Procedimiento : 2012/2543(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0069/2012

Textos presentados :

B7-0069/2012

Debates :

OJ 15/02/2012 - 126

Votaciones :

PV 16/02/2012 - 8.9

Textos aprobados :

P7_TA(2012)0057

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 153kDOC 86k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0068/2012
13.2.2012
PE483.128v01-00
 
B7-0069/2012

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la situación en Siria (2012/2543(RSP))


Véronique De Keyser, Libor Rouček, Pino Arlacchi, Emine Bozkurt, Harlem Désir, Ana Gomes, Roberto Gualtieri, Richard Howitt, María Muñiz De Urquiza, Raimon Obiols, Vincent Peillon, Carmen Romero López en nombre del Grupo S&D

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Siria (2012/2543(RSP))  
B7‑0069/2012

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores Resoluciones sobre Siria y, en particular, la Resolución, de 15 de diciembre de 2011, sobre la situación en Siria; la Resolución, de 27 de octubre de 2011, sobre la situación en Egipto y Siria, en particular por lo que se refiere a de las comunidades cristianas(1); la Resolución, de 15 de septiembre de 2011, sobre la situación en Siria(2); la Resolución, de 27 de octubre de 2011, sobre el caso de Rafah Nached en Siria(3), y la Resolución, de 7 de julio de 2011, sobre la situación en Siria, Yemen y Bahréin en el contexto de la situación en el mundo árabe y el de África septentrional(4),

–   Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de los días 30 de enero de 2012, 9 diciembre de 2011 y 23 de octubre de 2011,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo de Asuntos Exteriores de los días 23 de enero de 2012, 1 de diciembre de 2011, 14 de diciembre de 2011 y 10 de octubre de 2011, sobre Siria,

–   Vistas la Decisión del Consejo, de 23 de enero de 2012, sobre unas medidas más rigurosas contra Siria, y la Decisión 2011/782/PESC del Consejo, de 1 de diciembre de 2011, relativa a la adopción de medidas restrictivas contra Siria y que deroga la Decisión 2011/273/PESC,

–   Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad sobre Siria, de los días 23 de enero de 2012, 2 de diciembre de 2011, 3 y 28 de noviembre de 2011, y 8 de octubre de 2011, así como la de su portavoz, de 23 de noviembre de 2011,

–   Vista la declaración realizada por la Delegación de la UE en Siria sobre el asesinato del Secretario de la Media Luna Roja Árabe Siria, Dr. Abdul Razaq Yibiro, el 27 de enero de 2012,

–   Vista la Comunicación conjunta titulada «Una nueva respuesta a una vecindad cambiante» de la Comisión y de la VP/AR al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones, de 25 de mayo de 2011,

–   Vistas la Declaración Final de la Conferencia ministerial euromediterránea de Barcelona, de los días 27 y 28 de noviembre de 1995 (Declaración de Barcelona), y la Declaración Conjunta de la Cumbre de París por el Mediterráneo, de 13 de julio de 2008, de la que Siria es signatario,

–   Vista la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre los derechos humanos en Siria, de 22 de noviembre de 2011,

–   Vista la Resolución del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de 2 de diciembre de 2011, sobre la situación de los derechos humanos en la República Árabe Siria,

–   Vista la Declaración de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Navi Pillay, en el 18° periodo extraordinario de sesiones del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas para examinar la situación de los derechos humanos en la República Árabe Siria, de 2 de diciembre de 2011,

–   Visto el informe de la Comisión de Investigación Internacional Independiente sobre la República Árabe Siria, de 23 de noviembre de 2011,

–   Vista la Resolución de la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 22 de noviembre de 2011, sobre la situación de los derechos humanos en la República Árabe Siria,

–   Vista la Declaración Universal de Derechos Humanos, de 1948,

–   Vistos el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, la Convención Contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes, la Convención sobre los Derechos del Niño y su Protocolo Facultativo Referente a la Participación de los Niños en los Conflictos Armados, y la Convención para la Prevención y Sanción del Delito de Genocidio, de los que Siria es parte,

–   Vistos las decisiones de la Liga Árabe sobre Siria, de los días 12 de febrero y 22 de enero de 2012, y su iniciativa de buscar el apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de cara a una solución política; sus sanciones contra Siria de 27 de noviembre de 2011; su Plan de Acción de 2 de noviembre de 2011; y sus declaraciones de los días 12, 16 y 24 de noviembre de 2011, 16 de octubre de 2011 y 27 de agosto de 2011,

–   Vista la Declaración de la Organización de Cooperación Islámica, de 30 de noviembre de 2011, en la que ésta hacía un llamamiento al Gobierno sirio para que pusiera fin de inmediato al uso excesivo de la fuerza contra los ciudadanos y para que respetara los derechos humanos,

–   Vista la Decisión del Gobierno de la República de Turquía, de 30 de noviembre de 2011, de imponer sanciones económicas a Siria,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que, según estimaciones de las Naciones Unidas, en Siria, desde marzo de 2011, más de 6 000 personas, entre ellas más de 400 niños, han perdido la vida, muchos más han resultado heridos, miles de personas están presuntamente detenidas, entre ellas 380 niños, y decenas de miles han buscado refugio en países vecinos o han sido desplazadas internamente como consecuencia de la brutal represión por el régimen contra su población; considerando que, desde principios de febrero de 2012, se han incrementado de manera espectacular los bombardeos intensos contra la ciudad de Homs y su población civil, causando, según estimaciones, más de 500 muertes;

B.  Considerando que, a pesar de la condena internacional generalizada, continúan la represión violenta y las graves violaciones de los derechos humanos, incluidas las torturas y la violencia sexual por las autoridades sirias y las fuerzas militares y de seguridad contra civiles no violentos, niños incluidos, y que estos actos pueden constituir crímenes contra la humanidad; considerando que la situación en Siria corre el peligro de ir deteriorándose hasta desembocar en una guerra civil;

C. Considerando que en todo el país hay pueblos y ciudades que están siendo sitiados y bombardeados por tropas gubernamentales; que el acceso a los alimentos y los medicamentos resulta extremadamente difícil; y que muchos sirios se encuentran ante un rápido deterioro de la situación humanitaria a consecuencia de la violencia y los desplazamientos;

D. Considerando que nunca se han llevado a la práctica las numerosas promesas de reformas y amnistías hechas por el Presidente Bachar el Asad y que el régimen ha perdido toda credibilidad, lo cual ha dado lugar a llamamientos generalizados de la comunidad internacional para que el Presidente dimita; considerando que el Gobierno sirio se sirve del Tribunal Supremo de Seguridad del Estado, un tribunal especial que está al margen del sistema judicial penal ordinario, para juzgar a los activistas políticos y a los defensores de los derechos humanos; considerando que la violencia va acompañada de acciones del régimen y de sus partidarios para aumentar las tensiones sectarias e incitar al conflicto interétnico e interconfesional en el país;

E.  Considerando que, por culpa del veto de China y Rusia, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas no ha sido capaz de dar una respuesta adecuada a la crisis siria pidiendo la dimisión del Presidente Bachar el Asad y condenando la violación generalizada, sistemática y grave de los derechos humanos y las libertades fundamentales (como el asesinato, las ejecuciones arbitrarias, la persecución, las detenciones arbitrarias, las desapariciones forzadas, la tortura y los malos tratos, y la violación y otros actos de violencia sexual contra civiles, incluidos niños, así como la denegación y la obstrucción de la asistencia médica a los heridos) por las autoridades sirias y las fuerzas militares y de seguridad;

F.  Considerando que, el 12 de febrero de 2012, la Liga Árabe decidió romper toda cooperación diplomática con Siria y apoyar a la oposición siria, y pidió el despliegue en Siria de una misión conjunta de mantenimiento de la paz, de las Naciones Unidas y la Liga Árabe; que, el 22 de enero de 2012, la Liga Árabe decidió pedir al Presidente Bachar el Asad que cediera el poder al Vicepresidente y reclamó el fin inmediato de todas las violaciones de los derechos humanos y de los ataques contra las personas que ejercen sus derechos a la libertad de expresión; y que la Liga Árabe decidió buscar el apoyo del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para alcanzar una solución política;

G. Considerando que, el 27 de enero de 2012, Marruecos presentó un proyecto de resolución en las Naciones Unidas con miras a respaldar los llamamientos de la Liga Árabe a favor de un proceso político pacífico e integrador dirigido por Siria; que, el 4 de febrero de 2011, China y Rusia vetaron el proyecto de resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que respaldaba el plan de la Liga Árabe y condenaba la represión en Siria; y que la oposición siria ha subrayado que el veto de China y Rusia en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas animará al Gobierno sirio a actuar sin cortapisas;

H. Considerando que las autoridades sirias siguen denegando el acceso al país a los periodistas y observadores internacionales; que un periodista francés ha perdido la vida y un periodista neerlandés ha resultado herido en el desempeño de su tarea primordial de transmitir informaciones independientes sobre los acontecimientos en Siria;

I.   Considerando que, el 23 de enero de 2012, la Unión Europea intensificó sus medidas restrictivas contra Siria añadiendo a otras 22 personas y 8 entidades a la lista de aquellos cuyos activos están congelados y cuya entrada en la UE está prohibida, con lo que el número total de entidades objeto de congelación de activos aumentó hasta 38 y el número de personas objeto de una congelación de activos y una prohibición de visado, hasta 108; considerando que las medidas restrictivas contra Siria incluyen un embargo de armas, una prohibición de importar crudo sirio y realizar nuevas inversiones en el sector petrolífero y financiero sirio y, como aspecto más destacado, una prohibición de las exportaciones desde la UE de tecnologías de información y comunicación (TIC), de las que puede servirse el Gobierno para violar los derechos humanos de los ciudadanos sirios;

J.   Considerando que los Estados Unidos han cerrado su embajada en Siria; que Francia, Italia, Kuwait, Marruecos, los Países Bajos, Omán, Qatar, Arabia Saudí, España, los Emiratos Árabes Unidos y el Reino Unido han retirado a sus embajadores en Siria, y Alemania ha omitido nombrar a uno nuevo; y que los Estados del Consejo de Cooperación del Golfo, Libia y Túnez han expulsado a los embajadores sirios acreditados en dichos países;

K. Considerando que, en sus conclusiones de 23 de enero de 2012, el Consejo animaba una vez más a la oposición siria a redoblar sus esfuerzos por reforzar su coordinación acerca de una salida a fin de completar una transición ordenada hacia una Siria democrática, estable, integradora y que garantice los derechos de las minorías; considerando que la UE apoya también a la Liga de Estados Árabes a este respecto;

L.  Considerando que los diputados al Parlamento Europeo han establecido un diálogo y un intercambio de opiniones con varios representantes de la oposición siria en el exilio y en el país durante los últimos meses;

M. Considerando que el Consejo Nacional Sirio y el Ejército Libre Sirio controlan parte del territorio sirio;

N. Considerando que la crisis en Siria constituye una amenaza para la estabilidad y seguridad del conjunto de la región del Oriente Próximo;

O. Considerando que la Liga de los Estados Árabes ha retirado su misión de observación de Siria; y que, debido a la falta de cooperación de las autoridades sirias, la no aplicación del Plan de Acción por el que Siria se comprometía a poner totalmente fin a los actos de violencia contra la población civil, liberar a los presos políticos, retirar las tropas, tanques y armas de las ciudades, y habida cuenta de los ataques a los supervisores, lo que ponía en peligro el desempeño de su labor de suministrar informaciones independientes, la Liga ha decidido poner fin a su misión de supervisión;

P.  Considerando que Rusia sigue vendiendo armas al régimen sirio y dispone de una base naval en Siria;

Q. Considerando que decenas de miles de refugiados sirios han buscado refugio en Turquía desde marzo de 2011; que, el 7 de febrero de 2012, el Primer Ministro turco, dirigiéndose a su grupo parlamentario, afirmó que Turquía estaba ayudando a preparar una nueva iniciativa, junto a sus aliados occidentales, de apoyo a los opositores al régimen sirio; y que Turquía acoge a varios líderes de la oposición siria, incluidos algunos miembros del Ejército Libre Sirio;

1.  Condena de nuevo con la máxima firmeza la brutal represión ejercida por el régimen sirio contra su población, incluidos los niños, en particular en la ciudad de Homs; hace extensivas sus condolencias a las familias de las víctimas; reitera su solidaridad con el pueblo sirio que lucha de forma no violenta por la libertad, la dignidad y la democracia y aplaude su valentía y determinación, en especial en lo que concierne a las mujeres, que desempeñan un papel crucial en esta lucha;

2.  Pide de nuevo que el régimen sirio ponga fin de inmediato a la brutal represión contra su población y, en este contexto, pide en particular la retirada inmediata de las tropas y tanques del Ejército sirio de todas las ciudades sirias;

3.  Observa la incapacidad del régimen sirio —y del Presidente Bachar el Asad, a quien corresponde la responsabilidad última en su condición de Jefe constitucional del Estado sirio— a la hora de cumplir con sus obligaciones que le incumben en virtud de la legislación internacional en materia de derechos humanos; pide una vez más el fin inmediato de la represión violenta contra manifestantes pacíficos y del acoso a sus familiares, de la violencia contra los trabajadores humanitarios, y de la tortura y la violencia sexual infligida a los opositores del régimen, niños incluidos; pide asimismo la liberación inmediata de todos los manifestantes detenidos, de los presos políticos, de los defensores de los derechos humanos, los blogueros y los periodistas, así como el pleno acceso al país para las organizaciones internacionales humanitarias y de defensa de los derechos humanos, así como para los medios de comunicación internacionales;

4.  Pide una vez más al Presidente Bachar el Asad y a su régimen que entreguen el poder de inmediato para que pueda producirse una transición pacífica y democrática en el país;

5.  Reitera una llamada en favor de una investigación pronta, independiente y transparente por parte de la Corte Penal Internacional sobre la violación generalizada, sistemática y grave de los derechos humanos y las libertades fundamentales por las autoridades sirias y las fuerzas militares y de seguridad, con objeto de garantizar que todos los responsables de estos actos, que pueden constituir crímenes contra la humanidad, rindan cuentas ante la comunidad internacional, y en especial el Presidente Bachar el Asad;

6.  Pide una transición pacífica y genuina a la democracia, que responda a las demandas legítimas del pueblo sirio y se base en un proceso integrador de diálogo político nacional con la participación de todas las fuerzas democráticas y la sociedad civil del país; insta a las fuerzas de la oposición a evitar la trampa de la escalada de la violencia y la militarización de la situación al defender a la población; expresa su profunda preocupación por la posibilidad de que la intimidación ejercida por las autoridades sirias se extienda a los activistas de la oposición en el exilio y pide a los Estados miembros de la UE que estudien la posibilidad de expulsar o tomar otras medidas adecuadas contra diplomáticos sirios destinados en la UE involucrados en casos de este tipo;

7.  Previene contra una intervención militar internacional en Siria, pero insta a la UE a que incremente de forma significativa sus sanciones y la presión diplomática ejercida contra el régimen sirio, cerciorándose de que dichas sanciones no perjudiquen a la población civil;

8.  Celebra y alienta los esfuerzos que realiza, tanto dentro como fuera del país, la oposición siria con miras a establecer una plataforma unitaria, continuar colaborando con la comunidad internacional, en particular con la Liga Árabe, y trabajar en pro de una visión compartida del futuro de Siria y de la transición hacia un régimen democrático; reitera su apoyo a la oposición siria, incluido el Consejo Nacional Sirio; subraya la importancia de que la oposición siria y el Ejército Sirio Libre se comprometan a respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales y el Estado de Derecho, y mantengan un claro compromiso para con un enfoque pacífico e integrador; apoya las conclusiones del Consejo de 23 de enero de 2012 e insta a la UE y a sus Estados miembros a que las apliquen con rapidez y a que encuentren formas de reforzar la asistencia de carácter no militar prestada a las fuerzas de la oposición siria; insta a la Comisión a que incremente su apoyo y asistencia a la oposición siria y a la sociedad civil;

9.  Celebra el compromiso de la UE de continuar influyendo en favor de un aumento de la presión internacional sobre el régimen sirio; secunda la decisión del Consejo de Asuntos Exteriores, de 23 de enero de 2012, de adoptar nuevas medidas restrictivas contra el régimen sirio y pide que se adopten más sanciones específicas en este contexto;

10. Condena los atentados con bombas que se produjeron en Damasco el 23 de diciembre de 2011 y el 6 de enero de 2012, y en Alepo el 10 de febrero de 2012, y que causaron numerosos muertos y heridos; condena asimismo el ataque perpetrado el 11 de enero de 2012, que causó la muerte a un periodista francés y a varios civiles sirios y ocasionó numerosos heridos, entre ellos un periodista neerlandés; recuerda a las autoridades sirias que es a ellas a quienes incumbe la responsabilidad de garantizar la seguridad de todas las personas del país;

11. Acoge con satisfacción y apoya las resoluciones sobre la situación de los derechos humanos en Siria, aprobadas por la Asamblea General de las Naciones Unidas, por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y por la Tercera Comisión de la Asamblea General de las Naciones Unidas, así como el informe de la Comisión de Investigación Internacional Independiente sobre Siria; pide la inmediata suspensión de Siria como miembro de la Comisión de Derechos Humanos de la UNESCO;

12. Deplora el que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas reiteradamente haya sido incapaz de dar una respuesta adecuada a los brutales acontecimientos en Siria, y que Rusia y China hayan ejercido su derecho de veto en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para bloquear el proyecto de resolución sobre Siria, votando por tanto en contra de la transición pacífica propuesta por la Liga Árabe, lo cual ha sido percibido por el régimen de El Asad como una licencia para agravar los medios represivos sobre el terreno, recurriendo al armamento pesado y a la fuerza indiscriminada contra civiles desarmados; reitera su llamamiento a los miembros del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y a Rusia y China en particular, para que cumplan sus responsabilidades de velar por el respeto de las normas internacionales en materia de derechos humanos en Siria; sigue apoyando los esfuerzos de la UE y sus Estados miembros en este ámbito; alienta al mismo tiempo al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas a remitir los crímenes perpetrados por el régimen sirio contra su población a la Corte Penal Internacional; aplaude el nombramiento, por parte del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, de un Relator Especial sobre la situación de los derechos humanos en Siria e insta al Gobierno sirio a que coopere plenamente con dicho Relator Especial;

13. Pide a Rusia, principal proveedor extranjero de armas del Gobierno sirio, que cese de inmediato sus envíos de armas a Siria y pide a la UE que establezca una lista negra de empresas que suministran armas a Siria; pide a todos los actores de la UE en este contexto que respeten plenamente el código de conducta de la Unión Europea sobre las exportaciones de armas que está determinado a evitar las exportaciones de equipos que podrían emplearse para la represión interna o contribuir a la inestabilidad regional;

14. Pide a la UE que restrinja los vínculos diplomáticos con Siria y aplaude la decisión de algunos Estados miembros de retirar a sus embajadores;

15. Apoya los esfuerzos de la Liga Árabe para poner fin a la violencia y promover una solución política en Siria, con una supervisión del Plan de Acción por parte de una misión de observación; toma nota de la decisión de la Liga Árabe de poner fin a su misión de observación en Siria en respuesta al incremento de la violencia por parte de las autoridades estatales y los servicios de seguridad; celebra la decisión de la Liga Árabe de incrementar la cooperación con las Naciones Unidas; celebra la decisión de la Liga de Estados Árabes de imponer sanciones contra el régimen sirio y de apoyar a la oposición siria, así como su llamamiento para que se despliegue en Siria una misión conjunta de mantenimiento de la paz, de las Naciones Unidas y la Liga Árabe; pide al régimen sirio que se abstenga de intentar desestabilizar directa o indirectamente a los países vecinos;

16. Pide una vez más una mayor cooperación entre la UE y Turquía en lo relativo a la situación en Siria; aplaude la condena del régimen sirio por parte de Turquía y el llamamiento realizado por el Primer Ministro turco para que el Presidente El Asad renuncie inmediatamente a su cargo, las sanciones económicas impuestas a su régimen, y su política de mantener las fronteras abiertas a los refugiados;

17. Insta de nuevo a la VP/AR a que haga todo lo posible para cooperar y coordinarse con Turquía, la Liga Árabe y la oposición siria para iniciar conversaciones sobre las modalidades de la creación de corredores humanitarios en la frontera sirio-turca con miras a proteger a los refugiados y civiles sirios que intentan huir del país escapando de la actual represión militar y permitir que la oposición siria se organice;

18. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión/Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Gobierno y al Parlamento de la República Popular China, al Gobierno y al Parlamento de la Federación de Rusia, al Gobierno y al Parlamento de la República Árabe Siria, y al Gobierno y al Parlamento de la República de Turquía.

 

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0471.

(2)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0387.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0476.

(4)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0333.

Última actualización: 15 de febrero de 2012Aviso jurídico