Artículo
 

Los eurodiputados debaten la relación entre Serbia y la UE

Relaciones exteriores - 23-10-2007 - 14:09
Compartir
Reflejo de un rascacielos en un edificio antiguo  ©BELGA/AFP/Dimitar Dilkoff

El camino hacia el acuerdo, lleno de obstáculos

La Unión Europea reanudó el pasado verano las negociaciones con Serbia con vistas a un posible acuerdo de estabilización y asociación. ¿Será Serbia pronto un candidato oficial a la adhesión? ¿Cuáles son los factores determinantes de su relación con la UE? El Parlamento Europeo discutirá el miércoles 24 de octubre un informe sobre las relaciones de la Unión Europea con Serbia, el mismo día en que será debatido otro texto sobre el sistema visados de corta duración entre Serbia y la UE.

Los últimos quince años han sido difíciles para Serbia: la guerra de la antigua Yugoslavia, las sanciones económicas de la ONU, el estatuto de Kosovo... En 2006, su crecimiento económico se situó en torno al 5,8 por ciento, pero el déficit público y la tasa de desempleo (alrededor del 20,9 por ciento en 2006) siguen aumentando. Según una encuesta desarrollada en 2004, siete de cada diez universitarios serbios no habían viajado nunca al extranjero. A todo esto hay que sumar los problemas de corrupción, que siguen estando muy presentes.
 
¿Camino de la UE?
 
En 1999, la Unión Europea (UE) decidió abrir negociaciones para un acuerdo de estabilización y asociación con Serbia, un primer paso para situar a los Balcanes occidentales como posibles candidatos a la adhesión. En efecto, en el año 2000 los líderes europeos reconocieron a estos países la condición de potenciales candidatos a unirse a la UE, y en octubre de 2005 comenzaron formalmente las negociaciones relativas al acuerdo de estabilización y asociación que podría desembocar, entre otros aspectos, en el establecimiento de un área de libre comercio. Sin embargo, para que este acuerdo llegara a concretarse, Serbia debería primero ajustarse a requisitos como el respeto a los principios democráticos, los derechos humanos y el Estado de Derecho.
 
El camino hacia el acuerdo no ha estado exento de obstáculos; de hecho, en mayo de 2006 quedaron interrumpidas las negociaciones debido a la falta de cooperación de Serbia con el Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, para retomarse de nuevo en junio de 2007, no sin antes subrayarse la necesidad de una colaboración plena con la Corte.
 
Ratko Mladić y Radovan Karadžić
 
En un informe entregado la semana pasada por la fiscal jefe del Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia, Carla Del Ponte, a los ministros de Asuntos Exteriores de la UE, se aseguraba que la cooperación de Serbia con el Tribunal es "mejor hoy que hace un año, pero aún demasiado lenta e insuficiente". El ponente del Parlamento Europeo sobre la materia, el eurodiputado liberal esloveno Jelko Kacin, puntualizó que "sin embargo, el informe no era totalmente negativo, como se ha asegurado de forma sensacionalista en la prensa serbia".
 
A pesar de que Serbia ha entregado recientemente a la justicia a varios fugitivos como Zdravko Tolimir y Vlastimir Djordjević, no ha logrado arrestar a otros acusados fundamentales como Ratko Mladić y Radovan Karadžić. Para Kacin, "mientras que esto no cambie y Serbia continúe violando la Convención sobre genocidio, con asesinos en masa pudiendo moverse libremente por el país, la Unión Europea no puede ni siquiera considerar la firma del acuerdo, y menos aún conceder a Serbia el estatus de país candidato".
 
Kosovo, visados
 
Uno de los asuntos más delicados en la relación entre Serbia y la Unión Europea es el relativo al estatuto final de Kosovo, que sigue siendo formalmente una provincia serbia pero permanece bajo administración de la ONU desde 1999, y donde se encargan de la seguridad sobre el terreno las tropas de la OTAN. La postura de Serbia respecto a este asunto será uno de los factores determinantes de su relación con la UE.
 
El Pleno del Parlamento Europeo se ocupará esta semana del informe redactado por el Kacin sobre las relaciones entre la Unión Europea y Serbia, que será debatido el miércoles  y votado el jueves, así como de otro texto elaborado por el eurodiputado socialista italiano Claudio Fava sobre visados de corta duración, que será sometido a votación el miércoles.
 
Ref.: 20071019STO11860