Procedimiento : 2014/2153(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0164/2015

Textos presentados :

A8-0164/2015

Debates :

PV 09/06/2015 - 10
CRE 09/06/2015 - 10

Votaciones :

PV 10/06/2015 - 8.6
CRE 10/06/2015 - 8.6
Explicaciones de voto

Textos aprobados :


INFORME     
PDF 303kWORD 253k
18.5.2015
PE 541.614v02-00 A8-0164/2015

sobre la Estrategia Europea de la Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

Comisión de Industria, Investigación y Energía

Ponente: Algirdas Saudargas

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN de la Comisión de Asuntos Exteriores
 OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional
 OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria
 OPINIÓN de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la Estrategia Europea de la Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

El Parlamento Europeo,

–       Visto el artículo 194 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Estrategia Europea de la Seguridad Energética» y los documentos de trabajo que la acompañan (COM(2014)0330),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «La eficiencia energética y su contribución a la seguridad de la energía y al marco 2030 para las políticas en materia de clima y energía» (COM(2014)0520),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Pasos adelante en la realización del mercado interior de la energía» (COM(2014)0634),

–       Vista la Comunicación de la Comisión sobre la capacidad de reacción a corto plazo del sistema de gas europeo — Preparación ante posibles perturbaciones en el suministro de gas procedente del Este durante el otoño y el invierno de 2014-2015 (COM(2014)0654),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Estrategia Marco para una Unión de la Energía resiliente con una política climática prospectiva» (COM(2015)0080),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Hacia una economía circular: un programa de cero residuos para Europa» (COM(2014)398),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Un marco estratégico en materia de clima y energía para el periodo 2020-2030» (COM(2014)0015),

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 22 de enero de 2014, titulada «Por un renacimiento industrial europeo» (COM(2014)0014),

–       Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 20 y 21 de marzo de 2014,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 26 y 27 de junio de 2014,

–       Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 23 y 24 de octubre de 2014,

–       Vista la audiencia pública sobre la Estrategia Europea de Seguridad Energética, organizada por la Comisión de Industria, Investigación y Energía el 5 de noviembre de 2014,

–       Visto el Reglamento (UE) nº 1316/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 11 de diciembre de 2013, por el que se crea el Mecanismo «Conectar Europa», por el que se modifica el Reglamento (UE) nº 913/2010 y por el que se derogan los Reglamentos (CE) nº 680/2007 y (CE) nº 67/2010,

–       Visto el Reglamento del Parlamento Europeo y del Consejo relativo al Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas y por el que se modifican los Reglamentos (UE) nº 1291/2013 y (UE) nº 1316/2013,

–       Visto el Reglamento (UE) nº 347/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 17 de abril de 2013, relativo a las orientaciones sobre las infraestructuras energéticas transeuropeas y por el que se deroga la Decisión nº 1364/2006/CE y se modifican los Reglamentos (CE) nº 713/2009, (CE) nº 714/2009 y (CE) nº 715/2009,

–       Visto el Reglamento Delegado de la Comisión (UE) nº 1391/2013, de 14 de octubre de 2013, por el que se modifica el Reglamento (UE) nº 347/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo, relativo a las orientaciones sobre las infraestructuras energéticas transeuropeas, en cuanto a la lista de la Unión de proyectos de interés común,

–       Vistos los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (EIE), y en particular el Reglamento (UE) nº 1301/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo sobre el Fondo Europeo de Desarrollo Regional y sobre disposiciones específicas relativas al objetivo de inversión en crecimiento y empleo y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1080/2006 y el Reglamento (UE) nº 1300/2013 del Parlamento Europeo y del Consejo relativo al Fondo de Cohesión y por el que se deroga el Reglamento (CE) nº 1084/2006,

–       Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Programa “Aire Puro” para Europa» (COM(2013)0918),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Visión a largo plazo de las infraestructuras en Europa y fuera de ella» (COM(2013)0711), que ofrece la lista de proyectos de interés común (PCI) de infraestructuras energéticas,

–       Vista la Comunicación de la Comisión al Parlamento Europeo, al Consejo, al Comité Económico y Social Europeo y al Comité de las Regiones titulada «Aplicación de la Comunicación sobre la seguridad del abastecimiento energético y la cooperación internacional y de las Conclusiones del Consejo de Energía de noviembre de 2011» (COM(2013)0638),

–       Visto el Informe del Consejo, de 12 de diciembre de 2013, sobre los progresos realizados en la consecución del mercado interior de la energía, como actuación consecutiva al Consejo Europeo del 22 de mayo de 2013,

–       Vista la Comunicación de la Comisión sobre la aplicación de la Directiva 2009/33/CE relativa a la promoción de vehículos de transporte por carretera limpios y energéticamente eficientes (COM(2013)0214),

–       Vista la Comunicación de la Comisión sobre el futuro de la captura y almacenamiento de carbono en Europa (COM(2013)0180),

–       Visto su informe de aplicación 2013: desarrollo y aplicación de la tecnología de captura y almacenamiento de carbono en Europa,

–       Vista la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012, relativa a la eficiencia energética, por la que se modifican las Directivas 2009/125/CE y 2010/30/UE, y por la que se derogan las Directivas 2004/8/C E y 2006/32/CE,

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Velar por la buena marcha del mercado interior de la energía» y los documentos de trabajo que la acompañan (COM(2012)0663),

–       Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Hoja de Ruta de la Energía para 2050» (COM(2011)0885) y el informe de iniciativa del Parlamento Europeo sobre la Hoja de Ruta de la Energía para 2050, un futuro con energía (2012/2103 INI),

_       Vista la Comunicación de la Comisión sobre la seguridad del abastecimiento energético y la cooperación internacional titulada «La política energética de la UE: establecer asociaciones más allá de nuestras fronteras» (COM(2011)0539),

–       Vista la Comunicación de la Comisión «Hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050» (COM(2011)0112),

–       Vista la Directiva 2010/30/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, relativa a la indicación del consumo de energía y otros recursos por parte de los productos relacionados con la energía, mediante el etiquetado y una información normalizada,

–       Visto el Reglamento (UE) nº 994/2010 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 20 de octubre de 2010, sobre medidas para garantizar la seguridad del suministro de gas y por el que se deroga la Directiva 2004/67/CE del Consejo,

–       Vista la Comunicación de la Comisión «Las prioridades de la infraestructura energética a partir de 2020 – Esquema para una red de energía europea integrada» (COM(2010)0677),

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 2010 de abril de 0186, titulada «Estrategia europea sobre vehículos limpios y energéticamente eficientes» (COM(2010)0186),

–       Vista la Directiva 2010/31/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de mayo de 2010, relativa a la eficiencia energética de los edificios,

–       Visto el informe del Grupo de Reflexión de Alto Nivel sobre una comunidad energética para el futuro,

–       Vista la Directiva 2009/33/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, relativa a la promoción de vehículos de transporte por carretera limpios y energéticamente eficientes,

–       Vista la Directiva 2009/30/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, por la que se modifica la Directiva 98/70/CE en relación con las especificaciones de la gasolina, el diésel y el gasóleo, se introduce un mecanismo para controlar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, se modifica la Directiva 1999/32/CE del Consejo en relación con las especificaciones del combustible utilizado por los buques de navegación interior y se deroga la Directiva 93/12/CEE,

–       Vista la Directiva 2009/28/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 23 de abril de 2009, relativa al fomento del uso de energía procedente de fuentes renovables y por la que se modifican y se derogan las Directivas 2001/77/CE y 2003/30/CE,

–       Visto el Memorando de Entendimiento sobre el Plan de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía, de 17 de junio de 2009, firmado por los Estados miembros del Báltico y la Comisión,

–       Vista la Comunicación de la Comisión, de 13 de noviembre de 2008, titulada «Segunda revisión estratégica del sector de la energía - Plan de actuación de la Unión Europea en pro de la seguridad y la solidaridad en el sector de la energía» (COM(2008)0781),

–       Vista la Directiva 2006/32/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 5 de abril de 2006, sobre la eficiencia del uso final de la energía y los servicios energéticos y por la que se deroga la Directiva 93/76/CEE del Consejo,

–       Visto el artículo 52 de su Reglamento,

–       Vistos el informe de la Comisión de Industria, Investigación y Energía y las opiniones de la Comisión de Asuntos Exteriores, de la Comisión de Comercio Internacional, de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria y de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (A7-0164/2015),

A.     Considerando que la prosperidad y la seguridad de la UE requieren un uso racional y altamente eficiente de la energía y un suministro de energía estable, asequible y sostenible, y que la seguridad energética significa sobre todo independencia política;

B.     Considerando que, durante los últimos años, gracias al creciente porcentaje de fuentes de energía renovables y a una reducción de la demanda general, se han realizado progresos significativos en relación a la mejora de la seguridad energética de la UE, lo que ha contribuido a la estabilización de la dependencia de la importación; considerando, no obstante, que la UE aún importa el 53 % de su consumo total de energía, a saber, el 85 % del petróleo, el 67 % del gas, el 41 % de los combustibles sólidos y cerca del 95 % del uranio; que un gran porcentaje de las importaciones de energía de la UE proceden de regiones inestables desde el punto de vista geopolítico y que varios Estados miembros siguen dependiendo de una sola fuente exterior de suministro, lo que da lugar a costes elevados para los ciudadanos, las empresas y los presupuestos públicos, obstaculiza el crecimiento económico y la prosperidad de Europa y pone en peligro la seguridad nacional y de la UE;

C.     Considerando que el 61 % del gas importado a la UE se utiliza en edificios, principalmente para calefacción, y el 75 % de ellos son edificios de viviendas y que, por consiguiente, una crisis de suministro de gas es una crisis de suministro de calor; considerando que la manera más rápida y menos costosa de reducir el consumo de gas en la Unión es reduciendo las pérdidas de energía en los edificios residenciales, lo que ofrece ventajas con respecto a la seguridad energética; que la UE no cuenta con una estrategia en materia de calefacción en relación con la seguridad del suministro, la descarbonización o la asequibilidad y la competitividad; que cualquier interrupción en el suministro de gas calorífico que haga insuficiente la calefacción supondría riesgos para la salud y el bienestar de una gran parte de los ciudadanos de la UE;

D.     Considerando que una estrategia energética a largo plazo fiable debería tener en cuenta la incertidumbre relacionada con la volatilidad del mercado de petróleo y gas y las fluctuaciones periódicas y temporales de los precios;

E.     Considerando que la factura energética exterior de la UE asciende a más de 1 000 millones de euros diarios (en torno a 400 000 millones de euros en 2013) y representa más de una quinta parte de sus importaciones totales; Considerando que el precio mundial del petróleo ha bajado considerablemente, ofreciendo a la UE la oportunidad de adoptar importantes medidas para transformar nuestro panorama energético, invirtiendo en la producción de energía renovable, aprovechando el potencial de eficiencia energética que encierran los sectores de los edificios y la industria, y desarrollando infraestructuras inteligentes; que el dinero gastado en importar combustibles fósiles contribuye poco a la inversión, al empleo o al crecimiento en la Unión, y que la reorientación de este dinero hacia la inversión nacional estimularía el crecimiento y crearía empleo de calidad y alta cualificación;

F.     Considerando que el ahorro de costes de importación de combustibles por el mayor uso de las energías renovables asciende a al menos 30 000 millones de euros anuales;

G.     Considerando que, en el contexto de la crisis en Ucrania, la cuestión de la garantía de un suministro de energía fiable es más importante que nunca, al igual que la de la diversificación del suministro energético y la excesiva dependencia de las importaciones de energía;

H.     Considerando que la experiencia de 2006 y 2009, cuando Rusia cortó el suministro de gas a Ucrania, permite apreciar con claridad que los trastornos experimentados y una dependencia excesiva de proveedores de energía externos en algunos Estados miembros de Europa central oriental ponen de manifiesto la fragilidad estratégica de los actuales sistemas de suministro de energía; que estos trastornos muestran que las medidas adoptadas hasta la fecha en el sector de la energía han sido insuficientes para eliminar la dependencia europea del gas ruso;

I.      que la UE depende en gran medida de un único país, la Federación de Rusia, que es el mayor importador de petróleo (35 %), gas (26 %), carbón (30 %) y uranio (25 %) de la UE; que la Federación de Rusia utiliza el suministro energético como arma política y que estas acciones van en contra de la lógica del mercado y aumentan seriamente los riesgos para la UE;

J.      Considerando que el uso del petróleo y el gas natural con fines de política exterior y desestabilización de otros países socava el crecimiento económico y hace peligrar más la estabilidad democrática de Europa y la independencia de los Estados soberanos;

K.     Considerando que una política de seguridad energética debe abordar la necesidad de un suministro estable procedente de distintas fuentes de energía, que proporcione a la economía europea la energía necesaria para el transporte, la industria y la vivienda de una forma que apoye la competitividad y la política climática y minimice al mismo tiempo la dependencia de aquellos que quieren utilizar deliberadamente los recursos energéticos para sus propios fines políticos con el fin de influir en la evolución política de otros países;

L.     Considerando que el denominado «paquete de invierno», de 4 600 millones de dólares estadounidenses, fue adoptado el 30 de octubre de 2014 y se está ejecutando, lo que garantiza el suministro de gas a Ucrania y a los Estados miembros de la UE, pero solo por tiempo limitado;

M.    Considerando que los Estados miembros se han comprometido a realizar el mercado interior de la energía en 2014 y a eliminar las «islas energéticas» de la UE en 2015;

N.     Considerando que la Comisión ha elaborado la lista de proyectos de interés común de infraestructuras energéticas que deberán ejecutarse antes de 2020, que se actualiza cada dos años y deberá cumplir plenamente la legislación europea en materia de clima, energía y ayudas estatales; considerando que el marco financiero plurianual de la UE para el periodo 2014-2020 contribuye a su financiación a través del Mecanismo «Conectar Europa» y del Plan de Inversiones, que debe dar carácter prioritario a estas infraestructuras;

O.     Considerando que la mejora de la eficiencia energética ha contribuido a desvincular el crecimiento económico del consumo de energía durante los últimos diez años, y que este proceso debe intensificarse;

P.     Considerando que, según los datos de la Comisión, la intensidad energética de la industria disminuyó un 19 % entre 2001 y 2011; Considerando que unos electrodomésticos más eficientes podrían significar un ahorro de costes energéticos de 100 000 millones EUR hasta el año 2020, mientras que los nuevos aparatos consumen actualmente tan solo la mitad de energía que se consumía en los años 80, por lo que se debe seguir avanzando por este exitoso camino;

Q.     Considerando que las importaciones de gas de la UE pueden reducirse en un 2,6 % por cada punto porcentual adicional de ahorro de energía, según la Comisión;

R.     Considerando que la estrategia de seguridad energética debe dar prioridad a la tecnología y los recursos hipocarbónicos;

S.     Considerando que en las Conclusiones de la reunión del Consejo Europeo, de 22 de mayo de 2013, se pedía que se diera prioridad a la supresión gradual de las subvenciones perjudiciales para el medio ambiente o la economía, incluidas las subvenciones a los combustibles fósiles;

T.     Considerando que la Hoja de Ruta de la Energía para 2050 de la Comisión considera que la descarbonización del sector energético y la hipótesis de gran utilización de energías renovables es más barata que seguir con las políticas actuales y que, con el paso del tiempo, el precio de la energía nuclear y de los combustibles fósiles seguirá aumentando, mientras que el coste de las energías renovables bajará;

U.     Considerando que, según la Comisión, la eficiencia energética, la energía renovable y una infraestructura inteligente son tres opciones útiles en todo caso, puesto que la eficiencia energética es el «primer combustible» y la forma más barata y rápida de reducir la factura de los hogares y la industria de la UE, porque la energía renovable se produce en la UE y a menudo cerca del lugar de consumo, creando empleos locales sostenibles, garantizando la seguridad energética y ayudando a cumplir los objetivos climáticos, y una red de distribución y transmisión inteligente a nivel europeo puede evitar el exceso de capacidad y los apagones en los Estados miembros;

V.     Considerando que el mantenimiento de la energía renovable como pilar central de las políticas de energía y clima de la UE exige un enfoque comunitario y la cooperación entre Estados miembros para alcanzar los objetivos de energía renovable de manera más rentable y utilizando mejor el potencial regional específico en la UE;

W.    Considerando que, en la cumbre del 24 de octubre de 2014, los Jefes de Estado y de Gobierno acordaron un objetivo vinculante de energía renovable a escala de la UE para 2030 de al menos un 27 % y un objetivo indicativo a escala de la UE de al menos un 27 % de mejora de la eficiencia energética, teniendo en mente un nivel del 30 % y orientándose especialmente a los sectores en los que podrían generarse mayores ahorros, y que también respaldaron el objetivo vinculante de la UE de reducción de al menos un 40 % en 2030 con respecto a 1990 de las emisiones interiores de gases de efecto invernadero; que la UE mantiene el liderazgo tecnológico en tecnologías relacionadas con las fuentes de energía renovables y esto debería ser un vector de empleo cualificado y crecimiento sostenible;

X.     Considerando que entre las prioridades políticas del Presidente Juncker anunciadas el15 de julio de 2014 para la nueva Comisión está el compromiso de convertir la Unión Europea de la Energía en la número uno del mundo en energías renovables;

Y.     Considerando que el Presidente Juncker ha declarado públicamente en la carta de misión dirigida a los comisarios Cañete y Šefčovič que un objetivo vinculante del 30 % de eficiencia energética para 2030 es el mínimo para que la UE sea creíble;

Z.     considerando que el Parlamento ha pedido dos veces objetivos climáticos y energéticos vinculantes de cara a 2030 de reducciones de al menos un 40 % de emisiones de CO2, al menos un 30 % de energía renovable y de un 40 % de eficiencia energética, que deberán alcanzarse mediante objetivos nacionales independientes; Considerando que los objetivos vinculantes a escala nacional y de la UE en el ámbito de la eficiencia energética y las energías renovables crean crecimiento y puestos de trabajo y ayudan a asegurar el papel de liderazgo tecnológico de la UE en estos ámbitos;

AA.  Considerando que la estrategia de seguridad energética ha de tener en cuenta los derechos de los consumidores, la previsibilidad del mercado para los inversores y un marco claro para la industria;

AB.  Considerando que la industria está abandonando la UE debido a los elevados costes de la energía, lo que está provocando la reducción de su peso en el PIB y la pérdida efectiva de empleos; que la Comisión se ha fijado el objetivo de que la contribución de la industria al PIB sea alrededor de un 20 % para 2020;

AC.  Considerando se debe atribuir la misma importancia y prioridad al objetivo de reindustrialización del 20 % del PIB que a los objetivos de cambio climático, a los sectores con bajas emisiones de carbono, a la eficiencia energética y a las energías renovables;

AD.  Considerando que la función y la importancia de la electricidad seguirán aumentando y son necesarias decisiones políticas a nivel europeo y nacional para garantizarlo;

AE.   Considerando que unos mejores niveles de interconexión de la electricidad y el gas aumentarán la seguridad energética, contribuirán a una mayor integración de las energías renovables, permitirán la convergencia de precios, beneficiarán a los consumidores y ayudarán a equilibrar la oferta y la demanda entre los Estados miembros; que la UE debería elaborar un marco regulador común para maximizar la utilidad de la interconexión de la electricidad y el gas garantizando siempre los precios más asequibles para los consumidores;

AF.   Considerando que el Parlamento ha pedido objetivos vinculantes de capacidad mínima de transmisión transfronteriza;

AG.  Considerando que el sistema de energía se ha descentralizado recientemente, con capacidades de energía renovable y almacenamiento así como consumidores flexibles conectados a redes de distribución más activas e inteligentes; que se espera que esta tendencia continúe en el futuro;

AH.  Considerando que, junto a las inversiones para la red de transmisión, revisten al menos igual importancia las inversiones para la red de distribución, sobre todo en vista de que el futuro panorama energético estará cada vez más descentralizado y el 90 % de la energía renovable producida está acoplada a redes de distribución;

AI.    Considerando que la mayor rapidez de implantación de redes inteligentes mejorará la eficiencia energética, aumentará la proporción de fuentes de energía renovables y descentralizará el sistema de energía para reforzar la seguridad energética en los Estados miembros;

AJ.   Considerando que la dimensión exterior de la política energética de la UE necesita más coherencia y que aún no es capaz de contribuir a que desempeñe todo su papel en términos de seguridad del suministro de energía y de la competitividad de la Unión;

AK.  Considerando que los Estados miembros negocian acuerdos intergubernamentales por separado y la Comisión ejerce una supervisión limitada de estos últimos;

AL.   Considerando que la seguridad energética supone un importante elemento de la política comercial de la UE y que existen muchas asociaciones energéticas con terceros países cuyo abastecimiento energético depende principalmente de energías fósiles;

AM. Considerando que la plena aplicación del tercer paquete energético así como del segundo paquete de clima y energía de la UE y la legislación europea coherente en materia de eficiencia energética es responsabilidad de todos los Estados miembros y la ausencia de su transposición correcta y oportuna pone en peligro la seguridad de otros Estados miembros y del conjunto de la UE;

AN.  Considerando que las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía forman parte del mercado interior de la electricidad y el gas y deberían incluirse en pie de igualdad en la lucha por la seguridad paneuropea de suministro;

AO.  Considerando que 2015 es el Año Europeo del Desarrollo y la agenda para el desarrollo de la UE después de 2015 debe ser totalmente compatible con su política energética exterior en los ámbitos de clima, erradicación de la pobreza y respeto de los derechos humanos;

AP.   Considerando que las ciudades originan más del 70 % de las emisiones de CO2 y son responsables del 66 % del consumo de energía; que más de la mitad de la población mundial vivirá en áreas urbanas en 2008 y esta concentración está aumentando, de modo que se calcula que, en 2030, el porcentaje habrá aumentado a un 60 %; que las ciudades deben cambiar su modelo de consumo y crecimiento, puesto que son el núcleo del problema, pero también son la zona desde la cual se puede aplicar soluciones de manera más rápida y fácil;

AQ.  Considerando que el fomento de la explotación de recursos petrolíferos y gasísticos convencionales autóctonos en total consonancia con el acervo de la UE, tanto en zonas de producción tradicionales (por ejemplo el mar de Norte) como en zonas recientemente descubiertas (por ejemplo el Mediterráneo oriental o el mar Negro), reducirá la dependencia de la UE de suministradores exteriores y países de tránsito;

AR.  Considerando que una estrategia de seguridad energética debe comprender un marco de medidas rentables para moderar la demanda de energía y acciones igualmente eficaces para superar trastornos importantes e inminentes, así como mecanismos de solidaridad y de coordinación para proteger y reforzar la generación de energía, la infraestructura de transmisión y distribución inteligente y los interconectores; que esta infraestructura debe ser capaz de gestionar energías renovables variables y la microgeneración e insertarse en un mercado interior de la energía plenamente integrado y en buen funcionamiento que incluya un mercado para moderar la demanda de energía, como parte fundamental de una Unión de la Energía con rutas y suministradores exteriores diversificados;

Hacia una Unión Europea de la Energía

1.      Acoge con satisfacción la Comunicación de la Comisión titulada «Estrategia Europea de la Seguridad Energética», señalando que se basa en un análisis exhaustivo de la dependencia energética de la UE que destaca las áreas principales y describe el trabajo esencial que debe emprenderse a corto, medio y largo plazo para superar los retos para la seguridad energética; hace hincapié en la necesidad de garantizar que las medidas a corto y medio plazo se ajusten plenamente a los objetivos a largo plazo de la UE en materia de energía, clima, y medio ambiente;

2.      Observa que la seguridad, la competitividad y la sostenibilidad energéticas en un mercado de la energía plenamente integrado constituyen los pilares principales para la creación de una Unión de la Energía, lo que puede realizarse moderando y reduciendo la demanda de energía, desarrollando e integrando las fuentes de energía sostenibles, poniendo en común los recursos, conectando las redes, reduciendo la distancia entre las cadenas de producción interdependientes, desarrollando redes inteligentes, velando por una regulación unificada del mercado de la energía, favoreciendo el acceso de todos los ciudadanos a una cantidad suficiente de energía, y estableciendo posiciones de negociación unificadas frente a terceros países mediante medidas reforzadas a nivel de la UE y políticas y medidas nacionales más cohesivas y mejor coordinadas;

3.      Observa que la crisis de 2014 en Ucrania y los resultados de las pruebas de resistencia llevadas a cabo por la Comisión deben llevar a una nueva aceleración de la realización del mercado interior, incluida la plena aplicación de la legislación vigente en materia de energía y clima por parte de todos los Estados miembros, la integración de las «islas energéticas» existentes y la mejora de las evaluaciones de riesgos, los planes de acción preventiva y los planes para situaciones de emergencia;

4.      Subraya que una política climática ambiciosa es coherente con los objetivos de seguridad energética y menor dependencia de las partes del mundo donde se utilizan los recursos energéticos estratégicos como parte de la política exterior;

5.      Hace hincapié en que, dado que los resultados de las pruebas de resistencia en el sector del gas realizadas por la Comisión han demostrado la vulnerabilidad de la UE debida a su dependencia de las importaciones procedentes de terceros países, debe dedicarse una particular atención a los Estados miembros más vulnerables; pide a los Estados miembros y a la Comisión que apliquen sin demora las recomendaciones de las pruebas de resistencia del sistema de gas a nivel europeo, regional y nacional;

6.      Destaca la importancia que tienen para reforzar la independencia energética medidas a corto plazo como la reducción de la demanda de energía, el desarrollo de energías renovables y su almacenamiento, el almacenamiento de gas, el desarrollo de infraestructura de flujos de gas en sentido inverso, el apoyo a nuevos proyectos que permitan utilizar al máximo la infraestructura existente, la preparación de planes regionales de seguridad del suministro y un aprovechamiento más eficaz de las posibilidades de importar gas natural licuado, en particular en aquellos Estados miembros que dependen exclusivamente de un único suministrador de gas natural o son excesivamente vulnerables a él; subraya la importancia fundamental de mejorar las conexiones entre las redes energéticas de los Estados miembros a fin de crear un mercado integrado de la energía; señala que, por todos estos motivos, hay una necesidad vital de cooperación entre las ciudades y los municipios, las regiones, las cooperativas de energía y las iniciativas locales europeas en varios sectores, la Comisión, los Estados miembros, los países vecinos, los organismos de regulación, la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER), los operadores de sistemas de transmisión y los suministradores de gas y operadores de almacenamiento;

7.      Hace hincapié en que la Unión de la Energía, además de garantizar la seguridad del suministro, debe adoptar un enfoque amplio centrado en dimensiones clave, como la realización de un mercado de la energía plenamente integrado, la moderación de la demanda energética, la descarbonización de la combinación energética (basada esencialmente en fuentes de energía renovables), y la investigación y la innovación con vistas al liderazgo en tecnologías energéticas, subraya que los ciudadanos europeos deben constituir el núcleo de la Unión de la Energía y hay que proporcionarles fuentes de energía seguras, sostenibles y asequibles;

8.      Subraya que, para lograr una verdadera Unión de la Energía que fomente la solidaridad frente a las perturbaciones del suministro externo de energía, la UE debe desarrollar un mecanismo plenamente integrado para la transmisión del excedente de energía a través de las fronteras; considera, en este sentido, que la Comisión, los Estados miembros y los gestores de redes de transporte (GRT) deben centrarse en reformar la estructura del mercado interior de la energía de la UE y en proyectos de infraestructura específicos;

9.      Hace hincapié en que la única forma de lograr la seguridad energética, manteniendo al mismo tiempo la asequibilidad de los precios de la energía y cumpliendo los objetivos climáticos, es crear un panorama energético sostenible, basado en un alto grado de eficiencia energética, energía renovable e infraestructura inteligente; destaca, además, que las medidas oportunas deben tomarse ya para crear esta transición para las generaciones futuras;

10.    Reconoce la importancia de incluir iniciativas basadas en los consumidores, como cooperativas y proyectos comunitarios de energía renovable y eficiencia energética, y hace hincapié en la necesidad de eliminar los obstáculos económicos, normativos y administrativos para que los consumidores puedan participar activamente en el sistema de energía;

11.    Subraya que el concepto de Unión de la Energía debe ser verdaderamente paneuropeo, englobando a la UE y al menos a las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía, y que los sectores energéticos de Europa deberían integrarse también más allá de las fronteras de la Unión para darle mayor peso y poder de negociación en un mercado de la energía globalizado;

12.    Subraya que la creación de una Unión de la Energía debe ir acompañada de una estrategia industrial exhaustiva, en especial en el ámbito de la eficiencia energética y de las energías renovables, que pueda contribuir a la reindustrialización de la UE con el objetivo de lograr una cuota de la industria en el PIB de la UE de hasta un 20 % en 2020;

13.    Señala que la economía energética no se logrará reduciendo la producción a nivel europeo ni deslocalizando la industria europea;

DIMENSIÓN INTERIOR

Moderar la demanda de energía

14.    Recuerda que la moderación de la demanda de energía, en particular para la calefacción, a través del ahorro de energía y de la eficiencia energética es crucial por muchas razones, impacta positivamente en la seguridad energética, la competitividad, el crecimiento económico y la sostenibilidad de la UE, así como en la asequibilidad de la energía, la lucha contra la pobreza energética y la creación de puestos de trabajo duraderos; destaca, en este sentido, que, según la Agencia Internacional de la Energía, las inversiones en eficiencia energética representan el mejor rendimiento de todos los recursos energéticos; pide a la Comisión y a los Estados miembros que traten la eficiencia energética como una fuente de energía por derecho propio que equivale al valor de la energía ahorrada; subraya que la eficiencia energética y la respuesta por parte de la demanda deben competir en igualdad de condiciones con capacidad de producción, teniendo debidamente en cuenta los problemas acuciantes y excepcionales en materia de seguridad energética y siempre que sea técnicamente factible; pide, por consiguiente, a los Estados miembros que la eficiencia energética sea una consideración primordial en sus políticas;

15.    Señala que el potencial de ahorro energético atañe a todos los sectores de la economía, incluida la industria, la construcción, el transporte, la agricultura y los servicios;

16.    Pide a la Comisión que detecte y elimine los restantes obstáculos a las medidas de eficiencia energética y que desarrolle un auténtico mercado de eficiencia energética para fomentar la transferencia de mejores prácticas y garantizar la disponibilidad de productos y soluciones en toda la UE con el objetivo de construir un verdadero mercado único de productos y servicios eficientes desde el punto de vista energético;

17.    Pide que se preste una mayor atención al mercado emergente de los servicios energéticos, incluidos la contratación de rendimiento energético y los acuerdos en materia de servicios energéticos; destaca la importancia de desarrollar normas para cada uno de los elementos del proceso de inversión en eficiencia energética;

18.    Toma nota de que la UE no se encuentra todavía en vías de cumplir su objetivo de ahorrar el 20 % de la energía (371 Mtep) para 2020, y de que más de un tercio de la reducción del consumo de energía se atribuye en realidad a unos niveles más bajos de actividad económica en lugar de a mayores esfuerzos políticos en materia de eficiencia energética; pide, por lo tanto, a la Comisión que aplique estrictamente la legislación relativa a la eficiencia energética ya adoptada y que presente, en los debates con el Parlamento Europeo y el Consejo, una actualización y una mejora de la legislación relativa al etiquetado energético y al diseño ecológico, teniendo en cuenta el potencial de ahorro energético y su importancia para el mercado;

19.    Subraya la importancia de que los Estados miembros destinen recursos suficientes a la supervisión del mercado en materia de eficiencia energética de los productos, de modo que se garanticen unas condiciones de competencia equitativas para la industria y se suministre a los consumidores la información más apropiada y herramientas adecuadas para poder tomar decisiones con conocimiento de causa y conocer y reducir su consumo energético;

20.    Está convencido de que el fomento de una economía circular y el incremento de la eficiencia en el uso de los recursos puede conllevar una considerable reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, de esta manera, puede contribuir de manera muy significativa a abordar los retos en el ámbito del clima y la energía;

21.    Subraya que la demanda de energía en el sector de la construcción es responsable de alrededor de un 40 % del consumo de energía en la UE y de una tercera parte del consumo de gas natural, y que por lo tanto es necesario aumentar el ritmo y la profundidad de renovación de los edificios y el uso de fuentes de energía renovables para calefacción y refrigeración, con los incentivos adecuados para reducir la demanda de energía; recomienda seguir elevando los niveles de eficiencia energética para los edificios teniendo en cuenta la innovación técnica y fomentándola; recomienda además seguir apoyando la construcción de edificios de energía casi nula como un paso crucial adicional para asegurar la independencia energética y un sistema de energía sostenible y seguro; destaca en este contexto la necesidad de desarrollar fuentes innovadoras de financiación privada, y anima a una mayor participación del Banco Europeo de Inversiones y del FEIE para complementar los programas nacionales de financiación con el fin de mejorar la competitividad de la industria y crear más crecimiento y empleo; esto debería también generar beneficios para los ciudadanos, entre ellos una reducción de la factura de energía y una mejora del nivel de vida;

22.    Reconoce el papel de las autoridades y los ciudadanos locales en el aumento de la eficiencia energética a través de una mejor planificación urbana, el desarrollo de tecnologías de Internet y de TIC relacionadas con la energía, la cogeneración, el autoconsumo, las aplicaciones de bomba de calor, la modernización, la ampliación y el establecimiento de sistemas de calefacción y refrigeración urbana y la renovación de los sistemas de calefacción individual, así como el aumento del uso de un transporte público más limpio, el fomento de modelos de viaje más activos, el desarrollo y la aplicación de soluciones de ciudades inteligentes y el apoyo de la movilidad ecológica urbana;

23.    Considera que las autoridades locales también tienen un papel que desempeñar en la promoción de instrumentos de financiación alternativa, incluidos modelos cooperativos, y en el fomento de acuerdos de compra colectiva para que los consumidores puedan combinar su demanda de energética y obtener de esta forma precios de la energía más baratos;

24.    Considera importante proporcionar a los consumidores productos eficientes desde el punto de vista energético, incluidos los productos alimenticios, así como información precisa, pertinente, comparable y verificada de forma independiente sobre la eficiencia energética de estos productos a fin de que puedan tomar una decisión fundamentada y transformar los mercados en las aplicaciones y cadenas de producción alimentaria más eficientes en el uso de la energía;

25.    Pide a la Comisión que considere la posibilidad de poner en marcha una campaña de concienciación dirigida a los ciudadanos europeos sobre cómo reducir el consumo energético en los hogares con métodos fáciles y rentables, poniendo de relieve el posible ahorro en sus facturas energéticas; pide a la Comisión que se plantee declarar 2016 como el Año Europeo del Ahorro Energético;

26.    Señala que unas normas mejores sobre las prestaciones de los vehículos y una mayor eficiencia en el consumo de combustible son fundamentales para reducir tanto la dependencia del petróleo de la UE como las emisiones de gases de efecto invernadero, y pide, por lo tanto, a la industria, a los Estados miembros y a la Comisión que continúen y aceleren sus esfuerzos en este ámbito; pide a la Comisión para el periodo posterior a 2020 que revise las normas de emisión de CO2 aplicables a turismos y camionetas; señala, sin embargo, que la solución a largo plazo para reducir las emisiones del transporte y asegurar la reducción de la demanda energética y la diversificación de suministro está en los combustibles alternativos y en la electrificación con electricidad renovable y en el fomento de modos de transporte más sostenibles;

27.    Pide a la Comisión que elabore una estrategia integral para la electrificación del transporte en la Unión Europea, que vaya más allá de la mera inversión e incentivación de la producción y uso de vehículos eléctricos y prevea incentivos más amplios para la movilidad eléctrica, incluyendo trenes, bicicletas y scooters, prestando una atención específica a la intermodalidad del transporte y la interacción con el sector de la energía a través de redes inteligentes y opciones de almacenamiento;

28.    Pide a los Estados miembros y a las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía que se muestren ambiciosos a la hora de aplicar la legislación vigente de la UE en materia de eficiencia energética, que aceleren las medidas para lograr el objetivo de eficiencia energética para 2020, centrándose en la calefacción y el aislamiento en los edificios y la industria, y que estén preparados con medidas nacionales y regionales para reducir considerablemente la demanda energética tanto antes de las perturbaciones del abastecimiento como en respuesta a las mismas; acoge con satisfacción a este respecto la próxima revisión del Reglamento relativo a la seguridad del suministro de gas anunciado como parte del paquete de la Unión de la Energía, y solicita a la Comisión que examine, como parte de esa revisión, la viabilidad de un sistema de control paneuropeo para abordar dichas perturbaciones; advierte, sin embargo, de que las medidas a corto plazo para moderar la demanda deben planificarse detenidamente para garantizar que las acciones de emergencia se integren y sean totalmente coherentes con medidas a más largo plazo; pide, además, a la Comisión que haga un seguimiento e informe sobre el surgimiento de obstáculos normativos que impidan el desarrollo de la eficiencia energética en los Estados miembros;

29.    señala, no obstante, que las medidas a corto plazo para reducir considerablemente la demanda de energía no es una manera efectiva de tratar el problema, y que Europa necesita un plan más amplio para garantizar la continuidad del suministro;

30.    Pide a la Comisión que vigile de cerca la aplicación de la Directiva relativa a la eficiencia energética – en particular los Planes nacionales de acción para la eficiencia energética (PNAEE) y las estrategias nacionales de renovación – y de la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios; pide a la Comisión que lleve a cabo una revisión limitada de las Directivas relativas a la eficiencia energética y la eficiencia energética de los edificios con vistas a lograr el objetivo de la UE de mejora de la eficiencia energética para 2030, haciendo especial hincapié en los consumidores vulnerables y en atajar la pobreza energética; considera que, en el contexto del cumplimiento, la medición y la comprobación de las mejoras de la eficiencia energética deberían llevarse a cabo periódicamente;

31.    Pide a la Comisión que apoye activamente a los Estados miembros al aplicar las estrategias nacionales de renovación, como pide el artículo 4 de la Directiva relativa a la eficiencia energética; pide que la iteración de estas estrategias en 2017 se elabore con mayores aportaciones de los interesados pertinentes del sector de la construcción con vistas a establecer un objetivo nacional a largo plazo (2050) de reducción de la demanda energética en los edificios y metas intermedias paralelas para 2040, 2030 y 2020; señala que la disposición relativa a los sistemas de obligaciones de eficiencia energética incluida en la Directiva relativa a la eficiencia energética es la principal medida que genera ahorro energético de cara a 2020; pide, por lo tanto, a la Comisión que prolongue este requisito después de 2020 como instrumento clave para alcanzar el objetivo de eficiencia energética para 2030, eliminando las excepciones que reducen su eficacia;

32.    Hace hincapié en que un objetivo vinculante de eficiencia energética es la manera rentable de reducir la dependencia energética de Europa, al tiempo que se protege a la industria y a los hogares contra las crecientes facturas energéticas; recuerda que el Parlamento Europeo, en sus Resoluciones de 5 de febrero de 2014(1) y de 26 de noviembre de 2014(2), adoptó tres objetivos vinculantes que incluyen un objetivo de eficiencia energética del 40 %, un objetivo de energías renovables de como mínimo un 30 % y un objetivos de reducción de los gases de efecto invernadero de como mínimo un 40 %; lamenta, en este contexto, la falta de ambición de eficiencia energética que demostró el Consejo Europeo en su cumbre de octubre de 2014, al establecer un objetivo no vinculante de solo el 27 % sin objetivos individuales para los Estados miembros;

33.    Considera que la legislación relativa a la eficiencia energética y al régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE) son instrumentos que se respaldan mutuamente, y pide la rápida implementación de una reserva de estabilidad del mercado que sea capaz de garantizar una señal del precio del carbón que permita impulsar mejoras en la eficiencia energética en el sector del RCDE; pide a la Comisión que complemente el RCDE con una norma de prestaciones de emisiones que proporcione una señal de inversión clara para la supresión gradual de las formas más contaminantes de generación de energía, como las basadas en el carbón;

34.    Insta a la Comisión a utilizar el potencial de eficiencia energética proponiendo nueva legislación que incluya:

         –  un marco de incentivos financieros específicos y obligaciones legales para asegurar un porcentaje mínimo anual de renovación profunda y rentable de todos los edificios que reúnan las condiciones de al menos un 3 %;

         –  inversiones para moderar la demanda energética, especialmente en los edificios, que se clasificarán y evaluarán como inversiones en infraestructura a la par con las inversiones en el suministro energético, pudiendo optar a las mismas condiciones de financiación;

         –  incentivos y obligaciones para que las grandes empresas pongan en práctica las recomendaciones más económicas de sus auditorías energéticas obligatorias con arreglo a la Directiva relativa a la eficiencia energética;

35.    Pide a la Comisión que presente propuestas de gobernanza sólida de la eficiencia energética para 2030 con el fin de proporcionar orientaciones firmes y normas justas para la justificación de las contribuciones nacionales a fin de asegurar la consecución del objetivo de la UE, mejorar la ejecutabilidad de los planes y posibilitar una presentación de informes racionalizada sobre las políticas pertinentes de la Unión de la Energía;

36.    Toma nota de la importancia de integrar la planificación de la demanda y el abastecimiento de energía a nivel del mercado interior de la energía de la UE, dando prioridad a la reducción de la demanda y soluciones descentralizadas, con el fin de lograr un nivel óptimo de seguridad de abastecimiento y evitar inversiones innecesarias o desproporcionadas en infraestructura y costes de transición a la competencia;

37.    Considera que la inversión para moderar la demanda de energía, en particular en edificios y en la industria, constituye una importante contribución a la seguridad energética que estimula al mismo tiempo el crecimiento económico y la creación de empleo, y que ha de tenerse en cuenta a la hora de desarrollar instrumentos económicos integrados, elaborar normativas de construcción y determinar las asignaciones financieras; destaca que debe incrementarse el apoyo financiero que presta la UE para ayudar a los Estados miembros a lograr estos objetivos y metas de eficiencia energética;

Aumentar la producción autóctona de energía

38.    Hace hincapié en que la UE debe desarrollar un plan de acción y, además, promover una estrategia a largo plazo para aumentar la seguridad del suministro, que prevea el desarrollo de fuentes de energía autóctonas sostenibles —en particular renovables— en la UE, en consonancia con la legislación en materia de salud, seguridad y medio ambiente; hace hincapié en que el aumento de la producción autóctona de energía no debe incrementar ni prolongar la dependencia europea de los combustibles fósiles;

39.    Subraya la creciente importancia del papel de la energía procedente de fuentes renovables para asegurar el suministro energético en la UE a largo plazo; llama la atención sobre el hecho de que los costes de producción de las energías renovables han disminuido considerablemente durante los últimos años;

40.    Insiste en que es esencial aumentar la participación de la industria y la tecnología europeas en toda la cadena de producción de energía, que comprende no solo las materias primas, sino también la generación, el refinamiento, el transporte, el almacenamiento y la distribución, dado que estos son elementos fundamentales para reducir la dependencia de la UE de las importaciones de energía; recuerda que la UE depende casi totalmente del suministro de uranio de terceros países;

41.    Considera que cualquier fuente de energía hipocarbónica que pueda contribuir a la seguridad energética de la Unión debe tenerse en cuenta y desarrollarse cumpliendo plenamente los objetivos a largo plazo de descarbonización de la UE y los objetivos para 2030, con miras a alcanzar el objetivo climático europeo de limitar el ascenso de la temperatura media global a dos grados, así como a cumplir con la legislación de la UE en materia de medio ambiente y de competencia; pide a la Comisión que evalúe la aplicación de la Directiva 2009/28/CE, y en particular de su artículo 13, apartado 4, que dispone que los Estados miembros deben exigir el uso de niveles mínimos de energía procedente de fuentes renovables en los edificios nuevos y en los ya existentes que sean objeto de una renovación importante; considera que las subvenciones para fuentes convencionales y la no internalización de externalidades distorsionan el mercado, por lo que pide a la Comisión que garantice condiciones de competencia equitativas e introduzca normas de rendimiento en materia de emisiones de CO2 y normas de rendimiento energético para las centrales nucleares y de carbón nuevas y existentes, con el fin de ofrecer una señal de inversión clara para inversiones sostenibles así como para la eliminación gradual de los tipos de generación de electricidad más contaminantes y peligrosos;

42.    Considera que la Comisión debe elaborar instrumentos apropiados para homogeneizar un cálculo sencillo del coste de las diferentes fuentes de energía durante la vida útil de cada tecnología;

43.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que reestructuren los mecanismos de subvención para facilitar la integración del mercado energético y eliminar gradualmente todas las subvenciones con efectos nocivos para el medio ambiente, en particular a los combustibles fósiles, y que hagan pleno uso de los fondos para la financiación de fuentes sostenibles de energía renovable que todavía no pueden competir, en términos de costes, con las fuentes de energía convencionales, sobre la base, entre otras cosas, de objetivos vinculantes en materia de energía renovable acordados a escala de la UE;

44.    Destaca que debe garantizarse un nivel elevado de protección ambiental en las consideraciones sobre seguridad energética; recuerda, a este respecto, los riesgos y repercusiones para el medio ambiente, el clima y la salud relacionados con la extracción de combustibles fósiles no convencionales;

45.    Considera que la energía nuclear, que es baja en emisiones de carbono, sigue contribuyendo de forma significativa a la producción eléctrica interior de la UE; señala que la opción de utilizar o no la energía nuclear sigue siendo competencia de los Estados miembros; señala, no obstante, que, en lo relativo a la seguridad, la UE debe fijar las normas más exigentes, y mejorarlas continuamente, con el fin de mitigar los riesgos vinculados a la energía nuclear y evitar accidentes;

46.    Reconoce que, mientras sigan funcionando las centrales e instalaciones de energía nuclear, seguirá habiendo un riesgo residual, aunque remoto, de accidente grave;

47.    Considera que las instalaciones nucleares y los almacenes de residuos radioactivos existentes pueden convertirse en objetivo de atentados terroristas que provoquen daños a gran escala; insta a los Estados miembros a garantizar el máximo nivel de seguridad y protección de este tipo de instalaciones;

48.    Pide a aquellos Estados miembros que están eliminando gradualmente la energía nuclear que garanticen que se sustituye con una producción energética que pueda ofrecer el mismo suministro y contribuir también a la estabilización del sistema común de producción y distribución;

49.    Recuerda que la eficiencia energética, la energía renovable y la infraestructura inteligente son las opciones útiles en todo caso, porque representan la forma más rápida y barata de garantizar la seguridad energética, manteniendo al mismo tiempo la asequibilidad de los precios, ayudando a alcanzar nuestros objetivos climáticos y creando millones de puestos de trabajo en la UE;

50.    Recuerda que, en su Hoja de Ruta de la Energía para 2050, la Comisión ha señalado que unos porcentajes elevados de energía renovable son una condición indispensable para un sistema energético más sostenible y seguro;

51.    Considera que el desarrollo de fuentes de energía renovables es fundamental para la estrategia en materia de seguridad energética, teniendo en cuenta los costes de la energía; subraya la importancia que reviste el desarrollo de infraestructuras transfronterizas y el refuerzo de la investigación y la innovación a la hora de desarrollar redes de energía más inteligentes y nuevas soluciones de almacenamiento de energía, así como tecnologías de generación flexibles para la integración de las fuentes de energía renovable;

52.    Pide a la Comisión que presente un análisis de cómo las fuentes de energía renovable estables como la energía hidroeléctrica —especialmente las instalaciones de almacenamiento de bombeo—, la biomasa sostenible o la energía geotérmica, pueden complementar a las fuentes de energía renovable variables para aumentar la estabilidad del sector eléctrico;

53.    Hace hincapié en la importancia de ofrecer incentivos para el desarrollo de fuentes de energía autóctonas, como la energía hidroeléctrica, como fuente de energía renovable; reitera la importancia de garantizar la eficacia y la coherencia de las directivas de la UE, como la Directiva sobre las fuentes de energía renovables y la Directiva marco sobre el agua, para una mejor integración en el medio ambiente de las centrales hidroeléctricas de tamaño reducido;

54.    Pide a los Estados miembros y a la Comisión que garanticen la transparencia, la coherencia, la estabilidad y la continuidad de los marcos reguladores de la energía renovable y que eviten cambios retroactivos en las condiciones económicas de las inversiones, a fin de reforzar la confianza de los inversores y de contribuir a una implantación rentable de las energías renovables en todas las regiones de la UE; destaca la necesidad de una mejor coordinación de los regímenes de apoyo a las energías renovables, en línea con las orientaciones de la Comisión sobre el diseño de estos regímenes, a fin de evitar eventuales distorsiones en el mercado y garantizar un apoyo efectivo a las renovables;

55.    Subraya que la estrategia a largo plazo para desarrollar las fuentes de energía autóctonas debe financiarse adecuadamente a escala de la UE;

56.    Considera que las fuentes de energía renovable han de desempeñar un papel importante en el suministro autóctono de energía en la UE; reconoce, no obstante, que no todos los Estados miembros disponen de las mismas capacidades geográficas para producir cantidades significativas de energía renovable de forma rentable;

57.    Reconoce las ventajas de aumentar el uso de energías renovables en el mercado de la calefacción, especialmente en los edificios; hace hincapié en el aumento de la flexibilidad de la infraestructura y el almacenamiento térmicos a la hora de facilitar la integración de fuentes intermitentes de energía renovable mediante el almacenamiento de energía en forma de calor; reitera que puede incrementarse la seguridad energética mediante el desarrollo de redes urbanas de calefacción/refrigeración, que resultan óptimas para integrar la calefacción sostenible en las ciudades a gran escala puesto que pueden ofrecer simultáneamente calor procedente de diversas fuentes y no dependen exclusivamente de una única fuente;

58.    Hace hincapié en la necesidad de un aumento significativo de la capacidad interior de producción de energía de la UE a corto y medio plazo; recuerda a la Comisión y a los Estados miembros que, en este sentido, en muchos casos la forma más rápida de aumentar la capacidad de suministro eléctrico en tiempos de necesidad es implantar o reequipar las fuentes de energía renovables, como la energía eólica y solar, debido a que el tiempo necesario para su despliegue es relativamente corto; insta a la Comisión a que analice en mayor profundidad las barreras financieras y jurídicas al desarrollo de estas fuentes de energía y a que formule recomendaciones políticas formales destinadas a los Estados miembros sobre las medidas que afectan a este despliegue energético;

59.    Insta a la Comisión a que desglose claramente por país el grado de desarrollo resultante de las energías renovables, para así fomentar la seguridad de los inversores;

60.    Hace hincapié en que una electrificación significativa de los sectores europeos de la calefacción y el transporte sigue siendo crucial para reducir notablemente la importación de combustible en estos sectores;

61.    Considera que la captura y el almacenamiento de carbono (CAC) pueden desempeñar una función importante de reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes de combustibles fósiles autóctonos, al hacer posible una combinación energética más diversa y segura; pide a la Comisión que mejore las condiciones para el despliegue de la CAC; considera que deben realizarse esfuerzos considerables de investigación e innovación para seguir desarrollando y mejorando la CAC, y pide que se facilite financiación para el desarrollo continuado de este tipo de tecnologías;

62.    Hace hincapié en el valor añadido de integrar las TIC en el sistema energético, y pide a la Comisión que introduzca normas comunes para las redes inteligentes tanto en materia de sistemas de transmisión, ya que estas garantizan un suministro estable y un flujo de energía sin trabas a través de las fronteras y contribuyen a la seguridad energética, como en materia de sistemas de distribución, a fin de garantizar la seguridad del suministro para las comunidades locales, las ciudades y las regiones; destaca, en este sentido, el papel que puede desempeñar el desarrollo de redes energéticas más inteligentes y nuevas instalaciones de almacenamiento de energía a la hora de aumentar la cuota de fuentes de energía renovables;

63.    Considera que, habida cuenta de las enormes necesidades de inversión en redes de distribución envejecidas e inadecuadas y de que la mayoría de las fuentes de energía están conectadas a nivel de la red de distribución, la Comisión y los Estados miembros deben estudiar iniciativas específicas para fomentar las inversiones en gestores de red de distribución, incluidos instrumentos financieros;

64.    Destaca que las TIC pueden y deben desempeñar un importante papel en la promoción de un consumo responsable de energía en los hogares, el transporte, la generación de energía y la industria manufacturera; considera que los contadores inteligentes, la iluminación eficiente, la computación en nube y los sistemas informáticos distribuidos pueden transformar las pautas de consumo de energía; destaca que, además de garantizar la eficiencia energética en la fuente, es decir, en la producción primaria de energía, debe considerarse prioritario evitar la pérdida de energía (eléctrica) durante su transporte por las redes;

65.    Señala que un sistema energético más descentralizado y flexible, en el que las fuentes de energía y calor estén más cercanas al punto de consumo, puede facilitar la generación de energía a pequeña escala y, de esta manera, permitir a los consumidores participar en mayor medida en el mercado energético y controlar su propio consumo de energía, disminuye la pérdida de energía durante la transmisión y la distribución, mejora la resiliencia de la infraestructura energética y, al mismo tiempo, ofrece oportunidades de negocio locales a las pequeñas y medianas empresas; pide, por consiguiente, a la Comisión y a los Estados miembros que faciliten un mayor desarrollo y expansión de las fuentes de energía renovables locales y regionales, así como de las redes de distribución locales y regionales y las redes urbanas de calefacción, mediante políticas que aborden las barreras existentes y contribuyan a que se produzca una transformación en el mercado; pide a la Comisión que proponga directrices sobre autoconsumo de energía para fomentar su uso y proteger los derechos de los consumidores;

66.    Señala que la agricultura y la silvicultura sostenibles son herramientas importantes para contribuir a la producción de energía de la biomasa y lograr la eficiencia energética;

67.    Señala que el 95 % de la biomasa leñosa consumida en Europa para calor y electricidad se produce a nivel local;

68.    Pide a la Comisión que presente propuestas para revisar el Reglamento (UE) nº 994/2010 sobre medidas para garantizar la seguridad del suministro de gas de forma que los Estados miembros deban establecer una estrategia para fomentar la sustitución del gas por fuentes de energía renovables como la energía geotérmica, la biomasa y la energía solar térmica, también en la calefacción urbana;

69.    Señala que se dispone de tecnologías de calor renovables (biomasa, energía geotérmica y solar térmica) preparadas para sustituir a los combustibles fósiles importados al tiempo que crean empleo y fomentan la inversión;

70.    Pide a la Comisión que garantice la aplicación plena de la Directiva sobre fuentes de energía renovables (2009/28/CE) y que establezca un sistema de gobernanza sólido que incluya al Parlamento Europeo y una reglamentación efectiva que permita alcanzar el objetivo de energía renovable para 2030;

71.    Hace hincapié en que la UE dispone de una oportunidad única para realizar una transición energética, ya que las centrales eléctricas tradicionales se están quedando obsoletas y la modernización de todo el sistema energético envejecido y contaminante requeriría una inversión enorme durante los próximos años, por lo que pide a la Comisión que incorpore nuevas tecnologías y fomente las inversiones que emplean fuentes sostenibles, aplique las mejores tecnologías existentes y progrese hacia un sistema energético descentralizado e inteligente que responda a las necesidades de los ciudadanos de la UE;

Desarrollar las tecnologías energéticas

72.    Subraya que la utilización eficaz de los resultados de la investigación y de las innovaciones tecnológicas favorece el liderazgo de la industria europea, refuerza la ventaja comparativa y la viabilidad comercial de las empresas y la industria europeas y crea empleo, contribuyendo simultáneamente al logro de los principales objetivos de la UE en materia de política ambiental y energética, como la reducción de la demanda energética, la seguridad de suministro, la competitividad y el desarrollo sostenible de la producción, la distribución, el transporte y el consumo de energía, la lucha contra la pobreza energética, y los objetivos de la UE en materia de emisiones de efecto invernadero, fuentes de energía renovable y eficiencia energética;

73.    Hace hincapié en que las tecnologías europeas en el sector de la energía revisten suma importancia para la seguridad energética, puesto que contribuyen a mantener instalaciones industriales, conocimientos especializados y competencias estratégicos; recuerda que, mientras la UE procura desarrollar fuentes internas y llevar a cabo una transición hacia un economía con bajas emisiones de carbono, deben adoptarse medidas concretas para desarrollar el liderazgo tecnológico europeo en tecnologías de bajas emisiones de carbono en sectores clave donde la UE tiene o puede desarrollar una ventaja mundial;

74.    Reitera que las empresas energéticas, desde las pymes a los grandes grupos, tienen una importancia estratégica, por lo que deben recibir apoyo para su desarrollo;

75.    Hace hincapié en la necesidad de dar prioridad a los programas de educación y formación y de intercambiar mejores prácticas entre Estados miembros en materia de tecnologías energéticas innovadoras con potencial para garantizar nuestro futuro suministro de energía;

76.    Pide a los Estados miembros y a la Comisión que busquen una mejor interacción y coordinación de los programas de investigación nacionales y europeos, en particular en los ámbitos de la energía, el transporte, las TIC y la construcción, con el fin de asegurar que se da prioridad a los retos comunes tales como un aumento de la eficiencia energética —sin centrarse únicamente en el sector de la calefacción, sino también en el de la refrigeración—, la promoción de energías renovables a pequeña escala, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero así como el aumento de la seguridad energética, y el desarrollo de nuevas fuentes de energía sostenible, a fin de maximizar la penetración en el mercado de las nuevas tecnologías;

77.    Reconoce que, sin una inversión intensiva en los proyectos europeos de investigación científica pioneros a nivel mundial, no será posible desarrollar las tecnologías hipocarbónicas existentes y nuevas para ayudar a gestionar la crisis climática a la que se enfrenta el planeta;

78.    Pide a la Comisión que ofrezca apoyo adicional a proyectos de investigación de fusión nuclear como ITER, que ofrecerá a Europa una fuente de suministro energético ilimitada sin emisiones de carbono y sin residuos nocivos;

79.    Hace hincapié en que el compromiso de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero y de transformar Europa en una economía competitiva hipocarbónica y eficiente en el uso de los recursos, si se pone en práctica de forma adecuada, ofrece a la UE grandes posibilidades de aumentar su competitividad mundial, competitividad que, al mismo tiempo, la UE debe cuidarse de no socavar; subraya, por tanto, el nivel y las modalidades óptimas de los objetivos futuros deben determinarse sobre la base de una evaluación de impacto en profundidad; considera, por lo tanto, que es necesario adoptar un enfoque complejo, equilibrado y coherente con respecto al cambio climático y la competitividad, la sostenibilidad y la seguridad, basado en una cartera energética equilibrada que dependa en gran medida de fuentes autóctonas y recurra al uso de tecnologías de descarbonización para lograr los objetivos climáticos, permitiendo así ofrecer una energía asequible a los consumidores y la producción industrial;

80.    Pide a la Comisión que estudie la forma de crear condiciones de competencia equitativas para los productores europeos y no europeos, especialmente al estudiar la viabilidad de un mecanismo de ajuste fronterizo del carbono o de normas de emisión;

81.    Pide la redistribución de las subvenciones con el fin de centrarse en toda la cadena de innovación para aprovechar plenamente el potencial de las tecnologías existentes y en desarrollo con el fin de reforzar la producción interior de energía;

82.    Destaca que la mejor forma de financiar nuevas infraestructuras energéticas e interconexiones mejoradas es a través de inversiones comerciales, facilitadas por precios de mercado, en el marco de un mercado interior de la energía operativo;

83.    Reconoce que existen normas relativas a ayudas estatales para ofrecer seguridad jurídica en lo que se refiere a la intervención estatal cuando se produce un fallo concreto de mercado; pide a la Comisión y a los Estados miembros que, con vistas a un aumento de la seguridad energética y a la transición a una economía hipocarbónica y eficiente en el uso de los recursos, hagan pleno uso de las posibilidades que permiten financiar proyectos de energía con ayudas estatales, así como de los instrumentos financieros disponibles a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo de Cohesión, el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas, el Mecanismo «Conectar Europa», el programa Horizonte 2020, el Instrumento Europeo de Política de Vecindad y los mecanismos de inversión del Banco Europeo de Inversiones y del Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo y de los intermediarios públicos y privados, e insta, al mismo tiempo, a la Comisión a que lleve a cabo con regularidad una evaluación de la eficiencia de costes de los instrumentos financieros de la UE; pide a la Comisión y al Banco Europeo de Inversiones que definan urgentemente nuevos instrumentos y productos financieros adaptados a las especificidades de las inversiones a largo plazo en tecnologías energéticas hipocarbónicas; celebra que la energía sea una de las prioridades del Plan de Inversiones; considera que la Comisión debe aclarar el uso que prevé hacer de los 315 000 millones EUR del Plan de Inversiones en combinación con los demás fondos existentes;

84.    Considera que, aunque ya es posible, con las tecnologías actuales, reducir la dependencia energética, para diversificar y consolidar las alternativas de suministro mediante una explotación plena de las fuentes de energía autóctonas y para optimizar la infraestructura de redes de energía y aumentar la eficiencia energética a medio y largo plazo, es necesario mejorar las tecnologías existentes de CAC y de captura y utilización del carbono (CUC) y las centrales energéticas sumamente eficientes y flexibles, y desarrollar nuevas tecnologías energéticas teniendo en cuenta el enfoque de neutralidad tecnológica que permite a los Estados miembros aprovechar plenamente sus fuentes de energía autóctonas, utilizando fondos del Programa Marco de Investigación e Innovación Horizonte 2020; cree, por tanto, que la financiación prevista en el Reglamento sobre Horizonte 2020 debe garantizarse y protegerse frente a eventuales recortes futuros;

85.    Pide a la Comisión y a los Estados miembros que aumenten la seguridad informática y refuercen la protección de las infraestructuras energéticas críticas que prestan servicios cruciales a los consumidores, en particular en lo que respecta al desarrollo de la producción industrial y al papel cada vez mayor de las TIC en el sector energético; hace hincapié, en este sentido, en la importancia de la adopción y la aplicación oportuna de la Directiva sobre seguridad de las redes y de la información para mantener niveles elevados de seguridad de las redes y de la información de infraestructuras críticas;

86.    Recuerda que las cada vez más complejas redes de energía en Europa estarán cada vez más expuestas a amenazas y vulnerabilidades de seguridad relacionadas con su infraestructura de TI; destaca que la sofisticación y la disponibilidad de las armas cibernéticas que pueden utilizarse contra esta infraestructura van en aumento; recuerda, en este sentido, la necesidad de una respuesta de ciberseguridad europea bien coordinada y dotada de recursos suficientes, que forme parte integrante de la estrategia de seguridad energética y comprenda asignaciones adecuadas de recursos y capacidad al Centro Europeo de Ciberdelincuencia (EC3) y a agencias como la ENISA;

Hacia un mercado interior de la energía plenamente integrado

87.    Pide el desarrollo de mercados regionales de electricidad y gas bien integrados y competitivos que garanticen la adecuación y la flexibilidad del sistema energético y cubran todos los lugares de la Unión; pide que la Comisión actúe de forma decidida y transparente en todos los casos de proteccionismo, comportamiento contrario a la competencia y obstáculos que dificulten la entrada y salida del mercado; hace hincapié en la importancia de garantizar marcos reguladores nacionales estables, hacer frente a las barreras administrativas y optimizar los procedimientos administrativos nacionales, también con el fin de garantizar condiciones de competencia equitativas para los proyectos ciudadanos; pide específicamente a la Comisión que garantice un marco de mercado objetivo que permita que compitan en términos de igualdad todas las tecnologías, incluidas las que tienen características inframarginales, como las energías renovables, y que maximice la participación de aquellas tecnologías que contribuyan en mayor medida a los objetivos de seguridad del suministro, eficiencia y sostenibilidad ambiental;

88.    Destaca los efectos positivos que la integración del mercado ha tenido en los precios al por mayor, y en último término en los precios minoristas, en el sector de la electricidad, permitiendo que los ciudadanos dispongan de energía más asequible, y recuerda que los potenciales beneficios económicos netos que pueden obtenerse de la plena realización del mercado interior de la energía oscilan entre unos 16 000 y 40 000 millones EUR al año;

89.    Reconoce que las barreras económicas, reglamentarias y administrativas impiden actualmente a los consumidores participar activamente en el sistema energético; reconoce que cada vez hay más consumidores que participan en la producción de su propia energía y que se interesan por elegir a su proveedor de energía, modificando su comportamiento y uniéndose a iniciativas comunes como proyectos comunitarios de energía renovable y de eficiencia energética; pide, por consiguiente, a la Comisión que permita a los consumidores convertirse en productores-consumidores, es decir, ser agentes más activos del sistema energético europeo en lugar de consumidores pasivos;

90.    Pide a la Comisión que apoye la adaptación de las normas del mercado para permitir la integración de fuentes de energía renovables distribuidas y variables, especialmente mediante un acceso al mercado sencillo para las centrales de compra;

91.    Opina que la plena aplicación del tercer paquete energético —incluida la integración del mercado transfronterizo centrada en los mercados intradiarios y de ajustes y el desarrollo de infraestructuras energéticas e interconexiones transfronterizas— es uno de los factores más importantes para la consecución de un mercado del gas y la electricidad transparente, respetuoso con el consumidor, en buen funcionamiento y totalmente integrado; pide a la Comisión que supervise y garantice la aplicación del tercer paquete energético;

92.    Hace hincapié en que la política de competencia de la Unión Europea forma parte del mercado interior y que debe aplicarse a todas las fuentes de energía, a todos los medios de distribución y a todos los proveedores de la misma forma que en otros mercados;

93.    Acoge con satisfacción el informe de la Comisión, de 10 de octubre de 2014, sobre las subvenciones y los costes de la energía de la UE y pide a la Comisión que lo actualice anualmente con el objetivo de identificar mejor los sectores y las áreas que requieren fondos adicionales y los sectores vulnerables a las distorsiones del mercado como consecuencia de las subvenciones;

94.    Subraya que la regulación de los precios de la energía es perjudicial para la competitividad y la inversión, y que su supresión es la condición indispensable para lograr un correcto funcionamiento del mercado energético;

95.    Recuerda que, según la última edición del Cuadro de Indicadores de los Mercados de Consumo, el mercado de la electricidad se encuentra entre los cuatro mercados de servicios que peor funcionan; Hace hincapié en la importancia de tomar medidas para mejorar la información que se facilita a los consumidores sobre la estructura de los precios de la energía, así como sobre las medidas de eficiencia energética que les permitirían participar activamente en la gestión de su consumo de energía, incluida la posibilidad de cambiar fácilmente de proveedor;

96.    Hace hincapié en que unas zonas de ofertas de mayor tamaño hacen progresar la aplicación del mercado interior de la energía y aumentan la eficiencia, la competencia y la liquidez del mercado; señala que, habida cuenta de la cuota creciente de energías renovables, dichas zonas propician las características necesarias para un mercado de la electricidad líquido y en buen funcionamiento; señala que el incremento de la liquidez conlleva gastos de transacción más reducidos, señales de precios resilientes para decisiones de inversión, una mejor cobertura para operadores de centrales y más competencia, lo que a su vez genera precios de la energía más bajos;

97.    Hace hincapié en la necesidad de un sistema de transmisión interconectado y estable en toda la UE en el que se evite cualquier efecto negativo, como los flujos de energía no previstos;

98.    Pide a la Comisión que apoye activamente a los Estados miembros para lograr los objetivos de interconectividad de redes y sistemas y que garantice la disponibilidad de financiación apropiada de la UE para este fin;

99.    Reconoce que un sistema energético más integrado podría reforzar la solidaridad transfronteriza en tiempos de perturbaciones en el suministro de energía externo y permitiría una mayor integración de los crecientes volúmenes de energía renovable; considera necesario que la Comisión y los Estados miembros tomen medidas inmediatas que garanticen que la generación, la transmisión y la distribución de energía, así como la gestión de la demanda energética y el almacenamiento energético, puedan operar como elementos funcionales del mercado interior de la UE a través de las fronteras nacionales sin restricciones indebidas; en este contexto, debe garantizarse un empleo óptimo de la infraestructura existente;

100.  Señala asimismo que atraer inversión privada para el desarrollo de proyectos de interés común maximizando el empleo de instrumentos financieros tendrá un efecto palanca importante para la financiación pública y también restablecerá la inversión en infraestructura en la UE;

101.  Señala que el nivel de desarrollo de la infraestructura del gas dentro de la UE es desigual; hace hincapié en que los Estados miembros del Báltico y la Europa centro-oriental, sudoriental y occidental requieren inversiones para garantizar una integración plena de la infraestructura y para reducir su vulnerabilidad ante perturbaciones debidas a proveedores de energía únicos o dominantes;

102.  Acoge con satisfacción la propuesta del Consejo Europeo de que debe garantizarse la interconectividad del sistema eléctrico mediante la integración de todos los Estados miembros en las redes continentales europeas, así como su propuesta de establecer un nivel mínimo de interconexión para la electricidad entre los Estados miembros del 10 % en 2020 y del 15 % en 2030, y pide que se establezcan asimismo objetivos de interconexión para el gas; pide a la Comisión que proponga un plan de acción concreto para lograr estos objetivos;

103.  Hace hincapié en que la ACER desempeña un papel fundamental en la consecución del mercado único de la energía de la UE para la electricidad y el gas natural; lamenta que la ampliación de sus cometidos y responsabilidades no haya ido acompañada de un aumento en los recursos, necesario para que la Agencia pueda desempeñar de manera efectiva su mandato estatutario de controlar los mercados mayoristas de la energía, en virtud del Reglamento RITME;

104.  Hace hincapié en que la ampliación y mejora de las interconexiones en los países del sur de Europa podría contribuir a la implantación de una mayor cuota de energías renovables y a la seguridad energética en la región, y también podría catalizar la integración de los mercados energéticos en la región con el resto de la UE y mejorar la seguridad del suministro energético;

105.  Destaca que el Consejo Europeo ha subrayado la necesidad de alcanzar un grado de interconexión más elevado entre las redes de energía de la península ibérica y el resto de la Unión Europea;

106.  Subraya la necesidad de realizar pruebas de resistencia en el sector de la electricidad y del gas, que deberán llevarse a cabo hasta que se haya eliminado totalmente la dependencia del control de los sistemas de transmisión de todos los Estados miembros de los operadores de terceros países y se haya introducido el funcionamiento síncrono de las redes europeas continentales, a más tardar en 2025;

107.  Hace hincapié en que acelerar la ejecución de los proyectos estratégicos de infraestructura es sumamente necesario para que la Unión pueda alcanzar sus objetivos políticos en materia de clima y energía, en especial la eliminación de las «islas energéticas», y por lo tanto anima a la Comisión a participar más activamente en este proceso; destaca que la inversión en infraestructura comprende tanto medidas de demanda como de suministro de energía; cree firmemente que la financiación de la UE resulta esencial para la puesta en práctica de estos proyectos europeos clave de infraestructura energética destinados a garantizar el suministro y los recursos;

108.  Hace hincapié en que, en el contexto de la aprobación de grandes proyectos de infraestructura, hay que estudiar en todo momento si se pueden conseguir los mismos resultados en el ámbito de la seguridad energética mediante proyectos a menor escala, medidas de eficiencia energética o modificaciones inteligentes en las redes de transmisión y distribución, a fin de evitar un exceso de capacidad o proyectos estancados, e invertir los escasos recursos de la manera más eficaz posible;

109.  Hace hincapié en que la ejecución de dichos proyectos de infraestructura estratégicos contribuirá a la seguridad energética en sus aspectos a medio y largo plazo y permitirá cumplir totalmente los compromisos de descarbonización a largo plazo de la UE, su legislación ambiental y otras disposiciones legislativas pertinentes;

110.  Insta a la Comisión a evaluar la necesidad y el posible papel de una estrategia europea para capacidades de reserva para garantizar la resiliencia interna frente a perturbaciones del suministro externo;

111.  Reconoce que el mercado de la electricidad de la UE puede requerir en determinadas circunstancias mecanismos de remuneración de la capacidad; hace hincapié en la necesidad de un enfoque coordinado a escala europea para evitar ineficiencias o un exceso de capacidad en el mercado europeo; destaca que deben estudiarse de antemano soluciones alternativas, como una mejor interconectividad y una mayor flexibilidad de los recursos;

112.  Pide que se ejecute sin demora y respetando estrictamente los plazos la lista de proyectos de interés común, aprobada en 2013 y actualizada periódicamente; hace hincapié en que la puesta en marcha de los proyectos de interés común debe ser el eje principal del cumplimiento de los objetivos de interconectividad de la UE; hace hincapié en la necesidad de ejecutar rápidamente los proyectos y las iniciativas clave incluidos en la Estrategia Europea de Seguridad Energética;

113.  Hace hincapié en el papel del Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas y del Mecanismo «Conectar Europa» a la hora de apoyar la ejecución de los proyectos de interés común y, por consiguiente, en la necesidad de destinar más recursos al presupuesto de dicho Mecanismo para financiar proyectos de infraestructura energética en las próximas perspectivas financieras; en este contexto, destaca la especial importancia de destinar fondos de la UE a proyectos de infraestructura energética de seguridad de suministro comercialmente no viables antes y después de 2020;

114.  Hace hincapié en la necesidad de reforzar la cooperación regional en toda la UE y en la Comunidad de la Energía, en particular en el ámbito del almacenamiento de gas natural y de los sistemas inteligentes de almacenamiento de la electricidad, dado que las cuestiones relativas a la seguridad energética pueden resolverse más eficazmente y la energía puede producirse, almacenarse y consumirse de forma más racional a escala regional y local; señala que el Plan de Interconexión del Mercado Báltico de la Energía, que tiene por objeto integrar a los países de la región del mar Báltico en las redes de infraestructura energética de la UE, constituye un excelente ejemplo de la cooperación regional;

115.  Pide a la Comisión un estudio en el que se analicen nuevos modelos de mercado rentables para el mercado europeo de la electricidad, con miras a garantizar que los consumidores reciban electricidad a precios razonables y a evitar las fugas de carbono;

116.  Insiste en que la energía debe ser asequible para todos los ciudadanos de la UE; considera que evitando el consumo innecesario mediante mejoras de la eficiencia, el refuerzo de las interconexiones, una mayor integración del mercado e inversiones en energía sostenible, en particular en los edificios, todos los hogares tendrían un acceso en igualdad de condiciones a un mercado de la energía único, sostenible, competitivo y seguro y escaparían de la pobreza energética, que en 2012 afectó a uno de cada cuatro ciudadanos de la UE; invita a la Comisión a presentar una comunicación sobre la pobreza energética en Europa, que vaya acompañada de un plan de acción para combatirla y contenga una definición del fenómeno y sus indicadores;

117.  Hace hincapié en que la UE alberga una base industrial sólida de tecnologías energéticas hipocarbónicas, como las fuentes de energía renovables o la energía nuclear, que puede contribuir a una mayor seguridad energética para la UE y sus vecinos reduciendo la dependencia externa de un solo proveedor;

DIMENSIÓN EXTERIOR

Diversificar el suministro externo

118.  Subraya que la dependencia de un único proveedor de recursos energéticos, que se traduce en vulnerabilidad y en una falta de competencia, puede impedir el crecimiento económico y poner en peligro la seguridad a escala nacional y de la UE, y que, por consiguiente, deben ejecutarse de forma coherente todos los proyectos que tienen por objeto diversificar los proveedores de energía; hace hincapié en que deben acelerarse las medidas para la diversificación de proveedores, rutas y fuentes de energía de la UE, teniendo en cuenta la demanda energética futura y la necesidad de que dichas medidas vayan acompañadas de medidas de reducción de la demanda;

119.  Hace hincapié en la necesidad de resolver, mediante la diversificación, la dependencia exclusiva de un único suministrador de combustible nuclear fabricado que tienen veinte de los reactores nucleares en funcionamiento en cinco Estados miembros;

120.  Destaca que la reducción de la dependencia de un proveedor no debe provocar un aumento de la dependencia de otro, en particular en lo que respecta al gas licuado;

121.  Pide mayor coherencia entre las políticas comerciales y energéticas de la UE; considera que los acuerdos de libre comercio de la UE deberían conllevar un mayor acceso al mercado de recursos y productos energéticos, tanto con socios a largo plazo ya establecidos como con nuevos o potenciales países socios en zonas como Asia central, el norte de África y América;

122.  Hace hincapié en que los intercambios comerciales juegan un papel fundamental en la seguridad energética y en que las asociaciones energéticas sólidas, reforzadas por la inclusión de capítulos sobre energía en los acuerdos comerciales de la UE, constituyen herramientas indispensables; considera de vital importancia que estos capítulos mejoren la diversificación energética de la UE y reduzcan la dependencia de las importaciones de energía de un número demasiado escaso de proveedores, establezcan normas de calidad para productos energéticos y normas comunes para la producción de energía sostenible, e impulsen tanto la diversificación de las rutas de abastecimiento como la producción local de energía, especialmente procedente de fuentes de energía renovables, dado que la estrategia de seguridad energética debe promover el uso de fuentes autóctonas de energía, la eficiencia energética, la interconexión y las políticas de reducción del consumo; opina que las inversiones extranjeras directas en recursos estratégicos de la infraestructura energética en la Unión pueden tener también efectos negativos, por lo que deberían ser supervisadas por la Comisión; pide a la Comisión que preste a los Estados miembros el mejor apoyo técnico posible para garantizar una aplicación rápida y correcta de la legislación de la UE en el ámbito de la energía; señala que si los Estados miembros tienen una balanza comercial negativa, ello se debe principalmente al coste de la importación de combustibles fósiles;

123.  Señala que ya se han dado los primeros pasos en la colaboración en materia de eficiencia energética y etiquetado energético en el marco de acuerdos comerciales (por ejemplo, en los Estados Unidos, la etiqueta «Energy Star»); pide que en el futuro se sigan desarrollando tales esfuerzos;

124.  Pide a la Comisión que mantenga el objetivo de incluir un capítulo específico dedicado a la energía en la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI), puesto que ello contribuiría a la seguridad energética de la UE y a la apertura de mercados de la energía internacionales; en este sentido, pide a la Comisión que prosiga sus esfuerzos para lograr una política de libre comercio en lo relativo a los combustibles, incluidos el gas natural licuado (GNL) y el petróleo crudo;

125.  Considera que el comercio de GNL entre la UE y los Estados Unidos integraría plenamente el mercado europeo del gas en el mercado global y contribuiría significativamente a la consecución del mercado interior de la energía;

126.  Lamenta el hecho de que el debate sobre la modernización de los instrumentos de defensa comercial se haya estancado en el Consejo, pese a que el Parlamento ha expresado su firme apoyo a medidas más estrictas frente a las importaciones desleales procedentes de terceros países;

127.  Subraya que la diversificación de la energía en la UE debe otorgar prioridad a los proyectos que diversifiquen las rutas y las fuentes de energía y debe cumplir todos los requisitos del Derecho de la UE; hace hincapié en que la diversificación de las rutas debe dirigirse hacia proveedores fiables, y en que los acuerdos de suministro deben prever en todos los casos obligaciones y cláusulas de penalización claras, eficaces y fácilmente aplicables para garantizar que el abastecimiento energético no se vea afectado por las circunstancias, incluidas las circunstancias políticas; subraya la importancia y las posibilidades del GNL para la seguridad energética de la UE;

128.  Cree que la energía no debe utilizarse como medio de presión política en ningún contexto de cooperación internacional;

129.  Opina que no se puede seguir considerando a Rusia un socio fiable puesto que cuestiona explícitamente el Derecho de la UE, incluso en el seno de la Organización Mundial del Comercio, y utiliza el suministro de energía para fines políticos; señala que la diversificación del suministro fortalece la posición de negociación de los países frente a los proveedores de gas externos y, por consiguiente, recalca que la UE debe aprender de sus crisis pasadas con Rusia;

130.  Cree que debe prestarse más atención al desarrollo de las infraestructuras de abastecimiento de gas y de las nuevas terminales para GNL, así como a un empleo más eficiente de la infraestructura actual;

131.  Destaca las ventajas de la asociación entre Noruega y la UE en el ámbito de la energía; Hace hincapié en la importancia estratégica del Gasoducto Transadriático (TAP) y de la consecución del Corredor Meridional de Gas para la diversificación energética de Europa y para su seguridad energética, y lamenta el fracaso del proyecto Nabucco; hace hincapié en que las capacidades adicionales de GNL del Mediterráneo oriental y del mar Negro facilitarán el objetivo de la UE de diversificación del abastecimiento de gas para los Estados miembros y los países de la Comunidad de la Energía en Europa sudoriental; subraya asimismo la importancia de conectar los centros de negociación del gas de Europa central con Europa sudoriental a través de corredores norte-sur;

132.  Destaca que la opción del GNL para el abastecimiento de gas de los Estados miembros orientales permitirá la competencia únicamente de gas y puede sustituir las importaciones de volúmenes de gas natural con arreglo a contratos indexados al petróleo con contratos vinculados al precio al contado o al precio en los centros de negociación;

133.  Hace hincapié en que existen reservas de gas significativas en los países del norte de África y descubrimientos recientes en el Mediterráneo oriental que ofrecen a la región la oportunidad de presentarse como centro pujante para una red de gaseoductos que transporte el gas hacia Europa; pide un centro de negociación del gas del Mediterráneo con mayores capacidades de GNL; hace hincapié en que la UE debe sacar provecho de las oportunidades que ofrecen estas reservas de gas a fin de mejorar su seguridad energética;

134.  Subraya que los progresos de la UE deben tenerse en cuenta en el marco de las asociaciones energéticas con terceros países;

135.  Subraya que las empresas de terceros países que participan en toda la cadena de producción de energía de la UE y de la Comunidad de la Energía, que incluye las materias primas, la generación, el transporte y la distribución, así como el almacenamiento de gas, deben respetar todos los requisitos de la legislación de la UE, con el fin de evitar la distorsión del mercado y salvaguardar un mercado interior de la energía competitivo y transparente en el interés general de la seguridad energética; pide a la Comisión que garantice que estas empresas también actúan en consonancia con los objetivos de la UE en materia de política climática y energética;

136.  Destaca que, a pesar de la evolución reciente del precio del barril de crudo Brent, la desindexación de los precios del gas de los del petróleo sigue siendo pertinente por el desequilibrio creciente entre estas dos fuentes de energía;

137.  Pide que se promuevan los sectores industriales europeos dedicados a la producción y la distribución de energía en todos los mercados y, en primer lugar, en el mercado europeo;

138.  Pide a la Comisión, a los Estados miembros y a las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía que intensifiquen sus esfuerzos encaminados a la ejecución de proyectos estratégicos de infraestructura de reducción de la demanda y abastecimiento de energía, asegurándose de informar al Parlamento; considera que la infraestructura existente debe contribuir a la integración regional;

139.  Hace hincapié en que los proyectos de infraestructuras relacionados con la seguridad energética deben respetar plenamente la voluntad y la participación democráticas de las comunidades locales afectadas por la planificación y la construcción;

Coordinarse y hablar con una sola voz

140.  Afirma el principio fundamental de la solidaridad entre todos los Estados miembros; subraya que la seguridad del suministro energético es un asunto que debe ser tratado colectivamente y que afecta a todos los Estados miembros, aunque varíe su grado de vulnerabilidad ante las perturbaciones del suministro; insiste en que ningún Estado miembro deberá, por acción u omisión, poner en peligro la seguridad de otro Estado miembro o de la UE en su conjunto; considera que, como mínimo, se requiere una mejor comunicación, consulta y cooperación entre los Estados miembros;

141.  Reitera que la cooperación energética debe basarse en los valores centrales de la UE, incluido el respeto de los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho, y ha de promover el desarrollo económico y social en los países socios, así como la erradicación de la pobreza energética; pide a todos los agentes de la política exterior de la UE que aboguen por el desarrollo de la energía renovable y la eficiencia energética en todos sus contactos con países terceros y apoyen los esfuerzos mundiales de lucha contra el cambio climático; pide a la Vicepresidenta / Alta Representante y a la Comisión que garanticen el estricto control de la infraestructura nuclear dentro de la UE por entidades externas a la UE, y que vigilen atentamente las normas de seguridad nuclear en los países vecinos de la UE, así como la gestión de los residuos nucleares generados en Europa como posible reto de la política exterior;

142.  Destaca la necesidad de reforzar activamente la cooperación con los socios de la UE y reconoce la importante función de la cooperación internacional en materia de energía, y especialmente de seguridad energética; en este sentido, hace hincapié en que todos los acuerdos intergubernamentales deben basarse en el principio del respeto mutuo en las relaciones con los terceros países interesados;

143.  Hace hincapié en que la seguridad energética va estrechamente ligada a cuestiones geopolíticas y de política de seguridad, y que todas las medidas de seguridad energética deben tomarse en este contexto amplio y ayudar a reducir la dependencia de la UE de fuentes energéticas externas;

144.  Pide una evaluación detallada del alcance, el valor y los pormenores del establecimiento de reservas estratégicas de gas comunes y de una ampliación considerable de la capacidad de flujo en sentido inverso con el fin de gestionar las perturbaciones del suministro y garantizar que, en caso de crisis, se pueda enviar gas de manera efectiva al lugar en que se necesite, haciendo especial hincapié en la solidaridad entre Estados miembros; al realizar estas propuestas deben tenerse en cuenta los resultados de las pruebas de resistencia energética actuales;

145.  Pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que garantice la consistencia y la coherencia generales de la política exterior y la política común de seguridad y defensa con la política energética; en este contexto, considera que es necesaria una estrecha coordinación mediante el Servicio Europeo de Acción Exterior, los Estados miembros, la Comisión y el Parlamento;

146.  Destaca que la Comunidad de la Energía debe constituir un instrumento eficaz para lograr una mayor seguridad energética paneuropea; subraya que debe mejorarse su mecanismo de ejecución y su configuración institucional para reforzar la transparencia, la democracia y la estabilidad de las inversiones; está convencido de su utilidad para asociar a los países candidatos y candidatos potenciales a los mecanismos de solidaridad de la UE; subraya que ello se traduciría en una Política de Vecindad europea en materia de energía mejor consolidada;

147.  Pide a los Estados miembros que refuercen las capacidades y competencias de la Secretaría de la Comunidad de la Energía, que analicen exhaustivamente las propuestas del grupo de reflexión de alto nivel para la reforma de la Comunidad de la Energía y actúen en consecuencia para permitir una aplicación diligente y eficaz del acervo de la Unión en materia de energía en las Partes Contratantes que conforman la Comunidad de la Energía; destaca la necesidad de fomentar la seguridad energética no solo de la UE sino de Europa en su conjunto; destaca que los países de los Balcanes occidentales albergan un enorme potencial en lo que respecta a fuentes de energía renovables, y pide su inclusión en la Comunidad de la Energía y en el mercado común de la energía.

148.  Subraya que el desafío de la seguridad energética consiste en aliviar las incertidumbres que dan pie a tensiones entre los países y reducir las ineficiencias del mercado que contrarrestan los beneficios de los intercambios comerciales; por tanto, subraya la necesidad de promover estructuras democráticas de gobernanza mundial para las materias primas y normas internacionales para el comercio de energía, con el fin de reducir las tensiones internacionales y mejorar la estabilidad jurídica en este ámbito y apoyar la realización de un mercado energético mundial justo que aporte beneficios comerciales a todos sus participantes, prestando atención a opciones de ingresos decentes para países ricos en recursos dentro y fuera de la UE, que favorezcan sus respectivas estrategias de desarrollo económico y de erradicación de la pobreza; destaca la importancia de cooperar más estrechamente en materia de energía con los países de la vecindad europea;

149.  Invita a la Comisión a que mejore la utilización del Instrumento de Inversión de la Política de Vecindad y a que cofinancie inversiones en medidas de eficiencia energética y en proyectos de fuentes de energía renovable;

150.  Reconoce el valor de la Asociación Europea Oriental para la Eficiencia Energética y el Medio Ambiente como fondo de múltiples donantes gestionado por el Banco Europeo para la Reconstrucción y el Desarrollo con objeto de facilitar las inversiones en eficiencia energética y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono en los países socios de Europa oriental;

151.  Invita a la Comisión a que analice la posible estructura y la idoneidad de un mecanismo de compra colectiva, así como su impacto en el funcionamiento del mercado interior del gas, las empresas afectadas y su contribución a garantizar la seguridad del suministro de gas; observa que, dado que existen distintos modelos de mecanismos de compra colectiva, es necesario seguir trabajando para determinar cuál es el mejor modelo basado en el mercado aplicable a las regiones de la UE y a sus proveedores, así como las condiciones excepcionales en las que podría ponerse en marcha un mecanismo de compra colectiva;

152.  Considera que la condición principal para la creación de una futura Unión Europea de la Energía es la consecución de un mercado interior de la energía de la UE integrado, lo que presupone la plena aplicación del tercer paquete energético, que abarque tanto la gestión de la demanda energética como la optimización del sistema de abastecimiento de energía, el desarrollo de una infraestructura energética y de unas conexiones energéticas inteligentes y la existencia de una importante dimensión exterior para una política energética de la UE, basada en una buena coordinación de las posiciones y en la facultad de hablar con una sola voz con terceros países;

153.  Reconoce que el Tratado de Lisboa contempla, como uno de los fundamentos de la UE, políticas para mitigar el cambio climático y promover la eficiencia energética y el desarrollo de tecnologías renovables; cree que el establecimiento de los objetivos energéticos para 2020 y 2030 refleja la necesidad de responder al artículo 194 del Tratado de Funcionamiento de la UE y, por tanto, ha de ser respetado en todos los acuerdos bilaterales formalizados por la Comisión;

154.  Señala que, en el marco de los acuerdos energéticos con terceros países, el principio de la reciprocidad debe ocupar un lugar destacado y se han de garantizar los niveles de calidad y el respeto de los marcos reguladores vigentes;

155.  Subraya la necesidad de mejorar la capacidad de la UE de hablar con un sola voz para conseguir una diplomacia en materia energética más coherente en los países socios y en los foros multilaterales; observa a este respecto que debe exigirse la participación obligatoria de la Comisión en calidad de observadora en las negociaciones de acuerdos intergubernamentales, así como una evaluación ex ante y una evaluación ex post de los acuerdos negociados, para minimizar el riesgo de que no se ajusten a la legislación europea;

156.  Pide a los Estados miembros que aumenten su cooperación en el mecanismo de intercambio de información en lo que concierne a los acuerdos intergubernamentales con terceros países en el ámbito de la energía, con el objetivo de incrementar la transparencia y reforzar su poder de negociación frente a terceros países; pide a la Comisión que elabore sin demora una propuesta sobre las evaluaciones obligatorias ex ante de los acuerdos intergubernamentales por lo que respecta a su impacto en el mercado interior europeo de la energía y su compatibilidad con el Derecho de la Unión; pide a los Estados miembros que soliciten la participación de la Comisión en las negociaciones de acuerdos energéticos con terceros países; pide a la Comisión que elabore un modelo de acuerdo energético con terceros países que incluya cláusulas acordes con los intereses de la Unión; pide que, con objeto de promover la democracia y la transparencia, la Comisión informe periódicamente al Parlamento Europeo acerca de acuerdos energéticos entre la UE y terceros países; opina que conviene considerar la posibilidad de que los Estados miembros que lo deseen establezcan en el futuro un mecanismo común de adquisición de materias primas energéticas;

157.  Se muestra plenamente de acuerdo con el Consejo Europeo en que, a lo largo de 2015, es necesario concebir y proponer un régimen de gobernanza fiable, democrático y transparente, evitando trámites adicionales y burocracia innecesaria, para contribuir a garantizar que la UE alcance todas sus metas en materia de política energética, con la flexibilidad necesaria para los Estados miembros y sobre la base del pleno respeto de su libertad para determinar su combinación energética; hace hincapié en que el Parlamento debe tener un papel más destacado y proactivo en el desarrollo, la implantación y la revisión de los regímenes de gobernanza de la Unión de la Energía;

158.  Pide a la Comisión que apoye, con carácter de urgencia, la consecución de la Unión Europea de la Energía, tanto por cuanto se refiere a la demanda como al abastecimiento de energía, para conseguir un menor desperdicio de energía, unas relaciones exteriores en materia de energía diversificadas y seguras y un mercado interior de la energía que funcione correctamente y sepa aprovechar sus recursos; pide a los Estados miembros y a las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía que demuestren una firme voluntad política para conseguir los objetivos de la Unión de la Energía;

159.  Subraya la necesidad de revisar periódicamente la ejecución de la Estrategia Europea de Seguridad Energética y de evaluar anualmente los progresos en el marco de dicha Estrategia, tomando en consideración los retos más importantes que plantea la seguridad energética; pide a la Comisión que presente informes anuales sobre la situación de la Estrategia Europea de Seguridad Energética;

160.  Pide a la Comisión que presente propuestas sobre infraestructuras críticas, incluida la protección física de la energía;

161.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a la Secretaría de la Comunidad de la Energía y a las Partes Contratantes de la Comunidad de la Energía.

(1)

Textos Aprobados, P7_TA(2014)0094.

(2)

Textos Aprobados, P8_TA(2014)0063.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Introducción

La crisis de Ucrania ha recordado a la Unión Europea la importancia de la seguridad energética y su papel crucial en confirmar la sólida posición política y económica de Europa. La vulnerabilidad del mercado de la energía en el contexto geopolítico ha convertido la política energética en una de las prioridades estratégicas de los asuntos exteriores. Por ello, la Unión Europea debe desarrollar una política energética basada en una buena coordinación de las posiciones y de su discurso ante terceros.

La Comisión Europea ha planteado los principales retos del sector energético en su Comunicación «Estrategia Europea de la Seguridad Energética» y es necesario ahora el impulso político del Parlamento Europeo para esbozar el marco que permita trabajar por una mejor seguridad energética. El presente informe aborda también las Comunicaciones de la Comisión sobre la eficiencia energética y su contribución a la seguridad de la energía y al marco 2030 para las políticas en materia de clima y energía y la relativa a la capacidad de reacción a corto plazo del sistema de gas europeo. Todos estos documentos reflejan la actual situación del mercado de la energía de la UE.

Si bien se han realizado importantes avances en el refuerzo de la seguridad energética de la UE en los últimos años, la Unión todavía se enfrenta a varios retos, como la inestabilidad en las regiones suministradoras de energía, un mercado interior fragmentado o los constantes cambios climáticos. La UE todavía importa el 53 % de su consumo total de energía y muchos Estados miembros siguen dependiendo de una sola fuente exterior de suministro, lo que obstaculiza el crecimiento económico europeo y pone en peligro la seguridad nacional y de la UE.

El ponente percibe la Estrategia no como un plan de acción a corto plazo sino como una estrategia a largo plazo que identifica objetivos estratégicos en relación con la seguridad energética de Europa. Por ello, en el informe se proponen acciones para moderar la demanda de energía, para aumentar la producción de energía en la Unión Europea y desarrollar las tecnologías energéticas y para desarrollar un mercado interior efectivo y plenamente integrado, así como mecanismos de solidaridad y coordinación.

Una Unión Europea de la Energía para lograr la seguridad energética europea

Con la nueva Comisión está emergiendo un nuevo concepto de Unión de la Energía, que requiere clarificación y desarrollo, y la nueva cartera de vicepresidente responsable de la Unión de la Energía se ha creado para resaltar la necesidad de una política energética común. En este contexto, debe considerarse al Parlamento Europeo como un intermediario a la hora de definir las etapas que llevan a la creación de la Unión de la Energía. El ponente considera que la Estrategia Europea de la Seguridad Energética debe formar parte integrante de ese concepto más global de la Unión de la Energía que está surgiendo, y anima a la Comisión a seguir trabajando en esa dirección.

Además de la seguridad del suministro, la Unión de la Energía debe desarrollarse siguiendo un enfoque global que parta de unos pilares clave, como la realización de un mercado interior de la energía plenamente integrado, la moderación de la demanda energética, la descarbonización de la combinación energética o la investigación y la innovación. La existencia de la Unión de la Energía pasa por una política energética basada en una estrecha coordinación de las posiciones y en un discurso único ante terceros países, por lo que debe estudiarse la posibilidad de la compra colectiva de gas.

Moderar la demanda de energía

La moderación de la demanda de energía mediante la eficiencia energética es crucial para la seguridad energética, la competitividad y la sostenibilidad de la UE. La eficiencia energética tiene una repercusión positiva sobre sectores como el abastecimiento energético, la pobreza energética, los precios de la energía, la productividad industrial, el empleo y la gestión de los recursos. Sin embargo, pese a este enorme potencial, la Unión Europea todavía no está en vías de cumplir su compromiso de ahorrar el 20 % de la energía para 2020. Por ello, la Unión debe acelerar su trabajo para mejorar su eficiencia energética de forma significativa a partir de 2020, pues los instrumentos existentes no son suficientes.

Las autoridades locales de las ciudades europeas podrían contribuir significativamente a la eficiencia energética a través de la cogeneración, la modernización de los sistemas de calefacción urbana, el aumento del uso de un transporte público más limpio, el fomento de modelos de viaje más activos y la renovación de edificios.

Aumentar la producción de energía y desarrollar tecnologías energéticas

Para reducir la dependencia energética, la UE debe aumentar la producción propia y desarrollar tecnologías energéticas. En el informe se subraya la necesidad de una estrategia a largo plazo para desarrollar fuentes de energía propias en el seno de la Unión Europea. La UE debe estudiar la posibilidad de desarrollar cualquier fuente de energía que pueda contribuir a la seguridad energética de la Unión. Nuevas tecnologías energéticas podrían ayudar a reducir la dependencia energética, diversificar y consolidar las alternativas de suministro, optimizar la infraestructura de redes de energía y aumentar la eficiencia del consumo energético.

Un mercado interior de la energía en buen funcionamiento

Un mercado interior de la energía que funciona correctamente es aquel que garantiza la participación de proveedores distintos que pueden ofrecer servicios fiables a menor precio. Europa ha avanzado mucho en la consecución del mercado interior de la energía. Sin embargo, es necesario seguir trabajando por desarrollar interconexiones y acabar con los cuellos de botella para conseguir unos mercados energéticos regionales competitivos y bien integrados. El ponente acoge con satisfacción la opinión del Consejo Europeo de que es necesario otorgar prioridad a la resolución del problema de las interconexiones inadecuadas de los Estados miembros con las redes europeas de gas y electricidad y a garantizar el funcionamiento síncrono de los Estados miembros dentro de las redes continentales europeas, tal como prevé la Estrategia Europea de Seguridad Energética. Ello contribuiría a alcanzar el objetivo de un nivel mínimo de interconexión entre los Estados miembros del 15 %. Además, urge aplicar y poner en marcha de forma efectiva y coherente las disposiciones del tercer paquete energético.

Dimensión exterior de la política energética de la UE

Por cuanto se refiere a la actual situación geopolítica, Rusia no puede seguir considerándose un socio fiable, dado que cuestiona explícitamente la legislación de la Unión y se sirve de la energía para fines políticos. Por ello, es muy necesario diversificar las rutas y las fuentes de energía, y especialmente asegurarse de que las rutas se dirigen a proveedores fiables.

Dado que la integración regional es clave para la seguridad de la energía, la UE debe redoblar los esfuerzos dirigidos a la realización de proyectos de infraestructuras energéticas estratégicas.

Poniendo de relieve el principio de solidaridad, el ponente desea subrayar que la seguridad energética necesita de la acción colectiva. Los Estados miembros deben garantizar la transparencia en las negociaciones y adoptar una postura común en relación con los proveedores extranjeros. Tal como se afirma en la Comunicación de la Comisión sobre la capacidad de reacción a corto plazo del sistema de gas europeo, muchas de las estrategias nacionales de seguridad del suministro son unilaterales o están insuficientemente coordinadas. A este respecto, el Parlamento invita a la Comisión a analizar posibles mecanismos de compra colectiva de gas.

También debe subrayarse, en relación con ello, la importancia de la Comunidad de la Energía. Al aplicar el acervo de la UE, la Comunidad de la Energía podría ser un instrumento efectivo para lograr una mayor seguridad energética paneuropea. Es importante fomentar la seguridad energética no solo de la UE sino de Europa en su conjunto, pues ello podría traducirse en una Política de Vecindad europea en materia de energía más consolidada.


OPINIÓN de la Comisión de Asuntos Exteriores (24.3.2015)

para la Comisión de Industria, Investigación y Energía

sobre la Estrategia Europea de Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

Ponente de opinión: Arne Lietz

SUGERENCIAS

La Comisión de Asuntos Exteriores pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Subraya que una política energética coherente debe formar parte integrante de la política exterior general de la UE y que se requieren esfuerzos adicionales y mejores sinergias para conciliar los objetivos energéticos con una política exterior creíble; recuerda que la cooperación energética es uno de los fundamentos de la integración europea; destaca que, pese a los diferentes grados de vulnerabilidad de los Estados miembros, la seguridad energética concierne a toda la UE; pide a la Vicepresidenta de la Comisión / Alta Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) y al Servicio Europeo de Acción Exterior que coordinen estrechamente las herramientas y los instrumentos pertinentes de política exterior de los Estados miembros y las instituciones de la UE;

2.  Considera que, habida cuenta de la gran dependencia de la UE de las importaciones de energía y de la actual posición dominante de un único proveedor de gas, urge diversificar las fuentes y las rutas de suministro energético y reforzar la capacidad de la UE para responder de forma eficaz a posibles crisis del suministro de gas y para resistir las presiones de terceros países cuando se utilice la energía como herramienta política; subraya la gran importancia que reviste el refuerzo radical de la seguridad energética de la UE mediante la reducción de su dependencia de Rusia y el aumento de su resistencia ante presiones externas; considera que, en este contexto, es necesario garantizar una mayor ayuda administrativa y financiera para los proyectos alternativos de infraestructuras de suministro de energía, también con la creación de nuevas rutas de suministro a partir de la región del Caspio, Oriente Próximo y los países de la cuenca del Mediterráneo y Asia Central;

3.  Acoge favorablemente los esfuerzos de la Comisión para construir una Unión de la Energía y pide su rápido desarrollo; recuerda que solo podrá lograrse el pleno desarrollo de una Unión de la Energía si la energía y la política exterior van unidas; subraya, concretamente, la necesidad de que la UE y sus Estados miembros elaboren una política energética común basada en la solidaridad con objeto de hablar con una sola voz y actuar conjuntamente en el plano internacional, así como de desarrollar una diplomacia energética coherente; pide a la Comisión que evalúe las opciones para establecer mecanismos de agrupación voluntaria de la demanda que puedan mejorar la capacidad de negociación de la UE; pide a la Comisión que revise la decisión de crear un mecanismo de intercambio de información sobre los acuerdos intergubernamentales entre Estados miembros y terceros países en el ámbito de la energía, con el fin de reforzar sus disposiciones y garantizar su compatibilidad con la legislación sobre el mercado interior de la energía y con el papel reforzado de la Comisión;

4.  Pide que en la política de ampliación y en la evaluación en curso de la política europea de vecindad (PEV) se haga especial hincapié en la seguridad energética; subraya, además, que la Comunidad Europea de la Energía debería utilizarse como instrumento para reformar e integrar en mayor medida a nuestros países vecinos en el mercado energético de la UE; observa que el establecimiento de un espacio jurídico común basado en normas asociadas al acervo y en los principios del mercado interior de la energía reforzaría la seguridad del suministro y del tránsito de energía; considera que los proyectos de gasoductos en nuestra vecindad deben someterse a una revisión crítica y seguir un enfoque estratégico que tenga plenamente en cuenta la situación política actual;

5.  Reitera que la cooperación energética debe basarse en los valores centrales de la UE, incluidos el respeto de los derechos humanos, la democracia y el Estado de Derecho, y ha de promover el desarrollo económico y social en los países socios, así como la erradicación de la pobreza energética; pide a todos los agentes de la política exterior de la UE que aboguen por el desarrollo de la energía renovable y la eficiencia energética en todos sus contactos con países terceros y apoyen los esfuerzos mundiales de lucha contra el cambio climático; pide a la VP/AR y a la Comisión que garanticen el estricto control de la infraestructura nuclear dentro de la UE por entidades externas y que supervisen atentamente las normas de seguridad nuclear en los países vecinos de la UE, así como la gestión de los residuos nucleares generados en Europa como posible reto de la política exterior;

6.  Manifiesta su preocupación por los reiterados anuncios de Rusia de que se cortará el suministro de gas a Ucrania, y pide a todas las partes del acuerdo negociado por el excomisario de Energía, Günther Oettinger, que encuentren una solución aceptable;

7.  Destaca que para aumentar la seguridad de abastecimiento de la UE deberá reducirse drásticamente su dependencia de las importaciones mediante la transición a una economía sostenible sin carbono, basada en la consecución de objetivos vinculantes y ambiciosos destinados a impulsar tanto la eficiencia energética como la producción de energía a partir de fuentes de energía renovables, así como mediante el desarrollo de infraestructuras inteligentes, modernas y conectadas; solicita, en este contexto, la plena explotación de las capacidades de interconexión existentes y la construcción de nuevas infraestructuras entre los Estados miembros, y destaca la importancia que reviste el Mecanismo «Conectar Europa» para reducir la fragmentación del mercado de la energía en la UE; pide, a este respecto, que se sincronicen rápidamente los sistemas de electricidad de los Estados bálticos con las redes continentales europeas.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

23.3.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

39

9

3

Miembros presentes en la votación final

Lars Adaktusson, Michèle Alliot-Marie, Petras Auštrevičius, Klaus Buchner, James Carver, Fabio Massimo Castaldo, Lorenzo Cesa, Aymeric Chauprade, Arnaud Danjean, Mark Demesmaeker, Anna Elżbieta Fotyga, Eugen Freund, Tunne Kelam, Afzal Khan, Andrey Kovatchev, Eduard Kukan, Arne Lietz, Barbara Lochbihler, Ulrike Lunacek, Andrejs Mamikins, Ramona Nicole Mănescu, David McAllister, Tamás Meszerics, Francisco José Millán Mon, Ioan Mircea Pașcu, Alojz Peterle, Tonino Picula, Kati Piri, Andrej Plenković, Cristian Dan Preda, Jozo Radoš, Sofia Sakorafa, Charles Tannock, Ivo Vajgl, Johannes Cornelis van Baalen, Hilde Vautmans

Suplentes presentes en la votación final

Zigmantas Balčytis, Reinhard Bütikofer, Liisa Jaakonsaari, Marek Jurek, Gabrielius Landsbergis, Antonio López-Istúriz White, Marietje Schaake, Helmut Scholz, Traian Ungureanu

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

José Blanco López, Jude Kirton-Darling, Susanne Melior, Maria Noichl, Gabriele Preuß, Ricardo Serrão Santos


OPINIÓN de la Comisión de Comercio Internacional (16.4.2015)

para la Comisión de Industria, Investigación y Energía

sobre la Estrategia Europea de la Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

Ponente de opinión: Helmut Scholz

SUGERENCIAS

La Comisión de Comercio Internacional pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Recuerda que, para hacer frente a los desafíos de una Estrategia Europea de la Seguridad Energética, así como para cumplir los objetivos en materia de cambio climático y energía teniendo en cuenta las limitaciones generales en esos ámbitos políticos, la Unión Europea y sus Estados miembros deben también, sobre la base de los marcos jurídicos existentes, tomar medidas comunes en el plano internacional, planteando cuestiones relativas a la seguridad energética y la sostenibilidad en foros comerciales internacionales, incluida la posibilidad de adoptar medidas contra el dumping medioambiental por terceros países que hacen caso omiso de sus compromisos internacionales; hace hincapié en que moderar la demanda de energía y promover las fuentes de energía renovables y locales son dos de las herramientas más eficaces para reducir la dependencia energética externa y alcanzar los objetivos en materia climática; subraya que promover la educación para la energía puede contribuir a lograr el objetivo de reducir la contaminación y mejorar los modelos de consumo;

2.  Reitera que la energía es una necesidad humana básica, es esencial para la actividad económica humana y particularmente importante para la competitividad de la industria y de otros sectores económicos; insiste, por lo tanto, en que la estrategia de la seguridad energética de la UE debería garantizar a todos un acceso asequible, sostenible, estable, seguro y predecible a la energía, tanto para los ciudadanos como para las empresas, y debería reforzar el control así como la regulación y la equidad en el ámbito de la competencia, con el fin de centrarse en la cuestión de la pobreza energética y promover medidas que atajen este problema que afecta a un elevado número de ciudadanos de la UE (según los informes de Eurostat sobre la renta y las condiciones de vida (EU-SILC)) y del mundo en desarrollo (como informó la Agencia Internacional de la Energía (AIE)); hace hincapié en que los procesos de toma de decisiones relativos a los proyectos de infraestructuras energéticas deberían implicar a las comunidades locales directamente afectadas; recuerda que la estrategia de seguridad energética de la Unión debería ser un componente esencial de una estrategia inclusiva de la Unión para el crecimiento económico;

3.  Pide mayor coherencia entre las políticas comerciales y energéticas de la UE; considera que los acuerdos de libre comercio de la UE deberían conducir a un mayor acceso al mercado en recursos y productos energéticos, tanto con socios establecidos a largo plazo como con nuevos y posibles países socios en zonas como Asia Central, el Norte de África y América, aunque sin limitarse a ellas;

4.  Hace hincapié en que los intercambios comerciales juegan un papel fundamental en la seguridad energética y en que las asociaciones energéticas sólidas, reforzadas por la inclusión de capítulos sobre energía en los acuerdos comerciales de la UE, constituyen herramientas indispensables; considera de vital importancia que estos capítulos mejoren la diversificación energética europea y reduzcan la dependencia de las importaciones de energía de demasiados pocos proveedores, establezcan normas de calidad para productos energéticos y normas comunes para la producción de energía sostenible, e impulsen la diversificación de las rutas de abastecimiento y la producción local de energía, especialmente procedente de fuentes de energía renovables, dado que la estrategia de seguridad energética debe promover el uso de fuentes autóctonas de energía, la eficiencia energética, la interconexión y las políticas de reducción del consumo; opina que las inversiones extranjeras directas en elementos estratégicos de infraestructura energética en la Unión también pueden tener efectos negativos, por lo que deberían estar controladas por la Comisión; pide que la Comisión preste a los Estados miembros el mejor apoyo técnico posible para garantizar una aplicación rápida y correcta del Derecho de la Unión en vigor en el ámbito de la energía; señala que si los Estados miembros de la UE tienen una balanza comercial negativa, esto se debe principalmente al coste de la importación de combustibles fósiles;

5.  Espera, teniendo en cuenta el interés legítimo de la UE en una mejora de su seguridad energética, que las cuestiones clave como el comercio de recursos energéticos, incluidos el petróleo y el gas natural, se incluyan en las negociaciones sobre la Asociación Transatlántica de Comercio e Inversión (ATCI);

6.  Hace hincapié en la necesidad de reforzar la coordinación entre la política comercial europea y la política en materia de energía, la política exterior y la PCSD, con el fin de asegurar la eficacia de la estrategia europea en materia de energía y una mayor coherencia de nuestra acción exterior;

7.  Señala que en los acuerdos comerciales ya se observan los primeros planteamientos de colaboración en el ámbito de la eficiencia energética y el etiquetado energético (por ejemplo, en los Estados Unidos, la etiqueta «Energy Star»); pide que en el futuro se sigan desarrollando tales esfuerzos;

8.  Hace hincapié en que es posible reducir la dependencia elevada y no diversificada de las importaciones de gas apoyando la producción combinada de calor y energía, de manera descentralizada y a nivel de la comunidad, que refuerce las cadenas de valor en las distintas regiones de la UE;

9.  Recuerda que la celebración de acuerdos comerciales con terceros países debe mantener su coherencia con la política interna de la UE;

10. Destaca que la reducción de la dependencia de un proveedor no debe provocar un aumento de la dependencia de otro, en particular en lo que respecta al gas licuado; recuerda que la fractura hidráulica es una tecnología que rechaza la mayoría de la población europea;

11. Considera que el comercio de gas natural licuado (GNL) entre la UE y los Estados Unidos integraría plenamente el mercado europeo del gas en el mercado global y contribuiría significativamente a la consecución del mercado interior de la energía;

12. Hace hincapié en que los proyectos de infraestructuras relacionados con la seguridad energética deben respetar plenamente la voluntad y la participación democráticas de las comunidades locales afectadas por la planificación y la construcción;

13. Pide a los Estados miembros que aumenten su cooperación en el mecanismo de intercambio de información en lo que concierne a los acuerdos intergubernamentales con terceros países en el ámbito de la energía, con el objetivo de incrementar la transparencia e influencia frente a terceros países; pide a la Comisión que elabore sin demora una propuesta sobre las evaluaciones obligatorias ex ante de los acuerdos intergubernamentales por lo que respecta a su impacto en el mercado interior europeo de la energía y su compatibilidad con el Derecho de la Unión; pide a los Estados miembros que soliciten la participación de la Comisión en las negociaciones de acuerdos energéticos con terceros países; pide a la Comisión que elabore una plantilla para acuerdos energéticos con terceros países que incluyan cláusulas pertinentes a los intereses de la Unión; pide que, con objeto de promover la democracia y la transparencia, la Comisión informe periódicamente al Parlamento Europeo acerca de acuerdos energéticos entre la Unión Europea y terceros países; opina que es preciso considerar la posibilidad de introducir en el futuro un mecanismo común de adquisición de materias primas energéticas por parte de los Estados miembros de la Unión Europea;

14. Pide a la Comisión que defina las opciones disponibles para la negociación conjunta de los contratos energéticos con proveedores externos en nombre de los Estados miembros;

15. Subraya que los acuerdos energéticos siempre deben estar marcados por el principio de reciprocidad, conforme al cual se debe garantizar el cumplimiento de las normas de calidad y de la legislación vigente; pide que, en atención al mercado interior común europeo de la energía, los acuerdos energéticos se incluyan en el procedimiento legislativo ordinario, con el fin de garantizar la democracia, la transparencia y la compatibilidad con el Derecho de la Unión;

16. Subraya la importancia de poner fin al aislamiento de Estados miembros y regiones de las redes europeas de gas y electricidad;

17. Toma nota de que, a petición de un Estado miembro, la Comisión podría participar en calidad de observadora en las negociaciones de los acuerdos intergubernamentales;

18. Subraya que el desafío de la seguridad energética consiste en aliviar las incertidumbres que dan pie a tensiones entre los países y reducir las ineficiencias del mercado que contrarrestan los beneficios de los intercambios comerciales; por tanto, subraya la necesidad de promover estructuras democráticas de gobernanza mundial para las materias primas y normas internacionales para el comercio de energía, con el fin de reducir las tensiones internacionales y mejorar la estabilidad jurídica en este ámbito y apoyar la realización de un mercado energético mundial justo que aporte beneficios comerciales a todos sus participantes, prestando atención a opciones de ingresos decentes para países ricos en recursos dentro y fuera de la UE, que favorecen sus respectivas estrategias de desarrollo económico y de erradicación de la pobreza; destaca la importancia de cooperar más estrechamente en materia de energía con los países de la vecindad europea;

19. Opina que la UE debería ayudar a los países más vulnerables a diversificar sus fuentes y sus rutas de suministro, incluso a través de interconexiones transfronterizas y de flujos inversos, haciendo hincapié en las energías renovables y en fuentes de energía locales y las instalaciones energéticas relacionadas, así como en medidas de eficiencia energética en el marco de las estrategias regionales, contribuyendo así a la reducción de la dependencia de determinados mercados energéticos internacionales volátiles; considera igualmente importante desarrollar nuevas tecnologías para producir energía de diferentes fuentes con el fin de incrementar la eficiencia energética en todo el mundo, ayudando así a erradicar la pobreza energética, contribuir al desarrollo sostenible mundial y apoyar el esfuerzo mundial para hacer frente al cambio climático;

20. Hace hincapié en que la UE debe aprovechar las oportunidades que ofrecen las fuentes energéticas del Mediterráneo oriental, especialmente con el fin de crear un centro de negociación del gas mediterráneo mediante un corredor que vaya desde el Mediterráneo sudoriental hasta Europa, con el fin de incrementar la seguridad energética de la UE; opina que la UE debe promover iniciativas de cooperación en el sector de la energía entre los países del Mediterráneo oriental, de modo que se contribuya a la paz y a la prosperidad económica de las personas;

21. Reconoce que el Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas y el Mecanismo «Conectar Europa» son mecanismos clave para el desarrollo de infraestructuras y para atraer inversiones privadas a la UE; señala asimismo que maximizar el empleo de instrumentos financieros tendrá un efecto palanca importante para la financiación pública y atraerá capital de inversión global a la UE;

22. Hace hincapié en que las infraestructuras estratégicas que promueven la diversificación de abastecimiento, fuentes y rutas, como las instalaciones de almacenamiento, importación y transporte, así como las centrales de licuación y regasificación de gas natural, pueden facilitar un mayor abastecimiento en situaciones de emergencia; toma nota de que pueden apoyarse estas infraestructuras mediante disposiciones reglamentarias específicas y/o financiación pública según lo establecido en los Reglamentos sobre infraestructuras energéticas transeuropeas y sobre el Mecanismo «Conectar Europa» (respectivamente Reglamento (UE) nº 347/2013 y Reglamento (UE) nº 1316/2013) y/o apoyo financiero a través de los instrumentos financieros de la UE sobre la base de los objetivos estratégicos de la UE;

23. Considera que las oportunidades de exportación para las empresas públicas y privadas de la UE en el ámbito de tecnologías energéticas eficientes, seguras y limpias y para las tecnologías de almacenamiento de la energía son particularmente importantes, sobre todo teniendo en cuenta la creciente demanda mundial de energía; recomienda un incremento de las inversiones en investigación, desarrollo y aplicación de nuevas energías y de nuevas tecnologías de almacenamiento de energía; pide que se reduzcan de manera considerable las tarifas aplicadas a esas tecnologías en el ámbito de un acuerdo de la OMC sobre bienes ambientales y en el marco de los acuerdos de libre comercio de la UE;

24. Pide a la Comisión que garantice un seguimiento más estricto del comportamiento contrario a la competencia y medidas antidumping para proteger la industria energética europea frente a importaciones desleales procedentes de terceros países;

25. Lamenta el hecho de que el debate sobre la modernización de los instrumentos de defensa comercial se haya estancado en el Consejo, a pesar de que el Parlamento ha expresado su firme apoyo a medidas más estrictas frente a las importaciones desleales procedentes de terceros países;

26. Pide a la Comisión que garantice que sus objetivos y actividades en el ámbito de la seguridad energética son coherentes con los objetivos políticos comunes de la UE, en particular en lo que respecta a la paz y al desarrollo internacionales, y que la integración de los países en la economía mundial incluye también su acceso a la energía;

27. Considera que la seguridad energética en el seno de la UE puede ser alcanzada eficazmente no solo con la financiación de nuevas infraestructuras e instalaciones, sino también apoyando la optimización de las tecnologías actuales, la investigación y el desarrollo de nuevas soluciones y fomentando el uso de energías renovables y de tecnologías de energía renovable;

28. Reafirma la necesidad de realizar inversiones importantes en energía y en infraestructuras energéticas, sobre todo de energías renovables y tecnologías ecológicas.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

14.4.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

6

0

Miembros presentes en la votación final

William (The Earl of) Dartmouth, Maria Arena, Tiziana Beghin, David Borrelli, David Campbell Bannerman, Daniel Caspary, Salvatore Cicu, Marielle de Sarnez, Christofer Fjellner, Eleonora Forenza, Ska Keller, Jude Kirton-Darling, Alexander Graf Lambsdorff, Gabrielius Landsbergis, Jörg Leichtfried, Marine Le Pen, David Martin, Emmanuel Maurel, Emma McClarkin, Anne-Marie Mineur, Alessia Maria Mosca, Franz Obermayr, Artis Pabriks, Franck Proust, Godelieve Quisthoudt-Rowohl, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Tokia Saïfi, Helmut Scholz, Joachim Schuster, Adam Szejnfeld, Iuliu Winkler, Jan Zahradil

Suplentes presentes en la votación final

Klaus Buchner, Nicola Danti, Danuta Maria Hübner, Sander Loones, Frédérique Ries, Jarosław Wałęsa


OPINIÓN de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria (30.3.2015)

para la Comisión de Industria, Investigación y Energía

sobre la Estrategia Europea de la Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

Ponente de opinión: Merja Kyllönen

SUGERENCIAS

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Considera que los actuales retos globales en materia de energía y clima requieren acciones eficaces, equitativas y comunes por parte de la Unión Europea en el escenario internacional;

2.  Considera que debe hacerse frente a los retos que plantean la seguridad energética y el cambio climático mediante una estrategia unificada que aborde ambas cuestiones de forma simultánea; subraya que la combinación de medidas para promover la eficiencia energética y la energía renovable y el desarrollo de tecnologías energéticas innovadoras es de crucial importancia para lograr un paquete energético sostenible desde el punto de vista medioambiental y garantizar el suministro de energía en toda Europa a precios asequibles tanto para los ciudadanos como para las empresas, que son dimensiones esenciales de la seguridad energética;

3.  Acoge por tanto con satisfacción el compromiso para con una mayor cooperación en materia de política energética; hace hincapié en la importancia de incluir las inversiones en eficiencia energética en toda la UE en cualquier plan de seguridad energética y de promover inversiones en fuentes de energías renovables autóctonas;

4.  Subraya que el cambio climático, unos precios energéticos no competitivos y un nivel de dependencia extremadamente alto de suministradores de terceros países poco fiables suponen una amenaza para la sostenibilidad del sistema energético europeo;

5.  Considera que la creciente dependencia de la UE con respecto a combustibles fósiles procedentes de suministradores de terceros países poco fiables está volviendo a la UE vulnerable y socava profundamente el desarrollo de una política energética común europea que sea creíble, eficaz y coherente;

6.  Señala que se puede lograr una mejora en la seguridad energética de una manera rentable si se aborda de una forma cooperativa entre los Estados miembros; a este respecto, subraya el importante papel que puede desempeñar un mercado de la electricidad y el gas convenientemente interconectado y funcional a la hora de diversificar los suministradores, las fuentes y las rutas en Europa;

7.  Pide a la Comisión que adopte un enfoque más proactivo para asegurar el cumplimiento por parte de los Estados miembros de la legislación europea encaminada a establecer unos mercados energéticos transparentes y que funcionen correctamente;

8.  Destaca la importancia de que se coordinen las políticas energéticas nacionales y se refuerce la capacidad de la UE para pronunciarse en materia de política energética exterior;

9.  Señala que el aumento de la seguridad energética está íntimamente ligado a la necesidad de pasar a una economía hipocarbónica eficiente; pide, por consiguiente, a la Comisión que presente unos objetivos ambiciosos para 2030 y elabore una estrategia de la UE en materia de energía y clima exhaustiva que se base en el objetivo de descarbonizar la economía de la UE, empezando por la comunicación de la Comisión y teniendo en cuenta la Resolución del Parlamento Europeo, de 15 de marzo de 2012, sobre una hoja de ruta hacia una economía hipocarbónica competitiva en 2050(1);

10. Subraya los significativos beneficios colaterales para el clima, la calidad del aire, la salud pública y el medioambiente derivados de mejorar la seguridad energética mediante una mayor eficiencia energética y la transición a energías renovables como la eólica, la solar y la geotérmica;

11. Considera que la legislación relativa a la eficiencia energética y al régimen de comercio de derechos de emisión de la UE (RCDE) son instrumentos que se respaldan mutuamente, y pide la rápida implementación de una reserva de estabilidad del mercado que sea capaz de garantizar una señal del precio del carbón que permita impulsar mejoras en la eficiencia energética en el sector del RCDE; pide a la Comisión que complemente el RCDE con una norma de prestaciones de emisiones que proporcione una señal de inversión clara para la supresión gradual de las formas más contaminantes de generación de energía, como las basadas en el carbón;

12. Aboga firmemente por la eliminación de las «islas energéticas» de la UE, que inicialmente debía completarse para 2015; mantiene, en consecuencia, que es necesario desarrollar interconexiones energéticas para poner fin al aislamiento de cualquier Estado miembro; subraya la necesidad de que se acelere la aplicación de los proyectos estratégicos de infraestructura, especialmente los diseñados para acabar con el aislamiento energético de un Estado miembro, y de que se fomente el uso de energías renovables facilitando la distribución de las mismas; insta a este respecto a la Comisión a dar máxima prioridad a los instrumentos de financiación de la UE para proyectos de interconectividad destinados a realizar el mercado interior de la energía de la UE;

13. Resalta que únicamente se darán pasos para adoptar los cambios necesarios al régimen energético de la UE si se presentan medidas conjuntamente con los Estados miembros, teniendo en cuenta sus posibilidades; pide a la Comisión que proponga planes de acción y medidas concretas, incluidas medidas legislativas, tanto a corto como a largo plazo; aboga por una inversión enérgica de la UE y de sus Estados miembros en investigación e innovación energéticas que desemboque en unas tecnologías energéticas innovadoras y sostenibles desde el punto de vista medioambiental; subraya la necesidad de la educación y la formación, de compartir las mejores prácticas y de unos proyectos piloto locales en los Estados miembros que contribuyan a la seguridad energética mejorando la resistencia de los regímenes locales;

14. Recuerda sus anteriores posiciones con respecto al establecimiento de unos objetivos ambiciosos y vinculantes a escala nacional en materia de energías renovables y eficiencia energética, lo que debería reducir la dependencia de la energía importada;

15. Sostiene que el ahorro energético y la eficiencia energética son rutas rápidas y eficientes en términos de costes para abordar cuestiones como la seguridad energética, la dependencia externa, los elevados precios, el desempleo y las preocupaciones medioambientales; subraya el potencial que ambos tienen en términos tanto de ahorro energético como de eficiencia energética, en particular en sectores específicos como la construcción y el transporte; destaca el papel que desempeñan la calefacción y refrigeración urbanas a la hora de gestionar la demanda de energía; señala que, según la Agencia Internacional de la Energía, la eficiencia energética es el «primer combustible» del mundo en virtud de su menor precio, así como de su disponibilidad y sostenibilidad; hace hincapié en la necesidad de políticas nacionales y de la UE para promover inversiones en eficiencia energética y soluciones por el lado de la demanda, ya que esto acarrearía significativas mejoras a largo plazo para la seguridad del suministro europeo; pide por tanto a la Comisión que establezca objetivos claros para la renovación del acervo arquitectónico en la UE, lo que llevará aparejados nuevos empleos y rejuvenecerá la economía de la UE;

16. Está convencido de que el fomento de una economía circular y el incremento de la eficiencia en el uso de los recursos puede conllevar una considerable reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y, de esta manera, puede contribuir de manera muy significativa a abordar los retos en el ámbito del clima y la energía;

17. Pide a la Comisión que, con carácter prioritario, adopte medidas para incrementar la eficiencia energética, abordando así también el problema de la baja competitividad resultante de los elevados precios de la energía;

18. Destaca la importancia de que se aplique plenamente el marco legislativo de la UE en materia de eficiencia energética a fin de lograr un 20 % de ahorro energético antes de 2020, de que se siga desarrollando la Directiva relativa a la eficiencia energética, la Directiva sobre el diseño ecológico, la Directiva sobre etiquetado ecológico y la Directiva relativa a la eficiencia energética de los edificios, así como de que se destine una mayor financiación de la UE a estos ámbitos; anima a la Comisión a vigilar de cerca la aplicación de dichas directivas en los Estados miembros; hace hincapié en que, como parte de la revisión de estas directivas, la pobreza energética debería elevarse al rango de prioridad, y las medidas deberían centrarse en las viviendas sociales y en la propiedades más ineficientes ocupadas por hogares con bajos ingresos;

19. Reconoce que la reducción de las emisiones regida por una norma de prestaciones de emisiones está directamente correlacionada con la eficiencia energética y con ahorros a largo plazo en el sector energético;

20. Recuerda que el artículo sobre sistemas de obligaciones de eficiencia energética en la Directiva sobre eficiencia energética es la medida clave para cumplir el objetivo de eficiencia energética para 2020; insta a la Comisión a ampliar esta disposición más allá de 2020, al tiempo que suprime las exenciones que merman su eficacia;

21. Pide a la Comisión que eleve el nivel de ambición de las normas sobre prestaciones de eficiencia energética para productos, incluyendo algunas nuevas en el Plan de trabajo sobre diseño ecológico 2015-2017 previsto, y que mejore la transparencia y eficacia de los programas de información relativos al consumo de energía de los aparatos para ayudar a cumplir el pleno potencial económico de ahorro energético para los hogares y las empresas y contribuir a la seguridad energética y a las metas de descarbonización a largo plazo de Europa;

22. Opina que unos objetivos claros vinculantes sobre el clima y la energía para 2030, junto con un plan de acción ambicioso y una estructura de gobernanza eficaz aplicados a través de legislación europea, también contribuirán a la seguridad energética; subraya que es vital una perspectiva a largo plazo para crear un marco estable para las necesarias inversiones en infraestructuras energéticas europeas y que, por lo tanto, es importante que se cree, sin demora, un marco legislativo en materia de clima y energía para el periodo 2020-2030; pide por tanto a la Comisión que presente lo antes posible todas las propuestas necesarias, sobre la base del procedimiento legislativo ordinario;

23. Reitera que la investigación y la innovación son claves para el desarrollo de tecnologías innovadoras y sostenibles desde el punto de vista medioambiental, y son vitales para conseguir que las tecnologías de energías renovables autóctonas ya disponibles sean más asequibles y competitivas; pide, por tanto, más apoyo de la UE para I+D+I;

24. Hace hincapié en que la certidumbre regulatoria basada en una dirección política clara es esencial para proporcionar a los ciudadanos y las empresas de la UE una energía segura, sostenible y asequible; recuerda en este sentido que el Parlamento ha pedido un objetivo de la UE para 2030 vinculante para reducir las emisiones de gas invernadero domésticas en al menos el 40 % en comparación con los niveles de 1990, un objetivo de eficiencia energética de la UE para 2030 de al menos el 40 % y un objetivo de la UE para 2030 vinculante para producir al menos el 30 % del consumo de energía final total a partir de fuentes de energía renovables;

25. Pide a la Comisión que acelere el desarrollo y el despliegue de tecnologías hipocarbónicas y que refuerce el papel de las fuentes de energía renovables para seguir asegurando la diversificación de las fuentes de energía y ahorrar en importaciones de combustible;

26. Pide a la Comisión que elabore un marco de apoyo para hacer avanzar las energías renovables que garantice la competitividad internacional, así como que haga propuestas para al menos un 30 % de energías renovables en la UE para 2030, manteniendo la tasa de crecimiento en energías renovables instaladas al nivel actual al tiempo que reconoce que los Estados miembros tienen distintas capacidades para generar y explotar dichas fuentes;

27. Se congratula de que la Comisión considere la energía renovable como una opción «útil en todo caso», junto con la eficiencia y la infraestructura energéticas, tal y como se afirmó en la Hoja de Ruta de la Energía para 2050 y fue refrendado por el Parlamento, y subraya la importancia de desarrollar redes de energía más inteligentes y nuevas soluciones de almacenamiento y producción de energía flexibles, distribuidas y a microescala; reconoce, a este respecto, que la utilización de gas natural en los sectores de la generación eléctrica, la calefacción y el transporte podría contribuir a una transición efectiva a una combinación energética completamente descarbonizada de la UE;

28. Señala que la UE es en estos momentos líder mundial en tecnologías de energías renovables, con cerca de medio millón de puestos de trabajo ya creados en este sector, considerando que unas mayores cuotas de energías renovables darán lugar a un crecimiento a más largo plazo y una mayor seguridad energética;

29. Se congratula del compromiso de la Comisión para invertir en investigación e innovación en materia de energía a través del programa Horizonte 2020;

30. Señala que la energía hidráulica es una fuente de energía autóctona y renovable de primera magnitud que continuará desempeñando un papel crucial para la generación y el almacenamiento de electricidad en Europa;

31. Señala que la agricultura y la silvicultura sostenibles son herramientas importantes para contribuir a la producción de energía de la biomasa y lograr la eficiencia energética;

32. Pide a la Comisión que reconozca el valor de las tecnologías de captura y almacenamiento de carbono (CAC), que pueden desempeñar un papel importante como parte del paquete de soluciones para reducir las emisiones de carbono en Europa;

33. Pide a la Comisión que incentive y financie la transición a tecnologías renovables y que mantenga la financiación de las tecnologías CAC mediante fondos de innovación como NER300 y NER400;

34. Señala que es esencial que las inversiones en transmisión de energía estén en consonancia con el ritmo de inversión en energías renovables y otras fuentes de energía; subraya que una transición satisfactoria a una economía hipocarbónica sostenible requiere interconexiones adicionales que facilitarán el comercio transfronterizo y que aumentarán la capacidad de equilibrio de la UE, dando lugar a una integración más rentable de las fuentes de energía renovables;

35. Hace hincapié en que la ampliación y mejora de las interconexiones en los países del sur de Europa podrían contribuir a la captación continuada de energías renovables y a la seguridad energética en la región, así como catalizar la integración de los mercados energéticos en la región con el resto de la UE y mejorar la seguridad del abastecimiento de energía;

36. Considera que la persistencia de regiones geográficas aisladas desde el punto de vista energético supone una clara contradicción con el objetivo de seguridad energética de la UE; resalta, en este contexto, la necesidad de establecer objetivos de capacidad de interconexión transfronteriza mínimos vinculantes y acotados en el tiempo; insta a la Comisión a establecer medidas de control adecuadas para garantizar que se logren de manera oportuna;

37. Destaca que debe garantizarse un nivel elevado de protección medioambiental en el contexto del planteamiento de la seguridad energética; recuerda, a este respecto, los riesgos y repercusiones para el medioambiente, el clima y la salud relacionados con la extracción de combustibles fósiles no convencionales;

38. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que rediseñen los mecanismos de subvención para facilitar la integración del mercado energético y eliminar gradualmente todas las subvenciones dañinas desde el punto de vista medioambiental, y que hagan pleno uso de los fondos para la financiación de fuentes sostenibles de energía renovable que todavía no son competitivas, en términos de costes, con las fuentes de energía convencionales, sobre la base, entre otras cosas, de objetivos vinculantes en materia de energía renovable acordados a escala de la UE;

39. Reitera la necesidad de tomar medidas de manera inmediata en el sector del transporte en términos tanto de mejoras de la eficiencia como de descarbonización, con miras a reducir la dependencia de las importaciones y el impacto climático total del sector; aboga por medidas efectivas como parte integrante de un enfoque exhaustivo y sostenible destinado a promover la reducción de emisiones, la eficiencia energética, el desarrollo de combustibles alternativos y la electrificación del sector del transporte;

40. Considera que es necesario alentar el uso de gas natural licuado como un combustible transitorio más limpio para vehículos pesados y en el sector marítimo;

41. Considera que en el sector de la vivienda deben ser prioritarios una renovación profunda en pro de la eficiencia energética y el fomento de edificios con cero emisiones.

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

26.3.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

57

10

1

Miembros presentes en la votación final

Marco Affronte, Margrete Auken, Zoltán Balczó, Catherine Bearder, Ivo Belet, Simona Bonafè, Biljana Borzan, Nessa Childers, Alberto Cirio, Birgit Collin-Langen, Miriam Dalli, Seb Dance, Angélique Delahaye, Ian Duncan, Stefan Eck, Bas Eickhout, Eleonora Evi, José Inácio Faria, Karl-Heinz Florenz, Iratxe García Pérez, Elisabetta Gardini, Jens Gieseke, Sylvie Goddyn, Matthias Groote, Andrzej Grzyb, Jytte Guteland, György Hölvényi, Anneli Jäätteenmäki, Jean-François Jalkh, Benedek Jávor, Karin Kadenbach, Kateřina Konečná, Giovanni La Via, Peter Liese, Norbert Lins, Valentinas Mazuronis, Susanne Melior, Massimo Paolucci, Gilles Pargneaux, Piernicola Pedicini, Bolesław G. Piecha, Pavel Poc, Annie Schreijer-Pierik, Renate Sommer, Dubravka Šuica, Tibor Szanyi, Nils Torvalds, Glenis Willmott, Jadwiga Wiśniewska, Damiano Zoffoli

Suplentes presentes en la votación final

Nicola Caputo, Herbert Dorfmann, Linnéa Engström, Luke Ming Flanagan, Jan Huitema, Karol Karski, Elisabeth Köstinger, Merja Kyllönen, Anne-Marie Mineur, Alessandra Mussolini, James Nicholson, Marit Paulsen, Bart Staes, Theodor Dumitru Stolojan, Tom Vandenkendelaere

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Marie-Christine Boutonnet, Anthea McIntyre, Emilian Pavel

(1)

Textos aprobados, P7_TA(2012)0086.


OPINIÓN de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor (18.3.2015)

para la Comisión de Industria, Investigación y Energía

sobre la Estrategia Europea de Seguridad Energética

(2014/2153(INI))

Ponente de opinión: Filiz Hyusmenova

SUGERENCIAS

La Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1.  Destaca que la UE no puede permitirse una fragmentación continuada del mercado interior de la energía; pide, por tanto, la plena aplicación del marco regulador vigente (el tercer paquete energético), el establecimiento de interconexiones energéticas suficientes entre los Estados miembros y la modernización de las redes de energía; considera, por otra parte, que el principal objetivo de la estrategia de seguridad energética de la UE debe centrarse en garantizar que ningún Estado miembro, ni la Unión en su conjunto, sea excesivamente vulnerable a las perturbaciones ocasionadas por un único proveedor de energía; destaca que una política de seguridad energética incluye varios elementos, de forma que una mejor preparación frente a las perturbaciones en el abastecimiento de energía, la cooperación y la coordinación con terceros países y las nuevas infraestructuras deben cobrar la misma importancia que el objetivo de desarrollar energía renovable, mejorar la eficiencia energética y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, además de estar en consonancia con el mismo;

2.  Destaca los efectos positivos que la integración del mercado ha tenido en los precios al por mayor, y en último término en los precios al por menor, en el sector de la electricidad, permitiendo que los ciudadanos dispongan de energía más asequible, y recuerda que los potenciales beneficios económicos netos que pueden obtenerse de la plena realización del mercado interior de la energía oscilan entre unos 16 000 y 40 000 millones de euros al año;

3.  Considera que la política energética de la UE debe intentar abordar la poca competitividad de los precios de la energía, que han agravado la crisis económica y debilitado la competitividad industrial europea y que afectan a la seguridad energética general de nuestros ciudadanos;

4.  Subraya la importancia de que los Estados miembros destinen recursos suficientes a la supervisión del mercado en materia de eficiencia energética de los productos, de modo que se garanticen unas condiciones de competencia equitativas para la industria y se suministre a los consumidores la información más apropiada y herramientas adecuadas para poder tomar decisiones con conocimiento de causa y conocer y reducir su consumo energético;

5.  Recuerda que según el último cuadro comparativo de las condiciones de los consumidores, el mercado de la electricidad se encuentra entre los cuatro mercados de servicios que peor funcionan; Hace hincapié en la importancia que revisten las medidas dirigidas a mejorar la información de los consumidores sobre la estructura de los precios de la energía, así como las medidas de eficiencia energética que permitan la participación activa de los consumidores en la gestión del consumo de energía, incluyendo la posibilidad de cambiar fácilmente de proveedor;

6.  Recuerda su posición expresada en anteriores ocasiones en el sentido de establecer objetivos ambiciosos de eficiencia energética, así como la importancia de acelerar la aplicación de las medidas tendentes a conseguir dichos objetivos; destaca que las medidas de eficiencia energética a nivel europeo revisten una importancia crucial para garantizar la independencia energética de la UE al tiempo que se asegura el crecimiento sostenible, se desarrolla la formación, se crean puestos de trabajo y se refuerza la salud económica de las empresas, en especial las pymes, y se felicita, en este sentido, por la propuesta de creación de un Fondo Europeo para Inversiones Estratégicas (FEIE); pide, en este mismo contexto, que se activen las inversiones destinadas a la mejora de la eficiencia energética, especialmente de los edificios;

7.  Destaca que sectores importantes podrían beneficiarse de las medidas de eficiencia energética adoptadas a nivel de la UE y a nivel nacional; pide a los Estados miembros y a la Comisión que promuevan la eficiencia energética y aprovechen plenamente las posibilidades que les brindan las Directivas sobre contratación pública para favorecer los procesos de evaluación sobre la base de criterios ambientales y de innovación, con miras a que los edificios y los productos eficientes en el plano energético se conviertan en la norma; destaca la importancia de ofrecer a los consumidores información precisa y simplificada sobre la eficiencia energética de esos productos; considera que otra forma de contribuir a la política de eficiencia energética es mejorar y desarrollar la legislación sobre el etiquetado energético y el ecodiseño;

8.  Destaca el valor añadido de integrar las TIC en los sistemas energéticos para maximizar la eficiencia energética, moderar la demanda, reducir los precios al consumo y habilitar a los consumidores para que puedan gestionar mejor su consumo de energía; insta a la UE y a sus Estados miembros a emprender campañas a largo plazo dirigidas a fomentar la concienciación social sobre las diferentes estrategias para reducir el consumo de energía; destaca la importancia que revisten las políticas ambiciosos de eficiencia energética para el sector residencial, con el fin de agilizar la renovación de edificios y mejorar los sistemas de calefacción urbana;

9.  Recuerda que es necesario reforzar la preparación y la capacidad de la UE para responder efectivamente a las posibles crisis de abastecimiento de gas; destaca la importancia de las consultas iniciadas el 15 de enero de 2015 por la Comisión destinadas a identificar ámbitos que requieran la mejora de la actual normativa de la UE con el fin garantizar la seguridad del suministro de gas; observa que se necesita una cooperación mayor y mejor entre los Estados miembros en el ámbito de la seguridad energética;

10. Destaca que el desarrollo de las energías renovables tendría un impacto ambiental y económico positivo, al tiempo que garantizaría la independencia energética de la UE; subraya la necesidad de explotar todo el potencial de las energías renovables, entre otros, en el sector de la calefacción y la refrigeración, así como de desarrollar redes energéticas más inteligentes y nuevas soluciones de almacenamiento de energía; destaca que, dado que la tecnología representa un elemento esencial para la reducción de la demanda energética, es fundamental apoyar proyectos innovadores focalizados en la energía renovable y limpia; pide que se proteja la financiación de una «energía segura, limpia y eficiente», tal como indica el anexo II del Reglamento (UE) n° 1291/2013, dado que permitirá que la UE se convierta en la primera potencia mundial en energías renovables y limpias; pide a los Estados miembros y a la Comisión que garanticen la estabilidad regulatoria para las energías renovables y aseguren la protección de las inversiones efectuadas de conformidad con los objetivos energéticos de la UE, facilitando la igualdad de condiciones entre los operadores europeos;

11. Pide que se preste una mayor atención al mercado emergente de los servicios energéticos, incluidos la contratación de rendimiento energético y los acuerdos en materia de servicios energéticos; destaca la importancia de desarrollar normas para cada uno de los elementos del proceso de inversión en eficiencia energética; pide que se activen las inversiones destinadas a la mejora de la eficiencia energética, especialmente de los edificios; subraya que sectores importantes como el turismo podrían beneficiarse de las medidas de eficiencia energética adoptadas a nivel de la UE y a nivel nacional; destaca que las políticas y las medidas de eficiencia energética coordinadas y ambiciosas para el sector residencial representan una solución estratégica estable a largo plazo para luchar contra la pobreza energética;

12. Recuerda a los Estados miembros la estrategia recientemente elaborada para un abastecimiento energético europeo seguro, al tiempo que les pide, en este mismo contexto, que refuercen el apoyo financiero regulatorio y público con miras a aumentar la cuota de rehabilitación de edificios y la mejora y/o el desarrollo de los sistemas de calefacción urbana;

13. Pide a la Comisión, a los Estados miembros y a las regiones que destinen fondos para el desarrollo de tecnologías destinadas a la captura y almacenaje del carbón;

14. Insta a la Comisión y a la Agencia de Cooperación de los Reguladores de la Energía (ACER) a que hagan mayor hincapié en combatir el problema de las restricciones de transmisión en las fronteras nacionales; observa que podría lograrse un ahorro equivalente a 15 000 millones de euros al año (el 10 % del precio del gas al por mayor) si se abordasen las imperfecciones del mercado que permiten la existencia de diferenciales de precios poco competitivos entre los Estados miembros de la UE; considera necesario reforzar el papel de la ACER para garantizar el correcto funcionamiento del mercado interior de la energía, dado que ello exige tanto un desarrollo significativo de las infraestructuras y las interconexiones que hacen posible el comercio transfronterizo como una aplicación rigurosa de la normativa vigente que regula la asignación de las capacidades; pide que se incrementen los esfuerzos con vistas a una mejor interconexión transfronteriza y al desarrollo de las redes inteligentes; lamenta que algunos Estados miembros se encuentren todavía en una «isla energética» debido a la carencia de interconexiones de las redes de energía con el resto de la UE, y que, en algunas regiones de la Unión, un volumen cada vez mayor de energía renovable intermitente no pueda llevarse a los consumidores debido a la falta de infraestructuras adecuadas;

15. Subraya que la regulación de los precios de la energía es perjudicial para la competitividad y la inversión, y que su supresión es la condición previa para lograr un mercado energético que funcione correctamente;

16. Insta a la Comisión a que aplique medidas (tal como establece el tercer paquete energético) tendentes a garantizar el ejercicio del derecho a elegir un proveedor energético; destaca que el ejercicio de este derecho no solo reviste una importancia significativa para los consumidores, sino que también contribuye a estimular los mercados de energía al por mayor;

17. Considera que un régimen de comercio de derechos de emisión mejorado y más sólido garantizaría la obtención de las inversiones necesarias para alcanzar los objetivos a largo plazo de la UE en materia energética y climática; destaca que las medidas destinadas a reforzar el régimen del comercio de derechos de emisión deberían asegurar la competitividad de la industria de gran intensidad energética con miras a evitar la relocalización empresarial, la pérdida de empleo y la fuga de cerebros fuera de la UE;

RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

17.3.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

32

5

1

Miembros presentes en la votación final

Dita Charanzová, Carlos Coelho, Sergio Gaetano Cofferati, Lara Comi, Anna Maria Corazza Bildt, Daniel Dalton, Dennis de Jong, Pascal Durand, Vicky Ford, Ildikó Gáll-Pelcz, Antanas Guoga, Robert Jarosław Iwaszkiewicz, Liisa Jaakonsaari, Antonio López-Istúriz White, Jiří Maštálka, Eva Paunova, Jiří Pospíšil, Virginie Rozière, Christel Schaldemose, Olga Sehnalová, Mylène Troszczynski, Anneleen Van Bossuyt, Marco Zullo

Suplentes presentes en la votación final

Lucy Anderson, Jussi Halla-aho, Kaja Kallas, Emma McClarkin, Jens Nilsson, Julia Reda, Adam Szejnfeld, Lambert van Nistelrooij, Josef Weidenholzer, Kerstin Westphal

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Andrea Bocskor, Roger Helmer, György Hölvényi, Sylvia-Yvonne Kaufmann, Emilian Pavel


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN COMISIÓN

Fecha de aprobación

7.5.2015

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

42

13

4

Miembros presentes en la votación final

Bendt Bendtsen, David Borrelli, Gianluca Buonanno, Reinhard Bütikofer, Jerzy Buzek, Soledad Cabezón Ruiz, Philippe De Backer, Christian Ehler, Adam Gierek, Hans-Olaf Henkel, Kaja Kallas, Barbara Kappel, Krišjānis Kariņš, Seán Kelly, Jeppe Kofod, Janusz Lewandowski, Ernest Maragall, Edouard Martin, Angelika Mlinar, Nadine Morano, Angelika Niebler, Morten Helveg Petersen, Miroslav Poche, Miloslav Ransdorf, Herbert Reul, Paul Rübig, Algirdas Saudargas, Jean-Luc Schaffhauser, Neoklis Sylikiotis, Dario Tamburrano, Evžen Tošenovský, Claude Turmes, Vladimir Urutchev, Adina-Ioana Vălean, Kathleen Van Brempt, Henna Virkkunen, Martina Werner, Hermann Winkler, Anna Záborská, Flavio Zanonato

Suplentes presentes en la votación final

Miriam Dalli, Cornelia Ernst, Eugen Freund, Francesc Gambús, Benedek Jávor, Olle Ludvigsson, Svetoslav Hristov Malinov, Vladimír Maňka, Marian-Jean Marinescu, Luděk Niedermayer, Piernicola Pedicini, Inmaculada Rodríguez-Piñero Fernández, Sofia Sakorafa, Paul Tang, Indrek Tarand, Cora van Nieuwenhuizen

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Daniela Aiuto, Fernando Maura Barandiarán, Claudia Tapardel

Aviso jurídico - Política de privacidad