Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2011/2661(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

RC-B7-0244/2011

Debates :

PV 06/04/2011 - 21

Votaciones :

PV 07/04/2011 - 6.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0155

Debates
Jueves 7 de abril de 2011 - Estrasburgo Edición DO

7. Explicaciones de voto
Vídeo de las intervenciones
PV
  

Explicaciones de voto orales

 
  
  

Informe: Janusz Wojciechowski (A7-0121/2011)

 
  
MPphoto
 

  Ville Itälä (PPE). (FI) Señora Presidenta, me parece muy importante que hayamos votado a favor de este informe por una clara mayoría. Este es el tipo de trabajo que el Parlamento Europeo tiene que acometer para mantener la fe de los ciudadanos en este sistema.

¿Pero por qué quiero plantear este tema de nuevo ahora que la votación ha terminado? Al igual que el ponente, a mí también me gustaría destacar la importancia de esta cuestión, ante todo entre las instituciones, y que estas tablas de correspondencias representan un comienzo significativo. Espero que funcione hasta el final, sin disputas entre las instituciones, de manera que esto pueda ponerse en práctica lo más rápido posible.

 
  
MPphoto
 

  Giommaria Uggias (ALDE).(IT) Señora Presidenta, Señorías, es una medida importante para todo el mundo agrícola, pero debe ir seguida del compromiso del Consejo y de los gobiernos nacionales de adoptarla sin dilación antes del final de la temporada a fin de resolver este problema que no afecta solo a la parte meridional de Europa, sino a toda Europa, como ha mostrado la votación celebrada hoy.

La fiebre catarral ovina afecta a las ovejas y al ganado de nuestras granjas. Por eso la intervención para su total erradicación constituye un objetivo de la política sanitaria y la mejor forma en que los gobiernos nacionales pueden contribuir a través de esta medida es mostrándose flexibles. También tiene que adoptarse de inmediato a través de la trasposición de la Directiva.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0236/2011 (lecciones que deben extraerse del accidente nuclear de Japón para la seguridad nuclear en Europa)

 
  
MPphoto
 

  Ville Itälä (PPE). (FI) Señora Presidenta, este era un tema de suma importancia en el debate y creo que el Parlamento tendría que haber transmitido un mensaje claro de que nos preocupa mucho lo que ha sucedido. Queremos demostrar a los ciudadanos que estamos esforzándonos al máximo para que las centrales nucleares de Europa y del mundo en general sean lo más seguras posible. También queremos mostrar que podremos continuar con la energía nuclear cuando la certidumbre en este asunto sea mayor. No obstante, es una pena que la mayoría de los presentes haya votado en contra y que, por lo tanto, este mensaje no se haya transmitido hoy de forma clara.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Lange (S&D).(DE) Señora Presidenta, me decepciona que el Parlamento se muestre hoy incapaz de aprobar esto por mayoría para que saquemos lecciones importantes del desastre del reactor en Japón. Me parece indiscutible que esto debe implicar un cambio claro en la orientación de la política energética para alejarnos de la opción nuclear —en otras palabras, debemos iniciar una eliminación— a escala europea. En segundo lugar, resulta obvio que si llevamos a cabo pruebas de resistencia entonces cualquier central nuclear que no las supere deberá ser retirada de la red.

Ninguna de estas propuestas ha sido apoyada por mayoría. Por tanto, no me veo capaz de votar a favor de la resolución. Espero que muy pronto podamos organizar una política energética que nos proporcione una energía segura y práctica en el futuro, lo que significa avanzar hacia la eficiencia energética y las energías renovables.

 
  
MPphoto
 

  Sergej Kozlík (ALDE). (SK) Señora Presidenta, estoy seguro de que nadie duda que el accidente en Fukushima ha puesto de manifiesto la necesidad de intensificar las evaluaciones del funcionamiento de la centrales de energía nuclear existentes, así como la construcción de centrales nuevas. Será necesario revisar y ajustar la legislación, así como los parámetros de las pruebas de resistencia realizadas a las centrales nucleares europeas, que se basan en criterios comunes aplicados en toda la UE. Visto el hecho de que este es un problema global que no entiende de fronteras, podríamos buscar un acuerdo intercontinental auspiciado por las autoridades mundiales.

Sin embargo, no debemos precipitarnos y actuar con exceso de celo. Se trata de resolver unos problemas meramente técnicos, cuya politización tan solo puede resultar perjudicial. A diario somos testigos de muchas afirmaciones demagógicas sin base técnica que se producen en los medios de comunicación y también aquí en el Parlamento Europeo.

Dado que las conclusiones del debate del Parlamento Europeo reflejan claramente este conflicto de opiniones, me he abstenido en la votación final sobre la posición de la Cámara.

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D).(FI) Señora Presidenta, tampoco no puedo votar a favor de esta resolución, al menos no en la forma en que la hemos sometido a votación.

Los ciudadanos europeos temen por su seguridad, y con motivo. Esta debe ser nuestra prioridad. Necesitamos unas medidas concretas para mejorar la sensación de seguridad de los europeos.

Esta resolución ha dividido las opiniones del Parlamento. La cuestión no debe ser si estamos a favor o en contra de la energía nuclear: insistimos en unas normas de seguridad mínimas para el conjunto de Europa. Las pruebas de resistencia propuestas por la Comisión no bastarán para satisfacer al público. La Comisión debe investigar soluciones energéticas alternativas para el futuro, y al mismo tiempo considerar las diferentes necesidades energéticas de los Estados miembros. En mi opinión, invertir en energía nuclear no significa que deban existir menos investigaciones o un desarrollo menor de productos en el ámbito de las fuentes de energía renovable.

 
  
MPphoto
 

  Miroslav Mikolášik (PPE). (SK) Señora Presidenta, el desastre de Fukushima ha generado un miedo justificado en la ciudadanía acerca del uso de la energía nuclear y, por tanto, es conveniente reflexionar sobre la situación actual en la UE, así como adoptar decisiones firmes para mejorar la seguridad, algo con lo que estoy de acuerdo, así como la transparencia en el funcionamiento de las centrales nucleares y en la protección de la salud humana. En la situación actual y por mucho que nos esforcemos, no resulta posible imaginar un mercado de la electricidad competitivo sin la contribución de la energía nuclear en una combinación energética equilibrada, tanto si nos gusta como si no.

La UE y los Estados miembros tienen el deber de elaborar una política energética que garantice la soberanía, la independencia política y la seguridad económica de cada Estado. Los instrumentos para lograr este objetivo incluyen, entre otros, una combinación energética idónea, un grado apropiado de capacidad de la producción, un equilibrio entre la oferta y la demanda, así como reducciones de la intensidad energética de la economía.

No me asusta insistir en que la energía nuclear es un recurso importante para generar electricidad, porque contribuye a una mayor seguridad energética, particularmente en el caso de los Estados con unas reservas limitadas de combustibles sólidos. Me he abstenido en la votación final, porque incluye una propuesta para introducir una moratoria que afecte a los reactores nuevos, algo con lo que no estoy de acuerdo.

 
  
MPphoto
 

  Paul Murphy (GUE/NGL). – Señora Presidente, he votado a favor de la enmienda que insiste sobre un futuro sin energía nuclear para Europa. La tragedia de Fukushima pone de manifiesto el enorme peligro que la energía nuclear representa para la Humanidad y para el medio ambiente. El potencial para una catástrofe gigantesca y la inexistencia de una manera segura de consumir combustible nuclear son dos aspectos que muestran que la energía nuclear no representa un modo seguro de desarrollar la producción energética.

Esta tragedia también subraya el hecho de que no podemos confiar a los especuladores privados una tarea tan vital como la producción y la distribución de energía. En última instancia, la búsqueda capitalista de beneficios, sin miramientos por la vida humana, por la seguridad de las personas o del entorno, es la responsable de esta crisis.

Pido la nacionalización del sector energético bajo un control y una gestión democráticos de los trabajadores. Sobre este planteamiento podemos desarrollar un plan racional y sostenible para producir, distribuir y utilizar energía, para ofrecer energía barata y segura a todos los Estados, al tiempo que protegemos el medio ambiente. En el núcleo de este plan debe figurar un programa de inversiones en fuentes de energía renovable que conduzca a una sustitución gradual del petróleo, el gas, el carbón y de las centrales nucleares.

 
  
MPphoto
 

  Francesco De Angelis (S&D).(IT) Señora Presidenta, Señorías, tras la tragedia de Fukushima nos conviene pararnos a reflexionar. Una vez más, la energía nuclear acapara la atención, y creo que por encima de todo debemos pensar en el futuro, en el futuro de nuestros hijos. Es cierto que necesitamos energía, pero precisamos una energía limpia y segura. La seguridad está muy bien, pero no es suficiente. No basta con una moratoria, debemos llegar más lejos.

La tragedia de Fukushima nos enseña que las centrales nucleares siempre implican un riesgo. Por encima de todo, nos enseña que debemos diseñar una salida rápida del sistema de energía nuclear y centrar nuestra atención en las fuentes alternativas de energía renovable. Europa necesita una política energética nueva para detener la construcción de centrales nucleares debido al terrible impacto que esas instalaciones pueden tener en la seguridad, el medio ambiente, el clima y las generaciones futuras. Es necesario un cambio de perspectiva radical, para aspirar a un porvenir seguro basado en el ahorro energético y en el uso de fuentes renovables.

 
  
MPphoto
 

  Filip Kaczmarek (PPE). (PL) Señora Presidenta, he votado a favor de la adopción de la resolución. Esta resolución ha querido ser expresión de la solidaridad con las víctimas del desastre natural y del accidente nuclear que se produjo a continuación, y también expresión de la gratitud y del reconocimiento para con todos aquellos que están arriesgando sus vidas para evitar una catástrofe aún mayor. Yo también reboso admiración ante la solidaridad, la valentía y la determinación que exhiben los ciudadanos japoneses tras este desastre.

Estoy de acuerdo con la conclusión de que la Unión Europea debe revisar exhaustivamente su planteamiento de la seguridad nuclear; pero no podemos obligar a los Estados miembros a abandonar unas actividades dirigidas a garantizar su propia seguridad energética, por lo que me complace que hayamos rechazado las disposiciones poco realistas y peligrosas que incluía la resolución.

 
  
MPphoto
 

  Giommaria Uggias (ALDE). (IT) Señora Presidenta, Señorías, la delegación italiana de la Italia de los Valores (Italia dei Valori) ha votado en contra del texto de la resolución sobre la energía nuclear porque carece de la claridad suficiente para manifestar una negativa nítida a la opción nuclear.

Por desgracia, todas las modificaciones que podían haber mejorado el texto y haber dado lugar a una Europa sin nucleares, inmediatamente libre de centrales, han sido rechazadas. Una Europa sin energía nuclear es la única vía posible si queremos garantizar que nuestros hijos y las generaciones venideras tengan un futuro protegido frente a una repetición de catástrofes como la de Chernóbil o la de Fukushima.

Estamos aprendiendo que no existe la seguridad teórica. Por eso hemos de decir no sin reservas a la opción nuclear e invertir en investigación y en innovación en otras fuentes que son verdaderamente ecológicas, renovables y limpias.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señora Presidenta, he votado a favor de la propuesta de resolución y considero tremendamente lamentable que el Parlamento no haya conseguido alcanzar una posición uniforme hoy. En concreto dirijo esta queja a los europarlamentarios que han pedido más. Creo que habría sido mejor votar a favor de la fórmula transaccional, porque soy consciente de que la Unión Europea agrupa opiniones muy distintas sobre la cuestión de la energía nuclear.

Me parece importante adoptar y aceptar los requisitos mínimos, precisamente debido a que los efectos ambientales y el impacto de los desastres no entienden de fronteras nacionales. En primer lugar, necesitamos una norma de seguridad uniforme para toda la Unión Europea. En segundo lugar, debemos ser previsores ante posibles incidentes o desastres futuros; en otras palabras, necesitamos un plan de recuperación en caso de catástrofe. En tercer lugar, no podemos seguir descuidando la investigación en el ámbito de las energías renovables, pero tampoco en el de la fusión nuclear, y también hemos de prestar atención a la creación de instalaciones de almacenamiento y al reciclaje de los combustibles con alto contenido de carbono.

 
  
MPphoto
 

  Eija-Riitta Korhola (PPE). – Señora Presidenta, yo también quiero mostrar mi decepción ante el hecho de que esta Cámara no haya sido capaz de enviar un mensaje equilibrado y razonable. No cabe duda de que el daño en la central nuclear de Fukushima es un desastre, pero el número total de fallecidos no se expresará en miles o en cientos, tal vez ni siquiera en decenas.

Como consecuencia del terremoto más violento registrado en esa área, se estima que se alcanzará una cifra de entre 30 000 y 40 000 fallecidos a causa de la destrucción de carreteras, puentes, líneas ferroviarias y edificios. ¿Debemos demoler todas las estructuras similares aquí en la UE, por si acaso? Esa es mi pregunta.

La culpa de lo sucedido en Japón no lo tiene la tecnología nuclear, sino la ubicación. Por tanto, una reacción de pánico en Europa no solo resulta ridícula, sino que también puede dañar el entorno, ya que no existe una opción de combustible con bajo contenido en carbono que constituya una alternativa a la energía nuclear, y esa situación hará que prosperen los combustibles fósiles. ¿De verdad es lo que queremos?

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señora Presidenta, todos en Europa deben preocuparse por la seguridad, y eso es importante. Debemos instaurar sistemas seguros.

Por supuesto, hay que decir que después de lo acontecido en Fukushima se ha producido una reacción exagerada. Por otra parte, eso no deja de ser natural. Recuerdo cuando el Estonia se hundió: algunos opinaron que todos los barcos debían ser prohibidos porque son peligrosos. Bien, no es raro que haya personas a las que se les ocurran cosas semejantes. Sin embargo, debemos recordar que solamente una entre cincuenta y cuatro centrales nucleares no ha superado las pruebas a las que las sometieron el terremoto y el tsunami.

No obstante, pese a esto, debemos examinar la situación con serenidad y recordar que no podemos generalizar basándonos en un caso individual. De hecho, cada año fallecen 300 000 europeos debido a los efectos de las emisiones de los combustibles fósiles, y esto es algo a lo que deberíamos dar prioridad. Es muy importante garantizar que la tecnología nuclear es segura, y sé que en Europa también construiremos centrales seguras en el futuro, algo a lo que debemos prestar atención. De cualquier manera, no creo que existan motivos para un histerismo injustificado a esta escala.

 
  
MPphoto
 

  Gay Mitchell (PPE). – Señora Presidenta, quiero decir que me he abstenido en las votaciones relacionadas con este asunto. Esto no se ha debido a que no me importe la cuestión, lo que en absoluto es así, sino a que creo que debe ser matizada y a que las no existen respuestas fáciles.

Resido en Irlanda, represento a Dublín, que se encuentra en la costa este de mi país. A lo largo de la costa oeste de Gran Bretaña hay en funcionamiento cinco centrales nucleares; no me opongo a ellas. Sin embargo, creo que en el ámbito de la seguridad nuclear, y en pro de una buena vecindad, sería una buena idea obtener algún tipo de visión de conjunto común británico-irlandesa —cuando digo irlandesa, me refiero a Irlanda del Norte y del Sur— de seguridad sobre el funcionamiento de esas centrales, para estar informados sobre los riesgos. Además, en caso de accidente podríamos participar en la evacuación de los habitantes de Gales o de Inglaterra, por lo que cumpliríamos nuestro papel de buen vecino.

Entre los Estados miembros existen países vecinos con instalaciones de este tipo, por lo que debe existir una cooperación vecinal positiva. Mi explicación responde a este motivo.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0249/2011 (Situación en Siria, Bahréin y Yemen)

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D).(FI) Señora Presidenta, en Siria, Bahréin y Yemen los ciudadanos han tratado de luchar por la dignidad humana, la transparencia, los derechos humanos y el derecho a la democracia.

La Unión Europea ha mostrado voluntad y capacidad para proteger a la población civil de Libia y para apoyar la revolución democrática. Debemos evitar los dobles raseros y mostrar que actuaremos de acuerdo con nuestros valores en la política exterior comunitaria.

La situación en África Septentrional y en Oriente Próximo constituye una auténtica prueba de fuego para el Servicio Europeo de Acción Exterior. Una sociedad viable y justa necesita un diálogo verdadero y una interacción entre la sociedad civil y los responsables de la toma de decisiones políticas. Los ciudadanos deben ser escuchados, y eso es algo que queremos recordar a Siria, a Bahréin y a Yemen. No estamos fomentando la revolución.

La satisfacción, la seguridad y el bienestar de la ciudadanía son la prioridad de un Estado que respeta la justicia. Con esta resolución estamos mostrando que Europa aplica en su política exterior los mismos valores sobre los que ella se levanta.

 
  
MPphoto
 

  Paul Murphy (GUE/NGL). – Señora Presidenta, me he abstenido en la votación sobre Siria, Bahréin y Yemen. Los movimientos revolucionarios que surgieron en Túnez han inspirado y animado a millones de personas en toda África Septentrional y en Oriente Próximo a participar en levantamientos populares contra los regímenes brutales que han gobernado dictatorialmente esos países durante décadas.

Una vez más, estos levantamientos han demostrado la fuerza potencial de la clase trabajadora y de los más desfavorecidos para luchar contra sus opresores y derrotarlos. Quiero denunciar la hipocresía de los líderes de la UE y de otros países occidentales que hoy condenan la brutal represión aplicada por estos líderes dictatoriales, pero que ayer los apoyaban, lo que formalizaba sus regímenes.

Ahora es vital que las masas se unan con independencia de su separación étnica y religiosa para barrer a las élites corruptas y para crear unas auténticas sociedades democráticas que puedan generar un empleo y una educación decentes, y que pongan fin a la pobreza. Para lograr esto, la clase trabajadora y los pobres deben hacerse con el control de la economía y de la riqueza que existe en la región y usarla en beneficio de la mayoría.

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR). (PL) Señora Presidenta, recientemente hemos sido testigos de manifestaciones multitudinarias en países como Siria, Bahréin y Yemen. Los manifestantes piden democracia en la vida pública, la dimisión de los dictadores y también, especialmente en Siria, la suspensión del estado de emergencia. Sin embargo, las autoridades de esos países están utilizando la fuerza bruta contra los manifestantes, varios de los cuales han fallecido. Emplear la fuerza contra tus propios ciudadanos constituye una violación del Derecho. El uso de munición real es injustificable y exige una condena categórica. Pido a los Gobiernos de estos países que cese la represión, en nombre de los derechos humanos, como el derecho a manifestarse pacíficamente y a la libertad de expresión. Pido a las instituciones europeas y a las organizaciones internacionales pertinentes que pongan en marcha medidas diplomáticas para proteger a los manifestantes. Espero que, adoptando la resolución de hoy, nosotros también contribuyamos a la protección de los derechos humanos fundamentales en esos países.

 
  
MPphoto
 

  Hannu Takkula (ALDE).(FI) Señora Presidenta, obviamente la Unión Europea sabe que debe aplicar sus propios valores fundamentales en su política. Los derechos humanos constituyen un área clave: deben ser exportados a Oriente Próximo. Realmente debemos presentar un concepto y una comprensión de lo que los derechos humanos significan. Eso no es fácil, porque la cultura de Oriente Próximo se basa en unos valores diferentes. Aquí en Europa nos hemos educado en un mundo de valores judeocristianos, mientras que ellos se basan en el pensamiento islámico. En estos dos universos las personas son tratadas de manera diferente, y también es distinta la noción de ser humano.

En cualquier caso, Siria ha vivido en un estado de excepción desde 1963. Esto ha permitido la ejecución de personas sin juicio. Ahora este levantamiento nos muestra que Europa verdaderamente debemos abrir los ojos y ver que el único proyecto exitoso de Oriente Próximo es el del único Estado democrático de la zona: Israel, donde hay derechos humanos, libertad de expresión y democracia.

Debemos ejercer una mayor influencia de este tipo sobre Siria, Bahréin y Yemen, para que puedan aceptar los derechos humanos para todos y, además, los derechos de las mujeres y de los niños, tomando así quizás el camino de la democracia. Pese a todo, no soy ingenuo y sé que en el mundo islámico es complicado impulsar estos valores. Sin embargo, como europeos debemos tratar de exportarlos y de fomentarlos.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0226/2011 (Informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia)

 
  
MPphoto
 

  Paul Murphy (GUE/NGL). – Señora Presidenta, me he abstenido en la votación sobre el informe de 2010 acerca de Islandia. De resultas de la crisis financiera y económica, Islandia pasó de ser el quinto país más rico del mundo a convertirse en un país abrumado por la crisis: el sistema bancario se hundió, un 40 % de las familias no podía pagar sus facturas y los pensionistas perdían los ahorros de toda una vida.

El año pasado, un 93 % de la población islandesa rechazó en referendo la posibilidad de pagar más de 3 500 millones de euros a los Gobiernos de Gran Bretaña y de los Países Bajos. A pesar de algunas modificaciones, el 9 de abril los islandeses someterán a votación un planteamiento esencialmente igual. No se les debe intimidar para que acepten este trato; el trato debe ser rechazado. Los ciudadanos islandeses no pueden asumir la responsabilidad de pagar por la crisis. Los trabajadores, los pensionistas y las personas desfavorecidas no han generado esta crisis y no deben pagar por ella; ni en Islandia, ni en Grecia, ni en Portugal, ni en España, ni en Irlanda, ni en ningún otro lugar. Quienes deben pagar son los especuladores internacionales que se beneficiaron masivamente de la falta de reglamentación de los mercados financieros mercado financiero.

 
  
MPphoto
 

  Peter Jahr (PPE).(DE) Señora Presidenta, siempre me alegro cuando la Unión Europea recibe a miembros nuevos, razón por la que también he votado a favor de esta moción. Sin embargo, quiero contemplar todas las cuestiones bien expuestas sobre la mesa durante las negociaciones de adhesión, y quiero que sean debatidas y tratadas de antemano. Los problemas que no se abordan sin una actitud de cordialidad injustificada no se resuelven. A menudo es un proceso más duro y más prolongado resolverlos posteriormente y el resultado suele ser la decepción mutua. Lo reitero: siempre me alegra que un miembro nuevo se incorpore a la UE, pero los miembros no solo tienen derechos, sino también responsabilidades.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0225/2011 (Informe de 2010 sobre los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia)

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D).(FI) Señora Presidenta, pido disculpas por el incidente previo a la votación. Tenía usted razón.

La Unión Europea ha prometido a los países de los Balcanes una oportunidad de ampliación. Considero que esta es la única garantía para alcanzar la paz allí, como ya ha dicho el señor Ahtisaari.

Por segundo año consecutivo, la Comisión ha recomendado la apertura de las conversaciones de incorporación con respecto a Macedonia. La Unión Europa no puede esconderse tras la controversia sobre la denominación de Macedonia en su proceso de adhesión. Los requisitos formales de pertenencia, por supuesto, deben ser satisfechos, y es necesario que se lleven a cabo reformas.

La discusión en torno a la denominación de Macedonia no constituirá la primera vez que un Estado miembro trae consigo problemas insolubles. Todos debemos mirarnos en ese espejo. ¿Por qué debemos tratar a Macedonia de manera diferente? Los progresos de Macedonia dependen sobre todo de la propia Macedonia, pero la UE no debe cerrarle la puerta por razones políticas como controversia en torno a su nombre.

 
  
MPphoto
 

  Martin Kastler (PPE).(DE) Señora Presidenta, yo también he votado a favor de este informe y de esta resolución, a favor de Macedonia. Sin embargo, si queremos ser honestos a este respecto, hay un detalle al que debemos hacer referencia. No podemos pedir a los ciudadanos y a los grupos étnicos de otros países que cambien el nombre de su idioma porque a otros países no les gusta. Esto lo dispone el Derecho internacional, y como europeos debemos asegurarnos de que somos honestos en lo tocante a esto.

Por consiguiente, me ha molestado que por desgracia se haya aprobado una enmienda contra la que he votado y que declara que no se debería permitir que el idioma macedonio se denomine de esa manera. Macedonia es un país con unas grandes posibilidades en Europa, principalmente porque también tiene perspectivas muy buenas en los Balcanes, una región con auténticas dificultades pero que está prosperando económicamente y que está llevando adelante las negociaciones con vigor.

A la vista de esta actitud positiva, quiero dar las gracias a todos los diputados al Parlamento Europeo que han votado a favor de esta resolución, así como a todos quienes han trabajado junto al Parlamento formando parte de la delegación de esta Cámara. Debemos dejar claras esas perspectivas a los ciudadanos que quieren formar parte de Europa. Trabajemos juntos con ese objetivo.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0256/2011 (Situación en Costa de Marfil)

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR). (PL) Señora Presidenta, la brutal lucha por el poder entre el gobernante saliente y el recién elegido Presidente de Costa de Marfil, que se prolonga desde hace ya más de cuatro meses, contraviene todos los principios en que el mundo moderno basa su funcionamiento. Batallas sangrientas han dejado tras de sí varios cientos de muertos. Más de un millón de habitantes de Costa de Marfil se han visto obligados a abandonar sus hogares, y muchos refugiados siguen buscando cobijo en países vecinos. Debemos hacer todo lo posible para llevar ante la justicia a los culpables de estos crímenes. Por encima de todo, se debe investigar si se ha producido un genocidio y si se han cometido crímenes contra la Humanidad. También resulta absolutamente vital garantizar el orden y la seguridad de los ciudadanos acabando con todas las formas de violencia. No se puede tolerar que se produzca intimidación sobre la población local y sobre los observadores extranjeros. Los resultados de las elecciones democráticas deben ser aceptados y aplicados. Así pues, debemos condenar las acciones del ex presidente, que contravienen la voluntad de la nación. Usurpar el poder, incitar a la violencia y vulnerar los derechos humanos son cargos que exigen un juicio por parte de las autoridades internacionales pertinentes.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0198/2011 (Revisión de la Política Europea de Vecindad – Dimensión Oriental)

 
  
MPphoto
 

  Ville Itälä (PPE).(FI) Señora Presidenta, he votado de buen grado a favor de esta resolución. Creo que es muy importante, en especial que adoptemos una posición clara y firme con respecto a Belarús, que constituye un borrón evidente en el mapa de Europa. Debemos aplicar medidas que permitan a Belarús encontrar el camino de la democracia.

Sin embargo, en particular y con respecto a la votación, quiero referirme al punto 10 de la enmienda 10 presentada por el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, en el que se declara que los países socios de la UE tienen una oportunidad a largo plazo de incorporarse a la Unión. He votado en contra de esto porque no creo que debamos hacerlo de manera automática, o coquetear con la idea de que cualquier Estado puede convertirse en miembro si es socio nuestro. Sabemos lo que la ciudadanía opina de las ampliaciones precipitadas y por ese motivo no debemos adoptar propuestas de esa naturaleza. Por eso he votado en contra.

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR). (PL) Señora Presidenta, la Dimensión Oriental de la Política Europea de Vecindad es un elemento estratégico de las relaciones internacionales de la Unión Europea. La ampliación se llevará a cabo en esa dirección. Por tanto, resulta esencial incrementar el gasto con el fin de desarrollar las estructuras democráticas de esos países. El apoyo a iniciativas como Bielsat tiene una importancia considerable para la independencia de los medios de comunicación en Belarús, al tiempo que se retira el apoyo a los medios controlados por el Estado. Quiero pedir un apoyo activo para las autoridades democráticas locales de esos países a través de programas de cooperación. Los acuerdos de asociación siguen siendo una herramienta importante para estimular las reformas, y cuanto mayor sea la financiación y el apoyo técnico que proporcionen, mejores serán sus resultados. Ampliar la base intelectual por medio de programas de becas también requiere fondos adicionales. Pido un incremento de la financiación para apoyar los derechos humanos y el desarrollo de las sociedades civiles. Profundizar en la integración social permitirá influir en el cambio social y político, y constituye una inversión vital de cara al futuro. Por tanto, apoyo la resolución.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0199/2011 (Revisión de la Política Europea de Vecindad – Dimensión Meridional)

 
  
MPphoto
 

  Cristiana Muscardini (PPE). (IT) Señora Presidenta, Señorías, 21 referencias documentales, 21 comentarios explicativos y 63 puntos que resumen las peticiones del Parlamento en la propuesta de resolución, lo que hace un total de 105 puntos. Parecen demasiados como para ser eficaces. Sin embargo, a este respecto no existe una propuesta sobre cómo el desarrollo del comercio internacional puede servir para alcanzar la estabilidad, y con esta la tranquilidad y la paz en las áreas del sur del Mediterráneo.

El comercio internacional se ha convertido en una nueva forma de política exterior, y puede ayudar a crear unas mejores condiciones de vida en toda esta región. La Unión Europea no debe descuidar ningún aspecto que pueda favorecer el desarrollo de unas relaciones comerciales adecuadas, estimulando la producción en distintos sectores industriales. Cualquier avance en este campo servirá para fomentar la democracia y los derechos humanos, salvaguardando la dignidad de las mujeres, incrementando la seguridad, la prosperidad y una distribución justa de los ingresos y de la riqueza, y evitando la tragedia de miles de personas que huyen de de las hambrunas y que emigran sin una esperanza fundamentada.

 
  
  

Explicaciones de voto por escrito

 
  
  

Informe: Janusz Wojciechowski (A7-0121/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de este informe, que modifica la Directiva 2000/75/CE. Tanto el Consejo como el Parlamento están de acuerdo en cambiar la base legal debido al hecho de que la propuesta de la comisión fue presentada antes de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa. En mi opinión, estas modificaciones están justificadas debido a la propagación de la enfermedad, y porque el hallazgo científico de una vacuna no presenta los riesgos del anterior.

 
  
MPphoto
 
 

  Mara Bizzotto (EFD), por escrito. (IT) He votado a favor del informe del señor Wojciechowski, que mediante una serie de interesantes enmiendas al texto de la Comisión, persigue actualizar y flexibilizar un documento legislativo anticuado que ya no está en consonancia con las necesidades contingentes. Esto permitirá a los Estados miembros hacer un uso más eficaz de la vacuna contra la fiebre catarral, reduciendo así la incidencia de la enfermedad en el sector agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Me satisfacen las modificaciones realizadas a esta directiva, que flexibiliza las normas relativas a la vacunación. Gracias a la nueva tecnología, las «vacunas inactivadas» contra la fiebre catarral están disponibles, y no suponen un riesgo para los animales no vacunados. Ahora se ha acordado que la inoculación con vacunas inactivadas es la mejor herramienta APRA controlar la fiebre catarral y para prevenir la enfermedad clínica en la UE. El uso generalizado de estas vacunas durante las campañas de vacunación de 2008 y de 2009 tuvo como resultado una mejora significativa de la situación sanitaria. Quiero pedir la modificación de las normas existentes sobre vacunación dispuestas por la Directiva 2000/75/CE, con el fin de tener en cuenta los avances tecnológicos más recientes en la producción de vacunas, para garantizar que la propagación del virus de la fiebre catarral está mejor controlada y para reducir las cargas sobre el sector agrícola debido a esta enfermedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Diane Dodds (NI), por escrito. – He votado a favor de este informe. Sin embargo, pese a que creo en el principio de permitir a la autoridad competente, esto es, los Estados miembros, que vacune contra el virus de la lengua azul, me opongo al principio de incluir en la legislación el requisito de proporcionar tablas sobre la transposición a la legislación nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) En el pasado la vacunación contra la fiebre catarral se llevaba acabo utilizando vacunas atenuadas, que exigían una serie de restricciones en torno a la vacunación para evitar la propagación del virus a los animales no vacunados. Sin embargo, los avances científicos han posibilitado la creación de nuevas vacunas inactivadas. A diferencia de las «vacunas vivas atenuadas», estas pueden ser utilizadas de manera segura y sin restricciones, ya que no presentan riesgo de circulación de un virus activo. Dadas las graves consecuencias de la lengua azul para la cría de ganado, es preciso adoptar todas las medidas que hacen la vacuna más sencilla y más eficaz, para así proteger a los productores de la pérdida de animales, y, en última instancia, para proteger la seguridad alimentaria.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La lengua azul o fiebre catarral es una enfermedad que principalmente afecta a animales rumiantes como las ovejas, las cabras y las vacas y que puede adoptar la forma de una epidemia si las condiciones ambientales y climáticas le resultan favorables, en especial a finales de verano y a comienzos de otoño. Aunque no se ha registrado ningún caso en seres humanos, es vital reconocer esta enfermedad y tratar de introducir medidas que la erradiquen. A escala comunitaria, esta enfermedad fue detectada por vez primera en el sur, y más tarde en el centro y en el norte de Europa. Gracias a las sucesivas campañas de vacunación cofinanciadas por la UE, es posible que el uso de ciertas vacunas no erradique la enfermedad sino que permita que continúe circulando. Por tanto, se ha desarrollado un tipo de vacuna que garantiza el control y la prevención de la enfermedad en la UE, pero cuyo uso está restringido por las normas en vigor. Así pues, se hace necesario un cambio en la directiva actual. He votado a favor, ya que esta propuesta de modificación de la Directiva 2000/75/CE del parlamento y del Consejo cumple la Estrategia de Salud Animal (2007-2013) y apunta hacia un enfoque más flexible del sistema de vacunación, contribuyendo así a un control mejorado de las principales enfermedades animales.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Este informe pretende actualizar la Directiva 2000/75/CE, que adopta ciertas disposiciones referentes a medidas para combatir y erradicar la fiebre catarral. Durante los últimos años se han producido avances en el campo de la vacunación animal. Los riesgos de las denominadas «vacunas vivas atenuadas» ya no suponen una amenaza, ya que actualmente hay disponibles vacunas nuevas inactivadas. Estas vacunas inactivadas, a diferencia de las «vacunas vivas atenuadas», no presentan riesgo de una circulación no deseada del virus de la vacuna, y pueden ser utilizadas de manera segura fura de las áreas sujetas a las restricciones. Esto queda recogido en el informe.

Consideramos que una mayor flexibilidad en la vacunación contra la lengua azul, teniendo en cuenta los avances tecnológicos de la producción de vacunas, contribuirá a un mejor control de la enfermedad y a reducir las cargas que implica para el sector agrícola. también pensamos que las modificaciones de esta directiva deben ser aplicadas con celeridad, para beneficiar al sector agrícola.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe, porque la fiebre catarral es una enfermedad que afecta a los rumiantes (como vacas, ovejas y cabras). Desde principios de siglo, se han producido varias olas epidémicas en distintos Estados miembros, también en Europa Central y Septentrional, que han causado pérdidas importantes en términos de morbosidad, de mortalidad y de interrupción del comercio de ganado vivo. Hasta ahora, las disposiciones para el control y la erradicación de la lengua azul se han basado en la experiencia del uso de vacunas vivas atenuadas, que eran las únicas disponibles. Estas vacunas pueden provocar la circulación no deseada del virus de la vacuna entre animales no vacunados. En los últimos años, sin embargo, han aparecido nuevas vacunas inactivadas. A diferencia de las «vacunas vivas atenuadas», estas vacunas inactivadas no presentan un riesgo de circulación no deseada del virus de la vacuna y por tanto pueden ser utilizadas con éxito fuera de las áreas sujetas a las restricciones de circulación de animales. Esta propuesta relajará algunas restricciones, que han terminado siendo innecesarias tras los últimos avances en la producción de vacunas. Las nuevas normas permitirán a los Estados miembros hacer un uso más eficaz para controlar la lengua azul, y reducir la carga sobre el sector agrícola que implica esta enfermedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Jarosław Kalinowski (PPE), por escrito.(PL) Como resultado de la innovación técnica, han aparecido en el mercado nuevas vacunas contra la fiebre catarral que no estaban disponibles cuando la Comisión redactó esta Directiva. Por este motivo apoyo la opinión del ponente de que los reglamentos que rigen las vacunaciones deben ser actualizados, lo que hará más sencillo para los criadores de ganado producir animales sanos. Hacer más flexibles los reglamentos y liberalizarlos permitirá una crianza más eficaz y, por encima de todo, mejorará la protección de los animales frente a enfermedades no deseadas y peligrosas. También apoyo plenamente esta iniciativa desde el punto de vista de su naturaleza, ya que con el fin de aumentar la eficacia del sistema jurídico, debemos simplificarlo al máximo y hacerlo más flexible. Pienso que el informe cumple su objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabeth Köstinger (PPE), por escrito. (DE) La lengua azul es una epidemia animal horrible que afecta a los rumiantes y que ha causado unos daños enormes en todo el sector ganadero. El daño y las pérdidas económicas debidas al estancamiento del comercio están haciendo mella en el sector agrícola. También en Austria, donde la cría de vacas tiene una larga tradición, muchos granjeros han visto su medio de vida amenazado. Ahora es importante introducir medidas de apoyo y revisar las normativas antiguas antes de que se produzca la siguiente epidemia. Las normas sobre vacunación que se aplicaban en épocas anteriores deben ser adaptadas a los avances tecnológicos para luchar contra la fiebre catarral de una manera más eficaz y para reducir las cargas sobre los productores de ganado. Acojo con satisfacción la rápida reacción a escala comunitaria y abogo por la rápida aplicación de la nueva directiva. Como representante de la comunidad agrícola, sé la importancia que tiene pensar en términos de ciclos anuales. Adoptar una decisión con rapidez nos permitirá contar con una resolución utilizable y uniforme para otoño, lo que irá en beneficio de los Estados miembros y, por encima de todo, de los europeos que se dedican a la crianza de ganado.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) La fiebre catarral es una enfermedad que afecta a los rumiantes. Desde principios de siglo, ha generado pérdidas importantes de animales afectados por la enfermedad. Europa intervino con la Directiva 2000/75/CE del Consejo para tratar el problema mediante disposiciones que regulan el uso de «vacunas atenuadas», con el fin de combatir con eficacia las consecuencias de este fenómeno. Las vacunas utilizadas hasta la fecha, que eran las indicadas por la directiva anteriormente mencionada, condujeron a un riesgo de transmisión del virus a animales no inoculados, razón por la que la vacunación solo se permitió en zonas especialmente designadas. A diferencia de las que se comercializaban cuando se introdujo la Directiva 2000/75/CE, las nuevas vacunas disponibles son «vacunas inactivadas» y no presentan este tipo de riesgo. He votado a favor de este informe porque las nuevas disposiciones permitirán a los Estados miembros controlar el fenómeno, reduciendo así el impacto negativo de esta enfermedad sobre la mayor parte de los ganaderos europeos. Espero que esto sirva para posibilitar la adopción de medidas urgentes lo antes posible a lo largo de los meses venideros.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución. Apoyo la esencia de la propuesta de la Comisión. Relajará algunas restricciones que se han vuelto innecesarias tras los recientes avances en la producción de vacunas. Las normas nueva servirán a los Estados miembros para hacer un uso más eficaz de la vacunación para controlar la lengua azul y para reducir las cargas que soporta el sector agrícola debido a esta enfermedad.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La vacunación contra la fiebre catarral ha sido llevada a cabo utilizando vacunas vivas atenuadas, que han precisado una serie de restricciones en torno a la vacunación para evitar la propagación del virus a animales no vacunados. Sin embargo, los últimos avances tecnológicos han llevado a descubrir vacunas nuevas sin el virus vivo. Esas nuevas vacunas pueden ser usadas de modo más seguro y sin restricción alguna, puesto que ya no existe riesgo de circulación de un virus activo. Dadas las graves consecuencias de la lengua azul para los ganaderos, debemos adoptar toas las medidas que posibiliten las buenas prácticas en la vacunación, de modo que protejamos a los ganaderos de la pérdida de animales, lo que puede causar un daño que a menudo resulta fatal para estos productores.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Las epidemias animales aún pueden destruir el medio de vida de los granjeros. Una de ellas es la lengua azul, cuyas epidemias se repiten en el norte de Europa desde 2000 y que pueden causar un daño especialmente grave. Las vacas y las ovejas resultan especialmente afectadas por la enfermedad, que está provocada por un virus transmitido por el jején, un tipo de mosquito. También las cabras presentan una enfermedad similar, pero su desarrollo es mucho menos dramático que en el caso de las otras especies. La posibilidad de vacunación fue aprobada por vez primera en 2000, pero quedó sujeta a unas normas estrictas ya que los animales no tratados también podían quedar infectados por los virus inoculados con la vacuna.

Sin embargo, ahora existe un nuevo método de vacunación que no presenta este riesgo y que permite llevar a cabo las vacunaciones de una forma más flexible. He votado a favor de este informe porque lo considero correcto y adecuado para proteger a nuestro ganado de las enfermedades epidémicas. La flexibilidad que se pide permitirá a los granjeros proteger a sus animales.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Durante años, se han producido incidencias vinculadas a la fiebre catarral, especialmente en Europa del norte. Se trata de una epidemia animal que afecta a rumiantes como las vacas, las ovejas y las cabras. Las consecuencias eran graves, tanto para el ganado como para los productores. He votado a favor de este informe porque defiende la introducción de una vacuna innovadora que, a diferencia de su predecesora, no presenta el riesgo de que animales sanos resulten infectados por culpa de la vacuna.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) La propuesta de la Comisión sobre la vacunación contra la fiebre catarral, que se mejorada en este informe, va dirigida a flexibilizarlas normas sobre vacunación contra la lengua azul, en particular permitiendo el uso de vacunas inactivadas fuera de las áreas sujetas a restricciones sobre la circulación de animales. Las normas nuevas permitirán a los Estados miembros hacer un uso más eficaz de las vacunas para controlar la lengua azul y reducir la carga que esta enfermedad genera sobre el sector agrícola. De hecho, desde 2004 las medidas para restringir la movilidad y el acceso al mercado han requerido importantes limitaciones sobre los productos afectados, lo que ha tenido unas consecuencias sobre los canales comerciales normales dentro del área sujeta a restricciones, lo que se ha traducido en un incremento de los costes para los productores. Por este motivo, he votado a favor del informe sobre vacunación contra la lengua azul.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – He votado a favor. La fiebre catarral es una enfermedad que afecta a los rumiantes como las vacas, las ovejas y las cabras. Desde comienzos de este siglo, se han registrado varias olas epidémicas en muchos Estados miembros, también en Europa Central y Septentrional, Lo que ha causado unas pérdidas importantes en términos de morbosidad, mortalidad e interrupción del comercio de animales vivos. La Directiva 2000/75/CE del Consejo de 20 de noviembre de 2000 establece unas disposiciones específicas para el control y la erradicación de la lengua azul, incluidas unas normas sobre vacunación. Estas normas fueron diseñadas para el uso de «vacunas vivas atenuadas» que eran las únicas vacunas disponibles en el momento de ser adoptada la directiva, hace ya una década. Esas vacunas pueden llevar a una circulación no deseada del virus de la vacuna entre animales no inoculados. Por ese motivo, la Directiva 2000/75/CE permite la vacunación únicamente en zonas designadas en las que la enfermedad se ha manifestado y que están sujetas a restricciones de circulación de ganado. En los últimos años, sin embargo, se han descubierto nuevas vacunas inactivadas. A diferencia de las «vacunas vivas atenuadas», estas vacunas inactivadas no presentan el riesgo de que un virus de la vacuna circule de manera no deseada y por tanto pueden ser usadas con éxito fuera de las áreas sujetas a restricciones de circulación de ganado.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) Con el fin de garantizar una lucha más eficaz contra la lengua azul y de reducir la carga que general para el sector agrícola, las normas de vacunación actuales deben ser actualizadas. El informe sometido hoy a votación va dirigido a flexibilizar las normas en vigor, ya que en la actualidad hay disponibles vacunas inactivadas. Estas pueden ser utilizadas con éxito fuera de las áreas sujetas a restricciones de la circulación de animales. La propuesta responde a la nueva Estrategia de Salud Animal para la Unión Europea (2007-2013), «es mejor prevenir que curar», ya que implica tanto un enfoque más flexible de la vacunación como una mejora en las medidas actuales para luchar contras las principales enfermedades de los animales.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Simpson (S&D), por escrito. – El Partido Laborista en el Parlamento Europeo (PLPE) apoya sin reservas el informe dirigido a modificar la Directiva 2000/75/CE para permitir el uso de vacunas inactivadas contra la fiebre catarral fuera de las áreas sujetas a restricciones de la circulación de animales. La nueva ley introduce el uso por vez primera de una nueva vacuna contra la lengua azul, un producto que se beneficia de los avances científicos desde que las normas anteriores entraron en vigor. La nueva vacuna será una inyección «inactivada» y disipará los recelos de los granjeros ante las vacunas «vivas» tradicionales. Al PLPE le alegra que la UE haya elaborado esta nueva ley, que tendrá unos beneficios reales para los granjeros del Reino Unido. Tranquiliza a los granjeros que están preocupados por esta enfermedad mortal y por la vacuna existente, ya que con la llegada del clima cálido se aproxima la temporada de la fiebre catarral. Los granjeros tienen ahora a su disposición una vacuna más segura y tendrán unos poderes mayores en lo tocante a sus propios programas de vacunación. Hasta ahora, los granjeros habrían perdido el derecho a vacunar a sus animales si el Reino Unido era declarado por completo libre de la fiebre catarral. Pero con la nueva ley los productores tienen la capacidad necesaria para seguir vacunando por su propia tranquilidad, mientras se benefician de unas exportaciones más sencillas.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe que servirá de ayuda en la lucha contra la enfermedad de la lengua azul en la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. – He votado a favor de cambiar las normas de vacunación contra la enfermedad de la fiebre catarral con el fin de permitir el uso de unas vacunas más eficaces y de reducir la burocracia para los granjeros. La nueva ley supondrá unos beneficios reales para los granjeros de toda Europa y especialmente para los de Gales. El Reino Unido gozará del estatus «libre de la fiebre azul», pero los granjeros seguirán pudiendo vacunar a sus animales contra esta enfermedad mortal. Otorgar unos poderes mayores a los productores para adoptar sus propias decisiones en relación con las vacunaciones supone un estímulo para el sector agrícola en Gales y posibilitará unas exportaciones de ganado sin las restricciones actuales.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0236/2011 (Enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de esta resolución porque su objetivo principal es garantizar el mayor grado de seguridad para la población tras desastres como el acaecido recientemente en Japón. Los aspectos técnicos de la retención segura de energía deben ser examinados de manera muy detenida porque una situación como la que estamos viendo puede tener unas consecuencias incluso más graves en términos tanto de salud humana como ambiental, además del impacto material.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito. (LT) He votado en contra de la resolución sobre las enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón. He votado en contra de la resolución porque cuando estábamos votando el quinto subpárrafo la mayoría del Parlamento Europeo ha aprobado su parte segunda, que pide una moratoria al desarrollo de la energía nuclear y a la construcción de nuevas centrales nucleares en la Unión Europea.

Esta disposición fue adoptada, pese a que mi Grupo —el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos)— ha votado en contra. Tras perder la votación sobre esta cuestión tan importante, no podía votar a favor de esta resolución. Por tanto, he votado en contra, pues de lo contrario habría votado contra la estrategia energética de mi propio país, Lituania, cuyo objetivo principal es la independencia energética. Durante años Lituania ha trabajado para la construcción de una central nuclear nueva, cuyos preparativos se han prolongado en el tiempo.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito. (IT) El desastre de la central nuclear de Fukushima ha tenido varias repercusiones en la vida política europea. La primera enseñanza que la UE ha extraído de la catástrofe japonesa ha sido actuar con rapidez para intensificar los controles de seguridad en las instalaciones nucleares por medio de pruebas de resistencia. Cualquier central nuclear, tanto si se encuentra o no dentro de Europa, tiene el potencial para convertirse en un arma enormemente destructiva. Creo que ninguno de nosotros querría revivir el desastre de Chernóbil del 26 de abril de 1986.

La segunda enseñanza es que la ciencia y la tecnología pueden registrar avances muy significativos en todas las áreas, pero siempre deberán tener en cuenta una limitación importante como es la naturaleza y su carácter impredecible. Precisamente debido a los sucesos que escapan al control de los seres humanos debemos diversificar nuestras fuentes energéticas, también potenciando las fuentes de energía renovable que tenemos a nuestra disposición.

Sin embargo, si la energía nuclear fuese elegida como fuente de energía, la ciudadanía debería ser informada previamente sobre los costes, los beneficios y las posibles consecuencias de dicha elección. Es importante que no olvidemos que esta elección de tecnología debe ser respaldada por el consenso popular, y que debemos escuchar y respetar la opinión de los ciudadanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Pino Arlacchi (S&D), por escrito. – He votado en contra de este informe debido a sus numerosos defectos, comenzando por su enfoque de la cuestión nuclear. Después de la tragedia japonesa, ya no es posible abordar este asunto únicamente en términos de seguridad. El título del informe es «sobre las enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón», pero no hay ninguna enseñanza concreta que extraer, excepto confirmar la imposibilidad práctica de controlar tanto los riesgos como las consecuencias de un accidente nuclear de grandes dimensiones. Una resolución sobre este tema no puede estar centrada en torno a la cuestión de la seguridad nuclear sin abordar la salvaguardia nuclear más importante, que es una estrategia alternativa a la propia energía nuclear.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito. (FR) Debemos reaccionar ante el accidente nuclear de Japón. Eso no significa que debamos llegar a conclusiones precipitadas. Hemos de llevar a cabo un debate sereno y objetivo sobre el estado de la energía nuclear en Europa y sobre los medios para garantizar una seguridad máxima. Por tanto, apoyo la intención, incluida en la resolución común, de someter a las centrales nucleares europeas a unas pruebas de resistencia exhaustivas. En cuanto a la cuestión más amplia de las fuentes de energía en Europa, quiero recordarles que debemos tener en cuenta el objetivo de la reducción del 20 % en las emisiones de CO2 para 2020, así como la protección de la independencia energética comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución, aunque no todas las modificaciones propuestas por el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo han sido adoptadas durante la votación. El texto de la resolución contiene disposiciones especialmente importantes sobre las centrales nucleares proyectadas para la región de Kaliningrado y para Belarús. La resolución señala que existen grandes problemas con las mencionadas construcciones en relación con las normas de seguridad nuclear y con el cumplimiento de las obligaciones pertinentes de conformidad con los convenios internacionales. Estos problemas no solo competen a Lituania, que comparte sus fronteras con Belarús y con la región de Kaliningrado, sino para el conjunto de Europa. El documento también incluye propuestas importantes para garantizar el cumplimiento de los más exigentes requisitos de seguridad nuclear y para llevar a cabo pruebas exhaustivas en las centrales nucleares que ya funcionan en la UE, de modo que sea posible evaluar el auténtico estado de seguridad de estas instalaciones.

 
  
MPphoto
 
 

  Ivo Belet (PPE), por escrito. (NL) La respuesta comunitaria ante el desastre de Japón ha sido la correcta: hemos actuado con rapidez, sin dejarnos llevar por el pánico. De inmediato hemos dado paso a una investigación minuciosa bajo supervisión europea. Resulta vital que las pruebas de resistencia sean llevadas a cabo por expertos independientes; y también que se actúe con rigor en función de esos resultados. Esto significa que las instalaciones nucleares que no se ajusten a las normas, que no consigan superar las pruebas, deben ser clausuradas. Obviamente, las centrales nucleares de otras partes de Europa, las situadas fuera de la UE, también deben someterse a la misma evaluación independiente, bajo los auspicios del Organismo Internacional de la Energía Atómica. Cualquier Estado que se niegue a participar en esta iniciativa se estará convirtiendo en un paria internacional, también en términos de comercio internacional. El poder nuclear ha sido, y sigue siendo, una tecnología de transición, una tecnología a la que por desgracia tendremos que recurrir durante varias décadas. También tendremos que hacer nuevas inversiones con el fin de cubrir nuestras necesidades energéticas y, al mismo tiempo, para consolidar nuestros objetivos climáticos. Durante ese tiempo, debemos hacer lo posible para reducir al máximo el riesgo de accidente.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito.(FR) Los grupos de presión pro nucleares aún tienen un futuro esplendoroso. No tiene sentido discutir el contexto de esta resolución, era del todo obvio. Sin embargo, el Parlamento Europeo no cuenta con una posición sobre la energía nuclear. Es una auténtica lástima. Sobre la mesa había muchas cuestiones perfectamente definidas: la de la moratoria a la construcción de nuevas centrales nucleares, la realización de pruebas de resistencia independientes, el desarrollo de formas de energía renovable y las iniciativas en un área clave como la de la eficiencia energética. No obstante, las buenas intenciones iniciales de una resolución común rápidamente saltaron en pedazos: dado que cada grupo parlamentario adoptó una posición a favor o en contra, en último término resultó imposible votar este borrador, que no incluye un mensaje político. Seamos claros: yo esperaba mucho más del Parlamento Europeo. Resulta evidente que los grupos de presión pro nucleares aún tienen un brillante porvenir y, al mismo tiempo, que muchos europarlamentarios siguen sin comprender la opinión y el sentir de la ciudadanía sobre esta cuestión.

 
  
MPphoto
 
 

  Jan Březina (PPE), por escrito. (CS) Me preocupa que el Parlamento Europeo no haya aprobado hoy, bajo la forma de transacción, la resolución sobre la seguridad energética en Europa tras el accidente en Japón. Considero vergonzoso que el Parlamento Europeo sea incapaz de ofrecer al público su opinión sobre la energía nuclear. Como resultado de esta desunión, puede suceder que se excluya al Parlamento Europeo de las próximas conversaciones entre organismos europeos sobre el tipo de pruebas de resistencia para las centrales nucleares. Los verdes y los socialistas, evidentemente, han sido incapaces de aceptar el hecho de que sus propuestas para detener el uso de la energía nuclear, o para cerrar centrales construidas con anterioridad a 1980, no han salido adelante.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Castex (S&D), por escrito.(FR) He votado en contra de esta propuesta de resolución común. La resolución de transacción era un buen punto de partida, y yo he apoyado las modificaciones que favorecen una eliminación bien planificada y preparada de la energía nuclear, que sea reflejo de la lucha contra el calentamiento global. También he votado a favor de las modificaciones que pedían inversiones en investigación y en innovación, con el fin de fomentar el ahorro de energía y de incrementar en mayor medida el número de formas de energía renovable. Sin embargo, el resultado de la votación —esa votación incoherente— me ha obligado a votar a favor de la resolución modificada. Ahora es vital mantener un debate en profundidad sobre todas estas cuestiones y llevar a cabo una transición energética con espíritu solidario, teniendo en cuenta la situación en todos los Estados miembros.

 
  
MPphoto
 
 

  Nessa Childers (S&D), por escrito. – La votación sobre esta resolución me ha decepcionado. Estamos debatiendo las enseñanzas extraídas para la seguridad nuclear en Europa tras la crisis en Japón. Sin embargo, tengo la firme convicción de que no existe tal cosa como la energía nuclear segura y de que las pruebas de resistencia que se llevan a cabo este año no son sino una distracción de la cuestión auténtica: la transición hacia una Europa movida por energías renovables. Dados los estudios más recientes, queda claro que es técnicamente posible que para 2050 el 95 % de nuestro abastecimiento energético procedan de energías renovables como la eólica, la mareomotriz, la del oleaje, la solar y la biomasa. Con este objetivo bien presente, y dado que ahora estamos tomando decisiones energéticas a largo plazo, debemos eliminar gradualmente las centrales nucleares durante los años venideros en toda Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Carlos Coelho (PPE), por escrito. (PT) Lamento que el Parlamento no haya extraído enseñanza alguna de lo que ha sucedido en Japón. Seguir negando el enorme riesgo que implica el uso de la energía nuclear no es la mejor manera de servir a la ciudadanía. El Pleno del Parlamento no ha sido capaz de adoptar una resolución, con el poco edificante espectáculo de grupos que se anulan mutuamente y que rechazan las propuestas ajenas sin ser capaces de adoptar nada de manera común. Se debería haber hecho algo más en relación con la naturaleza transnacional de los riesgos y de las consecuencias de estos desastres, y con la seguridad de la ciudadanía. Las conclusiones obvias debían haber sido intensificar la seguridad nuclear, poner a prueba las debilidades, congelar los proyectos de expansión nuclear en la UE e invertir de manera más eficiente en energías limpias y en conservación de la energía. Cerrar los ojos ante lo vivido por Japón y pretender que nada ha sucedido es insensato y peligroso. Chernóbil y Fukushima tan solo han intensificado la petición de una mayor transparencia y de una información más completa sobre los riesgos y las catástrofes.

 
  
MPphoto
 
 

  Brian Crowley (ALDE), por escrito. – Deseo que conste en Acta el hecho de que no he participado en la votación sobre los párrafos individuales de, y de las enmiendas a, la resolución común. Aunque me he opuesto de manera firme a la energía nuclear, creo que el debate ha sido utilizado por las opiniones más radicales en ambos bandos enfrentados en la discusión nuclear, lo que ha garantizado que no se pudiese alcanzar un acuerdo de mínimos en el Parlamento. Opino que debemos asegurarnos de que todas las instalaciones son verificadas para posibilitar la mayor seguridad y protección de las poblaciones en esas áreas. Obviamente, debemos garantizar la seguridad del abastecimiento de energía de una manera sostenible y estamos ante la oportunidad de buscar fuentes de energía alternativas que podamos explotar al tiempo que protegemos el medio ambiente. Sin embargo, este debate ideológico no debe alejarse de la que debe ser nuestra prioridad más urgente: ayudar a los ciudadanos japoneses de todas las maneras posibles para que se recuperen de esta catástrofe. Por eso me he abstenido en la votación final.

 
  
MPphoto
 
 

  Christine De Veyrac (PPE), por escrito.(FR) Lamento profundamente la explotación, con fines partidistas, de la catástrofe que ha golpeado a Japón. El Parlamento Europeo ha desaprovechado una oportunidad de enviar un mensaje fuerte a los Estados miembros y a la Comisión Europea con el objetivo de mejorar la seguridad de las centrales nucleares en Europa y en los países vecinos, especialmente mediante pruebas de resistencia. Ese debe ser el enfoque del debate de hoy, para que podamos garantizar, en nombre de la ciudadanía, que una forma de energía que sigue siendo el componente principal de la combinación energética en muchos países europeos —y que seguramente seguirán siéndolo durante los próximos años hasta que una fuente energética sostenible, renovable y libre de emisiones de CO2 pueda sustituirla y satisfacer las necesidades de electricidad de nuestra sociedad—, sea tan segura como resulte posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito.(PT) El 11 de marzo, Japón fue sacudido por un terremoto brutal, al que siguió un tsunami, lo que ha provocado la mayor crisis nuclear en la historia de ese país. La central nuclear de Fukushima ha sufrido graves daños estructurales y desde entonces constituye un peligro inminente que amenaza con causar una catástrofe nuclear de proporciones descomunales. Estos sucesos han generado una ola de reacciones en Europa. El Comisario Oettinger ha pedido la convocatoria de una reunión extraordinaria del Organismo Internacional de la Energía Atómica, la Canciller alemana ha decidido suspender durante tres meses la decisión de ampliar la vida útil de las centrales nucleares en su país; y el Ministro austríaco de Medio Ambiente, el señor Berlakivich, ha solicitado que se lleven a cabo pruebas de resistencia en las centrales europeas. Resulta vital que extraigamos tantas enseñanzas como sea posible de la catástrofe de Fukushima, especialmente en lo tocante a las normas de seguridad impuestas a las centrales nucleares comunitarias, con el fin de garantizar su seguridad y, en última instancia, la de los ciudadanos europeos. Nuevamente, en estos momentos difíciles, quiero aprovechar la oportunidad para expresar mis más sinceras condolencias y mi solidaridad a los afectados por la catástrofe de Japón.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Los problemas acaecidos en la central nuclear de Fukushima han colocado en el orden del día el debate de la fusión nuclear, ya que el 30 % de la energía consumida en la UE procede de aquélla, y hay países como Francia en los que la producción nacional supone el 80 %, y también hay países sin centrales nucleares, como Portugal y Austria. Por tanto, resulta imperativo que la UE ponga en marcha un programa para revisar la seguridad de sus centrales nucleares, especialmente llevando las denominadas «pruebas de resistencia». Esas evaluaciones deben basarse en un modelo riguroso y armonizado, que cubra todos los tipos de riesgos posibles en un escenario realista a escala europea, y deben ser llevadas a cabo de una manera independiente y coordinada que abarque todas las instalaciones nucleares planificadas en la UE. En la actualidad, la energía nuclear resulta vital para garantizar el suministro de energía con bajas emisiones de carbono en Europa. Sin embargo, debemos avanzar hacia una mayor eficiencia energética y hacia una potenciación de las energías renovables. La Comisión Europea y los Estados miembros deben invertir en la modernización y en la expansión de las infraestructuras europeas en el campo de la energía, así como en la interconexión de redes, con el fin de garantizar un suministro fiable de energía.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares y prevenir el riesgo de accidentes de todas las maneras posibles son cuestiones importantes abordadas por esta resolución, que también pide a los Estados miembros que impongan «una moratoria a la construcción y a la puesta en servicio de nuevos reactores nucleares, al menos durante el periodo de ejecución y evaluación de las pruebas de resistencia». Sin embargo, debemos asegurarnos de que la tragedia ocurrida en Japón no supone una oportunidad para que los grupos de presión ganen terreno, o para que los avances logrados hoy sean revertidos en el futuro. Las enseñanzas extraídas deben ser tomadas en serio y debemos aprender de esta experiencia con el fin de detectar fallos e insuficiencias en términos de diseño y de funcionamiento que podrían llevar a accidentes en otras instalaciones. Esta experiencia también debe ser tenida en cuenta como parte de los futuros avances en materia de energía.

Los expertos de los organismos especializados dentro de los Estados miembros y también del Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA) deben formar parte de esta evaluación, manteniendo su función, su autoridad, su autonomía y su independencia. Las recomendaciones relativas a este asunto deben proceder de la IAEA en tanto que organismo técnico, autónomo e independiente, que debe recibir el apoyo correspondiente de la UE; no al revés. Es de lamentar que esta resolución sea usada como pretexto para salvaguardar la denominada política energética común y sus objetivos de liberalización del sector de la energía.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) Esta propuesta de resolución no era la mejor. Por eso ha sido rechazada, aunque tenía algunos aspectos positivos, motivo por el cual nos hemos abstenido.

Garantizar la seguridad de las instalaciones nucleares y prevenir el riesgo de accidentes de todas las maneras posibles son cuestiones importantes abordadas por esta resolución, que también pide a los Estados miembros que impongan «una moratoria a la construcción y a la puesta en servicio de nuevos reactores nucleares, al menos durante el periodo de ejecución y evaluación de las pruebas de resistencia».

Sin embargo, debemos asegurarnos de que la tragedia acaecida en Japón no sirve de trampolín para que los grupos de intereses económicos abran nuevas vías en detrimento de los intereses y la seguridad de la ciudadanía.

En su lugar, es importante diagnosticar los fallos y las insuficiencias en términos de diseño y de funcionamiento que podrían llevar a accidentes en otras instalaciones. Los expertos de los organismos especializados dentro de los Estados miembros y también del Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA) deben formar parte de esta evaluación, manteniendo su función, su autoridad, su autonomía y su independencia. Es preciso tomar en serio las enseñanzas extraídas, y utilizar los resultados del análisis de esta experiencia en próximos avances en materia de energía. No estamos de acuerdo con la injerencia de los Estados miembros o de terceros países en las políticas energéticas: en tanto que organismo técnico, autónomo e independiente, es la IAEA quien debe emitir las recomendaciones tocantes a este asunto, con el correspondiente apoyo de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D), por escrito. (SK) Japón se enfrenta a su mayor catástrofe desde el fin de la guerra mundial. Los líderes de ese país han calificado el destructivo terremoto, combinado con las olas gigantes del tsunami y la posterior amenaza nuclear, como la peor crisis desde que el ejército estadounidense arrojara las bombas atómicas sobre Hiroshima y Nagasaki. La naturaleza ha causado unas pérdidas enormes e irreparables, especialmente en términos de vidas humanas y de propiedades. Sin embargo, la situación en la central nuclear de Fukushima sigue constituyendo una amenaza. En un intento por evitar amenazas similares en el futuro, sería adecuado considerar la posibilidad de ejecutar las denominadas pruebas de resistencia en las centrales nucleares de los Estados miembros de la UE. Estas pruebas mostrarán hasta qué punto las centrales nucleares son capaces de soportar desastres similares. Una situación parecida a la de Japón podría haberse dado en cualquier lugar de Europa. Por tanto, también es deseable ejercer una supervisión más estricta de los sistemas de seguridad de estas centrales, reforzando sus aspectos débiles y eliminando las deficiencias. Esto se realizaría en beneficio de los países individuales, y también dentro de sus capacidades, para buscar una solución a la cuestión nuclear; sea mediante mejoras de la seguridad o procediendo a su completo desmantelamiento. La cooperación a escala europea, no obstante, es fundamental. Aunque Europa no esté amenazada por los tsunamis, en el siglo XXI existen amenazas como por ejemplo las acciones terroristas, los ataques por parte de piratas informáticos contra los sistemas de las centrales nucleares, etc. Desde el punto de vista de la seguridad, el grado en que estas centrales pueden hacer frente a esas amenazas potenciales resulta bastante cuestionable.

 
  
MPphoto
 
 

  Adam Gierek (S&D), por escrito.(PL) No he apoyado la resolución, en primer lugar porque no introduce nada positivo aparte de las prohibiciones, las restricciones y una aversión generalizada hacia la tecnología nuclear. En segundo lugar, no indica una vía de salida para la situación completamente nueva en que se encuentra la política energética en su conjunto. Por ejemplo, los puntos 19, 20 y 21 podían haber introducido ideas y orientaciones nuevas en términos de conceptos integrados sobre eficiencia energética, especialmente la eficiencia relativa a la energía procedente de fuentes primarias, de las que tenemos grandes reservas, sobre todo de combustibles fósiles. En tercer lugar, las sugerencias radicales que contiene la resolución exigen un referendo nacional, que en mi país tendrá lugar por iniciativa de los partidos de la izquierda. Tal vez este referendo debe celebrarse en todo el ámbito comunitario. En cuarto lugar, mi país, de resultas de las reglamentaciones comunitarias equivocadas hasta la fecha, se ha visto obligado a congelar importantes inversiones en centrales eléctricas de carbón, y ahora el mismo grupo de presión afirma que necesitamos detener las inversiones en tecnología nuclear. ¿Qué nos queda, entonces? La resolución únicamente señala hacia las energías renovables. En mi país, la capacidad total de esos recursos tan solo cubriría entre el 13 % y el 20 % de las necesidades esenciales. Tal vez en Suecia la situación es diferente, ya que cuenta con grandes reservas de energía hidroeléctrica, pero no en Polonia. El caso de Fukushima exige una revisión de la política energética de la Unión Europea en su conjunto.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) La agitación que invadió a ciertos grupos políticos tras el accidente nuclear de Fukushima, porque esperaban poder anotarse tantos políticos aprovechándose de este suceso, es inaceptable. No recuerdo que los comunistas se mostraran igual de violentos tras el desastre de Chernobil en 1986. Así pues, es cierto: no existe algo parecido a un «riesgo cero» en lo referente a la energía nuclear, como tampoco lo hay en la vida. Debemos hacer todo lo posible para minimizar ese riesgo. Sin embargo, hasta ahora no contamos con alternativas creíbles. Obligar a los Estados miembros a abandonar urgentemente esa fuente energética, detener la construcción de centrales nuevas y clausurar las otras, está en desacuerdo con el rechazo categórico de la energía fósil, con el pretexto de que su uso contribuirá al calentamiento global.

Energía nuclear o energía fósil: pueden estar a favor de la una o de la otra, pero no pueden eliminarlas a las dos. Ni la energía hidroeléctrica ni las fuentes energéticas alternativas actuales son capaces de cubrir nuestras necesidades de suministro. Los países que han dejado de utilizar la energía nuclear —pero que no predican a los demás— están de hecho muy contentos de que sus vecinos, de los que obtienen su abastecimiento, no hayan tomado la misma decisión que ellos. Acabemos con la hipocresía.

 
  
MPphoto
 
 

  Estelle Grelier (S&D), por escrito. (FR) La resolución parlamentaria sobre las enseñanzas que se han de extraer del accidente nuclear de Japón contenía algunos puntos muy positivos en lo tocante a la seguridad de las centrales nucleares, y por ejemplo recomendaba «pruebas de resistencia» realizadas de manera coordinada a escala comunitaria por organismos independientes que trabajasen de conformidad con las normas más rigurosas y con una transparencia total. Al igual que todos los miembros de la delegación socialista francesa, he apoyado las modificaciones favorables a una eliminación de la energía nuclear cuidadosamente planificada y preparada, que sea reflejo de la lucha contra el calentamiento global. Esa eliminación de la energía nuclear deberá ir acompañada de un incremento de las inversiones en investigación y en innovación, con el fin de reducir nuestra dependencia energética y de incrementar el número de formas de energía renovable en la combinación energética de los Estados miembros de la UE. No obstante, he votado en contra de la moción en su conjunto porque se trata de una mera yuxtaposición de opiniones que conforman un documento incoherente. Después de un suceso desastroso como el de Fukushima, la cuestión del futuro de un sector tan importante como el de la energía nuclear exige más que una resolución redactada a toda prisa. Debemos dedicar el tiempo necesario a celebrar un debate auténticamente constructivo, que aborde todas las cuestiones asociadas y que permita escuchar la opinión de todos.

 
  
MPphoto
 
 

  Mathieu Grosch (PPE), por escrito. (DE) Esta resolución no puede cubrir de manera detallada todos los aspectos del debate sobre la energía nuclear.

Sin embargo, sigo convencido de que nuestro objetivo debe ser eliminar progresivamente esta fuente de energía y utilizar renovables en una medida mayor.

La enmienda 10 proponía que en el caso de las centrales nucleares situadas en áreas fronterizas, los organismos locales y regionales deben implicarse en las decisiones a ambos lados de la frontera.

Esta enmienda no ha sido adoptada. Pese a que algunos aspectos de la resolución son ciertamente positivos, la enmienda 10 era decisiva para mí. Por eso he decidido no seguir apoyando esta resolución y abstenerme.

 
  
MPphoto
 
 

  Françoise Grossetête (PPE), por escrito.(FR) Me complace que el Parlamento Europeo haya rechazado esta resolución.

Las enseñanzas que debemos extraer tras el accidente de Fukushima incluyen recomendar la introducción de pruebas de esfuerzo, establecer unas nuevas normas de seguridad comunes en la UE y protegernos así de todos los escenarios posibles.

Sin embargo, la introducción de una moratoria a las centrales nucleares durante el período de realización de las pruebas de resistencia en la UE resulta inaceptable. Esto obstaculizará el desarrollo de una nueva generación de centrales mucho más seguras.

El objetivo de esto no es determinar si se deben cuestionar los méritos de esta fuente de energía, ni tampoco sucumbir ante los valores idealistas y oscurantistas de quienes quieren prohibirla.

Abandonar la energía nuclear equivale a garantizar la promoción de las centrales que funcionan con carbón y que son altamente contaminantes; a caer en las garras de las compañías petrolíferas, con unos precios inestables y un riesgo evidente de que la economía se debilite; y por tanto a deletrear el fin de nuestra independencia energética.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberto Gualtieri (S&D), por escrito. (IT) He votado en contra de la resolución común debido al rechazo por parte de la Cámara de dos enmiendas clave presentadas por el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo sobre el desarrollo de estrategias a medio y largo plazo para la eliminación de la energía nuclear y para el establecimiento de unos objetivos energéticos renovables vinculantes.

La votación contraria al conjunto de la resolución por parte de la Cámara destaca el hecho de que la cuestión nuclear ya no consiste únicamente en buscar una mayor seguridad. Ahora resulta vital que empecemos a pensar seriamente sobre la cuestión energética y sobre invertir en energías renovables. La trágica experiencia de Japón nos ha mostrado cuán necesario es debatir la energía nuclear en profundidad. En este sentido, la votación del Parlamento Europeo es el primer paso hacia un cambio de orientación en las decisiones en materia de política energética tanto a escala europea como internacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Carl Haglund, Marit Paulsen, Olle Schmidt y Cecilia Wikström (ALDE), por escrito. (SV) El desastre de Japón ha despertado la preocupación de la ciudadanía en torno a la seguridad nuclear. En la resolución del Grupo de la Alianza de los Demócratas y Liberales por Europa, hacemos hincapié en que queremos convertir en obligatorias las pruebas de resistencia propuestas para los Estados miembros, y permitir que expertos independientes gestionen la realización de las pruebas, que deberán ser transparentes.

Nos hemos abstenido en la votación sobre la resolución común, ya que contiene una propuesta de moratoria al desarrollo de reactores nucleares nuevos mientras se realizan las pruebas de resistencia.

Los problemas registrados están asociados fundamentalmente con reactores antiguos que funcionan con tecnología antigua, no con los nuevos reactores con tecnología moderna. No deseamos prohibir el desarrollo de la tecnología nueva que contribuirá al objetivo de la UE de reducir sus emisiones de dióxido de carbono.

Nos oponemos a una prohibición de la idea de energía nuclear en su totalidad. Tras el desastre de Chernóbil en 1986, Suecia introdujo normas que convirtieron en ilegal la construcción de nuevas centrales nucleares.

También creemos que Finlandia y Suecia deben invertir en investigación sobre energía nuclear y asumir el liderazgo en la construcción de una nueva generación de reactores nucleares.

La conclusión que podemos extraer del desastre de Japón es que no debemos utilizar las centrales nucleares durante tantos años. La catástrofe puede ser vista como una inspiración para construir nuevos reactores nucleares.

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE), por escrito. (LV) He votado a favor de la adopción de esta resolución y lamento que el Parlamento no haya podido llegar a un acuerdo en torno a una sola propuesta de resolución sobre este tema de actualidad. Considero que la energía nuclear debe seguir siendo una fuente de energía importante y segura para Europa. Apoyo la petición de pruebas de resistencia minuciosas, que deben ser llevadas a cabo tanto en las centrales existentes, y cuyos resultados satisfactorios deben ser el requisito previo para mantenerlas en funcionamiento. Comparto la preocupación expresada en esta propuesta de resolución, que el desarrollo de proyectos nucleares nuevos en Belarús y en Rusia (región de Kaliningrado) genera inquietud en torno a las normas de seguridad nuclear y al cumplimiento de las obligaciones establecidas en los convenios internacionales; y que los europeos, los Estados miembros y la Comisión Europea deben responder a esa inquietud con espíritu solidario. Por eso, nuestra Unión debe asegurarse de que las pruebas de resistencia y las normas de seguridad nuclear establecidas son aplicadas no solamente en la UE sino también con respecto a las centrales nucleares ya construidas o que están en fase de desarrollo en los países vecinos de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución. Tras el accidente nuclear de Japón, miles de personas fallecieron y desaparecieron sin dejar rastro. También se han producido unos daños materiales significativos, y las consecuencias tendrán implicaciones a largo plazo para la salud de los ciudadanos. Incluso ahora todavía sentimos las consecuencias de Chernóbil, y por tanto hoy debemos reevaluar nuestro enfoque de la seguridad nuclear en la UE y en el resto del mundo. En cuanto a la mejora de los proyectos nucleares, en Belarús y en Kaliningrado existen graves problemas en relación con las normas de seguridad nuclear, y con la observancia de las obligaciones pertinentes de los convenios internacionales, y estos problemas no solo suponen una contrariedad para los Estados miembros fronterizos con esa región, sino para el conjunto de Europa, y las entidades comunitarias y la Comisión Europea deben actuar juntas, en virtud del principio de subsidiariedad. La resolución sobre la estrategia comunitaria para la región del Mar Báltico y sobre la función de las macrorregiones en la futura política de cohesión especifica que dado el desarrollo planificado de la energía nuclear en la región del Mar Báltico, los Estados miembros de la UE deben cumplir las más estrictas normas de seguridad y de protección ambiental, y la Comisión Europea debe supervisar y verificar si los países vecinos de las fronteras exteriores de la UE adoptan el mismo enfoque y respetan los convenios internacionales. Las centrales nucleares en construcción cerca de las fronteras exteriores de la UE deben ajustarse a las normas internacionales de seguridad nuclear y de protección ambiental. En la actualidad, la eficiencia energética y el ahorro de energía, y la introducción de redes de energía eléctrica en toda Europa han adquirido una enorme importancia. Además, es necesario contar con una red eléctrica capaz de funcionar obteniendo energía de generadores de energía descentralizados.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito. (IT) El grave accidente que tuvo lugar en la central nuclear de Fukushima Daiichi el 11 de marzo de 2011, debido al terremoto y al posterior tsunami, ha producido daños y consecuencias a largo plazo para la salud debido a la contaminación del medio ambiente. Tras las advertencias del Organismo Internacional de la Energía Atómica sobre el estado de las instalaciones nucleares que ahora están obsoletas, parece necesario determinar unas medidas capaces de evaluar el grado de seguridad de las instalaciones. La colaboración y la coordinación entre los Estados miembros es crucial, ya que las crisis de este tipo tienen repercusiones no solamente para los países en los que se producen, sino también en un ámbito más amplio. Los sucesos que han tenido lugar muestran que, con el fin de prevenir catástrofes de esta magnitud, Europa debe aplicar una serie de medidas muy estrictas para evaluar el grado de seguridad existente. La construcción de nuevas instalaciones nucleares en Belarús y en Rusia exige que la Comisión actúe e inicie un diálogo con esos países para garantizar la seguridad no solamente de sus países vecinos, sino del conjunto de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Jörg Leichtfried (S&D), por escrito. (DE) En principio, apoyo esta resolución porque pide una primera iniciativa que nos dirija hacia la eliminación gradual de la energía nuclear en toda la Unión Europea. Sin embargo, en lo que se refiere al contenido de la resolución quiero comentar que —como acostumbra a suceder con las resoluciones de este tipo— se trata de un ejemplo de medida escasa y lenta. En última instancia, prevalece el principio de mínimo denominador común, que evidentemente no puede resultar satisfactorio a largo plazo. La única solución correcta sería prescindir completamente de la energía nuclear en toda la Unión Europea, y hacerlo lo antes posible. Yo haré todo lo que esté en mi mano para trabajar con este objetivo.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Liberadzki (S&D), por escrito.(PL) En abril hemos votado sobre las enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón. Yo he votado en contra de esta resolución, porque aparte de las prohibiciones y de la moratoria al desarrollo de la energía nuclear y a la sugerencia de una retirada gradual de este tipo de energía (lo cual no es realista), no aporta nada positivo, ni tampoco ofrece soluciones para el futuro del sector energético en general. La situación posterior a la tragedia de Fukushima ha cambiado por completo la filosofía del enfoque en torno al futuro de la producción de energía en Europa y en Polonia. En nuestro país, el sector de la electricidad, que en un 95 % está basado en el carbón, ya se ha visto afectado debido a la adopción del Paquete sobre Clima y Energía. Las inversiones acometidas con el fin de construir dos centrales nucleares también han quedado congeladas. La resolución únicamente destaca la importancia de la energía generada a partir de fuentes renovables, que en Polonia representan tan solo el 13 %, o como mucho el 20 %, de nuestras necesidades. Además, en mi país aún está por celebrarse un referendo sobre el sector nuclear, a sugerencia de la Izquierda, y por tanto las conclusiones extraídas de esta resolución son prematuras. Aplaudo el hecho de que la mayoría haya votado en contra de la resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. (RO) Opino que necesitamos evitar tomar decisiones políticas inmediatas y de largo alcance sobre la función de la energía nuclear en la combinación energética a medio y a largo plazo. Es importante que tengamos una idea clara basada en datos exactos sobre lo sucedido en la central nuclear de Fukushima. No debemos perder de vista los beneficios de la energía nuclear, que presenta unas reducidas emisiones de carbono, conlleva unos costes relativamente bajos y garantiza la independencia energética. Hasta ahora, la energía nuclear ha sido la forma de energía más segura, estadísticamente hablando, con el menor número de víctimas en accidentes, si la comparamos con otras fuentes de energía (por ejemplo, el gas o el petróleo). También es vital respetar las decisiones de los Estados miembros en términos de determinar la composición de su propia combinación energética. La energía nuclear tiene una función importante que desempeñar en la consecución de los objetivos de la Unión Europeo establecidos por la Estrategia Europa 2020 y por la estrategia energética para la década en curso.

 
  
MPphoto
 
 

  Marian-Jean Marinescu (PPE), por escrito. (RO) He votado en contra de la resolución sobre seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón. La razón de haber votado en contra es que la resolución pide que se imponga una moratoria a la construcción de nuevas centrales nucleares. Creo que la producción de energía nuclear en condiciones seguras tiene una importancia primordial. Estoy de acuerdo con la realización de pruebas de resistencia. Sin embargo, considero que imponer una moratoria durante un período indefinido resulta inapropiado. Ese período puede ser extremadamente importante para las centrales nucleares productoras de electricidad que actualmente hay en construcción, especialmente desde la perspectiva de la financiación. La estructura de la combinación energética es una responsabilidad de los Estados miembros. Por eso no creo que se pueda imponer una decisión de este tipo a escala comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado en contra de esta resolución porque las enmiendas adoptadas nos dejan un texto que dedica una atención insuficiente a las cuestiones de seguridad nuclear.

 
  
MPphoto
 
 

  Marisa Matias (GUE/NGL), por escrito. (PT) El desastre de Fukushima ha recordado al planeta entero que en relación con la energía nuclear no existe el riesgo cero. El peligro que la energía nuclear representa para la Humanidad es absolutamente insostenible, como tampoco lo son es el elevado grado de riesgo que presentan los residuos que genera. Por tanto, hemos de ir más lejos en lo tocante a reforzar la protección y a mejorar las pruebas de seguridad. Estos dos criterios deben ser una condición mínima para alcanzar un acuerdo.

En lo que respecta al cambio de orientación de la política energética europea, esta no tiene ninguna estrategia de salida con garantías, por lo que debe avanzar hacia el establecimiento de alternativas y hacia una eliminación de la energía nuclear en Europa. He votado en contra de esta resolución porque considero que ninguna de las premisas mencionadas está garantizada.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) El desastre de Fukushima recuerda al mundo que, en lo que se refiere a la energía nuclear no existe algo parecido al riesgo cero. La energía nuclear supone un riesgo inaceptable para la Humanidad. Así pues, debemos ir más allá de una seguridad reforzada y de las pruebas de resistencia. Debemos redactar un plan europeo para prescindir de inmediato de la energía nuclear. Conseguir este objetivo llevará su tiempo. No empezar ya con los preparativos es un crimen contra la Humanidad. No apoyaré esta resolución si las modificaciones que piden prescindir de la energía nuclear son rechazadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Esta propuesta de resolución sobre la seguridad nuclear en Europa era más que necesaria. Se ocupa de todos los peligros planteados por la energía nuclear y es pero que nos proporcione el impulso necesario para una reflexión en profundidad sobre el uso de la energía nuclear en Europa. Las numerosas enmiendas presentadas por el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea eran necesarias para abordar directamente el amplio abanico de riesgos que existen y para pedir una rápida eliminación del uso de la energía nuclear.

Puesto que estoy convencido de que el ser humano nunca logrará tener completamente bajo su control los riesgos que entraña la energía nuclear, abogo por una eliminación rápida de esta opción y he apoyado las enmiendas relativas a esto. Dado que la propuesta de resolución es, en última instancia, un paso en dicha dirección, he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Vital Moreira (S&D), por escrito. (PT) Durante la votación de la resolución sobre la seguridad de la energía nuclear tras el accidente de Fukushima, he votado en contra del proyecto de enmienda referente a los objetivos de reducción de emisiones de CO2 por tres razones: a) la cuestión no tiene relación con el asunto de la seguridad nuclear; b) los objetivos establecidos dan una importancia desproporcionada a la función de la UE en la reducción unilateral de CO2; c) una reducción de CO2 tan ambiciosa —y, en realidad, tan poco realista—únicamente sería aceptable si fuese acompañada de un impuesto del CO2 sobre las importaciones, que pueden afectar gravemente a la competitividad de la industria europea, y obligar a las grandes compañías europeas a reubicar su producción en países sin restricciones de CO2, con graves efectos sobre la economía y el empleo comunitarios.

 
  
MPphoto
 
 

  Rareş-Lucian Niculescu (PPE), por escrito. (RO) He votado en contra de esta propuesta de resolución común sobre la enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón, por los siguientes motivos: al menos siete de las enmiendas presentadas no son realistas desde un punto de vista científico; muchas partes del texto es mera palabrería sin contenido real, y quienes se manifiestan en contra de la energía nuclear no presentan soluciones alternativas a su uso. Por último, pero no por ello menos importante, he de señalar que lamento el hecho de que el Parlamento Europeo no haya adoptado una postura sobre esta cuestión. Sea cual sea, esa postura ha de ser equilibrada y pragmática, y estar basada en hechos documentados científicamente y en soluciones realistas.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Ya es hora de reconsiderar el uso de la energía nuclear en Europa. Debemos actuar ya, clausurar los reactores peligrosos y, a medio plazo, encontrar un modo de prescindir por completo de esta opción. Debemos rechazar, de una vez por todas, la creencia equivocada de que el ser humano tiene bajo su control los peligros que entraña la energía nuclear. Por tanto, he votado a favor de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Alfredo Pallone (PPE), por escrito. (IT) He votado a favor de la resolución sobre la seguridad nuclear porque, tras los recientes sucesos de Japón, no podemos permitirnos dejar de abordar este asunto de manera responsable y con unos criterios objetivos. Considero que es importante que Europa revise sus normas de seguridad en las instalaciones nucleares con el fin de garantizar un grado absoluto de seguridad, que puede ser determinado por las pruebas de resistencia, que demostrarán si existen riesgos y límites para el uso de la energía nuclear. En sí misma, la resolución pretende mostrar que, a pesar de todo, es posible extraer enseñanzas de los desastres, y reaccionar de manera clara y eficaz con el fin de garantizar que aquéllos no vuelven a suceder. También destaca la necesidad de tender hacia fuentes alternativas de energía, como las energías renovables, pese a que la opción nuclear sigue siendo una fuente indispensable de energía con bajas emisiones de carbono.

 
  
MPphoto
 
 

  Vincent Peillon (S&D), por escrito.(FR) He votado en contra de la resolución sobre las enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón, porque no creo que la cuestión del futuro de la energía nuclear —una energía esencial para nuestros ciudadanos— pueda ser resuelta por esta Cámara en unas pocas horas mediante enmiendas adoptadas sin que medie un auténtico debate. Todas las cuestiones deben ser colocadas sobre la mesa, y ninguna opción debe ser descartada, y precisamente por eso necesitamos tiempo. Están en juego la credibilidad de nuestro Parlamento y el bienestar de nuestros conciudadanos, quienes no entenderían —y con razón— que los comprometiésemos con iniciativas a largo plazo sin debatirlas previamente con calma y en profundidad, teniendo en cuenta las diferentes situaciones nacionales y las limitaciones de nuestra lucha común contra el cambio climático. Por último, quiero decir cuánto lamento que, debido a los extremistas, el Parlamento haya sido incapaz de en este momento un incremento inmediato de la seguridad en las centrales nucleares, incluso pese a que en nuestro grupo hemos alcanzado un consenso que solicita unas verificaciones lo más serias, transparentes e independientes posible.

 
  
MPphoto
 
 

  Frédérique Ries (ALDE), por escrito.(FR) Estoy furiosa porque el Parlamento Europeo ha rechazado hoy esta resolución sobre una cuestión tan importante como las enseñanzas que se han de extraer del desastre nuclear de Fukushima. Así pues, en lo que respecta a nuestra institución no hay un antes y un después del 11 de marzo de 2011. ¡Y sin embargo las señales eran evidentes! Después de todo, no era tan complicado llegar a un acuerdo sobre algunos principios sencillos.

– El principio de apoyar a la Comisión para que pueda llevar a cabo estas «pruebas de resistencia» con los Estados miembros en los 143 reactores nucleares que funcionan en Europa;

– El principio de presentar, para el 15 de abril, una cronología precisa sobre los criterios adoptados: expertos independientes, prioridad para la seguridad de las instalaciones nucleares que son intrínsecamente más peligrosas debido a su ubicación en áreas de actividad sísmicas o costeras, e informes de seguridad para el público;

– El principio de cerrar inmediatamente las centrales que no superen las «pruebas de resistencia».

El público europeo espera que nuestra institución sea responsable y sensata, especialmente en lo tocante a una cuestión tan controvertida como la energía atómica. Tal vez en última instancia el hecho de que siga siendo una responsabilidad nacional no es algo tan malo para la elección de energía, y por tanto para la elección de si prescindir o mantener la energía nuclear.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – He votado en contra. Me alegra enormemente que, finalmente, el grupo de presión pro nuclear haya fracasado. Resulta completamente incomprensible que el Grupo PPE y otros hayan votado en contra de la afirmación de que no existe riesgo cero, en contra de una eliminación progresiva que comience inmediatamente, en contra de tender hacia una economía próxima al 100 % de la eficiencia energética basada en renovables para 2050, en contra de un futuro sin energía nuclear para Europa, entre otras cosas. El texto final era absolutamente inaceptable, y me alegre que la mayoría de la Cámara haya respaldado a los Verdes en nuestro rechazo de la resolución común.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito. (IT) El grave accidente nuclear en la central nuclear de Fukushima Daiichi el 11 de marzo provocó la muerte de miles de personas, así como unos daños materiales imposibles de cuantificar para el conjunto de la economía japonesa.

Esta hecatombe ha hecho que todos los países del mundo revisen su posición con respecto al uso de las tecnologías de energía atómica. Por desgracia, en muchos casos esas decisiones se aceleran debido a los recientes y trágicos sucesos, y hay llamamientos desde muchos sectores al desmantelamiento total e inmediato de las instalaciones nucleares.

Durante algún tiempo, la UE ha reconsiderado su enfoque de la seguridad nuclear, pero es importante tener en cuenta el hecho de que esta tecnología seguirá formando parte de la combinación energética de varios Estados miembros durante muchos años. Es posible que en el futuro cubramos nuestras necesidades de energía recurriendo a fuentes de energía renovable, pero eso todavía no es posible, ni lo será durante bastante tiempo.

Estoy a favor de unas medidas de seguridad más restrictivas para las instalaciones nucleares, en la línea de las que se aplican a la última generación de instalaciones de este tipo. Sin embargo, considero que la opción de detener la producción nuclear de un día para otro resulta estrecha de miras y carente de sentido. Está dictada más por las emociones que por unas necesidades reales, y puede dañar gravemente a las economías de las principales naciones industrializadas.

 
  
MPphoto
 
 

  Oreste Rossi (EFD), por escrito.(IT) Tras el desastre nuclear que ha golpeado a Japón, no nos queda otra opción que revisar el plan europeo de energía. Hemos de prestar una atención especial tanto a las centrales nucleares que ya están en funcionamiento como a las que se encuentran en fase de construcción. La Unión Europea ya ha dispuesto que se lleven a cabo pruebas de resistencia en todas las centrales, también en las de los Estados vecinos que tienen relaciones con la Unión.

Esta resolución también establece una moratoria a la construcción de centrales nucleares nuevas, para posibilitar una evaluación adecuada de los riesgos asociados. Debemos ser conscientes de que en las décadas venideras muchos países seguirán dependiendo de la energía nuclear, y de que no podemos permitir que haya en Europa centrales nucleares que constituyen un riesgo para los ciudadanos. Las instalaciones anteriores a 1980 deben ser desmanteladas.

En algunos países, como Italia, se están llevando a cabo evaluaciones para decidir si se abandona o no la energía nuclear, y resulta esencial aplicar decisiones comunes, también a escala europea. Lo que me parece increíble es el hecho de que el Parlamento Europeo haya sido incapaz de pronunciarse sobre una cuestión como la que hoy sometemos a consideración, que es tan importante y que tanto preocupa a los ciudadanos. De hecho, todas las resoluciones han sido rechazadas, también la resolución común, que nosotros hemos respaldado.

 
  
MPphoto
 
 

  Marco Scurria (PPE), por escrito.(IT) Hace unos días, en su intervención en una reunión de industriales, el ministro de Economía de Italia, el señor Tremonti, acuñó una nueva expresión: la «deuda nuclear». Los Estados miembros que han invertido en energía nuclear son aquellos con los niveles de deuda pública más elevados. ¿Cuál es el coste de cerrar las centrales de primera y de segunda generación? ¿Y el de las pruebas de resistencia, que hoy estamos debatiendo de manera tan prolongada? Una vez se constata que una central no supera las pruebas, ¿cuál es el coste de adaptarla? ¿Cuál es el coste de eliminar los residuos radiactivos? Nadie nos lo ha dicho todavía.

En tanto que Unión Europea, podemos empezar a pensar en diferentes opciones para mostrárselas a los Estados miembros. Además, dado que la Comisión deberá facilitarnos una plan de acción, ¿por qué no empezar a pensar en una inversión real en centrales nucleares de cuarta generación —nucleares limpias, o fusión—, o incluso empezar a considerar un plan energético global? Esperamos que la comunicación de la Comisión elabore un plan de acción sobre este asunto y que trate de indicar a la Unión Europea un rumbo claro al menos en este sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Debora Serracchiani (S&D), por escrito.(IT) El accidente nuclear en la central de Fukushima ha causado una catástrofe gigantesca, y la contaminación radiactiva también afecta a muchas personas que se encontraban en las cercanías de las instalaciones y que resultaron heridas. Muchos hospitales se niegan a admitirlas y a tratarlas debido al riesgo de contaminación.

Aunque el primer ministro japonés ha anunciado que la central de Fukushima será desmantelada, la situación sigue sin resolverse: el sistema de refrigeración de uno de los reactores está averiado y una cantidad considerable de radiactividad está siendo liberada en el medio ambiente. A la luz de esto, resulta importante asegurarse de que se suministra toda la ayuda humanitaria y financiera necesaria, y que se establecen unas normas internacionales de seguridad que sean lo más fiables posible, con el fin de prevenir otras catástrofes como la de Japón en el futuro.

Por este motivo, he votado en contra de la resolución, porque omitía las modificaciones que pedían a los Estados miembros que elaboraran unas posibles estrategias para abandonar la energía nuclear y que informasen de inmediato a las autoridades transfronterizas locales y regionales de sus programas nacionales en caso de que su aplicación pudiera tener un efecto transfronterizo.

 
  
MPphoto
 
 

  Peter Skinner (S&D), por escrito. – Aunque nos encontramos en un momento muy delicado, justo después de los enormes problemas con la seguridad nuclear en Japón, la energía atómica sigue siendo uno de los componentes principales del suministro de energía en la UE y en todo el planeta. Las opiniones manifestadas en la Cámara por aquellos que pretenden forzar el cierre prematuro y el abandono de la política de la política en este ámbito han complicado la votación de los elementos de este informe por razones prácticas antes que por un cierto enfoque favorable o contrario a la energía nuclear. No puedo apoyar enmiendas «agresivas» que podían haber dañado una política de abastecimiento de energía basada en un enfoque «combinado» que conduce a unas emisiones de CO2 reducidas y al posible crecimiento de las renovables.

 
  
MPphoto
 
 

  Bart Staes (Verts/ALE), por escrito. (NL) Hoy no hemos alcanzado ningún acuerdo sobre esta resolución, que pretendía extraer enseñanzas de la catástrofe nuclear de Fukushima. Durante años, el Grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea ha defendido la eliminación de la energía nuclear, porque el riesgo para los seres humanos y el medio ambiente son inaceptablemente elevados y porque hay alternativas más que suficientes. Fukushima en particular nos lo ha demostrado. Es lamentable que el Grupo del Partido Popular Europeo (Demócrata-cristianos) y el Grupo de la Alianza de los Liberales y Demócratas por Europa sigan creyendo en sus sueños nucleares, incluso si, como ha quedado claro tras lo sucedido en Japón y antes en Chernóbil, en última instancia terminan siendo pesadillas. A pesar de esto, aún hay muchas personas renuentes a despertar de sus malos sueños atómicos.

La única energía nuclear verdaderamente segura es la que no existe. La enmienda que pedía la eliminación de la energía nuclear ha sido rechazada. Parece que la mayoría de esta Cámara no comprende que es perfectamente factible, tanto en términos técnicos como económicos, que dentro de cuarenta años podamos generar nuestra electricidad de manera completamente sostenible gracias a medidas como la eficiencia energética y la dependencia de fuentes como sol, el viento, la energía geotérmica, el agua y la biomasa. Entretanto, el grupo de presión pro nuclear parece estar ganando terreno. De ahí mi «no» en la votación final.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado en contra de la resolución en la votación final porque considero que necesitamos debatir esta cuestión en el contexto de la estrategia energética global de la UE, no en el contexto de la tragedia nuclear japonesa.

 
  
MPphoto
 
 

  Michèle Striffler (PPE), por escrito. (FR) El accidente nuclear que se ha producido en Japón debe ir seguido por un debate en profundidad sobre las centrales situadas en Francia y en Europa. Debemos llevar a cabo pruebas de resistencia a todas las centrales nucleares en funcionamiento, especialmente si están ubicadas en zonas de actividad sísmica. En concreto estoy pensando en la central de Fessenheim, situada en el Alto Rin. Además, considero que imponer una moratoria sin límite de tiempo a la construcción y puesta en funcionamiento de nuevos reactores nucleares no es una solución económicamente viable, y que puede amenazar muchos puestos de trabajo, así como debilitar peligrosamente nuestra producción de energía.

 
  
MPphoto
 
 

  Silvia-Adriana Ţicău (S&D), por escrito. (RO) He votado a favor de esta resolución del Parlamento Europeo sobre las enseñanzas que hemos de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón, ya que su objetivo es incrementar la seguridad nuclear en la UE, no prohibir la producción y el uso de la energía nuclear. Por ese motivo he votado en contra de todas las enmiendas dirigidas a retirar la energía nuclear de la combinación energética de Europa. Aunque no he votado a favor de imponer una moratoria a la construcción de nuevos reactores nucleares, creo que si se impone esta moratoria debe limitarse únicamente al período de realización de las «pruebas de resistencia» a las que se someterá a los reactores nucleares de la UE. Esto permitirá a la construcción de nuevos reactores beneficiarse de las conclusiones de las pruebas de esfuerzo, garantizando un incremento de la seguridad nuclear.

En la actualidad, la energía nuclear supone un 30 % de la combinación energética de Europa. La Unión Europea depende en gran medida de la combinación energética de los Estados miembros para alcanzar su objetivo «20-20-20». No podemos tomar la decisión de desprendernos de la energía nuclear sin determinar qué fuentes de energía sostenibles estarán disponibles y nos permitirán cubrir la demanda de energía durante los próximos años, a unos precios que los ciudadanos se puedan permitir. La UE debe invertir en medidas de eficiencia energética, concretamente en los edificios y en el transporte, así como en el uso de fuentes de energía renovable.

 
  
MPphoto
 
 

  Traian Ungureanu (PPE), por escrito. – La crisis nuclear de Japón ha puesto en marcha una serie de ideas que han conformado un tsunami irracional. La energía nuclear está siendo demonizada y crecen las presiones que exigen un cambio radical de las nucleares a las fuentes de energía denominadas alternativas. Esta escuela de pensamiento es fronteriza con la superstición más absoluta. El reactor nuclear de Fukushima recibió el impacto de una combinación de catástrofes sin precedentes. Esto demuestra que la naturaleza es impredecible y que los tsunamis no pueden ser prohibidos; pero no demuestra que la energía nuclear sea culpable. La energía nuclear tiene un historial mucho más seguro que el resto de fuentes de energía. Mientras que podemos decir que el petróleo genera explotación, dependencia, guerras y dictaduras, la energía nuclear es históricamente mucho más segura. Nuestra principal preocupación con la energía nuclear debe ser de hecho la evaluación de riesgos y los procedimientos de seguridad uniformes a escala europea. Si cumplimos y observamos esos criterios, la energía nuclear puede poner fin, o el menos reducir significativamente, las políticas de dependencia energética. Y mientras que los desastres naturales no pueden ser evitados, la energía nuclear por sí misma no supone un riesgo grave. El verdadero peligro no procede de unos reactores nucleares que reciben un mantenimiento adecuado, sino de los reactores nucleares en poder del control político equivocado. En otras palabras, miremos a Irán y no a Japón.

 
  
MPphoto
 
 

  Derek Vaughan (S&D), por escrito. – Opino que esta resolución ha sido una reacción irreflexiva ante la trágica situación de Japón, y no ha contado con el tiempo necesario para debatir las cuestiones que rodean a la seguridad de las centrales nucleares en la UE. La energía nuclear es una fuente de energía vital en toda Europa, ya que algunos países obtienen casi el 75 % de su electricidad de la energía nuclear, y deberíamos convertir en prioritaria una revisión de la seguridad de estas instalaciones que incluya pruebas de resistencia en las centrales existentes. Sin embargo, esto no debe llevarnos a cerrar las centrales existentes en las que no existen preocupaciones de seguridad, o a impedir la apertura de nuevas instalaciones nucleares para sustituir a las centrales anticuadas. Se hace necesario un debate maduro sobre estas cuestiones para asegurarnos de que contamos con una combinación equilibrada de fuentes renovables y de otras fuentes con bajas emisiones de carbono, que garantice el suministro eléctrico en toda Europa.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0237/2011 (Enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Tras la derrota de la propuesta de resolución común, he votado a favor de este texto que, pese a que no es perfecto, propone un equilibrio aceptable entre la seguridad nuclear y un enfoque pragmático de esta cuestión.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0242/2011 (Enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución del Grupo Verts/ALE porque las otras resoluciones sobre este asunto han sido rechazadas. La he respaldado para apoyar las recomendaciones de seguridad, pero me incomodan los sentimientos antinucleares radicales que propugna.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0243/2011 (Enseñanzas que se han de extraer para la seguridad nuclear en Europa tras el accidente nuclear en Japón)

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado en contra de esta resolución, que encuentro casi ingenuamente pro nuclear.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0249/2011 (Situación en Siria, Bahréin y Yemen)

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución. Los manifestantes de Bahréin, Siria y Yemen han expresado sus aspiraciones democráticas legítimas y una fuerte demanda popular de reformas políticas, económicas y sociales dirigidas a lograr una democracia auténtica, a luchar contra la corrupción, a garantizar el respeto por el Estado de Derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales, reduciendo las desigualdades sociales y generando unas condiciones económicas y sociales más favorables. Los Gobiernos de estos países respondieron a las aspiraciones legítimas de sus ciudadanos con una represión violenta, con detenciones arbitrarias y con tortura, lo que hizo que hubiese personas fallecidas, heridas y encarceladas. La fuerza empleada por los gobiernos de estos países contra sus propios ciudadanos debe tener unas repercusiones directas en sus relaciones bilaterales con la Unión Europea. La UE puede, y debe, usar numerosas herramientas para disuadir dichas acciones, como la congelación de activos, la prohibición de viajar, etc. La UE debe revisar sus políticas hacia estos países y hacer un uso pleno y eficaz de la ayuda existente proporcionada a través del Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación, el Instrumento Europeo para la Democracia y los Derechos Humanos y el Instrumento de Estabilidad, con el fin asistir urgentemente a los países y a las sociedades civiles de Oriente Próximo y del Golfo en su transición hacia la democracia y el respeto por los derechos humanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Bennahmias (ALDE), por escrito. (FR) Túnez, Egipto y Libia han sido las grandes noticias de este comienzo de 2011. Sin embargo, esos Estados no son los únicos con aspiraciones democráticas. También en Bahréin, Yemen y Siria han emergido movimientos a gran escala. Y por desgracia también allí las autoridades gobernantes han respondido con represión y con violencia. Esto es inaceptable. Un Estado no puede recurrir a la violencia contra sus propios ciudadanos sin recibir una penalización por parte de la Unión Europea en el contexto de sus relaciones bilaterales. Mediante esta resolución, la Unión Europea apoya a los ciudadanos de Siria en su aspiración de que realmente se levante el estado de excepción instaurado desde 1963, expresa su solidaridad con todos los ciudadanos de esos países, y pide a la Unión Europea que redefina sus relaciones en función de los avances registrados a través reformas.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Silviu Buşoi (ALDE), por escrito. (RO) Creo que la Unión Europea debe promover los valores democráticos más que nunca y mostrar solidaridad con los ciudadanos de los países del sur del Mediterráneo en su aspiración de vivir en una sociedad democrática.

La situación de los países árabes me recuerda la caída de los regímenes comunistas en Europa Central y Oriental. Nosotros también vivimos unos acontecimientos similares y podemos entender las peticiones de estas personas, lo que convierte en deber moral mostrarnos solidarios con ellos.

Las protestas que se han producido en estos países durante las últimas semanas ponen de manifiesto que los regímenes no democráticos no cumplen las expectativas de los ciudadanos y que no pueden ofrecer a esas sociedades una estabilidad política ni tampoco prosperidad.

La Alta Representante y la Comisión deben oponerse con firmeza al uso de la fuerza contra los manifestantes y presionar a las autoridades de Siria, Yemen y Bahréin para que se comprometan a entablar un diálogo político constructivo con el objetivo de encontrar una salida para esta situación.

Además, pienso que se debe condicionar la firma del Acuerdo de Asociación entre la UE y Siria a la demostración de voluntad por parte de las autoridades sirias a llevar a cabo reformas dirigidas a establecer la democracia. La Unión tiene a su disposición este instrumento y debe usarlo tanto como le sea posible para apoyar el establecimiento de la democracia en los países árabes.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Las recientes protestas en varios países árabes demuestran que los regímenes no democráticos y autoritarios no pueden garantizar una estabilidad creíble, y que los valores democráticos tienen una importancia clave en las alianzas políticas. Pido a las autoridades de Bahréin, Siria y Yemen que cumplan el Derecho internacional en lo tocante a los derechos humanos y las libertades fundamentales. Es vital que inicien lo antes posible un significativo proceso abierto de diálogo político que implique a todas las fuerzas políticas democráticas y a la sociedad civil, con el objetivo de preparar el camino para la auténtica democracia, para la supresión del estado de excepción y para la introducción de reformas políticas, económicas y sociales efectivas, ambiciosas y significativas, que son esenciales para lograr una estabilidad y un desarrollo a largo plazo.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito. (RO) Bahréin corre peligro de convertirse en el escenario de una confrontación entre Irán y Arabia Saudí. En esta situación, no podemos ignorar el elemento religioso de estos sucesos en esa región, en unos momentos en los que la oposición chiíta está apoyada por Irán, mientras que la dinastía sunita cuenta con el respaldo de las monarquías de la zona. Además, los estrechos vínculos entre Irán, Siria, Hamás y Hezbollah, así como las tensiones religiosas entre los sunitas y los alauíes en Siria, nos obligan a ser precavidos porque existe un grave riesgo de que la escalada de violencia también empuje a Siria hacia una guerra civil, con injerencias exteriores. La masacre de Hama en 1982, entre cuyas víctimas hubo 20 000 sirios, es una advertencia trágica a este respecto, al igual que lo son los fracasos en Somalia, Afganistán e Iraq en lo que se refiere al modo en el que Occidente debe actuar en una región cuyas características particulares no pueden ser ignoradas. Creo que necesitamos más diplomacia y menos intervenciones armadas, más preocupación por defender los derechos humanos y la protección de los civiles y menos preocupación por el potencial electoral de una intervención exterior; y hemos de prestar una atención mayor a la pobreza y a la corrupción a las que se enfrentan estas sociedades, especialmente Yemen.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución porque condeno la violenta represión de los manifestantes pacíficos llevada a cabo por parte de las fuerzas de seguridad en Bahréin, Siria y Yemen. Quiero manifestar mi apoyo a, y mi solidaridad con, los ciudadanos de esos países, quienes, motivados por unas aspiraciones democráticas legítimas, están mostrando un enorme coraje y gran determinación.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Las protestas han sacudido Siria, Bahréin y Yemen, unas protestas que han sido reprimidas de forma salvaje. Pido a sus gobiernos que emprendan un diálogo fructífero con los manifestantes. La violencia exhibida contra estos ciudadanos no detendrá de manera indefinida su reivindicación de lo que consideran suyo por derecho. Tan solo retrasará la obtención de esos derechos, radicalizará sus posiciones y alentará más reacciones de protesta en el futuro. El propio Maquiavelo, quien teorizó extensamente sobre el hecho de que es preferible ser temido antes que ser amado, advirtió a los príncipes de su tiempo que era innecesario y perjudicial que sus súbditos les odiaran. Será mejor que las autoridades de esos Estados lleven a cabo reformas concretas, y que permitan a sus ciudadanos disfrutar de las normas democráticas, de una libertad y de una justicia comparables a las mejores del mundo.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El ejemplo que ha dado a lo largo su existencia obliga a la Unión Europea a asumir la tarea de pronunciarse contra cualquier violación de los derechos humanos y de luchar por el derecho de los pueblos a la autodeterminación, tanto por medio de la denuncia como de la ayuda al desarrollo. La situación actual en Bahréin —un país de importancia estratégica para el equilibrio en la zona del Golfo— y que, bajo la apariencia de normalidad, es de tensión máxima, con detenciones constantes de personas que son acusadas nada más y nada menos que de violar el derecho a expresarse libremente. En Siria, las protestas en varias ciudades han sido sofocadas brutalmente pese a los llamamientos de la UE para que se respetaran los derechos de libertad de expresión y de reunión. Finalmente, en Yemen la situación es profundamente preocupante y ya ha sido condenada por la UE debido a la represión de los manifestantes, que no puede dejarnos indiferentes. Por tanto, estoy de acuerdo con las medida propuestas en esta resolución, sobre todo con la condena de los responsables de las masacres en estos países, y espero que tengan efecto lo antes posible para que termine la humillación de sus ciudadanos. También acojo con satisfacción la iniciativa de pedir a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas que condene las violaciones de derechos fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Tenemos ante nosotros otro ejemplo de la hipocresía de la mayoría de este Parlamento. En primer lugar, porque está agrupando distintas situaciones y países juntos en la misma resolución. Lo está haciendo de manera intencionada, proponiendo un «diálogo» de transición para ayudar a sus aliados (Bahréin y Yemen) y presionando a quienes no defienden sus intereses (Siria). Existen diferencias notables con respecto a lo sucedido en Libia, donde el diálogo fue sustituido por la agresión militar, imposibilitando cualquier esperanza de solución pacífica para el conflicto. Los objetivos son evidentes: camuflar el movimiento de tropas desde Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos a Bahréin para ayudar al régimen oligárquico de aquel país, con el apoyo de los Estados Unidos —un país que tiene anclado en Bahréin el grueso de su flota en el Golfo Pérsico— y para reprimir la lucha de los ciudadanos de Bahréin en pos del cambio social y de la democracia. Lo mismo está sucediendo en Yemen, donde está saliendo en defensa de un régimen que reprime violentamente a sus ciudadanos y su lucha en favor del cambio democrático y de unas condiciones de vida mejores, con el fin de proteger a un aliado en la denominada «guerra contra el terror».

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Esta resolución es otro ejemplo más de la hipocresía de la mayoría del Parlamento. Para empezar, debido a que con esta resolución está metiendo en el mismo saco países y situaciones diferentes. Lo hace de manera intencionada, proponiendo un «diálogo» de transición para ayudar a sus aliados (Bahréin y Yemen), y presionando a quienes no defienden sus intereses (Siria). ¿Hace falta preguntar por qué el «diálogo» no fue defendido en el caso de Libia, como alternativa a los bombardeos?

Los objetivos son evidentes: camuflar el movimiento de tropas desde Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos a Bahréin para ayudar al régimen oligárquico de aquel país, con el apoyo de los Estados Unidos —un país que tiene anclado en Bahréin el grueso de su flota en el Golfo Pérsico— y para reprimir la lucha de los ciudadanos de Bahréin en pos del cambio social y de la democracia.

Lo mismo está sucediendo en Yemen, donde está saliendo en defensa de un régimen que reprime violentamente a sus ciudadanos y su lucha en favor del cambio democrático y de unas condiciones de vida mejores, con el fin de proteger a un aliado en la denominada «guerra contra el terror».

Ahora asistimos a un intento de ocultar las injerencias exteriores en Siria, mediante la financiación y la organización de lo que están siendo denominadas «protestas pacíficas» en un país que ha mantenido una actitud antiimperialista y que ha condenado la política israelí y estadounidense en aquella región.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento, porque al hilo de acontecimientos similares en otros países árabes, los manifestantes de Bahréin , Siria y Yemen han expresado sus aspiraciones democráticas legítimas y una petición popular contundente de reformas políticas, económicas y sociales, dirigida a lograr una democracia auténtica, a luchar contra la corrupción y el nepotismo, garantizando el respeto por el Estado de Derecho, los derechos humanos y las libertades fundamentales, reduciendo las desigualdades y generando unas condiciones económicas y sociales mejores. Por tanto, la Unión Europea y sus Estados miembros deben apoyar las aspiraciones democráticas pacíficas de los ciudadanos de Bahréin, Siria y Yemen, y los gobiernos de estos países no deben reaccionar incrementando la represión violenta. Resulta imposible justificar unos crímenes tan graves como las ejecuciones extrajudiciales, los secuestros y las desapariciones, las detenciones arbitrarias, la tortura y los juicios injustos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución. Considero que la UE debe reconsiderar sus relaciones bilaterales con Siria, Bahréin y Yemen a la luz de su violenta represión de los manifestantes, y las conversaciones sobre un futuro Acuerdo de Asociación con Siria deben quedar suspendidas. También me preocupa la presencia de tropas internacionales en Bahréin y pido una investigación sobre las muertes de 54 manifestantes en Yemen.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) La política exterior de la mayoría que gobierna la UE sigue caracterizándose por su doble rasero. Esta resolución es un ejemplo perfecto de esto. Critica con razón a Ali Abdullah Saleh y Bashar al-Assad, pero no al rey de Bahréin. Son mencionadas las víctimas, fallecidos y heridos, causadas por la represión de los gobiernos yemení y sirio, pero no se hace referencia a la respuesta del régimen de Bahréin. No existe justificación para mostrarnos tan respetuosos. Me niego a apoyar este texto hipócrita que, con el pretexto de condenar a algunos, perdona a otros.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Siria, Bahréin y Yemen se han visto inmersos en una serie de revueltas populares que están siendo sofocadas por medio de la fuerza. En mi opinión, esta no es la mejor manera de gestionar la situación, ya que la violencia únicamente engendra violencia. Los gobiernos de estos países deben buscar medios para dialogar con los líderes de los manifestantes, con el fin de poder llegar a un cierto grado de entendimiento que evite muertes y baños de sangre. Las autoridades de esos Estados deben procurar acometer reformas concretas que permitan a sus ciudadanos acceder a la democracia, a la libertad y a la justicia, como sucede en la mayoría de los países.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución porque creo que la Unión Europea está en posición de intentar, por medio de la diplomacia, fomentar un proceso de cambio democrático y pacífico en Bahréin, Yemen y Siria. Apoyo a los ciudadanos de esos países, que quieren, como todos nosotros, unas condiciones económicas mejores, una reducción de las desigualdades sociales, que se luche contra la corrupción y el nepotismo, la introducción de reformas democráticas y que se garanticen los derechos humanos fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A favor. Apoyo esta reivindicación del Parlamento Europeo que condena firmemente la represión violenta por parte de las fuerzas de seguridad de los manifestantes pacíficos en Bahréin, Siria y Yemen, y que hace llegar sus condolencias a las familias de las víctimas; que expresa su solidaridad con los ciudadanos de aquellos países y que apoya sin reservas sus legítimas aspiraciones democráticas. También urge a las autoridades de Bahréin, Siria y Yemen a abstenerse de utilizar la violencia contra los manifestantes y a respetar su derecho a la libertad de reunión y de expresión; condena la injerencia de las autoridades de Bahréin y de Yemen en la prestación de tratamiento médico y la negativa y la limitación del acceso a las instalaciones sanitarias; destaca que los responsables de las pérdidas humanas y de los heridos registrados entre los manifestantes deben ser acusados y llevados ante la justicia; y pide a las autoridades que liberen inmediatamente a todos los prisioneros políticos, a los defensores de los derechos humanos y a todos los detenidos en relación con sus actividades pacíficas en el contexto de las protestas.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) La situación actual en varios países africanos, y también en Bahréin, Siria y Yemen, es el resultado de las legítimas aspiraciones de los ciudadanos a unas reformas políticas, económicas y sociales dirigidas a establecer una auténtica democracia. Es sabido que en estos países siempre han estado vigentes leyes represivas que restringen el ejercicio ciudadano de los derechos civiles y políticos. De resultas de esto, en la ciudadanía existe un intenso deseo de reformas políticas y sociales.

Por desgracia, los gobiernos han reaccionado antes estas demandas legítimas con una represión violenta y con la aplicación de las leyes antiterroristas que pretenden justificar las ejecuciones extrajudiciales, la tortura, el secuestro y las desapariciones de muchos manifestantes. Actualmente, el número de muertos, víctimas y detenidos en Siria, Bahréin y Yemen es extremadamente elevado. El uso excesivo de la fuerza por parte de los gobiernos contra los manifestantes ha violado todos los convenios internacionales sobre derechos civiles y políticos.

Me uno al ponente en su condena de las medidas violentas contra los manifestantes pacíficos por parte de las fuerzas de seguridad de esos países, aplastando sus aspiraciones democráticas legítimas. Debeos manifestar nuestra total solidaridad y apoyar la valentía y la determinación que estas personas están mostrando al mundo entero.

 
  
MPphoto
 
 

  Traian Ungureanu (PPE), por escrito. – La situación en Siria, Bahréin y Yemen es un impredecible proceso en curso, no una marcha cruenta e imparable hacia la democracia. Durante mucho tiempo, el trasfondo político de Siria y Yemen ha sido autoritario o del todo dictatorial. Sin embargo, esto no convierte a la oposición en una alternativa plenamente democrática. Especialmente en Yemen, donde existe un sistema de gobierno anárquico y fragmentado, las fuerzas agrupadas bajo la etiqueta de oposición refugian o podrían dar paso a fuerzas terroristas o a formaciones radicales antidemocráticas. En el pasado, el concepto de «estabilidad» en la política exterior para Oriente Próximo equivalía a inacción o a status quo. Indudablemente, era un concepto sobrevalorado. Ahora puede convertirse en uno infravalorado. Los intereses europeos y, en general, los intereses democráticos obtendrían un mejor servicio de un enfoque racional, no emocional. La necesidad de democracia en países con un largo historial de opresión política no debe convertirse en la perdición del futuro proceso democrático. Esto no significa que debamos sostener los regímenes de Assad o de Saleh, sino que la solución debe ser una estrategia de salida negociada en lugar de un cambio de régimen violento e incontrolado. La precaución y las políticas lúcidas son mucho más apropiadas en países y regiones que podrían pasar de un sistema de opresión a otro.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito.(FR) El Parlamento Europeo ha adoptado hoy una resolución que pide que las relaciones de la UE con Siria, Bahréin y Yemen sean reconsideradas con el fin de tener en cuenta los levantamientos populares en esos países. De haber pensado que esa era la verdadera intención de las instituciones europeas, habría apoyado plenamente la resolución. El elemento clave de esta resolución es la petición de «la suspensión de las futuras negociaciones sobre la firma del Acuerdo de Asociación entre la UE y Siria, que todavía está pendiente» y el hecho de que «que la firma de dicho acuerdo debe depender de la capacidad de las autoridades sirias para plasmar en la práctica las esperadas reformas democráticas». Bien tenido en cuenta. Sin embargo, debo señalar, y la propia resolución lo admite, que «la firma de este Acuerdo se ha aplazado a petición de Siria desde octubre de 2009». Me pregunto qué impacto puede tener realmente esta declaración. Por tanto, me he abstenido en relación con este texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) Esta votación de nuestro Parlamento, que llega tras varias resoluciones desde la Revolución de los Jazmines en Túnez, es la prueba de que los acontecimientos en el mundo árabe constituyen una ola, cuyo tamaño y persistencia nadie puede predecir. Está claro que la situación es diferente en cada uno de estos países, pero en última instancia estos movimientos populares son la expresión de un deseo inquebrantable de democracia, libertad y justicia. La Unión Europea no debe permitir que las peticiones legítimas y pacíficamente expresadas de estas personas sean reprimidas por medio del uso de la violencia, que por desgracia parece ser la única respuesta de estos regímenes acorralados contra la pared. Europa debe expresarse de manera firme, en especial a través de la Alta Representante y Vicepresidenta de la Comisión, para confirmar su apoyo a las manifestaciones públicas, que piden que en esos países se respeten valores fundamentales fomentados y defendidos por la Unión. Nuestro Parlamento, que está considerado un templo de la democracia, debe reiterar su solidaridad con esas personas y debe apoyarles en su proceso de transición democrática. Por tanto, resulta fundamental que revisemos nuestras relaciones con los países de África Septentrional, de Oriente Medio y Oriente Próximo, para que juntos podamos crear una zona de estable, pacificada y próspera.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0228/2011 (Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta propuesta de resolución. Considero que es importante incrementar la efectividad de la ayuda al desarrollo, y que necesitamos una política coherente de apoyo en áreas como el comercio y la cooperación al desarrollo, el cambio climático, la agricultura, etc. La UE necesita adoptar una posición común con respecto a los países menos adelantados (PMA) y no debe permitir que las crisis económicas y financieras ponga en peligro el desarrollo de asociaciones con los PMA. Es fundamental que durante esta conferencia quede reafirmado el compromiso global para tratar las necesidades específicas de los PMA, en lo tocante a la sostenibilidad del desarrollo en todos sus aspectos económicos, sociales y ambientales, y para apoyarles en sus iniciativas para erradicar la pobreza.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito.(IT) Ante la Conferencia de Estambul de mayo, la UE ha reafirmado su apoyo a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) en los países en desarrollo, y una vez más ha confirmado su compromiso para ofrecer programas de ayuda específicos. Aunque se han registrado avances notables en algunos países y regiones, el objetivo de reducir a la mitad el grado de pobreza en el mundo aún está muy lejos de ser alcanzado. Once millones de niños siguen muriendo cada año debido a enfermedades tratables, la mayor parte de ellos menores de cinco años; una de cada cuatro personas no tiene acceso a agua potable; 114 millones de niños aún no tienen acceso a la educación primaria; aproximadamente seiscientos millones de mujeres son analfabetas; y un número similar de personas no tiene acceso al progreso.

La no consecución de los objetivos establecidos en 2001 no desalentará a las naciones industrializadas, que, por el contrario, seguirán asegurándose de que los países que necesitan ayuda encabezan la agenda internacional, fomentando el suministro de nuevas fuentes de financiación específicas y la creación de programas de cooperación. Levantar de nuevo estos países y dar un futuro a miles de personas exige compromiso, una gran determinación política y una movilización coherente de recursos financieros, todas ellas condiciones que la UE cumple.

 
  
MPphoto
 
 

  Pino Arlacchi (S&D), por escrito. – He votado en contra de la propuesta común sobre la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados porque la propuesta no se centra lo suficiente en el problema de la ineficacia de la ayuda internacional. La propuesta, y la declaración de la Comisión durante el debate parlamentario, ignoran el actual debate crítico sobre los últimos cincuenta años de ayuda internacional a los países del Sur global, e ignoran las enseñanzas de fracasos y de éxitos anteriores. ¿Por qué la ayuda a África es un fracaso monumental? ¿Por qué lo son igualmente las políticas del Banco Mundial sobre desarrollo y reducción de la pobreza? ¿Por qué hemos convivido con el escándalo de la entrega de ayuda extranjera a Afganistán durante los últimos diez años? ¿A qué se debe el gran éxito de las políticas de eliminación de la pobreza en China, Vietnam y Brasil? Si no somos capaces de responder a estas difíciles preguntas, nunca podremos emplear los 60 000 millones de euros en ayuda al desarrollo para ayudar a los países menos adelantados.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con esta resolución. La Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados debe centrarse en la coherencia de la política de desarrollo, porque es un factor importante para reducir la pobreza. Además de los desafíos existentes, la situación de los PMA ha sido agravada por las recientes crisis financiera, alimentaria, de cambio climática y energética. Por tanto, esta conferencia de las Naciones Unidas debe orientarse hacia los resultados, sobre la base de unos indicadores claros y del objetivo de reducir a la mitad el número de PMA para 2020, combinados con mecanismos de control y de seguimiento eficaces y transparentes.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Resulta deplorable que 48 países estén clasificados actualmente como países menos adelantados (PMA), y que un 75 % de los ochocientos millones de habitantes de esos países sobreviva con menos de dos dólares estadounidenses al día. El objetivo a largo plazo de la cooperación al desarrollo debe ser la creación de unas condiciones favorables para el desarrollo económico sostenible, así como la redistribución justa de la riqueza. La paz y la seguridad son vitales para la eficacia de la política de desarrollo, y la UE debe coordinar mejor su enfoque, con el objetivo de resolver los problemas de estabilidad en los PMA y de apoyar las iniciativas para desarrollar la capacidad necesaria para la construcción de Estados pacíficos, democráticos e inclusivos. También resulta esencial dar prioridad a la seguridad alimentaria, a la agricultura, al desarrollo de capacidades y, en especial, al crecimiento económico y al acceso a la tecnología, así como al desarrollo humano y social de los PMA.

 
  
MPphoto
 
 

  Corina Creţu (S&D), por escrito. (RO) Habiéndose centrado las conferencias anteriores en los principios, espero que la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas esté dirigida a establecer los resultados y a concebir unos indicadores claros para reducir a la mitad el número de países menos adelantados para 2020. De los 51 países subdesarrollados, en los que el 78 % de la población sobrevive con menos de 1,25 dólares estadounidenses al día, solamente tres han conseguido salir de esta categoría en los últimos años. La situación es preocupante, ya que estos países son los más vulnerables a reveses como la crisis financiera y alimentaria y el cambio climático, y también se enfrentan a una pobreza extrema, a una carencia de infraestructuras y a un desempleo creciente.

Esta realidad pone de manifiesto que, por desgracia, la comunidad internacional no ha cumplido los compromisos establecidos en el Programa de Acción de Bruselas. Espero que durante la conferencia, donde representaré al Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo, podamos centrarnos en alcanzar una coherencia en términos de políticas de desarrollo y de métodos para aplicar mecanismos innovadores de financiación, con el fin de prestar una ayuda más eficaz a aquellos países que necesitan ser alentados a poner en práctica políticas convenientes.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución, porque creo que la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados debe proponer medidas que hagan posible la integración de estos países en la economía global, y mejorar su acceso a los mercados comunitarios. La Comisión Europea debe plantearse la ayuda a estos países, para minimizar los costes resultantes de la liberalización de sus mercados.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) A pesar de la ayuda técnica y financiera que durante años hemos proporcionado a los países menos adelantados (PMA), resulta esencial reconocer que esos países no han tenido éxito en su intento de abandonar esa categoría, y siguen presentando debilidades y necesidades permanentes. Es de justicia mencionar, como hace la resolución adoptada, las circunstancias excepcionales de Cabo Verde, ya que pese a su falta de recursos este país ha logrado superar las dificultades a las que se enfrentaba y mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. Por tanto, quiero felicitar a los ciudadanos de Cabo Verde, a su gobierno y a los partidos políticos, ya que han sido capaces de actuar de manera responsable y respetable: actualmente este país de habla portuguesa es un ejemplo a seguir por los PMA. A pesar de sus limitaciones comerciales y a los problemas de formación y de acceso a la información, a los recursos y a las unidades productivas, no haremos el suficiente hincapié en que el subdesarrollo de los PMA se debe principalmente a la falta de aptitudes de los responsables de la toma de decisiones y a la ineficacia de las instituciones, ya que sus habitantes están muy capacitados en otros aspectos.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los países menos adelantados (PMA) tendrá lugar en Estambul (Turquía) entre el 9 y el 13 de mayo de este año. La UE, que siempre ha tomado la iniciativa a la hora de apoyar a los países en desarrollo mediante programas de erradicación de la pobreza —para los que se han triplicado las asignaciones financieras durante los últimos años— está muy implicada en la organización de esta reunión. El Parlamento también estará representado por una delegación que presentará unas propuestas bien diseñadas, aunque su condición de observadora no le concederá excesivo protagonismo, y espero que esto suponga un incentivo importante para que estos países ganen la «batalla» del desarrollo sostenible y del crecimiento equitativo. Dado que todos estos países tienen la responsabilidad de apoyar a los países menos adelantados con el fin de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, estoy de acuerdo con las propuestas incluidas en esta propuesta de resolución común, y me gustaría ver cómo se logra el objetivo de reducir a la mitad el número de PMA para 2020. La Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los PMA debe respaldar unas medidas concretas que permitan encontrar soluciones para las necesidades de desarrollo de los PMA, para luchar contra la pobreza y para garantizar unos ingresos y una existencia dignos.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) En el contexto de la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados, resulta adecuado considerar los Objetivos de Desarrollo del Milenio adoptados por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2000 y evaluar su implementación, en concreto: erradicar la pobreza y el hambre; fomentar la igualdad entre mujeres y hombres; aumentar y mejorar la atención sanitaria a madres y niños; luchar contra el VIH/SIDA; desarrollar la sostenibilidad ambiental; y conseguir una educación primaria universal. Con respecto a la política de desarrollo, la disparidad entre las palabras y las acciones de la UE resulta evidente. Tenemos a nuestra disposición los recursos para erradicar la pobreza, unos recursos que aumentan gracias al desarrollo científico y tecnológico. Sin embargo, asistimos a un crecimiento de la pobreza a escala global. Esto se debe al sistema que domina el mundo: el capitalismo, que es intrínsecamente injusto y desigual. Debemos hacer hincapié en la importancia de la resolución alternativa presentada por el Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea/Izquierda Verde Nórdica, así como las enmiendas a la resolución común —lamentablemente rechazadas por la mayoría— centradas, entre otros aspectos, en la soberanía, el desarrollo agrícola y la necesidad de poner fin al chantaje por parte de la UE a varios países en desarrollo sobre la base de los denominados Acuerdos de Asociación Económica.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Es fundamental apoyar a los países más pobres y frágiles del planeta, entre los que figuran casi cincuenta países cuyos habitantes sufren los efectos de los sucesivos fracasos en la aplicación de las conclusiones de las sucesivas conferencias de las Naciones Unidas

En la mayor parte de los casos, esta situación se debe al colonialismo, y a la explotación de sus riquezas y de sus pueblos. Lo que hace pobres a esos países no es la inevitabilidad del sino, ni unas limitaciones o restricciones naturales ineludibles. Más bien lo contrario: varios de ellos son ricos, y mucho, en recursos naturales.

En otros casos, el motivo es la continuación de la explotación capitalista, con la injusticia y la falta de humanidad de un sistema —el modo de organización económica y social dominante en el mundo— que se levanta sobre relaciones asimétricas, que generan y mantienen desigualdades.

Es el resultado del libre comercio, de la desregulación financiera, de la ilícita pero tolerada fuga de capitales a paraísos fiscales, y de la guerra y los conflictos alimentados por disputas en torno a los recursos naturales.

La posibilidad de emancipación de estas personas y la de desarrollo de sus países depende de la ruptura con los cimientos de este sistema, y de una auténtica política de cooperación y de ayuda al desarrollo basada en la solidaridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D), por escrito. (SK) Más de cuarenta países del mundo pertenecen a la categoría de país menos adelantado. Acojo con satisfacción el intento de la UE de participar activamente en la conferencia de alto nivel de las Naciones Unidas, y espero que de ella surjan compromisos concretos. Durante los últimos diez años, los países más desfavorecidos han registrado un desarrollo mayor que en la década anterior. Pese a esto, sin embargo, son muchos los problemas que persisten: dependencia creciente de los bienes importados, pobreza, el reducido grado de capital humano y la vulnerabilidad ante el cambio climático y los desastres naturales. Estos problemas deben ser resueltos desde todos los ámbitos, pero hay dos puntos especialmente importantes. El primero, que estos países deben obtener inversiones para los sectores productivos de sus economías. El segundo, que es necesario ayudarles a desarrollar estructuras democráticas, posibilitando que decidan de manera independiente sobre prioridades estratégicas sin injerencias del extranjero. Las fluctuaciones del mercado de productos básicos primas y las consecuencias derivadas constituyen una cuestión específica que también debe ser resuelta. Desde una perspectiva a largo plazo, la respuesta es diversificar la economía. Desde una perspectiva a corto y medio plazo, es importante controlar las subidas de los precios, especialmente en el área de los alimentos. Con respecto a la posición de la UE, es importante centrarnos en unas políticas exteriores coherentes. El documento de la Comisión del 16 de febrero es exhaustivo, pero debe adoptar un enfoque más crítico. Debemos reconocer que no todas las actividades comunitarias en el ámbito del comercio o de las inversiones extranjeras directas se ajustan a la política de desarrollo. Y, en mi opinión, deben estar subordinadas a esta.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento porque desde la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA-III) y la adopción del Programa de Acción de Bruselas, se han llevado a cabo algunas acciones positivas, como por ejemplo la iniciativa «Todo menos armas» y el incremento de la Ayuda Oficial al Desarrollo, que se duplicó entre 2000 y 2008, y la inversión extranjera directa, que pasó de 6 000 millones de dólares a 33 000 millones de dólares, permitiendo a diecinueve países registrar un índice de crecimiento del 3 %. La PMA-IV debe orientarse hacia a los resultados, sobre la base de unos indicadores claros y el objetivo de reducir a la mitad el número de PMA para 2020, combinados con mecanismos de control y de seguimiento eficaces y transparentes. Quiero destacar la necesidad de dar prioridad a la seguridad alimentaria, a la agricultura, a las infraestructuras, al desarrollo de capacidades, al crecimiento económico inclusivo, al acceso a las tecnologías y al desarrollo humano y social en los PMA.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución. Considero que la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA-IV) debe centrarse en la coherencia de las políticas de desarrollo como un factor importante para el cambio político a escala nacional e internacional; por lo que pido un diseño de políticas en todas las áreas —como comercio, pesca, medio ambiente, agricultura, cambio climático, energía, inversión y sector financiero— que permita apoyar las necesidades de desarrollo de los PMA con el fin de luchar contra la pobreza y de garantizar unos ingresos y unos medios de vida dignos. Urjo a la UE a cumplir sus compromisos en términos de acceso al mercado y de alivio de la deuda, y a reafirmar la importancia de alcanzar el objetivo de la Ayuda Oficial al Desarrollo de destinar entre un 0,15 % y un 0,20 % de la RNB, utilizando para ello los recursos nacionales y, como medida complementaria, unos mecanismos financieros innovadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Considero que la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados debe proponer las medidas necesarias para hacer posible la integración de estos países en la economía global, y para mejorar su acceso a los mercados de la UE. Sin embargo, pese a los esfuerzos de todas las partes, los objetivos no han sido alcanzados, aunque Cabo Verde destaca en este aspecto, ya que ha tenido cierto éxito y ha mejorado la calidad de vida de sus ciudadanos, incrementándola a unas cotas más altas que las de los otros países menos adelantados.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) La crisis económica en el mundo desarrollado trajo consigo unas restricciones que, as su vez, están suponiendo un estrangulamiento económico para los países menos adelantados. Familias al borde de la pobreza total han visto cómo el precio de los alimentos subía un 15 % en los últimos meses, unos precios que, según los datos del Banco Mundial, ya han crecido un 29 % con respecto a los de 2009. En consecuencia, la reciente petición oficial presentada por los países desfavorecidos para que se levanten las restricciones a las exportaciones no puede ser ignorada. La crisis económica está dificultando las negociaciones, evidentemente; sin embargo, unas negociaciones duras a costa de personas que viven en total pobreza son, en el mejor de los casos, moralmente cuestionables.

Esta propuesta de resolución específica, que he apoyado, hace hincapié y destaca las políticas concretas para revertir esta situación, tanto a escala nacional como internacional y en numerosos sectores, como el comercio, la pesca, el medio ambiente, la agricultura, el cambio climático, la energía, las inversiones y el sector financiero.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Mediante esta resolución, l Parlamento Europeo pretende hacer su propia contribución a la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados. Apoyo esta contribución, porque yo también creo que esta conferencia debe fomentar unas políticas de desarrollo coherentes, promoviendo medidas en todos los ámbitos —comercio, pesca, medio ambiente, agricultura, cambio climático, energía, inversiones y sector financiero— con el fin de proporcionar un apoyo consistente de las necesidades de desarrollo de los PMA, para luchar contra la pobreza y para garantizar unos ingresos y una subsistencia dignos. Al igual que la resolución que he apoyado, quiero enfatizar que, en 2007, Cabo Verde fue uno de los tres países que consiguió abandonar la categoría de PMA. Se trata de un país con recursos escasos, pero que ha sido capaz de trabajar a favor del crecimiento y de luchar contra la pobreza. Por tanto, deseo felicitar a los habitantes de Cabo Verde y a su gobierno.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A favor, Con esta resolución, el Parlamento Europeo: 1) considera que la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA-IV) debe orientarse hacia los resultados, sobre la base de unos indicadores claros y el objetivo de reducir a la mitad el número de PMA para 2020, combinados con mecanismos eficaces y transparentes de control y seguimiento; 2) cree que la PMA-IV debe centrarse en la coherencia de las políticas de desarrollo como un factor importante para el cambio de orientación de la política, a escala nacional e internacional; por tanto, pide que el diseño de políticas en todas las áreas —comercio, pesca, medio ambiente, agricultura, cambio climático, energía, inversiones y sector financiero— apoye las necesidades de desarrollo de los PMA para luchar contra la pobreza y para garantizar unos ingresos y unos medios de vida dignos; 3) urge a la UE a cumplir sus compromisos en términos de acceso al mercado y de alivio de la deuda; reafirma la importancia de alcanzar el objetivo de la AOD de destinar entre el 0,15 % y el 0,20 % de la RNB a los PMA, utilizando para ello los recursos nacionales y, como medida complementaria, unos mecanismos de financiación innovadores.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) En la actualidad existen 48 países clasificados como menos adelantados, así como aproximadamente ochocientos millones de personas que sobreviven con menos de dos dólares estadounidenses al día. Entre el año 2000 y el 2010, el índice de desarrollo humano medio para los países menos adelantados creció apenas un 0,04 %. Este incremento endeble los está distanciando gradualmente de los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio establecidos por las Naciones Unidas en 2000.

Afortunadamente, tras la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados, se han producido algunas acciones positivas en el área de la ayuda oficial al desarrollo, que han permitido a diecinueve países alcanzar un índice de crecimiento del 3 %. Comparto la opinión de la ponencia cuando hace hincapié en la importancia de esta Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas. Los objetivos principales deben centrarse en la política de desarrollo, la agricultura y la pesca; y se debe buscar la obtención de resultados concretos y de una financiación innovadora. Espero que la contribución al desarrollo sostenible también se traduzca en un apoyo para la salud, la educación y el fomento de la democracia, y se mantenga firme en el respeto por los derechos humanos y de las libertades fundamentales como componentes fundamentales de la política de desarrollo de la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito.(PL) Actualmente hay 48 países menos adelantados (PMA), lo que significa que uno de cada cinco países del mundo entra en esta categoría. La categoría de PMA fue creada por la Asamblea General de las Naciones Unidas a comienzos de los años setenta, es decir hace más de cuarenta años. Desde entonces, el número de PMA se ha duplicado, y solamente tres (Botsuana, Maldivas y Cabo Verde) han sido capaces de salir de este grupo. Esto certifica que la pobreza se está extendiendo, y que la eficacia de las acciones llevadas a cabo hasta ahora es apenas perceptible. La situación crítica ha sido agravada más aún por la crisis económica. Sus consecuencias han afectado gravemente a los PMA y han causado un empeoramiento de los problemas que se registran en ellos. En especial se derivan de la deuda, de los elevados precios de los alimentos y los combustibles y del cambio climático. Por tanto, he apoyado la resolución sobre la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados con una convicción y una conciencia plenas de su importancia.

Necesitamos un análisis y un diagnóstico profundos y exhaustivos de la situación de los PMA, así como unas propuestas concretas para lograr soluciones dirigidas a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos de estos países a corto plazo, y a conseguir que abandonen este grupo a largo plazo. Como miembro de la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE, quiero llamar la atención en particular sobre la ausencia de mecanismos de control para el trabajo que se ha llevado a cabo. No carecemos de voluntad política y de disposición para ayudar, pero por desgracia no controlamos nuestras iniciativas de la manera adecuada, y el resultado de esto es que no son demasiado eficaces.

 
  
MPphoto
 
 

  Michèle Striffler (PPE), por escrito. (FR) Como una de las autoras de la resolución sobre la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados (PMA), considero que es absolutamente crucial que el Parlamento Europeo muestre un compromiso inquebrantable a los habitantes de los PMA. El incremento del número de Estados incluidos en esta categoría (desde 1971, el número de PMA ha pasado de 25 a 48) requiere que la comunidad internacional redoble sus esfuerzos para cumplir el objetivo de reducir a la mitad el número de PMA para 2020. Desde este punto de vista, resulta esencial garantizar una verdadera coherencia política entre las políticas que afectan directamente a los PMA, como las de ayuda al desarrollo, comercio, pesca, medio ambiente, agricultura, cambio climático, energía, inversión y sector financiero, con el fin de reducir la pobreza y garantizar uno ingresos y unos medios de vida dignos para los habitantes de los PMA.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Christine Vergiat (GUE/NGL), por escrito.(FR) He votado a favor de la resolución del Parlamento Europeo sobre la Cuarta Conferencia de las Naciones Unidas sobre los Países Menos Adelantados. En esa resolución, el Parlamento Europeo defiende el principio de coherencia entre las diversas políticas comunitarias en el ámbito de la ayuda al desarrollo y de la cooperación. Esto significa que en las relaciones de la UE con los países menos adelantados, la política en todas las áreas —como el comercio, la pesca, el medio ambiente, la agricultura, el cambio climático, la energía, las inversiones y el sector financiero— debe ser diseñada de un modo tal que permita apoyar sus necesidades de desarrollo. Además, la resolución recuerda la importancia de alcanzar el objetivo de la AOD de destinar entre un 0,15 % y un 0,20 % de la RNB a los PMA, y advierte acerca del impacto adverso de la adquisición de propiedades agrícolas, como la expropiación de pequeños productores, y del uso insostenible de las tierras y del agua. El principio de coherencia ha sido diseñado para evitar declaraciones de buenas intenciones que nunca se traducen en acciones, y que entran en conflicto con las políticas sectoriales. Ahora debemos ponerlo en práctica.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) Quería utilizar mi voto para reiterar mi firme compromiso con la lucha contra la pobreza, tanto contra sus causas como contra sus efectos. Una brecha inexorable se está abriendo entre los países menos adelantados y la economía mundial, generando un círculo vicioso en el que las víctimas son las poblaciones. Todos somos responsables del retraso en la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, lo que convierte en urgente la acción coordinada de la UE y de las Naciones Unidos. Las áreas prioritarias son bien conocidas: seguridad alimentaria, acceso al agua y a la atención sanitaria, y alfabetización. Las soluciones también son conocidas, pero lamento que las declaraciones de buenas intenciones raramente se traduzcan en acciones concretas. No obstante, solamente trabajando a favor de una mejor distribución de la riqueza, apoyando a los PMA en su camino hacia el crecimiento y la democracia, y luchando contra la especulación furibunda en relación con los precios de los productos básicos, será posible que estos países extremadamente vulnerables sean capaces de escapar del círculo vicioso de la pobreza. No se trata únicamente de una responsabilidad; se trata de un requisito de seguridad para la Unión, porque a menudo y por desgracia la pobreza es una fuente de inestabilidad.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0226/2011 (Informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe, porque apoyo la adhesión de Islandia a la UE, siempre que su gobierno sea capaz de obtener el respaldo de sus ciudadanos para su compromiso político nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución. Acojo con satisfacción la perspectiva de que Islandia se incorpore a la UE, porque Islandia cuenta con una tradición democrática y una cultura cívicas muy importantes, lo que le permite ser admitida sin trabas en el grupo de Estados miembros de la UE. Considero que la adhesión de Islandia a la UE mejoraría las perspectivas de que la Unión desempeñe una función más activa y constructiva en Europa Septentrional y en el Ártico, contribuyendo a una gobernanza multilateral y a soluciones políticas sostenibles en la región. Islandia ya participa de manera activa en el Consejo Nórdico, así como en la Política de la Dimensión Septentrional de la UE, en el Consejo Euroártico de Barents (CEAB) y en el Consejo Ártico, que es el principal foro multilateral para la cooperación en el Ártico. La adhesión de Islandia a la UE consolidaría en mayor medida la presencia de Europa en el Consejo Ártico. Islandia también puede hacer una aportación valiosa a las políticas comunitarias ambiental y energética, especialmente en lo tocante a la utilización de la energía geotérmica, a la protección del medio ambiente y a la lucha contra el cambio climático.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. (RO) He votado a favor del informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia redactado por mi colega, el señor Preda, porque creo que ha llegado la hora de evaluar las perspectivas comunitarias de este Estado. A lo largo de las negociaciones con la UE, las autoridades islandesas han demostrado un compromiso genuino con este proceso y una voluntad política firme para cumplir todos los criterios de adhesión dentro de plazo.

En primer lugar, Islandia cuenta con una larga tradición democrática. La protección de los derechos humanos y la cooperación con las principales organizaciones internacionales son elementos con absoluta prioridad en la agenda política de este país. En el ámbito de la economía, las autoridades ya han diseñado una estrategia de preadhesión para garantizar la diversificación de sus sectores económicos y su salida de la recesión. Pienso que Islandia es capaz de asumir las obligaciones que se derivan de la condición de Estado miembro de la UE. Quiero mencionar que en la actualidad se cumplen las condiciones en diez de los capítulos objeto de negociación. En este contexto, aplaudo la iniciativa de la Comisión Europea de comenzar las negociaciones de adhesión con Islandia este mes de junio.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito.(FR) Este informe ofrece una interesante visión general del estado actual de las relaciones entre la Unión Europea e Islandia. Desde el Tratado de París hemos mantenido unos vínculos amistosos, estrechos y de cooperación, con ese país. Islandia ha sido golpeada con dureza por la crisis económica, financiera y bancaria. Es preciso acometer reformas, y debemos fomentarlas.

Desde el inicio del proceso de adhesión, hemos entablado un diálogo abierto y constructivo con el gobierno islandés, que también ha expresado su deseo de incorporarse a la zona del euro. La ampliación para incluir a Islandia permitirá una mayor coherencia de la política europea en la región del Ártico, especialmente en lo relativo a la pesca, el transporte marítimo, la investigación científica y la conservación ambiental. Sin embargo, Europa no es un una muleta ni una cura para la crisis económica. Depende de Islandia suscribir un proyecto genuino de integración con el resto de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Acojo con satisfacción la perspectiva de tener como nuevo Estado miembro de la UE a un país con una tradición democrática tan importante y con una cultura cívica tan sólida. Islandia siempre ha obtenido buenos resultados en lo tocante a la salvaguardia de los derechos humanos y a la garantía del grado de cooperación con los mecanismos internacionales para la protección de los derechos humanos. Por tanto, la adhesión de Islandia a la UE reforzará la función de la Unión en el fomento y la defensa de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el mundo. Gracias a su experiencia, Islandia también puede realizar una contribución valiosa a la política comunitaria en el campo de las energías renovables, particularmente en lo relativo a la explotación de la energía geotérmica, a la protección ambiental y a la lucha contra el cambio climático. La adhesión de Islandia a la UE mejorará las perspectivas de la UE para desempeñar una función más activa y constructiva en Europa Septentrional y el Ártico, contribuyendo a una gobernanza multilateral y a soluciones políticas sostenibles para la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Diane Dodds (NI), por escrito. – He votado en contra del informe. En la carrera por ampliar la Unión, temo que este Parlamento y las instituciones comunitarias terminen por ignorar cuestiones de importancia estratégica para los Estados miembros. Es de lamentar que, una vez más, Islandia y las Islas Feroe hayan exagerado enormemente sus capturas propuestas de jurel en 2011, poniendo en peligro la población y la viabilidad de nuestra industria de pesca pelágica. Este comportamiento escandaloso deja al descubierto la mentira de que Islandia está en vanguardia de la gestión sostenible del sector pesquero. El verano pasado, en respuesta a la postura intransigente islandesa sobre este asunto, se nos dijo que la Comisión estaba considerando suspender las negociaciones sobre la adhesión de Islandia a la UE, pero sin embargo no parece haber novedades al respecto. La pertenencia de Islandia al «Club de la UE» no puede y no debe ser llevada adelante mientras Islandia ignore flagrantemente las normas de este club. Como se podía leer en un titular periodístico, ¿verdaderamente vamos a quedarnos mirando cómo Islandia pasa de hundir sus bancos a arruinar nuestro valioso sector pesquero?

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor del «Informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia» porque considero que hemos de apoyar la adhesión a la UE de una de las democracias más antiguas de Europa, siempre que se cumplan los requisitos necesarios, como la abolición de la captura de ballenas y el comercio de productos obtenidos a partir de dichos animales.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) De todos los países propuestos para adherirse a la Unión Europea, Islandia es el mejor preparado para lograr ese objetivo y para hacer suyos los valores y los criterios que guían la acción comunitaria. Opino que la Unión saldrá ganando con la contribución islandesa. En general, Islandia se rige por los mismos principios, en algunos casos incluso más elevados, que la Unión. Considero que los ajustes que todavía son necesarios no retrasarán en exceso el proceso de adhesión.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Esta propuesta de resolución se refiere al informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia hacia la adhesión a la Unión Europea. Las negociaciones sobre la adhesión de Islandia comenzaron en julio de 2010. Considero que es preciso generar las condiciones necesarias para certificar el proceso de adhesión de Islandia y para garantizar el éxito de su incorporación: se trata de un país con una sólida cultura cívica, y su adhesión reforzaría la función de la Unión en términos de fomento de la defensa de los derechos humanos y de las libertades fundamentales en todo el mundo. Islandia pertenece a la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), y cuenta con una economía de mercado que puede ofrecer algunos beneficios a la UE, concretamente en el ámbito de las energías renovables. Sin embargo, Islandia debe aportar pruebas de un interés auténtico, y cooperar en la resolución de cuestiones importantes en el sector de la gestión pesquera. Según el informe que ha sido presentado, se han producido avances, pero sigue habiendo un largo camino por recorrer, particularmente en lo tocante al sector pesquero. Confío en que estas cuestiones tan importantes puedan ser resueltas con rapidez, para que el proceso de adhesión de Islandia sea un éxito.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito. (PT) Nuestra posición inicial con respecto a los procesos de adhesión de países nuevos a la Unión Europea es bien conocida: cuando se toma esta decisión, debe estar basada en la voluntad de las personas implicadas, que debe ser respetada. Por tanto, aguardamos a conocer la posición de los islandeses sobre la adhesión, de modo que podamos tener en cuenta esa postura en el futuro. Además de comentar este principio, también hemos de decir que nos hemos abstenido en esta votación debido a la base fundamental de los procesos de ampliación de la UE, dada la naturaleza capitalista del proceso de integración y de los objetivos que persigue. Una vez se han agotado las regiones periféricas resultantes de ampliaciones anteriores, se registra la necesidad de crecer en mayor medida y de alcanzar mercados nuevos.

No nos complacen algunos de los requisitos que la Unión Europea está imponiendo a Islandia, como los que aparecen en el informe. Por ejemplo, el requisito de liberalizar varios sectores, en concreto el sector financiero, lo que es más grave si cabe porque este fue uno de los sectores responsables de la crisis que se registró en este país, y de la cual solamente se pudo salir gracias a una clara intervención estatal.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) Nos hemos abstenido en esta votación debido a nuestra posición sobre la ampliación de la Unión Europea. Esperaremos a conocer la posición de los ciudadanos islandeses sobre la adhesión, para así poder tenerla en cuenta en el futuro.

Dicho esto, no nos complacen algunos de los requisitos que la Unión Europea está imponiendo a Islandia, como los que aparecen en el informe. Por ejemplo, el requisito de liberalizar varios sectores, en concreto el sector financiero, lo que es más grave si cabe porque este fue uno de los sectores responsables de la crisis que se registró en este país, y de la cual solamente se pudo salir gracias a una clara intervención estatal.

Aguardamos acontecimientos futuros, en especial el referéndum del 9 de abril de 2011, para adoptar una posición más clara sobre la adhesión de este país.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) Me gustaría explicar por qué me he abstenido en relación con este texto, como suelo hacer siempre que votamos un informe relativo a las negociaciones de adhesión con un país europeo. No se ha debido a que niegue a Islandia su derecho a incorporarse a la Unión Europea, sino a que considero que no es una buena idea que este país se incorpore. De hecho, parece que la gran mayoría de los ciudadanos comparte esta opinión. La decisión de solicitar la adhesión fue tomada en un momento de pánico, tras la quiebra del sistema bancario islandés, con el fin de beneficiarse de las ayudas europeas.

Todos sabemos que Islandia quiere adoptar el euro sin ser miembro de la Unión Europea, lo que resulta estúpido cuando uno sabe las implicaciones que eso tiene, y siendo como es Islandia miembro del Espacio Económico Europeo y del Área de Schengen. No obstante, la decisión final corresponderá a los ciudadanos islandeses. Y espero que si dicen no, se les escuche.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento, porque las negociaciones de adhesión con Islandia comenzaron en julio de 2010 y resulta esencial que creemos las condiciones para finalizar el proceso de adhesión y para garantizar que constituye un éxito. Islandia puede hacer una aportación valiosa a las políticas comunitarias debido a su experiencia en el ámbito de las energías renovables, especialmente en lo tocante a la utilización de la energía geotérmica, a la protección del medio ambiente y a las medidas para luchar contra el cambio climático. La adhesión de Islandia a la UE mejoraría las perspectivas de la Unión para desempeñar una función más activa y constructiva en Europa Septentrional y en el Ártico, contribuyendo a una la gobernanza multilateral y a soluciones políticas sostenibles en la región. También es crucial ofrecer a los ciudadanos de la UE una información clara y exhaustiva basada en hechos sobre las implicaciones de la adhesión islandesa. Debemos trabajar con este objetivo en mente, y creo que es igualmente importante escuchar y abordar las preocupaciones y las preguntas de los ciudadanos, y dar una respuesta a sus opiniones e intereses.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito.(IT) Tenía que dar mi apoyo sin reservas a la resolución sobre el informe de 2010 sobre los progresos realizados por Islandia sometida a votación en el Parlamento. Durante el año que acaba de terminar, Islandia demostró su voluntad de adecuarse a la política europea y a los principios que la inspiran en diversos ámbitos. Su sólida tradición cívica y democrática, los progresos registrados en el refuerzo de la independencia judicial, y la especial atención prestada al aspecto económico, que está muy próximo a cumplir los criterios establecidos por Europa, la convierten en un país cuya adhesión únicamente puede ser considerada de manera positiva, sobre todo porque reforzaría la función de la Unión dentro del Consejo Ártico. La defensa de los derechos humanos, el refuerzo del ámbito legislativo con respecto a la libertad de expresión y del acceso a la información, y los elevados índices de inversión en educación, investigación y desarrollo, dirigidos a atajar el alto desempleo juvenil, demuestran la diligencia de este país y su deseo firme de alinearse con Europa. La palabra final la tendrán los ciudadanos islandeses: deberán votar en referéndum, y espero que opten por incorporarse a nuestra gran familia europea.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución, que, entre otras cosas, «acoge con satisfacción el acuerdo alcanzado entre los representantes de los Gobiernos de Islandia, Países Bajos y Reino Unido en relación con el problema del Icesave, sobre todo por lo que se refiere a garantizar el reembolso de los gastos incurridos en el pago de garantías mínimas a los depositantes en las sucursales del Landsbanki Islands hf. en el Reino Unido y los Países Bajos; acoge con satisfacción que, el 17 de febrero de 2011, el Parlamento de Islandia aprobara dicho acuerdo por mayoría de tres cuartas partes; toma nota de la decisión del Presidente de Islandia de someter a referéndum el proyecto de ley y espera que se ponga fin el procedimiento de infracción que se inició el 26 de mayo de 2010, incoado por el Órgano de Vigilancia de la AELC contra el Gobierno de Islandia».

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Este texto condena la negativa de los ciudadanos islandeses a pagar las deudas contraídas por los bancos privados, pese a que una amplia mayoría votó en contra de este reembolso. El texto les obliga rigurosamente a aplicar los criterios de Copenhague. Aplaude los planes del Fondo Monetario Internacional para este país. Propone una campaña dirigida por la Comisión en Islandia, sobre el modelo de la campaña irlandesa, previa al referéndum nacional sobre la adhesión a la UE. He votado contra estas demostraciones de fuerza reiteradas contra los ciudadanos islandeses, y contra la cruel lógica de normalización liberal del texto.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) Islandia ha puesto en marcha iniciativas concretas dirigidas a lograr la adhesión a la UE, y es el candidato mejor situado para cumplir los requisitos de adhesión. Sin embargo, el reciente problema relacionado con el pago a los Países Bajos y al Reino Unido de los fondos perdidos por los ciudadanos de estos países que habían invertido en un banco islandés ahora en quiebra podría generar obstáculos para la adhesión de Islandia.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Islandia ya coopera estrechamente con la Unión Europea como miembro del Espacio Económico Europeo, de los Acuerdos de Schengen y del Reglamento de Dublín. Islandia también está obteniendo unos resultados muy buenos en lo relativo a la protección de los derechos humanos. Existe un elevado índice de inversión en áreas como educación, e investigación y desarrollo, lo que coloca a Islandia en una posición internacional destacada en esos ámbitos. Sin embargo, es necesario el consentimiento de la población islandesa antes de poder hablar sobre la adhesión de Islandia a la UE.

Sería recomendable detener la propaganda de la UE dirigida a convencer a los islandeses de las ventajas de la adhesión. En términos económicos, un informe de la OCDE de mayo de 2010 dice que Islandia ha logrado consolidar su economía y, a pesar de la crisis económica, sus ingresos per cápita siguen siendo los más elevados del mundo. Por tanto, el proyecto cuenta con mi apoyo.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) En primer lugar, quiero dejar claro que la posible adhesión de Islandia a la Unión Europea depende del consentimiento de los islandeses. La decisión debe dejarse a la ciudadanía y no puede seguir siendo condicionada por la UE. En lo que se refiere al informe sobre los progresos, Islandia destaca en las comparaciones internacionales en diversas áreas, e incluso llega a liderarlas: me refiero a ámbitos como los ingresos per cápita, la educación, la investigación y el desarrollo, y la defensa de los derechos humanos. Por tanto, he votado a favor de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Islandia es una de las democracias europeas más antiguas. Seguramente es el mejor preparado de los países que aspiran a la adhesión a la Unión Europea, no solamente porque cuenta con unos principios y unos valores democráticos parecidos a los de los Estados miembros de la Unión Europea, sino también porque presenta los mismos niveles de desarrollo, o incluso más elevados. He votado a favor de este informe de 2010 sobre los progresos del país, porque creo que, una vez cumpla los requisitos de adhesión necesarios, entre los que quiero destacar la abolición de la captura de ballenas y el comercio de productos obtenidos a partir de esos animales, la UE saldrá ganando con la incorporación de Islandia.

Sin embargo, la cuestión de la adhesión de este país debe quedar encuadrada adecuadamente dentro de las políticas comunes de la Unión, en concreto de la política de pesca. Debido al peso relativo que el sector pesquero tiene dentro de la economía islandesa, podrían surgir dificultades a la hora de armonizar las políticas intrínsecas al sector.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A favor. Entre otras cosas, con esta resolución el Parlamento Europeo acoge con satisfacción la perspectiva de contar como nuevo miembro de la UE a un país con una tradición democrática y una cultura cívica muy sólidas; y pone de manifiesto que la adhesión de Islandia a la UE mejorará la función de la Unión como promotora y defensora a escala mundial de los derechos humanos y de las libertades fundamentales; elogia el trabajo en curso para reforzar el ámbito legislativo con respecto a la libertad de expresión y al acceso a la información; aplaude, a este respecto, la Iniciativa Islandesa para unos Medios de Comunicación Modernos, que permite tanto a Islandia como a la UE adoptar una posición fuerte con respecto a la protección jurídica de las libertades de expresión e información.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) Islandia ha sido un país candidato a la adhesión a la Unión Europea desde 2010. He votado a favor de esta propuesta de resolución porque estoy convencida de que este país cuenta con una tradición democrática y con una cultura cívica muy sólidas, y de que su adhesión mejorará la función de la UE como promotora y defensora a escala mundial de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe porque apoyo la adhesión de Islandia a la UE.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0225/2011 (Informe de 2010 sobre los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución, que recomienda la aplicación del Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE, pero lamento que el Consejo no se plantee la apertura de las negociaciones tal y como recomienda la Comisión. También quiero expresar mi preocupación sobre las crecientes tensiones étnicas, y sobre la falta de diálogo político y de libertad de prensa. Los partidos políticos deben poner fin al boicot al Parlamento nacional, y entablar un diálogo con las instituciones. También lamento el hecho de que la controversia con Grecia siga bloqueando la adhesión de este país a la UE. Las cuestiones bilaterales deben ser resueltas por las partes afectadas, con espíritu de buena vecindad y, por encima de todo, teniendo en cuenta los intereses europeos.

 
  
MPphoto
 
 

  Pino Arlacchi (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta propuesta para terminar con el debate sobre las declaraciones del Parlamento Europeo y de la Comisión sobre el informe de 2010 sobre los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia. Considero que se trata de una propuesta muy equilibrada. Expresa su preocupación acerca de la situación política actual en Macedonia, por ejemplo acerca del boicot de los partidos de la oposición al Parlamento nacional, y sobre el riesgo de que estos hechos puedan afectar a la agenda comunitaria del país. La propuesta también felicita al país con motivo del décimo aniversario del Acuerdo marco de Ohrid, que sigue siendo la piedra angular de las relaciones interétnicas en el país, y pide al gobierno que impulse un diálogo en profundidad entre las comunidades étnicas. También tengo en cuenta la evaluación positiva que hace la propuesta de las iniciativas permanentes de la Antigua República Yugoslavia de Macedonia para estabilizar la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Sophie Auconie (PPE), por escrito.(FR) Como miembro de la delegación del Parlamento Europeo para la Antigua República Yugoslava de Macedonia, estoy muy atenta a los progresos registrados en ese país y a su solicitud para incorporarse a la Unión Europea. Aunque todavía le queda trabajo por hacer en áreas como las políticas, el ámbito judicial y la libertad de expresión, la Antigua República Yugoslava de Macedonia ha realizado progresos significativos en otros ámbitos como la descentralización, la educación y la reforma del sistema penitenciario. Los problemas bilaterales entre este país y Grecia no deben suponer un obstáculo para el inicio de las negociaciones de adhesión. He votado a favor de iniciarlas. Además, quiero señalar en junio este país celebrará elecciones adelantadas. Por tanto, pido a todos los partidos políticos que se unan y que cooperen de manera estrecha para garantizar la adhesión de su país a la Unión Europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Estoy de acuerdo con este informe. En 2005, el Consejo Europeo concedió el estatuto de candidato a la Antigua República Yugoslava de Macedonia, pero desde entonces no ha fijado una fecha para iniciar las negociaciones, a pesar de los considerables progresos realizados por ese país en su camino hacia la UE. Pese a esos progresos, en Macedonia sigue registrándose una inestabilidad política, que podría afectar al proceso de integración europea. La ausencia de diálogo entre el Gobierno y los partidos de la oposición del país está impidiendo alcanzar un acuerdo sobre la introducción de reformas estructurales. La reforma del sistema judicial no se ha completado, los medios de comunicación y la administración pública están politizados, y también tenemos sin resolver la cuestión de la integración de grupos étnicos; todo lo cual está impidiendo a Macedonia progresar aún más e introducir las reformas necesarias para garantizar el Estado de Derecho y la democracia. Considero que el Gobierno macedonio debe implicar en mayor medida a los partidos de la oposición en la toma de decisiones y garantizar un diálogo abierto y constructivo sobre todos los problemas a los que este país se enfrenta en la actualidad.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. (RO) He votado a favor del informe de 2010 sobre los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia, porque opino que la perspectiva comunitaria de los Balcanes es vital para garantizar la estabilidad de la región. En ese contexto, la cooperación con Grecia tiene una importancia máxima.

La controversia sobre el nombre de la Antigua República Yugoslava tiene una importancia clave en los debates sobre las negociaciones de adhesión, ya que es uno de los obstáculos que impiden la apertura de esas negociaciones. Las relaciones de buena vecindad son esenciales durante el proceso de transición hacia la condición de Estado miembro de la UE. Por este motivo la Antigua República Yugoslava de Macedonia y Grecia deben encontrar una solución para la cuestión de cómo llamar a ese Estado. Hasta la fecha, Grecia ha demostrado ser un interlocutor fiable con respecto a los otros capítulos. Va siendo hora de que ambos Estados alcancen un acuerdo para que las futuras negociaciones de adhesión se lleven a cabo con el apoyo de todos los Estados miembros de la UE. A este respecto, la solicitud de que intervengan mediadores externos neutrales puede ser de utilidad, como por ejemplo la implicación del Secretario General de las Naciones Unidas en esta controversia.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) En la línea de las resoluciones anteriores del Parlamento, lamento que el Consejo no haya decidido iniciar las negociaciones de adhesión, tal y como ha recomendado la Comisión por segundo año consecutivo. El proceso de ampliación de la UE es una poderosa herramienta para lograr la paz, la estabilidad y la reconciliación en esta región. Me preocupan especialmente los índices, persistentemente elevados, de desempleo, particularmente entre los jóvenes, un problema que comparten muchos países de la región. Quiero pedir al gobierno que introduzca con rapidez unas medidas más eficaces para mejorar las inversiones públicas centradas en políticas de empleo y en el uso de la mano de obra en puestos de trabajo de buena calidad, estables y dignos. Sin embargo, me alegra la reciente adopción de la Ley sobre la Energía, que va dirigida a liberalizar el mercado nacional de la electricidad y que se ajusta a las directivas europeas pertinentes. Acojo con satisfacción la adopción de la estrategia nacional para el desarrollo sostenible, aunque son necesarias más iniciativas dirigidas a hacer cumplir la legislación en el campo medioambiental, y es preciso que se disponga una financiación específica con este propósito. Quiero pedir una cooperación más estrecha en cuestiones ambientales transnacionales que esté basada en las normas comunitarias, especialmente en lo tocante a la calidad del agua, la gestión de los residuos y la protección del medio natural.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Chountis (GUE/NGL), por escrito. (EL) El Grupo Confederal de la Izquierda Unitaria Europea /Izquierda Verde Nórdica está en principio a favor de la ampliación hacia los Balcanes Occidentales, siempre que también los ciudadanos de esos países lo deseen. Me he abstenido en la votación sobre este informe concreto porque, aparte de todo lo demás, presenta puntos problemáticos en relación con las reformas económicas propuestas y con el modo en que se aborda la cuestión del nombre. La experiencia de las ampliaciones realizadas hasta la fecha nos dice que la cooperación con los países de los Balcanes Occidentales y su proceso de integración, especialmente en tiempos de crisis, debe contribuir al desarrollo sostenible y a la prosperidad económica y social de los ciudadanos en los países de la ampliación y en la Unión.

Sin embargo, el informe insiste en premiar opciones como el despliegue de tropas en Afganistán y en otros lugares, o el fomento de políticas económicas como las privatizaciones, que agravan la recesión incrementando el desempleo y las desigualdades sociales, así como recortando derechos sociales. Asimismo, el proceso de integración debe ser llevado a cabo con respeto por el Derecho internacional y los procedimientos internacionales. En este caso concreto, por lo que se refiere a la cuestión del nombre, el informe debe fomentar el respeto y el apoyo para el procedimiento que trata de encontrar una solución aceptable de manera común, bajo los auspicios de las Naciones Unidas.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución, ya que recomienda nuevamente que el Consejo tome una decisión sobre la apertura de las negociaciones de adhesión para la Antigua República Yugoslava de Macedonia. El Consejo concedió a este Estado el estatuto de país candidato en 2005, pero desde entonces no ha fijado una fecha para la apertura de las negociaciones, pese a los considerables progresos realizados por este país en su camino hacia la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. – (PT) Se han registrado algunos retrasos en el proceso de integración de la Antigua República Yugoslava de Macedonia. A pesar de esto, Macedonia ha realizado progresos en su intento de adoptar el acerbo comunitario y de dotar a sus instituciones con unas estructuras fiables y con unas buenas prácticas, tal y como recomendaba la UE. La crisis política que ha invadido el país demuestra sobradamente que es mucho lo que queda por hacer y que falta mucho camino por recorrer antes de cumplir objetivamente todos los criterios para una verdadera perspectiva de adhesión. Quiero pedir a Grecia y a la Antigua República Yugoslava de Macedonia que traten de superar sus diferencias y que demuestren que son fieles al generoso espíritu fundacional de la UE, tan necesario hoy en día.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Esta propuesta de resolución se centra en los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia durante el año pasado para lograr su integración en la UE. El 16 de diciembre de 2005, el Consejo concedió a la Antigua República Yugoslava de Macedonia el estatus de país candidato a la adhesión. En 2008 se establecieron los principios, las prioridades y las condiciones para la adhesión, cuya supervisión ha correspondido a la Comisión. Aunque la evaluación fue positiva, existen aspectos que deben ser mejorados, como el diálogo con Grecia sobre el estatuto del nuevo Estado miembro, la reforma de la administración pública y del sistema judicial, la lucha contra el crimen organizado y la corrupción, el respeto por el derecho de expresión y la cooperación institucional. La situación política actual, que incluye el boicot al Parlamento nacional por parte de las fuerzas de la oposición, puede afectar de manera adversa a las prioridades del país con respecto a la UE. Las partes interesadas deben resolver las cuestiones bilaterales con espíritu de buena vecindad. Todos los actores deben esforzarse más y mostrar responsabilidad y determinación para resolver todas las cuestiones importantes que están obstaculizando el proceso de adhesión del país candidato y la propia política de la UE en aquella región.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento porque en 2005 el Consejo Europeo concedió a la Antigua República Yugoslava de Macedonia el estatuto de país candidato, pero desde entonces no ha fijado una fecha para la apertura de las negociaciones, a pesar de los considerables progresos realizados por este país en su camino hacia la UE; porque las cuestiones bilaterales no deben constituir y ser utilizadas como un obstáculo en el proceso de adhesión, aunque deben ser resueltas antes de la adhesión; y porque la continuación del proceso de adhesión contribuirá a la estabilidad de la Antigua República Yugoslava de Macedonia y reforzará en mayor medida el diálogo interétnico. Las cuestiones bilaterales han de ser resueltas por las partes afectadas con espíritu de buena vecindad y teniendo en cuenta los intereses generales de la UE. Todos los actores clave y las partes afectadas deben intensificar sus esfuerzos y mostrar responsabilidad y determinación para resolver todas las cuestiones importantes que no solamente están obstaculizando el proceso de adhesión y la propia política de la UE en esta región, sino que también podrían tener repercusiones en las relaciones interétnicas, en la estabilidad regional y en el desarrollo económico. El documento urge a las autoridades responsables a reforzar la independencia y la libertad de los medios de comunicación, aplicando unas normas equitativas a todos ellos y mejorando la transparencia de su propiedad. Me preocupa que haya un diálogo insuficiente entre el Gobierno y los partidos de la oposición, así como un clima general de desconfianza y de confrontación. Es necesario continuar con la reforma del sistema judicial con el fin de garantizar su profesionalidad, su eficiencia y su independencia de las presiones políticas, de extender la lucha contra la corrupción y de mejorar el entorno económico.

 
  
MPphoto
 
 

  Sandra Kalniete (PPE), por escrito. (LV) El proceso de ampliación de la UE supone un estímulo poderoso para el fomento de la paz, la estabilidad y reconciliación en los Balcanes. Macedonia ha realizado unos progresos considerables en la democratización del Estado, debido directamente a la voluntad política de convertirse en miembro de pleno derecho de la familia de las naciones europeas. La Comisión Europea ha evaluado estos progresos y, por segundo año consecutivo, ha solicitado al Consejo Europeo que inicie las negociaciones de adhesión con Macedonia. También por segundo año consecutivo, el Consejo no ha tomado esta decisión. Esto causa la impresión de que uno de los obstáculos injustificados para la apertura de estas negociaciones son los motivos de fricción mutuos, como las relaciones con Grecia. Estas controversias no deben bloquear el proceso de adhesión de Macedonia, sobre todo porque seguir adelante con el proceso de adhesión fomentaría la estabilidad y reforzaría en mayor medida el diálogo entre las comunidades étnicas en Macedonia.

Por supuesto, a Macedonia le queda mucho por hacer para reformar las instituciones gubernamentales y judiciales, para luchar con éxito contra el crimen organizado y la corrupción, y para desarrollar unos diálogos democráticos en la sociedad. Por supuesto, la aceptación de un Estado miembro nuevo, también de Macedonia, en la UE solamente se producirá cuando queden satisfechos todos los requisitos, y únicamente mediante el acuerdo inequívoco de las instituciones comunitarias y de los Estados miembros de la UE. Precisamente por eso resulta importante iniciar el proceso de negociaciones de adhesión, que, estoy convencida de ello, fomentará cambios positivos en Macedonia y en el conjunto de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito.(IT) La propuesta de resolución sobre el informe de 2010 sobre los progresos realizados por la Antigua República Yugoslava de Macedonia, sobre la que este Parlamento ha votado, ha sido aprobada por una amplia mayoría y con el acuerdo de varios grupos políticos. Aplaudo los esfuerzos realizados por este país para alinearse con las normas europeas. La reforma judicial, la lucha contra la corrupción y la reforma de la administración pública y del sistema penitenciario son algunos de los importantes logros relacionados con el cumplimiento del acervo comunitario. Igualmente dignas de elogio son las decisiones de centrarse en conceder autonomía local y de adoptar una ley antidiscriminación, así como de comprometerse con la igualdad de género. Sin embargo, la libertad y la independencia de los medios de comunicación sigue siendo un problema. Además, las tensiones crecientes entre diferentes grupos étnicos del país son motivo de preocupación. Por tanto, creo que, a pesar de los resultados positivos, debemos seguir prestando atención a la cuestión institucional, que es tremendamente frágil y que va a ser puesta a prueba. En conclusión, espero que se refuerce el proceso de acercamiento con Europa por medio de iniciativas dirigidas a reducir las brechas que siguen existiendo hoy en día.

 
  
MPphoto
 
 

  Monica Luisa Macovei (PPE), por escrito. – He votado a favor de la resolución para reconocer los progresos de Macedonia hacia la integración europea y para destacar los objetivos que aún debe alcanzar en beneficio de sus ciudadanos. Resulta esencial enviar a Macedonia una señal positiva sobre su futuro dentro de la Unión Europea para mantener el impulso europeo y para ampliar el diálogo político que se ha iniciado. La cuestión del nombre, que enfrenta a Macedonia y a Grecia, es un asunto exclusivamente bilateral que no debe interferir en la apertura de las negociaciones de adhesión. Además, en virtud del acuerdo provisional alcanzado por la República Helena y la Antigua República Yugoslava de Macedonia el 13 de septiembre de 1995, Grecia acuerda no oponerse a la solicitud de Macedonia ante las instituciones internacionales, lo que también incluye el proceso de negociaciones entre la UE y Macedonia. En la Comisión de Asuntos Exteriores, he aportado enmiendas relativas a la administración pública, al sistema de justicia y a las iniciativas contra la corrupción.

La adopción de una estrategia nacional para la reforma de la administración pública y la creación de la Subcomisión en el marco del Acuerdo de Estabilización y Asociación son medidas positivas dirigidas a garantizar la capacidad y la profesionalidad de la administración pública. Quiero destacar que la unificación de la jurisprudencia y la publicación de todas las sentencias judiciales son de gran importancia para lograr un sistema judicial predecible y para obtener la confianza de la ciudadanía en el sistema.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor del informe sobre Macedonia y acojo con satisfacción los continuos esfuerzos en la lucha contra la corrupción, puestos de manifiesto, entre otras cosas, por la aplicación de la segunda ronda de las recomendaciones formuladas por el Grupo de Estados contra la Corrupción (GRECO) y la entrada en vigor de las modificaciones del Código Penal. Quiero alentar a las autoridades para que continúen aplicando la legislación destinada a luchar contra la corrupción y para que mejoren la independencia, la eficacia y los recursos del poder judicial. Con todo, la corrupción sigue muy presente y pido que se redoblen los esfuerzos para erradicarla.

Quiero destacar que es urgente aplicar de la urgencia subraya que es urgente aplicar de forma efectiva e imparcial leyes anticorrupción, en particular por lo que se refiere a la financiación de los partidos políticos y a los conflictos de interés. Deseo llamar la atención sobre la importancia de garantizar que el poder judicial funcione sin interferencias políticas y aplaudo los esfuerzos encaminados a aumentar la eficacia y transparencia del sistema judicial. Es necesario crear un historial de aplicación de los enjuiciamientos y las condenas que sirva de baremo para medir los progresos realizados, y pido que se unifique la jurisprudencia para garantizar un sistema judicial predecible y obtener la confianza pública.

 
  
MPphoto
 
 

  Kyriakos Mavronikolas (S&D), por escrito. (EL) En la Antigua República Yugoslava de Macedonia, la violación de la independencia de la prensa, de la independencia del poder judicial y del plan urbanístico para «Skopje 2014» son sucesos cotidianos. Al mismo tiempo, el diálogo político se ha interrumpido. Si a esta atmósfera interior desfavorable le añadimos la cuestión no resuelta del nombre, está claro que las perspectivas europeas son puestas a prueba de una manera muy rigurosa.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) Esta resolución pide a la Antigua República Yugoslava de Macedonia que haga todo lo posible para liberalizar su economía y su mercado de la electricidad. El texto imparte a este país lecciones de democracia e incluso de periodismo. He votado en contra de esta resolución arrogante y deplorable.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) La Antigua República Yugoslava de Macedonia se ha enfrentado a varios obstáculos en su camino hacia la incorporación a la UE. Pese a que ha realizado progresos en la adopción del conjunto del acervo comunitario, dotando a sus instituciones con unas estructuras fiables y con buenas prácticas, todavía tiene un largo camino por delante. Es mucho lo que falta por hacer, como demuestra la crisis política que ha invadido el país.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) El 9 de abril de 2001, Macedonia fue el primer país de los Balcanes Occidentales que se incorporó al Acuerdo de Estabilización y Asociación con la UE. El estado de las reformas desde 2001 puede ser evaluado de manera positiva en muchos aspectos. En lo tocante al sistema judicial, se han aprobado disposiciones jurídicas para garantizar tanto su independencia de las presiones políticas como la eficacia. Las mejoras en la transparencia del sistema judicial, en especial mediante la disminución de los casos acumulados en la mayoría de los tribunales, también son positivas. Se puede constatar que el país está realizando progresos dirigidos a convertirse en una economía de mercado en funcionamiento, aunque es mucho lo que queda por hacer. Solamente el enfrentamiento con Grecia acerca del nombre está bloqueando la adhesión de Macedonia a la UE, y es de esperar que esto pueda ser resuelto en un futuro próximo. Sin embargo, me he abstenido en la votación porque creo que algunos aspectos del informe carecen de equilibrio.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor del informe de seguimiento de 2010 sobre la Antigua República Yugoslava de Macedonia. El proceso de adhesión para la Antigua República Yugoslava de Macedonia ha experimentado retrasos significativos, a pesar de los progresos políticos y socioeconómicos realizados por el país. Espero que las diferencias y los problemas regionales existentes puedan ser superados por el bien común de Europa.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – Estoy a favor. Básicamente, esta resolución dice que el Parlamento Europeo comparte la evaluación del informe de la Comisión de 2010 sobre los progresos de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, y lamenta que el Consejo no haya adoptado una decisión sobre la apertura de las negociaciones de adhesión, tal y como ha recomendado la Comisión por segundo año consecutivo y en línea con las resoluciones previas del Parlamento. El texto se muestra preocupado por la situación política actual, por ejemplo por el boicot de los partidos de la oposición al Parlamento, o por el riesgo de que estos hechos tengan un efecto adverso en la agenda comunitaria del país, y recuerda su recomendación anterior al Consejo para que inicie las negociaciones de inmediato.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) He votado a favor de este informe porque considero que ha llegado el momento de iniciar unas negociaciones de adhesión auténticas y adecuadas con la Antigua República Yugoslava de Macedonia. De hecho, desde que el Consejo Europeo del 16 de diciembre de 2005 le concediera el estatuto de país candidato a la adhesión comunitaria, no se han registrado novedades significativas a este respecto. Esto se debe, fundamentalmente, a varios problemas dentro de la Antigua República Yugoslava de Macedonia, en especial al boicot de los partidos de la oposición al Parlamento nacional. Este problema y otros, como la presencia de unos medios de comunicación libres e independientes, se consideran esenciales para el desarrollo de una democracia estable, y deben ser resueltos lo antes posible para que ambas partes puedan ponerse en marcha de nuevo en su camino hacia la ampliación de la UE hacia el este.

 
  
MPphoto
 
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD), por escrito. (EL) He votado en contra de este informe concreto porque, como ya he dicho antes ante el Pleno, considero que esta propuesta carece de credibilidad, dadas las graves denuncias publicadas en el Sunday Times del 20 de marzo contra el ponente, el señor Thaler, quien en un primer momento presentó el texto que luego fue sometido a votación en la Comisión de Asuntos Exteriores del 16 de marzo, antes de que aparecieran las revelaciones sobre su persona, y quien tiene derecho a la presunción de inocencia, y dado el hecho de que se ha anunciado un ponente nuevo. En mi opinión, sería un error, en términos de la integridad y la credibilidad de esta Cámara, votar esta propuesta antes de que se hagan públicos los resultados de la investigación tras la apertura del procedimiento de conciliación.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0256/2011 (Situación en Costa de Marfil)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de esta resolución porque la situación de crisis en Costa de Marfil debe ser atajada de manera rápida, ya que ha producido un elevado número de muertes. La comunidad internacional reconoce la victoria democrática del señor Ouattara, y ahora debe redoblar sus esfuerzos para ayudarle a ocupar el poder de una manera pacífica. Dado que esta es una situación grave que no solo pone en peligro las opciones electorales legítimas de los ciudadanos, sino que también tiene repercusiones en términos de vulneración de los derechos humanos, la UE debe actuar de manera diplomática, con todos los mecanismos que tiene a su disposición, para tratar de normalizar la situación y, lo que es más importante, para evitar más muertes.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque, durante los últimos cuatro meses, Costa de Marfil se ha visto inmerso en una profunda crisis política debido a la negativa del Presidente en ejercicio, el señor Gbagbo a ceder el poder al Presidente legítimo, el señor Ouattara, a pesar de que este último ganó las elecciones presidenciales de noviembre de 2010 y fue reconocido como vencedor por la comunidad internacional, una vez certificados los resultados por las Naciones Unidas. Según fuentes de las Naciones Unidas, desde diciembre de 2010 cientos de personas han perdido la vida en Costa de Marfil, y el número real de víctimas puede ser mucho más elevado, ya que la prensa no informa sobre los episodios violentos registrados en el interior del país. Los ataques están siendo dirigidos de manera intencionadamente contra las fuerzas de mantenimiento de la paz y de las instituciones de las Naciones Unidas. Estoy de acuerdo con la necesidad de una acción política internacional rápida para abordar la situación humanitaria en Costa de Marfil y evitar una nueva crisis migratoria en la región. Por eso invito a la Comisión y a los Estados miembros a coordinar sus esfuerzos con los de otros donantes internacionales y pido a la comunidad internacional que cumpla sus compromisos en materia de ayuda humanitaria con el fin de responder a las necesidades urgentes de la población de Costa de Marfil y de sus países vecinos. Apoyo las sanciones, que incluyen la prohibición de visado y la congelación de activos, impuestas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, la Unión Africana y el Consejo de la Unión Europea a todas las personas y entidades que se oponen a la autoridad del Presidente legítimo, y respaldo el hecho de que dichas sanciones vayan a estar vigentes hasta el regreso al poder de las autoridades legítimas.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito. (PT) Condeno con firmeza los intentos del ex Presidente Gbagbo y de sus partidarios de usurpar de manera violenta la voluntad del pueblo de Costa de Marfil, y quiero unirme a la petición de que el señor Gbagbo abandone el poder de inmediato. Es lamentable que los ciudadanos costamarfileños deban pagar un precio tan elevado para garantizar el respeto por su voluntad democrática, que expresaron en las elecciones presidenciales de noviembre de 2010. Quiero manifestar mi apoyo total al Presidente Ouattara, a su Gobierno y a los ciudadanos de Costa de Marfil en su tarea de reconciliación, de recuperación y de desarrollo sostenible. Pido la apertura de unas negociaciones dirigidas a restaurar el orden, la paz, la estabilidad y la seguridad en el país, que tiene ante el difícil deber de la reunificación nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de la resolución sobre la situación en Costa de Marfil, que condena los intentos violentos por parte del anterior Presidente, el señor Gbagbo, de usurpar el poder, y que destaca la necesidad de que abandone el poder de inmediato, cediéndoselo al Presidente elegido democráticamente, el señor Ouattara, con el fin de restaurar la paz y la democracia en el país.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) A pesar de la grandiosa visión de Félix Houphouët-Boigny, Costa Marfil es hoy un país dividido por el conflicto entre el señor Gbagbo y el señor Ouattara, que amenaza con prolongarse de manera indefinida. Los ciudadanos de Costa de Marfil han contemplado los progresos militares de ambas facciones con preocupación y miedo, temiendo un desmoronamiento de la seguridad y la consiguiente desestabilización del país. Costa de Marfil es otro ejemplo del peligro que entrañan los regímenes dictatoriales que se prolongan en el tiempo y que, cuando se retiran, dejan tras de sí un vacío institucional y una ausencia de prácticas democráticas y de ejercicio de las libertades.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) En la línea del ejemplo con el que ha predicado durante toda su existencia, la Unión Europea tiene el deber histórico de pronunciarse contra cualquier violación de los derechos humanos y de fomentar el respeto por el derecho a la autodeterminación de los pueblos, tanto mediante la denuncia como a través de programas de desarrollo. Recientemente hemos sido testigos de un recrudecimiento de la violencia y de las masacres verificadas en Costa de Marfil, donde el proceso de democratización no está siendo aceptado por todos los costamarfileños. El Parlamento ha adoptado varias resoluciones sobre la situación política de ese país, especialmente la del 16 de diciembre de 2010. Otras instituciones comunitarias e internacionales, como el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y la Autoridad de Jefes de Estado y de Gobierno de la CEDEAO (Comunidad Económica de los Estados de África Occidental), han condenado la violación de los derechos humanos en este país tras la no aceptación de los resultados electorales, que fueron certificados por las Naciones Unidas, por parte del Presidente saliente, el señor Gbagbo, lo que ha conducido a una espiral de violencia en el país, con el resultado de cientos de muertos y cerca de un millón de refugiados. Por tanto, estoy de acuerdo con las medidas presentadas aquí y he votado a favor de esta propuesta, ya que considero que el Parlamento debe promover una política exterior basada en los valores, y no únicamente en los intereses económicos.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito. (PT) No hemos votado a favor de esta resolución, y sigue preocupándonos la situación de guerra en Costa de Marfil, la parálisis económica del país y el alto grado de violencia que afecta a los ciudadanos, todo lo cual ha provocado una crisis humanitaria.

Sabemos que las razones de esta grave situación vienen de antiguo, en especial la pobreza y la desigualdad social que fueron el legado del colonialismo y de los planes de ajuste estructural impuestos durante años por el Fondo Monetario Internacional.

Los cuatro meses de miseria que han seguido a las elecciones nos han mostrado cuán lamentable es que la comunidad internacional, también la UE, no haya hecho un uso suficiente de los canales diplomáticos para lograr una solución política pacífica a esta crisis. El papel representado por Francia ha sido especialmente desafortunado, ya que ha preferido una intervención militar a recurrir a las vías diplomáticas.

Por tanto, insistimos en que es necesario poner fin y a la guerra y la violencia por parte de todas las facciones. Urgimos a la UE a actuar en consecuencia.

 
  
MPphoto
 
 

  Bruno Gollnisch (NI), por escrito.(FR) Esta resolución constituye una lección magistral en materia de mala fe. Se caracteriza por el sorprendente logro de no hablar de manera negativa en ningún momento sobre la facción del señor Ouattara, cuyas atrocidades, sin embargo, están siendo verificadas en toda su extensión y sobre el terreno por las Naciones Unidas. Es cierto que el señor Ouattara, un musulmán de orígenes no costamarfileños, formado en el FMI en Washington, solamente puede suscitar sus apoyos. La resolución pone por las nubes el trabajo de la Misión de la Naciones Unidas en Costa de Marfil (ONUCI), pese a que la propia Organización de las Naciones Unidas tuvo que pedir ayuda a Francia para proteger su misión y, en especial, para garantizar la seguridad de los ciudadanos extranjeros.

Una magnífica demostración de efectividad y de utilidad, diría yo. En cuanto a la atención que están dedicando a apoyar los resultados electorales, sería bueno que prestaran el mismo interés cuando las naciones europeas rechazan los tratados que les imponen. De hecho, únicamente apoyan los resultados que les convienen. Un enfoque tan corto de miras y maniqueo no puede ser respaldado, ni tampoco una resolución que está incluso peor documentada que los artículos periodísticos europeos en los que parece estar basada.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento, porque durante los cuatro últimos meses Costa de Marfil se ha visto inmersa en una profunda crisis política debido a la negativa del Presidente en ejercicio, el señor Gbagbo, a ceder el poder al Presidente legítimo, el señor Ouattara, a pesar de que este último ganó las elecciones presidenciales de noviembre de 2010 y ha sido reconocido como el ganador por parte de la comunidad internacional, tras la validación de los resultados por parte de las Naciones Unidas. Todas las iniciativas diplomáticas para lograr una solución pacífica al bloqueo postelectoral, entre ellas las de la Unión Africana, la de la Comunidad Económica de los Países de África Occidental y la del Presidente de Sudáfrica, han resultado infructuosas. Desde mediados de febrero, los enfrentamientos se han intensificado tanto en la capital como el la zona oeste del país, y han informes alarmantes que hablan del creciente uso de artillería pesada contra los civiles. En Costa de Marfil se han cometido atrocidades, como casos de violencia sexual, desapariciones forzosas, ejecuciones extrajudiciales y una utilización excesiva e indiscriminada de la fuerza contra los civiles, que constituyen crímenes contra la Humanidad. Por tanto, el Parlamento pide al Presidente Ouattara que haga lo posible por lograr la paz y la reconciliación nacional.

 
  
MPphoto
 
 

  Giovanni La Via (PPE), por escrito.(IT) La grave crisis política e institucional que ha sacudido Costa de Marfil durante varios meses ha dado lugar a una ola de violencia cuyo fin no parece cercano. Condeno sin paliativos el intento del expresidente Gbagbo de revocar violentamente unos resultados electorales legítimos, que supusieron su derrota frente al señor Ouattara. Desde hace unos meses, Costa de Marfil ha sido escenario de una guerra de guerrillas urbana entre los partidarios del Presidente saliente y los ciudadanos. Considero que Europa, especialmente en situaciones como esta, en las que los derechos humanos básicos y el propio ideal de democracia se encuentran en peligro, debe hacer oír su voz con claridad y contundencia, condenando dichos actos y mostrando su total desaprobación e indignación.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – Acojo con satisfacción esta resolución, que urge a todas las fuerzas políticas de Costa de Marfil a respetar la voluntad popular expresada libremente en los resultados de las elecciones presidenciales del 28 de noviembre de 2010, que fueron anunciados por la comisión electoral independiente y certificados por el Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas, y que reconocieron a Alassane Dramane Ouattara como Presidente electo de Costa de Marfil. La resolución pide en especial a todos los partidos costamarfileños que no fomenten, que eviten y que protejan a los ciudadanos de cualquier tipo de coerción ilegal o de abuso en términos de Derechos Humanos.

La resolución también condena, en los términos más duros posibles, los intentos del expresidentes Gbagbo y sus partidarios de usurpar la voluntad de los ciudadanos costamarfileños fomentando la violencia y socavando la integridad del proceso electoral. A este respecto, el texto destaca que los resultados de las elecciones democráticas deben ser respetados íntegramente por todos los participantes, también los candidatos derrotados, y subraya que la negación de estos resultados puede poner en peligro la paz y la estabilidad en Costa de Marfil.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Melo (PPE), por escrito. (PT) El respeto por la democracia es un principio inalienable de la UE. Por tanto, debemos condenar firmemente los acontecimientos de Costa de Marfil. El uso de la violencia contra los civiles en este país por parte del señor Gbagbo tras perder las elecciones resulta inaceptable, y debe renunciar y entregar el poder de inmediato. Los responsables no deben quedar impunes, y debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano para identificarles y procesarles, a escala internacional si es preciso, por crímenes contra la población civil, para cuyas investigaciones la UE aportará la ayuda necesaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Una vez dados a conocer los resultados electorales en Costa de Marfil, el Presidente Gbagbo —que resultó derrocado democráticamente— no se mostró dispuesto a aceptar su salida del cargo. Ni los intentos de negociación ni las críticas internacionales dieron resultado, lo que provocó una crisis con incidentes de naturaleza violenta. Es importante mantener la presión internacional; por ejemplo, condenando los abusos en materia de derechos humanos y los crímenes contra el Derecho humanitario en los términos más duros posibles, e imponiendo sanciones.

Las iniciativas relativas a los ciudadanos desaparecidos, entre los cuales hay ciudadanos comunitarios, son igualmente importantes. Sin embargo, esta resolución solamente se centra en las atrocidades cometidas por las tropas del derrotado Presidente Gbagbo, y no en las acusaciones formuladas contra las fuerzas del recién elegido Presidente Ouattara. En lo tocante a los actos de violencia, no importa quién sea el autor.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Los graves abusos en materia de derechos humanos y los actos violentos cometidos por parte del derrotado Presidente Gbagbo deben ser condenados por la UE en los términos más duros posibles. Si se sigue vulnerando el Derecho humanitario, será necesario imponer sanciones específicas. Sin embargo, también es importante castigar los crímenes cometidos por ambos bandos; en otras palabras, también aquellos de los que se acusa al nuevo Presidente Ouattara. En cuanto a las víctimas de los ataques violentos, el texto no concede importancia a quién los ordenó. A este respecto, considero que la resolución es demasiado parcial.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) Dada la crisis política, con las graves consecuencias sociales que experimenta el país, acojo con satisfacción el compromiso adquirido por la UE, y expresado por la Comisaria Georgieva, de colaborar en la resolución de la crisis humanitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – He votado a favor. Uno mi voz a la de quienes: 1) lamentan que el punto muerto político posterior a las elecciones no se haya resuelto de manera pacífica y que todas las iniciativas diplomáticas a tal efecto hayan fracasado; 2) condenan la trágica pérdida de vidas humanas y de propiedades en los actos de violencia postelectoral y piden a los señores Gbagbo y Ouattara que garanticen el respeto por los derechos humanos y del Estado de Derecho; 3) piden al señor Ouattara y al señor Gbagbo que asuman su responsabilidad con el fin de evitar episodios violentos y represalias posteriores, y que demuestren su compromiso con una transición democrática pacífica.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) Durante los últimos cuatro meses, Costa de Marfil se ha visto inmersa en una profunda crisis política. La negativa del Presidente saliente, el señor Gbagbo, a ceder el poder al señor Ouattara, el ganador de las elecciones presidenciales de noviembre de 2010, ha desatado una espiral de violencia en todo el país que no parece aplacarse. Los enfrentamientos se han intensificado desde mediados de febrero, tanto en la capital como en la parte oeste del país, y siguen llegándonos noticias alarmantes sobre el uso creciente de artillería pesada contra los civiles. Hasta la fecha, las iniciativas diplomáticas de la comunidad internacional han sido en vano, a pesar de la validación de los resultados electorales por parte de las Naciones Unidas. Ha llegado la hora de condenar los intentos del expresidente Gbagbo y de sus partidarios de alterar de manera violenta los deseos de los ciudadanos costamarfileños. El señor Gbagbo debe renunciar de inmediato y entregar el poder al señor Ouattara, el legítimo Presidente electo.

 
  
MPphoto
 
 

  Michèle Striffler (PPE), por escrito. (FR) Durante cuatro meses, Costa de Marfil se ha visto inmerso en una profunda crisis política causada por la negativa del expresidentes Gbagbo a ceder el poder al Presidente legítimo, el señor Ouattara. La situación está teniendo unas consecuencias humanitarias especialmente desastrosas. La violencia postelectoral ha generado un millón de desplazados y de refugiados internos. Además, esta afluencia masiva de refugiados podría reactivar las tensiones evidentes en esa región. Así pues, es posible que la crisis continúe. Pese a que aplaudo la decisión de la Comisión de incrementar la ayuda internacional, multiplicándola por cinco, lo que eleva la ayuda europea a 30 millones de euros, me parece esencial que la Unión Europea haga todo lo posible para ayudar a los grupos de población más vulnerables y para supervisar sus necesidades cambiantes.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito. (FR) Estaba ansiosa por apoyar esta resolución, que condena claramente las atrocidades cometidas contra la población civil por parte de las milicias leales al Presidente costamarfileño saliente, el señor Gbagbo. Habría sido preferible acabar con este conflicto por vías diplomáticas, pero el grado de violencia alcanzado en Abiyán y la actitud inflexible y autodestructiva del presidente derrotado ha exigido la intervención de las Naciones Unidas para proteger a los civiles y para ayudar al Presidente legítimo, el señor Ouattara, a asumir el poder. Esta resolución, por tanto, apoya la intervención de las fuerzas francesas bajo la autoridad de las Naciones Unidas, lo que ha permitido hacer cumplir la ley y los resultados electorales, así como proteger las vidas de los civiles y de los ciudadanos europeos. Cuando se haya restablecido el Estado de Derecho, las autoridades legítimas costamarfileñas, con el apoyo de la comunidad internacional, deberán garantizar que se procesa al candidato derrotado en las recientes elecciones presidenciales, el señor Gbagbo, junto a todos sus subordinados sospechosos de violaciones de los derechos humanos. Por último, considero que la UE debe seguir cumpliendo su compromiso de prestar ayuda a largo plazo a Costa de Marfil con el fin de impulsar la reconciliación nacional y de colaborar en la reconstrucción y en la estabilización del país.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0198/2011 (Revisión de la Política Europea de Vecindad – Dimensión Oriental)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) He votado a favor de este informe, porque plantea objetivos importantes como la liberalización de los visados, los acuerdos de libre comercio, los contactos con la sociedad civil y la renuncia al uso de la violencia en lo relativo a la implicación de la UE en conflictos, así como la autodeterminación y la integridad territorial.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) Desde su adopción en 2004, la Política Europea de Vecindad (PEV) ha permitido reforzar las relaciones con los países socios. La Asociación Oriental es un marco político importante para intensificar las relaciones con los países socios, sobre la base de principios de propiedad y responsabilidad compartidas, así como la condicionalidad. Las prioridades de la Asociación Oriental incluyen el desarrollo de la democracia, una buena gobernanza y estabilidad, una integración económica y la convergencia con las políticas comunitarias, especialmente en lo referente al medio ambiente, el cambio climático y la seguridad energética. La aplicación de la PEV se enfrenta a algunos obstáculos; por tanto, la revisión de la PEV debe incluir unas prioridades de actuación claramente definidas, una evaluación mediante parámetros de referencia claros y una diferenciación basada en los resultados. La PEV debe seguir basándose en los principios de la democracia, el Estado de Derecho, el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, y debe apoyar las reformas políticas, sociales y económicas de nuestros socios más cercanos.

 
  
MPphoto
 
 

  Elena Băsescu (PPE), por escrito. (RO) He votado a favor de la iniciativa de la Comisión y del Consejo para revisar la Dimensión Oriental de la Política Europea de Vecindad. Esta política ha tenido unos resultados gracias a su flexibilidad y ahora debe ser adaptada a las realidades nuevas de Europa. Precisamente por esa razón es preciso ajustarla mejor a las circunstancias específicas de cada país incluido en este programa.

Creo que la consideración más importante debe ser el compromiso de los Estados socios, más que la ubicación geográfica. Sin embargo, los ciudadanos deben estar en el centro de las reformas llevadas a cabo en cualquier Estado. Los países del este y del sur deben disfrutar de las mismas oportunidades, lo que hace necesario reajustar la Política de Vecindad. Los antiguos Estados soviéticos también necesitan la cooperación con la UE, una idea compartida por el Vicepresidente Biden durante su reciente visita a Chişinău. He de señalar que la República de Moldova se sitúa se sitúa en vanguardia de las reformas dentro de la Asociación Oriental.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque la revisión de la Dimensión Oriental de la Política Europea de Vecindad incluye objetivos muy importantes, como los procesos democráticos, la buena gobernanza y la estabilidad, la integración económica, la defensa del medio ambiente, la lucha contra el cambio climático y la seguridad energética. El Parlamento Europeo opina que la lucha contra la corrupción, especialmente dentro del sistema judicial y en las fuerzas de seguridad, debe ser una prioridad absoluta para la UE en el desarrollo de sus relaciones con sus socios orientales. Además, es necesario intensificar las iniciativas para luchar contra las redes internacionales de crimen organizado, así como mejorar la cooperación policial y judicial con las agencias comunitarias competentes. Es muy importante que las organizaciones de la sociedad civil sigan adelante con su trabajo de manera activa, especialmente en el campo de los derechos humanos, en el fomento de los procesos democráticos y garantizando la libertad de los medios de comunicación. Quiero hacer hincapié en la importancia de la libertad de expresión y en unos medios de comunicación libres e independientes, lo que incluye a Internet, para el desarrollo de las democracias. También quiero destacar la importancia de los sindicatos y del diálogo social como una parte fundamental del desarrollo democrático de los socios orientales.

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Silviu Buşoi (ALDE), por escrito. (RO) Los informes de la Comisión sobre la PEV no solamente describen los beneficios reales de la política de buena vecindad, sino también sus desafíos. La PEV debe ser revisada, y es necesario adoptar un enfoque diferente para el modo en que la Unión Europea responde ante los progresos realizados por los países vecinos en términos de reforma socioeconómicos, proporcionándoles ayuda financiera y política, y adaptándola a las necesidades específicas de cada país.

La Asociación Oriental ofrece un marco político para consolidar las relaciones entre la UE y sus vecinos orientales y para la continuación de las reformas socioeconómicas en los países socios.

Los progresos realizados por cada país deben ser evaluados mediante un análisis comparativo sobre la base de unos criterios predefinidos, pero que tengan en cuenta las características propias de cada país. «Una perspectiva europea que incluya el artículo 49 del Tratado de la Unión Europea» podría ser el motor que impulse las reformas en esos países. El Parlamento debe desempeñar una función importante tanto en el establecimiento de los criterios de evaluación como en el refuerzo de la libertad y de la democracia en los países socios vecinos.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) En primer lugar, quiero felicitar a mi colega el señor Siwiec por el excelente trabajo que ha realizado y por la colaboración o, mejor dicho, por las síntesis de ideas que hemos logrado, sobre el principio general de la revisión de la Política Europea de Vecindad (PEV). Además de lo que ya he dicho sobre la resolución sobre la Dimensión Meridional, de la cual he sido ponente, quiero destacar la necesidad de que ambas dimensiones de la PEV favorezcan un enfoque ascendente en el futuro, y manifestar que solamente una mayor implicación de las autoridades locales y de la sociedad civil podrá garantizar la eficacia máxima de la aplicación de la PEV por parte de la UE. También espero que la UE no favorezca la estabilidad a corto plazo a costa de los mejores intereses y de la defensa constante de los ciudadanos, y de su libertad individual y colectiva, prestando una atención especial a los derechos de las mujeres, como he indicado en mi intervención. Aunque me complacen enormemente los resultados obtenidos en estos dos informes, también lamento el hecho de que el Parlamento y la Comisión no hayan aprovechado mejor esta oportunidad para, por una vez, diferenciar a los países orientales de la PEV de los países que potencialmente se van a convertir nuestros socios comunitarios meridionales.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) El objetivo de esta resolución sobre la Dimensión Oriental de la Política Europea de Vecindad (PEV) es recomendar que la próxima revisión estratégica de la PEV refuerce la diferenciación entre Estados basada en sus respectivos compromisos y ambición, cuando vaya seguidos por unos progresos auténticos y unas iniciativas concretas. Es necesario tener en cuenta las características propias de cada socio, también sus objetivos y su potencial. Los valores europeos fundamentales, como la democracia, el Estado de Derecho y el respeto por los derechos humanos y las libertades básicas, la independencia de los jueces y la lucha contra la corrupción, son la base sobre la que se levanta la PEV, y deben ser la medida principal para evaluar la función de los socios orientales. La libertad de prensa y la lucha contra la corrupción deben ser una prioridad para la UE a la hora de establecer relaciones con estos países, y esto debe reflejarse en el marco global para el desarrollo institucional.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Los objetivos de la UE son muy vastos y se basan en una ampliación a los países vecinos para crear una gran área para la libre circulación de personas y bienes. En estas circunstancias, la Política Europea de Vecindad (PEV) de la UE tiene una función vital en su estrategia de desarrollo y crecimiento. Con este fin se han adoptado varios instrumentos y resoluciones, especialmente el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (IEVA) y las medidas cruciales en materia de política común de exteriores y de seguridad. Por tanto, me complacen la adopción de este informe y las medidas propuestas, particularmente el refuerzo de la financiación y de la cooperación desde varios sectores, junto con la celebración de una segunda cumbre de la Asociación Oriental durante la segunda mitad de 2011. Quiero destacar la necesidad de que la UE intensifique su diálogo con las organizaciones de la sociedad civil en estos países, para impulsar el libre comercio y fomentar la estabilidad, alentando que unas experiencias y una movilidad compartidas entre los Estados miembros y estos países, y promoviendo el diálogo multilateral.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución, porque la revisión de la Dimensión Oriental de la Política Europea de Vecindad incluye objetivos muy importantes como la democracia, el Estado de Derecho, el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, la economía de mercado, el desarrollo sostenible y la buena gobernanza. El texto destaca que la PEV sigue siendo un marco de importancia estratégica para profundizar y reforzar las relaciones con nuestros socios más cercanos, con el fin de apoyar sus reformas políticas, sociales y económicas; y subraya la importancia de mantener el principio de propiedad compartida en el diseño y la aplicación de los programas y de las iniciativas. La Asociación Oriental ha sido creada como un marco político para el progreso de la Dimensión Oriental de la PEV, que busca profundizar y reforzar las relaciones entre la UE y sus vecinos orientales, avanzar en la asociación política, en la integración económica y en la aproximación legislativa; y asimismo apoyar las reformas políticas y socioeconómicas en los países socios. Quiero destacar que las reformas económicas deben ir acompañadas de cambios políticos, y que la buena gobernanza solamente se alcanzará mediante un proceso de toma de decisiones abierto y transparente, basado en las instituciones democráticas. Resulta especialmente importante impulsar una mayor cooperación regional en la región del Mar Negro y mejorar las políticas dirigidas a dicha región, en particular diseñando una estrategia comunitaria de carácter global para el Mar Negro y garantizando los recursos financieros y humanos necesarios para su puesta en práctica eficaz.

 
  
MPphoto
 
 

  Cătălin Sorin Ivan (S&D), por escrito. – Siempre he fomentado la Política de Vecindad Oriental de la Unión Europea, algo de lo que dan fe mis actividades previas. Respaldo la revisión de la Política Europea de Vecindad, principalmente porque es necesaria para realizar una contribución sustancial que garantice una integración más eficaz de los derechos humanos y de los principios políticos en el análisis de la situación política de terceros países. El texto subraya los avances significativos en materia de derechos humanos y de democratización en algunos países socios, y algunos hechos negativos en otros, especialmente en Belarús. Es importante el detalle de que presta una atención especial a la movilidad de los estudiantes, los académicos, los investigadores y los empresarios garantizando la disponibilidad de recursos suficientes y reforzando y ampliando los actuales programas de becas. Por todas estas razones, apoyo la revisión de la Política Europea de Vecindad.

 
  
MPphoto
 
 

  Petru Constantin Luhan (PPE), por escrito. (RO) La revisión de la política de vecindad debe seguir solucionando los problemas específicos que afrontan las regiones ubicadas en la frontera de la Unión Europea. Creo que para estar en condiciones de abordar estos problemas diversos es necesaria una capacidad administrativa importante. Aparte de los desafíos demográficos, el cambio climático, la competitividad económica y la calidad de vida, las regiones que comparten fronteras con Estados no miembros sufren una serie de consecuencias derivadas de los problemas que no han sido resueltos de manera adecuada. Esto sucede, por ejemplo, con la manera de gestionar las catástrofes naturales. Las intervenciones en situaciones de emergencia resultan extremadamente complicadas si los países vecinos no cuentan con capacidad de respuesta, y ninguna región puede enfrentarse en solitario a una situación general de este tipo. Por eso he propuesto que las regiones ubicadas en la frontera de la UE, y que sean fronterizas con al menos dos Estados no comunitarios, sean consideradas como «regiones plataforma» y sean apoyadas en consecuencia. La política de vecindad debe tener en cuenta la capacidad de las regiones ubicadas dentro de la UE, pero que tienen fronteras exteriores, para atajar problemas que son mucho más complejos. Con tal fin será necesario ofrecer una ayuda financiera proporcional.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución y animo a los países de la región a cooperar de manera más estrecha entre sí y a participar en un diálogo prolongado y mejorado, sobre todos los temas pertinentes, que incluya áreas como la libertad, la seguridad y la justicia y, en especial, la gestión de las fronteras, la migración y el asilo, la lucha contra el crimen organizado, el tráfico de seres humanos, la inmigración ilegal, el terrorismo, el blanqueo de dinero y el tráfico de drogas, así como cooperación policial y judicial. La resolución recuerda que las relaciones de buena vecindad constituyen una de las condiciones previas más importantes para el avance de los países de la PEV hacia la adhesión comunitaria.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) La nueva Política Europea de Vecindad que se nos ha prometido es más de lo mismo, con unos pocos destellos de lucidez democrática. En lo que se refiere a la Dimensión Oriental, todo está ahí: áreas de libre comercio, apoyo a los proyectos Nabucco y AGRI, y externalización de la «gestión de los flujos migratorios». Nada ha cambiado. He votado en contra. La UE no es un Estado ni una democracia, y sin embargo se comporta como una potencia imperialista.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito. (DE) Inicialmente, los tres países del Cáucaso Meridional fueron excluidos de la Política Europea de Vecindad y solamente fueron incluidos en el radio de acción de esta. Los planes de acción para profundizar en las relaciones bilaterales son un instrumento importante de la Política Europea de Vecindad que son negociados individualmente con cada país, ya que en la práctica cada nación sigue su propio camino. La región del Cáucaso Meridional, en particular, se caracteriza por una serie de conflictos, cuya solución final es considerada muy difícil en algunos casos, incluso por parte de los expertos en la materia.

En este contexto, resulta importante dejar claro que la Política Europea de Vecindad no conduce automáticamente a la adhesión (como en el proceso de ampliación). Más bien, se interesa por aspectos de la política de seguridad y por el incremento de la estabilidad. La resolución no manifiesta esto de manera suficiente, por lo que no he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) La Política Europea de Vecindad es un instrumento para garantizar la estabilidad y para fomentar las estructuras de paz y de democracia, así como para profundizar en las relaciones bilaterales con los países que rodean a la UE. En los países del Cáucaso Meridional, en particular, hay mucho por hacer, especialmente debido a que la región es escenario de conflictos con regularidad. Lo que la Política Europea de Vecindad no es, y no debe ser, es una fase previa de la política de ampliación. Creo que esto no ha quedado claro, y en consecuencia no puedo apoyar la propuesta.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) La Política Europea de Vecindad (PEV) ha demostrado ser un instrumento eficaz de política exterior, que fomenta la intensificación de las relaciones con terceros países, con unos beneficios ciertamente tangibles. El objetivo último de una política de vecindad eficaz es garantizar la paz. La Asociación Oriental es un marco político que resulta importante para profundizar en las relaciones con y entre los países socios, sobre la base del principio de deberes y responsabilidades compartidos. He votado a favor de esta resolución porque también considero que reforzar las relaciones entre todos los países, lo que se recomienda en el texto, exige un compromiso común mucho mayor, así como un avance mayor hacia una buena gobernanza y unas normas democráticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución que reafirma la necesidad de revisar la Política Europea de Vecindad (PEV) basada en defender los valores y principios fundamentales de la UE, así como en una mayor implicación de la sociedad civil y de las comunidades locales; y que destaca la importancia de la Dimensión Oriental de la PEV como un instrumento para reforzar las relaciones de la UE con sus vecinos del este, con miras a apoyar las reformas políticas, sociales y económicas en esos países, y a intensificar su compromiso con unos valores y principios compartidos como la democracia, el Estado de Derecho, el respeto por los derechos humanos y la buena gobernanza, dentro del contexto de la integración europea.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A favor. Uno mi voz a las de quienes aplauden los progresos registrados en las relaciones entre la UE los países vecinos dentro de la PEV, y reafirmo los valores, los principios y los compromisos sobre los que se apoya la PEV, como la democracia, el Estado de Derecho, el respeto por los derechos humanos y las libertades fundamentales, la economía de mercado, el desarrollo sostenible y la buena gobernanza. Considero que la PEV sigue siendo un marco de importancia estratégica para profundizar y reforzar las relaciones con nuestros socios más cercanos, así como para apoyar sus reformas políticas, sociales y económicas; y quiero destacar la importancia de mantener el principio de propiedad compartida en el diseño y en la aplicación de los programas y de las iniciativas.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) En virtud del artículo 8 del Tratado de la Unión Europea, la Unión desarrollará una relación especial con los países vecinos, dirigida a establecer un espacio de prosperidad y de buena vecindad. Como hemos visto, la Política Europea de Vecindad ha contribuido notablemente a un estrechamiento de las relaciones con los países socios y ha aportado muchos beneficios tangibles para el bien común. Sin embargo, siguen existiendo desafíos, y debemos centrarnos en las prioridades de acción, en especial con una evaluación mediante parámetros de referencia claros en lo tocante a la Asociación Oriental. La asociación con nuestros vecinos del este representa un marco político de gran importancia para el bienestar de Europa, y su plataforma de trabajo se centra en cuatro temas: democracia, buena gobernanza, integración económica y convergencia con las políticas europeas. Por desgracia, en estos momentos, los conflictos que han surgido en esos países están perjudicando gravemente su desarrollo económico, social y político, y constituyen un obstáculo dificultoso para la cooperación y para la seguridad regional, como demuestran los recientes levantamientos en Túnez y en Egipto. Me gustaría que se llevara a cabo una revisión estratégica de la Política Europea de Vecindad sobre la base de los valores de la Unión, que son contrarios a los regímenes opresivos y que apoyan las aspiraciones democráticas legítimas de los pueblos del este.

 
  
MPphoto
 
 

  Czesław Adam Siekierski (PPE), por escrito.(PL) Desde su creación, la Política Europea de Vecindad ha aportado unos beneficios tangibles a todas las partes implicadas. Ha establecido un marco de cooperación que resulta de importancia estratégica para apoyar las reformas políticas, sociales y económicas de nuestros socios más cercanos. La Asociación Oriental se centra en el desarrollo de la democracia, la buena gobernanza y la estabilidad, de la integración económica y del estrechamiento de las relaciones con la política comunitaria. Desde la creación de la PEV, se han registrado progresos notables en el campo de los derechos humanos, así como una democratización de la vida pública y reformas económicas en muchos países socios. Solamente Belarús participa de manera limitada en la cooperación con la UE, y una mayor participación suya en la PEV está condicionada a su voluntad de respetar los principios fundamentales de la democracia y de la libertad.

Debemos prestar atención a la lucha contra la corrupción, a la legislación electoral y al modo en que se celebran los comicios, para que se ajusten a las normas del Derecho internacional. Hemos de expresar nuestro apoyo a la Asamblea Parlamentaria EURONEST destacando su función en términos de reforzar la democracia y el desarrollo de la cooperación con los países de la Asociación Oriental.

 
  
MPphoto
 
 

  Bogusław Sonik (PPE), por escrito.(PL) La resolución del Parlamento Europeo sobre la revisión de la Política Europea de Vecindad debe responder a los desafíos que han aparecido en los últimos meses en nuestra vecindad, tanto en la Dimensión Oriental como en la Meridional. Estos acontecimientos han demostrado el carácter inadecuado de la implicación comunitaria actual en la vecindad. El cambio de paradigma en la política comunitaria propuesto por el Parlamento Europeo, de «primero estabilidad» a «primero democratización y derechos humanos» es muy necesario. No podemos seguir aparentando que el statu quo político, es decir, mantener los regímenes autoritarios, es mejor para Europa y para su seguridad. Ha llegado el momento de la solidaridad con nuestros vecinos.

A pesar de las diferencias, la mayor parte de los países de nuestra vecindad comparten características comunes: libertad limitada, o ausencia de libertad, y una carencia de logros modernizadores. La asignación de fondos adicionales y generosos para desarrollar una vecindad comunitaria estable parece inevitable. Por tanto, la PEV debe seguir estando basada en el principio de condicionalidad, de cooperación bilateral y multilateral, y debe ser ampliada mediante la búsqueda de la integración institucional, de la liberalización de los visados, de la apertura del mercado europeo y del apoyo a la sociedad civil. Merece la pena recordar de nuevo la posición de Polonia, defensora de las sucesivas ampliaciones de la UE. Hace dos años, junto a Suecia, urgió a los Estados miembros a reforzar la Dimensión Oriental de la PEV por medio de la iniciativa de la Asociación Oriental.

Ante los acontecimientos actuales, el papel de Polonia adquiere un significado simbólico. Polonia, que cuenta con experiencia histórica en lo tocante a la transformación de su sistema político y económico, puede servir de guía y de modelo tanto para los vecinos comunitarios orientales como meridionales en el marco de esta política.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) La Política Europea de Vecindad (PEV) ha demostrado ser un instrumento clave de la política exterior de la UE, al favorecer unas relaciones más estrechas entre los países socios y proporcionar beneficios a ambas partes. Las enmiendas que han resultado de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa se pretende que den una mayor coherencia, eficiencia y legitimidad a la dimensión externa de la UE. Sin embargo, es vital que se revisen y señalen los errores del pasado. La revisión de la PEV y la Asociación Oriental debería plantear prioridades de acción específica por parte de cada socio, junto con los valores y la diferenciación basados en el rendimiento y los resultados obtenidos. Un enfoque ascendente, que respalde a la sociedad civil y los procesos de democratización, es un requisito previo para la sostenibilidad y el crecimiento a largo plazo.

Un enfoque importante en la formación, la educación, la investigación y la movilidad es necesario para abordar los problemas socioeconómicos de la región. Por último, quisiera destacar el apoyo que ha prestado la UE a la sociedad civil belarusa en el refuerzo de las reformas democráticas y sociales, de forma que ha permitido su participación en la PEV y otras políticas sectoriales.

 
  
  

Propuesta de resolución B7-0199/2011 (revisión de la Política Europea de Vecindad – Dimensión meridional)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de las declaraciones que se comprometen con que los nuevos avances, los errores del pasado y el respaldo de la transformación democrática sean tenidos en cuenta junto con las reformas económicas y sociales de la región, luchando contra la corrupción y la promoción de los derechos humanos y las libertades básicas. También es muy importante que se desarrolle una dimensión multilateral y se creen sinergias entre las dimensiones bilaterales y multilaterales de esta asociación, incluyendo la revitalización de la Unión para el Mediterráneo (UPM) y el refuerzo del papel de los sindicatos entre la población civil. Además es importante señalar la necesidad de aumentar los fondos destinados a esta política y hacer un mejor uso de ellos.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Baudis (PPE), por escrito.(FR) Tenemos que reconsiderar nuestra política en el Mediterráneo meridional. La Política Europea de Vecindad se supone que tenía que promover los valores de la democracia y los derechos humanos, pero los acontecimientos que han tenido lugar en el Mediterráneo meridional desde principios de año demuestran que hemos fallado en ese sentido. Hay que reconocer que la cooperación en áreas como la educación y la modernización de la economía ha dado fruto. No se puede decirlo mismo de la buena gobernanza, la reforma judicial y la democracia, que son, sin embargo, objetivos primordiales de la Política Europea de Vecindad. Este texto tiene el mérito de proponer soluciones para reconsiderar de forma radical esta política. Espero que la Comisión Europea y el Consejo sean capaces de inspirarse en él.

 
  
MPphoto
 
 

  Mário David (PPE), por escrito. (PT) Se han hecho importantes modificaciones estratégicas de la Política Europea de Vecindad (PEV) hoy en el debate en el Pleno en Estrasburgo. Esto ha demostrado que Europa puede ser proactiva si quiere serlo, y que puede permanecer unida en torno a un ideal. Hemos vuelto a demostrarlo hoy. Me alegra verlo, en una resolución para la que he tenido el honor de ser ponente. De hecho, ha sido un placer observar que el Comisario Füle ha acogido positivamente casi todas nuestras propuestas, tal y como ha podido presenciar toda la Cámara durante el debate que ha precedido a la votación. Ahora reto a la Comisión a que demuestre la ambición que exige este momento en su proceso de revisión del 10 de mayo, con una política de vecindad hecha a medida para cada Estado, con valores claros y una especial consideración. Esto permitirá que tengamos una futura Área Económica Mediterránea con las nuevas democracias meridionales y espero que el buen ambiente y la cooperación que han marcado el trabajo en esta área conduzcan a la implicación permanente del Parlamento en la planificación y la evaluación de esta política. Creo que es totalmente vital que la UE favorezca un enfoque ascendente en el futuro de su política de vecindad, por los motivos descritos en esta resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Diane Dodds (NI), por escrito. – He votado en contra de esta propuesta. Aunque es esencial que tratemos de fomentar la paz y la democracia en el Mediterráneo, está absolutamente claro que la estrategia de la Política Europea de Vecindad ha fallado hasta ahora. Esta política cuesta a los contribuyentes de la región 1 500 millones de euros al año, y evidentemente no ha logrado cumplir lo prometido. Actualmente estamos afrontando una crisis de refugiados en la zona y muchos regímenes se están volviendo contra su propio pueblo. No me cabe duda de que pronto se nos pedirá que aprobemos más financiación. Sin unos objetivos claros y un programa de trabajo, esta política confusa seguirá debilitando a los más vulnerables de la región. También está claro que la Alta Representante no ha sido eficaz en la coordinación de la respuesta a la continua situación de emergencia humanitaria y de seguridad.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito. (PT) Los últimos acontecimientos en la región del Mediterráneo meridional, que empezaron en Túnez en diciembre de 2010, han traído una nueva urgencia a la revisión de la Política Europea de Vecindad (PEV). El Parlamento debería controlar los procesos de transición democrática en los países del Mediterráneo meridional y, junto con las demás instituciones europeas, respaldar esta transición lo más rápida y pacíficamente posible, proporcionando un apoyo importante a través de los instrumentos que tiene a su disposición, que están dirigidos a promocionar las reformas políticas, económicas y sociales. El refuerzo de la democracia, el Estado de Derecho, la buena gobernanza, la lucha contra la corrupción y el respeto de los derechos humanos y las libertades básicas son elementos esenciales del diálogo político entre la UE y sus vecinos meridionales. Ante estos acontecimientos, la Unión para el Mediterráneo merece ser recuperada y debería ser reforzada con vistas a la dimensión meridional de la PEV.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) Estoy contento con la calidad de esta resolución y su aprobación, y quisiera dar mi enhorabuena a mi colega, el señor David. Los objetivos de la UE son muy amplios y se basan en una ampliación a los países vecinos para crear un área mayor para la libre circulación de personas y mercancías. En estas circunstancias, la Política Europea de Vecindad (PEV) de la UE tiene un papel vital en su estrategia de desarrollo y crecimiento. Se han adoptado varios instrumentos y resoluciones con este fin, concretamente el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (IEVA) y las opciones cruciales de la política exterior y de seguridad común. Sin embargo, la revisión de la PEV ahora tiene una mayor importancia en el contexto de los acontecimientos ocurridos en el Mediterráneo meridional y oriental. La UE debería aprender de los acontecimientos del sur, sobre todo de los ocurridos en Turquía y Egipto, y revisar su democracia y su política de protección de los derechos humanos para crear un mecanismo de aplicación de las cláusulas de derechos humanos en todos los acuerdos con terceros países. La revisión de la PEV debería dar prioridad a los criterios relativos a la independencia del poder judicial, el respeto de las libertades básicas, el pluralismo y la libertad de prensa y la lucha contra la corrupción.

 
  
MPphoto
 
 

  Elisabetta Gardini (PPE), por escrito.(IT) En vista de los recientes acontecimientos en la cuenca del Mediterráneo y de sus consecuencias directas e indirectas para los países europeos, debemos llevar a cabo una revisión rápida y profunda de la Política Europea de Vecindad. La nueva estrategia de Europa debe basarse en una redefinición de los recursos disponibles para el Mediterráneo, prever un aumento de los compromisos financieros para facilitar la reforma política, económica y social en los países de la región y exigir recursos en cuanto a la inmigración. Asimismo, en lo que respecta a los cambios radicales que afectan a nuestros vecinos del sur, creo que ha llegado el momento de adoptar un nuevo enfoque europeo con el objetivo, no solo de defender la democracia, sino también de tomar medidas concretas para aliviar las presiones migratorios y para garantizar la seguridad del suministro de energía. En este contexto, es esencial echar los cimientos, lo antes posible, de una nueva y reforzada asociación con nuestros países vecinos del sur: una asociación orientada a la promoción de la estabilidad, el desarrollo económico y la transición democrática de la zona. Con esto en mente, creo que la Unión Europea debe jugar un papel clave en el contexto geopolítico de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de este documento porque destaca la importancia de establecer de un grupo de trabajo, implicando al Parlamento, en respuesta a las peticiones de supervisión de los procesos de transición democrática hechas por los actores que piden un cambio democrático, en concreto, en lo que respecta a unas elecciones libres y democráticas y a la creación de instituciones, incluido un poder judicial independiente. También pide a la UE que preste un gran apoyo al proceso de reforma política y económica de la región utilizando todos los instrumentos existentes dentro del marco de la Política Europea de Vecindad y, allí donde sea necesario, adoptando otros nuevos para ayudar de la forma más efectiva posible en el proceso de transición democrática, con especial atención al respeto de las libertades fundamentales, la buena gobernanza, la independencia del poder judicial y la lucha contra la corrupción, respondiendo así a las necesidades y expectativas de los pueblos de nuestros vecinos del sur. Debemos garantizar que proporcionamos una asistencia mejor orientada, especialmente dirigida a la sociedad civil y las comunidades locales, manteniendo el enfoque ascendente. No obstante, cualquier aumento de los fondos asignados debería basarse en una valoración precisa de las necesidades y coherente con un aumento de la efectividad de los programas aplicados, diseñados y priorizados según los requisitos de cada país beneficiario.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de esta resolución que reclama, a la luz de los acontecimientos que se están produciendo en el Mediterráneo meridional, especialmente en Túnez y Egipto, el hecho de que la PEV no haya fomentado y protegido los derechos humanos en terceros países; obliga a la UE a aprender de estos hechos y a revisar su democracia y su política de protección de los derechos humanos a fin de crear un mecanismo de aplicación de la cláusula de derechos humanos incluida en todos los acuerdos con terceros países; insiste en que la revisión de la PEV debe dar prioridad a los criterios relacionados con la independencia del poder judicial, el respeto de las libertades fundamentales, el pluralismo y la libertad de prensa y la lucha contra la corrupción; y exige una mejor coordinación con las demás políticas de la Unión con respecto a esos países.

 
  
MPphoto
 
 

  Jean-Luc Mélenchon (GUE/NGL), por escrito.(FR) La nueva Política Europea de Vecindad que se nos ha prometido solo es más de lo mismo, con la adición de algunas consideraciones democráticas necesarias. Por lo demás, los acuerdos negociados con las dictaduras se han fijado solo para vivir: zonas de libre comercio, la externalización de la «gestión de los flujos migratorios» y la seguridad energética de la UE —todo está ahí—. A la UE no podían importarle menos las democracias en vías de expansión. He votado en contra.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) Durante algunos años, la UE se ha centrado en su política de vecindad sobre liberalización económica, esperando que esto tuviera efectos secundarios políticos positivos. El dinamismo de las reformas económicas ha estado minado durante mucho tiempo por los regímenes autoritarios mediante una mayor represión del Estado. El hecho de que la Política Europea de Vecindad pueda contribuir realmente a una mayor estabilidad es cuestionable en vista de la escalada de acontecimientos en Libia.

En los países del Magreb, parece que las esperanzas del Proceso de Barcelona podrían verse hechas realidad en parte, aunque con efectos secundarios que la UE no había anticipado y para los que no estaba preparada —a pesar de que se asocian normalmente a los procesos de transformación—. El Proceso de Barcelona en sí mismo es algo positivo, y también he tenido esto en cuenta a la hora de votar.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) La Política Europea de Vecindad (PEV) ha demostrado ser un instrumento de política exterior efectivo. A través de las delegaciones interparlamentarias y la Asamblea Parlamentaria de la Unión para el Mediterráneo, el Parlamento debería asumir su responsabilidad de promover la idea de que la estabilidad y la prosperidad de Europa están muy relacionadas con la gobernanza democrática y el progreso económico y social de los países vecinos del sur, y fomentar el debate político, la libertad real, las reformas democráticas y el Estado de Derecho en los países socios vecinos. Por estas razones, que se han expresado en la resolución, he votado a favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Paulo Rangel (PPE), por escrito.(PT) Las recientes protestas en algunos países meridionales vecinos de la UE, concretamente Túnez, Egipto y Libia, han demostrado claramente la necesidad de que la UE modifique su política de vecindad, aportándole unos instrumentos más ambiciosos y efectivos que le permitan estimular y apoyar las reformas políticas, económicas y sociales que se están pidiendo. Es, por tanto, vital que la revisión de la Política Europea de Vecindad (PEV) refleje estos avances y permita dar una respuesta adecuada a los retos que estos presentan, con especial énfasis en la inflexible defensa de los valores democráticos y los derechos y libertades fundamentales, con un compromiso con una mayor implicación de la sociedad civil y las comunidades locales. El señor David, el ponente, expone esto muy bien en su informe, y quisiera elogiarlo por su excelente trabajo.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – He votado a favor. El Parlamento Europeo reafirma los valores, los principios y los compromisos sobre los que se ha levantado la PEV, como son la democracia, el Estado de Derecho, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales y de los derechos de las mujeres, la buena gobernanza, la economía de mercado y el desarrollo sostenible, y reitera que la PEV debe convertirse en un marco válido para profundizar y fortalecer las relaciones con nuestros socios más próximos y fomentar y prestar apoyo a sus reformas políticas, sociales y económicas, diseñadas para establecer y consolidar la democracia, el progreso y las oportunidades sociales y económicas para todos; pone de relieve la importancia de mantener los principios de responsabilidad compartida y copropiedad en la elaboración y la aplicación de los programas de la PEV; considera que desde su puesta en marcha en 2004 como política marco única, la PEV, apoyada en la diferenciación según resultados y en la ayuda individualizada, ha aportado beneficios tangibles a los países socios de la PEV y a la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) Según el artículo 8 del Tratado de la Unión Europea, la Unión desarrollará una relación especial con los países vecinos, con el objetivo de establecer un área de prosperidad y buena vecindad. El respeto y la promoción de la democracia y los derechos humanos, especialmente los de las mujeres, son principios fundamentales de la Unión Europea y deben constituir valores comunes compartidos con los países socios de la Política Europea de Vecindad. Los actuales levantamientos populares en Túnez, Egipto y Libia son la consecuencia del descontento general de la gente con sus regímenes totalitarios, y se están extendiendo por toda la región oriental. En vista de este cambiado escenario social y político, la UE debe realizar ajustes eficaces en su política de vecindad a fin de dar un apoyo efectivo al proceso de reformas en las áreas de derechos humanos y democracia. La UE debe definir en detalle las prioridades estratégicas que persigue en las asociaciones con sus vecinos orientales y meridionales. Me gustaría ver a la Unión tomar medidas respaldada en el deseo de iniciar un proceso de democratización, en concreto, con respecto a una mayor participación de las mujeres en la vida pública y una mejor planificación del desarrollo socioeconómico.

 
  
MPphoto
 
 

  Tokia Saïfi (PPE), por escrito.(FR) He votado a favor de este informe porque lo que está ocurriendo en la actualidad debería motivarnos para reformar la política de vecindad, no solo para volver a enfocarla. En términos económicos, comerciales y políticos, el respeto de los derechos y libertades debería ser, al mismo tiempo, condición y objetivo de nuestra cooperación. La ayuda financiera que proporcione la UE con este fin debería aumentarse notablemente y cumplir así con esa misma condición y objetivo. También deberíamos relanzar la Unión para el Mediterráneo sobre una base moral en cuanto a sus requisitos y sobre una base práctica en cuanto a sus logros. Nuestra cooperación ya no debería limitarse a intercambios con las autoridades dominantes: la Unión Europea debería dar prioridad al diálogo con los distintos miembros de la sociedad civil y fomentar la aparición y la organización del pluralismo político en la región. Al fomentar la introducción de cambios legítimos y organizados de poder, no nos enfrentaremos a un dilema entre el apoyo incondicional a los gobiernos por el bien de la estabilidad y el caos. Es más, al basar nuestra cooperación en valores esta vez, le brindaremos la legitimidad popular y la continuidad necesaria para alcanzar los retos históricos de la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilja Savisaar-Toomast (ALDE), por escrito. (ET) En la votación de hoy, he respaldado la resolución relativa a la revisión de la Política Europea de Vecindad con respecto a las dimensiones oriental y meridional. Estas resoluciones son especialmente importantes debido a los últimos acontecimientos que se han producido en la región meridional. En concreto, debemos tener en cuenta las fuertes demandas de la población de algunos vecinos meridionales de la UE de que haya un derrocamiento de las dictaduras y de la reivindicación de la democracia. La revisión estratégica de la Política Europea de Vecindad debe tener en cuenta totalmente estos acontecimientos y reflexionar sobre ellos.

Ambas resoluciones, relativas a las dimensiones oriental y meridional, son importantes para que haya una cooperación que beneficie a ambas partes entre la UE y sus diferentes países vecinos, que garantizará los avances necesarios en cuanto a democracia, derechos humanos y economía y seguridad. La estabilidad y el bienestar de Europa están muy unidos al éxito que tengan los vecinos meridionales de la PEV en la gobernanza democrática, así como a su éxito económico y social, y es muy importante que se respalden los principios del debate político, las plenas libertades, las reformas democráticas y el Estado de Derecho en los países socios de la política de vecindad. Gracias.

 
  
MPphoto
 
 

  Marie-Thérèse Sanchez-Schmid (PPE), por escrito.(FR) Los alzamientos en Túnez, Egipto y Libia han sorprendido tanto a Europa, que todo el mundo está de acuerdo en que hay que revisar los términos de su cooperación con los países del Mediterráneo. Ya tenemos algunas opciones abiertas en lo que respecta a proporcionar apoyo a largo plazo para la transición democrática, el desarrollo económico y la integración regional de nuestros vecinos meridionales. La UE tiene dos instrumentos a su disposición: la Unión para el Mediterráneo y el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación. Ambos han dejado patentes sus debilidades, pero un verdadero compromiso político podría corregir nuestros errores. Por tanto, apoyo esta resolución, que ofrece un marco claro y unos objetivos específicos para la próxima Política Europea de Vecindad. Quisiera, no obstante, llamar la atención de los diputados sobre la dimensión transfronteriza de esta política. Al representar tan solo un 5 % del presupuesto total del IEVA, el gobierno central la pasa por alto y su programación está sujeta a retrasos alarmantes. No obstante, esta dimensión podría actuar como catalizador para muchas iniciativas estructurales de cooperación en el Mediterráneo. El establecimiento de una auténtica asociación UE-Mediterráneo no solo significa tener en cuenta las aspiraciones de los pueblos, sino también ofrecer una inversión real en proyectos concretos.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito.(PL) He respaldado la resolución sobre la revisión de la Política Europea de Vecindad – Dimensión meridional. Desde la posición de un diputado de la Comisión de Derechos de la Mujer, quisiera llamar especialmente la atención sobre la importancia de las políticas de igualdad de género como elemento indispensable de los derechos humanos, que es además un principio fundamental de la Unión Europea. Los derechos de la mujer deben ser un elemento prioritario en las negociaciones con los países de la Política Europea de Vecindad (PEV).

Según la resolución, los derechos de las mujeres deberían incluirse en las revisiones del Derecho codificado (Derecho constitucional, Derecho penal, Derecho familiar y todos los órganos del Derecho civil) y debería incluirse en el diálogo sobre derechos humanos que se mantiene con los países socios de la PEV. También deberíamos centrarnos en medidas que intensifiquen la integración social de las mujeres. Necesitamos programas que promuevan la educación de las mujeres y tenemos que fomentar su empleo y aumentar su participación en la vida pública. Los efectos de las medidas para mejorar la igualdad de género en los países de la PEV deberían ser controlados y supervisados continuamente, y los errores en esta área deberían ser condenados categóricamente e incluso castigados.

Opto por no reforzar las relaciones de la UE con terceros países que no incorporan lo suficientemente a las mujeres en sus políticas e instituciones en cuestiones relacionadas con la organización de la sociedad civil (en concreto, organizaciones de derechos humanos y organizaciones de mujeres).

 
  
MPphoto
 
 

  Catherine Stihler (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe, que tiene una importancia significativa, dados los recientes acontecimientos que se han producido en los países vecinos meridionales de la UE. Es vital que la política renovada respalde la democratización y auténticas reformas en los países afectados.

 
  
MPphoto
 
 

  Nuno Teixeira (PPE), por escrito. (PT) Los acontecimientos del Norte de África y Oriente Próximo son un indicio de la ineficacia de la Política Europea de Vecindad (PEV), pero también de los nuevos retos que afronta la UE como actor regional. La creación de un área de prosperidad y buena vecindad basada en los valores de la UE debería seguir siendo la base de las relaciones con los países socios de la PEV —en este caso concreto, con los países del Mediterráneo—. En primer lugar, creo que es esencial que se revisen los programas indicativos de 2011-2013, teniendo en cuenta las necesidades más urgentes y, al mismo tiempo, haciendo que los instrumentos financieros, en concreto, el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación (IEVA) y la Iniciativa Europea para la Democracia y los Derechos Humanos (IEDDH), sean más flexibles a fin de proporcionar un apoyo directo a las organizaciones de la sociedad civil.

También quisiera pedir que la Unión para el Mediterráneo sea reforzada tanto en términos de financiación como en términos de compromiso por parte de los Estados miembros, como foro favorecido de intercambio de mejores prácticas, donde se debería establecer una política mediterránea clara, basada en la política de asociación, el principio de «propiedad» y condicionalidad. Por último, creo que hay que encontrar soluciones urgentemente para poner fin a la guerra en Libia, así como preparar un paquete de medidas para la reconstrucción del país una vez haya terminado el conflicto.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) Aplaudo la adopción de esta resolución por nuestro Parlamento, que está evaluando la situación y decidiendo sobre la futura dirección de la Asociación Euromediterránea. Mi compromiso con un acercamiento entre las dos orillas del Mediterráneo me han llevado a hacer una serie de propuestas, que me alegra decir que han sido aprobadas por mis colegas. En concreto, hice hincapié en la necesidad de revisar la Política Europea de Vecindad en vista de los acontecimientos que se están produciendo en el mundo árabe, intensificando el diálogo con la sociedad civil, estimulando el intercambio de buenas prácticas, garantizando el respeto de los derechos humanos en nuestros acuerdos de asociación y respaldando el proceso de transición democrática en esos países. La PEV nos ofrece una magnífica oportunidad para promocionar nuestros valores y reforzar nuestras relaciones con los países que están a las puertas de Europa. Por esa razón, espero que nuestra asociación con nuestros vecinos del Mediterráneo meridional se convierta en una prioridad de nuestra política exterior. Permaneceré atento a la hora de garantizar que trabajamos en igualdad de condiciones y que se destinan suficientes recursos a lograr nuestro objetivo de convertir la región mediterránea en una zona de paz, prosperidad y cooperación.

 
  
  

Propuesta de resolución RC-B7-0244/2011 (sobre la utilización de la violencia sexual en los conflictos en el Norte de África y en el Próximo Oriente)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de esta resolución porque defiende los derechos civiles más básicos, especialmente los relacionados con la libertad de expresión. Este tipo de comportamiento debería tener consecuencias para la relación entre la UE y cualquier Estado que perpetre tales ataques contra la libertad. Sin una fuerte presión política en esos países, será difícil que llegue la paz. La UE debería estar siempre en la vanguardia de la lucha contra este tipo de ataques y permanecer alerta ante futuros cambios en la región.

 
  
MPphoto
 
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE), por escrito.(LT) He votado a favor de esta resolución sobre el uso de la violencia sexual en los conflictos del Norte de África y Oriente Próximo. Las mujeres que han participado activamente en los levantamientos que piden más democracia, derechos y libertades en el Norte de África y Oriente Próximo merecen nuestro respeto y apoyo. La Unión Europea no puede permanecer callada cuando estos valientes luchadores por la democracia y la libertad son tratados de forma cruel. Por eso pedimos a la Comisión y a los gobiernos de los Estados miembros que se opongan firmemente al uso de los abusos sexuales, la intimidación y los ataques a mujeres en Libia y Egipto, porque los regímenes beneficiados de esos países han recurrido a la violencia sexual contra las mujeres como arma en los conflictos que han surgido durante estas revoluciones. Las autoridades egipcias deben tomar medidas urgentes para poner fin a la tortura, investigar todos los casos de abuso contra manifestantes pacíficos y detener el enjuiciamiento de civiles antes tribunales militares. Creo firmemente que los cambios que se están produciendo en el Norte de África y Oriente Próximo contribuirán a poner fin a la discriminación de las mujeres y su plena participación en la sociedad en pie de igualdad con los hombres.

 
  
MPphoto
 
 

  Roberta Angelilli (PPE), por escrito.(IT) Los actos de violencia cometidos contra mujeres y niños en las últimas semanas, durante los conflictos que se han desencadenado en el Norte de África, no llegan por sorpresa, porque, lamentablemente, las mujeres que viven conflictos armados se han convertido cada vez más en un objetivo de humillación, tortura, posesión y control, con la intención de destruir por completo o parcialmente un grupo concreto.

Va más allá de eso, sin embargo: nadie tiene derecho a violar la dignidad de las mujeres simplemente porque tienen el valor de exigir el derecho a expresar lo que piensan, participando de forma activa en la construcción de un mundo pacífico y democrático y exigiendo, por encima de todo, el derecho a la igualdad de género. Infligir un trato inhumano y degradante, como descargas eléctricas, «pruebas de virginidad», violencia física y psicológica, violación y esclavitud, es una práctica inaceptable a la que debemos decir «basta».

En lo que respecta a los acontecimientos ocurridos en esos países del Norte de África, lo más justo es que las personas responsables de esas graves violaciones sean castigadas, como en cualquier otro conflicto en el mundo, porque se trata no solo de civiles sino, lo que es aún más censurable, también de soldados. Sinceramente espero que la UE logre ejercer presión para que dichos países ratifiquen rápidamente una serie de instrumentos judiciales internacionales, incluido el Estatuto de la Corte Penal Internacional y la Convención de 1951 sobre el Estatuto de los Refugiados.

 
  
MPphoto
 
 

  Vilija Blinkevičiūtė (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque hay una urgente necesidad de detener el uso de la violencia y el abuso sexual contra las mujeres. La Comisión Europea y los Estados miembros deberían condenar firmemente el abuso sexual, la intimidación, la tortura y la violencia contra las mujeres que se está produciendo en Libia y Egipto. Debemos pedirle al Consejo Militar Supremo de Egipto que tome medidas inmediatas para detener estos delitos violentos contra mujeres. Debemos garantizar que a todas las fuerzas de seguridad y fuerzas armadas se les enseñe claramente que los delitos y la tortura no se pueden tolerar, que serán investigados a fondo y que los autores tendrán que asumir su responsabilidad. Asimismo, todo el mundo debería poder expresar sus opiniones sobre el futuro democrático de su país sin ser detenido, torturado o expuesto a un trato degradante y discriminatorio.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria Da Graça Carvalho (PPE), por escrito.(PT) Las mujeres han tenido una voz clave en las revueltas que pedían más democracia, derechos y libertades en el Norte de África y Oriente Próximo. Lamentablemente, los regímenes de Libia y Egipto utilizan la violencia para intimidar y degradar a las mujeres, haciéndolas más vulnerables. Condeno firmemente los actos cometidos por el ejército egipcio contra mujeres manifestantes detenidas en la plaza Tahrir. Se deben tomar medidas inmediatas con urgencia para poner fin a este trato degradante y para asegurar que se les dice claramente a todas las fuerzas de seguridad y fuerzas armadas que la tortura y demás formas de maltrato serán objeto de una profunda investigación. Está en manos de las autoridades egipcias tomar medidas urgentes para poner fin a la tortura, investigar todos los casos de abuso contra manifestantes pacíficos y acabar con los juicios de civiles antes tribunales militares. Pido a la Comisión y a los gobiernos de los Estados miembros que se opongan rotundamente al uso de la agresión sexual, la intimidación y el acoso a mujeres en Libia y Egipto.

 
  
MPphoto
 
 

  Edite Estrela (S&D), por escrito.(PT) He votado a favor de esta resolución ya que condena firmemente los regímenes de Libia y Egipto por recurrir a la agresión sexual durante el conflicto que es parte de las actuales revoluciones. Las mujeres han tenido un papel clave en estas revueltas, luchando y arriesgando sus vidas por pedir más democracia, derechos y libertades. Es vital garantizar que los cambios que se están produciendo en el Norte de África y Oriente Próximo contribuyan a poner fin a la discriminación contra las mujeres y a su plena participación en la sociedad, en pie de igualdad con los hombres.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito.(PT) Por desgracia, todos sabemos que los periodos de agitación y conflictos armados empeoran las situaciones de violencia contra las mujeres y los niños, y provocan un aumento de los casos de abusos sexuales. Esta práctica es totalmente censurable, al igual que el uso de la tortura, la violación en grupo, las «pruebas de virginidad», las amenazas y el abuso, ya sean físicos o psicológicos, hacia mujeres como forma de intimidarlas o asustarlas, o limitar sus derechos a la participación política, como está sucediendo en Egipto y Libia. La UE, y el Parlamento en concreto, debería ser un baluarte de protección de los derechos fundamentales y la dignidad humana, y denunciar clara e inequívocamente todas las violaciones de estos valores. Condeno firmemente la práctica de la violencia contra las mujeres, así como los niños, en los recientes conflictos en Oriente Próximo y el Norte de África, y quisiera pedir que se tomaran las medidas más adecuadas para proteger sus derechos fundamentales y su dignidad.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) La lucha contra la violación de los derechos humanos es el principal objetivo de la UE y sus instituciones. En vista de esto, el uso de la violencia sexual en cualquier conflicto ha dado origen a la mayor renuncia y condena de estas organizaciones. De hecho, el Parlamento ha adoptado muchas resoluciones que denuncian la violencia contra las mujeres. Esta propuesta de resolución común se centra en esa violencia, en concreto, la violencia sexual, perpetrada contra mujeres en el Norte de África y Oriente Próximo. Los informes de violencia en el contexto de guerra y represión que nos han llegado son realmente espantosos y han causando un gran disgusto e indignación. Los responsables de dicho comportamiento no pueden salir impunes, aunque estén protegidos por dictadores o por el pretexto de sufrir un retraso mental. Por tanto, voto a favor de este informe, que condena todo tipo de violencia contra las mujeres en cualquier región, pide castigos severos para los responsables y determina el apoyo de la UE en el proceso de atribución de poder a las mujeres como prioridad, especialmente aquellas que han tenido el valor de participar en la llamada «primavera árabe», y de estímulo de su plena participación en la vida cívica en los países donde viven.

 
  
MPphoto
 
 

  Ilda Figueiredo (GUE/NGL), por escrito.(PT) En el debate que tuvo lugar sobre el uso de la violencia sexual en los conflictos del Norte de África y Oriente Próximo, la Comisión prometió abogar firmemente por poner fin a la violencia sexual y la esclavitud, que están reconocidos como crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra en la Convención de Ginebra.

Tal y como se expone en el proyecto de resolución que hemos presentado, es vital insistir en la acción diplomática efectiva que se oponga rotundamente al uso de la agresión sexual, la intimidación y el acoso a las mujeres en el Norte de África y Oriente Próximo, o en cualquier otra parte.

Nos gustaría destacar la importancia de reconocer el papel de las mujeres en las revoluciones y destacar la necesidad de garantizar los derechos de las mujeres, incluida su participación en las nuevas estructuras democráticas, jurídicas, económicas y políticas de esos países, poniendo fin a la discriminación secular que han sufrido.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito.(LT) He votado a favor de esta resolución sobre el uso de la violencia sexual en los conflictos en el Norte de África y Oriente Próximo. El documento pide a la Comisión y a los Estados miembros que se opongan firmemente al uso de las agresiones sexuales, la intimidación y el ataque contra mujeres en Libia y Egipto. Creo que todo el mundo debería poder expresar sus opiniones sobre el futuro democrático de su país sin ser detenido, torturado o expuesto a un trato degradante y discriminatorio. Se debería reconocer el papel que tienen las mujeres en las revoluciones y los procesos de democratización, y se deberían subrayar las amenazas concretas a las que se enfrentan, así como la necesidad de respaldar y defender sus derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He respaldado esta resolución, que pide a la Comisión y a los gobiernos de los Estados miembros que se opongan firmemente al uso de las agresiones sexuales, la intimidación y el ataque contra mujeres en Libia y Egipto, y condena firmemente las forzadas «pruebas de virginidad» infligidas por el ejército egipcio a mujeres manifestantes detenidas en la plaza Tahrir y que considera esta práctica inaceptable, ya que equivale a una forma de tortura; pide al Consejo Militar Supremo de Egipto que tome medidas inmediatas para acabar con este trato degradante y para garantizar que a todas las fuerzas de seguridad y fuerzas armadas se les enseñe claramente que la tortura y otras formas de maltrato, incluidas las «pruebas de virginidad» forzadas, no se pueden tolerar y serán investigadas a fondo.

 
  
MPphoto
 
 

  Andreas Mölzer (NI), por escrito.(DE) En los conflictos bélicos, a menudo son las mujeres y los niños los que se convierten en las víctimas reales. Desde hace mucho tiempo se sabe que la violación y la tortura son hechos frecuentes. La situación no es diferente en Libia y Egipto, según los informes que llegan de periodistas extranjeros interesados. En Egipto, las mujeres manifestantes han sido detenidas y expuestas a pruebas de virginidad, que también han quedado documentadas. En Libia, los soldados han llevado a cabo violaciones y torturas. Otro factor agravante es que las mujeres que han contado lo ocurrido ahora esperan severas represalias, como ser acusadas de difamación. Una vez más, se está produciendo un grave abuso de los derechos humanos ante el que se debería hacer algo, también por parte de las potencias occidentales.

He votado a favor de la resolución porque la UE tampoco debe cerrar los ojos ante estas atrocidades y es justo que exija a los gobiernos de Egipto y Libia que se investiguen estos casos sin excepción y que los autores asuman su responsabilidad, a fin de que esos países puedan seguir el camino hacia la democracia y la libertad.

 
  
MPphoto
 
 

  Franz Obermayr (NI), por escrito. (DE) Durante los disturbios en Egipto y Libia, ha habido informes de los medios internacionales que hablaban de trágicos ataques y actos de violencia que se ejercían reiteradamente contra mujeres. La tortura y la violación a menudo quedan sin castigo porque las autoridades abandonan discretamente los casos o, lo que es peor, se producen acusaciones de «difamación» contra las propias mujeres. Los papeles de víctima y autor se invierten en beneficio de una sociedad patriarcal. La UE no debe quedarse de brazos cruzados; la UE debe hacer más para proteger a las mujeres y los niños, así como el principio del Estado de Derecho para todo el mundo, en Egipto y en Libia. Así pues, he votado a favor de esta propuesta de resolución.

 
  
MPphoto
 
 

  Georgios Papanikolaou (PPE), por escrito. (EL) La propuesta de resolución común sobre la utilización de la violencia sexual en los conflictos en el Norte de África y en el Próximo Oriente condena duramente los crímenes detectados en Egipto y Libia. El ataque a las mujeres en ambos países y las quejas sobre las «pruebas de virginidad» llevadas a cabo por el ejército a mujeres detenidas en la plaza Tahrir y posteriormente expuestas a violación y tortura, para que después pudieran ser juzgadas ante tribunales militares por no superar las «pruebas de virginidad», son actos inhumanos y delictivos que incumplen totalmente la Convención de Ginebra sobre crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra.

Además de su condena tajante, la propuesta de resolución, la cual he respaldado, pide a la Comisión y a los gobiernos de los Estados miembros que se opongan rotundamente a la utilización de las agresiones sexuales, la intimidación y el ataque contra mujeres en Libia y Egipto y que tomen medidas específicas y coordinadas para detener inmediatamente estas prácticas.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito. (PT) He votado a favor de esta resolución porque condena la violencia de género y, por supuesto, la utilización de la violencia sexual en conflictos. Estoy de acuerdo con la necesidad expresada en la resolución de dar prioridad a los derechos humanos en las medidas que se tomen con la Política Europea de Vecindad (PEV) como parte integral del proceso de democratización, y también con la necesidad de que la UE comparta con esos países la experiencia que tiene en políticas de igualdad y en la lucha contra la violencia de género.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) Los levantamientos en el Norte de África y Oriente Próximo han visto a las mujeres tomar un papel muy activo en la exigencia de su anhelo compartido de democracia y derechos fundamentales. Por desgracia, los regímenes que tienen el poder en Libia y Egipto han recurrido como siempre a la agresión sexual como arma con la que atacar a las mujeres. Debemos denunciar la utilización de la violencia sexual como instrumento para intimidar y humillar a las mujeres, sin olvidar que el vacío de poder que ha surgido ahora podría conducir a un deterioro de sus derechos. Un caso significativo es el de una mujer libia que, en marzo, les contó a algunos periodistas en un hotel de Trípoli que había sido víctima de una violación en grupo por parte de unos soldados. Hoy esa joven ha sido demandada por difamación por los mismos hombres que la violaron. Debemos actuar denunciando firmemente el impacto desproporcionado de los conflictos armados sobre las mujeres y realzando su papel en la consolidación de la paz. Confío en que la denuncia por parte de la UE de la violencia ejercida contra mujeres y niños, especialmente durante conflictos armados, y de toda forma de discriminación contra ellos, en el sentido de la Convención de Ginebra, se haga en los términos más firmes posibles.

 
  
MPphoto
 
 

  Joanna Senyszyn (S&D), por escrito.(PL) He apoyado incondicionalmente la resolución sobre la lucha contra la violencia sexual en los conflictos en el Norte de África y Oriente Próximo. La violencia sexual en masa contra las mujeres es una parte permanente de los conflictos armados en el Norte de África y Oriente Próximo. El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ofrece, entre otros, el ejemplo de Kenia, un país relativamente estable, en el que las revueltas previas a las elecciones hicieron que se duplicara el número de víctimas de violencia sexual en cuestión de días.

La violencia sexual se está convirtiendo en una epidemia. De hecho, se ha convertido en una táctica de guerra. La Unión Europea no debe mantenerse neutral en esta cuestión. Es, por tanto, esencial incluir la integración de género en los objetivos de la Política Europea de Vecindad y en el centro de nuestros esfuerzos para crear un enfoque efectivo y estructurado de la igualdad de género en los países que cubre la política. Los derechos humanos, un elemento inseparable de los cuales es la igualdad entre hombres y mujeres, deberían constituir una parte esencial de los procesos democráticos en terceros países. Resulta espantoso que, pese al predominio de la violencia sexual en África, los gobiernos no incluyan la lucha contra ella entre sus prioridades, como se puede observar, por ejemplo, en el caso de Sudáfrica.

La UE debería centrar sus esfuerzos concretamente en las mujeres. Las propuestas que se incluyen en la resolución para la mejora de la integración social de las mujeres, la promoción de su empleo, la lucha contra el analfabetismo entre las mujeres y las prácticas perjudiciales tradicionales son muy importantes. La educación de mujeres y niñas debe incluir el conocimiento de sus derechos.

 
  
MPphoto
 
 

  Michèle Striffler (PPE), por escrito. (FR) Durante los últimos acontecimientos en el Norte de África, los regímenes dominantes de Libia y Egipto han utilizado las agresiones sexuales como arma para intimidar y acosar a las mujeres que participaron en los levantamientos producidos allí. Es vital, en primer lugar, que los autores de dichos actos sean juzgados por sus delitos y, en segundo lugar, que las mujeres que han padecido dichas atrocidades sean protegidas ante cualquier represalia. Yo misma he visitado la región de Kivu, al este de la República Democrática del Congo, donde esta atroz práctica es utilizada habitualmente por soldados y miembros de grupos armados. Puedo dar fe del enorme sufrimiento de las mujeres víctimas de violación y de la impunidad de los autores de estas atrocidades. La comunidad internacional debe hacer todo lo posible para asegurar que los autores de estos delitos no salgan impunes.

 
  
MPphoto
 
 

  Dominique Vlasto (PPE), por escrito.(FR) Las revelaciones relativas a los delitos de honor y la humillación sufrida por las mujeres durante los levantamientos en el mundo árabe me han conmocionado y preocupado, y me alegra que nuestro Parlamento haya denunciado las atrocidades cometidas contra ellas. Europa no puede permitir que se cometan impunemente dichas violaciones de los derechos humanos y de sus valores más fundamentales a sus puertas, en países socios, y con el telón de fondo de las manifestaciones pacíficas. Así pues, insisto en que estos actos bárbaros se investiguen y que se castigue a los responsables. Nuestra resolución aborda un requisito esencial para el futuro de estos países: el de dar a las mujeres un papel central en el proceso de democratización en las sociedades árabes. Las mujeres han desempeñado un papel destacado, silencioso, menospreciado incluso, en los movimientos de liberación, y creo que era esencial rendirle homenaje en este texto. Europa ha prometido apoyar a los países del Norte de África y Oriente Próximo en su proceso democrático. Ahora nos corresponde a nosotros asegurar que incluimos en ese enfoque garantías relativas al respeto de los derechos humanos y la igualdad entre hombres y mujeres.

 
  
  

Informe: George Sabin Cutaş (A7-0073/2011)

 
  
MPphoto
 
 

  Luís Paulo Alves (S&D), por escrito. (PT) Estoy a favor de este informe, que se ocupa de forma adecuada de cuestiones importantes como el nuevo Estatuto del Banco Europeo de Inversiones (BEI) tras el Tratado de Lisboa, bonos para la financiación de proyectos, las consecuencias para la financiación planificada del BEI durante la crisis económica, su financiación después de 2013 y sus actividades fuera de la UE, en concreto, proyectos de desarrollo, proyectos de transformación ecológica y cómo ser más fuertes con respecto a los centros financieros extraterritoriales.

 
  
MPphoto
 
 

  Zigmantas Balčytis (S&D), por escrito. (LT) He votado a favor de este informe. El Banco Europeo de Inversiones juega un papel fundamental en el apoyo a las PYME, sobre todo durante la crisis financiera y la recesión económica. Dada la enorme importancia de las PYME para la economía europea, se acordó que de 2008 a 2011 las PYME recibirían préstamos que ascienden a un total de más de 30 000 millones de euros. El Instrumento Europeo de Microfinanciación «Progress» se estableció en marzo de 2010 con unos 200 millones de euros en financiación de la Comisión y el Banco. No obstante, las PYME siguen teniendo dificultades cuando tratan de obtener crédito. Como menciona el informe de Bank Watch, las PYME, concretamente las de los Estados miembros de Europa Central y Oriental, no pueden aprovechar la ayuda destinada a ellas. El BEI debe fijar unas condiciones de financiación claras y unos criterios de eficacia de los préstamos para sus intermediarios financieros que ofrecen préstamos. A los intermediarios financieros nacionales se les dio un periodo de dos años para ofrecer préstamos, pero como afirma el informe, algunos intermediarios financieros solo concedieron una pequeña parte de los préstamos o no concedieron nada en absoluto, a pesar de que los recursos financieros estaban en sus cuentas. Además, el sitio web del BEI sigue sin poner a disposición del público datos relativos al uso y los beneficiarios de los fondos asignados. Creo que el BEI debe mejorar su transparencia en lo que se refiere a los préstamos a través de intermediarios financieros e informar anualmente sobre sus préstamos a PYME, incluyendo una evaluación de la accesibilidad y la eficacia de esto y listas de beneficiarios de préstamos.

 
  
MPphoto
 
 

  Diogo Feio (PPE), por escrito.(PT) En primer lugar, quisiera felicitar al Banco Europeo de Inversiones (BEI) por todo el trabajo que ha realizado, especialmente su apoyo a las pequeñas y medianas empresas (PYME) mediante la financiación que ha aumentado de forma constante desde 2008, y también mediante la creación del Instrumento Europeo de Microfinanciación «Progress» en marzo de 2010. Asimismo, creo que el compromiso con la idea de los bonos para la financiación de proyectos, destinados a mejorar la calificación crediticia de los bonos emitidos por las propias empresas, y que son utilizados para financiar el transporte europeo, la energía y las infraestructuras de TI, es una medida positiva. A estas alturas, sería deseable que tanto la Comisión como el BEI presentaran propuestas concretas para los bonos para la financiación de proyectos. También merece la pena destacar el importante trabajo que puede ejercer el BEI con la estrategia UE 2020, al simplificar procedimientos y maximizar los factores multiplicadores para atraer inversores del sector público y privado. Con respecto a la financiación del BEI fuera de la UE, creo que lo deseable sería contar con un Memorando de Entendimiento firmado por el BEI, el BERD y la Comisión, a fin de reforzar la cooperación en todos los países donde operan, con el doble objetivo de hacer sus políticas en materia de préstamos coherentes entre sí y coherentes con los objetivos políticos de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  José Manuel Fernandes (PPE), por escrito. (PT) El Banco Europeo de Inversiones (BEI), creado en 1958 con el Tratado de Roma, es una comunidad financiera de la UE que principalmente tiene el objetivo de contribuir al desarrollo equilibrado de la UE mediante la integración económica y la cohesión territorial. Aplaudo los cambios introducidos por el Tratado de Lisboa, que da una mayor flexibilidad a la financiación del BEI. Recuerdo las enmiendas introducidas por el Tratado de Lisboa, que aclaraban los objetivos de la financiación concedida por el BEI a terceros países, que debería apoyar los principios generales que gobiernan las interacciones de la UE con el resto del mundo, como se especifica en el artículo 3, apartado 5, del TUE y que, con esa seguridad, debería respaldar los objetivos de la acción exterior de la UE. Esta institución financiera está obligada a presentar un documento con el balance de sus actividades al Parlamento todos los años. Esta propuesta de resolución se centra en el análisis del informe de 2009. Este documento hace referencia no solo a los avances que resultaron de la adopción de los nuevos estatutos, sino también a las actividades del BEI.

 
  
MPphoto
 
 

  João Ferreira (GUE/NGL), por escrito.(PT) Reconocemos la importancia que pueden tener los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI) para el desarrollo y el progreso social, debido a sus bajos intereses y sus largos periodos de pago. No obstante, sus opciones no siempre son lo suficientemente transparentes y claras. Además, no son los países ni las regiones que más necesitan sus préstamos los que salen más favorecidos con sus préstamos. Así pues, este informe, que nosotros apoyamos, contiene algunas críticas, sugerencias y propuestas.

Sin embargo, no estamos de acuerdo con la transformación del BEI en una mera herramienta para que la UE aplique sus políticas, así como con el planteamiento de los problemas de cohesión social y económica y desarrollo social, que se debería considerar en el presupuesto de la UE y los fondos estructurales y de cohesión de la UE.’Obviamente, el BEI puede controlar y aumentar esos esfuerzos, pero no puede sustituir a las políticas presupuestarias de la UE.

 
  
MPphoto
 
 

  Monika Flašíková Beňová (S&D), por escrito. (SK) El Banco Europeo de Inversiones (BEI) actualmente desempeña un papel insustituible a la hora de ofrecer financiación en la UE y otros lugares. El informe presentado adopta una visión positiva del hecho de que el BEI ha actuado correctamente al respaldar a las PYME de la UE durante la crisis. Es cierto que el banco anteriormente destinó 30 000 millones de euros durante un periodo de cuatro años para respaldar a las PYME. No obstante, el problema no es que todo el dinero siquiera llegara a las PYME. En concreto, solo cerca de la mitad de los fondos asignados llegaron a las PYME de la región V4 en el primer periodo. El BEI concedió a los bancos inexplicablemente un largo periodo de dos años para distribuir los fondos y además no especificó ninguna sanción a los bancos en caso de que no se cumpliera dicho plazo. Los bancos de Europa Central, duramente golpeados por la crisis, estaban encantados de «quedarse con» esos fondos. Lo que se presentó como un apoyo a las PYME se convirtió, en realidad, en apoyo a las sucursales de bancos extranjeros en Europa Central. Hay motivos suficientes para pensar que esto no ha sido por casualidad, sino a propósito.

Para concluir brevemente ―el BEI también está teniendo problemas en el área de desarrollo―. Tiene que contratar a más trabajadores especializados en desarrollo. El BEI está actualmente falto de personal, pese a su impacto sobre los denominados países en desarrollo. También estoy de acuerdo con el ponente en que el BEI debe hacer cambios estrictos en su financiación a través de intermediarios, ya que esto podría acabar en paraísos fiscales.

 
  
MPphoto
 
 

  Ildikó Gáll-Pelcz (PPE), por escrito. (HU) Aplaudo el hecho de que el Parlamento Europeo evalúe el informe anual del Banco Europeo de Inversiones (BEI), aunque sea desde una perspectiva muy general. El BEI está teniendo un papel decisivo en la lucha contra la crisis. Para mí, sin embargo, las cuestiones de la transparencia y los resultados medibles siguen dudosas. La actividad del BEI se centra en las tres áreas en las que la crisis ha golpeado más fuerte: las pequeñas y medianas empresas (PYME), las regiones de convergencia y la lucha contra el cambio climático. Las PYME juegan un papel clave en la recuperación de la economía europea y la lucha contra el desempleo, y por eso sería oportuno facilitarles el acceso al capital necesario para que se produzcan cambios. En este sentido, sería útil que pudiéramos ver una evaluación de la accesibilidad y la efectividad de los préstamos en cuestión todos los años, lo cual garantizaría la transparencia del objetivo final de los préstamos y mejoraría el proceso administrativo. También a este respecto, creo que es de vital importancia que el BEI actualice y refuerce su política sobre los centros financieros extraterritoriales.

El BEI juega un papel muy importante en la mejora de la convergencia de la Unión Europea, y debido a la ayuda técnica y la cofinanciación que ofrece, las regiones bajo los objetivos de convergencia pueden utilizar una mayor proporción de los fondos disponibles para ellas. Por esta razón, creo que incrementar más este papel resulta práctico y se debe respaldar.

Por último, creo que merece ser tenida en cuenta la propuesta de que se introduzca un sistema de supervisión regulador transparente en el interés de la calidad de la situación financiera del BEI, una medida exacta de sus resultados y la conformidad con unas prácticas profesionales efectivas y satisfactorias.

 
  
MPphoto
 
 

  Lorenzo Fontana (EFD), por escrito.(IT) Me parece bien el hecho de que en este periodo de crisis, las actividades del Banco Europeo de Inversiones se centren en ayudar a las pequeñas y medianas empresas, que son el pilar de nuestra sociedad. La implicación y el diálogo con los intermediarios financieros locales son bienvenidos. Lo que es muy importante en mi opinión es el énfasis puesto sobre las energías renovables en lo que respecta a los países candidatos. Por esta razón, voto a favor del informe.

 
  
MPphoto
 
 

  Juozas Imbrasas (EFD), por escrito. (LT) He votado a favor de esta resolución porque el Parlamento Europeo acoge con satisfacción los cambios introducidos por el Tratado de Lisboa, que permiten una mayor flexibilidad en la financiación del BEI e incluyen las participaciones en el capital como un complemento a las actividades ordinarias del Banco, la posibilidad de establecer filiales y otras entidades con el fin de regular las denominadas actividades especiales y facilitar servicios más amplios de asistencia técnica, así como el refuerzo del Comité de Auditoría. Recomienda que se considere la posibilidad de introducir un sistema de supervisión prudencial de la calidad de la situación financiera del BEI, la medida exacta de sus resultados y el respeto de las normas de buenas prácticas profesionales. También acoge con satisfacción la idea de «bonos para la financiación de proyectos» destinados a mejorar la calificación crediticia de los bonos emitidos por las propias empresas en el marco de la Estrategia Europa 2020 y utilizados para financiar el transporte europeo, la energía, las infraestructuras de TI y la transformación ecológica de la economía. La emisión de los bonos para la financiación de proyectos tendría un impacto positivo en la disponibilidad de capital destinado a las inversiones para mejorar el crecimiento y el empleo, como complemento de las inversiones nacionales y del Fondo de Cohesión.

 
  
MPphoto
 
 

  David Martin (S&D), por escrito. – He votado a favor de este informe que recomienda las siguientes medidas para reforzar el papel del BEI en el desarrollo: (a) la asignación de un mayor número de personal especializado y con experiencia en cuestiones de desarrollo y en los países en desarrollo, así como un aumento de la presencia local de personal en los terceros países, (b) una mayor participación de los actores locales en los proyectos, (c) la puesta a disposición de capitales adicionales destinados a los proyectos orientados al desarrollo, (d) la concesión de un mayor número de subvenciones, (e) estudiar la posibilidad de agrupar las actividades del BEI en los terceros países en una entidad única separada.

 
  
MPphoto
 
 

  Barbara Matera (PPE), por escrito. (IT) Quiero hacer constar mi satisfacción con que el informe Cutaş sobre el informe anual 2009 del Banco Europeo de Inversiones (BEI) haya sido aprobado. Destacaría el excelente trabajo realizado por el BEI en apoyo a las pequeñas y medianas empresas en un periodo de dificultad económica y difícil acceso al préstamo. Además, estoy a favor del desarrollo por parte del BEI, junto con la Comisión Europea, de bonos para la financiación de proyectos que se utilicen en la financiación de proyectos de grandes infraestructuras relacionadas con el transporte, la energía y las telecomunicaciones, que son esenciales para lograr los objetivos de crecimiento y cohesión de la Unión.

 
  
MPphoto
 
 

  Maria do Céu Patrão Neves (PPE), por escrito.(PT) El informe anual 2009 del Banco Europeo de Inversiones (BEI) destaca el papel esencial que ha desempeñado el BEI en el apoyo a las pequeñas y medianas empresas (PYME), sobre todo en este periodo de crisis financiera y recesión económica. El BEI se ha centrado en tres áreas que la crisis ha golpeado más fuerte en Europa, concretamente: las PYME, las regiones de convergencia y la lucha contra el cambio climático. La importancia de las PYME para la economía europea es incuestionable, por lo que aplaudo el aumento de la financiación del BEI para las PYME en el periodo 2008-2010, que ascendía a 30 800 millones de euros, y el establecimiento del Instrumento Europeo de Microfinanciación «Progress», que ha recibido unos 200 millones de euros por parte de la Comisión y el BEI.

 
  
MPphoto
 
 

  Raül Romeva i Rueda (Verts/ALE), por escrito. – A favor. Aunque no es un texto que nosotros, como Verdes, hubiéramos redactado así, pensamos que el texto es lo suficientemente aceptable para votar a su favor.

 
  
MPphoto
 
 

  Licia Ronzulli (PPE), por escrito.(IT) El documento que se ha aprobado hoy destaca que existe una clara necesidad de ayuda adicional por parte del Banco Europeo de Inversiones (BEI) en áreas estratégicas para la recuperación de la economía europea: las pequeñas y medianas empresas, empresas de capitalización media e infraestructuras y otros proyectos clave de crecimiento y mejora del empleo como parte de la Estrategia Europa 2020. El informe insta al BEI a que invierta en el transporte de mercancías en el sector ferroviario europeo, así como en otras redes transeuropeas de transporte de mercancías con un enfoque prioritario en el Mediterráneo, el Mar Negro y los puertos del Mar Báltico, con el fin de vincularlos definitivamente a los mercados europeos. El BEI debería, además, ofrecer más apoyo a la construcción de la red RTE-T para que sirva de incentivo a las inversiones tanto del sector privado como del público. Para alcanzar este objetivo, los «bonos para la financiación de proyectos» pueden actuar como un instrumento complementario de inversión junto al presupuesto del fondo RTE-T.

 
Última actualización: 1 de septiembre de 2011Aviso jurídico