Procedimiento : 2011/2864(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0615/2011

Textos presentados :

B7-0615/2011

Debates :

PV 01/12/2011 - 2
CRE 01/12/2011 - 2

Votaciones :

PV 01/12/2011 - 6.26
CRE 01/12/2011 - 6.26
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0544

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 148kDOC 83k
23.11.2011
PE472.832v02-00
 
B7-0615/2011

tras la pregunta con solicitud de respuesta oral B7‑0669/2011

presentada de conformidad con el artículo 115, apartado 5, del Reglamento


sobre la respuesta de la UE para hacer frente al VIH/sida en la UE y en los países vecinos - Revisión intermedia de la Comunicación de la Comisión (2009)0569


Françoise Grossetête en nombre del Grupo PPE
Nessa Childers en nombre del Grupo S&D
Antonyia Parvanova, Sophia in 't Veld en nombre del Grupo ALDE
Satu Hassi en nombre del Grupo Verts/ALE
Marina Yannakoudakis en nombre del Grupo ECR
Marisa Matias en nombre del Grupo GUE/NGL
Oreste Rossi en nombre del Grupo EFD

Resolución del Parlamento Europeo sobre la respuesta de la UE para hacer frente al VIH/sida en la UE y en los países vecinos - Revisión intermedia de la Comunicación de la Comisión (2009)0569  
B7‑0615/2011

El Parlamento Europeo,

–       Vista la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo sobre la lucha contra el VIH/sida en la Unión Europea y los países de su entorno, 2009-2013 (COM(2009)0569),

–       Vista su Resolución, de 8 de julio de 2010, sobre un enfoque basado en los derechos en relación con la respuesta de la UE ante el VIH/sida(1),

–       Vista su Resolución, de 20 de noviembre de 2008, sobre el VIH/sida: Diagnóstico y tratamiento precoces(2),

–       Vista la Declaración Política sobre el VIH/sida, adoptada en la Reunión de alto nivel sobre el VIH/sida de 2011 de la Asamblea General de las Naciones Unidas,

–       Vista la Declaración de Roma de la Conferencia de la Sociedad Internacional del Sida de 2011, en la que se piden más fondos para el desarrollo de un remedio eficaz contra el VIH,

–       Vistas la Estrategia ONUSIDA 2011-2015 y la Estrategia mundial del sector de la salud contra el VIH/sida para 2011-2015 de la Organización Mundial de la Salud, en la que se determinan las metas mundiales existentes y acordadas, con el fin de motivar a los países a que planifiquen intervenciones enérgicas contra el VIH/sida de aquí a 2015,

–       Visto el Plan de acción europeo para el VIH/sida de la Organización Mundial de la Salud (OMS), 2012-2015, que trata la situación actual en relación con la epidemia de VIH/sida en la región europea y establece una respuesta eficaz a la misma,

–       Vista la «Declaración de Dublín» sobre la cooperación para combatir el VIH/sida en Europa y Asia central, adoptada en la Conferencia Ministerial «Rompiendo barreras - Cooperación para luchar contra el VIH/sida en Europa y Asia Central», celebrada en el marco de la Presidencia irlandesa de la UE los días 23 y 24 de febrero de 2004,

–       Visto el informe de ONUSIDA/OMS Europa de 2010 titulado «Progresos en la aplicación de la Declaración de Dublín sobre la cooperación para luchar contra el VIH/sida en Europa y Asia Central»,

–       Vistas las Orientaciones sobre pruebas del VIH (2010) del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, en las que se expone cómo se pueden realizar las pruebas de detección del sida en los Estados miembros,

–       Visto el Marco político europeo – Ampliación de las pruebas y asesoramiento sobre el sida en la región europea de la OMS (2010),

–       Vista la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad,

–       Vistos el artículo 115, apartado 5, y el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A.     Considerando que, según el Informe sobre vigilancia del VIH de 2010 del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, en 2009 los países de la Unión Europea y el Espacio Económico Europeo informaron de 25 917 nuevos casos de infección por el VIH;

B.     Considerando que, según estimaciones de ONUSIDA y de la OMS, en 2009 fueron infectadas por el VIH 161 000 personas en la UE y los países vecinos, lo que eleva el número de portadores del VIH a más de 2,2 millones;

C.     Considerando que el número de infecciones por VIH, en particular en Europa oriental, está aumentando a un ritmo alarmante;

D.     Considerando que, a pesar de las mejoras en el tratamiento y el pronóstico a largo plazo, la complejidad del VIH sigue significando para las mujeres unos desafíos específicos a los que es posible que la asistencia sanitaria convencional no logre hacer frente y deja a los mujeres en un vacío sin solución entre el diagnóstico y una asistencia sanitaria eficaz e informada(3);

E.     Considerando que el sida es una enfermedad que se puede prevenir plenamente y que las intervenciones de prevención primaria que proporcionen la información, las capacidades técnicas, los servicios y los productos necesarios para proteger a las personas frente a la transmisión del VIH y fomentar comportamientos más seguros son las piedras angulares de la prevención de la propagación del VIH;

F.     Considerando que, según cálculos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades, en la UE el 30 % de las personas infectadas por el VIH no saben que son portadoras del virus, y que el 50 % de las personas diagnosticadas presentan estados avanzados de infección, por lo que no pueden obtener un beneficio pleno del tratamiento, lo que ocasiona un riesgo innecesario de morbilidad, mortalidad y transmisión;

G.     Considerando que los portadores a los que no se les ha diagnosticado el VIH tienen una probabilidad de transmitirlo 3,5 veces mayor que aquellos a los que sí se les ha diagnosticado;

H.     Considerando que sigue sin diagnosticarse un elevado porcentaje de infecciones por VIH, y que muchas personas ignoran que están infectadas y probablemente solo lo descubren cuando contraen alguna enfermedad relacionada con el VIH/sida;

I.      Considerando que también hay que prestar atención al problema de las infecciones asociadas, en particular la tuberculosis, las hepatitis virales B y C y sus complicaciones; que la tuberculosis y las hepatitis virales son muy frecuentes, evolucionan más rápidamente y son la causa de un nivel significativo de morbilidad y mortalidad entre las personas seropositivas; que en Europa occidental, por ejemplo, el 30 % de las personas seropositivas aproximadamente y en Europa oriental un porcentaje todavía mayor también padecen hepatitis C;

J.      Considerando que, en su Declaración por escrito de marzo de 2007, el Parlamento Europeo reconoció la extensión de la hepatitis C no diagnosticada como un importante problema de salud pública para la UE y que la hepatitis C evoluciona con mayor rapidez en las personas infectadas por el VIH, lo que pone de relieve la importancia de un diagnóstico exhaustivo y precoz;

K.     Considerando que la posibilidad de infectarse con el VIH aumenta significativamente en presencia de otras enfermedades de transmisión sexual como la gonorrea, la clamidia, el herpes y la sífilis;

L.     Considerando que pruebas recientes han demostrado que la eficacia del acceso temprano al tratamiento reduce la contagiosidad de los pacientes y el índice de transmisión del VIH hasta en un 96 %;

M.    Considerando que en lo relativo al VIH el grado de acceso a los servicios de prevención, tratamiento, asistencia y apoyo difiere significativamente entre los Estados miembros;

N.     Considerando que el uso de material de inyección contaminado entre los consumidores de droga por vía endovenosa impulsa la rápida propagación de la infección por el VIH en muchos países de Europa oriental;

O.     Considerando la apremiante necesidad de establecer una cooperación transfronteriza e interdisciplinar para hacer frente a la epidemia;

P.     Considerando que la plena participación de la sociedad civil es crucial a la hora de garantizar el acceso de los grupos de riesgo y marginados a los servicios y a los tratamientos para el VIH;

Q.     Considerando que debe prestarse especial atención a los problemas a los que se enfrentan los países vecinos de la UE, ya que el VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual no conocen fronteras, como ha señalado con insistencia el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades en su informe técnico sobre «Las hepatitis B y C en los países vecinos de la UE: prevalencia, carga que representa la enfermedad y políticas de detección sistemática»;

R.     Considerando que la plena protección de los derechos humanos de las personas afectadas por el VIH es esencial para todos los aspectos de la respuesta al VIH;

S.     Considerando que aún persisten la exclusión social, la estigmatización y la discriminación de las personas por causa del VIH, así como el silencio y la negación que envuelven a la infección, y que no se respetan los derechos humanos fundamentales de los portadores del VIH, en general, y de los que pertenecen a grupos vulnerables (varones que mantienen relaciones sexuales con varones, consumidores de drogas por vía endovenosa), en particular, lo que socava la prevención, la asistencia y el tratamiento en lo relativo al VIH/sida, y agrava las consecuencias de la epidemia para las personas, las familias, las comunidades y los países;

T.     Considerando que los programas de prevención, tratamiento, asistencia y apoyo en relación con el VIH no se han orientado adecuadamente o no se han hecho debidamente accesibles a las personas con discapacidad;

U.     Considerando que es urgentemente necesario acelerar el desarrollo y la aplicación de planteamientos amplios y detallados de prevención, además de inversiones continuadas en investigación sobre nuevas tecnologías de prevención y su desarrollo;

V.     Considerando que la crisis económica y financiera no debería afectar desfavorablemente al sector de la salud con una reducción de las inversiones en ámbitos esenciales para la lucha contra el VIH/sida;

W.    Considerando que la difícil situación económica pone en peligro la financiación de los programas relativos al VIH/sida;

X.     Considerando que la vía de transmisión del VIH predominante en la UE es el sexo entre varones, seguido del contacto heterosexual, especialmente entre personas originarias de países afectados por una epidemia generalizada de VIH;

Y.     Considerando que la desigualdad entre géneros es uno de los vectores de la epidemia de VIH y que hoy en día casi la mitad de las nuevas infecciones notificadas en los países vecinos de la UE corresponden a mujeres;

Z.     Considerando que las mujeres jóvenes son cada vez más vulnerables al VIH, dándose el 45 % de las nuevas infecciones, aproximadamente, entre mujeres de 15 a 24 años de edad;

AA.  Considerando que es esencial abogar por que se refuercen y expandan la política y la programación en el ámbito de los vínculos entre la salud y los derechos sexuales y reproductivos y el VIH, para que los programas de prevención del VIH/sida se conviertan en parte integrante de la asistencia en el ámbito de la salud sexual y reproductiva;

AB.  Considerando que, por su limitado poder de decisión, su carencia de posibilidades de control de los recursos financieros, su movilidad restringida y sus responsabilidades en el cuidado de los hijos, las mujeres tienen mayores probabilidades de encontrar obstáculos en el acceso a los servicios de prevención, tratamiento y asistencia relacionados con el VIH;

1.      Pide a la Comisión y al Consejo que lleven a la práctica la Comunicación sobre la lucha contra el VIH/SIDA en la Unión Europea y los países de su entorno, 2009-2013, y su Plan de acción conexo:

- ampliando la aplicación de las estrategias de prevención que apunten de manera efectiva a las tendencias y necesidades epidemiológicas regionales o locales y fomentando el acceso universal a la prevención, las pruebas de detección, el asesoramiento, el tratamiento, los cuidados y el apoyo,

-            respaldando una respuesta efectiva al VIH/sida en las regiones prioritarias, como los Estados miembros de la UE más afectados, los países vecinos de la UE más afectados, la Federación Rusa y otros países de la CEI,

- desarrollando medios para llegar y apoyar a las poblaciones de mayor riesgo y más vulnerables al VIH/sida en toda Europa;

2.      Recuerda que lo que hay que combatir es el VIH, no a los portadores del VIH;

3.      Pide al Consejo que demuestre su liderazgo político en la lucha contra la persistente epidemia de VIH en Europa y que desarrolle planes de acción sobre el VIH específicos para los distintos países; le pide asimismo que preste apoyo a las respuestas efectivas al VIH en los países vecinos, mediante el diálogo político, la creación de capacidades técnicas y el fomento de la participación de la sociedad civil;

4.      Pide a la Comisión y al Consejo que aporten los recursos necesarios para garantizar el acceso equitativo a la prevención, las pruebas de detección, el tratamiento, la atención y el apoyo en relación con el VIH; que luchen contra la estigmatización y otras barreras que impiden el acceso oportuno al asesoramiento, las pruebas de detección y el tratamiento precoz; que incrementen la inversión en investigación con miras a lograr un remedio eficaz; y que mejoren los instrumentos y medidas para luchar contra las infecciones asociadas, como la tuberculosis y la hepatitis C, entre otras, mejorando el acceso a las pruebas de detección sistemática y el acceso efectivo a los tratamientos;

5.      Pide a los Estados miembros que reduzcan los riesgos de infección asociada mejorando el diagnóstico y el acceso al tratamiento de la hepatitis C, la tuberculosis y otras infecciones asociadas y reconociendo al mismo tiempo la necesidad de hacer frente a las necesidades de las mujeres en lo relativo al tratamiento del VIH/sida y a la asistencia, como medida esencial para contener la epidemia;

6.      Pide a la Comisión y al Consejo que fomenten el diagnóstico y los cuidados tempranos poniendo en práctica pruebas basadas en datos concretos y en estrategias de tratamiento asociadas;

7.      Pide a los Estados miembros que promuevan y apoyen la inversión continuada en la investigación sobre nuevas tecnologías de prevención utilizadas y gestionadas por mujeres, incluidos los microbicidas;

8.      Pide a la Comisión y al Consejo que garanticen que la sociedad civil y la comunidad universitaria e investigadora participarán en cada una de las fases de la puesta en práctica de la Comunicación sobre una respuesta de la UE al VIH/sida y su Plan de acción;

9.      Se reafirma en que todas las personas portadoras del VIH/sida deben disfrutar de los mejores niveles disponibles de cuidado y tratamiento, con independencia de su origen, nacionalidad, opinión, edad, género, orientación sexual, religión o cualquier otra condición, y contar con el debido respeto de los principios de intimidad y confidencialidad;

10.    Pide a la Comisión que desarrolle medidas y planteamientos comunes con el fin de promover el pleno respeto de los derechos humanos y la adhesión a enfoques basados en los derechos humanos para las políticas relacionadas con el VIH/sida, incluidas campañas de información para luchar contra la estigmatización y la discriminación de los portadores del VIH/sida;

11.    Pide a los Estados miembros que hagan todo lo necesario para poner término a cualquier tipo de discriminación contra los portadores del VIH/sida, que fomenten y protejan todos los derechos humanos y libertades fundamentales, prestando especial atención a todas las personas vulnerables e infectadas por el VIH, que revisen las leyes y políticas que afecten desfavorablemente a la ejecución de programas eficaces de lucha contra el VIH, y que aseguren la participación y representación de los portadores del VIH/sida en la definición de las políticas contra la discriminación; pone de relieve la importancia de tener en cuenta la perspectiva de género en la lucha contra la discriminación, con miras a definir un planteamiento amplio y detallado en relación con el VIH/sida;

12.    Reconoce la contribución potencialmente enorme que las organizaciones de empresarios y de trabajadores pueden aportar, en asociación con los gobiernos, a la lucha contra la transmisión del VIH/sida y en apoyo de los trabajadores portadores del VIH/sida;

13.    Pide a los Estados miembros que tomen cuantas medidas sean necesarias para poner fin a toda discriminación en el acceso a los regímenes de seguro, y en cuanto a las condiciones y el coste de los mismos, que sufren los portadores del VIH/sida;

14.    Pide a todos los Estados miembros que velen por que todos los programas y estrategias nacionales de lucha contra el sida establezcan vínculos firmes entre la salud sexual y reproductiva y los servicios relacionados con el VIH, como se aconsejaba en el informe Cochrane (Cochrane Review)(4) y se reafirmó en la 42ª sesión de la Comisión de Población y Desarrollo de las Naciones Unidas, que supervisa la puesta en práctica del programa de acción de la Conferencia Internacional sobre la Población y el Desarrollo (CIPD);

15.    Señala que las medidas de prevención deben incluir expresamente información y educación sexual adecuadas, el acceso a los medios de protección como el preservativo masculino y el femenino, y el fortalecimiento de los derechos y la autonomía de las mujeres en las relaciones sexuales;

16.    Señala que la estigmatización y la discriminación dificultan considerablemente la lucha contra la transmisión del VIH/sida;

17.    Acoge favorablemente los compromisos asumidos en la Reunión de alto nivel de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el VIH/sida celebrada en 2011, particularmente con el fin de garantizar que para 2015 se dispense el tratamiento necesario a 15 millones de personas seropositivas en todo el mundo y se reduzca el número de nuevas infecciones por VIH en un 50 %;

18.    Celebra el llamamiento de las Naciones Unidas a favor de un compromiso constante de cara a la financiación de programas contra el VIH;

19.    Celebra el llamamiento de las Naciones Unidas para que las compañías farmacéuticas preparen oportunamente tratamientos antirretrovirales asequibles, de calidad y eficaces, prestando especial atención a las estrategias de rentabilidad, en particular al uso de medicamentos genéricos;

20.    Pide a la Comisión y al Consejo que introduzcan los cambios necesarios para cumplir sus obligaciones en el marco de la Declaración política sobre el VIH/sida del periodo extraordinario de sesiones de la Asamblea General de las Naciones Unidas;

21.    Pide a la Comisión, al Consejo y a los Estados miembros que cumplan sus obligaciones respecto del Fondo Mundial de Lucha contra el Sida, la Tuberculosis y la Malaria, y sigan apoyando su labor en los países en desarrollo;

22.    Pide a la Comisión y al Consejo que aseguren el acceso a servicios, informaciones y suministros en materia de salud sexual y reproductiva amplios y de calidad; considera que estos deberían cubrir, entre otras cosas, asesoramiento confidencial y voluntario y pruebas de detección y tratamientos para el VIH y todas las enfermedades de transmisión sexual; prevención de embarazos no deseados; acceso igual y asequible a los anticonceptivos, incluida la contracepción de emergencia; aborto seguro y legal, incluidos los cuidados post-aborto; cuidado y tratamiento para prevenir la transmisión vertical del VIH, incluidas las parejas y los niños;

23.    Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Estados miembros, al Secretario General de las Naciones Unidas, a ONUSIDA y a la OMS, así como a los Gobiernos de los Estados miembros.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2010)0284.

(2)

DO C 16E de 22.1.2010, p. 62.

(3)

OMS: «Gender inequalities and HIV», http://www.who.int/gender/hiv_aids/en/

(4)

http://www.unfpa.org/webday/site/global/shared/documents/publications/2008/linkages_evidence.PDF.

Última actualización: 24 de noviembre de 2011Aviso jurídico