Reducción de nuestra huella ecológica 

Aplicación del EMAS en el Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo es consciente de la responsabilidad que tiene de contribuir de manera positiva al desarrollo sostenible como objetivo a largo plazo y cumple con ella no solo a través de su papel político y legislativo, sino también mediante su funcionamiento y las decisiones que toma a diario.

En consecuencia, el Parlamento Europeo decidió que en su administración se aplicara la norma EMAS (sistema de gestión y auditoría medioambientales) para mejorar de forma constante sus resultados medioambientales de conformidad con el Reglamento (CE) n.º 1221/2009 sobre el EMAS y la norma ISO 14001:2015.

Hemos establecido buenas prácticas, tanto con respecto al consumo de energía como en relación con las emisiones de carbono, la movilidad, el agua y los residuos, a fin de reducir nuestro impacto medioambiental y contribuir a un futuro más sostenible.

Logros clave en la reducción de nuestra huella ecológica

El Parlamento Europeo ha recorrido un largo camino desde 2007, cuando se introdujo el EMAS en sus tres lugares de trabajo. Entre 2012* y 2019, el Parlamento ha conseguido:

  • reducir sus emisiones de carbono en un 38 %;
  • reducir su consumo de electricidad en un 16 % y el de gas en un 23 %;
  • aumentar hasta el 15 % la cuota de su consumo de energía que genera in situ a partir de fuentes renovables;
  • reducir su consumo de papel en un 44 %;
  • reducir el desperdicio de alimentos en un 22 %;
  • incrementar su tasa de reciclado de residuos hasta el 67 %, y
  • desarrollar y aplicar un enfoque sistemático a escala institucional para la contratación pública ecológica, con seminarios periódicos para quienes organicen licitaciones.

Obtenga más información sobre nuestros objetivos y logros.

* Excepto en el caso de las emisiones de carbono, cuyo año de referencia para la comparación es 2006.

Uso de la electricidad ecológica y compensación de las emisiones

Desde 2016, el Parlamento ha compensado todas sus emisiones irreducibles de carbono, convirtiéndose así en la primera institución de la Unión completamente neutra por lo que respecta a las emisiones de carbono. Además, emplea electricidad totalmente ecológica obtenida de fuentes renovables certificadas.

Asimismo, el 15 % de la energía total utilizada se genera in situ a partir de recursos renovables, como bombas de calor geotérmicas, cogeneración y paneles fotovoltaicos.

Pensamiento circular

En 2016, el Parlamento fue, asimismo, la primera institución de la Unión en poner en marcha un programa integral de donación de alimentos, de manera que los alimentos que quedan sin vender se donan a organizaciones benéficas en vez de tirarse a la basura.

También se donan ordenadores de sobremesa, portátiles, pantallas y mobiliario descatalogados a organizaciones benéficas para su reutilización.

Participación del personal

La colaboración de todos y todas es necesaria para que podamos construir juntos un futuro sostenible. En el Parlamento Europeo, se anima continuamente al personal a pensar de manera ecológica tanto en el ámbito laboral como en su vida privada.

Las formaciones y campañas que ayudan a incrementar el conocimiento y la sensibilidad del personal con respecto a las soluciones sostenibles están contribuyendo a mejorar la gestión de los residuos, reducir el consumo de agua, incrementar la sostenibilidad de los desplazamientos al lugar de trabajo y a muchos otros aspectos del entorno laboral.

Si desea más información, póngase en contacto con el equipo del EMAS a través de la siguiente dirección de correo electrónico:

Contact: 

Al basarse en el compromiso de cada empleado y en el apoyo de todos sus servicios, el EMAS proporciona el marco para que el Parlamento Europeo reduzca sus propias emisiones de gases de efecto invernadero y ahorre recursos para las generaciones futuras. El Parlamento, como parte del Pacto Verde Europeo, también está estudiando sus políticas a largo plazo en materia de neutralidad en carbono y la manera de predicar con el ejemplo en la lucha contra el cambio climático.