Procedimiento : 2011/2307(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A7-0101/2012

Textos presentados :

A7-0101/2012

Debates :

PV 20/04/2012 - 7
CRE 20/04/2012 - 7

Votaciones :

PV 20/04/2012 - 10.9
Explicaciones de voto
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P7_TA(2012)0146

INFORME     
PDF 256kWORD 224k
3.4.2012
PE 478.540v02-00 A7-0101/2012

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural

(2011/2307(INI))

Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

Ponente: Gerben-Jan Gerbrandy

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN de la Comisión de Industria, Investigación y Energía
 OPINIÓN de la Comisión de Desarrollo Regional
 OPINIÓN de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural
 OPINIÓN de la Comisión de Pesca
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural

(2011/2307(INI))

El Parlamento Europeo,

–   Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural» (COM(2011)0244),

–   Vistos la visión para 2050 y el objetivo principal para 2020 adoptados por los Jefes de Estado o de Gobierno de la UE en marzo de 2010,

–   Vistas las conclusiones del Consejo de Medio Ambiente, de 21 de junio y 19 de diciembre de 2011, sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020,

   Vistas, en particular, las conclusiones de la décima Conferencia de las Partes del Convenio sobre la diversidad biológica (CP 10), en especial el Plan Estratégico para la Biodiversidad 2011-2020 y los Objetivos de Aichi, el Protocolo de Nagoya sobre acceso a los recursos genéticos y participación justa y equitativa en los beneficios que se deriven de su utilización, y la estrategia de movilización de recursos al servicio de la biodiversidad mundial,

–   Vista la Convención sobre el comercio internacional de especies amenazadas de fauna y flora silvestres (CITES) y la Convención sobre las Especies Migratorias (CMS),

–   Vistas la Comunicación de la Comisión titulada «La PAC en el horizonte de 2020: Responder a los retos futuros en el ámbito territorial, de los recursos naturales y alimentario» (COM(2010)0672), y las propuestas de la Comisión para la reforma de la PAC después de 2013,

–   Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Un presupuesto para Europa 2020» (COM(2011)0500), así como sus documentos justificativos,

–   Visto el Marco Estratégico Financiero 2014-2020,

–   Visto el Informe de síntesis sobre el estado de conservación de los tipos de hábitats y especies de conformidad con el artículo 17 de la Directiva de Hábitats (COM(2009)0358),

–   Vista su Resolución, de 21 de septiembre de 2010, sobre la aplicación de la legislación de la UE relativa a la protección de la biodiversidad(1),

–   Vistas sus Resoluciones, de 8 de julio de 2010, sobre el futuro de la PAC después de 2013(2), y de 23 de junio de 2011, sobre la PAC en el horizonte de 2020: responder a los retos futuros en el ámbito territorial, de los recursos naturales y alimentario(3),

–   Visto el documento de trabajo de los servicios de la Comisión titulado «Financing Natura 2000 – Investing in Natura 2000: delivering benefits for nature and people» (Financiar Natura 2000 – Invertir en Natura 2000: ofrecer beneficios para la naturaleza y las personas) (SEC(2011)1573),

–   Visto el estudio titulado «The Economics of Ecosystems and Biodiversity» (Economía de los ecosistemas y biodiversidad) (TEEB)(4),

–   Visto el artículo 48 de su Reglamento interno,

–   Vistos el informe de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y las opiniones de la Comisión de Industria, Investigación y Energía, de la Comisión de Desarrollo Regional, de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural, así como de la Comisión de Pesca (A7-0101/2012),

A. Considerando que la UE no ha logrado su objetivo de biodiversidad para 2010;

B.  Considerando que las Naciones Unidas han declarado 2010-2020 la Década de la Biodiversidad,

C. Considerando que la biodiversidad es esencial para la existencia de la vida humana y el bienestar de las sociedades, tanto directa como indirectamente, a través de los servicios ecosistémicos que presta; por ejemplo, el valor de los beneficios generados únicamente por la red Natura 2000 de zonas protegidas de la Unión Europea se estima entre 200 000 y 300 000 millones de euros, con un total de entre 4,5 y 8 millones de puestos de trabajo equivalentes a tiempo completo financiados directamente por el gasto de las personas que visitan estos lugares y sus alrededores;

D. Considerando que, en la actualidad, la pérdida de biodiversidad reduce nuestro PIB mundial en un 3 % cada año;

E.  Considerando que casi un 65 % de los tipos de hábitats y un 52 % de las especies enumerados en los anexos de la Directiva sobre hábitats se encuentran en un estado de conservación poco favorable;

F.  Considerando que las capturas del 88 % de las poblaciones de peces superan el rendimiento máximo sostenible;

G. Considerando que al menos 11 000 especies exóticas han traspasado las fronteras de la UE, de las cuales al menos un 15 % son invasoras y dañan la biodiversidad;

H. Considerando que los agricultores desempeñan un papel crucial para alcanzar el objetivo de la UE en materia de biodiversidad; que en 1992 se dio un primer impulso a la integración de la protección de la biodiversidad en la política agrícola común (PAC) y que, posteriormente, la reforma de 2003 introdujo medidas como la ecocondicionalidad, el régimen de pago único (disociación de las ayudas) y el desarrollo rural, que tienen efectos favorables sobre la biodiversidad;

I.   Considerando que el pago por servicios ecosistémicos es un instrumento financiero prometedor e innovador para la conservación de la biodiversidad;

J.   Considerando que una Directiva marco global sobre el suelo es crucial para que la UE alcance los objetivos de su nueva estrategia sobre biodiversidad;

K. Considerando que los hábitats y las especies están amenazados por el cambio climático; que la conservación de la naturaleza y la biodiversidad son fundamentales para la mitigación del cambio climático y la adaptación a este;

Observaciones generales

1.  Lamenta que la UE no haya logrado su objetivo de biodiversidad para 2010;

2.  Acoge con satisfacción y apoya la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020, incluidos todos sus objetivos y medidas; opina, no obstante, que deben reforzarse y especificarse más claramente determinadas medidas, y que deben llevarse a cabo acciones más concretas para garantizar la aplicación efectiva de la estrategia;

3.  Subraya la necesidad urgente de tomar medidas y la necesidad de conceder una mayor prioridad política a la biodiversidad, con el fin de cumplir el objetivo principal de la estrategia Europa 2020 sobre la biodiversidad y los compromisos mundiales en materia de biodiversidad; hace hincapié en que, con voluntad política y los recursos financieros adecuados, existen instrumentos para detener la pérdida de biodiversidad; destaca que la conservación de la biodiversidad es un reto colectivo que debe abordarse con el compromiso y la participación de numerosos interesados;

4. Acoge favorablemente la Comunicación de la Comisión sobre la estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 y señala que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, las amenazas de especies invasoras y el consumo excesivo de recursos naturales constituyen retos transnacionales y transregionales que afectan a todos los ciudadanos de la UE, ya vivan en zonas urbanas o rurales, y que se necesitan medidas urgentes a todos los niveles de gobierno –local, regional y nacional– para mitigar estos efectos;

5.  Pide, por consiguiente, a los Estados miembros que integren la estrategia en sus planes, programas o estrategias nacionales;

6.  Opina que no se deben debilitar las salvaguardias para la biodiversidad que figuran en la legislación vigente de la UE;

7.  Subraya que la nueva estrategia tampoco puede fracasar; pide por ello a la Comisión que presente informes de situación bienales al Parlamento en los que el Consejo y la Comisión expongan el estado de la cuestión;

8.  Destaca que la verdadera prueba del compromiso de la UE para alcanzar el objetivo de la biodiversidad –y la verdadera clave de esta cuestión– no es esta nueva estrategia sino más bien las futuras reformas de la PAC y la política pesquera común (PPC), así como del Marco Financiero Plurianual; señala asimismo que el nivel inadecuado de integración de la protección de la biodiversidad en otras políticas de la UE es el causante de que fracasara la primera estrategia;

9.  Opina que las dificultades encontradas para cumplir con el objetivo fijado para 2010 exigen una profunda revisión de los métodos aplicados hasta ahora; sostiene que es necesario llevar a cabo estudios estratégicos de todos los elementos que pueden tener alguna influencia en las zonas protegidas, y que estos estudios deberían ser integrados en el planeamiento urbano e ir acompañados de campañas didácticas y de información sobre la importancia de los recursos naturales locales y su conservación;

10. Destaca que la pérdida de biodiversidad no se refiere solamente a las especies y los hábitats, sino también a la diversidad genética; pide a la Comisión que desarrolle una estrategia para la conservación de la diversidad genética;

11. Señala que nuestro patrimonio natural es un importante capital ecológico que resulta fundamental para el bienestar de la humanidad; opina que todos los Estados miembros deben cooperar y coordinar sus esfuerzos para garantizar un uso más eficaz de los recursos naturales y para evitar pérdidas netas en términos de biodiversidad y de servicios ecosistémicos tanto en zonas rurales como urbanizadas;

Objetivos: integración de la biodiversidad en todas las políticas de la UE

12. Subraya la importancia de integrar la protección y la conservación de la biodiversidad en la elaboración, aplicación y financiación de todas las políticas de la UE —como las relativas a la agricultura, la silvicultura, la pesca, el desarrollo y la cohesión regional, la energía, la industria, el transporte, el turismo, la cooperación al desarrollo, la investigación y la innovación— a fin de dar mayor coherencia a las políticas sectoriales y presupuestarias de la UE y de garantizar el cumplimiento de sus compromisos vinculantes en materia de protección de la biodiversidad;

13. Subraya que la estrategia sobre biodiversidad de la UE debe integrarse plenamente en las estrategias de mitigación del cambio climático y adaptación a este;

14. Recuerda que el principio de precaución constituye un fundamento jurídico que debe aplicarse en todos los actos legislativos y decisiones que afecten a la biodiversidad;

15. Subraya que la protección, la valoración, la cartografía y la restauración de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos son aspectos esenciales para el cumplimiento de los objetivos de la Hoja de ruta para una Europa que utilice eficazmente los recursos, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que consideren, en el marco de las acciones específicas, la presentación de un calendario para cartografiar y evaluar los servicios ecosistémicos en la UE, lo que permitirá emprender medidas eficientes y específicas para detener la degradación de la biodiversidad y el deterioro de los servicios ecosistémicos;

16. Subraya que la pérdida de biodiversidad tiene unos costes económicos devastadores para la sociedad que, hasta ahora, no se han integrado de forma suficiente en las políticas económicas o de otra índole; insta, por tanto, a la Comisión y a los Estados miembros a que evalúen los servicios ecosistémicos e integren esos valores en sistemas de contabilidad para que sirvan de base a la elaboración de políticas más sostenibles; opina que no es viable ningún modelo económico que no tenga en cuenta una conservación adecuada de la biodiversidad; subraya asimismo que las medidas dirigidas a restaurar los ecosistemas y la biodiversidad tienen un importante potencial para crear nuevas competencias, puestos de trabajo y oportunidades empresariales;

17. Recalca la necesidad de llevar a cabo una evaluación exhaustiva del impacto negativo que ejercen los distintos sectores de la economía en la biodiversidad;

18. Hace hincapié en que la estrategia sobre la biodiversidad es parte de la iniciativa emblemática de una Europa que utilice eficazmente los recursos, y recuerda que la política regional desempeña un papel fundamental a la hora de garantizar un crecimiento sostenible a través de las acciones que apoya para hacer frente a los problemas del clima, la energía y el medio ambiente;

19. Sostiene que un número significativo de nuevas enfermedades infecciosas tienen un carácter zoonótico (transmisibles entre la fauna silvestre, los animales domésticos y los seres humanos), y reconoce que el comercio de fauna silvestre, así como los cambios en el uso de la tierra y su gestión, pueden dar lugar a interfaces nuevas o modificadas entre los seres humanos, los animales domésticos y la fauna silvestre que podrían favorecer la transmisión de enfermedades y la pérdida de biodiversidad; recalca que la integración de las estrategias de biodiversidad en las políticas de salud y bienestar animal y en la política comercial reviste una enorme importancia;

20. Opina, no obstante, que en los casos en los que se carezca de datos suficientes puede ser necesario llevar a cabo una evaluación exhaustiva del impacto ambiental, económico y social;

Conservación y restauración de la naturaleza

21. Subraya la necesidad de detener el deterioro que sufre el estado de conservación de todas las especies y hábitats contemplados en la legislación de la UE sobre protección de la naturaleza y mejorar su estado a nivel de la UE de forma mensurable y significativa; subraya que ello debe traducirse en la mejora de, como mínimo, uno de los parámetros del estado de conservación definido en el artículo 1 de la Directiva sobre hábitats, sin que el resto de parámetros se vean mermados;

22. Pide a la Comisión y a los Estados Miembros que se propongan adoptar estrategias integradas que permitan definir en cada área geográfica los valores naturales y las características de su patrimonio cultural, así como las condiciones necesarias para su mantenimiento;

23. Hace hincapié en que es necesario implementar los objetivos de la biodiversidad mediante medidas concretas para que sean eficaces; lamenta que, a pesar de las acciones emprendidas para combatir la pérdida de biodiversidad, en la UE tan solo el 17 % de los hábitats y de las especies y el 11 % de los ecosistemas clave protegidos por la legislación de la Unión se encuentren en un estado favorable; pide a la Comisión que analice con carácter de urgencia por qué los actuales esfuerzos aún no han tenido éxito, y que considere si se dispone de otros instrumentos potencialmente más eficaces;

24. Destaca que, a fin de establecer una trayectoria clara para alcanzar el objetivo previsto para 2050, al menos un 40 % de todos los hábitats y especies deben tener un estado de conservación favorable en 2020; recuerda que el 100% (o casi) de los hábitats y especies deben tener un estado de conservación favorable en 2050;

25. Expresa su preocupación por el creciente deterioro de hábitats esenciales, como los humedales, que deberían recibir una atención prioritaria acompañada de medidas urgentes que se correspondan realmente con el estatus de protección especial que les otorga la UE;

26. Reconoce que la construcción de infraestructuras, la urbanización, la industrialización y, en general, las intervenciones físicas sobre el territorio son, entre otros, los factores más significativos de fragmentación de los ecosistemas y los hábitats; pide a los gobiernos locales, regionales y nacionales que, en el marco de sus normativas urbanísticas y medidas de ejecución, y dentro de su ámbito de competencias, tengan en cuenta estos factores de amenaza a los ecosistemas y los hábitats en sus proyectos de urbanismo y desarrollo de pequeña y gran envergadura; reconoce la existencia de presiones a escala local y regional en pro de un desarrollo económico sustancial, y recomienda a las autoridades locales y regionales que tengan en cuenta la importancia de establecer un equilibrio entre el desarrollo y la necesidad de proteger la biodiversidad y los hábitats naturales; apoya la continuación de las reformas y el uso de las políticas regionales y locales de desarrollo con el fin de generar beneficios para la biodiversidad y frenar la pérdida de hábitats, especialmente en tiempos de crisis económica y financiera;

27. Respalda el refuerzo del uso de las evaluaciones de impacto ambiental, las evaluaciones del impacto sobre la sostenibilidad, las evaluaciones estratégicas medioambientales y otros instrumentos para tener en cuenta la pérdida de biodiversidad y los efectos del cambio climático en la toma de decisiones a escala regional y local; señala que todas las regiones se beneficiarán de los proyectos que promuevan la mitigación del cambio climático y la protección frente a la pérdida de biodiversidad, incluidas las regiones menos desarrolladas;

28. Insta a los Estados miembros a que garanticen la culminación del proceso de designación de lugares Natura 2000 para 2012, de acuerdo con el Objetivo 11 de Aichi; lamenta profundamente el retraso en la designación de zonas marinas; expresa su preocupación por la reintroducción de la caza en el delta del Danubio y las repercusiones negativas que ello puede tener en la biodiversidad; pide a la Comisión que verifique que los Estados miembros aplican el artículo 7 de la Directiva 2009/147/CE(5) sobre aves, en particular en lo referente a la caza;

29. Destaca la urgente necesidad de redoblar esfuerzos para proteger los océanos y el medio marino, tanto mediante acciones de la UE como a través de la mejora de la gobernanza internacional de los océanos y las zonas que se hallan fuera de las jurisdicciones nacionales;

30. Insta a los Estados miembros a que cumplan los plazos legales para el desarrollo de planes de gestión o instrumentos equivalentes para todos los lugares Natura 2000, tal y como estipulan los artículos 4 y 6 de la Directiva 92/43/CEE(6) sobre hábitats;

31. Considera que una mejor cooperación transfronteriza podría tener efectos positivos importantes a la hora de cumplir los objetivos de Natura 2000; destaca la necesidad de una colaboración más estrecha entre las autoridades europeas, nacionales, regionales y locales en el ámbito de la protección de la biodiversidad y los recursos naturales; subraya a este respecto las oportunidades que ofrece la cooperación transfronteriza, interregional y transnacional para hacer frente a la pérdida de biodiversidad, y considera que un mejor uso de las posibilidades de cooperación territorial y de los intercambios de información, experiencias y buenas prácticas contribuiría significativamente al logro de ese objetivo; señala que introducir en las macroestrategias regionales prioridades relacionadas con la biodiversidad supone un paso importante para su recuperación y conservación.

32. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen una buena conservación de la Red Natura 2000 mediante una financiación adecuada de sus lugares; pide, en particular, a los Estados miembros que, en cooperación con las distintas partes interesadas, elaboren instrumentos nacionales vinculantes por los que definan medidas de conservación prioritarias y determinen la correspondiente fuente de financiación prevista (tanto de los fondos de la UE como de los presupuestos nacionales de los Estados miembros);

33. Opina que es necesario mejorar la observancia de la legislación de la UE, en particular la relativa al medio ambiente;

34. Pide a la Comisión que, en vista de las grandes diferencias entre los Estados miembros en lo que a la aplicación de la legislación sobre la red Natura 2000 se refiere, facilite mayores precisiones u orientaciones en caso necesario, sobre la base de las mejores prácticas; pide asimismo a la Comisión que ofrezca asesoramiento o divulgue las mejores prácticas sobre la gestión de las zonas colindantes con los lugares Natura 2000;

35. Pide a la Comisión que aumente su capacidad para tramitar e investigar con eficacia las reclamaciones e infracciones relacionadas con la correcta aplicación de las Directivas de aves y hábitats, y que elabore orientaciones adecuadas para los Estados miembros en lo tocante al control de la aplicación sobre el terreno de dichas Directivas; pide asimismo a la Comisión que adopte medidas para mejorar la aplicación y la observancia conjunta de las Directivas de aves y hábitats en el marco de sus actuales trabajos para mejorar la implementación e inspección de la legislación medioambiental; en vista de su Resolución, de 20 de noviembre de 2008, sobre la revisión de la Recomendación 2001/331/CE sobre criterios mínimos de las inspecciones medioambientales en los Estados miembros(7), considera fundamental reforzar la Red europea para la aplicación y el cumplimiento de la legislación en materia de medio ambiente (IMPEL) e insta a la Comisión a que le informe sobre las formas de hacerlo, incluida la viabilidad de crear un cuerpo de inspectores medioambientales de la UE, y a que presente una propuesta de directiva sobre inspecciones medioambientales;

36. Apoya la iniciativa de la Comisión relativa a los programas de formación para jueces y fiscales; subraya, no obstante, que la Comisión y los Estados miembros deberían velar por que estos programas de formación estén también a disposición de los profesionales que se ocupan de la red Natura 2000, por ejemplo, las autoridades regionales y locales responsables de la aplicación de la legislación y otras unidades administrativas encargadas de la aplicación de las Directivas de aves y hábitats;

37. Considera necesario disponer de mapas digitalizados y accesibles con información exacta de los principales recursos naturales, zonas protegidas, usos del suelo, masas de agua y zonas de riesgo para facilitar a las autoridades regionales y locales el cumplimiento de la legislación ambiental, especialmente la relativa a la biodiversidad;

38. Observa la reducida conciencia pública existente en la UE sobre la importancia de la conservación de la biodiversidad y sobre los elevados costes medioambientales y socioeconómicos asociados con su pérdida; recalca que es necesaria una estrategia de comunicación más exhaustiva, de acuerdo con el objetivo 1 de Aichi;

39. Acoge con satisfacción la intención de la Comisión y de los Estados miembros de poner en marcha, de aquí a 2013, una exhaustiva campaña de comunicación a favor de Natura 2000, de mejorar la aplicación de las disposiciones de la UE en materia de protección de la naturaleza y de promover la coexistencia en pie de igualdad, como principios equivalentes no contradictorios entre sí, de la protección del medio ambiente y del crecimiento económico y social sostenible; insta, con tal objeto, a que se promuevan proyectos eficaces y se difunda información al público sobre la viabilidad de un desarrollo económico benigno desde el punto de vista medioambiental en zonas de importancia natural y de patrimonio cultural como las pertenecientes a la red Natura 2000;

40. Hace hincapié en la necesidad de llevar a cabo campañas de información y sensibilización sobre el tema de la biodiversidad, dirigidas a todas las edades y categorías sociales, entendiendo que se debe sensibilizar de manera prioritaria en el ámbito escolar a los niños y a los adolescentes a los que preocupa profundamente esta cuestión; considera que los programas educativos y de formación profesional, especialmente en el sector agrícola, forestal y en los sectores afines, deberían centrarse más en la función de la biodiversidad;

41. Reconoce que las ONG han de desempeñar una importante función en la protección de la biodiversidad, realizando aportaciones durante el proceso de toma de decisiones, actuando sobre el terreno y concienciando a los ciudadanos;

42.  Recomienda la ampliación de la gobernanza a la movilización tanto de los ciudadanos como de las organizaciones sin ánimo de lucro y los actores económicos, haciendo hincapié, en lo que respecta a estos últimos, en la integración de la biodiversidad en las estrategias empresariales; reconoce el valor, los conocimientos y el trabajo realizado por el sector asociativo y del voluntariado en cuanto a la protección de la biodiversidad, y pide a los gobiernos regionales y locales que hagan partícipes a estos grupos en la planificación y la consulta sobre los proyectos, mediante la creación de asociaciones entre autoridades, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales;

43. Reconoce la gran importancia de mantener una relación más estrecha con los agentes locales y los gestores directos del territorio de que se trate, por lo que anima a la Comisión a realizar mayores esfuerzos en este sentido, atendiendo a la experiencia y al conocimiento privilegiado que estos actores pueden aportar a la hora de elaborar legislación para asegurar un buen estado de los hábitats que albergan la biodiversidad que deseamos preservar desde la UE;

44. Sostiene que una de las razones por las que se ha fracasado al intentar invertir la tendencia constante hacia la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas a escala global es nuestro deficiente conocimiento de la complejidad de la biodiversidad y las interacciones entre sus componentes y entre estos y el medioambiente, así como del valor de la biodiversidad para las generaciones presentes y futuras; reitera que la ciencia de la biodiversidad es un pilar necesario para la aplicación de políticas de toda índole;

45. Subraya, por consiguiente, que se necesita invertir más en investigaciones sobre la biodiversidad, también en relación con uno o más de los «retos sociales» pertinentes contemplados en la iniciativa Horizonte 2020, para evitar la fragmentación de la política de investigación; opina que ese incremento de los fondos destinados a la investigación de la biodiversidad podría lograrse utilizando los medios globales existentes debido a la baja capacidad de absorción; cree, por un lado, que la investigación nos permitiría entender mejor la biodiversidad y su importancia para cualquier aspecto de la actividad humana y que, por otro, contribuirá a lograr nuevas y mejores políticas y estrategias de gestión y desarrollo gracias a conceptos innovadores;

46. Destaca la necesidad de aplicar un enfoque de investigación multidisciplinar y transfronterizo en lo que respecta a la biodiversidad, ya que esta está conectada de forma inherente a ámbitos tales como la ecología, la genética, la epidemiología, las ciencias del clima, la economía, la antropología social y los modelos teóricos; insiste en la necesidad de políticas de base científica en materia de gestión sostenible de los ecosistemas y los recursos naturales, especialmente en sectores vitales desde el punto de vista social y económico como la agricultura, la pesca y la silvicultura;

47. Considera de vital importancia que los datos científicos disponibles sobre biodiversidad, los ejemplos de mejores prácticas para frenar la pérdida de biodiversidad y restaurarla, así como la información sobre el potencial de la innovación y el desarrollo basados en la naturaleza se conozcan y compartan a mayor escala entre los responsables políticos y las principales partes interesadas, y opina que a las TIC correspondientes les incumbe una función crucial de oferta de nuevas oportunidades y herramientas; acoge, por tanto, con satisfacción que la Comisión haya creado la Plataforma Empresa y Biodiversidad de la UE, y la anima a seguir desarrollándola y a fomentar una cooperación más intensa entre la administración y las empresas de la Unión, incluidas las PYME;

48. Pide que el portal web del Sistema de información sobre la biodiversidad en Europa (BISE) sea accesible en todos los idiomas oficiales de la UE, a fin de contribuir al intercambio de datos e información;

Mantenimiento y restauración de los ecosistemas y sus servicios

49. Observa el requisito establecido en el Convenio de la Biodiversidad de restaurar el 15 % de los ecosistemas degradados no más tarde de 2020; considera, sin embargo, que este objetivo es un objetivo mínimo, y espera que la UE fije un objetivo de restauración mucho más elevado que refleje mejor su propio objetivo principal más ambicioso y su visión para 2050, teniendo en cuenta las condiciones naturales propias de cada país; insta a la Comisión a que defina de manera inequívoca lo que se entiende por «ecosistemas degradados» y a que establezca unas cifras de referencia para calibrar el progreso;

50. Reconoce, no obstante, que es poco probable que un objetivo más ambicioso de la UE para la restauración de los ecosistemas degradados sea un estímulo para que se asuman compromisos internacionales y nacionales más ambiciosos, tanto dentro como fuera del Convenio de la Biodiversidad;

51. Insta a la Comisión a adoptar una estrategia en materia de infraestructura verde para 2012 a más tardar, que establezca la protección de la biodiversidad como objetivo primordial; subraya que esta estrategia debe incorporar objetivos relacionados con las zonas urbanas y rurales, entre otras cosas para cumplir mejor lo dispuesto en el artículo 10 de la Directiva sobre hábitats;

52. Lamenta que no esté previsto desarrollar la estrategia en materia de infraestructura verde de la Comisión hasta 2012, teniendo en cuenta que los corredores de energía y transporte ya se han definido en la propuesta del paquete de medidas sobre infraestructuras europeas; pide a la Comisión, por consiguiente, que acelere el trabajo llevado a cabo en la estrategia en materia de infraestructura verde y que garantice la realización del objetivo 2 propuesto; está de acuerdo en que se deben maximizar las sinergias entre los proyectos de energía, transporte y TIC a fin de limitar los efectos negativos para la biodiversidad, y en que sólo reciban fondos de la UE las medidas que cumplan la legislación de la UE y estén en consonancia con las políticas pertinentes de la Unión;

53. Hace hincapié en que la creación de entornos naturales no debe limitarse únicamente a las zonas designadas, sino que también debe estimularse en otros lugares –como en las ciudades, a lo largo de las carreteras y vías férreas, y en polígonos industriales–, a fin de desarrollar infraestructuras realmente ecológicas;

54. Insta a la Comisión a que elabore un marco normativo eficaz basado en la iniciativa «sin pérdida neta de biodiversidad», que tenga en cuenta la experiencia de los Estados miembros y utilice asimismo las normas aplicadas por el Programa de Negocios y Compensaciones para la Biodiversidad; señala a este respecto la importancia de aplicar dicho enfoque a todos los hábitats y especies de la UE, y no solamente a los ya contemplados en la legislación de la UE;

55. Pide a la Comisión que preste especial atención a las especies y hábitats cuyas «funciones» tienen un valor económico incalculable, ya que los esfuerzos para conservar la biodiversidad en el futuro irán dirigidos a aquellas zonas que en un periodo breve producirán beneficios económicos o se espera que lo hagan;

56. Reconoce que la biodiversidad y los servicios ecosistémicos brindan beneficios significativos de índole no monetaria para las industrias y otros agentes económicos; invita a las organizaciones que representan al sector privado a que presenten propuestas sobre la mejor manera de preservar y restaurar la biodiversidad, a una escala significativa;

57. Reconoce la necesidad de promover las infraestructuras ecológicas y la ecoinnovación, así como de adoptar tecnologías innovadoras con el fin de crear una economía más ecológica, y pide a la Comisión que elabore guías de buenas prácticas en este ámbito; insta a la Comisión, a los Estados miembros y a las autoridades locales y regionales a que tengan en cuenta las recomendaciones hechas en el estudio TEEB, ya que este estudio se ha concebido como una herramienta de asesoramiento útil para los responsables de las políticas a nivel local y regional, los administradores y los gestores; destaca la necesidad de expandir e intensificar la formación a los beneficiarios de los Fondos Estructurales y de Cohesión y a los gobiernos locales, regionales y nacionales en relación con la compleja legislación europea y nacional dirigida a proteger la naturaleza y concienciar en mayor medida de la importancia de la pérdida de biodiversidad; pide a la Comisión que establezca mecanismos de asistencia técnica para fomentar el conocimiento a nivel regional y local de los problemas relacionados con la aplicación de las medidas;

Agricultura

58. Recuerda que más de la mitad del territorio de la UE lo gestionan los agricultores, que las tierras agrícolas ofrecen servicios ecosistémicos importantes y tienen un considerable valor socioeconómico, y que la financiación de la PAC representa una parte sustancial del presupuesto de la UE; subraya que la PAC no tiene por único objetivo el suministro de alimentos y el desarrollo rural, sino que es una herramienta fundamental para la biodiversidad, la conservación de la naturaleza, la mitigación del cambio climático y el mantenimiento de servicios ecosistémicos; observa que la PAC incluye ya medidas destinadas a proteger el medio ambiente, como la disociación de las ayudas, la ecocondicionalidad y medidas agroambientales; considera lamentable, no obstante, que con estas medidas no se haya logrado todavía frenar el deterioro global de la biodiversidad en la UE y que la biodiversidad de las tierras agrícolas esté en constante declive; pide, por consiguiente, que la PAC se reoriente hacia la compensación a los agricultores por el suministro de bienes públicos, dado que el mercado no tiene en cuenta ahora mismo el valor económico de los importantes bienes públicos que puede brindar la agricultura;

59. Destaca la conexión entre gestión de las aguas y biodiversidad como elemento esencial para el mantenimiento de la vida y para el desarrollo sostenible;

60. Subraya la necesidad de pasar de una lógica de medios a una lógica de resultados a la hora de evaluar la eficacia de los instrumentos puestos en marcha;

61. Pide la «ecologización» del primer pilar de la PAC a fin de garantizar la conservación de la biodiversidad en los paisajes rurales más amplios, mejorar la conectividad y adaptarse al impacto del cambio climático; acoge con satisfacción la propuesta de reforma de la PAC planteada por la Comisión, que incluye una «ecologización» de la PAC mediante la asignación de los pagos del primer pilar a un paquete de buenas prácticas básicas de aplicación en el entorno agrario, incluidas la rotación y la diversificación de cultivos, el pastizal permanente y una «zona de interés ecológico» mínima; subraya que esas medidas de «ecologización» deben ser viables y no originar una burocracia innecesaria; reitera su petición de apoyo zonal para la red Natura 2000 dentro del régimen de pagos directos; considera que las prácticas agrícolas que utilicen eficazmente los recursos y respeten el medio ambiente y el clima garantizarán la sostenibilidad de las empresas agrícolas y la seguridad alimentaria a largo plazo, y reconoce que la PAC debe desempeñar un papel importante en el logro de estos objetivos;

62. Aboga por que las prácticas de «ecologización» se orienten a la diversidad agrícola en los distintos Estados miembros, teniendo en cuenta, por ejemplo, la situación específica de los países mediterráneos, algo que no garantizan los umbrales propuestos en lo que se refiere a la diversificación de los cultivos y la superficie de interés ecológico; observa que la dehesa, los cultivos permanentes (olivos, viñas, manzanares) y los cultivos de arroz son algunos ejemplos de prácticas que deben poder ser compatibles con la «ecologización», en vista del alto valor ecológico y de conservación que pueden tener algunos de estos agrosistemas;

63. Sostiene que debe incrementarse la ayuda destinada a los agentes públicos y privados que se ocupan de la protección de la biodiversidad forestal de las especies, los hábitats y los servicios ecosistémicos en la nueva PAC, y que la elegibilidad debe ampliarse también a las zonas que conectan los espacios Natura 2000;

64. Pide que todos los pagos de la PAC, incluidos los que se hagan en 2014, se rijan por normas estrictas de ecocondicionalidad que ayuden a preservar la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, abarcando las Directivas de aves y hábitats (sin desvirtuar por ello las normas actuales aplicables desde 2007 hasta 2013), así como la legislación en materia de plaguicidas y biocidas, y la Directiva marco del agua(8); pide regímenes sencillos y transparentes para los beneficiarios;

65. Pide que se refuerce el segundo pilar y que se realicen en todos los Estados miembros mejoras radicales en el planteamiento ambiental de dicho pilar y en la eficacia de sus medidas agroambientales, también mediante un gasto obligatorio mínimo en medidas ambientales –tales como medidas agroambientales, en favor del medio forestal y relacionadas con Natura 2000– y el apoyo a la agricultura ecológica y de elevado valor natural; subraya que las medidas medioambientales previstas en los dos pilares deben reforzarse mutuamente;

66. Toma nota del informe crítico del Tribunal de Cuentas Europeo sobre los regímenes agroambientales; constata que se han alcanzado unos objetivos medioambientales muy limitados con los 22 200 millones de euros disponibles para el período 2007-2013; insta a la Comisión a que garantice que las futuras subvenciones agroambientales se aprueben únicamente con arreglo a criterios medioambientales estrictos;

67. Destaca que el aumento de la demanda de agrocombustibles y la consiguiente intensificación de la presión para su producción en los países en desarrollo amenazan la biodiversidad, en particular en dichos países, debido a la degradación y reconversión de hábitats y ecosistemas, como los humedales y los bosques, entre otros;

68. Considera que debe reforzarse la inspección de prácticas agrícolas para evitar la pérdida de biodiversidad; sostiene, en particular, que los vertidos de purines deben ser controlados e incluso prohibidos en las zonas más sensibles para la conservación de los ecosistemas;

69. Aboga por que se dé un enfoque agroecológico a la Asociación Europea para la Innovación (AEI) en el ámbito agrícola con objeto de mejorar el rendimiento ecológico de los sistemas de producción;

70. Anima a la Comisión y a los Estados miembros a que examinen el fenómeno del abandono de tierras que se produce en distintas zonas de Europa como posible oportunidad para retornar a la vida silvestre grandes partes del paisaje como importantes espacios silvestres, apoyando así la conservación selectiva de la biodiversidad y evitando la desertificación, al tiempo que se proporcionan nuevas oportunidades socioeconómicas para el desarrollo rural; subraya, no obstante, la necesidad de respetar la propiedad actual de la tierra; hace asimismo hincapié en que los agricultores europeos desempeñan un papel importante en tanto que «guardianes» del paisaje;

71. Alerta sobre el hecho de que varias especies y hábitats de alto valor desde el punto de vista de la conservación, incluidas las protegidas por la legislación de la UE, dependen de sistemas agroambientales en los que la presencia del ser humano constituye un factor clave; subraya, en este sentido, la importancia de detener e invertir el abandono de tierras; aboga por mayores ayudas para la pequeña y mediana agricultura, para la agricultura familiar y para las prácticas agrícolas extensivas que promueven la adecuada conservación de los recursos naturales;

72. Pide a la Comisión, en el contexto de la nueva reforma de la PAC, que redoble sus esfuerzos de apoyo a los sectores de la agricultura que contribuyen, de forma demostrada, a la protección de la biodiversidad, y en particular el apoyo al sector de la apicultura; recuerda que los insectos salvajes y domésticos, como la abeja, contribuyen al 80 % de la polinización de las plantas con flores, y que el declive que les amenaza es un reto enorme para nuestras sociedades, cuya producción agrícola, y por consiguiente cuya alimentación, dependen en gran medida de la polinización de las plantas con flores; subraya, en consecuencia, que se debe prestar una atención especial a la apicultura en el marco de las medidas que se adoptarán para proteger la biodiversidad;

73. Subraya la importancia de detener e invertir la reducción de la diversidad de especies y variedades vegetales cultivadas, que erosiona la base genética de la que depende la alimentación humana y animal; defiende la necesidad de promover el uso de variedades agrícolas tradicionales propias de determinadas regiones; aboga por una legislación y unos incentivos adecuados para mantener y desarrollar en mayor medida la diversidad de recursos genéticos en las explotaciones agrícolas, como razas y variedades localmente adaptadas;

74. Hace hincapié en la necesidad de una cooperación más eficaz a escala europea en el ámbito de la investigación científica y en aquella aplicada a la diversidad de los recursos genéticos animales y vegetales con objeto de preservarlos, de mejorar su capacidad de adaptación al cambio climático y de favorecer su utilización efectiva en los programas de mejora genética;

Bosques

75. Pide que se adopten medidas concretas para alcanzar el objetivo 5 de Aichi, que contempla que la tasa de pérdida de todos los hábitats naturales, incluidos los bosques, se haya reducido al menos a la mitad en 2020 y, de ser posible, casi a cero, y que se reduzcan considerablemente la degradación y la fragmentación;

76. Pide a la Comisión que, una vez concluido el estudio relativo a las repercusiones que tiene el consumo en Europa sobre la deforestación, dé seguimiento a los resultados del mismo presentando nuevas iniciativas políticas para resolver las distintas consecuencias identificadas;

77. Pide a los Estados miembros que adopten y apliquen planes de gestión forestal que contemplen una consulta pública adecuada e incluyan medidas eficaces para la conservación y recuperación de las especies y hábitats protegidos, y los servicios ecosistémicos conexos;

78. Insta a los Estados miembros y a la Comisión a que promuevan la adopción de planes de gestión forestal, entre otras cosas recurriendo a las medidas de desarrollo rural y al programa LIFE+; subraya la necesidad de incluir en los planes de gestión forestal medidas especiales de protección de la biodiversidad, en particular medidas especiales para la conservación de las especies protegidas y los hábitats naturales, a fin de mejorar su estado, dentro y fuera de los espacios Natura 2000;

79. Insta a los Estados miembros a diseñar sus políticas de silvicultura de manera que tengan plenamente en cuenta la importancia de los bosques para la protección de la biodiversidad, la prevención de la erosión del suelo, la captación de carbono y la purificación del aire, y el mantenimiento del ciclo hidrológico;

80. Insta a los Estados miembros a que velen por que los planes de prevención de incendios forestales contemplados en sus planes de gestión forestal incluyan medidas ecosistémicas para mejorar la resiliencia del monte a los incendios;

Pesca

81. Acoge con satisfacción las propuestas de la Comisión para la reforma de la PPC, que debería garantizar la ejecución del planteamiento ecosistémico y la aplicación de información científica actualizada como base de los planes de gestión a largo plazo para todas las especies de peces que se comercializan; hace hincapié en que la única forma de garantizar la viabilidad económica y social del sector pesquero europeo es asegurando la sostenibilidad a largo plazo de las poblaciones de peces;

82. Subraya que ningún país puede hacer frente al problema de la pérdida de biodiversidad, en particular en los ecosistemas marinos, y que los Gobiernos de los Estados miembros deben cooperar y coordinar sus esfuerzos más eficazmente para abordar este problema de alcance mundial; insiste en que una aplicación firme de la política de biodiversidad redunda en beneficio tanto de la sociedad como de la economía;

83. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que establezcan zonas marítimas protegidas en las cuales las actividades económicas, incluida la pesca, sean objeto de una gestión reforzada centrada en los ecosistemas que permita conciliar la protección del medio ambiente con la práctica de una pesca sostenible;

84. Subraya que persisten grandes lagunas en el conocimiento sobre el estado de los ecosistemas marinos y de los recursos pesqueros, y pide un incremento del esfuerzo de la UE dirigido a la investigación marina;

85. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que consoliden los esfuerzos de recopilación de datos científicos sobre las poblaciones de peces, cuando esos datos sean deficitarios, a fin de ofrecer recomendaciones científicas más fiables;

86. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que cooperen con vistas a establecer un cuerpo de guardacostas europeo para impulsar las capacidades comunes de inspección y vigilancia, y garantizar la aplicación de la ley;

87. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que intensifiquen sus esfuerzos para garantizar que las capturas no superen el nivel de rendimiento máximo sostenible (RMS) para 2015, y que tengan en cuenta las consideraciones ecológicas a la hora de definir dicho nivel; subraya, por tanto, que la falta de datos científicos adecuados no debe utilizarse como excusa para la inacción, y que en tales circunstancias deben reducirse los índices de mortalidad por pesca con carácter cautelar; recuerda la obligación jurídica –establecida en la Directiva marco sobre la estrategia marina(9)– de garantizar que todas las poblaciones de peces explotados comercialmente se encuentren dentro de límites biológicos seguros de aquí a 2020;

88. Señala que el compromiso de mantener o restaurar, de aquí a 2015, las poblaciones de peces a niveles superiores a los que puedan producir el RMS, tal y como prevé el paquete de reformas de la PPC propuesto por la Comisión, fue respaldado por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en 2002;

89. Subraya que la gestión de la pesca debe contribuir a la consecución de un estado de conservación favorable en virtud de las Directivas de aves y hábitats y a la consecución del objetivo de un buen estado medioambiental en el sentido de la Directiva marco sobre la estrategia marina; subraya que los planes de gestión a largo plazo deben adoptar un enfoque basado en múltiples especies y no en especies únicas, teniendo en cuenta todos los aspectos relativos a las poblaciones de peces –en particular el tamaño, la edad y la condición reproductora– con objeto de reflejar mejor un enfoque ecosistémico, y que deben establecerse plazos estrictos para desarrollar dichos planes;

90. Subraya que la nueva PPC y todas las medidas posteriores que adopten los Estados miembros deberán ser acordes con lo dispuesto en las Directivas 92/43/CEE, 2009/147/CE y 2008/56/CE;

91. Subraya que se debe incorporar en la PPC el objetivo de eliminar los descartes de especies objetivo menos valiosas y las capturas accesorias de especies no objetivo, incluidos los cetáceos, las tortugas de mar y las aves marinas, y ponerse en práctica con carácter urgente; hace hincapié, por otra parte, en que la nueva PPC debe incluir claramente la obligación de soltar las especies no objetivo que tengan grandes posibilidades de supervivencia;

92. Señala que deben proyectarse medidas para acabar con los descartes de juveniles y peces de tamaño inferior al autorizado y con las capturas que superan las cuotas establecidas, de modo que no se incentive de forma perversa el desembarque y la comercialización de los descartes;

93. Subraya que deben establecerse objetivos y un calendario con vistas a la reducción de la sobrecapacidad, de modo que pueda lograrse una reducción neta de la capacidad de la flota;

94. Señala que la biodiversidad del medio marino está en grave peligro debido a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (pesca INDNR) y hace hincapié en la necesidad de reforzar la cooperación entre los Estados miembros y terceros países para luchar contra la pesca INDNR;

95. Observa que el establecimiento de reservas pesqueras (espacios en los que pueden prohibirse o restringirse las actividades pesqueras) representa una medida especialmente eficaz y rentable con miras a la conservación a largo plazo de las poblaciones de peces; pide, en este sentido, a los Estados miembros y al Consejo que designen reservas pesqueras e indiquen las normas de gestión que deberán establecerse en estas, haciendo especial hincapié en las zonas de cría o de desove de las poblaciones de peces;

96. Pide a la Comisión que establezca indicadores fiables de la sostenibilidad ambiental, incluida la sostenibilidad marina y costera, con el fin de evaluar los avances hacia el objetivo global de protección de la biodiversidad;

Especies exóticas invasoras

97. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen que se adoptan medidas para impedir la entrada de nuevas especies exóticas invasoras en la UE y la propagación a nuevas zonas de las especies exóticas invasoras ya establecidas; pide, en particular, que se establezcan directrices claras, en el marco del Reglamento sobre desarrollo rural de la PAC, con el fin de garantizar que la forestación no sea perjudicial para la biodiversidad y evitar que se concedan ayudas financieras para la plantación de especies exóticas invasoras; destaca la necesidad de establecer estrategias ambiciosas e inventarios actualizados a escala de la UE y de los Estados miembros; opina que esas estrategias no deben centrarse únicamente en las especies consideradas «prioritarias», tal y como se sugiere en el objetivo 5 de la estrategia sobre la biodiversidad; anima a la Comisión, con vistas a mejorar la base de conocimientos, a apoyar actividades similares a las del proyecto DAISIE (Delivering Alien Invasive Species Inventories for Europe);

98. Insta a la Comisión a que presente una propuesta legislativa en 2012 que adopte una perspectiva holística con respecto al problema de las especies exóticas invasoras animales y vegetales para establecer una política común de la UE en materia de prevención, seguimiento, erradicación y gestión de estas especies, así como de sistemas de alerta rápida en este ámbito;

99. Reconoce que la prevención es preferible desde los puntos de vista económico y ecológico a la adopción de medidas tras la introducción y el establecimiento de una especie exótica invasora; pide, por tanto, a la Comisión y a los Estados miembros que den prioridad a la prevención de la introducción de especies exóticas invasoras, tal y como propugna el enfoque jerárquico adoptado para dichas especies en el Convenio sobre la Biodiversidad;

100. Subraya la necesidad de garantizar que el comercio con especies amenazadas –incluidas en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza– se vea sometido a mayores restricciones y, en particular, a una normativa estricta; pide, además, a la Comisión y a los Estados miembros que hagan un seguimiento de las importaciones de especies exóticas o no autóctonas y presenten informes periódicos al respecto, y que garanticen la plena aplicación de la Directiva sobre parques zoológicos(10); pide a la Comisión que examine y presente propuestas sobre la prohibición de destinar animales silvestres capturados al comercio de animales de compañía;

101. Pide a la Comisión que tome nota de las estrategias y los planes de acción nacionales existentes, y que garantice que se otorga la debida atención a los hábitats insulares en el futuro Reglamento sobre especies exóticas invasoras;

Cambio climático

102. Recuerda las interconexiones existentes entre la biodiversidad y el sistema climático; es consciente de los importantes efectos negativos del cambio climático sobre la biodiversidad, y subraya que la pérdida de biodiversidad lleva implícita una agravación del cambio climático, debido a la degradación del sumidero de carbono que representa el medio natural; hace hincapié en la urgencia de proteger la biodiversidad, también como forma de mitigar el cambio climático y preservar los sumideros naturales de carbono;

Dimensión internacional

103. Insta a la Comisión a que proponga legislación para aplicar el Protocolo de Nagoya con el fin de que la Unión pueda ratificarlo lo antes posible;

104. Subraya, dado el carácter mundial de la biodiversidad y los servicios ecosistémicos y su papel fundamental para el cumplimiento de los objetivos mundiales de desarrollo sostenible, que la estrategia de la UE debe consistir también en intensificar los esfuerzos de la Unión para evitar la pérdida de biodiversidad y contribuir así de forma más efectiva a la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de aquí a 2015;

105. Opina que la conservación de la biodiversidad marina debe abordarse al más alto nivel en la Cumbre de Río+20 que se celebrará en Río de Janeiro en junio de 2012;

106. Se congratula de la Resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 6 de diciembre de 2011, destinada a garantizar la sostenibilidad de la pesca mundial(11), en la que se recalca que es urgente realizar esfuerzos para lograr el uso sostenible de los océanos y mares del mundo;

107. Acoge con satisfacción el plan presentado en noviembre de 2011 y desarrollado por cuatro organismos de las Naciones Unidas (UNESCO, FAO, PNUD y OMI) para alentar a los países a renovar su compromiso por limitar la degradación de los océanos y hacer frente a amenazas como la sobreexplotación de los recursos pesqueros, la contaminación y el deterioro de la biodiversidad;

108. Anima a la Comisión y a los Estados miembros a continuar fomentando un enfoque común sobre la conservación de la naturaleza en toda la UE; celebra que la Comisión acepte la necesidad de colaborar con los Estados miembros para garantizar una protección eficaz de la biodiversidad en las regiones ultraperiféricas de la UE y los países y territorios de ultramar, que albergan más especies endémicas que el conjunto del continente europeo; expresa su deseo de que se refuercen los instrumentos específicos dedicados a la salvaguardia y protección de la biodiversidad en estos territorios, en particular la acción preparatoria BEST (Régimen voluntario para la Diversidad Biológica y los Servicios de los Ecosistemas en los Territorios de las Regiones Ultraperiféricas y los Territorios de Ultramar de la UE) que el Parlamento Europeo apoya desde 2011 y que permite financiar de forma adecuada la protección de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos en las regiones ultraperiféricas y los territorios de ultramar de la UE;

109. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apliquen y ejecuten rigurosamente los acuerdos medioambientales multilaterales, incluidas la CITES y la CMS, aunque sin limitarse a estas;

110. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que integren de manera efectiva la sostenibilidad medioambiental en sus relaciones con terceros países y en los procesos mundiales, como los Objetivos de Desarrollo del Milenio;

111. Insta a la Comisión a mejorar la contribución de la política comercial de la UE a la conservación de la biodiversidad, y apoya por tanto su propuesta de incluir en todo nuevo acuerdo comercial un capítulo dedicado al desarrollo sostenible que contenga disposiciones medioambientales importantes en el contexto comercial, incluidos los fines relacionados con la biodiversidad;

112. Reconoce el aumento del tráfico internacional ilegal de especies reguladas por la CITES; pide, por consiguiente, a la Comisión y a los Estados miembros que trabajen con miras a reforzar la capacidad de Interpol a este respecto y que otorguen prioridad a la cuestión del comercio ilegal de especies silvestres en los diálogos bilaterales con terceros países;

113. Reconoce que la UE es el principal importador de especies silvestres y que influye en la conservación de la biodiversidad en otras regiones del mundo a través de sus políticas y actividades comerciales; pide a la UE que adopte medidas para reducir los efectos negativos de los patrones de consumo de la UE sobre la biodiversidad, incorporando en todos los acuerdos comerciales iniciativas relacionadas con una agricultura y un comercio de especies silvestres sostenibles;

114. Pide a la Cumbre de la Tierra Río+20 que realice avances concretos en lo que se refiere a fuentes de financiación innovadoras e independientes para la protección de la biodiversidad en los países en desarrollo, e insiste en que la UE y sus Estados miembros adopten un planteamiento proactivo para alcanzar resultados en este sentido;

115. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que establezcan una cooperación al desarrollo de la UE «a prueba de biodiversidad» para prevenir la pérdida de biodiversidad, teniendo en cuenta que las personas con las rentas más bajas son las que más dependen de los servicios ecosistémicos;

116. Reconoce que es necesario lograr una economía basada en fuentes de energía renovables de una manera eficiente desde el punto de vista de los costes, sin comprometer los objetivos de biodiversidad, y que este tipo de economía podría contribuir a la consecución de dichos objetivos; considera necesario, en este contexto, introducir nuevas salvaguardias en lo que respecta a las fuentes, la eficiencia y la cantidad de biomasa que se utiliza para la producción de energía; pide a la Comisión, también en este contexto, que aclare cuanto antes qué efectos tienen los biocombustibles en la biodiversidad, incluido el impacto del uso indirecto de la tierra, y aboga por el establecimiento de criterios efectivos de sostenibilidad para la producción y el uso de todos los biocombustibles, incluida la biomasa sólida;

Financiación

117. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que identifiquen mediante criterios objetivos todas las subvenciones existentes que sean perniciosas para el medio ambiente e insta a la Comisión a que publique a finales de 2012 un plan de acción, con calendario incluido, para eliminar progresivamente dichas subvenciones no más tarde de 2020, de conformidad con los compromisos contraídos en Nagoya;

118. Subraya la importancia de movilizar apoyos financieros a escala nacional y de la UE de todas las fuentes posibles, incluida la creación de un instrumento específico para la financiación de la biodiversidad, y de desarrollar mecanismos financieros innovadores –en especial, hábitats de reserva (habitat banking) junto con instrumentos de compensación– para alcanzar los objetivos fijados en materia de biodiversidad;

119. Subraya la necesidad de incrementar el presupuesto para la investigación dedicada al medio ambiente y a la biodiversidad en el próximo Programa Marco de Investigación, en proporción con las necesidades y los desafíos enormes que supone abordar tanto la pérdida de biodiversidad como el cambio climático, con el fin de contribuir a subsanar las insuficiencias de conocimientos detectadas y facilitar la aplicación de políticas;

120. Insta a la Comisión a revisar si el régimen normativo actual incentiva adecuadamente las estrategias encaminadas a fomentar la biodiversidad y a proponer soluciones rentables para trasladar el gasto relativo a la biodiversidad de la burocracia hacia la protección y la mejora;

121. Conviene en que unos instrumentos de mercado bien diseñados, destinados a internalizar los costes externos para el medio ambiente derivados del consumo y de las actividades de producción, pueden contribuir a lograr el objetivo de poner freno a la pérdida de biodiversidad si se combinan con incentivos para las inversiones verdes en los sectores pertinentes;

122. Acoge favorablemente la creación por la Comisión de la Plataforma Empresa y Biodiversidad para asociar el sector privado a la agenda de biodiversidad;

123. Insta a la Comisión a que informe al Parlamento y al Consejo sobre las diferentes opciones de introducción de pagos por los servicios ecosistémicos, teniendo en cuenta el cometido de la conservación de la biodiversidad;

124. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apliquen plenamente y financien la nueva estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020, garantizando que cada medida de financiación de la UE sea coherente con la legislación sobre biodiversidad y protección del agua;

125. Subraya la necesidad acuciante de garantizar que el próximo Marco Financiero Plurianual (2014-2020) dedique como mínimo el 1% de los recursos a la protección del medio ambiente y apoye los esfuerzos dirigidos a cumplir los seis objetivos establecidos en la estrategia sobre la biodiversidad, y de que se incremente la financiación del programa LIFE; destaca la necesidad de centrarse en proyectos de responsabilidad social corporativa que promuevan la biodiversidad;

126. Observa, además, que el inmenso valor económico de la biodiversidad ofrece una rentabilidad importante en lo que respecta a la inversión dedicada a su conservación; pide, por ende, un incremento de los fondos destinados a medidas de conservación de la naturaleza;

127. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que, con vistas a garantizar una financiación adecuada de la red Natura 2000, garanticen una aportación mínima de 5 800 millones de euros anuales, procedentes de los presupuestos de la UE y de los Estados miembros; pide, asimismo, a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen que se dispone de financiación adecuada a través de los distintos fondos de la UE (por ejemplo, los fondos de la PAC, el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca, los Fondos de Cohesión y el fondo del programa LIFE+ debidamente reforzado), gracias a una mejor coordinación y coherencia entre los mismos, mediante, por ejemplo, el concepto de proyectos integrados, mejorando así la transparencia ante las distintas regiones en lo relativo a la recepción de financiación de la UE; pide que se cuente con la participación del BEI en el desarrollo de instrumentos financieros innovadores y de servicios técnicos y de asesoramiento para cofinanciar proyectos relacionados con la biodiversidad;

128. Manifiesta su decepción por la dotación propuesta para el nuevo programa LIFE que, a pesar del gran éxito que ha cosechado a lo largo de más de veinte años, sigue recibiendo una parte insignificante del presupuesto de la UE; opina que los desafíos que se plantean en el ámbito de la biodiversidad y la conservación de la naturaleza exigen un aumento sustancial de los recursos asignados a este programa;

129. Observa con preocupación que el número anual de proyectos financiados con cargo al programa LIFE+ es inferior a la asignación indicativa en varios Estados miembros; pide a la Comisión que evalúe las razones de esta infrautilización y, en su caso, proponga cambios en las normas que rigen el programa, en especial las relativas a los niveles de cofinanciación;

130. Reconoce la importancia de la contratación pública «verde» y cree que se debe dedicar una mayor atención a su uso, en particular por parte de las autoridades públicas beneficiarias de fondos de la UE; recomienda a las autoridades de los sistemas de gestión y control creadas en los Estados miembros para la gestión de los Fondos Estructurales y de Cohesión que apoyen proyectos que prevean este tipo de procedimientos;

131. Acoge favorablemente la propuesta de la Comisión de invertir en la protección y restauración de la biodiversidad en el marco del Fondo de Cohesión en el período de programación 2014-2020; recomienda igualmente que se tengan en cuenta las posibilidades de la red Natura 2000 para las economías y los mercados laborales locales;

132. Reconoce que la economía ecológica es una forma de generar cualificaciones y empleo, y pide que se la apoye mediante una financiación que ayude a crear capacidad a nivel local y se base en los conocimientos locales y tradicionales en la lucha para proteger la biodiversidad; destaca el hecho de que aproximadamente el 30 % del total de las asignaciones para la política de cohesión 2007-2013 se halla disponible para actividades con efectos particulares sobre el crecimiento sostenible; alienta a los Estados miembros, y especialmente a las autoridades locales y regionales, a que, para poner freno a la pérdida de biodiversidad, sean más activas e intensifiquen los esfuerzos orientados a la inversión en el capital natural, y empleen la financiación de la política regional para la prevención de riesgos naturales como elemento de la preservación de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático, especialmente con vistas al periodo de programación 2014-2020;

133. Alienta a los Estados miembros a que utilicen plenamente la posibilidad de adaptar los actuales programas operativos a los objetivos de crecimiento sostenible de la estrategia Europa 2020 y reconsideren las prioridades de inversión para proyectos, y les insta a que empleen los recursos disponibles de una forma más eficaz;

°

°    °

134. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión, así como a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros.

(1)

DO C 50 E de 21.2.2012, p. 19.

(2)

DO C 351 E de 2.12.2011, p. 103.

(3)

Textos Aprobados, P7_TA(2011)0297.

(4)

http://www.teebweb.org

(5)

DO L 20 de 26.1.2010, p. 7.

(6)

DO L 206 de 22.7.1992, p. 7.

(7)

DO C 16 E de 22.1.2010, p. 67.

(8)

Directiva 2000/60/CE (DO L 327 de 22.12.2000, p. 1).

(9)

Directiva 2008/56/CE (DO L 164 de 25.6.2008, p. 19).

(10)

Directiva 1999/22/CE (DO L 94 de 9.4.1999, p. 24).

(11)

Resolución A/RES/66/68.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Durante el Año Internacional de la Biodiversidad (2010) hemos podido escuchar las más bellas declaraciones de los dirigentes políticos de todo el mundo sobre la enorme importancia de la biodiversidad y sobre el papel esencial que desempeña para la humanidad. Pero mientras esos dirigentes políticos hablaban, la estrategia de la UE para detener la pérdida de biodiversidad en 2010 fracasaba rotundamente. En efecto, mientras ellos hablaban, las especies desaparecían a una velocidad que multiplica entre 100 y 1000 el ritmo natural. Mientras ellos hablaban, fracasaban en sus intentos de acordar medidas para luchar contra el cambio climático.

De algún modo, las cálidas palabras sobre la importancia de la biodiversidad no se han traducido en medidas políticas enérgicas. Y las estadísticas hablan por sí solas. El 60 % de los ecosistemas mundiales están degradados o se utilizan de manera insostenible (FAO, 2010); el 90 % de nuestras poblaciones de pesca están sobreexplotadas y el 25 % de las especies europeas están en peligro de extinción. Según un estudio de las Naciones Unidas titulado «Economía de los ecosistemas y biodiversidad» (TEEB), perdemos un 3 % del PIB mundial al año debido a la pérdida de biodiversidad. Los costes de la inacción son muy superiores a las inversiones que se necesitan actualmente. La necesidad de adoptar medidas urgentes parece evidente.

La estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020 nos brinda la oportunidad de adoptar las medidas necesarias que garanticen los servicios naturales y ecosistémicos para las próximas generaciones. Lo único que necesitamos es convicción política, valentía y compromiso para evitar otro fracaso.

El principal desafío es integrar la biodiversidad en el resto de ámbitos políticos. Y el momento es idóneo. Actualmente se están revisando las principales políticas europeas. La política agrícola común, la política de cohesión, la política pesquera común y las hojas de ruta europeas sobre la energía, el transporte y la eficiencia energética van a plasmarse en la legislación. Ahora es el momento de demostrar que las cálidas palabras sobre biodiversidad son algo más que eso y que se reflejan en medidas políticas concretas.

Financiación de la biodiversidad

La financiación futura será vital. Es evidente que el dinero público nunca será la única solución para poner freno a la pérdida de biodiversidad. Sin embargo, el próximo Marco Financiero Plurianual deberá incluir fondos suficientes. El valor de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos debe integrarse en nuestras economías. Solo entonces se reflejarán sus costes y beneficios en el precio de los productos. Por tanto, los Estados miembros deben integrar el capital natural en sus cuentas nacionales, pero también debemos desarrollar, en colaboración con el ámbito empresarial, instrumentos innovadores de financiación, por ejemplo, el Mecanismo de Desarrollo Verde.

También debemos cambiar nuestro modo de pensar. No debemos restringir la naturaleza a determinadas zonas designadas, sino intentar introducir elementos naturales en todas partes, junto a las autopistas, los ferrocarriles, las ciudades, las zonas industriales, etc.

Aplicación

Una aplicación estricta y rápida de toda la política en materia de medio ambiente también constituye un elemento esencial para la biodiversidad. El cambio climático, la calidad del aire, el suelo y el agua influyen de manera drástica en la biodiversidad. Lo mismo se aplica a la red Natura 2000 y a las Directivas de aves y hábitats. Para la vida marina, una PPC basada en el logro de un nivel mínimo de rendimiento máximo sostenible, acompañada de medidas de ejecución más estrictas, constituye un requisito mínimo.

Dimensión internacional

Europa también influye en gran medida en la biodiversidad en otras partes del mundo. Nuestra huella es enorme. Debido a la madera que utilizamos, al petróleo que consumimos, a los alimentos que comemos, a la ropa que vestimos, somos responsables de una gran parte de la pérdida de biodiversidad que se produce en el mundo. Esta huella debe reducirse, por lo que debemos desarrollar instrumentos adicionales para medirla.

A escala internacional, la UE debe seguir desempeñando un papel influyente y debe hacerlo de forma unánime.

Conclusión

Es posible lograr los objetivos establecidos en la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020. Lo único que necesitamos es traducir el apoyo político a la biodiversidad que han expresado numerosos líderes mundiales en medidas políticas concretas.

«Hay suficiente en el mundo para cubrir las necesidades de todos los hombres, pero no para satisfacer su codicia.» ~Mohandas K. Gandhi


OPINIÓN de la Comisión de Industria, Investigación y Energía (7.2.2012)

para la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural

(2011/2307(INI))

Ponente de opinión: Romana Jordan Cizelj

SUGERENCIAS

La Comisión de Industria, Investigación y Energía pide a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Expresa su acuerdo con el análisis de la Comisión según el cual la pérdida de biodiversidad no solo resulta onerosa para la sociedad en su conjunto, sino también para los agentes económicos que se mueven en sectores que dependen directamente de los servicios ecosistémicos y de la disponibilidad a largo plazo de una variada riqueza natural; se muestra asimismo de acuerdo con que la innovación basada en la naturaleza y las medidas de restauración de ecosistemas y conservación de la biodiversidad contienen un importante potencial para crear nuevas competencias, puestos de trabajo y oportunidades de negocio;

2.  Subraya que la UE y los Estados miembros deben involucrar al público en mayor medida, dado que las personas son particularmente sensibles a las cuestiones medioambientales, y en particular a los jóvenes, ya que representan el futuro de la UE y están profundamente preocupados por este tema; observa, además, que el inmenso valor económico de la biodiversidad ofrece una rentabilidad importante en lo que respecta a la inversión asignada a su conservación; pide, por ende, un incremento de los fondos destinados a medidas de conservación de la naturaleza;

3.  Hace hincapié en que es necesario implementar los objetivos de la biodiversidad mediante medidas concretas para que sean eficaces; lamenta que, a pesar de las acciones emprendidas para combatir la pérdida de biodiversidad, en la UE tan solo el 17 % de los hábitats y de las especies y el 11 % de los ecosistemas clave protegidos por la legislación de la UE se encuentren en un estado favorable; pide a la Comisión que analice con urgencia las causas por las que los actuales esfuerzos aún no han tenido éxito, y que considere si disponemos de otros instrumentos potencialmente más eficaces;

4.  Pide a la Comisión que intensifique sus esfuerzos por integrar la biodiversidad en el desarrollo, la aplicación y la financiación de otras políticas de la UE, de tal modo que se logre una mayor coherencia de las políticas sectoriales y presupuestarias de la UE y se garantice el cumplimiento de sus compromisos vinculantes en materia de protección de la biodiversidad;

5.  Destaca, sin embargo, que las medidas de protección de la biodiversidad, en virtud de las políticas sectoriales, no deberían crear cargas administrativas y reglamentarias adicionales para las partes afectadas, como el sector agrícola; y cree que la propuesta relativa al componente ecológico de la PAC debe seguir centrado en la creación de incentivos para el agricultor individual en aras de una producción agrícola activa más sostenible;

6.  Considera especialmente importante mantener el estado de todas las especies y de todos los hábitats protegidos que se han registrado hasta 2020 en la UE, incluidos los emplazamientos situados en zonas de la red Natura 2000 y fuera de ellas, con el fin de garantizar un estado de conservación favorable para todos los hábitats y todas las especies hasta 2050;

7.  Lamenta que no esté previsto desarrollar la estrategia en materia de infraestructura verde de la Comisión hasta 2012, teniendo en cuenta que los corredores de energía y transporte ya se han definido en la propuesta de paquetes de medidas sobre infraestructuras europeas; pide a la Comisión, por consiguiente, que acelere el trabajo llevado a cabo en la estrategia en materia de infraestructura verde y que garantice la realización del objetivo 2 propuesto; está de acuerdo en que se deben maximizar las sinergias entre los proyectos de energía, transporte y TIC a fin de limitar los efectos negativos para la biodiversidad, y en que sólo se financien con fondos de la UE las medidas que estén en consonancia con el Derecho de la UE y con las políticas pertinentes de la UE;

8.  Considera que no se deben debilitar las salvaguardias para la biodiversidad que figuran en la legislación vigente de la UE;

9.  Reconoce que es necesario lograr una economía basada en fuentes energéticas renovables de una manera eficiente desde el punto de vista de los costes, sin comprometer los objetivos de biodiversidad, y que este tipo de economía podría contribuir a la consecución de dichos objetivos; en este contexto, considera necesario introducir nuevas salvaguardias en lo que respecta a las fuentes, la eficiencia y la cantidad de biomasa que se utiliza para la producción de energía; pide a la Comisión, también en este contexto, que aclare cuanto antes cuáles son los efectos surtidos por los biocombustibles en la biodiversidad, incluido el impacto del uso indirecto de la tierra, y aboga por el establecimiento de criterios efectivos de sostenibilidad para la producción y el uso de todos los biocombustibles, incluida la biomasa sólida;

10. Estima que una de las razones por las que se ha fracasado al intentar invertir la tendencia hacia la pérdida de la biodiversidad y la degradación de los ecosistemas a escala global es nuestro deficiente conocimiento de la complejidad de la biodiversidad y las interacciones entre sus componentes y entre estos y el medioambiente, así como del valor de la biodiversidad para las presentes y futuras generaciones; reitera que la ciencia de la biodiversidad es un pilar necesario para la aplicación de políticas de toda índole;

11. Subraya, por consiguiente, que se necesita invertir más en investigaciones sobre la biodiversidad, también en uno o más de los «retos sociales» pertinentes en el marco de Horizonte 2020, para evitar la fragmentación de la política de investigación; considera que dicho posible incremento de los fondos destinados a la investigación de la biodiversidad podría lograrse utilizando los medios globales existentes debido a la baja capacidad de absorción; cree que la investigación, por un lado, nos permitiría entender mejor la biodiversidad y su importancia para todo aspecto de la actividad humana y, por otro, contribuirá a lograr nuevas y mejores políticas y estrategias de gestión y desarrollo gracias a conceptos innovadores;

12. Destaca la importancia de demostrar a los ciudadanos de la UE, teniendo en cuenta especialmente la situación económica actual, que la protección de la biodiversidad no es incompatible con un desarrollo económico y social sostenible; con tal objeto, insta a que se promuevan proyectos eficaces y se difunda información al público sobre la viabilidad de un desarrollo económico benigno desde el punto de vista medioambiental en zonas de importancia natural y de patrimonio cultural como la red Natura 2000;

13. Destaca la necesidad de aplicar un enfoque de investigación multidisciplinar y transfronterizo en lo que respecta a la biodiversidad, ya que está conectada de forma inherente a la ecología, la genética, la epidemiología, las ciencias del clima, la economía, la antropología social, los modelos teóricos, etc.; insiste en la necesidad de políticas de base científica en materia de gestión sostenible de ecosistemas y recursos naturales, especialmente en sectores vitales social y económicamente como la agricultura, la pesca y la silvicultura;

14. Considera de vital importancia que los datos científicos disponibles sobre biodiversidad, los ejemplos de mejores prácticas para frenar la pérdida de biodiversidad y restaurarla, así como la información sobre el potencial de la innovación y el desarrollo basados en la naturaleza se conozcan y compartan a mayor escala entre los responsables políticos y las principales partes interesadas, y que a las TIC correspondientes incumbe una función crucial de oferta de nuevas oportunidades y herramientas; por tanto, acoge con beneplácito que la Comisión haya creado la Plataforma Empresa y Biodiversidad; anima a la Comisión a seguir desarrollando la Plataforma y fomentando una cooperación más intensa entre la administración y las empresas en Europa, incluidas las PYME;

15. Pide que el portal web del Sistema de información sobre la diversidad en Europa (BISE) sea accesible en todos los idiomas oficiales de la UE, a fin de contribuir al intercambio de datos e información;

16. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que consideren, en el marco de las acciones específicas, la presentación de un calendario para la realización de un inventario y de una evaluación de los servicios ecosistémicos de Europa, lo que permitirá emprender medidas eficientes y específicas para detener la degradación de la biodiversidad y el deterioro de los servicios ecosistémicos;

17. Insta a la Comisión a revisar si el régimen normativo actual incentiva adecuadamente las estrategias encaminadas a fomentar la biodiversidad y a proponer soluciones rentables para trasladar el gasto relativo a la biodiversidad de la burocracia hacia la protección y la mejora;

18. Acoge con satisfacción la intención de la Comisión de reformar, disminuir progresivamente y eliminar las subvenciones perjudiciales de acuerdo con la Estrategia 2020, y está de acuerdo en que unos instrumentos de mercado bien diseñados, destinados a internalizar los costes externos para el medio ambiente derivados del consumo y de las actividades de producción, pueden contribuir a lograr el objetivo de poner freno a la pérdida de biodiversidad si se combinan con incentivos para las inversiones verdes en los sectores pertinentes; en vista de las negociaciones del Marco Financiero Plurianual (MFP) 2014-2020, cree que la Comisión Europea debe tener presente la gran importancia de proporcionar recursos financieros requeridos para lograr plenamente los objetivos de la estrategia sobre la biodiversidad;

19. Reconoce que el cambio climático tiene un impacto cada vez mayor en la pérdida de biodiversidad; muestra su acuerdo, por consiguiente, con la emblemática iniciativa de la Comisión sobre el uso eficaz de los recursos, con un enfoque basado en el uso y el consumo sostenibles, y con la adaptación al cambio climático;

20. Pide a la Comisión Europea y a los Estados Miembros que se propongan adoptar estrategias integradas que permitan definir en cada área geográfica los valores naturales y las características de su patrimonio cultural, así como las condiciones necesarias para su mantenimiento; a fin de conservar la biodiversidad y cada especie, se han de tener en cuenta los ecosistemas específicos, lo cual incluye la agricultura, el agua y otras condiciones mínimas necesarias;

21. Reconoce que la biodiversidad y los servicios ecosistémicos representan beneficios significativos que no son de índole monetaria para las industrias y otros agentes económicos; invita a las organizaciones que representan al sector privado a que presenten propuestas sobre la mejor manera de preservar y restaurar la biodiversidad, a una escala significativa;

22. Pide a la Comisión Europea que continúe investigando regularmente de qué forma afectan a la biodiversidad de los países de la UE y de otros Estados, incluyendo los miembros de la AELC y de la OCTA, las políticas nuevas y existentes, incluida la prohibición de comercio de productos procedentes de las focas impuesta por la UE.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

6.2.2012

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

54

0

1

Miembros presentes en la votación final

Gabriele Albertini, Amelia Andersdotter, Josefa Andrés Barea, Jean-Pierre Audy, Ivo Belet, Maria Da Graça Carvalho, Giles Chichester, Pilar del Castillo Vera, Dimitrios Droutsas, Christian Ehler, Vicky Ford, Norbert Glante, Robert Goebbels, András Gyürk, Jacky Hénin, Kent Johansson, Romana Jordan, Krišjānis Kariņš, Béla Kovács, Philippe Lamberts, Marisa Matias, Judith A. Merkies, Jaroslav Paška, Vittorio Prodi, Herbert Reul, Michèle Rivasi, Jens Rohde, Paul Rübig, Amalia Sartori, Salvador Sedó i Alabart, Patrizia Toia, Evžen Tošenovský, Ioannis A. Tsoukalas, Claude Turmes, Marita Ulvskog, Kathleen Van Brempt, Alejo Vidal-Quadras, Henri Weber

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Antonio Cancian, António Fernando Correia De Campos, Françoise Grossetête, Cristina Gutiérrez-Cortines, Jolanta Emilia Hibner, Yannick Jadot, Seán Kelly, Bernd Lange, Werner Langen, Marian-Jean Marinescu, Zofija Mazej Kukovič, Morten Messerschmidt, Vladko Todorov Panayotov, Mario Pirillo, Silvia-Adriana Ţicău

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Marta Andreasen, Michael Theurer


OPINIÓN de la Comisión de Desarrollo Regional (2.3.2012)

para la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural

(2011/2307(INI))

Ponente de opinión: Catherine Bearder

SUGERENCIAS

La Comisión de Desarrollo Regional pide a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Acoge favorablemente la Comunicación de la Comisión sobre la estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 y señala que el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, las amenazas de especies invasivas y el consumo excesivo de recursos naturales constituyen retos transnacionales y transregionales que afectan a todos los ciudadanos de la UE, vivan en zonas urbanas o rurales, y que se necesitan medidas urgentes a todos los niveles de gobierno, local, regional y nacional, para mitigar estos efectos;

2.  Hace hincapié en que la estrategia es parte de la iniciativa emblemática «Uso eficiente de los recursos», y recuerda que la política regional desempeña un papel fundamental para lograr un crecimiento sostenible a través de las acciones que apoya para hacer frente a los problemas del clima, la energía y el medio ambiente;

3.  Celebra que la Comisión acepte la necesidad de colaboración entre ella, los Estados miembros para garantizar una protección eficaz de la biodiversidad en las regiones ultraperiféricas y países y territorios de ultramar, que albergan más especies endémicas que el conjunto del continente europeo; expresa su deseo de que se refuercen los instrumentos específicos dedicados a la salvaguardia y protección de la biodiversidad en estos territorios, en particular el proyecto piloto BEST (Biodiversidad y Servicios Ecosistémicos en los Territorios Europeos de Ultramar) que el Parlamento Europeo apoya desde 2011 y permite financiar de forma adecuada la protección de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos en las regiones ultraperiféricas y los territorios europeos de ultramar;

4.  Reconoce que la construcción de infraestructuras, la urbanización, industrialización y, en general, las intervenciones físicas sobre el territorio son, entre otros, los factores más significativos de fragmentación de los ecosistemas y los hábitats; pide a los gobiernos locales y regionales, en el marco de sus competencias, que, en sus normas de planeamiento y en sus acciones de ejecución, tengan en cuenta estos factores de amenaza a los ecosistemas y los hábitats en sus proyectos de urbanismo de pequeña y gran envergadura; reconoce la existencia de presiones a escala local y regional, así como la necesidad de garantizar un desarrollo económico sustancial, y recomienda a las autoridades locales y regionales que tengan en cuenta la necesidad de establecer un equilibrio entre las necesidades de desarrollo y de protección de la biodiversidad y los hábitats naturales; apoya la reforma y el uso de las políticas regionales y locales de desarrollo con el fin de generar beneficios para la biodiversidad y frenar la pérdida de hábitats, especialmente en tiempos de crisis económica y financiera;

5.  Reconoce que la economía ecológica es una forma de generar cualificaciones y empleo y pide que se apoye mediante una financiación que ayude a fomentar la capacidad a nivel local y se base en los conocimientos locales y tradicionales en la lucha para proteger la biodiversidad; destaca el hecho de que aproximadamente el 30 % del total de las asignaciones para la política de cohesión 2007-2013 se dispone para actividades con efectos particulares sobre el crecimiento sostenible; alienta a los Estados miembros y especialmente a las autoridades locales y regionales, en el contexto del freno de la pérdida de biodiversidad, a ser más activas e intensificar los esfuerzos orientados a la inversión en el capital natural y a la utilización de la financiación de la política regional para la prevención de riesgos naturales como elemento de la preservación de los recursos naturales y la adaptación al cambio climático, especialmente en la perspectiva del periodo de programación 2014-2020;

6.  Alienta a los Estados miembros a que utilicen plenamente la posibilidad de adaptar los actuales programas operativos a los objetivos de crecimiento sostenible de la estrategia Europa 2020 y reconsideren las prioridades de inversión para proyectos, y les insta a que empleen los estudios disponibles de una forma más eficaz;

7.  Reconoce la necesidad de promover infraestructuras, innovaciones ecológicas y de adoptar tecnologías innovadoras con el fin de crear una economía más ecológica y pide a la Comisión que elabore guías de buenas prácticas en este sentido; insta a la Comisión, a los Estados miembros y a los entes locales y regionales a tener en cuenta las recomendaciones del estudio «La Economía de los Ecosistemas y la Biodiversidad» (TEEB), ya que este estudio se ha concebido como una herramienta de asesoramiento útil para los responsables de las políticas a nivel local y regional, los administradores y los gestores; destaca la necesidad de expandir e intensificar la formación a los beneficiarios de los Fondos Estructurales y de Cohesión y a los gobiernos locales, regionales y nacionales en relación con la compleja legislación europea y nacional que tiene por objeto proteger la naturaleza y concienciar de la importancia de la pérdida de biodiversidad; invita a la Comisión a que establezca mecanismos de asistencia técnica para promover los conocimientos sobre problemas relacionados con la aplicación a nivel regional y local;

8.  Reconoce la importancia de la contratación pública «verde» y cree que se debe dedicar una mayor atención a su uso, en particular por parte de las autoridades públicas beneficiarias de fondos europeos; recomienda a las autoridades de los sistemas de gestión y control creadas en los Estados miembros para la gestión de los fondos estructurales y de cohesión que apoyen proyectos que prevean este tipo de procedimientos;

9.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que presten apoyo y orientación sobre las asociaciones para la defensa de la biodiversidad a fin de mejorar su conocimiento y seleccionar un mayor número de socios posibles para que aborden los problemas de la biodiversidad por medio de acciones positivas; considera esencial la necesidad de desarrollar campañas de información y sensibilización sobre biodiversidad, para todas las edades y categorías sociales, incluyendo las colectividades regionales y locales; estima que los programas de formación profesional y educacional y los programas destinados a los sectores afines deben centrarse en mayor medida en la protección de la biodiversidad;

10. Pide una mayor coherencia política y pruebas climáticas y ambientales de los instrumentos de financiación de la UE, en particular de los Fondos Estructurales y del Fondo de Cohesión, con el fin de cumplir los objetivos de la estrategia sobre la biodiversidad hasta 2020 y la estrategia «Europa 2020»; pide una mejor asignación de los fondos disponibles y un uso más efectivo y coordinado de los fondos adjudicados a través de los instrumentos de la política de cohesión, el programa marco I+D, el programa LIFE+ y el Fondo Europeo Agrícola de Desarrollo Rural (FEADER), para proyectos relacionados con la protección del medio ambiente, la biodiversidad y el clima, cuando sea necesario, mediante la prestación de asistencia técnica complementaria. pide una coordinación eficaz entre los cinco fondos del MAC, con miras al próximo período de programación, a fin de alcanzar de forma óptima el objetivo de desarrollo sostenible de la Unión;

11. Acoge favorablemente la propuesta de la Comisión de invertir en la protección y restauración de la biodiversidad en el marco del Fondo de Cohesión en el período de programación 2014-2020; recomienda igualmente que se tengan en cuenta las posibilidades de la Red Natura 2000 para las economías y mercados laborales locales;

12. Respalda el refuerzo del uso de las evaluaciones de impacto ambiental (EIA), las evaluaciones del impacto sobre la sostenibilidad (EISOS), las evaluaciones estratégicas ambientales (EAE) y otros instrumentos para tener en cuenta la pérdida de biodiversidad y los efectos del cambio climático en la toma de decisiones en los ámbitos regional y local; señala que todas las regiones se beneficiarán de los proyectos que reconocen la mitigación del cambio climático y la protección frente a la pérdida de biodiversidad, incluidas las regiones menos desarrolladas;

13. Reconoce el valor, los conocimientos y el trabajo realizado por el sector voluntario y comunitario en cuanto a la protección de la biodiversidad y pide a los gobiernos regionales y locales que hagan partícipes a estos grupos en la planificación y la consulta sobre los proyectos, mediante la creación de asociaciones entre autoridades, el sector privado y las organizaciones no gubernamentales;

14. Destaca la necesidad de una colaboración más estrecha entre las autoridades europeas, nacionales, regionales y locales en el ámbito de la protección de la biodiversidad y los recursos naturales; subraya a este respecto las oportunidades para hacer frente a la pérdida de biodiversidad que ofrece la cooperación transfronteriza, interregional y transnacional y considera que un mejor uso de las posibilidades de cooperación territorial y de los intercambios de información, experiencias y buenas prácticas contribuirá significativamente al logro de ese objetivo; reconoce que introducir en las macroestrategias regionales prioridades relacionadas con la biodiversidad supone un paso importante para su recuperación y conservación.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

28.2.2012

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

38

1

1

Miembros presentes en la votación final

Luís Paulo Alves, Catherine Bearder, Jean-Paul Besset, Victor Boştinaru, John Bufton, Salvatore Caronna, Nikos Chrysogelos, Ryszard Czarnecki, Francesco De Angelis, Tamás Deutsch, Rosa Estaràs Ferragut, Danuta Maria Hübner, Filiz Hakaeva Hyusmenova, María Irigoyen Pérez, Seán Kelly, Mojca Kleva, Constanze Angela Krehl, Petru Constantin Luhan, Riikka Manner, Iosif Matula, Erminia Mazzoni, Ana Miranda, Wojciech Michał Olejniczak, Younous Omarjee, Monika Smolková, Ewald Stadler, Csanád Szegedi, Nuno Teixeira, Lambert van Nistelrooij, Oldřich Vlasák, Hermann Winkler, Joachim Zeller, Elżbieta Katarzyna Łukacijewska

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Vasilica Viorica Dăncilă, Ivars Godmanis, James Nicholson, Elisabeth Schroedter, László Surján, Michael Theurer, Patrice Tirolien


OPINIÓN de la Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural (5.3.2012)

para la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural (2011/2307(INI))

Ponente de opinión: Vasilica Viorica Dăncilă

SUGERENCIAS

La Comisión de Agricultura y Desarrollo Rural pide a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Señala que nuestro patrimonio natural es un importante capital ecológico que resulta fundamental para el bienestar de la humanidad; considera que todos los Estados miembros de la Unión Europea deben cooperar y coordinar sus esfuerzos para un mejor uso de los recursos naturales y para evitar pérdidas netas de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas tanto de las zonas rurales como de las zonas urbanizadas;

2.  Acoge con satisfacción la nueva estrategia de la Unión Europea en el ámbito de la biodiversidad, pero valora negativamente las propuestas de la Comisión sobre la creación de un componente adicional medioambiental de pago, propuesto en el proyecto de reforma de la PAC en el horizonte de 2020; considera que las propuestas de la CE incrementan los costes administrativos y contradicen la voluntad de simplificar la PAC;

3.  Considera que antes de realizar una reforma ecológica de la PAC es preciso analizar el impacto que estas acciones pueden tener en la posición competitiva de la agricultura de la UE en el mercado mundial;

4.  Toma nota de las propuestas de la Comisión sobre la reforma de la PAC, que contienen medidas claras, tanto en el primero como en el segundo pilares, por lo que se refiere a la preservación y mejora de la biodiversidad; hace hincapié a este respecto en el importante papel desempeñado por la agricultura, que ya ha contribuido en gran medida a la preservación de la diversidad de las especies y biotopos y que será decisiva en el éxito de la estrategia europea en materia de biodiversidad, basada en buenas prácticas agrícolas, incluido el uso sostenible de los recursos hídricos;

5.  Subraya la necesidad de pasar de una lógica de medios a una lógica de resultados a la hora de evaluar la eficacia de los instrumentos puestos en marcha;

6.  Está convencido de que la denominada «ecologización» de la PAC debe implementarse de forma eficiente y poco burocrática, sin discriminar las medidas agroambientales ya existentes; Pide, entre otras cosas, con miras a la reducción necesaria del gasto administrativo que todos los pagos de la PAC a partir de 2014 también estén sujetos a sólidas normas de condicionalidad, que deberán implementarse y controlarse de forma transparente y lo más sencilla posible;

7.  Considera que los efectos medioambientales adicionales a escala de la UE pueden alcanzarse en la PAC, principalmente a través de una implementación más efectiva de la condicionalidad (entre otros la aproximación entre los Estados miembros de una buena cultura agrícola BAEM y del modo de aplicación de las directivas), la realización de programas agroambientales y el apoyo a los lugares Natura 2000 en el marco de un segundo pilar de la PAC reforzado financieramente;

8.  Recuerda el papel clave que desempeña la PAC para garantizar una seguridad del suministro mediante alimentos de alta calidad y asequibles para los consumidores; señala a este respecto que la propuesta de la Comisión de una designación obligatoria y extensiva del 7% del terreno agrícola como zona de prioridad ecológica será considerada inviable e impracticable, especialmente si estas superficies dejan de estar disponibles para la obtención de alimentos en las regiones productivas;

9.  Recuerda la importancia de mantener una actividad agrícola y forestal sólida y competitiva desde el punto de vista económico a fin de garantizar la conservación de los paisajes y la biodiversidad en Europa; destaca que la infrautilización y el abandono del terreno agrícola puede tener consecuencias desastrosas para el entorno natural y, a este respecto, pide que el presupuesto de la PAC a partir de 2013, cuanto menos, se mantenga en el nivel actual para garantizar la vitalidad de las zonas rurales y la continuación de las prácticas agrícolas en Europa;

10. Pide a la Comisión, en el contexto de la nueva reforma de la Política Común Agraria (PAC), que aumente sus esfuerzos de apoyo a los sectores de la agricultura, los cuales contribuyen, de forma demostrada, a la protección de la diversidad biológica, en particular, el apoyo al sector de la apicultura; recuerda que los insectos salvajes y domésticos, como la abeja, contribuyen al 80 % de la polinización de las plantas con flores, que el declive que les amenaza es un reto enorme para nuestras sociedades, cuya producción agrícola y alimentación dependen en gran medida de la polinización de las plantas con flores; que, en consecuencia, se debe prestar una atención especial a la apicultura en el marco de las medidas que se adoptarán para la protección de la biodiversidad;

11. Hace hincapié —habida cuenta de que más de la mitad del territorio europeo está gestionado por agricultores— en que la PAC constituye un instrumento esencial para la biodiversidad, ya que los agricultores europeos contribuyen significativamente a la consecución de los objetivos europeos en materia de diversidad y cambio climático; respalda la aprobación de un conjunto de prácticas factibles para la explotación agrícola vertebrada en una nueva reorientación de la PAC hacia la compensación por la entrega de bienes públicos;

12. Considera que actualmente el mercado no tiene en cuenta el valor económico de los servicios de los ecosistemas ni recompensa a aquellos que gestionan adecuadamente la tierra para poder ofrecerlos; considera, por tanto, que se debe pagar por los bienes públicos que proporciona el sector agrícola con el fin de asegurar el mantenimiento y la mejora de la biodiversidad; considera, en este contexto, que debería otorgarse un lugar importante a las soluciones innovadoras y a los proyectos de cooperación; pide a la Comisión y a los Estados miembros que fomenten los proyectos que impliquen a los agricultores como socios;

13. Advierte que ya se están implementado, en el marco de la PAC, numerosas medidas que contribuyen a la protección del medio ambiente y la conservación de los recursos naturales y que cumplen las exigencias del cambio climático, la conservación de la biodiversidad y el agotamiento de los recursos hídricos y de la fertilidad del suelo; subraya que el suelo tiene una importancia vital para la consecución del objetivo de biodiversidad de la UE; considera que la PAC debe recompensar, mediante una ayuda complementaria directa por superficie financiada por la UE, a los agricultores que suministren servicios ecosistémicos adicionales que ayuden a conservar la biodiversidad y por acciones en favor de la biodiversidad realizadas con carácter supererogatorio con respecto a las obligaciones derivadas de las buenas condicionalidades agroambientales;

14. Considera que las medidas de desarrollo rural deben seguir cumpliendo las exigencias en lo que se refiere al cambio climático, la preservación de la biodiversidad, la seguridad alimentaria y la gestión sostenible de los recursos naturales y que deben fomentar el equilibrio territorial de la cohesión y el empleo; por este motivo, pide reforzar el segundo pilar e implantar mejoras significativas por lo que respecta a la orientación medioambiental de este pilar y la eficiencia de sus medidas agroambientales, entre otras cosas, mediante un gasto mínimo obligatorio de los fondos agrícolas destinado a medidas agroambientales;

15. Hace hincapié en que solo una agricultura eficiente, sostenible, extensiva y productiva puede aportar los servicios adicionales reclamados por la sociedad en forma de bienes públicos; aboga, por tanto, por un planteamiento equilibrado e integrador entre la introducción de medidas adicionales para la protección del medio ambiente y el papel clave que desempeña la PAC para garantizar una producción eficaz;

16. Hace hincapié en la necesidad de una mejor cooperación a escala europea en el ámbito de la investigación científica y en aquella aplicada a la diversidad de los recursos genéticos animales y vegetales con objeto de preservarlos, de mejorar su capacidad de adaptación al cambio climático y de favorecer su utilización adecuada en los programas de mejora genética con fines productivos;

17. Subraya la necesidad de respaldar prácticas agrícolas respetuosas con el medio ambiente, incluido el uso de semillas tradicionales y variedades de plantas locales para preservar la biodiversidad; señala que la diversidad de especies y biotopos considerada hoy por hoy digna de protección debe atribuirse al uso agrícola y forestal que se ha hecho hasta ahora en Europa, de ahí que deba seguir fomentándose como estrategia de explotación sostenible; señala a este respecto que las diversas circunstancias del entorno, como el clima, el suelo y la disponibilidad de agua vienen determinadas de forma local y regional y que, por tanto, se deben considerar las condiciones regionales y hallar posibilidades de explotación diferenciadas convenientemente;

18. Recomienda la ampliación de la gobernanza a la movilización tanto de los ciudadanos como de las organizaciones sin ánimo de lucro y los actores económicos, haciendo hincapié, en lo que respecta a estos últimos, en la integración de la biodiversidad en las estrategias empresariales; hace hincapié en la necesidad de llevar a cabo campañas de información y sensibilización sobre el tema de la biodiversidad, dirigidas a todas las edades y categorías sociales, entendiendo que se debe sensibilizar a los niños y a los adolescentes de manera prioritaria en el ámbito escolar; considera que los programas educativos y de formación profesional, especialmente en el sector agrícola, forestal y en los sectores afines, deberán centrarse más en la función de la biodiversidad; considera que los agricultores desempeñan un papel importante en la conservación de la biodiversidad y que, por consiguiente, se les debería instar y motivar a participar activamente en los programas;

19. Llama la atención de la Comisión Europea acerca de las consecuencias de determinadas políticas de apoyo a la biodiversidad sobre la actividad agrícola y, en particular, el impacto de los grandes predadores (especialmente el oso y el lobo) en la economía agrícola, las condiciones del trabajo y la psicología de los ganaderos.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

28.2.2012

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

5

1

Miembros presentes en la votación final

John Stuart Agnew, Liam Aylward, Vasilica Viorica Dăncilă, Michel Dantin, Paolo De Castro, Albert Deß, Diane Dodds, Herbert Dorfmann, Robert Dušek, Hynek Fajmon, Iratxe García Pérez, Béla Glattfelder, Sergio Gutiérrez Prieto, Martin Häusling, Esther Herranz García, Peter Jahr, Elisabeth Jeggle, Jarosław Kalinowski, Elisabeth Köstinger, Agnès Le Brun, Mairead McGuinness, Mariya Nedelcheva, James Nicholson, Rareş-Lucian Niculescu, Wojciech Michał Olejniczak, Marit Paulsen, Britta Reimers, Alfreds Rubiks, Giancarlo Scottà, Czesław Adam Siekierski, Sergio Paolo Francesco Silvestris, Alyn Smith, Marc Tarabella

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Luís Paulo Alves, Margrete Auken, María Auxiliadora Correa Zamora, Marian Harkin, Sandra Kalniete, Christa Klaß, Anthea McIntyre, Milan Zver, Elżbieta Katarzyna Łukacijewska

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Rosa Estaràs Ferragut


OPINIÓN de la Comisión de Pesca (25.1.2012)

para la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

sobre la estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020: nuestro seguro de vida y capital natural

(2011/2307(INI))

Ponente de opinión: Crescenzio Rivellini

SUGERENCIAS

La Comisión de Pesca pide a la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de resolución que apruebe:

1.  Subraya que ningún país puede hacer frente al problema de la pérdida de biodiversidad, en particular en los ecosistemas marinos, y que los gobiernos de los Estados miembros deben cooperar y coordinar sus esfuerzos más eficazmente para abordar este problema de alcance mundial; insiste en que una aplicación firme de la política de biodiversidad redunda en beneficio tanto de la sociedad como de la economía;

2.  Señala que el compromiso de mantener o restaurar las poblaciones de peces a niveles superiores a los que puedan producir el rendimiento máximo sostenible (RMS) en 2015, como prevé el paquete de reformas de la política pesquera común propuesto por la Comisión, fue respaldado por los jefes de Estado y de gobierno en la Cumbre Mundial sobre Desarrollo Sostenible celebrada en Johannesburgo en 2002;

3.  Pide a la Comisión que prosiga con el desarrollo del enfoque RMS teniendo en cuenta todos los aspectos relativos a las poblaciones de peces, en particular el tamaño, la edad y la condición reproductora, abordando la cuestión de las poblaciones que abarcan varias especies y teniendo en cuenta las interacciones de los ecosistemas;

4.  Destaca la importancia de un asesoramiento científico basado en datos fiables y suficientes para una gestión de las pesquerías eficaz y sostenible; destaca la necesidad de contar con datos sobre un amplio espectro de parámetros de los ecosistemas a fin de elaborar un enfoque basado en los ecosistemas para la pesca y pide a los Estados miembros que incrementen considerablemente sus esfuerzos para recopilar y presentar estos datos;

5.  Acoge con satisfacción la nueva estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020, en particular el objetivo 4 relativo a una gestión óptima de los recursos pesqueros;

6.   Acoge con beneplácito el compromiso de evitar las capturas accesorias de especies no deseadas, proteger los ecosistemas marinos vulnerables y eliminar los descartes;

7.  Pide a la Comisión y a los Estados miembros que apliquen plenamente y financien esta nueva estrategia garantizando que cada medida de financiación de la UE sea coherente con la legislación sobre biodiversidad y protección del agua;

8.  Subraya que el logro de los seis objetivos de la nueva estrategia de la UE sobre la biodiversidad hasta 2020 depende del cumplimiento de las normas ya establecidas por la UE y de la adecuada gestión de las correspondientes iniciativas y programas, en particular la red Natura 2000 de espacios protegidos y el programa LIFE+; pide una financiación adecuada para los espacios de la red Natura 200 en el nuevo marco financiero plurianual;

9.  Destaca que la verdadera prueba y la clave del compromiso de la UE para alcanzar el objetivo de la biodiversidad no son esta nueva estrategia sino más bien las futuras reformas de la Política Agrícola Común y la Política Pesquera Común, así como del Marco Financiero Plurianual; señala asimismo que el nivel inadecuado de integración de la protección de la biodiversidad en otras políticas de la UE es el causante de que fracasara la primera estrategia;

10. Pide a la Comisión que establezca indicadores fiables de la sostenibilidad ambiental, incluida la sostenibilidad marina y costera, con el fin de evaluar los avances hacia el objetivo global de protección de la biodiversidad;

11. Considera que la conservación de la biodiversidad marina debe abordarse al más alto nivel en la Cumbre de Río+20 que se celebrará en Río de Janeiro en junio de 2012;

12. Celebra la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas destinada a garantizar la sostenibilidad de la pesca mundial, aprobada el 6 de diciembre de 2011, en la que se recalca que es urgente realizar esfuerzos para lograr el uso sostenible de los océanos y mares del mundo;

13. Acoge con satisfacción el plan presentado en noviembre de 2011 y desarrollado por cuatro organismos de las Naciones Unidas (UNESCO, FAO, PNUD y OMI) para alentar a los países a renovar su compromiso por reducir la degradación de los océanos y hacer frente a amenazas como la sobreexplotación de los recursos pesqueros, la contaminación y el deterioro de la biodiversidad.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

24.1.2012

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

22

0

0

Miembros presentes en la votación final

Kriton Arsenis, Alain Cadec, Chris Davies, João Ferreira, Carmen Fraga Estévez, Pat the Cope Gallagher, Dolores García-Hierro Caraballo, Marek Józef Gróbarczyk, Carl Haglund, Ian Hudghton, Iliana Malinova Iotova, Werner Kuhn, Isabella Lövin, Gabriel Mato Adrover, Guido Milana, Maria do Céu Patrão Neves, Ulrike Rodust, Raül Romeva i Rueda, Struan Stevenson, Catherine Trautmann

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Izaskun Bilbao Barandica, Ioannis A. Tsoukalas

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Bogdan Kazimierz Marcinkiewicz


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

21.3.2012

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

58

0

4

Miembros presentes en la votación final

János Áder, Elena Oana Antonescu, Kriton Arsenis, Sophie Auconie, Pilar Ayuso, Paolo Bartolozzi, Sandrine Bélier, Lajos Bokros, Nessa Childers, Yves Cochet, Chris Davies, Esther de Lange, Anne Delvaux, Bas Eickhout, Edite Estrela, Elisabetta Gardini, Gerben-Jan Gerbrandy, Matthias Groote, Satu Hassi, Jolanta Emilia Hibner, Christa Klaß, Eija-Riitta Korhola, Holger Krahmer, Peter Liese, Kartika Tamara Liotard, Zofija Mazej Kukovič, Linda McAvan, Radvilė Morkūnaitė-Mikulėnienė, Miroslav Ouzký, Vladko Todorov Panayotov, Gilles Pargneaux, Antonyia Parvanova, Andres Perello Rodriguez, Mario Pirillo, Pavel Poc, Frédérique Ries, Anna Rosbach, Oreste Rossi, Dagmar Roth-Behrendt, Kārlis Šadurskis, Daciana Octavia Sârbu, Carl Schlyter, Richard Seeber, Theodoros Skylakakis, Salvatore Tatarella, Anja Weisgerber, Åsa Westlund, Glenis Willmott, Marina Yannakoudakis

Suplente(s) presente(s) en la votación final

Nikos Chrysogelos, Christofer Fjellner, Julie Girling, Filip Kaczmarek, Marisa Matias, Kyriakos Mavronikolas, Eva Ortiz Vilella, Christel Schaldemose, Thomas Ulmer, Peter van Dalen, Anna Záborská, Andrea Zanoni

Suplente(s) (art. 187, apdo. 2) presente(s) en la votación final

Peter Jahr

Aviso jurídico - Política de privacidad