Volver al portal Europarl

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (selección)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Índice 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2013/0136(COD)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

A7-0129/2014

Debates :

PV 14/04/2014 - 19
CRE 14/04/2014 - 19

Votaciones :

PV 15/04/2014 - 17.3

Textos aprobados :


Debates
Lunes 14 de abril de 2014 - Estrasburgo Edición revisada

19. Legislación sobre alimentos y piensos, normas sobre salud y bienestar de los animales, fitosanidad, materiales de reproducción vegetal y productos fitosanitarios - Sanidad animal - Medidas de protección contra las plagas de los vegetales (debate)
Vídeo de las intervenciones
PV
MPphoto
 

  Iratxe García Pérez (S&D ). - Señor Presidente, señor Comisario, en multitud de ocasiones e informes hemos reclamado desde este Parlamento una verdadera reciprocidad en los intercambios agrícolas con terceros países. Esta reciprocidad en materia fitosanitaria es precisamente lo que la Comisión de Agricultura ha adoptado en el informe Fajmon: consiste en aplicar a las producciones vegetales la misma protección sanitaria que aplicamos a las producciones ganaderas. Todo lo que no figure en la lista estará prohibido o en fase de estudio para autorización.

Es ni más ni menos lo que países como los Estados Unidos, Canadá o Rusia aplican a nuestras producciones vegetales. Este sistema obligaría a que los controles se hicieran en el país de procedencia y fueran costeados por el tercer país exportador, pues esto hoy no es así: la Unión Europea, además de ser permeable a la entrada de todo tipo de plagas, costea los controles de productos que nunca debieron salir en su origen; pero es más, la carga de la prueba también recae sobre la Unión. El actual sistema nos obliga a demostrar al tercer país que sus envíos están contaminados.

Esto debe terminar. El sistema funciona mal y la Comisión lo sabe.

El año pasado se produjeron innumerables intercepciones en frontera y la Comisión actuó tarde y mal. Así, hubo treinta y tres intercepciones en 2013 del hongo mancha negra en cítricos procedentes de Sudáfrica, un riesgo probado para las plantaciones citrícolas europeas, y la Comisión solo reaccionó cuando la campaña sudafricana había finalizado.

 
Última actualización: 8 de enero de 2015Aviso jurídico