Parlamento europeo

Choisissez la langue de votre document :

Artículo
 

¿Es posible conciliar vida familiar y profesional?

Política social - 20-10-2006 - 15:48
Compartir
Una persona come mientras trabaja

Conciliar vida laboral y familiar es complicado en toda la UE

Aunque trabajar sesenta horas a la semana pasó a la historia y el tiempo de trabajo semanal no deja de reducirse en la Unión Europea, conciliar vida personal y profesional sigue siendo un dilema para la mayoría de los europeos. Por este motivo se prevé realizar una revisión de la directiva sobre tiempo de trabajo; con este horizonte, eurodiputados, ministros y expertos se reunieron la semana pasada en el PE para debatir sobre la conciliación de trabajo y familia.

El debate, organizado de forma conjunta por la Fundación Europea para la mejora de las Condiciones de Vida y de Trabajo y el ponente del informe sobre tiempo de trabajo, el eurodiputado socialista español Alejandro Cercas, trató de esclarecer las condiciones necesarias para encontrar el equilibrio entre trabajo y familia. Eurodiputados, expertos y ministros de Trabajo de varios Estados miembros consideraron que es importante que hombres y mujeres compartan el cuidado de mayores, niños y enfermos, y recordaron que largas jornadas laborales pueden tener efectos negativos sobre la salud, hacen que aumente el riesgo de sufrir accidentes,  y multiplican el absentismo laboral y el estrés..
 
El eurodiputado socialista español Alejandro Cercas admitió que "al principio veía el problema de la conciliación como algo que afectaba a las mujeres", pero explicó que "en realidad es mucho más amplio: se trata de hacer frente a los cambios demográficos que están teniendo lugar en Europa". El resto de participantes estuvo de acuerdo en que la conciliación de vida personal y laboral plantea problemas a ambos sexos.
 
Trabajo no remunerado y a tiempo parcial
 
El número de horas de trabajo semanales varía mucho entre los diferentes países de la Unión Europea. Mientras la media en Francia es de 29,8 horas a la semana, en Hungría éstas aumentan hasta las 35,6 horas. A este tiempo hay que sumar, sobre todo en el caso de muchas mujeres, "horas de trabajo no remunerado en casa y cuidando de niños o familiares enfermos o discapacitados", recuerda Tina Weber, de la comisión de Asuntos Sociales del Centro Europeo de Empresas con Participación Pública. Quizá por este motivo, muchas mujeres deciden trabajar a media jornada (el 33 por ciento de las trabajadoras de la UE), aunque también algunos hombres se decantan por esta opción (seis por ciento).
 
En la UE, y con vistas a la revisión de la directiva sobre tiempo de trabajo, el punto más controvertido es si se debe continuar permitiendo semanas laborales "consentidas" de más de 48 horas. Para el eurodiputado socialista francés Harlem Désir "es necesaria cierta flexibilidad en cuanto al tiempo de trabajo, pero de forma que el modelo social europeo no se vea afectado". "Necesitamos convencer a los ciudadanos de que además de mejorar económicamente también podemos hacerlo desde el punto de vista de la protección social", agregó.
 
Los participantes en el debate apuntaron posibles opciones para alcanzar el equilibrio entre vida personal y profesional, como que dos o más personas "compartan" un mismo puesto -ocupándose cada uno de una franja horaria-, trabajar desde casa o "comprimir" el número de horas semanales en menor número de días.
 
La Eurocámara ya adoptó durante la Sesión Plenaria de marzo un informe elaborado por el británico del Partido Popular Europeo Philip Bushill-Matthews en el que se trataban  los nuevos retos demográficos, entre los que se incluyó la conciliación de familia y vida laboral.
 
Ref.: 20061020STO11817