Go back to the Europarl portal

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (Selected)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Index 
 Full text 
Document stages in plenary
Document selected : O-000128/2018

Texts tabled :

O-000128/2018 (B8-0004/2019)

Debates :

PV 17/01/2019 - 15
CRE 17/01/2019 - 15

Votes :

Texts adopted :


Debates
Thursday, 17 January 2019 - Strasbourg Provisional edition

15. Protection of EU rice (debate)
Video of the speeches
PV
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica, en nombre del Grupo ALDE. – Señor presidente, señora comisaria, tras las decisiones adoptadas el miércoles es especialmente oportuno utilizar un dicho castellano para felicitar a la Comisión Europea. Bruselas ha impedido que «se nos pase el arroz». Esta expresión se emplea en castellano, en muchos ámbitos, para subrayar lo peligroso que es no tomar decisiones a tiempo. Atendiendo a la denuncia de los productores, se ha reaccionado rápido y con contundencia. Se ha hecho uso de la soberanía europea para proteger un producto agrario europeo no transformado de la competencia desleal ejercida desde países terceros al abrigo del régimen de preferencias generalizadas.

Así se combate el euroescepticismo: demostrando en la Albufera de Valencia, en el Delta del Ebro, Lombardía o Piamonte, entre otros, que Bruselas, que Europa es útil; explicando que esta cláusula de salvaguardia es contundente, duradera y además, eficaz; destacando que, solo como Unión, hemos podido enfrentar el desafío de unas importaciones que se han multiplicado por cuarenta en cinco años, lo que ha afectado claramente a la cuota de mercado de los productores europeos, la producción y los precios. Esta reducción ha oscilado, según zonas de cultivo europeas, en porcentajes que oscilan entre el 10 % y el 30 %, lo que ha repercutido en el empleo y la rentabilidad. Y la existencia de un efecto negativo sobre estos parámetros es precisamente la condición que exige el Reglamento para activar este tipo de medidas.

Así se construye Europa. Pero también dedicando todos los esfuerzos a que nuestros agricultores sigan ganando posiciones en la cadena de valor de sus producciones. Y eso requiere ayudarles a asociarse, a innovar, a participar en la industria de la comercialización, la distribución y la transformación.

En estas condiciones, este tipo de operaciones de importación, propias de las lógicas que maneja la gran distribución, serían menos habituales. Saludemos, pues, esta medida. Y combatamos el euroescepticismo difundiéndola, valorándola y animando y ayudando a nuestros productores a asociarse, y fomentando la formación, innovación y otras cadenas de comercialización que integren nuestros valores de sostenibilidad medioambiental, social y económica.

 
Last updated: 6 February 2019Legal notice