Procedimiento : 2016/0805(NLE)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0183/2016

Textos presentados :

A8-0183/2016

Debates :

Votaciones :

PV 07/06/2016 - 5.8
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0245

INFORME     
PDF 562kWORD 132k
24.5.2016
PE 582.052v03-00 A8-0183/2016

sobre la propuesta de nombramiento de Rimantas Šadžius como miembro del Tribunal de Cuentas

(C8-0126/2016 – 2016/0805(NLE))

Comisión de Control Presupuestario

Ponente: Bart Staes

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 ANEXO 1: CURRICULUM VITAE DE Rimantas Šadžius
 ANEXO 2: RESPUESTAS DE Rimantas Šadžius AL CUESTIONARIO
 RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la propuesta de nombramiento de Rimantas Šadžius como miembro del Tribunal de Cuentas

(C8-0126/2016 – 2016/0805(NLE))

(Consulta)

El Parlamento Europeo,

–  Visto el artículo 286, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, conforme al cual ha sido consultado por el Consejo (C8-0126/2016),

–  Visto el artículo 121 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Control Presupuestario (A8-0183/2016),

A.  Considerando que su Comisión de Control Presupuestario evaluó las cualificaciones del candidato propuesto, en particular con respecto a las condiciones enunciadas en el artículo 286, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

B.  Considerando que, en su reunión del 23 de mayo de 2016, la Comisión de Control Presupuestario celebró una audiencia con el candidato propuesto por el Consejo como miembro del Tribunal de Cuentas;

1.  Emite dictamen favorable respecto a la propuesta del Consejo de nombramiento de Rimantas Šadžius como miembro del Tribunal de Cuentas;

2.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Decisión al Consejo y, para información, al Tribunal de Cuentas, así como a las demás instituciones de la Unión Europea y a las entidades fiscalizadoras de los Estados miembros.


ANEXO 1: CURRICULUM VITAE DE Rimantas Šadžius

EDUCACIÓN:

Superior:

2002   Licenciado por la Facultad de Derecho de la Universidad de Vilna. Adquisición de cualificaciones de abogado y máster en Derecho.

1983   Licenciado por la Facultad de Química de la Universidad Estatal Lomonósov de Moscú (cum laude) y adquisición de cualificaciones de farmacéutico.

EXPERIENCIA PROFESIONAL:

Desde el 13 de diciembre de 2012   Ministro de Hacienda de la República de Lituania

2009 – diciembre de 2012   Empresa de servicios de publicación científica

Mayo de 2007 – diciembre de 2008   Ministro de Hacienda de la República de Lituania

Julio de 2006 – mayo de 2007   Ministerio de Hacienda de la República de Lituania, viceministro

Diciembre de 2004 – julio de 2006   Ministerio de Sanidad de la República de Lituania, viceministro

Noviembre de 2003 – diciembre de 2004   Ministerio de Seguridad Social y Trabajo, viceministro

EXPERIENCIA PROFESIONAL PREVIA:

Estudios científicos en los campos de la química cuántica y la

física del estado sólido, traducciones, edición y publicación   de literatura científica,

así como consultas en materia contable y fiscal.

CONOCIMIENTOS DE IDIOMAS:

Inglés, ruso, polaco, alemán (nivel excelente) y francés (conocimientos básicos).

AFILIACIÓN A PARTIDOS Y PERTENENCIA A ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES:  

Miembro del Partido Socialdemócrata Lituano (LSDP) (miembro de la Mesa del LSDP).

Asociación Lituana de Físicos

AFICIONES: Música clásica, lenguas extranjeras.


ANEXO 2: RESPUESTAS DE Rimantas Šadžius AL CUESTIONARIO

Experiencia profesional

1.  Indique, por favor, su experiencia profesional en el ámbito de las finanzas públicas (planificación presupuestaria, ejecución o gestión presupuestarias, control o auditoría presupuestarios).

Mis actividades profesionales, iniciadas en 2003, siempre han estado estrechamente ligadas a las finanzas públicas.

Como viceministro de Seguridad Social y Trabajo, fui responsable de las cuestiones relativas a los presupuestos de la seguridad social y la asistencia social. Uno de los proyectos de importancia en los que realicé una gran contribución personal fue la construcción de un régimen de ayudas estatales específico para apoyar el empleo de los grupos de trabajadores vulnerables a través de las llamadas empresas sociales, un nuevo tipo de empresas privadas específicamente diseñadas para emplear a personas con discapacidad, desempleados de larga duración, ex presos, etc. También se me encomendaron tareas especiales en la fase de adhesión de Lituania a la Unión Europea, en 2004: Esto incluía la aplicación de proyectos financiados con cargo a los fondos de preadhesión de la UE y la preparación para empezar a utilizar la asistencia estructural de la UE en el período de programación 2004-2006.

En el Ministerio de Sanidad de la República de Lituania, una de mis principales áreas de interés y responsabilidades profesionales era garantizar la financiación de la atención sanitaria a través del Fondo Estatal de Seguros de Salud. Esto incluía trabajar con la legislación de provisión de recursos, es decir, las cotizaciones al seguro de enfermedad abonadas por las personas físicas y jurídicas, así como la planificación presupuestaria para la financiación de diversos prestadores de asistencia sanitaria, abordando también las relaciones complicadas entre los agentes de los sectores público y privado en la materia. Esto también me permitió estudiar en detalle los sistemas de financiación de la atención sanitaria de otros países.

El Ministerio de Sanidad era responsable de la ejecución de proyectos financiados por la UE en el ámbito de la salud. En aquel momento, en el Ministerio, yo era presidente del comité de selección de proyectos, donde se debatía sobre aspectos importantes de la planificación de recursos, la orientación a los resultados y la gestión presupuestaria responsable. Durante mi mandato en el Ministerio de Sanidad, empezamos asimismo a preparar la Estrategia para la utilización de los Fondos Estructurales de la UE para el siguiente período de programación (2007-2013), lo que suponía para Lituania una fase completamente nueva y nuevos desafíos en la planificación presupuestaria, que incluían indicadores de resultados y evaluaciones transversales de la eficacia de las inversiones de la UE.

Mi trabajo en la materia continuó en el Ministerio de Hacienda, al principio como viceministro y posteriormente como ministro. Había tres ámbitos principales que requerían un gran esfuerzo durante la preparación del nuevo período de programación de la UE: en primer lugar, la compilación de los documentos estratégicos (estrategia y programas operativos) por los que se guiarían las instituciones en la planificación presupuestaria de los fondos de la UE; en segundo lugar, la creación de un nuevo marco institucional para gestionar los fondos de la UE de conformidad con la legislación de la UE; y, en tercer lugar, la integración de la ayuda estructural de la UE en el marco convencional del presupuesto nacional. En este punto cabe mencionar, en particular, la creación del sistema de auditoría mejorado para los Fondos Estructurales de la UE, con la participación de la entidad fiscalizadora superior de Lituania (la Oficina Nacional de Auditoría).

El éxito en la preparación y la aplicación del período de programación 2007-2013 preparó el terreno perfecto para para el siguiente período 2014-2020.

Otro aspecto de mi experiencia personal en la hacienda pública fue el establecimiento del marco de disciplina presupuestaria en Lituania. Cabe mencionar la preparación y aprobación de la Ley de disciplina presupuestaria en 2007 y la Ley Constitucional sobre la aplicación del Pacto Presupuestario de 2014 (ya en mi segundo mandato como ministro de Hacienda), que contaron ambas con mi compromiso personal. La planificación presupuestaria nacional prudente, incluida la creación de los incentivos respectivos para instituciones y municipios, revistió una enorme importancia para la adhesión de Lituania a la zona del euro en 2015.

Como ministro, he prestado siempre gran atención a garantizar la eficiencia del gasto público en ámbitos específicos, la creación de un sistema orientado a la obtención de resultados para la planificación y la evaluación de los programas presupuestarios y el refuerzo del control interno y externo del gasto. Bajo mi dirección se produjeron importantes cambios positivos también en la gestión de los activos del Estado y el funcionamiento de las empresas estatales.

2.  ¿Cuáles han sido sus logros más destacados en su trayectoria profesional?

Como ministro de Hacienda, he contribuido a una política presupuestaria responsable para Lituania. Bajo mi dirección, el Ministerio de Hacienda preparó un nuevo fundamento jurídico (y, lo que es más importante, la Ley de la República de Lituania sobre disciplina presupuestaria y la Ley Constitucional sobre la aplicación del Pacto Presupuestario) con objeto de aumentar la confianza en la sostenibilidad de las finanzas públicas a largo plazo y establecer las normas de disciplina presupuestaria, garantizando un crecimiento económico sostenible. La mayor innovación del marco institucional fue que las funciones de la autoridad supervisora independiente de la política presupuestaria (el denominado Consejo Presupuestario) fueron asignadas a la Oficina Nacional de Auditoria de la República de Lituania. Esta autoridad elabora un dictamen independiente sobre el escenario de evolución económica elaborado por el Ministerio de Hacienda de la República de Lituania y lleva a cabo controles de los proyectos de planes presupuestarios.

Otro importante ámbito en el que hago mucho hincapié es la recaudación de impuestos. Teniendo en cuenta la práctica a nivel mundial, así como las recomendaciones de organizaciones internacionales, se llevó a cabo una serie de reformas y mejoras en la administración tributaria. El denominado Sistema Inteligente de Administración Tributaria se inició en Lituania partiendo de los controles automatizados de las declaraciones del IVA, permitiendo de manera prospectiva la evaluación de riesgos, la evaluación del comportamiento de las empresas en tiempo real, la realización de controles cruzados y una identificación mucho más eficaz de los casos de fraude y evasión fiscales. Esto, junto con otras medidas administrativas, dio lugar a un importante cambio estructural positivo respecto de la cuantía de la recaudación de impuestos como parte del PIB, con un sector público que, en 2015, había llegado prácticamente a una situación de equilibrio.

Asimismo, contribuí a la reforma de la contabilidad y los estados financieros en el sector público de Lituania, incluidas las instituciones presupuestarias e instituciones, organizaciones y empresas públicas y municipales. El objetivo de la reforma es la introducción de la contabilidad de ejercicio en el sector público conforme a la legislación de la República de Lituania y de conformidad con las Normas Internacionales de Contabilidad y las Normas Contables Internacionales del Sector Público. La reforma está orientada a crear una base más fiable y transparente para la planificación y ejecución del presupuesto.

Mejorar la eficacia de los fondos de la UE en Lituania fue uno de mis principales objetivos personales. El principio rector «inversión en vez de un mejor gasto» fue expresado con claridad en el transcurso de la Presidencia lituana del Consejo de la UE y su popularidad se ha extendido. Durante el período de programación 2007-2013, Lituania fue uno de los primeros países de la UE que asumieron el reto de aplicar los instrumentos financieros para mejorar el acceso de las pymes a la financiación y financiar proyectos de eficiencia energética. Los instrumentos financieros que establecimos (tres fondos de cartera y un instrumento financiero de garantía para el acceso de pymes a la financiación y un fondo de cartera para proyectos de eficiencia energética) ya han demostrado sus ventajas (en algunos instrumentos los fondos han sido reembolsados e invertidos en repetidas ocasiones). En el período 2014–2020 esperamos no solo obtener los mejores resultados de los fondos de la UE teniendo en cuenta nuestra experiencia del pasado, sino también duplicar la financiación para los instrumentos financieros y ampliar su alcance a nuevos ámbitos (por ejemplo, el transporte, el alumbrado público, infraestructuras hidráulicas, etc.). La plataforma de inversión nacional de propiedad estatal VIPA empezó a funcionar en 2013 bajo mi supervisión, para lograr una gestión eficaz de los recursos de capital de los fondos.

Bajo mi dirección se produjeron importantes cambios positivos en la gestión de las empresas estatales. El Ministerio de Hacienda es accionista de las mayores empresas de propiedad estatal de Lituania (Lietuvos Energija Group, que es uno de los mayores productores de energía de los Estados bálticos). El modelo y la estructura de gobernanza empresarial del grupo se aplicaron según las directrices de gobernanza facilitadas por el Ministerio de Hacienda. Para ello, aplicamos las prácticas internacionales y nacionales más avanzadas, las recomendaciones de la OCDE y el Código de gobernanza empresarial de la bolsa de valores NASDAQ OMX Vilnius. Nuestra experiencia se está ampliando ahora al transporte y otros sectores.

Tuve el honor de ser el presidente del Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea (Ecofín) de julio a diciembre de 2013. Entre los resultados más importantes de la Presidencia figuraban un oportuno acuerdo sobre el presupuesto de la UE para 2014, sobre la política de cohesión 2014-2020 y sobre expedientes en materia de imposición y servicios financieros y un avance considerable en la construcción de la Unión Bancaria. El acuerdo sobre el Mecanismo Único de Resolución fue uno de los logros más notables en la construcción de una Unión Bancaria sólida y saneada. Quisiera mencionar asimismo nuestros logros en el ámbito de la auditoría, en el que llegamos a un acuerdo sobre la reforma del mercado europeo de auditoría. Entre las características principales del acuerdo se incluían unas normas más estrictas para los auditores y las empresas de auditoría, dirigidas en particular a reforzar la independencia de los auditores de las entidades de interés público, así como a garantizar una mayor diversidad en un mercado de auditoría que presenta actualmente una elevada concentración.

No menos importante, y motivo de un enorme orgullo personal, es el hecho de que durante mi mandato y bajo mi dirección Lituania ingresó con éxito en la zona del euro, el 1 de enero de 2015. A partir de ese día, Lituania se convirtió en el 19.º miembro de pleno derecho de la zona del euro, utilizando el euro como moneda única de la Unión Europea. La introducción del euro en Lituania significa una mayor integración en la Unión Europea, que nos ofrece mayor seguridad y protección tanto en términos económicos como políticos.

3.  ¿Cuál es su experiencia profesional en organizaciones o instituciones internacionales multiculturales y plurilingües radicadas fuera de su país de origen?

Como miembro del Consejo Ecofín, y especialmente durante la Presidencia lituana del Consejo de la UE en el segundo semestre de 2013, en mi calidad de presidente de esa formación del Consejo, trabajé intensamente con los Estados miembros, el Parlamento Europeo, la Comisión Europea y otras partes interesadas en la protección de los intereses de Europa y de sus ciudadanos en ámbitos tan importantes como la economía y las finanzas, incluyendo en particular la política de cohesión de la UE y el presupuesto de la UE. La Presidencia fue para mí un reto y una oportunidad al mismo tiempo; partiendo de esta experiencia, mi conclusión es que solo podemos conseguir los grandes resultados esperados por los ciudadanos europeos si trabajamos conjuntamente, los Estados miembros y las instituciones europeas.

Desde 2012 he sido asimismo gobernador de varias instituciones financieras internacionales: El Grupo del Banco Mundial, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD), el Banco Europeo de Inversiones (BEI) y el Banco Nórdico de Inversiones (NIB); y he sido gobernador suplente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por otra parte, participo en las actividades del Eurogrupo y soy uno de los gobernadores del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Todo esto me ha proporcionado una amplia experiencia en el ámbito de la cooperación internacional e intercultural.

4.  ¿Se le ha concedido la aprobación respecto de las funciones de gestión que realizaba usted anteriormente, caso de ser aplicable un procedimiento de esa índole?

El tipo de procedimiento de aprobación de la gestión previsto por la legislación lituana es algo diferente al aplicado en el Parlamento Europeo. Las cuentas anuales relativas a la ejecución presupuestaria presentadas por el ministro de Hacienda en nombre del Gobierno son auditadas por la entidad fiscalizadora superior y posteriormente examinadas por el Seimas (Parlamento) de la República de Lituania. El Parlamento ha aprobado estas cuentas mediante la adopción de las correspondientes soluciones en todos los casos en que he presentado y defendido tales cuentas ante el Parlamento en mi calidad de ministro.

5.  ¿Cuáles de sus anteriores puestos profesionales fueron resultado de un nombramiento político?

Fui nombrado para los cargos de Viceministro en los Ministerios de Seguridad Social y Trabajo, de Sanidad y de Finanzas como resultado de la designación política por los respectivos ministros. Fui designado para el cargo de Ministro de Hacienda en 2007 por el primer ministro tras la dimisión del anterior ministro y nombrado por el presidente de la República. No obstante, creo que los argumentos principales para la elección de mi candidatura en todos estos casos fueron mis cualificaciones y competencias profesionales, y no la afiliación política.

Fui nombrado ministro de Hacienda para un segundo mandato en diciembre de 2012. En el proceso de formación del Consejo de Ministros tras las elecciones generales de 2012 influyeron considerablemente la futura Presidencia de la UE y el objetivo del nuevo Gobierno de prepararse convenientemente para la adopción de la moneda única de la UE. Mi reputación de persona imparcial, eficaz y bien informada fue a todas luces una condición clave para la aprobación de mi candidatura a futuro ministro.

En particular, nunca he sido diputado al Parlamento y nunca he combinado mis cargos en el Gobierno con ningún tipo de actividad parlamentaria.

6.  ¿Cuáles son las tres decisiones más importantes en cuya adopción ha participado a lo largo de su vida profesional?

Puede considerarse que los tres ámbitos en los que mi aportación y compromiso personales han sido decisivos han sido los siguientes:

Introducción del euro en Lituania. Esto exigió no solo un enorme trabajo práctico de preparación para el cambio, en el marco del cual he dirigido la creación del sistema de gestión del proceso y presidido personalmente el grupo operativo de alto nivel encargado de la dirección del proceso. Esto también supuso la creación de unas condiciones fiscales y jurídicas adecuadas. Una de mis máximas prioridades siempre ha sido la introducción y aplicación del marco de disciplina presupuestaria, empezando por la Ley de disciplina presupuestaria en 2007. Lituania logró asegurar la tendencia decreciente del déficit presupuestario y la estabilización de la deuda pública, aumentando al mismo tiempo la eficiencia del gasto y los ingresos procedentes de las empresas de titularidad estatal.

Creación de la Unión Bancaria. Como presidente del Consejo Ecofín tuve que desempeñar un papel central para alcanzar el tan esperado acuerdo sobre el Mecanismo Único de Resolución, pilar esencial de la Unión Bancaria. Este acuerdo fue, en efecto, el punto culminante de la Presidencia lituana de 2013, que ha mantenido constantemente y con todos sus esfuerzos su determinación de construir una Europa creíble. Durante mi presidencia alcanzamos también un acuerdo con el Parlamento Europeo sobre dos componentes diferenciados de la Unión Bancaria: la Directiva sobre reestructuración y resolución bancarias, que establece un marco para la reestructuración y resolución de los bancos y las sociedades de inversión, al tiempo que se protege el dinero de los contribuyentes, y la Directiva relativa a los sistemas de garantía de depósitos, orientada a garantizar unos medios financieros suficientes para los fondos del sistema y el rápido reembolso a los depositantes de las entidades financieras inviables.

Mejora de la eficacia de la gestión y la auditoría de los fondos de la UE en Lituania. La autoridad de gestión de los fondos de la Unión Europea de Lituania es el Ministerio de Hacienda, encargado de la aplicación eficaz y transparente de los fondos de la UE con arreglo al principio de buena gestión financiera. Como ministro, asumí un papel activo en la creación de un marco institucional más eficaz para la gestión de los fondos de la UE de 2007-2013 de conformidad con las mejores prácticas y los requisitos de la UE. Por ejemplo: Con el fin de mejorar el control de las actividades de auditoría y garantizar el cumplimiento de los principios y buenas prácticas de la separación funcional entre el auditor y el auditado (autoridad de gestión, organismos intermedios, autoridad de certificación), decidimos transferir la responsabilidad relativa a la ejecución de los procedimientos de auditoría de los fondos de la UE del departamento respectivo del Ministerio de Hacienda a la Oficina Nacional de Auditoría de la República de Lituania. En aquel momento, ya tenía una amplia experiencia en cuestiones de auditoría de los fondos de la UE y evaluación anual del funcionamiento del sistema de gestión y control. Esta transformación específica y algunas otras mejoras en el marco institucional para gestionar los fondos de la UE de 2007-2013 reforzaron considerablemente la auditoría de los fondos de la UE y la cultura de buena gestión financiera en Lituania: uno de los porcentajes de error más bajos entre los Estados miembros de la UE es clara prueba de ello. Asimismo, el sistema sigue siendo útil en el período de programación 2014-2020.

Otra innovación fue la de integrar directamente a otras instituciones en el sistema de gestión de los fondos de la UE 2014-2020 a fin de reforzar el control específico y reducir el uso inadecuado de los fondos de la UE: a saber, la Oficina Estatal de Contratación Pública, el Servicio de Investigación de Delitos Financieros y el Consejo de Competencia. En efecto, este sistema institucional ha demostrado su eficiencia.

Independencia

7.  El Tratado dispone que los miembros del Tribunal de Cuentas deben ejercer sus funciones «con absoluta independencia». ¿Cómo cumpliría usted esta obligación en el desempeño de las tareas que habrá de realizar en el futuro?

El principio de independencia es uno de los principios fundamentales para los auditores y las entidades de auditoría. Las entidades fiscalizadoras superiores solo pueden cumplir sus cometidos de manera objetiva y eficaz si son independientes de la entidad auditada y se hallan protegidas de influencias externas. Los auditores deben ser independientes para que sus informes sean imparciales y ser considerados como tales por el usuario previsto. A la hora de cumplir el principio de independencia como miembro del Tribunal de Cuentas, actuaría de conformidad con los requisitos que se establecen en el Tratado, las Directrices de Ética del Tribunal de Cuentas, el Código de conducta aplicable a los miembros del Tribunal, el Reglamento interno del Tribunal de Cuentas y sus normas de desarrollo.

En el ejercicio de mis funciones como miembro del Tribunal de Cuentas me abstendría de cualquier acción que pudiera dar lugar a una pérdida de independencia, evitaría cualquier situación que pudiera desembocar en un conflicto de intereses y tomaría toda medida adecuada para la eliminación de las amenazas para la independencia. En el ejercicio de mis funciones actuaría de forma objetiva y constructiva y no aceptaría órdenes de Gobiernos ni otros organismos, y me abstendría de realizar cualquier otra actividad profesional y, en concreto, no ostentaría cargo público alguno.

8.  ¿Desempeñan usted o sus familiares más cercanos (padres, hermanos, cónyuge, pareja de hecho, hijos) una actividad económica o tienen intereses financieros u otros compromisos que pudieran entrar en conflicto con sus futuros cometidos?

No. No tengo conocimiento de ningún hecho de este tipo que pudiera entrar en conflicto con mis futuros cometidos.

9.  ¿Está usted dispuesto a revelar al presidente del Tribunal todos sus intereses económicos, así como cualquier otro compromiso, y a que se hagan públicos?

Sí, estoy dispuesto a cumplir todas las obligaciones de declaración aplicables a un miembro del Tribunal. Revelaré todos mis intereses financieros y cualquier otro compromiso al presidente del Tribunal de Cuentas y, en caso necesario, los haré públicos. Por razón de mis cargos anteriores y actuales en la función pública de mi país, conforme a las disposiciones legales pertinentes de la República de Lituania que regulan la divulgación de intereses financieros y otros compromisos de determinados funcionarios, he venido divulgando y publicando regularmente desde 2003 mis intereses financieros y demás compromisos y los de mi familia.

10.  ¿Está usted actualmente incurso en algún procedimiento judicial? Si es así, facilite la información oportuna.

No estoy implicado actualmente en ningún procedimiento judicial.

11.  ¿Tiene usted algún papel activo o ejecutivo en política? En caso afirmativo, ¿a qué nivel? ¿Ha ostentado algún cargo político a lo largo de los últimos dieciocho meses? Si es así, facilite la información oportuna.

Pertenezco al Partido Socialdemócrata Lituano desde 1990, desde la restauración de la independencia de Lituania. Como ministro de Hacienda en el Gobierno de coalición de Lituania, también soy miembro del Consejo del partido. Sin embargo, nunca he ostentado cargo ejecutivo alguno, a ningún nivel, ni en este partido ni en otras organizaciones políticas. Nunca he sido elegido diputado al Parlamento y nunca he pertenecido a ningún grupo político parlamentario ni participado en sus actividades. En todos los cargos para los que he sido designado, mi labor se ha basado en la profesionalidad.

12.  ¿Está usted dispuesto a abandonar cualquier cargo para el que haya sido elegido o renunciar al desempeño activo de funciones que entrañen responsabilidad en un partido político en caso de ser nombrado miembro del Tribunal?

Sí, abandonaré cualquier cargo para el que haya sido elegido y renunciaré al desempeño activo de funciones en caso de ser nombrado miembro del Tribunal. No asumiré ningún cargo o función de este tipo durante mi mandato como miembro del Tribunal.

13.  ¿Cómo abordaría un caso de graves irregularidades o incluso fraude o corrupción en el que estén implicadas personas de su Estado miembro de origen?

El presupuesto de la UE es dinero de los contribuyentes que debe utilizarse solo para la aplicación de las políticas aprobadas por el legislador de la UE. Estoy firmemente convencido de que ninguna empresa pública que esté desvirtuada por la corrupción, el fraude o las irregularidades conseguirá jamás la totalidad de sus objetivos. Si me hallara frente a un caso de corrupción o fraude u otras irregularidades graves con una potencial repercusión negativa en los fondos públicos de la UE, ya se tratara de ingresos, gastos o activos de las instituciones de la UE, lo abordaría con gran rigor y me aseguraría de que el asunto fuera notificado a la OLAF o a las demás autoridades competentes, evidentemente, de plena conformidad con las normas y los procedimientos del Tribunal. Huelga decir que lo haría con independencia de la persona o del Estado miembro de que se tratara, ya fuera Lituania o cualquier otro. La igualdad de trato, también a este respecto, es y seguirá siendo uno de mis imperativos personales más sólidos.

Ejercicio de las funciones

14.  ¿Cuáles deberían ser las principales características de una cultura de buena gestión financiera en el servicio público? ¿De qué manera podría contribuir a aplicarla el Tribunal de Cuentas?

La buena gestión financiera constituye una parte fundamental del concepto de buena gobernanza. La rendición de cuentas, la transparencia y el Estado de Derecho son también esenciales para la buena gobernanza en la administración pública. La cultura de buena gestión financiera en una organización pública debe sentar las bases para la mejor conducta posible y la mejora continua. Debe incluir cuatro elementos necesarios: liderazgo (valores, una visión clara, una misión y unos objetivos), toma de decisiones y estructura (funciones y responsabilidades claras y una estructura que respalde los objetivos), personas (la gestión efectiva de los recursos humanos, incluyendo la formación y la gestión del conocimiento) y los procesos y sistemas de trabajo (procesos de trabajo eficaces y eficientes y un sistema de gestión de riesgos).

El control democrático de la ejecución del presupuesto debería ser un elemento clave de rendición de cuentas para informar a los contribuyentes sobre la forma en que se gasta su dinero, si se ha gastado de conformidad con las disposiciones legales y reglamentarias pertinentes y, lo que es más importante, si con el gasto de su dinero se han logrado los resultados previstos.

Todo esto vale también para toda la UE. En la UE, la buena gestión financiera se introduce en el Derecho primario —el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, cuyo artículo 317 dispone que «la Comisión [...] ejecutará el presupuesto en cooperación con los Estados miembros [...] con arreglo al principio de buena gestión financiera» y que «los Estados miembros cooperarán con la Comisión para garantizar que los créditos autorizados se utilizan de acuerdo con el principio de buena gestión financiera».

El Reglamento Financiero aplicable al presupuesto general de la Unión Europea describe en mayor medida el principio de buena gestión financiera a través de las denominadas «tres "e"»: economía, eficiencia y eficacia. Aquí el principio de economía significa poner a disposición los recursos necesarios para la entidad a su debido tiempo, en las cantidades y calidad adecuadas y al mejor precio; el principio de eficiencia se refiere a la relación óptima entre los medios empleados y los resultados obtenidos; y la eficacia se refiere a la consecución de objetivos específicos y el logro de los resultados previstos.

Además de los citados principios preceptivos de buena gestión financiera, los cambios globales en curso han traído consigo otros elementos de buena gobernanza que cualquier administración pública moderna debería respetar; por ejemplo, el triple factor adicional de la ecología, la igualdad y la ética.

En mi opinión, pese a la muy limitada escala del presupuesto acordado a nivel de la UE, el desarrollo de una sólida cultura de buena gestión financiera en las finanzas de la UE puede ser crucial para el éxito de la propia idea de Europa. Pero a tal fin, en primer lugar, el gasto del presupuesto de la UE debe ofrecer unos beneficios claros y visibles para la UE y sus ciudadanos que no podrían conseguirse solamente mediante el mero gasto de fondos nacionales; respetando plenamente el principio de subsidiariedad. Este es precisamente el concepto de la rentabilidad europea. Lamentablemente, con demasiada frecuencia los fondos de la UE no hacen sino aumentar el total de fondos disponibles en el país, sin añadir un valor europeo concreto. O los fondos de la UE pueden utilizarse para actividades que, en todo caso, habrían sido llevadas a cabo mejor por los Estados miembros y los beneficiarios (efecto de peso muerto). En segundo lugar, en muchos casos se sigue haciendo demasiado hincapié en la mera utilización de los fondos de la UE (el enfoque orientado a los recursos disponibles), centrándose principalmente en la conformidad del gasto, independientemente de la pertinencia de los resultados obtenidos.

En el período de programación 2014-2020 las cosas ya han cambiado radicalmente, y esto pasó a ser un desafío tanto para los Estados miembros como para las instituciones europeas, incluido el Tribunal de Cuentas. Los elementos específicos de la buena gestión financiera, tales como la condicionalidad macroeconómica, las reservas de eficacia, mayores posibilidades de simplificación, las sinergias entre los fondos y un mayor uso de los instrumentos financieros, se han introducido en el actual marco financiero plurianual 2014-2020 (siendo importantes las aportaciones de la Presidencia lituana al proceso). No obstante, es preciso hacer aún más. La creación de una presupuestación de la UE basada en el rendimiento será una prioridad para la Comisión, y creo que el Tribunal puede participar también en este proceso como socio, por supuesto, sin comprometer su independencia.

En Lituania, los fondos de la UE ascienden a casi el 15  % del total de los gastos de las administraciones públicas y, por lo tanto, son esenciales para el logro de los objetivos políticos. En mi calidad de ministro de Hacienda, participé en la creación del sistema de gestión y control de los fondos de la UE orientado a los resultados. Si no el principal, Lituania es uno de los principales Estados miembros por lo que se refiere a la capacidad de absorción de los fondos de la UE. Mis prioridades en materia de buena gestión financiera para el período de programación 2014–2020 son la prevención del fraude y también unos controles proporcionados, la simplificación y reducción de la carga administrativa y, por último, pero no menos importante, una atención central al rendimiento y los resultados que tengan un impacto positivo a largo plazo en el crecimiento económico, la creación de empleo y la reducción de la pobreza. Los resultados positivos son evidentes: según la autoridad de auditoría de la Oficina Nacional de Auditoría, los porcentajes de error residual en la política de cohesión en Lituania (por ejemplo, el 0,42 % en 2014) se sitúan sistemáticamente muy por debajo incluso del umbral de importancia relativa del 2 %, lo que constituye un excelente logro en comparación con la cifra acumulada a escala de la UE, para la que el nivel de error estimado del Tribunal para la política de cohesión en 2014, por poner un ejemplo, fue del 5,7 %. Por otra parte, las evaluaciones ex post muestran una decisiva incidencia positiva de los fondos de la UE en la economía y la vida social lituanas.

Es evidente que el Tribunal de Cuentas, a través de sus auditorías y demás tareas, tiene un papel fundamental que desempeñar en el refuerzo de la legitimidad democrática y la sostenibilidad de toda la UE. Comparto plenamente la petición realizada por el Tribunal en el Informe Anual del año pasado para que se desarrolle un «enfoque totalmente nuevo» invirtiendo mejor los fondos de la UE (y nacionales) para tener mejor en cuenta los retos mundiales que afronta Europa en la actualidad. Por otra parte, deben facilitarse a los responsables políticos de la UE resultados de auditoría del Tribunal oportunos y pertinentes y todas las partes deben garantizar luego una mejor aplicación de las recomendaciones de auditoría.

Y, por último, celebro la reciente reforma del Tribunal presentada en la estrategia del Tribunal para el período 2013-2017, que habrá de transformarlo en una organización más moderna, mejorando la buena gobernanza dentro del propio Tribunal. Confío en que esto permitirá al Tribunal utilizar sus recursos con mayor flexibilidad y racionalizar los procedimientos para presentar informes más pertinentes y oportunos. El cambio debe formar parte de una evolución constante, con la participación de todos los miembros del Tribunal, tratando de promover de forma proactiva la cultura de buena gestión financiera tanto dentro de la organización como en el conjunto de la UE. Yo estoy dispuesto a contribuir personalmente.

15.  En virtud del Tratado, el Tribunal de Cuentas ha de asistir al Parlamento Europeo en el ejercicio de su función de control de la ejecución del presupuesto. ¿Cómo mejoraría usted la cooperación entre el Tribunal y el Parlamento Europeo (en particular, su Comisión de Control Presupuestario) para reforzar tanto el control público como la rentabilidad del gasto general?

Un sistema de control plenamente colaborativo es fundamental entre la supervisión parlamentaria y la fiscalización pública. Creo firmemente que la cooperación de la Comisión de Control Presupuestario (CONT) del Parlamento y el Tribunal es un elemento esencial a la hora de ejercer el control público del dinero de los contribuyentes de la UE. El largo historial de cooperación entre ambas instituciones ha dado lugar a buenas prácticas: reuniones periódicas con el fin de presentar los resultados de auditoría, la celebración de consultas en el proceso de selección de los temas de auditoría de máxima prioridad y la preparación de un programa de trabajo anual. Sin embargo, como el mundo cambia constantemente, deben buscarse mejores formas de cooperación y sinergias que sean beneficiosas para ambas partes en el ejercicio de sus atribuciones en el marco de la rendición de cuentas.

El Parlamento lleva a cabo su función principal de control parlamentario sobre el Ejecutivo, la Comisión, mediante el procedimiento de aprobación de la gestión, en el que el Parlamento Europeo, previa recomendación del Consejo, decide si la Comisión ha cumplido satisfactoriamente con sus responsabilidades de ejecución del presupuesto. El informe anual del Tribunal, junto con sus informes especiales, sirve de base fundamental para este procedimiento.

Unos mecanismos adecuados para la elaboración del informe anual desempeñan un papel clave para presentarlo al Parlamento y la Comisión CONT a tiempo y con una calidad adecuada. Adelantar la elaboración de los informes anuales daría más tiempo a la Comisión CONT para examinarlo. A tal fin podrían resultar útiles una mayor asistencia y una interacción más sistemática con los ponentes asignados del Parlamento a la hora de redactar los informes de aprobación de la gestión, y lo mismo es aplicable a los informes especiales.

El valor de la labor de auditoría de resultados depende, en gran medida, de la pertinencia y oportunidad de los informes especiales presentados. Ambas ramas de la Autoridad Presupuestaria deben obtener los resultados de auditoría en el momento adecuado del ciclo presupuestario plurianual, a fin de contribuir eficazmente al proceso legislativo; de no ser así, los informes del Tribunal de Cuentas no producen el efecto deseado y se desaprovechan los escasos recursos. En este sentido, cabe celebrar la nueva disposición relativa a la adopción de los informes especiales en un plazo adecuado de tiempo no superior a 13 meses, que contribuye no solo a la oportunidad de los resultados de auditoría, sino también a una mayor eficiencia en el Tribunal.

Un importante producto transversal del Tribunal son los análisis panorámicos, elaborados sobre la base de sus actividades de investigación y de su experiencia de auditoría acumulada. Considero que tales revisiones son una fuente adicional de pruebas que contribuyen al proceso legislativo y supervisor del Parlamento. Al hacer que participen, cuando proceda, otras capacidades de investigación, como el Servicio de Estudios Parlamentarios, el Tribunal podría seguir construyendo un sólido instrumento de evaluación independiente.

Además, de forma conjunta con la Comisión CONT, y con su ayuda, podría ser importante y útil una cooperación más intensa con las comisiones especializadas del Parlamento. Las comisiones competentes podrían constituir una plataforma complementaria en un proceso de toma de decisiones mediante el examen de los informes del Tribunal, así como a través del debate de otros puntos de interés compartido con el Tribunal.

Por último, el Tribunal debería mantener, junto con la Comisión CONT, una mayor vinculación con el Consejo y los Parlamentos nacionales, que también son autoridades políticas que supervisan los fondos de la UE. Una de mis prioridades como miembro del Tribunal sería una participación activa en las relaciones de trabajo con los Parlamentos nacionales de los Estados miembros, así como con el Consejo. En mi opinión, esto podría contribuir a mejorar la rendición de cuentas, a una mayor sensibilización y a un aumento de la credibilidad de la UE.

16.  ¿Qué valor añadido aportan, en su opinión, las auditorías de resultados y cómo deberían incorporarse sus conclusiones a los procedimientos de gestión?

El Tribunal tiene el mandato claro de llevar a cabo auditorías de resultados. Según el artículo 287, apartado 2, del Tratado, «el Tribunal de Cuentas [...] garantizará una buena gestión financiera». La Norma Internacional de las Entidades Fiscalizadoras Superiores (ISSAI) sirve de guía a las entidades fiscalizadoras superiores (EFS) de manera bastante exhaustiva sobre la cuestión de las auditorías de gestión, y el manual de auditoría de resultados del Tribunal se basa justamente en dicha norma.

La auditoría de resultados es un examen independiente, objetivo y fiable para saber si las empresas, los sistemas, las operaciones, los programas, las actividades o las organizaciones operan conforme a los principios de economía, eficacia y eficiencia y si existe margen de mejora.

De esta definición de «auditoría de resultados» se desprende que esta enriquece la rendición de cuentas pública y permite a las EFS prestar una importante contribución a la mejora de la gestión de la administración pública. La auditoría de resultados tiene funciones importantes que desempeñar, tanto en relación con los ciudadanos como con los órganos legislativos y los órganos ejecutivos auditados.

El principio democrático se basa en el derecho de los ciudadanos a pedir cuentas a sus representantes de las decisiones y acciones de estos. A fin de cumplir este principio, los ciudadanos de la UE esperan recibir información sobre cómo se gastan los recursos públicos y cuál es el rendimiento de los servicios públicos. Al proporcionar información objetiva y fiable sobre estas cuestiones, la auditoría de resultados contribuye a la transparencia y la rendición de cuentas de la UE en su conjunto.

La auditoría de resultados también debe desempeñar un papel importante a la hora de mantener bien informados a los políticos acerca de las acciones del Ejecutivo, y los resultados y los efectos de las decisiones. Las dos ramas del Poder Legislativo de la Unión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de la UE, necesitan información fiable e independiente sobre los resultados y los efectos de los programas y decisiones. La auditoría de resultados constituye una fuente única de información independiente y objetiva, y no atribuible a ninguna otra autoridad política, y contribuye así indirectamente al proceso de toma de decisiones políticas, proporcionando pruebas fundadas.

La auditoría de resultados fomenta el desarrollo y el cambio en el sector público, facilitando información nueva y atrayendo la atención sobre varios retos. También puede abordar problemas que a veces van más allá del mandato del auditado, incluyendo cuestiones de carácter puramente político. Así, contribuye a la mejora y la reforma en el sector público. De esta forma, la auditoría de resultados es capaz de aportar valor añadido mucho más allá de una mera función de control.

El valor añadido de las auditorías de resultados del Tribunal reside en su capacidad de visión de conjunto y de recopilar y difundir las mejores prácticas y, de este modo, contribuye a la supervisión pública de la ejecución del presupuesto de la UE y a una toma de decisiones fundamentada sobre los mecanismos de gobernanza, la elaboración de políticas y programas y la asignación del presupuesto de la UE. Las constataciones, conclusiones y recomendaciones son los elementos más importantes de un informe de auditoría de resultados. Y las constataciones y conclusiones de auditoría deben dar lugar a consecuencias. Por lo tanto, las recomendaciones de un informe deben ser viables y aportar valor añadido con el fin de contribuir a mejorar la gestión financiera en los procedimientos de las entidades fiscalizadas o el sector público en su conjunto: generar ahorro económico, introducir mejores métodos de trabajo, evitar el desaprovechamiento, alcanzar objetivos rentables y producir un impacto positivo a largo plazo. Sin embargo, un marco sólido de rendición de cuentas debe complementarse con un seguimiento de auditoría y unos adecuados seguimiento y aplicación de las recomendaciones de auditoría.

La valoración y medición del impacto de los informes del Tribunal sobre las auditorías de resultados constituyen un elemento necesario del ciclo de rendición de cuentas. Las recomendaciones formuladas en los informes especiales del Tribunal deben ser objeto de seguimiento a fin de establecer y evaluar las medidas adoptadas y los avances realizados. Considero que el Tribunal deberá incrementar la eficacia de sus informes de auditoría reforzando en mayor medida el seguimiento de la aplicación de las recomendaciones del Tribunal. En particular, el Tribunal podría introducir un procedimiento en el que el auditado, la Comisión, elabore los planes detallados de aplicación de las recomendaciones del Tribunal y este supervise y realice un seguimiento (mediante la utilización de su sofisticada base de datos propia) de cómo mantienen su compromiso de poner en práctica dichos planes la Comisión y los Estados miembros.

17.  ¿Cómo podría mejorarse la cooperación entre el Tribunal de Cuentas, los órganos nacionales de auditoría y el Parlamento Europeo (Comisión de Control Presupuestario) en relación con la auditoría del presupuesto de la Unión?

El Tribunal coopera con otras entidades fiscalizadoras superiores (EFS) principalmente a través de la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores (INTOSAI) y su rama europea (EUROSAI).

A nivel de la UE, el Tratado establece el marco para la cooperación con las instituciones nacionales de control. El artículo 287, apartado 3, del Tratado dispone que «en los Estados miembros, el control se efectuará en colaboración con las instituciones nacionales de control [...]. El Tribunal de Cuentas y las instituciones nacionales de control de los Estados miembros cooperarán con espíritu de confianza y manteniendo su independencia».

Los Estados miembros comparten la responsabilidad de la ejecución de alrededor del 80 % del presupuesto de la UE. Naturalmente, las EFS deben participar en la auditoría de los fondos de la UE en el país, formando así una cadena de auditoría hasta la Comisión CONT del Parlamento. En condiciones ideales y en consonancia con un concepto único de auditoría, las EFS podrían auditar las cuentas nacionales respectivas y otros informes sobre la utilización de los fondos de la UE en el país. El Tribunal podría basarse en la labor llevada a cabo por las EFS y emplear una parte de las garantías en la formación de la opinión sobre las cuentas consolidadas de la UE. Sin embargo, en la práctica las EFS son organismos nacionales independientes responsables ante los Parlamentos nacionales y que operan en los marcos nacionales, que varían considerablemente en toda la UE. Por lo tanto, no existe un modelo unificado sobre cómo auditan las EFS los fondos de la UE, y probablemente no sea viable, a menos que se alcancen acuerdos políticos y se cree un fundamento jurídico. Algunas EFS auditan voluntariamente las declaraciones nacionales sobre el uso de los fondos de la UE en sus respectivos países. Algunas actúan como parte del marco de control interno de los fondos de la UE e informan a la Comisión (por ejemplo, la Oficina Nacional de Auditoría de Lituania, en calidad de autoridad de auditoría para la política de cohesión). Otras llevan a cabo auditorías de resultados o de cumplimiento, haciendo especial hincapié en los fondos de la UE.

Los acontecimientos recientes dentro de la UE y en los Estados miembros en general, y especialmente a raíz de la crisis financiera, así como el nivel actual de integración económica, presupuestaria y monetaria, dejan claro que se precisa una mayor cooperación entre el Tribunal y las EFS de los Estados miembros, sobre una base bilateral o más amplia, en función de las cuestiones examinadas. El actual marco del Comité de Contacto, en el que el Tribunal desempeña un papel fundamental, abre un sinnúmero de vías y formas de cooperación. Creo que, además de las distintas actividades en los grupos de trabajo y grupos especiales, el Comité de Contacto podría ser más proactivo en la puesta en marcha de auditorías cooperativas sobre temas de interés común: por ejemplo, la aplicación de la Estrategia Europa 2020, el fraude del IVA intercomunitario, las infraestructuras de las redes de carreteras de la UE y la lucha contra la corrupción. La Comisión CONT, a este respecto, podría ser un usuario final de tales resultados de auditoría con la posibilidad de debatir y examinar las cuestiones a escala de la UE de una manera más exhaustiva. Como buen ejemplo de esta cooperación, podría destacar el trabajo conjunto de auditoría realizado en relación con el capítulo 3 del Informe Anual de 2014 al evaluar cómo se refleja la Estrategia Europa 2020 en los acuerdos de asociación y los programas de financiación acordados entre la Comisión y los Estados miembros.

La reducción de las costosas redundancias de auditoría para los fondos de la UE constituye otro buen motivo para la cooperación. El Tribunal y las EFS de la UE deberían explorar cualquier posibilidad de evitar las costosas redundancias de auditoría, principalmente velando por que los auditores de cada uno de los niveles puedan apoyarse válidamente en el trabajo de otros auditores. El Tribunal y las EFS de los Estados miembros tendrían que intensificar su cooperación para alcanzar este objetivo.

18.  ¿Cómo reforzaría usted el mecanismo de comunicación del Tribunal para poder ofrecer al Parlamento Europeo toda la información necesaria sobre la exactitud de los datos facilitados por los Estados miembros a la Comisión Europea?

El Tribunal, en el marco de su mandato definido en el Tratado y el Reglamento Financiero, tiene tres tipos de realizaciones principales: informes anuales, informes especiales y dictámenes, y en cuarto lugar figurarían los análisis panorámicos. Estas realizaciones son un elemento importante de la cadena de rendición de cuentas de la UE que facilita al Parlamento y a otras partes interesadas información esencial para contribuir a la supervisión del gasto público.

Los informes anuales recogen especialmente los resultados del trabajo de auditoría financiera y de cumplimiento sobre el presupuesto de la UE y los Fondos Europeos de Desarrollo. Los informes anuales específicos presentan un trabajo de auditoría financiera y de cumplimiento sobre las agencias, los organismos descentralizados y otras instituciones de la UE.

Celebro que el Tribunal haya seguido desarrollando permanentemente el informe anual para incluir más información con el fin de prestar una ayuda mejor a la Comisión CONT en su proceso de aprobación de la gestión: con más evaluaciones de la calidad del gasto y de los resultados, la situación actualizada de los sistemas de control y supervisión en los distintos Estados miembros y la gestión presupuestaria de la Comisión. Esta información adicional ofrecida junto con los porcentajes de error de los ingresos y gastos presupuestarios, incluidos los porcentajes de error de los principales ámbitos políticos de la UE, complementa la declaración de fiabilidad facilitada en el informe con información más cualitativa y no solo cuantitativa.

Cuando la Comisión ejecuta el presupuesto en gestión compartida, delega tareas de ejecución en los Estados miembros. Los Estados miembros han de adoptar todas las medidas necesarias, incluidas las medidas legislativas, regulatorias y administrativas, para proteger los intereses financieros de la Unión, para garantizar que las acciones financiadas con cargo al presupuesto se ejecutan correcta y eficazmente y de conformidad con las normas. Los Estados miembros comparten la responsabilidad de la ejecución de alrededor del 80 % del presupuesto de la Unión.

El hecho de que durante 21 años consecutivos los pagos con cargo al presupuesto de la UE hayan sido objeto de errores significativos significa que la eficacia de los sistemas de control y supervisión es insuficiente, ya que ni la Comisión ni los Estados miembros han podido mantenerse por debajo del 2 %, el nivel aceptable de error.

Al objeto de responsabilizarse de la gestión financiera de los fondos de la UE, los Estados miembros deben presentar informes de control, cuentas anuales, declaraciones de gestión, resúmenes anuales de las auditorías y de los controles por ellos efectuados sobre la legalidad y la regularidad de los fondos de la UE recibidos por el país, y dictámenes de auditoría. Sin embargo, la propia Comisión admite en su informe de síntesis que la fiabilidad de los informes de control de los Estados miembros sigue siendo un reto. Así, la Comisión tiene que mejorar un sistema de sanciones para el caso en que los Estados miembros transmitan información incorrecta en los informes de control, pero también en otros informes de los Estados miembros. De conformidad con el Reglamento Financiero, la Comisión debe analizar los ámbitos en los que el nivel de error sea persistentemente elevado, y determinar consecuentemente las carencias en los sistemas de control, analizar los costes y los beneficios de las posibles medidas correctoras y adoptar o proponer medidas adecuadas en términos de simplificación, mejora de los sistemas de control y nueva configuración de los programas o de los sistemas de entrega cuando se disponga de datos adecuados.

A este respecto, el Tribunal debe centrarse en la evaluación de la fiabilidad de la información y las garantías proporcionadas por la Comisión sobre la base del marco de control interno, cuya eficacia se basa fundamentalmente en la calidad de los sistemas de los Estados miembros. El Tribunal ha de intensificar la evaluación del trabajo de la Comisión sobre la veracidad de los datos facilitados por los Estados miembros y ofrecer a la Comisión CONT información más significativa sobre las causas subyacentes de los errores y las medidas específicas para subsanar las deficiencias detectadas (en forma de recomendaciones de auditoría y planes de aplicación elaborados por la Comisión en los que se propongan medidas relacionadas con el aumento de la capacidad de prevención y correctora de los sistemas de supervisión y control). Además, el Tribunal debe continuar su labor respecto de la evaluación del rendimiento de Eurostat sobre la manera en que se recogen los datos en los Estados miembros y cómo se garantizan unas estadísticas fiables de calidad para contribuir a la toma de decisiones con conocimiento de causa sobre las políticas de la UE.

Otras cuestiones

19.  ¿Retirará su candidatura en caso de que el dictamen del Parlamento sobre su nombramiento como miembro del Tribunal sea desfavorable?

Mi designación para llegar a ser miembro del Tribunal de Cuentas Europeo se realizó de conformidad con un procedimiento democrático y transparente que incluyó lo siguiente: la designación (unánime) por el Gobierno de coalición de la República de Lituania, la aprobación del presidente de la República y, finalmente, la aprobación por mayoría en el Pleno del Seimas (Parlamento) de la República de Lituania. En mi opinión, este procedimiento también garantizó, en particular, mi independencia respecto de cualquier influencia política de mi país.

Considero que la cooperación constructiva y sincera con el Parlamento Europeo reviste la máxima importancia para un miembro del Tribunal de Cuentas. En consecuencia, si el dictamen del Parlamento sobre un candidato es negativo, este podría obstaculizar claramente la buena interacción de dicho miembro, en caso de ser nombrado de todas formas, con el Parlamento y sus comisiones.

Pero, lo que es más importante, considero que el Tribunal de Cuentas como institución también ha de tener una clara legitimidad democrática, que puede mejorarse sustancialmente si el Parlamento Europeo, directamente elegido por los ciudadanos europeos, emite dictámenes favorables sobre el nombramiento de los miembros del Tribunal de Cuentas. Por lo tanto, si el Parlamento Europeo tiene o plantea objeciones importantes a mi designación como miembro del Tribunal de Cuentas, presentaré al Gobierno de mi país la retirada de mi candidatura.

Estoy convencido de ser merecedor de la confianza del Parlamento Europeo y de que llevaré a cabo fielmente mi misión en el Tribunal de Cuentas. Confío, por tanto, en que el Parlamento emita un dictamen favorable sobre mi candidatura.


RESULTADO DE LA VOTACIÓN FINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

23.5.2016

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

16

3

0

Miembros presentes en la votación final

Nedzhmi Ali, Inés Ayala Sender, Zigmantas Balčytis, Ryszard Czarnecki, Martina Dlabajová, Luke Ming Flanagan, Ingeborg Gräßle, Georgi Pirinski, Claudia Schmidt, Bart Staes, Derek Vaughan, Tomáš Zdechovský

Suplentes presentes en la votación final

Brian Hayes, Benedek Jávor, Marian-Jean Marinescu, Julia Pitera, Miroslav Poche, Patricija Šulin

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Daniela Aiuto, Claudiu Ciprian Tănăsescu

Aviso jurídico - Política de privacidad