Procedimiento : 2004/2170(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A6-0135/2005

Textos presentados :

A6-0135/2005

Debates :

PV 25/05/2005 - 13

Votaciones :

PV 26/05/2005 - 8.21

Textos aprobados :

P6_TA(2005)0207

INFORME     
PDF 223kDOC 103k
4 de mayo de 2005
PE 353.483v03-00 A6-0135/2005

sobre las relaciones UE-Rusia

(2004/2170(INI))

Comisión de Asuntos Exteriores

Ponente: Cecilia Malmström

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional
 PROCEDIMIENTO

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre las relaciones UE-Rusia

(2004/2170(INI))

El Parlamento Europeo,

–    Visto el Acuerdo de Colaboración y Cooperación entre las Comunidades Europeas y sus Estados miembros, por una parte, y Rusia, por otra, que entró en vigor el 1 de diciembre de 1997(1),

–    Visto el objetivo de la UE y Rusia, fijado en la declaración conjunta publicada después de la Cumbre de San Petersburgo el 31 de mayo de 2003, con vistas a establecer un espacio económico común, un espacio común de libertad, seguridad y justicia, un espacio de cooperación en el ámbito de la seguridad exterior y un espacio para la investigación y la educación, incluidos los aspectos culturales,

–    Vistos los informes numerosos y verosímiles de las ONG rusas e internacionales sobre la prosecución de las graves violaciones de los derechos humanos en Chechenia, las sentencias de 24 de febrero de 2005 del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos en seis casos relacionados con Chechenia y los numerosos casos parecidos que se hallan pendientes ante dicho Tribunal,

–    Vista su Recomendación de 26 de Febrero de 2004 al Consejo sobre las relaciones UE-Rusia(2), así como su Resolución de 15 de diciembre de 2004 sobre la Cumbre UE-Rusia celebrada en La Haya el 25 de noviembre de 2004(3),

–    Vista su Resolución de 10 de marzo de 2005 sobre Belarús(4),

–    Visto el artículo 45 de su Reglamento,

–    Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores y la opinión de la Comisión de Comercio Internacional (A6-0135/2005),

A.  Considerando que las relaciones de buena vecindad y cooperación entre la UE y Rusia son cruciales para la estabilidad, la seguridad y la prosperidad en el conjunto del continente europeo, y que dichas relaciones han de basarse en valores comunes, entre los que se incluyen los derechos humanos, la economía de mercado, el Estado de Derecho y la democracia,

B.   Considerando que tanto la UE como Rusia tienen grandes ambiciones por lo que se refiere a su colaboración y que son necesarios más esfuerzos para intensificar las relaciones con Rusia en el plano de la UE; acogiendo favorablemente los esfuerzos realizados en cuestiones como la ratificación por parte de Rusia del Protocolo de Kioto y la ampliación del Acuerdo de Colaboración y Cooperación, así como el tránsito de personas por Kaliningrado y la negociación de las condiciones para el ingreso de Rusia en la OMC,

C.  Considerando que Rusia hace hincapié en la importancia del multilateralismo y considera que su plena participación en las Naciones Unidas, la OSCE, el G-8 y el Consejo de Europa constituyen un elemento clave de su política exterior,

D.  Considerando que la democracia se ha debilitado en Rusia, en particular porque el Gobierno ha asumido el control de las principales emisoras de radio y televisión, y debido a la extensión de la autocensura entre los medios de comunicación impresos, las nuevas restricciones del derecho a organizar manifestaciones públicas, el empeoramiento de la situación para las ONG, el mayor control político del poder judicial y los cambios en la elección de los miembros de la Duma Estatal, todo ello con el propósito de reforzar el poder del Kremlin,

E.   Considerando que es evidente que la política en relación con Chechenia ha fracasado en su intento de controlar la situación y que tampoco ha podido impedir otros ataques terroristas, aún más violentos, en el Cáucaso norte y en Moscú; que estos fracasos extremadamente costosos desde el punto de vista político ponen claramente de manifiesto la necesidad de un nuevo enfoque,

F.   Considerando que la UE quiere asegurarse de que su ampliación no creará nuevas líneas divisorias en Europa, sino que contribuirá a extender en mayor medida la prosperidad y el desarrollo; considerando igualmente que la UE desea mantener con Rusia un diálogo sobre temas relacionados con su zona de vecindad compartida,

G.  Reconociendo plenamente los enormes esfuerzos y sacrificios de los pueblos de la Unión Soviética en su lucha por liberar a numerosos países y pueblos de Europa de la tiranía nazi, pero lamentando al mismo tiempo las grandes privaciones y sacrificios que supusieron a menudo la ocupación y la consiguiente anexión y tiranía impuestas por la Unión Soviética en varios países y pueblos, incluidos los Estados Bálticos; confiando en que Rusia reconozca plenamente esos hechos como base para una reconciliación general entre Rusia y todos los países miembros de la UE,

H.  Considerando que un enfoque coherente de la UE y de sus Estados miembros es un requisito previo indispensable para una política seria y efectiva con respecto a Rusia, que la Comisión y el Consejo reconocieron la existencia de fallos importantes en el procedimiento seguido por la UE en la elaboración de su política en relación con Rusia a principios de 2004 y que, para garantizar la coherencia, se introdujo un nuevo método basado en un documento sobre temas clave con una línea de actuación para cada uno de ellos; considerando asimismo que ello no ha desembocado en mejoras suficientes y que se deben introducir medidas de control público y parlamentario,

Política de la UE y de los Estados miembros

1.   Reconoce la importancia de Rusia como socio para cooperar de forma pragmática y con el que la Unión comparte no sólo intereses económicos y comerciales sino también el objetivo de actuar en el escenario internacional, así como en los países vecinos comunes, como socios estratégicos;

2.   Reconoce el potencial de Rusia como socio estratégico especial para la paz, la estabilidad y la seguridad, así como para combatir el terrorismo internacional y el extremismo violento y abordar los aspectos no militares de la seguridad tales como los riesgos ambientales y nucleares, el tráfico de drogas y de armas, la trata de seres humanos y la delincuencia organizada transfronteriza en los países vecinos de Europa, en cooperación con la OSCE y otros foros importantes;

3.   Hace hincapié en la necesidad de seguir desarrollando y aplicando una estrategia energética común para Europa, que incorpore a productores, distribuidores y consumidores, destinada a crear un sistema energético transparente y sostenible y a mejorar la diversidad regional del abastecimiento energético; observa que el desarrollo de dicha estrategia es de interés común para la UE y Rusia;

4.   Pide al Consejo que determine requisitos de información y otras medidas que garanticen que tanto la UE como los Estados miembros respetarán siempre en su totalidad, en lo que se refiere a sus contactos con Rusia, las posiciones que se hayan acordado, como será también el caso respecto a los contactos con otros terceros países; insta a los Estados miembros a que, en sus contactos bilaterales con Rusia, respalden la posición común adoptada por la UE, asegurando la transparencia y efectuando las consultas oportunas;

5.   Subraya que, en una Unión ampliada y, en particular, con las nuevas Perspectivas Financieras y los instrumentos de relaciones exteriores, debe hacerse mayor hincapié en la importancia de la cooperación regional, y que la Dimensión Septentrional debe convertirse en el marco de esta cooperación en las regiones septentrionales de la UE y en las regiones noroccidentales de Rusia;

Cuatro espacios comunes

6.   Apoya el objetivo de crear los cuatro espacios políticos comunes, así como la elaboración de una "hoja de ruta" para cada uno de ellos; insiste en que los cuatro espacios deben ser considerados como un paquete y que debe darse más prioridad a la calidad que a la velocidad; atrae la atención sobre la necesidad no sólo de acordar formulaciones sino también de lograr una convergencia real sobre cuestiones sensibles de carácter importante;

7.   Se congratula por los progresos realizados desde la última Cumbre UE-Rusia en la creación de los cuatro espacios comunes en el marco del ACC con Rusia, particularmente en el espacio económico común y en el espacio común sobre investigación, educación y cultura; manifiesta su esperanza de que en el espacio común de libertad, seguridad y justicia y en el espacio común de seguridad exterior pueda alcanzarse un éxito similar, de modo que en la Cumbre UE-Rusia que se celebrará el 10 de mayo de 2005 en Moscú pueda adoptarse el paquete de las cuatro hojas de ruta para la creación de los espacios comunes;

8.   Destaca que la celebración de un acuerdo de readmisión es un requisito previo para la firma del Acuerdo UE-Rusia por el que se facilita la entrega de visados; considera que la UE debería acoger favorablemente el objetivo ruso de un régimen de visados menos rígido con la zona de Schengen, cuyo objetivo a largo plazo sea la posibilidad de viajar sin visado, y establecer todas las condiciones necesarias en un plan de acción claro con medidas concretas;

9.   Apoya la ambición de Rusia de adherirse a la OMC y considera que el apoyo a Rusia para que se convierta en un socio con una economía abierta, dinámica y diversificada es de interés común; destaca la necesidad de reforzar la independencia y la transparencia del sistema judicial para mejorar el entorno para las inversiones;

10. Observa que la pertenencia de Rusia a la OMC constituirá un incentivo importante para los inversores extranjeros y ayudará a reforzar y diversificar los vínculos comerciales;

11. Pide a la Comisión que continúe y refuerce el diálogo con las autoridades rusas y con sus socios económicos en lo relativo a temas sobre cooperación económica y comercial, atendiendo en particular a las reglamentaciones técnicas y la normalización de los regímenes aduaneros, la liberalización de los servicios, la erradicación de los monopolios y la apertura del sistema bancario, y que se asegure de que, antes de su adhesión a la OMC, Rusia adopta medidas de ejecución relativas a los derechos de propiedad intelectual que den lugar a una reducción sustancial de la piratería en materia de DPI;

12. Pide a la UE y a Rusia que desarrollen una integración más profunda preparando e iniciando, inmediatamente después de la adhesión de Rusia a la OMC; considera que el acuerdo sobre la zona de libre comercio UE-Rusia constituirá una fase ambiciosa en la creación de un espacio económico común que incluirá el comercio de bienes y servicios, el derecho de establecimiento, normas sobre contratación pública, compatibilidad reglamentaria y otros aspectos comerciales;

13. Acoge con satisfacción las negociaciones en curso para profundizar la colaboración entre el programa europeo Galileo y el sistema ruso de navegación por satélite Glonass, y anima a las dos partes a que celebren un acuerdo sobre la compatibilidad y la utilización complementaria de los dos sistemas de navegación;

La democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho en Rusia

14. Manifiesta su preocupación porque, aparentemente, se haya debilitado el compromiso de Rusia con la democracia, la economía de mercado y la protección de los derechos humanos; lamenta las restricciones impuestas a la libertad y a la independencia de los medios de comunicación; reitera sus críticas al uso del sistema judicial para, aparentemente, perseguir objetivos políticos; señala que esta evolución afecta tanto a los intereses de la población rusa como a las relaciones exteriores de Rusia, y que, mientras no se revierta la situación, la evolución de las relaciones Rusia-UE será más difícil;

15. Toma nota de las consultas regulares sobre los derechos humanos y las libertades fundamentales, incluidos los derechos de las personas que pertenecen a minorías, recientemente iniciadas por la UE y Rusia; hace hincapié, a este respecto, en que dichas consultas deben respetar las directrices de la UE relativas al diálogo sobre derechos humanos y, por lo tanto, asociar en dicho proceso al PE y a las organizaciones no gubernamentales, a fin de fijar las cuestiones principales que deben abordarse;

16. Destaca que todos los Estados deberían respetar plenamente sus compromisos nacionales e internacionales en el ámbito de los derechos de las minorías; expresa su preocupación por el contenido de los informes sobre discriminación de determinados grupos étnicos, por ejemplo el pueblo mari;

17. Constata con preocupación las manifestaciones de racismo en Rusia.

Política de vecindad y exterior

18. Manifiesta su oposición a las políticas exteriores que tienen por objeto crear esferas de influencia; subraya la necesidad de que se respete plenamente la soberanía y la integridad territorial de todos los Estados, incluido el derecho de cada Estado a desarrollar sus relaciones con otros Estados y organizaciones basándose en una definición propia de sus intereses y de conformidad con los principios establecidos en el marco de las Naciones Unidas, la OSCE y el Consejo de Europa;

19. Pide a Rusia que considere que la extensión de la democracia en los países vecinos, así como el desarrollo de vínculos más estrechos con la UE, incluida la adhesión, no constituyen un peligro para la posición de Rusia, sino una oportunidad para renovar la cooperación política y económica con dichos países sobre una base de igualdad y de respeto mutuo;

20. Pide a Rusia y a todos los Estados miembros de la UE que abran todos sus archivos secretos de la Segunda Guerra Mundial y que los pongan a disposición de los historiadores para su estudio por ambas partes y la creación de confianza mutua;

21. Insta a Rusia a que desbloquee las relaciones con la OSCE y cumpla las obligaciones relativas a su contribución al presupuesto de dicha organización; destaca que la falta de presupuesto impide las actividades de la OSCE, lo cual paraliza el proceso de democratización y consolidación de la seguridad en Europa Central y del Este; respalda el ulterior desarrollo de las actividades de la OSCE en el ámbito de la seguridad y lamenta que la falta de apoyo ruso haya impedido que continúe la misión de control de las fronteras en Georgia; apoya asimismo la posterior exploración de posibilidades para reforzar la promoción de la cooperación en materia económica y medioambiental de la OSCE, como pidió Rusia; se opone, no obstante, firmemente a todo debilitamiento de las actividades de observación de elecciones y de otras actividades de "dimensión humana" de la OSCE que constituyen expresiones concretas de los valores comunes en los que se basa la cooperación UE-Rusia;

22. Hace hincapié en la necesidad de establecer un espacio común de seguridad exterior que pueda llevar con el tiempo a la creación de un foro de alto nivel para el diálogo UE-Rusia sobre la seguridad, la prevención y la resolución de conflictos, la no proliferación y el desarme, y apoya la participación de Rusia en las operaciones de gestión de crisis lideradas por la UE en las condiciones definidas por el Consejo Europeo de Sevilla en junio de 2002(5), siempre que las fuerzas armadas rusas demuestren que son capaces de adaptarse a las normas y procedimientos operativos de la UE y, en general, al desarrollo de una cultura de seguridad y defensa europea;

23. Subraya la importancia de proseguir por la vía de la resolución pacífica y política de todo conflicto territorial y político que afecte a una parte de la Federación de Rusia o a un Estado vecino, incluidos los conflictos en la región del Cáucaso y el conflicto del Transdniéster en Moldova; insta a Rusia a que respete todos los movimientos de reforma pacífica en los Estados de la CEI y a que aliente las reformas democráticas en los Estados de Asia Central;

24. Pide a Rusia que reafirme su compromiso con la integridad territorial de Georgia y Moldova y que retire sus fuerzas militares de Georgia y Moldova, de conformidad con sus compromisos con la OSCE y con las peticiones de estos Estados soberanos;

25. Expresa su convencimiento de que el éxito de las reformas en Ucrania, conjuntamente con la democracia recientemente instaurada, mejorará las condiciones para lograr beneficios económicos, sociales y morales tanto para Rusia como para la UE, y pide al Consejo y a la Comisión que se esfuercen al máximo para lograr estos beneficios;

26. Insta al Consejo a que examine con Rusia la cuestión de Belarús, señalando que la democratización de dicho país beneficia tanto a la UE como a la Federación de Rusia y que debe adoptarse una acción común a dicho fin;

27. Destaca la importancia del innovador componente transfronterizo del instrumento de vecindad y cooperación europeo propuesto, que tiene por objeto sustituir al programa TACIS en Rusia y otros países; destaca la importancia de promover los vínculos económicos y sociales transfronterizos, así como la necesidad de reforzar considerablemente la acción de la UE a este efecto;

28. Subraya la importancia del multilateralismo y la cooperación entre la UE y Rusia para afirmar la autoridad de las Naciones Unidas y coordinar posiciones sobre su reforma, en particular por lo que se refiere al Consejo de Seguridad; subraya la importancia del apoyo político de Rusia a la CPI y al Protocolo de Kioto;

29. Señala que la lucha contra el terrorismo ha colocado el tema de la proliferación de las armas de destrucción masiva (AMD) y la seguridad del arsenal nuclear en el primer lugar de la lista de las preocupaciones en materia de seguridad mundial; pide a Rusia que colabore a escala internacional, incluyendo a Irán, en la no proliferación y el desarme, y que actúe en especial renunciando al desarrollo de nuevos tipos de armas nucleares, eliminando de manera segura los residuos nucleares y desmantelando su arsenal nuclear de forma continuada y verificada; pide a la Comisión y al Consejo que ofrezcan a Rusia asistencia técnica y material sustancial para ayudarle en el desmantelamiento;

30. Reconoce la importancia crítica de Rusia para la creación de posibles corredores de transporte sumamente importantes que unan Europa y Asia; alienta a la Federación de Rusia a que coopere más estrechamente en el desarrollo de infraestructuras de transporte;

Temas específicos relacionados con los Estados bálticos

31. Pide de nuevo a Rusia que resuelva la cuestión fronteriza con Estonia y Letonia de manera justa y equitativa y que firme y ratifique sin más demora los acuerdos fronterizos con dichos países; considera que la fijación definitiva de todas las fronteras de Rusia con los nuevos Estados miembros de la UE y la celebración de un acuerdo de readmisión son requisitos previos de la firma del acuerdo destinado a facilitar la entrega de visados entre la UE y Rusia; piensa también que, una vez que Rusia cumpla todas las condiciones establecidas por la UE en un plan de actuación claro con una lista de medidas concretas, la UE debería acoger favorablemente la pretensión rusa de un régimen de visados más flexible con la zona de Schengen, cuyo objetivo a largo plazo sea la posibilidad de viajar sin visado;

Kaliningrado

32. Acoge favorablemente los progresos realizados para resolver los problemas de tránsito y circulación de personas entre las partes constitutivas de Rusia; señala la necesidad de un mayor esfuerzo por parte de Rusia y de un mayor apoyo de la UE para estimular el desarrollo económico y social de la región de Kaliningrado, como modelo de una nueva relación, así como de dedicar una especial atención a las cuestiones de salud pública (incluida la propagación del VIH/SIDA) y a la lucha contra la corrupción y la delincuencia;

Chechenia

33. Condena el asesinato de Aslán Masjádov, el último presidente de la República de Chechenia con un verdadero mandato popular, e insta a todas las partes a que cesen la violencia.

34. Señala que es imperativo alcanzar una solución política que implique a todos los componentes democráticos de la sociedad chechena y garantice, entre otros, a todos los residentes y a todas las personas que regresen a Chechenia un derecho real a la vida, la libertad y la seguridad, y al pueblo checheno, el respeto por su identidad cultural y nacional y la dignidad; al mismo tiempo, esta solución debería respetar la integridad territorial de la Federación Rusa y ser totalmente compatible con la prosecución por medios legítimos y efectivos de la estabilidad y la seguridad en toda la región del Cáucaso septentrional y en el conjunto de la Federación Rusa;

35. Expresa su profunda preocupación por el hecho que no se consiga poner fin al descontrol que reina en Chechenia, también en las filas de las fuerzas del Gobierno federal y del Gobierno local; pide también que cese inmediatamente la impunidad y la violencia por parte de ambos bandos, así como que se busque una solución política y se respete la integridad territorial de Rusia; expresa, asimismo, su preocupación por la falta de voluntad para buscar una solución negociada, tal como demuestran el rechazo del alto el fuego propuesto por el entonces Presidente Masjádov y su posterior asesinato brutal; pide a Rusia que trate por todos lo medios de llegar a una paz y un proceso de reconciliación auténticos, y reafirma que sólo se puede optar por una solución política negociada e integradora y no por una de carácter militar;

36. Se remite a sus recomendaciones al Consejo sobre Chechenia en el apartado 14 de su Resolución de 26 de febrero de 2004, incluidas las relativas a la necesidad de buscar más activamente una solución política y a la disposición de la UE a contribuir a un diálogo constructivo y pacífico; lamenta asimismo que el Consejo no haya actuado en consecuencia; cree estas recomendaciones siguen siendo válidas y pide al Consejo que actúe;

37. Está profundamente preocupado por el hecho de que los defensores de los derechos humanos que están investigando y pronunciándose acerca de las violaciones de los derechos humanos están siendo víctimas de manera creciente de ataques a su libertad y seguridad en el contexto del conflicto armado en Chechenia; insta a las autoridades rusas a que pongan término a este acoso; pide, a este respecto, al Consejo que preste especial atención a la protección de esas personas, de conformidad con las directrices de la UE sobre defensores de los derechos humanos adoptadas en junio de 2004, y que dé a este asunto la máxima prioridad en la agenda de la consulta UE-Rusia sobre derechos humanos;

38. Pide a Rusia que proteja a los defensores de los derechos humanos, que son objeto de agresiones cada vez más frecuentes, y que permita el acceso a Chechenia a los observadores especiales de las Naciones Unidas y otros observadores internacionales de los derechos humanos, a los medios de comunicación independientes y a las organizaciones humanitarias internacionales, estableciendo, cuando sea posible, las condiciones de seguridad necesarias para que realicen su trabajo;

39. Reitera su condena de todos los actos terroristas; expresa su convicción de que el terrorismo está profundamente enraizado en la situación socioeconómica del Cáucaso septentrional, como reconoció el Presidente Putin tras la tragedia de Beslán; afirma su deseo, en calidad de rama de la autoridad presupuestaria, de examinar propuestas en favor de la participación de la UE en las acciones de reconstrucción y establecimiento de la paz, si en el futuro pueden emprenderse dichas acciones como parte de un paquete de medidas en favor de la paz en Chechenia, contando con garantías razonables de que la ayuda llegará hasta los destinatarios elegidos;

Lucha contra el terrorismo

40. Insiste en que la cooperación internacional a la hora de combatir el terrorismo debe ser más eficaz y en que las opiniones divergentes sobre las raíces del terrorismo y quién debe ser considerado terrorista son obstáculos para dicha cooperación;

Medio ambiente y seguridad nuclear

41. Pide que se desarrolle la cooperación en el ámbito de la seguridad marítima, especialmente en relación con la prohibición de que los petroleros de casco único naveguen por las aguas rusas del mar Báltico y del mar Negro;

42. Pide a Rusia que desmantele progresivamente sus reactores nucleares de primera generación y que intensifique sus esfuerzos para garantizar la eliminación segura de los residuos nucleares; subraya la importancia de la buena disposición de Rusia a cooperar con el Fondo de apoyo al medio ambiente en el marco de la Dimensión Nórdica;

43. Reitera su apoyo a la apertura del mercado de la UE a las exportaciones de electricidad rusa, a condición de que los estándares rusos en materia de seguridad, en particular en relación con las centrales nucleares y el tratamiento y la eliminación seguros de residuos nucleares, alcancen el nivel de los de la UE, de manera que se anule el riesgo de dumping ambiental;

44. Celebra que la Duma haya ratificado en octubre de 2004 el Protocolo de Kioto y confía en que los demás grandes emisores de CO2 sigan su ejemplo; pide que la UE y Rusia estudien conjuntamente futuras estrategias para lograr nuevas reducciones de las emisiones de gases de efecto invernadero para el periodo posterior a la expiración del Protocolo en 2012, en consonancia con las conclusiones del Consejo Europeo de primavera de la UE de 2005;

45. Pide a la Comisión y al Consejo que renueven sus esfuerzos para elaborar una auténtica Estrategia Común para sus relaciones con Rusia, en la que se tenga en cuenta la ampliación de la UE efectuada en 2004, se incluyan los cuatro ámbitos de interés común y se trate la preocupante cuestión de la evolución de la democracia y la protección de los derechos humanos en Rusia; pide al Consejo que actúe a este respecto en consonancia con la anterior Estrategia común de la Unión Europea para Rusia;

46. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión así como a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros y Rusia.

(1)

DO L 327, 28.11.1997, p. 1.

(2)

DO C 98E, 23.4.2004, p. 182.

(3)

P6_TA-PROV(2004)0099.

(4)

P6_TA-PROV(2005)0080.

(5)

Acuerdo sobre consultas y cooperación entre la UE y Rusia en el ámbito de la gestión de crisis - Anexo IV del Informe de la Presidencia sobre la política europea de seguridad y defensa (10160/2/02 REV2), mencionado en el Anexo VIII de las Conclusiones de la Presidencia del Consejo Europeo de Sevilla de 21-22 de junio de 2002.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

La relación entre la UE y Rusia en una etapa importante pero crítica

La importancia de Rusia como vecino de la Unión Europea es aún mayor después de la ampliación. Rusia tiene capacidad para desempeñar un papel decisivo en la seguridad, la estabilidad y el desarrollo de Europa y sus vecinos. Tenemos un interés común en reforzar la cooperación en áreas como el comercio, la economía, la seguridad, la energía y la seguridad nuclear.

Javier Solana, Alto Representante de la UE, ha afirmado que el desarrollo de la asociación con Rusia es la tarea más importante, urgente y comprometida a la que se enfrenta la UE en el siglo XXI. Lo mismo le ocurre a Rusia: la UE es la principal entidad con la que mantiene relaciones comerciales y constituye una importante fuente potencial de inversiones necesarias para modernizar su economía.

Aunque no cabe duda de que la asociación con Rusia es importante, hay que admitir que en Europa crecen la decepción y la frustración por la involución democrática que está sufriendo, debido en parte a que se está apartando de los valores y principios con los que tanto ella como la UE se han comprometido como signatarios de los documentos fundamentales de la OSCE y del Consejo de Europa. Los progresos en la creación de los cuatro espacios comunes han sido lentos y sigue habiendo grandes problemas en áreas fundamentales. Al mismo tiempo, el modelo socioeconómico que representa la UE, y del que Rusia se está claramente desviando poco a poco, atrae a los países vecinos de la Europa oriental.

Siendo justos, hay que admitir también que algunos Estados miembros de la UE han transmitido a Rusia mensajes ambiguos y perseguido objetivos distintos a los acordados en el Consejo de la UE, lo cual es muy de lamentar. El hecho de que algunos Estados miembros dependan mucho de la energía importada de Rusia no debiera ser impedimento para que fomentemos los derechos humanos y la democracia. Pese a la aprobación en la primavera pasada de un nuevo modelo de formulación de políticas, basado en una lista de grandes cuestiones pendientes, cada una con su «futura línea de actuación», si se quiere lograr una asociación sólida con Rusia se precisa urgentemente una mayor coherencia. El respeto de la democracia, el Estado de Derecho y los derechos humanos son los valores básicos de la Unión Europea, y deberían guiar siempre nuestra política exterior. Asimismo, es necesario llegar a un entendimiento común con respecto a la dolorosa historia de algunos Estados miembros y emprender el camino de la conciliación.

Rusia va a la zaga de sus vecinos de la Europa central y oriental en lo que se refiere a la democratización y la liberalización económica. A todos beneficiará que se convierta en una nación más democrática y basada en la economía de mercado. Debemos intentar que Rusia se integre más en las estructuras europeas y procurar un planteamiento más convergente con respecto a los países incluidos en nuestra estrategia de vecindad.

Vecindad y política exterior

La UE y Rusia comparten numerosos desafíos en lo que respecta a sus vecinos comunes. Un primer paso para aumentar la cooperación es ponerse de acuerdo sobre el nombre, ya que no podemos permitir que quede bloqueada la acción por un desacuerdo sobre el modo de denominar los territorios vecinos. No podemos permitir que se forme entre Rusia y la UE una «zona tampón» con Ucrania, Belarús y Moldova.

Rusia podría desempeñar una función importante y constructiva al abordar temas relacionados con la paz, la democracia, la seguridad, el tráfico ilegal, la delincuencia organizada, etc. No obstante, las recientes elecciones celebradas en Belarús y Ucrania han suscitado gran preocupación sobre las intenciones de Rusia respecto a estos países. La Revolución Naranja en Ucrania fue un hecho sumamente importante también en la historia de las relaciones UE-Rusia, ya que, si se aprovecha la oportunidad histórica, el éxito de las reformas en Ucrania podría reportar beneficios en muchos sentidos tanto a Rusia como a la UE.

La UE y Rusia deben establecer una intensa cooperación en la gestión de situaciones de crisis para lograr una estabilidad en las fronteras rusas meridionales (Abjasia y Osetia del Sur) y buscar una solución a los conflictos de las regiones del Transdniéster y el Cáucaso meridional. De convertirse Rusia en un socio democrático y cooperativo, podrá contribuir sustancialmente a aumentar la estabilidad y la prosperidad en la región.

Sin Rusia, que es miembro permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, no será posible resolver conflictos que pudieran surgir en la gran Europa. Rusia y la Unión Europea podrían cooperar más para fortalecer y reformar organizaciones multinacionales como la ONU o la OMC. Una mayor participación en la política europea de seguridad y de defensa complementaría la cooperación de Rusia con EE.UU. y en el marco de la Asociación para la Paz.

Las denominadas «condiciones de Sevilla» para la participación de Rusia en las operaciones de gestión de crisis dirigidas por la UE ―de acuerdo con las cuales se podría invitar a Rusia a participar en dichas operaciones y en el Comité de Contribuyentes, que desempeña un cometido clave en la gestión diaria de las mismas― ofrecen un marco adecuado para ello.

El terrorismo y el fracaso de la política chechena  

Las atrocidades cometidas contra niños y civiles en Beslán demuestran cuán importante es la cooperación internacional para prevenir y combatir el terrorismo. Aquel fue el peor ataque terrorista en la historia moderna de Rusia. No obstante, una asociación eficaz para combatir el terrorismo presupone un grado razonable de entendimiento común sobre la definición y las causas de este fenómeno. La clave para combatirlo en Rusia es resolver el conflicto de Chechenia. Es incuestionable que los grupos armados chechenos cometen atrocidades en Chechenia, aunque también en otras partes de Rusia. Muchos civiles resultan muertos o heridos por las bombas o los atentados suicidas. Ahora bien, las fuerzas armadas federales y locales siguen cometiendo graves violaciones de los derechos humanos y de las leyes humanitarias internacionales.

Rusia debe buscar una solución política contando con los grupos moderados que están dispuestos a negociar y a colaborar con las fuerzas interesadas en alcanzar una solución pacífica, a la vez que se aísla a los terroristas. La UE debería intensificar su esfuerzo por ayudar a Rusia a encontrar dicha solución. La situación socioeconómica de la región se tendría que considerar un factor importante en la estabilidad y en el aumento de la seguridad, por lo que la UE debería ofrecerse a apoyar el proceso de reconstrucción, cuando las condiciones lo permitan. También se podría contemplar la posibilidad de mandar un enviado especial a Chechenia y de ofrecerse para actuar como mediador en el conflicto.

Desarrollo político

Aunque los estudios sociológicos efectuados en Rusia muestran que el Presidente Putin y su política cuentan con un gran porcentaje de apoyo y aprobación, los signos de descontento van en aumento. Últimamente, centenares de miles de personas se han manifestado contra las reformas de las prestaciones sociales introducidas por el Gobierno ruso. Aunque el Estado ruso es constitucionalmente una democracia electoral pluripartidista, con elecciones libres y periódicas, el Presidente concentra un poder excesivo. El nombramiento por él de los gobernadores que antes eran elegidos directamente, la nueva legislación que impide la creación de nuevos partidos políticos y el derecho del Kremlin a nombrar y a exigir responsabilidades a los jueces han suscitado preocupación tanto dentro de Rusia como en la Unión Europea, así como al otro lado del Atlántico.

Observamos con gran preocupación la creciente falta de libertad y pluralismo de los medios de comunicación en la Federación Rusa. La mayoría de los medios de comunicación impresos independientes y casi todas las cadenas de televisión independientes han sido suprimidos. La ausencia de una prensa libre no sólo perjudica el pluralismo y el debate independiente, sino que también erosiona el juego de equilibrios en torno a la corrupción y el soborno. La vida de las organizaciones no gubernamentales es ahora más difícil. Después de los terribles atentados terroristas de Beslán, el Presidente Putin ha propuesto unas reformas que concentrarán aun más el poder en el Kremlin y reducirán el pluralismo político. No está claro cómo ayudarán esas medidas a combatir el terrorismo.

Economía


La cooperación comercial y económica presenta un interés común para la UE y Rusia, pues puede generar crecimiento, empleo e inversión. Rusia ya no depende de los préstamos exteriores. Su economía crece a un ritmo constante, al nivel previsto del 5 % en 2005, ayudada por el elevado precio del petróleo. A pesar de la impresionante tasa de crecimiento, la distribución del bienestar es muy desigual.

Más de la mitad de las exportaciones rusas se dirigen a la Unión Europea y el 60 % de la inversión extranjera procede también de ésta. Rusia es además un importante socio comercial para la Unión. A ésta le interesa importar más energía de Rusia, mas concretamente petróleo y gas, y ayudar a que el país se convierta en un socio comercial con una economía abierta, dinámica y diversificada. La aplicación transparente y no discriminatoria de las normas es crucial en el contexto de la adhesión a la OMC. La UE debería seguir apoyando la adhesión de Rusia a esta organización y habría que proseguir con la liberalización comercial.

Las drásticas reformas y los experimentos económicos que se produjeron en Rusia durante los primeros años de transición de una economía planificada a una economía de mercado (con la participación y bajo la presión extranjera) resultaron penosos para la población rusa en general y se inscribieron en un periodo de inseguridad jurídica, de corrupción generalizada y de malversación de fondos públicos y privados. El alto grado de corrupción de la sociedad rusa es un grave problema que afecta a la inversión extranjera. Sigue existiendo una gran incertidumbre con respecto a la evolución del régimen económico en Rusia. El asunto Yukos ha demostrado que es preciso fortalecer la independencia y la transparencia de los órganos judiciales y legislativos. Las leyes se deben aplicar de conformidad con el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La ratificación por Rusia del Protocolo de Kioto es sumamente importante y ha sido muy bien acogida. Ahora hay que intensificar la cooperación en el ámbito del medio ambiente, sobre todo en relación con la manipulación segura de material nuclear y con la seguridad marítima.

Conclusiones

Rusia es un vecino de gran tamaño con el que la UE tiene gran interés en mantener y seguir fomentando unas buenas relaciones. Sin embargo, no se puede considerar que la estrategia de la UE sea un éxito. Sigue faltando mucha confianza entre las dos partes, situación que se ha acentuado después de la ampliación. Por consiguiente, son de crucial importancia para el futuro las medidas de creación de confianza por ambas partes.

El ambiguo papel de la democracia y los derechos humanos en el desarrollo de Rusia complica la asociación con Europa. Si bien el Presidente Putin se presenta como una persona comprometida con la democracia y el Estado de Derecho, la reciente evolución política no es tan positiva.

La visión de una relación UE-Rusia que englobe todos los campos está aún muy lejos de cumplirse. No obstante, por su tamaño, su proximidad geográfica y su función de interlocutor regional, Rusia es un importante vecino de la UE y el alto grado de interdependencia implica que nunca será posible la ruptura. Es importante avanzar en los cuatro espacios comunes, pero deberíamos concentrarnos en obtener progresos cualitativos y no en fijar plazos. La UE debe elaborar una lista clara de prioridades en las áreas de cooperación.

Debemos hallar medios para convencer a Rusia de la utilidad de una asociación estrecha y basada en la confianza, en consonancia con nuestros valores comunes. Las prioridades de Rusia dentro la asociación se centran principalmente en el desarrollo económico. El Consejo debe convencer a Rusia de que la modernización de la economía y del comercio depende de una cooperación en las demás áreas. Va en interés de Rusia analizar conjuntamente con la UE los problemas más destacados y hallar soluciones comunes, de las que Kaliningrado puede servir de posible ejemplo. El diálogo político, el comercio y los contactos interpersonales terminarán por acortar la distancia entre las diferentes percepciones de los valores y los principios democráticos.

La UE debiera acoger favorablemente el objetivo ruso de simplificar el régimen de visados con el área de Schengen, con la meta a largo plazo de suprimir la necesidad de visado para viajar. Sin embargo, para avanzar hacia esta meta, la UE debería presentar a Rusia un plan claro de actuación, con medidas concretas que deba introducir Rusia por etapas hasta llegar a unos regímenes más libres para los viajeros. Este proyecto a largo plazo, de tener éxito, serviría de modelo para la cooperación entre las dos partes en otras áreas.

La capacidad de la UE para enviar a Rusia un mensaje claro y exento de ambigüedades y para formar una estrategia coherente y duradera depende de la capacidad de las instituciones europeas y de los Estados miembros para hablar con una sola voz. La falta de un enfoque y una retórica coherentes de los Estados miembros ha sido muy perjudicial. Los Estados miembros de la UE deben dejar de actuar bilateralmente con respecto a Rusia y acordar un enfoque global común que les dé credibilidad.


OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional (16.3.2005)

para la Comisión de Asuntos Exteriores

sobre las relaciones entre la UE y Rusia

(2004/2170(INI))

Ponente de opinión: Jas Gawronski

SUGERENCIAS

La Comisión de Comercio Internacional pide a la Comisión de Asuntos Exteriores, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Subraya la importancia de Rusia como socio comercial de la UE, que ha aumentado con la reciente ampliación, y la necesidad de intensificar en el futuro las relaciones comerciales entre la UE y Rusia;

2.  Observa que el Acuerdo de colaboración y cooperación establece las bases para el desarrollo de las relaciones económicas entre la UE y Rusia; apoya los trabajos en curso sobre el "Espacio Económico Común", basado en las reglas del libre mercado, con vistas a la creación de un mercado abierto e integrado entre la UE y su mayor vecino, Rusia, y, por consiguiente, la promoción del comercio y la inversión y el aumento de la competitividad de las economías rusa y comunitaria;

3.  Acoge con satisfacción la conclusión de las negociaciones bilaterales entre la UE y Rusia referidas a la adhesión de este país a la OMC y pide a la Comisión que contribuya a facilitar las fases restantes del proceso, al tiempo que asegura que los términos se adecuen de modo absoluto a las normas de la OMC;

4.  Observa que la pertenencia de Rusia a la OMC constituirá un incentivo importante para los inversores extranjeros y ayudará a reforzar y diversificar los vínculos comerciales;

5.  Manifiesta, sin embargo, su preocupación porque el desarrollo experimentado recientemente por el sistema judicial ruso pueda tener un impacto negativo sobre los posibles inversores comunitarios y no comunitarios y, por tanto, invita a la Comisión a priorizar el fomento de la capacidad judicial en la asignación de los fondos TACIS.

6.  Destaca la conveniencia de acelerar los trabajos correspondientes a la adopción de un plan de acción para Rusia, en particular, a la vista de la sustitución, en el plazo de dos años, de los actuales fondos TACIS por el Instrumento Europeo de Vecindad y Asociación;

7.  Acoge con satisfacción el acuerdo relativo a las cuestiones en materia de energía y combustibles relacionadas con el comercio, sobre todo, al suministro de petróleo y gasóleo, y subraya la importancia de asegurar el cumplimiento de los compromisos adoptados durante el proceso de adhesión a la OMC;

8.  Pide a la Comisión que continúe y refuerce el diálogo con las autoridades rusas y con sus socios económicos en lo relativo a temas sobre cooperación económica y comercial, atendiendo en particular a las reglamentaciones técnicas y la normalización de los regímenes aduaneros, la liberalización de los servicios, la erradicación de los monopolios y la apertura del sistema bancario, y que se asegure de que, antes de su adhesión a la OMC, Rusia adopta medidas de ejecución relativas a los derechos de propiedad intelectual que den lugar a una reducción sustancial de la piratería en materia de DPI;

9.  Desea que, sin perjuicio de la seguridad mutua, se reduzcan progresivamente los obstáculos a la circulación de personas que dificultan el desarrollo de las relaciones económicas y comerciales entre la UE y Rusia;

10. Insta a la Comisión a que fortalezca la cooperación con Rusia en coordinación con los proyectos de la "Dimensión Nórdica";

11. Pide a la Comisión que, de acuerdo con el Parlamento Europeo, en caso de que se produzcan violaciones de los derechos humanos o de los derechos de las minorías nacionales y de otras minorías en Rusia, aplique a este país las mismas restricciones comerciales que a otros países y que evite los dobles raseros;

12. Insta a la Comisión a que, en el diálogo con el Gobierno ruso, actúe para que mejore la situación de los derechos humanos en Chechenia;

13. Pide a la Comisión que, al prestar ayuda a Rusia a través del programa TACIS, destine fondos a la ejecución de los objetivos del programa Interreg III en los países y regiones vecinos de la UE (Belarús, Ucrania, Kaliningrado, Moldova y la región de San Petersburgo;

14. Pide a la UE y a Rusia que desarrollen una integración más profunda preparando e iniciando, inmediatamente después de la adhesión de Rusia a la OMC, negociaciones sobre la zona de libre comercio, dado que el acuerdo sobre la zona de libre comercio UE-Rusia constituirá una fase ambiciosa en la creación de un espacio económico común que incluirá el comercio de bienes y servicios, el derecho de establecimiento, normas sobre contratación pública, compatibilidad reglamentaria y otros aspectos comerciales;

15. Pide a la UE y a Rusia que presten especial atención a la evolución social y económica de la región de Kaliningrado, incluida la utilización efectiva de los beneficios de la Zona Económica Especial de Kaliningrado, contribuyendo de este modo a la creación del espacio económico común.

PROCEDIMIENTO

Título

Relaciones entre la UE y Rusia

Número de procedimiento

2004/2170(INI)

Comisión competente para el fondo

AFET

Comisión competente para emitir opinión
  Fecha del anuncio en el Pleno

INTA

28.10.2004

Cooperación reforzada

 

Ponente de opinión
  Fecha de designación

Jas Gawronski

30.9.2004

Examen en comisión

15.1.2005

 

 

 

 

Fecha de aprobación de las sugerencias

15.3.2005

Resultado de la votación final

a favor:

en contra:

abstenciones:

23

0

0

Miembros presentes en la votación final

Enrique Barón Crespo, Giulietto Chiesa, Francisco Assis, Daniel Caspary, Jan Christian Ehler, Glyn Ford, Béla Glattfelder, Jacky Henin, Sajjad Karim, Caroline Lucas, Erika Mann, Helmuth Markov, Javier Moreno Sánchez, Georgios Papastamkos, Godelieve Quisthoudt-Rowohl, Peter Šťastný, Robert Sturdy, Johan Van Hecke, Daniel Varela Suanzes-Carpegna y Zbigniew Zaleski

Suplentes presentes en la votación final

Danutė Budreikaitė, Anna Elzbieta Fotyga y Antolín Sánchez Presedo.

Suplentes (art. 178, apdo. 2) presentes en la votación final

 


PROCEDIMIENTO

Título

Relaciones UE–Rusia

Número de procedimiento

2004/2170(INI)

Fundamento reglamentario

art. 45

Comisión competente para el fondo
  Fecha del anuncio en el Pleno

AFET
28.10.2004

Comisión(es) competente(s) para emitir opinión
  Fecha del anuncio en el Pleno

INTA

28.10.2004

 

 

 

 

Opinión(es) no emitida(s)
  Fecha de la decisión

 

 

 

 

 

Cooperación reforzada
  Fecha del anuncio en el Pleno

 

 

 

 

 

Otra(s) propuesta(s) de recomendación incluida(s) en el informe

 

 

 

Ponente(s)
  Fecha de designación

Cecilia Malmström
13.9.2004

 

Ponente(s) sustituido(s)

 

 

Examen en comisión

30.3.2005

19.4.2005

 

 

 

Fecha de aprobación

26.4.2005

Resultado de la votación final

a favor:

en contra:

abstenciones:

60

0

4

Miembros presentes en la votación final

Vittorio Emanuele Agnoletto, Angelika Beer, Bastiaan Belder, Monika Beňová, André Brie, Elmar Brok, Simon Coveney, Véronique De Keyser, Camiel Eurlings, Anna Elzbieta Fotyga, Maciej Marian Giertych, Alfred Gomolka, Klaus Hänsch, Anna Ibrisagic, Toomas Hendrik Ilves, Jelko Kacin, Georgios Karatzaferis, Ioannis Kasoulides, Bogdan Klich, Helmut Kuhne, Vytautas Landsbergis, Armin Laschet, Cecilia Malmström, Emilio Menéndez del Valle, Francisco José Millán Mon, Philippe Morillon, Annemie Neyts-Uyttebroeck, James Nicholson, Raimon Obiols i Germà, Vural Öger, Cem Özdemir, Justas Vincas Paleckis, Tobias Pflüger, Mirosław Mariusz Piotrowski, Paweł Bartłomiej Piskorski, Poul Nyrup Rasmussen, Raül Romeva i Rueda, Libor Rouček, José Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra, Jacek Emil Saryusz-Wolski, György Schöpflin, Gitte Seeberg, Marek Maciej Siwiec, Hannes Swoboda, István Szent-Iványi, Konrad Szymański, Charles Tannock, Paavo Väyrynen, Inese Vaidere, Ari Vatanen, Karl von Wogau, Josef Zieleniec

Suplentes presentes en la votación final

Laima Liucija Andrikienė, Alexandra Dobolyi, Árpád Duka-Zólyomi, Michael Gahler, Gerardo Galeote Quecedo, Milan Horáček, Jaromír Kohlíček, Miguel Angel Martínez Martínez, Janusz Onyszkiewicz, Doris Pack, Aloyzas Sakalas, Anders Samuelsen, Csaba Sándor Tabajdi

Suplentes (art. 178, apdo. 2) presentes en la votación final

 

Fecha de presentación – A6

4.5.2005

A6-0135/2005

Última actualización: 8 de agosto de 2006Aviso jurídico