skip to content

Cookies en la web de la UE

Usamos cookies para ofrecer una experiencia óptima. Seguirá recibiendo cookies si no cambia su configuración. Puede controlar y suprimir cookies siempre que lo desee.

Continuar
 
 
 
24/05/2017

Conclusiones del seminario "La nueva legislación sobre la Unión Energética"

Conclusiones del seminario organizado en Madrid el 22 de mayo de 2017

Seminario
Seminario "El PE y la Unión Energética"

Conclusiones breves

  1. La unión energética es uno de los retos legislativos prioritarios a los que se enfrenta Europa en un contexto geopolítico muy cambiante, porque la energía ha estado en el origen de la Unión Europea y será clave en su proyecto de futuro.
  1. Europa ha avanzado mucho pero el cambio climático es una realidad incontestable y el Acuerdo de París obliga a actualizar los objetivos de emisiones de CO2 y del mercado energético. Ya hay más de 20 millones de refugiados climáticos y luchar contra el calentamiento global no es una opción; es una obligación.
  1. El ponente del Parlamento Europeo José Blanco plantea una propuesta legislativa más ambiciosa que la Comisión Europa en energías renovables: lograr un objetivo 35 por ciento para el periodo 2020-2030, mejorando la seguridad jurídica para evitar la retroactividad y con planes nacionales vinculantes.
  1. El ponente Claude Turmes opina que el objetivo del 45% de electricidad verde en 2030 no es suficiente y pide a España apostar por la energía solar y estar entre los países que encabezan la iniciativa política de la descarbonización.
  1. El Gobierno español pide la mejora de las interconexiones energéticas -un objetivo del 10% vinculante-, un cambio de las reglas de eficiencia energética y financiación europea para poder ser ambicioso en sus objetivos de descarbonización.
  1. El transporte será clave en la descarbonización de la economía, pero para poder llegar a la electromovilidad, la electricidad debe tener un origen verde.
  1. El sector de las energías renovables en España pide una buena fiscalidad para que pague más el que más contamine.
  1. La Comisión Europea quiere avanzar en los biocombustibles de segunda generación ante las inquietudes que provoca el uso de biocarburantes, ya que, por una parte, algunos sectores consideran que se está dando un paso atrás, mientras que los colectivos ecologistas alertan de su impacto en la agricultura y en las emisiones de carbono que generan el aceite de palma o de colza.
  1. El futuro del carbón es una de las materias de mayor discusión: para el Gobierno español es una fuente energética que aporta seguridad en su mix energético, mientras que para el ponente Claude Turmes no tiene futuro.
  1. Los colectivos ecologistas plantean la necesidad de eliminar los cargos a los autoconsumidores de energía, facilitando el acceso a esta modalidad y simplificando las reglas para que nuevos actores accedan al mercado.

Desarrollo de la jornada

La oficina del Parlamento Europeo en España organizó el pasado 22 de mayo un foro sobre la unión energética, un encuentro en el que participaron casi dos centenares de representantes de organizaciones empresariales, de consumidores, ecologistas, de instituciones académicas, sindicatos, miembros del cuerpo diplomático y de entidades públicas, como por ejemplo RED ELECTRICA, ENDESA, IBERDROLA, ENAGAS, Club Español de la Energía, Foro Nuclear, Unión Española Fotovoltaica, Asociación de Fabricantes de Automóviles y Camiones, Greenpeace, Ecologistas en Acción, Alianza por el Clima, Universidad Complutense, UNED, CCOO o ENAGAS.

Todos los asistentes subrayaron la conveniencia de celebrar este foro, que estuvo precedido de un desayuno informativo al que acudieron periodistas de medios de comunicación generalistas y especializados.

En esta joranda expusieron sus posiciones el eurodiputado del grupo Socialistas y Demócratas Europeos José Blanco, ponente de la propuesta legislativa sobre energías renovables, y Claude Turmes, eurodiputado del grupo los Verdes/ALE, ponente de la iniciativa legislativa sobre gobernanza de la unión energética.

A ellos se sumaron, la directora para la política energética, Mechthild Wörsdörfer, quien expuso el punto de vista de la Comisión Europea, y el secretario de Estado de Energía, Daniel Navia, en representación del Gobierno de España.

La sesión estuvo moderada por María Andrés, directora de la oficina del Parlamento Europeo en España, quien expuso las líneas generales de la situación ante el debate y aprobación en el Europarlamento el próximo mes de noviembre de las ocho directivas que regularán la transición a la descarbonización de la economía: eficiencia energética, energías renovables, gobernanza de la unión energética, renovación de edificios, el mercado eléctrico...., un paquete de iniciativas que es uno de los retos legislativos prioritarios de 2017.

En febrero se publicó un informe de revisión sobre los objetivos europeos en materia de lucha contra el cambio climático establecidos para el año 2020, que reveló que 11 países han alcanzado las metas de energía renovables, y en 2015 la media comunitaria de estas fuentes se estableció en el 16,7%, un porcentaje que en España se situó en el 16,2%.

La representante de la Comisión Europea explicó que tras los acuerdos de la Cumbre del Clima en París el año pasado los objetivos europeos se centran en la eficiencia energética (mejorar los índices de un 27% a un 30% en 2030); en el liderazgo de las energías renovables (un mayor esfuerzo para alcanzar un 27% en el año 2030); y en fomentar un consumidor proactivo y protagonista del nuevo modelo. Wörsdörfer anunció que las directivas pendientes contarán con una inversión de 10.000 millones de euros.

Hace falta más flexibilidad y más inversores en el mercado de la electricidad, así como cooperación transfronteriza para evitar que haya "apagones", subrayó la representante de la Comisión, quien recordó que habrá un seguimiento de los planes de cada Estado miembro cada dos años hasta 2030.

El eurodiputado José Blanco reveló que el pasado viernes presentó su informe sobre la legislación de energías renovables, cuyos objetivos son más ambiciosos que los propuestos por la Comisión Europea: elevar su porcentaje del 27% al 35% (36% en el caso de España), con unos planes nacionales que sean vinculantes y reforzando la seguridad jurídica con compensaciones si la industria se ve afectada por la retroactividad (como ha ocurrido, dijo, en España, que ha perdido en el tribunal de arbitraje uno de los procesos que tiene pendientes y que supone una condena de 128 millones de euros por el cambio en las primas a las renovables).

Blanco recordó también que el transporte es un tercio del consumo de energía y que en un 94% está generada por fuentes de carbono.

"Hemos fracasado en los transportes. La electromovilidad va a ser muy importante pero hay que descarbonizar la electricidad para que sea una realidad. Tiene que ser electricidad verde. ¿De qué sirven los vehículos eléctricos si funcionan con combustibles fósiles?", se preguntó Claude Turmes.

El ponente sobre gobernanza explicó que esta legislación marcará la ruta para trasponer los acuerdos de París, cuando el cambio climático se ha convertido en una amenaza. "Con la naturaleza no se puede negociar. ¿Qué hacemos ante un huracán?", advirtió.

El eurodiputado aventuró un cambio político en Europa con la victoria de Emmanuel Macron en Francia e instó a España a participar en el eje que lidera las energías limpias, especialmente en la solar, y de la mano de Portugal.

El secretario de Estado de Energía del Gobierno de España, Daniel Navia, subrayó que la energía ha estado en el corazón de la Unión Europea desde sus inicios y mostró el firme convencimiento del Ejecutivo del que forma parte de que la unión energética está en la base de la Unión. Pero alertó de la situación anómala de España para la integración por las condiciones geográficas: el mercado energético funciona en gran parte con las mismas reglas para fijar precios pero físicamente no tenemos la capacidad de hacer intercambios y transportar energía, dijo. "La prioridad es superar las barreras físicas y que el objetivo de interconexiones del 10% sea vinculante a efectos legales y económicos”, explicó Navia, quien reclamó tres “instrumentos” para que, a cambio, España pueda ser “ambiciosa” en sus objetivos: interconexiones, cambios en las reglas de eficiencia y financiación europea para los proyectos. "Seamos prácticos", argumentó el secretario de Estado, quien opinó que es preciso que el ciudadano perciba los beneficios a corto y medio plazo de la unión energética y quien señaló, a propósito de la retroactividad: “Ningún Estado puede hacer promesas infinitas a los inversores. No era sostenible financieramente los planteamientos que había en España con las renovables”.

El debate: inquietudes y expectativas

Durante el debate posterior a la exposición de los integrantes de la mesa de este foro, los participantes mostraron inquietudes y preguntas de muy diversa índole dada la amplitud del tema de discusión: el futuro de los biocombustibles, la situación del proyecto DESERTEC (programa para llevar energía renovable generada en África hasta Europa), el papel del carbón ante una economía descarbonizada, las medidas a tomar en el transporte privado dentro de las ciudades, los cargos al autoconsumo, la normativa sobre los contadores de calefacción individuales…

Fiscalidad de las renovables

José Manuel González, de la Asociación de Productores de Energías Renovables, subrayó que el avance de las renovables en España ha venido siempre de la mano de Europa, y además de pedir aumentar la electrificación del transporte y otras actividades económicas, subrayó que a este sector “no nos hacen falta ayudas, sino una buena fiscalidad, que pague quien más contamine”.

Biocarburantes y transporte

De la asociación APPA Biocarburantes, Manuel Bustos, advirtió de “contradicciones” en la propuesta de la Comisión Europea, pues, según sus palabras, ha retrocedido en su propuesta de objetivos para 2020 en el campo de los combustibles renovables y de bajas emisiones en el transporte, a pesar de que es el sector que más avance necesita. Asimismo, opinó que se condena a la desaparición en la próxima década al sector de los biocarburantes de primera generación, con un límite en el año 2020 por debajo del 4%.

Precisamente, el futuro de los biocarburantes también fue objeto de la intervención del representante de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, quien hizo mención al informe Globiom, que alerta de que las emisiones del aceite de palma y de colza son 2 y 3 veces superiores al diésel convencional.

José Blanco puntualizó que los biocarburantes no están bajo el paraguas de la directiva de la que él es ponente, pero, en cualquier caso, abogó por buscar un consenso y un equilibrio. No todos los biocarburantes de primera generación tienen las mismas características, apuntó. Por su parte, la Comisión Europea aboga por avanzar en los de segunda generación, que irán sustituyendo a los primeros.

Y en materia de transportes, Antonio Fernández, de la Confederación de Consumidores y Usuarios (CECU), puso énfasis en los atascos en grandes ciudades como Madrid, donde faltan carriles para el transporte público, al tiempo que advirtó de que España incumple la normativa sobre contadores de calefacciones individuales, que supondrían un gran ahorro energético.

El carbón y el cambio climático

¿La ley de cambio climático en España va a marcar una hoja de ruta para el cierre de las centrales térmicas de carbón y para unos objetivos más ambiciosos alineados con el Acuerdo de París? Esta es la pregunta que lanzó la representante de Greenpeace, Tatiana Nuño, una cuestión que suscitó el debate en torno al futuro del carbón. “No podemos prescindir de ninguna tecnología del mix energético. No hay una sola alternativa válida, ni tecnologías buenas ni malas. Hay distintas rutas y cada país tiene que ver cuál es la suya. El carbón aporta seguridad al suministro porque España depende del gas argelino. No vemos necesario cerrar el carbón para cumplir con los objetivos” de lucha contra el cambio climático, dijo el representante del Gobierno.

“No hay mucho futuro para el carbón y no hay que mentir a los mineros de Asturias”, replicó el eurodiputado Turmes.

Para Greenpeace el objetivo deseable sería lograr un 45% de energía renovable en 2030, al tiempo que planteó eliminar los cargos al autoconsumo energético para facilitar y simplificar las reglas a los nuevos actores que acceden a los mercados.

A juicio de Javier Andaluz, de Ecologistas en Acción, España está más cerca de las posiciones de Polonia que de los países más ambiciosos en sus políticas de lucha contra el calentamiento global. ¿En qué medida los oligopolios determinan la energía que usamos y no la conveniencia climática? ¿Qué mercado energético queremos?, cuestionó.

La energía solar y África

Delfín Mariño, voluntario de Alianza por el Clima, se interesó por la situación de DESERTEC, un proyecto en el norte de África con 40.000 millones de euros de presupuesto para suministrar el 14% de energía limpia a Europa a través de conducciones en España. Todos los integrantes de la mesa subrayaron entonces la importancia de la colaboración con Marruecos, y en particular, Turmes se refirió en varias ocasiones al continente africano: “Podemos avanzar en llevar energía solar a las aldeas africanas, y si no, los jóvenes vendrán a la luz”.

Contacto:

Damián CASTAÑO
(+34) 91 436 4767
(+33) 3 881 72147 (Estrasburgo)
(+34) 608 577 966
castano@europarl.europa.eu