Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0529/2010

Textos presentados :

B7-0529/2010

Debates :

PV 22/09/2010 - 9
CRE 22/09/2010 - 9

Votaciones :

PV 07/10/2010 - 9.3

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 126kDOC 72k
15.9.2010
PE446.619v01-00
 
B7-0529/2010

tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre las violaciones de los derechos humanos en la República Democrática del Congo


Sabine Lösing, Willy Meyer, Marie-Christine Vergiat en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre las violaciones de los derechos humanos en la República Democrática del Congo  
B7‑0529/2010

El Parlamento Europeo,

–   Vistos la creación y el mandato de la MONUC, establecida por las Resoluciones 1279 (1999) y 1291 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas,

–   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de 10 de diciembre de 1948,

–   Vista la misión de apoyo a la reforma del sector de la seguridad EUSEC RD Congo establecida en junio de 2005 mediante la Acción Común 2005/355/PESC, de 2 de mayo de 2005, relativa a la Misión de asesoramiento y asistencia de la Unión Europea en materia de reforma del sector de la seguridad en la República Democrática del Congo (RDC),

–   Vista la Acción Común del Consejo 2009/769/PESC, de 19 de octubre de 2009, por la que se modifica la Acción Común 2007/405/PESC relativa a la Misión de Policía de la Unión Europea en el marco de la reforma del sector de la seguridad (RSS) y su interrelación con la justicia en la República Democrática del Congo (EUPOL RD Congo),

–   Vistas la Convención de la Asamblea General de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, de 10 de diciembre de 1984, y la Declaración 3318 de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre la Protección de la Mujer y el Niño en Estados de Emergencia o de Conflicto Armado, de 14 de diciembre de 1974, en particular el apartado 4, en el que se pide la adopción de medidas eficaces contra la persecución, la tortura, la violencia y el trato degradante contra las mujeres,

–   Vistas las Resoluciones 1325 (2000) y 1820 (2008) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre las mujeres, la paz y la seguridad, y la Resolución 1888 (2009) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la violencia sexual contra las mujeres y los niños en situaciones de conflicto armado,

–   Visto el documento de apoyo a la Decisión de la Comisión de adoptar y financiar un plan global de acciones humanitarias en la República Democrática del Congo con cargo al presupuesto general de la Unión Europea (ECHO/COD/BUD/2010/01000),

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que Atul Khare, Secretario General Adjunto de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz, ha informado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de que, entre el 30 de julio y el 4 de agosto, más de 500 personas ―niñas, mujeres y niños― fueron víctimas de violaciones masivas perpetradas por bandas en el distrito minero de la región oriental de la RDC; que se acusa de estos actos a los rebeldes, las milicias armadas y el ejército congoleño,

B.  Considerando que esas agresiones sexuales se produjeron cerca del campo de las fuerzas de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas, situado a solo 20 millas de la ciudad de Luvungi,

C. Considerando que, en virtud de la Resolución 1291 (2000) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, de 24 de febrero de 2000, se otorgó a la MONUC el mandato de actuar de conformidad con el capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas, lo que le permite combatir al lado de las Fuerzas Armadas de la República Democrática del Congo, y que ello ha empañado el carácter humanitario y de mantenimiento de la paz de las misiones de las Naciones Unidas,

D. Considerando que la Misión de las Naciones Unidas en la RDC (MONUSCO) tiene un mandato para proteger a los civiles, al personal humanitario y a los defensores de los derechos humanos, así como para apoyar los esfuerzos del Gobierno para luchar contra la impunidad y asegurar la protección de los civiles contra las violaciones de los derechos humanos y del Derecho internacional humanitario, incluidas todas las formas de violencia sexual y basada en el género,

E.  Considerando que tropas del ejército congoleño se han visto implicadas en la matanza y la violación de cientos de civiles, y que prosiguen las violaciones, los reclutamientos forzosos de civiles y niños soldados y las graves violaciones de derechos humanos en las regiones orientales de la RDC,

F.  Considerando que, de acuerdo con las cifras de las Naciones Unidas, 1 244 mujeres han sido violadas durante los primeros tres meses de este año; que desde 1996 se han registrado al menos 200 000 casos de violencia sexual en la RDC, y que este número podría ser muy superior al no informarse de todos los casos;

G. Considerando que las Naciones Unidas han suspendido recientemente la asistencia logística y la ayuda operativa a una serie de unidades concretas del ejército congoleño como consecuencia de las acusaciones realizadas en el sentido de que sus tropas han matado a docenas de civiles, en particular mujeres y niños, en la provincia de Kivu Norte,

H. Considerando que en la Republica Democrática del Congo se han efectuado más misiones de la PESD que en ningún otro país,

I.   Considerando que en el marco de las dos misiones EUSEC RD Congo y EUPOL se destinaron tropas y personal a la RDC para formar a los miembros de las fuerzas de seguridad y dirigir la reforma del sector de la seguridad en el país,

J.   Considerando que todas las partes del conflicto han recurrido a la violencia sexual, incluidas las fuerzas armadas del país (FARDC),

K. Considerando que la violencia sexual y de género siempre debe considerarse un crimen de guerra y un crimen contra la humanidad,

L.  Considerando que en el informe elaborado por expertos de las Naciones Unidas que se ha filtrado a la opinión pública se indica que «las operaciones militares (apoyadas por la MONUC) no han logrado neutralizar a las FDLR y han exacerbado la crisis humanitaria»,

M. Considerando que, de conformidad con la ECHO, en 2010 se necesitarán, con cargo tan solo a la UE, 45 millones de euros —30 millones de euros en ayuda humanitaria y 15 millones de euros en ayuda alimentaria— para atender las necesidades de unas 350 000 personas vulnerables, en su gran mayoría niños, viudas, mujeres al cargo del hogar y víctimas de la violencia sexual,

1.  Pide el fin inmediato de la violencia y de las violaciones de los derechos humanos en la región oriental de la RDC; destaca la necesidad de continuar los esfuerzos dirigidos a poner fin a la actividad de los grupos armados locales y extranjeros en el Este de la RDC;

2.  Condena enérgicamente las violaciones masivas y otras violaciones de derechos humanos que tuvieron lugar entre el 30 de julio y el 3 de agosto, de las que fueron víctimas al menos 500 mujeres en la provincia de Kivu Norte;

3.  Condena las matanzas de población civil, el reclutamiento de niños soldados y los actos de violencia sexual contra mujeres, niñas y niños, y pide a todas las partes implicadas que intensifiquen la lucha contra la impunidad; pide al Gobierno de la RDC que vele por que se exijan responsabilidades y se procese a los responsables de violaciones de los derechos humanos y del Derecho humanitario internacional;

4.  Condena firmemente las violaciones, las fecundaciones forzosas, la esclavitud sexual y toda otra forma de violencia de género, y pide a la comunidad internacional que reconozca formalmente tales acciones como crímenes contra la humanidad y crímenes de guerra;

5.  Expresa su gran preocupación por la continuación de este dilatado conflicto armado y sus efectos desastrosos en la población civil, en particular en las provincias orientales de la RDC;

6.  Expresa su convicción de que solo puede haber una solución política al conflicto armado de la región; pide que concluyan todas las intervenciones extranjeras de países vecinos y otros países y que se dé una solución política y diplomática a la crisis mediante negociaciones entre las partes implicadas, teniendo debidamente presentes la Carta de las Naciones Unidas y su Declaración Universal de Derechos Humanos;

7.  Expresa su inquietud por las informaciones de que la actual operación militar de las fuerzas armadas de la República Democrática del Congo, apoyadas por la MONUSCO, con asesoramiento táctico y asistencia logística, está teniendo efectos desastrosos en la situación humanitaria y de los derechos humanos, y por que la MONUSCO no ha logrado aprovechar su influencia para garantizar que el Gobierno impida participar en las operaciones a los mandos con antecedentes conocidos de violaciones de derechos humanos, por lo que incumple su mandato de proteger a la población civil del agravamiento de la crisis humanitaria;

8.  Insta al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a que revise el mandato de la MONUSCO para que deje de basarse en el capítulo VII y evitar así que siga apoyando a las fuerzas armadas congoleñas, pues ello cuestiona el principio de paz de las Naciones Unidas;

9.  Pide que se ponga fin a las misiones EUPOL y EUSEC en la RDC, pues obviamente han contribuido de manera negativa a la escalada de violencia y al agravamiento de la situación en el país, al entrenar a las fuerzas de seguridad que han cometido crímenes contra su propia población civil;

10. Pide a todas las partes del conflicto, en particular al Gobierno de la RRC y a sus fuerzas armadas —las FARDC— que dejen de atacar a la población civil y respeten los derechos humanos y el Derecho internacional humanitario;

11. Exige tolerancia cero en relación con la violencia sexual contra las mujeres y las niñas, independientemente de quiénes sean los autores de los delitos, incluidos los cometidos por miembros de la MONUSCO, y reclama que se ponga fin a la impunidad informando, identificando, enjuiciando y castigando a los culpables con arreglo al Derecho penal nacional e internacional;

12. Reclama que las mujeres participen de inmediato en mayor medida en todas las iniciativas encaminadas a encontrar una solución al conflicto en la RDC, en particular como mediadoras y negociadoras, así como en la aplicación de las medidas para la resolución del conflicto;

13. Insta al Consejo a que cumpla los compromisos en la lucha contra la violencia sexual y la impunidad que expuso en su Acción Común 2009/769/PESC, de 19 de octubre de 2009, por la que se modifica la Acción Común 2007/405/PESC relativa a la Misión de Policía de la Unión Europea en el marco de la reforma del sector de la seguridad (RSS) y su interacción con la justicia en la República Democrática del Congo (EUPOL RD Congo);

14. Reclama la aplicación de controles estrictos para poner fin al reclutamiento de niños soldado, tanto por parte de los rebeldes como por parte de las fuerzas armadas de la República Democrática del Congo;

15. Alienta al Gobierno de la RDC a que aplique, sin demora y con la ayuda de la MONUSCO, su nueva estrategia contra la violencia de género;

16. Subraya que la rehabilitación y la reforma del sistema judicial, así como la ayuda a las víctimas y su reinserción, deben constituir el núcleo de los programas de ayuda que se financien;

17. Expresa su particular preocupación por las deficiencias de la MONUSCO en materia de capacidad de prevención y de comunicación; pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que haga cumplir de forma eficaz el nuevo «código de conducta» de la MONUSCO y que cree un grupo de seguimiento encargado de supervisar el respeto de los derechos humanos;

18. Pide al Parlamento de la RDC que cree una comisión nacional de derechos humanos, tal como está previsto en la Constitución, como paso previo a la adopción de una ley para proteger a las víctimas y testigos de abusos de derechos humanos, a los activistas de derechos humanos, a los cooperantes y a los periodistas;

19. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a las instituciones de la Unión Africana, al Secretario General de las Naciones Unidas, a la Representante Especial de las Naciones Unidas para la violencia sexual en los conflictos armados, al Secretario General Adjunto de Asuntos Humanitarios y Coordinador del Socorro de Emergencia de las Naciones Unidas y al Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas.

 

Última actualización: 17 de septiembre de 2010Aviso jurídico