Propuesta de resolución - B6-0223/2008Propuesta de resolución
B6-0223/2008

PROPUESTA DE RESOLUCIÓN

14.5.2008

tras las preguntas orales B6-0153/2008 y B6-0154/2008
presentada de conformidad con el apartado 5 del artículo 108 de su Reglamento
por Stefano Zappalà, Karl von Wogau, Urszula Gacek y Jana Hybášková
en nombre del Grupo del PPE-DE
sobre las armas con uranio empobrecido

Procedimiento : 2008/2570(RSP)
Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento :  
B6-0223/2008
Textos presentados :
B6-0223/2008
Textos aprobados :

B6‑0223/2008

Resolución del Parlamento Europeo sobre las armas con uranio empobrecido

El Parlamento Europeo,

–  Vistas sus anteriores resoluciones sobre los efectos nocivos del uso del uranio (incluido el uranio empobrecido) en las municiones convencionales,

–  Visto el discurso del Secretario General de las Naciones Unidas, de 6 de noviembre de 2002, con ocasión del Día Internacional para la prevención de la explotación del medio ambiente en las guerras y los conflictos armados,

–  Vista la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de 5 de diciembre de 2007, en la que se ponen de relieve graves problemas sanitarios relacionados con el uso de armas con uranio empobrecido,

–  Visto el apartado 5 del artículo 108 de su Reglamento,

A.  Considerando que el uranio (empobrecido) ha sido ampliamente utilizado en las guerras modernas, tanto como munición contra objetivos endurecidos en entornos rurales y urbanos como para protección blindada endurecida contra ataques con misiles y artillería,

B.  Considerando que, desde que fue empleado por las fuerzas aliadas en la primera guerra contra Iraq, se han evidenciado graves preocupaciones sobre la toxicidad radiológica y química de las partículas finas de uranio que se producen cuando estas municiones impactan en objetivos duros; que se ha manifestado asimismo preocupación por la contaminación del suelo y de las aguas subterráneas por los cartuchos disparados que no dan en el blanco,

C.  Considerando que, a pesar de que las investigaciones científicas hasta el momento no han encontrado pruebas concluyentes de nocividad, existen numerosos testimonios acerca de sus efectos nocivos, y a menudo mortales, tanto para el personal militar como para los civiles,

1.  Insta a los Estados miembros a que se adhieran al párrafo primero de la resolución adoptada por las Naciones Unidas el 5 de diciembre de 2007 y a que presenten un informe con sus puntos de vista sobre los efectos del uso de armamentos y municiones que contienen uranio empobrecido;

2.  Pide al Consejo y a la Comisión que encarguen estudios científicos sobre el uso de uranio empobrecido en todas las regiones en las que se haya desplegado personal militar y civil europeo en el marco de misiones de la PESD;

3.  Insta a los Estados miembros a evitar en la mayor medida posible el uso de armas con uranio empobrecido en las operaciones de la PESD, así como el despliegue de personal militar y civil en aquellas regiones en las que no pueda darse ninguna garantía de que no se haya utilizado o no vaya a utilizarse uranio empobrecido;

4.  Insta a los Estados miembros, al Consejo y a la Comisión a que faciliten información exhaustiva a su personal militar y civil en misión sobre la probabilidad de que se haya utilizado o pueda utilizarse uranio empobrecido en su región de operaciones, y a que adopten suficientes medidas de protección;

5.  Invita a los Estados miembros, al Consejo y a la Comisión a establecer un inventario medioambiental de las zonas contaminadas por uranio empobrecido (incluidos los campos de tiro de pruebas) y a brindar su pleno apoyo —incluido el apoyo financiero— a los proyectos de asistencia a las víctimas y a sus familiares, así como a las operaciones de limpieza en las zonas afectadas;

6.  Invita a todos los Estados miembros de la UE y a los países miembros de la OTAN a sacar las conclusiones oportunas en caso de que las investigaciones científicas hallen pruebas concluyentes de los daños causados por estas armas;

7.  Invita a los Estados miembros y al Consejo a que, en caso de que se presenten tales pruebas, lideren la lucha en pro de un tratado internacional —a través de las Naciones Unidas o de una «coalición de voluntarios»— destinado a establecer una prohibición del desarrollo, la producción, el almacenamiento, la transferencia, los ensayos y el uso de armas que contengan uranio, así como la destrucción o el reciclado de los arsenales existentes;

8.  Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo, a la Comisión, a los Gobiernos y a los Parlamentos de los Estados miembros, a la OTAN y a la Asamblea Parlamentaria de la OTAN, a las Naciones Unidas, a la Cruz Roja Internacional y a la Organización Mundial de la Salud.