Procedimiento : 2009/2233(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0309/2010

Textos presentados :

A7-0309/2010

Debates :

PV 13/12/2010 - 20
CRE 13/12/2010 - 20

Votaciones :

PV 14/12/2010 - 9.22
CRE 14/12/2010 - 9.22
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2010)0473

INFORME     
PDF 178kWORD 112k
5.11.2010
PE 442.941v02-00 A7-0309/2010

sobre la consecución de una auténtica cohesión económica, social y territorial dentro de la UE: ¿una condición sine qua non para la competitividad global?

(2009/2233(INI))

Comisión de Desarrollo Regional

Ponente: Petru Constantin Luhan

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la consecución de una auténtica cohesión económica, social y territorial dentro de la UE: ¿una condición sine qua non para la competitividad global?

(2009/2233(INI))

El Parlamento Europeo,

–   Visto el Tratado de Lisboa por el que se modifican el Tratado de la Unión Europea y el Tratado constitutivo de la Comunidad Europea (DO C 306 de 2007, p. 1), y en particular sus títulos I y XVIII,

–   Vistas las conclusiones del Consejo Europeo de 25 y 26 de marzo de 2010,

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Una Europa global: competir en el mundo – Una contribución a la Estrategia de crecimiento y empleo de la UE» (COM(2006)0567),

–   Visto el Informe anual de la OCDE de 2009,

–   Vista la publicación «Successful partnerships: a guide», del Foro OCDE-LEED sobre asociación y gobernanza local, 2006,

–   Visto el «Global Competitiveness Report 2009-2010» (Informe sobre la competitividad mundial 2009-2010) del Foro económico mundial, Ginebra (Suiza), 2009,

–   Visto el informe independiente «Una agenda para una política de cohesión reformada - Un enfoque de base local para superar los retos y las expectativas de la Unión Europea», de abril de 2009, preparado por Fabrizio Barca a petición de Danuta Hübner, Comisaria de Política Regional,

–   Visto el documento político del Consejo de Municipios y Regiones de Europa titulado «El futuro de la política de cohesión», Bruselas, diciembre de 2009,

–   Vista la Resolución de la Asamblea de las Regiones de Europa (ARE) sobre la política regional después de 2013, aprobada por la Asamblea General de la ARE el 8 de noviembre de 2007 en Udine (Italia),

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones sobre los resultados de las negociaciones relativas a las estrategias y los programas de la política de cohesión del periodo de programación 2007-2013 (COM(2008)0301),

–   Vista su Resolución, de 24 de marzo de 2009, sobre la aplicación del Reglamento de los Fondos Estructurales para el periodo 2007-2013: resultados de las negociaciones relativas a las estrategias y los programas de la política de cohesión(1),

–   Vista su Resolución, de 24 de marzo de 2009, sobre las mejores prácticas en el ámbito de la política regional y los obstáculos a la utilización de los Fondos Estructurales(2),

–   Vista su Resolución, de 21 de octubre de 2008, sobre gobernanza y asociación a nivel nacional y regional, y una base para proyectos en el ámbito de la política regional(3),

–   Vista su Resolución, de 24 de marzo de 2009, sobre el Libro Verde sobre la cohesión territorial y el estado del debate sobre la futura reforma de la política de cohesión(4),

–   Vista su Resolución, de 16 de junio de 2010, sobre la Estrategia UE 2020(5),

–   Visto el Cuarto informe sobre la cohesión económica y social (COM(2007)0273),

–   Visto el Vigésimo Informe anual de la Comisión sobre la aplicación de los Fondos Estructurales (2008) (COM(2009)0617),

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Movilizar las inversiones públicas y privadas con vistas a la recuperación y el cambio estructural a largo plazo: desarrollo de la colaboración público-privada (CPP)» (COM(2009)0615),

–   Visto el apartado 37 de su Resolución, de 14 de febrero de 2006, sobre la reforma de las ayudas estatales 2005-2009(6),

–   Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–   Visto el informe de la Comisión de Desarrollo Regional (A7-0309/2010),

A.  Considerando que la promoción de la cohesión económica, social y territorial, así como de la solidaridad entre los Estados miembros, es uno de los objetivos de la Unión Europea, según se dispone en el artículo 3 del Tratado de la Unión Europea,

B.   Considerando que la Unión podrá ser competitiva a nivel global solamente en la medida en que sus políticas interiores apoyen su capacidad para responder a los desafíos mundiales, llevando a cabo una economía sostenible con un bajo nivel de emisiones de carbono y que proteja la biodiversidad, dado que los periodos de recesión han puesto de manifiesto que las regiones menos desarrolladas tienen una capacidad de recuperación menor,

C.  Considerando que competitividad y cohesión no son contradictorias ni incompatibles, sino que tienen elementos de complementariedad,

D.  Considerando que, a pesar de los importantes avances conseguidos en el ámbito de la convergencia dentro de la Unión, se observa una tendencia hacia la agudización de las disparidades territoriales entre las regiones de la UE, por ejemplo en materia de accesibilidad, en particular en las regiones estructuralmente desfavorecidas, así como a escala intrarregional y en el interior de los territorios de la UE, lo que podría degenerar en fenómenos de segregación espacial y profundizar las diferencias entre los niveles de prosperidad de las regiones de la UE y mermar la competitividad global de la UE,

E.  Considerando que, en su Informe anual de 2009, la OCDE formuló una recomendación relativa al crecimiento a largo plazo que se centraba en la importancia de la fiscalidad, la inversión en infraestructura, educación y fuerza de trabajo, y la regulación de los mercados de producción, destacando así su función,

F.  Considerando que el Foro Económico Mundial señaló en su Informe sobre la competitividad mundial 2009-2010, así como en otros informes, el papel decisivo que corresponde a la infraestructura como segundo pilar de los doce en los que se basa el análisis de la competitividad global, y precisó que una infraestructura de calidad es una condición esencial para acortar distancias, atraer inversión extranjera y garantizar las posibilidades de desarrollo económico,

G.  Considerando que, a largo plazo, la competitividad sólo puede lograrse con un crecimiento económico verdaderamente sostenible en toda la UE,

H.  Considerando que el informe del grupo de expertos independientes sobre I+D e innovación creado a raíz de la cumbre de Hampton Court y presidido por Esko Aho, que lleva por título «Crear una Europa innovadora», identifica los ámbitos clave, a saber, sanidad electrónica, productos farmacéuticos, transporte y logística, medio ambiente, contenido digital, energía y seguridad, en los que puede funcionar un mercado de la innovación y las políticas públicas pueden desempeñar un importante papel,

I.    Considerando que para alcanzar los objetivos de la UE 2020 es necesario aceptar que existen diferencias en el nivel de desarrollo y límites, así como fijar objetivos conformes con la situación real e identificar las necesidades existentes mediante consultas con todos los actores de los diferentes niveles de gobierno,

J.    Considerando que el Consejo Europeo de marzo de 2010 reconoció la importancia de promover la cohesión económica, social y territorial, también mediante el desarrollo de la infraestructura, para contribuir al éxito de la Estrategia UE 2020 en un contexto en el que esta nueva estrategia tendrá que hacer frente a situaciones de bloqueo del desarrollo económico,

K.  Considerando que la política de cohesión ha resultado ser un instrumento eficaz para responder de manera flexible a los desafíos socioeconómicos derivados de la crisis financiera,

L.   Considerando que, además de una buena infraestructura, los requisitos previos clave para la competitividad son el fomento en los ámbitos de la investigación, la innovación y el desarrollo tecnológico, así como la correspondiente formación de calidad de las personas en las regiones,

M.  Considerando que las regiones tendrán un papel crucial para limitar el impacto de los efectos de la crisis sobre los ciudadanos y que deberían por tanto acogerse al principio de asociación y desarrollar instrumentos adecuados para la evaluación ex ante del impacto territorial de los diferentes tipos de políticas, con vistas a afrontar desafíos de envergadura, como la adaptación a la globalización, los cambios demográficos y la consiguiente despoblación de las regiones, el cambio climático, los problemas relacionados con la energía y la protección de la biodiversidad, así como los nuevos retos que se deriven de la crisis,

N.  Considerando que, como han demostrado los resultados de los debates sobre las estrategias y los programas de la política de cohesión para el periodo de programación 2007-2013, han aumentado la calidad de los programas y la implicación de las partes interesadas en todos los niveles de gobierno, lo que representa un paso adelante hacia la consecución de los objetivos de Lisboa en materia de competitividad económica y empleo,

O.  Considerando que la reforma de la política de cohesión debe conducir a su mejora mediante una mejor correlación y una mejor coordinación y sinergia de las políticas europeas, sin llegar a subordinar unas políticas a otras, de conformidad con las necesidades y los objetivos de desarrollo sostenible de la Unión,

P.   Considerando que la implicación de los actores locales y regionales en la política de cohesión se refleja en sus estrategias regionales y locales de desarrollo económico e inclusión social,

Q.  Considerando que la competitividad económica de las regiones retrasadas se ve apoyada por el desarrollo de sus capacidades, incluido el desarrollo de todo tipo de infraestructuras, y hace posible el acceso a la educación, la investigación y la innovación,

R.   Considerando que, pese a que algunos aspectos estructurales de dichos instrumentos ‑como es tener la misma duración y armonización que la Agenda de Lisboa‑ favorecen las sinergias, siguen detectándose diferencias, como pueden ser los distintos fundamentos jurídicos, los intereses temáticos frente a los intereses territoriales y una gestión compartida frente a una gestión centralizada,

La política de cohesión como condición sine qua non de la competitividad económica global

1.   Hace hincapié en los logros de la política de cohesión de la Unión Europea y subraya que su aplicación resulta indispensable para que la Estrategia UE 2020 sea un éxito, utilizándola como medio para eliminar las diferencias entre las regiones, aumentar su competitividad, facilitar la puesta en marcha de reformas estructurales y aumentar la capacidad de adaptación de las regiones al entorno económico global;

2.   Valora que, para el período 2007-2013, todos los Estados miembros hayan dedicado un porcentaje considerable de la totalidad de las asignaciones financieras al ámbito de I+D, la innovación y el desarrollo de una economía basada en el conocimiento, generando 246 programas operativos nacionales o regionales con cerca de 86 000 millones de euros asignados a la investigación y la innovación, de los que ya se han asignado 50 000 millones de euros para actividades básicas de I+D e innovación; subraya que la investigación y la innovación son instrumentos esenciales para mejorar la competitividad de la UE ante los retos mundiales, por lo que es necesario que se mantenga una inversión regular en estos ámbitos y se realice una evaluación periódica de los avances logrados sobre la base de los resultados obtenidos; recomienda por tanto, con vistas al próximo período de programación, que los Estados miembros y la Comisión asignen recursos suficientes de los Fondos Estructurales para investigación e innovación, en particular para innovaciones sostenibles, y que refuercen las capacidades de investigación; subraya la necesidad de fomentar y aplicar los modelos satisfactorios relativos al triángulo del conocimiento para garantizar el desarrollo sostenible de la investigación regional y de los marcos estratégicos de innovación en colaboración con las empresas, los centros de investigación, las universidades y las autoridades públicas; destaca el potencial de las agrupaciones innovadoras regionales de conocimiento intensivo a la hora de movilizar la competitividad regional y aboga por una mejor coordinación entre los Fondos Estructurales y el Séptimo Programa Marco para acciones de investigación y desarrollo tecnológico;

3.   Subraya que la mejora de la concentración de los recursos de la política de cohesión puede garantizar una contribución significativa de esta política al fomento de la competitividad, la innovación y el empleo en la UE;

4.   Destaca el papel clave desempeñado tanto por el sector público en todos sus niveles de gobierno como por el sector privado en la aplicación de la política de cohesión y en el restablecimiento de la confianza y la solidaridad en tiempos de recesión y después de la recesión, garantizando la igualdad de oportunidades en el acceso a las inversiones públicas, en especial en infraestructuras, nuevas tecnologías y capital humano, y el desarrollo sostenible;

5.   Subraya que la competitividad económica de las regiones de la UE está estrechamente vinculada a la existencia de unos niveles adecuados de empleo, mano de obra formada y capacitada, seguridad social y acceso a los servicios públicos; constata, en este sentido, que el apoyo de la política de cohesión a la cohesión social aumenta la importancia de esta política en términos de competitividad regional a escala mundial;

6.   Opina que, de acuerdo con el espíritu de los Tratados, una política de cohesión que vaya dirigida a reducir las disparidades entre los niveles de desarrollo de las regiones y las prepare para afrontar los desafíos a corto y medio plazo (como la globalización, el cambio demográfico, la despoblación de las zonas rurales, el cambio climático y la protección de la biodiversidad), teniendo en cuenta sus puntos fuertes y débiles específicos, ha demostrado ser un elemento fundamental en el proceso de integración europea;

7.   Señala que, mediante un aumento de las sinergias creadas entre las políticas de investigación, desarrollo e innovación, y la política de cohesión, podría responderse mejor a los desafíos de la Estrategia UE 2020; subraya que la política de cohesión debe desempeñar un papel importante en la aplicación de Estrategia UE 2020, ya que esta política estimula el cambio estructural en toda Europa y apoya prioridades de inversiones clave en todos los niveles, local, regional, nacional y transfronterizo, garantizando la cohesión social, económica y territorial; señala, no obstante, que aunque las prioridades de la política de cohesión deben ajustarse a los objetivos de la UE 2020, esta debe seguir siendo una política independiente capaz de dar cabida a las peculiaridades regionales y de apoyar a las regiones más débiles y necesitadas para que superen sus deficiencias socioeconómicas y sus dificultades naturales, y reduzcan las desigualdades; considera que asegurar la continuidad de las directrices de la política de cohesión ya en funcionamiento salvaguardará la dimensión regional de la I+D+i y generará empleo en los sectores innovadores;

Cohesión territorial: reflejo del impacto local de las políticas de la UE

8.   Apoya los puntos de vista expuestos en el Libro Verde sobre la cohesión territorial relativos a la competitividad, que «depende asimismo de los vínculos que se establecen con otros territorios para garantizar la utilización de activos comunes de manera coordinada y sostenible» con el fin de liberar el potencial de la diversidad territorial de la Unión Europea; subraya, en este sentido, que un funcionamiento adecuado y coordinado de los transportes, un acceso suficiente a las telecomunicaciones y la puesta en común, si procede, de las infraestructuras de energía, asistencia sanitaria, investigación, educación y protección medioambiental son condiciones básicas para un mayor refuerzo de la competitividad; insta a la Comisión Europea a que presente propuestas concretas sobre la definición y la aplicación coherente de los objetivos de cohesión territorial;

9.   Opina que los Estados miembros deben impulsar un enfoque de base local para elaborar y aplicar la política de cohesión; reconoce que la función de las regiones difiere de un Estado miembro a otro en función de su estructura político-administrativa; pide que el principio de subsidiariedad, en el sentido reforzado y ampliado que le da el TFUE, se aplique debidamente y que se persiga la introducción de mejoras, en relación con el actual período de programación, mediante el fomento del principio de descentralización a nivel de las entidades locales, con vistas a mejorar la absorción de los fondos; considera contraproducente, en este sentido, que las regiones gestionen solamente una media del 30,5 % del presupuesto total asignado a la política de cohesión, quedando el resto en manos de los gobiernos centrales; opina por ello que el principio de asociación debe reforzarse considerablemente en el futuro;

10. Opina que los territorios fronterizos en particular revelan las dificultades que la Unión Europea afronta en relación con los retos que plantean la apertura de las fronteras, la realización del mercado único y la mundialización; subraya que la competitividad de esos territorios puede verse minada por la necesidad de hacer frente a las competencias fiscales y sociales, a las complejidades administrativas y a los flujos migratorios interregionales e interestatales; insiste en la importancia de desarrollar las herramientas necesarias para la cooperación transfronteriza y la gobernanza multinivel y pide a la Comisión que fomente los intercambios de información y las mejores prácticas;

11. Señala que la cohesión territorial tiene carácter horizontal y multisectorial, por lo que las políticas de la Unión deben contribuir a la consecución de sus objetivos; reitera que este concepto no se limita al impacto de la política regional, sino que supone también la coordinación con otras políticas de la Unión que persiguen un desarrollo sostenible y ofrecen resultados perceptibles a escala regional, con vistas a desarrollar y aprovechar plenamente las formas específicas del potencial regional e incrementar su impacto sobre el terreno, reforzar la competitividad y la capacidad de atracción de las regiones y alcanzar la cohesión territorial; opina que «concentración, cooperación y conexión» son las coordenadas fundamentales de la cohesión territorial para alcanzar un desarrollo territorial más equilibrado en la UE;

12. Subraya que la gobernanza multinivel implica la delegación de responsabilidades para los programas, lo que permite un mejor aprovechamiento del potencial de la cooperación territorial y que, por consiguiente, para que la Unión esté en condiciones de perseguir objetivos comunes recurriendo a medidas coherentes y orientadas en función de los resultados, estableciendo al mismo tiempo prioridades regionales y locales específicas, deberían aplicarse los principios de la gobernanza multinivel;

13. Celebra los resultados de las iniciativas URBAN y LEADER, y subraya la necesidad de hacer uso de la experiencia adquirida y de los ejemplos conexos de mejores prácticas para establecer un marco para un desarrollo rural-urbano integrado y equilibrado, conforme a las necesidades de cada región; pide a la Comisión que examine y proponga metodologías de trabajo para promover asociaciones urbano-rurales, luchar contra la despoblación de las zonas rurales y, al mismo tiempo, estimular un desarrollo urbano sostenible, dado que casi el 80 % de la población de la UE vive en zonas urbanas; señala que tanto las zonas urbanas como las rurales desempeñan un papel dinámico en el desarrollo económico regional y subraya la necesidad, con miras al próximo período de programación, de que se invierta en proyectos urbanos y suburbanos, y se mejore la coordinación con los programas de desarrollo rural;

Maximizar el impacto de la política de cohesión para aumentar la competitividad económica

14. Considera que el principio de asociación es fundamental para dotar de contenido a la política de cohesión, potenciando la capacidad administrativa y la calidad de los procesos de programación a través de un enfoque ascendente (bottom-up); opina que todos los niveles de gobierno deben intervenir de manera coherente, complementaria y productiva para estimular la competitividad económica de la UE; pide a la Comisión que proporcione una definición más clara del principio de asociación para asegurar la creación de verdaderas asociaciones con las entidades regionales y locales y facilitar el intercambio de mejores prácticas entre las regiones;

15. Recuerda que la cofinanciación es un principio fundamental de la buena gestión de la política de cohesión; pide su aplicación continuada a pesar de la limitación del gasto público debida a la crisis económica;

16. Destaca la necesidad de promover el espíritu empresarial y de apoyar a las pequeñas y medianas empresas (PYME), reconociendo su papel clave a la hora de estimular la competitividad económica y crear empleo; subraya la necesidad de revisar y consolidar el papel de los instrumentos de la UE que apoyan la competitividad europea con vistas a racionalizar los procedimientos administrativos, facilitar el acceso a la financiación, en particular para las PYME, introducir mecanismos innovadores de incentivos basados en el logro de los objetivos vinculados a un crecimiento inteligente, sostenible e integrador, y promover una cooperación más estrecha con el Banco Europeo de Inversiones y otras entidades financieras; aprecia, en este sentido, el valor añadido que ofrecen los instrumentos de ingeniería financiera y anima a que se utilicen, junto con los fondos rotatorios y las subvenciones globales, a una escala lo más amplia posible, para lograr sinergias positivas y optimizar los resultados; aboga, además, por un acceso simplificado al capital de riesgo y a la microfinanciación;

17. Hace asimismo hincapié en que una aplicación eficiente de la política de cohesión depende enormemente de cómo esté concebida y en que resulta por tanto fundamental que las entidades locales y regionales se impliquen en una fase temprana a la hora de configurar y aplicar la futura política de cohesión; destaca, igualmente, la necesidad de desarrollar asociaciones horizontales y verticales entre las autoridades públicas a todos los niveles con vistas a lograr una gobernanza lo más eficaz posible en determinados niveles; reitera que la gobernanza multinivel es uno de los principios clave de la política de cohesión y que resulta fundamental a la hora de garantizar la calidad del proceso de toma de decisiones; subraya también, en este sentido, la importancia de la asociación entre las autoridades regionales y el Comité de las Regiones;

18. Acoge con satisfacción la modificación del Reglamento (CE) nº 1083/2006 del Consejo que simplifica los procedimientos para la utilización de los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión, e invita a la Comisión a seguir avanzando en la simplificación de tales procedimientos para asegurar su flexibilidad y reducir la carga administrativa de los beneficiarios de la financiación, de manera que las autoridades puedan atender a los desafíos principales puntualmente y con los recursos adecuados; opina que la colaboración público-privada puede aportar un apoyo efectivo complementario de los esfuerzos realizados a nivel local y regional, y pide a la Comisión que presente propuestas concretas para consolidar las asociaciones público-privadas en el marco de la política de cohesión;

19. Destaca la importancia, con vistas a eliminar diferencias, de continuar apoyando principalmente los proyectos destinados a las regiones atrasadas, de modo que el impacto esperado en este periodo de programación sea sostenible y guarde relación con las estimaciones iniciales; observa que la mejora de la accesibilidad y de las facilidades infraestructurales contribuirá a mejorar la competitividad de las regiones retrasadas en el mercado interior y, de este modo, a fomentar la competitividad exterior de la UE en su conjunto; opina que retirar estas ayudas disminuiría el impacto de los resultados positivos iniciales;

20. Subraya que, aunque la política de cohesión se centra tradicionalmente en las regiones menos prósperas, afecta a todas las regiones europeas, independientemente de su nivel de desarrollo; subraya, por consiguiente, la necesidad de fomentar el objetivo de la competitividad regional y el empleo; reitera que una política de cohesión sólida y bien financiada, dotada de un presupuesto equivalente como mínimo al actual tanto en términos absolutos como relativos, es una condición indispensable para cumplir los objetivos de la Estrategia UE 2020 a fin de lograr una economía inteligente, sostenible e integradora, haciendo que la UE sea competitiva a nivel mundial, y de asegurar el desarrollo de todas las regiones de forma armoniosa, alcanzando el objetivo de cohesión social, económica y territorial;  

21. Considera que el PIB debe seguir siendo el criterio principal para determinar la elegibilidad de las regiones respecto de las ayudas de la política de cohesión, si bien se pueden añadir otros indicadores mensurables, a condición de que se haya demostrado su pertinencia, permitiendo así que las autoridades nacionales apliquen, en el nivel adecuado del proceso de toma de decisiones, otros indicadores que tengan en cuenta las características específicas de las regiones y ciudades;

22. Destaca la importancia de que en la asignación de los fondos se tengan en cuenta las características específicas de, por ejemplo, las regiones costeras, montañosas y ultraperiféricas, las regiones con baja densidad de población, o las regiones y ciudades fronterizas; anima a las regiones a presentar iniciativas para aprovechar sus características regionales especificas; pide a la Comisión que adecue los distintos instrumentos financieros para obtener valor añadido a corto y medio plazo, teniendo en cuenta también los efectos de la crisis económica y financiera;

23. Anima a la Comisión a que estudie nuevas posibilidades en el ámbito de la ingeniería financiera para mejorar la eficacia y el impacto de la política de cohesión y para conseguir los mejores resultados posibles con los proyectos seleccionados;

24. Destaca el efecto positivo que la igualdad entre hombres y mujeres tiene en el crecimiento económico y en la cohesión social de la UE y, por ende, en su competitividad;

La política de cohesión, política clave para el periodo posterior a 2013

25. Insiste en el papel decisivo que desempeñan el desarrollo regional y la cohesión territorial a lo largo de toda Europa, en virtud de su valor añadido europeo, para el aumento de la competitividad económica de la UE y para alcanzar los objetivos de la UE 2020, siendo el enfoque de base local uno de los principales modos de lograr el equilibrio económico;

26. Subraya la necesidad de un enfoque integrado para el uso de los Fondos Estructurales como un instrumento importante para ayudar a las regiones a lograr un crecimiento, un nivel de empleo y una prosperidad sostenibles;

27. Destaca que es necesario seguir manteniendo regímenes transitorios para consolidar y aumentar el nivel de desarrollo alcanzado, que se podría ver afectado negativamente si la financiación se reduce de forma drástica al superar un objetivo determinado; señala que de esta forma se garantiza un trato idéntico a las regiones que se encuentren en una situación similar, lo que también permitirá una organización eficaz de los programas;

28. Recuerda a la Comisión y a los Estados miembros que las expectativas de la población europea guardan relación con sus necesidades, en especial con sus deseos de acceder a unas infraestructuras adecuadas y unos servicios públicos de calidad, que deben prestarse con equidad y a precios asequibles para todos los ciudadanos europeos, con independencia de su lugar de residencia y trabajo; insiste en que se debe respetar el principio de igualdad de oportunidades y subraya la necesidad de que todas las infraestructuras y proyectos financiados con cargo a los Fondos Estructurales sean accesibles a las personas con discapacidad;

29. Señala que para consolidar el conocimiento y la innovación como impulsores del crecimiento económico futuro y de la competitividad europea es necesario mejorar la calidad de la educación, afianzar los resultados de la investigación, promover la innovación y la transferencia de conocimientos en toda la Unión, explotar al máximo las tecnologías de información y comunicación, asegurarse de que las ideas innovadoras puedan convertirse en nuevos productos y servicios que generen crecimiento y empleos de calidad y que ayuden a afrontar los retos derivados de los cambios sociales en Europa y en el mundo, fomentar el espíritu emprendedor, conceder una atención prioritaria a las necesidades de los usuarios y a las oportunidades del mercado, y garantizar una financiación accesible y suficiente en la que los Fondos Estructurales desempeñarán un papel fundamental;

30. Destaca que la cohesión económica, social y territorial ofrece una oportunidad para aprovechar todo el potencial de investigación y desarrollo e innovación y para garantizar que la población europea tenga un nivel de vida mejor y confíe en la UE; considera que la inversión selectiva y combinada en investigación y desarrollo e innovación debe tener en cuenta las capacidades y el potencial existentes en las regiones y las ciudades y contribuir a desarrollar ámbitos clave como sanidad electrónica, productos farmacéuticos, transporte y logística, medio ambiente, contenido digital, energía y seguridad, mediante programas de desarrollo institucional y de formación de capacidades;

31. Opina que parte de la financiación asignada a la investigación, el desarrollo y la innovación dentro de la política de cohesión debe utilizarse para lograr y mantener el papel de líder mundial en sectores en los que Europa ya goza de una ventaja competitiva, así como en aquellos en los que tiene una nueva oportunidad para convertirse en un líder mundial;

32. Considera que, para consolidar el mercado interior, se necesitan medidas específicas para estimular la competencia a escala europea, sin por ello crear un desequilibrio entre los Estados miembros; opina que de este modo se puede lograr un nivel confortable de estabilidad y prosperidad económica a nivel europeo;

33. Recomienda que los Estados miembros y la Comisión presten una mayor atención al apoyo de proyectos importantes que cubran dos o más programas operativos con gran impacto a escala europea, que generarán valor añadido, crearán empleo de calidad y salvaguardarán el desarrollo sostenible de las regiones;

34. Opina que la política de cohesión debe seguir promoviendo medidas que generen el mayor número posible de puestos de trabajo, lo que permitirá aprovechar los recursos humanos locales y garantizar su desarrollo continuado a fin de garantizar una alta productividad;

35. Afirma que la consecución de una cohesión económica, social y territorial es una condición necesaria pero no suficiente para garantizar la competitividad económica a escala mundial, que requiere inversiones considerables en ámbitos clave como la energía, el medio ambiente, la infraestructura, la educación, la investigación y el desarrollo, las industrias y los servicios creativos, la logística y el transporte;

o

o o

36. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1)

Textos Aprobados, P6_TA(2009)0165.

(2)

Textos Aprobados, P6_TA(2009)0156.

(3)

Textos Aprobados, P6_TA(2008)0492.

(4)

Textos Aprobados, P6_TA(2009)0163.

(5)

Textos Aprobados, P7_TA(2010)0223.

(6)

DO C 290 E de 29.11.2006, p. 97.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Mejorar la calidad de vida mediante la creación de empleos seguros y de mejor calidad y garantizando el acceso a todo tipo de infraestructura −sea de transporte, social o educativa o relacionada con la investigación y el desarrollo y la innovación− ha sido la principal razón del apoyo público al proceso de integración europea.

La política de cohesión puede garantizar el desarrollo cohesivo de la Unión Europea a través de sus objetivos e instrumentos específicos, satisfaciendo así las necesidades económicas y sociales de la población europea. Al mismo tiempo, los Estados miembros de la UE, incluidos los de la Europa oriental y sudoriental, están afectados directamente por los efectos de la globalización.

El modo en que cada Estado miembro aproveche las oportunidades ofrecidas por la pertenencia al mercado único europeo depende de su madurez y de su nivel de desarrollo, que difieren de un país a otro. De ello se deriva que cada Estado miembro es responsable de determinar las medidas más eficaces para que su economía pueda funcionar en este sistema global.

El presente informe, titulado «La consecución de una auténtica cohesión económica, social y territorial dentro de la UE: ¿una condición sine qua non para la competitividad global?» pretende suscitar un debate entre los diputados al Parlamento Europeo sobre la interdependencia y la complementariedad de las medidas adoptadas a los niveles europeo y nacional para alcanzar los objetivos de las políticas de la UE, incluido el de aumentar la competitividad económica global. El informe trata de facilitar un marco que ponga de relieve la función integradora de la política de cohesión y su contribución al aumento de la competitividad global de la UE.

Posición del ponente

El contexto mundial y europeo ha impulsado a las regiones al primer plano a causa de los desafíos a los que han de hacer frente, ya sea por el cambio climático, el envejecimiento de la población, la migración social o la energía, o los derivados de la crisis económica y financiera, cuyo impacto se está percibiendo a nivel local.

El ponente opina que la política de cohesión es la política clave de la UE para que las regiones puedan hacer frente a estos desafíos del mejor modo posible, por lo que contribuye a incrementar la competitividad global de la UE

- garantizando unos niveles de vida comunes a todos los ciudadanos de la UE, y

- apoyando el desarrollo a través del aprovechamiento de características específicas locales y regionales, generando así valor añadido y productividad económica.

La política de cohesión ha supuesto una importante contribución a la consecución de los objetivos de la Estrategia de Lisboa, pero para consolidar los resultados obtenidos y su impacto esperado, el ponente considera que deben efectuarse inversiones continuadas en todos los tipos de infraestructura, como base para incrementar la competitividad económica.

La infraestructura, un factor fundamental para incrementar la competitividad global

La infraestructura es uno de los principales pilares utilizados internacionalmente para evaluar los niveles de competitividad económica; hace posible compensar los efectos de la distancia y garantizar la movilidad de las inversiones y de la mano de obra.

El objetivo de la Estrategia UE 2020 de una economía competitiva, conectada y más ecológica puede lograrse modernizando e interconectando infraestructuras y apoyando planes de inversión y proyectos de desarrollo acordes con las características específicas de cada región. Este enfoque es viable si se utilizan métodos e instrumentos innovadores.

El ponente considera fundamental lograr la cohesión territorial, pues el nivel territorial es el que permite apreciar la medida en que

- la programación del proceso de desarrollo regional sea acorde con las necesidades y el potencial específico de una zona;

- los interlocutores implicados posean capacidades institucionales suficientes para garantizar la mejor tasa de absorción posible de la financiación de la UE;

- el apoyo prestado por la UE sea apoyo a largo plazo que consolide los resultados obtenidos mediante la ejecución de proyectos financiados por la UE y garantice la sostenibilidad.

El diferente grado de descentralización y los sistemas de gobierno de varios niveles dan lugar a situaciones visibles más claramente en los niveles local y regional, y garantizar que las medidas con financiación pública (de nivel europeo o nacional) sean complementarias así como evitar a la vez el solapamiento de financiaciones son auténticos retos que deben gestionarse a nivel local.

Es necesario garantizar la coordinación horizontal y vertical entre diferentes niveles de gobierno y entre ámbitos de actividad y tipos de intervención. Para garantizar unos niveles comunes de desarrollo gracias a la cohesión económica, social y territorial, particularmente en las regiones fronterizas, hace falta:

- una programación de muy alta calidad basada en la participación de agentes de todos los niveles y sectores afectados;

- la utilización de estadísticas e indicadores pertinentes y uniformes en las fases de programación y ejecución;

- la aplicación de un sistema de seguimiento dimensionado específicamente para permitir el análisis y la observación de toda la gama de indicadores y efectos generados;

- la difusión de los resultados de las evaluaciones a todos los niveles de gobierno y sectores de actividad a nivel regional.

Teniendo en cuenta que los Fondos Estructurales y el Fondo de Cohesión representan el apoyo financiero principal a la realización de los objetivos de desarrollo fijados a nivel regional, sería conveniente maximizar su valor añadido del siguiente modo:

- apoyando los esfuerzos desplegados por las autoridades locales y regionales para desarrollar capacidad administrativa, pues hay necesidad de conocimientos especializados y de calidad en la planificación; es necesario que se garantice una asistencia técnica de calidad, tanto de los Estados miembros como de la Comisión Europea, de manera que mejore a nivel local y regional el proceso de realización de la cohesión económica, social y territorial;

- simplificando los procedimientos de asignación de financiación estructural y de cohesión;

- desarrollando el marco necesario para que las asociaciones público-privadas sean una opción viable y realista para las regiones.

Son muchos los Estados miembros en los que las APP están consideradas una alternativa, pero no hay un marco jurídico lo bastante claro ni se dispone a nivel regional de los conocimientos especializados necesarios para este enfoque. Es necesario, por ejemplo, que el BEI facilite la asistencia técnica precisa a las autoridades para que puedan constituir APP.

Deben tomarse en consideración todos estos puntos, a fin de que en el próximo periodo de programación y dentro del marco general de los objetivos de la UE 2020, las regiones hagan su propia contribución al desarrollo sostenible y velen por el logro de unos niveles de vida comunes.

Después de 2013, la política de cohesión debe convertirse necesariamente en una política fundamental, habida cuenta de su carácter decisivo para reducir las diferencias de desarrollo entre las regiones europeas. Es cierto que el nuevo contexto de crisis económica y financiera podría dar lugar a determinados cambios, pero con madurez y flexibilidad será posible satisfacer una variada gama de necesidades de las regiones. Esta es una razón por la que el ponente considera necesario un acuerdo/compromiso tripartito entre la Comisión, los Estados miembros y las regiones que determine con claridad los papeles respectivos a la hora de alcanzar los objetivos establecidos.

El apoyo a la investigación y al desarrollo y la innovación, así como el desarrollo de la educación y las competencias necesarias para garantizar un mercado de empleo inclusivo vendrán acompañados de políticas y medidas de nivel regional. Garantizar un nivel común de desarrollo y de acceso a infraestructuras básicas y servicios de calidad aumenta la capacidad para hacer frente a desafíos importantes. La competitividad económica global se verá apoyada por esta capacidad de respuesta a la globalización.

La utilización de los recursos financieros europeos y nacionales disponibles para proyectos de investigación y desarrollo e innovación no es uniforme, lo que implica que hay necesidad de un aumento de las capacidades administrativas a nivel regional, de manera que puedan hallarse soluciones nuevas para los problemas actuales.

El ponente opina que, una vez alcanzado el objetivo de garantizar una calidad de vida similar mediante el acceso a infraestructuras y servicios de calidad, las regiones podrán concentrarse en medidas orientadas a desarrollar el potencial económico local, para lo que será una etapa importante el desarrollo de políticas locales de investigación y desarrollo e innovación y de las infraestructuras correspondientes a nivel regional.


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

28.10.2010

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

38

5

1

Miembros presentes en la votación final

François Alfonsi, Luís Paulo Alves, Sophie Auconie, Catherine Bearder, Jean-Paul Besset, Victor Boştinaru, Zuzana Brzobohatá, John Bufton, Alain Cadec, Salvatore Caronna, Ricardo Cortés Lastra, Francesco De Angelis, Rosa Estaràs Ferragut, Elie Hoarau, Danuta Maria Hübner, Filiz Hakaeva Hyusmenova, Seán Kelly, Evgeni Kirilov, Constanze Angela Krehl, Petru Constantin Luhan, Riikka Manner, Iosif Matula, Erminia Mazzoni, Miroslav Mikolášik, Jan Olbrycht, Wojciech Michał Olejniczak, Markus Pieper, Tomasz Piotr Poręba, Monika Smolková, Csanád Szegedi, Nuno Teixeira, Lambert van Nistelrooij, Oldřich Vlasák, Hermann Winkler, Elżbieta Katarzyna Łukacijewska

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Karima Delli, Jens Geier, Ivars Godmanis, Lena Kolarska-Bobińska, James Nicholson, Elisabeth Schroedter, László Surján, Patrice Tirolien

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Andrea Češková

Aviso jurídico - Política de privacidad