Procedimiento : 2012/2694(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0376/2012

Textos presentados :

B7-0376/2012

Debates :

Votaciones :

PV 05/07/2012 - 13.5

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 144kWORD 85k
Véase también la propuesta de resolución común RC-B7-0373/2012
27.6.2012
PE491.991v01-00
 
B7-0376/2012

tras una declaración de la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


sobre la política de la UE en relación con Cisjordania y Jerusalén Oriental (2012/2964(RSP))


Kyriacos Triantaphyllides, Patrick Le Hyaric, Willy Meyer, Nikolaos Chountis, Jacky Hénin, João Ferreira, Sabine Lösing en nombre del Grupo GUE/NGL

Resolución del Parlamento Europeo sobre la política de la UE en relación con Cisjordania y Jerusalén Oriental (2012/2964(RSP))  
B7‑0376/2012

El Parlamento Europeo,

–   Vista la Carta de las Naciones Unidas,

–   Vistas las Resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, en particular la Resolución 181 (1947) de la Asamblea General de las Naciones Unidas y las Resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas 242 (1967), 252 (1968), 338 (1973), 476 (1980), 478 (1980), 1397 (2002), 1515 (2003) y 1850 (2008),

–   Visto el IV Convenio de Ginebra relativo a la protección debida a las personas civiles en tiempos de guerra, de 1949,

–   Visto el dictamen consultivo de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado, de 9 de julio de 2004,

–   Vistas sus Resoluciones anteriores, en particular las de 29 de septiembre de 2011, sobre la situación en Palestina, y de 9 de septiembre de 2010, sobre la situación del río Jordán, especialmente en la región baja del río,

–   Vistas las Conclusiones del Consejo sobre el proceso de paz en Oriente Próximo, de 14 de mayo de 2012, de 18 de julio y de 23 de mayo de 2011, y de 8 de diciembre de 2009,

–   Vista la declaración sobre los últimos acontecimientos en Oriente Próximo y Siria de la Vicepresidenta y Alta Representante, Catherine Ashton realizada en la sesión plenaria del Parlamento Europeo de 12 de junio de 2012,

–   Vistas las declaraciones de la Vicepresidenta y Alta Representante, Catherine Ashton, en particular las de 8 de junio de 2012 sobre la expansión de los asentamientos, de 25 de abril de 2012 sobre la decisión de las autoridades israelíes relativas al estatus de los asentamientos de Sansana, Rejelim y Brujín en los territorios palestinos ocupados, y de 22 de febrero de 2012 sobre la aprobación de los asentamientos israelíes,

–   Visto el informe de los jefes de la misión de la UE a Jerusalén Oriental de enero de 2012,

–   Visto el informe de los jefes de la misión de la UE titulado «Zona C y creación del Estado Palestino» de julio de 2011,

–   Visto el plan de creación de un Estado en dos años titulado «Terminar con la ocupación y establecer un Estado» del Primer Ministro palestino, Salam Fayyad, de agosto de 2009,

–   Visto el Acuerdo provisional sobre Cisjordania y la Franja de Gaza firmado el 18 de septiembre de 1995,

–   Vistos los Acuerdos de Oslo («Declaración de Principios sobre las Disposiciones relacionadas con un Gobierno Autónomo Provisional»), de 13 de septiembre de 1993,

–   Visto el apartado 2 del artículo 110 del Reglamento,

A. Considerando que Cisjordania y Jerusalén Oriental, junto con la Franja de Gaza, son territorios ocupados; que el Derecho humanitario internacional, incluida la Cuarta Convención de Ginebra, son plenamente aplicables a estos territorios; que Israel, en su condición de fuerza de ocupación, está obligado, entre otras cosas, a asegurar, de buena fe, que se satisfacen las necesidades básicas de la población palestina ocupada, que administra su ocupación de forma que beneficie a la población local, que protege y preserva bienes civiles, y que evita el traslado de su propia población al territorio ocupado y el de la población de los territorios ocupados a su propio territorio;

B.  Considerando que el derecho inalienable del pueblo palestino a la autodeterminación y a tener su propio Estado es indiscutible, como lo es el derecho a la existencia de Israel dentro de unas fronteras seguras; que el apoyo a las aspiraciones del pueblo palestino de adquirir la condición de Estado y a la de los israelíes y palestinos en relación con el desarrollo en un entorno seguro es un elemento esencial para una paz duradera y la estabilidad y prosperidad en la región;

C. Considerando que, en virtud del Derecho internacional, los asentamientos israelíes son ilegales y constituyen un obstáculo importante a los esfuerzos de paz; que la construcción y expansión de los asentamientos, planificada e impulsada por el Gobierno israelí, constituye una amenaza considerable a la viabilidad de la solución basada en la existencia de dos Estados, tal y como se señala, también, en los informes recientemente publicados por los jefes de la misión de la UE «Zona C y creación del Estado Palestino» y sobre Jerusalén Oriental, ambos filtrados a la prensa;

D. Considerando que la expansión de los asentamientos y la violencia de los colonos que se está registrando en la actualidad, las restricciones en materia de programación y la consecuente grave escasez de viviendas, demoliciones de viviendas, desahucios y desplazamientos, confiscaciones de tierras, dificultades de acceso al agua y a otros recursos naturales, y la falta de servicios y asistencia sociales básicos, etc. tienen un impacto negativo considerable en las condiciones de vida de los palestinos en Cisjordania, en particular en la Zona C y en Jerusalén Oriental; que la situación económica en esas zonas, agravada por las restricciones al acceso, movimiento y planificación, siguen siendo una causa importante de preocupación;

E.  Considerando que, de conformidad con el informe anual de la OIT, el 53,5% de las mujeres de Cisjordania con edades comprendidas entre los 15 y los 24 años no tienen empleo, en particular como consecuencia de las condiciones impuestas por la ocupación;

F.  Considerando que los Acuerdos de Oslo de 1993 dividieron el territorio de Cisjordania en tres zonas: las zonas A, B y C; que la Zona C, bajo control civil y de seguridad israelí, constituye el 62 % del territorio, y es la única zona con una continuidad geográfica y que cuenta con la mayor parte de la tierra fértil y rica en recursos de Cisjordania; que el Acuerdo provisional sobre Cisjordania y la Franja de Gaza de 1995 declaraba que la Zona C se transferiría gradualmente bajo jurisdicción palestina, cosa que no ha ocurrido todavía;

G. Considerando que la presencia palestina en la Zona C se ha visto menoscabada por las políticas del Gobierno israelí; que, como consecuencia de estas políticas, solamente el 5,8 % de la población palestina en Cisjordania reside en la Zona C, mientras que el número estimado de colonos israelíes asciende a 310 000, lo que corresponde a más del doble del número estimado de palestinos en dicha zona; que, por consiguiente, reviste suma importancia proteger a la población palestina y sus derechos en la Zona C para preservar la viabilidad de la solución basada en la existencia de dos Estados;

H. Considerando que Israel, en su «Ley Fundamental: Jerusalén, Capital de Israel», de 1980, declaró, en contra del Derecho internacional, que Jerusalén es la capital, completa y unida, de Israel; que la Resolución 478 (1980) del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas determinaba que todas las medidas y acciones legislativas y administrativas adoptadas por Israel, como potencia de ocupación, que hayan alterado o supuestamente alterado el carácter y el estatuto de Jerusalén, y en particular la Ley Básica, serían nulas y sin efecto, y que deben derogarse con carácter inmediato; que las Conclusiones del Consejo de 14 de mayo de 2012 reiteraban una vez más que debe encontrarse una vía para resolver mediante negociaciones el estatuto de Jerusalén como la futura capital de dos Estados;

I.   Considerando que los acontecimientos que se están registrando en la actualidad en Jerusalén Oriental, tal y como se subrayaba, también, en el informe de los jefes de la misión de la UE, hacen que las perspectivas de Jerusalén como futura capital de dos Estados sean cada vez más escasas e inviables, lo que debilita la solución basada en la existencia de dos Estados; que Jerusalén Oriental está cada vez más separado de Cisjordania, a la vez que la cuenca histórica de Jerusalén está cada vez más separada del resto de Jerusalén Oriental, y que los palestinos residentes en las zonas periféricas, como Silwan y Sheikh Jarrah, viven bajo la amenaza permanente de expulsión y expropiación;

J.   Considerando que la contigüidad del territorio está siendo comprometida en mayor medida como consecuencia de la construcción de carreteras para el uso exclusivo de los colonos que dividen todavía más la tierra palestina y privan a la población que padece la ocupación del acceso a sus tierras, agua y demás recursos, así como a los núcleos de población vecinos, lo que afecta seriamente su vida cotidiana;

K. Considerando que, mientras que los palestinos que viven en Jerusalén Oriental representan el 37 % de la población de Jerusalén y el 36 % de los ingresos fiscales del municipio, solo el 10 % del presupuesto municipal se destina a Jerusalén Oriental, donde la prestación de servicios es sumamente inadecuada; que las autoridades israelíes de Jerusalén Oriental han cerrado la mayoría de las instituciones palestinas, incluida la Casa de Oriente, lo que ha dejado en la población palestina local un vacío institucional y una ausencia de liderazgo, lo que sigue siendo una preocupación clave; que las autoridades israelíes recurren a políticas y a tácticas que tienen como objetivo erradicar la presencia palestina de Jerusalén, como el envío al exilio de los miembros procedentes de Jerusalén del Consejo Legislativo Palestino;

L.  Considerando que los palestinos que viven en Jerusalén Oriental tienen el estatuto de residentes permanentes, que solo puede ser transferido a los hijos en determinadas condiciones y que no se transfiere automáticamente mediante el matrimonio, lo que impide a esposas e hijos de muchos residentes permanentes de Jerusalén Oriental vivir con sus familiares; que, por otra parte, aproximadamente 200 000 colonos israelíes viven en Jerusalén Oriental y alrededores;

M. Considerando que la presencia palestina en la Zona C y en Jerusalén Oriental se ha visto menoscabada por las políticas del Gobierno israelí; que un elemento clave de esas políticas es la creación y la expansión de los asentamientos; que, en virtud del Derecho internacional, los asentamientos israelíes son ilegales y constituyen un importante obstáculo a los esfuerzos de paz, mientras están subvencionados por el Gobierno israelí mediante considerables incentivos en los ámbitos fiscales, de la vivienda, infraestructuras, carreteras, acceso al agua, educación, asistencia sanitaria, etc.; que en 2011 se ha registrado la mayor expansión de asentamientos en la zona de Jerusalén desde 1967; que la violencia y el acoso de los colonos contra civiles palestinos, bajo protección militar israelí, han causado graves incidentes y lesiones mortales; que, ante la falta de un mecanismo de control eficaz de la UE, siguen importándose al mercado europeo bajo un régimen preferencial productos procedentes de los asentamientos israelíes;

N. Considerando que el muro de separación construido por Israel, que no sigue la Línea Verde, aísla a una parte considerable del territorio palestino tanto en Cisjordania como en Jerusalén Oriental, y separa a núcleos de población y familias, a niños de sus escuelas, y a adultos de sus actividades económicas; que el dictamen consultivo de la Corte Internacional de Justicia sobre las consecuencias jurídicas de la construcción de un muro en el territorio palestino ocupado, de 2004, declaraba que la construcción del muro que está elevando Israel, la Potencia ocupante, en el territorio palestino ocupado, incluida Jerusalén Oriental y sus alrededores, y su régimen conexo, son contrarios al Derecho internacional;

O. Considerando que el artículo 2 del Acuerdo de Asociación UE-Israel, en el que se señala que la relación entre la UE e Israel se basa en el respeto de los derechos humanos y de los principios democráticos que guían sus políticas interior y exterior, es un elemento esencial del Acuerdo;

P.  Considerando que más de 4000 prisioneros palestinos, entre ellos mujeres y niños y algunos detenidos desde hace más de 20 años, incluidos 27 miembros del Consejo Legislativo Palestino y más de 300 palestinos en situación de detención administrativa, siguen retenidos en prisiones israelíes y en centros de detención;

Q. Considerando que la población palestina de Cisjordania, especialmente en la Zona C, y en Jerusalén Oriental, se enfrenta a una grave escasez de agua; que los agricultores palestinos se ven gravemente afectados por la falta de agua para el riego, provocada por la utilización de la mayor parte del agua en cuestión por Israel y los colonos israelíes; que la existencia de recursos hídricos suficientes es esencial para la viabilidad de un futuro Estado palestino;

R.  Considerando que el bloqueo de la Franja de Gaza y la crisis humanitaria de esta zona continúan a pesar de las numerosas peticiones de la comunidad internacional a favor de una apertura inmediata, permanente e incondicional de los pasos fronterizos para permitir el flujo de ayuda humanitaria, mercancías y personas hacia y desde Gaza, tal como se recoge una vez más en las Conclusiones del Consejo de 14 de mayo de 2012;

S.  Considerando que los beduinos árabes son un pueblo indígena que lleva una vida agrícola sedentaria y tradicional en sus tierras ancestrales y que buscan un reconocimiento formal y permanente de su situación y condición particulares; que los beduinos árabes, amenazados por las políticas israelíes que menoscaban sus medios de subsistencia, incluidos los traslados forzosos, constituyen una población particularmente vulnerable tanto en el territorio palestino ocupado como en el Neguev (Naqab); que el Ejército israelí decidió iniciar la promulgación de órdenes de demolición contra la comunidad Jahalin (2300 personas, de las que dos terceras partes son menores) en el asentamiento de Ma’ale Adumim, lo que posiblemente han conllevado la destrucción de más del 90 % de los hogares y del resto de las estructuras, incluidas dos escuelas en Khan al-Ahmar y en Wadi Abu Hindi, a las que acudían cerca de 200 niños Jahalin, lo que supone, de hecho, su aislamiento con respecto al sistema educativo; así como el plan israelí de trasladar a esta comunidad a una zona situada solamente a 300 metros de distancia de un vertedero en las cercanías de la localidad palestina de Abu Dis;

T.  Considerando que la Unión Europea es el principal donante de la Autoridad Palestina; que la ayuda humanitaria y al desarrollo que presta la comunidad internacional, y la UE y sus Estados miembros en particular, no exime a Israel, como potencia de ocupación, de sus obligaciones en virtud del Derecho internacional; que las fuerzas israelíes han dañado o destruido más de 60 proyectos financiados por la UE o sus Estados miembros desde 2011 y que más de 100 proyectos similares están amenazados de demolición;

U. Considerando que el Parlamento Europeo Europea ha expresado reiteradamente su apoyo a la solución basada en la existencia de dos Estados, el Estado de Israel y un Estado de Palestina independiente, democrático, con contigüidad geográfica y viable, conviviendo en un contexto de paz y seguridad, y ha solicitado la reanudación de las conversaciones de paz directas entre las partes y ha declarado que no reconocerá ningún cambio en las fronteras anteriores a 1967, incluso en lo que se refiere a Jerusalén, que difiera de los acordados por las partes;

1.  Reitera su firme apoyo a la solución basada en la existencia de dos Estados, basada en las fronteras de 1967 y con Jerusalén como capital de los dos Estados, con el Estado de Israel y un Estado de Palestina independiente, democrático, con contigüidad geográfica y viable, que convivan en un contexto de paz y seguridad; acoge con satisfacción las Conclusiones del Consejo sobre el proceso de paz en Oriente Próximo, en las que reitera que la UE no reconocerá ningún cambio de las fronteras anteriores a 1967, incluso en lo que se refiere a Jerusalén, excepto los que acuerden todas las partes, y solicita a la UE que proceda al reconocimiento inmediato de un Estado palestino independiente;

2.  Pone de relieve que los asentamientos israelíes en Cisjordania y en Jerusalén Oriental son ilegales conforme al Derecho internacional; pide que se detengan, inmediata, completa y permanentemente, las actividades israelíes de construcción y expansión de asentamientos, lo que constituye una grave amenaza a la viabilidad de la solución basada en la existencia de dos Estados, y aboga, por otra parte, por el desmantelamiento de todas las colonias ilegales construidas desde marzo de 2001; celebra y apoya plenamente los apartados 6 y 7 de las Conclusiones del Consejo, de 14 de mayo de 2012, que se centran en las cuestiones de los asentamientos, Jerusalén Oriental y la Zona C; pide que estas violaciones por parte israelí se planteen en el nivel político más elevado, incluidas las reuniones del Consejo de Asociación UE-Israel ;

3.  Destaca la importancia de proteger a la población palestina y sus derechos en la Zona C y en Jerusalén Oriental, lo que implica el respeto del Derecho internacional y del Derecho humanitario internacional, lo que resulta fundamental para preservar la viabilidad de la solución basada en la existencia de dos Estados;

4.  Condena enérgicamente todos los actos de extremismo, violencia y acoso de los colonos contra civiles palestinos, y pide al Gobierno y a las autoridades israelíes que los retiren, que cesen de protegerlos y que lleven a sus autores ante la Justicia y que los obliguen a rendir cuentas, puesto que el hecho de que no rindan cuentas de sus actos genera impunidad;

5.  Reitera su llamamiento a favor de un levantamiento inmediato, permanente e incondicional del bloqueo de la Franja de Gaza y a que se adopten medidas para la reconstrucción y la recuperación económica de esta zona; pone de relieve la urgencia que reviste reestablecer el vínculo político y de comunicación entre la Franja de Gaza y Cisjordania;

6.  Pide que se congele, inmediata, completa y permanentemente, el Acuerdo de Asociación UE-Israel, de conformidad con su artículo 2; pide a la Comisión y al Consejo que velen porque se incluya un mecanismo y una cláusula de salvaguardia similar en las normas relativas a la participación de HORIZON 2000 (sucesor del Séptimo programa marco de investigación y desarrollo tecnológico); expresa su firme oposición a la participación de Israel en los programas y proyectos militares de la Agencia Europea de Defensa; solicita a los Estados miembros que cumplan las disposiciones de la Posición Común de la UE sobre comercio de armas, en las que se señala que debe examinarse el cumplimiento por parte de un país importador de la legislación internacional en el ámbito humanitario antes de conceder a dicho país licencias a la exportación;

7.  Pide que se aplique plena y efectivamente la legislación vigente de la UE en los acuerdos bilaterales UE-Israel, y que la Comisión instaure un mecanismo de control de la UE, adecuado y eficaz, a fin de evitar que los productos procedentes de los asentamientos israelíes lleguen al mercado europeo bajo régimen preferencial; pide a los Estados miembros que pongan en práctica un etiquetado correcto y adecuado;

8.  Pide al Gobierno y a las autoridades israelíes que cumplan sus obligaciones como potencia de ocupación y, en particular, que:

–   pongan fin con carácter inmediato a las demoliciones de casas, desahucios y desplazamientos forzados de palestinos;

–   faciliten las actividades palestinas de construcción y planificación, así como la ejecución de los proyectos de desarrollo palestinos;

–   faciliten el acceso y los desplazamientos;

–   levanten la prohibición a la reunificación de las familias en Jerusalén Oriental;

–   cesen con carácter inmediato las confiscaciones de tierras palestinas en la Zona C para destinarlas a asentamientos u otro tipo de construcción;

–   faciliten el acceso de los palestinos a las explotaciones agrícolas y lugares de pasto;

–   garanticen una distribución justa del agua que satisfaga las necesidades de la población palestina;

–   mejoren el acceso de la población palestina a servicios y asistencia sociales adecuados; en especial en los ámbitos de la educación (número suficiente de escuelas) y la sanidad pública; y

–   faciliten las operaciones humanitarias en la Zona C y en Jerusalén Oriental;

9.  Solicita la reapertura de las instituciones palestinas en Jerusalén Oriental, en particular de la Casa de Oriente;

10. Pide que se ponga fin a la práctica de la detención administrativa de palestinos practicada por las autoridades israelíes así como la liberación inmediata de los prisioneros políticos palestinos y de las personas objeto de detención administrativa;

11. Pide la protección de la población árabe beduina que vive en el territorio palestino ocupado y en el Neguev (Naqab); pide que se ponga fin con carácter inmediato a los desplazamientos, expropiaciones y demoliciones forzosas de las que es objeto la población, así como que se mejoren sus condiciones de vida facilitándole unos servicios adecuados en sus tierras ancestrales; solicita, en este contexto, que el Gobierno israelí retire el Plan Prawer;

12. Pone de relieve, una vez más, la urgencia que reviste que israelíes y palestinos alcancen una paz justa y duradera; pide a Israel que paralice con carácter inmediato las actividades relacionadas con los asentamientos para permitir la reanudación de conversaciones de paz directas entre las dos partes;

13. Señala que sigue apoyando la política de resistencia no violenta del Presidente Abbas y alienta la reconciliación entre palestinos y el proceso palestino de construcción institucional del que la celebración de elecciones presidenciales y parlamentarias constituyen elementos importantes;

14. Pide al Consejo y a la Comisión que continúen apoyando y prestando ayuda a las instituciones palestinas y a los proyectos de desarrollo en la Zona C y en Jerusalén Oriental con vistas a la protección y el refuerzo de la población palestina; pide que se declare a Israel responsable desde el punto de vista financiero de la demolición de proyectos financiados por la UE y sus Estados miembros en el territorio palestino ocupado; hace hincapié en que se ejerza presión sobre Israel para poner fin a la retención de los ingresos aduaneros y fiscales que pertenecen a la Autoridad Palestina;

15. Pide a la Comisión y al Consejo que soliciten a las autoridades israelíes que apliquen en su integridad la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño (1990) a los niños palestinos tanto en Israel como en Cisjordania y en Jerusalén Oriental, haciendo especial hincapié en el artículo 37, relativo al castigo, la detención y la privación de libertad los niños;

16. Pide a todos los diputados al Parlamento Europeo y a los miembros de los Parlamentos nacionales que planteen ante sus homólogos de la Knesset las cuestiones relativas a las violaciones cometidas por Israel en los territorios ocupados;

17. Insta a la UE y a sus Estados miembros a que desempeñen un papel político más activo en los esfuerzos encaminados a lograr una paz justa y duradera entre israelíes y palestinos;

18. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Vicepresidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros, al Representante Especial de la UE al Proceso de Paz en Oriente Próximo, al Enviado del Cuarteto para Oriente Próximo, a la Knesset y al Gobierno de Israel, al Presidente de la Autoridad Palestina y al Consejo Legislativo Palestino.

Última actualización: 28 de junio de 2012Aviso jurídico