Procedimiento : 2008/2695(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : RC-B6-0628/2008

Textos presentados :

RC-B6-0628/2008

Debates :

PV 18/12/2008 - 13.1
CRE 18/12/2008 - 13.1

Votaciones :

PV 18/12/2008 - 14.1

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0640

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN COMÚN
PDF 103kDOC 65k
17 de diciembre de 2008
PE416.116
PE416.121
PE416.127
PE416.130
PE416.131
 
B6‑0628/2008}
B6‑0633/2008}
B6‑0639/2008}
B6‑0642/2008}
B6‑0643/2008} RC1
presentada de conformidad con el artículo 115, apartado 5, del Reglamento por
   Geoffrey Van Orden, Colm Burke, Eija-Riitta Korhola, Charles Tannock, Bernd Posselt y Maria Martens, en nombre del Grupo del PPE-DE
   Pasqualina Napoletano, Glenys Kinnock, Alain Hutchinson, Emilio Menéndez del Valle y Ana Maria Gomes, en nombre del Grupo del PSE
   Marco Cappato, Marios Matsakis, Fiona Hall y Thierry Cornillet, en nombre del Grupo ALDE
   Margrete Auken, en nombre del Grupo Verts/ALE
   Eoin Ryan, Ewa Tomaszewska, Ryszard Czarnecki, Hanna Foltyn-Kubicka, Marcin Libicki y Adam Bielan, en nombre del Grupo UEN
   Kathy Sinnott, en nombre IND/DEM
para sustituir a las propuestas de resolución presentadas por los siguientes grupos:
   ALDE (B6‑0628/2008)
   PSE (B6‑0633/2008)
   Verts/ALE (B6‑0639/2008)
   UEN (B6‑0642/2008)
   PPE-DE (B6‑0643/2008)
sobre la situación en Zimbabue

Resolución del Parlamento Europeo sobre la situación en Zimbabue 

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre Zimbabue, la última de las cuales fue aprobada el 7 de julio de 2008,

–  Vistos la Posición Común 2008/135/PESC del Consejo, de 18 de febrero de 2008, por la que se prorrogan hasta el 20 de febrero de 2009 las medidas restrictivas contra Zimbabue impuestas en virtud de la Posición Común 2004/161/PESC, el Reglamento (CE) nº 1226/2008 de la Comisión, de 8 de diciembre de 2008, por el que se modifica la Posición Común y las Conclusiones del Consejo sobre Zimbabue, adoptadas el 12 de diciembre de 2008, en las que se expresa una grave preocupación por el agravamiento de la situación humanitaria en dicho país,

–  Vista la Resolución sobre la situación en Zimbabue aprobada por la Asamblea Parlamentaria Paritaria ACP-UE el 28 de noviembre de 2008 en Port Moresby (Papúa Nueva Guinea),

–  Visto el Informe de la Misión de Observación Electoral del Parlamento Panafricano sobre las elecciones armonizadas celebradas en la República de Zimbabue el 29 de marzo de 2008,

–  Vista la Resolución sobre Zimbabue aprobada en la 11ª Cumbre de la Unión Africana, celebrada en Sharm el-Sheikh los días 30 de junio y 1 de julio de 2008,

–  Visto el acuerdo de 15 de septiembre de 2008 entre la Unión Nacional Africana de Zimbabue-Frente Patriótico (ZANU-PF) y las dos formaciones Movimiento para el Cambio Democrático (MCD) sobre la resolución de los retos a los que se enfrenta Zimbabue,

–  Vistos el Tratado de la Comunidad para el Desarrollo del África Austral (SADC) y sus Protocolos anexos, incluido el Protocolo Electoral SADC,

–  Visto el artículo 115, apartado 5, de su Reglamento,

A.  Considerando que Zimbabue se está enfrentando a una crisis humanitaria de proporciones masivas en la que 5,1 millones de personas, casi la mitad de la población, están sufriendo hambre; que una epidemia de cólera, resultado del cese del funcionamiento de los servicios básicos de agua y saneamiento, ha matado a por lo menos 783 personas e infectado a más de 16 400 en Zimbabue, y que más de 300 000 personas, seriamente debilitadas por la falta de alimentos, corren grave peligro de padecer la epidemia,

B.  Considerando que las autoridades de Zimbabue han dejado claro que no pueden acabar con la crisis humanitaria y que no van a poner fin a la violenta represión de sus oponentes; considerando que existe una clara relación entre la catástrofe humanitaria y la crisis de gobierno provocada por la incapacidad de Robert Mugabe de celebrar elecciones creíbles y respetar el acuerdo político de 15 de septiembre de 2008 sobre el principio de formación de un gobierno de unidad nacional para poner fin a la crisis, alcanzado a pesar de la mediación del Presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki,

C.  Considerando que se calcula que el porcentaje de la tasa de inflación en la región asciende a varios miles de millones, la más elevada del mundo, y que el 80 % de la población vive con menos de 1 dólar estadounidense al día y no tiene acceso a productos básicos como agua y alimentos,

D.  Considerando que, según la organización médica humanitaria internacional Médicos Sin Fronteras, al menos 1,4 millones de personas corren el riesgo de contraer el cólera si no se contiene la epidemia combatiendo sus causas primeras; considerando que la epidemia se está expandiendo a Sudáfrica y Botsuana,

E.  Considerando que la combinación de crisis económica, política y social ha hecho particulares estragos en las mujeres y las niñas y que éstas corren un riesgo particular de resultar infectadas por el cólera porque son las responsables de cuidar a los enfermos en el hogar,

F.  Considerando que en la pasada década la esperanza de vida en Zimbabue cayó de los 60 años para ambos sexos a los 37 para los hombres y 34 para las mujeres; considerando que 1,7 millones de personas son portadoras del VIH en Zimbabue,

G.  Considerando que, además de la crisis política y la emergencia sanitaria, en Zimbabue se está agravando la crisis de los derechos humanos, siendo su exponente más reciente la oleada de secuestros de defensores de los derechos humanos, sin precedentes hasta la fecha, y que la desaparición de Jestina Mukoko forma parte de una pauta de acoso e intimidación de los defensores de los derechos humanos por parte de personas sospechosas de trabajar en nombre de las autoridades de Zimbabue,

H.  Considerando que, según UNICEF, se calcula que sólo el 40 % de los profesores del país está trabajando, y únicamente un tercio de los alumnos asiste a clase; considerando que los profesores, al igual que los médicos y las enfermeras, han realizado huelgas periódicamente y han sido violentamente reprimidos por la policía por ejercer su derecho a manifestarse pacíficamente,

I.  Considerando que se ha denegado la entrada a Zimbabue a «The Elders», que incluye al antiguo Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, el antiguo Presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter y la destacada abogada de los derechos de las mujeres y los niños Graça Machel,

J.  Considerando que una serie de dirigentes africanos, incluidos el Arzobispo Desmond Tutu, el Presidente de Botsuana, Ian Khama, y el Primer Ministro de Kenia, Raila Odinga, han pedido a Mugabe que dimita,

K.  Considerando que el 8 de diciembre de 2008, durante la celebración del 60º aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos, el Presidente Sarkozy, en nombre de la UE, pidió a Mugabe que dimitiera, y afirmó que éste había secuestrado al pueblo de Zimbabue y que el pueblo de Zimbabue tiene derecho a gozar de libertad, seguridad y respeto,

L.  Considerando que Zimbabue está próximo a cumplir los criterios para invocar la declaración aprobada por las Naciones Unidas en 2005 según la cual hay una responsabilidad a escala internacional de proteger a las personas que se enfrenan a crímenes contra la humanidad,

1.  Manifiesta su profunda preocupación por la catastrófica situación humanitaria de Zimbabue, la epidemia de cólera, el hambre y el rechazo total por parte del régimen de Mugabe a responder de forma positiva a la crisis; insta al Consejo y a la Comisión a que reafirmen su compromiso con el pueblo de Zimbabue mediante un programa sustancial y a largo plazo de ayuda humanitaria;

2.  Toma nota de que la UE acaba de liberar 10 millones de euros para ayuda, y pide a las autoridades de Zimbabue que levanten todas las restricciones impuestas a los organismos de ayuda humanitaria y garanticen que la ayuda humanitaria se pueda suministrar de conformidad con los principios de humanidad, neutralidad, imparcialidad e independencia;

3.   Apoya firmemente los esfuerzos de la delegación «The Elders», que incluye al antiguo Secretario General de las Naciones Unidas Kofi Annan, el antiguo Presidente de los Estados Unidos Jimmy Carter y la destacada abogada de los derechos de las mujeres y los niños Graça Machel, para paliar la crisis humanitaria de Zimbabue; considera totalmente inaceptable que el régimen de Mugabe denegara el visado de entrada a los miembros de dicho grupo, dado que deseaban utilizar su influencia para incrementar un flujo de ayuda inmediato y a más largo plazo al país con objeto de poner fin al terrible sufrimiento del pueblo de Zimbabue;

4.  Condena firmemente la continua violencia ejercida por el régimen de Mugabe contra miembros y simpatizantes del MCD; manifiesta su indignación por los recientes secuestros de defensores de los derechos humanos y pide la inmediata liberación de Jestina Mukoko, Directora del Proyecto por la Paz en Zimbabwe (ZPP), Zacharia Nkomo, hermano del destacado abogado de derechos humanos Harrison Nkomo, Broderick Takawira, coordinador a nivel provincial del Proyecto por la Paz en Zimbabwe, Pascal Gonzo, un conductor que trabajaba en el Proyecto por la Paz en Zimbabwe, y una serie de miembros del MCD y de activistas de la sociedad civil, y pide que los autores de dichos secuestros tengan que rendir cuentas;

5.  Acoge con satisfacción la reciente ampliación de la lista de la UE de personas prohibidas del régimen de Mugabe y pide que se añadan más nombres de personas clave leales a Mugabe, incluida Florence Chitauro, antigua ministra del ZANU-PF, que, al parecer, vive en Londres, se niega a condenar a Mugabe y viaja a y desde Zimbabue sin ningún impedimento;

6.  Pide al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que considere la imposición de sanciones específicas (prohibición de viajar y bloqueo de activos) al Sr. Mugabe y a las personas que perpetran actos violentos o cometen violaciones de los derechos humanos; pide, en particular, a China, Rusia y Sudáfrica que apoyen la adopción de medidas duras contra el régimen de Mugabe en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que informen a los gobiernos africanos de que no están dispuestos a prestar ningún apoyo más al régimen de Mugabe;

7.  Aplaude la integridad de los Gobiernos de Kenia, Botsuana y Zambia por pronunciarse contra Mugabe y manifiesta su profunda decepción por el hecho de que muchos gobiernos africanos sigan estando dispuestos a hacer la vista gorda ante los males de su régimen;

8.  Destaca que el pueblo de Zimbabue necesita desesperadamente un cambio político y condena la negativa de Robert Mugabe de aplicar el acuerdo que firmó el 15 de septiembre de 2008, por el que entregaría ministerios clave al partido de Morgan Tsvangirai o abriría las puertas a reformas políticas;

9.  Manifiesta su profunda preocupación por el hecho de que el opresor y manipulador régimen de Mugabe, que además actúa en beneficio propio, siga frustrando la desesperada necesidad de un cambio inmediato, radical y democrático del pueblo de Zimbabue;

10.  Hace un urgente llamamiento para que los países africanos y las instituciones regionales, incluida la SADC y, en particular, la Unión Africana como garante del acuerdo del 15 de septiembre, así como eminentes ciudadanos africanos, ejerzan más presión para asegurar una solución equitativa y justa a la situación de Zimbabue, basada en las creíbles elecciones celebradas en marzo de 2008, y controlen de forma equilibrada todo acuerdo político;

11.  Insta al Consejo a que anime a la Unión Africana a realizar los preparativos necesarios para una intervención activa, a fin de proteger a la población civil de Zimbabue;

12.  Insta al Consejo a que permanezca vigilante con respecto a las posibles consecuencias para la región de la deliberada negligencia y el mal gobierno del ZANU-PF, que está desestabilizando Zimbabue;

13.  Manifiesta su profunda preocupación por la situación de los refugiados zimbabuenses en la región y lamenta los actos violentos cometidos contra ellos en países vecinos; pide a la Comisión que apoye a dichos países vecinos aplicando programas de ayuda financiera y material para los refugiados;

14.  Hace un insistente llamamiento a todas las partes interesadas y a la comunidad internacional para que estén preparados para apoyar la recuperación económica y social de Zimbabue una vez que se haya formado un gobierno que refleje realmente la voluntad del pueblo de Zimbabue a todos los niveles y que haya signos tangibles de que se vuelven a respetar la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho;

15.  Insta al Consejo y a los Estados miembros a que incrementen su acción diplomática en África para apoyar activamente el cambio en Zimbabue;

16.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros, a los Gobiernos de los países del G-8, a los Gobiernos y Parlamentos de Zimbabue y Sudáfrica, al Secretario General de la Commonwealth, al Secretario General de las Naciones Unidas, a los Presidentes de la Comisión y del Consejo Ejecutivo de la Unión Africana, al Parlamento Panafricano y al Secretario General y los Gobiernos de la SADC, así como a su Foro Parlamentario.

Última actualización: 17 de diciembre de 2008Aviso jurídico