Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2010/2087(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0378/2010

Textos presentados :

A7-0378/2010

Debates :

PV 20/01/2011 - 6
CRE 20/01/2011 - 6

Votaciones :

PV 20/01/2011 - 7.6
CRE 20/01/2011 - 7.6
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0025

Debates
Jueves 20 de enero de 2011 - Estrasburgo Edición DO

6. Estrategia de la UE para el Mar Negro (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidenta. – El siguiente punto es el informe de Traian Ungureanu, en nombre de la Comisión de Asuntos Exteriores, sobre una estrategia de la UE para la región del Mar Negro [2010/2087(INI)] (A7-0378/2010).

 
  
MPphoto
 

  Traian Ungureanu, ponente. – Señora Presidenta, justo hace tres años el Parlamento Europeo aprobó la Sinergia del Mar Negro. Este fue el primer paso hacia una política coherente en una de las zonas más sensibles de Europa, y fue un paso en la dirección correcta, porque ahora el Mar Negro se ha analizado exhaustivamente —y es motivo de temor— como espacio convergente de esperanzas, fortalezas y ambiciones políticas, estratégicas y de seguridad.

Hoy nuestra política en la zona puede evolucionar todavía más. Esta Cámara puede desempeñar un papel esencial a la hora de actualizar las políticas de la UE para lograr una verdadera estrategia de la Unión. En realidad, esa es la idea principal del informe que inicié con apoyo de mis colegas de la Comisión de Asuntos Exteriores y del Parlamento en su conjunto.

¿Pero por qué un nuevo informe sobre el Mar Negro y por qué una estrategia de la UE para la región del Mar Negro? Hay quienes dirían que el Mar Negro es un mar pequeño. Y lo es, pero si cambiamos este mapa por un mapa estratégico, el Mar Negro es enorme. Y también hay otro factor, y es que el Mar Negro es cada vez más negro.

Desde la adhesión de Bulgaria y Rumanía, el Mar Negro es ahora, en parte, un mar interior de la UE. No obstante, a menudo los acontecimientos que ocurren en la región pueden predecirse: las tensiones se acumulan y los malentendidos abundan. Un análisis resumido de la región del Mar Negro lleva a la conclusión de que los retos negativos en este ámbito persisten o adquieren mayor intensidad. La guerra de 2008 entre Georgia y Rusia, los llamados conflictos «congelados» sin resolver y el preocupante deterioro de la normativa democrática en Ucrania y Rusia constituyen acontecimientos y ejemplos patentes de los peligros de la zona relativos a la seguridad.

Si analizamos los resultados actuales de la participación de la UE en la región, resultan, cuando menos, variados. El planteamiento político de la UE con respecto al Mar Negro carece de mecanismos de control, evaluación y seguimiento. La región del Mar Negro no posee suficiente presencia en los debates de Bruselas, y la financiación de la UE para la región está fragmentada y es compleja.

Aunque se basa en los méritos de la Sinergia del Mar Negro que adoptamos hace tres años, un nuevo planteamiento de la UE para el Mar Negro debería aplicar una política más firme e instrumentos concretos. Si me lo permiten, mencionaré solo dos de las recomendaciones incluidas en el informe. La primera tiene que ver con unos recursos apropiados: si la UE quiere desempeñar un papel clave en la región del Mar Negro, debe dedicar unos recursos apropiados, tanto financieros como humanos. La creación de una línea presupuestaria independiente en el presupuesto de la UE resulta esencial. La segunda recomendación se refiere a la elaboración de un plan de acción de la UE cuyos objetivos y tareas sean claros e incluyan reuniones periódicas a nivel ministerial de los países pertinentes.

La estrategia de la UE para la región del Mar Negro no debe subestimar ni sobrevalorar ningún Estado de la zona. Los principios de integración y participación a escala regional deben reflejarse en un papel importante para Turquía y Rusia, pero también para todos los socios regionales, en el éxito de la cooperación regional.

Para concluir, quiero agradecer a todos mis colegas sus contribuciones tan positivas a la versión definitiva de este informe. Creo que todos coincidimos en que esta Cámara espera que la Comisión y el Consejo hagan de este informe una realidad. La participación estratégica y beneficiosa de la UE en la región del Mar Negro debe convertirse en un hecho.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, me complace enormemente que la región del Mar Negro ocupe un lugar destacado en la agenda del Parlamento Europeo. Esta región es importante para la Unión Europea, y debemos centrarnos en ella para dejar patente lo sensible que es para nosotros.

Quiero dar las gracias y felicitar al ponente de la Comisión de Asuntos Exteriores, el señor Traian Ungureanu, por un informe excelente y completo. El informe y sus recomendaciones son interesantes e innovadores con respecto a las numerosas cuestiones que incluyen.

Desde la última ampliación, el Mar Negro también es un mar de la UE. Tenemos responsabilidades al respecto, al igual que las tenemos en el resto de cuencas que conforman nuestras fronteras. Debemos abordar esta nueva responsabilidad de forma decidida.

Como parte de la Política Europea de Vecindad, ya disponemos de una iniciativa dirigida a esta región: la Sinergia del Mar Negro. No obstante, debemos admitir que su aplicación ha resultado ser mucho más compleja de lo que habíamos previsto. No solo queremos que todos en la región nos acojan con entusiasmo.

Y precisamente por estos motivos, el Parlamento ha seleccionado un enfoque basado en la participación a escala regional y en el fomento del diálogo. Creo que este es el enfoque apropiado que debemos perseguir, pero estos compromisos solo serán creíbles si aportan mejoras concretas a los pueblos de la región.

Así, el informe sobre el desarrollo de una nueva estrategia de la Unión Europea para la región del Mar Negro representa nuestro compromiso con la región y con aquellos de nuestros Estados miembros que pertenecen a esta zona mediante nuestro apoyo pleno a la hora de afrontar los retos vinculados a su situación geográfica concreta.

Entendemos que una estrategia para la región del Mar Negro no debe interpretarse como un sustituto de los esfuerzos actuales, especialmente de la Sinergia del Mar Negro. Más bien debe ser un marco global que proporcione orientación para todas las actividades de la Unión Europea en la región.

La estrategia del Mar Negro puede ofrecer una ocasión ideal para revisar nuestros intereses en la región, incluidos los de índole estratégica, política y económica y para debatir el mejor modo de ver cumplidos dichos intereses. El Parlamento ha identificado los ámbitos apropiados en los que debe desarrollarse la estrategia, como la gobernanza, la seguridad y la energía, el transporte, el medio ambiente, el comercio, el desarrollo económico local y el desarrollo social y humano.

El desarrollo de esta estrategia también puede suponer una oportunidad para añadir una dimensión marítima a las actividades en curso en la región. En la actualidad, la Comisión está desarrollando un paquete global que abordará las iniciativas de política marítima, la gestión de los recursos naturales y la lucha contra las actividades de pesca ilegal.

Podemos extraer nuestra experiencia de otras estrategias, como la Estrategia de la UE para la región del Mar Báltico y la estrategia de la UE para el Danubio. De hecho, la estrategia del Danubio necesitará una interacción obvia con el Mar Negro. No obstante, nos consta que cada cuenca europea es diferente, y en consecuencia, debemos garantizar que todas las estrategias futuras de la UE se ajusten a sus propias características sectoriales, al desarrollo económico y social, al medio ambiente y la energía, la infraestructura y los recursos naturales.

El informe sobre el desarrollo de una estrategia de la UE para la región del Mar Negro ofrece una visión general de los desafíos futuros para la región, pero también será relevante a la hora de establecer canales sólidos con los Estados socios de la región para garantizar una aplicación correcta y efectiva. Debemos aprovechar esta oportunidad para realizar amplias consultas con todas las partes interesadas, empezando por nuestros socios de las regiones y por la participación del Parlamento.

De nuevo, se acoge con agrado este informe, y nos agradará seguir sus recomendaciones. El Servicio Europeo de Acción Exterior y los servicios pertinentes de la Comisión se comprometerán a elaborar una estrategia del Mar Negro para la que necesitaremos su apoyo y el respaldo del Consejo.

 
  
MPphoto
 

  Metin Kazak, ponente de opinión de la Comisión de Comercio Internacional.(BG) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, quiero felicitar al señor Ungureanu, y como ponente de la Comisión de Comercio Internacional, me complace que varias de nuestras propuestas se hayan incluido en el texto principal del informe.

Me complace que, como ya se ha mencionado, tras la adhesión de Bulgaria y Rumanía en 2007, el Mar Negro, por decirlo de manera figurada, se convirtiese en un mar «europeo» y que requiera una estrategia global europea que implica una gran cantidad de recursos administrativos y financieros, así como una responsabilidad y una coordinación satisfactorias.

Una tarea clave es la incorporación de un planteamiento de proyecto en la nueva estrategia. Debe prestarse una atención especial a los ámbitos de interés común, como el medio ambiente, la energía, el transporte y la infraestructura, que revisten una importancia decisiva para el desarrollo sostenible de la región.

También es necesario mantener una cooperación intensiva a nivel parlamentario, por ejemplo, con organizaciones como la Asamblea Parlamentaria de la Cooperación Económica del Mar Negro y la OMC y con el Banco de Comercio y Desarrollo del Mar Negro. Por último, también creo que debemos considerar otras iniciativas regionales sin permitir que la estrategia se pierda en ellas.

 
  
MPphoto
 

  Silvia-Adriana Ţicău, ponente de opinión de la Comisión de Industria, Investigación y Energía. – (RO) Señora Presidenta, la Comisión de Industria, Investigación y Energía apoya la plena integración del mercado y la regulación sobre la base de la legislación de la UE en materia de energía y alienta la participación de los países de la región del Mar Negro en sentido amplio en el Tratado por el que se establece la Comunidad de la Energía, así como la asistencia por parte de la UE, el BEI y el BERD para modernizar las infraestructuras de energía de esta región.

Destacamos el valor añadido europeo y la importancia del Corredor Sur como medio para mejorar la seguridad del abastecimiento energético de la UE. Proyectos como el gasoducto Nabucco, que es una prioridad clave para la Unión Europea, junto con el oleoducto transadriático, el oleoducto paneuropeo, la interconexión Turquía-Grecia-Italia o la interconexión Azerbaiyán-Georgia-Rumanía, ponen de manifiesto la importancia del compromiso de la Unión en la región del Mar Negro, pero también la necesidad adicional de desarrollar la cooperación entre los países de la región. Destacamos la importancia de establecer una red regional de educación e investigación en la región del Mar Negro en sentido amplio y su conexión con la red GEANT, e instamos a la Comisión a que continúe apoyando los proyectos de investigación en la región.

Voy a terminar, señora Presidenta, con un llamamiento a la Comisión para que diseñe una estrategia de la Unión Europea para la región, junto con un plan de acción. Destacamos la necesidad de establecer un vínculo entre esta y la estrategia de la UE para el Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Victor Boştinaru, ponente de opinión de la Comisión de Desarrollo Regional. – Señora Presidenta, señor Comisario, la importancia que reviste la región del Mar Negro para la UE desde el punto de vista del transporte, la energía, la estabilidad, la seguridad y el medio ambiente es evidente. Y por este motivo, no cabe duda de que la estrategia de la UE para esta región tendrá una repercusión muy positiva en la zona y en el conjunto de la Unión.

La Comisión de Desarrollo Regional considera que esta estrategia puede aportar crecimiento y desarrollo sostenible a la región. Pero también opina que, para que sea plenamente efectiva, es necesaria la participación de todos los Estados de la región, independientemente de que sean Estados miembros o no. Esta estrategia necesita acciones coordinadas, pero ¿cómo puede existir esta coordinación sin la participación adecuada de todos los países? Sin duda, la coordinación es un elemento necesario de la estrategia para el Danubio, que supuestamente se convertirá en breve en una prioridad básica de la Presidencia Húngara.

El uso de un planteamiento integrado y de una cooperación transfronteriza entre las regiones debe promoverse en todos los ámbitos de la estrategia, pero en particular en los de transporte, energía y medio ambiente.

 
  
MPphoto
 

  Elmar Brok, en nombre del Grupo PPE.(DE) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, quiero dar las gracias al ponente por la excelente labor que ha realizado al agrupar numerosas ideas de forma exhaustiva, algo que nos ayudará en nuestros esfuerzos futuros.

Debemos entender que esta cooperación en la región del Mar Negro no debe confundirse con la Asociación Oriental ni con nuestras relaciones estratégicas con Turquía y Rusia. Se trata de cuestiones distintas, y esta cooperación no las sustituye. Por otra parte, encuentro sumamente estimulante la posibilidad de reunir estos grupos divergentes en torno a ciertas cuestiones con el fin de elaborar una política coherente que redunde en nuestro beneficio, al tiempo que ayuda a los países pertinentes. Posiblemente dicha cooperación contribuya a reunir los intereses políticos y económicos contradictorios, para que las futuras disputas sean menos drásticas y peligrosas y para que, por ejemplo, nuestra labor en la Asociación Oriental no se interprete como una iniciativa dirigida a cualquier persona a título individual, sino que todo se entienda como complemento. No obstante, cuando se habla de una perspectiva europea, esta postura cooperativa no debe impedirnos esperar que la Asociación Oriental con estos países arroje distintos resultados a partir de las estrategias de desarrollo con Rusia, por ejemplo. Debemos tener la posibilidad de realizar este tipo de distinciones, y no cabe duda de que el Comisario sabe muy bien que debe ser así. No obstante, por este motivo, la cooperación en el Mar Negro redunda en beneficio de la Unión Europea, de Rusia, de Turquía y del resto de países de esta región, la mayoría de los cuales son miembros de la Asociación Oriental. Puedo imaginar que ello contribuirá considerablemente a la estabilidad económica y política de Europa, y espero que podamos colaborar estrechamente con el señor Comisario con vistas a avanzar en esta cuestión.

 
  
MPphoto
 

  Ioan Mircea Paşcu, en nombre del Grupo S&D. – Señora Presidenta, el Mar Negro es una puerta de entrada y salida a Europa, y por tanto, debe tratarse como tal. No es un lugar alejado de escasa relevancia que atrae nuestra atención de vez en cuando.

Lo cierto es que la zona ya nos ha proporcionado —y nos seguirá proporcionando— temas para nuestra agenda, ya sea a través de la interrupción del tránsito del gas, como en 2006 y 2008, o de la guerra de Georgia en 2008. No obstante, a pesar de la evidencia y de su importancia reconocida, la zona del Mar Negro no recibe la atención que merece por parte de la UE, una UE que, de algún modo, quedó obligada a abordar estos problemas tras la adhesión de Bulgaria y Rumanía a la Unión en 2007.

La Sinergia del Mar Negro, elaborada poco después de la admisión de estos dos países, parece haber sido, en retrospectiva, un documento configurado precipitadamente y diseñado para cubrir un «hueco» o «agujero negro» —dependiendo de su preferencia— que la UE tuvo que abordar casi de la noche a la mañana. El hecho de que no se produjera ningún acontecimiento importante desde la primera revisión de la iniciativa en 2008 —y no hemos avanzado mucho en su aplicación, como se menciona en el informe— lo pone de manifiesto.

En mi opinión, hay dos razones principales para ello. En primer lugar, parece haber desinterés y falta de disposición por parte de los Estados miembros de la UE para abordar este ámbito de manera decisiva. Además, ahora que el dinero escasea, la falta de disposición para hacerlo es mayor que antes.

En segundo lugar, la afirmación inicial sobre la que se basaba la sinergia, a saber, que la zona debía convertirse en una región coherente y cooperativa para merecer la atención y el apoyo material de la UE, ha ignorado la sencilla cuestión de que hace 20 años, la zona presentaba un aspecto totalmente distinto. Esperar que una zona tan compleja y diversa adquiera coherencia y obtenga una identidad individual en un plazo tan corto es algo poco realista o —me duele decir esto— malintencionado. Quizás la situación mejorase en el contexto de revisión de la Asociación Oriental.

 
  
MPphoto
 

  Ivo Vajgl, en nombre del Grupo ALDE.(SL) Señora Presidenta, el informe que mi colega, el señor Ungureanu, ha elaborado de forma tan comprometida, allanando el camino para la cooperación, por el que le doy las gracias, vuelve a llamar nuestra atención sobre una región caracterizada por la diversidad. La diversidad de los sistemas políticos, de las tradiciones culturales, las religiones, los estatutos y las ambiciones de estrechar los vínculos con la Unión Europea, el nivel de desarrollo económico, la disponibilidad de los recursos naturales y, sin duda, la nueva situación que ha surgido, porque actualmente tres Estados miembros de la Unión Europea forman parte de la región sobre la que estamos debatiendo.

Para nosotros, la región del Mar Negro resulta especialmente interesante por su posición geoestratégica, que puede aportar valor añadido o plantear graves peligros para nuestros intereses en materia de seguridad. En este contexto, hago especial hincapié en la seguridad energética y en garantizar un abastecimiento energético sostenible para la Unión Europea, infraestructura y oportunidades para que podamos influir en la resolución de conflictos y cuestiones sin resolver en la región, así como desarrollar asociaciones con Rusia y Turquía. Todo ello puede lograrse a través de un compromiso mayor de los países de la región y de la participación de todos los Estados miembros de la Unión Europea y de otras organizaciones y redes presentes en la región, incluidas las redes de organizaciones de la sociedad civil; son precisamente ellos los que necesitan de nuestro reconocimiento y de nuestra atención especial.

No necesitamos nuevas instituciones para ninguno de estos fines; lo que necesitamos es garantizar la continuidad de la financiación y un mayor compromiso político. Señor Comisario, creo que podrá dar un buen uso a este informe y espero colaborar con usted.

 
  
MPphoto
 

  Werner Schulz, en nombre del Grupo Verts/ALE.(DE) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, si la región del Mar Negro va a convertirse en una zona de estabilidad, seguridad, democracia y prosperidad, y si estas oportunidades y retos van a hacerse realidad, necesitamos una estrategia que abarque a todos los interlocutores. Esta resolución persigue este objetivo, y por ello mi Grupo la apoya. También porque se han incluido varias de nuestras propuestas, por ejemplo, el intento de solucionar los conflictos sin resolver en la región, la mejora de la cooperación en la sociedad civil, el apoyo a los proyectos personales y la promoción de pequeños proyectos en el contexto de la cooperación transfronteriza.

También queremos una política energética sostenible, una mayor eficiencia energética y la creación de redes académicas y estudiantiles. No obstante, mi crítica iría dirigida a la falta de una postura coherente con respecto a la cuestión de la infraestructura energética de la región: en este contexto, podría mencionar los proyectos Nabucco y South Stream. No entiendo por qué se ha rechazado nuestra solicitud de un control más estricto de las plataformas petrolíferas del Mar Negro. Se trata de algo totalmente esencial después de la catástrofe del Golfo de México. Por ese motivo hoy presentamos de nuevo esta enmienda.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Robert Kowal, en nombre del Grupo ECR.(PL) Señora Presidenta, señor Comisario, creo que el documento que se ha redactado merece nuestro apoyo, por lo que, en nombre de mi Grupo, lo respaldo. Quiero subrayar que, a día de hoy, la Sinergia del Mar Negro necesita un nuevo planteamiento. Las intenciones nobles no siempre se han traducido en un uso eficaz de la Sinergia, y es muy positivo que el ponente haya destacado este aspecto. Por ello, creo que la tarea más importante que hoy tiene el señor Füle es intentar gestionar nuestras iniciativas en este lado de Europa y demostrar que nuestra prioridad es la Política de Vecindad, y que el resto de cuestiones deben relegarse a un segundo plano en este contexto. Creo que este modo de pensar garantiza la efectividad futura de la Sinergia del Mar Negro, especialmente en el ámbito energético. La Sinergia también podría ser un instrumento positivo, por ejemplo, si hablásemos de apoyar a Georgia en las transformaciones democráticas y económicas que ha sufrido durante los últimos años. No obstante, en la actualidad, el primer paso esencial es organizar iniciativas en este lado de Europa, no solo para que podamos estar orgullosos de ellas, sino para que sean realmente eficaces a la hora de lograr ciertos objetivos.

 
  
MPphoto
 

  David Campbell Bannerman, en nombre del Grupo EFD. – Señora Presidenta, a debatir la zona del Mar Negro, me viene a la cabeza una palabra: precaución. Todos debemos andar con cuidado en este ámbito.

La zona del Mar Negro es el patio de Rusia, que tiene su flota anclada en Sebastopol, en la península de Crimea, cerca del campo de batalla de la Guerra de Crimea. Hemos sido testigos del desafortunado conflicto de Georgia, donde hubo errores por ambas partes. Si Georgia hubiese sido miembro de la OTAN, las consecuencias podrían haber sido catastróficas. Aunque apoyo la independencia de Georgia, no es sensato acosar al oso ruso en su propia madriguera.

Después tenemos a Turquía, con la que la UE juega ofreciéndole la adhesión, a pesar de la realidad de que miembros como Francia vetarán dicha solicitud. Turquía tan solo tiene el 4 % de su territorio en Europa, y no debe formar parte de la UE. Si lo hiciera, se plantearían graves peligros. La decepción podría dejar a Turquía en manos de los extremistas islámicos.

Por último, la cuestión que subyace a todo esto es el hecho de que el Mar Negro es el centro del petróleo y el gas del Caspio, que resultan vitales. Anden con cuidado.

 
  
MPphoto
 

  Dimitar Stoyanov (NI). - (BG) Señora Presidenta, quiero unirme a la mayoría de opiniones expresadas en esta Cámara y felicitar al ponente por los logros alcanzados con su informe. Pontus Euxinus, como se denominaba al Mar Negro en la antigüedad, siempre ha tenido una importancia geoestratégica y económica para Europa. Y todavía conserva esta importancia en nuestra era.

Por ese motivo es muy importante que esta estrategia se traslade a la acción real, porque de nuevo estamos celebrando un debate, y recuerdo que recientemente también celebramos un debate similar. Por ese motivo quiero establecer un límite entre las afirmaciones de los diputados del grupo socialista y ofrecer mi apoyo especial al punto que prevé una partida presupuestaria independiente para aplicar la estrategia.

Por ello quiero pedirle a la Comisión que actúe. Una financiación adecuada es el único modo que nos permitirá traducir las palabras que hoy se han pronunciado en esta Cámara en acciones que repercutan sobre los ciudadanos europeos.

 
  
MPphoto
 

  Iuliu Winkler (PPE). – Señora Presidenta, quiero comenzar felicitando al señor Ungureanu por su iniciativa de elaborar el informe sobre el Mar Negro. También acojo con satisfacción el respaldo de varios de los oradores anteriores, mis distinguidos colegas, que se han comprometido a promover una nueva visión europea para la región del Mar Negro.

Sin duda, el Mar Negro se ha convertido en un mar interior parcial de la Unión Europea. Difícilmente puede exagerarse su importancia geoestratégica, teniendo en cuenta la estabilidad regional, los procesos de democratización y las cuestiones asociadas a esta región en materia económica, comercial y de seguridad energética. Creo firmemente que somos nosotros, la UE, los que debemos aprovechar el potencial de la región del Mar Negro, y no otros.

Para lograr este objetivo, la Unión Europea tiene que confiar más en sus Estados miembros de la región, tiene que renunciar a cualquier anclaje al pasado y tiene que mostrar mayores dosis de dinamismo, liderazgo y visión. Sin entrar en las cuestiones relacionadas con el proceso de ampliación, quiero dirigir un mensaje a todos los escépticos del Mar Negro. Cualquier desaceleración en el proceso de integración de la región en la UE tendrá un efecto de retroceso en la evolución democrática de la zona. El riesgo es la inestabilidad a medio y largo plazo, cuyas consecuencias serían difíciles de evaluar para la Unión Europea, y aún más difíciles de gestionar.

En conclusión, la UE necesita su Mar Negro interior, y necesitamos una estrategia integrada para esta región. La estrategia para el Mar Negro debe ser elaborada por la Comisión a partir de las recomendaciones formuladas por nuestro ponente. Hoy, esta Cámara debe ofrecer su apoyo incondicional a la estrategia.

 
  
MPphoto
 

  Maria Eleni Koppa (S&D).(EL) Señora Presidenta, hoy debatimos un informe muy importante relativo a una zona especial cercana a la Unión Europea: el Mar Negro. Esta región congrega a algunos Estados miembros de la UE y a unos países que son importantes para la cooperación regional. Por tanto, tenemos la necesidad común de salvaguardar la existencia de una zona de paz, democracia, seguridad y estabilidad en el Mar Negro.

A través de la Sinergia del Mar Negro, puesta en marcha hace algún tiempo, disponemos de un marco estable para la cooperación, aunque esta herramienta no haya generado resultados tangibles. El éxito de su aplicación, mediante la acción de todos los países participantes, fortalecerá aún más nuestras relaciones sobre la base de valores comunes. Debe complementar la Política Europea de Vecindad y la Asociación Oriental, mecanismos ya establecidos.

La estabilidad y la seguridad en torno al Mar Negro poseen un impacto directo en Europa. En consecuencia, la Unión Europea comparte la responsabilidad de apoyar la resolución pacífica de los conflictos y de construir la confianza. Esta zona es importante para la Unión, especialmente por sus vínculos energéticos y de transporte. El fortalecimiento de la democracia y un sistema de Estado de Derecho sólido facilitarán el comercio, las inversiones y la libre circulación de las personas.

Estoy totalmente de acuerdo con la opinión de que debe crearse una línea presupuestaria especial para la Sinergia del Mar Negro. Ello proporcionará una ayuda eficaz para la modernización de la zona. Está en nuestra mano utilizar nuestras políticas para acercar estos países aún más a Europa, en beneficio mutuo de todos.

 
  
MPphoto
 

  Adina-Ioana Vălean (ALDE). – Señora Presidenta, desde 2007 hemos reconocido en diversas ocasiones la importancia de la región del Mar Negro, aunque el impacto de nuestro enfoque ha sido, cuando menos, modesto: ningún proyecto concreto y ningún resultado concreto. Necesitamos un plan de acción realista y financieramente sólido, que detalle con claridad unos objetivos, unas acciones prioritarias y unos puntos de referencia, así como un mejor reparto de las tareas y una mejor coordinación con la Asociación Oriental y la estrategia para la región del Danubio.

Necesitamos poner en marcha las asociaciones en materia de energía y de transporte junto con la de medio ambiente. Solo a través de un enfoque de este tipo, basado en proyectos, centrado en proyectos específicos a pequeña escala, podemos dar respuesta al problema que plantean la diversidad y la complejidad de los intereses existentes en la región. También en términos financieros tenemos que superar nuestro enfoque fragmentado. Hasta ahora, hemos tenido varios instrumentos financieros y una visibilidad escasa. Por ello debemos convertir el programa operativo conjunto para el Mar Negro en nuestro instrumento central para la aplicación de la estrategia para la región, utilizándolo como capital inicial para atraer a las instituciones dispuestas a invertir allí y, por tanto, promover la cooperación.

 
  
MPphoto
 

  Oldřich Vlasák (ECR). (CS) Señora Presidenta, el lento ritmo de aplicación del proyecto, la inexistencia de planes de acción y de informes de evaluación, la ausencia de reuniones de alto nivel, el riesgo de duplicidad con la Asociación Oriental y muchos otros problemas indican que la decisión de los Estados miembros de adoptar un papel de liderazgo en la aplicación de la estrategia para el Mar Negro no resultó acertada. Parece que la Comisión Europea debería desempeñar un papel más importante, como organizadora y facilitadora de esta estrategia para el Mar Negro.

También creo firmemente que esta estrategia, al igual que el resto de estrategias macrorregionales, debe ser neutral en términos presupuestarios, institucionales y legislativos, es decir, no debe implicar el gasto adicional de más recursos, la creación de nuevas instituciones ni la elaboración de una nueva legislación.

No hay necesidad de nuevos programas operativos ni de partidas presupuestarias específicas, pero es necesario centrarse en la aplicación de proyectos específicos, en los que los Estados afectados tengan un interés real.

 
  
MPphoto
 

  Georgios Koumoutsakos (PPE).(EL) Señora Presidenta, señor Comisario, hoy en día hacer hincapié en que el Mar Negro es una zona de importancia estratégica para la Unión Europea no es más que una formalidad. ¿Cómo podría ser de otro modo ahora que, tras la adhesión de Bulgaria y Rumanía, es prácticamente un mar interior de la Unión Europea? La energía, la seguridad, la estabilidad y, por supuesto, la democracia son ámbitos de una gran importancia para nosotros en esta zona.

Desde 2007, cuando iniciamos nuestra política en la región, que es crucial por varias razones, hemos hecho algunos progresos y hemos logrado algunos éxitos. No obstante, y por desgracia, también hemos asistido a retrasos y hemos sido testigos de unos enfoques fragmentados y unos períodos de inercia. Es lamentable que no se haya organizado ninguna reunión ministerial sobre esta política desde 2008. Esta situación está muy por debajo de nuestras ambiciones iniciales y, dada la importancia geoestratégica, geopolítica y económica de la zona, solo tenemos una opción: reforzar nuestra política y nuestras acciones en el Mar Negro.

Por tanto, apoyo sin reservas la propuesta del ponente, el señor Ungureanu, de convertir la política europea en relación con el Mar Negro en una estrategia integrada, apoyada por una línea presupuestaria específica. En este marco, y como miembro de la Comisión de Transportes y Turismo, deseo resaltar la importancia de estos dos sectores, que deben ser elementos constitutivos de una estrategia europea para el Mar Negro.

Por último, no es necesario hacer hincapié en que la Política Marítima Integrada de la UE también puede contribuir de manera muy importante al desarrollo uniforme y viable de la región del Mar Negro. Es algo que debe hacerse ahora. No obstante, la ampliación es otra cuestión, y ello requiere un análisis exhaustivo y minucioso.

 
  
MPphoto
 

  Evgeni Kirilov (S&D). – Señora Presidenta, con la adhesión de Bulgaria y Rumanía, la región del Mar Negro se convirtió en una región vecina de la UE. Es un puente estratégico que conecta Europa con el Mar Caspio y Asia Central. Su importancia geopolítica y económica para la UE es cada vez mayor en términos de seguridad, estabilidad y energía. Por tanto, la Unión Europea debe aumentar su presencia, desarrollar políticas activas y encontrar soluciones duraderas a los problemas existentes en la región.

Los países ribereños no son los únicos que muestran un gran interés en la cooperación multilateral regional, que es crucial para resolver una serie de cuestiones urgentes de importancia regional y europea, como los conflictos «congelados», el tráfico y otras cuestiones relacionadas con la seguridad.

Lo que se necesita actualmente es centrarse en varios temas preocupantes que tienen un interés práctico para todos los Estados ribereños. Uno de ellos es la seguridad marítima. En los últimos años, en el Mar Negro, se ha producido un aumento del número de accidentes con pérdida de vidas humanas y daños al medio ambiente. La UE debe reducir el riesgo de que se produzcan accidentes civiles, proporcionando asistencia en las operaciones de búsqueda y rescate en el marco de la Política Marítima Integrada europea. Esperamos poder votar en breve el informe de nuestra colega, Iliana Malinova Iotova, que se ocupa por primera vez de la política pesquera de la UE en el Mar Negro. Ello también podría proporcionar una base adecuada para la cooperación multilateral en la región.

El apoyo de la UE también es deseable para algunos proyectos en curso, como la autopista de circunvalación del Mar Negro, los corredores paneuropeos de transporte 8 y 9 y las conexiones de transporte entre los puertos del Mar Negro.

Quiero dar las gracias al ponente por apoyar mis enmiendas y por su excelente contribución oral.

 
  
MPphoto
 

  Marek Siwiec (S&D).(PL) Señora Presidenta, dado que hablamos de la región del Mar Negro, hay que decir que en ningún otro lugar de la Unión Europea existen unas diferencias tan extremas, tantos conflictos intensos (incluidos algunos conflictos sangrientos) y tantos intereses en conflicto. Así que no debemos hacernos ilusiones de que con la formulación de cualquier tipo de política seremos capaces de resolver unos asuntos que otras políticas no pueden resolver. Esto no es un programa de radio en el que los oyentes pueden pedir sus canciones, y no podemos resolver los problemas energéticos si Rusia no quiere el gasoducto pero nosotros sí. Tampoco podemos resolver los conflictos regionales. De hecho, es una política muy limitada, pero, a pesar de todo, vale la pena aplicarla.

Ya que estamos hablando de sinergias en relación con la política para el Mar Negro, debemos tener en cuenta que una sinergia supone un cierto valor añadido. Me pregunto, por ejemplo, por qué el Parlamento Europeo no está trabajando con las organizaciones existentes en la región, como la Asamblea Parlamentaria de la Organización de Cooperación Económica del Mar Negro (PABSEC). Ellos sí quieren trabajar con nosotros. El Parlamento Europeo considera que es demasiado grande y demasiado importante, y no busca esta cooperación. Propongo que iniciemos dicha cooperación y que actuemos conjuntamente con otros.

 
  
MPphoto
 

  George Sabin Cutaş (S&D).(RO) Señora Presidenta, la región del Mar Negro tiene una importancia estratégica para la Unión Europea. Sin embargo, percibimos la falta de un enfoque estructurado para esta región. No se ha elaborado ningún plan de acción para la Sinergia del Mar Negro y la financiación se lleva a cabo a través de varios instrumentos descoordinados. Ello hace que sea imprescindible elaborar una estrategia de la UE para el Mar Negro, con el mismo grado de prioridad que otras estrategias regionales de la Unión Europea, y centrada en tres ámbitos principales: desarrollo económico, social y humano, energía, transporte y medio ambiente y seguridad y buena gobernanza.

Ciertos proyectos clave para la economía europea, como el gasoducto Nabucco, que permitiría una mayor independencia energética, o el desarrollo de los puertos del Mar Negro, requieren un impulso inmediato, que solo puede lograrse con el respaldo de una estrategia común.

 
  
MPphoto
 

  Niki Tzavela (EFD).(EL) Señora Presidenta, el Mar Negro es muy importante para la seguridad energética de Europa. Señor Comisario, tenemos el gran problema del gasoducto Nabucco, del que depende en gran medida la seguridad energética de Europa. No obstante, en lo que respecta al proveedor de este gran gasoducto, la información es muy poco clara. Ayer, el Presidente de la Comisión, el señor Barroso, nos dijo que había estado en Azerbaiyán y Turkmenistán, y que las conversaciones habían ido muy bien. ¿Qué significa eso? En algún momento tenemos que marcar un plazo límite. ¿Cuándo sabremos si el gasoducto Nabucco es viable o no, para que no malgastemos energía y podamos buscar alternativas? La cuestión del gasoducto Nabucco, que es uno de los asuntos centrales en términos de la seguridad energética de Europa, es extremadamente importante, y debe aclararse. ¿Tenemos o no un proveedor?

 
  
MPphoto
 

  Petru Constantin Luhan (PPE).(RO) Señora Presidenta, quiero comenzar felicitando al ponente, el señor Ungureanu, por el trabajo especialmente brillante que ha realizado en este informe, que es muy importante tanto desde un punto de vista geopolítico como económico. La región ofrece un potencial considerable para la producción de energía y el suministro, y debe concentrar una mayor atención, especialmente con el fin de garantizar la seguridad energética de la Unión.

Dado que, hasta ahora, no se han aclarado suficientemente las medidas adoptadas por la UE, y que la Sinergia del Mar Negro no ha alcanzado su potencial previsto, espero sinceramente que el Servicio Europeo de Acción Exterior disponga de los recursos humanos y materiales necesarios para completar la aplicación de las tres asociaciones: en materia de medio ambiente, de transporte y de energía. Creo que la Unión Europea no debe ignorar esta región. Por el contrario: debe hacer sentir su presencia a través de acciones coherentes a largo plazo que permitan hacer uso de las oportunidades de desarrollo.

 
  
MPphoto
 

  Csanád Szegedi (NI).(HU) Señora Presidenta, Señorías, como diputado húngaro, añado mis impresiones en relación con la estrategia para el Mar Negro, porque creo percibir en el informe dos objetivos que son idénticos a las prioridades principales de la Presidencia húngara.

El primero es el hecho de que el informe expresa un compromiso con el desarrollo regional entre la Unión Europea y esta región. Para nosotros, los diputados húngaros, esto es especialmente importante con vistas a apoyar la estrategia para la región del Danubio, dado que cualquier petición de apoyo para esta estrategia solo puede ser creíble si estamos abiertos a apoyar también otras estrategias.

El segundo objetivo es la seguridad energética en sí misma. Al margen de su intención de garantizar la paz y la estabilidad en la región, tal vez el objetivo más importante de la estrategia para el Mar Negro en el terreno de la seguridad energética sea garantizar la seguridad energética en sí misma, y, como se dijo ayer, la seguridad energética es la otra prioridad principal de la Presidencia húngara, y redunda, por tanto, en beneficio de todos nosotros.

 
  
MPphoto
 

  Lambert van Nistelrooij (PPE).(NL) Señora Presidenta, el Mar Negro está a la vuelta de la esquina, y, si se analiza desde el punto de vista energético, también es auténticamente europeo. Como ponente alternativo del Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) para la Comisión de Industria, Investigación y Energía, y como coordinador de la política regional, quiero apoyar una vez más este punto de vista. El Mar Negro ofrece una gran oportunidad. La clave en este sentido es la cooperación. Acabamos de hablar sobre las inversiones en torno a Nabucco: este tipo de cosas solo pueden funcionar con relaciones estables. Ayer, el señor Barroso informó de los resultados obtenidos en Azerbaiyán y Turkmenistán. En resumen, el valor añadido de estas estrategias es indiscutible; es algo evidente, y, por cierto, el señor Brok lo ha puesto de relieve.

En lo que a mí respecta, la diversificación de nuestro flujo de energía sería primordial como parte de un marco mucho más amplio. También quiero dar las gracias al ponente, el señor Ungureanu, por este informe convincente y necesario.

 
  
MPphoto
 

  Vasilica Viorica Dăncilă (S&D).(RO) Señora Presidenta, el Mar Negro es importante para la Unión Europea en términos no solo de su ubicación estratégica, sino también de las oportunidades económicas disponibles y de las condiciones para un mayor desarrollo regional. Los beneficios de una estrategia para esta región se derivan de su contribución a la diversificación de las actividades económicas entre los países ribereños, el aumento de la cooperación en educación e investigación y el fortalecimiento de la cooperación en la región para proporcionar una protección importante para los recursos naturales.

Creo que la Unión Europea debe alentar a los países de la región del Mar Negro a que hagan un uso suficiente de los recursos del medio natural, que aseguren el desarrollo sostenible de la región, que mejoren la calidad de vida en esta región y que establezcan asociaciones locales y regionales.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, en este punto voy a hacer tres observaciones. La primera la he expresado ya al comienzo de nuestro debate, y se refiere a mi agradecimiento por este informe oportuno sobre la región del Mar Negro.

En segundo lugar, permítanme acoger con satisfacción la clara evidencia de la importancia que atribuyen a esta región especial, como se ha mostrado en nuestro debate. El Servicio de Acción Exterior y la Comisión comparten esta atribución.

Mi tercera observación es que espero poder cooperar con la Cámara en relación con la estrategia para el Mar Negro y su posterior aplicación.

 
  
MPphoto
 

  Traian Ungureanu, ponente. – Señora Presidenta, por suerte puedo ser breve, ya no solo por el ruido, sino también porque, hablando en términos generales, he tenido la suerte de contar con el apoyo de las dos partes de esta Cámara. Creo que, como ha destacado el señor Brok en su brillante intervención, el informe que nos disponemos a votar hoy es un muy buen ejemplo de cooperación entre los partidos presentes en esta Cámara. Tengo que dar las gracias de manera especial al señor Paşcu, que ha demostrado ser un defensor muy activo y honesto de este informe.

No quiero mencionar otros nombres; sería injusto, porque todo el mundo tenía algo importante que decir con respecto a este informe: en cuanto a la singularidad del territorio del Mar Negro, en cuanto a su fragilidad, y también en cuanto a la necesidad de ser cuidadosos a la hora de formular políticas para la región del Mar Negro.

Naturalmente, es de vital importancia señalar la necesidad del proyecto Nabucco y su importancia paneuropea. También quiero dar las gracias al Comisario Füle por sus comentarios, especialmente por mencionar la dimensión marítima, sobre la que la Comisión trabaja actualmente, y, por supuesto, por realizar los vínculos necesarios entre la estrategia para el Mar Negro y la de la región del Danubio.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – Se cierra el debate.

La votación tendrá lugar en breve.

Declaraciones por escrito (artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. – (RO) En primer lugar, quiero felicitar a mi colega, Traian Ungureanu, por la redacción de este informe, que es especialmente importante para Rumanía. Mi país es el Estado miembro de la UE más activo en la promoción de la importancia estratégica del Mar Negro y la necesidad de que la Unión refuerce su papel en esta región. La importancia de la región ha sido descrita en varios instrumentos de apoyo a los vecinos orientales de la UE. Sin embargo, la Sinergia del Mar Negro ha producido unos resultados limitados. Creo que las prioridades de la UE deben orientarse a la consolidación de una región estable y democrática. Los conflictos todavía abiertos se han convertido en la cuestión más delicada de las que afectan a la región del Mar Negro. Estos conflictos pueden reactivarse en cualquier momento, lo que representa una amenaza para la seguridad regional. El Mar Negro también tiene una especial importancia para la seguridad energética de la UE. La Comisión Europea debe seguir centrándose especialmente en los proyectos energéticos previstos en esta región.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito.(RO) Los objetivos confusos y la duplicación de las formas de cooperación corren el riesgo de privar de todo contenido a la estrategia de la UE para el Mar Negro. Es poco probable que la situación mejore, debido a las diferencias existentes en la situación de los países afectados en relación con la Unión Europea, a los intereses a menudo divergentes de los actores implicados en esta cooperación y a la falta de visión, que también resulta evidente en el informe Ungureanu. Si queremos acelerar el proceso de solución de los conflictos todavía abiertos de la región, tenemos que comenzar desde la constatación de que esta medida se ha visto muy retrasada por la competencia entre los promotores de los distintos planes, lo que ha retrasado el proceso durante más de 15 años. Sin duda, esta competencia revela la divergencia de sus intereses, con frecuencia vinculados, de manera explícita o implícita, al control de las rutas de transporte en la región. Creo que el panorama se aclarará únicamente cuando desaparezcan las dudas sobre lo que va a ocurrir con la adhesión de Turquía a la UE y sobre el estatuto de Rusia en relación con la Unión. Solo cuando se hayan aclarado estas cuestiones se solucionarán los conflictos todavía abiertos y se dará paso a una estabilidad a largo plazo en la región.

 
  
MPphoto
 
 

  András Gyürk (PPE), por escrito.(HU) Se espera que la estrategia para el Mar Negro desempeñe un papel cada vez más importante en el futuro de la Unión Europea. Ello se ilustra perfectamente con la declaración conjunta firmada la semana pasada por la Comisión Europea y Azerbaiyán, en la que este último se comprometió por escrito a poner a disposición de Europa una gran cantidad de fuentes de gas. Me complace constatar que la Comisión Europea está adoptando por fin medidas concretas para promover el proyecto Nabucco, ya que garantizar el acceso a las fuentes de gas de la región del Caspio debe considerarse como una prioridad especial. No obstante, entre tanto, no debemos olvidarnos del transporte de gas hacia Europa, que solo puede realizarse a través de los países del Mar Negro.

La intensificación del diálogo entre la UE y los países del Mar Negro puede representar un avance importante para garantizar la seguridad del suministro energético europeo, dado que la construcción del gasoducto Nabucco también proporcionará acceso a nuevas fuentes de gas a los Estados miembros, actualmente caracterizados por la baja diversidad de recursos. Sin embargo, la construcción de los gasoductos también va a necesitar una contribución activa de los países afectados. Un marco de transporte transparente y no discriminatorio, y un entorno empresarial que apoye las inversiones no solo son importantes para la seguridad del abastecimiento de los Estados miembros, sino que también resultan esenciales para la estabilidad y la prosperidad de la región. En mi opinión, la región del Mar Negro no puede más que beneficiarse de la construcción del gasoducto Nabucco: ello proporcionará una fuente previsible de ingresos para los países de la región, y, al mismo tiempo, les facilitará el acceso directo al mayor mercado de gas del mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  Danuta Jazłowiecka (PPE), por escrito.(PL) El autor del informe que se debate señala con claridad que la denominada Sinergia del Mar Negro, aprobada en 2007, no ha satisfecho plenamente las expectativas que se habían creado. La ampliación de la Unión con Bulgaria y Rumanía provocó que nuestra atención se centrara en esta región. Aparentemente, tras la estabilización de la situación en Europa Central y Oriental, había llegado el momento de que la Unión se concentrara en la región del Mar Negro. Sin embargo, la crisis económica mundial hizo que este asunto desapareciera, literalmente, de la agenda europea. No debemos olvidar que la Unión no solo es el Báltico o el Mediterráneo. Sin duda, los acontecimientos actuales en Túnez muestran que también estas regiones requieren nuestra atención. No obstante, tenemos que empezar a darnos cuenta de que, poco a poco, la región del Mar Negro está adquiriendo una extrema importancia desde el punto de vista europeo. Es allí donde encontraremos la solución a nuestros problemas energéticos. Es allí donde se ubican las vías de comunicación importantes para nuestra economía. Es también allí donde pueden surgir fuentes de inestabilidad que pueden representar un peligro importante para nosotros. Por todas estas razones, es necesario señalar, al igual que el ponente, que ha llegado el momento de desarrollar una política global de la UE para la región del Mar Negro. De hecho, parece que los cambios introducidos por el Tratado de Lisboa pueden contribuir a la introducción efectiva de un plan de este tipo. Además, la creación de una unidad adecuada en el Servicio Europeo de Acción Exterior podría resolver la mayoría de las imperfecciones de la Sinergia del Mar Negro en su forma actual.

 
  
MPphoto
 
 

  Jaromír Kohlíček (GUE/NGL), por escrito. (CS) La estrategia de la Unión Europea para la región del Mar Negro tiene alguna semejanza con el yeti: todo el mundo habla de él, pero nadie lo ha visto. Esta creencia mía se ve reforzada por algunas de las contradicciones que percibo justo al comienzo de la resolución. En primer lugar, aparece la definición de la región del Mar Negro. Es bastante curioso que se incluya ahí Azerbaiyán, un país del Mar Caspio, mientras que no figure Macedonia, a pesar de que, «de acuerdo con la definición de la Comisión Europea», sus dos vecinos más próximos, Bulgaria y Grecia, están incluidos en la región del Mar Negro. No tenía ni idea de que Grecia llegara hasta las orillas del Mar Negro. Los trece ámbitos de cooperación donde se prevé una mayor participación de la UE en la región comprenden una lista muy amplia. Parece que la Comisión no apreció con anterioridad la importancia de esta región. En última instancia, en vista de que en la primavera de este año se transfirieron 1,5 millones de euros de un proyecto piloto sobre medio ambiente y desarrollo en la región a otro proyecto sobre el sector de los plátanos en los países ACP, debo preguntar en qué información se basó la Comisión para tomar tal decisión. Es curioso que el autor no reparara en el gasoducto South Stream, aunque menciona el proyecto Nabucco, polémico y no financiado totalmente. Quiero hacer hincapié en que la oportunidad de entablar relaciones de asociación con diversas regiones de la UE será muy importante para el futuro desarrollo de la región, con la excepción de la zona que he mencionado anteriormente. No figuran las conclusiones del último debate sobre la suspensión de visados con Ucrania.

 
  
MPphoto
 
 

  Iosif Matula (PPE), por escrito. – (RO) Hoy debatimos un proyecto que es importante para el futuro de la Unión Europea desde varias perspectivas. La adhesión de Rumanía y Bulgaria a la UE ha traído consigo un valor añadido, al permitir el acceso al Mar Negro, una región que congrega también a los países vecinos de la Unión, incluidos los socios estratégicos. La elaboración de una estrategia común para el Mar Negro nos permitirá lograr avances significativos hacia la creación de una zona de estabilidad, seguridad, democracia y prosperidad. En este contexto, podemos considerar las iniciativas comunes e integradas adoptadas por los países de la región como un paso previo para la reunificación de nuestro continente.

Como rumano y miembro de la Comisión de Desarrollo Regional, apoyo el vínculo que se establece entre la futura estrategia para el Mar Negro y la estrategia para la región del Danubio, lanzada recientemente por la Comisión Europea. Creo que la UE debe incrementar su participación en la región del Mar Negro y cooperar con terceros países, dado que nuestras regiones están interrelacionadas desde los puntos de vista territorial y económico. Ello nos permitirá garantizar una mayor seguridad energética para el futuro, mediante la ejecución de proyectos de infraestructuras como el Corredor Meridional o los terminales de gas licuado y la diversificación de las rutas y fuentes de suministro.

Por otra parte, tenemos que dar la debida importancia a la coordinación de los instrumentos financieros disponibles para la región del Mar Negro, el desarrollo y la modernización de sus puertos, y la reducción de la contaminación en esta zona.

 
  
MPphoto
 
 

  Zbigniew Ziobro (ECR), por escrito.(PL) La Sinergia del Mar Negro constituye un nuevo ejemplo de una oportunidad perdida en el ámbito de las relaciones con regiones importantes para el futuro desde el punto de vista geopolítico y estratégico. Cuando se adoptó la estrategia, se fijó la construcción de interconexiones energéticas entre los países del Mar Negro y la Unión Europea como una prioridad. La principal inversión que permitirá el logro de este objetivo es el gasoducto Nabucco. Por desgracia, desde hace mucho tiempo, hemos sido testigos de la falta de determinación de Bruselas al respecto. Es algo que dicen también los países vecinos interesados en la construcción del gasoducto. Desde hace un año, Azerbaiyán ha venido señalando la necesidad de que la Unión adoptase medidas para contratar gas de Kazajstán y Tayikistán, ya que, sin su participación, la construcción del gasoducto no será rentable desde el punto de vista financiero. Mientras tanto, la construcción de un proyecto competidor que circunvala los países del Cáucaso, el gasoducto ruso South Stream, está recibiendo un consentimiento tácito. No es así como debemos trabajar. Las disposiciones del informe sobre la energía son insuficientes. Dichas disposiciones deben volverse más específicas e incluir información sobre los medios destinados a inversiones de importancia estratégica para el futuro de la UE.

 
  
  

(Se suspende la sesión durante unos minutos)

 
  
  

PRESIDE: Gianni PITTELLA
Vicepresidente

 
Última actualización: 25 de mayo de 2011Aviso jurídico