Procedimiento : 2020/2076(INI)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : A9-0197/2020

Textos presentados :

A9-0197/2020

Debates :

PV 23/11/2020 - 20
CRE 23/11/2020 - 20

Votaciones :

Textos aprobados :

P9_TA(2020)0321

<Date>{22/10/2020}22.10.2020</Date>
<NoDocSe>A9-0197/2020</NoDocSe>
PDF 412kWORD 185k

<TitreType>INFORME</TitreType>

<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>


<Commission>{ITRE}Comisión de Industria, Investigación y Energía</Commission>

Ponente: <Depute>Carlo Calenda</Depute>

Ponente de opinión (*):

Danilo Oscar Lancini, Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria

(*) Comisión asociada – artículo 57 del Reglamento interno

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO
 EXPOSICIÓN DE MOTIVOS
 OPINIÓN MINORITARIA
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE, SALUD PÚBLICA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE COMERCIO INTERNACIONAL
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE MERCADO INTERIOR Y PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE DESARROLLO REGIONAL
 CARTA DE LA COMISIÓN DE PESCA
 OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS
 INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO
 VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN DEL PARLAMENTO EUROPEO

sobre una nueva estrategia industrial para Europa

(2020/2076(INI))

El Parlamento Europeo,

 Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea (TFUE), en particular sus artículos 9, 151, 152, 153, apartados 1 y 2, así como su artículo 173 relativo a la política industrial de la Unión y que hace referencia, entre otras cosas, a la competitividad de la industria de la Unión,

 Vistos los artículos 14, 27 y 30 de la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea,

 Vistos el TFUE y el Tratado de la Unión Europea (TUE), en particular su artículo 5, apartado 3, y el Protocolo n.º 2 sobre la aplicación de los principios de subsidiariedad y proporcionalidad,

 Visto el artículo 3, apartado 3, del TUE, que hace referencia al mercado interior, el desarrollo sostenible y la economía social de mercado,

 Visto el pilar europeo de derechos sociales,

 Vistas las conclusiones del Índice de la Economía y la Sociedad Digitales 2020, publicado el 11 de junio de 2020,

 Visto el documento de la Comisión, de 2 de junio de 2020, relativo a una hoja de ruta para la estrategia farmacéutica: acceso oportuno de los pacientes a medicamentos asequibles,

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de mayo de 2020, titulada «El momento de Europa: reparar los daños y preparar el futuro para la próxima generación» (COM(2020)0456),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 27 de mayo de 2020, titulada «Adaptación del programa de trabajo de la Comisión para 2020» (COM(2020)0440),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 19 de febrero de 2020, titulada «Una Estrategia Europea de Datos» (COM(2020)0066),

 Visto el Libro Blanco de la Comisión, de 19 de febrero de 2020, sobre la inteligencia artificial - un enfoque europeo orientado a la excelencia y la confianza (COM(2020)0065),

 Visto el informe de la Comisión, de 19 de febrero de 2020, sobre las repercusiones en materia de seguridad y responsabilidad civil de la inteligencia artificial, el internet de las cosas y la robótica (COM(2020)0064),

 Vista su Resolución, de 15 de mayo de 2020, sobre el nuevo marco financiero plurianual, los recursos propios y el plan de recuperación[1],

 Vistas las previsiones económicas de la Comisión Europea de primavera de 2020,

 Vistas las conclusiones, de 23 de abril de 2020, del presidente del Consejo Europeo tras la videoconferencia de los miembros del Consejo Europeo,

 Vista su Resolución, de 17 de abril de 2020, sobre la acción coordinada de la Unión para luchar contra la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias[2],

 Vista la Comunicación conjunta de la Comisión y del alto representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad, de 8 de abril de 2020, sobre la respuesta de la UE a escala mundial a la COVID-19 (JOIN(2020)0011),

 Vistas las conclusiones, de 17 de marzo de 2020, del presidente del Consejo Europeo tras la videoconferencia de los miembros del Consejo Europeo sobre la COVID-19,

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 13 de marzo de 2020, titulada «Respuesta económica coordinada al brote de COVID-19» (COM(2020)0112),

 Vistas la Comunicación de la Comisión de 11 de marzo de 2020 titulada «Nuevo Plan de acción para la economía circular por una Europa más limpia y más competitiva» (COM(2020)0098), las Conclusiones tituladas «Mayor circularidad: transición a una sociedad sostenible» adoptadas por el Consejo en su 3716.ª reunión celebrada el 4 de octubre de 2019 (12791/19), y la Comunicación de la Comisión de 2 de diciembre de 2015 titulada «Cerrar el círculo: un plan de acción de la UE para la economía circular» (COM(2015)0614),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de marzo de 2020, titulada «Un nuevo modelo de industria para Europa» (COM(2020)0102),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 10 de marzo de 2020, titulada «Una estrategia para las pymes en pro de una Europa sostenible y digital» (COM(2020)0103),

 Vista la propuesta de la Comisión de Reglamento, de 4 de marzo de 2020, por el que se establece el marco para lograr la neutralidad climática y se modifica el Reglamento (UE) 2018/1999 («Ley Europea del Clima») (COM(2020)0080),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 19 de febrero de 2020, titulada «Configurar el futuro digital de Europa» (COM(2020)0067),

 Vista la Comunicación de la Comisión titulada «Programa de trabajo de la Comisión para 2020 – Una Unión que se esfuerza por lograr más resultados» (COM(2020)0037),

 Vista su Resolución, de 15 de enero de 2020, sobre el Pacto Verde Europeo[3],

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 14 de enero de 2020, titulada «Plan de Inversiones para una Europa Sostenible» (COM(2020)0021),

 Visto el informe de la Comisión, de 28 de noviembre de 2019, titulado «Masterplan for a Competitive Transformation of EU Energy-intensive Industries Enabling a Climate-neutral Circular Economy by 2050» (Plan director para la transformación competitiva de las industrias de gran consumo energético de la UE que posibilite la consecución de una economía circular climáticamente neutra de aquí a 2050), a cargo del Grupo de Alto Nivel sobre Sectores de Gran Consumo Energético,

 Vista su Resolución, de 18 de diciembre de 2019, sobre la equidad fiscal en una economía digitalizada y globalizada: BEPS 2.0[4],

 Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo del día 12 de diciembre de 2019 (EUCO 29/19),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 11 de diciembre de 2019, titulada «El Pacto Verde Europeo» (COM(2019)0640),

 Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo, de 20 de junio de 2019, sobre una nueva agenda estratégica para la UE 2019-2024 (EUCO 9/19),

 Vistas las Conclusiones sobre una «Estrategia de la política industrial de la UE para el futuro», adoptadas por el Consejo en su 3655.ª sesión, celebrada el 29 de noviembre de 2018 (14832/2018),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 22 de mayo de 2018, titulada «Una nueva Agenda europea para la cultura» (COM(2018)0267),

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 13 de septiembre de 2017, titulada «Invertir en una industria inteligente, innovadora y sostenible – Estrategia renovada de política industrial de la UE» (COM(2017)0479),

 Vista su Resolución, de 5 de julio de 2017, sobre la creación de una estrategia industrial ambiciosa de la Unión Europea como prioridad estratégica para el crecimiento, el empleo y la innovación en Europa[5],

 Vista su Resolución, de 1 de junio de 2017, sobre la digitalización de la industria europea[6],

 Vista la pregunta a la Comisión sobre la creación de una estrategia industrial ambiciosa de la UE como prioridad estratégica para el crecimiento, el empleo y la innovación en Europa (O-000047/2017),

 Vista su Resolución, de 19 de enero de 2016, sobre la iniciativa «Hacia un Acta del Mercado Único Digital»[7],

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 19 de abril de 2016, titulada «Digitalización de la industria europea – Aprovechar todas las ventajas de un mercado único digital» (COM(2016)0180),

 Visto el Acuerdo de París, ratificado por el Parlamento Europeo el 4 de octubre de 2016,

 Vista su Resolución, de 5 de octubre de 2016, sobre la necesidad de una política europea de reindustrialización en vista de los recientes casos de Caterpillar y Alstom[8],

 Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de 15 de diciembre de 2016 y 23 de junio de 2017,

 Vista su Resolución, de 13 de diciembre de 2016, sobre una política de la Unión coherente para los sectores cultural y creativo[9],

 Vistas las Conclusiones del Consejo sobre el Programa de Competitividad Industrial, sobre la transformación digital de la industria europea y sobre el paquete «tecnologías del mercado único digital y modernización de los servicios públicos»,

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 14 de octubre de 2015, titulada «Comercio para todos – Hacia una política de comercio e inversión más responsable» (COM(2015)0497),

 Vista su Resolución, de 15 de enero de 2014, sobre la reindustrialización de Europa para promover la competitividad y la sostenibilidad[10],

 Vista la Comunicación de la Comisión, de 22 de enero de 2014, titulada «Por un renacimiento industrial europeo» (COM(2014)0014),

 Vistas las Conclusiones del Consejo Europeo de los días 22 de mayo de 2013 y 22 de marzo de 2019 (EUCO 1/19),

 Visto el artículo 54 de su Reglamento interno,

 Vistas las opiniones de la Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, de la Comisión de Comercio Internacional, de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales, de la Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor, de la Comisión de Desarrollo Regional, y de la Comisión de Asuntos Jurídicos,

 Vista la carta de la Comisión de Pesca,

 Visto el informe de la Comisión de Industria, Investigación y Energía (A9-0197/2020),

A. Considerando que la Unión necesita una nueva estrategia industrial en consonancia con el objetivo de neutralidad climática a más tardar en 2050 que cree las condiciones para una sociedad innovadora, inclusiva, resiliente y digitalizada y que contribuya en gran medida a la competitividad mundial de las industrias europeas; que esta estrategia debe mantener niveles de empleo elevados y puestos de trabajo de calidad, sin dejar a nadie atrás; que tal estrategia debe garantizar la doble transición hacia una base industrial europea moderna, digitalizada, explotando todo el potencial de las energías renovables, siendo altamente eficiente en el uso de la energía y los recursos, y climáticamente neutra; que la estrategia también debe fortalecer el liderazgo mundial europeo y reducir la dependencia de la Unión respecto a otras partes del mundo en cuanto a las cadenas de valor estratégicas aumentando su diversificación y sostenibilidad, evitando la deslocalización de las industrias europeas y, al mismo tiempo, preservando un mercado abierto;

B. Considerando que la pandemia de COVID-19 y sus consecuencias han provocado una recesión económica sin precedentes en Europa, que puede exacerbar las desigualdades y las tensiones sociales en la Unión especialmente entre los ciudadanos más vulnerables;

C. Considerando que la competitividad industrial y la política climática se refuerzan mutuamente y que una reindustrialización innovadora y neutra en términos climáticos generará empleo a escala local y garantizará la competitividad de la economía europea; que este enfoque debe aplicarse en todas las políticas relativas a la transición ecológica y digital;

D. Considerando que la Unión necesita liberar el potencial empresarial sin explotar de grupos sociales concretos, entre los que debe desarrollarse plenamente, por ejemplo, jóvenes, migrantes, personas de más edad y mujeres; que la estrategia industrial de la Unión podría representar una oportunidad para fomentar la cultura emprendedora de grupos infrarrepresentados o desfavorecidos y para permitirles contribuir plenamente a la transición digital y ecológica;

E. Considerando que todos los sectores de la economía, y las pymes especialmente, se han visto afectados por la pandemia de COVID-19 y la recesión económica sin precedentes que ha provocado, y que algunos se han paralizado completamente; que, en este contexto, una recuperación rápida y justa no se logrará si no se introducen cambios y toda estrategia industrial de futuro debe comenzar abordando la recuperación industrial y la competitividad a largo plazo, en especial en los sectores en crecimiento y aquellos más afectados por las medidas de confinamiento ante la COVID-19;

F. Considerando que, como consecuencia de las nuevas deudas contraídas para sobrevivir a la recesión económica, las empresas probablemente presentarán una estructura financiera más frágil, lo que comportará un crecimiento lento y falta de capacidades de inversión a corto, medio y largo plazo para lograr la doble transición a una economía digitalizada, neutra en términos climáticos, eficiente en el uso de los recursos y circular;

G. Considerando que, en estas circunstancias, la Unión requiere una estrategia industrial que tenga dos fases diferenciadas, una centrada en la recuperación y otra en la reconstrucción y la resiliencia; que la recuperación económica debe basarse en un enfoque socialmente sólido y ambientalmente sostenible y debe respaldar la reconstrucción industrial hacia una transformación digital y ecológica satisfactoria, con mano de obra cualificada que acompañe estas transformaciones, garantizando una transición justa y equitativa;

H. Considerando que el sector industrial europeo está muy entrelazado y existen fuertes interrelaciones entre Estados miembros y diferentes enfoques para empresas de diferentes tamaños; que, por consiguiente, una política europea coordinada que garantice que toda la cadena de producción puede beneficiarse, de las grandes empresas a las pymes, tendrá más éxito a la hora de aumentar la competitividad mundial y la sostenibilidad de Europa;

I. Considerando que la Unión debe seguir persiguiendo acuerdos comerciales ambiciosos tanto a escala multilateral como bilateral; que, antes de la crisis de la COVID-19, la industria europea, si bien se mantenía como el pilar de la economía de la Unión y daba empleo a unos 32 millones de personas, se encontraba ya en una encrucijada, al haber disminuido su contribución al PIB de la Unión del 23 % al 19 % en los últimos 20 años; que actualmente se enfrenta a una intensa competencia internacional y a menudo se ve afectada por medidas comerciales cada vez más proteccionistas de terceros países que no aplican normas medioambientales y sociales estrictas;

J. Considerando que la nueva estrategia industrial para Europa debe hacer posible la doble transición a una base industrial europea competitiva y sostenible; que esta transformación constituye una oportunidad para que Europa modernice sus cimientos industriales, mantenga y relocalice puestos de trabajo y producción industrial clave, y desarrolle las competencias y las capacidades esenciales para el esfuerzo mundial de obtener resultados en cuanto a las metas definidas en la legislación climática y en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS);

K. Considerando que la estrategia debe prever el marco normativo necesario que permita la doble transición, además de las infraestructuras y los recursos financieros necesarios, y centrarse en el principio de «la eficiencia energética primero», el ahorro de energía y recursos, las tecnologías energéticas renovables y con emisiones de carbono de nivel cero o muy bajo, la circularidad y la no toxicidad;

L. Considerando que, más allá de la crisis de la COVID-19, el cambio climático y la degradación del medio ambiente siguen siendo uno de los mayores retos y exigen un enfoque común integral; que las emisiones industriales de la Unión contribuyen al total de emisiones de gases de efecto invernadero europeas; que la descarbonización de la industria de gran consumo de energía sigue siendo uno de los mayores retos en el camino hacia la realización, a más tardar en 2050, de la neutralidad climática; que todos los sectores deben contribuir a conseguir los objetivos climáticos de la Unión;

M. Considerando que la crisis de la COVID-19 ha puesto de manifiesto el papel esencial de los activos digitales, incluida la conectividad y las redes, así como de las competencias digitales, como instrumentos que permiten a trabajadores y empresas adaptar la manera en la que llevan a cabo sus tareas y operaciones a la situación de emergencia; que la resiliencia de la infraestructura digital y la mejora de las competencias digitales de la población activa son ámbitos prioritarios para impulsar la competitividad de las empresas europeas, especialmente las pymes;

N. Considerando que la nueva estrategia industrial de la Unión debe centrarse en una mayor conectividad, capas digitales mejoradas, internet de las cosas aplicado a la industria, inteligencia artificial, tecnologías de registros digitales, informática de alto rendimiento e informática cuántica; que el sector digital también contribuirá al Pacto Verde Europeo y a la transición industrial hacia la neutralidad climática, tanto como fuente de soluciones tecnológicas y de optimización de procesos industriales, como mediante la mejora de la eficiencia energética y el rendimiento de la economía circular del propio sector digital;

O. Considerando que la soberanía y la autonomía estratégica de la Unión comportan una base industrial autónoma y competitiva, así como inversiones masivas en investigación e innovación, a fin de desarrollar el liderazgo en tecnologías facilitadoras esenciales y soluciones innovadoras, y de garantizar la competitividad mundial; que la estrategia industrial de la Unión debe incluir un plan de acción para reforzar, acortar, hacer más sostenibles y diversificar las cadenas de suministro de las industrias europeas, a fin de reducir la excesiva dependencia de unos pocos mercados y aumentar su resiliencia; que también debe existir una estrategia de relocalización inteligente para reubicar las industrias en Europa, aumentar la producción y las inversiones y relocalizar la producción industrial en sectores de importancia estratégica para la Unión;

1. Considera que la transición hacia una sociedad resiliente desde el punto de vista social, económico y ambiental, un liderazgo y una autonomía estratégicos y un mercado único que funcione correctamente deben constituir el núcleo de todas las estrategias de la Unión; estima, por tanto, necesario crear un marco legislativo y político plenamente operativo y con visión de futuro basado en la comprensión de la dinámica entre el plan de recuperación, nuestras ambiciones climáticas y digitales y una estrategia industrial eficaz que racionalice los diferentes enfoques, objetivos y metas; pide a la Comisión que defina una estrategia industrial revisada exhaustiva que proporcione un marco político claro y seguridad normativa, y que, entre otras cosas:

a) cree las condiciones para el crecimiento a largo plazo, mejore la prosperidad basada en la innovación y la competitividad mundial de la Unión, y logre la neutralidad climática;

b) movilice los recursos financieros adecuados, incluidas las medidas de recuperación;

c) apoye y administre la doble transición ecológica y digital, manteniendo y creando empleos de calidad;

d) avance en el Pacto Verde Europeo;

e) asegure, diversifique y digitalice las cadenas de valor estratégicas, y aumente su sostenibilidad, también fomentando y apoyando el comercio internacional basado en normas;

f) refuerce el espíritu empresarial, cree un entorno favorable a las empresas, apoye a las pymes, fomente la creación y la mejora de empresas, incluidas las emergentes;

g) mejore la resiliencia estratégica y la autonomía de la Unión, también en cuanto a las materias primas, y mejore el liderazgo tecnológico;

h) cree las condiciones para un desarrollo equitativo y lo fomente en todas las regiones de la Unión, sin dejar a nadie atrás;

2. Aboga por una estrategia industrial integradora que implique a todos los ecosistemas industriales, pymes, regiones, comunidades y trabajadores en su desarrollo y aplicación; opina que una estrategia industrial fuerte puede ayudar a superar posibles fracturas y hacer posible aprovechar las oportunidades que cree la doble transición; tiene el convencimiento de que la estrategia industrial de la Unión debe basarse en un sólido pilar social y abordar las consecuencias sociales del cambio estructural a su debido tiempo;

3. Considera fundamental invertir en mercados laborales activos y proporcionar programas de educación y formación encaminados a satisfacer las necesidades de la economía; pide a la Comisión que ponga en marcha una política de la Unión que haga corresponder el número de puestos de trabajo que se pueden perder en las industrias tradicionales con la demanda de mano de obra en las industrias de la transformación digital y ecológica; anima a la Comisión y a los Estados miembros, puesto que es poco probable que se creen nuevos empleos en las mismas regiones que perderían las industrias tradicionales, o que los ocupen los mismos trabajadores, a que faciliten la revitalización económica y social de territorios en riesgo de despoblación y empobrecimiento, prestando especial atención a las disparidades de género;

4. Considera que esta doble transición es una oportunidad para que las áreas dominadas por los combustibles fósiles avancen hacia la primera línea de innovación y un sistema de producción compatible con los objetivos de neutralidad climática; pide, por tanto, a la Comisión que garantice que estas transiciones fomentan las condiciones para la creación de empleo que sean equitativas y socialmente justas con la intención de no dejar a nadie atrás, vayan de la mano con la plena aplicación del pilar europeo de derechos sociales, la mejora de los niveles sociales y de vida y las buenas condiciones de trabajo; subraya, en este sentido, la necesidad de que todas las acciones que aceleren la doble transición vayan acompañadas de las políticas correspondientes y de acciones concretas destinadas a abordar los efectos negativos tanto para las regiones como para las personas más vulnerables;

5. Destaca que, a este fin, es necesario centrarse en la cohesión regional y social y en la anticipación y gestión de las reestructuraciones, adaptadas a las características y necesidades específicas del mercado laboral local, a fin de lograr la revitalización económica de las regiones afectadas y también de combatir el desempleo y promover el uso de la inversión pública, igualmente en sectores esenciales especialmente afectados por la pandemia, con miras a respaldar empleos de calidad en toda la Unión; subraya la importancia de la participación de los trabajadores en la administración y la gobernanza de las empresas;

6. Insiste en la determinación de los futuros conjuntos de competencias y en una mayor inversión en recursos humanos, educación, formación específica, mejora de las capacidades y aprendizaje permanente, a fin de dotar a las personas y las regiones con perspectivas e ingresos futuros, además de proporcionar trabajadores cualificados a la industria; señala que una industria competitiva depende en gran medida de la contratación de mano de obra cualificada con competencias clave en el ámbito de la sostenibilidad y la transformación digital de las empresas, y su capacidad para retenerla, y que ello debe recibir el apoyo de una financiación adecuada con cargo al programa Europa Digital y al Programa sobre el Mercado Único;

7. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que intervengan para reforzar la coordinación de las políticas educativas, con una inversión pública masiva en ellas en el conjunto de Europa; insta asimismo a la Comisión a que cree un grupo de expertos de las partes interesadas que se encargue de predecir las futuras carencias y déficits de cualificaciones industriales, con la ayuda de la inteligencia artificial y los recursos digitales, en especial las capacidades de los macrodatos;

8. Cree que la nueva estrategia a largo plazo para el futuro industrial de Europa debe contribuir a combatir la brecha salarial de género y la brecha de género en las pensiones que aún afectan al mercado laboral y a la sociedad europeos; pide a la Comisión que tenga debidamente en cuenta la dimensión de género en la aplicación de la estrategia industrial europea, tanto en las fases de recuperación como de reconstrucción y transformación, incluido el uso de herramientas de presupuestación con perspectiva de género en la definición de los instrumentos financieros que apoyan el crecimiento industrial y económico de la Unión;

9. Subraya el papel clave que puede desempeñar la industria europea en la participación activa en favor de objetivos medioambientales, sociales y económicos ambiciosos, también en el ámbito de los derechos humanos; considera que, para que se haga realidad, la Unión debe dotarse de un marco general de diligencia debida para la industria a fin de detectar, rastrear, prevenir, mitigar y tener en cuenta los riesgos, impactos, abusos y daños ambientales y sociales en sus actividades nacionales y mundiales, y en todas las cadenas de suministro, con el fin de garantizar normas mínimas y crear unas condiciones equitativas;

10. Considera que la Unión necesita una estrategia industrial que contribuya a la recuperación industrial tras la crisis económica actual, atraiga inversiones, facilite el acceso al capital y estimule la competencia real; cree, por tanto, que una estrategia actualizada debe tener en cuenta dos fases principales interrelacionadas: una destinada a consolidar puestos de trabajo, reactivar la producción y adaptarla a la «nueva normalidad» después de la COVID, y la segunda destinada a la reconstrucción y la transformación;

11. Pide a la Comisión, a este respecto, que refuerce la legislación vigente y futura con miras a dar prioridad a las transiciones ecológica y digital, fortaleciendo al mismo tiempo la competitividad a largo plazo y la resiliencia social y económica a lo largo de ambas fases; pide asimismo a la Comisión que estimule la demanda interna de la Unión y el crecimiento a largo plazo atrayendo más inversión, tanto pública como privada, en investigación e innovación, en el desarrollo de nuevas tecnologías digitales y sostenibles, también en industrias con gran intensidad de mano de obra, en nuevas redes de infraestructuras y proyectos compatibles con los objetivos del Pacto Verde Europeo, en eficiencia energética y de los recursos y en la economía circular;

12. Pide a la Comisión que elabore un informe exhaustivo en el que se evalúe el estado de la economía de la Unión y la viabilidad de llevar a cabo la doble transición, teniendo en cuenta las oportunidades para la industria, incluidas las pymes, de aprovechar las sinergias y minimizar los riesgos que pueden presentar entre sí y maximizar los beneficios; pide a la Comisión, sobre la base de sus conclusiones, que adapte la estrategia publicada en marzo de 2020 a la situación actual y aborde ambas fases, centrándose al mismo tiempo en una transición ecológica, digital, justa y equitativa que refuerce la soberanía de la Unión y su autonomía estratégica;

13. Subraya que toda estrategia industrial de la Unión debe perseguir objetivos bien definidos y, en aras de la plena transparencia, pide a la Comisión que fije definiciones claras, explícitas y concretas de «estratégico», «autonomía», «autonomía estratégica», «resiliencia», «resiliencia estratégica» y otros conceptos conexos, con miras a garantizar que las acciones emprendidas en relación con estos conceptos sean específicas y dirigidas a las prioridades y los objetivos de la Unión;

14. Considera que los instrumentos de seguros tradicionales no son suficientes para cubrir las pérdidas por la interrupción de las actividades causadas por una pandemia, y que se necesita una solución ambiciosa a escala de la Unión para prever y gestionar los efectos negativos de una futura crisis pandémica o sistémica en las personas, las empresas y la economía; pide a la Comisión que trabaje para la creación de un marco en el que participen inversores institucionales, los Estados miembros y la Unión, con el fin de cubrir las pérdidas debidas a la interrupción de las actividades en caso de una futura pandemia;

15. Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de crear un nuevo instrumento de recuperación, es decir, Next Generation EU, de 750 000 millones de euros; lamenta los recortes en programas orientados al futuro que propuso el Consejo Europeo en julio de 2020, tanto en el MFP 2021-2027 como en Next Generation EU, y pide que el gasto con cargo al presupuesto de la Unión destinado a la lucha contra el cambio climático aumente al menos hasta el 30 % del presupuesto; considera que estos recortes socavarán los cimientos de una recuperación sostenible y resiliente para la industria de la Unión y tendrán efectos indirectos negativos en la consecución de los objetivos de neutralidad climática de la Unión en 2050, así como para la justicia social y la competitividad mundial; aboga, por tanto, por un presupuesto de la Unión a largo plazo ambicioso y más fuerte para 2021-2027 que no esté por debajo de la propuesta de la Comisión; subraya, en este sentido, la posición del Parlamento sobre la reforma del sistema de recursos propios de la Unión, incluida la introducción de nuevos recursos que se ajusten mejor a las principales prioridades políticas de la Unión e incentiven los avances en estas;

16. Acoge con satisfacción las medidas adoptadas por la Unión para hacer frente a la crisis de la COVID-19, la inyección de liquidez por parte del BCE, el aumento del capital del BEI para las pymes y la iniciativa SURE para ayudar a los Estados miembros a financiar regímenes de trabajo a corto plazo, mantener el empleo y proteger a los trabajadores; celebra asimismo los medios financieros extraordinarios del marco de ayudas estatales para apoyar a las empresas, por lo demás solventes, y los trabajadores a contrarrestar las consecuencias económicas de la pandemia; pide, no obstante, a la Comisión que vele por que la ayuda facilitada en la fase de emergencia esté justificada por las consecuencias de la pandemia y no dé lugar a una falta de competencia efectiva en el mercado único, y que no se ignore a ningún sector estratégico; aguarda con impaciencia, además, una revisión oportuna de las normas de la Unión sobre ayudas estatales a fin de ofrecer a los Estados miembros la flexibilidad necesaria para un apoyo específico a la hora de impulsar la descarbonización y la digitalización industriales, y en especial de directrices sobre ayudas estatales en materia de protección del medio ambiente y energía; hace hincapié, a este respecto, en que cualquier revisión de las normas sobre ayudas estatales debe basarse en una evaluación de impacto de la competitividad de la industria europea, debe tener en cuenta las posibles distorsiones a escala mundial, y debe ser plenamente coherente con los objetivos medioambientales y de neutralidad climática de la Unión para 2050 acordados en la Ley Europea del Clima;

17. Subraya que la ayuda estatal solo debe concederse a las empresas que afronten los efectos inmediatos de la COVID-19 y que la flexibilización de las normas en materia de ayuda estatal debe ser temporal; pide, a este respecto, a la Comisión que proponga un régimen específico de ayudas estatales destinado a los sectores que más han sufrido por las medidas de emergencia contra la COVID-19, entre ellos, las industrias automovilística, turística, aeronáutica, siderúrgica y metalúrgica; pide a la Comisión que fije requisitos mínimos comunes para las empresas que reciben ayuda económica con objeto de evitar que los diferentes criterios nacionales den pie a nuevas discrepancias; subraya que la ayuda pública recibida debe salvaguardar los puestos de trabajo y utilizarse para adaptar las operaciones de las empresas afectadas a los objetivos medioambientales y de neutralidad climática de la Unión;

18. Subraya, en el contexto de la ayuda de emergencia, la importancia de prestar apoyo a las empresas que respeten los convenios colectivos correspondientes y no estén registradas en paraísos fiscales;

19. Subraya, asimismo, que toda ayuda estatal concedida en el marco de políticas industriales o de otra índole debe atenerse al «principio de equilibrio» común para garantizar condiciones de competencia equitativas y evitar cualquier forma de dumping fiscal dentro de la Unión y distorsiones de la competencia;

20. Pide a la Comisión que establezca un enfoque claro, coherente y accesible para la definición del mercado en asuntos de competencia en diferentes sectores; hace hincapié, asimismo, en la necesidad de garantizar rapidez, transparencia y proporcionalidad suficientes en el marco administrativo y procedimental de los procedimientos en materia de competencia de la Unión, en particular en el control de las fusiones de la UE;

21. Alienta a la Comisión a elaborar un informe sobre el modo en el que el proteccionismo extranjero afecta a la industria de la Unión y a llevar a cabo una evaluación periódica de la competitividad de los distintos sectores industriales de la Unión en comparación con sus principales competidores, y a actuar con rapidez si son necesarios ajustes de las normas de la Unión;

22. Pide a la Comisión que, a la luz de un contexto económico mundial que ha cambiado profundamente, revise las normas de defensa de la competencia de la Unión, buscando un equilibrio entre la necesidad de hacer frente a la competencia a escala mundial y la protección de la cadena de suministro y de los consumidores frente a las posibles consecuencias negativas de un mercado interior más concentrado;

23. Considera que los regímenes económicos creados por los Estados miembros para ayudar a las pymes, a las empresas emergentes y a las empresas a hacer frente a crisis de liquidez a corto plazo son útiles, pero podrían en algunos casos aumentar sus niveles de deuda; pide, en este contexto, a la Comisión que apoye los programas nacionales y de la Unión que incentiven el aumento del capital y faciliten la recuperación;

24. Pide a la Comisión que reactive y renueve el espíritu de la «Small Business Act», a través de iniciativas destinadas especialmente a apoyar a las microempresas y las pequeñas empresas, ya que a menudo las medidas de «modelo único» no son adecuadas para las microempresas y las pymes; considera que la mejor manera de apoyar a las pymes es mediante medidas de apoyo específicas que eviten los obstáculos burocráticos y garanticen que la liquidez necesaria llegue a las empresas mediante herramientas eficaces y accesibles y procedimientos rápidos, ágiles y favorables a las pymes; subraya que muchas pymes no tendrán liquidez para invertir en una transformación digital sostenible;

25. Destaca que los programas de financiación de la Unión contribuyen a aumentar el nivel de crecimiento a largo plazo de las empresas beneficiarias, pero subraya también que las empresas, en especial las pymes, se enfrentan a importantes dificultades para acceder a la financiación de la Unión; pide, por tanto, a la Comisión que siga la senda ya conocida de cofinanciar los regímenes nacionales provisionales de créditos fiscales destinados a fomentar las inversiones en tecnologías digitales y ambientales;

26. Reitera la importancia de las medidas de apoyo específicas para las pymes, mediante un respaldo financiero sólido en el próximo MFP; alienta a la Comisión a considerar la creación de un programa de bonos para pymes con el fin de apoyar el esfuerzo de estas, incluido el de modernizar equipos obsoletos, mejorar la transferencia de conocimientos y detectar los usos más eficaces de las tecnologías, por ejemplo la inteligencia artificial industrial, mejorar la cualificación de las plantillas con las habilidades necesarias de forma inmediata para permitir el control remoto de activos, el seguimiento de la producción, la colaboración de los empleados, así como modelos de negocio ambientalmente sostenibles, enfoques de economía circular, eficiencia energética y de los recursos, ámbitos en los que los conocimientos digitales suelen ser fundamentales para permitir que las pymes sigan siendo competitivas;

27. Lamenta la brecha aún significativa que existe entre las grandes empresas y las pymes en cuanto a la integración de las tecnologías digitales en sus operaciones empresariales, así como la brecha entre los pioneros y los rezagados en materia de innovación; destaca la necesidad de aumentar las oportunidades para las pymes en lo que respecta a su capacidad para absorber tecnologías innovadoras y reducir los desequilibrios digitales en cuanto a la infraestructura digital en las ciudades más pequeñas y las zonas rurales y remotas; pide a la Comisión, a este respecto, que siga apoyando los centros europeos de innovación digital, que gracias al conocimiento de los ecosistemas locales representan una forma potencialmente eficaz de reducir la brecha digital;

28. Estima que las empresas de la economía social deben participar plenamente en los resultados de la estrategia industrial, puesto que generan valor público y contribuyen también al desarrollo de las comunidades locales en las que están integradas; pide a la Comisión, en este sentido, que tenga en cuenta las especificidades de esta categoría de empresas al concebir los instrumentos financieros y los programas de trabajo, para apoyar su acceso a la financiación;

29. Subraya que existen atributos específicos que hacen que una transición sostenible desde un punto de vista económico a una economía climáticamente neutra y plenamente digital resulte especialmente adecuada para las medidas de recuperación que pretenden impulsar rápidamente la demanda de los consumidores y el empleo; destaca que existen pruebas de que los proyectos ecológicos y digitales crean más puestos de trabajo, generan mayor rentabilidad a corto plazo por euro gastado y dan lugar a un mayor ahorro de costes a largo plazo en comparación con los estímulos presupuestarios tradicionales, ya que se amplían rápidamente a medida que se dispone de la tecnología (por ejemplo, renovables), tienden a implicar a las pymes y a fomentar las economías locales a través de efectos importantes en el empleo, con lo que aumentan rápidamente la renta disponible de los consumidores (por ejemplo, la eficiencia energética) y están menos expuestos a las crisis externas, por lo que contribuyen a una recuperación social y económica más resiliente;

30. Señala que, con el fin de ayudar a detectar inversiones con repercusiones sociales y ambientales muy positivas, la taxonomía de la Unión, cuando está disponible, define el marco para determinar en qué medida una inversión es sostenible desde el punto de vista ambiental y garantizar que no se perjudica de forma significativa a los objetivos medioambientales y sociales;

31. Considera que la Unión necesita una estrategia industrial innovadora que acelere la digitalización de nuestras industrias y pymes, incluidas las tradicionales, mejore la capacidad industrial de la Unión en infraestructuras y habilidades digitales cruciales, y fortalezca el mercado único digital y de datos; opina que la Unión debe apoyar a las empresas en la automatización y la digitalización de sus conocimientos técnicos y en la formación e inversión en equipos digitales (máquinas y programas), prestando especial atención al fomento de la participación de las mujeres en el proceso de digitalización y a la modernización y mejora de los sistemas de formación y capacitación; subraya la importancia del programa Europa Digital y de acelerar la adopción de tecnologías facilitadoras y emergentes en las industrias; anima a crear centros de innovación digital en toda la Unión;

32. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que inviertan, entre otras cosas, en la economía de los datos, la inteligencia artificial centrada en el ser humano, la producción inteligente, el internet de las cosas, la movilidad, la supercomputación, la ingeniería y la tecnología del software, la nube, la tecnología cuántica, las redes 5G y 6G de alta velocidad resilientes, asequibles y seguras, las tecnologías de registros distribuidos, la robótica, las baterías e internet por satélite; pide, por tanto, a los Estados miembros y a la Comisión que garanticen la aplicación oportuna de las medidas clave pertinentes recomendadas en el conjunto de instrumentos para la ciberseguridad de las redes 5G y en especial que apliquen, cuando proceda, las restricciones pertinentes a los proveedores de alto riesgo para recursos clave definidos como críticos y sensibles en la evaluación coordinada de riesgos de la Unión;

33. Subraya el papel clave del sector digital para contribuir a la transformación del sector industrial, tanto como fuente de soluciones tecnológicas limpias como de optimización de los procesos industriales y minimización de su impacto ambiental; pide a la Comisión que, dado el elevado consumo de energía y recursos relacionados con las TIC, evalúe el posible impacto ambiental del desarrollo a gran escala de soluciones digitales garantizando al mismo tiempo el liderazgo europeo en materia de tecnologías digitales y centros de datos altamente eficientes desde el punto de vista energético y circulares; pide a la Comisión que proponga vías concretas para que las soluciones digitales sirvan en la transición ecológica y que establezca una metodología de seguimiento y cuantificación del creciente impacto ambiental de las tecnologías digitales;

34. Destaca que los datos desempeñan un papel clave en la transformación de las industrias europeas, y subraya la importancia del crecimiento inteligente de la fabricación y la digitalización; pide a la Comisión que aplique un entorno europeo único digital y de datos y que garantice y promueva la interoperabilidad, así como el acceso y el flujo de datos y software seguros dentro de la Unión y en todos los sectores, en empresas de todos los tamaños y entre instituciones públicas; pide asimismo a la Comisión que garantice el liderazgo europeo en la definición de normas con visión de futuro y la creación de instrumentos e infraestructuras orientados al futuro para almacenar y tratar datos y poner en común datos europeos en sectores clave, con espacios de datos comunes e interoperables a escala de la Unión; pide, a este respecto, a la Comisión que se centre especialmente en los proyectos orientados a la gestión y el etiquetado de datos, la normalización del formato de los datos y la seguridad de los datos, que desarrolle y trate datos en territorio europeo, en especial los datos de organismos públicos, que cree mejores sistemas de fiscalidad digital en que los beneficios tributen allí donde las empresas tienen una interacción significativa con los usuarios, y que siga desarrollando normas y certificaciones europeas sobre ciberseguridad, con lo que se garantiza una mayor competitividad, se fomentan las tecnologías disruptivas, en especial para las infraestructuras críticas, también mediante la revisión de la Directiva sobre Ciberseguridad y la creación de una red de centros de competencia en ciberseguridad; pide además a la Comisión que garantice una plataforma justa para las relaciones comerciales que permita a las empresas de la Unión, sobre todo las pymes, utilizar eficazmente los datos generados en las plataformas;

35. Reconoce la importancia de adoptar un enfoque europeo en relación con la economía de los datos que sea transparente, fiable e interoperable y que esté centrado en el ser humano; pide a la Comisión y a los Estados miembros que reduzcan de forma progresiva la fragmentación en las diferentes estrategias nacionales y que aborden los desequilibrios en el poder de mercado, con el fin de apoyar el flujo de datos, la interoperabilidad, la gestión de datos, la protección y la (re)utilización en toda la Unión;

36. Pone de relieve que es necesario establecer un marco jurídico europeo sobre inteligencia artificial, robótica y tecnologías afines que aborde los principios éticos y los derechos fundamentales en el desarrollo, despliegue y uso de estas, así como otras cuestiones de seguridad y responsabilidad; destaca que la innovación y la competitividad de la industria europea exigirán un marco horizontal que refleje los valores y principios de la Unión, con el fin de ofrecer orientaciones concretas y seguridad jurídica a ciudadanos y empresas, incluidas las situadas fuera de la Unión;

37. Opina que cualquier acción legislativa en el contexto de una revisión del marco de los derechos de propiedad intelectual en vigor en la actualidad debe estudiarse detenidamente, ya que podría tener repercusiones importantes en la economía de los datos de la Unión, que aún es frágil y está en proceso de desarrollo; estima que no debe existir ningún derecho de propiedad basado en la propiedad intelectual en relación con los datos no personales utilizados y producidos por tecnologías como la inteligencia artificial;

38. Pide a la Comisión que incluya, en el plan de recuperación, medidas concretas para atraer industrias a Europa, aumentar, fortalecer y fomentar la relocalización y la diversificación de las industrias europeas en cuanto a su importancia estratégica y, desde el punto de vista de la neutralidad climática, de acortar y diversificar las cadenas de suministro; destaca, en este contexto, la importancia de garantizar que la Unión produce bienes estratégicos, como equipos médicos y sanitarios o energías renovables, en cantidad suficiente, a fin de ser autosuficiente en situaciones de crisis, y anima a utilizar incentivos para lograrlo, como el requisito de adquirir un mayor grado de producción local (UE/EEE) a los sectores que reciben ayuda temporal;

39. Reconoce que existe el riesgo de que la crisis de la COVID-19 genere un mayor nacionalismo económico y proteccionismo, lo que supone un desafío importante para el libre comercio basado en normas y las cadenas de valor mundiales debido a la renacionalización de la producción y a la ruptura de dichas cadenas; pide, por ello, a las partes interesadas que diversifiquen y acorten sus cadenas de suministro y aumenten su sostenibilidad al objeto de reducir la vulnerabilidad;

40. Pide a la Comisión, a este respecto, que defienda un sistema comercial multilateral abierto y basado en normas que sea coherente con los esfuerzos mundiales para frenar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad y con las estrictas normas sociales y medioambientales de la Unión, que mejore el acceso de las empresas de la UE a los esfuerzos mundiales, y que impida que actores internacionales fuertes abusen de su poder de mercado; opina, en este contexto, que la Unión debe recurrir, cuando proceda, a la política de competencia respecto a empresas de terceros países, aplicar las medidas de los instrumentos de defensa comercial con mayor firmeza a fin de combatir sistemáticamente prácticas desleales de dumping y de subvención, y fortalecer el régimen vigente de instrumentos de defensa comercial;

41. Pide a la Comisión que proponga inmediatamente una prohibición temporal de las adquisiciones extranjeras de empresas europeas de sectores estratégicos por parte de empresas públicas o empresas vinculadas a gobiernos de terceros países; pide asimismo a la Comisión que reflexione sobre la reciprocidad en el acceso al mercado, que refuerce y observe sistemáticamente el marco de control de la Unión para la inversión extranjera directa a fin de proteger el acceso a industrias estratégicas, infraestructuras, tecnologías facilitadoras esenciales y otros activos en materia de seguridad y ciberseguridad, y que bloquee adquisiciones hostiles con el fin de salvaguardar la competitividad y reducir las distorsiones del mercado en el mercado único; toma nota, en este sentido, del Libro Blanco sobre la creación de condiciones equitativas en lo que respecta a las subvenciones extranjeras; pide que se refuerce significativamente y se adopte rápidamente el Reglamento (UE) n.º 654/2014 (Reglamento sobre cumplimiento); destaca que se trata de un importante instrumento para proteger los intereses de la Unión en situaciones en que terceros países adoptan medidas ilegales que pueden perjudicar a las empresas de la Unión;

42. Pide al Consejo que siga avanzando en las negociaciones sobre los instrumentos de contratación pública internacional, que prevén reciprocidad y normas mutuas; insta a la Comisión a que presente propuestas adecuadas de instrumentos jurídicos para abordar las distorsiones que se producen en el mercado único, también en los procedimientos de contratación pública; pide, en este contexto, a la Comisión que valore dar prioridad a las empresas que tengan y mantengan su sede, producción y puestos de trabajo dentro de la Unión; pide a la Comisión que, a falta de instrumentos de contratación pública internacional robustos y de normas mundiales efectivas sobre el acceso a la contratación pública, estudie la introducción de medidas para apoyar a los fabricantes europeos, en especial las pymes, que se enfrentan a una competencia cada vez mayor de los países emergentes, que no respetan las normas comerciales internacionales comunes ni las normas sociales y medioambientales;

43. Estima que un enfoque exhaustivo respecto de la estrategia industrial, que incluya todas las políticas de la Unión, puede desempeñar un importante papel en la diplomacia económica e «industrial»; anima a la Comisión a que utilice activamente la red de cámaras de comercio de la Unión en terceros países para crear nuevas asociaciones empresariales;

44. Acoge con satisfacción la ambición de crear mercados líderes en tecnologías sostenibles desde el punto de vista ambiental y digitales, y en soluciones innovadoras; considera esencial financiar la investigación y la innovación para proyectos industriales innovadores y capacidades digitales, y estima que ello debe ir acompañado del análisis actual de la Comisión de las directrices para proyectos importantes de interés común europeo (PIICE); opina que la resiliencia y la autonomía estratégica deben considerarse criterios decisivos y que los PIICE deben ser coherentes con los objetivos digitales y de neutralidad climática de la Unión; pide a la Comisión que mejore la transparencia en la ejecución de los PIICE y que garantice la participación de las pymes; pide asimismo a la Comisión que acelere los líderes o los ecosistemas europeos en sectores industriales estratégicos capaces de competir a escala mundial y que contribuyan a lograr una economía climáticamente neutra y un liderazgo digital sin crear distorsiones de la competencia en la Unión ni erosionar la confianza en la apertura del mercado y el acceso a este;

45. Pide a la Comisión que continúe trabajando en las cadenas de valor garantizando un seguimiento adecuado de las acciones propuestas para las seis cadenas de valor estratégicas identificadas por el Foro Estratégico para PIICE, y que cree unas condiciones de aplicación transparentes para proyectos PIICE conjuntos que sean uniformes en todos los Estados miembros, con el fin de garantizar que redundan en beneficio de la Unión en su conjunto; pide a la Comisión, en la crisis actual, que invierta en proyectos con un claro valor añadido europeo y simplifique los procesos administrativos, amplíe los criterios de elegibilidad para los costes y aumente la financiación;

46. Considera que la iniciativa «Next Generation EU» es el pilar de la primera fase de la recuperación industrial de la Unión tras la COVID-19; pide a la Comisión que vele por que el fondo se ejecute rápidamente, y pide la plena participación del Parlamento en el proceso de toma de decisiones y de aplicación, a fin de garantizar la rendición de cuentas democrática y maximizar la transparencia y el control parlamentario; pide que, en aras de la distribución anticipada efectiva de los 750 000 millones EUR, el instrumento de recuperación:

a) prevea objetivos para las inversiones sociales, sostenibles y digitales, con vistas a minimizar las repercusiones perjudiciales y a maximizar los beneficios para las dimensiones climática, medioambiental y social;

b) se centre específicamente en las pymes, que han sido las más afectadas por la crisis de la COVID-19, y apoye su acceso a la financiación;

c) sea gestionado directamente, cuando sea posible, por la Comisión, en estrecha cooperación con los Estados miembros y a través de programas europeos, a fin de avanzar de manera más coordinada, para lograr un mayor impacto en el mercado mundial y maximizar la transparencia y el control parlamentario, así como evitar alteraciones y distorsiones internas y externas del mercado único;

d) tenga en cuenta las especificidades de los Estados miembros, que se han visto afectados por la crisis de maneras diversas;

e) distribuya la ayuda financiera entre los distintos ecosistemas industriales, incluidas las microempresas y las pymes, en función de los daños sufridos, el impacto social, los retos a que se enfrentan y el importe de la ayuda financiera nacional ya recibida a través de regímenes de ayuda nacionales, teniendo en cuenta las interdependencias estructurales entre las distintas cadenas de valor; tenga en cuenta las lecciones extraídas de las medidas de ayuda pública previas en respuesta a la crisis económica y financiera de 2008-2009 y su repercusión en la resiliencia y la recuperación económica y social a largo plazo; tenga en cuenta que el fondo ha de estar supeditado a criterios que garanticen que la financiación no se utilice para saldar deudas antiguas o mantener tecnología obsoleta y que se apoye a empresas que contribuyan al crecimiento a largo plazo y que estas dispongan de un importante potencial para reactivar la economía; tenga en cuenta que el gasto de recuperación también debe canalizarse hacia sectores altamente multiplicadores, respetuosos con el clima y propicios a la innovación que contribuirán a la futura resiliencia económica de la UE;

f) apoye los regímenes fiscales nacionales que incentiven la inversión de capital del sector privado y permitan a las empresas convertir en acciones una parte de los préstamos procedentes del fondo;

g) asigne financiación específica a las empresas, en particular las pymes, las microempresas y las empresas emergentes, cuyos planes empresariales y operaciones comprendan innovaciones, tecnologías y servicios clave, incluido el avance de la transformación digital y ecológica, o cuyas operaciones sean necesarias para la autonomía estratégica de la Unión en sectores críticos, con especial referencia a la mejora de la circularidad, el ahorro y la eficiencia de recursos y energía y la adopción de energías renovables; ayude a que nuestras cadenas de suministro sean más resilientes y menos dependientes, relocalizándolas, diversificándolas y fortaleciéndolas, evitando al mismo tiempo la discriminación de empresas que atraviesen una emergencia y requieran acompañamiento en su transición;

h) dedique financiación a grandes empresas que tengan planes creíbles para la transición a un modelo de negocio climáticamente neutro;

i) refuerce el programa de garantías del BEI y haga que este complemente los programas nacionales para que pueda constituir un valioso complemento y fortalecer sus efectos sobre el terreno;

j) dé preferencia a las empresas que se comprometan con la transparencia, garanticen la visibilidad de la financiación de la UE, establezcan sistemas que fomenten la participación de los trabajadores en asuntos empresariales y cumplan sus obligaciones de información no financiera;

47. Destaca la necesidad de apoyar una recuperación sostenible y justa, garantizando el bienestar de los ciudadanos más allá de la crisis de la COVID-19; opina que el fondo debe fomentar la sostenibilidad y la competitividad de las industrias europeas, así como garantizar transiciones industriales justas y equitativas en los ámbitos digital y ecológico;

 48. Considera que, paralelamente a la crisis actual, la Unión debe preparar y anticipar una segunda fase de su estrategia industrial, garantizando la competitividad, la sostenibilidad medioambiental y la digitalización de sus industrias y dando lugar a una resiliencia a largo plazo sobre una base socialmente responsable; recuerda que el papel de los Estados miembros será crucial para el éxito de la recuperación, aprovechando los limitados recursos de la UE, y que la política industrial debe convertirse en una tarea horizontal para la Comisión;

49. Opina que la Unión necesita una estrategia industrial que abarque la protección de la salud medioambiental y la biodiversidad e insiste en la necesidad de acelerar la transformación climáticamente neutra de nuestra industria; hace hincapié en que las inversiones deben ser compatibles con los objetivos de neutralidad climática para 2050, ya que, de lo contrario, existe el riesgo de crear activos obsoletos y efectos de bloqueo en tecnologías basadas en los combustibles fósiles y perjudiciales para el medio ambiente;

50. Destaca que una estrategia industrial europea verdaderamente eficaz y la correspondiente política deben construirse a partir de ambiciosas medidas y objetivos climáticos, sobre la base de la Ley del Clima, ofreciendo una hoja de ruta para dar forma a la industria del futuro, en la que todos los sectores contribuyan a lograr el objetivo de neutralidad climática lo antes posible, y a más tardar en 2050;

51. Resalta la necesidad de ajustar la nueva estrategia industrial al objetivo de lograr una economía climáticamente neutra de aquí a 2050, destacando al mismo tiempo que las políticas climáticas de Europa deben tener una base empírica;

52. Subraya que existe un potencial significativo en los mercados interior y mundial de tecnologías de emisiones nulas y bajas, de energías renovables y de productos, procesos y servicios sostenibles, en toda la cadena de valor, desde las materias primas hasta las industrias con un elevado consumo de energía, la industria manufacturera y el sector de los servicios industriales; considera, además, que la Ley del Clima contribuirá en gran medida a integrar los esfuerzos para lograr la neutralidad climática en 2050 a más tardar, estableciendo los objetivos climáticos para 2030 y 2050 en la legislación de la Unión; opina que también es necesario un marco político más holístico y sistemático para garantizar la coherencia de todas las políticas de la Unión, la seguridad de los inversores a largo plazo y la previsibilidad regulatoria y un enfoque coherente, transparente e integrador de gobernanza en todos los ámbitos políticos, allanando el camino hacia una estrategia clara y predecible para las industrias europeas;

53. Celebra el foro industrial propuesto; pide a la Comisión que avance en su creación y que establezca en este marco un diálogo con una representación equilibrada de todos los expertos científicos, organizaciones y partes interesadas pertinentes, incluidos la sociedad civil, las organizaciones de consumidores y los sindicatos, que supervise de forma continua e informe periódicamente sobre los progresos de cada sector industrial a escala de la UE hacia los objetivos de neutralidad climática que deben alcanzarse a más tardar en 2050, y que asesore a la Comisión sobre la contribución y la coherencia de las inversiones con los objetivos medioambientales y climáticos de la Unión, en consonancia con el Reglamento sobre la gobernanza de la Unión de la Energía;

54. Considera que todos los sectores deben contribuir a la consecución de los objetivos climáticos de la Unión y, a este respecto, subraya la importancia de que la Comisión desarrolle estrategias sectoriales específicas que establezcan las acciones necesarias para alcanzar tales objetivos y garanticen la coherencia de las políticas; insta a la rápida eliminación progresiva de los combustibles fósiles y destaca la necesidad de establecer un sistema energético altamente eficiente y climáticamente neutro a precios competitivos a nivel global para las industrias; destaca el papel que desempeñan una energía y unas materias primas limpias, sostenibles y asequibles en la transición hacia economías de alta eficiencia energética y climáticamente neutras; destaca la necesidad de garantizar que el uso de fuentes de energía como el gas natural solo revista un carácter transitorio, habida cuenta del objetivo de lograr la neutralidad climática a más tardar en 2050; subraya que una mayor integración del mercado energético de la UE desempeñará un papel importante en la mejora de la asequibilidad y la seguridad del suministro energético; subraya, a este respecto, la necesidad de acelerar el desarrollo y la integración de las capacidades renovables en la combinación energética y de facilitar el despliegue de la producción de hidrógeno a partir de fuentes renovables, como tecnología potencialmente revolucionaria para los sectores de difícil reducción; acoge con satisfacción la creación de una alianza por el hidrógeno limpio, y una alianza de industrias con bajo nivel de emisiones de carbono; destaca la necesidad de acelerar la investigación sobre la producción a gran escala de hidrógeno y combustible verde, las tecnologías de descarbonización, como las infraestructuras para la captura y el almacenamiento de carbono en procesos industriales, las centrales de bioenergía y las instalaciones de fabricación, con vistas a la transición energética, explorando también el uso potencial de la fuente de energía geotérmica; reitera que esto requiere una disponibilidad a gran escala de energía limpia y asequible y de infraestructuras de apoyo, acorde con las necesidades de descarbonización de las industrias de gran consumo de energía;

55. Pide a las instituciones de la UE, los Estados miembros, las regiones, la industria y todos los demás actores pertinentes que trabajen juntos para mejorar la eficiencia energética europea, crear mercados líderes en tecnologías e innovaciones relevantes para el clima en la Unión y dar prioridad a las inversiones en infraestructuras energéticas; pide a la Comisión que garantice que se haga un mejor uso del BEI, como «Banco Climático» de la Unión, con objeto de mejorar la financiación sostenible para los sectores público y privado y de ayudar a las empresas en el proceso de descarbonización;

56. Hace hincapié en que se requiere un despliegue a gran escala de capacidades de energías renovables competitivas en relación con los costes en todos los sectores de la economía; reconoce que la Unión posee el 40 % de las patentes de energías renovables a escala mundial, y subraya que debería seguir siendo líder en tecnologías renovables innovadoras; destaca, a este respecto, que la necesidad de desarrollar una política industrial sólida para las renovables que abarque tanto las políticas del lado de la oferta como las del lado de la demanda y que permita una integración del sector renovable es fundamental para garantizar la seguridad a largo plazo del suministro energético, el liderazgo tecnológico y la autonomía estratégica de Europa; insta a la Comisión a que reconozca las tecnologías de energías renovables como una cadena de valor estratégica clave y como un ecosistema industrial que pueda optar a recibir financiación del Instrumento de Inversión Estratégica, y que estén debidamente representadas en el próximo foro industrial; destaca la necesidad de preparar medidas de apoyo para el desarrollo de tecnologías de energías renovables en Europa y de garantizar unas condiciones de competencia equitativas para los fabricantes de la Unión y de terceros países;

57. Destaca que, para que la industria europea sea competitiva, debe contar con el respaldo de una red de infraestructuras de transporte, digital y energética eficiente, sostenible y plenamente interconectada; pide una política de inversión a largo plazo para equipar y renovar las infraestructuras y reducir las barreras administrativas que dificultan el rápido desarrollo de las redes transeuropeas; pide más financiación para el Mecanismo «Conectar Europa» en sus tres sectores, con el fin de impulsar las inversiones en infraestructuras, interconexiones, digitalización y redes inteligentes compatibles con los objetivos del Pacto Verde Europeo; subraya, además, la necesidad de agilizar los proyectos de interés común (PIC) y de revisar lo antes posible el Reglamento sobre redes transeuropeas de energía (RTE-E);

58. Destaca el potencial de la economía circular y de contaminación cero para modernizar la economía de la Unión, reducir su consumo de energía y recursos, priorizar la prevención de residuos, ofrecer incentivos para la innovación y transformar sectores industriales enteros y sus cadenas de valor, productos, procesos de producción y modelos empresariales, fomentando así la desmaterialización y la desintoxicación de la economía de la Unión y haciendo que Europa dependa menos de los materiales primarios al tiempo que se incentiva la innovación, incluida la creación de mercados para soluciones sin emisiones y de bajas emisiones de carbono y renovables que sustituyan los productos y materiales basados en combustibles fósiles, y el desarrollo de nuevas tecnologías y soluciones ecodiseñadas para prevenir los impactos medioambientales; destaca las importantes sinergias entre la acción por el clima y la economía circular, en particular en sectores intensivos en energía y recursos y en las industrias de renovación, y subraya que los sectores tienen diferentes vías de descarbonización y puntos de partida; subraya el potencial que reviste la bioeconomía circular y la industria forestal en la promoción de una industria competitiva y sostenible;

59. Recuerda que la política europea en materia de clima y energía exige importantes volúmenes de metales y minerales para sus tecnologías estratégicas; manifiesta su preocupación por que Europa dependa en gran medida de otras zonas del mundo para el suministro de muchos de estos metales y minerales, y que esté perdiendo gradualmente su cuota mundial incluso en el caso de los materiales cuando tiene capacidad industrial; subraya que la autonomía de Europa en sectores estratégicos no puede lograrse sin un ecosistema competitivo y sostenible de la UE para materiales básicos, preciosos y críticos procedentes de fuentes primarias y secundarias; subraya, en este sentido, la importancia del Plan de acción para la economía circular; hace hincapié, no obstante, en que Europa debe potenciar su capacidad respecto de todas las etapas de la cadena de valor de las materias primas, en concreto la minería, el reciclado y la fundición, el refinado y la transformación; opina que el alcance del Plan de acción y la Alianza sobre materias primas críticas no debe limitarse a materias primas críticas y debe estar destinado al desarrollo de un ecosistema integrado para toda la gama de materiales, metales y minerales necesarios para la transición industrial;

60. Pide a la Comisión que desarrolle una estrategia europea de exportación e importación de tecnologías renovables y eficientes desde el punto de vista energético y de los recursos;

61. Subraya el potencial del acoplamiento sectorial y la interconexión de sectores consumidores de energía, como la construcción y el transporte, y acoge con satisfacción, a este respecto, la Comunicación de la Comisión sobre la integración del sistema energético;

62. Pide un flujo de financiación considerable para la renovación energética de edificios, con el fin de fomentar la iniciativa «ola de renovación» prevista a través de los medios financieros necesarios en el marco del Plan de Recuperación; subraya que, en el marco de la próxima propuesta sobre la ola de renovación y la obligación de los Estados miembros de establecer estrategias a largo plazo para conseguir un parque inmobiliario de alta eficiencia energética y descarbonizado, debe priorizarse plenamente el principio de «la eficiencia energética primero», acelerando de este modo las renovaciones profundas y la sustitución de los sistemas de calefacción y refrigeración ineficientes basados en combustibles fósiles; subraya que los programas integrados de renovación en profundidad que abarcan municipios o distritos enteros pueden desplegarse a un coste menor y a mayor velocidad, beneficiando a los consumidores y reduciendo los costes energéticos;

63. Señala que el calentamiento y el enfriamiento de los procesos sigue siendo uno de los usos de energía más importantes en el sector industrial; subraya, por tanto, que, para acelerar el esfuerzo de reducción relativo a las emisiones de gases de efecto invernadero en la industria, es necesario aprovechar plenamente el potencial de eficiencia energética en el calentamiento y el enfriamiento industriales, con un mayor uso de energías renovables sobre la base de la electrificación, bombas de calor, un mejor uso de las agrupaciones industriales y las simbiosis que ofrezcan un potencial de reducción significativo en muchos sectores;

64. Destaca el potencial de la movilidad ecológica para crear nuevos puestos de trabajo, impulsar la industria europea y apoyar las inversiones destinadas a ampliar la infraestructura de transporte sostenible, lo que permitiría lograr un efecto multiplicador mediante la formulación de pedidos dirigidos a un amplio espectro de entidades —contratistas, subcontratistas, proveedores y sus subcontratistas— y reducir las emisiones del sector del transporte; subraya la necesidad de acelerar la aplicación de la Alianza Europea de Baterías con el fin de liberar el potencial de su cadena de valor estratégica, aumentar las posibilidades de las baterías innovadoras fabricadas localmente y el reciclado de metales en Europa, crear valor añadido de la Unión, contribuir a la competitividad de la industria de automoción de la Unión y facilitar la transición a un sistema eléctrico descarbonizado; pide más inversiones en trenes de alta velocidad y la renovación de las redes ferroviarias interurbanas, así como en el transporte público sin emisiones y de bajas emisiones; subraya la necesidad de promover la movilidad ecológica mediante la inversión en mejores infraestructuras, como una mayor generalización de las estaciones de recarga; considera que una mayor densidad de estaciones de recarga permitirá que el mercado de vehículos eléctricos se expanda de manera significativa y más rápida, causando un impacto positivo en nuestra huella ambiental y de carbono; pide por tanto a la Comisión que presente una estrategia a gran escala para el despliegue de la infraestructura de recarga rápida de vehículos eléctricos con el fin de garantizar su aceptación por los consumidores, dando a estos seguridad respecto del potencial de la tecnología y acceso a una tupida red de infraestructuras de recarga compatibles, y de apoyar la fabricación de automóviles en Europa;

65. Considera que, para lograr una transición energética satisfactoria, Europa necesitará una cantidad significativa de energía sin emisiones y de bajas emisiones de carbono y renovable asequible, también procedente de terceros países y mediante el uso de infraestructuras de apoyo; pide que las iniciativas estratégicas dentro de la Unión y la política energética se conviertan en un punto central de la política exterior y de vecindad de la Unión, incluido el apoyo financiero a las alianzas de hidrógeno y energía verde basadas en energías renovables; opina que tales alianzas también deben formar parte de los acuerdos comerciales; subraya la importancia de establecer alianzas sólidas para abordar la escasez y la obtención sostenible de recursos y materias primas;

66. Recuerda el Plan director de la UE de 2019 para la transformación competitiva de las industrias de gran consumo energético, que gestiona la transición manteniendo la competitividad de las industrias europeas, y pide a la Comisión que aplique su recomendación para ayudar a sustituir las importaciones de terceros países que no cumplan debidamente las normas medioambientales, y que incentive mayores niveles de ambición climática en los socios comerciales mundiales de la Unión;

67. Pide una revisión del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión (RCDE UE) en consonancia con los objetivos climáticos y un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono para contribuir a una relocalización inteligente de las cadenas de fabricación y a la reducción de las cadenas de valor; resalta la importancia potencial del papel de un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono para evitar fugas;

68. Señala que más de la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y de los servicios que presta y que varios sectores dependen en gran medida de ella; observa que más del 90 % de la pérdida de biodiversidad y del estrés hídrico proceden de la extracción de recursos y de su tratamiento; destaca que la política industrial europea debe ajustarse a los objetivos de la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030;

69. Destaca que, sobre la base del concepto «una sola salud», la conservación de los ecosistemas naturales es fundamental para garantizar las necesidades básicas de la humanidad, como el agua potable, el aire limpio y los suelos fértiles; pide que se desarrollen rápidamente indicadores sólidos para evaluar los efectos sobre la biodiversidad y garantizar la reducción progresiva de la contaminación, tal y como se establece en la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad;

70. Señala que la industria sigue siendo uno de los mayores contaminadores del medio ambiente por la liberación de contaminantes a la atmósfera, el agua y el suelo; subraya el papel que desempeña la Directiva sobre las emisiones industriales a la hora de establecer obligaciones para que las grandes instalaciones minimicen la liberación de contaminantes; espera con interés el próximo plan de acción «contaminación cero» para el aire, el agua y el suelo y la revisión de la Directiva sobre las emisiones industriales, que debe conducir a una importante reducción de la contaminación industrial;

71. Subraya la importancia de la dimensión regional de la política industrial, dado que las disparidades económicas entre regiones son persistentes y corren el riesgo de agravarse con los efectos de la crisis del coronavirus; insiste en que, para prevenir y mitigar el declive de las regiones, los planes de reconversión regional han de avanzar en sus estrategias de transformación sostenible y combinar programas de revitalización económica con programas activos del mercado de trabajo; pide a la Comisión que trabaje estrechamente con los Estados miembros a fin de elaborar previsiones a medio y largo plazo en relación con las cualificaciones que requiere el mercado de trabajo;

72. Destaca, en este contexto, la importancia de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE) para apoyar la creación de empleo de calidad con salarios dignos, la competitividad de las empresas, el desarrollo económico sostenible y la modernización y mejora de los sistemas de educación, formación y atención sanitaria;

73. Destaca la necesidad de apoyar una transición justa, integradora y equitativa y la necesidad de abordar las desigualdades sociales y económicas más allá del reciclaje profesional y la creación de nuevos puestos de trabajo en nuevos sectores económicos, a fin de garantizar que nadie se quede atrás y que ningún trabajador quede excluido del mercado laboral; considera que un Mecanismo para una Transición Justa bien diseñado, que incluya un Fondo de Transición Justa, será una herramienta importante para facilitar la doble transición y alcanzar objetivos ambiciosos de neutralidad climática; subraya que para garantizar una transición más inclusiva y abordar sus repercusiones sociales, es necesario que participen todas las partes interesadas locales, incluida la sociedad civil y los representantes de la comunidad, en el diseño y la aplicación de los planes territoriales de transición justa; subraya que las inversiones en tecnología sostenible desempeñan un papel fundamental en este sentido, al apoyar el desarrollo económico a largo plazo de las economías regionales; destaca que una financiación sólida del Mecanismo para una Transición Justa, también con importantes recursos presupuestarios adicionales, sería un elemento clave para la aplicación satisfactoria del Pacto Verde Europeo;

74. Cree que hay que reforzar la cooperación interregional encaminada a lograr la transformación sostenible y digital, como en las estrategias de especialización inteligente, con el fin de estimular los ecosistemas regionales; pide a la Comisión, por tanto, que respalde el desarrollo de herramientas que puedan ofrecer una hoja de ruta clara para las regiones, con un enfoque a medida, para garantizar el liderazgo industrial;

75. Considera que la transformación industrial requiere un impulso importante de los esfuerzos de investigación y desarrollo y la integración de nuevos conocimientos y de la innovación en mercados existentes y su uso en la creación de otros nuevos; subraya que la innovación es uno de los motores de los ecosistemas industriales punteros y que esto debe reflejarse en un mayor apoyo a la capacidad de innovación y emprendimiento en todas las fases del ciclo de innovación; destaca la necesidad de incrementar el gasto en investigación, en particular la investigación, el desarrollo y la innovación públicos de alta calidad como elementos clave para lograr la doble transición, mejorar la autonomía estratégica de la Unión y aumentar la competitividad a largo plazo; pide a los Estados miembros, a este respecto, que mantengan su compromiso de invertir el 3 % de su PIB en investigación y desarrollo, a fin de mantener el liderazgo de la Unión entre los competidores mundiales; lamenta la actual falta de capacidad de innovación en las pymes debido a la escasez del capital riesgo necesario, los costes y la complejidad de los procedimientos administrativos, el déficit de cualificaciones adecuadas y la falta de acceso a la información;

76. Subraya la necesidad de aumentar el presupuesto de los programas que sustentan la transformación industrial de la Unión y recuerda, por tanto, la posición del Parlamento a favor de aumentar el presupuesto de Horizonte Europa hasta los 120 000 millones EUR y de garantizar la coherencia del programa con los objetivos de neutralidad climática de la Unión, así como de apoyar InvestEU y Europa Digital mediante instrumentos de financiación adecuados para el desarrollo del mercado de innovaciones y tecnologías de vanguardia, fomentando también las sinergias entre fuentes de financiación regionales, nacionales, europeas y privadas; pide un apoyo eficaz al Consejo Europeo de Innovación y al Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT), así como el refuerzo de sus misiones; insiste en que una parte sustancial de los fondos disponibles para las pymes en el marco de Horizonte Europa debe ejecutarse a través del Consejo Europeo de Innovación y las partes colaborativas del programa, con el objetivo de crear nuevas soluciones y fomentar la innovación, tanto progresiva como disruptiva; apoya el establecimiento de asociaciones europeas en el marco de Horizonte Europa para impulsar la inversión del sector privado a fin de promover la transferencia de conocimientos, tecnologías e innovación de los centros de investigación y las universidades al proceso industrial, aprovechando el sistema de ecosistemas industriales y con el fin de apoyar la recuperación y la transición ecológica y digital; pide a la Comisión, además, que vele por que estas asociaciones sean transparentes e inclusivas durante toda su aplicación, en particular en lo que respecta a su agenda de investigación estratégica y a sus programas de trabajo anuales; subraya que también deben excluir todo conflicto de intereses y garantizar un verdadero valor añadido para la sociedad;

77. Cree asimismo, en este sentido, que es esencial que la sociedad esté mejor preparada y sea más resiliente para poder afrontar acontecimientos disruptivos a escala europea y mundial y para ofrecer respuestas políticas exhaustivas, y que las inversiones coordinadas en I+D son fundamentales a este respecto; pide a la Comisión, a tal fin, que apoye la creación de un instrumento específico para la preparación frente a las pandemias y la resiliencia de la sociedad, ya que esta medida crearía las condiciones necesarias para mejorar la coordinación a escala de la Unión, detectar ámbitos prioritarios y poner en marcha acciones que requieran una investigación médica de alta calidad e inversiones coordinadas en I+i;

78. Destaca la importancia de una industria farmacéutica basada en la investigación, como contribuyente esencial que salvaguarde la fabricación y el suministro de calidad de medicamentos asequibles que lleguen a todos los pacientes que lo necesiten, reforzando la innovación, la resiliencia, la accesibilidad y la capacidad de respuesta de la Unión y contribuyendo a afrontar futuros desafíos; reitera la necesidad de poner en marcha un plan de mitigación del riesgo de escasez de medicamentos para gestionar las vulnerabilidades y riesgos en la cadena de suministro de medicamentos esenciales, velar por la innovación futura para hacer frente a necesidades pendientes no satisfechas y apoyar la resiliencia, la capacidad de respuesta y la preparación de los sistemas sanitarios para afrontar futuros desafíos, incluidas las pandemias;

79. Subraya el papel de las tecnologías facilitadoras clave en la creación de capacidades tecnológicas e innovadoras en toda la UE; pide a la Comisión que adapte Horizonte Europa y su estrategia industrial al desarrollo, la expansión y la comercialización de innovaciones y tecnologías de vanguardia en la Unión para llenar el vacío entre innovación y despliegue en el mercado, facilitando financiación de riesgo para proyectos de demostración y tecnología en fase inicial y desarrollando cadenas de valor en una fase temprana para apoyar en primer lugar tecnologías y productos, procesos, servicios y modelos empresariales comerciales, asimilables por el mercado, sin emisiones o de bajas emisiones, renovables, eficientes en el uso de la energía y los recursos y circulares, y apoyando el desarrollo de infraestructuras de investigación, también con miras a reducir las brechas existentes entre Estados miembros; anima a la Comisión y a los Estados miembros a que establezcan ventanillas únicas con información simplificada sobre las posibilidades de financiación de proyectos de demostración industrial para tecnologías innovadoras;

80. Pide a la Comisión que estudie medidas para combatir la potencial pérdida de conocimientos e innovación durante la crisis actual, también por medio de instrumentos para apoyar a las empresas a la hora de compartir temporalmente trabajadores del ámbito del conocimiento con universidades e institutos de investigación públicos, de modo que se permita la investigación público-privada sobre prioridades públicas y que se preserve el empleo y la capacidad de innovación en tiempo de crisis;

81. Pide a la Comisión que desarrolle, junto con los Estados miembros, posibles incentivos fiscales para impulsar las inversiones en I+D, que se han reducido en gran medida debido a la crisis de la COVID-19;

82. Pide a la Comisión que siga apoyando la capacidad de las empresas europeas para innovar sobre la base de un régimen global de propiedad intelectual, aumentando la flexibilidad en la concesión de licencias, a fin de mantener una protección eficaz de sus inversiones en I+D, asegurar beneficios justos y, al mismo tiempo, seguir desarrollando normas tecnológicas abiertas que respalden la competencia y la posibilidad de elección, así como la participación de la industria de la UE en el desarrollo de tecnologías clave;

83. Reconoce que un marco de derechos de propiedad intelectual sólido y equilibrado es un factor esencial que sirve como base de la competitividad europea, con miras a combatir el espionaje industrial y la falsificación, por lo que pide a la Comisión que mantenga y refuerce dicho marco; destaca la necesidad de garantizar la paridad con los Estados Unidos y China en incentivos de propiedad intelectual para las ciencias de la vida, con el fin de que Europa siga siendo un lugar atractivo para las inversiones en I+D y el desarrollo industrial; pide a la Comisión que mantenga y desarrolle el sistema europeo de propiedad intelectual de primer orden a escala global, promoviendo una sólida protección de la propiedad intelectual, y mecanismos de incentivo y recompensa para la I+D, con el fin de atraer inversiones en el desarrollo de futuras innovaciones en beneficio de la sociedad; acoge con satisfacción el anuncio de un Plan de acción sobre la propiedad intelectual que podría facilitar una contribución europea al desarrollo de normas; apoya la producción y los empleos sostenibles y la mejora del atractivo y la reputación de la producción de alta calidad de la Unión en todo el mundo; pide a la Comisión que fomente la transferencia de tecnologías medioambientales y climáticas cruciales a los países en desarrollo mediante la concesión de licencias abiertas para dichas tecnologías;

84. Pide a la Comisión que ponga en marcha cuanto antes la patente unitaria europea, tal y como se recoge en el Acuerdo sobre el Tribunal Unificado de Patentes, de 19 de febrero de 2013;

85. Subraya la importancia de una gobernanza mundial integral y eficaz para la transformación industrial que garantice la coherencia con la legislación y las estrategias pertinentes de la Unión, en particular con los objetivos del Pacto Verde Europeo, que es crucial para su éxito; acoge con satisfacción la identificación de catorce ecosistemas por parte de la Comisión y el enfoque integrador de reunir a todos los agentes que operan en una cadena de valor con el fin de promover el liderazgo europeo en sectores estratégicos y la competitividad a escala mundial; subraya la necesidad de garantizar que las pymes prosperen en cada ecosistema; señala la necesidad de garantizar la transparencia de los ecosistemas industriales identificados, en particular por lo que respecta a los criterios que deben cumplirse para considerarse parte de un ecosistema y, por lo tanto, el desglose exacto por tipo de agente en cada uno de los ecosistemas identificados y la información sobre los resultados y los temas debatidos, recordando así mismo el papel del foro industrial y las alianzas en relación con estos ecosistemas; subraya que la sociedad civil, las organizaciones de consumidores y los sindicatos deben participar adecuadamente en la definición de las estrategias y prioridades industriales generales y sectoriales; subraya que los ecosistemas deben incluir todos los vínculos con las cadenas de valor, incluidas las pymes, y hace hincapié en que las pymes desempeñan un papel fundamental en la creación de alianzas industriales y sus cadenas de producción; destaca la necesidad de contar con instrumentos financieros adecuados para las alianzas;

86. Opina que los ecosistemas serán componentes clave de la próxima revolución industrial, al aprovechar la fabricación avanzada e inteligente y al ofrecer una energía asequible, limpia, sostenible y segura, así como la infraestructura energética necesaria y métodos de fabricación y prestación de servicios transformadores; pide un análisis de los ecosistemas que evalúe las necesidades de cada sector para su transición y ayude a establecer un plan de transición; estima, además, que apoyar la colaboración entre la industria, el mundo académico, las pymes, las empresas emergentes y las empresas emergentes en expansión, los sindicatos, la sociedad civil, las organizaciones de usuarios finales y todas las demás partes interesadas será clave para resolver las deficiencias del mercado y salvar la brecha entre la idea y su realización, garantizando al mismo tiempo la protección de los trabajadores, también en ámbitos aún no cubiertos por intereses industriales pero con un elevado valor añadido para la sociedad; reclama una gobernanza de estos ecosistemas que integre a todas las partes interesadas pertinentes de los sectores industriales que son esenciales para lograr la transición ecológica y digital; considera que los ecosistemas deben contribuir a definir las soluciones y medidas que deben adoptarse para implantar la estrategia industrial europea y apoyar unas cadenas de valor europeas sólidas, que son cruciales para la doble transición ecológica y digital;

87. Hace hincapié en que la inversión en cadenas de valor clave desempeñará un papel crucial para preservar nuestra futura autonomía estratégica; considera que es necesario dar prioridad a las inversiones en sectores industriales de vital importancia para nuestra autonomía estratégica, como la seguridad, la defensa, las tecnologías pertinentes para el clima, la soberanía alimentaria y la salud; reitera, en particular, la importancia de la industria farmacéutica a la hora de garantizar la innovación futura para hacer frente a las necesidades pendientes no satisfechas y apoyar la resiliencia, la capacidad de respuesta y la preparación de los sistemas sanitarios para afrontar futuros desafíos, incluidas las pandemias;

88. Subraya la importancia de la industria de las energías renovables como sector estratégico para reforzar la ventaja competitiva de la UE, lograr una resiliencia a largo plazo y garantizar la seguridad energética, mejorando al mismo tiempo la fortaleza industrial; destaca, además, la contribución del sector de las energías renovables a la creación de nuevos puestos de trabajo y oportunidades empresariales locales, en particular para las pymes, y al impulso de la fabricación de equipos, así como a la reducción de los costes de la energía y la mejora de la competitividad de los costes;

89. Destaca que el sector del automóvil se ha visto muy afectado por la crisis de la COVID-19, lo que ha obligado a empresas y trabajadores a adaptarse rápidamente a los cambios en la oferta y a los nuevos requisitos sanitarios y de seguridad, a lo que hay que sumar el proceso de transformación que ya estaba experimentando el sector antes de la pandemia; opina que la transición hacia una movilidad inteligente y más limpia es esencial a medida que avanzamos hacia una economía climáticamente neutra, digital y más resiliente, y que esto también debe considerarse una oportunidad para generar crecimiento ecológico y empleos limpios basados en la ventaja competitiva mundial de la industria europea en tecnologías para el automóvil; pide a la Comisión que establezca prioridades en relación con la investigación y la innovación, la digitalización y el apoyo a las empresas emergentes, las microempresas y las pequeñas y medianas empresas, también en el sector de la automoción;

90. Destaca que el sector turístico también se ha visto muy afectado por la crisis de la COVID-19, y pide a la Comisión que establezca prioridades relacionadas con la ayuda y el fomento de la recuperación del sector, teniendo en cuenta su contribución al PIB de la Unión y a la competitividad de la Unión; pide a la Comisión que promueva la cooperación entre los Estados miembros y las regiones para crear posibilidades de nuevas inversiones e innovaciones, a fin de lograr un ecosistema turístico europeo sostenible, innovador y resiliente y que proteja los derechos de los trabajadores y los consumidores;

91. Destaca el potencial de los sectores culturales y creativos para impulsar la innovación, actuar como catalizadores del cambio en otros sectores y estimular la invención y el progreso; señala que los sectores económicos innovadores dependen cada vez más de la creatividad para mantener su ventaja competitiva; resalta, además, que con la aparición de modelos de negocio progresivamente más complejos, creativos e interrelacionados, los sectores culturales y creativos se están convirtiendo cada vez más en un componente decisivo de casi todos los productos y servicios; considera, por tanto, que Europa debe aprovechar sus activos creativos y culturales, e insta a la Comisión y a los Estados miembros a que presten suficiente atención a estos sectores en el desarrollo de un marco de política industrial exhaustivo, coherente y a largo plazo, incluido el acceso a programas de financiación;

92. Destaca la importancia de la política espacial de la UE, especialmente para mejorar las capacidades industriales europeas en el ámbito espacial y liberar el potencial de las sinergias con otros sectores y políticas clave, en particular para desarrollar tecnologías de vanguardia y acompañar la transformación industrial;

93. Observa la contribución de la industria química a numerosas cadenas de valor estratégicas y a la producción de tecnologías y soluciones circulares neutras en carbono y eficientes en el uso de los recursos; reclama una política sostenible en materia de sustancias químicas compatible con la estrategia industrial;

94. Pide a la Agencia Europea de Medio Ambiente que elabore, junto con la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas, un informe sobre las sustancias químicas en el medio ambiente de Europa; considera que dicho informe debe evaluar el carácter sistémico de las sustancias químicas peligrosas dentro de los sistemas de producción y consumo de Europa, su uso en productos, su incidencia en el medio ambiente europeo y el perjuicio que ocasionan a la salud de las personas y a los ecosistemas;

95. Subraya que un sector de productos sanitarios y farmacéuticos competitivo y que funcione adecuadamente es fundamental para garantizar que los pacientes tengan un acceso sostenible a los medicamentos y asegurar un elevado nivel de atención sanitaria para los pacientes de la Unión; considera que la Comisión debe facilitar el diálogo con los Estados miembros y todas las partes interesadas pertinentes, mediante la creación de un foro farmacéutico, supervisado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), con el fin de propiciar un debate exhaustivo sobre cuestiones que afectan, entre otros, a la sostenibilidad farmacéutica y a la introducción de nuevas tecnologías en los sistemas sanitarios; destaca que este foro debe tener en cuenta los distintos enfoques nacionales en cuanto al precio y al reembolso, así como a la inversión en la atención sanitaria y a su organización;

96. Considera que la contratación pública es un motor clave de la transformación industrial; pide a la Comisión que analice de qué manera puede utilizar plenamente el efecto multiplicador del gasto y las inversiones públicos para alcanzar objetivos políticos, también reforzando la sostenibilidad y haciendo de la contratación pública un elemento central del plan de recuperación económica de la Unión, al priorizar y promover la demanda de bienes y servicios sostenibles, rentables e innovadores desde una perspectiva ecológica, así como al permitir la reubicación en sectores estratégicos clave, como los productos relacionados con la salud, la agricultura y las tecnologías renovables, promoviendo cadenas de suministro sostenibles y más cortas; pide a la Comisión y a las autoridades públicas que analicen las condiciones para hacer obligatoria la sostenibilidad de la contratación pública sobre la base de criterios medioambientales, sociales y éticos, incluida la huella de carbono, el reciclaje de contenido y las condiciones de trabajo a lo largo de todo el ciclo de vida, así como que aumenten la sensibilización y hagan un mejor uso de los sistemas existentes para promover los servicios ecológicos; insiste en que las pymes deben tener una oportunidad justa de participar en la contratación pública; pide a los órganos de contratación que utilicen sistemáticamente un enfoque basado en la mejor relación calidad-precio a lo largo de la vida útil de los productos y servicios; les anima a hacer uso de la disposición (artículo 85 de la Directiva de servicios públicos) que les permite rechazar ofertas cuando la proporción de productos originarios de terceros países supere el 50 % del valor total de los productos que constituyan la oferta;

97. Reconoce la contribución de la normalización al mercado único europeo y al aumento del bienestar económico, social y medioambiental, incluida la salud y la seguridad de los consumidores y los trabajadores; subraya la necesidad de desarrollar, evaluar y utilizar normas armonizadas para apoyar a las industrias que fabrican productos de un modo eficiente, seguro, circular, sostenible y repetible, y velar por una alta calidad;

98. Pide a la Comisión que adopte un sistema sólido de indicadores clave de rendimiento para analizar los efectos ex ante de los reglamentos e instrumentos de la Unión y las posibles necesidades de inversión, así como para supervisar los progresos y resultados, teniendo en cuenta la dimensión de las pymes; subraya que el sistema de indicadores clave de rendimiento debe basarse en objetivos que sean específicos, medibles, alcanzables, pertinentes y acotados en el tiempo;

99. Pide a la Comisión que refuerce su práctica de evaluación de impacto y que garantice que, antes de presentar nuevas propuestas legislativas o de adoptar nuevas medidas, lleve a cabo una evaluación de impacto detallada de los posibles costes de cumplimiento, las repercusiones en el empleo y las cargas y los beneficios potenciales para los ciudadanos, los sectores y las empresas europeos, incluidas las pymes; cree que la evaluación de la legislación y de las medidas de la Unión debe estar más centrada en la aplicación en los Estados miembros, y debe analizar lo que ocurre al aplicarse o interpretarse la legislación de la Unión de un modo tal que se creen cargas reguladoras innecesarias e imprevistas, tanto para las pymes como para las empresas de mayor tamaño; pide a la Comisión que apoye la coherencia reguladora y reconozca un impulso normativo inteligente diseñado para reducir las cargas burocráticas sin socavar la eficacia de la legislación ni rebajar las normas sociales y medioambientales, especialmente cuando la industria tradicional tiene que adaptarse debido a decisiones reguladoras; considera que las medidas para la digitalización y la descarbonización deben diseñarse de manera que ofrezcan oportunidades a las empresas, incluidas las pymes, y minimicen la carga para el sector afectado;

100. Espera que la estrategia industrial no genere cargas reguladoras innecesarias para las empresas, en particular para las pymes, y que aplique la norma de compensación de cargas administrativas destinada a determinar, cada vez que se introduzcan costes de cumplimiento mediante nuevas disposiciones, las disposiciones en vigor que deban derogarse o revisarse, garantizando así que no aumenten los costes de cumplimiento en un sector determinado, sin perjuicio de las prerrogativas del colegislador; considera que dicha propuesta debe tener una base empírica, ser objeto de amplias consultas, garantizar la eficacia de la legislación y de las normas sociales y medioambientales y mostrar los claros beneficios de la acción europea; cree que la Unión necesita reforzar su principio de ser «grande en las grandes cuestiones y pequeña en las pequeñas», para garantizar mejor la proporcionalidad;

101. Destaca que la administración pública debe desempeñar un papel clave a la hora de garantizar un entorno económico favorable a las empresas y reducir la carga administrativa de estas, garantizando al mismo tiempo la plena aplicación de las normas éticas, sociales, medioambientales y de transparencia de la Unión, así como de las normas sobre seguridad de los trabajadores; cree que hay que promover las herramientas de administración electrónica, las políticas de innovación digital y la mejora de las competencias digitales dentro del sector público y entre sus empleados; pide a la Comisión que garantice el intercambio de las mejores prácticas nacionales y regionales en este ámbito, haciendo referencia específica a la gestión pública de la competitividad económica;

102. Encarga a su presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión.


EXPOSICIÓN DE MOTIVOS

Antecedentes

El presente informe sobre la política industrial de la Unión llega en un momento grave para las actividades económicas en todo el mundo. Las consecuencias económicas del coronavirus han provocado un impacto simétrico sobre la demanda y sobre la oferta sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial. La situación financiera de las empresas europeas se ha deteriorado dramáticamente y está en cuestión su capacidad para invertir.

Justo cuando la Unión se disponía a acelerar dos transiciones de gran calado (la digital y la ecológica), que requieren enormes inversiones privadas y públicas, nos ha arrollado la primera pandemia de la era moderna. Por este motivo, el presente informe propone dos fases muy distintas de la política industrial: la primera, la recuperación del sistema de producción y, la segunda, la reconstrucción y transformación del mismo. La detección de los ecosistemas productivos que lleva a cabo actualmente la Comisión debe ser la orientación subyacente a toda iniciativa en el ámbito de la política industrial, a fin de permitir seleccionar las intervenciones y las prioridades, así como coordinar las iniciativas en investigación, educación e inversión.

La Unión ha llevado a cabo una política industrial a menudo vaga y teórica. Una combinación de declaraciones de principios, falta de recursos, exceso de nomas y mecanismos demasiado burocráticos. Esta es la razón por la que el informe se centra en los instrumentos y las medidas concretas que deben adoptarse, y no en declaraciones de intenciones. Para tener una política industrial europea eficaz es necesario un presupuesto europeo a la altura y recursos adicionales procedentes de los presupuestos nacionales y de la emisión de bonos europeos. Se ha acabado el tiempo de las palabras sin hechos. No nos podemos permitir otra salida en falso.

Contexto internacional: una Unión más asertiva

Sabemos que ambas fases tendrán lugar en un sistema de relaciones económicas internacionales mucho más difícil y complejo respecto al de los últimos treinta años. Un sistema más cerrado y proteccionista, dividido claramente entre los países de economía de mercado y los países donde aún predomina el capitalismo de Estado, a menudo agresivo. Por ello, aun firmemente anclada en el principio de libre comercio y en el sistema multilateral, la Unión tendrá que crear instrumentos de defensa comercial y un sistema de control de las inversiones extranjeras más eficientes. Lo mismo cabe decir de la seguridad del suministro, también incentivando mecanismos de repatriación de los sectores productivos estratégicos. Del mismo modo, será fundamental que todos los planes de descarbonización de las industrias europeas vayan acompañados de un arancel aduanero del carbono que impida las «fugas de carbono». La negociación de acuerdos de libre comercio deberá reflejar el carácter de las relaciones internacionales modificadas y los objetivos de la Unión en materia de medio ambiente. Se seleccionarán los socios comerciales adecuados y se introducirán cláusulas de sostenibilidad mucho más exigentes que las actuales.

Fase 1: recuperación

Preservar el mercado único debe ser uno de los pilares de la acción de la Unión en la fase 1. El mercado interior quedará más fragmentado y desequilibrado respecto a la situación anterior a la COVID-19. La suspensión parcial de la ayuda estatal ha beneficiado a los países con más recursos financieros disponibles. Es necesario actuar con rapidez y sustituir los sistemas nacionales de apoyo a empresas y trabajadores por programas europeos que gestione la Comisión. A este fin debería responder ante todo el fondo de recuperación, dando prioridad a los países en los que la ayuda ha sido menor y donde la epidemia ha provocado más daños.

El otro elemento fundamental de la estrategia de recuperación debe ser el apoyo a la recapitalización de las empresas. Se ha deteriorado la proporción de capital/deuda; es necesario aportar un apoyo fiscal potente y un acceso directo al capital para las empresas más grandes, con cláusulas claras de salida y neutralidad en la gobernanza. El fondo de recuperación debe destinar recursos específicos a este fin.

Los ecosistemas productivos más afectados por las consecuencias del coronavirus, por ejemplo el turismo y la aviación, deben beneficiarse de una cuota mayor y de un período de régimen especial de ayudas estatales más prolongado.

Fase 2: reconstrucción y transformación

La economía europea solo volverá a ponerse en marcha con un programa sólido de inversión pública. Por consiguiente, es sumamente importante que la suspensión de las normas del Pacto de Estabilidad se mantenga por lo menos de manera limitada para las inversiones destinadas a la digitalización y a la ecologización.

La financiación prevista en el Pacto Verde Europeo era absolutamente insuficiente, incluso antes de la crisis, para acompañar la transición ecológica. Por esta razón, es necesario prever la continuación del fondo de recuperación en forma de fondo de reconstrucción y transformación. La estructura de las intervenciones y los programas se redefinirá a fin de orientarla más claramente hacia los objetivos digitales y ambientales. Debe quedar claro que, sin un firme apoyo europeo que brinden un presupuesto reforzado, la continuación del fondo de recuperación como fondo de reconstrucción y transformación y una libertad de inversión mayor para los Estados miembros, no se alcanzará el objetivo de neutralidad climática a más tardar en 2050. Junto al fondo de reconstrucción y transformación, todos los programas europeos, empezando por Horizonte Europa, deben reforzarse y vincularse a los planes nacionales. Debe estudiarse a fondo la posibilidad de revisar las normas sobre ayudas estatales y sobre fusiones para, respectivamente, acelerar la transición industrial, movilizando más recursos financieros, y favorecer el nacimiento de campeones europeos; y prever al mismo tiempo los necesarios instrumentos de seguimiento para evitar perjudicar al mercado único y a la cadena de suministro.

No hay que subestimar la magnitud, la amplitud y la profundidad del cambio que debemos afrontar. Pensemos, por ejemplo, en la industria del acero, fundamental para todo el sector productivo de la mecánica y la automoción. Para su descarbonización es necesario: 1) prever fuertes incentivos para cambiar maquinaria y tecnologías; 2) subvencionar el precio del gas, de momento no competitivo, para la producción de acero; 3) introducir un arancel aduanero del carbono para evitar importaciones baratas y contaminantes. Como puede verse, solo un enfoque global, extremadamente oneroso, puede garantizar una transición hacia la reducción de las emisiones sin perjudicar a la industria europea.

Instrumentos y metodología: una política industrial más eficiente

El presente informe sugiere algunos cambios en la forma en que se ha llevado a cabo la política industrial hasta ahora. En primer lugar, la necesidad de prever una evaluación de impacto antes de la puesta en marcha definitiva de cualquier nueva norma. En especial en la primera, fase resulta impensable recargar el sistema industrial, en crisis por el coronavirus, con normas que exigen adaptaciones costosas. En la segunda fase se dispondrán fondos adecuados para apoyar la transición.

En cuanto a la metodología, en el informe se recomienda adoptar un sistema de indicadores clave de rendimiento a fin de evaluar la eficiencia de los instrumentos creados por la Unión.

Finalmente, se recomienda utilizar la cofinanciación de los sistemas de crédito fiscal nacionales, a fin de favorecer las inversiones y la investigación, en lugar de los incentivos habituales por convocatoria. Esta posibilidad, que debe ampliarse a todos los instrumentos y fondos europeos, garantiza una mayor accesibilidad para las pymes y una eficiencia y rapidez mayores en el uso de los fondos, con menos trámites burocráticos y menores costes.

 


OPINIÓN MINORITARIA

presentada por

- Marc Botenga (ponente alternativo y autor de la opinión minoritaria)

- Marisa Matias

- Cornelia Ernst

- Manuel Bompard

- Sandra Pereira

- Sira Rego

 

La estrategia industrial puede permitir a la sociedad decidir democráticamente qué y dónde producir, y en qué condiciones, convirtiendo a la industria en un formidable activo para las personas y el planeta. A la inversa, puede dejar estas decisiones en manos del mercado y constituir poco más que una transferencia masiva de subvenciones públicas, financiando los beneficios y las prioridades de empresas privadas.

En este informe se elige el camino equivocado. Pese a su retórica en favor de los imperativos sociales y climáticos, prioriza sistemáticamente la competitividad y las necesidades de las empresas multinacionales. Se niega a condicionar las subvenciones públicas al mantenimiento de puestos de trabajo de calidad o a la suspensión de dividendos. Se ofrecen créditos fiscales adicionales sin que las empresas tengan que pagar la parte de impuestos que en justicia les corresponde. Casi de forma irónica, el informe recuerda que las empresas no registradas en paraísos fiscales también merecen apoyo.

Las subvenciones ecológicas se conceden sin objetivos vinculantes de reducción de emisiones. Apenas se menciona la permisiva clasificación de la UE para las actividades sostenibles (taxonomía), sin que se exija un estricto cumplimiento y aceptándose el gas fósil.

Cuestionando las restricciones en materia de fusiones y defensa de la competencia, el informe promueve un «mercado interior más concentrado», reforzando así las disparidades regionales y la dependencia de las pymes de empresas multinacionales dominantes. El informe no considera importante, ni siquiera en sectores estratégicos, un sector manufacturero público ni una planificación pública ambiciosa en los ámbitos social y climático. Los trabajadores y las cuestiones climáticas merecen algo mejor.

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE MEDIO AMBIENTE, SALUD PÚBLICA Y SEGURIDAD ALIMENTARIA (17.9.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión (*): <Depute>Danilo Oscar Lancini</Depute>

 

(*) Comisión asociada – artículo 57 del Reglamento interno

 

 


SUGERENCIAS

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

A. Considerando que el sector industrial de la Unión debe recibir apoyo en la recuperación posterior a la COVID-19 de un modo tal que dé lugar a una transición hacia una industria resiliente, sostenible, no contaminante, circular, climáticamente neutra, digitalizada y competitiva, en la que todos los sectores contribuyan al objetivo de lograr la neutralidad climática, a más tardar, en 2050, y a la protección del medio ambiente;

B. Considerando que la industria es clave para la prosperidad y el progreso futuros de Europa; que representa más del 20 % de la economía de la Unión y proporciona empleo a unos 35 millones de personas; que una base industrial sólida es esencial para el éxito de la transición ecológica;

C. Considerando que las industrias europeas dependen actualmente en gran medida de la capacidad industrial y de las materias primas de terceros países; que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto los efectos de la pérdida de importantes instalaciones industriales estratégicas en la producción de medicamentos y equipos médicos en varios Estados miembros, dando lugar a perturbaciones en las cadenas de valor y mostrando las vulnerabilidades de sectores industriales estratégicos clave de Europa y la necesidad de preservar dichas capacidades en el mercado único;

D. Considerando que la pandemia de COVID-19 ha puesto de manifiesto que intentar adquirir capacidades sanitarias a través de la inversión extranjera directa es mucho más arriesgado y que es necesario preservar y mejorar el intercambio de dichas valiosas capacidades dentro del mercado único;

E. Considerando que el programa de recuperación de la Unión liberará la cifra sin precedentes de 1,85 billones EUR para invertir en digitalización y en una recuperación ecológica de la industria, del empleo y del crecimiento de la Unión;

F. Considerando que la recuperación posterior a la COVID-19 constituye una oportunidad para integrar verdaderamente la sostenibilidad en la producción industrial y acelerar la transición ecológica;

G. Considerando que la nueva estrategia industrial para Europa debe hacer posible una transición ecológica equitativa; que lograr que la estrategia industrial sea parte integrante del Pacto Verde Europeo debe impulsar los puestos de trabajo y las oportunidades económicas, salvaguardar nuestro clima y medio ambiente para las generaciones futuras y convertir dicha estrategia en una política que defina una era y contribuya a reconstruir la economía europea de una manera sostenible;

H. Considerando que es necesario que la estrategia industrial allane el camino para la doble transición digital y ecológica de la industria europea, preservando al mismo tiempo la competitividad, la prosperidad y el empleo de Europa, y que apoye a la industria europea para que sea más resiliente, ecológicamente sostenible, competitiva a escala mundial y digitalizada; que la estrategia industrial de la Unión no solo consiste en posibilitar la transición de las industrias con un elevado consumo de energía, sino también en crear una base industrial sostenible más amplia, que incluya a las pymes, que constituyen una parte importante de la economía europea;

I. Considerando que la competitividad de la industria europea se ha visto perjudicada por la competencia desleal internacional y las distorsiones mundiales; que las empresas de terceros países suelen estar sometidas a normas climáticas y medioambientales menos estrictas y a costes laborales más bajos en sus respectivos países; que esto ha facilitado la deslocalización de la industria europea, lo que, a su vez, ha provocado daños medioambientales y sociales;

J. Considerando que la Unión debe ejercer una influencia considerable en las medidas climáticas y medioambientales mundiales a través de su mercado interior y su diplomacia ecológica y demostrando liderazgo climático y medioambiental, al mismo tiempo que apoya el desarrollo de industrias con perspectivas de futuro y estrictas normas de protección social;

K. Considerando que el ejemplo de la Unión demuestra que el crecimiento económico y la protección del clima no son mutuamente excluyentes, ya que las emisiones de la Unión se han reducido un 23 % respecto a los de niveles de 1990, mientras que su PIB ha crecido un 61 %;

L. Considerando que la industria de la Unión ya ha comenzado la transición, pero que todavía representa el 20 % de las emisiones de gases de efecto invernadero de la Unión, y que se tardan veinticinco años en transformar un sector industrial y todas las cadenas de valor conexas;

M. Considerando que las tecnologías digitales cambian la imagen de la industria, creando nuevos modelos de negocio, permitiendo que sea más productiva, ofreciendo a los trabajadores nuevas capacidades y apoyando la descarbonización de la economía;

N. Considerando que los Estados miembros han convenido, con arreglo al artículo 151 del TFUE, en la necesidad de promover la mejora de las condiciones de vida y de trabajo de los trabajadores, a fin de conseguir su equiparación por la vía del progreso;

O. Considerando que la competencia fiscal y las diferencias en la legislación fiscal de los Estados miembros pueden dar lugar a asimetrías en el mercado único y a una planificación fiscal abusiva por parte de las multinacionales, privando así a las economías donde se genera el valor real de los recursos necesarios para la transición;

1. Pide a la Comisión que evalúe el impacto de la COVID-19 en la industria europea y que presente una respuesta coordinada, orientada hacia el futuro, a fin de facilitar una recuperación industrial que guíe la doble transición ecológica y digital hacia la neutralidad climática, la circularidad y la contaminación cero, garantizando al mismo tiempo la competitividad y la resiliencia, en consonancia con el Pacto Verde Europeo;

2. Destaca que todos los sectores y las cadenas de valor industriales y, en particular, aquellos con un elevado consumo de energía, deberán desempeñar un papel clave en la consecución de los objetivos del Pacto Verde Europeo, no solo reduciendo sus huellas de carbono, sino también acelerando la transición al proporcionar soluciones de tecnología limpia y asequible, desarrollando y creando cadenas de valor para productos y procesos sostenibles y económicamente viables y desarrollando nuevos modelos de negocio sostenibles;

3. Pide a los Estados miembros que apoyen la creación de un ambicioso plan de recuperación con el instrumento Next Generation EU en el contexto de un marco financiero plurianual (MFP) más fuerte y la creación de nuevos recursos propios; hace hincapié en que el uso de los fondos de recuperación debe ajustarse plenamente a la legislación en materia de clima y medio ambiente de la Unión e impulsar la transición ecológica;

4. Destaca la importancia del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia y del Instrumento de Inversión Estratégica a la hora de apoyar las inversiones e incentivar a las industrias europeas clave para que contribuyan a reforzar y construir cadenas de valor estratégicas europeas, y considera que podrían complementarse con un fondo estratégico de diversificación de las cadenas de suministro para reducir la dependencia excesiva de proveedores únicos y apoyar activamente a las empresas en la diversificación de la producción en sectores estratégicos; pide a la Comisión que presente rápidamente propuestas legislativas concretas para garantizar unas condiciones de competencia equitativas efectivas y proteger a las industrias clave frente a la competencia desleal de inversores estatales de terceros países o subvencionados por dichos Estados;

5. Pide a la Comisión que centre los programas e instrumentos de Next Generation EU en la recuperación de los sectores más afectados por la crisis generada por el coronavirus, tanto en términos económicos como laborales;

6. Celebra que el plan de recuperación de la Unión tenga como finalidad movilizar inversiones en industrias sostenibles y climáticamente neutras; acoge con satisfacción, en particular, que la inversión en tecnologías del hidrógeno limpio se haya duplicado, dado que este puede contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, a recuperar la economía de la Unión y a allanar el camino hacia la neutralidad climática mediante el apoyo a sectores difíciles de descarbonizar, en particular los sectores industriales con un elevado consumo de energía; toma nota de la puesta en marcha de la Alianza europea por un hidrógeno limpio; toma nota, asimismo, del potencial de liderazgo de la Unión en materia de hidrógeno limpio; considera que el desarrollo de la producción de hidrógeno limpio y la investigación sobre sus múltiples posibilidades deben ser una prioridad de la estrategia industrial europea; reclama inversiones estratégicas para estimular la producción y el uso del hidrógeno limpio para la creación de una red habilitadora de infraestructuras y para la investigación y la innovación;

7. Insiste en la importancia de reconocer la relación entre el plan de recuperación, los objetivos digitales y climáticos de la Unión y una estrategia industrial eficaz;

8. Hace hincapié en que la Unión debe reforzar sus capacidades industriales y tecnológicas a través de inversiones en tecnologías limpias clave con el fin de aumentar la autonomía estratégica abierta y la resiliencia, garantizando la sostenibilidad, la competitividad, un alto nivel de bienestar socioeconómico para sus ciudadanos y la reducción de las desigualdades, sin dejar a nadie atrás, lo que está en consonancia con la doble transición digital y ecológica y contribuye a ella;

9. Acoge con satisfacción el establecimiento del Mecanismo para una Transición Justa, que tiene por objeto garantizar el apoyo a los trabajadores y a las comunidades que se enfrentan a retos derivados de la transición hacia una economía climáticamente neutra y la inversión de las empresas en tecnologías de producción sostenibles; hace hincapié en la importancia de garantizar una financiación ambiciosa para el Fondo de Transición Justa, que debe contribuir, en particular, a la creación de puestos de trabajo sostenibles, a la mejora de las competencias de los trabajadores y a su reciclaje profesional; pide, a este respecto, a la Comisión y a los Estados miembros que reconozcan que la educación y la formación profesionales son necesarias para facilitar y fomentar la mejora de las competencias y el reciclaje profesional de los trabajadores en cuestión, incrementando así su empleabilidad y su capacidad de adaptación a nuevos puestos de trabajo; destaca que la transición justa y la reducción de las desigualdades deben integrarse en las políticas sociales, económicas y medioambientales a todos los niveles;

10. Insta a la Comisión a que refuerce significativamente el apoyo a la innovación para lograr una industria neutra en carbono, a la adopción de tecnologías de vanguardia y a las empresas pioneras sostenibles, por medio de un enfoque tecnológicamente neutro, evitando y suprimiendo al mismo tiempo las cargas reglamentarias innecesarias, en particular para las pymes; pide a la Comisión, en este sentido, que aplique sin demora las medidas y oportunidades de financiación anunciadas en la estrategia industrial; subraya que las instituciones de la Unión, los Estados miembros, las regiones, la industria y todos los demás agentes pertinentes deben colaborar para crear mercados líderes en el ámbito de las tecnologías limpias y garantizar que la industria europea ocupe un lugar de vanguardia a escala mundial;

11. Considera que la investigación y la innovación industriales serán fundamentales para la consecución de las ambiciosas metas de la Unión para 2030 en cuanto al desarrollo sostenible en términos económicos, medioambientales y sociales y para cumplir los objetivos climáticos y energéticos a largo plazo;

12. Toma nota de la importancia de incrementar la investigación y la innovación con el fin de solucionar la crisis climática; pide a la Comisión que mejore las condiciones para que las empresas y la industria refuercen su competitividad en este sentido;

13. Hace hincapié en que las inversiones en tecnologías ecológicas, soluciones sostenibles y nuevas oportunidades para las empresas pueden convertir el Pacto Verde Europeo en una nueva estrategia de crecimiento de la que se pueden beneficiar las pymes innovadoras;

14. Recuerda a la Comisión que tenga en cuenta los diferentes ecosistemas industriales, con el objeto de realizar un enfoque individualizado de los programas recogidos en la estrategia industrial, tomando en consideración las necesidades de las regiones menos desarrolladas tecnológicamente;

15. Acoge con satisfacción la iniciativa de la Comisión de ampliar los centros de innovación digital a todas las regiones europeas para que las pymes puedan integrar las innovaciones digitales, creando así oportunidades de voluntariado y formación en el ámbito de las tecnologías digitales;

16. Subraya que las políticas de la Unión deben ser coherentes y estar coordinadas entre los distintos sectores, tener como fin la reducción de los solapamientos y promover las sinergias; insiste en la importancia de integrar los aspectos climáticos y medioambientales en todos los ámbitos de actuación política; pide a la Comisión y a los Estados miembros que garanticen la correcta aplicación y el cumplimiento íntegro de la legislación vigente; considera que debe facilitarse el acceso a la financiación de la Unión, en particular para las pymes, en el marco de la transición hacia una economía resiliente, ecológica y digital;

17. Reconoce que un marco coherente, predecible y equitativo de los derechos de propiedad intelectual en el contexto de la próxima estrategia farmacéutica es un factor importante a la hora de preservar la competitividad europea; pide la aplicación efectiva de este marco, que defienda la autonomía tecnológica, incentive las inversiones y promueva soluciones innovadoras sostenibles, manteniendo al mismo tiempo los intereses de los consumidores y de los pacientes como eje central;

18. Destaca que una política y una estrategia industriales europeas verdaderamente eficaces deben construirse a partir de medidas y objetivos climáticos ambiciosos, sobre la base de la Ley del Clima, proporcionando una hoja de ruta para dar forma a la industria del futuro, en la que todos los sectores contribuyan a lograr el objetivo de neutralidad climática lo antes posible y, a más tardar, en 2050;

19. Resalta la necesidad de ajustar la nueva estrategia industrial al objetivo de lograr una economía climáticamente neutra de aquí a 2050, destacando al mismo tiempo que las políticas climáticas de Europa deben tener una base empírica;

20. Insiste en la importancia de combinar las medidas para reducir las emisiones con el crecimiento económico, el aumento de la competitividad y la mejora del bienestar de los ciudadanos europeos;

21. Sostiene que la estrategia industrial debe también detectar modos en los que las pymes puedan contribuir a la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero y a la protección del medio ambiente en la Unión, complementando los esfuerzos y las políticas que ya están en vigor y ofreciendo herramientas adicionales que les permitan estar a la altura y contribuir a la transición ecológica de la industria hacia una economía climáticamente neutra;

22. Destaca que son necesarias condiciones de competencia equitativas a escala mundial; pide una revisión del régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión (RCDE UE) en consonancia con los objetivos climáticos y un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono para contribuir a una relocalización inteligente de las cadenas de fabricación y a la reducción de las cadenas de valor; resalta la importancia potencial del papel de un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono para evitar fugas;

23. Reitera su firme apoyo al objetivo contemplado en el Pacto Verde Europeo de la Comisión respecto a la introducción de un mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono; pide a la Comisión que presente esta reforma como parte de su programa de trabajo para 2020;

24. Pide a la Comisión que formalice un proceso por medio del cual se faciliten de manera asequible tecnologías hipocarbónicas a los países en desarrollo;

25. Pide que los acuerdos de libre comercio promuevan la coherencia entre las políticas en materia de comercio, protección climática y medioambiental, aduanas, vigilancia del mercado e industria, en consonancia con los objetivos del Pacto Verde Europeo; pide, asimismo, que se incluyan capítulos viables en materia de comercio y desarrollo sostenible en todos los acuerdos comerciales; insiste en la importancia de seguir promoviendo la reciprocidad de las estrictas normas sociales, medioambientales y de seguridad de la Unión mediante los acuerdos comerciales y una política más resiliente en materia de aduanas y de vigilancia del mercado; insiste en que los controles aduaneros en toda la Unión se rijan por las mismas normas, en coordinación con los Estados miembros y desde el pleno cumplimiento del principio de subsidiariedad;

26. Reclama capítulos obligatorios y ambiciosos sobre el clima en los acuerdos de libre comercio; reitera la importancia de la futura legislación sobre diligencia debida;

27. Pide a la Comisión que evalúe meticulosamente el impacto que reviste en terceros países la dependencia europea de las importaciones, especialmente en lo relativo a aquellos países en los que el Estado tiene una importante presencia en el mercado, y que incluya medidas para hacer frente a las perturbaciones en las cadenas de valor mundiales, en concreto, mediante un aumento de la coordinación de la Unión y de las asociaciones mundiales estratégicas;

28. Recuerda que, conforme a la estrategia industrial, la aplicación de los principios de la economía circular en todos los sectores e industrias tiene el potencial de crear 700 000 nuevos puestos de trabajo en toda la Unión de aquí a 2030, la mayoría de ellos en pymes; destaca el potencial de la economía circular para reducir el consumo de energía y de recursos, así como para aumentar la capacidad y lograr un suministro fiable de materiales reciclados que son esenciales para la energía verde y las tecnologías digitales; considera que la estrategia industrial de la Unión debe ser plenamente coherente con la economía circular y el nuevo Plan de Acción de la UE para la Economía Circular y garantizar la transición de la economía europea hacia una economía circular no tóxica; reclama más apoyo para los programas de investigación y desarrollo destinados a fomentar la transición hacia una economía circular segura y sostenible, promoviendo tanto soluciones innovadoras como la expansión de las tecnologías existentes en sectores estratégicos;

29. Hace hincapié en que, para mejorar la circularidad de la economía, las medidas basadas en la demanda, como la promoción del consumo sostenible y el aumento del uso de la contratación pública ecológica, constituyen solamente una cara de la moneda, y que habrá que acometer esfuerzos importantes para aumentar la eficiencia en el uso de los recursos y la circularidad en los procesos de producción; pide a la Comisión que defina, a tal fin, objetivos y marcos legislativos claros; celebra, en este sentido, el anuncio de un marco político sobre los productos sostenibles y el establecimiento de requisitos en lo relativo al contenido reciclado obligatorio;

30. Pide a la Comisión que establezca objetivos sectoriales específicos ambiciosos para mejorar la eficiencia en el uso de los recursos, comenzando por los sectores que empleen más recursos; considera que las asociaciones de la industria, las empresas, los sindicatos, la sociedad civil y el ámbito académico también deben cooperar en el establecimiento y la preparación de hojas de ruta que guíen la transición de los distintos sectores hacia la circularidad; insiste en que es importante poner en marcha un claro marco de seguimiento que facilite información exhaustiva y de acceso público sobre los avances conseguidos;

31. Subraya el potencial que reviste la bioeconomía circular y la industria forestal en la promoción de una industria competitiva y sostenible; anima a los Estados miembros a que promuevan las inversiones y la contratación pública en el ámbito de los productos de base biológica renovables y reciclables;

32. Hace hincapié en la importancia de la eficiencia en materia de recursos y energía para reducir la dependencia de las importaciones de minerales y combustibles fósiles; subraya que al reducir los residuos no solo disminuirá la contaminación, sino que también se ahorrarán valiosos recursos;

33. Resalta la necesidad de reducir los residuos en el sector industrial; pide a la Comisión que introduzca metas obligatorias de reutilización de los materiales de los embalajes industriales; reclama la armonización de los embalajes en el seno de los sectores empresariales y de los Estados miembros, con el fin facilitar los sistemas de depósito;

34. Acoge con satisfacción el anuncio por parte de la Comisión de una estrategia sobre productos químicos para la sostenibilidad, destinada a lograr la contaminación cero en un medio ambiente sin tóxicos; destaca que la industria química europea es una de las industrias clave para el bienestar económico de la Unión, aunque no es sostenible por su consumo de energía y su impacto medioambiental; hace hincapié en la importancia de lograr la eficiencia energética, la circularidad y la contaminación cero, especialmente en este sector;

35. Observa la contribución de la industria química a numerosas cadenas de valor estratégicas y a la producción de tecnologías y soluciones circulares neutras en carbono y eficientes en el uso de los recursos; reclama una política sostenible en materia de sustancias químicas, de conformidad con la estrategia industrial;

36. Subraya que la estrategia industrial europea debe ser plenamente conforme con la próxima estrategia sobre productos químicos para la sostenibilidad, sobre la base de la eliminación de las sustancias peligrosas y su sustitución por alternativas más seguras, haciendo especial hincapié en la reducción y la prevención de la exposición a sustancias químicas como los alteradores endocrinos, con el fin de proteger la salud de las personas y el medio ambiente;

37. Destaca la necesidad de fomentar la innovación en la industria química y reconoce que esta es capaz de proporcionar múltiples soluciones hipocarbónicas; insiste en que promover la innovación y minimizar la exposición de las personas y del medio ambiente a las sustancias químicas peligrosas son elementos clave en la transición desde una industria química lineal a una circular y sostenible, que proporcionaría una importante ventaja competitiva a este sector fundamental para la economía europea;

38. Pide a la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) que elabore, junto con la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA), un informe sobre las sustancias químicas en el medio ambiente de Europa; considera que dicho informe debe evaluar el carácter sistémico de las sustancias químicas peligrosas dentro de los sistemas de producción y consumo de Europa, su uso en productos, su incidencia en el medio ambiente europeo y el perjuicio que ocasionan a la salud de las personas y a los ecosistemas;

39. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que, en interés de los ciudadanos y de los pacientes y en el marco de una política de salud pública, preserven una industria farmacéutica dinámica basada en la investigación; insiste en que las medidas propuestas en la futura estrategia farmacéutica de la Comisión deben ser coherentes con la estrategia industrial y centrarse en garantizar que Europa siga siendo un líder innovador a escala mundial en el ámbito de la fabricación de medicamentos y principios activos con el objetivo de garantizar a los pacientes un acceso equitativo; pide a la Comisión que desarrolle una estrategia farmacéutica que proporcione las herramientas políticas adecuadas para promover el desarrollo de medicamentos innovadores en beneficio de los pacientes, garantizar un marco reglamentario estable y eficaz y aprovechar al máximo el potencial de la transformación digital de la atención sanitaria;

40. Destaca la importancia de que la Unión mantenga un suministro seguro de materiales y minerales críticos, principios activos farmacéuticos, medicamentos y equipos médicos; reclama que se refuercen las cadenas de valor europeas para reducir la dependencia de terceros países en ámbitos estratégicos clave; pide a la Comisión y a los Estados miembros que tomen medidas para garantizar la seguridad del suministro de productos médicos, reducir la dependencia de la Unión con respecto a terceros países y apoyar la fabricación local de medicamentos de gran interés terapéutico, dando prioridad a los medicamentos de importancia sanitaria y estratégica en estrecha cooperación con los Estados miembros; recuerda que toda financiación pública debe supeditarse a la plena transparencia y trazabilidad de las inversiones, a las obligaciones de suministro en el mercado europeo y a la facilitación del mejor resultado a los pacientes, también en términos de accesibilidad y asequibilidad de los medicamentos manufacturados; resalta que la estrategia debe animar a la industria a que cuente con una cadena de suministro diversificada y un plan de mitigación del riesgo de escasez de medicamentos para gestionar cualquier vulnerabilidad y riesgo en su cadena de suministro; pide a la Comisión que proponga formas de garantizar que la red de cadenas de suministro de la industria sea más resiliente y que ponga en marcha un plan de mitigación del riesgo de escasez de medicamentos para gestionar las posibles vulnerabilidades y riesgos en la cadena de suministro de medicamentos esenciales; pide, asimismo, a la Comisión y a los Estados miembros que sometan a examen las inversiones extranjeras directas en plantas de fabricación de medicamentos, como parte de la infraestructura sanitaria esencial de Europa;

41. Pide a la Comisión que se implique más en el apoyo a la protección de infraestructuras sanitarias esenciales en los Estados miembros y que comience a aplicar el Programa Europeo de Protección de Infraestructuras Vitales (PEPIC) al sector de las infraestructuras sanitarias;

42. Subraya que un sector de productos sanitarios y farmacéuticos competitivo y que funcione adecuadamente es fundamental para garantizar el acceso sostenible a los medicamentos y asegurar el nivel de atención sanitaria que merecen los pacientes de la Unión; considera que la Comisión debe facilitar el diálogo con los Estados miembros y todas las partes interesadas pertinentes, mediante la creación de un foro farmacéutico, supervisado por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), con el fin de propiciar un debate exhaustivo sobre cuestiones que afectan, entre otros, a la sostenibilidad farmacéutica y a la introducción de nuevas tecnologías en los sistemas sanitarios; destaca que este foro debe tener en cuenta los diferentes enfoques nacionales en materia de fijación de precios y reembolsos, así como la inversión y la organización en el ámbito sanitario, a fin de asegurar las inversiones en producción existentes en Europa, garantizando la sostenibilidad a largo plazo, la competitividad y la seguridad del suministro; pide a la Comisión que apoye a los Estados miembros desarrollando, en particular, directrices ad hoc de la Unión sobre la adquisición sostenible de medicamentos, conforme a las actuales normas de contratación pública de la Unión, teniendo en cuenta criterios adicionales al precio más bajo, aplicando, en concreto, los llamados criterios de la oferta económicamente más ventajosa, como garantizar a largo plazo la sostenibilidad, la competencia, la seguridad del suministro y el estímulo de las inversiones en investigación y fabricación;

43. Apoya, en el contexto de la actual crisis sanitaria y de las posibles crisis futuras, la promoción de las empresas de la Unión, mediante la incentivación de la producción dentro de la Unión, la reducción de la dependencia de la Unión de terceros países, el aumento de la capacidad de fabricación para la producción de determinados productos (en particular, gel desinfectante, ventiladores y equipos de protección), y la puesta en común y la coordinación de las capacidades de fabricación digital, como la impresión en 3D, que pueden ayudar a fabricar los equipos necesarios;

44. Subraya la necesidad de examinar y revisar las normas de contratación pública en la Unión con el fin de garantizar unas condiciones de competencia verdaderamente equitativas para las empresas de la Unión, en particular aquellas que ofrecen productos o servicios sostenibles, como en el ámbito del transporte público;

45. Reitera la importancia del transporte sostenible como parte de la cadena de suministro industrial y pide la inclusión de los costes externos en el precio de los productos; destaca que las industrias de la movilidad sostenible e inteligente tienen el potencial y la responsabilidad de impulsar las transiciones digital y medioambiental, apoyar la competitividad industrial de Europa y mejorar la conectividad, en concreto, en los sectores automovilístico, aeroespacial, ferroviario y de la construcción naval; pide a la Comisión y a los Estados miembros que aumenten las inversiones en la movilidad sin emisiones y en infraestructuras de transporte seguras y resilientes, en particular, en las redes de alta velocidad, y que continúen apoyando el desarrollo de combustibles alternativos y sostenibles;

46. Subraya la importancia que reviste la movilidad ecológica en la creación de nuevos empleos, en el impulso de la industria europea y en la reducción de las emisiones procedentes del sector del transporte; reclama una estrategia a gran escala y mayores inversiones para el despliegue de una amplia red de infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos, formada por estaciones de recarga rápidas, fiables y compatibles para estos vehículos;

47. Toma nota del papel que desempeñan las tecnologías de baterías en la descarbonización de los sistemas energéticos y de movilidad; acoge con satisfacción la Alianza Europea de Baterías y el plan de acción estratégico para las baterías; reclama la promoción y el estímulo de la producción de baterías en Europa, así como la creación de un marco reglamentario de apoyo y coherente para las baterías sostenibles, conforme a los principios de la economía circular, los objetivos más amplios de descarbonización de la Unión y la necesidad de reducir la dependencia de materias primas y de materiales y metales críticos procedentes de terceros países;

48. Insiste en la importancia de desarrollar cadenas de valor de baterías sostenibles para las necesidades actuales y futuras en materia de electromovilidad; destaca que el nuevo marco reglamentario para las baterías debe incorporar plenamente los requisitos de sostenibilidad, como metas para la reutilización y el reciclado y la extracción sostenible y socialmente responsable de las materias primas; pide a la Comisión y a los Estados miembros que fomenten inversiones en el sector de la fabricación competitiva y sostenible de baterías, proporcionando un marco que incluya el acceso seguro a las materias primas, el apoyo a la innovación tecnológica y normas coherentes sobre la producción de baterías, conformes con los requisitos de la economía circular;

49. Hace hincapié en que la industria debe contribuir plenamente a la protección de la biodiversidad y del medio ambiente; señala que más de la mitad del PIB mundial depende de la naturaleza y de los servicios que presta y que varios sectores dependen en gran medida de ella; observa que más del 90 % de la pérdida de biodiversidad y del estrés hídrico proceden de la extracción de recursos y de su tratamiento; destaca que la política industrial europea debe ajustarse a los objetivos de la Estrategia sobre Biodiversidad para 2030 y respetar el principio de precaución y el principio de «quien contamina paga»;

50. Destaca que, sobre la base del concepto «una sola salud», la conservación de los ecosistemas naturales es fundamental para garantizar el acceso de los seres humanos a necesidades básicas como el agua potable, el aire limpio y los suelos fértiles; pide que se desarrollen rápidamente indicadores sólidos para evaluar los efectos sobre la biodiversidad y garantizar la reducción progresiva de la contaminación, tal y como se establece en la Estrategia de la UE sobre Biodiversidad;

51. Señala que la industria sigue siendo uno de los mayores contaminadores del medio ambiente, a causa de la liberación de contaminantes a la atmósfera, al agua y al suelo; subraya el papel que desempeña la Directiva sobre las emisiones industriales a la hora de establecer obligaciones para que las grandes instalaciones minimicen la liberación de contaminantes; espera con interés el próximo plan de acción «contaminación cero» para el aire, el agua y el suelo y la revisión de la Directiva sobre las emisiones industriales, que debe conducir a una importante reducción de la contaminación industrial;

52. Acoge con satisfacción la intención de la Comisión de adoptar un enfoque más estratégico con respecto a las industrias de las energías renovables; considera que estas industrias deben recibir pleno apoyo, dado su papel esencial en la descarbonización de los sistemas energéticos y en la consecución de la neutralidad climática, a más tardar, en 2050; destaca asimismo la importancia de observar el principio de «la eficiencia energética primero» para reducir la demanda de energía;

53. Observa que el principio de «la eficiencia energética primero» es uno de los principios clave de la Unión de la Energía, cuyo objeto es garantizar que la Unión disponga de un suministro energético estable, sostenible, competitivo y asequible; destaca que la ola de renovación ofrece una gran oportunidad para los sectores de la construcción y la energía de la Unión y pide a los Estados miembros que aceleren las inversiones en la renovación de edificios; observa el importante papel que pueden desempeñar los agentes nacionales, regionales y locales a la hora de facilitar y coordinar las iniciativas de renovación;

54. Recuerda que las tecnologías de energías renovables son de importancia estratégica para el éxito de la transición hacia la neutralidad climática; reclama una estrategia industrial sólida para el despliegue y la expansión de la capacidad de las energías renovables, con el fin de garantizar la seguridad del suministro energético a largo plazo en Europa, su competitividad, su liderazgo tecnológico y la creación de empleo;

55. Destaca que el desarrollo de las energías renovables y de la economía digital requerirá cantidades cada vez mayores de tierras raras, metales raros y metales críticos y básicos; recuerda que la extracción minera necesaria para este desarrollo consume grandes cantidades de agua, lo que puede entrar en conflicto con las necesidades de las poblaciones locales, sobre todo en regiones con estrés hídrico; resalta que las actividades de extracción minera en terceros países pueden ocasionar una intensa contaminación que afecte a la calidad del agua, del aire y del suelo y provoque deforestación y pérdida de biodiversidad; señala que las actividades extractivas se concentran en los países en desarrollo, en los que las normas laborales confieren un grado de protección muy inferior a las de la Unión, por lo que las condiciones de trabajo en las explotaciones mineras ponen en peligro la salud y la vida de los trabajadores; resalta que la contaminación generada por las actividades mineras repercute de forma directa en los medios de subsistencia de la población local y, a largo plazo, puede obligarla a desplazarse a otro lugar; recuerda que la población local sufre las consecuencias indirectas de la contaminación del agua, del aire y del suelo, lo que puede tener graves repercusiones sobre su salud;

56. Destaca que el medio ambiente y la economía constituyen la base de una sociedad inclusiva que nos permitirá hacer frente a los desafíos actuales y futuros y aprovechar las oportunidades que se nos presenten;

57. Considera que la Unión necesita un proceso de reindustrialización y modernización de su base industrial, el fortalecimiento del mercado interior y la creación de un marco competitivo para la industria, incluida una estrategia eficaz para las pymes, a fin de impulsar la competitividad y el liderazgo mundial de Europa;

58. Pide a la Comisión que refuerce y fomente la reubicación y la diversificación de las industrias europeas en sectores estratégicos —como el farmacéutico o el de la producción de energía renovable— que todavía no sean resilientes;

59. Considera que la relocalización de la industria europea debe servir de estímulo para dinamizar las regiones europeas menos desarrolladas, incluidas las regiones poco pobladas y con población dispersa, conforme a lo establecido en el artículo 174 del TFUE; subraya que con ello se impulsaría su crecimiento económico y se crearían numerosos puestos de trabajo que, en última instancia, permitirían retener a su población;

60. Hace hincapié en que la estrategia industrial debe fundamentarse en datos contrastados y en la investigación científica más reciente; insiste en la relevancia de la aportación de la industria y de las empresas europeas al desarrollo de la estrategia industrial;

61. Destaca que la estrategia industrial europea también debe garantizar que se facilite información clara, exhaustiva y de fácil acceso sobre la situación de la industria europea, en particular, toda la información pertinente para comprender la repercusión de la producción industrial sobre la salud y el medio ambiente;

62. Subraya que es esencial lograr que haya un mejor equilibrio entre hombres y mujeres en los sectores industriales, más concretamente animando a las mujeres a que cursen estudios en el ámbito de las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, a que consideren la posibilidad de desarrollar su carrera profesional en el campo de la tecnología y a que inviertan en competencias digitales, mejorando así el equilibrio de género en lo que respecta a la creación y la gestión de empresas;

63. Apoya a la Comisión en su objetivo de diseñar una nueva estrategia industrial de la Unión en un esfuerzo por lograr una industria más competitiva y resiliente a la hora de afrontar perturbaciones de alcance mundial;

64. Considera que la Unión debe esforzarse por contar con una estrategia industrial a medida, que se convierta en un pilar estable para Europa en el futuro, especialmente tras las crisis económicas sin precedentes provocadas por la pandemia de COVID-19;

65. Considera que la estrategia industrial tiene que ofrecer distintos instrumentos aplicables, adaptados a cada sector o ecosistema y coordinados con los Estados miembros, que aumenten la eficacia de las políticas e instrumentos europeos.

 

 


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

11.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

64

9

8

Miembros presentes en la votación final

Nikos Androulakis, Bartosz Arłukowicz, Margrete Auken, Simona Baldassarre, Marek Paweł Balt, Traian Băsescu, Aurelia Beigneux, Monika Beňová, Sergio Berlato, Alexander Bernhuber, Simona Bonafè, Delara Burkhardt, Pascal Canfin, Sara Cerdas, Mohammed Chahim, Tudor Ciuhodaru, Nathalie Colin-Oesterlé, Miriam Dalli, Esther de Lange, Christian Doleschal, Marco Dreosto, Bas Eickhout, Eleonora Evi, Agnès Evren, Fredrick Federley, Pietro Fiocchi, Andreas Glück, Jytte Guteland, Martin Hojsík, Pär Holmgren, Jan Huitema, Yannick Jadot, Adam Jarubas, Petros Kokkalis, Athanasios Konstantinou, Joanna Kopcińska, Ryszard Antoni Legutko, Peter Liese, Sylvia Limmer, Javi López, César Luena, Fulvio Martusciello, Liudas Mažylis, Tilly Metz, Silvia Modig, Dolors Montserrat, Alessandra Moretti, Dan-Ștefan Motreanu, Ville Niinistö, Ljudmila Novak, Jutta Paulus, Stanislav Polčák, Jessica Polfjärd, Luisa Regimenti, Frédérique Ries, María Soraya Rodríguez Ramos, Rob Rooken, Silvia Sardone, Christine Schneider, Günther Sidl, Ivan Vilibor Sinčić, Linea Søgaard-Lidell, Nicolae Ştefănuță, Nils Torvalds, Edina Tóth, Véronique Trillet-Lenoir, Alexandr Vondra, Mick Wallace, Pernille Weiss, Michal Wiezik, Tiemo Wölken, Anna Zalewska

Suplentes presentes en la votación final

Michael Bloss, Manuel Bompard, Laura Huhtasaari, Christel Schaldemose, Inese Vaidere

 


 

VOTACIÓN FINAL NOMINAL
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

64

+

PPE

Bartosz Arłukowicz, Alexander Bernhuber, Traian Băsescu, Nathalie Colin‑Oesterlé, Christian Doleschal, Agnès Evren, Adam Jarubas, Peter Liese, Fulvio Martusciello, Liudas Mažylis, Dolors Montserrat, Dan‑Ștefan Motreanu, Ljudmila Novak, Jessica Polfjärd, Stanislav Polčák, Christine Schneider, Edina Tóth, Inese Vaidere, Pernille Weiss, Michal Wiezik, Esther de Lange

S&D

Nikos Androulakis, Marek Paweł Balt, Monika Beňová, Simona Bonafè, Delara Burkhardt, Sara Cerdas, Mohammed Chahim, Tudor Ciuhodaru, Miriam Dalli, Johan Danielsson, Jytte Guteland, César Luena, Javi López, Alessandra Moretti, Christel Schaldemose, Günther Sidl, Tiemo Wölken

Renew

Pascal Canfin, Fredrick Federley, Andreas Glück, Martin Hojsík, Jan Huitema, Frédérique Ries, María Soraya Rodríguez Ramos, Linea Søgaard‑Lidell, Nils Torvalds, Véronique Trillet‑Lenoir, Nicolae Ştefănuță

ID

Simona Baldassarre, Marco Dreosto, Luisa Regimenti, Silvia Sardone

Verts/ALE

Margrete Auken, Michael Bloss, Bas Eickhout, Pär Holmgren, Yannick Jadot, Tilly Metz, Ville Niinistö, Jutta Paulus

NI

Eleonora Evi, Athanasios Konstantinou, Ivan Vilibor Sinčić

 

9

-

ID

Laura Huhtasaari, Sylvia Limmer

ECR

Sergio Berlato, Pietro Fiocchi, Joanna Kopcińska, Ryszard Antoni Legutko, Rob Rooken, Alexandr Vondra, Anna Zalewska

 

8

0

ID

Aurelia Beigneux, Catherine Griset, Joëlle Mélin

GUE/NGL

Malin Björk, Manuel Bompard, Petros Kokkalis, Silvia Modig, Mick Wallace

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE COMERCIO INTERNACIONAL (26.7.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Markus Buchheit</Depute>

 

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Comercio Internacional pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1. Acoge con satisfacción la nueva estrategia industrial para Europa, en particular la especial atención que presta a garantizar la competencia leal y la igualdad de condiciones en todo el mundo y a las herramientas tendentes a adaptar a la industria de la Unión para afrontar los retos mundiales actuales y futuros, en consonancia con el Pacto Verde Europeo; pide a la Comisión que adopte un enfoque integral sólido a la hora de poner en práctica dicha estrategia; hace hincapié en que las políticas en materia de derechos sociales, digitalización, transporte, comercio y medio ambiente se entrelazan dentro de la industria europea;

2. Toma nota de que la Unión se ha ido quedando rezagada en cuanto a competitividad mundial y que se prevé que el comercio mundial disminuya entre un 13 y un 32 % y el PIB de la Unión por lo menos un 7,5 % en 2020 como consecuencia de la COVID‑19, reinando todavía la incertidumbre en lo que respecta a cualquier estimación de la recuperación en 2021; destaca por consiguiente, en vista del rápido declive de la economía mundial, la necesidad de reindustrializar Europa prestando especial atención a la recuperación del mercado de trabajo; pide a la Unión que para ello aúne fuerzas al objeto de salvar empresas y puestos de trabajo; subraya la importancia de adaptar la estrategia industrial de la Unión a la nueva situación económica posterior a la pandemia de COVID‑19, habida cuenta de sus efectos negativos para la competitividad de la Unión, a fin de lograr que la industria europea dependa en menor medida de los suministros del exterior; pide que se refuercen las medidas para apoyar la financiación de las pymes, promover la innovación de estas y hallar una solución a la actual perturbación de sus cadenas de valor mundiales causada por la pandemia de COVID‑19;

3. Aboga por una estrategia industrial de la Unión extensa y coherente, en consonancia con el Pacto Verde Europeo, para transformar nuestras economías y fortalecer su resiliencia a través de la puesta en común de inversiones estratégicas para brindar apoyo a las pymes y mejorar las oportunidades de trabajo y las capacidades; anima asimismo a la Comisión a que refuerce y mejore sus iniciativas para ayudar a las pymes europeas a salvar los obstáculos que impiden su acceso a los mercados internacionales negociando capítulos específicos en los acuerdos comerciales y prestando apoyo a las agencias de exportación nacionales y regionales en sus iniciativas para hacer posible que las pymes obtengan el máximo provecho de dichos acuerdos; pone de relieve en este sentido la importancia de campañas de comunicación y concienciación eficaces mediante la puesta en práctica de manera eficaz de la estrategia para las pymes; pide a la Comisión que reduzca la carga administrativa y normativa para que las pymes puedan aprovechar plenamente el acceso al mercado; hace hincapié en la necesidad de seguir mejorando el entorno empresarial dentro de la Unión haciendo que resulte más fácil acceder a la financiación, en particular habida cuenta de la actual perturbación de las cadenas de valor mundiales; subraya asimismo que, antes de introducir nuevas normas de la Unión, es preciso garantizar que haya seguridad jurídica, una política basada en hechos, evaluaciones de impacto y eficiencia en términos de costes; recuerda a la Comisión el principio de compensación de cargas administrativas; celebra el objetivo de la Comisión de poner en marcha a principios de 2020 una herramienta específica para pymes de autoevaluación de las normas de origen en el marco de la futura plataforma Access2Market al objeto de ayudar a las empresas a valorar si un producto puede beneficiarse de preferencias en virtud de un determinado acuerdo comercial de la Unión, facilitando de este modo la utilización de las preferencias en el marco de dichos acuerdos por parte de las pymes; considera que es preciso apoyar a las pymes que invierten en la neutralidad climática al mismo tiempo que se mantiene su competitividad;

4. Destaca la necesidad de un compromiso firme por parte de los Estados miembros en relación con el futuro de la industria europea con la Unión en cuanto líder mundial en tecnologías hipocarbónicas y sostenibles, al tiempo que se evita la fuga de carbono; pide a la Comisión que presente una propuesta de mecanismo de ajuste en frontera de las emisiones de carbono y hace hincapié en la necesidad de que dicho mecanismo sea totalmente compatible con la OMC y se tengan asimismo en cuenta los resultados de una evaluación de impacto adecuada; subraya que nuestras aspiraciones en lo que al clima respecta no deben culminar en la desindustrialización de la Unión, sino en incrementar tanto la competitividad de las soluciones sostenibles e innovadoras como las posibilidades que ofrece la economía circular; recuerda que se pide a nuestras industrias que contribuyan activamente a los objetivos del Pacto Verde Europeo invirtiendo en la neutralidad climática y cumpliendo nuevas normas, al tiempo que se les enfrenta a competidores de terceros países menos dinámicos en materia de reducción de emisiones; destaca que las empresas europeas, y en particular las pymes, corren el riesgo de seguir encontrándose en desventaja competitiva mientras tratan de mantener su competitividad y prosperar en los mercados de exportación; pide a la Comisión que brinde apoyo a aquellas pymes que ya den prioridad a las tecnologías ecológicas y la innovación a la hora de exportar sus bienes y servicios a terceros países para implantar en estos dichas tecnologías y crear unas condiciones de competencia equitativas;

5. Pide a la Comisión que se centre en garantizar el suministro dentro de Europa, estableciendo reservas estratégicas y un almacenamiento adecuado y reduciendo la dependencia respecto de un reducido número de países, al mismo tiempo que dedica especial atención a una relocalización inteligente de sectores industriales básicos, como los de la tecnología y las telecomunicaciones, el del material médico, el farmacéutico y el de las materias primas estratégicas; hace hincapié en la necesidad de sostener la investigación, la digitalización y la robotización mediante subvenciones, a fin de seguir siendo competitivos en los mercados mundiales; destaca que relocalizar la producción y centrarse en la productividad interior en cuanto único medio para abordar la escasez de bienes estratégicos no resolverá dicha escasez, especialmente en época de crisis; opina que la Unión debe asumir un papel protagonista en instituciones y foros multilaterales para garantizar que la escasez de suministro pueda paliarse en el futuro, dado que únicamente puede resolverse reforzando la cooperación multilateral; acoge con satisfacción en este sentido la creación de un Instrumento de Inversiones Estratégicas que se propone en el paquete de recuperación y considera que podría tener como complemento un fondo de diversificación estratégica de las cadenas de suministro de modo que disminuya la dependencia excesiva respecto de proveedores únicos y se apoye de manera activa a las empresas en la diversificación de la producción en los sectores estratégicos; considera que la estrategia industrial de la Unión podría completarse con normativas en relación con otros aspectos de las cadenas de suministro, incluidos la diligencia debida y la legislación en materia medioambiental y laboral con una fuerte protección social, al objeto de establecer un enfoque integral;

6. Señala que la crisis de la COVID‑19 ha puesto de manifiesto la necesidad de modelos comerciales y de negocio y soluciones digitales; subraya la importancia que revisten las negociaciones multilaterales en curso en el seno de la OMC sobre el comercio electrónico, incluido el flujo transfronterizo de datos; pide un conjunto de normas integral y con aspiraciones en el que queden garantizadas las normas europeas en materia de protección de datos;

7. Es consciente de las considerables repercusiones que la próxima revolución industrial y la automatización podrían tener sobre el comercio internacional; señala que, con la optimización que se prevé de la producción, se reestructurará la cadena de suministro internacional, lo que repercutirá significativamente en el mercado de trabajo y, en consecuencia, perjudicará la creación de futuros puestos de trabajo y el conjunto del mercado; pide a la Comisión que forme parte integral de su política una fuerte protección social;

8. Subraya que la industria representa el 80 % de las exportaciones de mercancías europeas y emplea aproximadamente a 35 millones de personas; pide a la Comisión que tenga en cuenta el considerable valor añadido que la industria aporta al mercado de trabajo europeo y a los derechos sociales, así como su papel fundamental en cuanto factor de prosperidad y competitividad;

9. Insiste en que la estrategia industrial de la Unión debe ser inclusiva y transparente y englobar a todos los agentes que intervienen a lo largo de toda la cadena de valor, de las empresas emergentes más pequeñas a las empresas más grandes, del ámbito académico a la investigación, de los prestadores de servicios a los proveedores, pero pasando también por los sindicatos y las organizaciones de consumidores;

10. Pide a la Comisión que vele por un sistema multilateral basado en normas en el que encaje una Unión más fuerte en el mundo, con un comercio abierto y justo que resulte coherente con las iniciativas mundiales para frenar el cambio climático y la pérdida de biodiversidad, buscando al mismo tiempo una recuperación económica sostenible; destaca que una OMC plenamente operativa debería apoyar un comercio justo y libre; pide a la Comisión que colabore con el resto de miembros de la OMC para realizar una reforma de calado, que no ceje en la búsqueda de una solución multilateral a largo plazo para superar el bloqueo actual en relación con el Órgano de Apelación, que vele por un comercio abierto y justo con un sistema de solución de diferencias ejecutable y una verdadera igualdad de condiciones para las empresas comerciales, y que incorpore plenamente las normas sociales y medioambientales; insta a la Comisión a que negocie nuevas normas para combatir las medidas de distorsión del comercio, incluidas las políticas y prácticas no de mercado, el exceso de capacidad productiva generado por empresas públicas y subvenciones industriales, y las políticas y prácticas en materia de transferencia obligatoria de tecnología; celebra las negociaciones multilaterales en curso en el seno de la OMC sobre ámbitos clave del comercio de servicios y la facilitación de las inversiones; pide que continúe el actual arancel cero a los productos farmacéuticos dentro de la OMC y respalda la ampliación de la iniciativa «cero por cero» de modo que abarque un mayor número de productos y países;

11. Subraya su determinación de establecer una relación lo más estrecha posible con el Reino Unido, un país que seguirá siendo un socio, un aliado y un amigo dentro de Europa; anima a la Comisión a que aproveche el impulso generado por la retirada del Reino Unido para racionalizar las políticas de la Unión, reducir la burocracia excesiva y reforzar la competitividad de las empresas y las pymes europeas; destaca que el acuerdo de libre comercio debe tener como objetivo permitir de la forma más directa el acceso al mercado y la facilitación del comercio al objeto de minimizar la perturbación del comercio sobre la base de disposiciones en cuanto a la igualdad de condiciones que garanticen unas normas exigentes en materia tanto de protección social, laboral y medioambiental como de políticas de ayudas estatales y competencia; reitera su petición a la Comisión de que alcance un nuevo acuerdo de asociación estratégica entre el Reino Unido y la Unión de carácter integral que vaya mucho más allá del comercio, en consonancia con la Declaración Política de octubre de 2019;

12. Solicita a la Comisión que trabaje en pos de un régimen de contratación pública eficaz y operativo que fortalezca su posición negociadora para obtener la reciprocidad y la apertura de mercados; pide al Consejo que reanude las conversaciones y alcance con rapidez un acuerdo sobre el Instrumento de Contratación Pública Internacional; hace hincapié en la necesidad de un instrumento para combatir las prácticas discriminatorias contra empresas de la Unión en los mercados de contratación pública de terceros países; aboga por la inclusión de un catálogo mundial de productos de emergencia esenciales para evitar abusos por parte de proveedores de terceros países en el comercio internacional durante una catástrofe mundial;

13. Celebra la revisión de la política de comercio e inversiones internacionales de la Unión y pide a la Comisión que evalúe las herramientas comerciales de la Unión al objeto de hacer frente a las distorsiones del mercado mundial; pide el refuerzo de los instrumentos de defensa comercial, en particular las salvaguardias, a fin de que sean más eficientes y estén mejor adaptados para defender a la industria europea y hacer frente a las distorsiones del mercado de manera eficaz; solicita que se preste especial atención a los metales estratégicos y al sector siderúrgico para lograr una competencia efectiva; rechaza tanto las medidas proteccionistas injustificables que provocan alteraciones en la economía mundial como las ayudas estatales injustificadas en terceros países que han reducido el coste de los factores de producción de manera no conforme ni con los objetivos del Acuerdo de París, ni con los ODS;

14. Pide a la Comisión que modifique con carácter urgente las medidas de salvaguardia de la Unión para el acero, habida cuenta de la actual coyuntura de la COVID‑19, al objeto de defender el sector siderúrgico de un exceso de capacidad continuo a nivel mundial y de prácticas comerciales desleales y garantizar una competencia efectiva;

15. Insta a la Comisión a que, como objetivos fundamentales del Plan de acción sobre la propiedad intelectual e industrial, vele por el respeto efectivo de los derechos de propiedad intelectual e industrial al tiempo que promueve la innovación, garantiza el acceso a los medicamentos y protege la salud pública, además de hacer frente al comercio de mercancías falsificadas y piratas a lo largo de la cadena de suministro internacional en colaboración con todos los agentes pertinentes; pide a la Comisión que promueva y garantice la protección de las indicaciones geográficas, a nivel tanto internacional como bilateral, y entable un debate sobre las indicaciones geográficas para productos no agrícolas que podrían apoyar la innovación, la producción sostenible y el empleo en la Unión mejorando el atractivo y la reputación de nuestros productos de calidad en todo el mundo; pone de relieve que la flexibilidad prevista en el Acuerdo sobre los ADPIC debe utilizarse para hacer frente a posibles situaciones de escasez de medicamentos;

16. Pide a los Estados miembros que apliquen con rapidez todas las disposiciones del Reglamento para el control de las inversiones extranjeras directas en la Unión; subraya la importancia que reviste mejorar la coordinación entre las actividades de los Estados miembros, prestando especial atención a la coherencia, la eficacia y la transparencia; pide a la Comisión que ejerza una vigilancia atenta y brinde la asistencia necesaria en la aplicación de dicho Reglamento al objeto de proteger el acceso a las industrias estratégicas, las infraestructuras, las tecnologías facilitadoras esenciales y otros activos por motivos de seguridad y ciberseguridad y para proteger la competitividad en el mercado único europeo; acoge favorablemente el Libro Blanco sobre el establecimiento de condiciones equitativas en lo que respecta a las subvenciones extranjeras y pide a la Comisión que presente una propuesta legislativa al objeto tanto de impedir las adquisiciones hostiles por parte de empresas de terceros países receptoras de cuantiosas subvenciones de sus Gobiernos como de abordar las distorsiones que ello causa en el mercado único; pide que se adopte rápidamente la modificación del Reglamento (UE) n.º 654/2014 (Reglamento sobre cumplimiento).


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

25.6.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

31

1

4

Miembros presentes en la votación final

Barry Andrews, Anna-Michelle Asimakopoulou, Tiziana Beghin, Geert Bourgeois, Saskia Bricmont, Jordi Cañas, Anna Cavazzini, Miroslav Číž, Arnaud Danjean, Paolo De Castro, Emmanouil Fragkos, Enikő Győri, Roman Haider, Christophe Hansen, Heidi Hautala, Danuta Maria Hübner, Herve Juvin, Danilo Oscar Lancini, Bernd Lange, Gabriel Mato, Maxette Pirbakas, Carles Puigdemont i Casamajó, Samira Rafaela, Inma Rodríguez-Piñero, Massimiliano Salini, Helmut Scholz, Sven Simon, Kathleen Van Brempt, Jörgen Warborn, Iuliu Winkler

Suplentes presentes en la votación final

Reinhard Bütikofer, Marco Campomenosi, Nicola Danti, Svenja Hahn, Sandra Kalniete, Urmas Paet

 


VOTACIÓN FINAL NOMINAL
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

31

+

ECR

Geert Bourgeois, Emmanouil Fragkos

ID

Marco Campomenosi, Roman Haider, Herve Juvin, Danilo Oscar Lancini, Maxette Pirbakas

NI

Tiziana Beghin, Carles Puigdemont i Casamajó

PPE

Anna Michelle Asimakopoulou, Sandra Kalniete, Arnaud Danjean, Enikő Győri, Christophe Hansen, Danuta Maria Hübner, Gabriel Mato, Massimiliano Salini, Sven Simon, Jörgen Warborn, Iuliu Winkler

Renew

Barry Andrews, Jordi Cañas, Svenja Hahn, Samira Rafaela, Urmas Paet, Nicola Danti

S&D

Miroslav Číž, Paolo De Castro, Bernd Lange, Inma Rodríguez Piñero, Kathleen Van Brempt

 

1

-

GUE/NGL

Helmut Scholz

 

4

0

Verts/ALE

Saskia Bricmont, Anna Cavazzini, Reinhard Bütikofer, Heidi Hautala

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES (16.7.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Jordi Cañas</Depute>

 

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Empleo y Asuntos Sociales pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

A. Considerando que la industria de la Unión emplea a cerca de 35 millones de personas, representa más del 80 % de las exportaciones y tiene un papel dominante en la realización de inversiones extranjeras directas; que el 99 % de las empresas de la Unión son pymes, que representan alrededor del 50 % del PIB de la Unión y dan empleo a más de 100 millones de trabajadores; que la nueva estrategia industrial debe basarse en ecosistemas industriales que engloben a todos los agentes de las cadenas de valor industriales, de las grandes empresas, las pymes y las microempresas a los trabajadores y los consumidores;

B. Considerando que las mujeres y las personas con discapacidad siguen estando infrarrepresentadas en los diferentes sectores y profesiones de la industria, así como en los niveles de gestión, y trabajan más frecuentemente en sectores o subsectores industriales de escaso valor añadido, a pesar de que el 40,1 % de las mujeres ha completado la educación superior y que, en 2019, el 86,2 % de las mujeres del grupo de edad de entre 20 y 24 años había completado, como mínimo, la educación secundaria superior frente al 81 % de los hombres[11];

C. Considerando que Europa necesita una estrategia industrial sostenible desde el punto de vista social y ambiental que dé prioridad a la igualdad de oportunidades y a la cohesión social; que la nueva estrategia industrial de la Unión debe servir de vector en todos los sectores y empresas para crear más y mejores puestos de trabajo, reforzar el papel de las pymes y lograr un mercado de trabajo plenamente inclusivo y equilibrado, a fin de acompañar una doble transición justa hacia una industria digital basada en las energías renovables, altamente eficiente desde el punto de vista de los recursos y de la energía y climáticamente neutra; que la ejecución del Pacto Verde Europeo y de la estrategia digital debe impulsar también el crecimiento sostenible en pos de una industria más ecológica y circular;

D. Considerando que las pymes representan más del 99 % de todas las empresas europeas, pero solo el 17 % han adoptado con éxito tecnologías digitales en sus actividades; que el 70 % de las empresas señalan que el acceso al talento constituye un obstáculo a la inversión en toda la Unión;

E. Considerando que Europa tiene fuertes tradiciones industriales con siglos de antigüedad y, por lo tanto, está preparada para una doble transición eficaz basada en la economía social y en los valores de la Unión;

F. Considerando que la implementación y el uso seguros e inclusivos de la digitalización y la inteligencia artificial son fundamentales para todos los sectores de la industria a fin de lograr una transición industrial ecológica que aumente la competitividad, creando oportunidades de empleo de calidad, modelos de negocio sostenibles y prosperidad económica; que, a este respecto, es importante invertir en investigación e innovación y en educación digital;

G. Considerando que un enfoque europeo con respecto a la inteligencia artificial debería tratar de manera prioritaria los aspectos y dilemas éticos asociados a ella, con el fin de garantizar que se centre en el ser humano, refuerce el bienestar humano, la sensación de seguridad, el bienestar de la sociedad y el medio ambiente y respete plenamente los valores y derechos fundamentales de la Unión;

H. Considerando que la pandemia de COVID-19 ha afectado gravemente a personas que viven y trabajan en la Unión, ha planteado desafíos inéditos para la industria de la Unión y ha tenido un impacto enorme en la organización del trabajo, el empleo y los trabajadores en ciertos sectores, que más de millones de personas podrían perder su empleo y que se espera una contracción media del PIB del 7 % en la Unión; que se ha observado que varias fábricas han transformado rápidamente su línea de producción y han comenzado a fabricar material sanitario; que la crisis acentúa la necesidad de una nueva estrategia industrial;

I. Considerando que, según el informe titulado «Future Jobs» del Foro Económico Mundial, el 65 % de los niños que entran hoy en la escuela primaria terminarán trabajando en empleos que aún no existen; que la mano de obra poco cualificada es especialmente vulnerable en la era digital y que, de acuerdo con las estadísticas de Eurostat, el 77,8 % de los europeos de entre 25 y 64 años consideran que no necesitan más estudios ni formación, lo que les hace vulnerables a las perturbaciones; que, por consiguiente, es necesario apoyar los sistemas de educación y formación que incluyen componentes de reciclaje profesional y sensibilización para impartir las competencias y capacidades básicas, incluida la alfabetización digital, necesarias para las nuevas carreras;

J. Considerando que el diálogo social, en particular la negociación colectiva y la cooperación permanente entre los interlocutores sociales, es imprescindible para una política industrial sólida que mejore las condiciones de trabajo y de empleo, de modo que contribuya a una sociedad más justa que no deje a nadie atrás;

K. Considerando que se debe animar a los interlocutores sociales a que negocien y celebren convenios colectivos en asuntos de su incumbencia, respetando plenamente su autonomía y su derecho a la acción colectiva;

L. Considerando que el crecimiento económico va acompañado de mejores condiciones sociales y de vida y de buenas condiciones de trabajo;

M. Considerando que la estrategia industrial de la Unión debe ayudar a revitalizar las regiones y, por tanto, apoyar su transformación a través de estrategias de especialización inteligente y de los Fondos EIE;

1. Destaca que la política industrial de la Unión debe incluir una sólida dimensión social y ambiental y debe estar en consonancia con el pilar europeo de derechos sociales y con los objetivos del Pacto Verde Europeo y del Acuerdo de París para abordar de manera eficiente las consecuencias sociales y económicas inherentes a los cambios estructurales y contribuir a la consecución de dichos objetivos, con el fin de apoyar la competitividad, el empleo de calidad, unas condiciones de trabajo dignas, la igualdad de oportunidades y el acceso a mercados laborales y sistemas de bienestar eficientes para todos; destaca que la transición hacia una economía circular, neutra desde el punto de vista climático, ofrece nuevas oportunidades para crear empleo y modernizar el sector industrial europeo creando nuevos mercados, en particular mediante la eficiencia energética, el aumento de las fuentes de energía renovables y la promoción de modelos innovadores, como el suprarreciclaje, la reutilización y la reparación;

2. Toma nota de que las recomendaciones específicas por país deberían incluir acciones y cuestiones pertinentes para la política industrial (de la Unión) durante el Semestre Europeo; destaca que es fundamental medir el statu quo y los progresos realizados para avanzar en la elaboración de políticas basadas en hechos, lo que garantizaría también que los Estados miembros de la Unión estuvieran informados sobre los progresos y el desarrollo de la política industrial a nivel nacional y de la Unión;

3. Destaca que la digitalización, la inteligencia artificial, el análisis de macrodatos, la ciberseguridad, la innovación y la elaboración de medidas para las industrias sostenibles son esenciales para crear una mejor cohesión social, alcanzar los objetivos del Pacto Verde Europeo y garantizar la competitividad de la Unión;

4. Subraya la importancia de los trabajadores transfronterizos y temporeros en la prestación de servicios en cuanto elemento clave del esfuerzo de recuperación económica y pide que se adopten medidas para fomentar su movilidad y proteger sus derechos laborales, incluida una mejor aplicación de la legislación existente;

5. Insta a la Comisión a que aborde los problemas a los que se enfrentan los trabajadores transfronterizos y temporeros por lo que respecta a la adquisición de sus derechos sociales, debido a la falta de portabilidad de los derechos de los trabajadores, mediante la rápida aprobación de la revisión del Reglamento sobre la coordinación de los sistemas de seguridad social y la aplicación de soluciones digitales coordinadas a nivel de los Estados miembros, intensificando y racionalizando al mismo tiempo soluciones para combatir el fraude de todo tipo;

6. Acoge favorablemente la ayuda financiera proporcionada por la Comisión para salvar puestos de trabajo a través del Instrumento Europeo de Apoyo Temporal para Atenuar los Riesgos de Desempleo en una Emergencia (SURE), y considera que un régimen europeo de reaseguro de desempleo podría ser un instrumento adicional para acompañar la justa transición hacia una economía circular, neutra desde el punto de vista climático y digital y para contribuir a la resiliencia de la economía europea y, en particular, de la industria europea; espera la propuesta de la Comisión sobre esta materia anunciada por su presidenta, Ursula von der Leyen;

7. Acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión relativa a un plan de recuperación de la UE, presentada el 27 de mayo de 2020, que incluye un presupuesto de la Unión a largo plazo reforzado (MFP 2021-2027) y un nuevo instrumento de recuperación, Next Generation EU, dotado de 750 000 millones de euros, y pide su rápida aprobación; destaca, en este sentido, la importancia de efectuar inversiones sostenibles desde el punto de vista social y ambiental en los sectores industriales especialmente afectados por la crisis a través del Mecanismo de Recuperación y Resiliencia, centrándose en la promoción de políticas activas de empleo, la inversión en competencias e infraestructuras digitales, el emprendimiento y la creación de empresas emergentes, especialmente para las pymes y los trabajadores por cuenta propia, lo que contribuirá a desarrollar una estrategia para una política industrial sostenible y competitiva en toda la Unión;

8. Subraya que, para conseguir o conservar el liderazgo mundial en sectores industriales estratégicos y en determinadas tecnologías con un elevado valor añadido, son fundamentales los proyectos de investigación e innovación en el marco del programa Horizonte Europa y del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología (EIT); recuerda que los esfuerzos de innovación repercuten de forma positiva en la consecución de la neutralidad climática de aquí a 2050, en el liderazgo competitivo para las empresas de la Unión y en la cantidad y la calidad de los puestos de trabajo;

9. Acoge favorablemente la ayuda financiera proporcionada por la Comisión para salvar puestos de trabajo a través del programa SURE, así como otras asociaciones entre los servicios de empleo, los interlocutores sociales y las empresas para facilitar el reciclaje profesional, en particular de los trabajadores temporeros en todo tipo de puestos de trabajo en el sector turístico;

10. Considera que la política industrial de la Unión debe obrar para acelerar la innovación, especialmente en los ámbitos clave de la digitalización y la producción, y debe adoptar estrategias que promuevan la recuperación del empleo de calidad y de las oportunidades de producción en toda la Unión, al tiempo que se garantiza un desarrollo regional equilibrado y sostenible para todas las regiones de la Unión reforzado por la política de cohesión y los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), a fin de mejorar la competitividad mundial de la Unión y evitar una dependencia excesiva de proveedores extranjeros, especialmente en sectores estratégicos como los medicamentos y los productos sanitarios, la ciberseguridad y la seguridad de los datos, los servicios digitales y las tecnologías estratégicas y la energía, lo que a su vez reforzaría la autonomía estratégica de la Unión; destaca en este sentido la importancia que revisten las capacidades de los trabajadores en estos sectores; hace hincapié, además, en la necesidad de promover la inversión pública y el uso correcto de la ayuda estatal, así como de reforzar la inversión de capital por parte de las empresas, diversificar las cadenas de suministro mundiales y hacerlas más sostenibles y transparentes;

11. Reitera que el sector de la industria es uno de los pilares de la economía y está detrás de gran parte de las exportaciones e inversiones europeas en investigación e innovación; subraya el papel fundamental que desempeñan las pymes, en cuanto columna vertebral de la economía, ya que garantizan el crecimiento de la industria de la Unión y la consecución de los objetivos de la transición ecológica y digital; subraya, por tanto, que las pymes deben ocupar un lugar central en la nueva estrategia industrial, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que creen un entorno de apoyo que permita a las pymes desarrollarse y crecer, por ejemplo reduciendo cargas reglamentarias innecesarias, facilitando el acceso a fuentes adecuadas de financiación y apoyando el emprendimiento, aspectos fundamentales para la innovación, la creación de empleo y la inclusión; respalda en este sentido la complementariedad entre la nueva estrategia industrial y el nuevo Plan de Acción para la Economía Circular, que se espera que cree 700 000 nuevos puestos de trabajo en toda la Unión de aquí a 2030, muchos de los cuales beneficiarán en particular a las pymes;

12. Destaca la necesidad de un componente social fuerte en la estrategia industrial de la Unión y de una digitalización inclusiva de la industria; pide a la Comisión que garantice fondos suficientes y un mecanismo eficiente a través del Fondo Social Europeo Plus (FSE+), el Fondo de Transición Justa (FTJ) y otros; pide que la estrategia aborde las necesidades de las regiones industriales menos avanzadas desde el punto de vista tecnológico, incluidas las que dependen en gran medida de combustibles fósiles sólidos y las cubiertas por el artículo 174 del TFUE, y que garantice las inversiones necesarias en infraestructuras, como la cobertura de internet de banda ancha;

13. Destaca la necesidad de recalcar el riesgo de pérdidas de puestos de trabajo debido a la transición industrial y la responsabilidad de las autoridades respecto de la protección social; pide a los Estados miembros que garanticen salarios y apoyo adecuados para los trabajadores en esta transición, centrándose en la empleabilidad y el bienestar, y que consideren la posibilidad de adoptar una gama más amplia de medidas de protección social, como, por ejemplo, regímenes nacionales de renta mínima garantizada, prestaciones por desempleo, ayuda familiar, ayudas para calefacción, pensiones adecuadas, becas para estudiantes, remuneración de las prácticas y ayudas a las personas con discapacidad, a fin de garantizar un nivel de vida digno;

14. Destaca que la inversión en seguridad y salud en el trabajo contribuye a prevenir las enfermedades, los accidentes y la tensión física y psicosocial nociva relacionados con el trabajo, y tiene un efecto positivo tangible en la economía, ya que contribuye a un mejor rendimiento y a carreras profesionales sostenibles; recuerda que, según la Comisión, un euro gastado en seguridad y salud en el trabajo genera un rendimiento de al menos dos euros; destaca que la seguridad y la salud en el trabajo deben ser prioritarias en la nueva estrategia industrial para Europa;

15. Celebra el aumento de los recursos asignados al FTJ, habida cuenta de que para 2030 podrían haber desaparecido 160 000 puestos de trabajo en el sector de la minería del carbón en el marco del proceso de transición industrial a largo plazo, mientras que otros sectores, como las industrias de gran consumo de energía o el sector de la automoción, habrán de hacer frente asimismo a profundos cambios estructurales;

16. Pide a la Comisión que estudie atentamente el impacto de la dependencia de Europa de las importaciones de terceros países, en particular de China y de otros países en los que el Estado ejerce una influencia significativa en el mercado, lo que deriva en consecuencias injustas para las empresas y los empleados de la Unión;

17. Acoge con satisfacción el enfoque «a la medida» que adoptará la Comisión al elaborar los programas en el marco de la estrategia industrial; pide que este enfoque forme parte de una perspectiva realista que tenga en cuenta las necesidades reales de cada ecosistema;

18. Destaca, a fin de proteger los puestos de trabajo en Europa, la necesidad de reformar las normas de competencia de la Unión, velando al mismo tiempo por que esta no deje de estar abierta y resultar atractiva para la inversión extranjera en el marco del Estado de Derecho y de las normas de la Unión;

19. Destaca que la capacidad de atraer, contratar y conservar mano de obra cualificada es fundamental para que la industria de la Unión sea competitiva y sostenible; considera que las políticas activas del mercado de trabajo, la educación y la formación en sectores con perspectiva de futuro, el empleo digno y las condiciones de trabajo, los servicios de guardería accesibles y asequibles, las competencias y capacidades —en particular por lo que se refiere a la educación y formación profesionales (EFP) y las competencias digitales— resultan imprescindibles para subsanar las actuales y futuras carencias en materia de capacidades y apoyar la transición a modelos sostenibles de producción y de prestación de servicios; defiende que la inversión en aprendizaje permanente individualizado, el emprendimiento, incluidas las cooperativas y las empresas sociales, la alfabetización digital y los recursos humanos son importantes para garantizar la mejora de las capacidades y el perfeccionamiento profesional a tiempo y de manera eficaz de los trabajadores y los solicitantes de empleo y contribuyen así a crear una mano de obra sólida y resiliente, por lo que han de formar parte integrante de la estrategia industrial de la Unión; pide, en este sentido, a la Comisión que garantice la complementariedad entre los objetivos de la nueva estrategia industrial, el Pacto Verde Europeo y la anunciada nueva Agenda de Capacidades para Europa centrándose en medidas concretas y estrategias coordinadas destinadas a permitir a los adultos mejorar sus capacidades y cualificaciones para responder a la evolución de los requisitos, las exigencias y las transiciones del mercado de trabajo;

20. Reconoce que las carencias y los desajustes de capacidades son uno de los mayores retos a los que se enfrentan las empresas en la actualidad, ya que dificultan la producción y el crecimiento, y destaca que las capacidades deben corresponder a las necesidades del mercado laboral; considera que los interlocutores sociales deben desempeñar un papel clave en la definición de futuros déficits y carencias de capacidades, así como en el desarrollo de programas de educación y formación, incluida la formación en el puesto de trabajo, y pide a la Comisión y a los Estados miembros que apoyen la planificación estratégica integrada y la mejora de la cooperación y fomenten los intercambios de información entre todos los agentes pertinentes, incluidos los proveedores de EFP, las agrupaciones industriales, las universidades, los servicios públicos de empleo, las empresas, los sindicatos y las autoridades locales y regionales, prestando especial atención a las nuevas capacidades para nuevos sectores y profesiones; destaca en este sentido la importancia que, para el establecimiento de cadenas de valor locales y regionales, revisten las estructuras de apoyo como las redes de pymes, las agencias de desarrollo regional, las agrupaciones de innovación y el asesoramiento en materia de empresas emergentes; pide a la Comisión y a los Estados miembros que mejoren la movilidad laboral y garanticen la portabilidad y el pleno reconocimiento de las competencias y cualificaciones profesionales, así como la protección efectiva de los derechos de seguridad social de los trabajadores móviles dentro de la Unión, y que elaboren políticas para atraer a investigadores, estudiantes con alto rendimiento y trabajadores cualificados de terceros países;

21. Señala que el desarrollo de tecnologías de inteligencia artificial representa tanto oportunidades como desafíos para el futuro del mercado laboral y de la industria de la Unión; señala que la Unión tiene potencial para convertirse en líder mundial en la promoción de un enfoque socialmente responsable de esta tecnología y de su uso; pide a la Comisión que colabore estrechamente con los Estados miembros, los interlocutores sociales y otras partes interesadas pertinentes para ofrecer respuestas adecuadas a los cambios sectoriales que requieren un programa adecuado de reciclaje profesional para los trabajadores, así como la concepción, la aplicación y el cumplimiento de las normas europeas éticas y de seguridad en materia de inteligencia artificial; hace hincapié en que, para consolidar el mercado único, es necesario dar respuesta a las posibles reacciones de la sociedad y formular conceptos e ideas que puedan responder a estos retos, como los posibles aspectos tributarios de los puestos de trabajo sustituidos por la robótica;

22. Pide a la Unión y a los Estados miembros que respeten a los interlocutores sociales y refuercen su papel, que amplíen el alcance de la negociación colectiva y que adopten medidas para promover un entramado importante de sindicatos y asociaciones de empresarios, con el fin de garantizar un sector industrial democrático, inclusivo y socialmente justo; subraya que el diálogo social efectivo es una herramienta esencial para garantizar una transición democrática, inclusiva y justa en el sector industrial; considera que la cooperación conjunta entre la Unión, los Estados miembros, los interlocutores sociales y las organizaciones representativas de la sociedad civil crea un entorno para el crecimiento de la industria europea y que la nueva estrategia industrial debe reflejar las tradiciones del mercado social de la Unión e incluir plenamente a los interlocutores sociales a través de un marco de gobernanza sólido; destaca que el diálogo social contribuye tanto a la competitividad económica como a la cohesión social; pide un mayor refuerzo del diálogo social en toda Europa para equilibrar las relaciones laborales y fomentar la negociación colectiva; destaca que cualquier estrategia industrial debe centrarse en los trabajadores, sus representantes y los sindicatos para garantizar su funcionamiento democrático; pide a la Comisión que los incluya en todo el proceso;

23. Subraya la necesidad de una integración más rápida de los jóvenes aprendices en el mercado de trabajo mediante períodos de prácticas de calidad remuneradas; pide a los Estados miembros que fomenten, desde la enseñanza primaria, una cultura de la EFP en la que se valoren los oficios y se presente la EFP como un itinerario educativo deseable y previsible;

24. Subraya el papel que desempeña la accesibilidad de las actividades de aprendizaje a la hora de crear una cultura del aprendizaje permanente; pide a la Comisión que idee y aliente más posibilidades de acceso a actividades de aprendizaje permanente, como programas universitarios para adultos y personas mayores, centros públicos de aprendizaje, bonos para actividades de aprendizaje, cursos en línea abiertos a todos, más fondos para las organizaciones de la sociedad civil en el ámbito de la educación, así como fondos y actividades para la transición profesional;

25. Acoge con satisfacción el trabajo de la Fundación Europea de Formación (ETF), en particular en el ámbito de la formación profesional, para fomentar la movilidad y ayudar a los países socios a llevar a cabo sus transiciones y desarrollar el capital humano a través de la reforma de sus sistemas de educación y formación y del mercado de trabajo; pide una mayor cooperación en materia de conocimientos y en la puesta en común de información y mejores prácticas entre el Cedefop, Eurofound, el SEAE y la Comisión;

26. Considera que la reciente pandemia ha puesto de relieve la importancia de las soluciones digitales y respetuosas del medio ambiente, en particular el teletrabajo, y la necesidad de establecer normas comunes a nivel europeo para proteger la salud y la seguridad de los trabajadores y garantizar la participación de los interlocutores sociales; considera que el teletrabajo ofrece una serie de ventajas, como un mejor equilibrio entre la vida profesional y la vida privada, la reducción de las emisiones de CO2 provocadas por los desplazamientos diarios al lugar de trabajo y mejores oportunidades de empleo para las personas con discapacidad, los cuidadores, los jóvenes y los habitantes de zonas remotas, aunque reconoce al mismo tiempo que existen retos relacionados con la brecha social, profesional y digital; pide a la Comisión que proponga un marco legislativo para regular las condiciones del teletrabajo en toda la Unión y garantizar condiciones de trabajo y de empleo dignas en la economía digital;

27. Pide a la Comisión que presente una propuesta ambiciosa de actualización del Plan de Acción de Educación Digital europeo que democratice el aprendizaje a distancia, incorpore el aprendizaje permanente y la educación no formal, garantice una mejor financiación para hacer de las capacidades digitales una prioridad absoluta y refuerce la cooperación entre los Estados miembros; pide a la Comisión que analice el importante papel y el potencial del teletrabajo y del aprendizaje a distancia en los sectores público y privado, sin dejar a nadie rezagado;

28. Destaca que la política climática debe aplicarse de manera que apoye las nuevas tecnologías, las inversiones y la innovación y, por lo tanto, la creación de empleo; destaca que, si bien la transición ecológica tiene potencial para crear nuevos empleos ecológicos, los planes de descarbonización de las industrias europeas deben ir acompañados de un mecanismo de ajuste del carbono en frontera compatible con la OMC que sea complementario de las medidas actuales para las fugas de carbono;

29. Pide a los Estados miembros que garanticen marcos de reestructuración preventiva y de concesión de una segunda oportunidad que sean eficaces y permitan a los deudores honestos en situación de dificultad financiera restablecer su viabilidad y evitar la insolvencia, sin disuadirlos de intentar poner en marcha nuevas ideas;

30. Destaca que el equilibrio de género y el logro de la igualdad entre hombres y mujeres deben ser uno de los principios fundamentales de la estrategia industrial de la Unión; pide a la Comisión que incluya la perspectiva de género en su estrategia de política industrial, en particular en las medidas orientadas a la transformación digital y ecológica, y que incentive la participación de las mujeres en la economía digital, el emprendimiento, la educación y el empleo en los ámbitos de las CTIM y las TIC con el fin de eliminar toda brecha de género industrial y digital; pide a la Unión, a los Estados miembros y a los interlocutores sociales que eliminen toda discriminación salarial por motivo de edad o de género en el sector industrial y que velen, de acuerdo con la legislación y las prácticas nacionales, por que todos los trabajadores tengan derecho a un salario adecuado, ya sea a través de convenios colectivos o de salarios mínimos legales; pide a los Estados miembros que desbloqueen por fin la propuesta de Directiva sobre mujeres en los consejos de administración, presentada en 2012, a fin de aumentar la proporción de mujeres en puestos directivos;

31. Pide a la Comisión que vele por que la Estrategia Europea sobre Discapacidad para después de 2020 aborde y promueva la inclusión de las personas con discapacidad en los sectores y empleos industriales y en la sociedad en su conjunto, luchando contra la discriminación, fomentando la solidaridad y garantizando la accesibilidad a través de la eliminación de las barreras físicas, digitales y sociales y del desarrollo de tecnologías asistenciales digitales; insta al sector industrial a que aplique plenamente el principio de diseño universal con el fin de que la plena accesibilidad sea un principio desde la fase de diseño y a que dialogue con las organizaciones que representan a las personas con discapacidad;

32. Destaca que la Unión y los Estados miembros deben mantenerse unidos para promover la posición de la industria europea en el mundo, creando una base industrial amplia y competitiva, de acuerdo con el objetivo de neutralidad climática para 2050; subraya que la creación de empleo de calidad, la protección social, el buen funcionamiento de los servicios públicos y el Estado de Derecho desempeñan un papel importante en la prosperidad de las actividades industriales en este contexto;

33. Pide a la Unión y a los Estados miembros que, en el contexto de la política industrial europea, garanticen que solamente se preste ayuda financiera y se concedan subvenciones a las empresas que respeten los convenios colectivos aplicables; subraya además que la ayuda de emergencia tras una situación de crisis, como la de la COVID-19, debe facilitarse solamente a las empresas que se abstengan de recomprar acciones, pagar dividendos a los accionistas y entregar primas a los directivos, y que no estén registradas en paraísos fiscales.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

16.7.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

41

6

6

Miembros presentes en la votación final

Atidzhe Alieva-Veli, Abir Al-Sahlani, Marc Angel, Dominique Bilde, Gabriele Bischoff, Vilija Blinkevičiūtė, Milan Brglez, Sylvie Brunet, David Casa, Leila Chaibi, Margarita de la Pisa Carrión, Özlem Demirel, Klára Dobrev, Jarosław Duda, Estrella Durá Ferrandis, Rosa Estaràs Ferragut, Nicolaus Fest, Loucas Fourlas, Cindy Franssen, Heléne Fritzon, Helmut Geuking, Elisabetta Gualmini, Alicia Homs Ginel, France Jamet, Agnes Jongerius, Radan Kanev, Ádám Kósa, Stelios Kympouropoulos, Katrin Langensiepen, Miriam Lexmann, Elena Lizzi, Radka Maxová, Kira Marie Peter-Hansen, Manuel Pizarro, Dennis Radtke, Elżbieta Rafalska, Guido Reil, Daniela Rondinelli, Mounir Satouri, Monica Semedo, Beata Szydło, Eugen Tomac, Romana Tomc, Yana Toom, Nikolaj Villumsen, Marianne Vind, Maria Walsh, Stefania Zambelli, Tatjana Ždanoka, Tomáš Zdechovský

Suplentes presentes en la votación final

Marc Botenga, Jordi Cañas, Lukas Mandl, Samira Rafaela, Anna Zalewska

 


 

VOTACIÓN FINAL NOMINAL
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

41

+

ECR

Helmut Geuking, Elżbieta Rafalska, Beata Szydło, Anna Zalewska, Margarita de la Pisa Carrión

NI

Daniela Rondinelli

PPE

David Casa, Jarosław Duda, Rosa Estaràs Ferragut, Loucas Fourlas, Cindy Franssen, Ádám Kósa, Stelios Kympouropoulos, Lukas Mandl, Dennis Radtke, Eugen Tomac, Romana Tomc, Maria Walsh

Renew

Abir Al-Sahlani, Atidzhe Alieva-Veli, Sylvie Brunet, Jordi Cañas, Samira Rafaela, Monica Semedo, Yana Toom

S&D

Marc Angel, Gabriele Bischoff, Vilija Blinkevičiūtė, Milan Brglez, Klára Dobrev, Estrella Durá Ferrandis, Heléne Fritzon, Elisabetta Gualmini, Alicia Homs Ginel, Agnes Jongerius, Manuel Pizarro, Marianne Vind

Verts/ALE

Katrin Langensiepen, Kira Marie Peter-Hansen, Mounir Satouri, Tatjana Ždanoka

 

6

-

ID

Dominique Bilde, Nicolaus Fest, France Jamet, Elena Lizzi, Guido Reil, Stefania Zambelli

 

6

0

GUE/NGL

Marc Botenga, Leila Chaibi, Özlem Demirel, Nikolaj Villumsen

PPE

Miriam Lexmann

Renew

Radka Maxová

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE MERCADO INTERIOR Y PROTECCIÓN DEL CONSUMIDOR (3.9.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Adam Bielan</Depute>

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Mercado Interior y Protección del Consumidor pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

1. Subraya que la pandemia de COVID‑19 ha afectado gravemente a las economías europea y mundial en lo que respecta tanto a las finanzas públicas como a la capacidad del sector privado para ofrecer empleo e invertir recursos en activos o innovación; destaca que ha provocado asimismo demoras tanto en la fabricación como en las adaptaciones que son obligatorias por ley; llega por otra parte a la conclusión de que la pandemia ha evidenciado la dependencia de la Unión de determinadas cadenas de valor estratégicas; considera que la Comisión ha de plantearse medidas, incluidas políticas públicas, que garanticen el buen funcionamiento del mercado único, así como la resiliencia y la autonomía de sectores estratégicos de la industria europea;

2. Cree por tanto que será necesaria una importante revisión de la estrategia industrial, preparada antes de la epidemia y publicada en una fase inicial de la pandemia en Europa, al objeto de reflejar los cambios en cuanto a las perspectivas económicas y la nueva misión de la Comisión: concentrarse en la transición industrial, devolver a la senda del crecimiento las economías en el conjunto de la Unión y dar respuesta a las crecientes divergencias reforzando todas las economías, tanto las del norte como las del sur, las del este como las del oeste; pide a la Comisión que concrete medidas integrales, dinámicas y sostenibles en beneficio de la ciudadanía y las empresas; estima que para ello resulta necesario un enfoque europeo común;

3. Subraya que la Comisión debe actuar en el sentido de remediar las perturbaciones del mercado único; destaca por otra parte que la estrategia no ha de limitarse a devolver el mercado único a su situación anterior basándose en la eliminación de las perturbaciones en relación con la pandemia de COVID‑19; considera que esta política industrial debe asimismo redundar en un desarrollo más resiliente y sostenible, eliminar los obstáculos injustificados al mercado único que aún queden, también en los servicios, y garantizar la ejecución y cumplimiento eficaces y equitativos de las normas del mercado único;

4. Pide a la Comisión que, junto con los Estados miembros, emprenda la realización de un análisis general e intersectorial de las economías de la Unión, a fin de comprender la gravedad de los perjuicios infligidos por la pandemia de COVID‑19 y valorar el alcance de las interrupciones en las cadenas de valor transfronterizas; considera que esta información constituye una base fundamental para que la Comisión pueda presentar recomendaciones actualizadas y establecer las políticas clave que servirán para reforzar una recuperación colectiva a largo plazo dentro del mercado único que no deje a nadie atrás;

5. Estima que, partiendo de esta base de información general, en la nueva estrategia industrial de la Comisión se ha de dar prioridad a una recuperación económica sostenible y equitativa, a las transiciones digital y ecológica, y al bienestar y las oportunidades de los ciudadanos y consumidores de modo que se haga hincapié en el compromiso común de reconstruir el mercado único y la industria europea y reforzar la resiliencia de estos, así como de buscar el provecho de todos los Estados miembros y sus ciudadanos y empresas; pide a la Comisión que se fije atentamente en los principios relativos a «Legislar mejor», incluida la valoración en particular de las propuestas de la Comisión al objeto de tener en cuenta que se respete el principio de proporcionalidad de modo que quede garantizado que todas las medidas contribuyen al establecimiento de un mercado único sólido; recuerda en este sentido el principio de «una más, una menos», que cuenta con el respaldo de la Comisión, al objeto de disminuir la burocracia;

6. Hace hincapié en que es fundamental reforzar la resiliencia de los ecosistemas industriales del mercado único, y para ello es necesario un marco legislativo dinámico, lo que incluye tratar los marcos en materia de competencia y ayudas estatales; acoge con satisfacción los catorce ecosistemas definidos por la Comisión y la necesidad de redirigir una parte de sus actividades fundamentales hacia el mercado interior, lo que ha de redundar en la mejora de la resiliencia de la industria europea, un refuerzo de su autonomía y una reducción de la dependencia respecto a terceros países;

7. Recuerda que, durante la pandemia de COVID‑19, varios sectores esenciales, como el alimentario, el farmacéutico y el sanitario, así como sus cadenas de suministro, han sufrido fuertes perturbaciones, lo que ha obligado tanto a productores como a consumidores intermedios a encontrar nuevos proveedores y salidas comerciales alternativas; subraya que, únicamente tras haber llevado a cabo una evaluación de impacto a fondo, una estrategia industrial revisada debe impulsar los cambios necesarios de forma justa y sostenible para evitar en el futuro el colapso de las cadenas de suministro e interrupciones de la producción en sectores esenciales como consecuencia de las relocalizaciones, así como para lograr que la Unión deje de depender de las importaciones de bienes de primera necesidad y medicamentos de terceros países en caso de una nueva crisis, garantizando al mismo tiempo la competitividad de la economía de la Unión;

8. Pide a la Comisión que incluya en la nueva estrategia industrial mecanismos compensatorios de los costes derivados de la producción industrial sostenible de la Unión al objeto de garantizar la competitividad de la industria de la Unión en el mercado mundial;

9. Destaca que la competitividad industrial de la Unión está supeditada no solo al buen funcionamiento de las cadenas de suministro y la libre circulación de bienes, sino en particular a que haya un mercado único de servicios plenamente operativo; recuerda que estamos asistiendo a un proceso de terciarización de la industria; subraya que la Comisión debe, al llevar a cabo cualquier revisión del conjunto de prioridades, incluir el estudio de la manera de avanzar en el mercado único de servicios transfronterizos, pues está demostrado que con ello se pueden impulsar la competitividad y el crecimiento en toda la Unión Europea; pide a la Comisión que afronte las barreras injustificadas, sean o no reglamentarias, que obstaculizan el mercado interior, las cuales son en ocasiones el resultado de normas nacionales restrictivas y complejas, una escasa capacidad administrativa o la transposición imperfecta o aplicación inadecuada de las normas europeas, sin que deje por ello de haber una gran exigencia en cuanto a la protección de los consumidores; destaca la importancia de una gobernanza más flexible y transparente al objeto de avanzar en la integración del mercado interior y su industria gracias a mejores herramientas de seguimiento, resultados y administración electrónica, como el cuadro de indicadores del mercado interior, una red SOLVIT reforzada y la pasarela digital;

10. Hace hincapié en la importancia de que Europa se convierta en un modelo mundial de sostenibilidad, un aspecto fundamental en los planes para el fomento de la industria europea, y destaca la necesidad de avanzar en la economía circular y fomentar la producción sostenible ofreciendo incentivos a la innovación; recuerda que para que la transición hacia un mercado único más sostenible llegue a buen puerto resulta necesario un mayor grado de confianza entre los Estados miembros; considera que la nueva estrategia industrial debe, en consonancia con el Nuevo Pacto Verde, centrarse entre otras cuestiones en la creación y el fomento de industrias ecológicas; subraya la necesidad de fortalecer la industria europea al objeto de apoyar la aparición de nuevos mercados armonizados en los que se materialice la economía circular; destaca la importancia que reviste el mercado interior en relación con la reutilización de las materias primas originales y secundarias dentro del pleno respeto de la legislación aplicable;

11. Recuerda las Conclusiones del Consejo Europeo de 12 de diciembre de 2019, en las que se destaca que es necesario instaurar un marco de actuación que beneficie a todos los Estados miembros y se detalla que todas las medidas legislativas y políticas pertinentes de la Unión deben ser coherentes con la consecución del objetivo de la neutralidad climática y contribuir a ella, manteniendo al mismo tiempo la competitividad de la Unión; pide en consecuencia los instrumentos, incentivos e inversiones adecuados para garantizar una transición rentable y justa; considera que en dicho marco se deben tener en cuenta las diferentes circunstancias y puntos de partida de cada Estado; subraya que la estrategia industrial revisada tiene que contribuir a una mayor sostenibilidad del mercado interior teniendo al mismo tiempo en cuenta la necesidad de reforzar la protección de los consumidores;

12. Destaca que un sector público solido que vaya de la mano de una industria próspera puede contribuir de manera activa, a través de inversiones y del fomento de infraestructuras industriales, a que resulte más fácil la necesaria transformación de la economía y la sociedad de la Unión, lo cual es algo a lo que también obligan los objetivos del Pacto Verde Europeo; es consciente en este sentido de que la mayoría de los sectores públicos y privados se enfrentarán a notables limitaciones financieras en los años venideros; subraya por otra parte que esta transformación requerirá grandes desembolsos de capital y debería reflejar las limitaciones de inversión de la industria, así como las mayores limitaciones en los presupuestos de los Estados miembros como consecuencia de la pandemia de COVID‑19; anima por tanto a la Comisión a que entable un diálogo activo y abierto con todos los sectores industriales y las partes interesadas pertinentes, velando por que los cambios en la nueva legislación no repercutan negativamente en el mercado único; manifiesta su preocupación por las desigualdades en cuanto a la velocidad de evolución, en particular en las zonas menos desarrolladas de la Unión y en las regiones ultraperiféricas, en las que para lograr transformaciones hacen falta medidas de mucho mayor calado; pide encarecidamente a la Comisión que en su estrategia industrial revisada adopte un modelo que resulte flexible y brinde apoyo, a fin de lograr que no se deje a nadie atrás; recuerda en este sentido que el compromiso y enfoque europeo, que está precisado en el Plan de Recuperación para Europa de la Comisión, constituye un medio para que resulte más fácil la consecución de los objetivos generales de la Unión;

13. Hace hincapié en la importancia que reviste la digitalización del sector industrial de la Unión, también en lo que respecta a la verificación previa a la entrada en el mercado interior de los insumos industriales; destaca que las nuevas tecnologías, como la inteligencia artificial, el internet de las cosas o la robótica, desempeñan un importante papel que es proporcional a las posibilidades que encierran de contribuir al desarrollo de procesos e innovaciones industriales, siendo así de utilidad a los consumidores a través de productos y servicios innovadores y a las empresas mediante un rendimiento optimizado; pide en consecuencia a la Comisión que instaure un mercado único europeo digital y de datos, a fin de impulsar las posibilidades transfronterizas en toda la Unión tanto para las empresas como para los ciudadanos, y que invierta sumas importantes en redes de alta velocidad resilientes y seguras a las que se pueda acceder desde todas las regiones, en inteligencia artificial, en la economía de los datos, y en la producción inteligente y en tres dimensiones; subraya por otra parte que la política industrial debe tener en cuenta el marco jurídico de la Unión en materia de seguridad de los consumidores y responsabilidad y adecuarse en el momento oportuno a los avances tecnológicos para lograr altas cotas de protección de los consumidores, confianza en las nuevas tecnologías y seguridad jurídica para las empresas;

14. Destaca el importante papel que desempeña la contratación pública en la conformación del sector industrial europeo y que con ello se podría ayudar a fomentar mercados de productos innovadores y sostenibles, también con el impulso procedente del actual marco voluntario de contratación pública ecológica; estima que podría lograrse que las políticas de contratación pública rindieran aún mayor fruto aplicando correctamente, armonizando o simplificando la legislación pertinente; anima a la Comisión a que lleve a cabo un análisis en profundidad de la manera en que equiparar los criterios sociales y medioambientales con los económicos podría resultar positivo para el marco europeo de adjudicación de contratos públicos, prestando para ello especial atención al uso eficiente del dinero de los contribuyentes, la medida en que aumenta la participación de las pymes y las repercusiones sobre las inversiones estratégicas; destaca que el mercado europeo de contratación pública ofrece importantes oportunidades a las empresas radicadas tanto dentro como fuera de la Unión; subraya por tanto la necesidad de aplicar el principio de reciprocidad, en particular cuando a las empresas europeas se les niega la igualdad de oportunidades en terceros países; toma nota en este sentido del Libro Blanco de la Comisión sobre el establecimiento de condiciones equitativas en lo que respecta a las subvenciones extranjeras (COM(2020)0253);

15. Considera que deben ponerse al día las normas que rigen la competencia en la Unión al objeto de que resulten adecuadas tanto para proteger la integridad del mercado único europeo como en el contexto económico mundial, así como para fomentar la aparición de contendientes europeos que puedan competir con empresas líderes mundiales, para ayudar a los Estados miembros a lograr el liderazgo tecnológico y para bloquear las adquisiciones hostiles de empresas estratégicas de la Unión; pide mientras tanto a la Comisión que vele por que los marcos temporales aprobados para la ayuda estatal no falseen la competencia en el seno del mercado único a medio y largo plazo; considera que reviste asimismo importancia proteger los intereses de las pymes, las microempresas y las empresas emergentes; pide al mismo tiempo a la Comisión que permita el uso efectivo de ayudas públicas en los Estados miembros cuando sea fundamental evitar importantes perturbaciones económicas; destaca que, cuando la competencia es disfuncional, resultan mermadas las posibilidades de los consumidores y socavado su bienestar;

16. Hace hincapié en que la estrategia industrial ha de respaldar los principios de un comercio libre, justo y sostenible, así como el compromiso de la Unión de colaborar con nuestros socios mundiales en la reforma del sistema multilateral de comercio; pide a la Comisión que aclare de qué manera pretende mantenerse fiel a estos compromisos a la vez que impulsa el surgimiento en Europa de líderes a escala mundial;

17. Destaca que la gran cantidad de divergencias en lo que a los controles de los productos de terceros países, los procedimientos de aduanas y las políticas de sanciones en los puntos de entrada a la unión aduanera de la Unión respecta provocan con frecuencia no solo distorsiones en los flujos comerciales y en la cadena de suministro, sino también notables riesgos para la salud y la seguridad de los consumidores en el mercado único; insiste en que la Comisión garantice que los controles aduaneros en toda la Unión se rijan por las mismas normas por medio de un mecanismo de control aduanero unificado y directo en colaboración con los Estados miembros y desde el pleno cumplimiento del principio de subsidiariedad;

18. Recuerda que hay múltiples sectores —como el de la ingeniería mecánica, el de la logística, el alimentario, el farmacéutico, el de los productos sanitarios, el del automóvil y el de la aviación— que resultan fundamentales para la economía europea y en los que Europa no ha de perder su posición privilegiada; recuerda por otra parte que dichos sectores están constantemente sometidos a la presión resultante de muchas de las transformaciones previstas en la economía del futuro, así como que se han visto gravemente afectados por las repercusiones de la pandemia de COVID‑19; considera que la estrategia industrial revisada debe disponer medidas específicas para dichos sectores, en particular para el de la aviación y el del automóvil, incluido un apoyo monetario adecuado; cree que, en particular en el caso del sector automovilístico, hacen falta medidas tanto para estimular la demanda de vehículos en el marco de la eliminación de los modelos más antiguos de las carreteras de toda la Unión y su sustitución por otros de emisión cero y de baja emisión a través de planes de recompra y reposición como para suprimir todo obstáculo a la innovación en el mercado mediante el desbloqueo de la homologación de tipo y matriculación de los vehículos de última tecnología, además de la inversión en infraestructuras orientadas al futuro, como estaciones de recarga y repostaje; considera que estas medidas pueden aumentar la confianza de los consumidores en la calidad de los productos adquiridos y fabricados en el mercado interior y reforzar la economía de la Unión; pide a la Comisión que se plantee la posibilidad de aplazar la ejecución de aquella legislación cuya aplicación pueda haberse visto afectada por la crisis de la COVID‑19;

19. Subraya la importancia de las medidas y de los canales de información a la hora de ayudar a las microempresas, las pymes y las empresas emergentes a digitalizarse y avanzar con paso firme hacia la «industria 4.0»; pide a la Comisión y a los Estados miembros que brinden apoyo a las empresas emergentes y a las pymes asignando más compromisos financieros al Programa sobre el Mercado Único y a los centros de innovación digital, lo que les facilitará el desarrollo y despliegue de sus productos, permitiéndoles de este modo hacer realidad todas las posibilidades que encierran en cuanto al crecimiento y el empleo en Europa, en particular mediante el establecimiento de cadenas europeas de valor añadido de acuerdo con objetivos sostenibles; destaca la importancia de la coordinación con otros actores mundiales de peso en el ámbito de las tecnologías emergentes, de lo que surgiría un enfoque compatible a escala mundial que permitiría la libre expansión de las empresas europeas, incluidas las pymes, en los mercados no solo europeos, sino también mundiales;

20. Considera que los proyectos con el apoyo de la Unión Europea desempeñan un papel fundamental a la hora de reforzar las distintas dimensiones del mercado interior, habida cuenta de su importante envergadura y uso de la financiación; es en este sentido consciente de la importancia que reviste la creación de nuevas asociaciones en ámbitos estratégicos, como la Alianza Europea de Baterías, a fin de reconstruir cadenas de suministro sostenibles en Europa.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

3.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

33

1

10

Miembros presentes en la votación final

Alex Agius Saliba, Andrus Ansip, Alessandra Basso, Brando Benifei, Adam Bielan, Hynek Blaško, Biljana Borzan, Vlad-Marius Botoş, Markus Buchheit, Dita Charanzová, Deirdre Clune, David Cormand, Petra De Sutter, Carlo Fidanza, Evelyne Gebhardt, Sandro Gozi, Maria Grapini, Svenja Hahn, Virginie Joron, Eugen Jurzyca, Arba Kokalari, Marcel Kolaja, Kateřina Konečná, Andrey Kovatchev, Jean-Lin Lacapelle, Maria-Manuel Leitão-Marques, Morten Løkkegaard, Adriana Maldonado López, Antonius Manders, Beata Mazurek, Leszek Miller, Dan-Ștefan Motreanu, Kris Peeters, Anne-Sophie Pelletier, Christel Schaldemose, Andreas Schwab, Tomislav Sokol, Ivan Štefanec, Kim Van Sparrentak, Marion Walsmann, Marco Zullo

Suplentes presentes en la votación final

Maria da Graça Carvalho, Anna Cavazzini, Krzysztof Hetman

 


 

 

VOTACIÓN FINAL NOMINAL
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

33

+

ECR

PPE

GUE/NGL

NI

Renew

S&D

Adam Bielan, Carlo Fidanza, Eugen Jurzyca, Beata Mazurek

Maria da Graça Carvalho, Deirdre Clune, Krzysztof Hetman, Arba Kokalari, Andrey Kovatchev, Antonius Manders, Dan‑Ștefan Motreanu, Kris Peeters, Andreas Schwab, Tomislav Sokol, Ivan Štefanec, Marion Walsmann

Kateřina Konečná

Marco Zullo

Andrus Ansip, Vlad‑Marius Botoş, Dita Charanzová, Sandro Gozi, Svenja Hahn, Morten Løkkegaard

Alex Agius Saliba, Brando Benifei, Biljana Borzan, Evelyne Gebhardt, Maria Grapini, Maria‑Manuel Leitão‑Marques, Adriana Maldonado López, Leszek Miller, Christel Schaldemose

 

1

-

ID

Hynek Blaško

 

10

0

GUE/NGL

Verts/ALE

ID

Anne‑Sophie Pelletier

Anna Cavazzini, David Cormand, Petra De Sutter, Marcel Kolaja, Kim Van Sparrentak

Alessandra Basso, Markus Buchheit, Virginie Joron, Jean‑Lin Lacapelle

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE DESARROLLO REGIONAL (9.9.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Tsvetelina Penkova</Depute>

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Desarrollo Regional pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

A.  Considerando que la industria nacional es un motor de desarrollo sostenible y de crecimiento, exportaciones, innovación, bienestar social y prosperidad dentro de la Unión Europea; que la pandemia de COVID-19, que ha provocado una crisis socioeconómica sin precedentes, ha provocado perturbaciones en las cadenas de valor debido a la deslocalización de industrias, y ha puesto de manifiesto que la Unión carece de una autonomía industrial estratégica abierta en sectores vitales de la economía; que, no obstante, la pandemia también ha demostrado la resiliencia de las regiones de la Unión a la hora de ofrecer respuestas innovadoras a los retos sociales;

B. Considerando que las pymes de la Unión estimulan la competencia en el mercado único y desempeñan un papel crucial en la industria de la Unión como columna vertebral y motor de la economía; que las pymes en general, y las empresas de la economía social en particular, se han visto gravemente afectadas por la pandemia, experimentando una grave crisis de liquidez; que, por consiguiente, se debe apoyar y alentar a las pymes en lo que se refiere a la creación de puestos de trabajo innovadores, ecológicos, de calidad y seguros en su transición hacia la sostenibilidad medioambiental y una economía más digitalizada y resiliente en todas las regiones de la Unión, lo que debe lograrse mediante estímulos en lugar de mediante el deterioro de los sectores productivos; que una opción podría ser la utilización, a tal fin, de la flexibilidad existente en el marco del Pacto de Estabilidad y Crecimiento;

C. Considerando que la nueva estrategia industrial para Europa desempeñará un papel fundamental en la creación de una economía más verde, más digitalizada y más resiliente; que un enfoque que tenga en cuenta las especificidades locales, por ejemplo a través de la especialización inteligente, ayuda a las regiones a crear un entorno en el que los ecosistemas industriales innovadores pueden crecer y desarrollarse y fomenta los vínculos entre la industria, las pymes, los centros de investigación, las comunidades locales y otros agentes locales y regionales, así como las partes interesadas nacionales;

1. Recuerda que el futuro de la industria de la Unión está vinculado a una adaptación de la economía a los principios establecidos en el Pacto Verde Europeo, una hoja de ruta hacia un nuevo crecimiento y el desarrollo sostenible en la Unión, al tiempo que contribuye a la consecución de los objetivos del Acuerdo de París, los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas y la transición hacia una economía digital (la Agenda Digital); recuerda que estos principios también tienen por objeto reunir a los ciudadanos, los municipios, las regiones y los Estados miembros, así como a las empresas (en particular las pymes) y otras partes interesadas, con el fin de desarrollar un sector industrial sostenible y, por tanto, competitivo a escala internacional, englobando a las regiones en el proceso de lograr una transición justa y equitativa y fomentando al mismo tiempo la cohesión entre todas las regiones, de modo que nadie se quede atrás;

2. Destaca que las inversiones en las industrias tradicionales, junto con la atención a la investigación, la innovación y el despliegue de tecnologías innovadoras, la transición a un sistema energético sostenible, asequible y seguro, así como la educación, el reciclaje profesional y la mejora de las capacidades de los trabajadores (especialmente en las pymes) deben ser los motores del crecimiento industrial de la Unión, han de fomentar la cohesión social, económica y territorial y la cooperación entre todas las regiones de la Unión, y deben respetar las características y diversidad individuales de las regiones, permitiéndoles lograr un crecimiento económico justo, sostenible, resiliente, equilibrado desde el punto de vista del género e integrador tanto en las zonas rurales como en las urbanas; hace hincapié en que la estrategia industrial de la Unión debe prestar especial atención a los retos de las regiones ultraperiféricas y de otras regiones que se enfrentan a desventajas naturales o demográficas, como se indica en los artículos 349 y 174 del TFUE;

3. Subraya que, al apoyar a las pymes a través de los Fondos Estructurales y de Inversión Europeos (Fondos EIE), los objetivos deben ser, entre otros, una transformación económica innovadora, digital y basada en el conocimiento y una transición justa hacia una Unión ecológica, eficiente en el uso de la energía y los recursos, diversificada y neutra en carbono más conectada y cohesionada, y que aspire a garantizar el empleo sostenible a largo plazo en todas sus regiones mediante el crecimiento económico y la diversificación de las industrias existentes a través de la competitividad industrial, mitigando al mismo tiempo los efectos económicos y sociales negativos de la deslocalización de industrias;

4. Reitera que los sectores público y privado han de desempeñar un nuevo rol importante a la hora de facilitar una transición justa mediante el fomento de una transición energética ecológica, equitativa y eficiente, inversiones verdes y azules, la economía circular, incluida la gestión de residuos, la eficiencia en el uso de la energía y los recursos, la seguridad alimentaria y la transición digital (y, por tanto, la competitividad industrial), así como la adaptación al cambio climático y la mitigación del mismo y, en consecuencia, la prevención del riesgo en todas las regiones de la Unión; recuerda las propuestas en pro de una contratación pública innovadora y la necesidad de promover inversiones públicas a largo plazo y una colaboración público-privada en aras de respaldar el crecimiento económico y la transición hacia una economía más limpia;

5. Acoge con agrado el instrumento de recuperación «Next Generation EU», destinado a desarrollar políticas industriales y de cohesión sólidas para financiar la recuperación y abordar las necesidades de recuperación más urgentes; señala, no obstante, que la política de cohesión de la Unión precisa una financiación suficiente que proceda de los Fondos EIE, con el fin de promover la cohesión económica, social y territorial en todas las regiones de la Unión Europea mediante la ayuda a la reducción de las disparidades económicas y sociales, al logro de una convergencia positiva y al impulso del desarrollo sostenible y resistente al cambio climático, con vistas a detener e invertir la pérdida de biodiversidad; reconoce, además, el papel que pueden desempeñar los Fondos EIE en todas las regiones a la hora de ayudar a desarrollar competencias y capacidades para la especialización inteligente y la transición digital;

6. Considera que la Unión debe estar atenta a la hora de preservar y desarrollar una estrategia y una producción industriales que garanticen la autonomía estratégica europea en el contexto geopolítico, reduciendo costes y asegurando la disponibilidad y el suministro de servicios, productos y equipos esenciales para los ciudadanos en el mercado único; pide que se redoblen los esfuerzos para garantizar unas cadenas de valor sólidas en Europa con el fin de reducir la dependencia de terceros países en sectores estratégicos clave y asegurar el suministro de productos seguros de alta calidad mediante el traslado de la fabricación de vuelta a las regiones europeas y la reubicación de las instalaciones industriales; cree firmemente, en este contexto, que existe una necesidad urgente de pasar de una economía lineal a una economía circular;

7. Sostiene que, con vistas a lograr una transición justa hacia una economía climáticamente neutra en la Unión a más tardar en 2050, las inversiones en la producción industrial nueva o transformada en regiones intensivas en carbono deben beneficiarse de una inversión pública a largo plazo mediante un apoyo financiero sustancial del Fondo de Transición Justa, así como de los Fondos EIE, contribuyendo así a eliminar la pobreza energética y el dumping social y a reducir las emisiones, garantizando al mismo tiempo que nadie se quede atrás; recuerda que, en su Resolución, de 15 de enero de 2020, sobre el Pacto Verde Europeo[12], el Parlamento subrayó que, para que la Unión cumpla sus objetivos en materia de clima y sostenibilidad, todos los sectores deben aumentar su uso de las energías renovables y eliminar gradualmente las subvenciones directas e indirectas a los combustibles fósiles en la Unión y en cada Estado miembro;

8. Considera que, como consecuencia de la pandemia de COVID-19, la Unión, junto con los Estados miembros, debe contribuir a salvaguardar su tejido económico, productivo y social, sus sectores industriales y administrativos y a sus ciudadanos, quienes se han visto gravemente afectados por la crisis y han sufrido un grave impacto en su salud y las secuelas económicas a largo plazo; cree que deben extraerse enseñanzas de esta crisis, especialmente en lo que se refiere a la salvaguardia de las cadenas de valor en los sectores clave, como los suministros sanitarios; recuerda la importancia de situar específicamente a las pymes entre los beneficiarios de las medidas de la fase de recuperación; señala que un acceso más fácil y flexible a la financiación garantizará una rápida recuperación;

9. Subraya que una de las prioridades de la nueva estrategia industrial debe ser apoyar a las regiones en lo que se refiere a la diversificación de sus industrias, así como estimular la inversión y la innovación y redesarrollar y reforzar la resiliencia de las economías locales y regionales con el fin de detener su declive industrial y la despoblación; observa que una política industrial de base local permite un enfoque adaptado que crea una política fundada en las ventajas comparativas existentes y que ayuda a las empresas a orientarse hacia los sectores de alta tecnología; considera que los Fondos EIE también deben dirigirse a los grupos con escasez de emprendedores (jóvenes, mujeres, personas mayores y personas con discapacidad), cuyo potencial emprendedor debe aprovecharse plenamente; reitera que, a fin de aumentar la cohesión social y reducir las desigualdades, es imprescindible impulsar la capacidad empresarial de esas categorías de población activa, lo que sería una forma poderosa de participación en el mercado de trabajo;

10. Estima que una estrategia industrial solo puede tener éxito con un mercado único y un diálogo social que funcionen correctamente, con la participación de la comunidad empresarial, los sindicatos, las ONG, las autoridades nacionales, regionales y locales y otras partes interesadas; destaca la importancia de la creación de un panorama de financiación simplificado y coherente, que abarque desde la investigación y el desarrollo hasta la penetración en el mercado a escalas regional, nacional y de la Unión, en particular en relación con los Fondos EIE, mediante la simplificación, la armonización y la complementariedad de las normas de los distintos instrumentos de financiación, por ejemplo, con Horizonte Europa; anima, además, a que se formen sinergias entre las fuentes de financiación de la Unión, nacionales, regionales y privadas para costear proyectos de innovación dirigidos por la industria, en concreto con vistas a respaldar un uso continuado de los fondos y un intercambio fecundo de ideas utilizando los principios de especialización inteligente como una guía para coordinar esfuerzos, mejorar la eficiencia, reducir la burocracia y evitar duplicaciones.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

7.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

38

0

3

Miembros presentes en la votación final

François Alfonsi, Mathilde Androuët, Pascal Arimont, Adrian-Dragoş Benea, Isabel Benjumea Benjumea, Tom Berendsen, Erik Bergkvist, Stéphane Bijoux, Franc Bogovič, Andrea Cozzolino, Corina Crețu, Rosa D’Amato, Tamás Deutsch, Christian Doleschal, Francesca Donato, Raffaele Fitto, Chiara Gemma, Cristian Ghinea, Mircea-Gheorghe Hava, Manolis Kefalogiannis, Ondřej Knotek, Constanze Krehl, Elżbieta Kruk, Cristina Maestre Martín De Almagro, Pedro Marques, Martina Michels, Andżelika Anna Możdżanowska, Niklas Nienaß, Andrey Novakov, Younous Omarjee, Alessandro Panza, Tsvetelina Penkova, Caroline Roose, André Rougé, Vincenzo Sofo, Susana Solís Pérez, Irène Tolleret

Suplentes presentes en la votación final

Katalin Cseh, Lena Düpont, Alexandra Geese, Hannes Heide

 

 


 

 

VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

38

+

ECR

Raffaele Fitto, Elżbieta Kruk, Andżelika Anna Możdżanowska

GUE/NGL

Martina Michels, Younous Omarjee

ID

Mathilde Androuët, André Rougé

NI

Rosa D'Amato, Chiara Gemma

PPE

Pascal Arimont, Isabel Benjumea Benjumea, Tom Berendsen, Franc Bogovič, Tamás Deutsch, Christian Doleschal, Lena Düpont, Mircea‑Gheorghe Hava, Manolis Kefalogiannis, Andrey Novakov

Renew

Stéphane Bijoux, Katalin Cseh, Cristian Ghinea, Ondřej Knotek, Susana Solís Pérez, Irène Tolleret

S&D

Adrian‑Dragoş Benea, Erik Bergkvist, Andrea Cozzolino, Corina Crețu, Hannes Heide, Constanze Krehl, Cristina Maestre Martín De Almagro, Pedro Marques, Tsvetelina Penkova

Verts/ALE

François Alfonsi, Alexandra Geese, Niklas Nienaß, Caroline Roose

 

0

-

 

 

 

3

0

ID

Francesca Donato, Alessandro Panza, Vincenzo Sofo

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

 

CARTA DE LA COMISIÓN DE PESCA

Sr. Cristian‑Silviu Buşoi

Presidente

Comisión de Industria, Investigación y Energía

BRUSELAS

Asunto: <Titre>Opinión sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre> <DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Señor Presidente:

En el marco del procedimiento en cuestión, se encargó a la Comisión de Pesca que emitiera una opinión dirigida a su comisión. En la reunión del 12 de junio de 2020, la comisión decidió remitir su opinión en forma de carta.

La Comisión de Pesca pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

La saluda muy atentamente,

Pierre Karleskind

 

SUGERENCIAS

A. Considerando que la nueva estrategia industrial para Europa, publicada por la Comisión el 10 de marzo de 2020 (COM(2020)0102), tiene por objeto establecer un marco regulador europeo ambicioso para liberar plenamente el potencial de la industria europea con el fin de lograr la transición ecológica y digital de la UE, fomentando al mismo tiempo su competitividad internacional;

B. Considerando que los sectores de la pesca y la acuicultura y todas sus cadenas de valor los integran numerosas pymes y proporcionan miles de puestos de trabajo, lo que los convierte en una parte esencial de la industria europea que, en consecuencia, debe contribuir a la transición digital y ecológica y beneficiarse de ella;

C. Considerando que en su Resolución de 16 de enero de 2018 sobre la gobernanza internacional de los océanos: una agenda para el futuro de nuestros océanos en el contexto de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030[13], el Parlamento pidió una moratoria para las actividades de minería de los fondos marinos;

D. Considerando que la crisis de la COVID-19 ha tenido un enorme impacto en los sectores de la pesca y la acuicultura y en todas las industrias relacionadas, desde el comercio del pescado hasta su distribución y procesado; Considerando que muchos pescadores, piscicultores, procesadores, minoristas y distribuidores se han visto obligados a reducir o suspender sus actividades por motivos de salud pública, pero también debido a una fuerte caída de la demanda de alimentos marinos y productos de la acuicultura, especialmente a causa del colapso de los canales de servicio alimentario (HORECA); Considerando que esta situación ha repercutido en todo el sector pesquero, no solo por la falta de materias primas, sino también porque el sector ha tenido que adaptar rápidamente sus métodos de producción a las nuevas medidas sanitarias para poder mantener su actividad y proporcionar productos básicos a la población en un momento tan crítico, y que los productores y los procesadores se han visto obligados a identificar nuevos proveedores y encontrar vías de comercialización alternativas;

1. Considera que los sectores de la pesca y la acuicultura, todas sus cadenas de valor y cualquier otro sector vinculado a ellos deben incluirse en la nueva estrategia industrial para Europa con el fin de garantizar que contribuyan a las transiciones ecológica y digital y se beneficien de estas, teniendo en cuenta las características específicas de estos sectores, y de mejorar su competitividad y estabilidad económica; subraya el papel clave de los sectores de la pesca y la acuicultura en la consecución de la autonomía industrial y alimentaria de la Unión;

2. pide una nueva estrategia industrial para Europa que contribuya a la transición ecológica y digital de los sectores de la pesca y la acuicultura, y de otras industrias relacionadas con los ecosistemas de la pesca y la acuicultura, y que reduzca su huella ecológica y su impacto en la biodiversidad;

3. pide a la Comisión que incluya a los sectores de la pesca y la acuicultura, incluida la distribución y el procesado, en el plan de recuperación de la Unión, que debe ejecutarse junto con la introducción de políticas industriales, medioambientales y digitales ambiciosas; recuerda la importancia de los sectores de la pesca y la acuicultura en términos de empleo, incluidos los puestos de trabajo de alta cualificación, y de renta para numerosas zonas y comunidades costeras;

Transición ecológica

4. Subraya la importancia de otorgar a los sectores marítimos, y en particular al de la pesca, un papel significativo en la transición ecológica, garantizando la coherencia entre las políticas marítima y pesquera de la Unión y el objetivo de neutralidad climática del Pacto Verde Europeo de aquí a 2050; pide a la Comisión que establezca un plan de acción para la descarbonización de los sectores marítimos que incluya al sector pesquero, tras una evaluación de impacto; considera que la actualización de los buques para abordar los retos contemporáneos y, en particular, para cumplir los objetivos de descarbonización, contribuirá a la creación de un gran número de nuevos puestos de trabajo; subraya la importancia de formar eficazmente a los empleados de los astilleros con este fin;

5. Pide que todas las partes interesadas de los sectores de la pesca y la acuicultura participen en la Alianza Europea del Hidrógeno Limpio en el marco de la estrategia sobre el hidrógeno presentada por el Comisario de Mercado Interior, Thierry Breton, el 9 de julio de 2020;

6. Pide una moratoria internacional para todas las actividades de minería de los fondos marinos, así como la prohibición de la prospección y la perforación para la extracción de petróleo o gas en las zonas marinas protegidas (ZMP) y las áreas costeras, o cerca de estas, tal como se solicitó en la resolución del Parlamento de 16 de enero de 2018, con el fin de proteger los ecosistemas oceánicos, las poblaciones de peces y el futuro del sector pesquero de la UE;

7. Subraya que la participación de las partes interesadas existentes, como los pescadores y los piscicultores, constituye un requisito previo para la aplicación de una estrategia ambiciosa respecto a las energías renovables marinas; recuerda que las consultas con los sectores marítimo y pesquero y las comunidades costeras sobre el reparto del espacio marítimo son esenciales para el éxito de dicha estrategia; apoya, en estas condiciones, la iniciativa de la Comisión de establecer una estrategia respecto a las energías renovables marinas;

8. Subraya que el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) es idóneo para apoyar la transición ecológica, y que estos sectores deben recibir un apoyo financiero adecuado que les ayude a culminar con éxito dicha transición;

Transición digital e innovación

9. Subraya la necesidad de incluir a los sectores de la pesca y la acuicultura en la transición digital; considera que la transición digital de estos sectores mejorará su competitividad, resiliencia y sostenibilidad, y propiciará la producción de nuevos datos al tiempo que facilitará la recogida y el acceso a los mismos, y permitirá avanzar en la comprensión de los entornos acuáticos y la biodiversidad marina y en el conocimiento de su evolución en tiempo real;

10. Subraya que una transición digital satisfactoria de los sectores de la pesca y la acuicultura redundará en beneficio del funcionamiento del mercado de alimentos marinos mediante una mejor adecuación de la oferta y la demanda y la optimización de la cadena de suministro en un sector marcado por una acusada fragmentación geográfica de las fuentes de suministro;

11. Considera que la digitalización de los sectores de la pesca y la acuicultura elevará la eficacia de los sistemas de control y trazabilidad de los productos de la pesca y la acuicultura, potenciará el valor de estos productos, fomentará la confianza de los consumidores, y contribuirá a la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR); pide que se incluya en la estrategia «De la granja a la mesa» una sección dedicada a mejorar el valor de los productos de la pesca y la acuicultura, con el fin de apoyar a estos sectores en la transición ecológica y digital;

12. Considera que la innovación debe desempeñar un papel esencial en la consecución del triple objetivo de la transición ecológica, la transición digital y la competitividad global para los sectores de la pesca y la acuicultura, y que debe fomentar en particular el desarrollo de nuevas técnicas y equipos de pesca más selectivos y ecológicos; subraya la importancia de la innovación y la investigación científica en estos sectores con vistas a lograr el objetivo de sostenibilidad de la política pesquera común; considera que una política proactiva de formación, financiación y alianzas internacionales al objeto de desarrollar la investigación para la explotación del mar es esencial para fomentar la innovación en este sector;

13. Recuerda que las nuevas tecnologías, los datos, los servicios espaciales y el potencial de la inteligencia artificial pueden utilizarse en el ámbito de la pesca para facilitar la transición ecológica; subraya que estas tecnologías permiten recopilar datos de gran utilidad para el control de la pesca, la gestión de los recursos marinos y el seguimiento de los residuos marinos;

14. Incide en que la transición digital de los sectores de la pesca y la acuicultura debe ir acompañada de un apoyo financiero y técnico adecuado;

Política comercial

15. Subraya la importancia de garantizar una competencia leal en el comercio internacional, en particular en lo que respecta a los productos de la pesca y la acuicultura; recuerda que se han entablado negociaciones en el marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC) con vistas a eliminar las subvenciones perjudiciales que contribuyen a la pesca INDNR, la sobrepesca y la sobrecapacidad; subraya que la flota de la Unión se atiene a los estándares sociales y medioambientales más rigurosos del mundo; pide a la Comisión que haga cuanto esté en su mano por alcanzar, a la mayor brevedad, un acuerdo ambicioso en la OMC en consonancia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible;

16. Pide a la Comisión que garantice una mayor coherencia entre las políticas comercial y pesquera de la UE, en particular en lo que atañe a la aplicación del capítulo sobre desarrollo sostenible de la nueva generación de acuerdos comerciales, que obliga a las partes a colaborar activamente en la lucha contra la pesca INDNR; apoya la iniciativa de establecer el nuevo puesto de responsable del cumplimiento de los acuerdos comerciales encargado de garantizar la observancia y el seguimiento de todas las disposiciones de dichos acuerdos;

17. Insta a la Comisión a evaluar detenidamente el impacto de los acuerdos de libre comercio en los sectores de la pesca y la acuicultura de la UE, así como en la industria transformadora y las comunidades costeras de la Unión; pide a la Comisión que incluya los productos de la pesca y la acuicultura en la lista de «productos sensibles» en las negociaciones comerciales con terceros países;

Ayudas estatales y financiación

18. Subraya la necesidad de revisar las normas europeas sobre ayudas estatales, en particular en lo que respecta al importe del límite máximo de la ayuda de minimis para la pesca y la acuicultura, de manera que corresponda al importe del límite máximo de ayuda de minimis concedida a otros sectores; considera que elevar el límite máximo de la ayuda de minimis para estos productos contribuirá a liberar plenamente el potencial de inversión de los sectores de la pesca y la acuicultura en la transición ecológica y digital y en la innovación;

19. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que respalden la financiación adecuada de los sectores de la pesca y la acuicultura para apoyarlos en estas transiciones ecológica y digital, en particular a través de la estrategia de financiación sostenible revisada; recuerda que el Parlamento ha solicitado un incremento sustancial del FEMP para el marco financiero plurianual de 2021-2027.

 


 

 

OPINIÓN DE LA COMISIÓN DE ASUNTOS JURÍDICOS (18.9.2020)

<CommissionInt>para la Comisión de Industria, Investigación y Energía</CommissionInt>


<Titre>sobre una nueva estrategia industrial para Europa</Titre>

<DocRef>(2020/2076(INI))</DocRef>

Ponente de opinión: <Depute>Gilles Lebreton</Depute>

 

SUGERENCIAS

La Comisión de Asuntos Jurídicos pide a la Comisión de Industria, Investigación y Energía, competente para el fondo, que incorpore las siguientes sugerencias en la propuesta de Resolución que apruebe:

A. Considerando que una estrategia industrial europea debe reflejar los valores y las tradiciones del mercado social de la UE y hacer realidad su soberanía;

B. Considerando que una política europea de propiedad intelectual más actualizada contribuirá al refuerzo de la soberanía tecnológica y digital de la UE, con derechos de propiedad intelectual que determinen el valor de mercado y la competitividad de las empresas europeas, por ejemplo, a través de marcas, diseños, patentes, datos, conocimientos técnicos y algoritmos;

C. Considerando que el artículo 107 del Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea establece que determinadas ayudas estatales podrán considerarse compatibles con el mercado interior si la ayuda fomenta la realización de un proyecto importante de interés común europeo;

1. Constata que la propuesta de la Comisión sobre una nueva estrategia industrial se publicó al comienzo de la crisis de la COVID-19 y que desde entonces se ha completado con otro paquete de medidas de recuperación para la industria y las pymes europeas; señala que la estrategia se centra en la recuperación de las empresas en una primera fase y en la reconstrucción y la transformación en una segunda;

2. Pide a la Comisión y a los Estados miembros que maximicen el potencial del Fondo de Transición Justa al objeto de promover las inversiones en nuevas oportunidades de empleo sostenible y aplicar políticas y programas transversales en materia de educación, formación y formación profesional destinados a apoyar la mejora de las capacidades y el reciclaje de los trabajadores, los solicitantes de empleo y las personas fuera del mercado de trabajo, garantizando al mismo tiempo la igualdad de acceso a todos sin discriminación;

3. Estima que la Unión precisa una visión clara y orientada al sector para 2030 y que debe tenerse en cuenta que se necesitan decisiones y acciones coordinadas a todos los niveles (europeo, nacional y local) para salvaguardar la competitividad global de la industria europea;

4. Señala que la pandemia de COVID-19 y la crisis económica resultante han hecho necesario revisar los objetivos, poco realistas, de la Unión en materia de clima, en particular en sectores como la industria y la energía;

5. Observa que la crisis de la COVID-19 ha tenido un profundo impacto económico y social, especialmente en las mujeres; pide a la Comisión que aborde las persistentes desigualdades de género en toda la Unión llevando a cabo evaluaciones de impacto de género en todas las inversiones y decisiones políticas relacionadas con la estrategia industrial de la Unión y adoptando medidas a fin de asegurar la igualdad de oportunidades y el acceso al mercado de trabajo, erradicar la brecha salarial de género y garantizar el equilibrio de género en todos los niveles de la toma de decisiones;

6. Toma nota de que esta crisis ha puesto de manifiesto la necesidad de modificar esta estrategia reforzando la defensa de los intereses estratégicos de la UE sin renunciar al comercio internacional y de actualizar determinadas disposiciones superando las oportunidades que brinda el Reglamento para el control de las inversiones extranjeras directas[14]; cree que la Unión debe encontrar el equilibrio adecuado entre la protección de sus mercados y el mantenimiento de la apertura de los mismos, defendiendo al mismo tiempo unas normas de competencia equitativas a nivel mundial;

7. Subraya el importante papel que desempeña la contratación pública a la hora de marcar el rumbo de la industria europea, y destaca que la aplicación de los principios de reciprocidad entre los Estados miembros y los Estados exteriores a la Unión y la igualdad de condiciones entre las empresas de la Unión y de fuera de la Unión y de sus productos —por ejemplo en relación con las ayudas estatales, las normas medioambientales y el trabajo infantil— debe ser un requisito previo para poder participar en las licitaciones públicas en toda la Unión; subraya asimismo la necesidad de seguir simplificando los procedimientos de contratación pública tanto para las empresas de la Unión como para los gobiernos de los Estados miembros;

8. Considera que deben modernizarse las normas que rigen la competencia en la Unión, para que se adecúen tanto al mercado único europeo como al contexto económico mundial y así permitir la aparición de «campeones europeos» capaces de competir y triunfar a escala mundial y ayudar a la Unión y a sus Estados miembros a mantener el liderazgo tecnológico, conseguir la soberanía digital y tecnológica y bloquear las adquisiciones hostiles de empresas estratégicas de la Unión por parte de Estados terceros o por actores respaldados por estos;

9. Destaca que el mercado laboral de la Unión ha de situarse en el centro de su futura estrategia; señala que toda transformación industrial, además de en los aspectos económicos, debe centrarse en el mantenimiento y la creación de empleo;

10. Propugna que se evalúen los impactos económicos de la crisis de la COVID-19 en cada uno de los sectores, al objeto de permitir la adaptación de la estrategia industrial sobre la base de hechos probados;

11. Hace hincapié en que una inversión sustanciosa y sostenida en la formación profesional superior, en particular en los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas, será un elemento clave para estimular la innovación digital, generar mano de obra cualificada y reducir los desajustes de competencias entre la oferta y la demanda de empleo;

12. Es de la opinión de que los proyectos importantes de interés común europeo deben enfatizar los proyectos relacionados con el mercado único digital para aunar a los sectores público y privado para la realización de empresas a gran escala que contribuyan a los objetivos de la Unión, fomentando así el desarrollo de importantes proyectos de colaboración que promuevan intereses europeos comunes, como la transformación digital; acoge con agrado una remodelación de las orientaciones de la Comisión en este sentido;

13. Opina que la creación de una economía de datos europea será esencial de cara a configurar la estrategia industrial para Europa; destaca que una economía de datos europea debe centrarse en el ser humano, respetar los derechos fundamentales y cumplir las normas en materia de privacidad, protección de datos y derechos de propiedad intelectual;

14. Destaca la importancia de un mercado único europeo de datos que aborde los retos derivados de un aumento significativo del volumen de datos legalmente disponibles; hace hincapié en que las personas, los empleados y las empresas en Europa deben conservar el control sobre sus datos, con ayuda de infraestructuras de datos seguras y cadenas de valor fiables; considera básico que la estrategia industrial englobe medidas para construir infraestructuras digitales soberanas y animar a las empresas a almacenar y procesar sus datos sobre suelo europeo;

15. Considera esencial la promoción del intercambio de datos entre las administraciones públicas, las empresas, los institutos de investigación y el público, al tiempo que se respetan las normas en materia de protección de datos y privacidad, secretos comerciales y derechos de propiedad intelectual;

16. Acoge con agrado el anuncio de la Comisión de proponer un plan de acción sobre la propiedad intelectual, que evaluará la necesidad de mejorar el marco jurídico para garantizar un uso inteligente de los derechos de propiedad intelectual en la inteligencia artificial y afrontar el problema de los productos falsificados; destaca que el objetivo de dicho plan de acción debe ser defender la soberanía de Europa y promover la igualdad de condiciones a nivel mundial para la protección de los derechos de propiedad intelectual;

17. Pone de relieve que la transformación digital será un motor clave para que Europa recupere su soberanía tecnológica y digital y debe estar, por lo tanto, en el eje de la futura estrategia industrial para Europa;

18. Considera que uno de los objetivos estratégicos debe ser proponer medidas que fomenten el desarrollo y la relocalización de la producción industrial en sectores estratégicos, como la salud, la defensa, la tecnología digital y la energía, para evitar que la UE tenga una excesiva dependencia de terceros países y ayudarla a recuperar la autonomía en estos sectores estratégicos, al menos en relación con bienes esenciales como los ingredientes farmacéuticos activos y las materias primas;

19. Hace hincapié en la necesidad de que la Unión cuente con una política comercial, económica e industrial que permita adaptar y diversificar las fuentes de aprovisionamiento de la Unión según se precise y fomentar la agilidad de las empresas europeas y su capacidad de redirigir urgentemente, en caso de necesidad, su producción hacia productos indispensables; respalda y promueve, a este respecto, la necesidad de adoptar una serie de medidas que fomenten y apoyen el acceso de las pymes al mercado interior, así como su desarrollo dentro del mismo;

20. Señala las disparidades que siguen existiendo en los niveles de desarrollo económico de los Estados miembros y las regiones; hace hincapié en la necesidad de utilizar las medidas previstas en la reconstrucción del potencial industrial europeo para acabar con estas disparidades, como condición esencial para el logro de un desarrollo equilibrado de la Unión Europea;

21. Recuerda que debe alentarse a los Estados miembros a que creen reservas suficientes de material de urgencias, como por ejemplo los equipos necesarios para prevenir y combatir la COVID-19, en particular las mascarillas FFP2 y las mascarillas quirúrgicas; acoge con satisfacción, a este respecto, la iniciativa «rescEU» de la Comisión, que tiene por objeto crear valor añadido europeo a través de la contratación pública coordinada y la distribución de equipos de emergencia;

22. Pide a la Comisión que incluya en la estrategia soluciones e incentivos financieros y jurídicos para la industria farmacéutica europea con el fin de evitar la escasez de medicamentos;

23. Destaca que los productos importados deben cumplir las normas de seguridad, medioambientales y sanitarias de la UE así como la legislación de la UE en materia de propiedad intelectual; pide a la Comisión que aborde el desequilibrio entre las empresas de la Unión y de fuera, que no tienen que cumplir la normativa de la Unión en materia de medio ambiente y seguridad laboral y que, a menudo, están sujetas a una fiscalidad más baja;

24. Considera que es de vital importancia establecer un marco de la UE sobre diligencia debida en materia de derechos humanos y medio ambiente que garantice unos recursos judiciales efectivos a las víctimas de abusos empresariales en las cadenas de valor mundiales; celebra el compromiso de la Comisión de presentar una propuesta legislativa en este sentido;

25. Señala que seguir reforzando el mercado único y eliminar los obstáculos administrativos y jurídicos existentes a la libre competencia dentro de la Unión deben considerarse elementos prioritarios de las acciones emprendidas para crear una nueva estrategia industrial para Europa;

26. Subraya que la prioridad medioambiental definida por el «Pacto Verde Europeo» debe alentar a la UE a fomentar el desarrollo interno de tecnologías «verdes» y a introducir un impuesto sobre el carbono en sus fronteras exteriores;

27. Destaca que la Comisión Europea debe seguir desempeñando un papel de liderazgo en la política industrial mundial en el futuro y, por tanto, ha de acometer una política ambiciosa que incentive y estimule la innovación en digitalización y tecnologías de prosperidad, como la inteligencia artificial, la robótica y la computación cuántica y de alto rendimiento, cuyo éxito depende en gran medida del apoyo activo a la inversión, el apoyo a la constitución de recursos propios y la modificación del marco regulador, en particular la adopción de una «Buy European Act» para la contratación pública;

28. Subraya que la inteligencia artificial debe desempeñar un papel clave en la recuperación económica europea, que con tanta urgencia se necesita tras la pandemia de COVID-19; pide, por tanto, a la Comisión que evite una regulación excesiva y reduzca la carga administrativa al crear un marco jurídico para la inteligencia artificial, a fin de evitar ralentizar el ritmo de la innovación y el crecimiento económico de las empresas europeas;

29. Señala que la UE tiene el potencial científico y económico necesario para desempeñar un papel protagonista en la carrera tecnológica mundial, en particular en ámbitos como la inteligencia artificial, las tecnologías de macrodatos y los sistemas de aprendizaje automático;

30. Resalta que un pequeño número de proveedores de servicios digitales disfrutan de una posición dominante en la Unión y que, mediante un traslado hábil de sus beneficios, están pagando relativamente pocos impuestos; pide a los Estados miembros, por consiguiente, que, a falta de una preferible solución internacional en el marco de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, prevean un impuesto europeo sobre la economía digital, que garantice una competencia justa en el mercado único digital;

31. Señala que la digitalización de la administración pública podría contribuir a una reducción significativa de la burocracia en favor de las personas y las empresas; pide, por tanto, a los Estados miembros que adopten medidas a fin de estructurar sus marcos jurídicos de manera que pueda aprovecharse plenamente el potencial de esta digitalización;

32. Destaca que las nuevas tecnologías digitales, como la internet de las cosas, están cambiando el rostro de la industria, y que la revolución tecnológica en curso puede desempeñar un papel clave en la construcción de una economía europea moderna y eficiente desde un punto de vista energético;

33. Señala que las pymes desempeñan un papel importante en la transformación industrial europea, en particular las que trabajan en el ámbito de las nuevas tecnologías; destaca que es necesario un apoyo constante a las pymes mediante una financiación adecuada y unas condiciones competitivas preferenciales en el mercado digital, que siguen dominando las grandes multinacionales de fuera de la Unión Europea; señala que las disposiciones propuestas en materia de derechos de autor, acceso a los datos e innovación deberían tener en cuenta esta diversidad tan notable en el potencial de las empresas derivada de posiciones de mercado tan radicalmente distintas;

34. Señala que, según el informe de la Comisión sobre la protección y la aplicación de los derechos de propiedad intelectual en terceros países, de enero de 2020, el robo de propiedad intelectual, en particular por parte de China y la India, está causando un perjuicio importante a las empresas europeas; pide, por tanto, a la Unión Europea y a sus Estados miembros que adopten un enfoque coordinado, eficaz y efectivo en la lucha frente a los delitos contra la propiedad intelectual;

35. Observa que una serie de sectores se han visto gravemente afectados por la pandemia de COVID-19 y que, por lo tanto, la estrategia industrial debe incluir medidas especiales, como el aplazamiento de medidas ya adoptadas que suponen una carga adicional para estos sectores;

36. Pide a la Comisión que adopte lo antes posible su plan de acción sobre la propiedad intelectual, ya que podría ser un instrumento crucial para salvaguardar la soberanía tecnológica europea, promover una competencia leal a nivel mundial, mejorar la lucha contra el robo de propiedad intelectual y adaptar el marco jurídico de la propiedad intelectual a los retos y las oportunidades medioambientales y digitales;

37. Pide a la Comisión que incorpore al plan de acción sobre la propiedad intelectual medidas para promover la patente europea única y que proponga medidas para evitar el abuso de los derechos de patente por parte de entidades no activas, con vistas a crear un sistema de patentes eficiente y equilibrado al servicio de un mercado interior europeo competitivo y justo;

37. Pide que la nueva estrategia industrial tenga en cuenta las necesidades específicas de las regiones industriales con menor progreso tecnológico, que dependen en gran medida de los combustibles fósiles sólidos y se ven más afectadas por la transición energética; destaca que es necesario tener presente el riesgo de pérdida de puestos de trabajo resultante de la transformación industrial, así como garantizar que los trabajadores tengan un nivel adecuado de cualificaciones y de capacidades digitales;

38. Señala que las insolvencias de empresas dan lugar a menudo a una serie de insolvencias en cadena y, por lo tanto, acoge con satisfacción la propuesta de la Comisión de un instrumento temporal de apoyo a la solvencia; pide a la Comisión y a los Estados miembros que consideren la posibilidad de adoptar más medidas e iniciativas legislativas adecuadas que impidan que las empresas se tengan que declarar insolventes sin culpa alguna por su parte.


INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

Fecha de aprobación

10.9.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

14

4

2

Miembros presentes en la votación final

Manon Aubry, Gunnar Beck, Geoffroy Didier, Angel Dzhambazki, Ibán García Del Blanco, Jean-Paul Garraud, Esteban González Pons, Mislav Kolakušić, Gilles Lebreton, Karen Melchior, Jiří Pospíšil, Franco Roberti, Marcos Ros Sempere, Liesje Schreinemacher, Stéphane Séjourné, Raffaele Stancanelli, Marie Toussaint, Adrián Vázquez Lázara, Axel Voss, Marion Walsmann, Tiemo Wölken, Lara Wolters, Javier Zarzalejos

Suplentes presentes en la votación final

Heidi Hautala, Emil Radev

 


VOTACIÓN FINAL NOMINAL
EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EMITIR OPINIÓN

14

+

PPE

Geoffroy Didier, Esteban González Pons, Jiří Pospíšil, Emil Radev, Axel Voss, Marion Walsmann, Javier Zarzalejos

Renew

Karen Melchior, Liesje Schreinemacher, Adrián Vázquez Lázara

ID

Gunnar Beck, Jean‑Paul Garraud, Gilles Lebreton

NI

Mislav Kolakušić

 

4

-

Renew

Stéphane Séjourné

Verts/ALE

Heidi Hautala, Marie Toussaint

GUE/NGL

Manon Aubry

 

2

0

ECR

Angel Dzhambazki, Raffaele Stancanelli

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 


 

INFORMACIÓN SOBRE LA APROBACIÓN EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

Fecha de aprobación

16.10.2020

 

 

 

Resultado de la votación final

+:

–:

0:

52

7

12

Miembros presentes en la votación final

François Alfonsi, Nicola Beer, François-Xavier Bellamy, Hildegard Bentele, Tom Berendsen, Vasile Blaga, Michael Bloss, Manuel Bompard, Paolo Borchia, Marc Botenga, Markus Buchheit, Cristian-Silviu Buşoi, Jerzy Buzek, Carlo Calenda, Maria da Graça Carvalho, Ignazio Corrao, Ciarán Cuffe, Josianne Cutajar, Nicola Danti, Pilar del Castillo Vera, Martina Dlabajová, Christian Ehler, Valter Flego, Niels Fuglsang, Lina Gálvez Muñoz, Claudia Gamon, Nicolás González Casares, Bart Groothuis, Christophe Grudler, András Gyürk, Henrike Hahn, Robert Hajšel, Ivo Hristov, Ivars Ijabs, Romana Jerković, Eva Kaili, Seán Kelly, Izabela-Helena Kloc, Łukasz Kohut, Andrius Kubilius, Miapetra Kumpula-Natri, Thierry Mariani, Eva Maydell, Joëlle Mélin, Iskra Mihaylova, Dan Nica, Angelika Niebler, Ville Niinistö, Aldo Patriciello, Mauri Pekkarinen, Mikuláš Peksa, Tsvetelina Penkova, Morten Petersen, Clara Ponsatí Obiols, Jérôme Rivière, Robert Roos, Maria Spyraki, Jessica Stegrud, Beata Szydło, Riho Terras, Grzegorz Tobiszowski, Patrizia Toia, Evžen Tošenovský, Isabella Tovaglieri, Henna Virkkunen, Pernille Weiss, Carlos Zorrinho

Suplentes presentes en la votación final

Jakop G. Dalunde, Pietro Fiocchi, Sven Schulze, Jordi Solé

 


 

VOTACIÓN FINAL NOMINAL EN LA COMISIÓN COMPETENTE PARA EL FONDO

52

+

EPP

François-Xavier Bellamy, Hildegard Bentele, Tom Berendsen, Vasile Blaga, Cristian-Silviu Buşoi, Jerzy Buzek, Maria Da Graça Carvalho, Pilar Del Castillo Vera, Christian Ehler, András Gyürk, Seán Kelly, Andrius Kubilius, Eva Maydell, Angelika Niebler, Aldo Patriciello, Sven Schulze, Maria Spyraki, Riho Terras, Henna Virkkunen, Pernille Weiss

S&D

Carlo Calenda, Josianne Cutajar, Niels Fuglsang, Lina Gálvez Muñoz, Nicolás González Casares, Robert Hajšel, Ivo Hristov, Romana Jerković, Eva Kaili, Łukasz Kohut, Miapetra Kumpula-Natri, Dan Nica, Tsvetelina Penkova, Patrizia Toia, Carlos Zorrinho

RENEW

Nicola Danti, Valter Flego, Claudia Gamon, Christophe Grudler, Ivars Ijabs, Mauri Pekkarinen

GREENS

François Alfonsi, Michael Bloss, Jakop Dalunde, Ciarán Cuffe, Henrike Hahn, Ville Niinistö, Mikuláš Peksa, Jordi Sole

ECR

Pietro Fiocchi

NI

Ignazio Corrao, Clara Ponsatí Obiols

 

7

-

RENEW

Nicola Beer, Martina Dlabajová, Bart Groothuis

ECR

Robert Roos, Jessica Stegrud

GUE

Manuel Bompard, Marc Botenga

 

12

0

RENEW

Iskra Mihaylova, Morten Petersen

ID

Paolo Borchia, Markus Buchheit, Thierry Mariani, Joëlle Mélin, Jérôme Rivière, Isabella Tovaglieri

ECR

Izabela-Helena Kloc, Beata Szydło, Grzegorz Tobiszowski, Evžen Tošenovský

 

Explicación de los signos utilizados

+ : a favor

- : en contra

0 : abstenciones

 

 

[1] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0124.

[2] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0054.

[3] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0005.

[4] Textos Aprobados, P9_TA(2019)0102.

[5] DO C 334 de 19.9.2018, p. 124.

[6] DO C 307 de 30.8.2018, p. 163.

[7] DO C 11 de 12.1.2018, p. 55.

[8] DO C 215 de 19.6.2018, p. 21.

[9] DO C 238 de 6.7.2018, p. 28.

[10] DO C 482 de 23.12.2016, p. 89.

[11] https://ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/Educational_attainment_statistics#Level_of_educational_attainment_by_sex

[12] Textos Aprobados, P9_TA(2020)0005.

[13] DO C 458, 19.12.2018, p. 9.

[14] DO L 79 I de 21.3.2019, p. 1.

Última actualización: 11 de noviembre de 2020Aviso jurídico - Política de privacidad