A fondo
 

La lucha por los Derechos Humanos de los galardonados con el premio Sájarov

Derechos humanos - 30-01-2009 - 16:04
Compartir
Algunos de los galardonados, antes y después de la ceremonia de entrega del premio Sájarov 2008

Los rostros de la lucha por la libertad de conciencia

Plantar cara a un gobierno que viola los derechos humanos no es una tarea nada fácil y se paga un precio muy alto, ya sea poner en peligro la vida o convertirse en exiliado. Eso lo saben los galardonados con el premio Sájarov a la libertad de conciencia que concede el Parlamento Europeo desde hace 20 años. Algunos de los premiados, como Salih Mahmoud Osman, Adem Demaçi, Oswaldo Payá, Taslima Nasreen y Wei Jingsheng nos hablaron en diciembre de sus trayectorias personales.

Estas cinco personas que han luchado contra regímenes de opresión y el fundamentalismo religioso, en favor de los derechos de la mujer y por la impunidad y el derecho a la democracia, estuvieron presentes el pasado 15 de diciembre en Estrasburgo (Francia) cuando se concedió el premio Sájarov 2008 al disidente chino Hu Jia, que se encuentra bajo arresto domiciliario y no pudo recoger el galardón.
 
En las entrevistas que nos han concedido, hemos podido conocer más sobre sus trayectorias y cómo el premio que otorga la Eurocámara les ha ayudado a continuar con su lucha.
 
Salih Mahmoud Osman es un abogado sudanés  que ha defendido los derechos de las personas de la región ocupada de Darfur, en Sudán.
 
Adem Demaçi es un escritor y político kosovar que ha pasado 28 años de cárcel en Yugoslavia por criticar la opresión que sufría la minoría albanesa del país.

Oswaldo Payá es un activista de los derechos humanos procedente de Cuba que ha realizado campañas en favor de la democracia y el derecho de los cubanos a elegir su propio gobierno.
 
Taslima Nasreen fue obligada a dejar su país natal, Bangladesh, por su actividad en defensa de los derechos de la mujer y su lucha contra el fundamentalismo religioso.
 
Wei Jingsheng ganó el premio Sájarov en 1996 por su actividad en favor de la democracia en la China de los 70.
 
Reporteros Sin Fronteras es una organización que trabaja en defensa de la libertad de prensa en todo el mundo
 
Las Madres de la Plaza de Mayo se reúnen cada jueves desde 1977 en protesta por la desaparición de sus hijos durante la dictadura militar argentina.
 
El Arzobispo angoleño Zacarías Kamwenho lideró el movimiento por la paz y la reconciliación en su país.
 
Aung San Suu Kyi, disidente birmana, lleva doce años en arresto domiciliario.
 
 
Ref.: 20090106FCS45491

"China mira para otro lado ante graves violaciones de los derechos humanos"

ArribaSiguiente
 
Salih Mahmoud Mohamed Osman, premio Sájarov 2007, durante la entrevista

"No es suficiente proporcionar alimento en los campos de refugiados"

El ganador del premio Sájarov en 2007, el abogado sudanés Salih Mahmoud Osman estuvo esta semana en el Parlamento Europeo para conmemorar las primeras dos décadas de este galardón que reconoce la lucha de individuos y organizaciones en favor de los derechos humanos. Pudimos hablar con Osman sobre la situación en Darfur, "peor que la de Ruanda", y de la política china en el país africano.
 
Hace poco nos comentaron que "hace falta mucho valor para tener esperanza". ¿Ve en su gente el coraje necesario para mantener viva la esperanza?
 
Siempre debemos ser optimistas sobre el futuro, aunque el presente es frustrante: mi región, Darfur, está siendo desgarrada por problemas relacionados con las etnias, más de cuatro millones de personas se han visto obligadas a abandonar sus hogares, viven en campamentos y no pueden volver a sus casas. Incluso allí, son acosados por las milicias janjaweed y los soldados del gobierno, a plena luz del día y en presencia de las fuerzas de la ONU y de la Unión Africana.
 
¿Qué fue del acuerdo de alto el fuego?
 
No hay alto el fuego por ninguna parte. Continúan los bombardeos aéreos; el gobierno ataca indiscriminadamente pueblos, mercados, escuelas, pozos... matando gente, y esto está ocurriendo a la vista del mundo entero. Los supervivientes y las víctimas no ven que la comunidad internacional haga nada para proteger a los inocentes.
 
Sin ayuda de la comunidad internacional, cinco millones de personas no estarían hoy vivas. Pero no es suficiente proporcionarles alimento en los campos de refugiados; también se trata de su esperanza de volver a sus hogares. Confinándolos en campamentos estamos estableciendo una limpieza étnica; su tierra despoblada está ahora ocupada por los janjaweed.
 
Cuando recibió el premio Sájarov el año pasado dijo que no existe paz sin justicia. ¿Ve opciones para la justicia en Darfur?
 
Estamos hablando de crímenes de guerra, crímenes contra la humanidad y genocidio. La comunidad internacional dijo "nunca más" en Ruanda, pero lo que ocurre en Darfur es aún peor.
 
Algunas veces la gente me pide que no hable de justicia o de rendir cuentas, porque dinamitará el proceso de paz, pero muy al contrario, es la justicia lo que frenará a los criminales. Sin justicia se establece la cultura de la impunidad que ha existe en la región.
 
La justicia puede marcar la diferencia. Al contrario de lo que se temía, la reciente solicitud del magistrado del Tribunal Penal Internacional ha hecho que la situación sea más propicia para conversaciones de paz. Por primera vez, el gobierno habla de iniciativas de paz y reformas de nuestro sistema judicial.
 
¿Qué supuso para usted el premio Sájarov? ¿Cree que puede aliviar la situación de los defensores de los derechos humanos?
 
Sin duda alguna. Este premio es una gran ayuda para nosotros, es una forma de protección. Cada galardonado tuvo el apoyo de los ciudadanos de los veintisiete Estados miembros; será un gran apoyo también para Hu Jia, al que no se le permite recoger hoy el premio, y supondrá una mayor presión para que China revise sus datos sobre derechos humanos.
 
China ha estado mucho tiempo socavando las vidas de millones de personas de Darfur, alineándose con el gobierno sudanés y a través de bombardeos aéreos realizados con sus helicópteros. En el Consejo de Seguridad de la ONU, China hace oídos sordos y mira para otro lado ante graves violaciones de los derechos humanos como el genocidio, los crímenes de guerra y contra la humanidad en Darfur.
 
El pueblo de Darfur, los supervivientes, están muy sorprendidos de que China esté en contra de sus intereses. Yo espero que China revise su política. La situación humanitaria en Darfur es tan desesperada que todo el mundo muestra su apoyo, excepto China.
 
ArribaSiguiente

Adem Demaçi: "las dictaduras prosperan bajo la cultura del olvido"

ArribaSiguienteAnterior
 
Adem Damaci

"Sin libertad la vida no tiene sentido"

Adem Demaçi estuvo encarcelado 28 años por criticar el trato del Gobierno de Yugoslavia con respecto a la minoría albanesa. Este escritor y político kosovar, que fue nominado al premio Nobel de la Paz y que ganó el premio Sájarov en 1992, permaneció en Kosovo durante la guerra de 1998-1999 como representante político del Ejército de Liberación de Kosovo. Tuvimos la ocasión de conversar con él acerca de su lucha en este país.
 
¿Qué fue lo que sintió cuando Kosovo declaró su independencia?
 
"Tenía sentimientos encontrados debido a la actitud de Rusia", ya que Moscú se resistió a la declaración de independencia.
 
"Me gustaría ver anulada la resolución 1244 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, que mantiene el último control de Kosovo bajo el representante especial de la ONU".
 
Asimismo, al referirse a la independencia Demaçi, de 72 años, fue claro al declarar que "la gente debe reconocer la voluntad democrática del 95% de los kosovares".
 
¿Cómo ve el futuro de Kosovo y la posibilidad de que se una a la Unión Europea algún día?
 
"Estamos intentando formar parte de la OTAN, que es una meta más realista a corto plazo. No obstante, el pueblo kosovar siempre se ha considerado a sí mismo como parte de Europa".
 
"Agradezco a nuestro aliado Estados Unidos su ayuda para que el país lograra su condición como Estado y el reconocimiento internacional".
 
¿Qué opina del premio Sájarov?
 
"Creo que el Parlamento Europeo no ha utilizado el capital humano que tiene con los ganadores del premio Sájarov".
 
"Los Derechos Humanos no habían sido violados dentro de la Unión Europea, por lo que la mayoría de la gente no había sufrido personalmente por promover los Derechos Humanos. Por esta razón, las experiencias de esas personas -incluidos los laureados con el Premio Sájarov- que lo habían arriesgado todo fueron muy valoradas".
 
¿Qué mensaje dirigiría al ganador del premio Sájarov 2008, Hu Jia?
 
“Un premio de tipo político procedente de una institución como el Parlamento Europeo es importante para dar a conocer su lucha. Pero en Occidente deben recordar constantemente a la gente que Jia aún no está libre, para que no se olviden de él".
 
"Los reportajes semanales que aparecen en televisión, radio y periódicos deberían buscar la forma correcta de transmitir el mensaje a la sociedad, al igual que hacen las abejas".
 
"Las dictaduras consiguen prosperar bajo la promoción de una cultura del olvido, por lo que es muy importante contrarrestar esta cultura".
 
¿Cuál es su proverbio favorito?
 
 "Sin libertad, la vida no tiene sentido"
 
ArribaSiguienteAnterior

Oswaldo Payá: "nuestra visión es de esperanza"

ArribaSiguienteAnterior
 
Oswaldo Payá durante una rueda de prensa ofrecida en su casa de La Habana el 22 de noviembre de 2007  ©BELGA/AFP PHOTO/ADALBERTO ROQUE

"El futuro de Cuba se está decidiendo ahora"

"Los cubanos no podemos, no sabemos cómo y no queremos vivir sin libertad",  reivindicaba Oswaldo Payá en nombre del pueblo cubano al recibir el Premio Sájarov en 2002. El pasado mes de diciembre le fue denegada la asistencia a la celebración del vigésimo aniversario de este galardón a la libertad de conciencia que concede el Parlamento Europeo, así que hablamos con él por teléfono para que nos explicara su  situación actual.
 
¿Por qué no ha podido venir?
 
En Cuba, viajar al extranjero no es un derecho. El gobierno cubano ha creado un mecanismo muy complicado para conceder un permiso de salida y entrada al país, y en esta ocasión el gobierno no me dio este permiso.
 
¿Cómo progresa su proyecto "Varela"?
 
El proyecto "Varela" es una iniciativa ciudadana que se basa en la constitución cubana y que exige el derecho a votar, si se reúnen 10.000 firmas de los ciudadanos, para proponer un proyecto de ley. En 2002 y 2003 presentamos 11.000 y  25.000 firmas respectivamente.
 
Actualmente el proyecto Varela pide un referéndum para que los cubanos puedan decidir por ellos mismos, y promueve la libertad de expresión, la libertad de asociación, y la puesta en libertad de los defensores de los derechos humanos.
 
El proyecto Varela es una alternativa pacífica entre los cubanos, sin intervención extranjera. Sin embargo, estamos siendo perseguidos, oprimidos y amenazados. La seguridad del Estado incluso entra en las casas de los activistas para robar listas y firmas.
 
¿Hay alguna esperanza?
 
Sí la hay, pero creo que todo lo que el gobierno hace -propaganda, represión, persecución- mata esa esperanza. En los últimos dos años los cubanos se han asomado al futuro pensando que es posible un cambio. Sin embargo, les han dado con la puerta en la cara, porque la respuesta del gobierno es que no va a haber apertura ni un movimiento hacia el reconocimiento de los derechos.
 
La mayor esperanza es que los cubanos quieren un cambio, quieren cambios pacíficos y cambios hacia la libertad. Pedimos que cuando se mire a Cuba con solidaridad y reconociendo que hay once millones de seres humanos que nunca elegimos la opresión, ni un régimen cerrado, ni un gobierno eterno ni el totalitarismo, sino que nos lo han impuesto. Queremos derechos porque tenemos derechos como seres humanos que somos.
 
¿Qué espera de la Unión Europea al respecto?
 
Lo que pueden hacer los gobiernos europeos, la Comisión, pero sobre todo los ciudadanos, las instituciones sociales y religiosas y las ONGs, es alzar su voz en pro de la liberación de los presos políticos cubanos, y dar apoyo moral y político a las iniciativas pacíficas como el proyecto Varela, porque piden la voz y los derechos para el pueblo.
 
Por un lado, la Unión Europea, y especialmente el Parlamento Europeo, han dado un espacio, una voz al pueblo de Cuba,  y por el otro, hay países en Europa que buscan silenciar la violación de los derechos humanos en Cuba para lograr unas buenas relaciones con el gobierno cubano.
 
El respeto a nuestra soberanía y autodeterminación solo es auténtico si se respetan los derechos de los cubanos.
 
¿Cómo ve el futuro de Cuba dentro de diez años?
 
Creo que el futuro de Cuba a corto y largo plazo se está decidiendo ahora.  Proclamamos que el cambio pacífico es posible y que cada cubano tiene que dar un paso para que el mundo avance; pero no interviniendo o poniendo embargos o bloqueos, sino reivindicando abierta y públicamente los derechos para todos los cubanos.
 
Creemos que puede mantenerse la sanidad y la libre educación públicas al mismo tiempo que los derechos. Nuestra visión es de esperanza y confiamos en que nuestros hijos y todos los hijos del mundo puedan vivir en un mundo más sano, más verde, más fraterno y más libre.
 

Más información :

ArribaSiguienteAnterior

Taslima Nasreen: "Europa debe ser secular"

ArribaSiguienteAnterior
 
Taslima Nasreen durante la entrevista

"La Sharia va en contra de la libertad de la mujer"

Taslima Nasreen, ganadora del premio Sájarov en 1994, ha pagado a un precio muy alto su lucha contra la opresión de la mujer y contra el fundamentalismo religioso. En 1999 fue obligada a abandonar su país, Bangladesh. Al principio estuvo exiliada en la India, pero luego tuvo que marcharse de ese país y exiliarse en Suecia. Esta doctora y escritora de 46 años habló con nosotros en la ceremonia del 20° aniversario del Premio Sájarov sobre la amenaza que supone el extremismo religioso.
 
¿Qué tipo de amenaza supone el extremismo religioso?
 
El extremismo religioso es una gran amenaza en el mundo. Especialmente el extremismo islamista está amenazando con hacernos regresar a una época oscura, cuando la mujer no tenía ningún tipo de derechos ni libertades y era tratada como esclava, objeto sexual y máquina de hacer niños. Los extremistas quieren una ley islámica y una sociedad en la que la mujer no tenga ni derechos ni libertades.
 
Los extremistas islámicos creen que hay dos tipos de mundos: un mundo del infiel y un mundo del Islam. Pero ellos quieren convertir el mundo del infiel en el mundo del Islam, lo que supone una gran amenaza para la diversidad de pensamiento. Ellos no creen en el individualismo; la lealtad a un grupo es una característica particular de los fundamentalistas religiosos.
 
Si nosotros, personas liberales, les aceptamos en el nombre del multiculturalismo, cometeremos un gran error. No todas las culturas son iguales. Algunas culturas están en contra de los derechos humanos, de los derechos de la mujer y de la libertad de expresión. No deberíamos permitir la tortura en nombre de la cultura, porque eso no es cultura. Si vemos  que alguna cultura va en contra de la mujer, debemos rechazarla.
 
... ¿y el terrorismo islámico?
 
El terrorismo islámico es una gran amenaza no sólo para los países islámicos, sino  también para los países occidentales, porque no estamos seguros en ningún sitio. Si no nos oponemos a los fundamentalistas religiosos islámicos, entonces no habrá libertad en esta sociedad.
 
Incluso en Europa, algunos países comienzan a hablar de introducir la ley de la Sharia. Es algo muy peligroso porque Europa debe ser secular. La Sharia va en contra de la libertad de la mujer y debemos apoyar a la gente que lucha por la igualdad y la justicia, y combatir por los derechos de la mujer en cualquier parte del mundo.  Debemos luchar por secularizar los estados musulmanes. No podemos ir hacia atrás, tenemos que mirar hacia adelante.
 
Usted ha pagado un precio personal muy alto por su lucha en pro de los derechos humanos. ¿Qué significa para usted el premio Sájarov?
 
Pagué un precio muy alto porque dejé mi país y porque dejé también mi país vecino, la India. El premio Sájarov me ha otorgado un reconocimiento. Me ha dado fuerza mental para persistir en mi lucha por los derechos y libertades de la mujer. Pero aunque este premio me ha traído felicidad, no me ha dado ninguna oportunidad para vivir en la ciudad o el país que hubiera querido.
 
ArribaSiguienteAnterior

Wei Jingsheng: una voz disidente procedente de un país "anormal"

ArribaSiguienteAnterior
 
Wei Jingsheng durante la entrevista

"Una gran mayoría de la población china es todavía muy pobre"

El disidente chino Wei Jingsheng recibió en 1996 el Premio Sájarov a la libertad de conciencia por su lucha en pro de la democracia en China durante la década de los años 70.  Una lucha cuyo precio fue ir a la cárcel en dos ocasiones y finalmente, el exilio de China. Al igual que el último premiado en 2008, el también disidente chino Hu Jia, Wei estaba en prisión cuando recibió el premio Sájarov.
 
En la actualidad, Wei Jinsheng vive en Estados Unidos, desde donde prosigue su activismo en favor de la democracia a través de la fundación que dirige y que lleva su nombre. Con ocasión del 20° aniversario del Premio Sájarov, Wei acudió a la sede del Parlamento Europeo en Estrasburgo, donde concedió una entrevista para nuestra web.
 
Doce años después de que se le concediera el Premio Sájarov, es otra vez un disiente chino el que se lleva este reconocimiento. Parece que todo cambia, pero ¿sigue todo igual en China?
 
Wei Jingsheng: El pueblo chino ha cambiado después de tantos años. Hace doce años, cuando recibí el premio Sájarov, numerosos chinos creían en la democracia y tenían esperanza en el partido comunista chino. Pero hoy ya no creen que sea posible  una reforma desde el propio gobierno comunista. Eso significa que la sociedad china está en peligro.
 
En China, la gente gana dinero, el país se vuelve cada vez más rico y los ciudadanos se desplazan hacia las ciudades. ¿La gente tiene tiempo y energía suficientes para escuchar las voces que se alzan en favor de la democracia?
 
Los que se han hecho ricos son minoritarios. Una gran mayoría de la población china es todavía muy pobre. En el pasado, estas personas pobres no se preocupaban demasiado por la democracia. Pero eso ha cambiado, porque ahora les interesa mucho. Se han dado cuenta que la pobreza está ligada al sistema social chino.
 
La interdependencia económica entre Occidente y China aumenta a diario. ¿Considera que hay contradicciones en las actitudes occidentales hacia China?
 
Si fuera una relación entre dos socios normales, no habría problema alguno. Pero China es un país anormal. En este sentido, no estoy contento con que algunos países occidentales hayan favorecido el comercio en detrimento de los Derechos Humanos, sobre todo en los últimos diez años.
 
Las autoridades chinas se han opuesto a que el Parlamento Europeo otorgara el Premio Sájarov a Hu Jia. ¿Cómo reaccionaron en 1996, cuando la Eurocámara le concedió el mismo premio por su lucha en favor de la libertad de conciencia?
 
¡No lo sé, porque estaba encarcelado en aquel momento! Pero durante los últimos años, el Gobierno comunista chino ha reaccionado duramente contra numerosas voces, no sólo la de Hu Jia, sino también contra el Dalai Lama.
 
Pueden ver hasta qué punto las autoridades son sensibles al respecto. Si reaccionan así es porque precisamente se sienten débiles. Desde los Juegos Olímpicos, que han sido un verdadero fracaso para ellos, han perdido confianza, lo que les hace reaccionar de forma irracional.
 
Afortunadamente, aunque los gobiernos occidentales intentan siempre contentar al Gobierno chino, los occidentales han reaccionado con fuerza ante la tiranía del régimen en China. Las presiones sufridas por el Gobierno chino para introducir una reforma política sirven como medio de presión a los reformadores en el seno del propio partido comunista.
 
ArribaSiguienteAnterior

Reporteros sin Fronteras: "nunca hemos estado en una situación más dramática"

ArribaSiguienteAnterior
 
Olivier Basille, representante de Reporteros Sin Fronteras

Olivier Basille, representante de Reporteros Sin Fronteras

Reporteros sin fronteras (RSF) ganó el premio Sájarov en 2005 en reconocimiento al trabajo de esta organización por la defensa del derecho de prensa en todo el mundo. Olivier Basille representó RSF en la ceremonia del 20 aniversario del Premio Sájarov, celebrada el pasado mes de diciembre. Conversamos con él sobre este premio que concede el Parlamento Europeo y sobre el estado actual de la libertad de prensa en el mundo.
 
¿Cuál es su visión y qué valor atribuye al Premio Sájarov?
 
El hecho de que seamos reconocidos por un organismo como el Parlamento Europeo, aparte de ser un honor, representa también la oportunidad de poder dirigirnos a otras instituciones europeas, parlamentarios, e interlocutores internacionales diciéndoles "no somos tan sólo una ONG que os molesta, sino con la legitimidad del Parlamento Europeo que reconoce tanto el interés de nuestra organización sino su utilidad".
 
Hemos tomado la iniciativa para crear la red Sájarov, porque nos hemos dicho que, tras veinte años, hay veinte embajadores potenciales. Es posible hacerlo; se trata de una fuerza suplementaria. No será siempre tarea fácil y habrá veces en las que no estemos todos de acuerdo e incluso nos vayamos enfadados, pero estrechándonos las manos al menos.
 
Este año cumple sesenta años la Declaración Universal de los Derechos Humanos pero, sinceramente, no hay nada que celebrar. Nunca hemos estado en una situación más dramática en materia de libertad de expresión. No solamente no ha evolucionado en los países que incriminamos desde hace cuarenta años, sino que además ha habido un retroceso en el seno de la Unión Europea y los Estados Unidos.
 
¿Cómo ha cambiado vuestra actividad con internet?
 
Hoy en día, internet aporta la capacidad de crear campañas de comunicación cuatro veces más rápido. Se envía un fichero a veinte mil personas, tenemos un potencial envío en cadena, sin contar el número de fuentes de información a nuestra disposición.
 
Por otro lado, internet ha permitido a algunas personas tener una tribuna que antes no poseían, incluido el Premio Sájarov. Esperamos que junto a ellos, el día de mañana demos un nuevo impulso a internet y consigamos de algún modo que no haya más censura en China, Siria, Arabia Saudí o en cualquier lado, introduciendo por ejemplo softwares que esquiven la censura y los bloqueos. Hay algunas medidas que abordar en el seno de la red Sájarov con los parlamentarios europeos.
 
¿Cuáles son los "puntos calientes" de vuestra actividad actual, geográficamente hablando?
 
Los "puntos calientes" son por supuesto Irak y Afganistán, que siguen siendo las situaciones más peligrosas para la prensa, y no sólo para la prensa occidental. Y es que hoy, quienes pagan el precio más alto son los periodistas árabes que nos proporcionan imágenes. Son aspectos que deberíamos recordar de vez en cuando: en Irak, los que mueren no son sólo blancos.
 
Otro aspecto que nos preocupa mucho es la situación en Eritrea, país del que no se habla nunca pero que vive una situación peor que la de Corea del Norte y sobre la que nos gustaría llamar la atención. Nos gustaría que el Parlamento Europeo se interesara al respecto.
 
Otra prioridad de Reporteros Sin Fronteras es Oriente Medio. Los problemas que tenemos en Irán, Siria, y Afganistán son de gran calado. Allí un periodista condenado a muerte ha visto su pena reducida a veinte años de prisión. ¡Menuda evolución! ¿Cuál fue su crimen? Pensar de forma diferente.
 
Pero, desgraciadamente, las prioridades las fija la actualidad.
 
ArribaSiguienteAnterior

Madres de la Plaza de Mayo: "Nuestros hijos nos hicieron renacer"

ArribaSiguienteAnterior
 
Hebe de Bonafini, una de las Madres de la Plaza de Mayo

Hebe de Bonafini, una de las Madres de la Plaza de Mayo

Durante la "guerra sucia" en Argentina (1976 a 1983), el régimen militar secuestró, torturó y asesinó a opositores políticos, muchos de los cuales eran jóvenes. Desde 1977 un grupo de madres de desaparecidos se reúnen cada jueves en la Plaza de Mayo de Buenos Aires, llevando un pañuelo blanco como símbolo de protesta por la desaparición de sus hijos. Las pasadas navidades estas madres llegaron a las 1600 manifestaciones. Conversamos con una de ellas: Hebe de Bonafini.
 
Cuéntenos su historia personal
 
No contamos nuestra historia personal porque entonces las historias de quienes son más activas serían más conocidas. Nuestros hijos fueron secuestrados en la calle, la universidad y el trabajo. Fueron golpeados y torturados enfrente de nosotros. Fue algo horrible que ha dejado un enorme vacío, un agujero en el cuerpo que nunca se cerrará. Perdí a toda mi familia en cinco años, quedando sólo mi hija y mi madre.
 
Pero tuvimos la fuerza para continuar. Dejamos las lágrimas en casa y salimos a las calles a luchar por nuestros hijos.
 
¿Qué han logrado en estos 32 años? ¿Qué les queda aún por alcanzar?
 

Citation

Hemos hecho saber al mundo que la vida siempre derrota a la muerte
Hebe de Bonafini
Nadie hablaba de lo que sucedía, Argentina parecía ser fantástica. Las madres salimos a contar al mundo entero lo que nos sucedió. Recopilamos un archivo en el que identificamos a los opresores, cada madre se convirtió en un detective privado. Con este gobierno conseguimos que se aboliesen las leyes del perdón, y se han abierto juicios.
 
También empezamos a comprometernos en la educación política, abrimos una Universidad, tenemos una editorial, una biblioteca y una emisora de radio. Estamos proporcionando casas que la gente (antiguos ladrones y vagabundos) se construye, y hemos abierto guarderías y escuelas para sus hijos.
 
Creo que hemos logrado muchas cosas, especialmente hemos hecho saber al mundo  entero que la vida siempre derrota a la muerte.  Ellos arrojaron a nuestros hijos al río, los quemaron, les dispararon… y no pudieron vencernos. Porque hay otros jóvenes que están luchando, denunciando. Nuestros hijos nos hicieron renacer. Ahora estamos dejando todo en manos de la gente joven.
 
¿De qué modo les ayudó el premio Sajarov?
 
El premio Sájarov nos ayudó a protegernos, a salvar nuestras vidas, a aumentar la concienciación sobre lo que sucedió. El dinero nos ayudó a abrir la primera biblioteca, que usamos para educar, preparar y promover la alfabetización y conocimientos básicos.
 
Los forenses confirmaron recientemente que 10.000 fragmentos de hueso encontrados en un antiguo centro de retenciones eran huesos humanos. Esto corrobora los testimonios de los supervivientes….
 
No se necesitan muertos para confirmar los testimonios. No aceptamos la exhumación de los cadáveres porque no aparecerán todos. Muchos fueron arrojados al río o quemados. No aceptamos la compensación financiera, porque lo que necesita ser reparado por la justicia no puede ser reparado mediante el dinero. Y no aceptamos homenajes póstumos del tipo de placas con sus nombres. Nuestros hijos continúan vivos como antes. Hemos socializado la maternidad y ahora somos madres de todos, incluso de los anónimos.
 
ArribaSiguienteAnterior

Arzobispo Zacarías Kamwenho: "el ejemplo de Angola puede ayudar a otros países"

ArribaSiguienteAnterior
 
Monseñor Zacarias Kamwenho durante la entrevista

Monseñor Zacarias Kamwenho durante la entrevista

El Arzobispo angoleño Zacarías Kamwenho lideró el movimiento por la paz y la reconciliación en su país, por lo que el Parlamento Europeo le concedió el premio Sájarov en 2001. Hemos hablado con él de la situación actual en Angola y de cómo le ayudó la concesión del galardón. En su opinión, Angola podría servir de ejemplo a otros países africanos.
 
¿Cómo describiría la actual situación en Angola?
 
Llevamos seis años viviendo en paz, lo que ya nos permite analizar todas las consecuencias negativas de la guerra. Buscamos la reconciliación efectiva, porque quienes lucharon entre ellos en el pasado ahora intentan trabajar juntos, y los que antes se consideraban enemigos ahora intentan reunirse. Los efectos de la paz son visibles, y sabemos que todos estamos trabajando por esa paz.
 
¿Le ayudó recibir el premio Sájarov?
 
El Sájarov fue una gran ayuda, no he dejado de decirlo. Fui el segundo africano, tras Nelson Mandela, en recibirlo, y eso tuvo un impacto. Fui el segundo ganador que hablaba portugués, tras Xanana Gusmão, lo que también tuvo repercusión. Y por último, aunque no por ello menos importante, fue el primer religioso en recibir el premio. Este impacto ha sido utilizado para ayudar a la gente a entender que la libertad de pensamiento es un valor que debe ser preservado. El premio Sájarov es una referencia que ayuda a la gente a comprender que hay valores que todos debemos preservar.
 
¿En qué trabaja actualmente?
 
Soy el Presidente de la Comisión Ecuménica para la paz en Angola, cuyo objetivo es promover la paz y ayudar a que la sociedad viva pacíficamente; he trabajado en esto con mis colegas por toda Angola. Organizamos conferencias y reuniones en las que siempre promovemos la reconciliación. Nuestra Comisión para la Justicia Económica ha estado trabajando bien, y el gobierno nos agradece las investigaciones, con las que se pretende establecer una justicia social efectiva, ya que todos sabemos que la justicia social es la mejor forma de consolidar la paz.
 
¿Podría la actual situación de Angola servir de ejemplo a otros países africanos?
 
Estoy convencido. Cuando murió Jonas Savimi, algunas personas quisieron librarse de todos sus seguidores, pero el Presidente de Angola dijo "no, si vencemos, esa victoria pertenecerá a todos los angoleños, no perseguiremos a nadie". No hubo represalias contra los seguidores de UNITA (la Unión Nacional Para la Independencia Total de Angola), y hoy se siguen haciendo esfuerzos en nombre de la paz. Angola es un ejemplo que debe ser usado por otros países en guerra, como los de la región de los Grandes Lagos. Esa guerra se parece a la nuestra por las circunstancias por las que tuvimos que pasar, pero logramos superarla. El ejemplo de Angola en términos de diálogo, compresión y visión de futuro debería ayudar a otros países.
 
ArribaSiguienteAnterior

"La Unión Europea tiene que cerrar el grifo económico al régimen birmano"

ArribaAnterior
 
Zoya Phan representó a Aung San Suu Kyi en el PE

Zoya Phan representó a Aung San Suu Kyi en el PE

Doce años en arresto domiciliario sin poder recibir visitas ni de  familiares y amigos, con la línea de teléfono cortada y el correo interceptado. Es la situación de la incansable luchadora por la democracia en Birmania Aung San Suu Kyi, ganadora del premio Sájarov en 1990, que por motivos obvios no pudo acudir a la ceremonia organizada con motivo del vigésimo aniversario del galardón. La representó la coordinadora de la causa birmana en Reino Unido, Zoya Phan, que aseguró que a pesar de todo, Aung San Suu Kyi está más segura con el premio Sájarov que sin él.
 
¿Qué impacto tuvo el premio Sájarov para Aung San Suu Kyi?
 
La concesión del premio supuso no sólo un reconocimiento personal y a sus actividades por la democracia y los derechos humanos, también la ha mantenido a salvo, la dotó de mayor proyección internacional y mantuvo a Birmania en la agenda internacional.
 
Este año se ha concedido el premio Sájarov a un disidente chino que está arrestado. ¿Ve alguna semejanza entre el caso de Aung San Suu Kyi y el de Hu Jia?
 
Espero que el premio Sájarov haga creer la proyección internacional del disidente chino, y que también le mantenga a salvo, como a Aung San Suu Kyi, que sigue en arresto domiciliario en Birmania.
 
¿El Premio protege a los disidentes?
 
Si, porque al régimen le preocupa lo que se ve de Birmania en el exterior. Tienen mucho miedo a una acción internacional, y por eso cualquier cosa que tengamos en el exterior puede afectar a su posición.
 
¿Podría describir la situación en Birmania? ¿Qué esperanzas hay para el futuro?
 
La situación es malísima, horrible. Los derechos humanos cada vez están peor. Desde septiembre, cuando los  monjes budistas tomaron las calles reclamando un cambio, democracia, derechos humanos y libertad, y el régimen abrió fuego sobre los manifestantes con el resultado de cientos de arrestados y muchos muertos. Y de nuevo en mayo, cuando el ciclón Nargis golpeó Birmania, miles y miles de personas perdieron la vida, y el régimen bloqueó deliberadamente el acceso de ayuda humanitaria a estas áreas para que se pudiera ayudar a los supervivientes.
 
¿Qué puede hacer la comunidad internacional, y sobre todo la Unión Europea, ante esta situación?
 
Cuando sólo tenía catorce años mi pueblo fue atacado por el ejército birmano y después nos escondimos en refugios subterráneos que se acabarían hundiendo. No sobreviviríamos ahí, tuvimos que huir para salvar la vida y terminamos en un campo de refugiados en Tailandia. Este régimen es el mismo que ordenó a sus tropas que mataran a los monjes budistas y bloqueó la ayuda humanitaria a los supervivientes del Nargis. Es el mismo régimen que sobrevivió gracias al comercio y las inversiones de los países europeos. Es necesario que la Unión Europea tome medidas más fuertes. Primero tienen que cerrar el grifo económico al régimen.
 
ArribaAnterior