Procedimiento : 2010/2557(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0145/2010

Textos presentados :

B7-0145/2010

Debates :

Votaciones :

PV 10/03/2010 - 7.3

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0054

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 142kDOC 83k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0136/2010
3.3.2010
PE433.006v01-00
 
B7-0145/2010

para cerrar el debate tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la aplicación de las recomendaciones del Informe Goldstone


Hélène Flautre, Frieda Brepoels, Franziska Katharina Brantner, Nicole Kiil-Nielsen, Heidi Hautala, Caroline Lucas, Margrete Auken, Jan Philipp Albrecht, Eva Joly, Daniel Cohn-Bendit, Malika Benarab-Attou en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la aplicación de las recomendaciones del Informe Goldstone  
B7‑0145/2010

El Parlamento Europeo,

–    Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948,

 

–    Visto el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos de 1966,

 

–    Visto el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de las Naciones Unidas, de 1966,

 

–    Visto el IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra, de 1949,

 

–    Vista la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, de 1989,

 

–    Vista la Resolución A/HRC/S-9/1 relativa a las graves violaciones de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado, particularmente debido a los recientes ataques militares israelíes contra la Franja de Gaza ocupada, aprobada por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas (CDH) el 12 de enero de 2009 en su 9° período extraordinario de sesiones,

 

–    Vista la Resolución A/HRC/RES/S-12/1 sobre la situación de los derechos humanos en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental, aprobada por el CDH el 16 de octubre de 2009 en su 12º período extraordinario de sesiones,

 

–    Vistas las Resoluciones A/RES/64/10 y A/RES/64/254 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el seguimiento del informe de la Misión de Investigación de las Naciones Unidas sobre el conflicto de Gaza, aprobadas el 5 de noviembre de 2009 y el 26 de febrero 2010, respectivamente,

 

–    Vista la Declaración de la Presidencia en nombre de la UE sobre la situación humanitaria en Gaza, de 18 de noviembre de 2009,

 

–    Visto el Informe de los Jefes de Misión de la Unión Europea en Jerusalén Oriental,

 

–    Vistas las Conclusiones del Consejo, de 8 de diciembre de 2009, sobre el proceso de paz en Oriente Próximo,

 

–    Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Oriente Próximo, y en particular la de 15 de enero de 2009 sobre la situación humanitaria en Gaza,

 

–    Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

 

A.  Considerando que la acción de la Unión en la escena internacional debe guiarse por el estricto respeto de los principios y los objetivos de la Carta de las Naciones Unidas y del Derecho internacional; recordando, al mismo tiempo, que el Derecho internacional establece obligaciones a los Estados, no sólo en el sentido de respetar y proteger el Derecho internacional humanitario, sino también de velar por que sea respetado,

 

B.   Considerando que la violación de los Convenios de Ginebra permite el ejercicio de una jurisdicción universal contra los crímenes internacionales graves, como los crímenes de guerra, los crímenes contra la humanidad, la tortura y el genocidio,

 

C.  Considerando que, habida cuenta de las relaciones contractuales de la UE con Israel y de su posición como principal donante de los palestinos, la UE y sus Estados miembros tienen una responsabilidad especial en el cometido de garantizar el pleno respeto de los derechos humanos internacionales y del Derecho humanitario, especialmente por parte de los países socios vecinos, de conformidad con los artículos 8 y 21 del Tratado de la UE,

 

D.  Considerando que, el 3 de abril de 2009, el CDH encomendó a la Misión de Investigación de las Naciones Unidas sobre el conflicto de Gaza, encabezada por el juez Richard Goldstone, que investigara todas las violaciones del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario que hubieran podido cometerse en cualquier momento en el contexto de las operaciones militares llevadas a cabo en Gaza, antes, durante o después del período comprendido entre el 27 de diciembre de 2008 y el 18 de enero de 2009,

 

E.   Considerando que el mandato, que un primer momento tenía carácter parcial, fue ampliado a petición de Richard Goldstone, jefe de la Misión, para incluir de forma apropiada a todas las partes en el conflicto, esto es, Israel, la Autoridad Palestina, el gobierno de facto de Hamas en Gaza y los grupos armados palestinos,

 

F.   Considerando la decisión del Gobierno de Israel de no cooperar con la Misión de Investigación de las Naciones Unidas y su rechazo implícito a darle acceso a Gaza, Cisjordania y el sur de Israel,

 

G.  Considerando que la ofensiva militar lanzada durante tres semanas en la Franja de Gaza por las Fuerzas Armadas de Israel provocó la masiva violación de los derechos humanos del pueblo palestino, la muerte de 1 440 palestinos, incluidos 431 niños y 114 mujeres, y más de 5 300 heridos entre la población palestina, así como la destrucción generalizada de las infraestructuras palestinas y la completa destrucción de 22 000 edificios, entre ellos 4 230 viviendas; considerando que, al mismo tiempo, 13 israelíes encontraron la muerte en este conflicto que se desarrolló en Gaza y el sur de Israel,

 

H.  Considerando que, desde 2001, Hamas y otros grupos armados palestinos han lanzado alrededor de 8 000 misiles contra el sur de Israel, incluidos los ataques perpetrados durante la tregua acordada entre Israel y Hamas el 18 de junio de 2008; considerando que la Carta de las Naciones Unidas, y en particular su artículo 51, consagra expresamente el derecho a la legítima defensa individual o colectiva en caso de agresión armada,

 

I.    Considerando que la tregua fue violada en numerosas ocasiones por ambas partes y no desembocó en el levantamiento del bloqueo israelí de la Franja de Gaza, según lo acordado por las partes; que una profunda crisis humanitaria afecta a toda la población de la Franja, y que la mejora de la situación en Cisjordania es limitada,

 

J.    Considerando que el Informe de la Misión de Investigación de las Naciones Unidas, publicado el 15 de septiembre 2009, llegó a la conclusión de que tanto Israel como Hamas cometieron graves violaciones del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario durante el conflicto de Gaza, algunos de cuales constituyen crímenes de guerra, y posiblemente crímenes contra la humanidad, y que ninguna de las partes ha llevado a cabo ninguna investigación fidedigna sobre las acusaciones relativas a dichas violaciones ni ha tomado medidas serias para que los culpables rindan cuentas de sus actos,

 

K.  Considerando que, en el 12° período extraordinario de sesiones del CDH, Suecia, en nombre del grupo de la UE, señaló que «la UE siempre ha recordado a todas las partes en conflicto sus obligaciones derivadas del Derecho internacional», y que «una prioridad general de la UE en el ámbito de los derechos humanos es la lucha contra la impunidad»; que, no obstante, los Estados miembros de la UE adoptaron posiciones distintas en la Asamblea General de las Naciones Unidas de 5 de noviembre de 2009,

 

L.   Considerando que, en su Resolución de 26 de febrero de 2010, la Asamblea General de las Naciones Unidas reiteró su llamamiento a Israel y a la parte palestina para que lleven a cabo investigaciones fidedignas y solicitó nuevos informes que deben presentarse en el plazo de cinco meses,

 

M.  Considerando que las organizaciones de la sociedad civil israelíes y palestinas han desempeñado un papel fundamental facilitando a la Misión de Investigación de las Naciones Unidas el acceso a la información, a los testimonios y a las pruebas, siguiendo de cerca e informando sobre las medidas adoptadas por todas las partes para introducir gradualmente un enfoque que haga posible la rendición de cuentas y presionando a la comunidad internacional y a todas las partes interesadas para establecer mecanismos de investigación independientes e imparciales,

 

N.  Considerando que las organizaciones no gubernamentales israelíes de defensa de los derechos humanos afrontan una campaña de difamación dirigida a desacreditar a quienes se pronuncian contra la política israelí en los territorios palestinos ocupados; que se ha registrado un aumento de los ataques inmediatamente después de la publicación del Informe Goldstone; que, al mismo tiempo, se espera que la Comisión Constitucional de la Knesset apruebe el próximo 17 de marzo un proyecto de ley muy restrictivo, presentado por el Gobierno, que obligará a las ONG a registrarse como organizaciones políticas y revocará su condición de organizaciones caritativas, lo que limitará su capacidad para recibir fondos procedentes de entidades políticas extranjeras y reforzará el control de las actividades de las ONG por el Estado;

 

1.   Destaca que el respeto del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario por todas las partes y en cualquier circunstancia sigue siendo una condición previa fundamental para alcanzar una paz justa y duradera en Oriente Próximo;

 

2.   Recuerda a la comunidad internacional la responsabilidad que le incumbe a la hora de velar por que los autores de graves violaciones del Derecho internacional humanitario rindan cuentas de sus actos, al tiempo que destaca que ningún Estado ni grupo armado puede sustraerse a la ley;

 

3.   Recuerda a la Unión y a sus Estados miembros la obligación legal que les incumbe como Altas Partes Contratantes de los Convenios de Ginebra de velar por el respeto de dichos Convenios en todas las circunstancias, y recuerda a los Estados miembros de la UE que la política exterior de la Unión se basa en la promoción y el respeto del Derecho internacional en materia de derechos humanos; considera que la impunidad de los crímenes de guerra y otras violaciones graves de los derechos humanos no sólo constituye una violación del Derecho internacional, sino que también socava y compromete gravemente la acción exterior de la Unión;

 

4.   Pide a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a los Estados miembros de la UE que trabajen para obtener una posición común fuerte de la Unión en el seguimiento del informe sobre la Misión de Investigación de las Naciones Unidas sobre el conflicto de Gaza y el sur de Israel, que exijan públicamente la aplicación de sus recomendaciones, así como la asunción de responsabilidades por todas las violaciones del Derecho internacional, incluidos los presuntos crímenes de guerra, y que insten a ambas partes a que lleven a cabo investigaciones que cumplan las normas internacionales de independencia, imparcialidad, transparencia, rapidez y eficacia en el plazo de cinco meses, en línea con las Resoluciones de la Asamblea General de las Naciones Unidas A/RES/64/10 y A/RES/64/254, y a que todas las personas responsables de los presuntos crímenes rindan cuentas de sus actos;

 

5.   Considera que los documentos presentados por Israel, la Autoridad Palestina y Hamas a los organismos de las Naciones Unidas en respuesta a la Resolución A/RES/64/10 de la Asamblea General demuestran que ninguna de las partes interesadas ha adoptado todavía las medidas necesarias para llevar a cabo las investigaciones;

 

6.   Pide, por tanto, a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a los Estados miembros que se sirvan de los instrumentos jurídicos y diplomáticos a su disposición para instar a todas las partes interesadas a que lleven a cabo de forma inmediata investigaciones independientes, imparciales y fidedignas acerca de las graves violaciones denunciadas por la Misión de Investigación de las Naciones Unidas; pide a la Alta Representante que evalúe asimismo los resultados de las investigaciones de Israel y Hamas, y que informe al Parlamento sobre dichas evaluaciones;

 

7.   Pide a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y a los Estados miembros que vigilen activamente la observancia de las recomendaciones incluidas en el Informe Goldstone consultando a todas las partes en el conflicto, a las misiones de la UE en el exterior y a las ONG activas en este ámbito, y que formule las correspondientes declaraciones sobre el estado de las investigaciones; pide que las recomendaciones y las observaciones relativas a las mismas se incluyan en los diálogos de la UE con ambas partes, así como en las posiciones de la UE en los foros multilaterales; pide a la UE, al mismo tiempo, que apoye activamente a todas las partes en el conflicto en la aplicación de las recomendaciones del Informe Goldstone;

 

8.   Llama la atención sobre el hecho de que la Asamblea General, en su reiterada petición de 26 de febrero de 2010 al Secretario General de las Naciones Unidas, le pidió que le presentara un informe en el plazo de cinco meses con el fin de determinar las medidas que, eventualmente, sería oportuno que adoptaran en el futuro los órganos y organismos pertinentes de las Naciones Unidas, incluido el Consejo de Seguridad; pide a la UE que apoye activamente al Secretario General en el análisis de la aplicación por todas las partes interesadas de las recomendaciones incluidas en el Informe Goldstone;

 

9.   Pide al delegado de la UE ante el gabinete del Secretario General de las Naciones Unidas que en un plazo de tres meses presente al Parlamento un informe sobre los progresos realizados por todas las partes en el conflicto en la aplicación de las recomendaciones del Informe Goldstone;

 

10. Pide al delegado de la UE en Tel Aviv, Jerusalén y Ramallah que en un plazo de tres meses presente al Parlamento un informe sobre los progresos realizados por Israel y la parte palestina en la aplicación de las recomendaciones del Informe Goldstone;

 

11. Pide a la UE —tal como recomienda el Informe Goldstone— que apoye la labor de una comisión independiente de expertos internacionales en Derecho internacional e investigaciones penales dedicada a controlar y evaluar la eficacia y la legitimidad de las investigaciones internas realizadas por las partes en el conflicto;

 

12. Advierte que un Estado responsable de un acto ilícito tiene la obligación de reparar íntegramente el daño causado, y que el Derecho internacional reconoce el derecho de las víctimas a un recurso efectivo y a la reparación de los daños o las pérdidas causadas por las violaciones de los derechos humanos;

 

13. Hace suyas las demás recomendaciones del Informe Goldstone, que se centran en otras violaciones graves del Derecho internacional por parte de Israel en el territorio palestino ocupado, al tiempo que insta a Israel a que levante inmediatamente el bloqueo de la Franja de Gaza, con el fin de garantizar la libertad de circulación en el territorio palestino ocupado, a que libere a los presos políticos, incluido a Marwan Barghouti, miembro del Consejo Legislativo Palestino, y a que levante la prohibición de viajar impuesta a los palestinos en relación con sus derechos humanos y sus actividades políticas;

 

14. Reitera sus llamamientos para la inmediata liberación de Gilat Shalit; condena enérgicamente el asesinato en Dubai de un dirigente de Hamas, y expresa su preocupación por el hecho de podría obstaculizar los esfuerzos en la negociación de la liberación de Shalit;

 

15. Considera que el seguimiento de las recomendaciones del informe de la Misión de Investigación de las Naciones Unidas y las exigencias de rendir de cuentas deberían ser una parte fundamental e integrante de las relaciones entre la UE e Israel y la UE y la OLP;

 

16. Reafirma que la mejora de las relaciones entre la UE e Israel debe estar condicionada en gran medida por el estricto respeto del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario, incluido el levantamiento inmediato del bloqueo de la Franja de Gaza, la total paralización de la implantación de asentamientos en Cisjordania, incluida Jerusalén Oriental, la realización de investigaciones que cumplan las normas internacionales de independencia, imparcialidad, transparencia, rapidez y eficacia, el desarrollo de compromisos y actuaciones reales encaminados a conseguir un acuerdo de paz global y la plena aplicación de la Acuerdo de Asociación Interino CE-OLP;

 

17. Señala que la acción militar israelí ha contribuido en gran medida a la ruptura del proceso de Annapolis, e insta por tanto a la UE a que emprenda de forma decidida una iniciativa encaminada a revitalizar las esperanzas que todavía quedan de alcanzar un acuerdo global negociado para la resolución del conflicto, y a que apoye el principio de reconocimiento colectivo de un Estado palestino antes del final de las negociaciones de paz, tal como expone la propuesta de los ministros de Asuntos Exteriores de Francia y España relativa al reconocimiento colectivo de un Estado palestino; pide al Consejo y a la Comisión, con el mismo espíritu, que aprueben y apliquen las recomendaciones que figuran en el Informe de los Jefes de Misión de la UE sobre Jerusalén Oriental, de diciembre de 2009;

 

18. Expresa su profunda preocupación por la campaña de difamación contra las organizaciones de derechos humanos israelíes, que incluye detenciones y restricciones a la libre circulación; considera, asimismo, que el proyecto de ley sobre «requisitos de revelación de datos para los beneficiarios de ayuda procedente de una entidad política exterior», que presenta semejanzas con la Ley rusa de ONG, supone un peligro para el ejercicio de la libertad de expresión y asociación, que garantizan los artículos 19 y 22 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, del que Israel es parte, y pide a la Knesset que retire dicho proyecto de ley; insta a la UE, en este mismo contexto, a que plantee la cuestión al más alto nivel en sus conversaciones con Israel en el Consejo de Asociación UE-Israel, previsto para el 23 de marzo, al tiempo que pide a la Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que proceda del mismo modo en su visita a Israel en marzo;

 

19. Considera que la jurisdicción universal es un instrumento eficaz para velar por el cumplimiento del Derecho internacional en materia de derechos humanos y del Derecho internacional humanitario, impedir la impunidad y promover la rendición de cuentas;

 

20. Pide a los Estados Miembros que den su apoyo a la celebración de una Conferencia de las Altas Partes Contratantes del IV Convenio de Ginebra, con el fin de velar por la protección de la población civil en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental;

 

21. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Secretario General de las Naciones Unidas, al enviado del Cuarteto para Oriente Próximo, al Gobierno de Israel, a la Knesset, al Presidente de la Autoridad Palestina, al Consejo Legislativo Palestino y a los órganos de la Asamblea Parlamentaria Euromediterránea.

Última actualización: 12 de mayo de 2010Aviso jurídico