Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2778(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B7-0622/2010

Debates :

PV 23/11/2010 - 19
CRE 23/11/2010 - 19

Votaciones :

PV 25/11/2010 - 8.8
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0440

Debates
Martes 23 de noviembre de 2010 - Estrasburgo Edición DO

19. Situación en el sector apícola (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el debate sobre la pregunta oral a la Comisión acerca de la situación en el sector apícola desarrollada por Paolo de Castro, en nombre de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural (O-0119/2010 – B7-0564/2010).

 
  
MPphoto
 

  Paolo De Castro, autor. (IT) Presidenta, señor Comisario, Señorías, la resolución que estamos a punto de votar representa el punto de vista de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural sobre la política de apoyo a la apicultura europea. Como es costumbre de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, este importante documento se ha beneficiado de la participación de todos los grupos parlamentarios, que han aportado su valiosa contribución al resultado final.

A pesar del reciente aumento del presupuesto anual para medidas destinadas a mejorar las condiciones generales de la producción y la comercialización de productos apícolas, sigue habiendo una preocupación general acerca de los numerosos desafíos y problemas que tendrá que enfrentar el sector en un futuro próximo.

Entre los factores más importantes que afectan a la apicultura, uno de los sectores más importantes dentro de la agricultura europea, se encuentran las duras condiciones de producción y comercialización, la intensa y prolongada volatilidad de los precios y la dificultad de recuperación de la mortalidad creciente de la cabaña apícola.

Al igual que los operadores del resto de sectores primarios, los apicultores europeos deben recibir una posición en la que puedan planear sus propios negocios. Dado que el apoyo actual depende de los actuales procedimientos de aplicación de la política agrícola europea, el futuro de esta política permanece poco claro más allá de 2013. Este es el escenario de la resolución de hoy, gracias al cual pretendemos apelar a la Comisión a que se comprometa activamente con la defensa de la apicultura.

Estas son las principales peticiones a la Comisión incluidas en la propuesta de resolución: una proyecto específico tras la expiración de los programas nacionales, que tenga en cuenta los nuevos desafíos y problemas del sector, como son la mortalidad de las abejas, la volatilidad de los precios, etc.; un compromiso con la mejora necesaria de las medidas estadísticas, para conseguir un control más eficaz de las importaciones de miel de países no comunitarios y el desarrollo de la investigación; un refuerzo del papel de la política veterinaria europea; un plan de acción para afrontar el fenómeno de la amplia mortalidad de las abejas, en parte centrado en actuaciones específicas en el campo de la investigación; mayor apoyo financiero en el ámbito de la educación y formación del operador; y, por último, una revitalización del papel del sector apícola como protagonista dentro de la política agrícola común posterior a 2013.

Además de agradecer a Astrid Lulling y todos los diputados por el trabajo en común que han realizado, quisiera recordarles, Presidenta, Comisario, que el Año Internacional de la Biodiversidad está a punto de terminar. Por eso espero que la aprobación de esta resolución marque definitivamente el comienzo de un nuevo camino hacia la reactivación de un sector especialmente estratégico desde el punto de vista de la sostenibilidad medioambiental y del mantenimiento de la biodiversidad, así como en términos de impacto social y económico.

 
  
MPphoto
 

  Dacian Cioloş, Miembro de la Comisión. (FR) Presidenta, Señorías, efectivamente, las abejas desempeñan un importante papel en la polinización y en la producción de miel y otros productos derivados. Este sector se caracteriza por una enorme diversidad de las condiciones apícolas y por la dispersión y la variedad de las partes implicadas tanto en la etapa de producción, como en la de comercialización.

Existen algunas medidas armonizadas a nivel europeo acerca de las normas de comercialización de la miel y la protección de la salud de las abejas.

El Reglamento sobre la creación de una organización común de mercados ofrece una serie de medidas destinadas a mejorar las condiciones de la producción y comercialización de los productos apícolas. Estas medidas pueden incluirse en los programas apícolas trienales preparados por los Estados miembros y cofinanciados por la Unión Europea. El presupuesto para estos programas se ha aumentado de 26 a 32 millones de euros para el periodo 2011-2013.

Parece que estas medidas están cosechando resultados positivos en el sector apícola, tanto para los Estados miembros, como para los apicultores. También es importante resaltar que todos los Estados miembros han elaborado un programa, lo que muestra su interés en la apicultura y en las necesidades de este sector.

Está claro que este sector se enfrenta a muchos problemas. En primer lugar, el descenso del número de apicultores, por lo que es crucial animar y formar a los que se incorporen al sector. En segundo lugar, la competencia debido a la importación desde terceros países y los temas relacionados con la calidad de la miel procedente de estos países. Por último, el aumento de la mortalidad de las abejas debido a diferentes factores, como la varroasis y otras enfermedades.

El asunto de la salud de las abejas es especialmente preocupante dentro de la Unión Europea, pero también fuera de sus fronteras. Las organizaciones apícolas exigen a la Unión Europea una mayor atención sobre este problema. Asimismo, en noviembre de 2008, la Unión Europea adoptó una resolución sobre la situación del sector apícola, que reclamaba a la Comisión la adopción de medidas específicas y la garantía de que estas acciones se llevaran a cabo de manera coordinada.

Es evidente que la salud de las abejas es un tema importante y que se debe proteger llevando a cabo las acciones más apropiadas y teniendo en cuenta las particularidades del sector y las diferentes partes implicadas. En este contexto, la Comisión ya ha lanzado una serie de iniciativas encaminadas a abordar los asuntos que preocupan a la industria apícola, y hay más acciones planeadas para el futuro.

La Comisión pretende presentar próximamente una comunicación que tratará de esclarecer las cuestiones relacionadas con la salud de las abejas y las acciones que la Comisión pretende llevar a cabo para abordarlas. Esta comunicación servirá como base de debate con el Parlamento Europeo y el Consejo, así como con las autoridades de los Estados miembros y las partes interesadas.

Espero que este debate ayude a identificar posibles nuevas acciones necesarias a nivel europeo para hacer frente no sólo a la cuestión del mantenimiento de la apicultura y la producción de miel y productos derivados, sino también para ayudar a conservar la salud de las abejas y evitar cualquier problema que pueda surgir debido a enfermedades o contaminación.

 
  
MPphoto
 

  Astrid Lulling, en nombre del Grupo PPE. (DE) Presidenta, cuando asumí la responsabilidad de la situación del sector apícola en la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural de la mano del diputado alemán Reimer Böge, hace 16 años, otro diputado alemán me comentó de manera un tanto despectiva: «Ah, ya veo, las pequeñas criaturas para los pequeños países». Desde entonces he trabajado duro para hacer entender la importancia de estas pequeñas criaturas, dentro de una UE en constante crecimiento, no solo para nuestra calidad de vida, sino también para nuestra supervivencia.

Entre tanto, hemos avanzado constantemente en aumentar la concienciación, a todos los niveles dentro de la UE, de la necesidad de una política común y global que garantice que existan suficientes abejas en la UE y apicultores de todas las edades para cuidarlas. Esta cuestión se ha vuelto cada vez más importante a raíz de las altas tasas de mortalidad de las abejas en muchas regiones, lo que ha elevado razonablemente el tono de preocupación sobre si poseemos suficientes abejas y apicultores para satisfacer nuestras necesidades. Por eso he lanzado esta iniciativa en forma de pregunta oral a la Comisión con debate y resolución. Estoy muy agradecida por el hecho de que esta resolución haya sido apoyada por todos los grupos de la Cámara. El objetivo merece la acción conjunta de todos los grupos políticos a favor de nuestra resolución. Es breve, claramente estructurada y fácil de entender, lo que no ocurre siempre en esta Cámara. Manifestamos claramente dónde residen los problemas. Las soluciones específicas que proponemos, las hemos desarrollado en estrecha colaboración con el sector apícola.

Hoy han venido hasta Estrasburgo apicultores de muchos Estados miembros con sus productos, pero también con sus preocupaciones y sus esperanzas, para expresar el hecho de que necesitan de nuestra ayuda para solucionar sus problemas. Si consideramos que de un presupuesto de más de 140 000 millones de euros, sólo se han gastado 32 millones de euros en proteger tres cuartas partes de la producción alimentaria y cuatro quintas partes de las plantas que dependen de la polinización, nadie debería dudar de que nuestra tarea más importante hoy es garantizar la continuidad y el desarrollo de esta política más allá de 2013. Este es nuestro mensaje y estoy convencida de que será escuchado no solo en el Parlamento, sino también en la Comisión, el Consejo y los Estados miembros. En cualquier acontecimiento, me encargaré de que así sea. Estoy haciendo un llamamiento urgente a todos los diputados de esta Cámara para estar presente en la votación y votar a favor de esta resolución. Se lo debemos a las abejas. Es verdad que se encuentran hibernando mientras nosotros sostenemos este debate. Dicho sea de paso, considero que este debate…

(La Presidenta interrumpe a la oradora)

Sólo quería decir que la Conferencia de Presidentes, que considera que es una buena idea colocar este debate al final de una sesión nocturna, tiene que hacer sus deberes para comprender la importancia de las abejas en Europa.

 
  
MPphoto
 

  Luis Manuel Capoulas Santos, en nombre del Grupo S&D.(PT) Señora Presidenta, por desgracia, los problemas que afectan a la apicultura europea son más graves y están más arraigados que las crisis cíclicas que afectan constantemente a otros sectores aparentemente más importantes. El problema de la apicultura es, sobre todo, medioambiental y tiene consecuencias que podrían llegar a ser catastróficas si no somos capaces de responder a tiempo de la forma adecuada.

Dos estadísticas de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación —citadas en la propuesta de resolución y ya mencionadas por la señora Lulling— son esclarecedoras: el 84 % de las especies de plantas y el 76 % de la producción de alimentos dependen de la polinización. Sin embargo, la agricultura también es una actividad económica importante en la zonas rurales, con un gran potencial de crecimiento, ya que la producción europea está muy lejos de poder cubrir nuestras necesidades. Ninguna otra «actividad ganadera» —y ganadera aquí aparece entre comillas, obviamente— está tan estrechamente unida a la naturaleza y la sostenibilidad, ni juega un papel ecológico tan importante e insustituible como la apicultura. Son razones más que suficientes para que no escatimemos nuestros esfuerzos y financiación de la investigación de las causas que originan el miedo y el aumento de la tasa de mortalidad de las abejas, y del apoyo a programas de salud.

Este debate también debería dar la oportunidad de hallar formas imaginativas y efectivas de incluir la ayuda a este tipo concreto de ganadería sin tierras en los mecanismos de ayuda de la nueva política agrícola común (PAC), en el mismo momento en que se planea el uso de unidades de superficie como criterio básico para asignar nuevas ayudas. Así pues, me gustaría que la Comisión aclarara cuáles serán sus respuestas inmediatas a este problema, y si está pensando en incluir esta actividad en la arquitectura de la nueva PAC sobre la que estamos a punto de empezar a debatir.

 
  
MPphoto
 

  Britta Reimers, en nombre del Grupo ALDE.(DE) Señora Presidenta, señor Cioloş, Señorías, proporcionar protección a las abejas es lo más conveniente para el sector agrícola y muchos agricultores son además apicultores. Hemos presenciado un descenso de la población de abejas en muchas regiones de Europa. Debemos identificar las causas de este problema y tomar las contramedidas necesarias. Resulta positivo que los fondos presupuestarios de los programas apícolas nacionales hasta 2013 hayan aumentado de 26 millones de euros a 32 millones de euros. Sin embargo, eso no es suficiente. Debemos garantizar que estos programas continúan después de 2013. Para lograrlo, también es especialmente importante que mejoremos y simplifiquemos el proceso que permite a los investigadores, a los apicultores y a los agricultores compartir conocimientos especializados. Deberíamos centrarnos cuanto antes en combatir las enfermedades y los parásitos a los que son propensas las abejas. No debemos dejar solos a los apicultores frente a esta batalla.

Necesitamos con urgencia estadísticas mejores y más estandarizadas por parte de todos los Estados miembros de la UE. Y es así porque tenemos que trabajar basándonos en hechos y no solo en la especulación. Como el número de apicultores está descendiendo constantemente, tenemos además que invertir más en educación y formación. Deberíamos proporcionar más apoyo a los jóvenes apicultores y también a los apicultores a jornada completa, para asegurar que la profesión tenga un futuro y no desaparezca. El Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa apoya esta resolución.

 
  
MPphoto
 

  Alyn Smith, en nombre del Grupo Verts/ALE. – Señora Presidenta, seré breve, aunque pienso que la idea de la señora Lulling de aprovechar el tiempo que les sobra a otros oradores es, sin duda, algo a tener en cuenta.

Me haré eco de los comentarios sobre el sector de la apicultura, pero le recordaría a mis colegas que la población de abejorros silvestres de toda Europa también se encuentra a una situación similar —y muy grave—. Son tan importantes para la diversidad biológica y los beneficios de la polinización como lo que hemos oído —con toda la razón— del sector de las abejas. Rendiría homenaje al trabajo del Bumblebee Conservation Trust de Escocia, que abarca la población de abejorros de todo el Reino Unido.

Señor Comisario, le corregiría en cuanto a la pregunta 4 —una excelente pregunta— sugiriéndole que la Comisión incluya las enfermedades de las abejas en la política veterinaria. Se trata de un reclamo ya antiguo de este Parlamento, y me parece que no es solo cuestión de distribuir dinero sino de compartir las mejores prácticas y el conocimiento con toda la Unión. Muchos científicos de muchos lugares están trabajando en esto, y la Comisión podría desempeñar un papel muy importante poniendo en común esa información y averiguando cuánto sabemos sobre este conexo y grave problema.

 
  
MPphoto
 

  James Nicholson, en nombre del Grupo ECR. – Señora Presidenta, todos somos conscientes de la importancia de las abejas en la polinización. Son totalmente cruciales para la agricultura y la producción alimentaria. De hecho, sin ellas, no sería posible la producción de alimentos.

Es, pues, bastante preocupante que el sector apícola siga informando de que las tasas de mortalidad son asombrosamente altas. Aunque creo que hemos logrado buenos resultados aumentando la concienciación e informando sobre la gravedad de la situación en los últimos años, debemos seguir presionando para garantizar que la investigación de la causa de estas tasas de mortalidad siga adelante y se financie. Solo así se podrán tomar medidas concretas para abordar el problema.

En primer lugar, me gustaría que se mantuviese la financiación de los proyectos de investigación después de 2012 y respaldaría las iniciativas que animan a los jóvenes apicultores a introducirse en el sector de la apicultura. Estamos iniciando, sin duda, un periodo de intenso debate sobre el futuro de la PAC y creo que estamos ante un problema fundamental que debería seguir abordándose en el contexto de una política agrícola revisada de la UE después de 2013.

En lo esencial, el apoyo al sector de la agricultura debería reforzarse después de 2013. Creo que tenemos la oportunidad de hacer algo positivo. Apoyemos a las abejas.

 
  
MPphoto
 

  Trevor Colman, en nombre del Grupo EFD. – Señora Presidenta, el problema de este informe sobre la disminución de la población de abejas es que realmente se trata de una tragedia. Sin embargo, habiendo examinado este documento, observo que las propuestas que se presentan a esta Cámara son el clásico ejemplo de lo que se conoce en este edificio como «crisis beneficiosa». Beneficiosa, es decir, para la UE, con propuestas elaboradas basándose en la ampliación del control de la UE sobre un área cada vez mayor. Así que no ha cambiado nada.

La PAC contempla la aprobación de este informe, pero no se menciona el efecto destructivo de la imposición de esa política en mi país. Me refiero a la naturaleza de los setos vivos y la explotación de los campos y los huertos, cuya gestión se ha visto gravemente afectada por la legislación de la UE, en perjuicio de las abejas en Gran Bretaña.

El informe admite que no puede identificar la causa principal de la caída del número de abejas, y por eso cita un gran número de posibilidades. Enumera la enfermedad de las abejas, la debilitada inmunidad de las abejas a los patógenos y los parásitos, el cambio climático —está claro que esto aparecería en la lista— y la desaparición de la flora meliflua. El posible efecto perjudicial de las plantas modificadas genéticamente se admite a regañadientes, pero se desecha como insignificante —está claro que esto aparecería también aquí—.

En realidad, todo esto son suposiciones. La única constante en todo esto es la presencia de la varroasis que ataca al sistema inmune de las abejas y es probablemente la causa primordial de todo este problema. Pero no, la grave situación de las abejas se utiliza como excusa para introducir un sinfín de normativas que anuncian, entre otras cosas, una cooperación entre las asociaciones de apicultores de los Estados miembros, controles más estrictos en la importación de miel, más requisitos de etiquetado —casi diseñados para evitar que las abejas se mueran, sin duda—, una autorización del producto, sea lo que sea, y la intención de captar jóvenes apicultores. Increíble. Mientras ocurre todo esto, la varroasis sigue haciendo su pernicioso trabajo y las abejas mueren.

Con buenas intenciones, sin duda, este informe ha de limitarse a identificar y eliminar aquello que está matando a nuestras abejas, y a permitir que la comunidad internacional se ocupe de ello, no a servir como excusa para introducir cada vez más normativas de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Diane Dodds, en nombre del Grupo NI. – Señora Presidenta, este ha sido un debate importante y, de hecho, apasionado sobre este tema en particular. Me alegra verlo y poder participar en él.

Creo que la importancia de las abejas en la agricultura, en términos generales, es a menudo subestimada, incluso dentro del mismo sector. Sin las abejas muchos cultivos se perderían. Por supuesto, los huertos son especialmente dependientes de las abejas para la polinización. Hace poco he visitado a algunos propietarios de huertos de Irlanda del Norte que han sufrido el descenso de la población de abejas y me han expresado su preocupación al respecto.

Estoy de acuerdo en que las enfermedades de las abejas deberían destacarse en la política veterinaria de la UE, tanto para poner de relieve la importancia de las abejas como para disponer de una política y controlar la población en toda Europa. Se debe invertir dinero en investigación y desarrollo de la cada vez menor población de abejas y se deben poner fondos a disposición de proyectos que puedan ayudar. Creo que se debe considerar una visión equilibrada del descenso de la población de abejas, no echando simplemente la culpa a las prácticas agrícolas, sino invirtiendo en investigación de las enfermedades y en formas de minimizar su impacto.

 
  
MPphoto
 

  Béla Glattfelder (PPE).(HU) Señora Presidenta, la señora Lulling nos ha pedido que respaldemos la propuesta de resolución. Podemos hacerlo de forma incondicional ya que se está elaborando un documento verdaderamente excelente.

La declaración más importante de este documento es la que apela a la Comisión Europea para que garantice que los programas de apoyo que existen actualmente en el sector de la apicultura se continúen y se refuercen después de 2013. Este respaldo es sumamente necesario, ya que el mercado no reconoce los productos apícolas de forma que garantice la supervivencia del sector apícola, a pesar de que los apicultores proporcionan gran cantidad de servicios a la agricultura y garantizan la conservación de la diversidad biológica mediante la polinización.

Otra declaración muy importante que se hace en este documento es la petición de que la Comisión Europea cambie las normas de etiquetado de los productos de la miel en el marco de la política de calidad. Esto se debe a que las normas actuales permiten que se abuse, concretamente, marcando como miel de origen europeo miel que contiene sólo una cantidad mínima de miel europea y que, de hecho, contiene principalmente miel importada de terceros países, que puede que sea incluso de peor calidad.

Otra declaración muy importante que se hace en este documento es la petición de que la Comisión Europea presente una propuesta legislativa que excluya la posibilidad de etiquetar productos con menos del 50 % de contenido azucarado a base de miel como productos hechos de miel.

Llevo años luchando por estas cuestiones aquí en el Parlamento Europeo. No he conseguido que se incluyan en ningún documento de una forma tan perfecta como se están exponiendo en esta propuesta de resolución. Espero que la Comisión Europea acepte las recomendaciones del Parlamento y encuentre una forma de resolver estos antiguos problemas en el ámbito de la política de calidad en el próximo semestre.

 
  
MPphoto
 

  Marc Tarabella (S&D).(FR) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, el motivo por el que he decidido presentar varias enmiendas a la excelente propuesta de Paolo De Castro es que la apicultura es un sector económico esencial. Estoy seguro de que nuestra gran colega, la señora Lulling, estará de acuerdo, ya que lleva trabajando en este problema desde 1994. Creo que podemos rendirle homenaje esta noche.

Tenemos que ser conscientes de que la desaparición de las abejas supondría un trastorno sin precedentes en la historia de la humanidad. Tal cambio de la diversidad biológica pondría en peligro la vital diversidad de alimentos. Una perturbación tan profunda de los ecosistemas acabaría con todas las perspectivas de vida de las futuras generaciones.

La desaparición de las abejas polinizadoras ha de tomarse en serio, ya que la caída de las cifras tanto de las abejas silvestres como de las abejas melíferas ya se puede medir a escala global. El cacao, la vainilla, el melón, la fruta de la pasión, todos estos cultivos tropicales dependen completamente de las abejas polinizadoras para producir fruta y semillas.

En todos los continentes y cada vez más a menudo las abejas melíferas están muriendo en grandes proporciones al final del invierno. En Europa, muchos apicultores han tenido que cerrar. Actualmente, más del 80 % de las especies de plantas que crecen en todo el mundo y el 80 % de las especies cultivadas en Europa dependen directamente de la polinización de los insectos, abejas en su mayoría. Sin las abejas recolectoras, la mayoría de cultivos no producirían un rendimiento satisfactorio. Es el caso de muchas especies silvestres, aunque también de los árboles frutales, las proteaginosas y los huertos. Así que sería difícil pensar en una comida en la que las abejas no jugaran un papel importante.

Se desconocen las causas del descenso de su población: la destrucción de las zonas de anidación, la escasez cada vez mayor de plantas que les proporcionen néctar y polen, así como enfermedades, parásitos y, sobre todo, el uso de pesticidas, más concretamente pesticidas neurotóxicos, que son especialmente perjudiciales para las abejas. Los agricultores y los jardineros deben reconocer que las abejas están totalmente indefensas ante la utilización de productos tóxicos, que son valiosas colaboradoras de sus cultivos y que protegerlas es una cuestión prioritaria.

Terminaré diciendo que debemos reaccionar, ya que no podemos aceptar como inevitable el hecho de que llegue miel de otros lugares —siendo la calidad inferior y sin cumplir nuestros estrictos criterios de producción—, como única alternativa a la escasez de miel que está amenazando a Europa poco a poco. Así que le pido al señor Ciolos y a la Comisión que incluyan la apicultura en la PAC con medidas específicas.

 
  
MPphoto
 

  Marian Harkin (ALDE). – Señora Presidenta, señor Comisario: gracias por sus comentarios. Ustedes mismos han descrito los retos a los que nos enfrentamos: una reducción del número de apicultores y la necesidad de atraer a nuevos apicultores profesionales y, sobre todo, el aumento de la mortalidad de las abejas provocado por una serie de factores pero, en concreto, por la presencia de la varroasis, que pone en peligro el sistema inmunológico de las abejas.

Todos estamos de acuerdo en que la salud de las abejas es importante y me alegra oír que la Comisión presentará medidas clave para resolver la gravísima situación actual. Haría hincapié en la necesidad de asegurar la consulta a los apicultores cuando se elabore cualquier programa, a fin de garantizar, en primer lugar, su efectividad y, en segundo lugar, su aplicación. Además de los apicultores, tenemos que garantizar unas prácticas agrícolas sostenibles y favorables a los polinizadores. Considero que esto es muy importante y que debería ser un elemento más de la PAC.

También añadiría que, aunque los ciudadanos son conscientes del papel de las abejas a la hora de producir miel, no todo el mundo conoce el papel crucial que juegan las abejas en la polinización y su aportación a la agricultura de la UE y, en última instancia, a la producción alimentaria. Así que creo que merecería la pena realizar una campaña de información, porque necesitamos el apoyo de los ciudadanos en esta cuestión para justificar el dinero que gastamos en un programa de protección de las abejas.

Por último, necesitamos que se lleve a cabo una investigación independiente y oportuna de la mortalidad de las abejas para que, sean cuales sean las medidas que tomemos para hacer frente a la situación, podamos esperar que nos reporten resultados positivos.

 
  
MPphoto
 

  Michail Tremopoulos (Verts/ALE).(EL) Señora Presidenta, el programa ALARM de la UΕ ha identificado prácticas inviables en el uso del terreno y el uso de productos químicos agrícolas como causas principales de la preocupante muerte de insectos polinizadores en Europa.

Sin embargo, he recibido una respuesta muy decepcionante a una pregunta escrita que presenté en enero por parte de la que, en aquel momento, era la señora Comisaria, la señora Boel. Sabemos que el 84 % de los cultivos europeos dependen, hasta cierto punto, de los insectos polinizadores para la fertilización y que, para protegerlos, tenemos que crear zonas de recuperación ecológica obligatorias y reforzar más las medidas agroambientales por medio de la restructuración de la PAC.

La señora Comisaria afirmó que estaba satisfecha. Sin embargo, las medidas no han logrado abordar el problema de la muerte de abejas. Dado que las medidas agroambientales sólo representan un 8 % del presupuesto total de la PAC hasta 2013 y que cada Estado miembro las aplica de forma diferente, insistimos en que las medidas agroambientales requieren más apoyo, una aplicación uniforme y controles que indiquen si son correctas. También tenemos que poner más énfasis sobre los métodos orgánicos y ecológicos. Es necesario que se respalden estas medidas y la producción a pequeña escala, y al mismo tiempo hay que fomentar la creación de cooperativas apícolas y de zonas de recuperación ecológica.

 
  
MPphoto
 

  Julie Girling (ECR). – Señora Presidenta, hemos oído hablar mucho esta noche sobre las maravillas de las abejas—realmente son criaturas maravillosas—.

Simplemente me gustaría centrarme en una cuestión. ¿Es consciente el señor Comisario del interés y la implicación que han suscitado e inspirado las abejas en toda Europa? Solo en el Reino Unido, hay muchas organizaciones importantes del Reino Unido que están realizando campañas —desde el Instituto de la Mujer hasta la Sociedad Cooperativa—. La campaña de información está ahí. Tan solo hay que retomarla.

Presten atención a la campaña del Instituto de la Mujer, sobre la que les he enviado información. Está llena de información práctica para todo aquel que quiera ayudar a que las abejas prosperen. El Instituto de la Mujer representa a millones de personas de a pie del Reino Unido. La grave situación de las abejas ofrece seguramente una oportunidad única de trabajar con los ciudadanos. Abarca la política agrícola común, la diversidad biológica, la seguridad alimentaria, el uso de pesticidas, las normativas veterinarias e incluso el laberíntico proceso de la financiación a través de la UE. Es una oportunidad realmente única de comprometerse con organizaciones que ya se sienten inspiradas para trabajar en ello. Le pediría al señor Comisario que aprovechara la oportunidad y la llevase a cabo.

 
  
MPphoto
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE).(PL) Señora Presidenta, teniendo en cuenta la excepcional importancia que tiene el sector apícola en la producción agrícola, la necesidad que existe de preservar la diversidad biológica y los valores nutricionales que tiene la miel, se debería mantener y aumentar el apoyo existente al sector apícola después de 2013. Dichas medidas contribuyen a mejorar la salud de las abejas, a aumentar el número de enjambres y a aumentar la producción de miel. Al igual que en otros sectores, la eficacia de la apicultura depende, en gran medida, del conocimiento, la cualificación y la experiencia de los apicultores. En Polonia tenemos la única escuela secundaria vocacional de apicultura de Europa, y acoge a estudiantes de varios países. Esta escuela y sus instalaciones, junto con la cercana Universidad de Ciencias de la Vida de Lublin y los institutos de investigación agrícola de Puławy, podrían utilizarse como base para establecer una Escuela Europea de Apicultura. Las organizaciones de apicultores son muy importantes en lo que se refiere al desarrollo del sector. Todo esto debería ir acompañado de esfuerzos en forma de programas para apoyar la formación y abordar los problemas relacionados con la calidad y los estándares.

 
  
MPphoto
 

  Spyros Danellis (S&D) . – (EL) Señora Presidenta, señor Comisario, la situación actual del sector apícola, con la mortalidad de las abejas poniendo en peligro la polinización de frutas, verduras y demás —y de ahí, nuestra alimentación en sí misma—, ilustra la naturaleza sin porvenir alguno de las acciones del hombre moderno que ignora las interacciones entre los sectores económicos y la naturaleza o que le son indiferentes.

Nuestras intervenciones en materia de desarrollo y los cambios en el uso del terreno, los cultivos que escogemos cultivar y los métodos de cultivo que aplicamos, incluso la forma en que creamos demanda y hábitos en nuestra vida cotidiana han ayudado a inclinar la balanza de la naturaleza. Unas veces esto tiene como consecuencia la muerte inexplicable de abejas y la aparición de nuevas enfermedades y, otra veces, el aumento de los costes de producción.

Tenemos, por tanto, que adoptar medidas a medio y corto plazo para abordar todos los síntomas del problema, junto con una solución más permanente a la causa raíz de este problema. Así pues, la nueva política agrícola común ha de adquirir un enfoque integrado de la apicultura reforzando los programas de apoyo y la cobertura veterinaria del sector, destacando sus puntos fuertes, defendiendo la diversidad biológica y mitigando el problema del cambio climático y el deterioro de los recursos naturales.

 
  
MPphoto
 

  Geoffrey Van Orden (ECR). – Señora Presidenta, hablo no solo en calidad de diputado concienciado que representa a una zona de Inglaterra en la que la apicultura tiene gran importancia económica, sino concretamente en calidad de Vicepresidente de la Asociación de apicultores de Cambridge.

Hemos oído hablar a todos nuestros oradores esta noche sobre la relevancia y la importancia de este sector. Las abejas melíferas son muy importantes a nivel económico y ecológico —todos valoramos esto—. Las enfermedades existentes no se conocen demasiado bien y problemas como el síndrome de despoblación de las colmenas siguen sin tener explicación y sin resolverse. El Reino Unido está perdiendo su población de abejas a un ritmo de alrededor de un 30 % al año, lo cual es claramente insostenible y potencialmente devastador.

Al igual que muchos otros oradores, quiero centrarme en el aspecto más urgente de este problema, la inminente necesidad de que se investigue más: tanto para arrojar luz sobre los problemas de las enfermedades en las colmenas como para proporcionarnos ideas más concretas para salir adelante. Tenemos que encontrar soluciones eficaces a largo plazo para este inminente problema. ¿Me permiten que le pida a la Comisión que respalde, quizás mediante los programas marco, alguna investigación adicional y específica no solo sobre las causas de la despoblación de las colmenas sino también sobre posibles soluciones?

 
  
MPphoto
 

  Jarosław Kalinowski (PPE).(PL) Señora Presidenta, señor Comisario, durante muchos años se ha venido observando un aumento de la tasa de mortalidad de las abejas. Esto tiene un efecto adverso sobre la producción de fruta, verdura y otros cultivos que son polinizados por abejas, y constituye una amenaza para la diversidad biológica en general. El papel que juegan las abejas en la polinización de las plantas es indispensable. Durante miles de años la apicultura ha sido parte importante de la herencia cultural de Europa. En mi país, donde disponemos de una producción de fruta especializada, los agricultores se dieron cuenta hace mucho tiempo del efecto beneficioso que tiene el trabajo de las abejas sobre el tamaño y la calidad de las cosechas.

Por desgracia, las abejas están siendo atacadas hoy en día por una serie de enfermedades y plagas, y los propios apicultores no están haciendo frente a esto. Por eso es necesario el respaldo económico a la investigación de las causas de las enfermedades de las abejas y los factores que están ocasionando la reducción de la resistencia de las abejas y la muerte de enjambres. Hacen falta nuevos programas más eficaces para prevenir y acabar con las enfermedades de las colmenas.

 
  
MPphoto
 

  Kriton Arsenis (S&D).(EL) Señora Presidenta, señor Comisario, resulta totalmente obvio que el problema de la muerte repentina de abejas supone una amenaza para nuestro suministro de alimentos y que tiene unos costes económicos inmensos. Una de las causas más probables del problema es el uso de productos modificados y de pesticidas nicotinoides.

Ante esta gran amenaza, tenemos que tomar medidas directas ya. Tenemos que dejar de experimentar con lo que cultivamos y lo que comemos. Tenemos que imponer una moratoria inmediata a los productos modificados hasta que podamos demostrar que no son los culpables de la muerte de las abejas, de esta amenaza a nuestra dieta. Tenemos que tomar medidas ya, antes de que el coste económico y el coste de la supervivencia se haga insuperable.

 
  
MPphoto
 

  Giovanni La Via (PPE). (IT) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, con unos 600 000 apicultores y algo menos de 14 millones de colmenas en toda la UE, la apicultura representa un área de importancia considerable del sector agrícola de la Unión. Esta importancia se acentúa en el papel de la abeja como defensora de la diversidad biológica y en su papel como productora de miel. La miel constituye un alimento completo, rico en nutrientes y reconocido como producto de altísima calidad.

En virtud de este papel, hay programado un aumento de la ayuda anual al sector en Europa, que va a pasar de 26 millones de euros para 2008-2010 a 32 millones de euros para 2011-2013. El Parlamento Europeo pretende garantizar estos fondos incluso después de 2013 porque la apicultura es una de las actividades plenamente compatibles con los objetivos de sostenibilidad y diversificación que pretende alcanzar la nueva PAC.

El objetivo final de esta financiación es apoyar la apicultura, en parte mediante proyectos de investigación nacionales sobre nuevos métodos para combatir la alta tasa de mortalidad de las abejas, que ha alcanzado niveles alarmantes en los últimos años. Por otro lado, sin embargo, es importante asegurar una transparencia justa en la distribución de la ayuda y garantizar más recursos para los países que realmente los necesitan.

Cuando el documento fue analizado por la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, la comisión votó a favor de una enmienda que yo propuse, que exigía que la ayuda se distribuyese en base a los resultados de un estudio sobre las colmenas presentes en los distintos Estados miembros en vez de en base a estimaciones. Creo que esto es sumamente importante a fin de garantizar la transparencia del gasto público y la protección de aquellos que realmente se dedican a la apicultura.

Ya hay un sistema activo en muchos países para estudiar el número de colmenas, pero somos conscientes de la dificultad para aplicar esto en otros países y nosotros proponemos que se introduzca en toda la Unión Europea un programa para la apicultura que sea transparente y que tenga un impacto sobre los beneficios de los apicultores.

 
  
MPphoto
 

  Michel Dantin (PPE).(FR) Señora Presidenta, señor Cioloş, Señorías, se ha hablado mucho de todo esto, puesto que las abejas son sin duda una especie simbólica, las que protegen nuestro medio ambiente.

En la actualidad existen muchos programas de investigación dedicados a las abejas, a veces con hallazgos contradictorios. Hace unos días, un científico vino a verme y me explicó que los numerosos aviones que vemos en el cielo afectan a la difracción de los rayos solares, lo cual provoca un agotamiento y, de ahí, la mortalidad excesiva de las abejas, por ejemplo.

En contraposición con lo que acaba de decir uno de nuestros colegas de la derecha de esta Cámara, creo que tenemos un ejemplo de un sector en el que la puesta en común de nuestro conocimiento y la coordinación de los programas de investigación pueden proporcionar una solución a los problemas que afrontan cada uno de nuestros países. Sí, Europa puede ser útil. Este ejemplo de las abejas quizá sea representativo de la integración europea.

 
  
MPphoto
 

  Mairead McGuinness (PPE). – Señora Presidenta, muestro mi admiración ante el conocimiento de otras personas sobre esta área, especialmente los comentarios de Geoffrey Van Orden. Apoyaría lo que él dice porque se trata de un área en la que hay pocos expertos, pero muchas opiniones.

Me parece aceptable que se plantee el tema de los cultivos modificados genéticamente, pero en Irlanda no existen cultivos modificados genéticamente —y creo que tampoco en el Reino Unido—, y sin embargo tenemos problemas con las poblaciones de abejas, así que creo que tenemos que ser muy cuidadosos con los comentarios que hacemos en relación a las causas del problema. Tenemos un problema y no sabemos el motivo del mismo. Apoyo la petición relativa a la investigación pero con precaución. Destinemos dinero a la investigación, pero hagámosnos con una investigación de mejor calidad —y coordinada en todos los Estados miembros— para obtener los resultados que quieren y realmente necesitan los apicultores.

Tenemos que prestar atención a las estadísticas, porque entiendo que si los Estados miembros realmente cuentan las abejas, las cuentas de formas muy distintas. Tenemos que revisar lo que estamos comparando en toda la Unión Europea.

Quiero hacer una sugerencia en relación a las abejas en libertad —las abejas silvestres y los abejorros como las ha denominado otro colega—. Apoyaría medidas para nuestra reformada política agrícola común que tuvieran como objetivo una agricultura sostenible con hábitats que tengan en cuenta a las poblaciones de abejas silvestres. He predicado con el ejemplo en este sentido y he distribuido unas cuantas hectáreas de terreno para ver qué pasa. Funciona, pero si les piden a los agricultores que viven de la agricultura que hagan esto, tendrán que apoyarlo. Creo que la Unión Europea tiene que analizar este tema, porque existen problemas tanto en la apicultura como en la población de abejas silvestres. Tenemos que estudiar cómo mejorar la diversidad biológica, y tendrá mi apoyo en eso, señor Comisario.

 
  
MPphoto
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE).(RO) Señora Presidenta, me gustaría empezar, al igual que han hecho otros colegas, aplaudiendo la decisión adoptada por la Comisión en septiembre sobre la aprobación de programas de apicultura nacionales de los 27 Estados miembros para el periodo 2011-2013, y sobre todo el hecho de que la aportación de la Unión Europea a la financiación de estos programas haya aumentado un 25 %, comparado con el periodo anterior.

Rumanía, el Estado miembro del que provengo, se encuentra entre los principales beneficiarios de estos fondos, con la bonita suma de aproximadamente 3,4 millones de euros. La decisión de la Comisión es, por tanto, de suma importancia para los apicultores rumanos.

También aplaudo la iniciativa de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural del Parlamento Europeo de plantear este debate sobre un tema tan importante. Apoyo plenamente las sugerencias incluidas en la propuesta de resolución sobre la que vamos a votar el jueves.

La apicultura da trabajo a un gran número de familias en Europa, sobre todo en áreas en las que las condiciones no son propicias para otras actividades. La apicultura también fomenta el desarrollo económico de las zonas rurales. En este sentido, quiero destacar que es importante que los programas de apoyo europeos se centren no solo en los productores de miel, sino también en los pequeños transformadores, sobre todo como parte del actual segundo pilar de la política agrícola común.

El procesamiento de la miel y las cadenas de embalaje ofrecen ventajas competitivas en lo que se refiere al acceso al mercado, a la calidad y a lo atractivo de los productos para los consumidores.

Y por último, pero no menos importante, los productos apícolas no solo se utilizan para consumo alimentario, sino que también son ingredientes de otros productos. Por eso debemos promover soluciones que ayuden a obtener productos con un alto valor añadido a nivel local.

Lamento que el apoyo a los pequeños transformadores no aparezca en la propuesta de resolución porque alentar a estas personas significa básicamente alentar a aquellos que están implicados directamente en la apicultura.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Señora Presidenta, en primer lugar, creo que es conveniente que en nuestro grupo la señora Lulling sea la experta en abejas, porque ella cuenta con muchas de las cualidades de las abejas. Su rumor se escucha por todo el Parlamento como si fuera una abeja. Es tan dulce como la miel la mayoría de las veces y puede picar como una abeja cuando alguien hiere su sensibilidad. Así que podríamos decir que ella es la abeja reina del Parlamento.

En un tono más serio, Einstein dijo que si la población de abejas se extinguiera, el propio ser humano se extinguiría en cuatro años. Quizá sea una exageración, pero Einstein era un genio y sabía de lo que hablaba —porque sin abejas, no hay polinización, no hay fruta, no hay plantas, no hay seres humanos y, Dios no lo quiera, no hay señoras Lullings—. Así que tenemos un grave problema, porque la población a nivel global ha descendido rápidamente en los últimos 10 años. Hay varias cuestiones que se han planteado.

El primer problema es el de los parásitos —la varroasis—, el cual hay que abordar y gestionar. Los insecticidas repercuten en las abejas al ser rociados sobre las plantas. Además estamos pasando inviernos muy duros: en 2008 tres millones de abejas murieron durante ese duro invierno. Después, por supuesto, pasa lo que pasa en otros sectores, como los de la carne y el pescado: demasiadas importaciones que llegan con gran facilidad de terceros países y minan nuestra propia producción. Estas cuestiones han de ser abordadas con investigaciones y con objetivos.

Creo que a los jóvenes, que ahora defienden mucho la naturaleza, se les podría animar a entrar en contacto con el mundo de la apicultura —como ha dicho la señora McGuinness, quizá primero como un pasatiempo y después algunos podrían dedicarse a ello a tiempo completo si resulta productivo—.

Por último, creo que deberíamos incluir en la PAC un objetivo 2020 para las abejas: concretamente, aumentar la población un 20 % para que nuestras abejas duren tanto como la señora Lulling.

 
  
MPphoto
 

  Jim Higgins (PPE). – Señora Presidenta, como ha dicho el señor Kelly, aquí tenemos a la abeja reina, que ha tenido muchos pretendientes, ya que la abeja reina juega un papel esencial en lo que respecta a todas las actividades que tienen lugar en la colmena.

Cuando pensamos en la política agrícola común, pensamos en la agricultura a gran escala. Pensamos en ganado, vacas, producción de leche, ovejas, verduras, vino, etc. Estamos ante un sector de cuento que es totalmente au naturel si se gestiona de forma correcta.

Al analizar los antecedentes de todo esto, queda bastante claro que, como se ha mencionado, las abejas tienen un papel increíblemente variado como polinizadoras y como abastecedoras. El aumento de las enfermedades relacionadas con las abejas está poniendo en peligro a las especies, lo cual sería una tragedia.

Los Estados miembros tienen sus propias iniciativas, pero existe muy poca o ninguna coordinación. Lo que tenemos que hacer es garantizar el respaldo económico de este sector en particular. La apicultura depende de las modalidades de la política agrícola común, así que tenemos que disponer de una línea especial relativa a la apicultura.

Aparte de la realidad económica, si observan, por ejemplo, la situación relativa a las propiedades saludables de la miel —cada vez más presente en complementos alimenticios— resulta bastante obvio que los beneficios que tiene desde el punto de vista de la salud en el ser humano corriente son enormes para aquellos que deciden consumir miel a diario.

Lo que estamos haciendo hoy aquí es plantear lo que hizo la señora Lulling en 1997, que es poner especial énfasis sobre algo que está ahí, que es natural y que podemos hacer a diario. Pero tenemos que garantizar que se proteja, porque hay demasiada contaminación y una falta de regulación y documentación en cuanto a las estadísticas reales.

Por último, pero no menos importante, tenemos la capacidad de determinar el número de colmenas que hay. No es el número de colmenas, sino el número de abejas y el número de enjambres lo que importa a fin de cuentas: las cifras exactas de abejas que estimulan activamente los productos hechos de miel de los que dependemos como raza humana y que son tan beneficiosos para todos —todos y cada uno de nosotros—. Así que elogio a mi colega, la señora Lulling, por su maravillosa iniciativa y le deseo que vaya muy bien.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señora Presidenta, no disponemos de abejas suficientes y tampoco disponemos de suficientes apicultores. El descenso constante de la población de abejas en los últimos años nos envía una señal de alarma clara. Los altos niveles de mortalidad de las abejas provocados por la varroasis y el problema sin resolver del síndrome de despoblación de las colmenas por desgracia no desaparecerán. Así pues, debemos asegurarnos de que el sector de la apicultura reciba apoyo más allá de 2013. Hay dos puntos que considero especialmente importantes a este respecto.

En primer lugar, sin investigaciones científicas de gran alcance, no será posible proporcionar una explicación eficaz de la mortalidad de las abejas ni hacer nada útil para combatirla. Mi segundo punto tiene que ver con el producto de la apicultura, la miel. Deben aplicarse los mismos estándares de calidad tanto a la miel importada como a la miel producida en Europa. Cualquier otra cosa se consideraría un intento de engañar a los consumidores y de dejar en una situación de competencia desventajosa a los productores europeos.

La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y la ponente, la señora Lulling, han presentado buenas propuestas. Quisiera pedirle a la Comisión que tomara medidas en base a esto.

 
  
MPphoto
 

  Mario Pirillo (S&D). (IT) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, en la última década, la apicultura ha hecho grandes progresos desde el punto de vista económico y empresarial. Las operaciones han pasado de ser principalmente pasatiempos a auténticas empresas rentables, además de ser ejemplos perfectos de producción ecológica. Esto ha sido posible gracias a las ayudas públicas, nacionales y europeas.

Distintos factores han llevado, por desgracia, a que crezca la tasa de mortalidad entre las abejas, lo cual provoca riesgos no solo para los apicultores a la hora de planificar sus actividades, sino también para la agricultura y el medio ambiente. Las abejas son responsables del bienestar de muchas plantas importantes para la agricultura y, en términos más generales, del equilibrio del ecosistema y el mantenimiento de la diversidad biológica.

Pido a la Comisión que elabore un plan de acción sin demoras para abordar la generalizada mortalidad de las abejas. Sobre todo, con vistas a la PAC posterior a 2013, pediría que se reconociera el verdadero papel de la apicultura y que la cofinanciación de la UE se incremente del 50 al 75 %.

 
  
MPphoto
 

  Krisztina Morvai (NI).(HU) Señora Presidenta, yo también quisiera dar las gracias al ponente y a la señora Lulling por su papel en este informe sobre la situación de la apicultura y, si me permiten, quiero expresar mi agradecimiento a los merecidamente famosos en todo el mundo apicultores húngaros por compartir sus experiencias y conocimientos conmigo para que pudiera transmitir toda la información que he recibido de ellos a la comisión. Cuando los apicultores húngaros vean el documento completo, verán que lleva su marca.

Lo que creo que se echa más de menos, sin embargo, y que no se ha adoptado a partir de mis enmiendas, es el reconocimiento económico de la capacidad que tiene la apicultura de producir el bien común. La producción de miel de los apicultores, la cera de las abejas, los propóleos y el polen son sólo una pequeña parte de su actividad. La tarea más importante es que también multiplican el valor cualitativo y cuantitativo de otros productos agrícolas mediante la polinización. Se trata de una forma de bien común que ha de ser recompensado de alguna forma. Sugerimos la introducción del concepto de apicultura comunitaria, y aunque ahora no lo hemos logrado, recomendamos firmemente que se dé una recompensa económica a los apicultores a nivel de los Estados miembros por su actividad en beneficio del bien común.

 
  
MPphoto
 

  Ulrike Rodust (S&D).(DE) Señora Presidenta, señor Cioloş, Señorías, las abejas juegan un papel decisivo en nuestro ecosistema. Por un lado, son importantes para la conservación de la diversidad biológica y, por otro, la diversidad biológica es importante para la conservación de las abejas, no solo porque estamos en el Año Internacional de la Diversidad Biológica, sino también porque contribuyen a nuestra propia supervivencia.

Como parte de la reforma de la política agrícola común, debemos centrarnos, entre otras cosas, en evitar los monocultivos y aumentar el uso de la rotación de cultivos. Hoy no voy a hablar de productos protectores de las plantas ni de pesticidas. Creo que es importante fomentar y desarrollar investigaciones en esta área, así como mejorar la coordinación entre distintos proyectos de investigación en los diferentes Estados miembros para asegurar que tenemos unas abejas sanas.

Pase lo que pase, deberíamos seguir apoyando al sector de la apicultura después de 2013 y asegurarnos de que en el futuro tendremos abejas suficientes y suficientes apicultores que cuiden de ellas.

 
  
MPphoto
 

  Luís Paulo Alves (S&D).(PT) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, la tasa de mortalidad de las abejas está aumentando y el número de apicultores está descendiendo. Esta situación supone un problema para la agricultura y, como han dicho los diputados, para la diversidad biológica, debido a las enormes implicaciones para la producción alimentaria y las especies de plantas que dependen de la polinización. La vida de una abeja obrera es muy corta —unas seis semanas— y muy sensible a los cambios medioambientales. Esto significa que la producción de miel también se ha visto afectada, no solo debido a la cada vez más incierta duración y estabilidad de las estaciones, sino también debido a las crecientes amenazas de fuentes externas, como el uso de pesticidas y los ácaros, entre otros. Una mayor investigación de estos asuntos podría ayudar a generar unas soluciones mejor aplicadas, así como medidas mejoradas de forma más adecuada para favorecer la diversidad biológica y reducir los efectos de la inestabilidad climática. Señor Comisario, no hay duda de que los programas actuales han de ser reforzados en el marco de la nueva política agrícola común, para que podamos dar con respuestas más eficaces también a ese nivel.

 
  
MPphoto
 

  Dacian Cioloş, Miembro de la Comisión.(FR) Señora Presidenta, Señorías, a partir de este llegamos a la conclusión de que la apicultura es, de hecho, un sector importante en sí mismo, por lo que produce directamente y por los efectos indirectos que puede tener en otros cultivos. Asimismo, creo que podemos llegar a la conclusión de que las abejas son un buen indicador de nuestra capacidad de tener una industria agrícola que se preocupa por el medio ambiente. En ese sentido, también podemos decir que la naturaleza a veces es mucho más dura con nuestros errores de lo que lo somos nosotros, cuando no respetamos determinadas normas.

En cuanto a la ayuda al sector, diría que con el apoyo con el que cuenta la señora Lulling en el Parlamento y todos los demás partidarios, sería difícil decir que no. Por ahora, en un plano más serio, debido a razones que también puse de manifiesto en mi introducción, queda claro que no pretendo detener este programa de apoyo. Simplemente tendremos que estudiar cómo podemos asegurar que obtenemos valor añadido utilizando el presupuesto europeo para este tipo de programa, garantizando al mismo tiempo que los Estados miembros tengan flexibilidad para usarlo bien.

Creo que, de hecho, podemos obtener valor añadido con la investigación sobre la salud de las abejas, aunque también desarrollando la producción y la calidad de los productos, así como fomentando el consumo de miel y productos relacionados. En ese sentido, ya disponemos de programas que se están promocionando. Esto es quizás algo que se podría mover. Así que creo que tenemos varios objetivos por delante. Sin duda se incluirán en la PAC después de 2013.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – He recibido una propuesta de resolución(1) presentada de conformidad con el artículo 115, apartado 5, del Reglamento.

Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar el jueves (25 de noviembre de 2010).

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE) , por escrito. (LV) He estado en contacto con organizaciones apicultoras en Letonia. En general, agradecen el hecho de que los problemas que acosan a este sector ahora se estén debatiendo, pero tienen preguntas relativas a algunos puntos de la resolución que no se han explicado de forma adecuada. Por desgracia, nuestro trabajo y el texto de la resolución han sido objeto de críticas en los medios de comunicación letones. Habiendo leído el texto de la resolución, varios representantes de los apicultores tuvieron la impresión de que la miel que estaba compuesta de tan solo el 50 % de miel de verdad, estando el resto compuesto por distintos edulcorantes, podría ser etiquetada como «miel». Naturalmente, los representantes del sector apícola de Letonia, que producen miel de muy alta calidad, consideran absurda esta propuesta. Por eso creo que la resolución debe dejar más claro que esto afecta a los productos de miel procesada, para que no se produzcan malentendidos a este respecto y para que nuestra labor no haga que el público adopte una opinión negativa sobre el trabajo de los diputados al Parlamento Europeo. En la misma línea, quisiera destacar que debemos seguir debatiendo el hecho de que la población activa no solo en el sector de la apicultura, sino también en la agricultura en general, está envejeciendo perceptiblemente. Solo el 7 % de los agricultores de Europa tienen menos de 35 años y no menos de 4,5 millones de agricultores se jubilarán en los próximos 10 años. Debemos desarrollar mecanismos de apoyo para los jóvenes agricultores que trabajan en la apicultura y en otros sectores de la agricultura. El cambio generacional en la agricultura es una cuestión estratégica importante para el futuro de la Unión Europea y afecta a todos los ciudadanos de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Jaromír Kohlíček (GUE/NGL), por escrito. (CS) La apicultura es una de las actividades clave que respaldan la producción agrícola. Sus explícitas características exigen un planteamiento específico para los que se dedican a ella. Recientemente hemos visto, por un lado, la aparición masiva de graves enfermedades entre las abejas (varroasis) y, por otro, una población envejecida de apicultores en muchos países, con una serie de gobiernos nacionales subestimando el apoyo a su trabajo en un periodo de crisis económica. También hay otros factores que amenazan la existencia continuada de la apicultura y de ese modo, indirectamente, también amenazan el rendimiento de muchos cultivos agrícolas importantes. Aquí se incluyen, entre otros, el uso de productos químicos en la agricultura y la gestión forestal. Ante esta situación, ya va siendo hora de adoptar medidas sólidas para apoyar a la apicultura y la investigación orientada a tratamientos para las enfermedades de las abejas, y de proporcionar formación para los interesados en dedicarse a la apicultura. Ya estemos hablando de un periodo de transición hasta 2013 o de un nuevo periodo de siete años, es vital que se elaboren programas lo suficientemente motivadores para desarrollar la apicultura, apoyados por los instrumentos correspondientes, incluyendo instrumentos jurídicos a nivel de la UE, la asignación de recursos económicos y el establecimiento de mecanismos de control que ayuden a supervisar el cumplimiento de los objetivos del programa de apoyo y desarrollo de la apicultura. Sin las medidas adecuadas, existirá una amenaza tanto para los cultivos de frutales como para el desarrollo de los cultivos de muchos cultivos hortícolas. Creo que la respuesta de la Comisión vendrá seguida de medidas y plazos específicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Véronique Mathieu (PPE), por escrito. (FR) El texto presentado por la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural para apoyar al sector apícola es especialmente relevante en el contexti de la reforma de la política agrícola común posterior a 2013. En un momento en que las muertes de abejas están aumentando y la cifra de apicultores en Europa está cayendo, no debemos tardar en valorar las dificultades que encara este sector y aplicar las medidas adecuadas. Esto es crucial para prevenir el impacto negativo que es muy posible que se produzca en nuestra producción alimentaria, ya que sabemos que el 84 % de las especies de plantas dependen de la polinización de las abejas. Así pues, como primer paso para combatir el descenso de la población de abejas, debemos tratar de comprender mejor este fenómeno llevando a cabo más investigación sobre la mortalidad de las abejas. En segundo lugar, y además de esto, pedimos a la Comisión que aumente su apoyo al sector apícola y que prorrogue los programas de apoyo que ya existen antes de que terminen, como está programado, en 2012.

 
  

(1) Véase el Acta.

Última actualización: 5 de mayo de 2011Aviso jurídico