Violencia sexual contra menores en América Latina

12-10-2016

La violencia sexual contra menores es un importante problema en América Latina. Los niños corren riesgo principalmente en sus propios hogares, mientras que los adolescentes corren riesgo en sus hogares pero también en la comunidad general (por ejemplo, escuelas o novios). Sin embargo, los datos son muy escasos debido al silencio en torno al asunto. América Latina es extremadamente patriarcal, está asolada por desigualdades entre grupos sociales y dentro de ellos y tiene instituciones judiciales débiles; todo ello son factores que afectan a la violencia de género. Sin embargo, los Gobiernos de Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú y Paraguay están empezando a considerar a los niños personas con derechos, en vez de menores bajo la única autoridad del padre, y están diseñando leyes y organismos para proteger estos derechos. Mientras tanto, la sociedad civil se está movilizando cada vez más contra la violencia ejercida sobre las mujeres, incluida la violencia contra las niñas, dos formas de violencia que van de la mano, en un momento en el que el problema se reconoce y afronta cada vez más a nivel mundial. Este informe describe las posibilidades que tiene la Unión para apoyar estos recientes avances e iniciativas encaminadas a poner fin a la violencia contra menores a través del establecimiento de planes nacionales de acción, en colaboración con socios nacionales, regionales y mundiales.

La violencia sexual contra menores es un importante problema en América Latina. Los niños corren riesgo principalmente en sus propios hogares, mientras que los adolescentes corren riesgo en sus hogares pero también en la comunidad general (por ejemplo, escuelas o novios). Sin embargo, los datos son muy escasos debido al silencio en torno al asunto. América Latina es extremadamente patriarcal, está asolada por desigualdades entre grupos sociales y dentro de ellos y tiene instituciones judiciales débiles; todo ello son factores que afectan a la violencia de género. Sin embargo, los Gobiernos de Bolivia, Colombia, Ecuador, México, Perú y Paraguay están empezando a considerar a los niños personas con derechos, en vez de menores bajo la única autoridad del padre, y están diseñando leyes y organismos para proteger estos derechos. Mientras tanto, la sociedad civil se está movilizando cada vez más contra la violencia ejercida sobre las mujeres, incluida la violencia contra las niñas, dos formas de violencia que van de la mano, en un momento en el que el problema se reconoce y afronta cada vez más a nivel mundial. Este informe describe las posibilidades que tiene la Unión para apoyar estos recientes avances e iniciativas encaminadas a poner fin a la violencia contra menores a través del establecimiento de planes nacionales de acción, en colaboración con socios nacionales, regionales y mundiales.