INFORME sobre pesca y acuicultura en el contexto de la gestión integrada de las zonas costeras en Europa

2.7.2008 - (2008/2014(INI))

Comisión de Pesca
Ponente: Ioannis Gklavakis

Procedimiento : 2008/2014(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
A6-0286/2008
Textos presentados :
A6-0286/2008
Debates :
Textos aprobados :

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre pesca y acuicultura en el contexto de la gestión integrada de las zonas costeras en Europa

(2008/2014(INI))

El Parlamento Europeo,

–   Vista la Recomendación del Parlamento Europeo y del Consejo, de 30 de mayo de 2002, sobre la aplicación de la gestión integrada de las zonas costeras en Europa[1],

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo y al Consejo titulada «Evaluación de la gestión integrada de las zonas costeras (GIZC) en Europa» (COM(2007)0308),

–   Visto el Reglamento (CE) nº 1198/2006 del Consejo, de 27 de julio de 2006, relativo al Fondo Europeo de Pesca[2],

–   Vista la Directiva 2008/56/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de junio de 2008, por la que se establece un marco de acción comunitaria para la política del medio marino (Directiva marco sobre la estrategia marina)[3] y la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo titulada «Estrategia temática sobre la protección y la conservación del medio ambiente marino» (COM(2005)0504),

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Consejo, al Parlamento Europeo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Una política marítima integrada para la Unión Europea » (COM(2007)0575),

–   Vista su Resolución, de 15 de junio de 2006, sobre la pesca de bajura y los problemas a los que se enfrentan las comunidades dependientes de la pesca de bajura[4],

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo, de 9 de marzo de 2006, sobre la mejora de la situación económica en el sector pesquero (COM(2006)0103) y su Resolución, de 28 de septiembre de 2006[5], sobre ese tema,

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Consejo y al Parlamento Europeo titulada «Estrategia para el desarrollo sostenible de la acuicultura europea» (COM(2002)0511),

–   Visto el estudio para el Parlamento Europeo sobre la dependencia regional de la pesca[6],

–   Visto el artículo 45 de su Reglamento,

–   Visto el informe de la Comisión de Pesca (A6‑0286/2008),

A. Considerando que la gestión integrada de las zonas costeras (GIZC) no es sólo una política medioambiental sino también un proceso en curso dirigido a mejorar las condiciones económicas y sociales de las zonas costeras y a asegurar el desarrollo sostenible de todas las actividades realizadas en esas regiones, como la pesca y la acuicultura,

B.  Considerando que la aplicación de la GIZC es un proceso a largo plazo y que la mayor parte de las estrategias nacionales adoptadas en el marco de la citada recomendación sólo empezaron a aplicarse en 2006,

C. Considerando que la gestión de las zonas costeras se ha introducido hasta ahora a medio plazo, ignorando el hecho de que dichas zonas constituyen ecosistemas naturales complejos que cambian con el paso del tiempo,

D. Considerando que las decisiones y medidas adoptadas se refieren a una actividad aislada y no han abordado el problema de la degradación de las zonas costeras en su conjunto,

E.  Considerando que la planificación existente ha tenido hasta ahora una orientación terrestre y no ha tenido en cuenta el impacto de determinadas actividades costeras sobre otras que se realizan en la misma región,

F.  Considerando que se espera que las estrategias nacionales de GIZC tengan un bajo coste de aplicación al tiempo que producen importantes beneficios económicos,

G. Considerando que no se ha implicado adecuadamente a los representantes de todos los sectores en la planificación y aplicación de las medidas para abordar los problemas de las zonas costeras y que, como resultado, se han perjudicado los intereses de determinados sectores,

H. Considerando que la puesta en marcha de políticas de gestión integrada exige una planificación para los territorios costeros de los usos poblacionales, turísticos, económicos y de protección paisajística y ambiental.

I.   Considerando que hasta ahora no ha sido posible coordinar de manera efectiva a los organismos de gestión de las zonas costeras, excepto en casos aislados,

J.   Considerando que la aplicación de las políticas de promoción de la GIZC puede exigir, en algunos casos, un gasto a gran escala, que las comunidades locales no pueden sufragar, dando lugar al recurso a niveles administrativos más elevados y a retrasos en la aplicación,

K. Considerando que, debido al carácter transfronterizo de muchos procesos costeros, son necesarias la cooperación y coordinación regionales, incluso con terceros países,

L.  Considerando que la pesca y la acuicultura son dos actividades costeras por excelencia que dependen de la calidad de las aguas costeras,

M. Considerando que la acuicultura aún no ha alcanzado un nivel de desarrollo tecnológico que permita desarrollar esta actividad intensiva lejos de las zonas costeras,

N. Considerando que debe tenerse en cuenta el papel fundamental y hasta ahora poco reconocido que desempeñan las mujeres en las zonas dependientes de la pesca,

O. Considerando que la pesca costera representa el 80 % de la flota pesquera de la Comunidad y contribuye a la cohesión económica y social de las comunidades costeras y a la preservación de sus tradiciones culturales,

P.  Considerando que la pesca, aunque no sea en sí misma una fuente de contaminación, sufre el impacto de la contaminación producida por otras actividades realizadas en las zonas costeras, lo que socava aún más su viabilidad,

Q. Considerando que la pesca y la acuicultura revisten una gran importancia económica y social, dado que se realizan en regiones costeras con economías frágiles, muchas de las cuales son desfavorecidas y no pueden facilitar a sus habitantes oportunidades de trabajo alternativas,

R.  Considerando que la existencia de un medio marino limpio y sano contribuirá al aumento de la producción pesquera en el futuro, mejorando así las perspectivas del sector,

S.  Considerando que la acuicultura está sólidamente basada en el principio del desarrollo sostenible, y que todo impacto medioambiental se compensa a través de reglamentaciones comunitarias,

T.  Considerando que, en un entorno en el que están disminuyendo las existencias de pescado al tiempo que aumenta la demanda mundial de pescado y crustáceos, la importancia de la acuicultura en Europa aumenta de manera continuada,

U. Considerando que no todos los Estados miembros han concretado hasta ahora su planificación regional de acuerdo con los principios de la GIZC para el desarrollo equilibrado de las actividades llevadas a cabo en esas zonas,

V. Considerando que existe una fuerte competencia por el espacio en las zonas costeras y que los acuicultores y pescadores tienen los mismos derechos y obligaciones que los demás usuarios,

W. Considerando que las regiones ultraperiféricas, tal y como se definen en el artículo 299, apartado 2, del Tratado CE y el artículo 349 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, podrían requerir la creación de estrategias nacionales de GIZC integradas y específicas, así como una adaptación adecuada de la GIZC a escala de la UE,

1.  Subraya la importancia económica y social de la pesca y de la acuicultura para las regiones costeras y pide que éstas reciban ayuda en el marco de la GIZC;

2.  Señala la necesidad de garantizar la participación y la adecuada representación de los sectores de la pesca y la acuicultura en los foros marítimos transnacionales y exhorta a la Comisión a estimular el proceso correspondiente;

3.  Destaca que el Fondo Europeo de Pesca puede contribuir a financiar a largo plazo las medidas en el marco de la GIZC, dado que apoya acciones que contribuyen al desarrollo sostenible de las regiones pesqueras;

4.  Señala la necesidad de aclarar las competencias de los organismos administrativos de las zonas pesqueras afectadas y de establecer estrategias coordinadas con el fin de incrementar su eficacia;

5.  Reconoce las dificultades para coordinar las actividades de los organismos de gestión de las zonas costeras y pide a la Comisión, a la hora de controlar la aplicación de la GIZC, que reexamine, después de consultar a los Estados miembros, si es necesario o no crear un organismo de coordinación;

6.  Subraya la necesidad de que se asocie a los representantes del sector pesquero y acuícola a las actividades vinculadas a la planificación y al desarrollo de la GIZC, teniendo en cuenta que su participación en estrategias de desarrollo sostenible incrementará el valor añadido de sus producciones, y recuerda que el Fondo Europeo de Pesca puede apoyar estas acciones colectivas;

7.  Reconoce el importante papel que desempeñan las mujeres en las zonas dependientes de la pesca, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que cooperen para garantizar la promoción y la integración del principio de igualdad de oportunidades en las diferentes fases de aplicación del Fondo Europeo de Pesca, a saber las fases de concepción, aplicación, seguimiento y evaluación, con arreglo a lo previsto en el artículo 11 del Reglamento (CE) nº 1198/2006;

8.  Pide una cooperación más estrecha entre los organismos competentes a escala regional a través de intercambios de información en relación con el estado de las zonas costeras y la adopción de estrategias conjuntas para mejorar la situación ambiental de los ecosistemas marinos locales;

9.  Pide a los autoridades nacionales y regionales de las regiones ultraperiféricas que elaboren estrategias integradas de GIZC con el fin de garantizar el desarrollo sostenible de las regiones costeras;

10. Destaca la importancia que reviste en los contextos mencionados una ordenación territorial adecuada;

11. Estima que la acuicultura con fines de repoblación es un instrumento esencial para la conservación ecológica de determinadas zonas costeras, por lo que debe fomentarse estimularse y recibir apoyo financiero;

12. Hace hincapié en la importancia de la acuicultura para la industria alimentaria con fines de desarrollo social y económico en determinadas comunidades costeras de la UE;

13. Considera que los sectores de la pesca y la acuicultura deben estar incluidos en un enfoque transversal de la globalidad de las actividades marítimas que se desarrollan en las zonas costeras, con el fin de conseguir un desarrollo sostenible de acuerdo con las nuevas directrices de política marítima;

14. Subraya la necesidad de desarrollar y aplicar estrategias para hacer frente a los peligros que amenazan a las zonas costeras, incluido el cambio climático, teniendo plenamente en cuenta el impacto sobre la pesca y la acuicultura;

15. Considera que deben continuar los esfuerzos de recogida de datos para contribuir al intercambio y al uso de información con vistas a llevar a cabo estudios comparativos, incluidos los datos sobre el estado de la biodiversidad y las poblaciones de peces;

16. Considera que se deben incrementar los esfuerzos en materia de investigación en acuicultura para la implantación de sistemas de cultivo de producción intensiva en circuitos cerrados;

17. Propone que se dé prioridad en la GZIC a aquellos proyectos de acuicultura que utilicen energías renovables y que respeten los espacios protegidos con arreglo a normas ambientales europeas;

18. Pide a la Comisión que, después de consultar a los Estados miembros, establezca un calendario claro para examinar los progresos realizados en la aplicación de la GIZC en la Unión Europea;

19. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión y a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

  • [1]  DO L 148 de 6.6.2002, p. 24.
  • [2]  DO L 223 de 15.8.2006, p. 1.
  • [3]  DO L 164 de 25.6.2008, p. 19.
  • [4]  DO C 300 E de 9.12.2006, p. 504.
  • [5]  DO C 306 E de 15.12.2006, p. 417.
  • [6]  IP/B/PECH/ST/IC/2006-198.

EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

1. Introducción – Recomendación de la UE para la gestión integrada de las zonas costeras (GIZC)

La idea de una gestión integrada de las zonas costeras surgió en 1994, cuando una Resolución del Consejo subrayó la necesidad de poner en marcha una estrategia comunitaria para las zonas costeras sobre la base de los principios del desarrollo sostenible.

En 2002, la Comisión publicó una Recomendación que enumeraba ocho principios sobre los que debía basarse la gestión integrada de las zonas costeras. Tal Recomendación invitaba a los Estados miembros costeros a informar a la Comisión antes de febrero de 2006 de la experiencia en la elaboración y la aplicación de sus estrategias nacionales de gestión integrada de las zonas costeras. También invitaba a la Comisión a presentar al Parlamento Europeo y al Consejo un informe de evaluación sobre los avances realizados en la aplicación de la gestión integrada.

De los 20 Estados miembros de la UE que tienen costa, 14 presentaron informes oficiales a la Comisión; esto representa el 65 % de los Estados miembros costeros de la UE y más del 70 % del litoral europeo.

2. Objetivos y problemas

La Comunicación de la Comisión evalúa los progresos realizados en la aplicación de la GIZC, al tiempo que señala las deficiencias de esta gestión.

Las principales conclusiones son las siguientes: no se ha producido una coordinación efectiva en la aplicación de la GIZC; los intercambios de información son incompletos; no todos los usuarios de las zonas costeras cuentan con una representación adecuada; la GIZC se ha basado en las políticas sectoriales existentes que corresponden a las necesidades de las zonas costeras; y se deben elaborar políticas para preparar las zonas costeras para las repercusiones del cambio climático.

3. Las zonas costeras en la actualidad - repercusiones sobre la pesca y la acuicultura

En el pasado, las zonas costeras se consideraban secundarias para el desarrollo económico; sin embargo, actualmente son las regiones que se explotan con mayor intensidad. El estudio que evalúa las repercusiones sociales y económicas de la GIZC enumera dieciocho categorías de actividades desarrolladas en las zonas costeras y catorce problemas a los que se enfrentan debido a la sobreexplotación.

La pesca y la acuicultura son dos de tales actividades: dependen de las zonas costeras y, por consiguiente, cualquier cambio tiene repercusiones sobre ellas. Este sector sufre a menudo las consecuencias de otras actividades en las zonas costeras. Cuando, por ejemplo, se hundió el Prestige en 2002 en mar abierto frente a las costas españolas, alrededor de 1 000 km2 de costa resultaron contaminados en una región económicamente dependiente de la pesca y la acuicultura. Se estimaba entonces que 41 600 personas dependían directamente de la pesca, mientras que en algunas zonas hasta el 47,2 % de la población activa trabajaba en el sector de la pesca y la acuicultura. Aproximadamente 6 000 buques pesqueros suspendieron sus actividades e incluso cuando se levantaron las restricciones la producción se redujo debido a la destrucción medioambiental que se había producido. Se estima que el periodo de recuperación medioambiental superará los 10 años y puede llegar a los 25 años[1].

Aparte de los vertidos de petróleo, el transporte marítimo también es a menudo responsable del transporte accidental de especies alóctonas que reducen la diversidad biológica de los ecosistemas que invaden[2].

La eutrofización de las aguas a través de los residuos industriales, urbanos y agrícolas también tiene repercusiones sobre la producción pesquera. Este problema es especialmente grave en las zonas costeras y los mares semicerrados. Según un informe elaborado por el Consejo Internacional para la Exploración del Mar (CIEM), la eutrofización es responsable de la reducción de las poblaciones de peces en el Mar Negro. La mitad de la contaminación por nitratos procede de las actividades costeras que se desarrollan en tierra, desglosadas como sigue: el 50 % de las actividades agrícolas, el 25 % de las actividades industriales y el restante 25 % de las actividades humanas[3]. El problema se hace aún más complejo cuando la contaminación que transportan los cursos de agua procede de terceros países.

No obstante, la viabilidad de la pesca y la acuicultura también se ve afectada por la transformación vertiginosa de las zonas costeras naturales en superficies artificiales. Entre 1990 y 2000 se estima que las superficies artificiales se ampliaron anualmente en 190 km2. El 61% de esta expansión se debe a la construcción de viviendas, el turismo y el ocio, que desplazan a otras actividades[4]. La ordenación regional se ha basado hasta la fecha en el desarrollo en tierra y no ha tomado en consideración las repercusiones del desarrollo costero sobre ciertas actividades marinas. Lo anterior ha llevado a la reducción de los caladeros y la degradación de los hábitats marinos, es decir, las zonas de alimentación, desove y reproducción de algunas especias. Por otra parte, la falta de espacio también constituye un obstáculo fundamental al desarrollo de la acuicultura europea.

Cabe destacar por otra parte que las consecuencias de la sobreexplotación de las zonas costeras se verán agravadas por el cambio climático. Aunque no existen datos fiables sobre las repercusiones sobre la pesca y la acuicultura, un estudio preliminar señala que las futuras pérdidas en este sector debido al cambio climático podrían alcanzar los 200 millones de euros anuales. En este sentido, los mares cerrados y semicerrados, como el Mar Báltico y el Mar del Norte, se encuentran gravemente amenazados[5].

4. La pesca en el marco de la gestión integrada de las zonas costeras

La GIZC reviste una importancia fundamental para la pesca por tres motivos principales. En primer lugar, la pesca es una actividad costera por excelencia y, por consiguiente, se ve afectada por los cambios que se producen en el entorno local. Las poblaciones de peces de las aguas costeras constituyen la base de muchas capturas y numerosas especies que se capturan en alta mar nacen y crecen en las aguas costeras.

En segundo lugar, la pesca no da lugar a ningún tipo de contaminación, sino que más bien sufre las consecuencias de la contaminación ocasionada por otras actividades que se desarrollan en las zonas costeras.

En tercer lugar, el 80 % de la actividad pesquera comunitaria se produce en las regiones costeras, que dependen enormemente de tal actividad[6]. Estas regiones, cuyas economías son muy sensibles, no pueden ofrecer a sus habitantes actividades alternativas y, en su mayoría, se trata de zonas desfavorecidas. En 2003, alrededor del 63 % de los pescadores trabajaban en las regiones más desfavorecidas y dependientes del sector pesquero[7].

Cabe destacar en este sentido que el decenio pasado la pesca atravesó una grave crisis debido a la reducción de las poblaciones de peces y, por consiguiente, deberíamos reducir al mínimo cualquier posible nueva amenaza para la actividad pesquera. En concreto, el sector pesquero ha sufrido una reducción del 35 % de sus puestos de trabajo, una disminución del 20 % del número de buques y una caída de las capturas del 28 %.

Por consiguiente, la pesca se debería incluir en la gestión integrada de las zonas costeras, especialmente el desarrollo y la gestión de la pesca en las zonas costeras se debería examinar como parte del desarrollo y la gestión de tales zonas.

El Fondo Europeo de Pesca (FEP) puede contribuir a este proceso, ya que financia determinadas medidas para garantizar un desarrollo viable de la pesca y la protección del medio marino y sus recursos vivos.

Por otra parte, el FEP puede apoyar principios específicos de la GIZC, como el planteamiento participativo, y hacer especial hincapié sobre las características especiales de las comunidades costeras. Por otra parte, el FEP también apoya la financiación de una serie de proyectos piloto que refuerzan de forma significativa la función de la pesca en la GIZC y la promoción de unos métodos de pesca más selectivos y respetuosos del medio ambiente.

En todo caso, el elemento más importante para garantizar el éxito de la incorporación de la pesca a la GIZC es la participación de las organizaciones pesqueras en la fase de planificación. La experiencia de los pescadores locales contribuiría a identificar los problemas reales y, por consiguiente, a garantizar la pervivencia de las comunidades pesqueras costeras, cuyas actividades pueden convivir con las de otros sectores que también se desarrollan en las zonas costeras.

5. La acuicultura en el marco de la GIZC

La acuicultura es otra de las actividades principales que se desarrollan en las zonas costeras. Desde 1970 se ha desarrollado más rápidamente que cualquier otro sector de la producción alimentaria, con un crecimiento medio anual del 8 % y una producción anual de aproximadamente 45 millones de toneladas a escala mundial[8]. En un medio en el que los recursos pesqueros escasean cada vez más y donde la demanda mundial de pescado y marisco aumenta constantemente, la acuicultura se está convirtiendo en un sector cada vez más importante. La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) prevé que el consumo de productos pesqueros aumentará en un 50 % para 2030 y que la acuicultura satisfará la mayor parte de esta demanda. En términos numéricos, lo anterior supone un aumento de la producción de 40 millones de toneladas[9].

Por consiguiente, la acuicultura europea podría beneficiarse de esta tendencia y sacar partido de la situación: el mayor mercado de productos pesqueros, una larga tradición en materia de cría de moluscos y piscicultura en agua dulce y en agua de mar, una investigación vanguardista dinámica, una tecnología moderna, empresarios y piscicultores cualificados y con experiencia, condiciones climáticas y sitios adaptados a las especies criadas[10].

Por otra parte, se debería considerar con especial atención la contribución del sector a la cohesión económica y social de las regiones en las que desarrolla su actividad. En la UE en su conjunto, la acuicultura se practica principalmente en las zonas costeras y ofrece 80 000 puestos de trabajo. En algunos Estados miembros, el valor de los productos criados es mayor que el de los productos desembarcados. En otros, la acuicultura representa una proporción significativa de la producción total. En Grecia, por ejemplo, el 50 % de la producción total anual procede de la acuicultura.

Lo anterior, sin embargo, no significa que la acuicultura europea no se enfrente a dificultades que afectan a su crecimiento. Entre éstas se encuentra una ordenación regional inadecuada y la competencia por el espacio disponible con las demás actividades costeras. Se prevé que la planificación marina se convierta en un instrumento básico para el desarrollo equilibrado de todas las actividades de GIZC, incluida la acuicultura.

En lo que respecta a la financiación, el FEP puede contribuir a establecer el necesario vínculo entre la acuicultura y la GIZC, ya que ofrece la posibilidad de recabar datos cualitativos para elaborar planes de gestión integrada de las zonas costeras. Por otra parte, el eje prioritario II del FEP apoya el desarrollo de métodos para reducir el posible impacto de la producción sobre el medio marino.

6. Conclusiones - comentarios del ponente

    El ponente considera que la política para una gestión integrada de las zonas costeras puede ser el marco adecuado para el desarrollo sostenible de las zonas costeras y el desarrollo viable de las actividades que se llevan a cabo en tales zonas. Por otra parte, el ponente sostiene que se debería conceder una importancia especial a la pesca y la acuicultura, ya que se trata de actividades que dependen directamente de las zonas costeras, y subraya que la integración de la ordenación regional marina en la GIZC contribuirá al desarrollo equilibrado de las actividades que se llevan a cabo en tales zonas, lo que dará nuevo impulso a la acuicultura.

    El ponente señala en primer lugar la necesidad de la participación de representantes de todos los sectores en las zonas costeras en la planificación a largo plazo. En segundo lugar, debe existir una coordinación efectiva de los órganos que se encargan de la gestión de estas zonas. En caso de que el próximo informe de evaluación sobre la aplicación de la GIZC siguiese señalando deficiencias en la coordinación, se debería volver a examinar la propuesta de crear un órgano a tal efecto.

    La coordinación se debe basar en una información adecuada. Por consiguiente, se debe mejorar la recogida de datos para elaborar estudios de gestión para las zonas costeras. Tales datos deberían incluir también información sobre el estado de la diversidad biológica en las zonas costeras, incluidos los recursos pesqueros.

    También se deberían intercambiar datos e información a escala regional y con terceros países, ya que la cooperación regional reviste una importancia fundamental para abordar las cuestiones transfronterizas que afectan a las zonas costeras.

    Desde un punto de vista financiero, el ponente desea subrayar la contribución del Fondo Europeo de Pesca para la inclusión de la pesca y la acuicultura en la GIZC.

    Por último, el ponente considera que, tras consultar a los Estados miembros, la Comisión debería establecer un calendario para estudiar los progresos realizados en la aplicación de la gestión integrada de las zonas costeras en la Unión Europea.

  • [1]  http://www.accede.org/prestige/documentos/efectoseconom-esp.pdf.
  • [2]  Informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente nº 4/2006, Priority issues in the Mediterranean environment.
  • [3]  http://www.ices.dk/reports/germanqsr/23222_ICES_Report_samme.pdf.
  • [4]  Informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente nº 6/2006, The changing faces of Europe's coastal areas.
  • [5]  http://www.ipolnet.ep.parl.union.eu/ipolnet/cms/pid/1402.
  • [6]  COM(2007) 828.
  • [7]  A6‑0266/2006.
  • [8]  FAO, El estado mundial de la pesca y la acuicultura 2006.
  • [9]  http://www.europa.nl/fisheries/press_corner/speeches/archives/speeches_2007/speech07_11_en.htm.
  • [10]  A6-0001/2008.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

26.6.2008

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

21

0

0

Miembros presentes en la votación final

Elspeth Attwooll, Marie-Hélène Aubert, Iles Braghetto, Niels Busk, Paulo Casaca, Zdzisław Kazimierz Chmielewski, Avril Doyle, Emanuel Jardim Fernandes, Carmen Fraga Estévez, Ioannis Gklavakis, Pedro Guerreiro, Ian Hudghton, Heinz Kindermann, Rosa Miguélez Ramos, Philippe Morillon, Seán Ó Neachtain, Struan Stevenson, Catherine Stihler, Margie Sudre, Daniel Varela Suanzes-Carpegna, Cornelis Visser