de integración europea y una de las políticas de mayor éxito de la UE, pues facilita la convergencia entre regiones y estimula el crecimiento y el empleo mediante el uso de los Fondos Estructurales. En el actual período 2007-2013, todos los Estados miembros han dedicado una parte importante de los créditos que se les han asignado a actividades de innovación y desarrollo. Creo que la política de cohesión está lista para crear sinergias con las políticas de investigación e innovación para la creación de capacidades y redes, y la transferencia de conocimientos.

Un mejor uso de los fondos implicará la mejora de la investigación, los conocimientos y la capacidad de innovación en las distintas regiones, así como el refuerzo del aspecto territorial de las asociaciones para la formulación y aplicación de las políticas públicas. He votado a favor de este informe de iniciativa porque creo que es indispensable encontrar sinergias entre los Fondos Estructurales dedicados a la investigación y la innovación y el séptimo programa marco de investigación y desarrollo con el fin de lograr una mayor eficiencia para alcanzar la meta de la Sociedad del Conocimiento.

 
  
  

Informe: Liem Hoang Ngoc (A7-0147/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) He votado a favor de la resolución aprobada por la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios del Parlamento Europeo. La sostenibilidad a largo plazo de nuestras finanzas públicas es fundamental en estos momentos para la credibilidad de la política económica y fiscal europea. La crisis griega lo ha demostrado. Los poderes públicos tienen que demostrar ante los mercados y las agencias de calificación de crédito que son responsables. También es una necesidad impuesta por la realidad demográfica de hoy y los años venideros. Por ello he rechazado firmemente las posiciones defendidas por el ponente, señor Liem Hoang Ngoc, en las que pide que se mantenga la política de déficits públicos. Debemos asumir que las actuales finanzas de muchos Estados miembros no son sostenibles y tener el valor de poner remedio a esta situación. Nuestro barco hace aguas y aunque aún no se hunde, es hora de comenzar a achicar.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (S&D), por escrito. (FR) En la votación del jueves 20 de mayo del informe del diputado socialista Liem Hoang Ngoc, sobre la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas en un contexto de recuperación de la economía, los Grupos de la UMP y el MoDem en el Parlamento Europeo votaron con entusiasmo a favor de un texto que el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa habían modificado línea a línea para convertirlo en un programa neoliberal. He votado en contra de este texto, que es un insulto a los ciudadanos de Europa. Los Grupos de la UMP y el MoDem utilizan el fantasma de déficit insostenible para justificar medidas de austeridad sin precedentes en toda Europa a partir de 2011. Proponen transformar el Pacto de estabilidad en un Pacto de regresión social. En este texto, la derecha llega a rechazar la creación de una agencia europea de calificación de crédito, en un momento en que las agencias privadas hacen sonar sus tambores y llevan a cabo ataques especulativos contra los Estados miembros de la zona del euro. Sin embargo, se olvida de que el incremento de los déficits es ante todo resultado de la crisis, de los paquetes para rescatar a los bancos y del fracaso de las políticas neoliberales. Hoy, la derecha presenta la factura a los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) Los enormes déficits y deudas a los que se enfrentan muchos Estados miembros de la UE constituyen sin duda un problema importante creado por la crisis financiera que experimentamos y que todos tenemos que gestionar. Sin embargo, las causas de estas aberraciones financieras no son las que identifica el ponente. Los déficits estatales se han desbocado porque a) en cualquier crisis aumentan los gastos del Estado (gasto social, gasto para el crecimiento), b) se ha salvado a los bancos comerciales, y c) se ha intensificado la competencia fiscal consistente en una fuerte reducción del impuesto sobre las empresas en los últimos veinte años. Por consiguiente, nuestro análisis de los hechos es completamente distinto del análisis que hace el ponente, que cree que los gobiernos son responsables de los desajustes financieros.

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito. (RO) El año pasado, el déficit presupuestario y público de la zona del euro representaban un 6,3 % y un 78,7 % del PIB, respectivamente, porcentajes muy superiores a los establecidos en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. La crisis actual ha puesto de manifiesto las limitaciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que no ha sido un instrumento adecuado para armonizar las economías nacionales. Por consiguiente, apoyo una revisión del Pacto y la búsqueda de mecanismos alternativos para restaurar la convergencias de las economías de la UE, así como la creación de una agencia europea de calificación de crédito y una coordinación más estrecha de las políticas presupuestarias y monetarias de los Estados miembros. De hecho, considero que la decisión adoptada la semana pasada por el Banco Central Europea de adquirir bonos de deuda pública de la zona del euro constituye un paso positivo. He decidido votar en contra del informe final sobre la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas porque se han eliminado de él estos aspectos que considero fundamentales para garantizar la estabilidad del mercado único europeo y para mantener un Estado del bienestar moderno en Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) En los tiempos que corren, en que muchos países se enfrentan a graves dificultades en sus finanzas públicas, es esencial adoptar medidas políticas para alcanzar la estabilidad económica y social, pero sobre todo para estimular el crecimiento. Al igual que el déficit, el nivel de la deuda pública debe analizarse y deben adoptarse las mejores prácticas en la materia, de tal modo que se alcance una situación más estable y se evite que se repitan los mismos errores en el futuro. También considero que es indispensable adoptar criterios razonables para el concepto de recuperación económica, ya que la situación varía considerablemente entre un Estado miembro y otro. Por último, quisiera destacar que se requiere una política en materia de competencia fiscal, no sólo para la UE, sino también para las inversiones de terceros países.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Como ha puesto de manifiesto la actual crisis con sus profundas repercusiones en el desarrollo económico, la calidad de vida de los ciudadanos y la estabilidad social, la sostenibilidad de las finanzas públicas es un requisito necesario para la recuperación económica y un desarrollo fiable. Las deficiencias de la revisión del Pacto de Estabilidad y Crecimiento también resultan evidentes. Por ello quiero reiterar la necesidad de reforzar los mecanismos de las instituciones de la UE con miras a una mayor integración y cohesión social a fin de lograr una mayor capacidad de intervención y protección para contrarrestar los riesgos y la desviación de la política común. También quiero destacar los problemas sociales que se destacan en este informe, que formula una advertencia acerca de las amplias diferencias entre las rentas de los ciudadanos. Esta situación viene a socavar la productividad y la competitividad económica. Por ello coincido en que es necesario instar a los Estados miembros a que introduzcan las reformas necesarias para corregir estos desequilibrios. La equidad fiscal y un gasto público eficiente son esenciales para el proceso de recuperación económica y cohesión social. La reducción de la pobreza, la garantía de la cohesión social y el estímulo del crecimiento económico y la productividad son prioridades indiscutibles de la UE, y una reducción gradual de la carga fiscal del trabajo y de las pequeñas y medianas empresas sin duda contribuirá a su consecución.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito. (FR) Coincido con el informe en que los niveles actuales de deuda pública y déficit serán difíciles de soportar para las generaciones futuras, pero también constituyen un grave problema en la actualidad. Sin embargo, no estoy de acuerdo con las soluciones que propone. No creo que pueda tomarse en serio un informe que omite las razones de la reciente explosión de la deuda y del déficit. Habría que señalar, por el contrario, que lo que ha provocado que los déficits hayan aumentado hasta tal punto es el hecho de que la deuda privada de los bancos y del sector financiero ha sido asumida de hecho por los Estados miembros y, por ende, por los ciudadanos y contribuyentes europeos. Tenemos que insistir en que la UE y el Eurogrupo ahora adoptan medidas para complacer a esos mercados que algunos consideran racionales y eficientes, pero que entran en pánico cuando los déficits aumentan demasiado y lo vuelven a hacer porque temen que las medidas para reducirlo podrían impedir un remedo de recuperación económica. Se han atiborrado cobrando un alto precio por un riesgo correspondiente a la deuda griega, el cual acaba de desaparecen con la adopción de las últimas medidas. Han ganado en todos los frentes y aumentado aún más sus beneficios, sin importarles las consecuencias para la economía real y las personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito. (FR) Me he visto obligada a votar en contra del informe del señor Liem Hoang Ngoc, que la derecha y los liberales europeos modificaron de tal manera que lo despojaron de toda su sustancia, al defender simplemente un cumplimiento dogmático del Pacto de estabilidad y, como consecuencia, las políticas de austeridad. La política presupuestaria no es un fin en sí mismo, sino una herramienta que responde a objetivos políticos. No deberíamos conceder prioridad a la austeridad, pues si lo hacemos cortaremos de raíz el poco crecimiento disponible; lo que necesitamos es una filosofía basada en el crecimiento del empleo que debemos defender. Por este motivo, la UE debe obtener los recursos para actuar, lo que significa que debemos dotarnos de otras herramientas para dirigir la economía que las contempladas en el Pacto de estabilidad, que resultan ineficaces.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Este documento de testimonio del deseo de crear un sistema de redistribución para toda la sociedad. Sus propuestas positivas se refieren a las políticas de inmigración. Rechaza los «recortes indiscriminados hechos a las inversiones públicas en nombre de la crisis. Sin embargo, a continuación introduce una lógica inversa en las propuestas concretas.

Aumentar la edad de jubilación, sancionar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento como solución a la crisis, cuando realmente es una de sus causas, felicitar al Banco Central Europeo por rescatar al sector bancario y promover una economía social basada en un mercado sostenible y competitivo; el texto repite una y otra vez numerosos dogmas neoliberales. La crisis no marcará la diferencia, pues Europa está cegada por su dogmatismo y la sordera a las exigencias de sus ciudadanos. He votado en contra del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Claudio Morganti (EFD), por escrito. (IT) A pesar de que la crisis económica y financiera mundial se ha propagado hasta afectar la sostenibilidad de los presupuestos nacionales a un grado preocupante, el informe que debe examinar esta Cámara contiene pasajes que me impiden votar a favor de él.

En primer lugar, en el apartado 59 se señala que podemos contribuir a poner fin a la crisis si aumentamos el nivel de empleo, y se propone la adopción de políticas a favor de la inmigración desde el exterior de la UE, incluso con la concesión de la ciudadanía. Por una parte, el texto confunde la cuestión económica con la política migratoria, sin tener en cuenta, en particular, la ya de por sí elevada tasa de desempleo.

Por la otra, no creo que Europa deba promover la concesión de la ciudadanía. Además, algunas de las enmiendas propuestas pretenden la creación de un impuesto sobre las transacciones financieras y una agencia europea de calificación de crédito. Sin duda no lograremos una mejor regulación de los mercados financieros con la introducción de un nuevo impuesto.

Por último y en relación con la creación de una agencia pública de calificación, la enmienda presentada pasa a un lado de su objetivo, ya que la mejor manera de garantizar en la práctica la confianza de los inversores consiste en garantizar la imparcialidad e independencia de las agencias de calificación, y no en someterlas a la influencia política.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Lamento profundamente que la derecha haya finalmente «secuestrado» este informe sobre las finanzas públicas y haya cambiado completamente su principal finalidad, convirtiéndolo en un informe de tendencia sumamente neoliberal. Aplaudo la decisión del ponente, Hoang Ngoc, de retirar su nombre del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Marc Tarabella (S&D), por escrito. – (FR) Resulta simplemente inadmisible que este informe haya sido aprobado por la mayoría constituida por el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos) y el Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa en el Parlamento Europeo; es por ello que, de acuerdo con nuestro ponente, señor Hoang Ngoc, el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo ha votado en contra. ¿Cómo podemos hacer pagar a nuestros conciudadanos por una crisis de la que son responsables en gran parte los bancos y los especuladores? Las medidas que proponen los Grupos PPE y ALDE, a saber, una rápida consolidación de las finanzas públicas, recortes del gasto público, en particular de las pensiones y la atención sanitaria, y la aplicación incondicional del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, tendrán consecuencias desastrosas a largo plazo para nuestras sociedades. Iremos directamente hacia el desastre si no establecemos un impuesto sobre las transacciones financieras, como propone el señor Hoang Ngoc, y si no ponemos en marcha medidas viables para la recuperación. No pongamos de rodillas a los ciudadanos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La principal finalidad de este informe era analizar la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas de la Unión Europea con miras a la recuperación económica. El debate celebrado en este pleno no podía llegar en un momento más oportuno, habida cuenta del acuerdo económico y financiero alcanzado la semana pasada por los dirigentes europeos. Por una parte, el paquete de medidas adoptadas —en concreto el desbloqueo de la ayuda para Grecia, la aceleración de la reestructuración de las finanzas públicas de los Estados miembros y la creación de un mecanismo de estabilización financiera— demuestra una gran solidaridad. Sin embargo, permiten prever un período de sacrificios que afectara a todos los europeos. Estos sacrificios tienen que distribuirse de modo justo y equilibrado. Es el momento de adoptar decisiones valientes a nivel nacional con una visión a largo plazo y sin tomar atajos. Las cuentas públicas se pueden equilibrar recortando gastos o aumentando los ingresos, o ambas cosas al mismo tiempo.

En una época de recesión económica, no tenemos otra alternativa que disminuir considerablemente el gasto público mediante la reducción del despilfarro y la optimización del funcionamiento del Estado. Tras la introducción de varias enmiendas, el contenido final de esta propuesta de resolución se centra en algunos de estos retos, razón por la que voté a favor de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Viktor Uspaskich (ALDE), por escrito. – (LT) Señorías, Lituania y algunos de los Estados miembros que son sus vecinos tocaron fondo en 2009. Quizás los buitres no vuelen sobre nuestra cabeza, pero aún no nos sentimos seguros. El PIB de Lituania cayó en un 4,1 % de un trimestre a otro en el primer trimestre de 2010. La mayoría de los lituanos entienden que la necesidad de hacer dolorosos esfuerzos y soportar medidas severas no desaparecerá de un día para otro. La sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas es necesaria para la estabilidad y el crecimiento. La solución consiste en reducir el déficit público. En el informe se señala con toda razón que el elevado endeudamiento y el nivel del déficit amenazan la sostenibilidad y podrían tener consecuencias desastrosas para el empleo, la salud pública y las pensiones. La decisión que tenemos que tomar no debe adoptarse a la ligera, ya que el creciente déficit público se ha convertido en una enorme carga para las futuras generaciones. La estabilidad financiera es importante para la recuperación de la economía lituana y la europea. Por ello, estoy de acuerdo con las medidas que hemos debatido esta semana, por ejemplo, las propuestas relativas a la Junta Europea de Riesgo Sistémico y el Sistema Europeo de Supervisores Financieros. Hoy más que nunca necesitamos una coordinación eficaz de los mercados y fondos de cobertura, y una mejor supervisión. Asimismo debemos continuar cumpliendo con seriedad nuestros compromisos internacionales. Y lo que es más importante, es esencial recuperar la confianza del público y restaurar la confianza económica de cada uno de nuestros países. Para ello podemos garantizar la sostenibilidad a largo plazo de las finanzas públicas hablando con franqueza y transparencia de todo lo que hacemos.

 
  
  

Informe: Ricardo Cortés Lastra (A7-0129/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) El informe sobre la contribución de la política de cohesión a la consecución de los objetivos de Lisboa y UE 2020 es fundamental, pues ilustra hasta qué punto puede servir esta política para el futuro de la Unión. Los Fondos Estructurales, que garantizan la cohesión de los territorios europeos y la innovación financiera, contribuyen a la realización de iniciativas que, sin duda alguna, generan crecimiento en las regiones. Creo sinceramente que la política de cohesión será un instrumento crucial para alcanzar los objetivos de la Estrategia Europa 2020, razón por la que he votado a favor de este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. (IT) Desde los años ochenta, las dificultades que siempre ha puesto de manifiesto la diversidad política, social y económica del patrimonio de Europa —al formar parte de un territorio amplio, pero aún poco uniforme— han tenido como resultado el desarrollo de la política de cohesión. En cada ciclo, al pasar de un período de programación al siguiente, Europa se ha enfrentado a la necesidad de poner al día sus objetivos de cohesión. Para hacerlo ha modernizado tanto los medios para los que los Fondos Estructurales han sido, son y seguirán siendo la base financiera esencial de cualquier política de la UE que pretenda incrementar la cohesión interna, como los fines con los que se han reorientado constantemente los diversos objetivos y medidas de acuerdo con las necesidades del momento. Estoy a favor del informe de iniciativa del señor Cortés Lastra, pues creo que la Estrategia Europa 2020 debe incluirse entre los objetivos de la política de cohesión para el período 2007-2013, que se basa en el objetivo de la cohesión territorial y el planteamiento pragmático consistente en compartir los objetivos a nivel local. Solamente de esta manera evitaremos el riesgo de que la Estrategia Europa 2020 se reduzca a una estrategia en la que los eurócratas toquen sus propias trompetas, como ocurrió con la Estrategia de Lisboa.

 
  
MPphoto
 
 

  Alain Cadec (PPE), por escrito. (FR) Los Fondos Estructurales desempeñan un papel crucial en la aplicación de la Estrategia Europa 2020, en la medida en que constituyen un poderoso instrumento para el desarrollo económico de todas las regiones europeas. El informe del señor Cortes Lastra señala acertadamente que la Estrategia de Lisboa sólo alcanzó resultados concretos cuando iba acompañada de la política de cohesión. Por ello coincido con las recomendaciones del ponente relativas a las mejoras que deben introducirse en el sistema de gobernanza de la Estrategia Europa 2020 respecto a la Estrategia de Lisboa. Es de vital importancia establecer lazos más estrechos entre las autoridades locales y regionales y los actores de la sociedad civil en el marco de una gobernanza a múltiples niveles. Concuerdo con el ponente en subrayar la importancia de simplificar el uso de los Fondos Estructurales en el futuro marco normativo. Después de todo, la simplicidad es una de las claves de la eficiencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Estoy totalmente de acuerdo con las propuestas avanzadas en este informe que pretenden su inclusión en la política de cohesión a fin de conseguir los objetivos fijados en la estratega Europa 2020. El nuevo Tratado de Lisboa refuerza el principio de la cohesión económica, social y territorial, y sin esta cláusula de solidaridad, la propia UE carecería de sentido. En última instancia, el objetivo de la política de cohesión es reducir las diferencias entre los niveles de desarrollo económico de las distintas regiones y eliminar el retraso estructural de las regiones más desfavorecidas y ultraperiféricas. En el planteamiento adoptado en la Estrategia Europa 2020, que pretende promover el crecimiento, la competitividad y el empleo, es importante señalar que la política de cohesión puede ser un instrumento destacado para alcanzar los objetivos que contempla la estrategia.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) El objetivo en última instancia de la política de cohesión es reducir la diferencias entre los niveles de desarrollo económico de las distintas regiones, dirigiendo los recursos concretamente al crecimiento y el empleo. La Estrategia Europa 2020 presenta retos importantes y ambiciosos para Europa en cinco ámbitos considerados estratégicos: i) el empleo, ii) la innovación y la investigación, iii) el cambio climático y la energía, iv), la educación, y v) la lucha contra la pobreza. Como ya he dicho, se trata de una estrategia ambiciosa y audaz. Estoy de acuerdo con el ponente en que debe concebirse de forma armoniosa con la futura política de cohesión, y que la Estrategia Europa 2020 debe aplicarse igualmente a nivel regional y local, cosa que no sucedió con la Estrategia de Lisboa. Este aspecto es crucial para el desarrollo y crecimiento económico de las diferentes regiones. Como vengo de Portugal, cuyos intereses y deseos a menudo quedan a un lado debido a los intereses centrales, como ya he declarado públicamente, creo que la consecución de los objetivos de la Estrategia Europa 2020 a nivel regional podría ser más beneficiosa para un desarrollo regional más equilibrado.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) En el proyecto europeo de desarrollo quedan muchos avances por hacer en materia de cohesión territorial, que es crucial para luchar contra la pobreza y la exclusión social, promover el empleo y el desarrollo sostenible, y de cohesión social. No me cabe duda alguna de que las pequeñas y medianas empresas tienen que desempeñar un importante papel en la construcción de Europa. Por consiguiente, apoyo las recomendaciones que figuran en el informe, como la necesidad de simplificar las normas para acceder y gestionar la concesión de los fondos disponibles a fin de estimular su uso y aplicación eficaz en todo el territorio de la UE. Las regiones gestionan más de una tercera parte de las inversiones públicas en la UE y el gasto de los Fondos Estructurales se concentra cada vez más en objetivos relacionados con el crecimiento y el empleo. Considero que es esencial que la UE adopte medidas inmediatas y concretas para «satisfacer las necesidades especiales de las regiones caracterizadas por dificultades naturales o demográficas graves y permanentes, tales como las regiones costeras, las islas, las zonas de montaña y las regiones transfronterizas y ultraperiféricas». Me gustaría reiterar igualmente que «la educación y la formación son los requisitos esenciales para el desarrollo de la UE y pueden hacerla más competitiva ante los retos mundiales».

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) El ponente se lamenta de que la Estrategia Europa 2020 no haya incorporado una evaluación de la Estrategia de Lisboa, y nosotros compartimos esa opinión. Los objetivos declarados de la Estrategia de Lisboa -crecimiento económico, empleo y cohesión social— no se han alcanzado y la situación en estos ámbitos incluso ha empeorado. Como hemos venido diciendo, esta situación es resultado de los objetivos de la Estrategia de Lisboa, y hay que ver de qué objetivos se trata. En concreto: liberalización, privatizaciones y desregulación y flexibilización de la legislación laboral. Estas opciones, instrumentos y objetivos vuelven a figurar ahora en la Estrategia Europa 2020. Del mismo modo, el ponente avanza argumentos a favor de completar el «Mercado Interior libre, abierto y funcional». Pues bien, ha sido precisamente este «Mercado Interior libre, abierto y funcional» el que ha hecho que aumente la pobreza y la exclusión social en la UE, y ha socavado su cohesión territorial. Por ello no aceptamos el alineamiento de la política de cohesión con la Estrategia Europa 2020 en aras de su verdadero objetivo: reducir las diferencias en los niveles de desarrollo de las diferentes regiones y establecer una verdadera cohesión económica, social y territorial.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) El principal objetivo de la política de cohesión es intentar alcanzar un grado uniforme de desarrollo en todas las regiones de la UE. Gracias a los programas y estrategias plurianuales adoptadas como parte de esta política, cada región y, en particular, las más pobres, ha tenido la oportunidad de lograr un crecimiento económico sostenido, de aumentar su competitividad y de crear empleo. Más de la mitad de las inversiones del sector público se realizan a nivel regional, de modo que las autoridades locales se han convertido en los principales participantes en la ejecución de la actual Estrategia de Lisboa y de la futura Estrategia Europa 2020. Deberíamos conceder pleno apoyo a la realización de los proyectos de la política de cohesión, recordando que sus mayores beneficiarios serán muy a menudo zonas rurales, y el enfoque basado en la asociación que promueve el ponente permite informar de forma eficiente a los ciudadanos acerca de los objetivos y resultados de los proyectos emprendidos.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Al parecer destinamos fondos a zonas desfavorecidas que acaban gastándose en regiones relativamente prósperas. La política de subvenciones presenta problemas en toda la UE. Por una parte, los fondos se invierten en la regeneración de aldeas para evitar la desaparición de comunidades rurales y, por la otra, estos esfuerzos se ven contrarrestados por las normativas en materia de privatización y desregulación.

Resulta inútil infundir vida en el centro de una aldea, si esta se encuentra casi aislada de la red de transporte pública y se ha cerrado la oficina de correos. El informe no presta suficiente atención a los problemas de la política de cohesión y, por ello, he votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Esta resolución constituye un documento importante, pues establece el mejor curso para la asociación necesaria entre la política de cohesión y la Estrategia Europa 2020. En unos momentos en que se llevan a cabo grandes reflexiones sobre la política europea de cohesión a partir de 2013, resulta sin duda importante presentarla como una herramienta indispensable para la realización de la Estrategia Europa 2020, y reiterar que las políticas de cohesión son indispensables para llevar a cabo el plan original de integración de la UE. La política de cohesión ha desempeñado un papel importante para lograr un mayor equilibrio entre las regiones europeas y ahora se considera crucial para superar la actual crisis financiera que experimenta la UE a través del refuerzo de la competitividad y el potencial local. En un momento en que no se prevé que aumente el presupuesto de la UE y en que el presupuesto de la política de cohesión (que representa aproximadamente un 45 % del presupuesto de la UE) sufre presiones, creemos que es esencial establecer un vínculo firme entre los objetivos de la política de cohesión y los de la Estrategia Europa 2020 para reforzar la cohesión y, al mismo tiempo, contribuir a dar una respuesta positiva de todas las regiones y ciudadanos a los desafíos a los que se enfrenta la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Es una pena que se haya rechazado nuestra resolución alternativa sobre la política de cohesión y la Estrategia Europa 2020. Por ello, los miembros del Grupo Verts/ALE hemos decidido abstenernos en la votación final sobre la resolución Cortés Lastra.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Schroedter (Verts/ALE), por escrito. (DE) El ponente, señor Cortés Lastra, presentó en un principio un informe muy equilibrado sobre la relación entre la política de cohesión y la Estrategia Europa 2020. Su objetivo era corregir las amplias asignaciones de fondos de la política de cohesión llevada a cabo por la primera Comisión Barroso. Y preguntaba con toda razón si la política de cohesión es una herramienta de la Estrategia de Lisboa y de la nueva Estrategia Europa 2020 o bien tiene un significado y valor independientes. El ponente había logrado un equilibrio entre estos dos aspectos. Debemos agradecerle que haya promovido la independencia de la política de cohesión. Nosotros apoyamos este planteamiento. Lamentablemente, las enmiendas presentadas en su mayoría por el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-Cristianos), diluyeron en gran parte la intención original del informe. Los miembros del Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea lo lamentamos mucho. Por ello, hemos vuelto a presentar el informe ante el pleno en forma de una resolución alternativa que adopta en gran parte su forma original.

Desgraciadamente, no obtuvimos la mayoría de los votos, algo que no resulta sorprendente en vista de la votación en la comisión parlamentaria. No obstante, nuestro objetivo es utilizar esta resolución alternativa para dejar claro que en el Parlamento había una opinión minoritaria que deseaba conceder a las regiones más derechos a un desarrollo independiente de los que contempla el modelo basado en asignaciones del actual período de programación los Fondos Estructurales.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La política de cohesión es esencial para realizar los objetivos de la Estrategia Europa 2020, a saber, la promoción de la educación, la formación y la investigación, la creación de empleo y el crecimiento económico. Tras el fracaso de la Estrategia de Lisboa en el objetivo de cohesión, sobre todo por la falta de una consulta adecuada al Parlamento Europeo y de participación por parte de las autoridades regionales y locales, el informe subraya la importancia de la aportación de la política de cohesión a los objetivos de la futura estrategia. Por ello es importante avanzar para que las autoridades y entidades locales y regionales asuman una mayor responsabilidad por los objetivos de la estrategia.

Las regiones tienen que desempeñar un papel crucial en tanto que vehículo para llegar a los actores económicos y sociales, en particular a las pequeñas y medianas empresas. En vista de este enfoque horizontal, el desarrollo sólo puede fomentarse en la Unión Europea por medio de una política de cohesión fuerte y con los recursos financieros necesarios, de modo que la Unión sea más competitiva ante los retos de la globalización. La dimensión regional de Europa debe reforzarse mediante una estrategia que tenga en cuenta los aspectos específicos de las distintas regiones o grupos de regiones, como las regiones ultraperiféricas. Por las razones antes expuestas, considero que la política de cohesión es un instrumento esencial para realizar los objetivos de la Estrategia Europa 2020, por lo que he votado a favor del informe.

 
  
  

Informe: Vincent Peillon (A7-0133/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) La Unión para el Mediterráneo (UpM) es un proyecto formidable que requiere una gran participación política del Parlamento Europeo. He votado a favor de este informe porque recoge las siguientes tres ideas que son muy importantes: 1) la nueva estructura institucional debe demostrar muy pronto su eficacia a fin de que la UpM pueda funcionar, 2) es vital que la UpM cuente con fondos suficientes para alcanzar sus objetivos y, de esta manera, definir claramente los seis principales proyectos estratégicos (descontaminación del Mediterráneo, transporte, energías renovables, educación, PYME, protección civil), y 3) el éxito de la UpM depende de que se resuelvan los conflictos existentes en la cuenca mediterránea.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. (IT) La Unión para el Mediterráneo es un ambicioso proyecto que presenta sin duda una serie de aspectos positivos, en particular en lo relativo a la posibilidad de reforzarlo por medio de esta asociación política y económico, así como de instrumentos para controlar la inmigración y luchar contra la inmigración ilegal que ha sufrido el Mediterráneo en los últimos años. Esta es otra razón por la que Europa puede beneficiarse de la perspectiva de un foro para el diálogo con los países del Mediterráneo, que casi siempre son países de tránsito para la mayoría de los inmigrantes ilegales que llegan a las costas meridionales del continente.

Como es lógico, el canal de diálogo que se abrirá no debe interpretarse como un instrumento para facilitar estos flujos, sino para regular la ilegalidad y luchar contra ella; corresponderá a los intercambios económicos, así como a la pacificación en general de la región de Oriente Próximo —a la que la UpM debe esforzarse por hacer una aportación activa— promover el crecimiento social y económico en los países de origen de los inmigrantes. Por consiguiente, si esta Unión se fundamenta en bases políticas sólidas y tiene objetivos concretos, nos permitirá ayudar en sus propios países a aquellas personas que desean llegar en masa a las costas del sur de Europa. He votado a favor con la esperanza de que en las futuras cumbres de la Unión para el Mediterráneo se conceda mayor importancia a la migración.

 
  
MPphoto
 
 

  Vito Bonsignore (PPE), por escrito. (IT) Al votar a favor del informe Peillon, todos hemos reconocido que la cuenca del Mediterráneo es una zona de importancia clave y que, en un mundo multipolar e interdependiente, los grandes procesos de integración, como el del Mediterráneo, estarán en mejores condiciones de hacer frente a los problemas sociales, culturales, económicos, medioambientales, demográficos, políticos y de seguridad.

El Mediterránea presenta todos estos problemas que son cruciales para la estabilidad de la región en su conjunto, y que exigen medidas concertadas y decididas.

En la próxima Cumbre de Barcelona, los Jefes de Estado y de Gobierno de los países euromediterráneos se volverá a reunir para evaluar los avances realizados por la Unión para el Mediterráneo.

En mi opinión habría que tener en cuenta tres aspectos políticas en esa ocasión:

a) el tiempo tomado para la creación de la estructura institucional, decidida en París, y el hecho de que la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea no haya sacado el mayor provecho posible de su dimensión parlamentaria.

b) la insuficiencia de los recurso financieros y sinergias empleados; aunque deben reconocerse los avances y los importantes y tangibles compromisos asumidos por algunos de nuestros países, como Italia, el efecto general que ha tenido la Unión para el Mediterráneo para crear un espacio de prosperidad económica sigue siendo débil,

c) la dificultad para enfrentar con determinación cuestiones como la paz, la estabilidad y la seguridad, que son un requisito esencial para dotar a la Unión para el Mediterráneo de una dimensión política y de una unidad de propósito.

 
  
MPphoto
 
 

  John Bufton (EFD), por escrito. – Somos contrarios a la Unión para el Mediterráneo, pues facilitaría la inmigración masiva procedente de los países empobrecidos del Norte de África. Asimismo permitiría que los comandos que al-Qaeda tiene en estos países entraran más fácilmente en Europa para llevar a cabo atentados terroristas. Asimismo destacamos que la UE concede a Marruecos una posición económica privilegiada, a pesar que este país ocupa violentamente el Sahara Occidental y saque sus recursos.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. – (EL) Para que sea eficaz para construir la paz y fomentar la prosperidad y los derechos humanos, la cooperación entre los países europeos y los demás países del Mediterráneo debe basarse en los principios de igualdad y cooperación en beneficio mutuo para los pueblos de la región. Debería contribuir a resolver problemas internacionales y bilaterales sobre la base de la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho internacional, haciendo especial hincapié en la necesidad de una solución justa y viable para Palestina, el Sahara Occidental y Chipre. Desgraciadamente, estos conflictos no se mencionan en el informe, ni tampoco las inaceptables condiciones en que miles de personas sin documentos de viaje son detenidas en islas y ciudades del Mediterráneo, condiciones que van en contra de la dignidad humana de todos nosotros. Para que exista una verdadera cooperación es necesario reforzar los procedimientos para el diálogo y el entendimiento y tener en cuenta las asimetrías que existen en la zona en todos los acuerdos comerciales a fin de garantizar la igualdad entre todos los Estados. Este tipo de cooperación debería reforzar y promover los intercambios sociales y culturales, y ayudar a formular políticas y medidas comunes para proteger el medio ambiente y luchar contra el cambio climático.

 
  
MPphoto
 
 

  Anna Maria Corazza Bildt, Christofer Fjellner, Gunnar Hökmark y Anna Ibrisagic (PPE), por escrito. (SV) Los conservadores suecos hemos votado hoy contra el informe A7-0133/2010 sobre la Unión para el Mediterráneo [2009/2215(INI)]. Ello se debe a que no podemos apoyar que la UE asigne a proyectos que forman parte de la Unión para el Mediterráneo un aumento de recursos en sus nuevas perspectivas financieras para el período2014-2020. Es de suma importancia que mantengamos una cooperación constructiva con los países que rodean el Mediterráneo, basada en los principios de igualdad de trato, solidaridad, diálogo y respeto de las diferencias y carácter distintivo de cada país. La cooperación regional con la UE en el marco de la Unión para el Mediterráneo, no debería convertirse en un sucedáneo de la integración y adhesión a la UE, como desean algunas potencias. Además, es crucial que la UE asuma sus responsabilidades y mantenga su credibilidad, lo que implica que no debe prometer fondos para diversos fines sin una financiación sostenible.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Tras la Declaración de París de 13 de julio de 2008, por la que se creó la nueva Unión para el Mediterráneo (UpM), el Proceso de Barcelona debería haber recibido un nuevo impulso, como se expresaba en la Declaración: una renovación de los esfuerzos para transformar la región del Mediterráneo en un espacio de paz, democracia y prosperidad. Sin embargo, la Unión Europea sufrió en 2009 grandes cambios (se eligió al Presidente de la Comisión, el Tratado de Lisboa entró en vigor, la lucha contra la crisis económica y financiera, etc.) que retrasaron la implantación de la UpM. Creo que este informe identifica correctamente los siguiente pasos para alcanzar los objetivos establecidos cuando se creó la UpM. Asimismo quedo a la espera de los resultados de la segunda Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno, que debe celebrarse en Barcelona el 7 de junio de este año. Es esencial reforzar las relaciones mediterráneas de la Unión, y creo que solamente el diálogo político y una mayor cooperación entre la Unión y los países del Mediterráneo estimularán la creación de un espacio de libertad, justicia, paz y prosperidad sostenible y duradera.

 
  
MPphoto
 
 

  Proinsias De Rossa (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe sobre la Unión para el Mediterráneo (UpM). Europa y el Mediterráneo comparten muchos problemas transfronterizos que podrán resolverse mejor a través de un proceso de integración regional dotado de instituciones eficaces que puedan superar las limitaciones de la cooperación bilateral. Estos problemas resultan aún más graves en un contexto de crisis y la UE tiene interés en reducir las crecientes diferencias entre ambas regiones, contribuyendo así a un futuro viable y seguro para los pueblos del Mediterráneo. La UE y los gobiernos miembros de la UpM deben dar prioridad a la creación de sus instituciones y dotarlas de una estrategia política coherente que tenga por centro la promoción de la democracia y los derechos humanos, incluidos los derechos sociales. Para que puedan alcanzarse estas metas es necesario lograr acuerdos de paz entre los vecinos de Oriente Próximo. Para ello es necesario que Israel ponga fin al bloqueo de Gaza y a la política de asentamientos, junto con un compromiso por parte palestina de no recurrir a la violencia y de un programa para construir su Estado dentro del respeto mutuo de las fronteras de 1967. Seguiré oponiéndome a que se eleve el nivel del Acuerdo de asociación entre la UE e Israel hasta que este último cumpla sus obligaciones en materia de derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. – (PT) He votado a favor del informe sobre la Unión para el Mediterráneo (UpM) porque propone una mayor implicación del Parlamento Europeo en esta iniciativa regional. Si la cumbre que debe tener lugar en junio en Barcelona ha de ser un éxito tras dos difíciles años de intentos para despegar del suelo, es esencial que el Parlamento Europea pueda hacer su aportación, ya que el resultado reviste una importancia enorme para el éxito de la UpM.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) Cualquier observador imparcial diría que la asociación euromediterránea no ha avanzado tanto como sería deseable y que queda todavía mucho por hacer para que tome forma y adquiera un contenido auténtico y productivo. Desde una perspectiva histórica, el mar Mediterráneo ha sido más un puente de unión que una frontera de división. Las culturas que han surgido en sus costas constituyeron el núcleo de lo que es la civilización occidental, y ambos lados han contribuido a forjar identidades con afinidades evidentes. Las guerras de religión sustituyeron al puente por un abismo, pero el puente sigue existiendo de cierta manera. Espero que la Unión Europea, junto con sus socios, adopte medidas que realmente promuevan y estructuren una asociación euromediterránea capaz de vencer el miedo, las diferencias y la desconfianza, y de subsistir en el futuro sin hundirse. Ambos lados de un mar que alguna vez fue el lago interior de una poderosa civilización tienen todo que ganar si esto sucede así.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Habida cuenta de la precaria situación social y económica de los países del sur de la Unión Europea, la intensificación de las relaciones con los países del Mediterráneo reviste ahora todavía más importancia. A este respecto creo que es necesario lograr urgentemente una manera de consolidar la Unión para el Mediterráneo. El refuerzo de las relaciones euromediterráneas resulta cada vez más urgente debido a los efectos que sin duda tendrá para consolidar un espacio de paz y desarrollo cultural, económico, político y social. Quisiera hacer énfasis, sin embargo, en las inquietudes que despierta la situación de los derechos de la mujer, la igualdad de género y la discriminación por motivos de orientación sexual, ámbitos en que un refuerzo de la influencia europea podría contribuir a un cambio positivo. Por otra parte, el enorme potencial de los recursos de energías renovables de la región mediterránea constituye un ejemplo de los beneficios que podría gozar y hacer uso la Unión Europea para la eficiencia de sus políticas energéticas, aparte de ampliar la zona de comercio de la UE a 800 millones de personas.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Estamos en total desacuerdo con las orientaciones que figuran en este informe, que en el fondo pretenden aumentar el dominio económico de las grandes empresas de la UE sobre la parte meridional del Mediterráneo; el acceso a recursos naturales, en particular energéticos, y su control, la explotación de la fuerza de trabajo y la represión de los inmigrantes. Resulta evidente que la mayoría del Parlamento parece vivir en una torre de marfil, sin darse cuenta en absoluto de las consecuencias del denominado «libre comercio», pues insiste en estas políticas y contribuye de este modo a agravar la situación. En Portugal, por ejemplo se han perdido más de cien mil puestos de trabajo en el sector textil debido a las miles de empresas que han quebrado, lo que se debe a su vez al incremento de la competencia exterior.

Es por ello que es necesario romper con esta vía de liberalización progresiva del comercio internacional. Esta vía ha hecho que se cuestionen los derechos ganados por los trabajadores y la soberanía del pueblo, que las grandes multinacionales se hayan apropiado de los recursos naturales y de la biodiversidad, que se haya destruido el medio ambiente, que haya aumentado el desempleo, que millones de pequeños agricultores hayan acabado en la ruina y que se ponga en riesgo la soberanía y seguridad alimentarias. Exigimos el establecimiento de relaciones económicas equitativas y justas al servicio de los pueblos y países de ambas regiones.

 
  
MPphoto
 
 

  Sylvie Guillaume (S&D), por escrito. (FR) He votado a favor del informe redactado por el diputado socialista francés, Vincent Peillon, porque la Unión para el Mediterráneo (UpM) pretende promover el proceso de cooperación euromediterránea a través de medidas estratégicas concretas tanto para Europa en su conjunto como para la zona del Mediterráneo. De hecho, la integración regional es necesaria para promover la paz, que es uno de los principales elementos en juego en esta cooperación que, por consiguiente, debe reforzarse. Creo que la UpM es un excelente instrumento para intervenir con gran firmeza en los conflictos que todavía existen en la zona e incluso para ofrecer soluciones para ellos. Espero que la próxima Cumbre de Barcelona sea un éxito, que los Estados miembros realmente relancen la UpM y que, una vez establecida la Secretaria en Barcelona, puedan tomar forma toda una serie de proyectos en interés de todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito. (FR) Este informe presenta sin duda la virtud de recalcar la urgencia de reconocer dos Estados, el palestino y el de Israel, que vivan en paz y seguridad, y de luchar a favor de los derechos de las mujeres y contra la discriminación por motivos de orientación sexual. Sin embargo, ahí acaban sus virtudes. Este texto es esencialmente una promesa a los inversores privados reales y potenciales en la región, como lo demuestran las numerosas exigencias relativas a la protección y seguridad financiera de las inversiones. Este texto avala igualmente el Proceso de Barcelona y la creación de una zona euromediterránea de libre comercio que va totalmente en contra de los objetivos normativos que exige la situación.

He votado en contra del informe. Creo que los intereses de los ciudadanos europeos y mediterráneos siempre deberían prevalecer sobre los de los financieros. El papel de los representantes elegidos por el pueblo es luchar por el bien común. Resulta lamentable que quienes redactaron este texto no hayan hecho de esta lucha su prioridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Algunas personas en Europa piensan que la Unión para el Mediterráneo es un proyecto de prestigio iniciado por unos cuantos dirigentes políticos. Sin embargo, creo que el aumento de la cooperación entre los países a ambos lados del Mediterráneo será algo sumamente positivo. Es esencial que estos países coordinen las medidas que tomen en respuesta al creciente flujo de inmigrantes procedentes de África. Las estructuras de la Unión para el Mediterráneo ofrecen los medios ideales para apoyar la labor que realiza Frontex y, en particular, para la participación de los países africanos en proyecto destinados a alentar a los emigrantes económicos a permanecer en África.

Los diversos proyectos previstos, como el aumento del intercambio de estudiantes y los numerosos programas económicos que tienen por finalidad promover el comercio entre la UE y los países africanos también son muy positivos. Sin embargo, no deben ejercerse presiones sobre estos países para que acepten una zona de libre comercio, pues esta puede provocar grandes daños a los mercados locales y regionales. Aunque no comparto plenamente algunos de los puntos expuestos por las razones ya mencionadas, el informe es equilibrado y es por ello que he votado a favor de él.

 
  
MPphoto
 
 

  Wojciech Michał Olejniczak (S&D), por escrito.(PL) He votado a favor del informe sobre la Unión para el Mediterráneo para apoyar un desarrollo constructivo de la relaciones entre la Unión Europea y terceros países. Para poder reforzar la cooperación necesitamos apoyar el Proceso de Barcelona, que ha estado más bien inactivo en los últimos tiempos. No obstante, la Cumbre de los Estados de la Unión para el Mediterráneo que debe celebrarse el 7 de junio de 2010 en Barcelona es una oportunidad perfecta para poner en práctica las declaraciones realizadas, ya que la Unión Europea no puede permitirse el lujo de perder importancia en una región con la que posee lazos tradicionales. Las estructuras institucionales, como la copresidencia, deberían utilizarse para intensificar las medidas para una mayor integración de las sociedades y economías a ambos lados del mar Mediterráneo.

 
  
MPphoto
 
 

  Robert Rochefort (ALDE), por escrito. (FR) Los Jefes de Estado y de Gobierno de ambos lados del Mediterráneo se reunirán el 7 de junio de 2010 en Barcelona. Es de suma importancia que en esta reunión se logren verdaderos avances, me refiero en particular al establecimiento de las instituciones de la Unión para el Mediterráneo, pero también a avances en el ámbito de la economía y el comercio, el empleo, la reducción de la pobreza, cuestiones agrícolas, seguridad alimentaria agua y desarrollo rural. También es esencial que se dediquen mayores recursos a la Unión para el Mediterráneo, lo que será el tema principal de las negociaciones de las próximas perspectivas financieras para el período 2014-2020.

En vista de ello deberíamos recordar que habrá que combinar la ayuda de la UE con fondos privados y coordinarla con los fondos ofrecidos por el Banco Europeo de Inversiones y fondos de inversión como InfraMed. Asimismo es esencial reforzar el comercio Sur-Sur y crear la zona de libre comercio euromediterránea para el desarrollo económico y la reducción de la pobreza en los países de la costa meridional. Estas medidas se mencionan claramente en la resolución presentada al Parlamento y, por ello, he votado a favor de ella.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – No se han producido grandes sorpresas con las enmiendas presentadas por el Grupo GUE/NGL (todas fueron rechazadas), excepto la primera parte de la enmienda 6 (Sahara Occidental).

Quiero dejar claro que he votado a favor de la enmienda 6, que subraya la responsabilidad de Marruecos por las violaciones de los derechos humanos en el Sahara Occidental.

La segunda parte de la enmienda 1 (que subrayaba la necesidad de aumentar la financiación para la UpM), presentada por el diputado Brok, también fue rechazada.

Hemos votado a favor del informe en su conjunto (que fue aprobado por una amplia mayoría).

 
  
  

Informe: Evgeni Kirilov (A7-0123/2010)

 
  
MPphoto
 
 

  George Sabin Cutaş (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor de la resolución sobre la «necesidad de una estrategia de la UE para el Cáucaso Meridional». El Cáucaso Meridional es una región estratégicamente importante para la Unión Europea. Al mismo tiempo, la Unión Europeo puede y debe ayudar a esta convulsa región para que desarrolle su economía y comercio. Podemos utilizar la política comercial para promover el respeto de los derechos humanos, la seguridad energética, la democracia y la buena gobernanza. En mi calidad de ponente alternativo de mi grupo político para esta resolución, insto a que se firmen acuerdos de libre comercio con Georgia, Armenia y Azerbaiyán. Creo que estos acuerdos fomentarán el desarrollo económico en la región y crearán nuevos puestos de trabajo, lo que reducirá el nivel de pobreza.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Coincido completamente con este informe, pues considero que tras la Declaración conjunta de la Cumbre de la Asociación Oriental de Praga, la UE debería reforzar su asociación con los países del Este, en particular con los tres países del Cáucaso Meridional, por medio de una estrategia clara y bien definida. El mantenimiento de la paz, la estabilidad de las fronteras y la resolución de los litigios fronterizos, avanzar hacia la democracia y el Estado de Derecho, y la promoción de la cooperación regional son esenciales para el desarrollo de esta región del mundo. Por ello creo que la acción de la UE debe caracterizarse por el estímulo al desarrollo sostenible basado en los principios de buena gobernanza, respeto absoluto de los derechos humanos y políticas de buena vecindad, cuyo objetivo primordial debería ser la coexistencia pacífica entre estos países y sus vecinos. A este respecto me gustaría poner de relieve el importante papel que deberá desempeñar la Asamblea Parlamentaria UE-Países vecinos del Este. La importancia geoestratégica de la región, en particular para el suministro y transporte de materias primas entre Oriente y Occidente, debe ser un factor destacado a la hora de elaborar los futuros acuerdos entre la UE y estos países.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) El reciente conflicto entre Rusia y Georgia —país que afirma que desea adherirse a la Unión Europea y comparte sus ideales— pone de manifiesto que es necesario definir una estrategia para la región del Cáucaso Meridional. El Cáucaso Meridional se ha visto afectado por conflictos sangrientos y está situado abiertamente en la esfera de influencia de Rusia, pero ha comenzado a dar pasos vacilantes hacia la estabilización. Sin embargo, las fuentes potenciales de conflicto se mantienen y deben ser tratadas con la mayor seriedad y cuidado posibles; las tensas relaciones entre Armenia y Azerbaiyán dan amplio testimonio de ello. Espero que la Unión Europea amplíe los conocimientos que ya tiene sobre esta región y contribuya a la paz y el progreso entre los pueblos del Cáucaso Meridional. También espero que contribuya a que en la región se adopte un respeto generalizado de la libertad, la democracia, los derechos fundamentales y el Estado de Derecho.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La política de ampliación y refuerzo de las relaciones comerciales, políticas y culturales de la UE con los países del Cáucaso Meridional: Armenia, Azerbaiyán y Georgia, viene a subrayar su importancia estratégica. En vista de la ubicación geoestratégica de estos países, que delimitan con la poderosa Rusia, Turquía e Irán, la Unión Europea puede y debe adoptar un enfoque influyente y un papel de colaboración capaz de promover la paz y la seguridad en esta región. Esta posición será crucial para lograr las mejores condiciones posibles de desarrollo económico, cultural y social, así como la democratización de esta región, que abarca igualmente el mar Negro y el mar Caspio. El proceso de intensificación de las relaciones destinado a integrar a estos países en la Unión Europea contribuirá sin duda a mejorar los niveles de justicia, libertad y progreso humano. Asimismo coincido con la importancia que tiene para la UE una estrategia de desarrollo para el mercado energético, como la propuesta en este informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Este informe sobre la estrategia de la UE para el Cáucaso no es más que otra parte del proceso de propagación de una perspectiva estrecha para disfrazar los intereses económicos y geopolíticos que tiene en esta región. Esta perspectiva se centra casi exclusivamente en el conflicto entre Rusia y Georgia que tuvo lugar en 2008 y en cuestiones territoriales y la soberanía rusa sobre Osetia del Sur y Abjazia.

Como señala el propio ponente, lo que está en juego es que los tres países del Cáucaso son esenciales para el «transporte de recursos energéticos» y el «suministro de energía a la UE» —del que depende en gran medida la Unión— y los acuerdos de «libre comercio» para aumentar el «atractivo de la economía para los inversores extranjeros».

Es desde esta perspectiva que debería entenderse el apoyo implícito a la reanudación de la carrera armamentística y la acumulación de armamento en la región, proceso en el que participa la UE al intervenir en el intercambio de amenazas entre los Estados Unidos, la OTAN y Rusia. La mayoría del Parlamento participa en esta hipocresía, pues el propio Parlamento se presenta como el defensor de armadura brillante de la integridad territorial ahora que se trata de Georgia, pero ha promovido, ayudado y continua ayudando al proceso de secesión de Kosovo de Serbia.

 
  
MPphoto
 
 

  Jaromír Kohlíček (GUE/NGL), por escrito. (CS) El Cáucaso Meridional es una región muy interesante que ha sido tema constante de debate en Europa durante los últimos doscientos años. A todo lo largo de este período ha habido en este lugar un conflicto de intereses entre Rusia, Irán y Turquía. Su escarpada orografía y rica historia dan un indicio de las enormes complejidades étnicas y religiosas. Y ahora, la UE ha descubierto esta región. Resulta maravilloso que la señora Tagliavini haya logrado conocer perfectamente esta región, incluido su contexto histórico y actual, a partir de las negociaciones celebradas en Georgia. De hecho le manifiesto mi profunda admiración. Resulta sumamente positivo que los autores de un informe sobre la necesidad de elaborar una nueva estrategia de la UE para el Cáucaso del Sur hayan tenido en cuenta a una organización como la OSCE. Es una pena que, al parecer, no hayan ubicado las relaciones entre los países de la región e Irán, ni tampoco las intenciones concretas de Turquía en ella. Es evidente que los autores han olvidado la «gloriosa» declaración del Estado independiente de Kosovo, y sus no disimulados ataques a Rusia y su repudio de las elecciones locales en Abjazia y Osetia del Sur, que incluye la fórmula «autoridades de facto de los territorios ocupados». Estas declaraciones me recuerdan las conclusiones de la misión que un tal Lord Runciman llevó a cabo en la República Checoslovaca antes de la guerra. A pesar de ello creo que en un futuro próximo las diputadas y diputadas que desean mejorar sus conocimientos sobre esta parte de Europa para el próximo período parcial de sesiones podrían mostrar un mayor equilibrio. Por estos motivos, el Grupo GUE/NGL se abstendrá en la votación final de la resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Desgraciadamente, este informe sobre la estrategia de la UE no es equilibrado, como ya mencioné en la Comisión de Asuntos Exteriores. Aunque esta comisión tomó en consideración algunas de mis enmiendas, sigo creyendo que el informe va en la dirección equivocada. En lugar de asumir una actitud neutral y equilibrada en la cuestión de Georgia, utiliza el lenguaje de la política exterior de los Estados Unidos que pretende debilitar y aislar a Rusia. La UE ha cambiado su posición en relación con Armenia y, en particular, con la situación de Nagorno-Karabaj. Este cambio resulta totalmente incomprensible y debería ser rechazado. Al parecer, el ponente nunca ha visitado la región y, por consiguiente, no se ha podido formar una opinión propia de la situación. Por estos motivos he votado en contra del informe Kirilov.

 
  
MPphoto
 
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE), por escrito. (RO) He votado en contra de la enmienda 7 porque suprime una parte esencial del texto del informe en la que el Parlamento pide a Rusia que respete la soberanía e integridad territorial de la República de Georgia, así como la inviolabilidad de sus fronteras reconocidas internacionalmente. Asimismo condena el reconocimiento por parte de la Federación de Rusia de la independencia de las regiones separatistas georgianas de Osetia del Sur y Abjazia por ser contrarias al derecho internacional. El mantenimiento firme de esta posición ayudará a evitar que se sienten precedentes similares en el futuro.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Me complace que se haya adoptado todo lo que queríamos en la comisión AFET, al igual que las enmiendas presentadas por los Grupos S&D, PPE y Verdes. La votación final, que fue positiva, ha sido muy sencilla para nosotros.

 
Última actualización: 27 de agosto de 2010Aviso jurídico