Retirada del Reino Unido de la Unión – próximos pasos

28-06-2016

En el referéndum organizado el 23 de junio en el Reino Unido sobre el sí o el no a la permanencia en la Unión o la salida, el 51,9 % de los votantes se pronunció a favor de la retirada, en una consulta en la que participó el 71,8 % del electorado. Aunque formalmente el referéndum era consultivo, el primer ministro David Cameron y su Gobierno subrayaron de antemano que el resultado se consideraría vinculante. Cuando Cameron anunció su intención de dimitir, subrayó que el Reino Unido pondrá en marcha el procedimiento previsto por el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE), relativo a la facultad de los Estados miembros para abandonar la Unión, pero por otra parte precisó que este procedimiento no se iniciará hasta tanto no se hubiere elegido a su sucesor, lo que estaba previsto para octubre. En una Resolución aprobada al final de la sesión plenaria especial del 28 de junio, los diputados al Parlamento Europeo pidieron al Gobierno del Reino Unido que encarrilara «con rapidez y coherencia el procedimiento de retirada», a fin de evitar «una inseguridad perjudicial para todos y de proteger la integridad de la Unión».

En el referéndum organizado el 23 de junio en el Reino Unido sobre el sí o el no a la permanencia en la Unión o la salida, el 51,9 % de los votantes se pronunció a favor de la retirada, en una consulta en la que participó el 71,8 % del electorado. Aunque formalmente el referéndum era consultivo, el primer ministro David Cameron y su Gobierno subrayaron de antemano que el resultado se consideraría vinculante. Cuando Cameron anunció su intención de dimitir, subrayó que el Reino Unido pondrá en marcha el procedimiento previsto por el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea (TUE), relativo a la facultad de los Estados miembros para abandonar la Unión, pero por otra parte precisó que este procedimiento no se iniciará hasta tanto no se hubiere elegido a su sucesor, lo que estaba previsto para octubre. En una Resolución aprobada al final de la sesión plenaria especial del 28 de junio, los diputados al Parlamento Europeo pidieron al Gobierno del Reino Unido que encarrilara «con rapidez y coherencia el procedimiento de retirada», a fin de evitar «una inseguridad perjudicial para todos y de proteger la integridad de la Unión».