Go back to the Europarl portal

Choisissez la langue de votre document :

  • bg - български
  • es - español (Selected)
  • cs - čeština
  • da - dansk
  • de - Deutsch
  • et - eesti keel
  • el - ελληνικά
  • en - English
  • fr - français
  • ga - Gaeilge
  • hr - hrvatski
  • it - italiano
  • lv - latviešu valoda
  • lt - lietuvių kalba
  • hu - magyar
  • mt - Malti
  • nl - Nederlands
  • pl - polski
  • pt - português
  • ro - română
  • sk - slovenčina
  • sl - slovenščina
  • fi - suomi
  • sv - svenska
 Index 
 Full text 
Procedure : 2018/0332(COD)
Document stages in plenary
Document selected : A8-0169/2019

Texts tabled :

A8-0169/2019

Debates :

PV 25/03/2019 - 15
CRE 25/03/2019 - 15

Votes :

PV 26/03/2019 - 7.5

Texts adopted :

P8_TA(2019)0225

Debates
Monday, 25 March 2019 - Strasbourg Provisional edition

15. Discontinuing seasonal changes of time (debate)
Video of the speeches
PV
MPphoto
 

  Izaskun Bilbao Barandica, en nombre del Grupo ALDE . – Señor presidente, comisaria, «No por mucho madrugar amanece más temprano» dice un refrán para subrayar que las prisas son siempre malas consejeras. Y ese es exactamente el sentido que tiene el acuerdo al que ha llegado la Comisión de Transportes para acabar, sin prisa pero sin pausa, con estos cambios de hora estacionales.

Sin prisa, porque hemos acordado dar dos años más para permitir a los Estados de la Unión decidir si optan por su horario de verano o por el de invierno, de manera ordenada y transparente; sin prisa, porque hemos diseñado mecanismos de coordinación y evaluación para garantizar que las decisiones que se adopten no generen nuevas y peligrosas distorsiones en el mercado interior y en sus servicios básicos.

Sin pausa, porque muchos estamos de acuerdo en que los cambios bianuales deben terminar. Hay muchos datos que avalan que estos cambios pueden perjudicar, más de lo que pensábamos, a la salud de los europeos, particularmente la de los más jóvenes y la de los de más edad. Y también está claro que no contribuyen al ahorro de energía en los términos que motivaron su puesta en marcha.

Por eso, es buena idea poner en marcha una comisión evaluadora entre Estados y autoridades comunitarias que analice, desde abril del año que viene, las propuestas de horario de cada Estado e identifique, prevenga y ayude a evitar posibles problemas. Superada esta etapa de evaluación previa, en el 2021 acabarán de una manera ordenada los cambios estacionales de horario.

El acuerdo, además, prevé exhaustivas evaluaciones que permitirán comprobar que lo que hemos decidido, efectivamente, no produce más problemas que los que pretendía resolver. Siguiendo esta hoja de ruta, tenemos que demostrar a los 4 600 000 ciudadanos que participaron en esta consulta pública que las instituciones europeas escuchan, que están cerca, que trabajan con seriedad y rigor sobre las inquietudes ciudadanas y que tratan de jugar el papel que les toca: informarse, moderar entre posiciones contrapuestas y decidir, tratando de fijar con transparencia, posiciones equilibradas. Si con esta forma de hacer generamos confianza y proximidad, el tiempo que dediquemos a acabar de manera ordenada con los cambios de hora será oro.

 
Last updated: 15 April 2019Legal notice