LA POLÍTICA SOCIAL EN FINLANDIA:
visión de conjunto

DIRECCIÓN GENERAL DE ESTUDIOS
DOCUMENTO DE TRABAJO
Asuntos Sociales y Empleo
- W9 -


Esta publicación está disponible en todas las lenguas oficiales de la UE.

El contenido de este estudio no refleja necesariamente el punto de vista del Parlamento Europeo.

Se autorizan la reproducción y la traducción con fines no comerciales a condición de que se mencione la fuente y de que se avise con antelación al editor y se le envíe una copia.

Editor:

PARLAMENTO EUROPEO
DIRECCIÓN GENERAL DE ESTUDIOS
División de Asuntos Sociales y Empleo, Salud Pública y Protección del Consumidor, Derechos de la Mujer, Cultura, Juventud, Educación y Medios de Comunicación
L-2929 Luxemburgo
Tel. (352) 430022568
Fax: (352) 4300-7720

Autores: William HEATH y Pernille WINTHER

Redacción: Pernille WINTHER, Administradora principal, asistida por Pentti ARAJARVI, Parlamento de Finlandia

La elaboración del original concluyó en el mes de octubre de 1996.


ÍNDICE

Introducción

1. La población

1.1. La inmigración

2. El mercado de trabajo

2.1. La estructura del empleo

2.2. La recesión

2.3. El desempleo

2.4. Medidas para reducir el desempleo

2.5. Las mujeres en el mercado de trabajo

2.6. Las relaciones industriales

2.6.1. Los sindicatos

2.6.2. Las organizaciones patronales

2.7. La función de los interlocutores sociales

3. La legislación laboral

4. La educación

5. La formación profesional

6. La protección social

6.1. La financiación

6.2. Las pensiones

6.3. La asistencia sanitaria

6.4. El desempleo

6.5. Las prestaciones y cargas familiares

6.5.1. Primas por hijos

6.5.2. Primas de maternidad, paternidad y parentales

6.5.3. Asistencia infantil

7. Finlandia y la UE

7.1. Consecuencias de la adhesión

7.2. Maastricht

7.3. El Fondo Social Europeo

Bibliografía




| Top |

INTRODUCCIÓN

Finlandia es uno de los países nórdicos y, gracias fundamentalmente a sus vínculos históricos con los mismos, mantiene estrechas relaciones con todos ellos (Suecia, Noruega, Dinamarca e Islandia). Finlandia perteneció al Reino de Suecia desde el siglo XI hasta 1809. Posteriormente se convirtió en un Gran Ducado autónomo anexionado a Rusia a raíz del Tratado de paz de Hamina. En 1917, Finlandia se independizó finalmente y, en 1919, promulgó su primera Constitución.

El Parlamento está formado por una cámara única de 200 miembros elegidos cada cuatro años mediante un sistema electoral proporcional. Finlandia fue el primer país europeo que introdujo el sufragio universal en las elecciones parlamentarias. Por consiguiente, las mujeres tienen derecho a votar en las elecciones nacionales desde 1906 y en las municipales desde 1917. En 1907 formaban parte del Parlamento finlandés 19 mujeres. En la actualidad, un tercio de los escaños del Eduskunta está ocupado por mujeres. En 1967, se concedió el derecho a voto a todos los ciudadanos de más de 18 años.

Tradicionalmente, el mayor partido único del Eduskunta ha sido el socialdemócrata. Los mayores partidos de derechas son el Partido Centrista (denominado anteriormente Unión Agraria) y el Partido de Coalición Nacional. El período de la postguerra estuvo dominado por gobiernos de coalición, basados la mayor parte de las veces en la cooperación de los socialdemócratas y del Partido Centrista. Según J. Kiander, "la división ha debilitado a la izquierda política y ha inducido a los socialdemócratas a buscar aliados no socialistas, con lo que el Estado del bienestar escandinavo no se ha desarrollado tanto como en Suecia, Noruega y Dinamarca, países en los que la posición y la influencia de los socialdemócratas ha sido mayor. En términos generales, los niveles de prestaciones y los impuestos son más bajos en Finlandia que en otros países nórdicos" (1). En 1991, el electorado dejó de lado sus lealtades tradicionales y llegó al poder un gobierno de derechas. El gobierno actual, formado tras las elecciones nacionales del mes de marzo de 1995, incluye a los socialdemócratas, al Partido de Coalición Nacional, a la Alianza de izquierdas, al Partido Popular Sueco y a los Verdes (representados en el Parlamento desde 1983).

Tanto el finés como el sueco son idiomas oficiales. El idioma predominante es el finés. El sueco es la lengua materna de aproximadamente el 6% de la población.




| Top |

1. LA POBLACIÓN

Superficie: 337.000 km 2 (quinto país con mayor superficie de la UE)

Población: 5.100.000 en 1995

Densidad de población: 15,1 habitantes por km 2 (la más baja de la UE - media 114 hab./km 2)

Natalidad (1993): 1,81 (media de la UE - 1,46)

Esperanza de vida (1992): mujeres: 79,4 (media de la UE - 79,5)

hombres: 71,7 (media de la UE - 72,9)

Mortalidad infantil: 4,4 muertes por mil en 1993 (la más baja de la UE - media 6,6) (2)

El cuadro que figura a continuación muestra la estructura de la población finlandesa en 1993 en función de la edad, en comparación con el conjunto de la Unión.

FinlandiaUE 12
Menores de 15 años
19%
18%
Entre 15 y 64 años
67%
67%
Mayores de 65 años
14%
15%

N.B.: Todas las cifras que figuran más arriba se han redondeado con respecto al número entero más próximo

Fuente: Eurostat, Estadísticas básicas de la UE, 32ª edición.

Como en muchos países de la UE, en Finlandia la población es cada vez más vieja. La esperanza de vida media ha aumentado en 7 años para las mujeres y en 6 años para los hombres durante los últimos 30 años. La proporción de habitantes mayores de 75 años ha pasado del 2,3% al 5,7%, mientras que el número de personas de más de 80 años casi se ha triplicado. Durante este período, la población total de Finlandia sólo ha aumentado en 1,2%. Se prevé que, durante los próximos 10 años, el número de personas de más de 75 años siga aumentando en aproximadamente 5.000 personas al año y que el número de personas de más de 85 años se triplique entre los años 1980 y 2000 (3).

En el cuadro que figura a continuación se muestra la esperanza de vida en determinados países europeos en 1993.

Fuente: Eurostat, Statistics Finland and NOMESKO

1.1 La inmigración

En 1993, el número de extranjeros ascendía a 46.300 (4) (es decir, un 0,9%, del que el 0,2% eran extranjeros procedentes de la UE y el 0,7% eran extranjeros no procedentes de la UE. Los grupos más numerosos de extranjeros en Finlandia son los suecos, los rusos y los estonios). Se trata de la cifra más baja registrada en los Estados miembros de la UE. Luxemburgo tiene el mayor número de extranjeros (31%), seguido de Bélgica (9,1%), Alemania (8%), Francia (6,2%), Austria (6%) y Suecia (5,8%). Hemos de señalar que en Luxemburgo y Bélgica el número de extranjeros procedentes de la UE es mucho más elevado que el de no procedentes de la UE, respectivamente 28% y 3% y 5,4% y 3,7%. En Alemania, Francia, Austria y Suecia el número de extranjeros no procedentes de la UE es superior al de los procedentes de la UE.

La cantidad de solicitudes de asilo ha aumentado enormemente pasando de 50 en 1988 a 3.634 en 1992. No obstante, se diría que, en gran parte, se ha debido a la guerra del Golfo en 1990 y a las crisis de Somalia en 1952 y de Yugoslavia desde 1990, ya que desde entonces la cantidad de solicitudes presentadas ha descendido hasta 849 en 1995. En otros muchos Estados miembros de la UE puede constatarse una situación similar de aumento y descenso de las solicitudes durante el mismo período (5).

La OCDE señaló en 1994 que parecía existir una tendencia hacia una "interpretación más restrictiva del Convenio de Ginebra" en lo referente a las normativas aplicadas a inmigrantes y solicitantes de asilo. En efecto, en julio de 1993 en Finlandia se convirtió en delito punible la organización de la entrada ilegal de extranjeros en el país con fines económicos (6).





| Top |

2. EL MERCADO DE TRABAJO

En la década de los años 50, una buena parte de los puestos de trabajo de Finlandia pertenecían al sector primario y la renta nacional per cápita era relativamente baja. A partir de la década de los años 60 se produjo una rápida industrialización: los bosques constituyeron la base de una importante industria maderera de transformación y el comercio con la Unión Soviética contribuyó al crecimiento de la metalurgia y la ingeniería. Desde comienzos de la década de los años 80, con tasas de desempleo relativamente bajas, fuerte productividad y crecimiento del empleo, la renta per cápita permaneció por encima del nivel medio de la CE (12) durante aproximadamente 10 años.

En cierta medida, Finlandia no ha registrado la creación de empleo en el sector público ocurrida en otros países nórdicos: en 1989 el número de puestos de trabajo en las administraciones públicas (no incluidas las empresas públicas) representaba el 22%, mientras que en Suecia y Dinamarca superaba el 30% (7).

2.1. La estructura del empleo

La tasa de empleo (8) de 1994 era de 56,5%, mientras que la media de la UE ascendía al 58,2%. Esta tasa relativamente baja de empleo se deriva de la recesión que comenzó en 1991. En 1990, la tasa de empleo en Finlandia era del 70,1%, mientras que la media de la UE ascendía al 61%.

Las tasas de empleo más elevadas de la UE son las de Luxemburgo (76,6%), Suecia (71,7%) y Dinamarca (71,1%). Las tasas de empleo más bajas son las de España (46,1%) e Italia (50,5%) (9).

En 1994, el 91,6% de los trabajadores ocupaban un puesto de trabajo a tiempo completo y el 8,4% lo hacían a tiempo parcial, mientras que, para el conjunto de la UE, los porcentajes eran, respectivamente, del 84,4% y del 15,6%. Los Países Bajos registran la proporción más elevada de trabajadores a tiempo parcial, con el 36,4% de los trabajadores. Grecia registra la proporción más baja con sólo el 4,8% de los trabajadores (10).

En Finlandia se ha producido un cambio muy notable con los nuevos contratos laborales. "En 1989, la mayoría de los nuevos contratos laborales eran fijos y a tiempo completo, Hasta 1993 este tipo de contratos fue cada vez menos frecuente hasta representar sólo el 28%. En el sector público sólo el 10% de los nuevos contratos laborales eran fijos y a tiempo completo y, entre los jóvenes trabajadores, la proporción ascendía al 15%" (11).

El porcentaje de trabajadores en el sector de servicios (64%), la agricultura (9%) y la industria (27%) es muy similar a la media de la UE (63%, 6% y 31%, respectivamente). Una buena parte del empleo del sector industrial está concentrado en grandes empresas a consecuencia de las economías de escala en las industrias maderera y metalúrgica y un importante nivel de propiedad pública. En 1990, aproximadamente el 65% de los trabajadores formaban parte de empresas con más de 500 empleados (12). Por término medio, las PYME representan aproximadamente un 4% más de puestos de trabajo en otros Estados miembros de la UE que en Finlandia. En el caso de pequeñas empresas con menos de 10 empleados la diferencia es incluso mayor. En los Estados miembros de la UE las pequeñas empresas representan aproximadamente el 29% del conjunto de puestos de trabajo mientras que en Finlandia sólo representan el 23% (13).

2.2. La recesión

El crecimiento de la economía y el bienestar en Finlandia ha sido rápido si lo comparamos con el que se ha registrado a nivel internacional hasta la recesión que castigó a Finlandia en la década de los años 90. Durante toda la década de los años 80, la producción aumentó sólidamente (aproximadamente un 4% al año) y la tasa de empleo siguió siendo elevada (14).

En 1990 empezó la recesión más larga y profunda del siglo en Finlandia. Pentti Vuorinen, consejero del Ministerio de Comercio e Industria de Finlandia, identificó una serie de hechos causantes de la crisis (15). En primer lugar, Finlandia registró un empeoramiento de los resultados económicos durante cuatro años consecutivos. En la década de los años 80 el comercio con la Unión Soviética representó entre el 15 y el 20% de las exportaciones finlandesas. A raíz de los profundos cambios políticos en la Europa Oriental y en la Unión Soviética, este comercio casi desapareció. Además, los países de la Europa Oriental estaban luchando por mantener sus propias economías y habían reducido sus importaciones.

En segundo lugar, las exportaciones finlandesas tuvieron problemas de competitividad. Entre 1987 y 1990, la competitividad internacional de la industria finlandesa descendió en más de un 10% a causa de costes que aumentaban con rapidez y de un marco cada vez más fuerte. Por otra parte, la industria papelera y de pulpa de papel, con mucho el sector económico más importante, padeció simultáneamente un exceso de producción mundial y una crisis de costes.

En tercer lugar, la rápida liberalización de los mercados financieros y de las importaciones de capital a mediados de la década de los 80 permitió tanto a las empresas como a los particulares tomar préstamos arriesgados que finalmente no se podían reembolsar. Todo ello condujo a una crisis en el sector financiero y, particularmente, en la banca. Al desplomarse la demanda interna de servicios y consiguientemente la producción, se produjeron despidos masivos, especialmente en la industria de la construcción, lo que explica la tasa desproporcionalmente elevada de desempleo del 36,7% en este sector de la industria en 1994, en comparación con tasas que oscilaban entre el 11 y el 17% para los demás sectores industriales como la industria manufacturera, el comercio, el sector financiero y de seguros, los servicios y la agricultura (16).

Vuorinen admite que "aunque las razones fundamentales de los graves problemas de desempleo eran claramente cíclicas, los aspectos estructurales han cobrado cada vez más importancia a medida que la situación se ha ido deteriorando" (17). Vuorinen basa sus afirmaciones en dos elementos. En primer lugar, los sectores económicos de alta tecnología con mano de obra cualificada capearon el temporal económico relativamente bien, mientras que los empleos que requerían mucha mano de obra escasamente cualificada desaparecieron sin dejar rastro. En segundo lugar, se introdujo una serie de nuevos impuestos a causa de la recesión. Los empresarios acabaron por pagar mucho más en forma de contribuciones a la seguridad social en función de los salarios y, por consiguiente, eran mucho más reacios a contratar a nuevos trabajadores.

2.3. El desempleo

El cuadro que figura a continuación muestra los dramáticos efectos de la recesión sobre el desempleo.

1989199019911992199319941995

(a)

1996

(b)

1997

(b)

PIB per cápita (1000 $)22,827,023,621,116,619,224,425,527,8
Desempleo (%)3,53,47,613,017,718,417,215,814,4

(a) estimación (b) previsión

Fuente: Unidad de información económica, Previsiones nacionales, 1995.

Antes de la recesión, el porcentaje de personas desempleadas de larga duración oscilaba entre el 10 y el 14%. En 1995 ascendía a 140.000 personas, es decir, el 30% del conjunto de los desempleados. La mayoría de los parados de larga duración no tenían cualificaciones profesionales. Por otra parte, más de la mitad de los parados de más de 55 años son parados de larga duración (18).

No obstante, es importante señalar que el desempleo de los jóvenes sigue siendo muy elevado. En 1993 el 33,3% de los menores de 25 años no tenía empleo. Esta cifra es la segunda más elevada de la UE (por debajo de España, con el 37,8%). La media de la UE en 1993 ascendía al 19% (19). Desde entonces se ha registrado una disminución llegando al 29,5% en 1995 (20).

Al agravarse la recesión se produjo una enorme disminución de la oferta de mano de obra principalmente a causa del hecho de que los jóvenes optaban por seguir estudiando en lugar de entrar en el desfavorable mercado laboral. Con la recuperación económica estos jóvenes probablemente entren en el mercado, con lo que se frenará una posible disminución futura de los niveles de desempleo.

2.4. Medidas para reducir el desempleo (21)

Hacia finales de 1991 Finlandia había perdido una buena parte de su competitividad en materia de precios, se registró el déficit más elevado hasta entonces en la balanza de pagos y la inflación iba en aumento. Todo ello provocó quiebras, crisis bancarias y un desempleo creciente. Por consiguiente, se decidió devaluar el marco finlandés en un 12,3% y se acordaron nuevas soluciones en materia de renta para 1991-1992 sin aumento de los salarios. Además de estas medidas se introdujo una serie de incrementos en las contribuciones a la seguridad social a cargo de los trabajadores. No obstante, se diría que estas medidas no resolvieron los problemas finlandeses ya que el desempleo siguió aumentando.

Muchos otros EStados miembros de la UE tenían problemas similares y, con ocasión de la Cumbre de Essen del mes de diciembre de 1994, se examinó la reciente evolución del mercado laboral. En las conclusiones de la Cumbre se instaba a los Estados miembros a mejorar las posibilidades de la población para encontrar un empleo mediante:

1) la enseñanza y la formación y, más en particular, el fomento del aprendizaje permanente y del acceso a la formación continua para todos;

2) el aumento de la cantidad de empleo del crecimiento mediante el fomento de acuerdos flexibles de organización del trabajo, la contención de los salarios y nuevas oportunidades de empleo para satisfacer nuevas necesidades mediante el desarrollo local;

3) la reducción de los costes laborales indirectos dirigida especialmente al extremo inferior del mercado laboral;

4) la mejora de las políticas de empleo y de los servicios públicos de empleo, con especial atención a los parados de larga duración, y

5) la oferta de un mejor futuro para los jóvenes mediante programas destinados especialmente a ellos (22).

En el mes de abril de 1995, el nuevo gobierno finlandés formado por cinco partidos presentó un programa global de gobierno para 1995-1999 cuyo objetivo principal era conseguir la reducción a la mitad de la tasa de desempleo, un fuerte crecimiento económico y precios estables. Las principales estrategias y medidas para cumplir este objetivo son las siguientes:

- mantenimiento de un bajo nivel de inflación y mantenimiento bajo control de los costes laborales;

- reducción del cociente deuda pública-PIB;

- tipos de interés más bajos con objeto de fomentar la inversión y el consumo;

- disminución de la presión fiscal sobre la utilización de mano de obra;

- fomento del espíritu empresarial y de las iniciativas locales;

- potenciación de la enseñanza y la formación como premisa básica de una sociedad de la información;

- introducción de una mayor flexibilidad en la vida laboral basada en las necesidades de las empresas y de los empleados;

- redefinición del objetivo central de las medidas en materia de mercado laboral pasando de la garantía pasiva contra el desempleo a medidas activas (23).

Para poner en práctica el programa gubernamental de abril de 1995 se aprobó, en octubre de 1995, un programa más específico en materia de empleo para 1996-1999 con los objetivos de reducir a la mitad el desempleo y de conseguir una disminución del desempleo de los jóvenes y de larga duración. En el programa se enumeran 52 medidas diferentes, de las cuales las principales se agrupan con arreglo a las seis categorías siguientes:

1. Medidas destinadas a aligerar la carga impositiva sobre los trabajadores, especialmente sobre los grupos de rentas medias y bajas, y a reducir las contribuciones de los empresarios con objeto de que disminuya la carga fiscal sobre el uso de la mano de obra. El objetivo fundamental consiste en reactivar la demanda interna. Se reducirá la contribución de los empresarios y de los asalariados al subsidio de desempleo. Entre 1997 y 1999 se reducirá en mayor medida la carga fiscal sobre la utilización de mano de obra.

2. Medidas destinadas a mejorar la vida laboral y a aumentar la productividad mediante la reducción del nivel para la contratación y el fomento del reparto de trabajo.

3. Medidas destinadas a aumentar la oferta de formación profesional y a adecuarla en mayor medida a las necesidades del mercado de trabajo. En 1996, 1997 y 1998 se mejorarán las prestaciones en materia de formación mediante la oferta de 5.000 nuevas plazas de formación profesional básica para principiantes. Además, el acuerdo en materia de política de rentas de 1995 prevé la admisión de 4.000 nuevos estudiantes al año en 1996-1998 y un aumento de 10.000-20.000 plazas de educación para adultos a partir de 1997.

4. Medidas destinadas a crear condiciones favorables para la actividad empresarial.

5. Mayores inversiones en el sector de la construcción y en la protección del medio ambiente con financiación tanto privada como pública.

6. Redefinición del objetivo central de la política laboral pasando de la garantía pasiva contra el desempleo a medidas activas. El objetivo consiste en que un 5% de la mano de obra (125.000) participe en medidas activas de empleo hasta 1997.

2.5. Las mujeres en el mercado de trabajo (24)

La tasa de participación laboral de las mujeres finlandesas es relativamente elevada en comparación con otros muchos Estados miembros de la UE: la tasa de empleo (% de la población en edad de trabajar) de las mujeres en Finlandia era en 1994 del 55,4%, mientras que en la UE 12 era del 48,6%, aunque era más elevada en Dinamarca, Suecia, el Reino Unido y Portugal. No obstante, la tasa de empleo de los hombres en Finlandia era prácticamente la misma que la de las mujeres, a saber, 57,6%, situación bastante poco habitual en comparación con la registrada en los demás Estados miembros de la UE. En Dinamarca, país que tiene la tasa de empleo más elevada para la mujer (66%), la tasa de empleo para los hombres era del 76% en 1994.

En Finlandia, la tasa de desempleo de las mujeres, 16,7% (1994), es más baja que la de los hombres, 19,9% (1994). Las cifras de la UE 12 eran del 13% para las mujeres (1994) y del 10% para los hombres (1994). En todos los Estados miembros excepto Finlandia, Suecia y el Reino Unido, la tasa de desempleo de las mujeres es más elevada que la de los hombres.

Las mujeres finlandesas también tienden a trabajar a tiempo completo. En 1994 sólo el 11% de las finlandesas trabajaba a tiempo parcial mientras que en la UE de los Doce era el 30% de las mujeres (Dinamarca 34%, Suecia 17%, Reino Unido 44% y Portugal 12%). Las tasas finlandesas de participación de las mujeres en el trabajo a tiempo completo son probablemente las más elevadas de la UE.

Por lo que respecta a las medidas adoptadas recientemente en materia de desempleo femenino, se ha intensificado la cooperación entre las autoridades de trabajo y educación con objeto de reducirlo. Se han establecido redes regionales de cooperación para introducir innovaciones en el ámbito del empleo femenino y se hace hincapié en la creación de empresas y en el establecimiento por cuenta propia (25).

Las mujeres finlandesas tienen un buen nivel de instrucción, especialmente los grupos más jóvenes formados por mujeres que han recibido por término medio más instrucción que los hombres. Esto se refleja en el hecho de que el 59% de los diplomados en centros de formación profesional en 1992 eran mujeres, cifra que se corresponde con el 55% de los licenciados universitarios (26).

La prohibición de la discriminación directa o indirecta por razones de sexo está contemplada en la Ley de Igualdad de 1986, que se modificó por primera vez en 1992, al prohibirse la discriminación por razones de embarazo o maternidad/paternidad, y que volvió a modificarse en 1995.

El objetivo de esta ley es fomentar la igualdad de los sexos y evitar la discriminación mejorando la posición de las mujeres en la vida laboral. En esta ley se incluyen disposiciones para fomentar la igualdad, prohibir la discriminación y garantizar el recurso a la justicia. También incluye disposiciones sobre el fomento activo de la igualdad: las autoridades y los empresarios están obligados a fomentar la igualdad con objetivos concretos y de forma planificada. La versión modificada de la ley también incluye una disposición por la que se establece una cuota del 40% de ambos sexos en comisiones gubernamentales, organismos consultivos y otros de carácter análogo.

Con objeto de comprobar que se respeta la Ley de Igualdad y fomentar su aplicación se ha creado el cargo de Defensor del Pueblo en materia de igualdad, que está facultado para adoptar iniciativas y dar instrucciones en los casos en que se aplique la ley, así como para inspeccionar el lugar de trabajo en caso de que existan motivos de sospecha de violación de la Ley de Igualdad (27).

2.6. Las relaciones industriales

2.6.1. Los sindicatos

Desde la década de los años 60 la implantación sindical ha aumentado rápidamente. En 1994, aproximadamente el 90% de los trabajadores finlandeses pertenecían a un sindicato (en esta cifra se incluyen también jubilados, estudiantes y los miembros que no cotizan). Se trata de uno de los niveles más elevados de la UE junto con Dinamarca y Suecia. La sindicación en Francia, Italia y Alemania ascendía, respectivamente, a 11%, 66% y 42% (28).

El sindicato más importante es la SAK (Organización Central de Sindicatos Finlandeses), que cuenta con 1.100.000 miembros. Están afiliados a esta organización 24 sindicatos de los que los más importantes son los que representan a trabajadores del metal, personal municipal, empleados estatales y trabajadores de la construcción. Los antecedentes de la SAK remontan a 1907. Toda la historia del movimiento sindical obrero finlandés se ha caracterizado por la rivalidad entre, por una parte, los socialdemócratas y, por otra, los comunistas. La SAK y la mayor parte de los afiliados están dirigidos por los socialdemócratas. No obstante, la Alianza de Izquierdas mantiene una presencia significativa y en ocasiones perturbadora.

Existen dos grupos sindicales de empleados organizados más por profesiones que por sectores industriales. La STTK (Confederación Finlandesa de Empleados Asalariados) está formada por 28 sindicatos miembros y tiene aproximadamente 600.000 miembros. La AKAVA (Confederación de Sindicatos de Profesionales de la Enseñanza de Finlandia) está formada por 32 sindicatos y cuenta con 320.000 miembros, fundamentalmente con formación universitaria (29).

2.6.2. Las organizaciones patronales (30)

Los empresarios están organizados en cuatro organizaciones principales de las cuales dos representan al sector público y dos al sector privado. Las organizaciones empresariales más importantes son la TT (Confederación de Industrias y Empresarios Finlandeses), a la que, en 1993, pertenecían aproximadamente 6.000 empresas con 420.000 trabajadores, y la LTK (Confederación Empresarial de Industrias de Servicios de Finlandia), a la que pertenecen 5.800 empresas con 280.000 trabajadores. La KT (Comisión para Autoridades Locales Patronales), que es la mayor organización del sector público, cubre 455 municipios y 260 federaciones que emplean a 420.000 personas. La VTML (Agencia de Empleadores del Estado) firma convenios colectivos para 140.000 empresarios y funcionarios empleados por el Estado. Además existen varias organizaciones de menor importancia. A la MTL (Federación de Empresarios Agrícolas) pertenecen aproximadamente unas 1.000 empresas (31).

2.7. La función de los interlocutores sociales (32)

La negociación colectiva ha tardado en desarrollarse en Finlandia. Sólo a partir de 1946 ha desempeñado una función de grandes dimensiones en Finlandia. Además de los acuerdos sobre salarios se celebra toda una serie de acuerdos nacionales, habitualmente de duración indefinida y que se centran en asuntos no salariales. Estos pactos no salariales, en los que participan las principales organizaciones del mercado laboral, pueden trabajar sobre asuntos cubiertos por la legislación, anticiparse a la elaboración de la legislación o abordar asuntos que no están contemplados en ninguna normativa (para los acuerdos más importantes, véase el apartado 3 que figura a continuación).

Por lo que respecta a la fijación de salarios, las negociaciones en el mercado de trabajo finlandés han estado dominadas, desde principios de los años 60, por convenios colectivos centralizados. Entre 1968 y 1992 los convenios colectivos estaban basados en general en una política de rentas centralizada. Las partes contratantes de los convenios eran las federaciones de los asalariados y de los empresarios. El gobierno solicitó que se adoptasen soluciones moderadas en materia de salarios y prometió reformas en la política laboral y social. Fue posible, como parte de una política global de rentas, aplicar incluso costosas reformas en materia de política social con el fin de desarrollar la sociedad del bienestar.

En general, los convenios en materia de política de rentas se han firmado por dos años. Desde 1971, los acuerdos en materia de rentas han sido adoptados por la comisión paritaria para acuerdos salariales formada por organizaciones profesionales y el Gobierno. Fue un período de buenas relaciones entre los interlocutores sociales, pero la situación cambió con la recesión. Las diferentes partes tenían puntos de vista distintos sobre la manera de hacer frente a los problemas. Los empresarios pedían que se descentralizasen las negociaciones y que se estableciese una mayor flexibilidad en materia de salarios y de tiempo de trabajo.

Todo ello condujo a un cambio a principios de los años 90 en el sistema establecido de negociación. El gobierno no participó en el proceso de negociación y se alcanzaron acuerdos descentralizados en el ámbito industrial. Evidentemente, los empresarios acogieron con satisfacción esta práctica y, aunque los sindicatos estaban ansiosos por seguir adelante con la política de rentas, no apoyaron plenamente la continuación de los acuerdos centralizados. En 1995, tras complicadas y conflictivas negociaciones, se pidió la vuelta a las negociaciones centralizadas y nacionales (33).




| Top |

3. La legislación laboral (34)

En Finlandia, y en general en los países nórdicos, la legislación laboral se ha ido desarrollando a través de la cooperación entre los agentes del mercado de trabajo y el gobierno. El Parlamento apenas ha participado en la actividad cotidiana del mercado de trabajo, pero la legislación se ha ido elaborando sobre la base de propuestas conjuntas emanadas del sector empresarial y del de los asalariados.

Como se menciona más arriba, tras la Segunda Guerra Mundial los convenios colectivos desempeñaron un importante papel a la hora de regular la mayoría de los aspectos de los asuntos laborales, incluidas las condiciones individuales de empleo. En teoría, estos convenios son jurídicamente vinculantes sólo para los firmantes y los empleados afiliados a la federación sindical que los haya negociado. No obstante, un empresario ha de respetar los términos y las condiciones de un convenio incluso para los empleados que no pertenecen a la federación que lo ha negociado,

En 1994, el 72% de la población activa estaba cubierta por convenios colectivos (35). No obstante, los convenios colectivos en materia de salario mínimo cubrían al 95% de la mano de obra (36).

Entre los principales convenios vigentes sobre aspectos no salariales se incluyen (37):

- el Convenio General (1946), por el que se regulan las relaciones entre la federación de empresarios y la federación obrera SAK y los derechos y deberes de empresarios y asalariados. (En acuerdos independientes se contemplan disposiciones similares para las federaciones de empleados);

- el Acuerdo en materia de seguridad del puesto de trabajo, por el que se amplía la legislación sobre despidos y cierres;

- el Acuerdo sobre enlaces sindicales;

- los Acuerdos sobre protección laboral, por los que se amplía la legislación en materia de salud y seguridad;

- el Acuerdo de racionalización (u organización y método) de las mejoras de los métodos de producción y las condiciones de trabajo;

- el Acuerdo de cooperación, para la aplicación de la Ley sobre Cooperación;

- acuerdos en materia de formación.

Entre las principales leyes vigentes en materia laboral se incluyen (38):

- La Ley sobre empleo

El objetivo de esta ley es proporcionar a los ciudadanos (EEE) oportunidades laborales. Mediante una reforma de la Ley sobre empleo que entró en vigor a comienzos de 1993, se anularon las obligaciones de emplear a jóvenes y a desempleados de larga duración. El objetivo de la reforma es pe rmitir que se apliquen políticas laborales más activas y flexibles.

- La Ley sobre los servicios de empleo, que fue modificada a comienzos de 1994 y en la que se estipula que los servicios de empleo han de potenciar las medidas de activación de la política laboral y mejorar el funcionamiento del mercado de trabajo.

- La Ley sobre la formación en el mercado de trabajo, cuyo objetivo es establecer sistemas planificados de formación para satisfacer las necesidades cuantitativas, cualitativas y regionales de la vida activa.

- La Ley sobre el tiempo de trabajo

De conformidad con esta ley, el tiempo de trabajo en Finlandia no puede ser superior a ocho horas al día y cuarenta horas por semana. No obstante, estas cifras constituyen fundamentalmente un punto de referencia ya que, mediante convenio colectivo, se pueden acordar normativas específicas para los diferentes sectores, de conformidad con la Ley de flexibilidad de 1989. Kauppinen añade que, mientras que, en el sector privado un convenio colectivo es un convenio mínimo, en el sector público es un convenio mínimo y máximo (39).

Además, los empleados están obligados a tomarse un período de descanso ininterrumpido de al menos 30 horas y, para aquellos que trabajan más de 7 horas, una pausa diaria de al menos una hora durante la cual pueden abandonar el lugar de trabajo (40).

- La Ley sobre los permisos de vacaciones anuales

De acuerdo con las reformas de 1981, el permiso anual mínimo es de cinco semanas al año para todos los empleados con más de un año de antigüedad. Cuando un empleado accede a un puesto de trabajo tiene derecho a cuatro semanas. Algunos convenios colectivos prevén seis semanas.

En 1995, la duración del permiso anual para los agricultores era de 22 días. Es posible contar con un sustituto para ese período.

- La ley sobre los permisos para formación

Un empleado cuyo principal empleo con el mismo empleador haya durado un total de un año como mínimo, de manera fraccionada o no, tiene derecho, bajo determinadas condiciones estatutarias, a un permiso para formación de un total máximo de dos años a lo largo de cinco años de trabajo con el mismo empleador. El permiso para formación también se puede conceder para cursar estudios en el extranjero.

El objetivo de esta ley es aprovechar este permiso para mejorar la formación y las oportunidades educativas de la mano de obra.

- Pago de salarios

La función de la legislación laboral en materia de remuneración laboral es de segundo orden ya que el sistema de negociación colectiva regula la fijación de los salarios, incluidos los salarios mínimos.

Como otros nueve Estados miembros, Finlandia no dispone de un sistema global de salario mínimo reglamentario propiamente dicho. No obstante, las tarifas fijadas en los principales convenios colectivos se aplican generalmente dentro de los sectores correspondientes y constituyen niveles mínimos efectivos para los miembros de los sindicatos firmantes y para los no miembros. Estas escalas sectoriales pueden variar considerablemente y con frecuencia incluyen suplementos por antigüedad y cualificaciones adicionales (41).

- Seguridad en el trabajo

La Ley de protección laboral es una ley marco en la que se establecen los principios de protección contra accidentes y riesgos para la salud en el trabajo. Esta ley incluye disposiciones sobre las obligaciones de los asalariados, la salud profesional y las condiciones de trabajo en los lugares de trabajo. Además recomienda enérgicamente la cooperación entre empresarios y asalariados.

- La ley de protección de los trabajadores jóvenes

En esta ley se incluyen disposiciones especiales sobre los asalariados menores de 18 años. La ley permite el empleo regular de un joven de más de 15 años que ha cursado la escolaridad obligatoria. Se puede contratar a jóvenes de más de 14 años para trabajos ligeros que no resulten perjudiciales para su salud. En esta ley también se incluyen disposiciones sobre los horarios de trabajo de los jóvenes.

- La ley de asistencia sanitaria profesional

En esta ley se incluyen disposiciones por las que se exige al empleador que mantenga el lugar de trabajo bajo vigilancia constante e impulse proyectos para lograr un mayor nivel de seguridad y de salud en el lugar de trabajo. El empleador ha de organizar revisiones médicas en caso de que el trabajo implique riesgos para la salud. Con arreglo a esta ley también se exige al empleador que verifique si un empleado minusválido puede hacer frente al trabajo que se le ha asignado.




| Top |

4. LA EDUCACIÓN

La escolarización obligatoria en Finlandia dura 9 años, de los 7 a los 16. Esta es aproximadamente la media para la UE, ya que la mayor duración es de 13 años en los Países Bajos y la menor de 8 en Italia, España y Portugal (42). En Finlandia no es obligatorio asistir a la escuela antes de la edad de inicio de la escolaridad. No obstante, existen centros de atención diurna dirigidos por la administración de bienestar social en cooperación con centros polivalentes.

Prácticamente no existen colegios privados que compitan con los colegios públicos, a pesar de la inexistencia de normativas que lo impidan. En opinión de la OCDE, esto se debe en buena parte a la falta de financiación pública disponible para colegios privados y al hecho de que "Finlandia dispone de un sistema educativo de notables cualidades, que mantiene un nivel elevado y uniforme dentro del país y figura entre los mejores en el plano internacional en lo que se refiere al nivel de los adolescentes en materia de lectura" (43).

Con 16 años, el estudiante que ha finalizado la enseñanza obligatoria ha de decidir si quiere proseguir sus estudios en un instituto superior y posteriormente en la universidad o bien inscribirse en un centro de enseñanza y formación profesional. Aunque aquellos que han obtenido un título de formación profesional tienen plenamente derecho a cursar estudios universitarios, pocos lo hacen.

El sistema universitario está formado por 20 universidades, todas ellas de propiedad y de gestión estatales. Hay 10 universidades con facultades de diferentes disciplinas, 6 universidades especializadas (3 universidades de tecnología y 3 de economía) y 4 centros de letras y arte. Como en otros Estados miembros de la UE, el sistema universitario de enseñanza consta de 3 ciclos básicos: licenciatura, master y doctorado. El título de licenciatura, para el que son necesarios de tres a cuatro años, es relativamente poco habitual. Más frecuentes son los títulos de master, para los que pueden ser necesarios ocho años aunque, en teoría, deberían bastar cinco a seis años. Es de imaginar que, una vez terminados los estudios, los niveles de empleo e ingresos aumentan de forma directamente proporcional al nivel de los títulos obtenidos (44).

En opinión de algunos, el número de alumnos con respecto a la cantidad de población es un indicador del nivel de compromiso de la nación con la educación. En 1993 el 69% de los finlandeses de 7 a 29 años estaban integrados en el sistema educativo normal. Comparada con las de otros Estados miembros de la UE y de la OCDE, esta cifra es elevada. En el caso de Dinamarca el porcentaje es del 55%, para el Reino Unido es del 53% y para Alemania del 50% (45).

En 1993, de los finlandeses de 15 años y de más de 4.100.000 personas, 1.900.000 había recibido sólo una educación básica, 1.700.000 habían alcanzado un nivel secundario superior y 459.000 habían cursado estudios superiores (46).




| Top |

5. LA FORMACIÓN PROFESIONAL

En un país con recursos naturales relativamente escasos se ha hecho mucho hincapié en los recursos humanos. Dos hechos han incitado a la población a interesarse en mayor medida por la formación profesional como opción. En primer lugar, el hecho de que, como en la mayor parte de los países industrializados por no decir en todos, las mejoras registradas en la tecnología y la automatización han reducido la necesidad de disponer de una mano de obra numerosa y relativamente poco cualificada y han aumentado la necesidad de disponer de un personal bien formado y cualificado. En segundo lugar, con la intensificación del desempleo a principios de los años 90, los trabajadores se vieron obligados a buscar trabajo en otros sectores de la economía para los que no disponían de cualificaciones ni de formación.

La formación profesional se ha convertido en algo de suma importancia "en un país en el que los acuerdos sobre política de rentas desempeñan tradicionalmente una importante función y es políticamente difícil dejar que los mecanismos del mercado reduzcan el desempleo mediante niveles más bajos de salarios. Un enfoque más perfeccionado consiste en actualizar los conocimientos de la población e intentar que haya una mayor correspondencia entre las empresas y los organismos de formación para que los estudiantes adquieran los conocimientos pertinentes" (47).

Las universidades y los centros de formación profesional proporcionan el grueso de la formación laboral inicial para adultos. Las empresas privadas también proporcionan formación pero más bien se trata de formación de aprendices, sobre la base de acuerdos entre aquéllas y los municipios. En los últimos años se han introducido nuevos programas: se organizan cursillos a gran escala y exámenes y cursos de lenguas con el fin de conseguir que aumente el nivel de aprendizaje de lenguas de la población adulta.

Los jóvenes tienen a su disposición formación y diplomas profesionales en tres niveles:

- los estudiantes que hayan finalizado los estudios secundarios pueden, tras dos a tres años de estudios, obtener un diploma equivalente al de una escuela de enseñanza secundaria superior;

- el denominado nivel terciario inferior, para el que son necesarios de cuatro a cinco años de estudios a partir de la enseñanza secundaria y de uno a dos años a partir de la enseñanza secundaria superior;

- un estudiante que haya cursado la enseñanza secundaria superior sólo puede obtener un diploma profesional superior si sigue cursando estudios durante otros tres a cuatro años.

Desde finales de la década de los 80 la gestión de los centros de formación profesional ha estado sometida a presiones. Las instituciones están financiadas con fondos públicos y son gestionadas con arreglo a una política acordada casi completamente a nivel ministerial. Se ha presionado para conseguir una mayor flexibilidad y disponibilidad del sistema para los adultos y no sólo para los jóvenes.

La nueva Ley de formación para aprendices (1993) proporciona mayor libertad de iniciativa a los centros de formación profesional en lo que respecta a los programas ofrecidos y, en general, a la manera en que utilizan sus presupuestos. En otros Estados miembros es evidente esta tendencia a la descentralización, así como el desarrollo de sistemas más flexibles que pueden ofrecer combinaciones de tiempo completo o tiempo parcial y de formación en el centro escolar y prácticas de aprendizaje (48).

Desde comienzos de los años 90, el número de programas para aprendices ha aumentado en un 40% pero sigue representando sólo el 5% de toda la formación profesional. Kyrö afirma que "el rápido ritmo actual de progreso tecnológico conlleva enormes desafíos para la formación y la educación institucionales, especialmente en Finlandia, país en el que la red escolar es extensa. Existen aproximadamente 500 centros de formación profesional que se ocupan anualmente de 200.000 estudiantes. Un centro de formación profesional no puede renovar sus infraestructuras educativas al mismo ritmo que los empresarios más progresistas adquieren nuevos equipos y maquinaria. Por lo tanto, es indispensable transferir partes esenciales de la formación práctica a empresas progresistas" (49).

Un empleado puede solicitar un permiso para formación tras haber ocupado un puesto de trabajo durante un año. La formación no tiene que estar relacionada con la actividad de la empresa sino que el empleado puede elegir el tema de sus estudios. Durante un período de cinco años se puede obtener un máximo de dos años de permiso para formación. Durante este permiso no se abona un salario pero el empleado tiene derecho a solicitar diferentes becas de formación.




| Top |

6. LA PROTECCIÓN SOCIAL

Hasta mediados de los años 70 el gasto de Finlandia en bienestar social era bastante modesto, pero el desarrollo de los regímenes de jubilación y las mejoras en los servicios de asistencia sanitaria y de bienestar social acercaron a Finlandia a la media de la Europa occidental en este ámbito hacia 1990 (50).

El sistema ha conseguido hacer que el bienestar de la población sea muy independiente de las estructuras familiares y de las condiciones predominantes en el mercado. También ha resultado relativamente útil a la hora de reducir las desigualdades en materia de rentas (51).

Como en los demás países escandinavos, es característico del sistema finlandés que la protección social cubra a todos los ciudadanos por derecho y que todos tengan derecho al mismo importe de base. Además, los asalariados reciben prestaciones adicionales en función de los sueldos. Únicamente el seguro contra el desempleo es independiente del sistema integrado gestionado por el Estado y es más bien voluntario (52).

En Finlandia, el gasto total en protección social con respecto al PIB es considerablemente superior a la media de la UE de doce miembros.

Desglose del gasto en protección social por funciones, 1993

% total del gasto social% PIB
FinlandiaE 12FinlandiaE 12
Vejez y supervivientes32.142.311.411.9
Enfermedad21.023.37.46.5
Incapacidad y accidentes de trabajo y enfermedades profesionales15.210.45.42.4
Desempleo9.46.93.31.9
Colocación, orientación profesional, reinserción4.01.61.40.3
Vivienda1.11.90.40.5
Familia10.06.53.51.8
Maternidad2.40.90.80.3
Otras2.01.70.71.1
Administración2.94.51.01.3
TOTAL100.0100.035.428.5

Fuente: Eurostat, Base de datos ESSPROS - La protección social en Europa 1995, Comisión Europea, COM(95)0457.

6.1 La financiación

En Finlandia, aproximadamente el 50% de la financiación del gasto de seguridad social procede de las autoridades públicas; la contribución empresarial asciende al 38% y la de la persona asegurada al 11%:

Financiación del gasto en seguridad social

DinamarcaFinlandiaIslandiaNoruegaSuecia
1981:
Autoridades públicas87.443.767.641.550.1
Empresarios10.448.525.938.248.9
Asegurados2.27.86.520.31.0
1992:
Autoridades públicas87.350.760.258.854.9
Empresarios7.338.132.225.543.5
Asegurados5.411.17.615.61.6

Fuente: Nososco, La seguridad social en los países nórdicos, 1995.

Desde la recesión se ha tendido a aumentar la contribución de los empresarios y de los asegurados.

Durante la recesión de comienzos de los años 90, y a consecuencia del descenso del PIB y del aumento de las prestaciones por desempleo, el gasto en bienestar aumentó enormemente y se hizo muy costoso. En 1994 se introdujo una serie de reformas. Se suprimió la duración indefinida del subsidio básico de desempleo y las normativas por las que se regula el derecho a dichas prestaciones se hicieron más estrictas. Estas medidas estaban destinadas a incentivar en mayor medida a los desempleados a la hora de buscar un trabajo. Por lo que respecta a las pensiones, la edad de jubilación de los funcionarios se aumentó en 1993. En 1994 se decidió aumentar la edad mínima de jubilación anticipada para todas las categorías de trabajadores. Además, en 1993 se modificó el sistema de subvenciones con el fin de fomentar el ahorro a nivel local y hacer posible un control más estricto del gasto en bienestar a cargo del gobierno central.

No obstante, según la OCDE, estas reformas no bastarán porque, además, se prevé que el envejecimiento de la población provoque un nuevo aumento del gasto. Por lo tanto, la OCDE propone nuevas limitaciones del gasto y un mayor control del gasto en bienestar a nivel local (53).

A continuación figura una breve descripción de algunos de los regímenes más importantes.

6.2. Las pensiones (54)

Las pensiones reglamentarias incluyen las pensiones nacionales y las pensiones de empleo. Las personas residentes en Finlandia de más de 16 años de edad están aseguradas en el marco de la Ley Nacional de Pensiones. Los que trabajan en Finlandia también están asegurados en el marco de la Ley de Pensiones de Empleados y de la Ley de Pensiones de Trabajadores por cuenta propia (o una ley similar). Ambos regímenes aplican más o menos los mismos criterios de eligibilidad.

El objetivo de la pensión nacional es garantizar una renta mínima adecuada a todos los pensionistas. Incluye la pensión de vejez, la pensión de vejez anticipada, la pensión de incapacidad anticipada, la pensión por invalidez total, el subsidio de desempleo y la pensión de supervivencia. Si el pensionista ha residido en Finlandia durante menos de 40 años, la pensión de vejez es proporcional al período de tiempo de residencia del asegurado en Finlandia.

La pensión nacional máxima asciende a 2.532 marcos finlandeses al mes. En el caso de las personas que reciben una pensión de empleo, esta suma se reduce proporcionalmente de acuerdo con la situación familiar y el coste de la vida en la zona en la que residen, de manera que aquellos que reciben una pensión de empleo de más de 5.188 marcos finlandeses no pueden recibir la pensión nacional.

El objetivo de la pensión de empleo es garantizar que el nivel de poder adquisitivo alcanzado por los asalariados y los trabajadores por cuenta propia durante su vida activa se mantenga. La pensión de empleo se determina sobre la base de la duración del empleo o del trabajo por cuenta propia y del salario o de los ingresos respectivamente. No existe límite superior para la remuneración que constituye la base de la pensión. La cantidad máxima de la pensión equivale al 60% del sueldo y se aumenta cuando la cotización supera los 40 años. En el año 2002, el sistema será plenamente operativo. Las pensiones de empleo son obligatorias. Este régimen está gestionado por instituciones privadas de pensiones de empleo. Hasta finales de 1992, las pensiones de los trabajadores se financiaban en su totalidad sobre la base de cotizaciones de los empresarios. En 1993 los asalariados empezaron a cotizar por sus pensiones.

Con arreglo al régimen reglamentario de pensiones de empleo, las prestaciones incluyen la pensión de vejez, la pensión de vejez anticipada y diferida, la pensión por tiempo parcial, la pensión por incapacidad anticipada, la pensión por invalidez total, la pensión por invalidez parcial, la pensión de desempleo y la pensión de supervivencia.

Los asalariados de entre 58 y 64 años tienen derecho a una pensión parcial de jubilación anticipada siempre que sigan trabajando a tiempo parcial.

Las pensiones son ingresos sujetos a impuestos. No obstante, si los únicos ingresos del pensionista son la pensión nacional total, ésta está exenta de impuestos.

En el cuadro que figura a continuación se comparan las prestaciones de pensión que se perciben en los diferentes Estados miembros en porcentajes de los sueldos anteriores. La mayor parte de las prestaciones depende en cierta medida de la duración de las cotizaciones.



ABDDKEFFINGRIIRLLNLPSUK
Min3947(a)525046603019354670305531
Max8373(a)6010088608089427870805544

N.B. Todas las cifras se entienden en tanto por ciento.

(a) En función de la duración de las cotizaciones.

Fuente: Comisión Europea, Tableau de Bord, 1995.

6.3. La asistencia sanitaria (55)

A finales de 1994 existían en Finlandia 455 municipios que proporcionaban servicios de bienestar social y de sanidad. La asistencia sanitaria está financiada fundamentalmente por el Estado y las autoridades locales pero los usuarios de los servicios también contribuyen. En 1993, el sector público aportó el 77% de la financiación de la asistencia sanitaria, los usuarios de los servicios el 19% y otros, es decir, fondos de asistencia, empresarios y seguros privados, el 4%.

De la asistencia sanitaria primaria se ocupan en los municipios los centros de salud creados por una autoridad individual o bien en colaboración con un municipio vecino. En 1994 había 243 centros de salud en los 455 municipios finlandeses. Hasta 1993, año en que se revisó el sistema de pagos, los servicios de los centros de salud estaban básicamente gratuitos. En la actualidad, las autoridades locales pueden cobrar un importe anual o facturar una cantidad determinada por la asistencia dispensada por un médico. También se ha establecido un importe diario en caso de hospitalización. Los servicios de los centros de salud son gratuitos para los jóvenes menores de 16 años. Además, también es gratuita la asistencia sanitaria preventiva.

Las autoridades locales pueden proporcionar los servicios ellas mismas o bien obtenerlos mediante pago a través del sector privado. En general, el ámbito, el contenido y la organización de los servicios no están definidos por ley, con lo que pueden presentarse diferencias entre las distintas autoridades locales.

No obstante, existe una legislación en la que se estipulan los servicios básicos principales que todas las autoridades locales han de prestar. La Junta de garantía de las prestaciones básicas, que colabora con el Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad, emite recomendaciones para corregir los defectos en la prestación de servicios.

Para compensar la pérdida de ingresos durante la enfermedad, se abonan prestaciones por enfermedad en efectivo.

6.4. Las prestaciones de desempleo (56)

Hay una prestación de desempleo básica y otra en función de los ingresos. La prestación básica de desempleo se abona, sin que se comprueben los medios de vida del interesado, a las personas en paro que tienen entre 17 y 64 años, que se han inscrito para buscar un empleo a tiempo completo, que están capacitadas y disponibles para trabajar, que cumplen las condiciones de empleo y a quienes la oficina de empleo no ha proporcionado trabajo ni formación. Para aspirar a una prestación de desempleo en función de los ingresos, el interesado debe ser además miembro de un fondo de desempleo. Las personas que se benefician de otras prestaciones, por enfermedad, maternidad, paternidad o prestación parental, no tienen derecho a la prestación de desempleo. La prestación se considera ingreso imponible y el período máximo de cobro es de 500 días a lo largo de cuatro años civiles consecutivos.

Las personas que se han beneficiado de la prestación de desempleo durante el período máximo tienen derecho posteriormente a un "apoyo del mercado de trabajo".

La prestación básica asciende a 118 marcos finlandeses diarios. También pueden obtenerse suplementos por hijos. Para tener derecho a una prestación en función de los ingresos es necesario haber sido miembro de un fondo de desempleo durante seis meses como mínimo y la prestación máxima (incluidos los suplementos por hijos) no puede exceder del 90% del salario diario.

Una persona que ha dejado su trabajo sin motivo válido o que ha provocado ella misma el final de su contrato no puede beneficiarse de la prestación durante un período de ocho semanas. Una persona que se niegue repetidamente a utilizar las medidas que le ofrece la oficina de empleo o que se niegue a aportar la información que exige la Ley de intercambio laboral no puede beneficiarse de la prestación durante un período de seis semanas.

Si la persona que busca trabajo y cumple las condiciones de empleo alcanza la edad de 55 años antes de que haya terminado el período máximo de cobro de 500 días, el derecho a la prestación de desempleo se mantiene hasta que cumpla 60 años.







6.5. Las prestaciones y cargas familiares (57)

6.5.1. Primas por hijos

Se abonan por cada hijo que reside permanentemente en Finlandia y que no ha alcanzado los 17 años de edad, con independencia de su nacionalidad.

Primas por hijo:

Primer hijo 535 Marcos finlandeses/mes

Segundo hijo 657 Marcos finlandeses/mes

Tercer hijo 779 Marcos finlandeses/mes

Cuarto hijo 901 Marcos finlandeses/mes

Quinto hijo 1.023 Marcos finlandeses/mes

Las familias monoparentales tienen derecho a un importe suplementario de 200 marcos finlandeses por hijo.

6.5.2. Primas de maternidad, paternidad y parentales

El subsidio parental y por maternidad durante los períodos de empleo equivale a la asignación diaria en el marco del seguro por enfermedad. La asignación diaria mínima asciende a 60 marcos finlandeses.

El período total durante el cual se tiene derecho al subsidio parental y por maternidad es de 263 días laborables. La parte correspondiente al permiso por maternidad es de 105 días laborables. La mujer embarazada puede iniciar el permiso por maternidad entre 50 y 30 días laborables antes de la fecha de parto prevista.

El padre tiene derecho a un subsidio por paternidad correspondiente entre 6 y 12 días laborables al nacer el bebé y, además, a otros 6 días laborables cuando él mismo elija durante la licencia parental. Ninguno de estos permisos supone una reducción del derecho al subsidio parental.

Durante el período de embarazo, se ha de ofrecer a la mujer embarazada que realiza un trabajo peligroso un trabajo con un alto nivel de seguridad. En caso de que no sea posible, la mujer tiene derecho a disfrutar de un permiso por maternidad especial durante el embarazo y a recibir un subsidio por maternidad especial para este período.

6.5.3. Asistencia diurna infantil y subsidio por maternidad

Desde comienzos de 1996 todos los niños que todavía no hayan alcanzado la edad escolar tienen derecho a asistencia diurna municipal, que puede ser de jornada completa o de jornada parcial, en un centro de asistencia diurna o en un centro de asistencia familiar. Los servicios de asistencia diurna también están a disposición de aquellos que trabajan por turnos y de noche. A comienzos de 1996 había en Finlandia 192.000 plazas de asistencia diurna. Estos servicios se pagan mensualmente y durante un máximo de 11 meses por año de actividad. El precio se determina sobre la base del tiempo de asistencia, el poder adquisitivo del usuario, el tamaño de la familia y el número de niños que reciben la asistencia.

Para organizar la asistencia diurna de manera distinta a la asistencia diurna municipal, los padres reciben un subsidio por asistencia privada destinado a la asistencia diurna a niños que no han alcanzado todavía la edad escolar. Este subsidio incluye, según la edad del niño, entre 500 y 1.200 marcos finlandeses y un subsidio adicional, que está en función de los ingresos y de las dimensiones de la familia. Uno de los padres puede quedarse en casa para ocuparse del niño y, si el niño tiene menos de tres años, el padre o la madre conserva su puesto de trabajo. Los padres pueden turnarse también para ocuparse de los hijos.

La familia de cada recién nacido tiene derecho a una donación por maternidad. La mayoría de las veces, las familias deciden que esta prestación adopte la forma de una "dotación de maternidad", que incluye ropa y todo lo necesario para el cuidado del bebé. Si la familia decide recibir esta donación en metálico el importe es de 760 marcos finlandeses.




| Top |

7. FINLANDIA Y LA UE

7.1. Consecuencias de la adhesión

Cuando Finlandia se convirtió en miembro de la UE en 1995, su legislación en materia de seguridad social, igualdad de oportunidades, sanidad y seguridad ya tenía el mismo nivel o había alcanzado un nivel superior al de la UE. Ello se debía en parte a la pertenencia de Finlandia al EEE.

7.2. Maastricht

De acuerdo con el plan de empleo de Finlandia tras Essen (véase apartado 2.4. más arriba), la Unidad de Información Económica afirma que el plan no debería afectar a la posición de Finlandia con respecto al calendario de convergencia de la UEM de Maastricht (58).

No obstante, la Comisión afirma que los objetivos fiscales de Finlandia son ambiciosos y que ello se debe en gran parte a su problema de deuda pública. En 1995, la deuda pública correspondía al 60,3% del PIB y está previsto que en 1996 suba hasta el 64,6%. Esta diferencia prevista del 5% entre la cifra finlandesa y el criterio de la UEM del 60% (o menos) del PIB permanece, no obstante, por debajo de la media europea del 70,4% (59) y sale muy bien parada si la comparamos con la de Bélgica (133,8% del PIB), Italia (124,9%) y Grecia (114,4%). A pesar de todo, la Comisión afirma que Finlandia ha de seguir esforzándose para alcanzar estos objetivos fiscales (60).

7.3. El Fondo Social Europeo (FSE) (61)

Entre 1995 y 1999, la UE gastará 495,6 millones de ecus en Finlandia a través del FSE. Habida cuenta de que el FSE representa sólo el 30% del gasto total de la UE para acciones estructurales, aproximadamente el 47% de los Fondos estructurales en Finlandia se asignan al FSE. Por otra parte, "la contribución del FSE representa el 7% de la financiación nacional de las medidas activas de empleo".

En el cuadro que figura a continuación se muestra el desglose de las asignaciones del FSE en Finlandia entre 1995 y 1999 en función de los objetivos.

Ecus (x 1000)%
Objetivo 21 4002.9
Objetivo 325 84052.1
Objetivo 48 46017.1
Objetivo 5b3 2816.6
Objetivo 610 58021.3
TOTAL49 561100.0

Fuente: Comisión Europea.

Más de la mitad de las contribuciones del FSE se asignarán al objetivo 3, cuya meta consiste en "reducir el desempleo y fomentar el crecimiento económico a través de la creación de nuevas pequeñas y medianas empresas". Otros fines son:

- mejora de la cooperación entre las empresas;

- mejora de los centros de formación e investigación;

- ayuda a los asalariados para adecuarse al cambio industrial y a los nuevos métodos de producción.

Durante las negociaciones de adhesión se acordó crear un nuevo objetivo de los Fondos estructurales comunitarios en respuesta a los problemas específicos relacionados con las regiones situadas más al norte de Suecia y Finlandia, es decir, aquellas con una densidad de población muy baja (8 habitantes por km 2 o menos). Como se muestra en el desglose, una importante parte de la financiación a cargo del FSE se destinará al objetivo 6 durante los próximos tres años. La financiación estructural total con respecto al objetivo 6 ascenderá a 1.400,1 millones de ecus, de los cuales el 7,5% corresponderá a la financiación del FSE.

En el marco del objetivo 6, "las ayudas del FSE se utilizarán para:

- fomentar el desarrollo empresarial,

- apoyar la coordinación y el desarrollo de redes,

- medidas de tipo objetivo 3 (3 medidas),

- medidas de tipo objetivo 4 (2 medidas),

- acción en el ámbito de los recursos humanos para desarrollar la sociedad de la información, y

- formación de apoyo al ajuste estructural en la agricultura y al desarrollo de las zonas rurales." (62).




| Top |

BIBLIOGRAFÍA

Instituto central de garantía de pensiones, Programa finlandés de pensiones de empleo

Centro de estudios empresariales y políticos finlandeses, Indicadores de la sociedad finlandesa, 1995/1996

Unidad de información económica, Informe nacional, 3.11.95

Comisión Europea, Informe económico anual 1996 (COM(96)0086 final

Comisión Europea, La protección social en Europa 1995 (COM(95)0457 final)

Comisión Europea, Finlandia, Información básica, Employment Observatory, MISEP, 1996

Comisión Europea, DG V, Tableau de Bord 1995, Seguimiento de las conclusiones del Consejo Europeo de Essen sobre políticas en materia de empleo, Observatorio del Empleo

Comisión Europea, Recomendación de la Comisión sobre las orientaciones generales de política económica para los Estados miembros de la Comunidad (COM(95)0228 final)

Comisión Europea, DG V - documento interno, Finlandia y el FSE, 1996

Comisión Europea, El empleo en Europa 1995 (COM(95)0381)

Consejo Europeo, Conclusiones de la Presidencia, diciembre de 1994, Essen

Parlamento Europeo, Medidas para los jóvenes en paro en la UE - Resumen, DG IV, 7-1995

Eurostat, Estadísticas, población y condiciones sociales, julio de 1995

Eurostat, Estadísticas básicas de la Unión Europea, trigésimosegunda edición, 1995

Eurostat, Estadísticas demográficas, 1995

Eurostat, Retrato social de Europa, 1995

Eurostat, Europa en cifras, 1995

Fajertag, G., Negociaciones colectivas en 1994: reactivación económica, moderación salarial y desempleo, en Negociaciones colectivas en la Europa Occidental, 1994-1995, Instituto Europeo Sindical, Bruselas

Foster, H., Prestaciones para los asalariados en Europa y en los EE.UU., séptima edición, 1994

Glendinning and McLaughlin, Asistencia de pago: Lecciones de Europa, 1993

Järvenpää & Nuppola, Métodos de formación en el sector de la refrigeración, Universidad de Tampere, Instituto de educación, 1995

Kauppinen, T., Ministerio de Trabajo, Relaciones Laborales en Finlandia, 1994

Kiander, J., Instituto laboral para la investigación económica, Helsinki, en las Negociaciones colectivas en la Europa Occidental, 1994-1995, Instituto Europeo Sindical

Kyrö, M., Características de la enseñanza profesional en Finlandia, en: CEDEFOP, Formación profesional nº 4, enero-abril 1995

Marc, J., Las negociaciones de adhesión con Austria, Suecia, Finlandia y Noruega (Guía), Revista de Derecho europeo nº 2, abril de 1995

Boletín sobre migraciones, nº 156/96-03, marzo de 1996

Ministerio de Trabajo, Legislación laboral finlandesa, Helsinki, 1995

Ministerio de Trabajo, Permiso de alternancia laboral: una nueva manera de compartir el trabajo, 1996

Ministerio de Trabajo, Informe SOPEMI de Finlandia, 1994 y mediados 1995

Ministerio de Trabajo, KEKO - Nuevas oportunidades para PYME y desempleados especialmente instruidos, 1996

Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad, La seguridad social en Finlandia, 1993

Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad, La adaptación de los regímenes finlandeses de seguridad social a la legislación en materia de seguridad social de la Unión Europea, 1996

Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad, La legislación en materia de sanidad en Finlandia, 1996

Comisión nórdica socio-estadística, La seguridad social en los países nórdicos: ámbito, gasto y financiación, 1992

OCDE, Informes económicos, Finlandia 1995

OCDE, Perspectivas en materia de empleo, julio de 1995

OCDE, Visión de conjunto de la educación: indicadores de la OCDE, París, 1995

OCDE, Tendencias de las migraciones internacionales, Informe anual 1994

Estadísticas de Finlandia, La educación en Finlandia, 1994, Estadísticas e indicadores sobre educación

Estadísticas de Finlandia, Anuario de estadísticas, 1995

Vartiainen, H.J., Auge de la formación de aprendices en Finlandia, en: CEDEFOP, Formación profesional nº 4, enero-abril de 1995

Vuorinen, P., Finlandia: de la crisis del siglo hacia una lenta recuperación con políticas de empleo activas, MISEP-Observatorio del Empleo, nº 51, otoño de 1995

Watson & Wyatt, Data Services Europe, Empleo, términos y condiciones, 1995


1. J. Kiander, Las negociaciones colectivas en la Europa Occidental 1994-1995, Instituto Sindical Europeo.

2. Eurostat - Estadísticas básicas de la Unión Europea, 32ª edición.

3. Glendinning y McLaughlin, Asistencia de pago: Lecciones de Europa, 1993, pág. 103.

4. Población y condiciones sociales, resumen de estadísticas, 2/1996, Eurostat.

5. Boletín sobre migración, nº 156/96-03, marzo de 1996.

6. OCDE, Tendencias de las migraciones internacionales, Informe anual 1994.

7. Perspectivas en materia de empleo, OCDE, julio de 1995.

8. Expresada en términos de porcentaje de la población en edad de trabajar.

9. Comisión Europea, El empleo en Europa 1995, págs. 222-237.

10. Íd.

11. Julkunen y Nätti 1995, de P. Vuorinen, Finlandia: de la crisis del siglo hacia una lenta recuperación con políticas de empleo activas, MISEP - Observatorio del Empleo, nº 51, otoño de 1995.

12. Perspectivas en materia de empleo, OCDE, julio de 1995.

13. MISEP, Observatorio del Empleo, nº 51, otoño de 1995.

14. Comisión Europea, DG V - documento interno, Finlandia y el FSE, 1996.

15. P. Vuorinen, Finlandia: de la crisis..., MISEP - Observatorio del Empleo, nº 51, otoño de 1995.

16. Estadísticas de Finlandia, Anuario de estadísticas, 1995.

17. P. Vuorinen, Finlandia: de la crisis..., MISEP - Observatorio del Empleo, nº 51, otoño de 1995.

18. Comisión Europea, DG V, documento interno, Finlandia y el FSE, 1996.

19. Esta media incluye las cifras de 1992 para Grecia y las de los 15 Estados miembros de la UE con independencia del año.

20. Eurostat, Europa en cifras, 1995.

21. Comisión Europea, Sistema de Información Mutua sobre Políticas de Empleo (MISEP) Informe de base: Finlandia - Instituciones, procedimientos y medidas, 1996.

22. Consejo Europeo, Conclusiones de la Presidencia, diciembre de 1994, Essen.

23. Comisión Europea, DG V - documento interno, Finlandia y el FSE, 1996, págs. 3-4.

24. Comisión Europea, El empleo en Europa, 1995, COM(95)0396.

25. Comisión Europea, DG V, Tableau de bord 1995, Seguimiento de las conclusiones del Consejo Europeo de Essen sobre políticas de empleo, Observatorio del Empleo.

26. Indicadores de la sociedad finlandesa 1995/96, Centro de estudios empresariales y políticos finlandeses.

27. MISEP - Informe de base, Finlandia, Comisión Europea, 1996.

28. Eurostat, Retrato social de Europa, 1995.

29. T. Kauppinen, Ministerio de Trabajo, Relaciones laborales en Finlandia, 1994.

30. MISEP, Informe de base, Finlandia, Comisión Europea, 1996.

31. T. Kauppinen, Ministerio de Trabajo, Relaciones laborales en Finlandia, 1994.

32. Watson & Wyatt, Data Services Europe, Empleo, términos y condiciones.

33. P. Vuorinen, Finlandia, Focus, MISEP - Observatorio del Empleo, Políticas nº 51, otoño de 1995.

34. Comisión Europea, DG V, Finlandia, Observatorio del Empleo, Informe de base sobre las políticas en materia de empleo en Europa. Serie producida por la red MISEP, 1996.

35. T. Kauppinen, Ministerio de Trabajo, Relaciones laborales en Finlandia, 1994, pág. 72.

36. OCDE, Perspectivas en materia de empleo, julio de 1995, pág. 101.

37. Watson & Wyatt, Data Services Europe, Empleo, términos y condiciones, pág. 99.

38. Informe de base, Finlandia, MISEP, Comisión Europea, 1996.

39. T. Kauppinen, Ministerio de Trabajo, Relaciones laborales en Finlandia, 1994.

40. Watson & Wyatt, Data Services Europe, Empleo, términos y condiciones, pág. 93.

41. Watson & Wyatt, Data Services Europe, Empleo, términos y condiciones, pág. 93.

42. Eurostat, Retrato social de Europa, 1995.

43. OCDE, Visión de conjunto de la educación: indicadores de la OCDE, París, 1995.

44. Estadísticas de Finlandia, La educación en Finlandia 1994, Estadísticas e indicadores en materia de educación, pág. 18.

45. Estadísticas de Finlandia, La educación en Finlandia 1994, Estadísticas e indicadores en materia de educación, pág. 21.

46. Estadísticas de Finlandia, Anuario de estadísticas 1995, pág. 450.

47. H.J. Vartiainen, Auge de la formación de aprendices en Finlandia, Formación profesional nº 4, enero-abril 1995, CEDEFOP, pág. 27.

48. Parlamento Europeo, Medidas para los jóvenes en paro en la UE - resumen, Documento de trabajo W-6, Serie Asuntos Sociales, DG IV, julio 1995, pág. 9.

49. M. Kyrö, Características de la enseñanza profesional en Finlandia, Formación profesional nº 4, enero-abril 1995, CEDEFOP, págs. 23-24.

50. Centro de estudios empresariales y políticos finlandeses, Indicadores de la sociedad finlandesa 1995-1996.

51. Informes económicos de la OCDE, Finlandia 1995.

52. La protección social en Europa 1995, Comisión Europea, COM(95)0457.

53. Informes económicos de la OCDE, Finlandia 1995.

54. Ministerio de Asuntos Sociales, Oficina de información, 19.3.1996, y Programa finlandés de pensiones de empleo, Instituto central de garantía de pensiones, 1996.

55. Legislación en materia de sanidad en Finlandia, Ministerio de Asuntos Sociales y Sanidad, 1996.

56. Tomado de: Finlandia, Información básica, pág. 40. Employment Observatory, MISEP, Comisión Europea, 1996.

57. Ministerio de Asuntos Sociales / Oficina de Información, 19.3.1996.

58. Unidad de Información Económica, Informe nacional, 3.11.95.

59. Comisión Europea, Recomendación de la Comisión... COM(95)0228 final, pág. 6.

60. Comisión Europea, Informe económico anual 1996 (COM(96)0086 final).

61. Comisión Europea, DG V - documento interno, Finlandia y el FSE, 1996, pág. 1.

62. Comisión Europea, DG V - documento interno, Finlandia y el FSE, 1996, pág. 2.


© European Parliament: 10/1996