Artículo
 

Preservar las zonas naturales, una "obligación moral" para la Unión Europea

Medio ambiente - 04-02-2009 - 18:14
Compartir
Un lobo junto a un pino en un bosque europeo

Un lobo junto a un pino en un bosque europeo ©BELGA_WER

La protección del medio ambiente y la biodiversidad es uno de los principales desafíos de la Unión Europea, donde sólo el uno por ciento del territorio puede considerarse zona virgen. El martes 3 de febrero, los eurodiputados aprobaron un informe sobre los espacios naturales en Europa en el que se apunta el negativo impacto social y económico negativo que supone la pérdida irreparable de biodiversidad. España puede presumir de tener la mayor cantidad de zonas protegidas de la Unión Europea.

El ponente del informe, el eurodiputado socialista húngaro Gyula Hegyi, define como "espacios naturales" aquellos entornos "que no han sido modificados significativamente por la actividad humana". En Europa, ese uno por ciento de superficie virgen está fragmentado del Norte al Sur del continente, desde el Ártico a las orillas mediterráneas.
 
Por ejemplo, España puede presumir de tener la mayor cantidad de zonas protegidas de la Unión Europea, aunque la mayor extensión virgen se encuentra en el norte de Suiza y Finlandia, mientras que Eslovenia y Bulgaria son los países que poseen una mayor proporción de su territorio intacto (un 35 por ciento).
 
Para Hegyi, "es una obligación moral asegurarnos que las próximas generaciones podrán disfrutar y beneficiarse de las zonas vírgenes en Europa".
 

En el espacio económico europeo:

  • 185 millones de hectáreas están cubiertas por bosques, el 33% de la superficie total
  • Sólo el 5 % de esos bosques (9 millones de hectáreas) se han preservado en su estado natural (salvaje).
  • El 13 % de los bosques europeos forman parte de la red Natura 2000
Proteger el territorio virgen
 
El informe pide a la Comisión Europea y a los Estados miembros que detecten las amenazas que podrían afectar a esas parcelas aún vírgenes, y que desarrollen una estrategia para una protección cada vez mayor, asegurando la cofinanciación para gestionar la preservación de esas zonas.
 
Además, el informe apuesta por dar un lugar central a la conservación de las zonas naturales en la estrategia europea contra el cambio climático y en el marco de la red "Natura 2000', una red europea de áreas de conservación de la biodiversidad. Además, el texto pide a la Comisión "que detecte las amenazas directas para los espacios naturales".
 
Crecimiento, empleo  y turismo sostenible
 
Los eurodiputados muestran su inquietud por "el daño bien documentado que ha causado y sigue causando el turismo en gran número de los patrimonios naturales más preciados de Europa", y piden a la Comisión y a los Estados miembros que "velen" por que el turismo "se gestione con sumo cuidado, aprovechando al máximo las experiencias adquiridas dentro y fuera de Europa sobre la forma de minimizar su impacto".
 
El texto subraya que " conviene tener en cuenta los modelos en los que los espacios naturales están en su mayor parte cerrados al público" pero en los que "una parte limitada está abierta a un turismo sostenible" basado en experimentar la naturaleza y en beneficiar económicamente a las comunidades locales.
 
Ref.: 20090202STO47940