Procedimiento : 2013/2060(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0162/2013

Textos presentados :

A7-0162/2013

Debates :

PV 21/05/2013 - 5
CRE 21/05/2013 - 5

Votaciones :

PV 21/05/2013 - 6.15
CRE 21/05/2013 - 6.15

Textos aprobados :

P7_TA(2013)0205

INFORME     
PDF 309kWORD 186k
3 de mayo de 2013
PE 504.066v02-00 A7-0162/2013

sobre la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y los paraísos fiscales

(2013/2060(INI))

Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

Ponente: Mojca Kleva Kekuš

Ponente de opinión (*):

Eva Joly, Comisión de Desarrollo

(*) Procedimiento de comisiones asociadas – artículo 50 del Reglamento

ENMIENDAS
PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN de la Comisión de Desarrollo (*)
 OPINIÓN de la Comisión de Control Presupuestario
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y los paraísos fiscales

(2013/2060(INI)) El Parlamento Europeo,

El Parlamento Europeo,

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 6 de diciembre de 2012, sobre el plan de acción para reforzar la lucha contra el fraude fiscal y la evasión fiscal (COM(2012)0722),

–  Vista la Recomendación de la Comisión, de 6 de diciembre de 2012, sobre la planificación fiscal agresiva (C(2012)8806),

–  Vista la Recomendación de la Comisión, de 6 de diciembre de 2012, relativa a las medidas encaminadas a fomentar la aplicación, por parte de terceros países, de normas mínimas de buena gobernanza en el ámbito fiscal (C(2012)8805),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de junio de 2012, sobre formas concretas de reforzar la lucha contra el fraude fiscal y la evasión fiscal, también en relación con terceros países (COM(2012)0351),

–  Vista la Comunicación de la Comisión, de 28 de noviembre de 2012, titulada «Estudio Prospectivo Anual sobre el Crecimiento 2013» (COM(2012)0750),

  Vista la propuesta de la Comisión, de 5 de febrero de 2013, de una Directiva del Parlamento Europeo y del Consejo relativa a la prevención de la utilización del sistema financiero para el blanqueo de capitales y para la financiación del terrorismo (2013/0025 (COD)),

–  Vistas las Recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), de febrero de 2012, relativas a las normas internacionales sobre la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo y la proliferación,

–  Vista su Resolución, de 17 de abril de 2012, sobre la necesidad de adoptar medidas concretas para combatir el fraude y la evasión fiscales (2012/2599(RSP))(1),

–  Visto el informe, de 10 de febrero de 2012, de Richard Murphy, censor jurado de cuentas, titulado «Closing the European Tax Gap»,

–  Vista la Resolución del Consejo, de 1 de diciembre de 1997, relativa a un Código de conducta sobre la fiscalidad de las empresas, y el informe del Grupo «Código de Conducta» sobre la fiscalidad de las empresas, dirigido al Consejo el 4 de diciembre de 2012,

–  Visto el informe de la OCDE titulado «Addressing Base Erosion and Profit Shifting» (2013),

–  Vistas las Conclusiones del Ecofin y el informe del Ecofin al Consejo Europeo sobre cuestiones fiscales, de 22 de junio de 2012,

–  Vista su Resolución, de 8 marzo 2011, sobre la cooperación con países en desarrollo para promover la buena gobernanza en asuntos fiscales(2),

–  Vista su Resolución legislativa, de 19 de abril de 2012, sobre la propuesta de Directiva del Consejo relativa a una base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades (BICCIS)(3),

–  Visto el comunicado emitido tras la reunión de los Ministros de Hacienda y Gobernadores de los Bancos Centrales del G20 que tuvo lugar en Moscú los días 15 y 16 de febrero de 2013,

–  Vista su Resolución, de 10 de febrero de 2010, sobre el fomento de la buena gobernanza en el ámbito fiscal(4),

–  Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–  Vistos el informe de la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios y las opiniones de la Comisión de Presupuestos y de la Comisión de Control Presupuestario (A7-0162/2013),

A.  Considerando que, según las estimaciones, cada año deja de recaudarse en la UE la escandalosa cifra de un billón de euros debido al fraude, la evasión y la elusión fiscales, y la planificación fiscal agresiva, lo que supone un coste aproximado de 2 000 euros anuales por cada ciudadano de la Unión, sin que se estén tomando las medidas oportunas al respecto(5);

B.  Considerando que esa pérdida representa: un peligro para la protección de la economía social de mercado de la UE basada en unos servicios públicos de calidad; una amenaza para el buen funcionamiento del mercado único; una merma de la eficiencia y equidad de los sistemas tributarios de la UE; y un riesgo para la transformación ecológica de la economía; que genera y facilita un aprovechamiento en detrimento de la sociedad que conduce a una creciente desigualdad, aumenta la desconfianza de los ciudadanos en las instituciones democráticas y sirve de caldo de cultivo a un entorno de déficit democrático;

C.  Considerando que una parte importante de la sostenibilidad presupuestaria consiste en garantizar nuestra base de ingresos;

D.  Considerando que el fraude y la evasión fiscales constituyen una actividad ilegal de elusión de responsabilidades fiscales, mientras que, por otra parte, la elusión fiscal es una utilización legal pero indebida del régimen tributario para reducir o evitar responsabilidades fiscales, y la planificación fiscal agresiva consiste en aprovecharse de los aspectos técnicos de un sistema tributario o de los desajustes entre dos o más sistemas tributarios con el fin de reducir la responsabilidad fiscal;

E.  Considerando que las prácticas de elusión fiscal, que se ven favorecidas por la creciente desmaterialización de la economía, dan lugar a distorsiones de la competencia que son perjudiciales para las empresas y el crecimiento a escala europea;

F.  Considerando que la magnitud del problema del fraude y la elusión fiscales socava la confianza de los ciudadanos en la equidad y la legitimidad de la recaudación de impuestos y del sistema tributario en su conjunto;

G.  Considerando que la falta de coordinación de las políticas fiscales en la UE impone costes y cargas administrativas considerables a los ciudadanos y a las empresas que desarrollan actividades transfronterizas dentro de la UE, y puede desembocar en casos involuntarios de no imposición o generar fraude y elusión fiscales;

H.  Considerando que la persistencia de las distorsiones provocadas por prácticas fiscales opacas o perniciosas en territorios que funcionan como paraísos fiscales puede contribuir a que se produzcan movimientos artificiales de capitales y efectos negativos en el mercado interior de la UE; que la competencia fiscal perjudicial dentro de la UE va claramente en contra de la lógica del mercado único; que debe ponerse más empeño en la armonización de las bases impositivas dentro de una Unión económica, fiscal y presupuestaria cada vez más estrecha;

I.  Considerando que, en los últimos años, los países que se benefician de programas de ayuda han visto cómo, después de haber reforzado la recaudación de impuestos y eliminado privilegios de acuerdo con las propuestas de la Troika, muchas de sus grandes empresas abandonan su territorio para poder beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrecen otros países; que, en el caso de Grecia, la Comisión ha calculado que, desde principios de 2012, se han transferido hasta 60 000 millones de euros de este país a bancos suizos;

J.  Considerando que, en la práctica, esto ha desplazado la carga fiscal a los trabajadores y los hogares de bajos ingresos y ha obligado a los gobiernos a realizar recortes perjudiciales en los servicios públicos;

K.  Considerando que los recortes de puestos de trabajo que, debido a las medidas de austeridad, se han llevado a cabo en los últimos años en la mayoría de las autoridades fiscales de los Estados miembros han comprometido en grado sumo la aplicación del Plan de Acción de la Comisión;

L.  Considerando que el recurso a las prácticas de elusión fiscal por las compañías multinacionales contraviene el principio de competencia leal y responsabilidad empresarial;

M.  Considerando que, en respuesta a las medidas adoptadas por los Estados miembros para remediar la falta de transparencia, algunos contribuyentes han optado por realizar sus operaciones comerciales a través de otro territorio con un nivel de transparencia inferior;

N.  Considerando que las medidas nacionales unilaterales han demostrado, a menudo, ser ineficaces, ineficientes y, en algunos casos, incluso perjudiciales para la causa en cuestión, y que se impone una estrategia coordinada y pluridimensional a escala nacional, de la UE e internacional; que la lucha eficaz contra el fraude, la evasión y la elusión fiscales, y contra la planificación fiscal agresiva exige un firme refuerzo de la cooperación entre las autoridades fiscales de los distintos Estados miembros, así como una cooperación reforzada de las autoridades tributarias con otras autoridades policiales y judiciales dentro de un mismo Estado miembro;

O.  Considerando que, tal y como afirma la OCDE en su informe «Addressing Base Erosion and Profit Shifting», la principal cuestión política que debe abordarse es que los principios internacionales comunes extraídos de las experiencias nacionales para compartir las competencias fiscales no han seguido el ritmo de evolución del entorno empresarial; que se impone un papel más activo de la Comisión y los Estados miembros en el ámbito internacional para trabajar por el establecimiento de normas internacionales basadas en los principios de transparencia, intercambio de información y supresión de medidas fiscales perjudiciales;

P.  Considerando que los países en desarrollo no tienen la capacidad de negociación suficiente para forzar a los paraísos fiscales a cooperar, intercambiar información y ser transparentes;

Q.  Considerando que los periodistas de investigación, el sector no gubernamental y la comunidad académica han desempeñado un papel clave a la hora de denunciar casos de fraude y evasión fiscales y paraísos fiscales, y de informar debidamente de ello al público;

R.  Considerando que el fortalecimiento de los medios empleados para detectar el fraude fiscal debería ir acompañado de la consolidación de la legislación actual en materia de ayuda a la recaudación y de una igualdad de trato fiscal, y ser viable para las empresas;

S.  Considerando que, en la reunión del G-20 celebrada en febrero de 2013 en Moscú, los ministros de Hacienda europeos se comprometieron a adoptar las medidas necesarias para luchar contra la elusión fiscal y confirmaron que las medidas nacionales no eran suficientes por sí solas para obtener los resultados deseados;

T.  Considerando que los precios de transferencia que dan lugar a la elusión fiscal afectan negativamente a los presupuestos de los países en desarrollo, imponiéndoles una pérdida estimada de cerca de 125 000 millones de euros anuales en ingresos fiscales, lo que representa casi el doble de la cantidad que los países en desarrollo reciben a título de ayuda internacional;

U.  Considerando que la competencia para legislar en materia de fiscalidad recae actualmente en los Estados miembros;

1.  Acoge con satisfacción el plan de acción de la Comisión y las recomendaciones por las que insta a los Estados miembros a que adopten medidas inmediatas y coordinadas contra los paraísos fiscales y la planificación fiscal agresiva;

2.  Acoge con satisfacción la determinación manifestada por los ministros de Hacienda del G-20 para abordar la erosión de la base impositiva y la transferencia de beneficios;

3.  Insta a los Estados miembros a que se mantengan firmes en su compromiso, hagan suyo el plan de acción de la Comisión y apliquen íntegramente las dos recomendaciones; insiste en que los Estados miembros entablen negociaciones serias, lleven a término los procedimientos relacionados con todas las propuestas legislativas pendientes y apliquen medidas en materia de fraude, evasión y elusión fiscales, y de planificación fiscal agresiva y paraísos fiscales en territorios que dependan de ellos;

4.  Lamenta que los Estados miembros todavía no hayan logrado llegar a un acuerdo sobre propuestas legislativas clave, como la propuesta de 2008 de modificación de la Directiva 2003/48/CE del Consejo en materia de fiscalidad de los rendimientos del ahorro en forma de pago de intereses o la propuesta de 2011 de Directiva del Consejo sobre una base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades;

5.  Lamenta la falta de progresos sustanciales hasta la fecha en materia de fiscalidad en el marco de los compromisos del Pacto por el Euro Plus;

6.  Acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión de establecer una plataforma de buena gobernanza fiscal; pide a la Comisión que supervise estrechamente la aplicación de ambas recomendaciones en todos los Estados miembros y que consulte y haga participar en las actividades de la plataforma a los grupos de trabajo nacionales sobre fiscalidad, a los interlocutores sociales y a los sindicatos; pide a la Comisión que presente un informe anual al Consejo y al Parlamento Europeo sobre el trabajo y los resultados alcanzados por la plataforma;

7.  Considera que el alcance y la gravedad del problema, así como la urgencia de las acciones necesarias, han quedado puestos de relieve por la información sobre las cuentas secretas en paraísos fiscales que el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación publicó en abril de 2013; reitera, en vista de ello, su llamamiento en favor de un compromiso europeo e internacional reforzado con la transparencia que lleve a un acuerdo internacional vinculante y multilateral sobre el intercambio automático de información fiscal,

El papel de la UE en el ámbito internacional

8.  Hace hincapié en que la UE debe liderar el debate sobre la lucha contra el fraude, la evasión, la elusión y los paraísos fiscales en la OCDE, el Foro mundial sobre transparencia e intercambio de información a efectos fiscales, el G-20, el G-8 y demás foros multinacionales; Insta a la Comisión y a los Estados miembros a que hagan hincapié de forma sistemática en la escena internacional en la importancia fundamental de la cooperación reforzada para luchar contra el fraude, la evasión y la elusión fiscales, la planificación fiscal agresiva y los paraísos fiscales; subraya que, cuando convenga, la UE debe convencer a terceros países de que consoliden sus respectivos sistemas de recaudación de impuestos y mejoren su eficacia, adhiriéndose a los principios de transparencia, intercambio automático de información y abolición de medidas fiscales perniciosas, y ayudarlos a ello; anima al Consejo y a la Comisión a que mejoren su asistencia técnica y creación de capacidad en los países en desarrollo;

9.  Considera de capital importancia que los Estados miembros autoricen a la Comisión a negociar acuerdos fiscales con terceros países en nombre de la UE en vez de continuar con la práctica de las negociaciones bilaterales, que producen resultados insuficientes desde el punto de vista de la UE en su conjunto y, a menudo también, del de los Estados miembros afectados;

10.  Destaca la obligación que tienen los Estados miembros que han recibido(6) o esperan recibir ayuda financiera de tomar medidas para reforzar y mejorar su capacidad de recaudación y luchar contra el fraude y la evasión fiscales; insta a la Comisión a que amplíe esta obligación para incluir las medidas dirigidas a combatir el blanqueo de capitales, la elusión fiscal y la planificación fiscal agresiva;

11.  Pide a la Comisión que no conceda ayudas y que garantice que los Estados miembros no proporcionan ayudas estatales ni acceso a la contratación pública a empresas que incumplan las normas fiscales de la UE; pide a la Comisión y a los Estados miembros que exijan la comunicación de información relacionada con sanciones o condenas por delitos tributarios a todas las empresas que postulen a contratos públicos; sugiere que las autoridades públicas, respetando las obligaciones que les incumben en virtud de la Directiva sobre morosidad revisada, pueden incluir una cláusula en los contratos públicos que les permita rescindir un contrato si el proveedor incumple a posteriori las obligaciones fiscales;

12.  Pide a la Comisión que proponga normas comunes para los tratados fiscales entre los Estados miembros y los países en desarrollo con el fin de evitar la erosión de la base imponible en estos países;

13.  Pide a la Comisión que dote a la DG TAXUD de más recursos presupuestarios y humanos para que pueda desarrollar políticas y propuestas de la UE en materia de doble no imposición y evasión y fraude fiscales;

14.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que insistan, en sus respectivas relaciones con terceros países, en la estricta aplicación de las normas de la UE en asuntos fiscales, en particular, en lo que respecta a futuros acuerdos comerciales bilaterales o multilaterales;

15.  Se congratula de que la ley estadounidense contra la evasión fiscal (Foreign Account Tax Compliance Act, FATCA) constituya un primer paso hacia un intercambio automático de información entre la UE y los EE.UU. para luchar contra el fraude y la evasión fiscales a escala internacional; lamenta, no obstante, que en las negociaciones con los EE.UU. se haya adoptado un enfoque bilateral/intergubernamental, en lugar de una posición negociadora común para la UE; lamenta la falta de reciprocidad en el intercambio de información; pide que, en este contexto, se respeten los derechos de los ciudadanos de la UE en materia de protección de datos;

16.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que revisen exhaustivamente y apliquen debidamente las recomendaciones del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), de febrero de 2012;

Objetivo principal – Poner coto a la brecha fiscal

17.  Pide a los Estados miembros que se comprometan a alcanzar el objetivo ambicioso, aunque realista, de reducir a la mitad la brecha fiscal antes de 2020, ya que ello crearía gradualmente un potencial de ingresos fiscales considerablemente mayor sin necesidad de elevar los tipos impositivos;

18.  Reconoce, además, que ampliar la base impositiva existente, en lugar de incrementar los tipos impositivos o introducir nuevos impuestos, podría generar ingresos adicionales para los Estados miembros;

19.  Pide a la Comisión que desarrolle finalmente una estrategia exhaustiva, basada en acciones legislativas concretas, dentro del marco de los Tratados vigentes, para colmar la brecha fiscal en la UE, y que vele por que todas las empresas que desarrollen actividades en la UE cumplan sus obligaciones fiscales en todos los Estados miembros en los que operen;

20.  Hace hincapié en que la adopción de medidas para reducir la brecha fiscal y combatir los paraísos fiscales y la evasión y elusión fiscales generarían condiciones competitivas justas y transparentes en el mercado interior, facilitarían la consolidación presupuestaria al tiempo que disminuirían los niveles de deuda soberana, incrementarían los recursos de inversión pública, mejorarían la eficiencia y la equidad de los regímenes tributarios nacionales, y elevarían los niveles generales de cumplimiento de las obligaciones fiscales, tanto en la UE como en los países en desarrollo;

21.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros a que saquen mejor partido del programa Fiscalis, integrando en él la estrategia de reducción de la brecha tributaria;

22.  Pide a la Comisión que estudie la posibilidad de introducir la fiscalidad europea en los modelos empresariales transfronterizos y el comercio electrónico;

Propone que las siguientes medidas constituyan el núcleo de la estrategia para reducir la brecha tributaria en la UE:

Fraude fiscal y evasión fiscal

23.  Insta a los Estados miembros a dotar de recursos humanos, técnicos y financieros suficientes a sus administraciones tributarias nacionales y a su personal de inspección fiscal, así como a asignar recursos para la formación del personal de la administración tributaria que se centre en la cooperación transfronteriza en materia de fraude y elusión fiscales, y a introducir instrumentos contundentes de lucha contra la corrupción;

24.  Pide a la Comisión que tome medidas inmediatas con respecto a la transparencia de los pagos de impuestos de las empresas, obligando a todas las multinacionales a publicar una sola y única cifra por el monto del impuesto pagado en cada Estado miembro en el que operan;

25.  Subraya la importancia de una base imponible consolidada común del impuesto sobre sociedades (BICCIS) y pide a los Estados miembros que acuerden y pongan en práctica una BICCIS, pasando gradualmente de un régimen opcional a otro obligatorio tal y como se define en la Resolución legislativa del Parlamento Europeo, de 19 de abril de 2012, sobre la propuesta de Directiva del Consejo relativa a una BICCIS;

26.  Opina que las autoridades competentes deben tomar medidas y suspender o revocar las licencias bancarias de las entidades financieras y de los asesores financieros que favorezcan el fraude fiscal ofreciendo a sus clientes productos o servicios que les permitan evadir impuestos, o que se nieguen a colaborar con las autoridades tributarias;

27.  Se felicita de que la Comisión haya incluido la lista de delitos fiscales como delitos principales en relación con el blanqueo de capitales en el ámbito de aplicación de la nueva Directiva sobre blanqueo de capitales (2013/0025 (COD)) y pide la rápida aplicación de esta; anima a la Comisión a que introduzca propuestas para abordar el fraude fiscal de forma armonizada en el marco del Derecho penal, en particular, en lo que respecta a investigaciones transfronterizas y conjuntas; advierte a la Comisión que intensifique su cooperación con otros órganos policiales y judiciales de la UE, en particular, con las autoridades responsables en materia de lucha contra el blanqueo de dinero, justicia y seguridad social;

28.  Pide a los Estados miembros que eliminen de su legislación nacional todos los obstáculos que dificulten la cooperación y los intercambios de información fiscal con las instituciones de la UE y entre Estados miembros, garantizando al mismo tiempo la protección efectiva de los datos de los contribuyentes;

29.  Pide a la Comisión que identifique los ámbitos en los que podría mejorarse la reglamentación de la UE y la cooperación administrativa entre Estados miembros a fin de reducir el fraude fiscal, también mediante el uso adecuado de los programas Fiscalis y Aduana;

30.  Acoge con satisfacción la adopción por el Consejo del nuevo marco para la cooperación administrativa y pide su pronta aplicación por los Estados miembros;

31.  Anima a los Estados miembros a buscar pruebas irrefutables de evasión fiscal en otros registros públicos, como las bases de datos de vehículos de motor, terrenos, yates y otros bienes, y a compartirlas con otros Estados miembros y con la Comisión;

32.  Destaca la importancia de poner en práctica nuevas estrategias y de hacer un uso más eficiente de las estructuras de la UE existentes para combatir de forma más eficaz el fraude del IVA, en particular, el fraude en cascada; insta, en este sentido, al Consejo a que adopte y aplique rápidamente la Directiva por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, por lo que respecta a la implantación de un mecanismo de reacción rápida contra el fraude en el ámbito del IVA;

33.  Alienta a los Estados miembros a que prosigan y multipliquen, en el marco del nuevo programa Fiscalis 2020, los controles simultáneos para detectar y luchar contra el fraude fiscal transfronterizo, y faciliten la presencia de funcionarios extranjeros en los servicios de sus administraciones tributarias y durante las investigaciones administrativas; destaca la importancia de una mayor cooperación entre las autoridades fiscales y otros órganos policiales y judiciales, especialmente con el fin de compartir la información obtenida en relación con las investigaciones relacionadas con el blanqueo de dinero y delitos conexos;

34.  Recuerda que no podrá erradicarse la economía informal sin ofrecerse los estímulos oportunos; sugiere, asimismo, que los Estados miembros informen, mediante un cuadro de indicadores, sobre en qué medida han logrado reducir sus economías informales;

35.  Apoya los esfuerzos de la Organización Internacional de Comisiones de Valores (OICV) por introducir identificadores de entidades jurídicas como paso para garantizar la trazabilidad y la transparencia de las operaciones financieras, elemento este clave para facilitar la lucha contra el fraude fiscal;

36.  Observa que la supresión de ventajas fiscales daría margen para realizar amplias reformas orientadas a un sistema fiscal sencillo, comprensible y justo;

37.  Señala que los procedimientos judiciales de lucha contra el fraude fiscal son engorrosos y lentos y que los culpables acaban siendo condenados a penas relativamente leves, por lo que el fraude fiscal se convierte, prácticamente, en un delito sin riesgo;

38.  Hace hincapié en las posibilidades de la administración electrónica para aumentar la transparencia y luchar contra el fraude y la corrupción contribuyendo, así, a proteger los fondos públicos; insiste en la necesidad de contar con legislación que permita la innovación continua;

39.  Pide a la Comisión que aborde específicamente el problema de la planificación fiscal agresiva entre los distintos sistemas tributarios de los Estados miembros;

40.  Constata, no obstante que, dado que el IVA constituye un «recurso propio», la evasión fiscal en materia de IVA tiene una influencia directa tanto en las economías de los Estados miembros como en el presupuesto de la UE; recuerda que, en palabras del Tribunal de Cuentas, «la evasión del IVA afecta a los intereses financieros de los Estados miembros e incide en el presupuesto de la UE porque tiene el efecto de reducir los recursos propios basados en el IVA. Esta pérdida se compensa con el recurso propio basado en la RNB, lo que altera las contribuciones de los distintos Estados miembros al presupuesto de la UE. Además, el fraude fiscal perjudica el funcionamiento del mercado interior e impide la libre competencia»(7);

41  Toma nota de que el régimen del IVA de la UE representa un porcentaje importante de los ingresos del sector público –el 21 % en 2009(8)– así como que también genera un nivel elevado tanto de costos de adecuación superfluos como de evasión fiscal;

42.  Señala que desde la introducción del IVA, su modelo de recaudación no se ha modificado; subraya que este modelo está desfasado debido a los numerosos cambios que han tenido lugar en los planos tecnológico y económico y que su uso continuado genera pérdidas importantes;

43.  Pone de relieve que el funcionamiento correcto del sistema aduanero tiene consecuencias directas en términos del cálculo del IVA; expresa su profunda preocupación por que los controles aduaneros en la UE no estén funcionado adecuadamente, lo que provoca pérdidas importantes en términos de IVA(9); considera inaceptable que en la mayoría de Estados miembros las autoridades tributarias no tengan acceso directo a los datos aduaneros y que, por consiguiente, no se pueda hacer un control cruzado automatizado de los datos fiscales; recuerda que la delincuencia organizada está perfectamente al tanto de las debilidades del sistema actual;

44.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que examinen el posible establecimiento de medidas para permitir la reutilización social de los fondos confiscados a raíz de procesos penales en casos de fraude y elusión fiscales; pide, por consiguiente, que una parte sustancial de los fondos confiscados se reutilice con fines sociales y se inyecte de nuevo en las economías locales y regionales directa o indirectamente afectadas por la delincuencia fiscal;

45.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que promuevan un entorno en el que el papel de la sociedad civil a la hora de denunciar casos de fraude fiscal y paraísos fiscales goce de total protección, en particular, mediante la creación de sistemas eficaces de denuncia y protección de las fuentes periodísticas;

Elusión fiscal y planificación fiscal agresiva

46.  Pide a los Estados miembros que, con carácter prioritario, adopten y apliquen la Directiva sobre el ahorro en su versión modificada a fin de colmar las lagunas de la Directiva existente y prevenir mejor la evasión fiscal;

47.  Se felicita de las conversaciones internacionales sobre la actualización de las orientaciones de la OCDE sobre precios de transferencia, es decir, la transferencia de beneficios a los paraísos fiscales para evitar la imposición tanto en países desarrollados como en desarrollo; Pide a la Comisión y a los Estados miembros que actúen de inmediato y revisen las normas vigentes sobre precios de transferencia, en particular, en relación con el desplazamiento del riesgo y los activos inmateriales, el reparto artificial de la propiedad de activos entre entidades jurídicas de un mismo grupo, y las operaciones entre estas entidades que raramente se darían entre entes independientes; pide a la Comisión que desarrolle el sistema de acuerdos previos sobre precios de transferencia, por el que sumará un nuevo requisito a las obligaciones existentes en virtud de las orientaciones sobre la documentación sobre precios de transferencia de la UE; sugiere que la documentación y los requisitos exigidos en relación con las declaraciones de impuestos sean mayores para las operaciones con territorios que estén en la «lista negra»;

48.  Celebra los progresos realizados en lo que respecta a la publicación de información desglosada por países con arreglo a las Directivas sobre contabilidad y transparencia; insta a la Comisión a introducir, como el siguiente paso, la exigencia de publicar información desglosada por países para las empresas multinacionales de todos los sectores, mejorando la transparencia de las operaciones de pago, de modo que estén obligadas a ofrecer información como la naturaleza de la actividad de la empresa y su ubicación geográfica, el volumen de negocio, el número de empleados en equivalentes a tiempo completo, el resultado bruto, los impuestos sobre el resultado, y las subvenciones públicas recibidas por país sobre las operaciones del grupo, a fin de controlar que respetan las debidas normas sobre los precios de transferencia;

49.  Pide que se proponga la revisión de la Directiva sobre blanqueo de capitales para que se complemente con la introducción de la obligación de crear registros estatales de acceso público que contengan información sobre los beneficiarios efectivos de las empresas, los fideicomisos, las fundaciones y otras estructuras jurídicas similares;

50.  Pide a los Estados miembros que mejoren la eficacia del Código de Conducta sobre la fiscalidad de las empresas planteando ante el Consejo determinados asuntos cuando se necesiten urgentemente decisiones políticas; insta a la Comisión a que intervenga activamente en aquellos casos en los que el Grupo del Código de Conducta no pueda establecer de común acuerdo procedimientos que permitan eliminar las incoherencias entre los sistemas tributarios nacionales;

51.  Pide a la Comisión que prepare y promueva un código de conducta para auditores y asesores; pide a las empresas de auditoría que avisen a las autoridades tributarias nacionales de cualquier signo de planificación fiscal agresiva que detecten en las empresas auditadas;

52.  Considera que los auditores no deben poder prestar servicios prohibidos distintos de los de auditoría, y que los servicios de asesoramiento fiscal sobre las transacciones de estructuración y la consultoría fiscal deben considerarse como tales;

53.  Observa que la correcta identificación de los contribuyentes es esencial para que el intercambio de información entre las administraciones tributarias nacionales sea satisfactorio; pide a la Comisión que acelere la creación de un número de identificación fiscal de la UE (NIF), aplicable a todas las personas físicas y jurídicas que intervengan en operaciones transfronterizas; opina que el NIF debería estar conectado a una base de datos abierta de carácter internacional del sistema de intercambio de información sobre el IVA (VIES), contribuyendo así a identificar los impuestos impagados y otras responsabilidades incumplidas;

54.  Solicita a la Comisión que en 2013 presente una propuesta de revisión de la Directiva sobre sociedades matrices y filiales y de la Directiva sobre intereses y cánones, con vistas a revisar y alinear las cláusulas antiabusos de ambas Directivas y a erradicar en la UE la doble no imposición propiciada por el recurso a entidades híbridas e instrumentos financieros;

55.  Insta a los Estados miembros a que pongan en práctica sin demora la propuesta de la Comisión de introducir una norma general común contra las prácticas abusivas para evitar así las prácticas de planificación fiscal agresiva, y a que incluyan una cláusula en sus convenios de doble imposición para evitar casos de doble no imposición; alienta a los Estados miembros a ignorar cualesquiera beneficios fiscales derivados de acuerdos artificiales o que no tengan un carácter comercial; propone que se empiece a trabajar sobre la formulación de un conjunto coherente de normas para los Estados miembros a fin de evitar la doble imposición;

56.  Acoge con satisfacción el trabajo de la Comisión para crear un código del contribuyente europeo; opina que dicho código contribuirá a incrementar la legitimidad e inteligibilidad del sistema impositivo actual, potenciar la cooperación y la confianza entre las administraciones tributarias y los contribuyentes, y ayudar a estos últimos garantizando una mayor transparencia en lo relativo a sus derechos y obligaciones;

57.  Anima a la Comisión y a los Estados miembros a establecer mecanismos eficientes de recaudación de impuestos que minimicen la distancia entre los contribuyentes y las autoridades tributarias y maximicen el uso de la tecnología moderna; pide a la Comisión que aborde las complejidades relativas a la imposición del comercio electrónico mediante el desarrollo de las oportunas normas de la UE;

58.  Pide a los Estados miembros que garanticen que la presión del sector financiero, que deriva a menudo en una elusión fiscal legal y en sistemas de planificación fiscal agresiva, sea lo más transparente posible;

59.  Insta a la Comisión Europea a que regule los flujos financieros que transitan desde los Estados miembros hacia terceros países con fines de elusión fiscal, con el fin de crear un marco fiscal competitivo y equilibrado;

60.  Insta a la Comisión a tomar medidas respecto de los servicios de planificación fiscal agresiva de las empresas, en particular en el sector de los servicios financieros;

61.  Pide a la Comisión que lleve a cabo un análisis pormenorizado de las diferencias que existen en el seno de los Estados miembros entre impuestos legales e impuestos efectivos en materia de imposición de sociedades, con el fin de que el debate sobre la armonización fiscal se base en datos objetivos;

62.  Pide a los Estados miembros que notifiquen y hagan públicas las distintas decisiones en materia fiscal adoptadas por las autoridades nacionales respecto de las empresas transfronterizas; insiste en que los Estados miembros apliquen requisitos de fondo estrictos a las empresas transfronterizas que quieran obtener acuerdos fiscales previos;

63.  Observa que, aunque los fideicomisos suelen servir de canal para la evasión fiscal, constata con preocupación que la mayoría de los países no exige un registro de sus estatutos; pide a la UE que introduzca un registro europeo para los fideicomisos y otros entes opacos, como requisito previo para combatir la elusión fiscal;

Paraísos fiscales

64.  Pide un planteamiento común de la UE con respecto a los paraísos fiscales;

65.  Pide a la Comisión que adopte una definición clara y un conjunto común de criterios para identificar los paraísos fiscales, así como medidas apropiadas aplicables a los territorios que se identifiquen como tales, para su aplicación antes del 31 de diciembre de 2014, y que garantice que se aplique de forma coherente en toda la legislación de la UE; sugiere que la definición se base en las normas de la OCDE en materia de transparencia e intercambio de información, así como en los principios y criterios del Código de Conducta; estima, a este respecto, que debe considerarse paraíso fiscal todo territorio en el que se cumplan varios de los siguientes indicadores:

i)  las ventajas se otorgan solo a los no residentes, o solo con respecto a las operaciones realizadas con no residentes,

ii)  las ventajas están totalmente aisladas del mercado nacional, de modo que no afectan a la base fiscal nacional,

iii)  las ventajas se otorgan aun cuando no exista ninguna actividad económica real ni presencia económica sustancial dentro del territorio que ofrezca dichas ventajas fiscales,

iv)  las normas para determinar los beneficios derivados de las actividades internas de los grupos de empresas multinacionales no se ajustan a los principios internacionalmente reconocidos, particularmente, a las normas acordadas en la OCDE,

v)  las medidas fiscales carecen de transparencia, incluida una aplicación de las disposiciones legales a nivel administrativo con menos rigor y sin transparencia,

vi)  no se aplican impuestos a las rentas pertinentes o solo se aplican impuestos simbólicos,

vii)  existe una legislación o unas prácticas administrativas que impiden un intercambio efectivo de información a efectos fiscales con otros gobiernos sobre los contribuyentes que se benefician de la ausencia de imposición o de la imposición simbólica, lo que contraviene las normas dispuestas en el artículo 26 del Modelo de Convenio Tributario sobre la Renta y sobre el Patrimonio de la OCDE,

viii)  se crean estructuras opacas y secretas que hacen que la creación y el funcionamiento de los registros de empresas y de fideicomisos y fundaciones no sean exhaustivos y carezcan de transparencia,

ix)  el territorio está incluido por el GAFI en la lista de países y territorios no cooperadores;

66.  Insta a la Comisión a recopilar y crear una lista negra pública europea de paraísos fiscales antes del 31 de diciembre de 2014; pide, en este contexto, a las autoridades pertinentes que:

–  suspendan o concluyan los convenios de doble imposición vigentes con los territorios incluidos en la lista negra, y que establezcan convenios de doble imposición con los territorios que hayan dejado de ser paraísos fiscales,

–  prohíban el acceso a la contratación pública de bienes y servicios de la UE por parte de empresas radicadas en territorios incluidos en la lista negra y se nieguen a concederles ayudas estatales,

–  prohíban el acceso a ayudas estatales y europeas a las empresas que sigan realizando operaciones con entidades pertenecientes a los territorios incluidos en la lista negra,

–  revisen las Directivas sobre contabilidad y auditoría para exigir una contabilidad y auditoría separadas de las pérdidas y ganancias de cada sociedad de cartera de las entidades jurídicas de la UE radicadas en un territorio incluido en la lista negra,

–  prohíban a las entidades financieras y los asesores financieros de la UE establecer o mantener filiales y sucursales en territorios incluidos en la lista negra y estudiar la revocación de licencias de las entidades financieras y los asesores financieros que mantengan filiales y sigan operando en territorios incluidos en la lista negra,

–  introduzcan un impuesto especial sobre todas las operaciones hacia y desde los territorios incluidos en la lista negra,

–  aseguren la abolición de las exenciones de las retenciones a cuenta en el caso de personas que no sean residentes fiscales en los territorios incluidos en la lista negra;

–  estudien una serie de opciones de no reconocimiento, dentro de la UE, del estatuto jurídico de empresas creadas en territorios incluidos en la lista negra,

–  apliquen barreras arancelarias en casos de comercio con países terceros incluidos en la lista negra,

–  refuercen el diálogo entre la Comisión y el Banco Europeo de Inversiones para velar por que se retiren las inversiones destinadas a proyectos, beneficiarios e intermediarios de territorios incluidos en la lista negra;

Dimensión internacional

67.  Considera que las normas mínimas contempladas en la Recomendación de la Comisión relativa a las medidas encaminadas a fomentar la aplicación, por parte de terceros países, de normas mínimas de buena gobernanza deben aplicarse también explícitamente a los Estados miembros;

68.  Anima a los Estados miembros a ofrecer cooperación y asistencia a terceros países en desarrollo que no son paraísos fiscales para ayudarles a abordar de manera eficaz el fraude y la elusión fiscales, en particular, a través de medidas dirigidas a la creación de capacidad; respalda la petición de la Comisión de que, para ello, los Estados miembros deberían enviar a expertos fiscales a dichos países por un período de tiempo limitado;

69.  Pide a la Comisión que contribuya plenamente al desarrollo del proyecto BEPS (Base Erosion and Profit Shifting) de la OCDE, compartiendo análisis sobre los regímenes fiscales problemáticos en y entre los Estados miembros, y sobre los cambios que se imponen en los Estados miembros y en la UE para evitar el fraude y la evasión fiscales, así como cualquier forma de planificación fiscal agresiva; pide a la Comisión que informe periódicamente al respecto al Consejo y al Parlamento;

70.  Insiste en la necesidad de movilizar y garantizar los ingresos fiscales en los países en desarrollo con objeto de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ya que se trata de un recurso más fiable y sostenible que las ayudas recibidas del extranjero y contribuye a reducir la deuda; observa, no obstante, que el coeficiente de ingresos fiscales/PIB es bajo en la mayoría de los países en desarrollo, que afrontan dificultades sociales, políticas y administrativas para establecer un sistema de finanzas públicas sólido, lo que los hace especialmente vulnerables a la evasión fiscal y a las actividades elusivas de los contribuyentes y las empresas;

71.  Señala que las salidas ilícitas de capital explican en gran parte la deuda de los países en desarrollo, mientras que una planificación fiscal agresiva es contraria a los principios de la responsabilidad social de las empresas;

72.  Observa que los sistemas fiscales de muchos países en desarrollo no son acordes con las normas internacionales (en cambio, muestran competencias fiscales débiles e ineficacia de la administración fiscal, alto nivel de corrupción, capacidad insuficiente para instaurar y mantener registros fiscales que funcionen adecuadamente, etc.); pide a la UE que aumente su asistencia en el marco del Instrumento de Cooperación al Desarrollo (ICD) y del Fondo Europeo de Desarrollo (FED) en lo que se refiere a la gobernanza fiscal y a la acción contra el fraude fiscal internacional y una excesiva optimización, contribuyendo a reforzar la capacidad de los países en desarrollo para detectar y perseguir prácticas inadecuadas mediante una mayor cooperación en gobernanza fiscal; considera asimismo que debe prestarse apoyo a la reconversión económica de los países en desarrollo que son paraísos fiscales;

73.  Acoge con satisfacción los primeros pasos dados por el Foro Global con las revisiones inter pares sobre evasión fiscal; considera, sin embargo, que las normas del Foro Global, centradas en el sistema de intercambio de información «previa petición» auspiciado por la OCDE, no serán eficaces para atajar los flujos financieros ilícitos;

74.  Pone de relieve que los acuerdos para evitar la doble imposición (ADI), al aplicar un régimen de estructura bilateral y no multilateral en el ámbito fiscal transnacional, conllevan el riesgo de fomentar políticas de precios transferenciales y el arbitraje regulatorio; pide a la Comisión, por consiguiente, que se abstenga de favorecer acuerdos de esta índole en detrimento de los acuerdos sobre intercambio de información fiscal, ya que en muchos casos los primeros se traducen para los países en desarrollo en una pérdida de ingresos fiscales debido a unos tipos de retención fiscal inferiores sobre los dividendos, los intereses y los pagos de cánones;

75.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la OCDE y al Comité de Expertos sobre Cooperación Internacional en Cuestiones de Tributación de las Naciones Unidas, al Comité de vigilancia de la OLAF y a la OLAF.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2012)0137.

(2)

DO C 279 E de 7.7.2012, p. 37.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2012)0135.

(4)

DO C 341 E de 16.12.2010, p. 29.

(5)

http://ec.europa.eu/taxation_customs/taxation/tax_fraud_evasion/index_en.htm

(6)

Reglamento (UE) nº …/2012 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el reforzamiento de la supervisión económica y presupuestaria de los Estados miembros cuya estabilidad financiera dentro de la zona del euro experimenta o corre el riesgo de experimentar graves dificultades.

(7)

Informe especial de Tribunal de Cuentas nº 13/2011, p. 11, apartado 5.

(8)

Parlamento Europeo, Dirección General de Políticas Interiores de la Unión, Departamento Temático A (Políticas Económicas y Científicas): «Simplifying and Modernising VAT in the Digital Single Market» (Simplificación y modernización del IVA en el mercado único digital) (IP/A/IMCO/ST/2012_03), septiembre de 2012, http://www.europarl.europa.eu/committees/en/studiesdownload.html?languageDocument=EN&file=75179.

(9)

En su Informe Especial nº 13/2011, el Tribunal de Cuentas Europeo consideró que la aplicación del régimen aduanero 42 supuso, por sí solo, en 2009, un importe extrapolado de pérdidas que asciende a unos 2 200 millones EUR en los siete Estados miembros auditados por el Tribunal, lo que representa el 29 % del IVA teóricamente aplicable a la base imponible de la totalidad de las importaciones efectuadas con arreglo al régimen aduanero 42 en 2009 en dichos siete Estados miembros de la UE.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Una brecha tributaria europea escandalosa

Se estima que la UE pierde un billón de euros de ingresos públicos al año debido al fraude y la elusión fiscales. La brecha tributaria ha alcanzado una magnitud alarmante y representa un coste anual de aproximadamente 2 000 euros por ciudadano europeo. El promedio de ingresos tributarios que pierde Europa hoy en día supera el importe total que los Estados miembros gastan en sanidad y equivale a más de cuatro veces el importe destinado a la educación en la UE.

La brecha tributaria actual en Europa representa no solo una pérdida alarmante de ingresos públicos, sino también un peligro para salvaguardar el modelo social de la UE, basado en servicios públicos universales y de calidad. Supone una amenaza al funcionamiento correcto del mercado interior y una merma de la eficiencia y la equidad de los sistemas tributarios dentro de la UE. La pérdida de ingresos sigue incrementando los niveles de déficit y deuda en los Estados miembros en el momento más decisivo de la lucha contra la crisis. Debido al fraude y la elusión fiscales, los fondos disponibles para fomentar la inversión pública, el crecimiento y el empleo son cada vez más escasos.

Todo ello coincide con la mayor crisis económica, financiera y social desde hace décadas, un contexto en el que los estabilizadores automáticos del Estado de bienestar son más importantes que nunca para garantizar el crecimiento y la cohesión social. Recordemos asimismo que la imposición fiscal efectiva y progresiva posee una importancia fundamental para las autoridades públicas a la hora de cumplir sus obligaciones y satisfacer las necesidades y las expectativas de los ciudadanos.

Gran parte de los capitales no gravados se destina a operaciones financieras, en lugar de a la inversión y el consumo públicos. Además, la falta de coordinación de las políticas fiscales en la UE puede imponer costes y cargas administrativas significativas a los ciudadanos y a las empresas que desarrollen actividades transfronterizas dentro de la UE, y puede desembocar en casos de no imposición o llevar al fraude y la elusión fiscales. Hoy en día, un número cada vez mayor de empresas y ciudadanos europeos está en una situación de desventaja competitiva con respecto a aquellos que encuentran formas de evitar pagar lo que les corresponde. Como consecuencia, la magnitud del problema del fraude y la elusión fiscales termina por socavar la confianza de los ciudadanos en la equidad y la legitimidad de la recaudación de impuestos y del sistema tributario en su conjunto.

Además, durante los últimos años los países que se benefician de programas de ayuda han visto cómo, después de reforzar la recaudación de impuestos y eliminar privilegios de acuerdo con las propuestas de la Troika, muchas de sus grandes empresas abandonan su territorio para beneficiarse de las ventajas fiscales que ofrecen otros países. En el caso de Grecia, la Comisión ha calculado que, desde principios de 2012, hasta 60 000 millones de euros procedentes de este país han ido a parar a bancos suizos.

El fraude y la elusión fiscales, por consiguiente, representan un problema grave y pluridimensional, que exige un planteamiento coordinado a nivel nacional, de la UE e internacional. Dado que los Estados miembros conservan sus competencias en materia fiscal, es importante que estos tomen medidas a nivel nacional. No obstante, teniendo en cuenta la globalización actual de la economía y la naturaleza transfronteriza del fraude y la elusión fiscales, así como el afán de los Estados miembros por mantener su competitividad, las medidas unilaterales a nivel nacional sencillamente no bastan, por sí solas, para lograr el efecto deseado. Por lo tanto, todos los esfuerzos deben ir dirigidos a establecer una estrategia fiscal común europea, concreta y cohesionada, que todos los Estados miembros adopten y pongan en práctica

Objetivo principal: reducir la brecha tributaria a la mitad antes de 2020

Tanto el plan de acción de la Comisión para una respuesta más efectiva de la UE al fraude y la elusión fiscales como las recomendaciones encaminadas a animar a los Estados miembros a adoptar medidas inmediatas y coordinadas contra los paraísos fiscales y la planificación fiscal agresiva van en la dirección correcta. No obstante, con el fin de conseguir que los Estados miembros se comprometan a alcanzar el objetivo ambicioso, aunque realista, de reducir la brecha tributaria a la mitad antes de 2020, lo que les permitiría generar gradualmente mayores ingresos fiscales, del orden de varios cientos de miles de millones de euros al año, sin necesidad de elevar los tipos impositivos, la Comisión necesita tomar otras medidas y desarrollar una estrategia exhaustiva para atajar la brecha tributaria en la UE, sobre la base de acciones legislativas concretas.

En concreto, el compromiso firme de reducir la brecha tributaria contribuiría a la necesaria estabilización de los mercados financieros, al reducir de forma significativa la liquidez disponible para operaciones financieras no relacionadas con la actividad económica real. También incrementaría los ingresos públicos disponibles para medidas de consolidación presupuestaria, al tiempo que mitigaría sus efectos de austeridad. Así, quedarían garantizados los recursos necesarios para aumentar la inversión pública dirigida a fortalecer la competitividad internacional y el potencial de crecimiento de la UE. Además, se contribuiría a mejorar la eficiencia y la equidad de los sistemas tributarios nacionales en la UE, así como los niveles generales de cumplimiento de las obligaciones fiscales.

Los Estados miembros deben permanecer firmes en su compromiso de reconocer «la importancia de la adopción de medidas eficaces para luchar contra la evasión fiscal y el fraude en tiempos de restricciones presupuestarias y de crisis económica», según se afirma en las conclusiones del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de 13 de noviembre de 2012. Un primer paso podría consistir en entablar negociaciones serias y concluir todas las propuestas legislativas pendientes relativas a asuntos de fraude, elusión y paraísos fiscales. Es necesario adoptar las recomendaciones y el plan de acción de la Comisión.

Propuestas para alcanzar el objetivo principal

Una forma importante de avanzar en este ámbito es aprovechar mejor el Semestre Europeo mediante la integración de la estrategia de reducción de la brecha tributaria en la UE en los programas nacionales anuales de estabilidad y crecimiento y en los programas nacionales de reformas.

En lo que respecta a las medidas para abordar el fraude o la evasión fiscales (actividad ilegal mediante la cual se evaden las responsabilidades fiscales), los Estados miembros deberían dotar de recursos suficientes a sus administraciones tributarias nacionales y a su personal de inspección fiscal. La ponente propone asimismo que los Estados miembros revoquen las licencias bancarias de las entidades financieras que favorezcan activamente el fraude fiscal, ofreciendo a sus clientes productos o servicios que les permitan evadir impuestos, o que se nieguen a colaborar con las autoridades tributarias. Además, aboga por la introducción de una BICCIS obligatoria, así como por el desarrollo de nuevas estrategias para combatir el fraude del IVA y por medidas más rigurosas para combatir el fraude fiscal por la vía penal. En este contexto, la Comisión debe mejorar su cooperación con otros organismos policiales y judiciales de la UE, en particular, con las autoridades responsables en materia de justicia, seguridad social y lucha contra el blanqueo de capitales. Los delitos fiscales deben mencionarse explícitamente como delito principal en relación con el blanqueo de capitales en la revisión de la tercera Directiva contra el blanqueo de capitales.

La elusión fiscal, que consiste en la utilización legal pero indebida del régimen tributario en beneficio propio para reducir o evadir responsabilidades fiscales, es la otra cara de la moneda y requiere, por tanto, una serie de medidas diferentes. Está íntimamente ligada al concepto de planificación fiscal agresiva, como se denomina la planificación fiscal amplia que permite a las grandes empresas trasladar beneficios de un país a otro de forma artificial para minimizar su tipo impositivo efectivo y reducir así sus obligaciones fiscales. La ponente desea que se amplíe el alcance de la Directiva sobre la fiscalidad del ahorro para poner fin de forma efectiva al secreto bancario, y considera que ha llegado el momento de que Luxemburgo y Austria dejen de oponerse a la celebración de un acuerdo efectivo con Suiza. Además, es esencial que se exija a las empresas multinacionales la publicación de informes desglosados por países con el fin de detectar la elusión de impuestos por parte de empresas. Por ese motivo, la ponente cree que la Comisión debería introducir esta exigencia para las empresas multinacionales de todos los sectores, de modo que estén obligadas a ofrecer información sobre las operaciones del grupo en su totalidad a fin de controlar que respetan las debidas normas sobre los precios de transferencia. Es necesario también mejorar la identificación de los contribuyentes, la imposición en el ámbito del comercio electrónico, la eficiencia de los mecanismos de recaudación tributaria, y la transparencia de los registros de empresas y los registros de fideicomisos, así como la efectividad del Código de conducta sobre la fiscalidad de las empresas y un nuevo Código de Conducta para auditores y asesores.

En relación con los paraísos fiscales, la ponente pide un planteamiento común europeo, que incluya a todos los Estados miembros, para abordar el problema de los paraísos fiscales. Los Estados miembros cuya base impositiva se ha visto afectada negativamente por las medidas fiscales opacas o perniciosas de los paraísos fiscales suelen considerar una serie de medidas encaminadas a evitar estos efectos negativos. En dichos casos, la respuesta de los contribuyentes pasa a menudo por la desviación de negocios o transacciones a través de otro Estado con un nivel inferior de protección. A resultas de ello, la protección general de los ingresos fiscales de los Estados miembros en la UE solo puede ser tan eficaz como sea la reacción del Estado miembro menos estricto. La solución radicaría, por tanto, en un planteamiento común europeo. Para garantizar la eficiencia de dicho planteamiento, la ponente pide a la Comisión que adopte, como parte de su estrategia para reducir la brecha tributaria en la UE, una definición clara y un conjunto común de criterios para identificar los paraísos fiscales, así como medidas apropiadas aplicables a los territorios que se identifiquen como tales. Para dar un paso más en esta dirección, la ponente propone que la definición de paraíso fiscal se base en los criterios del Foro Global y del Grupo del Código de Conducta. La creación de una lista negra europea, en opinión de la ponente, debería conllevar la suspensión o terminación de los convenios de doble imposición vigentes que los Estados miembros hayan pactado con aquellos territorios identificados como paraísos fiscales e incluidos en la lista negra europea. Para finalizar, la ponente invita a la Comisión a que desarrolle un sistema de incentivos para los territorios que entablen negociaciones bilaterales con la UE tras haber sido incluidos en la lista negra y pide a los Estados miembros que eliminen de la lista negra europea a aquellos terceros países que dejen de ser paraísos fiscales. Es importante asimismo invertir esfuerzos en medidas de prevención, ya que prestar asistencia a terceros países en desarrollo que no son paraísos fiscales y cooperar estrechamente con ellos les serviría de ayuda para combatir de manera efectiva el fraude y la elusión fiscales y la planificación fiscal agresiva.


OPINIÓN de la Comisión de Desarrollo (*) (24.4.2013)

para la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

sobre la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y los paraísos fiscales

(2013/2060(INI))

Ponente de opinión (*): Eva Joly

(*) Procedimiento de comisiones asociadas – artículo 50 del Reglamento

SUGERENCIAS

La Comisión de Desarrollo pide a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Insiste en la necesidad de dinamizar y garantizar los ingresos fiscales en los países en desarrollo con objeto de alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, ya que se trata de un recurso más fiable y sostenible que las ayudas recibidas del extranjero y contribuye a reducir la deuda; observa, no obstante, que el coeficiente de ingresos fiscales/PIB es bajo en la mayoría de los países en desarrollo, que afrontan dificultades sociales, políticas y administrativas para establecer un sistema de finanzas públicas sólido, lo que les hace especialmente vulnerables a la evasión fiscal y a las actividades elusivas de los contribuyentes y las empresas;

2.  Señala que las salidas ilícitas de capital explican en gran parte la deuda de los países en desarrollo, mientras que una planificación fiscal agresiva es contraria a los principios de la responsabilidad social de las empresas;

3.  Observa que los sistemas fiscales de muchos países en desarrollo no son acordes con las normas internacionales (competencias fiscales débiles e ineficacia de la administración fiscal, alto nivel de corrupción, capacidad insuficiente para instaurar y mantener registros fiscales que funcionen adecuadamente, etc.); pide a la UE que aumente su asistencia en el marco del ICD y del FED en lo que se refiere a la gobernanza fiscal y a la acción contra el fraude fiscal internacional y frente a las tendencias a una excesiva optimización, contribuyendo a reforzar la capacidad de los países en desarrollo para detectar y perseguir prácticas inadecuadas mediante una mayor cooperación en gobernanza fiscal; considera asimismo que debe prestarse apoyo a la reconversión económica de los países en desarrollo que son paraísos fiscales;

4.  Acoge con satisfacción los primeros pasos dados por el Foro Global con las revisiones inter pares sobre evasión fiscal; considera, sin embargo, que las normas del Foro Global, centradas en el sistema de intercambio de información «previa petición» auspiciado por la OCDE, no serán eficaces para atajar los flujos financieros ilícitos;

5.  Acoge con satisfacción el compromiso de la Comisión de impulsar el intercambio automático de información como futura norma europea e internacional de transparencia e intercambio de información sobre asuntos fiscales; pide de nuevo que se actúe más allá del marco de la OCDE para abordar el problema de los flujos financieros ilícitos y el fraude y la evasión fiscales, habida cuenta de las distintas deficiencias; lamenta que la OCDE permita a los gobiernos escapar de su lista negra con una simple promesa de respetar los principios de intercambio de información, sin asegurarse de que esos principios se apliquen efectivamente; considera asimismo que la obligación de un país de celebrar acuerdos con otros doce países para ser retirado de la lista negra es arbitraria, puesto que no hace referencia a ningún indicador cualitativo que permita una evaluación objetiva de la conformidad con las prácticas de buena gobernanza;

6.  Lamenta asimismo la laxitud de las normas del Foro Global en lo tocante a la calidad de la información que se ha de conservar (por ejemplo, la inexistencia de una obligación de revelar el beneficiario efectivo, la inexistencia de medios jurídicos para hacer frente a denegaciones o retrasos a la hora de facilitar información previa solicitud, la dependencia de agentes privados, y no de registros públicos, para la obtención de información, etc.); considera que el proceso de revisión inter pares del Foro Global sería mucho más eficaz si participaran expertos externos en todas sus fases;

7.  Reitera su llamamiento en favor de un acuerdo internacional vinculante sobre un sistema automático de intercambio multilateral de información fiscal, que debería aplicarse también a los fondos fiduciarios y las fundaciones y contemplar sanciones contra territorios jurisdiccionales reacios a la cooperación y contra las instituciones financieras que operen con paraísos fiscales; insta a la UE a que adopte medidas similares a la ley adoptada en los Estados Unidos destinada a poner fin a los abusos que cometen los paraísos fiscales y a que se plantee la posibilidad de retirar la licencia bancaria a las instituciones financieras que operen con paraísos fiscales; pide a la Comisión que proponga una lista negra europea de paraísos fiscales basada en criterios restrictivos, así como regímenes sancionadores europeos en caso de incumplimiento, o una cooperación reforzada, de no ser posible un enfoque común de la UE;

8.  Recuerda que el refuerzo de la transparencia en materia fiscal incluye la identificación de los propietarios y los beneficiarios de las empresas, los fondos fiduciarios y las fundaciones;

9.  Observa que la evasión fiscal y el blanqueo de dinero son actividades facilitadas por los proveedores de servicios fiduciarios y societarios (TCSP), ya que estos permiten la creación de estructuras por las que los beneficiarios efectivos quedan eximidos de toda responsabilidad por sus acciones y obligaciones, también ante las autoridades fiscales, los acreedores y las víctimas de violaciones de los derechos humanos; considera que se debe exigir a los TCSP que actúen con la debida diligencia y determinen correctamente la información que ha de proporcionarse sobre los beneficiarios efectivos en virtud de las normas contra el blanqueo de capitales; considera asimismo que solo se debe autorizar a las sociedades a incorporarse a un territorio jurisdiccional si tienen actividades económicas significativas en el mismo (por ejemplo, personal y ventas);

10.  Observa que los fondos fiduciarios se utilizan con frecuencia como canal para la evasión fiscal; constata con preocupación que, a pesar de ello, la mayoría de los países no exige un registro de sus estatutos; pide a la UE que introduzca un registro europeo para los fondos fiduciarios y otros entes opacos como requisito previo para luchar contra la evasión fiscal;

11.  Señala que, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se calcula que el importe de dinero blanqueado cada año en todo el mundo se sitúa entre el 2 % y el 5 % del PIB mundial, lo que equivale a un importe situado entre 800 000 millones y 2 billones de dólares estadounidenses;

12.  Destaca que la lucha contra la corrupción forma parte integrante del refuerzo de capacidades de las administraciones fiscales; solicita la plena aplicación de la Convención de Mérida contra la corrupción (2003);

13.  Apoya plenamente la propuesta de la Comisión de mencionar de forma explícita los delitos fiscales como delitos determinantes del blanqueo de dinero, de conformidad con la recomendación de 2012 formulada por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI); insta a la UE a que mejore la transparencia de la información sobre los beneficiarios efectivos y los procedimientos en materia de lucha contra el blanqueo de capitales relativos a la diligencia debida con respecto al cliente; insiste en que se debe armonizar a escala de la UE la tipificación del blanqueo de capitales y pide la plena aplicación de las normas del GAFI, estableciendo una supervisión efectiva y sanciones convincentes;

14.  Subraya que la manipulación de los precios comerciales es una de las razones más importantes de los flujos financieros ilícitos salientes, pero observa las limitaciones, la complejidad y las dificultades que conlleva la aplicación del principio de plena competencia para abordar este problema, especialmente para los países en desarrollo; pide a la Comisión que elabore propuestas concretas para velar por que el G-20, la OCDE, las Naciones Unidas y la OMC estudien una gama más amplia de indicadores y métodos para abordar la manipulación de los precios comerciales, entre los que se pueden citar los métodos aplicados en los Estados Unidos relativos a los «beneficios comparables», que han resultado prometedores para determinar los precios incorrectos de las transacciones;

15.  Señala que los acuerdos de doble imposición, al reforzar un régimen de estructura bilateral y no multilateral en el ámbito fiscal transnacional, conllevan el riesgo de fomentar los precios de transferencia y el arbitraje reglamentario; pide a la Comisión, por consiguiente, que se abstenga de favorecer acuerdos de esta índole en detrimento de los acuerdos sobre intercambio de información fiscal, ya que en muchos casos los primeros se traducen para los países en desarrollo en una pérdida de ingresos fiscales debido a unos tipos de retención fiscal inferiores sobre los dividendos, los intereses y los pagos de cánones;

16.  Observa con preocupación que muchos países en desarrollo se encuentran en una posición de negociación muy débil ante algunos inversores extranjeros directos que practican el turismo de mercados en busca de subvenciones y exenciones fiscales; considera que, en el caso de las inversiones de una cuantía considerable, debe exigirse a las empresas que asuman compromisos precisos sobre los efectos colaterales positivos del proyecto para el desarrollo económico y social a escala local y/o nacional;

17.  Subraya que la falta de transparencia de los informes financieros de las empresas multinacionales es un factor que contribuye al fraude y la evasión fiscales a escala internacional; insiste en que la UE debe promover ante el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (CNIC) una revisión de las normas contables actualmente vigentes, así como el establecimiento de informes periódicos por países como estándar internacional de información financiera para las empresas multinacionales.

18.  Recuerda que la posibilidad de detectar y enjuiciar a los defraudadores fiscales depende esencialmente de la disponibilidad y la calidad de los datos; destaca que una estrategia de lucha contra el fraude y la evasión fiscales debe incluir medidas a escala tanto nacional como internacional, como en el caso de la revelación de las prácticas de manipulación de precios de una empresa, que requiere un sistema de intercambio de información transfronteriza que funcione correctamente entre las distintas administraciones fiscales nacionales, los auditores y las autoridades públicas extranjeras;

19.  Pide a la UE que amplíe la asistencia técnica en los países en desarrollo con objeto de hacer frente a la manipulación de los precios de transferencia y que refuerce su cooperación en materia fiscal, fomentando para ello el Foro Africano de Administración Tributaria para mejorar la movilización fiscal y la gobernanza democrática en África;

20.  Subraya que, en un contexto en el que los ingresos por exportaciones varían con la fluctuación de los precios de las materias primas, es importante dar a los países en desarrollo margen político para incrementar su capacidad de resistencia a las perturbaciones externas y aplicar planes de acción anticíclicos para impulsar la economía, permitiéndoles utilizar para ello instrumentos como la fiscalización de las exportaciones.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

23.4.2013

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

24

0

0

Miembros presentes en la votación final

Michael Cashman, Ricardo Cortés Lastra, Nirj Deva, Leonidas Donskis, Charles Goerens, Eva Joly, Filip Kaczmarek, Gay Mitchell, Norbert Neuser, Bill Newton Dunn, Andreas Pitsillides, Jean Roatta, Michèle Striffler, Alf Svensson, Keith Taylor, Patrice Tirolien, Ivo Vajgl, Anna Záborská, Iva Zanicchi

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Enrique Guerrero Salom, Cristian Dan Preda, Judith Sargentini, Jan Zahradil

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Victor Boştinaru


OPINIÓN de la Comisión de Control Presupuestario (23.4.2013)

para la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios

sobre la lucha contra el fraude fiscal, la evasión fiscal y los paraísos fiscales

(2013/2060(INI)) El Parlamento Europeo,

Ponente: Bart Staes

SUGERENCIAS

La Comisión de Control Presupuestario pide a la Comisión de Asuntos Económicos y Monetarios, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

Consideraciones generales

1.  Señala que, según los cálculos de la Comisión, todos los años se pierde en la UE aproximadamente un billón de euros por la evasión y la elusión fiscal; subraya que, en términos generales, el coste total de la evasión fiscal en la UE es superior a la suma de todos los presupuestos de sanidad de la Unión, y que, si pudiera erradicarse la evasión fiscal, se podría amortizar en tan sólo 8,8 años(1) la totalidad de los déficits de la UE;

2.  Subraya que un sistema fiscal transparente y sencillo permitiría eliminar las barreras burocráticas y administrativas y reducir así los costes de la recaudación de impuestos;

3.  Observa que la supresión de los privilegios fiscales daría margen para llevar a cabo amplias reformas con miras a establecer un sistema fiscal sencillo, comprensible y justo;

4.  Observa que la definición de «paraíso fiscal» está anticuada y que en los Estados miembros cada vez son más frecuentes los medios (semi)legales para evitar o reducir las obligaciones fiscales: a modo de ejemplo, se calcula que las transferencias realizadas a través de «empresas fantasma» en los Países Bajos y a través de este país ascienden a 8 000 millones de euros al año;

5.  Hace hincapié en que la evasión y la elusión fiscal a gran escala por parte de las grandes empresas tiene un efecto devastador sobre la disciplina fiscal de las pequeñas empresas e, incluso, de los particulares, ya que induce a pensar que la evasión y la elusión fiscal es la norma aceptada, y a ella se debe, entre otros factores, la introducción de una carga fiscal adicional sobre particulares y empresas; subraya que los sistemas fiscales complejos y poco transparentes favorecen la elusión y la evasión fiscal, y que una legislación tributaria ininteligible brinda a empresas y a particulares la posibilidad de reducir su propia carga fiscal en perjuicio de otros valiéndose de una interpretación flexible de las normativas tributarias;

6.  Hace hincapié en que las empresas que utilizan la evasión fiscal como estrategia empresarial (muchas de ellas más pequeñas y flexibles) consiguen una ventaja competitiva desleal sobre las empresas orientadas al exterior, que no pueden hacer uso de tales prácticas, y, de este modo, socavan en última instancia la competitividad de los Estados miembros;

7.  Está de acuerdo con las constataciones del informe de la OCDE titulado «Addressing Base Erosion and Profit Shifting» (Atajar la erosión de la base impositiva y la transferencia de los beneficios)(2), sobre la necesidad de reinterpretar el concepto de establecimiento permanente como base principal para la tributación; considera que, como principio general, la tributación debe tener lugar allí donde se hayan producido las actividades económicas que generen ingresos (principio de «origen de la riqueza»);

8.  Señala que los procedimientos judiciales de lucha contra el fraude fiscal son engorrosos y lentos y que los culpables acaban siendo condenados a penas relativamente leves, por lo que el fraude fiscal se convierte, prácticamente, en un delito sin riesgo;

9.  Insiste, a este respecto, en la necesidad de reforzar el marco jurídico de la Unión Europea en lo que respecta a la incautación y el decomiso de activos, incluidos los casos que no están basados en una condena, mediante la incautación de aquellas propiedades cuya relación con ganancias procedentes de un crimen o los medios para cometerlo esté demostrada, de conformidad con criterios civiles, de acuerdo con el principio de «seguir la pista al dinero»;

10.  Apoya el llamamiento de la OCDE y del G-20 para que se lance un plan de acción mundial y completo que se base en un análisis profundo de las prácticas detectadas de erosión de la base impositiva y de transferencia de los beneficios, con objeto de ofrecer soluciones concretas para volver a armonizar las normas internacionales con el entorno empresarial mundial actual;

11.  Destaca que debería fomentarse el periodismo de investigación independiente, dado que desempeña una función vital para dar a conocer los planes de fraude, la corrupción y la delincuencia organizada;

12.  Manifiesta su profunda preocupación por la magnitud de las actividades financieras no reguladas, reveladas en abril por las filtraciones «Offshore leaks»; destaca que se calcula que en los paraísos fiscales se ocultan entre 16 y 25 billones de euros, que se desvían así de los circuitos financieros normales; pide al Consejo, habida cuenta del impacto de esas prácticas sobre los intereses financieros de la Unión, que adopte medidas urgentes para eliminar las posibilidades de desvío de capitales de los Estados miembros a los paraísos fiscales, como la solicitud de autorización previa obligatoria para todas las entidades bancarias que transfieran activos financieros a paraísos fiscales o reciban activos procedentes de estos;

13.  Hace hincapié en el potencial que presenta la administración electrónica para aumentar la transparencia y luchar contra el fraude y la corrupción, contribuyendo así a proteger los fondos públicos; insiste en la necesidad de contar con legislación que permita la innovación continua; subraya que la UE se está quedando rezagada con relación a sus socios industriales debido, entre otros motivos, a la falta de interoperabilidad de sus sistemas(3); insiste en que la EU debe intensificar sus esfuerzos para introducir formas de administración electrónica de nueva generación que puedan aportar una mayor transparencia en las finanzas públicas y fomentar la conexión en tiempo real entre las transacciones empresariales y las autoridades fiscales, con el fin de luchar contra la evasión fiscal;

14.  Pide a la Comisión que aborde específicamente el problema de la planificación fiscal agresiva entre los distintos sistemas tributarios de los Estados miembros;

15.  Insta a los Estados miembros a que se abstengan de celebrar acuerdos fiscales bilaterales con terceros países, y anima a la Comisión a que continúe con sus esfuerzos destinados a celebrar acuerdos fiscales entre la UE en su conjunto y terceros países; pide asimismo a la Comisión que examine si los acuerdos fiscales bilaterales existentes entre los Estados miembros y terceros países fomentan la elusión fiscal por parte de empresas de otros Estados miembros, y que presente propuestas, incluida la revisión de dichos acuerdos, para hacer frente a este problema;

16.  Sugiere que, mientras tanto, antes de que se firme o se ratifique un acuerdo fiscal bilateral, se envíe el texto a la Comisión, que deberá elaborar un dictamen público y motivado sobre el mismo en el plazo de un mes;

17.  Reitera la importancia de que las empresas con actividades transfronterizas informen país por país, e insiste en que este principio también debe aplicarse a las instituciones financieras;

18.  Anima a la Comisión y al Consejo a que debatan sobre la manera de desarrollar la aproximación de la legislación relativa a la base impositiva empresarial, con vistas, en particular, a hacer frente a la elusión fiscal, y a que informen periódicamente al Parlamento Europeo sobre estos debates y sus conclusiones;

19.  Pide a la Comisión que presente propuestas destinadas a prohibir que las empresas que hayan sido condenadas por evasión fiscal participen en convocatorias de licitaciones europeas y reciban subsidios europeos;

Impuesto sobre el Valor Añadido

20.  Constata, no obstante que, dado que el IVA constituye un «recurso propio», la evasión fiscal en materia de IVA tiene una influencia directa tanto en las economías de los Estados miembros como en el presupuesto de la UE; recuerda que, según el Tribunal de Cuentas, «la evasión del IVA afecta a los intereses financieros de los Estados miembros e incide en el presupuesto de la UE porque tiene el efecto de reducir los recursos propios basados en el IVA. Esta pérdida se compensa con el recurso propio basado en la RNB, lo que altera las contribuciones de los distintos Estados miembros al presupuesto de la UE. Además, el fraude fiscal perjudica el funcionamiento del mercado interior e impide la libre competencia»(4);

21.  Toma nota de que el régimen del IVA de la UE aporta un porcentaje importante de los ingresos del sector público – el 21 % en 2009(5) – pero también genera un alto nivel tanto de costes de cumplimiento superfluos como de elusión fiscal;

22.  Señala que el modelo de recaudación del IVA no se ha modificado desde su introducción; subraya que, dado que este modelo está desfasado debido a los numerosos cambios que se han producido en los planos tecnológico y económico, continuar utilizándolo genera pérdidas considerables;

23.  Pone de relieve que las deficiencias en la cooperación transfronteriza entre las administraciones fiscales de los Estados miembros debilitan la correcta aplicación del marco regulador del IVA en la UE, facilitan el fraude y las actividades de la delincuencia organizada y provocan importantes pérdidas, como las que se observan debido a la aplicación heterogénea del régimen aduanero 42; lamenta la falta de coherencia en el tratamiento de los números de identificación del IVA en las aduanas; opina que la implantación de un número de identificación fiscal europeo aportaría mayor transparencia y uniformidad a la gestión del régimen aduanero 42; insta, por tanto, a la Comisión a que elabore cuanto antes su evaluación de impacto sobre este asunto;

24.  Lamenta que dos importantes iniciativas destinadas a luchar contra el fraude del IVA, a saber, la propuesta de Directiva del Consejo por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE, relativa al sistema común del impuesto sobre el valor añadido, por lo que respecta a la implantación de un mecanismo de reacción rápida contra el fraude en el ámbito del IVA (COM(2012)0428) y la propuesta de Directiva del Consejo por la que se modifica la Directiva 2006/112/CE en lo que respecta a la aplicación optativa y temporal del mecanismo de inversión del sujeto pasivo a determinadas entregas de bienes y prestaciones de servicios susceptibles de fraude (COM(2009)0511), sigan bloqueadas en el Consejo;

25.  Insta a la Comisión a que presente una propuesta que permita la apertura de negociaciones sobre acuerdos bilaterales entre la UE y terceros países que permitan establecer un sistema de cooperación administrativa obligatorio y eficaz en materia de IVA;

Aduanas

26.  Pone de relieve que el funcionamiento correcto del sistema aduanero tiene consecuencias directas en términos del cálculo del IVA; expresa su profunda preocupación por que los controles aduaneros en la UE no estén funcionando adecuadamente, lo que provoca considerables pérdidas del IVA(6); considera inaceptable que en la mayoría de Estados miembros las autoridades fiscales no tengan acceso directo a los datos aduaneros y que, por consiguiente, no se pueda hacer un control cruzado automatizado de los datos fiscales; recuerda que la delincuencia organizada está perfectamente al tanto de las debilidades del sistema actual;

27.  Lamenta que la Comisión y los Estados miembros hayan sido incapaces de garantizar la aplicación puntual del código aduanero modernizado; subraya que se calcula que los beneficios económicos perdidos como consecuencia del retraso en la aplicación del nuevo código aduanero ascienden a unos 2 500 millones de euros anuales en concepto de ahorros operativos en lo que se refiere a costes de cumplimiento pleno, y hasta 50 000 millones anuales en un mercado comercial internacional ampliado(7);

28.  Señala que, tomando en consideración el Informe Anual de la OLAF de 2011 y su visión general de los avances en las actuaciones judiciales en los asuntos incoados entre 2006 y 2011, según el cual más de la mitad de las actuaciones están pendientes de sentencia judicial, se debe prestar especial atención a los asuntos relativos al fraude aduanero, que es uno de los ámbitos con las tasas más altas de corrupción sistémica en Europa(8);

29.  Lamenta que de los elevados importes abonados a la Unión por las principales empresas tabacaleras sobre la base de acuerdos solo se haya utilizado el 9,7 % para medidas y programas de lucha contra el fraude, mientras que el 90,3 % restante ha sido consignado por los Estados miembros como ingresos en sus presupuestos respectivos sin ser asignado claramente a programas y actividades relacionados con la lucha contra el fraude.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

23.4.2013

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

17

1

0

Miembros presentes en la votación final

Zigmantas Balčytis, Zuzana Brzobohatá, Andrea Češková, Tamás Deutsch, Jens Geier, Gerben-Jan Gerbrandy, Ingeborg Gräßle, Monica Luisa Macovei, Jan Mulder, Eva Ortiz Vilella, Monika Panayotova, Crescenzio Rivellini, Theodoros Skylakakis, Bart Staes, Michael Theurer

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Cornelis de Jong, Karin Kadenbach, Ivailo Kalfin, Derek Vaughan

(1)

Richard Murphy FCA, Tax Research UK: «Closing the European Tax Gap – A report for Group of the Progressive Alliance of Socialists & Democrats in the European Parliament» (Colmar la brecha tributaria – Informe para el Grupo de la Alianza Progresista de Socialistas y Demócratas en el Parlamento Europeo), http://www.socialistsanddemocrats.eu/gpes/media3/documents/3842_EN_richard_murphy_eu_tax_gap_en_120229.pdf

(2)

OCDE (2013), «Addressing Base Erosion and Profit Shifting» (Atajar la erosión de la base impositiva y la transferencia de los beneficios), publicaciones de la OCDE. http://dx.doi.org/10.1787/9789264192744-en.

(3)

Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de Las Regiones: Una Agenda Digital para Europa (COM(2010)0245).

(4)

Informe Especial del Tribunal de Cuentas nº 13/2011, p. 11, apartado 5.

(5)

Parlamento Europeo, Dirección General de Políticas Interiores de la Unión, Departamento Temático A (Políticas Económicas y Científicas): «Simplifying and Modernising VAT in the Digital Single Market» (Simplificación y modernización del IVA en el mercado único digital) (IP/A/IMCO/ST/2012_03), septiembre de 2012, http://www.europarl.europa.eu/committees/en/studiesdownload.html?languageDocument=EN&file=75179

(6)

En su Informe Especial nº 13/2011, el Tribunal de Cuentas Europeo afirma que la aplicación del régimen aduanero 42 en 2009 conllevó, por sí sola, un importe extrapolado de pérdidas que asciende a unos 2 200 millones de euros en los siete Estados miembros auditados por el Tribunal, lo que representa el 29 % del IVA teóricamente aplicable a la base imponible de la totalidad de las importaciones efectuadas con arreglo al régimen aduanero 42 en dichos siete Estados miembros de la UE en 2009.

(7)

Parlamento Europeo, Dirección General de Políticas Interiores de la Unión, Departamento Temático A (Políticas Económicas y Científicas): «Roadmap to Digital Single Market» (Hoja de ruta hacia el mercado único digital) (IP/A/IMCO/NT/2012-13), agosto de 2012, http://www.europarl.europa.eu/document/activities/cont/201209/20120914ATT51402/20120914ATT51402EN.pdf

(8)

Documento temático titulado «Ámbitos de corrupción sistémica en la administración pública de los Estados miembros y medidas para contrarrestar sus efectos negativos en la UE», Comisión Especial sobre la Delincuencia Organizada, la Corrupción y el Blanqueo de Dinero, noviembre de 2012.


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

24.4.2013

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

29

1

2

Miembros presentes en la votación final

Jean-Paul Besset, Sharon Bowles, Udo Bullmann, Nikolaos Chountis, George Sabin Cutaş, Leonardo Domenici, Diogo Feio, Elisa Ferreira, Ildikó Gáll-Pelcz, Jean-Paul Gauzès, Sven Giegold, Liem Hoang Ngoc, Gunnar Hökmark, Rodi Kratsa-Tsagaropoulou, Philippe Lamberts, Astrid Lulling, Hans-Peter Martin, Sławomir Nitras, Ivari Padar, Anni Podimata, Antolín Sánchez Presedo, Theodor Dumitru Stolojan, Kay Swinburne, Sampo Terho, Marianne Thyssen

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Fabrizio Bertot, Herbert Dorfmann, Sari Essayah, Krišjānis Kariņš, Olle Ludvigsson, Sirpa Pietikäinen, Nils Torvalds

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

María Auxiliadora Correa Zamora, Iratxe García Pérez, Hubert Pirker

Última actualización: 20 de mayo de 2013Aviso jurídico