Parlamento europeo

Choisissez la langue de votre document :

Procedimiento : 2006/2572(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B6-0298/2006

Textos presentados :

B6-0298/2006

Debates :

PV 31/05/2006 - 12
CRE 31/05/2006 - 12

Votaciones :

PV 01/06/2006 - 7.10
CRE 01/06/2006 - 7.10
PV 13/06/2006 - 7.10
CRE 13/06/2006 - 7.10

Textos aprobados :

P6_TA(2006)0254

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 102kDOC 48k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B6-0296/2006
23 de mayo de 2006
PE 375.353v01-00/rev.
 
B6‑0298/2006/rev.
tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión
presentada de conformidad con el apartado 2 del artículo 103 del Reglamento
por Kathalijne Maria Buitenweg, Jean Lambert, Cem Özdemir, Hélène Flautre, Angelika Beer, Raül Romeva i Rueda, Monica Frassoni y Daniel Marc Cohn-Bendit
en nombre del Grupo Verts/ALE
sobre Guantánamo

Resolución del Parlamento Europeo sobre Guantánamo 
B6‑0298/2006/rev.

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Resolución de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa de 25 de abril de 2005 sobre la legalidad de las detenciones por parte de Estados Unidos en Guantánamo,

–  Vistas sus Resoluciones de 10 de marzo de 2004, 28 de octubre de 2004 y16 de febrero de 2006 sobre la Bahía de Guantánamo,

–  Visto el informe de 15 de febrero de 2006 de la Comisión de Derechos Humanos, en el que pide el cierre inmediato de Guantánamo y la liberación o procesamiento de los prisioneros,

–  Vistas las conclusiones y recomendaciones del Comité de las Naciones Unidas contra la tortura en relación con los Estados Unidos, publicadas el 19 de mayo de 2006, en las que critica la detención por tiempo indefinido de los detenidos en Guantánamo y pide su cierre,

–  Vista la publicación por parte del Pentágono el 15 de mayo de 2006 de la lista de 759 prisioneros actuales y del pasado, de los que unos 490 siguen detenidos, y sin indicación de si esta lista incluye a todos los detenidos,

–  Vistos los Tribunales de Revisión del Estatuto de Combatiente, creados por el Gobierno de los Estados Unidos en respuesta a la sentencia en el asunto Rasul contra Bush, en el que un grupo de tres oficiales militares determina si el estatuto de «combatiente enemigo» se ha atribuido correctamente,

–  Visto el asunto Hamdan contra Rumsfeld, pendiente ante el Tribunal Supremo de los Estados Unidos, y en el que se decidirá sobre la legalidad de estas comisiones militares,

–  Vista la entrevista al Presidente Bush difundida por la televisión pública alemana el 7 de mayo de 2006, en la que anunciaba que le gustaría cerrar Guantánamo,

–  Vistas las peticiones de la Canciller Angela Merkel, del Primer Ministro Tony Blair, del Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, entre otros, del cierre de Guantánamo,

–  Vistos el informe provisional de 24 de enero de Dick Marty, ponente de la Comisión de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa, y el informe provisional de 12 de abril de 2006 de Terry Davies, Secretario General del Consejo de Europa sobre el uso de sus competencias en virtud del artículo 52 del Convenio Europeo de Derechos Humanos, a la luz de los informes que indican que personas, en particular las sospechosas de haber participado en actos terroristas, pueden haber sido arrestadas y detenidas, o transportadas durante la privación de libertad, por agencias extranjeras o a sus instancias,

–  Visto el informe provisional de su Comisión Temporal sobre la Supuesta Utilización de Países Europeos por la CIA para el Transporte y la Detención Ilegal de Presos,

–  Visto el apartado 2 del artículo 103 de su Reglamento,

A.  Considerando que los presos de Guantánamo están sometidos a un arresto arbitrario, a la detención en régimen de incomunicación, a la tortura y a otros malos tratos y que no tienen derecho a un juicio justo, mientras que los miembros de las fuerzas de seguridad que cometen violaciones de los derechos humanos gozan de una amplia impunidad,

B.  Considerando que han pasado cuatro años desde que los primeros prisioneros capturados en la «guerra contra el terrorismo» fueron detenidos en Guantánamo como «combatientes enemigos» en enero de 2002,

C.  Considerando que sólo 10 de los 490 detenidos que quedan han sido acusados hasta ahora de haber cometido algún delito, y que ninguno de ellos ha sido juzgado,

D.  Considerando que el 20 de mayo, en una revuelta carcelaria que dejó varios heridos, los detenidos de Guantánamo recurrieron a la violencia en respuesta a los tratos degradantes, la tortura y la situación de limbo jurídico,

E.  Considerando que el mismo día se produjeron dos intentos de suicidio, con lo que su número se eleva a 41 desde la apertura del centro de detención,

F.  Considerando el reciente estudio de la facultad de Derecho de la Universidad Seton Hall (Nueva Jersey), que establece que de los 571 detenidos de Guantánamo que fueron oídos por las comisiones militares en 2004, la mayoría no están acusado de actos hostiles contra los Estados Unidos o sus aliados, y sólo el 5 % fueron capturados directamente por las fuerzas de los Estados Unidos; que, según algunos informes, la mayoría de los detenidos fueron entregados al ejército de los Estados Unidos a cambio de un pago, lo que constituye un acto de trata de seres humanos,

G.  Considerando que el Secretario General del Consejo de Europa ha declarado que virtualmente ninguno de los Estados miembros tiene medidas legislativas o administrativas adecuadas para proteger de forma eficaz a las personas contra las violaciones de los derechos humanos cometidas por agentes de servicios de seguridad extranjeros amigos que actúan en su territorio,

1.  Reitera su petición del cierre inmediato del centro de detención de la Bahía de Guantánamo; pide la liberación de los detenidos, con la garantía de que no sean devueltos a un Estado donde puedan sufrir torturas, y de que los sospechosos de haber cometido delitos tipificados a nivel internacional sean juzgados en procesos que respondan a las normas internacionales de justicia;

2.  Insiste en que los detenidos que no puedan ser devueltos a su lugar de origen o captura obtengan un permiso de residencia; pide a los Estados miembros de la UE que actúen de forma proactiva para encontrar una solución para los detenidos contra los que no se vayan a iniciar procesos judiciales y que no puedan volver a sus países de origen o residencia por haberse convertido en apátridas o por correr el peligro de sufrir torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes;

3.  Comparte la opinión del Consejo de Europa de que el Gobierno de los Estados Unidos debe asegurar el respeto del estado de Derecho y los derechos humanos no devolviendo ni transfiriendo a los detenidos sobre la base de seguridades diplomáticas por parte de países en los que existe fundamento suficiente para suponer que los detenidos se encontrarían en peligro de sufrir torturas u otros tratos crueles, inhumanos o degradantes;

4.  Condena el desprecio del Derecho internacional por parte del Gobierno de los Estados Unidos en su «guerra contra el terrorismo», así como los graves delitos que cometen las autoridades de los Estados Unidos en Guantánamo y otros centros de detención dentro y fuera de los Estados Unidos, actuaciones que perjudican sus esfuerzos en contra del terrorismo;

5.  Pide a las autoridades de los Estados Unidos que pongan fin de inmediato a las «técnicas especiales de interrogatorio», que incluyen métodos que implican la humillación sexual, el llamado «submarino» (water-boarding), en que se hace creer al prisionero que se está ahogando, el encadenamiento al suelo con cadenas cortas que obligan a posturas humillantes (short shackling) y el uso de perros para aterrorizar, que constituyen torturas o tratos crueles, inhumanos o degradantes;

6.  Señala que representantes de los Estados Unidos han declarado ante el Comité contra la Tortura que, de conformidad con el Derecho de los Estados Unidos no hay posibilidad de excepción a la prohibición legal expresa de la tortura, y pide al Gobierno de los Estados Unidos que reconozca y se asegure de que la Convención contra la Tortura se aplique en todo momento, ya sea en tiempos de paz, de guerra o de conflicto armado en todos los territorios bajo su jurisdicción;

7.  Pide al Gobierno de los Estados Unidos que abandone los Tribunales de Revisión del Estatuto de Combatiente, pues constituyen una violación de las normas internacionales sobre las condiciones mínimas para un juicio justo, al carecer totalmente de independencia con respecto al poder ejecutivo, no haber derecho de apelación ante un tribunal independiente e imparcial y prohibir el acceso del acusado a la asistencia jurídica de su elección, a las pruebas secretas e incluso a partes del procedimiento; señala que estos tribunales pueden actuar sobre la base de pruebas obtenidas mediante tortura u otros malos tratos y que estas comisiones están exclusivamente reservadas a los ciudadanos extranjeros, con lo que se viola el derecho de igualdad ante los tribunales;

8.  Pide al Gobierno de los Estados Unidos que conceda el acceso sin restricciones a los detenidos de la Bahía de Guantánamo a los correspondientes órganos de las Naciones Unidas y a las organizaciones internacionales de defensa de los derechos humanos; insiste que expertos médicos independientes deben evaluar si se dispone de todo tipo de tratamientos médicos y psiquiátricos;

9.  Pide a sus órganos competentes que decidan el envío de una delegación ad hoc del Parlamento Europeo a Guantánamo; pide a las autoridades de los Estados Unidos que garanticen el acceso sin restricciones al campo y a los detenidos;

10.  Pide a las autoridades de los Estados Unidos que aseguren que todas las acusaciones de tortura y otros malos tratos contra personal de los Estados Unidos sean objeto de una investigación civil rápida, profunda, independiente e imparcial, en estricta conformidad con el derecho internacional y las normas por las que se rige la investigación de las violaciones de los derechos humanos, y que los responsables sean llevados a juicio;

11.  Subraya que las víctimas de detenciones ilegales o de torturas o malos tratos mientras se encontraban bajo la custodia de los Estados Unidos deben recibir una reparación completa, de acuerdo con lo que dispone el artículo 14 de la Convención contra la Tortura, incluidas la restitución, la compensación, la rehabilitación y las garantías de no repetición, dondequiera que residan;

12.  Pide a los Estados miembros de la UE que cumplan con su obligación de proteger a los ciudadanos de la UE y que lleguen a un compromiso con las autoridades de los Estados Unidos para asegurar que se respeten los derechos de los detenidos en Guantánamo que sean ciudadanos de la UE o que tengan vínculos estrechos con un Estado miembro;

13.  Deplora que las normas por las que se rigen las actividades de los servicios secretos sean inadecuadas en varios Estados miembros de la Unión, lo que significa que se deben establecer controles más eficaces, en particular en lo que se refiere a la cooperación con los servicios secretos extranjeros; considera que es urgente tomar medidas legislativas a nivel nacional y de la UE;

14.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Comisión de derechos Humanos de las Naciones Unidas y al Gobierno de los Estados Unidos de América.

Última actualización: 24 de mayo de 2006Aviso jurídico