Procedimiento : 2011/2108(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0359/2011

Textos presentados :

A7-0359/2011

Debates :

PV 14/11/2011 - 21
CRE 14/11/2011 - 21

Votaciones :

PV 15/11/2011 - 7.17
CRE 15/11/2011 - 7.17
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2011)0493

INFORME     
PDF 208kWORD 141k
25.10.2011
PE 467.076v02-00 A7-0359/2011

sobre la salud de las abejas melíferas y los retos del sector apícola

(2011/2108(INI))

Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural

Ponente: Csaba Sándor Tabajdi

ENMIENDAS
PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la salud de las abejas melíferas y los retos del sector apícola

(2011/2108(INI))

El Parlamento Europeo,

–   Vista su Resolución, de 25 de noviembre de 2010, sobre la situación en el sector de la apicultura(1),

–   Vista la Comunicación de la Comisión, de 6 de diciembre de 2010, sobre la salud de las abejas melíferas (COM(2010)0714),

–   Vistas las Conclusiones del Consejo de 17 de mayo de 2011 sobre la salud de las abejas melíferas,

–   Vista la Comunicación de la Comisión, de 3 de mayo de 2011, titulada «Estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural» (COM(2011)0244),

–   Visto el Reglamento (CE) n° 1234/2007 del Consejo, de 22 de octubre de 2007, por el que se crea una organización común de mercados agrícolas y se establecen disposiciones específicas para determinados productos agrícolas (Reglamento único para las OCM)(2), en el que se establecen disposiciones específicas para el sector apícola en la Unión Europea,

–   Vistos el informe científico de la AESA, de 11 de agosto de 2008, y el informe científico encargado y adoptado por la AESA el 3 de diciembre de 2009, relativos a la mortalidad y vigilancia de las abejas en Europa,

–   Vista la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, en el asunto C-442/09(3), sobre el etiquetado de miel que contiene material genéticamente modificado,

–   Visto el Reglamento (CE) nº 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de octubre de 2009 relativo a la comercialización de productos fitosanitarios y por el que se derogan las Directivas 79/117/CEE y 91/414/CEE del Consejo(4),

–   Vista la Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 21 de octubre de 2009 por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas(5),

–   Vista su Resolución, de 8 de marzo de 2011, sobre «El déficit de proteínas en la UE: búsqueda de soluciones para un antiguo problema»(6),

–   Visto el artículo 48 de su Reglamento,

–   Vistos el informe de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural y la opinión de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (A7-0359/2011),

A. Considerando que la apicultura, como actividad económica y social, desempeña un papel fundamental en el desarrollo sostenible de las zonas rurales, crea puestos de trabajo y presta un importante servicio al ecosistema a través de la polinización, que contribuye a la mejora de la biodiversidad al mantener la diversidad genética de la flora,

B.  Considerando que la apicultura y la biodiversidad son mutuamente dependientes; considerando que, a través de la polinización, las colonias de abejas facilitan importantes bienes públicos medioambientales, económicos y sociales, garantizando con ello la seguridad alimentaria y que, manteniendo la biodiversidad, al ser los apicultores quienes desarrollan con el cuidado de sus colonias de abejas un servicio medioambiental de primer orden, además de asegurar un modelo productivo sostenible en el medio rural; considerando que los «pastos apícolas», las distintas zonas de pecoreo y determinados cultivos (colza, girasol) brindan a las abejas la riqueza nutricional que requieren para mantener sus defensas inmunitarias y permanecer sanas,

C. Considerando la preocupación suscitada por el hecho de que, debido al alto coste de establecimiento de una empresa apícola, cada vez son menos las personas que se dedican a este sector, lo que se traduce en una insuficiencia de las colmenas necesarias para polinizar cultivos agrícolas vitales,

D. Considerando que, tanto en la UE como en otras partes del mundo, se ha registrado un retroceso en el número de colonias de abejas; considerando que las especies polinizadoras, que contribuyen a la productividad agraria, están en declive; que, si esta tendencia se hace más pronunciada, los agricultores, tanto de la UE como de otras partes del mundo, quizá deban recurrir a la polinización asistida, lo que comportaría para ellos un gasto adicional; que, en la actualidad, ni la ciencia ni las prácticas veterinarias pueden ofrecer apenas prevención o control eficaces de determinadas plagas y enfermedades, debido a un grado insuficiente de investigación y desarrollo de nuevos medicamentos para la salud de las abejas en las últimas décadas, a consecuencia de las dimensiones reducidas del mercado y el consiguiente escaso interés de las grandes compañías farmacéuticas; considerando que en muchos casos la cantidad reducida de medicamentos disponible para luchar contra el ácaro Varroa destructor ha dejado de ser eficaz,

E.  Considerando que la salud de las abejas y de las colonias se ve afectada por numerosos factores letales y subletales, muchos de ellos interconectados; que la cantidad reducida de medicamentos comercializados para luchar contra el ácaro Varroa destructor en muchos casos ha dejado de ser suficientemente eficaz debido a la aparición de efectos de resistencia; considerando que el uso de plaguicidas, las condiciones climáticas y medioambientales cambiantes, la pérdida de biodiversidad vegetal, los cambios en el uso del suelo, la mala gestión de las prácticas apícolas y la presencia de especies invasivas debilitan los sistemas inmunitarios de las colonias y favorecen las patologías oportunistas; que las abejas pueden verse expuestas a los productos fitosanitarios, por vías directas o indirectas, como derivas de vientos, aguas superficiales, gutación, néctar y polen

F.  Considerando que los apicultores pueden contribuir y ayudar a mantener la salud y el bienestar de sus abejas, aunque para tener éxito, dependen en gran medida de la calidad del medio ambiente en que desarrollan su actividad.

G. Considerando que hay razones en favor de un recurso mínimo a los productos veterinarios y las sustancias activas, como también por el mantenimiento de un sistema inmunitario saludable en las colonias pero que aún así persisten problemas de resistencia; que las sustancias activas y los medicamentos no son metabolizados por las abejas y que los productores europeos dependen de una miel limpia, libre de residuos y de gran calidad,

H. Considerando que un gran número de apicultores europeos son aficionados y no profesionales,

Investigación y difusión de los conocimientos científicos

1.  Pide a la Comisión que incremente el nivel de apoyo a la investigación en materia de salud de las abejas melíferas en el contexto del próximo marco financiero (8ºPM) y que centre la investigación en la evolución tecnológica, la prevención y el control de las enfermedades, en particular el impacto de los factores medioambientales en los sistemas inmunitarios de las colonias de abejas y sus interacciones con las patologías, la definición de unas prácticas de producción agrícola sostenibles y el fomento de alternativas no químicas (es decir, prácticas preventivas como la rotación de cosechas y el uso de controles biológicos), así como la promoción de nuevas técnicas de gestión integrada de plaguicidas y el desarrollo de medicamentos veterinarios para los actuales agentes patógenos que afectan a las abejas melíferas de la UE, en especial los ácaros Varroa destructor, ya que se trata del principal agente patógeno que exige una mayor variedad de sustancias activas para combatirlo, por su gran capacidad de inducir resistencia, y para combatir los endoparásitos y otras enfermedades oportunistas;

2.  Considera importante que se tomen medidas urgentes para proteger la salud de las abejas, teniendo en cuenta las especificidades de la apicultura, la diversidad de agentes implicados y los principios de proporcionalidad y subsidiariedad;

3.  Expresa nuevamente su preocupación con respecto a que el aumento de la mortalidad de las abejas melíferas y los polinizadores salvajes en Europa tendría, si se pasa por alto, un grave impacto negativo en la agricultura, la producción y la seguridad alimentaria, la sostenibilidad medioambiental y los ecosistemas;

4.  Pide a la Comisión que fomente el establecimiento de unos sistemas de supervisión nacional adecuados, en estrecha colaboración con las asociaciones de apicultores, y que desarrolle unas normas armonizadas a escala de la UE que permitan establecer comparaciones; destaca la necesidad de una identificación y un registro uniformes a escala nacional para las colmenas, con una revisión y actualización anual; insiste en que la financiación para la identificación y el registro no debe proceder de los programas existentes para la mejora de la producción y comercialización de la miel en la Unión Europea (Reglamento (CE) 1221/97);

5.  Pide a la Comisión que apoye la instauración de una red europea de colmenares de referencia para controlar los efectos de las condiciones medioambientales y las prácticas apícolas y agrícolas sobre la salud de las abejas;

6.  Pide a la Comisión la elaboración de programas trienales basados en las indicaciones de parte de todos los Estados miembros del número de colonias de abejas efectivamente censadas y no en datos estimados;

7.  Aplaude la creación del laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas, que debe centrarse en las actividades no contempladas por las redes de expertos o los laboratorios nacionales existentes, y sintetizar los conocimientos integrados procedentes de sus investigaciones;

8.  Subraya la necesidad de apoyo a los laboratorios de diagnóstico y a los ensayos de campo a escala nacional y destaca la conveniencia de evitar solapamientos en la financiación;

9.  Pide a la Comisión que cree un comité director, junto con representantes del sector apícola, que preste asistencia a la Comisión a la hora de establecer el programa anual de trabajo del laboratorio de referencia de la UE; lamenta que el primer programa de trabajo anual del laboratorio de referencia de la UE se haya presentado sin previa consulta de las partes interesadas;

10. Pide a la Comisión que siga apoyando la investigación científica sobre la salud de las abejas melíferas, basándose en los buenos ejemplos del proyecto Coloss / COST y las iniciativas BeeDoc y STEP, y que incentive a los Estados miembros a que apoyen la investigación científica en este ámbito; subraya, no obstante, que conviene fomentar las relaciones con los apicultores y las organizaciones de apicultores;

11. Pide a la Comisión que suprima duplicidades en el uso de los fondos a fin de aumentar su eficacia para garantizar al adquisición de valor añadido en términos económicos y ecológicos para apicultores y agricultores; pide a la Comisión que aliente a los Estados miembros a elevar su nivel de financiación de la investigación;

12. Pide a los Estados miembros que promuevan y supervisen el establecimiento de redes nacionales de control fenológico de plantas melíferas;

13. Pide a la Comisión que propugne activamente un mayor grado de puesta en común de informaciones entre Estados miembros, laboratorios, apicultores, agricultores, industria y científicos sobre estudios ecotoxicológicos relativos a la salud de las abejas melíferas, a fin de posibilitar una evaluación científica informada e independiente; pide a la Comisión que contribuya a este proceso presentando su página web correspondiente en todas las lenguas oficiales de los Estados miembros afectados;

14. Acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión «Mejora de la formación para aumentar la seguridad alimentaria», pero pide que dicho ejercicio se amplíe más allá de 2011 y se incremente el número de participantes de las autoridades nacionales;

15. Pide apoyo a los programas de formación para apicultores sobre la prevención y el control de enfermedades y para agricultores sobre conocimientos botánicos, sobre un uso de productos fitosanitarios respetuoso con las abejas y sobre el impacto de los plaguicidas y de las prácticas agrónomas no químicas de prevención de malas hierbas; pide a la Comisión que proponga, en colaboración con las organizaciones de apicultores, líneas directrices para el tratamiento veterinario de las colmenas;

16. Pide a las autoridades nacionales y las organizaciones representativas en los Estados miembros deben apoyar la difusión entre los apicultores de los conocimientos científicos y técnicos oportunos en materia de salud de las abejas; subraya que se requiere un diálogo permanente entre los apicultores, los agricultores y las autoridades competentes;

17. Destaca la necesidad de garantizar una formación adecuada para los veterinarios, así como la posibilidad de consulta de veterinarios por parte de los apicultores y la implicación de los especialistas en apicultura en las autoridades veterinarias nacionales;

Productos veterinarios

18. Reconoce que el desarrollo de tratamientos eficaces e innovadores contra la varroasis, responsable de pérdidas anuales de alrededor del 10 %, reviste gran importancia; considera que es necesario aumentar el apoyo a tratamientos veterinarios autorizados, con el fin de reducir los efectos negativos de las enfermedades y las plagas; pide a la Comisión que establezca directrices comunes para los tratamientos veterinarios en el sector, subrayando la necesidad de su correcta aplicación; pide la introducción de directrices para la utilización de sustancias y/o fórmulas a base de ácidos orgánicos y aceites esenciales así como otras sustancias autorizadas en el control de plagas;

19. Pide a los Estados miembros que presten ayuda financiera a la investigación, el desarrollo y los ensayos de campo de nuevos medicamentos para la salud de las abejas, especialmente para las PYME, a la luz de la contribución del sector apícola a la biodiversidad y los bienes públicos en forma de polinización, teniendo en cuenta los elevados precios de los tratamientos veterinarios que soportan actualmente los apicultores en relación al coste sanitario de otros sectores ganaderos;

20. Destaca la necesidad de ofrecer incentivos a la industria farmacéutica para el desarrollo de nuevos medicamentos destinados a combatir las enfermedades de las abejas.

21. Pide a la Comisión que desarrolle unas normas más flexibles de autorización y disponibilidad de productos veterinarios para las abejas melíferas, entre ellos los medicamentos de origen natural y los que no tienen efectos sobre la salud de los insectos; acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de revisión de la Directiva sobre medicamentos veterinarios pero la escasa disponibilidad actual de éstos no debe servir para registrar/comercializar antibióticos para tratar otras patologías oportunistas en las colonias de abejas melíferas, dado su impacto en la calidad de los productos apícolas y su capacidad de generar resistencias;

22. Se congratula de la intención de la Comisión de introducir límites máximos de residuos para la utilización de medicamentos mediante el procedimiento denominado de «cascada», con el fin de eliminar la inseguridad jurídica que existe en la actualidad y que obstaculiza el tratamiento de las abejas enfermas;

23. Pide que se modifique el marco reglamentario de tal forma que la Agencia Europea de Medicamentos, en un espíritu de protección de los derechos intelectuales, pueda asegurar la exclusividad en la fabricación y comercialización de sustancias activas novedosas en productos veterinarios innovadores para la salud de las abejas, durante un período de transición determinado;

24. Pide a la Comisión Europea que estudie la posibilidad de extender la cobertura del Fondo Veterinario de la Unión Europea a las enfermedades de las abejas con motivo de su próxima revisión;

25. Aplaude la intención de la Comisión de proponer una Ley global de salud animal; pide a la Comisión que defina el ámbito y la financiación de la política veterinaria europea teniendo en cuenta las características específicas de las abejas y de la apicultura a fin de garantizar que las enfermedades de la especie puedan combatirse más eficazmente mediante una disponibilidad suficiente de medicamentos efectivos y normalizados en todos los Estados miembros y una financiación de la protección de la salud de las abejas en el marco de la política veterinaria europea; pide a la Comisión una mayor armonización entre los Estados miembros, centrando sus esfuerzos en la lucha y control de la varroasis en la UE;

26. Apoya los programas de reproducción que se centran en la tolerancia a las enfermedades y los parásitos, en particular con referencia a la varroasis;

Efectos de la agricultura moderna en las abejas

27. Destaca que la Unión Europea no ha adoptado sino recientemente, con la participación comprometida del Parlamento Europeo, una nueva normativa más estricta sobre la autorización de productos fitosanitarios y su uso sostenible, a fin de garantizar su seguridad para los seres humanos y el medio ambiente; observa que esa normativa incluye criterios adicionales estrictos en materia de seguridad de las abejas; pide a la Comisión que mantenga al Parlamento informado sobre la aplicación fructífera de dicha nueva normativa;

28. Pide a la Comisión que mejore la metodología de evaluación de riesgos para los plaguicidas a fin de proteger la salud de la colonia y el desarrollo de la población, y que garantice un adecuado acceso a los resultados y metodología de los estudios ecotoxicológicos incluidos en los expedientes de autorización;

29. Subraya la importancia de la agricultura sostenible y pide a los Estados miembros que transpongan y apliquen plenamente, con la mayor brevedad, la Directiva 2009/128/CE, sobre un uso sostenible de los plaguicidas, en particular su artículo 14, que destaca el hecho de que va a ser obligatorio para todos los agricultores de la UE aplicar una gestión integrada de de plagas antes de 2014, y que preste especial atención al uso de los plaguicidas que puedan tener efectos adversos en las abejas y la salud de las colonias;

30. Pide a la Comisión que, en base a pruebas fiables y eficaces en condiciones reales, con protocolos armonizados, examine la toxicidad crónica, de las larvas y subletal en la evaluación de los riesgos de los plaguicidas, de conformidad con el Reglamento (CE) n° 1107/2009 sobre la comercialización de productos fitosanitarios, en vigor desde el 14 de junio de 2011; pide asimismo a la Comisión que preste especial atención al uso de plaguicidas específicos que pudieran tener efectos adversos en determinadas circunstancias para las abejas y para la salud de las colonias; pide a la Comisión que consolide la investigación sobre las posibles interacciones sustancia-patógeno y sustancia-sustancia; observa que también deben examinarse los métodos de aplicación;

31. Acoge con satisfacción que los expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria realicen una evaluación independiente de los requisitos exigidos a la industria para su aportación de datos sobre los distintos pesticidas;

32. Pide, en un espíritu de diálogo entre apicultores, partes interesadas del sector agrícola y autoridades públicas, que se establezca un sistema de notificación previa obligatoria a los apicultores en todos los Estados miembros, con anterioridad a las aplicaciones de plaguicidas, en especial las operaciones de tratamiento con insecticidas por vía aérea (por ejemplo, controles antimosquitos) y un sistema para obtener, previa solicitud, información sobre el emplazamiento de las colmenas en el momento de estas intervenciones; pide, además, una transferencia de información mejorada a través de una base de datos con acceso vía Internet entre apicultores y agricultores, con información, entre otras cosas, sobre la creación de colmenas en las inmediaciones de los campos;

33. Pide a los Estados miembros que determinen la conveniencia o no de incluir la apicultura y la salud de las abejas en los estudios de agronomía;

34. Teniendo especialmente en cuenta el proyecto de la AESA de 2009 sobre la mortalidad y vigilancia de las abejas en Europa, pide a la Comisión que lleve a cabo una investigación objetiva sobre los posibles efectos negativos de los cultivos y monocultivos de OMG en la salud de las abejas melíferas;

Producción y aspectos relacionados con la seguridad alimentaria, protección de las denominaciones de origen

35. Pide a la Comisión que controle constantemente la situación de salud animal en los países de origen, que aplique los requisitos más estrictos en materia de salud animal y que establezca un sistema de control adecuado para el material de propagación procedente de países terceros, a fin de evitar la introducción de enfermedades/parásitos exóticos de las abejas, tales como los escarabajos Aethina tumida y los ácaros Tropilaelaps en la UE; pide a la Comisión y a los Estados miembros que, en cooperación con las asociaciones de apicultores, incrementen la transparencia en relación con la frecuencia, el porcentaje, las características y, sobre todo, los resultados de los controles de seguridad efectuados en los puntos de control fronterizos;

36. Pide que se establezca un umbral provisional (valor de referencia) de 10 ppb para veterinarios autorizados en la Unión Europea, a la vista de los diferentes métodos de análisis que se aplican en los distintos Estados miembros;

37. Pide a la Comisión que incluya umbrales de no intervención (NALs) o valores de referencia (RPAs o límites máximos de residuos (LMR) en la miel y otros productos apícolas para las sustancias que no puedan ser autorizadas en el sector apícola europeo, y que armonice los controles fronterizos veterinarios y los controles del mercado interior ya que, en el caso de la miel, las importaciones de baja calidad, las adulteraciones y los sucedáneos , son elementos distorsionadores del mercado que ejercen una presión continua sobre los precios y la calidad final en el mercado interior de la UE, debiendo garantizarse las mismas reglas de juego para los productos/productores de la UE y de países terceros; observa que los LMR deben tener en cuenta los residuos procedentes de las prácticas veterinarias correctas;

38. Pide a la Comisión que establezca o modifique los anexos a la Directiva 2001/110/CE (Directiva sobre la miel) a fin de mejorar los niveles de producción de la UE estableciendo unas definiciones jurídicas claras para todos los productos apícolas, incluidas las variedades de miel, y definiendo los parámetros importantes de la calidad de la miel natural, tales como el contenido de prolina y sacarasa, un bajo nivel de HMF o humedad, y adulteración (como el contenido de glicerina, la proporción isotópica de azúcar (C13/C14), el espectro polínico y el aroma y el contenido de azúcar de la miel); pide apoyo para la investigación de métodos eficaces de detección de la adulteración de la miel; insta a la Comisión a que garantice que el control de las características naturales de la miel que se aplica a los productos europeos se aplique también a los productos de los países terceros;

39. Pide a la Comisión que armonice las normas de etiquetado con las disposiciones del Reglamento sobre los regímenes agrícolas de calidad y que introduzca el etiquetado obligatorio con la indicación del país de origen para los productos apícolas importados y producidos en la UE o, en caso de mezclas de productos con distintos orígenes, el etiquetado obligatorio con la indicación de cada uno de los países de origen;

40. En el espíritu de la nueva política de calidad de la UE, pide a los apicultores, sus organizaciones representativas y empresas comerciales que hagan mejor uso de los regímenes de denominación de origen de la UE (DOP e IGP) para productos de la colmena, a fin de contribuir a la viabilidad de la actividad apícola, y pide a la Comisión que, en estrecha cooperación con las asociaciones de apicultores, proponga denominaciones de calidad y promueva la venta directa de productos apícolas en los mercados locales;

41. Pide la adopción de medidas adecuadas para aumentar el consumo de miel y de otros productos de la apicultura procedentes de Europa, por ejemplo, mediante la promoción de tipos de miel con propiedades específicas características de ciertas variedades o de determinados orígenes geográficos;

Medidas en conexión con la Conservación de la Biodiversidad y con la inminente reforma de la Política Agrícola Común

42. Hace hincapié en la necesidad de una consulta con los apicultores por las autoridades europeas y nacionales en la elaboración de los programas apícolas y de la legislación correspondiente, con el fin de garantizar la eficacia de estos programas y su aplicación efectiva; Pide a la Comisión que libere unos recursos financieros bastante más cuantiosos, reforzando el actual apoyo a la apicultura en la PAC después de 2013 y garantizando la continuidad y la mejora de los actuales programas de apoyo al sector apícola (Reglamento (CE) nº 1221/97), y que fomente el desarrollo de proyectos conjuntos, y a los Estados miembros que presten ayuda técnica al sector apícola; pide a la Comisión que se asegure de que el sistema de cofinanciación es compatible con el establecimiento de ayudas directas en el primer pilar de la PAC (aplicaciones facultativas del actual artículo 68 de la PAC) por parte de aquellos Estados que así lo estimen necesario; Subraya también la necesidad de alentar a los jóvenes apicultores a entrar en el sector; pide a la Comisión que proporcione una red de seguridad o un sistema de seguros común para la apicultura, a fin de atenuar el impacto de las situaciones de crisis en los apicultores;

43. Insta a la Comisión a que, en el marco de la nueva estrategia de la UE para la biodiversidad, destine prioritariamente y/o a mayor ritmo, recursos financieros para todos los proyectos y acciones relacionados con la apicultura presentados en el marco de la PAC y que traten exclusivamente de las subespecies y ecotipos de Apis mellifera originarios de cada región;

44. Pide a la Comisión que concrete, en la inminente reforma de la PAC, las medidas de apoyo y las ayudas que destinará al sector de la apicultura europea teniendo en cuenta los bienes públicos medioambientales y sociales que facilitan las colonias de abejas melíferas a través de la polinización y la prestación del servicio medioambiental que garantizan los apicultores con el manejo de sus colonias de abejas;

45. Constata que, según el informe de la Comisión de 28 de mayo de 2010, el número global de apicultores de la UE ha experimentado un ligero aumento respecto al de 2004; señala que, según el mismo informe, este incremento es únicamente atribuible a la adhesión de Bulgaria y Rumanía la UE y que, sin contar los apicultores de estos países, se habría producido un ligero descenso en el número total de apicultores de la UE; considera este hecho como un indicador de la gravedad de la situación del sector apícola en la UE y de la necesidad de prestarle ayuda y de aplicar medidas concretar para mantener las actividades de los apicultores;

46. Pide a la Comisión que estudie la posibilidad de crear un régimen especial de ayudas a los apicultores en el marco del régimen de ayudas directas, como por ejemplo mediante pagos por colonias de abejas, lo que contribuirá a la preservación del sector apícola de la UE y de las actividades de los apicultores, incentivará a los jóvenes a dedicarse a la apicultura, y permitirá a las abejas seguir actuando como polinizadores;

47. Pide a la Comisión que promueva prácticas agrícolas sostenibles en la PAC, que aliente a todos los agricultores a emplear prácticas agronómicas simples de conformidad con la Directiva 2009/128/CE y adopte medidas agroambientales específicas para el sector de la apicultura, de acuerdo con el espíritu de la nueva Estrategia Europea en materia de Biodiversidad; insta a los Estados miembros a establecer medidas agroambientales orientadas a la apicultura en sus programas de desarrollo rural y a alentar a los agricultores a participar en las medidas agroambientales favorables a los prados «respetuosos de las abejas» en las lindes de los campos, a utilizar un nivel avanzado de producción integrada, adoptando un enfoque holístico de la agricultura y usando los controles biológicos donde sea posible;

48. Reitera que la Comisión considera que la abeja melífera es una especie doméstica y, por tanto, constituye un sector ganadero, lo que facilita unas medidas mejores en materia de salud, bienestar y protección(7) y permite una información mejor sobre la conservación de polinizadores salvajes; pide por tanto que se establezca una estrategia de protección sanitaria de las abejas y que se tenga en cuenta el sector apícola, con su especificidad, en la legislación agrícola o veterinaria, en particular en lo que se refiere a la indemnización de las pérdidas de poblaciones de abejas de los apicultores;

49. Pide a todas las partes interesadas del sector apícola que aprovechen las oportunidades que brinda la actual política agrícola común y la inminente reforma de la misma, que tienen debidamente en cuenta a las organizaciones de productores en todo el sector agrícola;

Conservación de la biodiversidad de las abejas

50. Insta a la Comisión a que, en el marco de la Directiva del Consejo n° 92/43/CEE de 21 de mayo de 1992 (Directiva Hábitats), defina el estatuto de conservación de la especie Apis mellifera y, en su caso, la incluya en los Anexos a la Directiva; pide a la Comisión que, dada la urgente necesidad de conservación de la especie Apis mellifera y de las diversas subespecies presentes en la Unión Europa, estudie la posibilidad de crear un programa o reglamento específico dentro del instrumento de financiación Life+ que posibilite el lanzamiento de un proyecto paneuropeo de recuperación de las poblaciones silvestres de la especie;

51. Insta a la Comisión a que, dentro del marco de la Directiva del Consejo n° 92/65/CEE de 13 de julio de 1992, prohíba, al menos temporalmente, la importación de abejas vivas y de especies del género Bombus sp. de países terceros, a fin de evitar la introducción de enfermedades exóticas, tanto más cuanto que la apicultura de la Unión Europea no está falta de recursos genéticos, teniendo presente las principales subespecies que originaron las razas y variedades actualmente utilizadas en la apicultura,

52. Recuerda que las acciones en favor de la biodiversidad son igualmente indispensables en el sector no agrícola; observa que los espacios verdes junto a las carreteras, los márgenes de las vías férreas, las trincheras forestales para redes energéticas y los jardines públicos y privados representan una superficie total considerable en la que una gestión racional puede incrementar notablemente los recursos de polen y néctar disponibles para las abejas y otros insectos polinizadores; considera que debe trabajarse en esta dirección en el contexto de una gestión armónica del suelo que garantice particularmente la seguridad vial;

53. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0440.

(2)

DO L 299 de 16.11.2007, pp. 1-149.

(3)

DO C 24 de 30.1.2010, p. 28.

(4)

DO L 309 de 24.11.2009, p. 1.

(5)

DO L 309 de 24.11.2009, p. 71.

(6)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0084.

(7)

A través de iniciativas tales como la Estrategia de Salud Animal para la Unión Europea (2007-2013), que contribuye a ofrecer un marco regulador único y claro en el ámbito de la salud animal, mejora la coordinación y el uso eficaz de recursos por las agencias europeas pertinentes y subraya la importancia de mantener y mejorar los recursos de diagnóstico.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

El sector apícola forma parte integrante de la agricultura europea. Proporciona ingresos primarios o complementarios a más de 600 000 ciudadanos de la Unión Europea. Presta unos servicios vitales a la agricultura a través de la polinización y contribuye al mantenimiento de la biodiversidad. Se calcula que un 84 % de las especies vegetales y un 76 % de la producción alimentaria en Europa dependen de la polinización por parte de las abejas, cuyo valor económico es mucho mayor que el valor de la miel producida y asciende a unos 15 000 millones de euros anuales en la UE. La apicultura también presta un servicio importante a los ecosistemas a través de la polinización, que contribuye a la mejora de la biodiversidad al mantener la diversidad genética de las plantas y el equilibrio ecológico. Por añadidura, la apicultura forma parte del patrimonio agrícola europeo y de las tradiciones nacionales.

La apicultura es una actividad única comparada con otros sectores de cría de animales. Se trata de la cría de insectos en estado semisalvaje, que no pueden domesticarse o controlarse de forma directa como otras especies. La apicultura no se basa en el animal por separado, sino en la totalidad de la colonia funcional, que consta de varios miles de insectos que trabajan conjuntamente como las células en otros organismos. En consecuencia, la investigación científica y la reglamentación deben desarrollarse tanto a escala del animal por separado como de la totalidad de la colonia.

Se dan unas diferencias significativas entre las características del sector apícola de los distintos Estados miembros, por ejemplo en cuanto al número y la cualificación de los apicultores (aficionados o profesionales), la densidad de las colmenas o el método de apicultura (colmenares fijos o móviles, en trashumancia). En algunos Estados miembros se dan unas condiciones agrícolas y medioambientales especialmente favorables, como en Francia, Grecia, Hungría, Italia, Polonia, Portugal, Rumanía y España. Debido a una mayor densidad de las colmenas y un mayor número de apicultores profesionales, a menudo se califica a estos países de «Estados miembros apícolas profesionales». Revista la máxima importancia el reducir las diferencias entre los conocimientos de los apicultores profesionales y aficionados y el mejorar la difusión de informaciones y los conocimientos científicos entre ellos gracias a una formación eficaz.

Aún no está claro a qué obedecen exactamente los recientes incrementos de la mortalidad de las abejas. Hay varios obstáculos que entorpecen el desarrollo de productos novedosos para la salud de las abejas. El mercado de estos productos es relativamente reducido en comparación con el de otros sectores de la ganadería, y el rendimiento de las inversiones, escaso. Por esta razón, los fabricantes de productos veterinarios no están interesados en desarrollar nuevos medicamentos para el sector apícola. Por añadidura, la actual reglamentación del sistema de límites máximos de residuos (LMR) no garantiza una protección adecuada de los derechos de propiedad intelectual, lo cual es un factor disuasorio para que los productores innovadores desarrollen estos productos. La Comisión debe abordar este problema en un nuevo reglamento equilibrado. Aparte del desarrollo de nuevos medicamentos, deben examinarse además otras medidas de prevención, y deben apoyarse a nivel nacional los programas de apicultura y conservación de genes centrados en la tolerancia frente a las enfermedades y plagas.

Uno de los mayores obstáculos que entorpecen la actuación efectiva contra una mortalidad excesiva de las abejas radica en la falta de datos fiables y comparables sobre el número de colmenas, apicultores y pérdidas de colonias en la UE. Es de imperiosa necesidad el que se aplique un sistema de vigilancia armonizado y eficaz a fin de calcular el alcance de la mortalidad de las abejas y desarrollar un conocimiento más preciso acerca del alcance y las causas de la pérdida de colonias y otros problemas relacionados con la salud de las abejas. Al tiempo que se requiere un sistema armonizado de vigilancia a escala europeo, los Estados miembros también deben esforzarse por atenuar los riesgos que afectan a la salud de las abejas. Debe armonizarse la investigación y deben ponerse en común los resultados científicos a escala europea, a fin de evitar los solapamientos. Las autoridades nacionales y las organizaciones representativas en los Estados miembros deben apoyar la difusión entre los apicultores de los conocimientos científicos y técnicos oportunos en materia de salud de las abejas. Se requiere un diálogo permanente y estructurado entre los apicultores, los agricultores y las autoridades competentes. La Comisión debe contribuir al éxito de este diálogo presentando su página web pertinente en todas las lenguas oficiales de los Estados miembros donde la apicultura desempeña una función económica importante.

El informe acoge con satisfacción el programa piloto de vigilancia de la Comisión en materia de salud de las abejas y, en consonancia con las conclusiones del Consejo, pide a la Comisión que facilite el resultado a todas las partes interesadas, si bien hace hincapié en que se requieren nuevos esfuerzos para crear un sistema de vigilancia adecuado en la UE. La Comisión también debe apoyar la instauración de una red europea de colmenares de referencia para controlar la salud de las abejas en relación con las condiciones medioambientales y las prácticas apícolas/agrícolas.

El informe también aplaude la creación del Laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas. El Laboratorio de referencia debe complementar las actividades de las redes de expertos existentes o los laboratorios nacionales y aprovechar los datos y experiencias recogidos en el marco del proyecto Coloss/COST. Entretanto se subraya la necesidad de apoyar a los laboratorios de diagnóstico y los ensayos de campo a escala nacional. Por añadidura, la Comisión debe liberar fondos para los laboratorios que se dedican a realizar análisis de calidad y seguridad de los productos apícolas y a compartir estas informaciones a escala europea.

Unos de los factores de estrés que afecta a la salud de las abejas es la presencia de agentes tóxicos en el medio ambiente, en especial el recurso indebido o excesivo a determinados plaguicidas. La Comisión se comprometió a revisar los datos que deben facilitarse al presentar los expedientes de plaguicidas, lo cual supone un paso positivo, pero convendría reforzar aún más las disposiciones del Reglamento 1107/2009 del Parlamento Europeo y del Consejo, a fin de permitir una atenuación de los riesgos más eficaz. El actual requisito de etiquetado para el uso de plaguicidas resulta inapropiado. La autorización de los productos tóxicos debe especificar claramente en qué estado fenológico del cultivo en cuestión cabe utilizar o no el producto fitosanitario y esto debe indicarse claramente en la etiqueta del producto. Otro problema reside en la falta de investigaciones independientes sobre la sustitución de los productos fitosanitarios tóxicos.

No existen pruebas científicas de posibles efectos negativos directos de los cultivos modificados genéticamente en las abejas melíferas, si bien un estudio realizado por la AESA en 2009 identificó los OMG entre los factores de estrés relacionados con las causas del descenso de las poblaciones de abejas. Por ello reviste importancia que se reúnan datos fiables de todos los Estados miembros y se garantice una investigación objetiva en este ámbito. En efecto, suscita preocupación el que los productores de semillas modificadas genéticamente a menudo entorpezcan las investigaciones independientes al no facilitar polen purificado modificado genéticamente para la realización de pruebas de toxicidad.

Es importante y digno de encomio que la Comisión tenga previsto presentar una Legislación global de bienestar animal a principios de 2012, que sustituirá a la actual legislación veterinaria básica. Durante la revisión conviene tener en cuenta las necesidades específicas del sector apícola. Dicha revisión debe basarse en una amplia consulta pública de las partes interesadas. La revisión debe permitir un mayor grado de disponibilidad de los medicamentos veterinarios. Además, se acoge con satisfacción el que la Comisión haya reconocido la importancia social y medioambiental de la polinización, y, en consecuencia, se haga el debido hincapié en la salud de los polinizadores en la recién publicada Estrategia de la UE sobre la biodiversidad, a fin de luchar contra el consiguiente deterioro de los pastos apícolas naturales, y la erradicación de las especies vegetales melíferas. Las prácticas agrícolas sostenibles deben conformar el núcleo de la Política Agrícola Común reformado, instando a los agricultores a aplicar un conjunto de prácticas agronómicas, entre ellas la rotación de cultivos, los pastos permanentes, los cultivos de protección y las zonas de infraestructuras verdes. Los monocultivos causan una reducción de la calidad y cantidad de las fuentes de néctar y polen para las abejas. Junto con los cultivos de cereales y maíz para elaborar piensos y generar energía, el uso de sistemas de rotación de cultivos más variados y de cultivos mixtos en las explotaciones agrícolas, así como de combinados de gramíneas y trébol puede reportar importantes beneficios ambientales y agronómicos, ya que el cultivo de plantas leguminosas como parte de un sistema de rotación puede contribuir a la prevención de enfermedades y a la regeneración del suelo y tener efectos beneficiosos para la población de polinizadores y la protección del clima. Por ello debe apoyarse, en el marco de la Política Agrícola Común reformada, la gestión activa de los ecosistemas por parte de los agricultores, incluida la instalación, en los campos. de márgenes floridos favorables a los polinizadores.

En las últimas décadas se acusó un retraso en las investigaciones orientadas a nuevos medicamentos veterinarios para el sector apícola. Al igual que lo que ocurre en las investigaciones en materia de salud humana, el requisito previo para un control efectivo de las enfermedades es el desarrollo continuo de medicamentos y tratamientos. Las enfermedades tratadas con frecuencia con una presencia permanente pueden desarrollar una tolerancia o resistencia frente a las sustancias activas médicas. Se produce el mismo fenómeno con la varrosis. Existen en el mercado varios productos veterinarios desarrollados con anterioridad para el tratamiento contra el Varroa, pero hasta la fecha ninguno de ellos es realmente eficaz.

La revisión de la Directiva 2001/110/CE (Directiva sobre la miel) reviste importancia por muchas razones. Las actuales disposiciones poco rigurosas sobre la calidad de la miel y la presencia de componentes externos orgánicos o sintéticos (incluidos los antibióticos) han dado lugar a situaciones poco claras, ya que los Estados miembros establecieron distintos niveles de tolerancia, lo cual puede distorsionar la competencia en el mercado interior. Es preciso establecer una legislación uniforme que fije los niveles de residuos antibióticos permitidos en la miel y en otros productos apícolas, asegurando con ello el funcionamiento sin trabas del mercado interior de la miel y eliminando las distorsiones de la competencia entre los apicultores de distintos Estados miembros. Normalmente los niveles mínimos de concentración de estas sustancias no plantean ningún riesgo para la salud humana, por lo que no es preciso introducir umbrales de no intervención (NALs) o valores de referencia (RPAs) para la miel.

La designación de origen prescrita por la Directiva sobre la miel también es contradictoria y no está en consonancia con la actual política de calidad de la UE. Las actuales disposiciones del punto 4 de la Directiva 2001/110/CE sobre el etiquetado de los productos apícolas no garantizan la protección del sector apícola de la UE y no facilitan unas informaciones adecuadas a los consumidores.

Hasta ahora, el sector de la miel no se ha beneficiado plenamente de las ventajas de la política europea de calidad. Apenas una docena de productos apícolas obtuvieron unas indicaciones DOP o IGP y los productores se resisten a solicitar las indicaciones geográficas.

Con arreglo a la nueva Política Agrícola Común de 2013, la UE debe otorgar una ayuda específica a los jóvenes apicultores a fin de contrarrestar el envejecimiento del sector apícola.


OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (14.7.2011)

para la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural

sobre la salud de las abejas melíferas y los retos para el sector apícola

(2011/2108(INI))

Ponente de opinión: Julie Girling

SUGERENCIAS

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria pide a la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Muestra nuevamente su preocupación por el hecho de que el aumento de la mortalidad de las abejas melíferas y los polinizadores salvajes en Europa pueda tener, caso de pasarse por alto, un grave impacto negativo en la agricultura, la producción de alimentos y la seguridad, la biodiversidad, la sostenibilidad medioambiental y los ecosistemas;

2.  Opina que la salud de las abejas melíferas debería considerarse un bioindicador importante del estado de nuestro medio ambiente y de la sostenibilidad de las prácticas agrícolas;

3.  Considera importante que se tomen medidas urgentes para proteger la salud de las abejas, teniendo en cuenta las especificidades de la apicultura, la diversidad de agentes implicados y los principios de proporcionalidad y subsidiariedad;

4.  Insiste, dada la falta de datos representativos y comparables a escala europea sobre la desaparición de colonias de abejas, en la necesidad de cuantificar esas desapariciones y de establecer un método de cómputo adecuado y común a todos los Estados miembros;

5.  Destaca que, además de las abejas melíferas domésticas, las poblaciones de abejas salvajes (como los abejorros) y otros valiosos polinizadores (como las mariposas y los sírfidos) están también en franco declive;

6.  Es consciente de que, aunque la polinización de las abejas tiene un impacto económico importante, no se da actualmente ningún valor de mercado a este servicio de polinización, del que se benefician y dependen numerosos sectores; opina que los servicios prestados por los agricultores para la alimentación de las abejas deberían verse recompensados en términos económicos;

7.  Acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión sobre la salud de las abejas melíferas (COM(2010)0714) y recuerda la Resolución del Parlamento, de 25 de noviembre de 2010, sobre la situación en el sector apícola(1); confirma la necesidad de prácticas agrícolas sostenibles a fin de proteger los recursos naturales, la biodiversidad y los ecosistemas agrícolas y de promover la formación y las competencias;

8.  Reconoce el consenso de la comunidad científica en el sentido de que las pérdidas de colonias de abejas melíferas no pueden atribuirse a un único factor, sino que se deben a múltiples factores, incluidos los siguientes:

     –   parásitos y, más específicamente, el ácaro Varroa destructor y el hongo Nosema ceranae, que contribuyen a debilitar el sistema inmunitario de las abejas y favorecen el desarrollo de virus que, de no tratarse, pueden provocar la muerte de la colonia en tres años;

     –   la falta de medicamentos veterinarios accesibles y asequibles para luchar contra la varroasis y de tratamientos adecuados autorizados y adaptados para las abejas;

     –   la reducción del forraje silvestre debida a los efectos del cambio climático y a la dependencia de los monocultivos, potenciada por los OMG y el tratamiento de semillas con productos fitosanitarios, lo que debilita la salud de las abejas a causa de la falta de alimento, de que este no es tan variado y de que se encuentra a una mayor distancia, volviéndolas así más sensibles a los demás factores;

     –   toda pérdida de biodiversidad, cualquiera que sea su causa, que repercuta en la disponibilidad y calidad de los recursos polínicos;

     –   los productos fitosanitarios, incluidos los de la familia de los neonicotinoides (clotianidina, tiacloprid, imidacloprid, tiametoxam), el fenil pirazol (Fipronil), los piretroides y las sustancias activas como el clorpirifos y el dimetoato, con efectos letales (mortalidad debida a la toxicidad aguda o crónica de las sustancias activas de los productos fitosanitarios) o subletales (efectos sobre el sistema inmunológico o sobre el comportamiento de las abejas), directamente o a través del agua contaminada, de las gotas de la gutación, del néctar y del polen;

     –   los campos electromagnéticos susceptibles de perturbar la orientación y navegación de las abejas melíferas;

     –   los cultivos modificados genéticamente, en particular los cultivos Bt, que afectan a la capacidad de aprendizaje de las abejas melíferas, causando efectos subletales;

9.  Reitera la importancia, en vista del efecto de los plaguicidas sobre el desarrollo de las colonias de abejas y de sus larvas, de que se incluya en el plan de evaluación de los plaguicidas la exposición crónica de las abejas y sus larvas a los mismos; solicita asimismo que se tengan en cuenta en estos planes de evaluación las nuevas vías de exposición de las abejas (por ejemplo, la gutación); pide que se establezcan buenas prácticas de experimentación en la evaluación de los efectos sobre las abejas, en particular la obligación de presentar una revisión completa de la literatura científica y los resultados de todas las pruebas efectuadas por el solicitante;

10. Aboga por el establecimiento de un calendario que prevea, a largo plazo, la retirada definitiva del mercado de los plaguicidas neurotóxicos y de los productos de uso agrícola que contengan estas sustancias;

11. Destaca la importancia de una mayor cooperación entre los apicultores, los agricultores, la industria, las autoridades y los científicos a la hora de investigar las causas del aumento de las desapariciones de colonias de abejas, así como de que, sobre la base de tal investigación, se busquen soluciones adecuadas al problema;

12. Aboga por el apoyo a programas de investigación sobre los parásitos y las enfermedades de las abejas, así como sobre los medios para combatirlas, y por el establecimiento de bases de conocimiento sobre la fisiología de las abejas, y ello no solo en cooperación con los Estados miembros sino también fuera de la Unión Europea, en particular mediante el apoyo al programa mundial COLOSS y el refuerzo de la cooperación entre los laboratorios nacionales para poder intercambiar conocimientos y crear una red de expertos útil;

13. Apoya el establecimiento de un laboratorio de referencia de la UE para la salud de las abejas(2), con miras a adquirir un mayor conocimiento sobre los factores que afectan a la salud de las abejas y la manera de combatirlos de forma efectiva, mejorando la coordinación y armonizando los programas de supervisión e investigación en materia de apicultura llevados a cabo por los Estados miembros, incluidas las asociaciones de apicultores; pide a la Comisión que fomente activamente un mayor grado de intercambio de información entre los Estados miembros, los laboratorios y los apicultores en lo que a estudios ecotoxicológicos y otros factores que afectan a la salud de abejas melíferas se refiere y garantice el libre acceso a los estudios ecotoxicológicos incluidos en los expedientes de autorización, a fin de permitir un control científico informado e independiente; aboga por una investigación independiente y oportuna sobre la mortalidad de las abejas;

14. Considera que, con vistas al intercambio de buenas prácticas y experiencia entre los Estados miembros de la UE, deben armonizarse los programas de control e investigación de las enfermedades de las abejas;

15. Pide que el laboratorio anteriormente mencionado desarrolle criterios estándar para el bienestar de las abejas, sobre la base de los cuales los apicultores meritorios puedan tener acceso a las ayudas previstas por el Reglamento (CE) nº 1698/2005, de 20 de septiembre de 2005, relativo a la ayuda al desarrollo rural;

16. Subraya que los estudios sobre poblaciones de abejas deberían investigar los distintos factores posibles, con objeto de determinar qué tipos de agricultura son los más beneficiosos para la salud de las poblaciones de abejas en su entorno;

17. Pide a la Comisión que presente un informe que establezca cómo se verá afectada la salud de las abejas por los cambios climáticos previstos para las próximas décadas por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático de las Naciones Unidas;

18. Pide a la Comisión que apoye y realice una investigación científica independiente a largo plazo sobre los efectos de la exposición de las abejas melíferas y los polinizadores silvestres a los campos electromagnéticos;

19. Pide a la Comisión que tenga en cuenta la salud y una dieta saludable en la elaboración de las prioridades del Octavo Programa Marco de Investigación, y que apoye la investigación sobre la salud de las abejas y sobre las causas de su creciente mortalidad, también mediante el desarrollo de nuevos métodos de control de las enfermedades de las abejas;

20. Aboga por el establecimiento de una estrategia global relativa a los medicamentos para las abejas, que deberá identificar, para cada enfermedad de las abejas, las condiciones de actuación, especificando claramente los tratamientos adecuados;

21. Apoya los programas de reproducción que se centran en la tolerancia a las enfermedades y los parásitos, en particular contra la varroasis;

22. Aboga por el aumento de las ayudas en favor de los tratamientos veterinarios para reducir los efectos negativos de las enfermedades y los parásitos;

23. Pide a la Comisión Europea que estudie la posibilidad de extender la cobertura del Fondo Veterinario de la Unión Europea a las enfermedades de las abejas con motivo de su próxima revisión;

24. Se congratula de la intención de la Comisión de introducir límites máximos de residuos para la utilización de medicamentos mediante el procedimiento denominado de «cascada», con el fin de eliminar la inseguridad jurídica que existe en la actualidad y que obstaculiza el tratamiento de las abejas enfermas;

25. Subraya que el sector apícola europeo sigue sin estar regulado en su gran mayoría, lo que impide el uso de medicamentos veterinarios registrados para las abejas y la aplicación de otras medidas de salud preventivas;

26. Pide a la Comisión que promueva medidas de apoyo a las PYME con vistas a fomentar la innovación y el desarrollo de nuevos medicamentos veterinarios específicos para las enfermedades de las abejas;

27. Manifiesta su preocupación por el hecho de que, debido al alto coste de establecimiento de una empresa apícola, cada vez son menos las personas que se dedican a este sector, lo que se traduce en una insuficiencia de las colmenas necesarias para polinizar cultivos agrícolas vitales;

28. Reconoce el papel fundamental del sector de la apicultura profesional y la creciente necesidad de proteger, mantener y promover su sostenibilidad a través de programas de formación y de financiación adecuados;

29. Insta a la Comisión a que encuentre maneras eficaces y creativas de fomentar la profesión de la apicultura y de formar a los nuevos apicultores;

30. Subraya que la formación en el ámbito de la apicultura debe ir más allá de los sectores apícola y agrícola a fin de facilitar la actuación y la participación pública a la hora de crear mejores hábitats para la anidación y la alimentación de las abejas en zonas urbanas;

31. Considera que, dado que la gestión de las abejas melíferas está en manos de los apicultores y que una buena gestión apícola, especialmente mediante la aplicación de buenas prácticas y el respecto de la normativa vigente, es clave para la salud de las abejas, resulta esencial reforzar la formación de los apicultores en todos los Estados Miembros;

32. Insta a la Comisión a que intervenga en el problema de la competencia desleal respecto de los productos apícolas que se importan al mercado comunitario desde fuera de la Unión Europea;

33. Pide, a sabiendas de que el 97 % de los 700 000 apicultores europeos no son profesionales y que contabilizan el 67 % de las colmenas, que se establezca, en cooperación con el laboratorio de referencia de la UE de Sophia-Antipolis y los institutos nacionales, una guía de buenas prácticas apícolas y en materia de higiene, teniendo en cuenta las especificidades de la apicultura, la diversidad de agentes implicados y los principios de proporcionalidad y subsidiariedad; subraya la necesidad de limitar la destrucción de los hábitats de las abejas, preservando más zonas naturales en las ciudades y el campo; señala asimismo la necesidad de tomar en cuenta los principales aspectos socioeconómicos y de que el sector siga siendo competitivo en el mercado mundial;

34. Destaca que unas medidas reguladoras bien orientadas pueden ayudar a incentivar a las autoridades locales y regionales a mejorar los hábitats de alimentación silvestre;

35. Subraya la importancia de promover medidas destinadas a fomentar la biodiversidad, teniendo en cuenta que la salud de las abejas se ve favorecida por el acceso a una mezcla de pólenes de plantas diferentes;

36. Hace hincapié en que el número de especies polinizadoras está disminuyendo en todo el mundo a un ritmo alarmante y en que una de las razones de ello es el uso de plaguicidas y de organismos modificados genéticamente, que tienen efectos adversos en las poblaciones de abejas;

37. subraya que, en efecto, cada vez hay más pruebas científicas de que las abejas que tienen acceso a una mezcla de pólenes de diferentes plantas son más sanas que las que se alimentan de un solo tipo de polen; pide a la Comisión que siga de cerca cualquier nuevo hallazgo y respalde la investigación en este ámbito; subraya que se debe seguir investigando y realizando exámenes para garantizar que los OMG no causan daños a las poblaciones de abejas; reconoce que los monocultivos de cualquier tipo reducen la biodiversidad y, por lo tanto, el acceso a la flora melífera, lo cual podría repercutir en las abejas; pide a la Comisión que haga de las prácticas agrícolas sostenibles el núcleo de la PAC y reconoce la necesidad de promover una gestión de la tierra adecuada y otros programas agroambientales(3) para aumentar el acceso a las plantas melíferas y la biodiversidad;

38. Respalda firmemente una legislación prudente de la UE y evaluaciones científicas del riesgo exhaustivas en lo que a los organismos modificados genéticamente (OMG) se refiere; señala que el monocultivo conlleva un riesgo de polinización insuficiente y está dando lugar a la desaparición de la flora melífera;

39. Pide a la Comisión que siga promoviendo una investigación científica independiente sobre los efectos a largo plazo de los cultivos modificados genéticamente, en particular la propagación a través del polen de toxinas Bt a las abejas melíferas y los polinizadores silvestres en general, así como sobre las sinergias entre los diferentes productos fitosanitarios, y entre la exposición a los productos fitosanitarios y las patologías; pide que los cultivos modificados genéticamente sean objeto de una moratoria en caso de que dichos estudios revelen efectos adversos para la salud de las abejas melíferas;

40. Subraya que, si no puede establecerse que los organismos modificados genéticamente (OMG) constituyen un factor importante de disminución del número de colonias de abejas, es fundamental solucionar los problemas a los que se enfrentan los apicultores, a saber, la dispersión del polen por las abejas pecoreadoras y la probabilidad de contaminación del polen;

41. Recuerda las nuevas disposiciones contempladas en el Reglamento (CE) nº 1107/2009 relativas a la evaluación de los productos fitosanitarios y las sustancias activas en ellos contenidas, no solo respecto de sus efectos agudos sino también de sus efectos crónicos para la supervivencia y el desarrollo de las colonias, teniendo en cuenta los efectos sobre las larvas de las abejas melíferas y sobre el comportamiento de estas abejas; señala, no obstante, que:

     a)  los requisitos en materia de datos, que necesitan ser modificados en consecuencia, solo serán aplicables a finales de 2013 como muy pronto,

     b)  sigue haciendo falta desarrollar unos protocolos de ensayo adecuados, y que

     c)  las nuevas disposiciones solo se aplicarán para la aprobación de nuevas sustancias o la renovación de las aprobaciones existentes, así como para la autorización de nuevos productos fitosanitarios o para su renovación, de modo que las aprobaciones y autorizaciones actuales no se someterán a una evaluación adecuada hasta dentro de muchos años, a menos que se revisen específicamente;

42. Pide a la Comisión que revise la aprobación de todas las sustancias activas sospechosas de contribuir a las desapariciones de colonias de abejas, con arreglo a las nuevas disposiciones y requisitos en materia de datos del Reglamento (CE) nº 1107/2009, tan pronto como estos nuevos requisitos sean aplicables;

43. Se congratula de que la nueva investigación exigida vaya a ser objeto de una evaluación independiente por expertos de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA);

44. Pide a la EFSA que, a la hora de evaluar de forma independiente los nuevos requisitos en materia de datos para la seguridad de las abejas y de probar los métodos de prueba para los plaguicidas antes de su autorización, tenga en cuenta la investigación y la información recabadas por el laboratorio de referencia de la UE;

45. Subraya la importancia de la agricultura sostenible y del uso sostenible de los plaguicidas, y pide que se aplique plenamente la Directiva 2009/128/CE sobre el uso sostenible de los plaguicidas, que pretende lograr un uso sostenible de los plaguicidas mediante la reducción de los riesgos y de los efectos del uso de plaguicidas en el medio ambiente, incluidas las abejas melíferas, sobre todo en lo relativo a las medidas dirigidas a promover la formación y educación de los agricultores y la colaboración con los apicultores;

46. Recuerda la Directiva 2009/128/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 21 de octubre de 2009, por la que se establece el marco de la actuación comunitaria para conseguir un uso sostenible de los plaguicidas, y en particular su artículo 14, que obliga a todos los agricultores a aplicar a partir de 2014 los principios generales de la gestión integrada de plagas en sus explotaciones, y su artículo 9, que prohíbe de forma general las pulverizaciones aéreas;

47. Respalda firmemente la aplicación del principio de cautela respecto del uso de plaguicidas, y conviene con la Comisión en que el uso de plaguicidas en la agricultura debe ser considerado uno de los factores que afectan a la salud de las abejas; se muestra convencido de que el uso de los plaguicidas debería tenerse en cuenta al menos para aclarar si es posible que desempeñen un papel en la salud de las abejas y, en caso afirmativo, en qué medida; señala que debe prestarse especial atención al uso de plaguicidas de la familia de los neonicotinoides, que pueden causar desórdenes digestivos y hormonales; subraya que los efectos a largo plazo de los plaguicidas sistémicos están subestimados, y que esos efectos podrían explicar en parte la disminución de las poblaciones de abejas;

48. Pide a la Comisión que cumpla el principio de cautela e imponga una prohibición a escala de la UE sobre el uso de plaguicidas neonicotinoides hasta tanto que estudios científicos independientes no demuestren que de su uso no se deriva ninguna exposición crónica a toxinas para las abejas melíferas, ni ningún peligro para el medio ambiente y la salud pública;

49. Reitera que la Comisión considera que la abeja melífera es una especie doméstica y, por tanto, constituye un sector ganadero, lo que facilita unas medidas mejores en materia de salud, bienestar y protección(4) y permite una información mejor sobre la conservación de polinizadores salvajes; pide por tanto que se establezca una estrategia de protección sanitaria de las abejas y que se tenga en cuenta el sector apícola, con su especificidad, en la legislación agrícola o veterinaria, en particular en lo que se refiere a la indemnización de las pérdidas de poblaciones de abejas de los apicultores;

50. Expresa su deseo de que se incluyan ayudas para los agricultores ecológicos en el presupuesto de la política agrícola común (PAC) para el período 2013-2020;

51. Subraya la importancia de la actual financiación de la UE para la promoción de la producción y comercialización de productos apícolas, pero subraya la necesidad de garantizar que cada Estado miembro aplique esta financiación según lo previsto;

52. Hace hincapié en la necesidad de financiar en mayor medida los programas agroambientales que fomenten la biodiversidad, como por ejemplo los de introducción de plantas melíferas;

53. Recuerda su Resolución, de 8 de marzo de 2011, sobre el déficit de proteínas en la UE: búsqueda de soluciones para un antiguo problema(5), y en particular su considerando AF, que reza así: «Considerando que, junto con los cultivos de cereales y maíz para elaborar piensos y generar energía, debe fomentarse asimismo el uso de sistemas de rotación de cultivos más variados y de cultivos mixtos en las explotaciones agrícolas, así como de combinados de gramíneas y trébol, dado que estos procesos pueden reportar beneficios ambientales y agronómicos y que el cultivo de plantas leguminosas como parte de un sistema de rotación puede contribuir a la prevención de enfermedades y a la regeneración del suelo y tener efectos beneficiosos para la población de polinizadores y la protección del clima», y recuerda la importancia de mantener la rotación de cultivos como un elemento clave de la llamada componente verde de la Política Agrícola Común hacia 2020;

54. Pide a la Comisión que haga de las prácticas agrícolas sostenibles el núcleo de la PAC, pidiendo a todos los agricultores de la UE que, a partir de 2014, apliquen un paquete sencillo de prácticas agrónomas (incluidos la rotación de cultivos, los pastos permanentes, los cultivos de protección y las zonas de infraestructuras verdes); que refuerce y desarrolle medidas agroambientales específicas para el sector apícola, dentro del espíritu de la nueva Estrategia Europea en materia de Biodiversidad, y que anime a los agricultores a tomar medidas agroambientales favorables a los prados «respetuosos de las abejas» en las lindes de los campos, a utilizar una rotación de cultivo variada, con el empleo de leguminosas, y a usar alternativas no químicas;

55. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que desarrollen medidas de sensibilización e información, con vistas a promover un mayor grado de concienciación y un mayor sentido de la responsabilidad entre las autoridades competentes y los productores respecto de las enfermedades de las abejas y las medidas de prevención y tratamiento disponibles;

56. Aboga por el establecimiento de una estrategia de recursos alimentarios para las abejas a fin de favorecer una alimentación disponible, cercana, diversificada, adaptada y de calidad mediante una mejor gestión de los territorios agrícolas y no agrícolas, por ejemplo integrando el problema de la nutrición de las abejas en las zonas de infraestructuras verdes e hídricas, y desarrollando los barbechos apícolas, los setos con flor, los intercultivos melíferos y las bandas de hierba, así como los conocimientos especializados en el mundo agrícola para combinar agricultura y biodiversidad.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

13.7.2011

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

17

5

Miembros presentes en la votación final

Kriton Arsenis, Sophie Auconie, Pilar Ayuso, Paolo Bartolozzi, Sandrine Bélier, Nessa Childers, Bairbre de Brún, Esther de Lange, Anne Delvaux, Bas Eickhout, Edite Estrela, Karl-Heinz Florenz, Elisabetta Gardini, Gerben-Jan Gerbrandy, Julie Girling, Françoise Grossetête, Satu Hassi, Jolanta Emilia Hibner, Karin Kadenbach, Christa Klaß, Jo Leinen, Corinne Lepage, Peter Liese, Linda McAvan, Miroslav Ouzký, Vladko Todorov Panayotov, Antonyia Parvanova, Andrés Perelló Rodríguez, Sirpa Pietikäinen, Mario Pirillo, Pavel Poc, Vittorio Prodi, Frédérique Ries, Anna Rosbach, Dagmar Roth-Behrendt, Horst Schnellhardt, Richard Seeber, Salvatore Tatarella, Åsa Westlund, Glenis Willmott, Sabine Wils, Marina Yannakoudakis

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Matthias Groote, Romana Jordan Cizelj, Riikka Manner, Marisa Matias, Miroslav Mikolášik, James Nicholson, Alojz Peterle, Michèle Rivasi, Crescenzio Rivellini, Giommaria Uggias

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

José Bové, Lorenzo Fontana

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

6.10.2011

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

1

3

Miembros presentes en la votación final

John Stuart Agnew, Richard Ashworth, Liam Aylward, José Bové, Michel Dantin, Paolo De Castro, Albert Deß, Herbert Dorfmann, Lorenzo Fontana, Iratxe García Pérez, Béla Glattfelder, Martin Häusling, Esther Herranz García, Peter Jahr, Elisabeth Jeggle, Jarosław Kalinowski, Elisabeth Köstinger, Agnès Le Brun, Mairead McGuinness, James Nicholson, Rareş-Lucian Niculescu, Georgios Papastamkos, Marit Paulsen, Ulrike Rodust, Alfreds Rubiks, Giancarlo Scottà, Csaba Sándor Tabajdi, Marc Tarabella, Janusz Wojciechowski

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Luís Paulo Alves, Spyros Danellis, Bas Eickhout, Ismail Ertug, Giovanni La Via, Astrid Lulling, Hans-Peter Mayer, Dimitar Stoyanov

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

George Sabin Cutaş, Pablo Zalba Bidegain

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2010)0440.

(2)

Los laboratorios de referencia de la UE son herramientas esenciales de gestión del riesgo en el campo de la salud animal y desempeñan un importante papel de apoyo científico y técnico en dicho campo (por ejemplo, en el seguimiento de enfermedades). La Comisión ha creado un laboratorio de referencia de la UE en el ámbito de la salud de las abejas para un periodo de cinco años a partir del 1 de abril de 2011.

(3)

Los programas agroambientales fomentan una mejor gestión de los setos, un mayor cultivo de leguminosas y una mejor interacción entre los apicultores y los agricultores.

(4)

A través de iniciativas tales como la Estrategia de Salud Animal para la Unión Europea (2007-2013), que contribuye a ofrecer un marco regulador único y claro en el ámbito de la salud animal, mejora la coordinación y el uso eficaz de recursos por las agencias europeas pertinentes y subraya la importancia de mantener y mejorar los recursos de diagnóstico.

(5)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0084.

Aviso jurídico - Política de privacidad