Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2009/2220(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0193/2010

Textos presentados :

A7-0193/2010

Debates :

PV 05/07/2010 - 22
CRE 05/07/2010 - 22

Votaciones :

PV 06/07/2010 - 6.16
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0263

Debates
Lunes 5 de julio de 2010 - Estrasburgo Edición DO

22. Contratos atípicos, carreras profesionales seguras y nuevas formas de diálogo social (breve presentación)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es el informe de Pascale Gruny, en nombre de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, sobre contratos atípicos, carreras profesionales seguras, flexiguridad y nuevas formas de diálogo social [2009/2220(INI)] (A7-0193/2010).

 
  
MPphoto
 

  Pascale Gruny, ponente.(FR) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, en este tema sólo existe una lección que aprender, a saber, que los contratos de tiempo completo de duración indefinida deben seguir siendo la norma.

En primer lugar quiero dar las gracias a todas las diputadas y diputados que han contribuido a la elaboración de este informe.

Hoy me siento decepcionado que no se haya celebrado un debate que ocupa un lugar destacado en la Estrategia Europa 2020. Varias diputadas y diputadas querían hablar sobre este tema, pero no se les dio ocasión de hacerlo. No obstante, los invito a que presenten sus aportaciones por escrito a los servicios del Parlamento.

También me decepciona que, después de haber colaborado estrechamente con todos los grupos políticos para llegar a un acuerdo tras numerosas consultas, el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea haya presentado una resolución alternativa que es casi idéntica a mi informe.

Mi grupo no puede apoyar los dos elementos que la señora Schroedter añadió a la resolución alternativa, y que la comisión parlamentaria rechazó en una votación.

En primer lugar, en relación con la base de estas propuestas que se refieren ante todo a los «falsos» autónomos, diré que es cierto que este es un problema real y muy extendido. Como se menciona en el informe, nos gustaría una mejor definición de los trabajadores por cuenta propia, pero también debemos velar por que se defina con claridad el criterio correspondiente a las personas que no trabajan por cuenta propia, en lugar de suponer que tienen la condición de empleados. La definición que proponen los Verdes es mucho más vaga y no brinda valor añadido alguno al texto que aprobó la comisión parlamentaria.

En segundo lugar, en relación con la iniciativa para que se presente una directiva destinada a garantizar los mismos derechos para todos los trabajadores, incluido el derecho de asociación, independientemente de su condición ocupacional, no comprendo muy bien a qué derechos se refiere o quien impediría que los empleados o trabajadores por cuenta propia se unan a un sindicato o formen uno. En mi opinión, resulta inútil pedir dicha directiva, pues esta cuestión no forma parte del ámbito de competencia de las instituciones europeas.

Mi informe pretende que los contratos a tiempo completo de duración indefinida sean la norma y condenar la situación de empleos ordinarios por contratos atípicos con fines de explotación. Quiero recordar a Sus Señorías que el principio de flexiguridad implica no sólo flexibilidad para adaptarse a las exigencias del mercado laboral, sino que ante todo se refiere a la seguridad del empleo, y un principio no puede aplicarse en detrimento del otro.

La Unión Europea tiene que redoblar esfuerzos para invertir en cualificaciones y formación a fin de promover el empleo sostenible. La tasa de desempleo sigue siendo demasiado alta en la Unión Europea, por lo que los contratos atípicos tienen que desempeñar un papel en el mercado de trabajo.

En el caso de los jóvenes, los contratos atípicos podrían ofrecerles, por ejemplo, su primera experiencia en el mercado laboral. Si los contratos atípicos pudieran ofrecer a los jóvenes una oportunidad y facilitar que se conviertan en trabajadores asalariados con contratos de duración indefinida, apoyaría esa clase de contratos. Con las personas que han pasado por un largo período de desempleo sucede lo mismo, si un contrato atípico facilita su transición de regreso al mercado laboral, estoy a favor de este tipo de contratos. Por último, si se utiliza un contrato atípico para pasar de un empleo a otro o de una condición ocupacional a otra, una vez más, apoyaría este tipo de contrato, ya que el principal objetivo es evitar que las personas pierdan su empleo.

También deseo resaltar el importante papel que desempeñan los interlocutores sociales y las organizaciones de la sociedad civil a la hora de elaborar y aplicar las políticas de empleo. Pido a todos los Estados miembros que velen por su plena participación, ya que muy a menudo el nivel de esta varía de un Estado miembro a otra. Por último, debemos velar por que gocen de un mayor reconocimiento, tanto a nivel social como institucional.

Con este informe, el Parlamento Europea envía un firme mensaje a los gobiernos de los Estados miembros y a la Comisión. Una parte esencial de la Europa social es la seguridad de las carreras profesionales. Ahora le toca mover ficha al Consejo Europeo. Espero que el Consejo se atenga a las resoluciones en materia de empleo que adoptó en la primavera de 2010.

La Unión Europea necesita un enfoque claro y medidas específicas para proteger el empleo en nuestras regiones y para crear nuevas oportunidades en el marco de la Estrategia Europa 2020.

 
  
MPphoto
 

  Elisabeth Köstinger (PPE).(DE) Señor Presidente, quiero dar las gracias a la ponente por su informe, el cual aborda con claridad el actual problema del mercado laboral europeo: la flexiguridad. Las estadísticas indican que en los últimos años se ha producido una clara transición del trabajo a tiempo completo al trabajo a tiempo parcial. Este no ha sido el único cambio que se ha producido, pues las formas atípicas de empleo también han aumentado. Tenemos que debatir y evaluar estos cambios, en particular para proteger los derechos de los trabajadores, en vista de que muchos empleos se encuentran actualmente en peligro. Asimismo, estas relaciones laborales atípicas se utilizan a menudo para cometer abusos.

Este informe apunta en la dirección que debemos avanzar para poder responder de forma adecuada a estos cambios. Incluye temas importantes, como la creación de empleos sostenibles, la promoción de la educación y la formación, y el fomento de la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres. Tenemos que destacar los beneficios de la flexiguridad y seguir introduciendo cambios en este ámbito.

 
  
MPphoto
 

  Sergio Gaetano Cofferati (S&D).(IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera dar las gracias a la señora Gruny tanto por su excelente labor como por la gran sensibilidad que ha mostrado al tomar en consideración la perspectiva de otras culturas políticas.

No siempre ocurre así, y cuando sucede es necesario señalarlo. Algunos de los enunciados que figuran en el documento y que se han repetido aquí son muy importantes, como el hecho de que los contratos permanentes deben considerarse la forma normal de trabajar y que, en cualquier caso, todos los que trabajan con un contrato temporal —ya sea voluntariamente o no— deben gozar de los mismos derechos que los demás, ya que todo debe tender a la normalización sin inseguridad.

Sin embargo, lo que usted ha reiterado en relación con el diálogo social también es muy importante, pues reconocer el valor de la representación, tanto de las empresas como de los trabajadores, es muy importante. La representación colectiva —al igual que la negociación colectiva— ofrece un elemento de urbanidad y cohesión en las relaciones.

 
  
MPphoto
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL).(PT) Señor Presidente, la insistencia en la flexibilidad y la denominada flexiguridad ha hecho que se extienda el empleo precario y atípico. En lugar de ser la excepción, se ha convertido en la norma para contratar mujeres y jóvenes desde que comenzó a insistirse en la flexibilidad en el lugar de trabajo y la denominada flexiguridad.

Esta situación, junto con el aumento del desempleo, es una de las caras visibles de la crisis capitalista que experimentamos y que es especialmente responsable del aumento del número de trabajadores que viven en la pobreza, ya que sus salarios son demasiado bajos para permitirles vivir dignamente.

A finales de 2008 ya había 19 millones de estos trabajadores en la Unión Europea. Actualmente, con el incremento del desempleo, sin duda habrá muchos más que viven en la pobreza a pesar de tener un empleo.

Por ello es necesario romper con las políticas neoliberales que han debilitado los derechos laborales, incluida la flexiguridad, que siempre ignora la seguridad. Ya es hora de respetar la dignidad de aquellos que trabajan y crean riqueza.

 
  
MPphoto
 

  Oreste Rossi (EFD).(IT) Señor Presidente, Señorías, quisiera unirme a lo expresado por la oradora anterior. Tiene toda la razón, pues es un hecho que los salarios excesivamente bajos evitan que circule el dinero: La pobreza implica reducir la circulación del dinero y, por consiguiente, la agravación de los problemas.

El trabajo con contratos atípicos registra una tendencia creciente que, si se usa de una manera eficiente, puede ser una herramienta útil para salir de la actual crisis económica y social. Para alcanzar este objetivo, sin embargo, los contratos atípicos deben cumplir ciertas condiciones. La flexibilidad debe conciliarse con la seguridad a fin de evitar situaciones en las que los trabajadores con pocas cualificaciones aceptan empleos de baja cualificación por un salario bajo.

La cuestión de la flexiguridad está vinculada a la formación permanente de los trabajadores, es decir, que la formación se considera una garantía de dedicación profesional e integración social. Es importante conceder una mayor protección a las formas atípicas de trabajo para reducir el trabajo ilegal y garantizar un mejor trato para las mujeres y los jóvenes.

 
  
MPphoto
 

  Maroš Šefčovič, Vicepresidente de la Comisión. – Señor Presidente, quisiera dar las gracias a la ponente, señora Gruny, por su informe. Considero incluso que este informe resulta muy oportuno porque me parece que tiene una gran relevancia y guarda una fuerte relación con el que acabamos de debatir.

Los temas que aborda la ponente en su informe revisten una gran actualidad, ya que los contratos atípicos, la flexiguridad, y el diálogo social tienen una gran importancia para establecer nuevas condiciones favorables en el mercado de trabajo. También acojo favorablemente los principales mensajes del informe y observo con satisfacción que coinciden en gran medida con el enfoque de la Comisión y la nueva Estrategia Europa 2020.

Resulta alentador que el Parlamento apoye firmemente una aplicación equitativa y equilibrada de los principios de la flexiguridad. Yo también considero que es necesario poner al día nuestras ideas sobre la flexiguridad a la vista de la presente crisis. Si bien los principios comunes y los cuatro componentes de la flexiguridad siguen teniendo validez, su esencia necesita ser desarrollada a la vista de las nuevas circunstancias resultantes de la actual crisis económica, como el aumento del desempleo, los recortes presupuestarios, el desarrollo de nuevas formas de empleo, la velocidad y complejidad de las transiciones y la mayor diversidad de los perfiles de los solicitantes de empleo.

También creo que es necesario reforzar el diálogo social sobre la flexiguridad a todos los niveles, a nivel europeo, nacional, local y, lo que es muy importante, a nivel de empresa. Esta es la condición necesaria para aplicar con éxito la flexiguridad. La Comisión apoyará la aplicación de la Estrategia Europa 2020, entre otras cosas, a través de iniciativas emblemáticas. Ya he mencionado una de ellas hace un momento, pero otras iniciativas emblemáticas constituirán un programa a favor de nuevas cualificaciones y empleos, en el que analizaremos los requisitos de empleo que deberán cumplir las jóvenes generaciones en los próximos años.

Esta propuesta de la Comisión, que será adoptada en noviembre, pretende crear las condiciones necesarias para modernizar los mercados laborales europeos con el fin de incrementar los niveles de empleo y de garantizar la sostenibilidad de nuestros modelos sociales. Abordará muchos de los temas incluidos en el informe de la señora Gruny, como la flexiguridad y el diálogo social. Por ello doy las gracias al Parlamento por su aportación.

Señora Gruny, Señorías, tanto yo como la Comisión quedamos a la espera de continuar nuestros debates sobre estos temas.

 
  
MPphoto
 

  Presidente. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar mañana, 6 de julio, a las 12.00 horas.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito.(IT) En un momento como este y en vista de las cifras de la crisis y las preocupantes tasas de empleo juvenil en Europa, la relación entre los jóvenes y el mercado laboral constituye un tema muy importante e inevitable si tenemos en cuenta la urgencia con la que nuestros ciudadanos y sobre todo nuestros jóvenes esperan una respuesta concreta. Para alcanzar la luz al fondo del túnel y que el desempleo descienda a mínimos históricos será necesario consolidar el vínculo entre las empresas y la formación y, ante todo, facilitar la transmisión de cualificaciones y el know-how. Antes de la revolución de la Sociedad de la Información, el conocimiento y la información se obtenían casi exclusivamente en la escuela. Hoy en día, las cifras parecen confirmar que solamente una parte del conocimiento se adquiere en la escuela, mientras que el papel que desempeña la formación multimediática e in situ resulta crucial. Por ello creo que los vínculos a nivel local pueden ofrecer una oportunidad de formación única si consideramos las pequeñas y medianas empresas y las industrias artesanales locales como una posible fuente de períodos de prácticas para transmitir un know-how de calidad a otros sectores.

 
  
MPphoto
 
 

  Erminia Mazzoni (PPE), por escrito.(IT) En las numerosas resoluciones y decisiones aprobadas por el Parlamento y el Consejo de la UE sobre el mundo del trabajo en los últimos tres años se definen las medidas necesarias para alcanzar niveles más altos de empleo, aumentar la flexibilidad y seguridad, luchar contra el trabajo ilegal y reforzar el diálogo social. Sin embargo, la tarea legislativa no se ha traducido en la consecución de los objetivos de Lisboa, y las formas de trabajo atípico —que fueron diseñadas para facilitar la incorporación en el mercado laboral y reducir su rigidez— se han convertido en buena medida en herramientas para explotar las debilidades sociales. Las categorías más débiles de la población —las mujeres, los jóvenes, las personas mayores, las personas con un bajo nivel de educación y los habitantes de zonas menos desarrolladas— han sido sometidas a condiciones de trabajo que son más precarias que flexibles. La propuesta de la Comisión llega en un momento delicado para la economía mundial, que podría causar más daños al empleo. Es indispensable adoptar medidas firmes a nivel europeo para promover la política de cohesión social, que es un pilar de la unidad europea, a fin de acabar con las barreras de género y superar los desequilibrios geográficos. El incremento de las inversiones en formación, simplificación y seguridad por parte de la UE debe ir acompañado por un aumento de las inversiones de los Estados miembros. Es necesario que el trabajo vuelva a considerarse un valor.

 
  
MPphoto
 
 

  Sirpa Pietikäinen (PPE), por escrito.(FI) Los temas fundamentales del informe, como la conservación y desarrollo del mercado laboral de modelo europeo, de los contratos de trabajo de duración indefinida y del sistema tripartito, así como la resolución de los problemas del trabajo atípico y del trabajo realizado en la economía informal, constituyen objetivos que valen la pena. En el actual entorno de rápidos cambios en la vida laboral, los contratos atípicos de trabajo se han hecho, lamentablemente, típicos.

Es de suma importancia en estos momentos examinar lo que sucede en el eje entre trabajador y empresario. A medida que se reduce el umbral para hacerse empresario, también es importante que los trabajadores no sean cedidos en calidad de empresarios virtuales y se encuentren, por ejemplo, en peores condiciones respecto a la seguridad social y la protección contra el despido. El número de contratos atípicos ha aumentado drásticamente en los últimos años, especialmente en el caso de los trabajadores más jóvenes y más viejos, y las mujeres. Esto constituye un indicio preocupante de que estos grupos serán los primeros que tendrán que mostrarse flexibles en sus condiciones de trabajo o incluso sus empleos.

Las distintas instituciones de la UE han deliberado ampliamente sobre los problemas de los contratos atípicos. Los Estados miembros de la Unión Europea tienen la obligación de dar ejemplo, más allá de los discursos, informes y normativas comunes. Deben comprometerse a adoptar un planteamiento mediante el cual no tengan que promover o mantener inútilmente un sistema de contratos atípicos en su propio sector público.

 
Última actualización: 6 de octubre de 2010Aviso jurídico