Evaluación del estado de la Unión de la Energía

12-05-2017

El segundo informe sobre el estado de la Unión de la Energía de la Comisión Europea, presentado en febrero de 2017, muestra un panorama de progreso considerable transcurridos solo dos años de la Estrategia de la Unión de la Energía. El grueso de las propuestas legislativas nuevas ya ha sido aprobado por la Comisión. La mayoría sigue siendo objeto de análisis por parte del Parlamento y el Consejo, si bien en algunos casos ya se ha garantizado un acuerdo interinstitucional. El foco de atención se sitúa en 2017 en las negociaciones dedicadas a la adopción de numerosas propuestas legislativas que ya están sobre la mesa, junto con un número más limitado de iniciativas nuevas. La Unión y sus Estados miembros van por el camino correcto para alcanzar los objetivos del paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020 en cuanto a la promoción de las energías renovables, la mejora de la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Es preciso sostener los esfuerzos para alcanzar los objetivos del marco sobre clima y energía para 2030, más ambiciosos. La Unión de la Energía incluye una serie de acciones concretas para implantar el marco de 2030, si bien las principales instituciones de la Unión han mostrado diferentes niveles de ambición en estos ámbitos. Se espera que haya un nuevo paquete legislativo sobre la movilidad de bajas emisiones en 2017, así como actuaciones en curso en una amplia gama de ámbitos relacionados con la energía. Esto incluye medidas para mejorar las infraestructuras de gas y electricidad, promover la diplomacia en materia de clima y energía, así como investigación e innovación avanzadas en tecnologías energéticas.

El segundo informe sobre el estado de la Unión de la Energía de la Comisión Europea, presentado en febrero de 2017, muestra un panorama de progreso considerable transcurridos solo dos años de la Estrategia de la Unión de la Energía. El grueso de las propuestas legislativas nuevas ya ha sido aprobado por la Comisión. La mayoría sigue siendo objeto de análisis por parte del Parlamento y el Consejo, si bien en algunos casos ya se ha garantizado un acuerdo interinstitucional. El foco de atención se sitúa en 2017 en las negociaciones dedicadas a la adopción de numerosas propuestas legislativas que ya están sobre la mesa, junto con un número más limitado de iniciativas nuevas. La Unión y sus Estados miembros van por el camino correcto para alcanzar los objetivos del paquete de medidas sobre clima y energía hasta 2020 en cuanto a la promoción de las energías renovables, la mejora de la eficiencia energética y la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. Es preciso sostener los esfuerzos para alcanzar los objetivos del marco sobre clima y energía para 2030, más ambiciosos. La Unión de la Energía incluye una serie de acciones concretas para implantar el marco de 2030, si bien las principales instituciones de la Unión han mostrado diferentes niveles de ambición en estos ámbitos. Se espera que haya un nuevo paquete legislativo sobre la movilidad de bajas emisiones en 2017, así como actuaciones en curso en una amplia gama de ámbitos relacionados con la energía. Esto incluye medidas para mejorar las infraestructuras de gas y electricidad, promover la diplomacia en materia de clima y energía, así como investigación e innovación avanzadas en tecnologías energéticas.