Procedimiento : 2016/0806(NLE)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A8-0257/2016

Textos presentados :

A8-0257/2016

Debates :

Votaciones :

PV 13/09/2016 - 4.11
Explicaciones de voto

Textos aprobados :

P8_TA(2016)0330

INFORME     
PDF 441kWORD 71k
8.9.2016
PE 583.924v02-00 A8-0257/2016

sobre la propuesta de nombramiento de Leo Brincat como miembro del Tribunal de Cuentas

(C8-0185/2016 – 2016/0806(NLE))

Comisión de Control Presupuestario

Ponente: Igor Šoltes

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 ANEXO 1: CURRICULUM VITÆ DE LEO BRINCAT
 ANEXO 2: RESPUESTAS DE LEO BRINCAT AL CUESTIONARIO
 PROCEDIMIENTO DE LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE DECISIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre la propuesta de nombramiento de Leo Brincat como miembro del Tribunal de Cuentas

(C8-0185/2016 – 2016/0806(NLE))

(Consulta)

El Parlamento Europeo,

–  Visto el artículo 286, apartado 2, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, conforme al cual ha sido consultado por el Consejo (C8-0185/2016),

–  Visto el artículo 121 de su Reglamento,

–  Visto el informe de la Comisión de Control Presupuestario (A8-0257/2016),

A.  Considerando que su Comisión de Control Presupuestario evaluó las cualificaciones del candidato propuesto, en particular con respecto a las condiciones enunciadas en el artículo 286, apartado 1, del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea,

B.  Considerando que, en su reunión del 5 de septiembre de 2016, la Comisión de Control Presupuestario celebró una audiencia con el candidato propuesto por el Consejo como miembro del Tribunal de Cuentas;

1.  Emite dictamen favorable respecto a la propuesta del Consejo de nombramiento de Leo Brincat como miembro del Tribunal de Cuentas;

2.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Decisión al Consejo y, para información, al Tribunal de Cuentas, así como a las demás instituciones de la Unión Europea y a las entidades fiscalizadoras de los Estados miembros.


ANEXO 1: CURRICULUM VITÆ DE LEO BRINCAT

EDUCACIÓN:

•  Habilitación como socio del Chartered Institute of Bankers London. Docente («elected fellow») de ese mismo Instituto, denominado en la actualidad Institute of Financial Services. Entre las asignaturas impartidas en el curso figuraban: legislación relativa a la actividad bancaria, finanzas del comercio exterior, economía, y práctica bancaria

•  Mi lengua materna es el maltés, domino el inglés y el italiano, y tengo conocimientos muy básicos de francés

ACTIVIDAD POLÍTICA PROFESIONAL:

•  Ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático: marzo de 2013 – abril de 2016

•  Miembro de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo, Cámara de Representantes: diciembre de 2010 – enero de 2013

•  Miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y Europeos, Cámara de Representantes: junio de 2008 – enero de 2013

•  Miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores y Europeos, Cámara de Representantes: octubre de 2003 – febrero de 2008

•  Miembro de la Comisión de Asuntos Exteriores, Cámara de Representantes: junio de 2003 – octubre de 2003

•  Presidente de la Comisión de Cuentas de la Oficina Nacional de Auditoría: marzo de 1999 – febrero de 2003

•  Presidente de la Comisión de Cuentas Públicas, Cámara de Representantes: octubre de 1998 – febrero de 2003

•  Ministro de Hacienda y Comercio: marzo de 1997 – septiembre de 1998

•  Ministro de Comercio: octubre de 1996 – marzo de 1997

•  Miembro de la Comisión de Cuentas Públicas, Cámara de Representantes: abril de 1995 – julio de 1996

•  Miembro activo de la Comisión Parlamentaria Mixta UE-Malta, anterior a la adhesión, desde su creación en julio de 1992. Esta comisión dejó de funcionar a raíz de la adhesión de Malta a la Unión

•  Secretario parlamentario del Gabinete del Primer Ministro: 1986 – 1987

ACTIVIDADES EMPRESARIALES:

•  Consultor de empresas en el sector empresarial (principalmente en los ámbitos del ocio y la hostelería relacionados con el turismo) sobre controles financieros internos y conformidad: enero de 2007 – marzo de 2013

•  Jefe de Investigación Empresarial, Departamento de Estrategia Empresarial, HSBC Bank Malta plc: septiembre de 1998 – diciembre de 2006

•  En 1996 entré en el Barclays Bank DCO, que posteriormente se convirtió en Barclays Bank International, Mid-Med Bank Ltd y HSBC Bank Malta plc: durante ese periodo trabajé en diversos ámbitos de la actividad bancaria, como operaciones minoristas, cambio de divisas, préstamos y gestión ejecutiva

EXPERIENCIA:

•  Miembro de la primera comisión interpartidos nacional creada en 1995 para instaurar la transparencia y regulación de la financiación de los partidos políticos, conocida como la Comisión Galdes. Esta comisión, en la que participaron diversos interlocutores, preparó el terreno para la legislación sobre la financiación de los partidos políticos que se aprobaría 20 años después

•  Durante mi mandato como ministro de Hacienda y Comercio, la Oficina Nacional de Auditoría asumió su plena independencia al pasar a formar parte del Parlamento de Malta (las funciones y competencias del auditor general y la función de la Oficina Nacional de Auditoría se definen en la sección 108 de la Constitución de Malta y en la Ley relativa al auditor general y la Oficina Nacional de Auditoría de 1997)

•  Miembro fundador y presidente de la Comisión de Cuentas Públicas de la Cámara de Representantes, órgano que refuerza la relación entre la Oficina Nacional de Auditoría y el Parlamento

•  En el marco de la creación de la Comisión de Cuentas Públicas, visité y mantuve reuniones con funcionarios de la Oficina Nacional de Auditoría del Reino Unido y la Comisión de Cuentas Públicas del Parlamento del Reino Unido

•  Elaboré la primera Estrategia y Plan de Acción para el Crecimiento Ecológico de Malta («Ecologización de nuestra economía: lograr un futuro sostenible»), actualmente objeto de una evaluación económica tras las amplias consultas realizadas

•  Introduje en Malta legislación en materia de acción por el clima que prevé la creación del primer Fondo de Acción por el Clima de Malta

•  Participé directamente en el proceso de la COP21, desde las reuniones ministeriales informales pre-COP hasta la firma del Acuerdo de París en Nueva York, insistiendo en la financiación de la lucha contra el cambio climático. También participé en las negociaciones y consultas, con el comisario europeo de Acción por el Clima, celebradas en la COP21 de París sobre las pérdidas y los daños vinculados a las repercusiones del cambio climático

•  Participé activamente en los trabajos preparatorios de la Presidencia maltesa del Consejo de la Unión, también en lo referente a la buena gobernanza en el sector del medio ambiente, asistiendo asimismo a diversas reuniones técnicas relacionadas con el Trío de Presidencias con mis homólogos de los Países Bajos y Eslovaquia

•  Desempeñé un papel decisivo en la creación de la nueva Autoridad de Medio Ambiente y Recursos de Malta, que es un órgano de vigilancia regulatoria. Por primera vez, la nueva Autoridad, que antes no era más que una Dirección de Medio Ambiente, incluía a representantes elegidos por ONG de defensa del medio ambiente y por el partido de la oposición

•  Durante mi mandato, Malta ocupó el noveno puesto en los Indicadores Mundiales para el Medio Ambiente (Global Metrics for the Environment), el índice de resultados ambientales para cuestiones medioambientales prioritarias del Yale Centre for Environmental Law & Policy


ANEXO 2: RESPUESTAS DE LEO BRINCAT AL CUESTIONARIO

Experiencia profesional

1.  Indique, por favor, su experiencia profesional en el ámbito de las finanzas públicas (planificación presupuestaria, ejecución o gestión presupuestarias, control o auditoría presupuestarios).

Como ministro en dos administraciones diferentes, me he ocupado de cuestiones de finanzas públicas durante mis mandatos como ministro de Hacienda y Comercio y, más recientemente, como ministro de Desarrollo Sostenible, Medio ambiente y Cambio Climático.

A lo largo de los años he sido responsable, entre otras cosas, de la movilización de recursos, el establecimiento de prioridades en materia de programas y el procedimiento presupuestario, y siempre he hecho hincapié en la gestión eficiente de los recursos y en los controles. La planificación presupuestaria, la conformidad, la ejecución y el control fueron elementos decisivos.

Como responsable de Hacienda participé activamente en la fijación de objetivos presupuestarios con los principales funcionarios del ministerio, dirigí los debates encaminados a traducir los objetivos en objetivos cuantificables, supervisé medidas de seguimiento para garantizar que se respetaran los límites presupuestarios, y adopté medidas correctoras para hacer frente a cualquier exceso de gasto, al tiempo que informaba al Parlamento sobre la realización de los objetivos presupuestarios fijados. Estas funciones muy diversas supusieron una oportunidad extraordinaria para controlar el proceso de gestión presupuestaria.

En 1997 desempeñé un papel decisivo como ministro de Hacienda en la presentación en el Parlamento del proyecto de ley por el que se concedía la autonomía a la Oficina Nacional de Auditoría (National Audit Office – NAO). La Constitución y la ley pertinente facultan al auditor general para auditar las cuentas de todos los departamentos y servicios del Gobierno de Malta, así como de las autoridades públicas u otros organismos que gestionen, exploten o utilicen fondos pertenecientes directa o indirectamente al Gobierno de Malta.

La NAO ha seguido evolucionando desde entonces y se ha ganado el respeto del Parlamento maltés. Como diputado al Parlamento durante muchos años, también he sido miembro de la Comisión de Cuentas Públicas (Public Accounts Committee – PAC), una comisión prestigiosa que también tuve el privilegio de presidir durante cuatro años y medio a lo largo de una legislatura completa.

En consonancia con el informe anual de la NAO, esa comisión examina la relación coste/beneficio, es decir, la economía, la eficiencia y la eficacia, del gasto público y, por lo general, pide al Gobierno y a sus funcionarios públicos que rindan cuentas por la prestación de servicios públicos. El ámbito de acción de la comisión se ha modificado a medida que evolucionaban los modelos de prestación de servicios públicos a lo largo de los años, extendiéndose sus competencias de control más allá de los servicios gubernamentales para incluir también a las entidades estatales que prestan servicios públicos.

A lo largo de mis mandatos en dicha comisión tuve la oportunidad de interrogar en profundidad en distintas ocasiones a varios ministros, altos funcionarios de los servicios públicos y del sector público, así como a asesores y expertos de los ministerios pertinentes sobre determinados aspectos clave preocupantes.

Como miembro fundador de la PAC de la Cámara de Representantes (órgano que refuerza la relación entre la Oficina Nacional de Auditoría y el Parlamento), en el marco de su creación visité y mantuve reuniones con funcionarios de la NAO del Reino Unido y de la Comisión de Cuentas Públicas del Parlamento del Reino Unido. Siempre he adoptado y respetado rigurosamente los principios de prudencia en la gestión y el control de las finanzas públicas y de buena gobernanza pública y empresarial.

Aunque las estructuras y los procesos son importantes para la buena gobernanza empresarial, la supervisión ministerial es crucial. Según mi experiencia, la supervisión ministerial puede adoptar diversas formas: informal y formal; y estratégica. Debe supervisar la aplicación de las leyes, la ejecución del presupuesto, el estricto respeto de la legislación y la Constitución, y la gestión de las finanzas públicas a fin de conseguir mejoras en la prestación de servicios que permitan lograr una mejor calidad de vida para todos los ciudadanos. Si bien es cierto que las mayores aspiraciones de los ciudadanos se traducen en una mayor demanda de recursos financieros, siempre he afirmado que la ciudadanía atribuye una importancia especial a la optimización de los recursos, lo que hace que el control de las finanzas públicas sea un asunto cada vez más vital.

Muchas de mis funciones ministeriales fueron más allá del mero proceso legislativo, ya que a menudo comprendían la planificación presupuestaria y el proceso de toma de decisiones sobre proyectos a gran escala financiados con fondos públicos o de la Unión considerables, así como el control permanente de la gestión tanto de los proyectos como de los fondos. Por mis funciones ministeriales, principalmente en el ámbito de las finanzas, pero también en los sectores del medio ambiente y la gestión de residuos, estuve constante y regularmente en contacto con los más altos funcionarios del Ministerio de Hacienda y, en el segundo caso, con la División de Planificación y Coordinación de Prioridades (o PPCD, creada en marzo de 2001 como parte de la infraestructura administrativa necesaria para gestionar los fondos de preadhesión y postadhesión asignados a Malta por la Unión). El objetivo de la PPCD consistía en garantizar la absorción y la gestión eficientes de las ayudas europeas, en particular en lo que se refiere a la política de cohesión, mediante una coordinación eficaz entre departamentos gubernamentales, autoridades, organismos y otras partes interesadas.

Durante mi mandato ministerial, mi principal objetivo fue siempre garantizar que las dotaciones presupuestarias asignadas se utilizaran de manera legal y regular, de acuerdo con el principio de buena gestión financiera.

Como portavoz principal de la oposición para Economía y Hacienda entre septiembre de 1998 y mayo de 2004, seguí estando al corriente en la práctica a través del ejercicio de mis funciones y mis responsabilidades relacionadas con la buena gobernanza financiera y la supervisión. En el período de preadhesión participé en varios seminarios y conferencias en Bruselas, en mi calidad de miembro de la Cámara de Representantes, incluidas las sesiones específicas de orientación e información sobre la OLAF, entre otros ámbitos temáticos, para comprender mejor cómo funcionaba la Unión y obtener una idea clara de la realidad sobre el terreno en el ámbito de los principales mecanismos y estructuras de la Unión.

Sin duda, esos conocimientos resultarán muy útiles si tengo el honor de ser elegido miembro del Tribunal de Cuentas. También organizaron visitas de orientación similares para mí y para un grupo restringido de miembros de mi grupo parlamentario fundaciones políticas como la FES alemana, que contribuyeron a completar mi trayectoria muy teórica con una gran experiencia práctica.

Durante el periodo en que trabajé en el Mid Med Bank, uno de los principales bancos de Malta, pasé una larga temporada en la oficina central de crédito, con las siguientes responsabilidades, entre otras: la evaluación de las cuentas y previsiones de clientes del sector empresarial, incluidos estudios de viabilidad y planes comerciales; y un control adecuado de la utilización de sus instrumentos bancarios, asegurando al mismo tiempo que se aplicaban estrictamente antes de la fase de aprobación.

A través de mis funciones de consultoría de gestión en el sector empresarial, principalmente en los ámbitos del ocio y la hostelería relacionados con el turismo, que no planteaban conflictos de intereses con mis funciones parlamentarias a tiempo parcial, también garanticé el respeto de los controles financieros internos y de la conformidad en las empresas a las que ofrecí servicios de consultoría independientes.

Durante diez años trabajé como alto directivo de Recursos Humanos/Administración en una importante empresa industrial de la isla orientada a la exportación en la que trabajaban unos seiscientos trabajadores. Mi experiencia como alto funcionario de la banca me ayudó a comprender los retos a los que tienen que hacer frente cada día las empresas industriales, en particular durante los períodos de reestructuración difíciles.

2.  ¿Cuáles han sido sus logros más destacados en su trayectoria profesional?

He contribuido a realizar varios proyectos para mi país y me he encargado de su supervisión. Lo que más satisfacción personal me procuró durante mi mandato como ministro de Hacienda fue, sin duda alguna, organizar y obtener el apoyo necesario de la Cámara de Representantes para poner fin a la tutela ministerial sobre la NAO. A través de la legislación apropiada se otorgó plena independencia a la NAO, que pasó a formar parte del Parlamento de Malta, determinándose claramente sus funciones y las del auditor general en el nuevo órgano legislativo.

Aunque en la actualidad existen comisiones de cuentas públicas en la mayoría de los Estados miembros, haber sido miembro fundador de la Comisión de Cuentas Públicas del Parlamento maltés fue una experiencia verdaderamente enriquecedora, especialmente porque tanto nosotros (los miembros fundadores) como un elevado número de funcionarios y entidades gubernamentales pasamos por el proceso de aprendizaje fundamental y decisivo que a lo largo de los años la ha ayudado a desarrollar su propio nicho y modus operandi dentro de las estructuras de nuestro Parlamento.

Otro hito personal, esta vez durante mi mandato como ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático, fue el trabajo realizado para crear la Autoridad de Medio Ambiente y Recursos. Dado que la Dirección de Medio Ambiente, que formaba parte de la Autoridad de Medio Ambiente y Planificación de Malta, no disponía de sus propias estructuras ni marco financiero, ni de verdaderos poderes reguladores independientes y claros, me enorgullece haber desempeñado un papel decisivo en la creación de la primera Autoridad de Medio Ambiente y Recursos de Malta que, además de ser un auténtico órgano de vigilancia regulatoria dirigido por personal cualificado de gran integridad, incluidas personas designadas por ONG y por el partido de la oposición, actualmente es la encargada de atender las obligaciones multilaterales y nacionales de Malta con respecto a la Unión.

Bajo mi supervisión ministerial, Wasteserv Malta Ltd (una empresa de propiedad estatal responsable de las infraestructuras de gestión de residuos en las islas maltesas) consiguió finalizar varios proyectos nacionales financiados por la Unión durante el periodo de programación 2007-2013. Entre los proyectos que tenían que haberse completado con éxito para finales de 2015 figuraban la planta de tratamiento mecánico biológico del norte de Malta, un centro de transferencia de residuos en Gozo, y la construcción de una planta de autoclave que se construyó para completar la incineradora existente utilizada para desechos médicos y de mataderos. Además de completar con éxito estos proyectos, la empresa aplicó procedimientos de gestión más estrictos y se sometió a un proceso de renovación de su imagen a gran escala con el que también se revisó su filosofía central, que pasó a defender el concepto de «crear recursos a partir de residuos». Este cambio fue el elemento crucial que ayudó a la empresa a asumir su función clave en la sociedad. Convertir a Wasteserv en una organización viable encargada de la eliminación y el reciclado de residuos implicó una serie de cambios en la gobernanza de la empresa y la fijación de objetivos estratégicos concretos para garantizar que la empresa cumpliría su misión.

Durante mi mandato como secretario parlamentario del Gabinete del Primer Ministro en el periodo 1986-1987, del que formaba parte la vivienda, se me confió la introducción de importantes reformas en el sector de las viviendas sociales, ampliándose por primera vez el ámbito de cobertura de los beneficiarios a las familias monoparentales y a los grupos de renta más baja para garantizar una mayor justicia y equidad. También supervisé proyectos importantes consistentes en convertir instalaciones utilizadas antiguamente como residencias por los servicios del ejército británico destinados en Malta en unidades de vivienda social para familias que necesitaban un alojamiento digno, adecuado o alternativo.

3.  ¿Cuál es su experiencia profesional en organizaciones o instituciones internacionales multiculturales y plurilingües radicadas fuera de su país de origen?

Mi experiencia profesional abarca casi tres décadas en ese tipo de actividades, desarrolladas en varias regiones del mundo. Como antiguo ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático, durante mi reciente mandato como ministro asistí regularmente a reuniones tanto formales como informales del Consejo de Ministros de Medio Ambiente celebradas en los países de la Presidencia en ejercicio, así como en Luxemburgo y Bruselas, y participé activamente en ellas.

Durante las negociaciones de adhesión de Malta a la Unión, mi asistencia regular y mi participación activa en los trabajos de la Comisión Parlamentaria Mixta UE-Malta, añadida a la de otros miembros eminentes de la Cámara de Representantes, permitió que desempeñáramos un papel decisivo en el establecimiento de los primeros vínculos oficiales entre el Parlamento de Malta y el Parlamento Europeo.

A lo largo de los años he participado en diversos seminarios, congresos y conferencias en el extranjero a nivel ministerial, gubernamental e incluso de grupos de reflexión, así como en varias misiones de investigación. Concretamente:

-   he participado, e incluso asumido la presidencia, en reuniones del PNUE/MAP en distintos países del Mediterráneo, así como en reuniones del FMI y reuniones de ministros de Finanzas de la Commonwealth (Estados Unidos, Mauricio, Hong Kong);

-  representé a mi país en la primera reunión ministerial de la Organización Mundial del Comercio, celebrada en Singapur (1996); en la Cumbre de Ginebra de la OMC celebrada en 1998, a la que asistieron, entre otros, el Presidente de los Estados Unidos; y en seminarios sobre el crecimiento ecológico y la economía verde en los países del Golfo (Abu Dabi, Dubái);

-  participé en conferencias sobre la sostenibilidad en la India (2015) a las que asistieron jefes de Estado y de Gobierno y especialistas destacados en este ámbito;

-  asistí a los Segmentos de Alto Nivel de la COP sobre el Clima en Polonia y Francia, así como a varias reuniones ministeriales pre-COP que los precedieron;

-  presidí un periodo de sesiones de un grupo de trabajo ministerial pre-COP y una parte de la sesión ejecutiva especial sobre acción por el clima en la CHOGM (reunión de jefes de Gobierno de la Commonwealth) de 2015;

-  concluí las negociaciones sobre el memorándum de entendimiento con los Gobiernos de Austria y de Israel en los respectivos países de acogida (2015);

-  he participado en misiones de investigación en Oriente Próximo, en el marco de las cuales me he reunido con importantes interlocutores regionales durante mis visitas a Tel Aviv, Amán y Gaza; como ponente de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa en Beirut me esforcé por fomentar vínculos más fuertes entre esta Asamblea y el Parlamento libanés;

-  he participado en varias cumbres de las Naciones Unidas sobre el clima, incluida la reciente ceremonia de firma de la COP21 en Nueva York, y en diversos seminarios de Wilton Park en el Reino Unido y Dinamarca.

Por otra parte, en 1980 participé en el prestigioso Programa para Visitantes Internacionales de los Estados Unidos, como invitado del Gobierno estadounidense, y visité Washington DC, Nueva York, Portland, San Francisco y Dallas con diversos participantes de todo el mundo que después han destacado en sus países de origen. Las visitas realizadas a diferentes instituciones de los Estados Unidos y los debates con los participantes y organizadores me proporcionaron conocimientos y buenas prácticas que he defendido a lo largo de toda mi carrera profesional, especialmente en las reuniones con altos funcionarios gubernamentales del Departamento de Estado y el Departamento del Tesoro de los Estados Unidos a las que asistí más tarde durante mi mandato como ministro de Hacienda.

Gracias a una invitación del Gobierno británico para visitar el Reino Unido en la década de los 80 establecí contactos con los principales representantes gubernamentales en sectores como asuntos exteriores, educación, finanzas y tecnologías de la información; más adelante, durante mis actividades parlamentarias, acabé por ocuparme de muchos de estos ámbitos estratégicos.

Mientras presidí delegaciones ministeriales o formé parte de delegaciones parlamentarias, tuve la ocasión de conocer a los principales representantes de diversas importantes entidades gubernamentales y a interlocutores y partes interesadas clave del sector privado, incluidas personas vinculadas a las finanzas y a la promoción de la inversión en diversos continentes, a través de visitas a Estados Unidos, Francia, Italia, Austria, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudí, Kuwait, la República Popular China y la Federación de Rusia, así como a países africanos vecinos.

4.  ¿Se le ha concedido la aprobación respecto de las funciones de gestión que realizaba usted anteriormente, caso de ser aplicable un procedimiento de esa índole?

El procedimiento de aprobación de la gestión no es aplicable en mi caso.

5.  ¿Cuáles de sus anteriores puestos profesionales fueron resultado de un nombramiento político?

Como se explica en mi curriculum vitae detallado, he sido ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático y ministro de Hacienda y Comercio, así como secretario parlamentario del Gabinete del Primer Ministro encargado principalmente de los sectores de estrategia de comunicación y vivienda social.

Debido al estatuto de trabajador a tiempo parcial que se aplica a los diputados malteses, mientras ejercí mis funciones como presidente de la Comisión de Cuentas de la Oficina Nacional de Auditoría, como presidente de la Comisión de Cuentas Públicas y como miembro de la Comisión de Medio Ambiente y Desarrollo, así como de la Comisión de Asuntos Exteriores y Europeos, seguí teniendo derecho a obtener mis ingresos principales —como todos los demás diputados— de mi trabajo en el sector bancario, así como de mis servicios de consultoría posteriores en el sector empresarial y de mi puesto de trabajo precedente a tiempo completo en el sector manufacturero.

6.  ¿Cuáles son las tres decisiones más importantes en cuya adopción ha participado a lo largo de su vida profesional?

Durante mi carrera política y en la administración pública he participado en la adopción de varias decisiones importantes:

•  Como ministro de Hacienda y Comercio adopté las primeras medidas para aplicar las soluciones sugeridas en los informes que había encargado y publicado, en los que se determinaron cuáles eran los problemas financieros y organizativos de algunas de las principales empresas de la isla, al tiempo que se convertía la reforma de dichas empresas en un elemento clave del programa gubernamental de ajuste presupuestario a medio plazo, según se esboza en el informe del FMI sobre Malta 99/72 relativo a cuestiones específicas. En ese mismo informe se revela que, si bien las subvenciones concedidas precedentemente a esas entidades suponían un 6,4 % del gasto público total, para 1998 había conseguido reducirlas a un 4,8 %.

•  Fue un hito histórico sumarme a más de 120 ministros de Comercio, Asuntos Exteriores, Finanzas y Agricultura de países miembros de la Organización Mundial del Comercio, y de países en vías de adhesión a la OMC, con mi participación en la primera Conferencia Ministerial de la OMC celebrada en Singapur en diciembre de 1996, la primera conferencia desde la entrada en vigor de la OMC el 1 de enero de 1995. En este marco participé activamente en reuniones plenarias y en diversas sesiones multilaterales, plurilaterales y bilaterales en las que se examinaron cuestiones relativas al trabajo de la OMC durante sus dos primeros años de actividad y a la aplicación de los acuerdos de la Ronda de Uruguay.

•  No cabe duda de que la tercera realización importante es haber puesto en marcha un proyecto de legislación financiera en el Parlamento maltés que incluía, entre otras cosas, la creación de una Oficina Nacional de Auditoría autónoma.

Además de estas tres realizaciones importantes, me enorgullece haber contribuido, hasta el abandono de mi cartera ministerial, a los trabajos preparatorios para la Presidencia maltesa del Consejo de la UE en el primer semestre de 2017 en los ámbitos de los que era responsable —Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático—, dada la complejidad de estos sectores políticos: fue una tarea ingente y un reto considerable tanto para mi país como para mí personalmente.

Independencia

7.  El Tratado dispone que los miembros del Tribunal de Cuentas deben ejercer sus funciones «con absoluta independencia». ¿Cómo cumpliría usted esta obligación en el desempeño de las tareas que habrá de realizar en el futuro?

Como miembro del Tribunal de Cuentas, desempeñaré mis funciones de manera independiente, lo que significa que no solicitaré ni aceptaré instrucciones de ningún Gobierno ni de ningún organismo y me abstendré de realizar cualquier acto incompatible con las actuaciones del Tribunal.

Aparte de que esa independencia se contempla de forma inequívoca en el Tratado, en virtud del cual los miembros del Tribunal deben ofrecer absolutas garantías de independencia, estos principios cruciales también se establecen en las Directrices de Ética del Tribunal y en el Código de Conducta aplicable a los miembros del Tribunal de Cuentas Europeo, así como en el Reglamento del Tribunal y sus normas de desarrollo. También es importante que las conclusiones extraídas en el transcurso de mi trabajo se basen en auditorías pormenorizadas basadas en hechos y cifras. Asimismo, debo respetar estrictamente mi ámbito de competencias como miembro del Tribunal de Cuentas. Esta obligación también se aplica a los contactos con otras entidades, agencias o autoridades institucionales. Las relaciones deben ser estrictamente profesionales y, en su caso, debe solicitarse la presencia de otro funcionario del Tribunal de Cuentas. Debe respetarse el Código de Conducta aplicable los miembros del Tribunal de Cuentas Europeo, puesto que contiene disposiciones muy precisas en lo relativo a la independencia. Este Código se basa en la Organización Internacional de Entidades Fiscalizadoras Superiores (Intosai).

8.  ¿Desempeñan usted o sus familiares más cercanos (padres, hermanos, cónyuge, pareja de hecho, hijos) una actividad económica o tienen intereses financieros u otros compromisos que pudieran entrar en conflicto con sus futuros cometidos?

No.

9.  ¿Está usted dispuesto a revelar al presidente del Tribunal todos sus intereses económicos, así como cualquier otro compromiso, y a que se hagan públicos?

Sí, sin ningún género de dudas. Durante años he cumplido siempre sin demora los requisitos de la Declaración de Patrimonio y el Código de Ética aplicables actualmente a los ministros y diputados al Parlamento de Malta, que les obligan a divulgar públicamente todos sus intereses, participaciones o compromisos.

10.  ¿Está usted actualmente incurso en algún procedimiento judicial? Si es así, facilite la información oportuna.

No estoy incurso en ningún procedimiento judicial que pueda ser incompatible de alguna manera con mis funciones como miembro del Tribunal.

11.  ¿Tiene usted algún papel activo o ejecutivo en política? En caso afirmativo, ¿a qué nivel? ¿Ha ostentado algún cargo político a lo largo de los últimos dieciocho meses? Si es así, facilite la información oportuna.

En este momento no tengo ningún papel ejecutivo en política, pero fui ministro de Desarrollo Sostenible, Medio Ambiente y Cambio Climático hasta el mes pasado, cargo que ocupaba desde abril de 2013 y al que renuncié con miras a mi nombramiento como miembro del Tribunal de Cuentas.

Aunque sigo siendo miembro de la Cámara de Representantes, desde mi nombramiento como miembro del Tribunal de Cuentas Europeo he tomado libremente la decisión unilateral de abstenerme de cualquier actividad política, declaraciones o comentarios tanto dentro de la propia Cámara como en la prensa o los medios sociales en los que solía escribir regularmente como creador de opinión.

12.  ¿Está usted dispuesto a abandonar cualquier cargo para el que haya sido elegido o renunciar al desempeño activo de funciones que entrañen responsabilidad en un partido político en caso de ser nombrado miembro del Tribunal?

Ya he abandonado mi cargo de ministro del Gobierno. Y me comprometo a renunciar inmediatamente a mi escaño en la Cámara de Representantes, el Parlamento de Malta, si soy nombrado miembro del Tribunal de Cuentas. No ocupo ningún cargo ni tengo responsabilidades en las estructuras del partido que gobierna en Malta.

13.  ¿Cómo abordaría un caso de graves irregularidades o incluso fraude o corrupción en el que estén implicadas personas de su Estado miembro de origen?

Abordaría los casos graves de irregularidades, fraude o corrupción de la misma manera en todos los casos, independientemente de que puedan estar relacionados con mi país o con cualquier otro Estado miembro de la Unión. Dado que, como miembro del Tribunal, mi primera obligación sería para con el Tribunal de Cuentas Europeo y sus funciones respectivas, también velaría por que el Tribunal lleve a cabo una investigación exhaustiva para hallar toda la información pertinente sobre el alcance de la irregularidad o ilegalidad, procurando al mismo tiempo descubrir quién podría estar implicado. En consulta con los miembros del Tribunal, y tras examinar las conclusiones extraídas, a continuación se remitiría el asunto inmediatamente a la OLAF. Si las circunstancias lo justifican, también trataría la cuestión con el presidente del Tribunal. Aplicar la debida independencia, imparcialidad, integridad, diligencia y rigor en el ejercicio de sus funciones, al igual que en los casos que afectan a cualquier otro Estado miembro, es una condición sine qua non para los miembros del Tribunal de Cuentas Europeo. No hacerlo no solo perjudicaría al propio Tribunal de Cuentas, poniendo al mismo tiempo en peligro mi posición, sino que también facilitaría, en lugar de atajar, una incorrecta asignación de recursos y el riesgo moral. Puesto que siempre he creído en un planteamiento proactivo en todos los ámbitos de actividad en los que he trabajado a lo largo de los años, opino que se necesitan medidas preventivas sistémicas generales bien concebidas que permitan reforzar la eficacia del Tribunal al tiempo que se reducen y minimizan las posibilidades de que se produzcan tales casos de irregularidades graves.

Ejercicio de las funciones

14.  ¿Cuáles deberían ser las principales características de una cultura de buena gestión financiera en el servicio público? ¿De qué manera podría contribuir a aplicarla el Tribunal de Cuentas?

Las principales características de una cultura de buena gestión financiera en el servicio público deben basarse en tres aspectos: la eficacia, la economía y la eficiencia.

Por ello, las auditorías de gestión deben consistir en analizar las operaciones de las agencias de acuerdo con los reglamentos, determinar cuáles son los resultados alcanzados por un programa, y recomendar mejoras, sobre todo cuando los controles internos son deficientes o cuando se considere necesario actuar en caso de prácticas fraudulentas. Con los conocimientos y la experiencia adquiridos a lo largo de los años, el Tribunal de Cuentas ocupa una posición privilegiada para llevar a cabo las auditorías de gestión que acabo de describir, y estas auditorías pueden contribuir a mejorar tanto los resultados como la eficiencia de las agencias responsables de la ejecución de los programas de la Unión. Básicamente, las auditorías de gestión deben comprender auditorías sobre la relación calidad/precio y auditorías operativas y proporcionar al mismo tiempo a los órganos de dirección información sobre las medidas de gestión apropiadas e inapropiadas mediante un proceso de comunicación estructurado. Por sí solo, ello ya debería ofrecer una oportunidad para llevar a cabo mejoras si fuera necesario tras determinar los efectos o consecuencias que han tenido en la prestación de servicios unas medidas de gestión inapropiadas. Las auditorías de gestión en el sector público, así como a nivel institucional, ofrecen a las autoridades una vía para demostrar al público si han cumplido sus obligaciones en lo que respecta a la rendición de cuentas por el uso de los recursos. Al contrario que las auditorías tradicionales, las auditorías de gestión ayudan a encontrar soluciones alternativas a través de recomendaciones para mejorar las políticas, los procedimientos y las estructuras que podrían contribuir a reducir el despilfarro y la ineficiencia. También ayudan a obtener una visión crítica del cumplimiento de los requisitos jurídicos, las políticas, los objetivos y los procedimientos. Por otra parte, pueden servir de base a las decisiones sobre la financiación y las prioridades futuras. Es fundamental disponer de directrices claras sobre las auditorías de gestión.

La publicación de análisis panorámicos por el Tribunal supone una evolución importante en este contexto. Estos análisis panorámicos no solo ayudan a evaluar los riesgos sino que además proporcionan una visión global de las agencias al vincular la conformidad con los resultados de los programas. Ya he destacado la importancia que reviste un estrecho vínculo entre la gestión de los recursos y la prestación de servicios de calidad a los ciudadanos. Sin embargo, la eficacia de este vínculo solo puede determinarse si la información que proporcionan las agencias es completa y pertinente. Nuestro objetivo es mejorar los servicios públicos. Lo hacemos recomendando medidas específicas que permitan solucionar los problemas que planteamos y facilitando información valiosa para el público, los dirigentes de los programas y los representantes electos.

Además de la experiencia que he obtenido a lo largo de los años como ministro y portavoz de la oposición, también conozco el documento titulado «Buena gobernanza en el sector público», elaborado por la Federación Internacional de Contadores (IFAC) y el Instituto Colegiado de Finanzas Públicas y Contabilidad (CIPFA). La eficiencia y la eficacia han de calibrarse correctamente. Mientras que la primera debe garantizar la rentabilidad de las operaciones corrientes y las decisiones de gestión, la eficacia debe evaluar el grado de éxito de la totalidad del sistema de costes y gestión, en particular con respecto a la consecución de los resultados previstos. Esto no se logrará únicamente mediante unas estructuras de gestión adecuadas, sino que ha de complementarse con un refuerzo de las capacidades de la máxima calidad y será el resultado de unos objetivos y funciones claramente definidos en el marco de una planificación estratégica adecuada y profesional. Sin controles internos apropiados, evaluaciones de riesgos profesionales y sistemas eficaces de auditoría interna, solo se puede alcanzar, o aspirar a alcanzar, un éxito parcial.

Especialmente hoy en día, con la volatilidad y vulnerabilidad financiera, la información financiera no solo debe ser exacta sino que además ha de facilitarse en el momento oportuno de manera que llegue a las partes interesadas externas sin demoras indebidas.

Si bien es positivo y alentador que se conceda una mayor importancia a la comunicación sobre la buena gestión financiera a través de las auditorías de gestión, especialmente gracias al fuerte impulso del propio Parlamento Europeo, así como del Tribunal de Cuentas e incluso la Comisión, este proceso debe acelerarse y reforzarse aún más para eliminar cualquier tipo de arbitrariedad en el proceso de toma de decisiones y posibles conflictos de intereses, al tiempo que se mejora la transparencia y se refuerzan ulteriormente los controles.

15.  En virtud del Tratado, el Tribunal de Cuentas ha de asistir al Parlamento Europeo en el ejercicio de su función de control de la ejecución del presupuesto. ¿Cómo mejoraría usted la cooperación entre el Tribunal y el Parlamento Europeo (en particular, su Comisión de Control Presupuestario) para reforzar tanto el control público como la rentabilidad del gasto general?

En mi opinión, no debe existir un modelo estático y unidimensional, sino que todo ello debe formar parte de un proceso en constante evolución que tenga en cuenta los nuevos retos, amenazas y oportunidades que puedan surgir. En lugar de reaccionar ante situaciones cambiantes, la situación ideal sería que el Tribunal vaya siempre un paso por delante, explorando métodos creativos e innovadores para mejorar este proceso y reforzando al mismo tiempo su propia dinámica. A menos que el diálogo sea continuo y regular, siempre existirá el riesgo de que se instaure una autocomplacencia creciente, lo cual, por sí solo, debilitaría la comprensión detallada y constante, tan necesaria, de las necesidades del Parlamento, en permanente evolución. A raíz de la reforma interna del Tribunal, aplicada a partir del 1 de enero de 2016 y destinada a convertirlo en una organización basada en tareas, este enfoque debe guiarse por los siguientes principios:

a)  respuestas ágiles a un entorno en rápida evolución,

b)  asignación de recursos flexible a las tareas de auditoría prioritarias,

c)  entrega puntual de los productos y una mejor comunicación de su papel y su trabajo.

Como miembro del Tribunal, tendría el deber de garantizar que las conclusiones del Tribunal se presenten al Parlamento en un espíritu de diálogo abierto y de colaboración. Mediante la presentación de las metodologías de auditoría, los resultados, los dictámenes y las evaluaciones, el Parlamento debería poder ejercer sus funciones en lo relativo al presupuesto con mayor eficacia y rapidez, al tiempo que se refuerza y perfecciona constantemente el propio marco regulador de la Unión. La creciente importancia que concede el Parlamento a las conclusiones del Tribunal no hará sino reforzar y consolidar los futuros intercambios de puntos de vista y una mejor apreciación de las respectivas funciones como instituciones clave dentro de la propia Unión. El índice de éxito de estos esfuerzos solo se podrá medir cuando y en el caso de que la labor legislativa del Parlamento refleje efectivamente las principales conclusiones y recomendaciones del Tribunal, incluso al nivel de los informes especiales del Tribunal que se presenten a las comisiones del Parlamento Europeo responsables de las distintas políticas sectoriales Aunque la relación ha de ser de igual a igual entre entidades, el elemento principal debe ser la prestación de mayor apoyo al propio Parlamento. Esos esfuerzos no solo deben notarse sino que además deben ser visibles para que puedan ser valorados de forma justa incluso por los agentes externos.

16.  ¿Qué valor añadido aportan, en su opinión, las auditorías de gestión y cómo deberían incorporarse sus conclusiones a los procedimientos de gestión?

Una auditoría de gestión se considera pertinente y válida si es completa, objetiva e independiente. Como ya he explicado, en ella se ha de evaluar si las agencias funcionan conforme a los tres principios mencionados anteriormente. Una auditoría de gestión también debe evaluar los resultados y determinar cuáles son los puntos débiles y los riesgos, según el caso. Obviamente, debe centrarse sobre todo en determinar si los programas y las políticas se están ejecutando como estaba previsto. Este elemento debería tenerse presente en todo momento en las valoraciones que hagan los miembros del Tribunal. Es muy probable que no haya dos casos iguales, por lo que la valoración desempeña un papel fundamental en la realización de una auditoría de gestión pertinente y objetiva.

Una buena valoración por parte del Tribunal también debería traducirse en recomendaciones de revisión de los sistemas de gestión y los procesos internos. Se trata de un componente importante del rendimiento al que las agencias afectadas deben dar seguimiento. Como miembro del Tribunal, remitiría evidentemente al Manual de auditoría de gestión del Tribunal de Cuentas Europeo. Por mi experiencia en la Comisión de Cuentas Públicas conozco bien la forma en que la NAO de Malta efectuó una serie de auditorías de gestión muy eficaces. También conozco las directrices ISSAI 3100, que establecen los principios de la auditoría de gestión, y las ventajas que se derivan de su utilización.

17.  ¿Cómo podría mejorarse la cooperación entre el Tribunal de Cuentas, los órganos nacionales de auditoría y el Parlamento Europeo (Comisión de Control Presupuestario) en relación con la auditoría del presupuesto de la Unión?

Una interacción constante y reforzada es esencial a este fin. Se deben aprovechar al máximo las oportunidades que se presentan para que la cooperación bilateral y multilateral reforzada refleje fielmente el espíritu y la esencia de lo que estipula el propio Tratado al afirmar que «en los Estados miembros, el control se efectuará en colaboración con las instituciones nacionales de control». No debería ser un proceso unidireccional, ya que opino que la aportación constructiva del Parlamento puede determinar la eficacia y la orientación a los resultados de esa cooperación reforzada. Por otro lado, es necesario ahondar aún más en la cooperación entre el Tribunal de Cuentas y los órganos nacionales de auditoría. Las entidades fiscalizadoras superiores (EFS), como entidades totalmente independientes, deben cooperar plenamente con el Tribunal, así como con la Comisión Europea, si bien conforme a lo establecido en el artículo 287, apartado 3, del Tratado, a saber, deben cooperar con espíritu de confianza y manteniendo al mismo tiempo su independencia. Se trata de un aspecto importante, ya que las EFS (tanto en sus países como con sus homólogos internacionales) deben ser, y ser consideradas, totalmente independientes de otras autoridades con el fin de demostrar su capacidad para ejercer sus funciones de auditoría sin injerencias indebidas. No obstante, al mismo tiempo la cooperación es muy útil y proporciona valor añadido a las entidades implicadas, ya que puedan aprender unas de otras y comprender mejor como se desarrollan las actividades respectivas.

Soy consciente de que el Comité de Contacto de la UE, que es la red de las EFS de los Estados miembros de la UE, ha establecido una especie de «sistema de alerta rápida» para respaldar un funcionamiento eficaz y eficiente del Comité de Contacto que beneficie a todas sus EFS gracias a la constatación de los hechos en una etapa temprana y una reacción puntual a ellos, por lo que considero que se trata de una forma correcta y eficaz de que el Tribunal y las EFS de los Estados miembros de la Unión vigilen la evolución y los cambios en la gestión financiera de la Unión que puedan tener interés para ellos, incluido el control de las decisiones pertinentes que pueda adoptar la la Comisión CONT del Parlamento.

Opino que también debe impulsarse una mayor cooperación entre el Tribunal, las EFS de los Estados miembros de la Unión y la Comisión CONT del Parlamento con reuniones periódicas de representantes de las tres partes, por ejemplo dos o tres veces al año, en las que se examinarían los acontecimientos de interés mutuo con el fin de contribuir a garantizar que la auditoría del presupuesto de la Unión pueda mejorarse continuamente. La flexibilidad inherente a esta estructura debería facilitar la inclusión de nuevos temas de actualidad, especialmente con un panorama financiero que sigue evolucionando tanto dentro de la propia Unión como a escala mundial como consecuencia de las grandes tendencias emergentes. La nueva función encomendada a un miembro del Tribunal de Cuentas Europeo que es responsable de las relaciones institucionales debería reforzar y facilitar aún más esa cooperación, ya que ofrece una estructura institucional ya existente.

18.  ¿Cómo reforzaría usted el mecanismo de comunicación del Tribunal para poder ofrecer al Parlamento Europeo toda la información necesaria sobre la exactitud de los datos facilitados por los Estados miembros a la Comisión Europea?

Creo que, como miembro del Tribunal, debería respaldar lo que, a mi juicio, es el principal objetivo del Tribunal: garantizar que los sistemas de comunicación nacionales funcionan debidamente, destacando los riesgos y los fallos en la detección de deficiencias en los sistemas nacionales de comunicación. Es imprescindible que este enfoque se complemente con un flujo constante de información y recomendaciones al Parlamento Europeo sobre la manera de abordar y resolver estas situaciones. En mi opinión, otro requisito importante es aumentar la frecuencia de las reuniones entre el Tribunal y la Comisión de Control Presupuestario del Parlamento. Todo ello debe reflejarse claramente en el informe anual del Tribunal, que debería constituir una base sólida para los debates en el propio Parlamento. Se necesitan mayores esfuerzos para garantizar una mayor exactitud de los datos facilitados por los Estados miembros, así como de las verificaciones efectuadas por la Comisión, mediante una indicación más categórica por parte del propio Tribunal de esas deficiencias inherentes. La propia Comisión seguirá siendo responsable de asegurar que se refuerza la participación y la estrecha cooperación con los Estados miembros con el fin de garantizar que estos puedan proporcionar información completa y oportuna sobre su gobernanza, sus controles internos, sus sistemas de auditoría interna y su gestión financiera.

Solo mediante ese refuerzo adicional del sistema se podrán ofrecer mayores garantías de que la Comisión esté mejor situada que nunca para evaluar los sistemas de los Estados miembros y asegurarse de que son perfectamente adecuados para facilitar la correcta ejecución del presupuesto de la Unión. Es posible que no sea suficiente contar con una cantidad ingente de datos. Lo que es vital y fundamental es el uso que se haga de ellos para sacar el mayor partido posible. La mejora de la estimación del porcentaje de error comunicada por el Tribunal no debe hacer que caigamos en la autocomplacencia. Por el contrario, debemos respaldar constante y firmemente nuevas mejoras anuales de esas causas de error subyacentes. No se trata de una cuestión que el Tribunal pueda resolver de modo autónomo, puesto que, en definitiva, refleja el futuro papel que la Comisión y el Tribunal deben desempeñar en las relaciones con los Estados miembros y las entidades fiscalizadoras superioras nacionales.

Otras cuestiones

19.  ¿Retirará su candidatura en caso de que el dictamen del Parlamento sobre su nombramiento como miembro del Tribunal sea desfavorable?

Revisaría mi nombramiento, teniendo plenamente en cuenta las deliberaciones que haya habido y los motivos aducidos por la comisión para formular su recomendación.


PROCEDIMIENTO DE LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Título

Renovación parcial de los miembros del Tribunal de Cuentas - candidato MT

Referencias

08699/2016 – C8-0185/2016 – 2016/0806(NLE)

Fecha de la consulta / solicitud de aprobación

17.5.2016

 

 

 

Comisión competente para el fondo

       Fecha del anuncio en el Pleno

CONT

25.5.2016

 

 

 

Ponentes

       Fecha de designación

Igor Šoltes

25.5.2016

 

 

 

Fecha de aprobación

5.9.2016

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

11

9

1

Miembros presentes en la votación final

Nedzhmi Ali, Inés Ayala Sender, Zigmantas Balčytis, Martina Dlabajová, Luke Ming Flanagan, Dan Nica, Georgi Pirinski, Petri Sarvamaa, Claudia Schmidt, Igor Šoltes, Bart Staes, Marco Valli, Derek Vaughan, Joachim Zeller

Suplentes presentes en la votación final

Brian Hayes, Karin Kadenbach, Julia Pitera, Miroslav Poche, Patricija Šulin

Suplentes (art. 200, apdo. 2) presentes en la votación final

Anne Sander, Alfred Sant

Fecha de presentación

8.9.2016

Aviso jurídico - Política de privacidad