Índice 
 Anterior 
 Siguiente 
 Texto íntegro 
Procedimiento : 2008/2581(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclos relativos a los documentos :

Textos presentados :

B6-0264/2008

Debates :

PV 22/05/2008 - 14.2
CRE 22/05/2008 - 14.2

Votaciones :

PV 22/05/2008 - 16.2

Textos aprobados :

P6_TA(2008)0239

Textos aprobados
WORD 42k
Jueves 22 de mayo de 2008 - Estrasburgo Edición definitiva
Detención de oponentes políticos en Belarús
P6_TA(2008)0239B6-0239, 0259, 0260, 0261, 0263 y 0264/2008

Resolución del Parlamento Europeo, de 22 de mayo de 2008, sobre la detención de oponentes políticos en Belarús

El Parlamento Europeo ,

–  Vistas sus anteriores Resoluciones sobre la situación en Belarús, en particular su Resolución de 21 de febrero de 2008(1) ,

–  Vista la declaración de la Comisión de 21 de noviembre de 2006 sobre la disposición de la Unión Europea de renovar su relación con Belarús y su pueblo en el marco de la política europea de vecindad (PEV),

–  Vista la declaración de la Presidencia de la Unión Europea de 28 de marzo de 2008 sobre Belarús,

–  Vista la declaración de la Presidencia de la Unión Europea de 29 de abril de 2008 sobre las nuevas detenciones y el acoso de oponentes políticos en Belarús,

–  Vista la declaración de la Presidencia de la Unión Europea de 6 de mayo de 2008 sobre los recientes acontecimientos en la relación entre Belarús y los Estados Unidos,

–  Visto el apartado 5 del artículo 115 de su Reglamento,

A.  Considerando que dos activistas prodemocráticos belarusos, Andrei Kim y Siarhei Parsyukevich, recibieron sentencias severas por participar en manifestaciones pacíficas de empresarios el 10 y el 21 de enero de 2008,

B.  Considerando que la continua detención de Aliaksandr Kazulin es otro ejemplo del menosprecio de Belarús hacia sus obligaciones de respetar los principios y compromisos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE), de la que Belarús es miembro,

C.  Considerando que ha pedido al Consejo y a la Comisión que presenten propuestas para ejercer mayor presión sobre el régimen de Lukashenko en el seno de las organizaciones internacionales y ha pedido que se presente un paquete completo de sanciones específicas que castiguen severamente a los perpetradores de la opresión sin agravar más el sufrimiento de los ciudadanos de Belarús,

D.  Considerando que ha condenado el uso de la violencia y la detenciones de un gran número de participantes con ocasión del Día de la Libertad en Minsk y otras ciudades belarusas el 25 de marzo de 2008,

E.  Considerando que la decisión del Gobierno de Belarús de declarar personas no gratas a 10 diplomáticos de los Estados Unidos y la expulsión del embajador de los Estados Unidos en Belarús son medidas injustificadas y que dañan los intereses del pueblo de Belarús,

1.  Lamenta profundamente que no mejore en Belarús la situación de la democracia, los derechos humanos y el Estado de Derecho; señala que las continuas detenciones arbitrarias de miembros de la sociedad civil y de activistas de la oposición, especialmente la reciente detención temporal y el juicio de Aleksander Milinkevich, y las medidas drásticas contra los medios de comunicación independientes, contradicen la reciente retórica de Gobierno belaruso sobre su deseo de mejorar las relaciones con la Unión Europea;

2.  Condena las fuertes penas impuestas a Syarhei Parsyukevich y Andrei Kim el 22 y 23 de abril de 2008 en Minsk por su participación en el mitin de empresarios el 10 de enero de 2008; lamenta al mismo tiempo la al parecer excesiva fuerza utilizada por las fuerzas de seguridad belarusas y las detenciones practicadas contra ciudadanos pacíficos, reunidos en Minsk, el 25 de marzo de 2008, para conmemorar el noveno aniversario de fundación de la República Independiente del Pueblo Belaruso y pide a las autoridades belarusas que se abstengan incondicionalmente de toda forma de utilización de la fuerza contra los representantes de la oposición democrática;

3.  Insta a las autoridades belarusas a liberar inmediata e incondicionalmente a Aliaksandr Kazulin, que continúa preso por razones políticas, y que dejen de utilizar la intimidación, el acoso, las detenciones específicas y las persecuciones por motivos políticos contra los activistas de la oposición democrática y de la sociedad civil en Belarús;

4.  Reitera que el respeto de los principios democráticos es la cuestión fundamental para normalizar las relaciones con Belarús;

5.  Condena la detención de periodistas independientes, los registros en sus casas y la confiscación o destrucción de sus equipos por parte de los servicios secretos belarusos (KGB) y condena asimismo los esfuerzos de las autoridades belarusas para violar la libertad de los medios de comunicación;

6.  Pide al Consejo y a la Comisión que proporcionen apoyo sustancial a las víctimas de violaciones de los derechos humanos en Belarús; considera que una mayor ayuda financiera a las organizaciones de la sociedad civil, en particular a los medios de comunicación libres, es necesaria para la promoción de los derechos humanos en el país;

7.  Recuerda que el 21 de noviembre de 2006 la Unión Europea declaró su disposición a renovar sus relaciones con Belarús y su pueblo en el marco de la PEV tan pronto como el Gobierno belaruso demostrara respeto por los valores democráticos y por los derechos fundamentales del pueblo belaruso;

8.  Subraya que, para iniciar cualquier diálogo sustancial con la Unión Europea, Belarús debe cumplir el resto de las condiciones establecidas en el documento oficioso de la Comisión titulado "¿Qué puede aportar la Unión Europea a Belarús?", que incluyen la liberación de todos los presos políticos, la abolición de la pena de muerte, la garantía de medios de comunicación libres y de la libertad de expresión, la independencia del poder judicial y el respeto de los valores democráticos y de los derechos fundamentales del pueblo belaruso;

9.  Condena el hecho de que Belarús sea el único país de Europa en el que todavía está vigente la pena de muerte, lo que es contrario a los valores europeos y universales;

10.  Lamenta profundamente la ley de 2002 sobre Libertad de Conciencia y Organizaciones Religiosas, que contraviene principios internacionales de libertad religiosa y de derechos humanos, incluyendo los establecidos en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), y reconoce que, como resultado de esta legislación, se han restringido la actividades de numerosas comunidades religiosas y sus líderes están sujetos a acoso, persecución, multas y encarcelamientos constantes;

11.  Insta a las autoridades belarusas a aplicar plenamente las normas de la OSCE en la organización de las próximas elecciones legislativas, previstas para el otoño de 2008, y a crear las condiciones para unas elecciones libres y justas; pide al Gobierno de Belarús que permita a los representantes de la oposición democrática acceder libremente a las comisiones electorales de distrito, que garantice la inscripción de todos los candidatos parlamentarios y sus observadores y que no interponga obstáculos a una misión internacional de observación de elecciones general y completa;

12.  Pide la Gobierno belaruso que defienda y garantice la protección de todos los derechos humanos fundamentales y asegure su conformidad con las normas internacionales y en particular con el artículo 18 del PIDCP;

13.  Pide al Gobierno belaruso que revise la ley de 2002 sobre Libertad de Conciencia y Organizaciones Religiosas y que restablezca procedimientos que garanticen el respeto de la libertad de religión;

14.  Expresa su solidaridad con la oposición democrática unida de Belarús y con todos los ciudadanos belarusos que luchan por un Belarús independiente, abierto y democrático basado en el Estado de Derecho; anima a los líderes de la oposición a demostrar unidad y determinación en las próximas elecciones parlamentarias;

15.  Pide al Consejo y a la Comisión que adopten nuevas medidas para facilitar y liberalizar los procedimientos de visado para los ciudadanos belarusos, ya que solo una acción así puede contribuir a alcanzar el principal objetivo de la política de la UE hacia Belarús, a saber, facilitar e intensificar el contacto entre las personas y democratizar el país; en este contexto, insta al Consejo y a la Comisión a considerar la posibilidad de rebajar el coste de los visados para los ciudadanos de Belarús que entren en el territorio de Schengen, que es la única manera de evitar que Belarús y sus ciudadanos estén cada vez más aislados;

16.  Lamenta la decisión de las autoridades belarusas de denegar una y otra vez visados de entrada a los diputados al Parlamento Europeo y a los parlamentarios nacionales en los últimos dos años; pide a las autoridades belarusas que no creen nuevos obstáculos que impidan a la Delegación para las Relaciones con Belarús del Parlamento Europeo visitar el país para observar las próximas elecciones generales y obtener experiencia de primera mano en Belarús;

17.  Expresa su solidaridad con los Estados Unidos y su servicio diplomático y pide al Gobierno de Belarús que reconsidere su decisión y adopte medidas inmediatas que permitan la normalización de las relaciones entre Belarús y los Estados Unidos sobre la base de una cooperación mutuamente beneficiosa;

18.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Parlamentos y a los Gobiernos de los Estados miembros, al Secretario General de las Naciones Unidas, a las Asambleas Parlamentarias de la OSCE y del Consejo de Europa y al Gobierno de Belarús.

(1) Textos Aprobados, P6_TA(2008)0071.

Última actualización: 8 de enero de 2009Aviso jurídico