Procedimiento : 2011/2616(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0170/2011

Textos presentados :

B7-0170/2011

Debates :

PV 09/03/2011 - 6
CRE 09/03/2011 - 6

Votaciones :

PV 10/03/2011 - 9.2
CRE 10/03/2011 - 9.2

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0095

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 141kDOC 78k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0169/2011
7.3.2011
PE459.713v01-00
 
B7-0170/2011

tras la declaración de la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular


Martin Schulz, Ana Gomes, Kader Arif, Juan Fernando López Aguilar, María Muñiz De Urquiza, Roberto Gualtieri, Vincent Peillon, Harlem Désir, Sylvie Guillaume, Kristian Vigenin en nombre del Grupo S&D

Resolución del Parlamento Europeo sobre los países vecinos meridionales, y Libia en particular  
B7‑0170/2011

El Parlamento Europeo,

–   Vista la Resolución 1970/2011 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el 26 de febrero de 2011,

–   Vista la Resolución adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 1 de marzo de 2011, por la que se suspende por unanimidad a Libia como miembro del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas,

–   Vista la Resolución S-15/2 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, adoptada el 25 de febrero de 2011,

–   Vista la Decisión del Consejo, de 28 de febrero de 2011, por la que se impone un embargo de armas y sanciones específicas a Libia,

–   Vista su Recomendación al Consejo, de 20 de enero de 2011, en la que se especifican las principales condiciones de las negociaciones sobre el Acuerdo marco UE-Libia,

–   Vistas la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 24 de octubre de 2005, (Documento Final de la Cumbre Mundial 2005) sobre la responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad, y la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 7 de octubre de 2009, sobre la responsabilidad de proteger,

–   Vista la Resolución del Consejo de Seguridad, de 28 de abril de 2006, que, en su punto 4, confirma lo dispuesto en los apartados 138 y 139 del Documento Final de la Cumbre Mundial 2005 sobre la responsabilidad de proteger a las poblaciones del genocidio, los crímenes de guerra, la depuración étnica y los crímenes de lesa humanidad,

–   Visto el artículo 110, apartado 2 de su Reglamento,

A. Considerando que el régimen dictatorial de Gaddafi, que ha gobernado en Libia los últimos 41 años, reprime violentamente las legítimas protestas políticas y se opone a las exigencias de la población libia y de la comunidad internacional para que dimita inmediatamente y ponga fin al derramamiento de sangre; que el ejército libio ha bombardeado ciudades tales como Al Zawiya, Sabratah, Brega y Ajdabiya,

B.  Considerando que la comunidad internacional ha demostrado una unanimidad plena en el seno del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas respecto de la imposición de sanciones al régimen de la Jamahiriya Árabe Libia mediante la adopción de la Resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 1970/2011, y que, desde el inicio de la rebelión, varios dirigentes mundiales han pedido insistentemente a Gaddafi que dimita,

C. Considerando que el régimen de Gaddafi está lanzando ataques aéreos contra civiles y utilizando a mercenarios para disparar indiscriminadamente,

D. Considerando que, según el ACNUR, más de 200 000 personas han huido de Libia a los vecinos Túnez, Egipto y Níger en los últimos días y otros cientos de miles de refugiados y trabajadores extranjeros se enfrentan a unas condiciones dramáticas para escapar del conflicto o salir de Libia,

E.  Considerando que los recientes acontecimientos en Libia, Egipto y Túnez ponen de manifiesto la urgencia de reformar la acción exterior de la UE para la región mediterránea,

F.  Considerando que la Liga Árabe suspendió a Libia el 22 de febrero y que su Secretario General declaró, el 3 de marzo, que, de continuar los combates en Libia, la Liga puede imponer una zona de exclusión aérea en Libia, en coordinación con la Unión Africana,

G. Considerando que el Consejo Nacional Libio de la ciudad de Benghazi ha pedido la intervención extranjera para poner fin a los ataques aéreos gubernamentales contra los rebeldes, mientras que el Consejo Nacional de Transición Provisional ha pedido, en una declaración de 5 de marzo, que la comunidad internacional cumpla con sus obligaciones de proteger a los libios frente a todo genocidio y crimen contra la humanidad que pueda producirse, sin una intervención militar directa en territorio libio,

H. Considerando que el Duodécimo Informe Anual con arreglo al artículo 8, apartado 2, de la Posición Común 2008/944/PESC del Consejo, por la que se definen las normas comunes que rigen el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares (2011/C 9/01), publicado el pasado mes de enero, confirma la concesión por Estados miembros de la UE de licencias de exportación de armas por valor de 343 millones de euros a Libia sólo en 2009,

I.   Considerando que, pese a haber renunciado a su programa de armas de destrucción masiva en 2004, el régimen de Gaddafi conserva aún unas reservas de gas mostaza de 9,5 toneladas métricas,

J.   Considerando que el Departamento del Tesoro estadounidense ha bloqueado 30 000 millones de dólares en activos libios, lo que representa la mayor suma que jamás ha bloqueado,

K. Considerando que tres marines de los Países Bajos están prisioneros en Libia por intentar ayudar a evacuar a ciudadanos extranjeros,

L.  Considerando que los días 29 y 30 de noviembre de 2010 se celebró en Trípoli la tercera Cumbre África-UE, incluida una reunión parlamentaria previa entre la UE y el Parlamento Panafricano, en las que se subrayó la importancia de los derechos humanos, la democracia y la prevención de conflictos,

M. Considerando que las negociaciones sobre el Acuerdo marco UE-Libia se han suspendido, como anunció el 22 de febrero la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad,

1.  Expresa su solidaridad con el pueblo libio, aplaude su valentía y su determinación y apoya firmemente sus legítimas aspiraciones democráticas; condena tajantemente el uso criminal de la violencia contra los manifestantes por parte del régimen de Gaddafi y lamenta el incierto, aunque elevado, numero de personas que han muerto o han resultado heridas en Libia desde el comienzo de las protestas pacíficas; hace extensivas sus condolencias a las familias de las víctimas, así como su preocupación por los heridos;

2.  Subraya que el régimen de Gaddafi carece de legitimidad y, por lo tanto, debe renunciar inmediatamente al ejercicio de sus funciones o ser depuesto de las mismas, para que un nuevo liderazgo representativo emerja y responda a las legítimas exigencias de libertad, democracia, seguridad y buen gobierno del pueblo libio;

3.  Respalda plenamente la Resolución 1970/2011 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y las medidas por éste adoptadas para su aplicación, en concreto el embargo de armas y la prohibición respecto de equipos para la represión interna, así como las restricciones a la admisión de fondos de personas implicadas en violaciones graves de los derechos humanos, incluidos los ataques a la población civil, y la congelación de dichos fondos;

4.  Subraya que la UE y sus Estados miembros deben velar por la observancia de su responsabilidad de proteger, con el fin de salvar a los civiles libios de ataques armados a gran escala; considera, por tanto, que no debe excluirse ninguna de las opiniones previstas en la Carta de las Naciones Unidas; subraya que todas las medidas adoptadas por la UE y sus Estados miembros deben ajustarse a un mandato de las Naciones Unidas y buscar la coordinación con la Liga Árabe y la Unión Africana, animando a ambas organizaciones a dirigir los esfuerzos internacionales;

5.  Subraya que las actividades mercenarias constituyen una amenaza para la paz y la seguridad internacionales y un crimen contra la humanidad y, por lo tanto, deben detenerse; pide al Consejo y a la VC/AR que envíen señales de advertencia inequívocas para disuadir a todo gobierno de enviar mercenarios, militares o equipos militares en apoyo de la represión del pueblo libio por el régimen de Gaddafi; insta al Consejo, a la Comisión y a la VC/AR a que aprovechen para presionar en favor de la adopción de un instrumento jurídico internacional eficaz que prohíba las actividades mercenarias a nivel mundial, incluyendo el uso de empresas militares y de seguridad privadas en las zonas de conflicto;

6.  Manifiesta su honda preocupación por la crisis humanitaria a que se enfrentan miles de personas que huyen de Libia, que se añade a los peligros y penalidades que han de afrontar la población libia, de seis millones de personas, y más de 1 millón de extranjeros que aún se encuentran atrapados en Libia, en particular los subsaharianos, que corren el peligro de ser perseguidos o utilizados como mercenarios; expresa su particular preocupación por aquellos que, por razones de seguridad o políticas, no pueden regresar a sus países de origen, como los eritreos, somalíes, etíopes y sudaneses, e insta a los Estados miembros de la UE a que contribuyan a su salida y reasentamiento en condiciones de seguridad;

7.  Anima al Consejo, a la Comisión y a la VC/AR a poner a disposición todos los medios para apoyar una sólida operación humanitaria internacional, asistiendo al ACNUR y otras agencias pertinentes, como la OIM, el PMA, el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja y el CICR, para su despliegue urgente y adecuado en las fronteras de Libia y la apertura de corredores seguros para proporcionar ayuda dentro de Libia, ofreciendo protección y ayuda de emergencia a todas las personas necesitadas; pide a la UE y a los Estados miembros que proporcionen transporte aéreo y marítimo para ayudar a la repatriación o el reasentamiento de los migrantes, solicitantes de asilo y refugiados procedentes de Libia y presten apoyo financiero en respuesta al llamamiento conjunto realizado el 3 de marzo por el ACNUR y la OIM;

8.  Considera que para hacer frente a la afluencia de personas que tratan de escapar del conflicto en Libia, la UE debe guiarse por un enfoque humanitario, apoyando activamente la ayuda de emergencia y la protección de las personas necesitadas en Libia y en los países vecinos afectados; pide a los Estados miembros de la UE y a los países vecinos de Libia que concedan acceso a las personas que huyen de la persecución y la violencia en Libia, sin discriminación alguna; condena de la forma más enérgica los ataques contra trabajadores humanitarios, y subraya el derecho de los heridos y enfermos a asistencia médica;

9.  Considera que una estrategia euromediterránea coherente requiere una política de inmigración integrada basada en los principios de reparto de la carga y solidaridad; que en caso de una afluencia de este tipo procedente del Norte de África y Oriente Próximo, ningún Estado miembro de la UE será capaz de afrontar por sí solo los desafíos;

10. Recuerda que los Estados miembros deben respetar el principio de no devolución; toma nota de que Frontex no está equipado y no puede constituir el instrumento principal para hacer frente a los flujos migratorios posiblemente vinculados a la crisis política y humanitaria en el Norte de África; considera que la UE necesita una respuesta rápida y coordinada en el marco de una estrategia coherente a largo plazo para hacer frente a las transiciones políticas en el Norte de África, abordando las causas profundas de los flujos migratorios procedentes de la región;

11. Insta a la Unión Europea a que, en vista de la reunión extraordinaria del Consejo Europeo, del 11 de marzo, sobre la situación en el Norte de África:

•   atienda plenamente, de conformidad con la cláusula de solidaridad prevista en el artículo 80 del TFUE, a las dificultades de los Estados miembros sometidos a una afluencia desproporcionada de personas desplazadas, recurriendo posiblemente a lo dispuesto en la Directiva 2001/55 relativa a las normas mínimas para la concesión de protección temporal en caso de afluencia masiva de personas desplazadas y a medidas de fomento de un esfuerzo equitativo entre los Estados miembros para acoger a dichas personas y asumir las consecuencias de su acogida;

•   cree un fondo de solidaridad especial, en caso necesario, para hacer frente a la crisis humanitaria;

•   establezca un plan de acción de reparto de la carga para contribuir al reasentamiento de los refugiados de la región, sobre la base del principio de solidaridad entre Estados miembros;

•   avance con urgencia en la adopción de un Sistema Común de Asilo de la UE, incluyendo procedimientos justos y eficaces para la protección internacional;

12. Pide al Consejo que complete los procedimientos de codecisión relacionados con el establecimiento de un Programa Conjunto de la UE en materia de reasentamiento y un Fondo Europeo para los Refugiados para el período comprendido entre 2008 y 2013, según lo recomendado por el PE en mayo de 2010, lo que permitirá la rápida aplicación de procedimientos de emergencia respecto de la crisis humanitaria en Libia;

13. Respalda la Resolución 1970/2011 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la perspectiva de llevar a Gaddafi y a todos los responsables de crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad en Libia ante la Corte Penal Internacional, y acoge con satisfacción la decisión anunciada por el fiscal de la CPI de abrir una investigación; insta a todos los Estados miembros de la UE a que cooperen plenamente con la Corte y el fiscal y les presten toda la ayuda necesaria; recuerda que el régimen de Gaddafi tiene un largo historial de violaciones graves y masivas de los derechos humanos contra el pueblo libio y ha patrocinado el terrorismo internacional, que ha asesinado a cientos de ciudadanos extranjeros;

14. Acoge con satisfacción la decisión del Consejo de aplicar la Resolución 1970/2011 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas e imponer medidas restrictivas adicionales contra los responsables de violaciones de los derechos humanos y crímenes contra la humanidad en Libia;

15. Lamenta la venta de armas y equipos militares y de seguridad al Gobierno libio por parte de Estados miembros de la UE desde 2004, a pesar de la naturaleza persistentemente dictatorial y terrorista del régimen de Gaddafi y la contradicción con los principios y objetivos de la UE; pide a la Comisión y a la VC/AR que inicien de inmediato una revisión de la aplicación de la Posición Común 2008/944/PESC del Consejo, por la que se definen las normas comunes que rigen el control de las exportaciones de tecnología y equipos militares, y que informen al Parlamento Europeo al respecto;

16. Recuerda que en la Estrategia Conjunta UE-África de 2007, la UE y los líderes africanos se comprometieron a tomar las medidas necesarias para garantizar que los activos adquiridos ilegalmente, incluidos los fondos, se sometieran a una investigación y fueran devueltos a sus países de origen; insta a los Estados miembros a actuar en consecuencia y en cumplimiento de la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción, a fin de garantizar que en el futuro se restituyan los activos congelados al pueblo libio; hace hincapié en la necesidad de una acción coordinada de la UE para aprobar la congelación de los activos en poder de la familia de Gaddafi y asociados conocidos en Europa o en instituciones financieras europeas que operen en un paraíso fiscal, asegurando que los bancos de la UE cumplan los requisitos sobre diligencia debida con respecto a todos los posibles fondos ilícitos transferidos desde Libia; subraya que toda medida debe abarcar la totalidad de los activos, incluidos los fondos soberanos gestionados por la Libyan Investment Authority, que, según las estimaciones, ascienden a entre 60 000 y 80 000 millones de dólares en todo el mundo; pide que la congelación de activos incluya lo recaudado por las ventas de petróleo y gas; pide al Consejo y a los Estados miembros que revelen plenamente los detalles de todos los activos congelados;

17. Insta a la VC/AR a que establezca contacto inmediatamente con las fuerzas políticas emergentes de Libia, a saber, los Consejos Nacionales constituidos en Benghazi y otras zonas, con miras a promover la transición a la democracia y garantizar la participación de un amplio abanico de representantes de la sociedad libia y en favor de la capacitación de las mujeres y las minorías en el proceso de transición; insta a la UE a que contribuya a las reformas democráticas y a la creación de instituciones basadas en el Estado de Derecho en Libia, prestando apoyo al desarrollo de medios de comunicación libres y organizaciones de la sociedad civil independientes, particularmente partidos políticos democráticos, para que en el futuro se celebren elecciones democráticas;

18. Hace hincapié en que los levantamientos populares en Libia y otros países de la región son un factor determinante para que sus pueblos puedan disfrutar de las libertades fundamentales, la transición democrática, la seguridad y el progreso, y que esto también es decisivo para la seguridad, estabilidad y prosperidad de la propia Europa; destaca la urgente necesidad de desarrollar políticas e instrumentos de la UE más ambiciosos y eficaces y reforzar su base presupuestaria, a fin de fomentar y apoyar las reformas políticas, económicas y sociales en los países vecinos meridionales de la Unión; subraya que la revisión estratégica en curso de la Política Europea de Vecindad debe reflejar los acontecimientos de la región y plantear nuevos y mejores métodos para satisfacer las necesidades y aspiraciones democráticas de los pueblos de la región;

19. Pide la revisión de las políticas de la UE y que estén mejor coordinadas y sean más coherentes con respecto a los vecinos del Sur del Mediterráneo, para velar por que no existan contradicciones con los objetivos de promoción de los derechos humanos y la democracia; solicita una vez más que la UE revise su política de apoyo a la democracia y los derechos humanos, a fin de crear un mecanismo de aplicación de la cláusula sobre derechos humanos en todos los acuerdos con terceros países, y concretamente en un futuro Acuerdo marco entre la UE y Libia; considera que la PEV debe dar prioridad a los criterios relativos al respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales, la igualdad entre hombres y mujeres, la independencia del poder judicial, el pluralismo y la libertad de los medios de comunicación y la lucha contra la corrupción;

20. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Parlamentos y Gobiernos de los Estados miembros de la Unión Europea, a las Naciones Unidas, a la Liga de Estados Árabes, a la Unión Africana, a los Gobiernos de los países vecinos de Libia y a los Consejos Nacionales representantes de las fuerzas emergentes en Libia.

Última actualización: 9 de marzo de 2011Aviso jurídico