Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B7-0351/2011

Debates :

PV 08/06/2011 - 13
CRE 08/06/2011 - 13

Votaciones :

PV 09/06/2011 - 8.2
CRE 09/06/2011 - 8.2

Textos aprobados :


Debates
Miércoles 8 de junio de 2011 - Estrasburgo Edición DO

13. Cumbre UE-Rusia (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Presidente. – El siguiente punto del orden del día es la declaración de la Comisión, en nombre de la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre la Cumbre UE-Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – Señor Presidente, Señorías, me alegra tener la oportunidad de poder debatir con ustedes sobre la próxima Cumbre Unión Europea-Rusia que comenzará mañana en Nizhni Novgorod. Los representantes de la Unión Europea serán el Presidente del Consejo Europeo y el Presidente de la Comisión. La Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión Catherine Ashton, y el Comisario Karel De Gucht también estarán presentes.

El Servicio Europeo de Acción Exterior, en colaboración con la Comisión y los dos Presidentes, han preparado la cumbre con todo detalle tomando como referencia los debates de finales de 2010 y enero de 2011 del Consejo Europeo y del Consejo sobre la importancia de Rusia como socio estratégico, los resultados de la anterior Cumbre UE-Rusia y la visita del Gobierno ruso a la Comisión en febrero.

En general, nuestras relaciones han mejorado durante los dos últimos años. Hemos concluido negociaciones bilaterales sobre la adhesión de Rusia a la OMC, acordado qué enfoque adoptaremos ante la posibilidad futura de un sistema de exención de visados y firmado el Acuerdo de Asociación para la Modernización, que en estos momentos está en fase de aplicación.

También estamos trabajando en el marco de los cuatro espacios comunes y en el diálogo técnico. Interactuamos de manera muy intensa. Les recuerdo que Rusia es el único socio con el que la Unión Europea celebra dos cumbres anuales. La visita a la Comisión del 24 de febrero del Primer Ministro Putin y de una delegación del Gobierno ruso sin precedentes es un símbolo de la determinación rusa por mejorar nuestras relaciones y nuestra colaboración.

Sin embargo, aún quedan por resolver muchos asuntos bilaterales de relevancia. La situación relativa al desarrollo democrático y los derechos humanos en Rusia es extremadamente preocupante. Teniendo en cuenta la próxima celebración de las elecciones a la Duma estatal rusa y las elecciones presidenciales, prestaremos especial atención a las condiciones del proceso electoral.

Ahora quisiera hacer hincapié en los objetivos que consideramos primordiales para esta cumbre. Son los siguientes:

En primer lugar, para facilitar la adhesión de Rusia a la OMC antes de finales de 2011 y partiendo de la base del acuerdo bilateral UE-Rusia concluido en el año 2004 y en diciembre del año pasado, la Unión Europea va a intentar que Rusia ponga remedio a las cuestiones multilaterales de relevancia que aún quedan pendientes. Rusia aún podría entrar a formar parte de la OMC antes de finales de 2011 si toma las decisiones adecuadas para resolver la gran cantidad de cuestiones multilaterales de relevancia que tiene pendientes. La cumbre no puede sustituir a las negociaciones de Ginebra, pero puede servir para instar a que Rusia tome medidas constructivas.

En segundo lugar, la Unión Europea va a hacer hincapié en que Rusia tiene que hacer más progresos en lo que respecta a las importantes disposiciones del nuevo Acuerdo UE-Rusia en materia comercial y de inversiones, inclusive las referentes a la energía, para que la colaboración de los próximos años entre los dos países pueda contar con un sólido fundamento jurídico. No descartamos la posibilidad de sacar el tema del veto ruso a las importaciones de hortalizas provenientes de la UE en la cumbre, pues lo consideramos totalmente injustificado, aunque esperamos que la evidencia científica solucione este asunto a nivel de expertos.

En tercer lugar, debemos seguir ofreciendo el máximo apoyo a la Asociación para la Modernización, pues constituye un medio muy importante en lo que respecta al compromiso de Rusia con las reformas.

En cuarto lugar, defenderemos los derechos humanos y el Estado de Derecho en Rusia.

Y en quinto lugar, instaremos a Rusia a que colabore de manera más activa con los países de nuestra vecindad común y a que siga manteniendo el diálogo en cuanto a otros temas de interés internacional, como por ejemplo el conflicto de Oriente Próximo o la situación del Norte de África. De hecho, la situación en Moldova y en Transdniéster servirá de precedente para la mejora de la cooperación en materia de asuntos exteriores.

Por último, también deberíamos utilizar la cumbre para reafirmar nuestro compromiso político con el progreso en materia de cooperación en gestión de crisis, salvaguardando en todo momento nuestra autonomía en el proceso de decisiones.

El ámbito energético también ocupa un lugar destacado en nuestras reuniones con Moscú. Haremos énfasis en la necesidad de reformar el sistema eléctrico ruso con el fin de establecer unas condiciones igualitarias. Haremos hincapié en la necesidad de cooperar en la lucha contra el cambio climático.

Para alcanzar nuestros objetivos en lo que respecta al cumplimiento de los máximos estándares en materia de seguridad nuclear hemos mantenido contacto con Rusia en encuentros bilaterales y en foros internacionales como, por ejemplo, el Organismo Internacional de Energía Atómica o la Cumbre del G-8.

Volveremos a invitar a Rusia a participar en las negociaciones de un completo acuerdo con Euratom. Respecto al accidente de Fukushima, la Unión Europea intentará que Rusia adopte el mismo enfoque que la UE en lo que respecta a las pruebas de estrés que habrán de realizarse tanto en las centrales nucleares actuales como en las previstas.

Por último pero no por ello menos importante, hemos comenzado el proceso de aplicación de un régimen de exención de visados. La Unión Europea preparó y aprobó en marzo esta propuesta entre la lista de medidas comunes para el posible establecimiento del régimen de exención de visados y, de hecho, empezamos con las negociaciones en abril. Desde entonces, se ha celebrado el Consejo Permanente de Asociación UE-Rusia en materia de Justicia y Asuntos de Interior y se ha progresado enormemente. Pero hoy por hoy los expertos aún no han llegado a un acuerdo en cuanto a las medidas comunes. Debemos dejar muy claro en esta cumbre que los atajos políticos no existen.

En cuanto a Rusia, cabe pensar que sus objetivos para la cumbre se centrarán en los visados, la OMC, el ámbito energético, en el que se enmarcaría la seguridad nuclear, y la cooperación en materia de seguridad. Puede que Rusia retome la idea de un Comité Político y de Seguridad que realice sus funciones a nivel ministerial. Creemos que ya contamos con las estructuras necesarias para la cooperación. Lo que se necesita ahora es voluntad política para poder progresar de manera sustanciosa.

Gracias por su atención. Estoy ansioso por oír sus comentarios.

 
  
MPphoto
 

  Ria Oomen-Ruijten, en nombre del Grupo PPE(NL) Señor Presidente, señor Comisario, gracias por la buena disposición que ha mostrado en la elaboración de la resolución. No voy a hablar de los temas de los que ha hablado el señor Comisario porque ya se han tratado en la resolución. En lo que respecta al Grupo del Partido Popular Europeo (Demócratas-cristianos), la declaración final de la cumbre que se celebrará la semana que viene no debe quedarse en buenas palabras. Rusia es nuestro gran vecino. Rusia es un socio importante. Dependemos el uno del otro y el grado de dependencia es muy alto y por eso esperamos que los acuerdos que alcancemos ahora sean verdaderos acuerdos y que den resultados concretos.

¿Cuáles son nuestras prioridades? En primer lugar, el acuerdo de asociación. Tenemos que hacer que el proceso de negociaciones avance. Espero que la UE persuada al Presidente Medvédev de que debe otorgar plenos poderes a su equipo de negociación para asumir compromisos específicos. Ya es hora de volver a avanzar en materia de comercio e inversión. También vamos con retraso en cuanto a las negociaciones del capítulo energético. Necesitamos que los acuerdos se basen en una asociación energética sólida y transparente que se rija por unas normas.

Asimismo, me gustaría saber en qué posición estamos en lo que respecta a los derechos humanos. Para nosotros, para el Parlamento, es una parte imprescindible del acuerdo de asociación. Personalmente veo el acuerdo para la modernización como un asunto complementario, al igual que los espacios comunes. Es un tema secundario, pero podría resultar de ayuda si conseguimos acabar con las normas de la adhesión a la OMC. Contribuiría a establecer la igualdad de condiciones y propiciaría un clima de inversión.

El Presidente Medvédev se ha comprometido personalmente a mejorar el Estado de Derecho pero, como usted ha dicho, no es suficiente. Tenemos que estar seguros de que Rusia estará a la altura de las circunstancias en las próximas elecciones y cumplirá con las obligaciones que asumió en el Consejo de Europa y en la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE). Las elecciones serán la prueba de fuego, lo cual también implica que los nuevos partidos deberían tener derecho a presentarse. Rusia debería sentirse honrada por que se haya convocado a los observadores de las elecciones con tanta antelación. Por último, el veto a las importaciones de hortalizas (…)

(El Presidente interrumpe a la oradora)

 
  
MPphoto
 

  Hannes Swoboda, en nombre del Grupo S&D. – – (DE) Señor Presidente, señor Comisario, no cabe duda de que Rusia es un socio muy importante para la Unión Europea pero, como ha destacado el señor Comisario, también es un socio muy complicado. Espero que las negociaciones no se dilaten demasiado en el tiempo. Pero lamentablemente no concluirán con la rapidez con que piensa la señora Oomen-Ruijten. Durante este proceso, debemos mantener el diálogo tanto con los representantes oficialmente electos como con los representantes de la sociedad civil, cuyas posturas suelen ser más similares a las nuestras en lo que respecta a la democracia y a los derechos humanos.

La Asociación para la Modernización entre la Unión Europea y Rusia es una buena idea. Sin embargo, Rusia también tiene que poner algo de su parte. Hace falta un mayor nivel de democracia y menos corrupción. Los inversores no paran de quejarse de la inseguridad jurídica, especialmente en lo que respecta al tema de los impuestos. Como ha dicho el señor Comisario, ante todo tenemos que prepararnos rápidamente para la adhesión de Rusia a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y para su pertenencia a la OMC. En el ámbito de las políticas energéticas, hay que obligar a Rusia a reconocer los principios de una política energética justa y transparente. Rusia puede hacer mucho por sí misma concretamente en materia de eficiencia energética en el que persisten muchas deficiencias.

En materia energética, quisiera mencionar la preocupación de uno de sus vecinos, que también es el nuestro, a saber, Ucrania. En la actualidad Rusia está volviendo a intentar utilizar el tema de la energía y los precios de la energía como arma política. Debemos oponernos tajantemente. Tenemos un compromiso con la libertad de Ucrania para decidir en qué mercados desea estar presente y en cuáles desea operar. Después de todo, queremos mantener relaciones comerciales con Ucrania y un acuerdo comercial. Rusia no debería presionar a Ucrania en este ámbito. Le está dando la única opción de unirse a su unión aduanera con Kazajstán y Belarús o pagar un precio desorbitado por la energía. Debemos oponernos a esta actitud.

De nuevo en lo que respecta a los vecinos, esperamos que Rusia respete los acuerdos de los tratados relativos a Georgia y retire sus tropas a las posiciones anteriores al conflicto. También esperamos que Rusia contribuya a solucionar el conflicto de Nagorno Karabaj. Debería dejar de suministrar armas a ambas partes del conflicto e intentar mediar en el conflicto para encontrar una solución pacífica.

El señor Comisario ya ha mencionado la importancia de la exención de visados. Que los ciudadanos puedan disfrutar de la libertad de circulación entre Rusia y la Unión Europea es especialmente relevante para las relaciones entre los individuos. Espero que pronto consigamos hacer progresos a este respecto.

Sin embargo, uno de los asuntos fundamentales es el modo en que se van a celebrar las próximas elecciones. Rusia tiene que ser consciente de que el mundo, y los países democráticos de Europa en particular, van a estar muy atentos al modo en que se celebran estas elecciones, en si los partidos han podido registrarse correcta y justamente y en si se ha excluido a ciertos individuos o a ciertos partidos de las elecciones desde un principio. Debemos dejárselo claro a Rusia en la cumbre. Queremos que en Rusia también se celebren unas elecciones justas y de la forma adecuada.

Rusia va a tener que esforzarse mucho para ponerse a la altura en materia económica. Pero está lista para la democracia. Queremos que haya democracia en Rusia, al igual que los ciudadanos rusos quieren para sí mismos. Es nuestro deseo y nuestra ambición. Rusia tiene que darse cuenta de que la democracia también beneficiará a Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Kristiina Ojuland, en nombre del Grupo ALDE – Señor Presidente, esperamos que en la cumbre de Nizhni Novgorod se siga progresando respecto al nuevo y completo acuerdo de asociación y colaboración.

La UE y Rusia deben tener presente que el único modo de tener una auténtica asociación es manteniendo una relación sincera. En nombre del Grupo ALDE, quisiera pedir a los representantes de la UE que transmitan a sus homólogos rusos el malestar del Parlamento Europeo.

La Unión Europea va a tener que hacer frente a tremendas dificultades en lo que respecta a su relación con Rusia a menos que los dos socios compartan los mismos valores y principios. Si el Kremlin sigue distanciándose de la democracia y del Estado de Derecho va a terminar perdiendo su condición de socio legítimo de la UE.

Por ejemplo, el Kremlin ha prohibido la inscripción de una serie de partidos políticos a las elecciones a la Duma estatal por motivos de procedimiento. Es muy probable que en esta lista se incluya al Partido de la Libertad Popular (PARNAS) y a sus líderes, Mijaíl Kasyanov, Vladimir Milov, Boris Nemtsov y Vladimir Ryzhkov. Debemos hablar de la repentina supresión de la oposición. Deben permitir el registro de los partidos de la oposición.

Señorías, Rusia no es China. Rusia es miembro del Consejo de Europa y de la OSCE y, por tanto, debe cumplir con sus compromisos y obligaciones internacionales. Además, Rusia debe respetar su propia constitución.

Rusia tiene que respetar la soberanía y la integridad territorial de sus vecinos. Insistimos en que deje de presionar a Ucrania, como ha dicho su Señoría anteriormente, como hizo por ejemplo el Primer Ministro Putin ayer mismo en su reunión con el Primer Ministro de Ucrania cuando le presionó para que su país se uniera a la unión aduanera de Rusia, Kazajstán y Belarús. No podemos consentirlo. Esperamos que Rusia retire sus tropas de manera inmediata de Georgia a las posiciones anteriores al conflicto.

Por último, el Grupo ALDE está muy decepcionado porque, en vísperas de la cumbre, Rusia haya impuesto un veto desproporcionado a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE.

 
  
MPphoto
 

  Charles Tannock, en nombre del Grupo ECR. – Señor Presidente, Rusia es un socio muy importante para la UE en muchos sentidos. Como miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, Rusia tiene una influencia potencial muy decisiva en los asuntos internacionales, desde nuestra relación con Corea del Norte a su participación en el cuarteto de Naciones Unidas. Del mismo modo, me complace que el Presidente Medvédev haya pedido recientemente al dictador libio, Muamar el Gadafi, que deje el poder. También espero que el Kremlin se sume al resto de la comunidad internacional a fin de impedir la proliferación nuclear de Irán.

Del mismo modo, reconozco que Rusia tiene intereses económicos en las repúblicas de la antigua Unión Soviética, algunas de las cuales, afortunadamente, están distanciándose cada vez más de Moscú y acercándose a la UE. Sin embargo, la UE debe seguir insistiendo en que va a mantener su apoyo y su compromiso con estos países que ya son independientes, como por ejemplo Ucrania. Debe asegurarse de que se deja la puerta abierta a las aspiraciones euroatlánticas. En este sentido, espero que la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión plantee el asunto de Georgia, cuyo territorio se ha anexionado y ocupado de forma ilegal por parte de los soldados rusos, y que ayude a presionar a Rusia para que solucione la cuestión de Transdniéster en Moldova. Asimismo, la Comisión está planteando la posibilidad de la Cumbre UE-Rusia se celebre anualmente en lugar de cada seis meses, lo cual es una buena idea y el camino que creo que deberíamos seguir.

Rusia no es una democracia liberal madura ni un país con un poder judicial independiente pero, nos guste o no, vamos a tener que vérnoslas con el oso ruso.

 
  
MPphoto
 

  Werner Schulz, . en nombre del Grupo Verts/ALE (DE) Señor Presidente, señor Comisario, aunque a primera vista parezca razonable que Rusia se proteja contra la proliferación de la infección por Escherichia coli enterohemorrágica (EHEC) en su territorio, no esperábamos que un país que aspira a pertenecer a la Organización Mundial de Comercio (OMC) impusiera un veto total sobre las importaciones de hortalizas procedentes de la UE. Tendremos que hablar de este asunto en Nizhni Novgorod. Pero un asunto aún más importante es el de los gérmenes o las semillas políticas presentes en la actualidad, el débil comienzo de la democracia y del Estado de Derecho. A este respecto, deberíamos hacer todo lo que esté en nuestra mano en el contexto de la Asociación para la Modernización para ayudar a que sus raíces se extiendan y crezcan por toda Rusia.

El Presidente Medvédev ha reconocido que la modernización económica y técnica no será posible sin una modernización fundamental de la sociedad. Pero hasta ahora no hemos visto muchas medidas acordes con estas palabras. Por ello, los representantes de la UE deberían dejarle muy claro al Presidente Medvédev que las próximas elecciones a la Duma estatal rusa pondrán a prueba la credibilidad de su política reformista.

La celebración adecuada de unas auténticas elecciones es uno de los cimientos de la democracia. Quienquiera que apueste por el pluralismo y la competitividad política debería velar por el respeto de los estándares electorales establecidos por el Consejo de Europa y permitir cuanto antes que la Organización de Seguridad y Cooperación Europea (OSCE) mande una misión de observación electoral a largo plazo.

Para que se celebren unas elecciones justas es fundamental que los partidos puedan inscribirse. Lamentablemente, parece ser que el Gobierno ruso no ha aprendido nada de las sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos que dictaminaron que no había motivo alguno para disolver el Partido de la Libertad Popular (PARNAS) y que, aún así, no tiene intención alguna de permitir el registro del Partido de la Libertad Popular, que se ha creado recientemente.

El aumento de los partidos que cuentan con el apoyo del Kremlin y la creación por parte del Primer Ministro Vladimir Putin del Frente Popular de Toda Rusia nos llevan a un callejón sin salida desde el punto de vista político. Esta aparente competitividad ha llevado al país a la apatía política y ha devaluado el estatus de la Duma. El Presidente Medvédev podría dar un gran paso adelante en este sentido y acabar su mandato con al menos un éxito que se pudiera demostrar.

En los casos concretos de Mijaíl Jodorkovski y de Serguéi Magnitski, en vez de esperar a la sentencia del tribunal de Estrasburgo, se debería luchar contra la arbitrariedad del poder judicial. La revisión de estos casos por parte de la comisión Fedotov es un buen comienzo. En cuanto sea posible se publicarán sus resultados y conclusiones.

Un tema importante que debería tratarse durante los debates y las negociaciones entre la UE y Rusia es la futura participación en el Foro de la Sociedad Civil que se ha establecido recientemente en Praga. Después de todo, los acontecimientos del norte de África ponen de manifiesto que para que las reformas surtan efecto hace falta una sociedad civil activa. Por ello, el Gobierno ruso debería esforzarse por que esto ocurra en su propio país y hacer todo lo que esté en su mano por establecer una asociación para la modernización con la sociedad civil.

 
  
MPphoto
 

  Vladimír Remek, en nombre del Grupo GUE/NGL. (CS) Señor Presidente, señor Comisario, en vano he buscado la respuesta a la pregunta: ¿Por qué estamos debatiendo una resolución sobre la cumbre con Rusia en vísperas de la celebración de dicha cumbre y por qué se va a celebrar la votación el mismo día de la cumbre en Nizhni Novgorod? Además, este punto ni siquiera figuraba en el orden del día de la sesión a principios de la semana pasada. Todo este asunto huele a una mala planificación y, en mi opinión, no es más que una formalidad. Además, en vez de esforzarnos, en un proceso de principios, por establecer un nuevo acuerdo relativo a nuestras relaciones con Rusia, a quien valoramos como un socio importante, nos estamos creando una fama de no parar de repetir una serie de proclamas y exigencias que definitivamente no van a surtir el efecto deseado.

En primer lugar, deberíamos centrarnos en los asuntos en los que sí podemos avanzar como, por ejemplo, en progresar en los acuerdos relativos a la relajación y posible supresión definitiva de los acuerdos con Rusia sobre el régimen de visados. En cambio, estamos criticando la actitud rusa y su veto a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE. ¿Pero cómo ven nuestra actitud los países que no pertenecen a la UE? Cuando estábamos buscando la fuente de la epidemia mortal nos acusamos los unos a los otros sin pruebas concluyentes, restringimos las importaciones y las exportaciones de productos básicos y exigimos una compensación. Sin duda alguna podemos sacar nuestras propias conclusiones sobre el grado de confianza que infundamos y no limitarnos a juzgar a Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Fiorello Provera, . en nombre del Grupo EFD. (IT) Señor Presidente, el diálogo entre la Unión Europea y Rusia debe expandirse en la medida de lo posible a varios ámbitos, desde la economía a los derechos humanos, porque no hay alternativa alguna al diálogo. Europa y Rusia son, de hecho, interindependientes, tanto desde el punto de vista económico como el político.

Estoy pensando en los asuntos pendientes en el plano internacional, como por ejemplo la seguridad energética, el Magreb, el programa nuclear iraní, el terrorismo, el Cáucaso, el conflicto de Nagorno Karabaj y el cambio climático. Rusia es un socio estratégico para Europa, especialmente por las sinergias que puedan establecerse en un futuro. Como está ocurriendo en cierto modo, Moscú puede suministrarnos recursos energéticos y minerales y colaborar en materia de seguridad militar y en la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado. Europa puede contribuir con recursos financieros, con su capacidad científica y tecnológica y con su amplia experiencia en el ámbito de la democracia y los derechos humanos.

El futuro de Rusia está ligado al de Europa y debe desarrollarse con perseverancia, sin complacencia y a pesar de todas las dificultades existentes. En este sentido, la conclusión del acuerdo de asociación estratégica entre la Unión Europea y Rusia es muy relevante para nuestro futuro común.

 
  
MPphoto
 

  Béla Kovács (NI).(HU) Señor Presidente, respecto a la próxima cumbre, quisiera llamar la atención de la delegación de negociación sobre dos aspectos. En primer lugar, quisiera animarles a que reconsiderasen la importancia de la importación de energía rusa y, en segundo lugar, a que ampliasen el acuerdo de asociación de modo que los representantes de la UE pudiesen participar en las elecciones que se van a celebrar en diciembre de este año y en las elecciones presidenciales de marzo de 2013 en calidad de observadores. Como pueden ver, se prevé que el porcentaje de importaciones de energía rusa aumente, teniendo en cuenta que muchas centrales nucleares europeas van a cerrar después de las pruebas de estrés.

Por tanto, estamos empezando a preocuparnos, una vez más, por depender en mayor medida de Rusia en el futuro. Sin embargo, quisiera que no olvidaran el otro lado de la moneda. Rusia depende de la Unión Europea en el mismo grado porque nosotros somos quienes compramos sus productos. Si no comprásemos su energía, la economía rusa tendría que afrontar graves problemas de estabilidad en el futuro.

 
  
MPphoto
 

  Elmar Brok (PPE).(DE) Señor Presidente, señor Comisario, Señorías, Rusia y la Unión Europea son socios por sus intereses mutuos y por su situación geográfica. Así son las cosas nos guste o no. Debemos conseguir que nuestra asociación sea positiva y constructiva. Por eso tenemos que avanzar en el acuerdo de asociación en lo que respecta a las negociaciones sobre el régimen de exención de visados y hacer que nuestra Asociación para la Modernización cobre sentido para poder llegar a tal fin.

Sin embargo, tenemos que darnos cuenta de que todo ello conlleva obligaciones para las dos partes, inclusive en lo que respecta a la pertenencia a la Organización Mundial de Comercio (OMC), y que ninguna de ellas va a poder seguir haciendo lo que les dé la gana. Las normas contractuales e internacionales establecidas son vinculantes y no ha lugar a la arbitrariedad en el trato recíproco. Dichas normas también excluyen la utilización de la energía como arma política, por ejemplo.

Hemos de abordar los intereses mutuos de manera positiva y constructiva y, en lo que respecta a la política de asuntos exteriores, eso naturalmente implica que Rusia debe asumir un cierto grado de responsabilidad. En estos momentos, se da el caso de Siria en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. En este tipo de casos, Rusia tiene que contribuir de manera constructiva a la paz en la comunidad internacional. Esto implicaría, no obstante, que tendría que respetar los derechos soberanos y las decisiones de sus países vecinos en lo que respecta a las alianzas que quieren firmar. Además, Rusia tiene que poner de su parte en los «conflicto enquistados» y debe acabar con las injusticias de Abjazia y Osetia del Sur.

Tenemos una responsabilidad común en el mundo. Está claro que Rusia y la Unión Europea comparten intereses importantes a escala internacional y debemos asegurarnos, al definir estos intereses, de que Rusia reconozca que la democracia y el Estado de Derecho también son fundamentales para el desarrollo interno. Un grado de condicionalidad es oportuno para nuestras relaciones porque un país en el que no reine el Estado de Derecho, es un mal lugar para invertir debido a la ausencia de seguridad jurídica. Un país que no respete la democracia y el Estado de Derecho no puede ser beneficioso a largo plazo para sus ciudadanos. Esperemos que gracias a la Asociación para la Modernización, entre otros acuerdos, podamos encontrar un camino común hacia el progreso.

 
  
MPphoto
 

  Knut Fleckenstein (S&D).(DE) Señor Presidente, Señorías, tan solo quisiera hacer referencia a dos aspectos porque la señora Swoboda ya ha mencionado el resto de asuntos en nombre de nuestro Grupo. Rusia está sin duda alguna en una gran encrucijada. En diciembre se determinará su situación política interna en las elecciones a la Duma estatal y quién continuará con la modernización emprendida a partir del año 2012.

Pero también cabe esperar un enfoque positivo. Nunca tendrán una oportunidad mejor que esta para reforzar la confianza en el desarrollo de Rusia de la comunidad internacional. Pero ello depende de que se celebren unas elecciones justas y de que los candidatos puedan acceder en igualdad de condiciones al registro y a los medios de comunicación. Al menos, tienen que garantizar la igualdad de oportunidades.

En segundo lugar quisiera hablar de la Asociación para la Modernización entre la UE y Rusia. Con ella se abre la puerta a una efectiva colaboración. Por ello, no deberíamos desaprovechar la oportunidad de apoyar a Rusia con todo nuestro empeño en el proceso de modernización, no solo invirtiendo en la modernización de la economía, sino también en la modernización de su sociedad. Los gobiernos prometen muchas cosas sobre el papel, pero todos sabemos que, sobre el papel, se puede decir de todo. Los ciudadanos, en cambio, perderían toda esperanza si no se cumple con lo establecido sobre el papel.

La implicación y la participación de la sociedad civil, de los empresarios, de los investigadores, de los jóvenes y de los artistas son fundamentales para el establecimiento de una sociedad de la solidaridad con autodeterminación. Solo podremos apoyar la modernización de manera efectiva, no obstante, si los ciudadanos tienen la posibilidad de reunirse con facilidad para aprender los unos de los otros e intercambiar experiencias. Por estos motivos, la UE y Rusia deberían llegar a un acuerdo de una vez por todas sobre las medidas comunes que se deberían emprender para la instauración de un régimen de exención de visados y el modo de hacerlo para conseguir que las medidas surtan efecto lo antes posible.

Hemos estado hablando de los ciudadanos de la región de Kaliningrado y de cómo facilitar la expedición de visados. Hace un mes, el Parlamento decidió que se debería facilitar la expedición de visados para las personas que quisieran viajar por motivos culturales. Nos hemos estado planteando si, quizás, deberíamos prestar una atención especial a los jóvenes de dicha región. No son malas propuestas para empezar, pero no son una solución global. Por ello le pido a la Comisión que marque el ritmo. Puede contar con nuestro apoyo en cualquier caso, incluso en lo que respecta a uno de los Estados miembros más dudosos.

(Aplausos)

 
  
  

PRESIDE: Diana WALLIS
Vicepresidenta

 
  
MPphoto
 

  Alexander Graf Lambsdorff (ALDE).(DE) Señora Presidenta, parece mentira que nuestras relaciones con Rusia se basen en un acuerdo que data de 1994. Desde entonces, no hemos conseguido resolver nada. Vamos de la colaboración a la confrontación con Rusia. En lo que respecta a nuestros vecinos, deploramos la guerra con Georgia, la presión que se está ejerciendo sobre Ucrania, el reconocimiento del Presidente Lukashenko en Belarús y la escisión de la República de Moldova como consecuencia del conflicto de Transdniéster. Sin embargo, nuestra colaboración con Rusia en el Consejo de Seguridad es satisfactoria respecto al problema libio o al programa nuclear de Irán.

En cuanto a Rusia en sí, el nuevo paradigma es qué se entiende por Asociación para la Modernización. ¿Pero qué es la modernidad sin democracia? En la lista de prioridades que nos ha leído, señor Comisario, los derechos humanos estaban por debajo de los pepinos y el Estado de Derecho por debajo de los tomates. ¿Es todo lo que podemos esperar en este ámbito? ¿Es que no esperamos más de la democratización de Rusia? Creo que, como Parlamento, debemos dejar claro que sí que esperamos algo más, como por ejemplo que se celebren unas elecciones justas. Tenemos que hacer progresos a este respecto.

Sin embargo, quisiera dejar algo muy claro: Por lo general ese tipo de progreso se consigue a nivel de expertos. Dos cumbres al año son demasiado. Es mejor que no celebremos ninguna cumbre, como ocurre con Estados Unidos. Tenemos suficiente contacto con Rusia en los ámbitos de especialidad. De lo contrario, las cumbres carecerán de contenido, lo cual no beneficiaría a nadie.

 
  
MPphoto
 

  Adam Bielan (ECR).(PL) Señora Presidenta, en mi opinión, los aspectos más significativos de nuestra relación con Rusia son la política energética y los derechos humanos. Rusia persigue el objetivo estratégico de apoderarse de países independientes explotando el asunto del gas en su política de asuntos exteriores. Hace tan solo unos días, las autoridades rusas chantajearon a Ucrania para presionarla cambiando los precios del gas dependiendo de si el país decidía unirse a la unión aduanera rusa o de si se fusionaran Gazprom y Naftogaz. Evidentemente, las medidas mencionadas han puesto punto y final a las negociaciones sobre la creación de un espacio de libre comercio entre la UE y Ucrania. Los acuerdos a largo plazo sobre el suministro de gas también son un modo de influir en las políticas de los Estados miembros de la UE. Por ello deberíamos alabar la posición de la Comisión Europea por haber reconocido que el acuerdo que ha concluido el Gobierno polaco no respeta la legislación comunitaria. Los precios del gas ruso en Europa central duplican en estos momentos los precios que se pagan en los países de Europa occidental. Rusia está desacreditando los proyectos de extracción de gas de esquisto, lo cual está exacerbando la alarma.

El problema de los derechos humanos es más evidente en el caso de Mijaíl Jodorkovski. No cabe duda de que debemos hablar de este problema en la cumbre teniendo en cuenta la sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y la ilegalidad del arresto y el encarcelamiento del empresario ruso.

 
  
MPphoto
 

  Heidi Hautala (Verts/ALE). – Señora Presidenta, quisiera recordarle al señor Comisario Füle la buena acogida que tuvo la comunicación sobre la política europea de vecindad. Por lo que he oído, señor Comisario, prácticamente está diciendo que deberíamos aplicar el mismo principio con Rusia, a pesar de que Rusia no pertenece a la vecindad oriental.

Pero sí que deberíamos exigir lo que usted ha denominado una democracia profunda y poner todo nuestro empeño en apoyar a la sociedad civil rusa. Quisiera llamar la atención sobre algunos puntos de la resolución que se va a aprobar mañana en el Parlamento Europeo. Tenemos que hacer énfasis en la necesidad de mantener relaciones estrechas y apoyar los programas para el desarrollo de la sociedad civil rusa. Señor Comisario, le informo de que hoy han llegado noticias muy preocupantes de Nizhni Novgorod, el lugar donde está a punto de comenzar la cumbre.

Las organizaciones de la sociedad civil me han informado de que las autoridades competentes han emprendido medidas preventivas. Se ha intentado interrogar a aquellas personas que podían contactar con los representantes de la UE, lo cual es absolutamente inaceptable. Se ha llegado a avisar a los activistas que luchan por los derechos de los niños de que no vayan a Nizhni Novgorod. Se han bloqueado, obviamente por razones técnicas, las tarjetas de crédito de la principal organizadora local del evento de la sociedad civil, que por cierto es el primero que se vincula a la Cumbre UE-Rusia. La matrícula de su coche también ha desaparecido misteriosamente.

Señor Comisario, le pido que se asegure de que los representantes de la UE en la cumbre de Nizhni Novgorod den el reconocimiento y el apoyo necesarios a las organizaciones de la sociedad civil. A tal fin, el señor Schulz, Vicepresidente de la Delegación en la Comisión Parlamentaria Mixta UE-Rusia, y yo hemos enviado una carta al Presidente Barroso, a la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión Ashton y al Presidente Van Rompuy.

 
  
MPphoto
 

  Nikolaos Salavrakos (EFD).(EL) Señora Presidenta, en primer lugar quisiera desearle mucha suerte para la cumbre de mañana. En el orden del día figuran la gobernanza global, la adhesión de Rusia a la OMC y asuntos del ámbito internacional, entre los que destacan los acontecimientos del Norte de África y de Oriente Próximo.

Rusia es el tercer socio comercial de la UE. La UE exporta un total de 65 600 millones de euros a Rusia. Según las estadísticas oficiales, la economía rusa crece a un 4 % a pesar de la situación económica y se prevé que siga creciendo a este ritmo durante mucho tiempo. Con su adhesión a la OMC se abrirá la puerta a múltiples oportunidades en lo que respecta a las relaciones económicas entre la UE y Rusia. No obstante, también generará cambios innovadores en materia energética, energía nuclear y seguridad internacional.

 
  
MPphoto
 

  Andreas Mölzer (NI).(DE) Señora Presidenta, señor Comisario, somos conscientes de la importancia de Rusia para la UE, no solo en lo que respecta al ámbito económico, sino también como socio estratégico. El veto a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE impuesto por Moscú es sin lugar a dudas un asunto problemático que se produce justo en vísperas de la adhesión de Rusia a la Organización Mundial de Comercio (OMC). Deberíamos asegurarnos de que en el futuro Rusia no entre en conflicto con las normas de la OMC.

Sin embargo sigue habiendo problemas con el acuerdo del año 2006, que aún no ha sido aplicado, relativo a las aerolíneas de la UE. Las relaciones entre Rusia y la UE también son tensas debido al escudo antimisiles que los Estados Unidos tienen previsto implantar en Rumanía. Si la UE se toma en serio sus estrategias para mejorar las relaciones con Rusia, debería resolver estos problemas antes y después debería empezar a tomar en consideración la susceptibilidad de Rusia respecto a un ámbito de influencia histórica que existe sin lugar a dudas, o más bien que existe en lo que respecta a Rusia. Solo de este modo conseguiremos progresar.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Zalewski (PPE).(PL) Señora Presidenta, la asociación entre la Unión Europea y Rusia también entraña una responsabilidad hacia los terceros países. Quisiera llamar la atención de la Comisión sobre el apartado de la resolución que dice que Rusia no debería usar el suministro de recursos naturales como un instrumento político con el que influir en la política de sus países vecinos. Es lo que ha pasado con Ucrania, donde el Primer Ministro ruso, Vladimir Putin, dijo claramente en la última reunión que mantuvo con el Primer Ministro ucraniano, Mykola Azarov, que Rusia solo ofrecería una rebaja de los precios y que solo se renegociaría el contrato si Ucrania se unía a la unión aduanera con Rusia, Kazajstán y Belarús y, como consecuencia, renunciaba a sus aspiraciones y planes con la UE. Esto no es ni más ni menos que chantaje. Si no se renegocia el contrato, el precio del gas en la frontera entre Rusia y Ucrania podría llegar a los 500 euros por cada 1 000 m3. Ucrania es el país europeo que paga el precio más alto por el gas ruso, a pesar de que es el más cercano a la fuente de gas.

Como consecuencia, la situación podría llevar a una grave crisis económica y social en Ucrania. Quisiera dejar claro que la Unión Europea tiene una serie de obligaciones con Ucrania, teniendo en cuenta que en la actualidad las negociaciones relativas a su adhesión al espacio de libre comercio o al establecimiento de dicho espacio van por buen camino y que en el futuro próximo tendremos que entablar relaciones con dicho país en calidad de aliado de la Unión Europea. Tan solo le pido a la Comisión que le exija a Rusia que deje de actuar de ese modo de una vez por todas.

 
  
MPphoto
 

  Kristian Vigenin (S&D). – Señora Presidenta, esta semana se va a celebrar otra cumbre UE-Rusia. Desde la última cumbre ha habido muchos cambios en el mundo. Entre ellos quisiera destacar las revoluciones árabes, un proceso de transformación profunda que afecta a prácticamente a la totalidad del mundo árabe. El desastre de la central nuclear de Fukushima ha trastocado el futuro de la energía nuclear, especialmente en lo respecta a la seguridad. Las consecuencias del cambio climático han sido cada vez peores. Osama ha muerto, pero el terrorismo sigue vivo y tiene como objetivo a millones de personas de todo el mundo.

La lista de sucesos es muy larga y todos tienen que ver tanto con la UE como con Rusia, dos agentes internacionales vecinos con una gran cantidad de intereses a largo plazo en común o complementarios. Su relación solo puede basarse en el respeto mutuo, la franqueza y la transparencia. El encubrimiento de cualquier plan podría enturbiar esta relación, e incluso podría ponerle fin.

La UE y el Parlamento siempre han tenido claras las expectativas de los ciudadanos europeos. Pero en vistas a la celebración de la próxima cumbre, quisiera hacer hincapié en cuatro aspectos. En primer lugar, la cumbre debería contribuir a progresar de manera decisiva en la superación de los obstáculos que se interponen a la adhesión de Rusia a la OMC. Gracias a este paso tan significativo las comunidades empresariales de ambos países podrán contar con mejores oportunidades y se contribuirá a una mayor liberalización del mercado y de las relaciones económicas en el plano internacional. A este respecto, la aplicación de medidas proteccionistas resulta contraproductiva y esperamos que se no pongan por excusa las amenazas para la salud. En nuestra opinión, esto es lo que ha ocurrido con el reciente veto a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE.

Esperamos que el plan para el régimen de exención de visados que se anunció en mayo acelere los trámites necesarios para la facilitación de visados y contribuya a que pronto sea posible la libre circulación entre la UE y Rusia. A tal fin, el Parlamento espera que las autoridades rusas pongan remedio a algunos de los problemas más peliagudos, concretamente dejando de expedir pasaportes rusos a los ciudadanos de Osetia del Sur y Abjazia.

Me gustaría ver una actitud más constructiva por parte de Rusia en lo que respecta a nuestro empeño por apoyar la democratización, el progreso social y económico y la estabilidad de los seis países de la Asociación Oriental. En estos dos años ha quedado claro que la iniciativa de la UE no tiene por objeto la competitividad, sino la cooperación con Rusia porque la estabilidad de nuestros vecinos comunes y su confianza en sí mismos beneficiarían tanto a la UE como a Rusia. A este respecto, instamos a Rusia a redoblar su empeño por mediar en la resolución pacífica del conflicto de Transdniéster y en el de Nagorno Karabaj.

Por último, quisiera mencionar que, tras lo sucedido en Japón, la UE y Rusia deberían cooperar de manera plena en la revisión y elaboración de unos requisitos más exigentes respecto a la seguridad de la energía nuclear. Esperamos que se cumpla con estos requisitos más exigentes tanto en las centrales nucleares de nueva construcción como en las que operan en la actualidad. Me gustaría que este asunto formara parte de los debates de Nizhni Novgorod.

 
  
MPphoto
 

  Graham Watson (ALDE). – Señora Presidenta, el ex Primer Ministro de Canadá, Pierre-Elliot Trudeau, comparó compartir la frontera con los Estados Unidos con compartir la cama con un elefante. Nuestra Unión tiene que compartir cama con un oso.

Debemos seguir intentando desarrollar nuestras relaciones en el contexto de los cuatro espacios comunes y tomando como referencia la Asociación para la Modernización que se firmó el año pasado. Como ha dicho el señor Comisario, durante los últimos dos años se han hecho muchos progresos, como el acuerdo para el establecimiento de un Foro Consultivo sobre el Gas y la mejora del mecanismo de alerta temprana. Si este mes consiguiéramos avanzar en la resolución del conflicto de Transdniéster sería muy positivo.

Pero, como la señora Ashton dijo hace un mes tras la sentencia contra Mijaíl Jodorkovski y Platón Lébedev y como el Tribunal Europeo de Derechos Humanos ha dictaminado en multitud de ocasiones, el auténtico progreso requiere el respeto de la democracia y de los derechos humanos y la existencia de un marco jurídico justo en el ámbito empresarial, lo cual no suele ocurrir en Rusia. El establecimiento de un diálogo estructurado con la sociedad civil sería beneficioso. La lucha común contra el cambio climático contribuiría a generar confianza. Sin embargo, el oso ruso tiene malas pulgas, por lo que recomiendo que la Comisión lleve a la cumbre de Nizhni Novgorod no solo un tarro de miel, sino también una gran red.

 
  
MPphoto
 

  Edvard Kožušník (ECR). (CS) Señora Presidenta, señor Comisario, como seguro que saben, Rusia es un Estado con una gran confianza en sí mismo y los rusos son una nación segura de sí misma. La relación de la UE con Rusia debe transformarse en una auténtica asociación y no solo en una asociación fingida. Teniendo en cuenta las buenas relaciones que mantenemos con los países de la Asociación Oriental, la relación con Rusia debería ser, al menos, igual de buena. Por ello me complace que no se haya olvidado de mencionar durante su intervención la importancia de instaurar un régimen de exención de visados con Rusia, pues las relaciones con nuestros socios deben fundamentarse en la confianza y la franqueza. Por tanto, deberíamos dejarle muy claro a Rusia cuál es el plazo para la exención de visados y qué condiciones se deben cumplir.

Señor Comisario, gracias por recordar todos los puntos importantes del orden del día para la asociación entre la UE y Rusia en la preparación de la Cumbre UE-Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Bastiaan Belder (EFD).(NL) Señora Presidenta, en primer lugar, un asunto urgente. Confío en que en la Cumbre UE-Rusia se aborde sin titubeos el veto, totalmente desproporcionado y cuyos efectos han sido muy perjudiciales, a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE. El mercado del sector de la agricultura se merece que se levante el veto y así lo espera. Comisario Füle, ¿podría confirmar que la delegación de la UE se va a encargar de solucionar esta situación en la cumbre de Nizhni Novgorod? Es una pregunta muy importante. En mi país me la hacen muy a menudo siempre que hablo de la Cumbre UE-Rusia.

Quisiera decir algo, concretamente sobre la problemática que suscita la adhesión de Rusia a la OMC. Es solo una pregunta muy breve. Sin duda, Georgia ha desempeñado un papel fundamental a este respecto. Georgia tiene el derecho a veto de facto. El Presidente Saakashvili ha subido la apuesta. Quiere unas fronteras transparentes. Básicamente quiere recuperar Osetia del Sur y Abjazia. Naturalmente en su orden del día figura el veto a la importación de vino y agua mineral procedentes de Georgia. Pero parece que Rusia no cede. Resumiendo, ¿no cree que se ha llegado a un punto muerto? Al menos lo parece. Además, la economía rusa, basada principalmente en el petróleo y el gas, en realidad no necesita la adhesión a la OMC.

 
  
MPphoto
 

  Laima Liucija Andrikienė (PPE). (LT) Señora Presidenta, pido a los dirigentes de las instituciones de la UE que no se olviden de los derechos humanos en la Cumbre UE-Rusia que comenzará mañana. Está claro que el respeto de los derechos humanos es absolutamente fundamental y que sin él la asociación estratégica y la modernización de las relaciones entre la UE y Rusia son imposibles.

Tenemos que hablar del caso específico de la sentencia de 24 de mayo del tribunal de Moscú en la que se rechazaba la apelación de Mijaíl Jodorkovski y de Platón Lébedev contra la nueva condena a siete años. En pleno siglo XXI, se está celebrando un juicio bochornoso en un país que está supuestamente ligado a la UE en una asociación estratégica. Una vez más, la sentencia del tribunal de Moscú ha puesto de manifiesto lo increíblemente deficiente que es el sistema judicial ruso y ha confirmado la creencia de que en Rusia se castiga a aquellos cuyas ambiciones políticas no coinciden con las del Kremlin.

También se debería hablar de la sentencia de 31 de mayo del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y de la vulneración del Convenio Europeo de Derechos Humanos por parte de Rusia.

Nosotros, el Parlamento Europeo, deberíamos decir alto y claro que si el Presidente de Rusia, Dmitri Medvédev, quiere venir al Parlamento Europeo, tendrá que hacerlo acompañado del preso de conciencia, Mijaíl Jodorkovski. Sería la estrategia y la táctica más efectiva para la modernización de Rusia. La presencia del Presidente Medvédev y del preso de conciencia Mijaíl Jodorkovski en el Parlamento Europeo captaría la atención de los medios de comunicación de todo el mundo y el sincero apoyo de la sociedad democrática.

 
  
MPphoto
 

  Justas Vincas Paleckis (S&D).(LT) Señora Presidenta, esta cumbre es especial porque tiene lugar en el contexto de las próximas elecciones rusas. Esperamos que Bruselas mande un claro mensaje a Rusia exigiendo el respeto necesario de los principios democráticos en las elecciones para salvaguardar la diversidad de opinión de la Duma. La cuestión de la seguridad nuclear resulta especialmente relevante tras el accidente de Fukushima. Me complace que el señor Comisario haya anunciado que se tratará este asunto en la cumbre y que, tanto en Rusia como, naturalmente, en la Unión Europea, se exigirá el máximo nivel de seguridad a escala internacional tanto para las centrales nucleares operativas en la actualidad como en las que aún no se han construido.

Me da la sensación de que también se va hablar de la relación de la UE y Rusia con Belarús. La convergencia de opiniones contribuiría a que se abrieran las puertas para quienes hace poco se presentaron a las elecciones de Belarús y a que cesara la flagrante vulneración de los derechos humanos. Estoy de acuerdo con los parlamentarios que han hablado de la necesidad de pasar de las palabras a los hechos en lo que respecta a la facilitación de la expedición de visados para Rusia y para los países de la vecindad oriental de la UE.

Al asumir la Presidencia de la UE, Polonia se ha encontrado con la vía despejada para establecer un diálogo fructífero con Rusia, por lo que esperamos que en los próximos seis meses haya una serie de avances concretos en las relaciones entre la UE y Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Jacek Olgierd Kurski (ECR).(PL) En nuestras relaciones con Rusia solemos pecar de inconsistencia, debilidad y falta de seguridad en nuestro propio poder. El gasoducto Nord Stream es una muestra de lo que digo. Primero hacemos de la solidaridad energética uno de los principios fundamentales de la UE en el Tratado de Lisboa para que luego la UE acceda al proyecto Nord Stream, un proyecto realmente perjudicial para Polonia y el resto de nuevos Estados miembros desde el punto de vista geopolítico. Por ello, debemos mantenernos firmes cuando hablemos sobre cada uno de los asuntos que figuran en el orden del día de la próxima cumbre y que ha detallado el señor Comisario.

Rusia tiene que respetar unas normas concretas en lo que respecta a la OMC. En primer lugar, deberían permitir la importación de vino procedente de Georgia en su mercado antes de pensar en su adhesión a la OMC.

En cuanto a los visados, Rusia tiene que saber que el régimen de exención de visados se aplicará a los países de la Asociación Oriental en primer lugar y solo después a Rusia. Podríamos hacer una excepción con el óblast de Kaliningrado.

Respecto al ámbito energético, Rusia tiene que saber que nos oponemos a que siga chantajeando a Ucrania y a las medidas que han tomado las agencias de influencia rusas para intentar desprestigiar la extracción de gas de esquisto en Polonia y en Europa. Es una gran oportunidad para no tener que depender de Rusia.

 
  
MPphoto
 

  Tunne Kelam (PPE). – Señora Presidenta, Rusia ha proclamado un programa de modernización y algunos observadores hablan de una nueva perestroika. Hasta el momento, lamentablemente no ha habido un auténtico progreso. Los analistas coinciden en que la prioridad de la élite actual rusa es mantener el sistema actual y procurar que las relaciones con el exterior no afecten a la situación interna del país.

Por tanto, depende de la UE dejar claro este asunto. El éxito de la Asociación para la Modernización dependerá de la predisposición de Rusia y de su capacidad para establecer un poder judicial realmente independiente y poner en práctica los principios básicos del Estado de Derecho, la transparencia y la reciprocidad. No podremos esperar que haya muchos progresos a menos que la UE se mantenga fiel a sus principios y trate este tema de vital importancia.

Hoy, el International Herald Tribune ha publicado: «No habrá una economía moderna en Rusia hasta que haya un auténtico Estado de Derecho». Nizhni Novgorod será el lugar de celebración de la cumbre. Durante la época soviética se llamó Gorki y allí es donde estuvo desterrado durante muchos años Andrei Sájarov, una figura representativa de la conciencia soviética. Pido a la Comisión y a nuestros negociadores que sigan el espíritu de Andrei Sájarov y recuerden el mensaje que hace dos años nos transmitió el ganador del Premio Sájarov, Serguéi Kovalev, en este hemiciclo.

Por último, la UE debería estimular y ayudar a Rusia a aceptar su legado totalitario. Después de veinte años, ni siquiera el Presidente Medvédev ha podido negar que el poder ruso tiene una terrible historia de muerte. Recuerdo las palabras de ayer de Su Señoría el señor Swoboda cuando exigió el esclarecimiento de la historia rusa y en especial de las atrocidades cometidas durante la era estalinista. Podemos ayudar a Rusia a aceptar su pasado.

 
  
MPphoto
 

  Boris Zala (S&D). (SK) Señora Presidenta, señor Comisario, Señorías, Rusia sigue requiriendo un doble enfoque: Por una parte, la exigencia del respeto de los principios democráticos y, por otra, el rechazo de la perfilada política antirrusa del ex Presidente Bush.

Sin duda alguna, Rusia no tiene derecho a tener una esfera de influencia. Todas las antiguas repúblicas soviéticas tienen derecho a decidir libremente de qué desean formar parte. Pero sí que tiene derecho a la protección y a la seguridad internacional. Definitivamente, este tipo de seguridad contribuiría a liberalizar la situación interna de Rusia.

Tenemos que conseguir que Rusia se ponga de parte de Europa en lo que respecta a la política internacional para que sienta que se le acepta como socio en la creación de un orden democrático internacional. La Asociación para la Modernización debe satisfacer las ideas del Gobierno ruso respecto al monopolio estatal y establecer un espacio sin restricciones para la actividad científica e industrial, como ha dicho anteriormente el señor Fleckenstein durante su intervención.

Si adoptásemos un enfoque diferente respecto a Rusia en esta línea, podríamos albergar la esperanza velada de que se liberalizaran aún más los procesos democráticos rusos con una seguridad y una confianza que más tarde podrían integrarse en la política europea. Crucemos los dedos por que este sea el resultado de las próximas negociaciones.

 
  
MPphoto
 

  Mirosław Piotrowski (ECR).(PL) Señora Presidenta, en vísperas de la celebración de la Cumbre UE-Rusia y en el contexto de las negociaciones sobre un nuevo acuerdo de asociación y colaboración, la UE no solo debe tener una sola voz, sino también hacer gala ante Rusia de su unidad y solidaridad en la práctica. La solidaridad energética es uno de los principios del Tratado de Lisboa, pero Rusia no lo respeta. El proyecto Nord Stream da clara prueba de su actitud. No podemos consentir los intentos de aislar a algunos de los nuevos Estados miembros de la UE utilizando la baza divisoria del sector energético. Debemos insistir en ello durante la cumbre. También deberíamos esperar que se reconozcan las aspiraciones europeas en cuanto a Georgia, Moldova y Ucrania y que se exija a Rusia que deje de presionar políticamente a estos países. Además, deberíamos recordar que Rusia es una democracia única en la que la tasa de corrupción es muy elevada.

 
  
MPphoto
 

  Inese Vaidere (PPE).(LV) Señora Presidenta, el nuevo acuerdo de asociación UE-Rusia debe ser concreto y jurídicamente vinculante en todos los ámbitos de cooperación. Esta exigencia está justificada. No podemos consentir que el acuerdo se limite a recitar una serie de frases generales. La Unión Europea y Rusia son interdependientes. El mercado europeo no es menos importante para Rusia de lo que el gas ruso lo es para nosotros. Los planes relativos a la modernización de la economía rusa dependen directamente de nuestra tecnología y de nuestra experiencia. Por eso deberíamos ligar nuestra cooperación a las reformas en el ámbito de los derechos humanos y el Estado de Derecho. La Unión Europea es el mayor socio comercial de Rusia y su principal inversor. Por eso el acuerdo debe incluir disposiciones jurídicamente vinculantes en materia de inversión. Merece la pena insistir en la necesidad de eliminar las barreras comerciales impuestas de manera unilateral e injustificada. Me refiero a la unión aduanera de Rusia, Kazajstán y Belarús y al veto ruso a las importaciones de hortalizas procedentes de la Unión Europea. Rusia no puede seguir utilizando la política energética para servir a sus intereses geopolíticos ni discriminando a ciertos Estados miembros con la aplicación de diferentes tarifas a la venta de gas, por ejemplo.

Señor Comisario, para seguir trabajando en la estabilización de un régimen de exención de visados con Rusia, tenemos que trabajar en el establecimiento de un régimen de exención de visados con el resto de los países de nuestra vecindad oriental. En la cumbre debemos insistir en que aún no se han aplicado las disposiciones del acuerdo de seis puntos sobre Georgia. Teniendo en cuenta la próxima celebración de las elecciones presidenciales y a la Duma estatal, se deben eliminar todas las restricciones que pesan sobre los miembros de la oposición respecto a su registro en las elecciones y su aparición en los medios de comunicación. Hemos confirmado nuestro deseo de estar presentes en todas las fases del proceso electoral, pero Rusia tiene que indicar si está dispuesta a aceptar a los observadores a largo plazo y a la celebración de unas elecciones realmente justas. En conclusión, quisiera hacer hincapié en que estas críticas no se refieren directamente ni a Rusia ni a los ciudadanos rusos, sino todo lo contrario. Se refieren al Gobierno ruso actual. Espero que, gracias a estas críticas, la situación en Rusia mejore y que nuestra cooperación sea más fructífera.

 
  
MPphoto
 

  George Sabin Cutaş (S&D).(RO) Señora Presidenta, la seguridad energética y la lucha contra el calentamiento global, el tráfico de drogas y la proliferación de armas son retos comunes que requieren soluciones globales. Por eso tenemos que construir una asociación sólida con Rusia basada en la confianza mutua.

Acojo con satisfacción la reanudación de las negociaciones del ambicioso nuevo acuerdo de asociación y el intento de dejar atrás las tensiones del pasado. Creo que el empeño ruso por formar parte de la OMC debería contar con el apoyo de la UE debido al fomento de la inversión y al empuje que experimentarían las relaciones comerciales y económicas de ambos socios.

La Alta Representante de la Unión debe, asimismo, instar a Rusia en la cumbre de mañana a que ratifique la Carta de la Energía, pues la buena cooperación en materia energética de la UE y Rusia depende del respeto de los principios de transparencia, reciprocidad, competitividad y no discriminación.

 
  
MPphoto
 

  Paweł Robert Kowal (ECR).(PL) Señora Presidenta, señor Comisario, espero que la modernización sea uno de los temas que se traten mañana en la cumbre. Solo quería recordarle que la modernización de Rusia no se refiere únicamente al ámbito económico o energético, sino también al ámbito político y a las relaciones entre las autoridades y la sociedad. Le pido que plantee esta cuestión. También se refiere a las relaciones entre Rusia y sus vecinos y a la «esfera de influencia» rusa. Ya que su relación con Ucrania es tan buena, quisiera pedirle que deje claro que el acuerdo de asociación entre la UE y Ucrania también beneficiaría a Rusia y que nos preocupan mucho los indicios de que se está ejerciendo una presión política extrema sobre Ucrania en vísperas de la conclusión de un proceso de negociaciones que ya ha llegado a su etapa final. Por favor, déjeselo bien claro a Rusia de nuestra parte. Estos factores son fundamentales para la confianza mutua entre las instituciones de la Unión Europea y los Estados miembros, por una parte, y Rusia, por la otra.

 
  
MPphoto
 

  Bernd Posselt (PPE).(DE) Señora Presidenta, en primer lugar, me he quedado perplejo al oír al señor Mölzer, un hombre con un profundo conocimiento de la historia, decir que en Europa hay un espacio histórico de influencia rusa que abarca a parte de la Unión Europea como, por ejemplo, a Rumanía. Ha pasado mucho tiempo desde el pacto entre Hitler y Stalin. El mundo democrático debería seguir un enfoque europeo similar al de la doctrina Monroe. Es decir, los europeos deberían decidir el destino y las políticas de Europa. Ello no implica que no queramos una buena política de vecindad basada en el diálogo. Sin embargo, Nizhni Novgorod, el lugar de celebración de la cumbre, también debería servirnos de aviso porque nos recuerda la famosa historia de los mercaderes de Nizhni Novgorod que fueron ahorcados por creer que podían comprar su libertad y su seguridad.

Tenemos que reconocer que no podemos comprar la seguridad con dinero ni haciendo oídos sordos a la realidad. Solo podremos conseguirla mediante una asociación sincera. Necesitamos una política común de seguridad y asuntos exteriores. Tenemos que ser independientes desde el punto de vista energético y en materia de seguridad energética. Tenemos que depender menos de la política energética rusa, que se sigue utilizando como herramienta política para conseguir sus propósitos en materia de asuntos exteriores. Además, tenemos que ser claros respecto a los derechos humanos. No podemos ceder en este aspecto. En lo que respecta a Mijaíl Jodorkovski y Platón Lébedev, creo que estos individuos deberían, al menos, ser liberados o de otro modo la visita estatal del Presidente ruso al Parlamento Europeo provocará un gran pesar.

Queremos tener una asociación con una Rusia implicada en el proceso de democratización, pero para ello es necesaria la auténtica democratización de Rusia y no solo en nuestra cabeza. Por eso creo que el señor Swoboda está en lo cierto: las próximas elecciones serán decisivas. Después veremos si nuestra asociación con el pueblo ruso, a quien le tengo mucho apego, puede convertirse en una auténtica asociación con el Estado ruso.

 
  
MPphoto
 

  Mitro Repo (S&D).(FI) Señora Presidenta, como ha dicho el señor Posselt, Europa necesita a Rusia y Rusia necesita a Europa. La cooperación entre Europa y Rusia es fundamental para el fomento de la estabilidad política, social y económica en Europa y el resto del mundo.

Es una auténtica lástima que el acuerdo de asociación y cooperación entre la UE y Rusia no esté a la altura de las necesidades de cooperación actuales. Debemos profundizar en nuestra asociación estratégica de manera que tengamos una relación más estrecha y de mayor alcance. Sin embargo, las relaciones que mantengan la UE y Rusia en el futuro deberán estar basadas en la búsqueda de la paz y la seguridad, el respeto de los valores democráticos y la libertad política y económica.

Debemos centrarnos y ahondar en la Asociación para la Modernización. El diálogo entre los diplomáticos no es suficiente. Tenemos que hacer todo lo posible por facilitar el encuentro entre los ciudadanos e intensificar la cooperación en el ámbito científico, artístico, cultural, educativo y empresarial.

 
  
MPphoto
 

  Konrad Szymański (ECR).(PL) Señora Presidenta, definitivamente se tratarán innumerables temas en la Cumbre UE-Rusia, pero se prevé que uno de los más importantes sea el asunto de la seguridad energética. Rusia lleva unos meses emprendiendo una intensa campaña cuyo objeto consiste en conseguir una serie de excepciones para su infraestructura de gas a las reglas establecidas en el tercer paquete energético, es decir, a las reglas de la normativa antimonopolio que prohíbe el control paralelo y simultáneo de los recursos energéticos y las redes de transmisión. El señor Shmatko, ministro ruso de Energía, el señor Kramer, director del proyecto South Stream, y el señor Miller, director de Gazprom, han visitado Bruselas a este respecto. Es una gran campaña. La Unión Europea debe dejarle muy claro a Rusia cuál es su posición sobre este asunto, a saber, que no tenemos intención alguna de ofrecer una reducción de tarifas a Rusia, sino todo lo contrario. Queremos que el mercado del gas de Europa central sea más competitivo y que haya menos monopolios. Señor Comisario, me gustaría que nos dijera claramente si la Comisión Europea está dispuesta a hacer este tipo de declaraciones en la cumbre.

 
  
MPphoto
 

  Tomasz Piotr Poręba (ECR).(PL) Señora Presidenta, en vísperas de la celebración de la próxima cumbre, realmente podemos decir que la Unión Europea carece de una estrategia coherente en lo que respecta a Rusia y que la política actual de cooperación pragmática basada en una estrategia de pequeños pasos podría venirse abajo fácilmente con la próxima crisis que se origine, como ya pasó en el año 2008 durante la guerra con Georgia o en el año 2009 cuando se cortó el suministro de gas.

Respecto a este último suceso, debemos recalcar la definición de la palabra «diversificación», que en Europa suele ser sinónimo de construcción de una gran cantidad de gaseoductos procedentes de Rusia. Por ejemplo, la diversificación viene a significar la construcción de los gaseoductos de los proyectos South Stream y Nord Stream. Entretanto, la Unión Europea debería centrarse en garantizar el suministro de gas procedente de otras fuentes y no solo de Rusia: debería esforzarse más en la promoción del gaseoducto del proyecto Nabucco desde Azerbaiyán y debería invertir en la construcción de terminales de gas y en la investigación sobre la extracción del gas de esquisto.

Del mismo modo, debemos seguir presionando a las autoridades rusas a varios niveles para conseguir la mejora de la situación de los derechos humanos en Rusia. Aparte de los debates en el marco de las cumbres UE-Rusia, deberíamos asegurarnos de participar de una manera más activa en las consultas que se celebran dos veces al año entre los representantes de la Unión Europea y los diplomáticos del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso.

 
  
MPphoto
 

  Krzysztof Lisek (PPE).(PL) Señora Presidenta, creo que las autoridades rusas deberían saber que queremos que se comporten de manera responsable. Potencialmente, Rusia es un socio muy importante para la Unión Europea, por ejemplo, en lo que respecta a la búsqueda de soluciones para ciertos conflictos enquistados que persisten en Europa. Creo que las autoridades rusas tienen que saber que, aunque las hortalizas y el gas son importantes, tienen que dejar de apoyar a los separatistas de Transdniéster. Tienen que saber que queremos que dejen de suministrar armas a Azerbaiyán y a Armenia debido al gran riesgo que plantea para el futuro de la región. También queremos que Rusia cumpla con sus obligaciones y respete el acuerdo sobre Georgia del año 2008. Esperamos que las tropas rusas se retiren de las provincias ocupadas de Osetia del Sur y Abjazia y que Rusia respete el derecho de Georgia a pensar y a tomar decisiones sobre su propio futuro.

 
  
MPphoto
 

  Sławomir Witold Nitras (PPE).(PL) Señora Presidenta, aunque coincido con lo que ha dicho el señor Lisek respecto a Georgia y con las declaraciones de muchos otros parlamentarios sobre Ucrania, me parece que en la cumbre de mañana debemos dedicar unas palabras, o más bien muchas palabras, al tema de Belarús. Les recuerdo que el país lleva muchos meses sufriendo una crisis política de gran magnitud y que desde hace algunos meses también hay una crisis económica de gran magnitud. Del mismo modo, estamos viendo cómo Rusia presiona a Belarús, quizás con mucha más contundencia y efectividad que a Ucrania. De hecho, Rusia ha intentado hacerse con el control de la economía, o más bien de una serie de sectores estratégicos de la economía, aprovechándose de la gravedad de la situación actual de la economía de Belarús. Quisiera hacer una petición. Si Rusia decide asistir a Belarús, como sabemos que ha hecho, me gustaría que la Unión Europea se asegurara de que Rusia asista a Belarús respetando en todo momento los derechos humanos. Son valores comunes que supuestamente compartimos con Rusia, algo que suelen repetir los rusos muy a menudo, y por tanto deberían ayudarnos a introducir estos valores en Belarús. De otro modo, seremos responsables de la financiación del régimen de Lukashenko.

 
  
MPphoto
 

  Jaroslav Paška (EFD). (SK) Señora Presidenta, por lo general siempre suele haber una serie de asuntos problemáticos en nuestras negociaciones con Rusia, como por ejemplo el respeto de los derechos humanos, el absurdo veto a las importaciones de hortalizas procedentes de la UE, la colocación del escudo antimisiles en la UE o la controvertida intromisión de Rusia en muchas de las antiguas repúblicas soviéticas.

No digo que debamos evitar tratar estos temas controvertidos, pero estoy convencido de que no deberíamos hablar solo de ellos.

También deberíamos aportar nuevas ideas para conseguir que nuestra cooperación fuera beneficiosa para ambas partes. Los productores europeos necesitan contar con nuevas oportunidades para vender sus productos. Rusia es un espacio comercial enorme y su poder adquisitivo es cada vez mayor. Por ello, debemos redoblar nuestro empeño por eliminar los obstáculos que retrasan la cooperación comercial y apoyar proyectos comunes como la extensión de la línea de ferrocarril de vía ancha que parte del Pacífico al corazón de la UE.

Este tipo de proyectos podría infundir un nuevo estímulo a la cooperación, cuya puesta en práctica no solo beneficiaría a Europa, sino también a Ucrania, Rusia y a muchos países asiáticos.

 
  
MPphoto
 

  Lena Kolarska-Bobińska (PPE).(PL) Señora Presidenta, la Unión Europea y Rusia están manteniendo conversaciones sobre el futuro del sector energético y, por lo que sé, se va a crear un nuevo grupo que se encargue de los debates sobre el tercer paquete energético en el contexto de la seguridad del gas. Quisiera pedirles al señor Comisario Füle y al señor Comisario Oettinger, que informaran al Parlamento del progreso de las conversaciones y del resultado de las negociaciones del grupo. También nos gustaría tener la lista de miembros del grupo de negociación. Un representante de un consorcio energético ruso me ha dicho que su empresa iba a participar en las negociaciones. Me gustaría saber si es cierto y si los representantes de las grandes empresas rusas van a participar en las negociaciones.

Otra de las grandes preocupaciones del Parlamento Europeo es que se respete la normativa en materia de competencia en el ámbito energético y que no se hagan excepciones. Con la presentación de los planes de inversión del proyecto South Stream de hace unos días en Bruselas, resultó evidente que Rusia y Gazprom quieren contar con una serie de privilegios y un estatus especial. No podemos consentirlo.

 
  
MPphoto
 

  Vytautas Landsbergis (PPE). – Señora Presidenta, en la resolución del Parlamento veo que Europa le está tendiendo la mano a la Rusia de hoy en día quien, a pesar de su orgullo infundado y de su tradicional arrogancia, necesita el consejo de un verdadero amigo y un Plan de acción. Teniendo en cuenta que las consultas sobre derechos humanos han aconsejado al Presidente Medvédev una renovación esencial de pies a cabeza de la nación, nuestro Parlamento no va de manos vacías, sino con una disposición constructiva para la cooperación.

La mejor oportunidad que se nos presenta es que Rusia esté dispuesta a luchar por la instauración de una sociedad abierta en lugar de una sociedad de puertas cerradas anclada en el estalinismo.

Lamentablemente, la presión que está ejerciendo Rusia sobre el resto de miembros del G-8 para que en la OMC se reconozcan los territorios ocupados de Georgia como parte de Rusia no concuerda con su supuesta buena voluntad.

Lo cierto es que Occidente ha permitido que ocurriera y, como consecuencia, está delatando su debilidad en vísperas de la cumbre de Nizhni Novgorod.

 
  
MPphoto
 

  Angelika Werthmann (NI).(DE) Señora Presidenta, sin duda Rusia es un socio muy importante para la Unión Europea, pero también es un socio muy complicado. Definitivamente, Rusia está muy interesada en formar parte de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Sin embargo, quisiera pedir explícitamente la puesta en práctica de un proceso democrático tanto a nivel político como a nivel de la sociedad civil. El respeto y la salvaguarda de los derechos humanos son fundamentales.

 
  
MPphoto
 

  Elena Băsescu (PPE).(RO) Señora Presidenta, la Cumbre UE-Rusia tendrá lugar en el contexto de una serie de acontecimientos regionales que afectan a nuestra asociación. La reforma de la política europea de vecindad podría contribuir a resolver el conflicto de Transdniéster. De hecho, Rusia ha mostrado su interés por la constitución de una comisión parlamentaria paritaria. Sin embargo, aún queda pendiente la discusión sobre la estructura y el plazo para la constitución de esta comisión.

La crisis alimentaria que está sufriendo Europa en estos momentos ha suspendido las relaciones comerciales con Rusia. Las nuevas negociaciones sobre la normativa sanitaria actual podrían mejorar esta situación. La adhesión de Rusia a la OMC tendrá repercusiones a largo plazo en sus relaciones económicas con la UE. Por eso hay que revisar todos los acuerdos relevantes.

Otro tema de interés es el asunto energético, como consecuencia de la puesta en práctica proyecto AGRI. Gracias a él podríamos contar con una fuente alternativa a la del proyecto Nabucco.

 
  
MPphoto
 

  Seán Kelly (PPE). – Señora Presidenta, es bueno que la Unión Europea se esfuerce por tener las mejores relaciones posibles con sus vecinos y, de hecho, con todos los países del mundo. A veces puede resultar difícil, especialmente, supongo, en lo que respecta a Rusia debido a los altibajos que ha sufrido a lo largo de su historia. Incluso después de veinte años tras la caída del telón de acero sigue sin comportarse de una manera demasiado loable en lo que respecta a ciertos países, como por ejemplo Georgia.

Naturalmente, cualquier negociación que se entable con Rusia tendrá que estar basada en el reconocimiento de los valores fundamentales del respeto a los derechos humanos y el respeto a los países vecinos. Sin embargo, dichas negociaciones representarían una gran oportunidad para atajar problemas internacionales como el cambio climático y una gran oportunidad para el desarrollo de ambas economías. Rusia es un país en alza y un país en desarrollo en lo que respecta a su riqueza. Si los principios fundamentales son los correctos, no cabe duda de que se abrirán muchas puertas para la Unión Europea y para Rusia a largo plazo.

 
  
MPphoto
 

  Štefan Füle, Miembro de la Comisión. – Señora Presidenta, el intercambio de puntos de vista de hoy ha servido, sin duda, para darle el toque final a las preparaciones de la cumbre. Pueden estar seguros de que transmitiré la esencia de su mensaje a la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión, Catherine Ashton, quien se encargará de informar a los presidentes y al Comisario Karel De Gucht.

Por lo que he oído, muchos de ustedes quieren que sigamos involucrándonos con Rusia, que sigamos avanzando en lo que respecta a nuestra coordinación con la Federación de Rusia. Sin embargo, también he oído el deseo de mayor democracia y menor corrupción y el deseo de que se acabe con el hostigamiento que según se dice se está dando en Nizhni Novgorod, pero respeto que la Federación de Rusia se encargue de garantizar la seguridad en la cumbre.

Como hemos comprobado, nuestros puntos de vista coinciden en muchos aspectos. Estamos de acuerdo en la importancia fundamental de nuestras relaciones con Rusia en contextos bilaterales y multilaterales, tanto a escala regional como a nivel internacional. Estamos de acuerdo en la multitud de facetas de nuestra relación y en la importancia fundamental de la economía, los asuntos sociales y el medioambiente, los derechos humanos y el Estado de Derecho, la seguridad y la cooperación política.

No debemos esperar que en esta cumbre se solucionen todos los problemas y, sí, plantearemos el problema de las hortalizas. Sin embargo, sí que debemos esperar avances significativos en ciertos ámbitos.

Quisiera hacer algunos comentarios sobre esos ámbitos. En primer lugar, las elecciones. Las autoridades rusas saben muy bien que la Unión Europea va a estar muy pendiente de los procesos electorales de 2011 y 2012. En caso de que hubiera alguna irregularidad en la celebración de las próximas elecciones, nos encargaríamos de atajar esos asuntos. En estos momentos estamos centrados en pedirle a Rusia que cumpla con las obligaciones que asumió en el Consejo de Europa, las Naciones Unidas y la OSCE relativas a la celebración de unas elecciones justas y libres y que coopere con los observadores electorales de la OIDDH en la supervisión de las elecciones. Vamos a insistir en el registro de los nuevos partidos y en el acceso al proceso electoral.

En segundo lugar, he tomado nota de la preocupación del Parlamento respecto a la situación de los derechos humanos en Rusia. Compartimos en gran parte dicha preocupación y plantearemos estos asuntos al Presidente ruso en la cumbre. Las consultas sobre derechos humanos entre la UE y Rusia son el foro principal en el que se deberían tratar los problemas relativos a los derechos humanos y al Estado de Derecho. Es un instrumento muy importante y deberíamos aprovechar todo su potencial. Lamentablemente, ese no ha sido el caso y, por tanto, la Unión Europea tendrá que enfatizar la necesidad de mantener un diálogo sincero y práctico en el que se deberán revisar las modalidades de las consultas.

En tercer lugar, la Asociación para la Modernización. Coincido plenamente con Sus Señorías en que la Asociación para la Modernización debería ser de amplio espectro. Los coordinadores presentarán en la cumbre de Nizhni Novgorod el informe sobre la aplicación de la asociación. Como verán, el Estado de Derecho es fundamental en esta iniciativa y hemos previsto una serie de proyectos en esta materia.

En cuarto lugar, Rusia es el vecino de nuestros vecinos. Creo que Nizhni Novgorod representará una magnífica oportunidad para mencionar el informe sobre la revisión de la política europea de vecindad (PEV) que se ha aprobado recientemente y para garantizar que, en lo que respecta a este documento, mantengamos una política de transparencia con los vecinos comunes de la UE y Rusia. Tomando como referencia dicha transparencia, entre otras medidas, tendremos la oportunidad de dejar claro que todos ganamos cuando nos preocupamos por el bienestar de nuestros vecinos comunes. Del mismo modo, creo que será una buena oportunidad para hablar, basándonos en el informe sobre la revisión de la política de vecindad, del refuerzo de nuestra cooperación para hacer frente a los conflictos que persisten en nuestra vecindad.

En quinto lugar, en la cumbre se tratará la cuestión de la cooperación en materia energética. Las relaciones que se mantengan en el sector energético tienen que ser transparentes, justas y competitivas. Transmitiremos nuestra preocupación al Presidente ruso. Como ya comenté en mi primera intervención, vamos a hacer hincapié en la necesidad de que Rusia siga reformando el sector de la electricidad y el sector del gas para que todos los agentes puedan contar con una igualdad de condiciones.

Señora Presidenta, Señorías, la Unión Europea y Rusia son socios. Los socios deberían dialogar con frecuencia y deberían intentar llegar a un consenso en la medida de lo posible, pero no tienen por qué titubear a la hora de hablar con libertad sobre asuntos controvertidos. Hoy hemos hablado de algunos de estos asuntos controvertidos. Deberían tratarse en la cumbre y, en la medida de lo posible, deberíamos intentar solucionarlos o, al menos, mejorar la situación.

He mencionado la revisión de la PEV. Estoy convencido de que uno de los valores añadidos de la revisión de la PEV es que los valores y los principios universales que recoge no solo son aplicables a los pequeños y a los medianos países de nuestra vecindad.

 
  
MPphoto
 

  Presidenta. – He recibido seis propuestas de resolución presentadas de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento.

Se levanta la sesión.

La votación tendrá lugar mañana, 9 de junio de 2011.

Declaraciones por escrito (Artículo 149 del Reglamento)

 
  
MPphoto
 
 

  Cristian Dan Preda (PPE), por escrito. (RO) Me complace ser uno de los afortunados que podrán firmar esta resolución que reafirma la importancia del respeto de la democracia y los derechos humanos en las relaciones de la Unión Europea y Rusia. Empezando por el diálogo entre Rusia y la UE sobre los derechos humanos y siguiendo con la celebración de las cumbres, considero preciso adoptar un enfoque sistemático y franco en aquellos casos en que se hayan pasado por alto los requisitos para la celebración de un juicio justo o cuando ciertos activistas y periodistas hayan sufrido una persecución para que no pudieran hacer su trabajo.

Además, en lo que respecta a la observancia de la democracia por parte de Rusia, se deberían establecer unos criterios de referencia claros que contribuyan a mejorar las relaciones con la UE. Por último, también debemos tener presente que debemos apoyar a la sociedad civil, en calidad de garantes de una democracia que no solo se atenga a los procedimientos sino que también forme parte de la sociedad.

 
Última actualización: 20 de octubre de 2011Aviso jurídico