Procedimiento : 2009/2176(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0216/2010

Textos presentados :

A7-0216/2010

Debates :

Votaciones :

PV 07/09/2010 - 6.10
CRE 07/09/2010 - 6.10
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0300

INFORME     
PDF 169kWORD 102k
29.6.2010
PE 439.874v02-00 A7-0216/2010

sobre el EEE-Suiza: obstáculos para la plena realización del mercado interior

(2009/2176(INI))

Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor

Ponente: Rafał Trzaskowski

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre el EEE-Suiza: obstáculos para la plena realización del mercado interior

(2009/2176(INI))

El Parlamento Europeo,

–   Visto el Acuerdo de libre cambio celebrado el 22 de julio de 1972 entre la Comunidad Económica Europea y la Confederación Suiza,

–   Visto el Acuerdo celebrado el 21 de junio de 1999 entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Confederación Suiza, por otra, sobre la libre circulación de personas, y, en particular, su anexo I sobre libre circulación de personas y su anexo III sobre reconocimiento mutuo de las cualificaciones profesionales,

–   Visto el Acuerdo celebrado el 25 de junio de 2009 entre la Comunidad Europea y la Confederación Suiza sobre la facilitación de los controles y formalidades en el transporte de mercancías,

–   Visto el Acuerdo celebrado el 21 de junio de 1999 entre la Comunidad Europea y la Confederación Suiza sobre el reconocimiento mutuo en materia de evaluación de la conformidad,

–   Visto el Acuerdo celebrado el 21 de junio de 1999 entre la Comunidad Europea y la Confederación Suiza sobre determinados aspectos de la contratación pública,

–   Visto el Protocolo de 27 de mayo de 2008 del Acuerdo entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Confederación Suiza, por otra, sobre la libre circulación de personas, relativo a la participación, como Partes Contratantes, de la República de Bulgaria y de Rumanía como consecuencia de su adhesión a la Unión Europea,

–   Visto el Protocolo de 26 de octubre de 2004 del Acuerdo entre la Comunidad Europea y sus Estados miembros, por una parte, y la Confederación Suiza, por otra, sobre la libre circulación de personas, relativo a la participación, como Partes Contratantes, de la República Checa, la República de Estonia, la República de Chipre, la República de Letonia, la República de Lituania, la República de Hungría, la República de Malta, la República de Polonia, la República de Eslovenia y la República Eslovaca, como consecuencia de su adhesión a la Unión Europea,

–   Visto el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo,

–   Vista la Directiva 2006/123/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 12 de diciembre de 2006, relativa a los servicios en el mercado interior (Directiva sobre servicios)(1),

–   Vista la Directiva 2005/36/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 7 de septiembre de 2005, relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales(2),

–   Vista la Resolución de la Comisión Parlamentaria Mixta del Espacio Económico Europeo aprobada en la 33ª reunión de la Comisión Parlamentaria Mixta EEE,

–   Visto el informe de la Comisión Parlamentaria Mixta del Espacio Económico Europeo sobre el informe anual relativo al funcionamiento del Acuerdo sobre el EEE en 2008,

 Visto el Informe sobre la política exterior suiza, de 2 de septiembre de 2009,

 Visto el Cuadro de indicadores del mercado interior de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE,

 Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y, en particular, su artículo 217, que confiere a la Unión el derecho a celebrar acuerdos internacionales,

–   Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–   Visto el informe de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (A7-0216/2010),

A. Considerando que los cuatro Estados miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) son importantes socios comerciales de la Unión Europea (UE), siendo Suiza y Noruega respectivamente el cuarto y el quinto socios más importantes de la UE por volumen de comercio,

B.   Considerando que las relaciones entre la UE y tres Estados miembros de la AELC (Islandia, Liechtenstein y Noruega) se basan en el Espacio Económico Europeo (EEE), que prevé la plena participación en el mercado interior, y que el Acuerdo sobre el EEE se gestiona y es objeto de seguimiento en un marco altamente institucionalizado,

C.  Considerando que la ratificación de la participación de Suiza en el Acuerdo sobre el EEE fue rechazada mediante referéndum en 1992 y que, por lo tanto, las relaciones entre Suiza y la UE se basan actualmente en más de 120 acuerdos bilaterales y sectoriales que proporcionan un alto nivel de integración, pero no la plena participación en el mercado interior,

Introducción

1.   Considera que el Acuerdo sobre el EEE es un motor clave del crecimiento económico; acoge con satisfacción el buen historial de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE a la hora de aplicar la legislación del mercado interior, como se demuestra en el Cuadro de indicadores del mercado interior de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE; observa que las relaciones entre la UE y Suiza plantean muchos más retos por lo que a la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas se refiere;

2.   Señala que los acuerdos bilaterales no establecen ningún mecanismo automático para la adaptación de su contenido a la evolución más reciente del acervo correspondiente; reconoce que la adaptación autónoma de la legislación nacional a la legislación de la UE en los ámbitos cubiertos por los acuerdos bilaterales tiene su origen en la decisión soberana del pueblo suizo de no adherirse al EEE, que debe respetarse plenamente;

Aplicación de las normas sobre el mercado interior: países miembros de la AELC pertenecientes al EEE

3.   Acoge con satisfacción la inclusión de mejores datos sobre los países miembros de la AELC pertenecientes al EEE en el Cuadro de Indicadores anual de los Mercados de Consumo; anima al Órgano de Vigilancia de la AELC a que, con ayuda de la Comisión y en cooperación con ella, mejoren el seguimiento sistemático de la aplicación de la legislación sobre el mercado interior;

4.   Señala que con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa existe incertidumbre acerca de qué legislación de la UE es pertinente a efectos del EEE; considera que esto podría dar lugar a una aplicación más lenta de la legislación sobre el mercado interior en los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE; insta a la Comisión que realice una evaluación de la situación;

5.   Señala que el Tratado de Lisboa refuerza el papel de los Parlamentos nacionales en el proceso de toma de decisiones de la UE; considera que, por analogía, debe asociarse más estrechamente a los Parlamentos de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE al proceso legislativo de la UE en lo que respecte a las propuestas que sean pertinentes a efectos del EEE; pide a la Comisión que facilite a los Parlamentos nacionales de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE las propuestas legislativas que se envíen a los Parlamentos nacionales de los Estados miembros para consulta;

6.   Pide a la Comisión que formalice el proceso de notificación de las nuevas normas y legislación de la UE que tengan cabida dentro del ámbito de aplicación del Acuerdo sobre el EEE a fin de reducir el desfase entre la adopción de nueva legislación y su potencial incorporación por los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE;

7.   Anima a los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE a que asignen los recursos adecuados para aplicar la legislación sobre el mercado interior; considera que la aplicación de la Directiva sobre servicios y, en particular, la creación de las ventanillas únicas revisten una importancia fundamental en este contexto;

8.   Reconoce que, por motivos institucionales, la aplicación de la legislación sobre el mercado interior en los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE avanza inevitablemente a un ritmo más lento que en la UE; señala que, pese a esas condiciones diferentes y a un balance global positivo, en los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE todavía hay margen para reducir aún más el déficit de transposición;

9.   Toma nota de que actualmente se están debatiendo otras propuestas en materia de legislación sobre el mercado interior, entre ellas, la propuesta de Directiva sobre derechos de los consumidores presentada por la Comisión; pide a la Comisión que aumente la participación de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE en esos debates;

Aplicación de las normas sobre el mercado interior: Suiza

10. Acoge con satisfacción los progresos realizados con vistas a la liberalización de la prestación de servicios transfronterizos entre la UE y Suiza y, en particular, los efectos positivos del Acuerdo sobre la libre circulación de personas, como testimonia el constante aumento del número de trabajadores desplazados y de proveedores de servicios por cuenta propia de la UE que han operado en Suiza entre 2005 y 2009; toma nota de que esta tendencia ha sido mutuamente beneficiosa;

11. Toma nota de que Suiza ha adoptado una serie de medidas de acompañamiento del Acuerdo sobre la libre circulación de personas destinadas a proteger a los trabajadores contra el dumping salarial y social, conceder el mismo trato a los prestadores de servicios suizos y de la UE y salvaguardar el apoyo ciudadano al Acuerdo; observa que estas medidas pueden dificultar la prestación de servicios en Suiza por parte de empresas de la UE, en particular, pequeñas y medianas empresas; toma nota de que, según la jurisprudencia del Tribunal de Justicia, algunas de esas medidas de acompañamiento serían aceptables únicamente si protegen, de manera proporcional, un interés general que no esté ya protegido en el Estado de origen de los prestadores de servicios;

12. Señala que las siguientes medidas de apoyo en particular son desproporcionadas con respecto al Acuerdo sobre la libre circulación de personas y pueden dificultar la prestación de servicios en Suiza por parte de las pequeñas y medianas empresas: la obligación de notificación previa vigente en Suiza, que conlleva un plazo de espera de ocho días, la obligación de contribuir a los costes de ejecución de las comisiones tripartitas y una aplicación excesivamente estricta; insta asimismo, en este contexto a las autoridades suizas a que revoquen las normas que obligan a las empresas extranjeras que prestan servicios transfronterizos a aportar garantías de integridad financiera;

13. Expresa su preocupación ante los hechos acaecidos recientemente en el aeropuerto de Zúrich-Kloten, donde las autoridades suizas se negaron a autorizar que taxis alemanes y austriacos recogieran a viajeros, y expresa serias dudas sobre si esta medida es conforme al Acuerdo sobre la libre circulación de personas; insta la Comisión a que examine esta cuestión en profundidad;

14. Pide a la Comisión que examine las medidas que obstaculizan el funcionamiento del mercado interior dentro de la UE y que también plantean problemas a los prestadores de servicios suizos, y que adopte medidas en caso necesario;

15. Alienta al Gobierno de Suiza y a los cantones a que se inspiren en la experiencia de la UE y el EEE en lo referente a la apertura del sector de servicios mediante la aplicación de la Directiva sobre servicios; destaca que, en términos económicos, la Directiva sobre servicios está llevando a la liberalización no solo entre los Estados miembros sino también dentro de ellos a través del proceso de escrutinio de la legislación nacional, que tiene por objeto suprimir los obstáculos innecesarios al establecimiento, y la revisión inter pares, en la que los Estados miembros se han venido apoyando para justificar nuevas restricciones en aras del interés público; considera, por consiguiente, que un ejercicio similar podría resultar útil para allanar el camino al aumento de la prestación de servicios transfronterizos entre la UE y Suiza;

16. Acoge con satisfacción los esfuerzos realizados por el Gobierno suizo para mejorar la disponibilidad de información para la empresas de la UE;

17. Acoge favorablemente la decisión de la Asamblea Federal de Suiza de transponer la Directiva 2005/36/CE relativa al reconocimiento de cualificaciones profesionales, y pide a Suiza y a la Comisión que alcancen cuanto antes un acuerdo sobre la aplicación de la Directiva;

18. Observa que, en general, el Acuerdo sobre la libre circulación de personas no incluye un acuerdo global sobre la libre circulación de servicios, que solo queda cubierta, de manera muy selectiva, por acuerdos bilaterales específicos; destaca que un acuerdo global sobre la libre circulación de servicios conllevaría importantes ventajas económicas para ambas partes; pide, por consiguiente, a la Comisión y a Suiza que estudien la posibilidad de iniciar negociaciones destinadas a celebrar un acuerdo global sobre la libre circulación de servicios;

19. Considera, aun respetando las causas de la naturaleza específica de las relaciones entre Suiza y la UE, que deben hacerse todos los esfuerzos posibles para que las normas sobre el mercado interior idénticas o paralelas, entre otros, en el ámbito de la libre circulación de servicios, se interpreten y apliquen de igual forma en la UE y en Suiza, a fin de garantizar una participación en pie de igualdad de Suiza en el mercado interior;

20. Subraya el interés mutuo de la UE y de Suiza por una mayor uniformidad en la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas y una convergencia más oportuna de la legislación sobre el mercado interior de Suiza y de la UE, lo que ofrecería a los operadores económicos de ambas partes un entorno más transparente y predecible;

21. Se congratula por la orientación independiente adoptada por las autoridades suizas de tomar en consideración la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la UE dictada tras la firma del Acuerdo sobre la libre circulación de personas; acoge con satisfacción la reciente adopción de legislación suiza para tener en cuenta el principio «Cassis de Dijon»;

22. Insta a la Comisión y a Suiza a que lleguen rápidamente a un acuerdo en las negociaciones en curso sobre los acuerdos bilaterales, incluido el relativo a seguridad de los productos; pide a la Comisión y a Suiza que formulen estos acuerdos y otros acuerdos futuros de la forma más inequívoca posible y teniendo en cuenta la evolución futura, con el fin de limitar estrictamente desde el principio las posibilidades de una aplicación no uniforme;

23. Pide a la Comisión y a Suiza que estudien la posibilidad de desarrollar un mecanismo para una adaptación más rápida del Acuerdo sobre la libre circulación de personas a la evolución del acervo correspondiente en los ámbitos que tengan cabida en el mismo;

24. Pide a la Comisión y a Suiza que, a corto plazo, estudien fórmulas para encontrar soluciones horizontales a algunas cuestiones institucionales a fin de reducir la fragmentación y aumentar la transparencia en el sistema de toma de decisiones, mejorar la comunicación entre los comités mixtos y examinar la posibilidad de introducir un mecanismo eficaz de solución de diferencias;

25. Pide una mejora de la comunicación entre el Parlamento Europeo y Suiza y que los representantes suizos estén más asociados al trabajo del Parlamento Europeo y de sus órganos respectivos;

26. Observa que, ante los nuevos retos que se plantean en las negociaciones actuales y previstas sobre varios ámbitos políticos, entre ellos la protección de los consumidores, es necesario examinar la posibilidad de ir más allá del marco institucional existente y celebrar tal vez un acuerdo bilateral global que beneficie tanto a Suiza como a la UE;

°

° °

27. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como a los Gobiernos y los Parlamentos de los Estados miembros.

(1)

DO L 376 de 27.12.2006, p. 36.

(2)

DO L 255 de 30.9.2005, p. 22.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Los cuatro Estados miembros de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC) (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) son importantes socios comerciales de la Unión Europea (UE), siendo Suiza y Noruega respectivamente el cuarto y el quinto socios más importantes de la UE por volumen de comercio. El ponente considera que los cuatro Estados miembros de la AELC y los Estados miembros de la UE pertenecen de manera igualmente importante a un espacio cultural común en términos de valores fundamentales y de patrimonio cultural e histórico compartidos.

1. Las relaciones entre la UE y los Estados miembros de la AELC

Las relaciones entre la UE e Islandia, Noruega y Liechtenstein se basan en el Acuerdo sobre el Espacio Económico Europeo (EEE), celebrado el 1 de enero de 1992 entre Islandia, Noruega y Liechtenstein, la Comunidad Europea (CE) y sus Estados miembros. El principal objetivo de este Acuerdo es ampliar el mercado interior de la CE a esos tres países de la AELC. Incluye las mismas «cuatro libertades» que la Comunidad Europea, pero también permite a los países de la AELC pertenecientes al EEE participar en algunas políticas de acompañamiento, como la política de protección del consumidor y la política medioambiental. El Acuerdo se basa en el principio de homogeneidad, lo que implica que la legislación del EEE en los ámbitos incluidos en el Acuerdo debe aproximarse en la mayor medida posible al acervo de la Unión.

Reviste asimismo especial importancia asociar a los miembros de la AELC pertenecientes al EEE en los debates sobre futuros actos legislativos importantes de la UE, como, por ejemplo, la propuesta de Directiva sobre derechos de los consumidores.

Suiza participó en las negociaciones que condujeron a la celebración del Acuerdo sobre el EEE. Sin embargo, la participación de este país en el Acuerdo fue refutada en un referéndum en 1992. Las relaciones entre Suiza y la UE se vienen rigiendo por una serie de acuerdos bilaterales entre la CE y sus Estados miembros.

2. Marco institucional: dos modelos diferentes de integración económica sin adhesión

El Acuerdo sobre el EEE crea instituciones conjuntas integradas por representantes de las Partes Contratantes que gestionan el Acuerdo. Un Comité Mixto se encarga de la gestión continua del Acuerdo y de incorporar la legislación de la Unión a sus disposiciones. Está formado por los embajadores ante la UE de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE y por representantes de la Comisión Europea y de los Estados miembros de la UE.

El Acuerdo sobre el EEE se gestiona en un marco sumamente institucionalizado: la Secretaría de la AELC se encarga de la gestión cotidiana del Acuerdo. El Órgano de Vigilancia de la AELC supervisa la aplicación del acervo pertinente a efectos del EEE en la legislación de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE. Asimismo, tiene competencias para incoar procedimientos de infracción ante el Tribunal de la AELC, que es el órgano judicial del EEE.

No existe un marco institucional tan amplio para gestionar las relaciones entre la UE y Suiza. Por lo general, cada acuerdo bilateral sectorial es gestionado por un comité mixto independiente integrado por representantes de las Partes Contratantes. En el caso de la UE, el papel preponderante lo desempeña la Comisión Europea.

Tanto el Acuerdo sobre el EEE como los acuerdos bilaterales establecen un procedimiento específico para tener en cuenta el nuevo acervo. Cada vez que se adopta una nueva medida pertinente a efectos del EEE, la Secretaría de la AELC redacta una decisión del Comité Mixto para modificar el anexo del acuerdo correspondiente, que normalmente es adoptada más tarde por el Comité Mixto. En caso de que las constituciones de los países de la AELC miembros del EEE exijan una aprobación parlamentaria o mediante referéndum, la medida solo entra en vigor una vez satisfecho dicho requisito.

Por lo que se refiere a los acuerdos bilaterales, la decisión correspondiente es tomada por el comité mixto UE-Suiza competente, previas negociaciones entre las Partes Contratantes. Los comités mixtos solo pueden modificar los anexos de los acuerdos o sus apéndices en la medida en que estos sean de carácter técnico. Excepto en un caso, no pueden, sin embargo, modificar las disposiciones principales de los acuerdos.

3. Principales conclusiones del proyecto de informe

3.1. Acuerdo sobre el EEE y aplicación de las normas sobre el mercado interior

El Acuerdo sobre el EEE ha asegurado de manera efectiva la participación de Islandia, Liechtenstein y Noruega en el mercado interior. Durante sus más de quince años de funcionamiento, el Acuerdo sobre el EEE ha sido un motor clave del crecimiento económico en beneficio mutuo de los países miembros de la AELC pertenecientes al EEE y los Estados miembros de la UE.

Habida cuenta del amplio alcance del Acuerdo sobre el EEE, el ponente reconoce que su proyecto de informe solo le permite realizar una evaluación general de la situación en que se encuentra la aplicación de la legislación sobre el mercado interior en los países miembros de la AELC pertenecientes al EEE, sin entrar en detalle en las diferentes áreas políticas.

El ponente considera que la situación de la aplicación de las normas sobre el mercado interior en estos países es, en general, buena, como lo demuestra el Cuadro de indicadores del mercado interior de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE de 2009. Cifrado en un 0,7 %, el déficit medio de transposición de Islandia, Liechtenstein y Noruega es el mismo que el de la mayoría de los Estados miembros de la UE.

El ponente considera importante que el Parlamento Europeo y las demás instituciones de la UE inicien un debate estructurado con los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE. Pide a la Comisión Europea, en particular, que asocie de manera más estrecha a estos países en el debate en curso sobre la cuestiones relativas al mercado interior. Considera asimismo importante que las instituciones de la UE y los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE se comprometan a intercambiar sus mejores prácticas en la aplicación de las normas sobre el mercado interior. En este contexto, señala que el proyecto de contratación pública paneuropea en línea (PEPPOL) coordinado por Noruega, que facilitará a las entidades del sector público de todos los países europeos la contratación transfronteriza, constituye un ejemplo de buena cooperación e intercambio de las mejores prácticas dentro del marco del EEE. Otro ejemplo de proyecto con éxito es el ejercicio conjunto de vigilancia del mercado y aplicación de la legislación en relación con impuestos, tasas, gravámenes y suplementos de las compañías aéreas, que se llevó a cabo bajo dirección de Noruega.

El ponente considera que la entrada en vigor del Tratado de Lisboa conlleva dos nuevos retos para el Acuerdo sobre el EEE a nivel institucional.

En primer lugar, dado que el Acuerdo sobre el EEE se basa en la estructura de pilares de la UE abandonada en el Tratado de Lisboa, existe incertidumbre acerca de qué legislación de la UE es pertinente a efectos del EEE. Esta incertidumbre podría dar lugar a una aplicación más lenta de la legislación sobre el mercado interior en los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE. El ponente considera que la Comisión Europea debe realizar una evaluación de la situación.

En segundo lugar, el Tratado de Lisboa refuerza el papel de los Parlamentos nacionales en el proceso de toma de decisiones de la UE. El ponente considera que, por analogía, debe asociarse más estrechamente a los Parlamentos de los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE al proceso legislativo de la UE en lo que respecte a las propuestas que sean pertinentes a efectos del EEE. Propone que la Comisión Europea facilite a los Parlamentos nacionales de estos países las propuestas legislativas que se envíen a los Parlamentos nacionales de los Estados miembros de la UE para consulta.

El ponente señala que los Estados miembros de la AELC pertenecientes al EEE se encuentran en fase de aplicación de la Directiva sobre servicios. Anima a estos países a que asignen los recursos adecuados para aplicar la Directiva sobre servicios y, en particular, crear las ventanillas únicas. Les anima asimismo a que aprovechen la aplicación de la Directiva sobre servicios para desarrollar sus servicios de administración electrónica.

3.2. Acuerdo sobre la libre circulación de personas/Relaciones entre la UE y Suiza

El ponente toma nota de que Suiza contribuye a su manera al desarrollo del mercado interior.

La UE ha celebrado más de 120 acuerdos bilaterales y sectoriales con Suiza, los más importantes de los cuales son el Acuerdo de libre cambio firmado en 1972, los siete acuerdos denominados «Bilaterales I» (libre circulación de personas, transporte aéreo y terrestre, obstáculos técnicos al comercio, contratos públicos, investigación y agricultura), celebrados en 1999, y los "Bilaterales II», celebrados en 2004 (Convenios Schengen-Dublín, lucha contra el fraude, fiscalidad del ahorro, estadísticas, productos agrícolas transformados, pensiones, medio ambiente, medios de comunicación y una declaración común de intenciones sobre la asociación a los programas educativos).

El proyecto de informe se centra en el funcionamiento del Acuerdo sobre la libre circulación de personas entre la UE, sus Estados miembros y Suiza, celebrado como parte de los «Bilaterales I».

En primer lugar, el ponente observa que el Acuerdo sobre la libre circulación de personas ha tenido efectos positivos importantes, como testimonia el constante aumento del número de trabajadores desplazados y de proveedores de servicios por cuenta propia de la UE que han operado en Suiza entre 2005 y 2009, contribuyendo de esta forma a estrechar los vínculos económicos entre la UE y Suiza. Aproximadamente 200 000 personas de los países de la UE o de la AELC cruzan cada día la frontera para acudir a su lugar de trabajo en Suiza.

A pesar de estos avances positivos, el ponente considera que existen también una serie de cuestiones que deben tratarse en relación con la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas. Se trata de cuestiones planteadas tanto por los prestadores de servicios de la UE como por las autoridades suizas.

Las empresas de la UE han señalado diversos obstáculos a la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas, entre ellos, la exigencia de notificación de ocho días para las empresas de la UE que deseen prestar servicios en Suiza y la exigencia de contribuir a los costes de ejecución de las comisiones tripartitas. En respuesta a estas críticas, el Gobierno suizo ha mejorado la disponibilidad de la información pertinente para las empresas, en particular mediante un sitio web que facilita información sobre las condiciones salariales y de trabajo en Suiza. Sin embargo, las empresas han señalado asimismo a la atención del ponente las normas que obligan a las empresas extranjeras que prestan servicios transfronterizos a aportar garantías de integridad financiera. Tales disposiciones parecen desproporcionadas a la luz del Acuerdo sobre la libre circulación de personas, ya que un número considerable de empresas no están en condiciones de movilizar la cantidad exigida para acceder al mercado suizo. El ponente observa con gran pesar que la reciente decisión del Tribunal Federal Suizo rechazando esta medida ha sido cuestionada por el cantón de Basilea, que ha interpuesto un recurso contra dicha decisión. Una vez más, el ponente comprende los recelos y se pregunta si medidas de este tipo son proporcionadas.

Los prestadores de servicios suizos se han quejado, por ejemplo, de la exigencia de la legislación alemana, en el caso del desplazamiento de trabajadores para realizar actividades en Alemania, que obliga a las empresas constructoras suizas a contribuir al fondo alemán de vacaciones retribuidas, incluso si ya deben proporcionar vacaciones retribuidas en Suiza. Otro problema mencionado por las empresas suizas se refiere a la garantía decenal obligatoria para todas las obras de construcción en Francia. Todos los constructores deben contratar el seguro correspondiente con una compañía aseguradora francesa. Las autoridades suizas afirman que resulta muy difícil que las empresas de su país obtengan dicho seguro.

El ponente señala que, si bien tanto la obligación de contribuir al fondo alemán de vacaciones retribuidas como la garantía decenal obligatoria pueden considerarse como obstáculos a la libre prestación de servicios, no parecen ser discriminatorias con respecto a Suiza, ya que se aplican igualmente en la UE. Además, el Tribunal de Justicia ya ha sostenido que la obligación de contribuir al fondo alemán de vacaciones retribuidas, en determinadas circunstancias, puede considerarse compatible con la libre prestación de servicios garantizada por el Tratado(1).

El ponente considera que deben explorarse todas las vías a fin de que la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas se pueda mejorar de forma que las normas sobre el mercado interior idénticas o paralelas se interpreten y apliquen de igual forma en la UE y en Suiza a fin de garantizar una participación significativa de Suiza en el mercado interior. Una mayor uniformidad en la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas y una convergencia más oportuna de la legislación sobre el mercado interior de Suiza y de la UE ofrecería a los operadores económicos de ambas partes un entorno más transparente y predecible en beneficio mutuo de Suiza y de la UE. Reconoce al mismo tiempo todos los esfuerzos de los tribunales suizos por tener en cuenta la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea dictada tras la firma del Acuerdo sobre la libre circulación de personas.

El ponente reconoce que, debido al ordenamiento constitucional suizo, la adopción automática del nuevo acervo sería incompatible con el sistema político y las tradiciones de Suiza. Es consciente asimismo del reto que supone para el Gobierno suizo garantizar la aceptación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas por el pueblo suizo, habida cuenta, en particular, de que cualquier modificación o ampliación del Acuerdo podría someterse a referéndum.

No obstante, el ponente anima a la Comisión Europea y a Suiza a que trabajen conjuntamente para mejorar la aplicación del Acuerdo sobre la libre circulación de personas y de los demás acuerdos bilaterales relacionados con la aplicación de las normas del mercado interior. El ponente pide a la Comisión y a Suiza que consideren la posibilidad de un acuerdo marco bilateral global con el fin de mejorar la uniformidad de la aplicación del acervo que tiene cabida dentro de los acuerdos en el mercado interior y en Suiza, incluido el acervo nuevo, y de encontrar soluciones horizontales para algunas cuestiones institucionales.

(1)

Véanse los asuntos acumulados C-49/98, C-50/98, C-52/98 a C-54/98 y C-68/98 a C-71/98 (Finalarte y otros).


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

24.6.2010

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

2

0

Miembros presentes en la votación final

Pablo Arias Echeverría, Lara Comi, Anna Maria Corazza Bildt, António Fernando Correia De Campos, Jürgen Creutzmann, Christian Engström, Evelyne Gebhardt, Louis Grech, Małgorzata Handzlik, Malcolm Harbour, Philippe Juvin, Sandra Kalniete, Eija-Riitta Korhola, Edvard Kožušník, Kurt Lechner, Toine Manders, Hans-Peter Mayer, Gianni Pittella, Mitro Repo, Robert Rochefort, Zuzana Roithová, Heide Rühle, Christel Schaldemose, Andreas Schwab, Laurence J.A.J. Stassen, Róża Gräfin von Thun und Hohenstein, Kyriacos Triantaphyllides, Emilie Turunen, Bernadette Vergnaud, Barbara Weiler

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Cornelis de Jong, Emma McClarkin, Rafał Trzaskowski, Wim van de Camp

Aviso jurídico - Política de privacidad