Procedimiento : 2020/2080(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A9-0165/2020

Textos presentados :

A9-0165/2020

Debates :

PV 19/10/2020 - 21
CRE 19/10/2020 - 21

Votaciones :

Textos aprobados :

P9_TA(2020)0278

<Date>{29/09/2020}29.9.2020</Date>
<NoDocSe>A9-0165/2020</NoDocSe>
PDF 200kWORD 74k

<TitreType>INFORME</TitreType>

<Titre>sobre la Recomendación del Parlamento Europeo al Consejo y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad relativa a la aplicación y gobernanza de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)</Titre>

<DocRef>(2020/2080(INI))</DocRef>


<Commission>{AFET}Comisión de Asuntos Exteriores</Commission>

Ponente: <Depute>Radosław Sikorski</Depute>

PROYECTO DE RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 OPINIÓN MINORITARIA
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE ASUNTOS CONSTITUCIONALES
 INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN  EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO
 VOTACIÓN FINAL NOMINAL   EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROYECTO DE RECOMENDACIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

al Consejo y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad relativa a la aplicación y gobernanza de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)

(2020/2080(INI))

El Parlamento Europeo,

 Visto el Tratado de la Unión Europea (TUE) y, en particular, su artículo 36, su artículo 42, apartado 6, su artículo 46 y su Protocolo (n.º 10) sobre la cooperación estructurada permanente,

 Vista la Decisión (PESC) 2017/2315 del Consejo, de 11 de diciembre de 2017, por la que se establece una cooperación estructurada permanente y se fija la lista de los Estados miembros participantes[1],

 Vista la Decisión (PESC) 2018/340 del Consejo, de 6 de marzo de 2018, por la que se establece la lista de proyectos que deben desarrollarse en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)[2],

 Vista la Decisión (PESC) 2018/909 del Consejo, de 25 de junio de 2018, por la que se establece un conjunto de reglas de gobernanza comunes para proyectos de la cooperación estructurada permanente (CEP)[3],

 Vista la Decisión (PESC) 2018/1797 del Consejo, de 19 de noviembre de 2018, que modifica y actualiza la Decisión (PESC) 2018/340 por la que se establece la lista de proyectos que deben desarrollarse en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)[4],

 Vista la Decisión (PESC) 2019/1909 del Consejo, de 12 de noviembre de 2019, que modifica y actualiza la Decisión (PESC) 2018/340 por la que se establece la lista de proyectos que deben desarrollarse en el marco de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)[5],

 Vistas las Conclusiones del Consejo, de 13 de noviembre de 2017, sobre seguridad y defensa en el contexto de la Estrategia Global de la UE,

 Vistas las Conclusiones del Consejo, de 19 de noviembre de 2018, sobre seguridad y defensa en el contexto de la Estrategia Global de la UE,

 Vistas las Conclusiones del Consejo, de 17 de junio de 2019, sobre seguridad y defensa en el contexto de la Estrategia Global de la UE,

 Vista la Recomendación del Consejo, de 15 de octubre de 2018, relativa a las etapas del cumplimiento de los compromisos más vinculantes asumidos en el marco de la cooperación estructurada permanente y a la especificación de objetivos más precisos (2018/C374/01)[6],

 Vista su Resolución, de 16 de marzo de 2017, sobre las repercusiones constitucionales, jurídicas e institucionales de una política común de seguridad y defensa: posibilidades que ofrece el Tratado de Lisboa[7],

 Visto el Tratado sobre el Comercio de Armas, que entró en vigor en diciembre de 2014,

 Visto el artículo 118 de su Reglamento interno,

 Visto el informe de la Comisión de Asuntos Exteriores (A9-0165/2020),

A. Considerando que, de conformidad con el artículo 42, apartado 2, del TUE, la política común de seguridad y defensa (PCSD) incluye la definición progresiva de una política común de defensa de la Unión, que conducirá al establecimiento de una defensa común, cuando el Consejo Europeo, por unanimidad, así lo decida; que la CEP constituye un paso importante hacia la consecución de este objetivo;

B. Considerando que la CEP debe utilizarse para seguir poniendo en práctica y desarrollando la obligación de ayuda y asistencia mutuas establecida en el artículo 42, apartado 7, del TUE, reiterada en la notificación conjunta sobre la CEP remitida por los Estados miembros al Consejo y al alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, firmada por 23 Estados miembros el 13 de noviembre de 2017, a fin de mejorar la disposición de los Estados miembros a prestar ayuda y asistencia a otro Estado miembro si este es objeto de una agresión armada en su territorio;

C. Considerando que, de conformidad con el artículo 1, letra a), del Protocolo (n.º 10) sobre la cooperación estructurada permanente establecida por el artículo 42 del TUE, uno de los objetivos de la CEP es que los Estados miembros desarrollen sus capacidades de defensa de forma más intensiva, promoviendo sus contribuciones nacionales y su participación, en caso necesario, en fuerzas multinacionales, en los principales programas europeos de equipos de defensa y en las actividades de la Agencia Europea de Defensa;

D. Considerando que el artículo 1, letra b), del Protocolo n.º 10 establece que los Estados miembros deben «estar, a más tardar en 2010, en condiciones de aportar, bien a título nacional, bien como componente de grupos multinacionales de fuerzas, unidades de combate específicas para las misiones previstas, configuradas tácticamente como una agrupación táctica, con elementos de apoyo, incluidos el transporte y la logística, capaces de emprender misiones definidas, tal como se contemplan en el artículo 43 del Tratado de la Unión Europea, en un plazo de 5 a 30 días, en particular para atender a solicitudes de las Naciones Unidas, y sostenibles durante un periodo inicial de 30 días prorrogable hasta al menos 120 días»; que el artículo 1, letra b), debe revisarse para responder adecuadamente al difícil entorno geopolítico; que los Estados miembros están aún lejos de alcanzar este objetivo;

E. Considerando que, en el contexto de las crecientes y múltiples amenazas, es más necesario que nunca establecer una estrategia común de defensa de la Unión;

F. Considerando que el nivel de ambición de la Estrategia Global de la UE en el ámbito de la seguridad y la defensa abarca la gestión de las crisis y el desarrollo de capacidades en los países socios con miras a la protección de Europa y sus ciudadanos; que ningún Estado miembro puede protegerse por sí solo, puesto que las amenazas para la seguridad y la defensa a las que se enfrenta la Unión, dirigidas contra sus ciudadanos, territorios e infraestructuras, constituyen amenazas conjuntas de múltiples dimensiones y no pueden ser abordadas de forma aislada por un solo Estado miembro; que un sistema eficaz de la Unión para el uso eficiente, coherente, estratégico y conjunto de los recursos sería ventajoso para el nivel general de seguridad y defensa de la Unión y es más necesario que nunca en un entorno de seguridad que se deteriora rápidamente; que es necesario redoblar los esfuerzos de cooperación en materia de ciberdefensa, como el intercambio de información, la capacitación y el apoyo operativo, para luchar con mayor eficacia contra las amenazas;

G. Considerando que los principales agentes de la CEP son los Estados miembros participantes, que ofrecen las capacidades necesarias para aplicar la PCSD (artículo 42, apartados 1 y 3, del TUE), y que las despliegan en operaciones y misiones de la Unión en las que el Consejo les encarga la ejecución de una misión en el marco de la Unión (artículo 42, apartados 1, 4 y 5, artículo 43 y artículo 44 del TUE), y que desarrollan sus capacidades de defensa, entre otros y cuando procede, en el marco de la Agencia Europea de Defensa (artículo 42, apartado 3, y artículo 45 del TUE);

H. Considerando que la visión a largo plazo de la CEP consiste en dotar a la Unión de una capacidad operativa que se apoye en medios militares complementados con medios civiles, a fin de lograr un conjunto coherente que abarque todo el espectro de las fuerzas a disposición de los Estados miembros para la PCSD militar; que la CEP debe reforzar la capacidad de la Unión de actuar como fuente de seguridad internacional para contribuir de forma eficaz y creíble a la seguridad internacional, regional y europea, evitando también la importación de inseguridad, y mejorar la interoperabilidad para proteger a los ciudadanos de la Unión y maximizar la eficacia del gasto en defensa, reduciendo las duplicaciones, el exceso de capacidad y la contratación pública descoordinada;

I. Considerando que, según la Decisión 2017/2315 del Consejo por la que se establece una CEP, unas capacidades de defensa reforzadas de los Estados miembros de la Unión redundarán también en beneficio de la OTAN, siguiendo el principio del «conjunto único de fuerzas», siempre que se evite la duplicación y se priorice la interoperabilidad, reforzando el pilar europeo dentro de la Alianza y respondiendo a los reiterados llamamientos para un reparto más equilibrado de la carga entre ambos lados del Atlántico; que la OTAN sigue siendo la piedra angular de la arquitectura de seguridad de muchos Estados miembros;

J. Considerando que la CEP crea un marco vinculante entre los Estados miembros participantes que se han comprometido con una inversión, una planificación, un desarrollo y un uso de capacidades de defensa conjuntos en el marco de la Unión de manera permanente y estructurada, adhiriéndose a veinte compromisos vinculantes en cinco ámbitos establecidos por el TUE; que estos compromisos deben constituir un avance desde una mera cooperación en materia de defensa hacia la plena interoperabilidad y la mejora de las fuerzas de defensa de los Estados miembros; que los planes nacionales de aplicación contienen una evaluación anual de estos compromisos vinculantes realizada por la Secretaría de la CEP, que puede ser consultada por los Estados miembros participantes; que, a pesar de estos compromisos vinculantes, no existe ningún mecanismo de cumplimiento efectivo para la CEP; que los proyectos de la CEP deben ejecutarse de manera que reflejen la capacidad industrial, las preocupaciones por la duplicación o las limitaciones presupuestarias de los Estados miembros participantes; que debe mejorarse el mecanismo de cumplimiento para la CEP;

K. Considerando que los Estados miembros participantes deben mostrar una implicación política plena en relación con los veinte compromisos vinculantes a los que se han adherido; que los ciclos de planificación de la capacidad militar suelen durar más de tres años; que los actuales ciclos de planificación de la capacidad militar nacional están impulsados en su mayor parte por el Proceso de Planificación de la Defensa de la OTAN previamente establecido; que deben lograrse mayores avances en relación con la integración significativa de la CEP en los procesos nacionales de planificación de la defensa, a fin de garantizar la capacidad de los Estados miembros participantes para culminar proyectos de la CEP;

L. Considerando que la CEP se concibió inicialmente como vanguardia, compuesta por los Estados miembros que desearan y pudieran mejorar su cooperación en materia de defensa con un nuevo nivel de ambición; que el hecho de que haya veinticinco Estados miembros participantes no debe dar lugar a que la CEP se vea limitada por el enfoque del «mínimo común denominador»; que el número de Estados miembros participantes demuestra la voluntad de una cooperación más estrecha en materia de seguridad y defensa;

M. Considerando que el trabajo sobre las tres primeras tandas de proyectos de la CEP ha dado lugar a la creación y adopción de 47 proyectos; que, en la actualidad, ninguno ha dado resultados; que los proyectos de la primera tanda son esencialmente proyectos de desarrollo de capacidades que incluyen al mayor número posible de Estados miembros; que el carácter inclusivo de los proyectos de la CEP no debe poner en entredicho un elevado nivel de ambición por parte de los Estados miembros participantes; que es esencial que la CEP se concentre en proyectos que aporten un valor añadido real;

N. Considerando que no parece haber una lógica común general entre los 47 proyectos de la CEP; que la lista actual de proyectos carece de coherencia, alcance y ambición estratégica, de manera que no pondrán paliarse las lagunas de capacidad más evidentes, y no aborda de forma adecuada o plena las carencias críticas detectadas en el proceso del objetivo principal a través del Plan de Desarrollo de Capacidades (PDC) y la revisión anual coordinada de la defensa; que se ha interrumpido uno de estos proyectos para evitar duplicaciones innecesarias; que otros proyectos no han logrado avances suficientes o corren el riesgo de ser interrumpidos, y que una treintena de proyectos sigue aún en fase de desarrollo conceptual y preparación; que el desarrollo de proyectos de capacidad militar ambiciosos puede llevar hasta diez años; que la gran mayoría de los proyectos de la CEP coinciden con las carencias del Fondo Europeo de Defensa (FED) y de la OTAN;

O. Considerando que la segunda fase de la CEP comenzará en 2021; que esta segunda fase dará resultados concretos y significativos, lo que hace necesario establecer un orden de prioridad de los proyectos;

P. Considerando que algunos proyectos de la CEP se centran en el despliegue operativo, como el Centro de Operaciones de Respuesta a las Crisis EUFOR, Movilidad Militar y la Red de Centros Logísticos, mientras otros se centran más en el desarrollo de las capacidades militares, como los Equipos de Respuesta Telemática Rápida y de Asistencia Mutua en el ámbito de la Ciberseguridad; que ambos enfoques son necesarios para contribuir de forma decisiva a la evolución hacia una estrategia común integrada de seguridad y defensa de la Unión;

Q. Considerando que algunos de los proyectos más estratégicos de la CEP pueden contribuir de forma decisiva a la autonomía estratégica de la Unión y a la creación de un conjunto coherente que abarque todo el espectro de las fuerzas;

R. Considerando que los principales proyectos europeos de defensa, como el sistema futuro de combate aéreo (FCAS) y el sistema principal de combate terrestre (Main Ground Combat System, MGCS), permanecen actualmente fuera del ámbito de aplicación de la CEP;

S. Considerando que es fundamental priorizar y abordar las carencias en materia de capacidades detectadas en el PDC y basarse en la revisión anual coordinada de la defensa con el objetivo de aumentar la autonomía estratégica de Europa;

T. Considerando que solo algunos de los proyectos actuales de la CEP afrontan de manera suficiente los déficits de capacidades detectados en el PDC y la revisión anual coordinada de la defensa o tienen ya suficientemente en cuenta los objetivos de capacidad de gran impacto derivados del PDC, y deben considerarse prioritarios;

U. Considerando que hay que seguir mejorando la congruencia y coherencia y el refuerzo mutuo entre la CEP, la revisión anual coordinada de la defensa, los planes nacionales de aplicación y el PDC;

V. Considerando que el Proceso de Planificación de la Defensa de la OTAN contribuye a la realización de los procesos nacionales de planificación de la defensa en veintiún Estados miembros participantes que son miembros de la OTAN;

W. Considerando que las interacciones entre las prioridades nacionales de los Estados miembros, las prioridades de la Unión y las prioridades de la OTAN deben tener lugar lo antes posible, cuando sea apropiado y pertinente; que las prioridades de la UE y la OTAN deben armonizarse mejor para alcanzar los objetivos de capacidades de la Unión;

X. Considerando que, teniendo en cuenta la diferente naturaleza de ambas organizaciones y sus respectivas responsabilidades, la CEP debe ser un instrumento eficaz y complementario para abordar las prioridades en materia de desarrollo de capacidades y aportar las capacidades militares identificadas en la UE, y puede contribuir a la consecución de los objetivos de la OTAN;

Y. Considerando que, en conjunción con la Estrategia Global de la UE, una estrategia específica de defensa y seguridad, como el Libro Blanco de la Unión sobre seguridad y defensa sugerido en numerosos informes del Parlamento, podría facilitar una comprensión compartida de los retos actuales y futuros y proporcionar una orientación importante a la CEP y al PDC derivada de una comprensión de las ambiciones estratégicas y de las medidas que deben adoptarse a largo plazo;

Z. Considerando que, en la actualidad, los proyectos de la CEP dependen de las contribuciones financieras de los 25 Estados miembros participantes; que se espera que, como resultado de la pandemia de la COVID-19, los presupuestos nacionales de defensa sufran reducciones; que, paradójicamente, varios de los 47 proyectos actuales de la CEP podrían, con la financiación adecuada, reforzar el grado de preparación de los Estados miembros en caso de que se produjera otra crisis de salud pública de grandes dimensiones: Movilidad Militar, el Mando Médico Europeo y muchos otros proyectos de ámbitos relacionados con la logística y el transporte, la atención sanitaria, el socorro en caso de catástrofe, la preparación ante las armas químicas, biológicas, radiológicas y nucleares (QBRN) y la lucha contra las actividades informáticas malintencionadas y las campañas de desinformación hostiles; que la reducción de la financiación para las capacidades estratégicas de las que la Unión y sus Estados miembros carecen actualmente también debilitaría su capacidad para actuar conjuntamente contra futuras pandemias, amenazas de tipo QBRN y otros riesgos impredecibles de grandes repercusiones internacionales;

AA. Considerando que la financiación de la infraestructura de transporte de doble uso beneficiará tanto a la movilidad civil como a la militar y que la aplicación de procedimientos administrativos armonizados podría conducir al desplazamiento de recursos a través de rutas de suministro adecuadas en toda la Unión y contribuir a la creación de un entorno común de seguridad y defensa;

AB. Considerando que la CEP y el futuro FED deben reforzarse mutuamente, y que las interrelaciones entre ellos deben seguir desarrollándose a fin de proporcionar las capacidades críticas detectadas en el marco del PDC;

AC. Considerando que las perspectivas de recibir cofinanciación para las capacidades de investigación y desarrollo derivadas de determinados proyectos de la CEP a través del futuro FED han llevado a los Estados miembros participantes a multiplicar sus propuestas y han fomentado los intercambios y la cooperación; que todas las propuestas han de tener presente el mejor interés estratégico común de la Unión;

AD. Considerando que, en algunos casos específicos, la participación de terceros países —siempre y cuando estos cumplan un conjunto acordado de condiciones políticas, sustantivas y jurídicas— en proyectos concretos de la CEP puede redundar en el interés estratégico de la Unión, en particular cuando se trate de proporcionar conocimientos técnicos especializados o capacidades adicionales, y en el caso de los socios estratégicos; que ninguna participación de terceros países en los proyectos de la CEP debe menoscabar el objetivo de reforzar la PCSD de la Unión;

AE. Considerando que la participación de terceros países solo puede ser excepcional, decidida caso por caso y por invitación de los Estados miembros de la Unión; que toda participación de este tipo debe aportar un valor añadido a determinados proyectos y contribuir a reforzar la CEP y la PCSD y a cumplir compromisos más exigentes, de forma muy condicionada y sobre la base de una reciprocidad establecida y efectiva;

AF. Considerando que hace tiempo que se necesita un acuerdo sobre la participación de terceros países en los proyectos de la CEP;

AG. Considerando que, en relación con el papel actual del Comité Político y de Seguridad (CPS) en el marco de la CEP y el desarrollo de capacidades, el Parlamento ya ha solicitado que «el mandato del Comité Político y de Seguridad (CPS) a que se refiere el artículo 38 del TUE» se interprete «de manera restrictiva»;

AH. Considerando que la gobernanza de la CEP está dirigida por los Estados miembros participantes, lo que puede dar lugar a una coordinación y una coherencia global de los proyectos insuficientes; que una ampliación del mandato de la Secretaría de la CEP podría mejorar la coordinación;

AI. Considerando que la profundización de la cooperación en materia de defensa entre los Estados miembros a escala de la Unión debe ir de la mano del refuerzo de los poderes de control de los Parlamentos de los Estados miembros y del Parlamento Europeo;

AJ. Considerando que el Mecanismo «Conectar Europa» debe prestar atención a los proyectos relacionados con la movilidad y la interoperabilidad militares, que son cruciales para hacer frente a conflictos y crisis inesperados; que la CEP debe contribuir a la creación de un espacio Schengen efectivo por lo que respecta a la movilidad militar, con el fin de reducir los procedimientos en las fronteras y mantener las cargas de infraestructura a niveles mínimos; que cabe celebrar, en este sentido, el proyecto Rail Baltica, de vital importancia para la integración de los países bálticos en la red ferroviaria europea, y debe asegurarse su plena efectividad;

AK. Considerando que, a este respecto, la CEP puede aportar una mayor coherencia, coordinación e interoperabilidad en materia de seguridad y defensa y contribuir a la consolidación de la solidaridad, la cohesión y la resiliencia de la Unión;

AL. Considerando que el Parlamento debe ejercer, junto con el Consejo, la función legislativa y la función presupuestaria, así como las funciones de control político y consultivas, tal y como se dispone en los Tratados;

AM. Considerando que el Parlamento pide al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad que le remita su informe anual sobre la aplicación de la CEP;

AN. Considerando que los esfuerzos combinados de investigación y desarrollo de los Estados miembros participantes en el marco de la CEP darán lugar a importantes avances tecnológicos, lo que a su vez proporcionará a la Unión una ventaja competitiva en los ámbitos de las capacidades de defensa modernas;

1. Recomienda al Consejo y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad:

a) que informen y consulten al Parlamento sobre la revisión de la CEP y que velen por que se tengan debidamente en cuenta los puntos de vista del Parlamento, de conformidad con el artículo 36 del TUE, especialmente en el contexto de la actual revisión estratégica de la primera fase de la CEP, que finaliza en 2020, a fin de garantizar una mayor rendición de cuentas, transparencia y control;

b) que apliquen la visión estratégica de la Unión y definan las amenazas comunes, entre otros, mediante la aplicación del nivel de ambición definido en la Estrategia Global de la UE de 2016, también a través de los trabajos en curso de la orientación estratégica, que deben llevarse a cabo en cooperación con todas las partes interesadas e instituciones pertinentes, y refuercen la dimensión operativa de la CEP;

c) que preparen lo antes posible, sobre la base de los resultados del debate sobre la orientación estratégica, un auténtico Libro Blanco de la Unión sobre seguridad y defensa; que tomen nota de que los primeros resultados de la orientación estratégica se esperan para la primera mitad de 2022;

d) que garanticen los efectos de sinergia y la coherencia entre las diferentes iniciativas y operaciones de defensa de la Unión;

e) que animen a los Estados miembros participantes, mediante propuestas concretas y una comunicación adecuada, a avanzar desde un enfoque estrictamente nacional sobre la defensa hasta un enfoque europeo más sólido y a realizar esfuerzos estructurados para aumentar el uso del enfoque de colaboración europeo con carácter prioritario, ya que ninguno de los Estados miembros participantes tiene el potencial para subsanar por sí solo las carencias de capacidad detectadas; que insten a los Estados miembros participantes y a los Estados miembros en general a que no recorten sus gastos en materia de defensa en los próximos años, especialmente su participación financiera en proyectos de cooperación europeos;

f) que incrementen la ambición presupuestaria de la Unión para reforzar las capacidades de defensa, en particular mediante una financiación suficiente del futuro FED y Movilidad Militar en el próximo marco financiero plurianual (MFP);

g) que velen por que la CEP se utilice efectivamente como instrumento para la cooperación sostenible y eficiente en materia de defensa de la Unión, mejorando las capacidades de defensa de los Estados miembros participantes y la interoperabilidad como objetivo común, especialmente en lo que respecta a la disponibilidad, interoperabilidad, flexibilidad y capacidad de despliegue de las fuerzas, en consonancia con el objetivo de una mayor autonomía estratégica de la Unión, manteniendo al mismo tiempo una estrecha cooperación entre los Estados miembros participantes interesados, aumentando la cooperación UE-OTAN en lo que respecta a los miembros de la UE y la OTAN y manteniendo una estrecha cooperación con otros socios internacionales;

h) que garanticen que la financiación de las capacidades derivadas de los proyectos de la CEP con cargo al FED se centre en un conjunto de proyectos estratégicos clave, en consonancia con las prioridades del PDC, a fin de maximizar su impacto; que se aseguren de que la selección de los proyectos de la CEP esté en consonancia con los objetivos de capacidad de gran impacto del PDC;

i) que reconozcan que el Parlamento ejerce, junto con el Consejo, la función legislativa y la función presupuestaria, así como las funciones de control político y consultivas, tal y como se dispone en los Tratados;

j) que incorporen directamente en el ciclo de los proyectos de la CEP el vínculo entre la CEP y el Programa Europeo de Desarrollo Industrial en materia de Defensa (PEDID) y el FED, a fin de contribuir con mayor eficacia a la realización de las ambiciones de la Unión en materia de seguridad y defensa; que impongan la documentación de cada proyecto previa a la selección en el plano presupuestario;

k) que concentren los esfuerzos de la CEP en proyectos destinados a reforzar sistemáticamente la PCSD militar:

i) que contribuyan a subsanar las carencias de capacidad importantes con una mayor atención a las cuestiones operativas, para responder directamente a las necesidades de las fuerzas armadas europeas que participen en operaciones,

ii) que tengan una dimensión estratégica e integradora, como el Centro de Operaciones de Respuesta a las Crisis EUFOR, Movilidad Militar, la Red de Centros Logísticos o los Equipos de Respuesta Telemática Rápida y de Asistencia Mutua en el ámbito de la Ciberseguridad, o

iii) que creen sinergias y efectos de escala adicionales, cuando proceda;

l) que orienten la CEP a proyectos estructuradores con una dimensión estratégica europea real, reforzando así la base industrial y tecnológica de defensa europea;

m) que destaquen la importancia de un pequeño número de proyectos estratégicos, en particular de los facilitadores estratégicos (mando y control, transporte, inteligencia), a los que se debe dar prioridad, ya que sientan las bases de una defensa europea más integrada;

n) que tomen nota de que el establecimiento de la CEP en el marco del Tratado de Lisboa se consideró como la creación de un grupo de vanguardia de Estados miembros dispuestos a aunar recursos y capacidades para alcanzar objetivos comunes ambiciosos en el ámbito de la seguridad y la defensa; que estudien la necesidad de que la Unión desarrolle progresivamente un marco común bajo la responsabilidad del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad en el que los Estados miembros lleven a cabo sus propias revisiones de la política de defensa nacional, compartan los resultados y pongan en común los datos de inteligencia para establecer los cimientos de una auténtica defensa europea;

o) que reconozcan el valor, a este respecto, de las orientaciones políticas de la Comisión en materia de política de defensa y, en particular, en relación con la necesidad de tomar medidas audaces de cara a una auténtica Unión Europea de Defensa y de adoptar un enfoque integrado y global sobre la seguridad de la Unión; que tengan en cuenta que la creación de una nueva Dirección General de Industria de Defensa y Espacio de la Comisión debe servir de catalizador para una mayor coherencia, una cooperación justa y una coordinación integrada en la creación de capacidades de defensa en todos los Estados miembros, así como para reforzar la infraestructura militar de la Unión y mejorar la eficiencia de su industria y del mercado interior;

p) que reconozcan que el Parlamento Europeo debe desempeñar un papel destacado en el control y la supervisión de la ejecución y la evaluación de la PCSD; que consulten e informen plenamente al Parlamento en el marco de la actual revisión estratégica de la primera fase de la CEP, que finaliza en 2020; que reconozcan que la intensificación de la cooperación en materia de defensa entre los Estados miembros a escala de la Unión debe ir de la mano del refuerzo del poder de control del Parlamento;

q) que procuren garantizar que capacidades clave tales como las futuras plataformas clave terrestres, marítimas, aéreas cibernéticas y de otro tipo para las fuerzas armadas de los Estados miembros se integren en la CEP o, al menos, estén estrechamente vinculadas a esta, según proceda, con miras a:

i) aumentar la preparación operativa de la PCSD militar, y

ii) garantizar que los esfuerzos de la CEP sean complementarios a las capacidades existentes y se utilicen de manera que resuelvan las carencias actuales y compensen los gastos generales;

r) que conciban incentivos innovadores para mejorar la interoperabilidad y el despliegue de las misiones y operaciones de la PCSD;

s) que aumenten la inversión en la interconexión de la infraestructura de transporte civil compatible con la planificación de la movilidad militar;

t) que estudien la posibilidad, como parte de la reforma del sistema de grupos de combate de la UE, de integrarlo en la CEP con el fin de aumentar su capacidad operativa, su modularidad y su agilidad mediante el establecimiento de unidades multinacionales permanentes dedicadas a cumplir las misiones militares previstas en el artículo 43 del TUE y mejorar la capacidad de la Unión para llevar a cabo operaciones de gestión de crisis, incluidas las más exigentes, como el establecimiento de la paz, y emplearlo como fuerza estratégica exterior al teatro de operaciones;

u) que apoyen y promuevan, cuando proceda, la agrupación de los proyectos de la CEP en función de las capacidades y evalúen su importancia estratégica, teniendo presente el objetivo de lograr un conjunto que abarque todo el espectro de las fuerzas, y que concentren sus esfuerzos en los que tengan mayor potencial para lograr la autonomía estratégica europea; que revisen la lista actual de 47 proyectos y, a la discreción de los Estados miembros participantes, agrupen o cancelen los proyectos que no progresen lo suficiente o que no presenten suficientes beneficios mutuos para la Unión;

v) que promuevan el cumplimiento de los veinte compromisos asumidos en el marco de la CEP estableciendo una definición clara y sencilla de los parámetros de cumplimiento, y garantizando que las futuras propuestas de proyectos aborden la prioridad específica de la Unión en materia de desarrollo de capacidades; que garanticen que toda revisión de los progresos del proyecto se base en criterios claros y transparentes, incluso cuando se cofinancie en el marco del PEDID / futuro FED; que velen por que dichos criterios sirvan de indicadores para todos los Estados miembros que participen en proyectos de la CEP; que velen por que los Estados miembros participantes aumenten aún más la calidad y la granularidad de la información proporcionada en sus planes nacionales de aplicación, en los que exponen la forma en que se proponen cumplir los veinte compromisos de la CEP;

w) que aumenten la coherencia de los instrumentos e iniciativas de planificación y desarrollo de la defensa de la Unión; que utilicen las sinergias entre el ciclo de los proyectos de la CEP y otros procesos relativos a las capacidades de defensa, como el proceso del objetivo principal de la UE, el PDC y la revisión anual coordinada de la defensa, para que puedan presentarse proyectos más centrados y maduros y mejor desarrollados y estructurados; que se aseguren de que el ciclo de presentación permite la ejecución sincronizada de varias iniciativas europeas, incluido el FED;

x) que animen a los Estados miembros participantes a que incorporen el PDC en sus procesos nacionales de planificación de la defensa con miras a ayudarles a subsanar los déficits de capacidades;

y) que reafirmen el papel central de la Secretaría de la CEP como punto de contacto único para todos los proyectos e inviten a la Secretaría a que determine periódicamente e informe al Parlamento de los avances realizados en el marco de los proyectos, también en beneficio de todas las partes interesadas, empleando información recogida por el Estado miembro o Estados miembros a cargo de la coordinación de los proyectos; que animen a los Estados miembros participantes a seguir manteniendo un diálogo más eficaz con la Secretaría de la CEP en relación con la revisión y la actualización de sus planes nacionales de aplicación;

z) que pidan a los Estados miembros participantes que garanticen progresos tangibles en la realización de los actuales proyectos de la CEP;

aa) que aclaren el papel del Comité Político y de Seguridad en el proceso de la CEP, que no está previsto en el TUE, y garanticen, en este contexto, el importante papel desempeñado por el Comité Militar de la Unión Europea (CMUE) en la prestación de asesoramiento militar ad hoc al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad;

ab) que impliquen al CMUE a la hora de definir el conjunto que abarque todo el espectro de las fuerzas;

ac) que estudien el establecimiento de un Consejo de Defensa de la Unión sobre la base del actual Consejo de Asuntos Exteriores en formato de ministros de Defensa, también la Junta Directiva ministerial de la AED y el formato de la CEP de los ministros de Defensa de la Unión, con el fin de garantizar la priorización de los recursos y una cooperación e integración efectivas entre los Estados miembros, según proceda;

ad) que aclaren o definan el vínculo entre la gobernanza de la CEP y la del FED e informen al Parlamento en el proceso de control ex post cuando se trate de la financiación con cargo al FED de proyectos de la CEP;

ae) que estudien la conveniencia, según lo solicitado por algunos Estados miembros participantes, de modificar el ciclo de presentación de los proyectos de la CEP, para que pueda alcanzarse una mayor concentración y madurez y mejorarse la estructura de estos proyectos;

af) que aclaren las normas que rigen la participación de terceros países en la CEP, teniendo en cuenta la importancia de la autonomía decisoria de la UE y la plena reciprocidad, y considerándose que un enfoque caso por caso es lo más beneficioso para la Unión, teniendo en cuenta:

i) la necesidad de preparar y aprobar un documento amplio y fundamental para regular la futura cooperación con la participación de terceros en los proyectos de la CEP, y

ii) el hecho de que los Estados miembros implicados deben asumir el proceso de toma de decisiones sobre la participación de un tercero al nivel de cada proyecto de la CEP;

ag) que fomenten que las «amenazas futuras» sirvan de base para las futuras propuestas de proyectos de la CEP; que refuercen las asociaciones con la OTAN, las Naciones Unidas, la Unión Africana y otros organismos; que velen por que se contemple la participación e inclusión de las pymes en todos los aspectos pertinentes de los proyectos de la CEP;

ah) que garanticen que los proyectos de la CEP sigan desarrollando y aumentando la capacidad industrial de los Estados miembros participantes en los ámbitos de las nanotecnologías, los superordenadores, la inteligencia artificial, la tecnología de drones y la robótica, entre otros, asegurando a su vez la autonomía e independencia de Europa frente a los importadores extranjeros en dichos ámbitos, y facilitando la creación de nuevos puestos de trabajo;

ai) que atiendan al hecho de que la pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto que la Unión no tiene suficientes competencias en materia de asistencia sanitaria; que reconozcan que, paralelamente, es necesario establecer una estrategia de defensa común de la Unión para responder en caso de ataque a las fronteras y territorios de la Unión, y que la CEP es un paso positivo para lograr este objetivo;

aj) que reconozcan el papel crucial que desempeñan las fuerzas armadas europeas para hacer frente a los retos que plantea la pandemia de la COVID-19, tanto en la gestión de la emergencia sanitaria como en el apoyo a las misiones y operaciones civiles, y que estas también tienen una dimensión transfronteriza y una función de solidaridad; que observen los posibles beneficios de los nuevos y ambiciosos proyectos de la CEP para el desarrollo de capacidades europeas comunes en este ámbito, ampliando la labor de proyectos anteriores, en particular el Dispositivo Militar Desplegable de Capacidad de Socorro en caso de Catástrofe y el Mando Médico Europeo;

ak) que pidan al Consejo y a los Estados miembros participantes que se centren en la resiliencia cibernética y preparen una estrategia y procedimientos colectivos para responder a los incidentes cibernéticos a través de proyectos de la CEP, a fin de crear un entorno más resiliente en los Estados miembros;

al) que tomen nota de la posición del Parlamento sobre la Conferencia sobre el Futuro de Europa, expresada en su Resolución de 15 de enero de 2020[8], a saber, que la seguridad y el papel de la UE en el mundo deben figurar entre unas prioridades políticas predefinidas pero no exhaustivas, y que reconozcan que ello supondría una oportunidad para implicar a los ciudadanos en el debate sobre el refuerzo de la CEP como medio para avanzar hacia una política común autónoma de seguridad y defensa para nuestra Unión;

2. Encarga a su presidente que transmita la presente Recomendación al Consejo y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.


21.9.2020

 

 

OPINIÓN MINORITARIA

 

 

presentada de conformidad con el artículo 55, apartado 4, del Reglamento interno

Özlem Demirel

 

El informe presiona, a través de la CEP, en favor de una unión militar y pide que se refuerce la preparación operativa de la PCSD militar.  Además, promueve el fortalecimiento de la base industrial y tecnológica de la defensa europea. El informe rechaza toda reducción del gasto en defensa, pero pide un aumento del presupuesto militar de la UE para las capacidades de defensa, en particular mediante la financiación masiva del Fondo Europeo de Defensa (FED) y la movilidad militar.

Nos oponemos al informe en la medida en que este:

 apoya una mayor militarización de la Unión al procurar reforzar la dimensión militar y operativa de la PCSD,

 contraviene lo dispuesto en el artículo 41, apartado 2, del TUE, que prohíbe cargar al presupuesto de la Unión los gastos derivados de operaciones con implicaciones militares o de defensa,

 apoya la creación de un complejo militar-industrial europeo mediante el refuerzo de la base industrial y tecnológica de la UE, también a través de presupuestos militares,

 alaba la cooperación entre la UE y la OTAN;

 

Pedimos lo siguiente:

 el fin de la CEP y de todos los programas de la Unión relacionados con los ámbitos militar y de la defensa, dado que el peligro de guerra aumenta con su activación/establecimiento y el nuevo enfoque geoestratégico y más agresivo de la UE,

 un carácter meramente civil de la UE para la seguridad sostenible,

 una interpretación rigurosa del artículo 41, apartado 2, del TUE que prohíbe utilizar el presupuesto de la Unión para operaciones militares o de defensa,

 un desarme radical en la Unión y a escala mundial (incluido el desarme nuclear);


 

 

 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE ASUNTOS CONSTITUCIONALES (2.9.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Asuntos Exteriores</CommissionInt>


<Titre>sobre la Recomendación al Consejo y al vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad relativa a la aplicación y gobernanza de la Cooperación Estructurada Permanente (CEP)</Titre>

<DocRef>(2020/2080(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Esteban González Pons</Depute>

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Asuntos Constitucionales pide a la Comisión de Asuntos Exteriores, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1. Destaca que la Cooperación Estructurada Permanente (CEP) contribuye de manera significativa a la convergencia de las acciones de los Estados miembros en el ámbito de la política exterior y de seguridad común y constituye un paso importante hacia la consecución del objetivo de una defensa común establecido en el Tratado;

2. Acoge con satisfacción el interés de los Estados miembros por la CEP tras su establecimiento en virtud de la Decisión (PESC) 2017/2315 del Consejo, de 11 de diciembre de 2017, como se desprende del número significativo de proyectos puestos en marcha hasta ahora por el Consejo en el marco de la CEP; anima a los Estados miembros participantes a que impulsen este trabajo y se centren en la aplicación rápida y eficaz de estos proyectos, velando al mismo tiempo por la participación de todos los Estados miembros; recuerda, no obstante, que la CEP también conlleva veinte compromisos vinculantes a los que hasta ahora se ha prestado mucha menos atención;

3. Acoge con satisfacción el enfoque inclusivo de la CEP, que se refleja en el gran número de Estados miembros que participan en sus proyectos; opina que la CEP debe dar prioridad a unos criterios de adhesión poco exigentes y ser accesible para los Estados miembros pequeños o con presupuestos de defensa reducidos;

4. Destaca que el establecimiento de la CEP en el marco del Tratado de Lisboa se consideró como la creación de un grupo de vanguardia de Estados miembros dispuestos a aunar recursos y capacidades para alcanzar objetivos comunes ambiciosos en el ámbito de la seguridad y la defensa; considera necesario que la Unión desarrolle progresivamente un marco común bajo la responsabilidad del vicepresidente de la Comisión / alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad (VP/AR) en el que los Estados miembros lleven a cabo sus propias revisiones de la política de defensa nacional, compartan los resultados y pongan en común los datos de inteligencia para establecer los cimientos de una auténtica defensa europea;

5. Pide al Consejo y a los Estados miembros que continúen reforzando la coherencia entre todos los instrumentos e iniciativas en el marco de la política común de seguridad y defensa (PCSD) con objeto de alcanzar el nivel necesario de eficacia a la hora de garantizar la autonomía estratégica y de ambición en la definición gradual de una política de defensa común de la Unión en consonancia con el Tratado de la Unión Europea; considera que la CEP necesita proyectos ambiciosos, en sinergia con la revisión anual coordinada de la defensa, los planes nacionales de aplicación y el Plan de Desarrollo de Capacidades, para hacer frente a las amenazas actuales, y subraya, a este respecto, la importancia de mantener un nivel adecuado de financiación para el Fondo Europeo de Defensa (FED) y la movilidad militar en el contexto de las negociaciones sobre el MFP; señala la necesidad de desarrollar un sistema de recursos propios auténticos de la Unión que permita alinear los objetivos estratégicos de la Unión en el ámbito de la defensa con la financiación de programas y operaciones sobre el terreno, en particular los proyectos de la CEP;

6. Pide a la Comisión que elabore un Libro Blanco de la Unión sobre seguridad y defensa, también con el fin de adaptar mejor los objetivos específicos de los proyectos de la CEP a una estrategia de seguridad y defensa de la Unión actualizada, coherente y global; destaca, a este respecto, la importancia de la revisión estratégica de la CEP de 2020 y apoya, por otra parte, la elaboración de una orientación estratégica europea para mejorar la capacidad de coordinar de manera más oportuna y eficaz las iniciativas de defensa de los Estados miembros que contribuyen a los objetivos comunes de la Unión;

7. Señala que la pandemia de la COVID-19 ha puesto de manifiesto que la Unión no tiene suficientes competencias en materia de asistencia sanitaria; considera que, paralelamente, es necesario establecer una estrategia de defensa común de la Unión para responder en caso de ataque a las fronteras y territorios de la Unión, y considera que la CEP es un paso positivo para lograr este objetivo;

8. Acoge con satisfacción, a este respecto, las orientaciones políticas de la Comisión en materia de política de defensa y, en particular, en relación con la necesidad de tomar medidas audaces de cara a una auténtica Unión Europea de Defensa y de adoptar un enfoque integrado y global de la seguridad de la Unión; confía en que la creación de una nueva Dirección General de Industria de Defensa y Espacio de la Comisión sirva de catalizador para una mayor coherencia, una cooperación justa y una coordinación integrada en la creación de capacidades de defensa en todos los Estados miembros de la Unión, así como para reforzar la infraestructura militar de la Unión y mejorar la eficiencia de su industria y del mercado interior;

9. Considera que es necesario intensificar la contribución efectiva de los proyectos de la CEP al logro de las ambiciones de la Unión en el ámbito de la seguridad y la defensa, garantizando de manera efectiva que los Estados miembros participantes refuercen su colaboración y coordinación en un desarrollo de capacidades importante y ambicioso y que exista coherencia entre la Unión y la OTAN en lo que respecta a prioridades, interoperabilidad reforzada y sinergias;

10. Reconoce el papel crucial que desempeñan las fuerzas armadas europeas para hacer frente a los retos que plantea la pandemia de la COVID-19, tanto en la gestión de la emergencia sanitaria como en el apoyo a las misiones y operaciones civiles, y reconoce que estas también tienen una dimensión transfronteriza y una función de solidaridad; pone de relieve los posibles beneficios de los nuevos y ambiciosos proyectos de la CEP para el desarrollo de capacidades europeas comunes en este ámbito, ampliando la labor de proyectos anteriores, en particular el Dispositivo Militar Desplegable de Capacidad de Socorro en caso de Catástrofe y el Mando Médico Europeo;

11. Acoge favorablemente la sinergia entre los diferentes instrumentos de defensa de la Unión y subraya la necesidad de garantizar la coherencia; destaca que una bonificación especial para los proyectos de la CEP en el marco del FED podría tener un efecto positivo, ya que incentivaría la cooperación en el desarrollo de capacidades;

12. Pide a los Estados miembros participantes que continúen poniendo a disposición recursos para los proyectos de la CEP, garantizando al mismo tiempo una apropiación y un compromiso verdaderos con los procesos de coordinación y puesta en común de la CEP, sobre todo teniendo en cuenta que no existe ningún mecanismo eficaz de cumplimiento para la CEP; subraya que la CEP debe proporcionar un marco que permita ir más allá de la cooperación bilateral y fomentar un esfuerzo verdaderamente europeo mediante la participación significativa de varios Estados miembros en proyectos comunes;

13. Subraya la importancia de un pequeño número de proyectos estratégicos, en particular las herramientas estratégicas (mando y control, transporte e inteligencia); pide al Consejo y a la Secretaría de la CEP que estudien la posibilidad de establecer una estructura de grupos de proyectos de la CEP a fin de garantizar el máximo nivel de sinergia entre los diferentes proyectos;

14. Pide al Consejo que defina unas condiciones estrictas para la participación de terceros Estados en los proyectos de la CEP, de conformidad con el artículo 9 de la Decisión (PESC) 2017/2315 del Consejo; considera que esa participación no debe desviar a la CEP de sus objetivos fundamentales como instrumento de la PCSD de la Unión, respetando al mismo tiempo las obligaciones que impone el Tratado del Atlántico Norte;

15. Advierte, sin embargo, del riesgo de injerencia extranjera en el ámbito de la seguridad y la defensa de la Unión, que a menudo adopta la forma de ciberamenazas y otros tipos de guerra híbrida; propone que la Comisión Especial sobre Injerencias Extranjeras en Todos los Procesos Democráticos de la Unión Europea recién creada en el Parlamento colabore con la Comisión y el Consejo para analizar de qué forma los proyectos de la CEP podrían fortalecer la resiliencia de la Unión frente a estos tipos de amenazas;

16. Considera que la participación del Reino Unido en los proyectos de la CEP, cuando se le invite y se garantice una reciprocidad efectiva, redundaría en el interés estratégico de la Unión; confía en que en las negociaciones entre la Unión y el Reino Unido sobre sus relaciones futuras se aborde el sector de la defensa, en consonancia con lo dispuesto en la Declaración política en la que se expone el marco de las relaciones futuras entre la Unión Europea y el Reino Unido;

17. Reitera que el Parlamento Europeo debe desempeñar un papel destacado en el control y la supervisión de la ejecución y la evaluación de la PCSD; espera, en este sentido, que el VP/AR informe y consulte plenamente al Parlamento en el contexto de la actual revisión estratégica de la primera fase de la CEP, que finaliza en 2020; recuerda que la intensificación de la cooperación en materia de defensa entre los Estados miembros a escala de la Unión debe ir de la mano del refuerzo del poder de control del Parlamento;

18. Pide al Consejo y a los Estados miembros participantes que se centren en la resiliencia cibernética y preparen una estrategia y procedimientos colectivos para responder a los incidentes cibernéticos a través de proyectos de la CEP, a fin de crear un entorno más resiliente en los Estados miembros;

19. Recuerda la posición del Parlamento sobre la Conferencia sobre el Futuro de Europa, expresada en su Resolución de 15 de enero de 2020[9], a saber, que la seguridad y el papel de la UE en el mundo deben figurar entre algunas prioridades políticas predefinidas pero no exhaustivas, y reitera que ello supondría una oportunidad para implicar a los ciudadanos en el debate sobre el refuerzo de la CEP como medio para avanzar hacia una política común autónoma de seguridad y defensa para nuestra Unión.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN

EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

1.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

18

7

3

Miembros presentes en la votación final

Gerolf Annemans, Gabriele Bischoff, Damian Boeselager, Fabio Massimo Castaldo, Włodzimierz Cimoszewicz, Gwendoline Delbos-Corfield, Daniel Freund, Charles Goerens, Esteban González Pons, Brice Hortefeux, Laura Huhtasaari, Giuliano Pisapia, Paulo Rangel, Antonio Maria Rinaldi, Domènec Ruiz Devesa, Jacek Saryusz-Wolski, Helmut Scholz, Pedro Silva Pereira, Antonio Tajani, László Trócsányi, Mihai Tudose, Loránt Vincze, Rainer Wieland

Suplentes presentes en la votación final

Gilles Boyer, Jorge Buxadé Villalba, Cristian Ghinea, Maite Pagazaurtundúa, Nikolaj Villumsen

 

 


VOTACIÓN FINAL NOMINAL

EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

18

+

NI

Fabio Massimo Castaldo

PPE

Esteban González Pons, Brice Hortefeux, Paulo Rangel, Antonio Tajani, László Trócsányi, Loránt Vincze, Rainer Wieland

RENEW

Gilles Boyer, Cristian Ghinea, Charles Goerens, Maite Pagazaurtundúa

S&D

Gabriele Bischoff, Włodzimierz Cimoszewicz, Giuliano Pisapia, Domènec Ruiz Devesa, Pedro Silva Pereira, Mihai Tudose

 

 

 

7

-

ECR

Jorge Buxadé Villalba, Jacek Saryusz Wolski

GUE/NGL

Helmut Scholz, Nikolaj Villumsen

ID

Gerolf Annemans, Laura Huhtasaari, Antonio Maria Rinaldi

 

 

 

3

0

VERTS/ALE

Damian Boeselager, Gwendoline Delbos Corfield, Daniel Freund

 


 

INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN  EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

21.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

48

11

9

Miembros presentes en la votación final

Alviina Alametsä, Alexander Alexandrov Yordanov, Maria Arena, Petras Auštrevičius, Traian Băsescu, Anna Bonfrisco, Reinhard Bütikofer, Fabio Massimo Castaldo, Włodzimierz Cimoszewicz, Katalin Cseh, Tanja Fajon, Anna Fotyga, Michael Gahler, Kinga Gál, Sunčana Glavak, Raphaël Glucksmann, Klemen Grošelj, Bernard Guetta, Márton Gyöngyösi, Sandra Kalniete, Dietmar Köster, Andrius Kubilius, Ilhan Kyuchyuk, David Lega, Miriam Lexmann, Nathalie Loiseau, Antonio López-Istúriz White, Lukas Mandl, Thierry Mariani, David McAllister, Vangelis Meimarakis, Sven Mikser, Francisco José Millán Mon, Javier Nart, Gheorghe-Vlad Nistor, Urmas Paet, Demetris Papadakis, Kostas Papadakis, Tonino Picula, Manu Pineda, Kati Piri, Giuliano Pisapia, Jérôme Rivière, María Soraya Rodríguez Ramos, Nacho Sánchez Amor, Isabel Santos, Andreas Schieder, Radosław Sikorski, Jordi Solé, Sergei Stanishev, Tineke Strik, Hermann Tertsch, Harald Vilimsky, Idoia Villanueva Ruiz, Viola Von Cramon-Taubadel, Thomas Waitz, Charlie Weimers, Isabel Wiseler-Lima, Salima Yenbou, Željana Zovko

Suplentes presentes en la votación final

Özlem Demirel, Angel Dzhambazki, Assita Kanko, Arba Kokalari, Dragoş Tudorache, Mick Wallace, Elena Yoncheva, Marco Zanni

 


VOTACIÓN FINAL NOMINAL   EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

 

48

+

PPE

Alexander Alexandrov Yordanov, Traian Băsescu, Michael Gahler, Kinga Gál, Sunčana Glavak, Sandra Kalniete, Arba Kokalari, Andrius Kubilius, David Lega, Miriam Lexmann, Antonio López‑Istúriz White, Lukas Mandl, David McAllister, Vangelis Meimarakis, Francisco José Millán Mon, Gheorghe‑Vlad Nistor, Radosław Sikorski, Isabel Wiseler‑Lima, Željana Zovko

S&D

Maria Arena, Włodzimierz Cimoszewicz, Tanja Fajon, Raphaël Glucksmann, Sven Mikser, Demetris Papakadis, Tonino Picula, Kati Piri, Giuliano Pisapia, Nacho Sánchez Amor, Isabel Santos, Andreas Schieder, Sergei Stanishev. Elena Yoncheva

Renew

Petras Auštrevičius, Katalin Cseh, Klemen Grošelj, Bernard Guetta, Ilhan Kyuchyuk, Nathalie Loiseau, Javier Nart, Urmas Paet, María Soraya Rodríguez Ramos, Ioan-DragosTudorache

ECR

Angel Dzhambazki, Anna Fotyga, Assita Kanko

NI

Fabio Massimo Castaldo, Márton Gyöngyösi

 

11

-

S&D

Dietmar Köster

ID

Thierry Mariani, Jérôme Rivière, Harald Vilimsky

ECR

Hermann Tertsch, Charlie Weimers

GUE

Özlem Demirel, Manu Pineda, Idoia Villanueva Ruiz, Mick Wallace

NI

Kostas Papadakis

 

9

0

ID

Anna Bonfrisco, Marco Zanni

Verts/ALE

Alviina Alametsä, Reinhard Bütikofer, Jordi Solé, Tineke Strik, Viola Von Cramon‑Taubadel, Thomas Waitz, Salima Yenbou

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 

[1] DO L 331 de 14.12.2017, p. 57.

[2] DO L 65 de 8.3.2018, p. 24.

[3] DO L 161 de 26.6.2018, p. 37.

[4] DO L 294 de 21.11.2018, p. 18.

[5] DO L 293 de 14.11.2019, p. 113.

[6] DO C 374 de 16.10.2018, p. 1.

[7] DO C 263 de 25.7.2018, p. 125.

[8] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0010.

[9] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0010.

Última actualización: 19 de octubre de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad