Ciclo de vida en sesión
Ciclo relativo al documento : B7-0099/2009

Textos presentados :

B7-0099/2009

Debates :

PV 21/10/2009 - 9
CRE 21/10/2009 - 9

Votaciones :

PV 22/10/2009 - 8.9

Textos aprobados :


PROPUESTA DE RESOLUCIÓN
PDF 180kWORD 109k
19.10.2009
PE428.707v01-00
 
B7-0099/2009

tras las declaraciones del Consejo y de la Comisión

presentada de conformidad con el artículo 110, apartado 2, del Reglamento


Cumbre UE-EE.UU.


Pascal Canfin, Reinhard Bütikofer, Yannick Jadot, Nicole Kiil-Nielsen, Barbara Lochbihler en nombre del Grupo Verts/ALE

Resolución del Parlamento Europeo sobre la Cumbre Unión Europea-EE.UU  
B7‑0099/2009

El Parlamento Europeo,

–   Vistas sus anteriores Resoluciones sobre las relaciones transatlánticas, en particular sus dos Resoluciones, de 1 junio de 2006, sobre la mejora de las relaciones entre la Unión Europea y los Estados Unidos en el marco de un Acuerdo de Asociación Transatlántica y sobre las relaciones económicas transatlánticas UE-Estados Unidos, y de 25 de abril de 2007, sobre las relaciones transatlánticas, y su Resolución más reciente, de 5 de junio de 2008, sobre la Cumbre UE-Estados Unidos, y su Resolución, de 26 de marzo de 2009, sobre el estado de las relaciones transatlánticas tras las elecciones en los Estados Unidos,

–   Vistas la Declaración Transatlántica de 1990 sobre las Relaciones UE-EE.UU. y la Nueva Agenda Transatlántica de 1995,

–   Vistas las conclusiones de la cumbre celebrada en Praga el 5 de abril 2009 entre el Presidente Obama y los 27 Jefes de Estado y de Gobierno, para el establecimiento de una agenda común,

–   Vistos la Declaración común y el informe intermedio adoptados en la primera reunión del Consejo Económico Transatlántico (TEC), celebrada el 16 de octubre de 2008,

–   Vista la próxima Cumbre UE-EE.UU. que se celebrará los días 2 y 3 de noviembre de 2009 en Washington,

–   Vista la próxima 67ª sesión del Diálogo Transatlántico de Legisladores (DTL) que se celebrará del 4 al 6 de diciembre en Nueva York,

   Vista su Resolución, de 17 de septiembre de 2009, sobre el acuerdo internacional previsto para poner a disposición del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos datos de mensajería financiera sobre pagos con el fin de prevenir y luchar contra el terrorismo y la financiación del terrorismo,

–   Vista su Resolución, de 8 de octubre de 2009, sobre la Cumbre del G-20 celebrada en Pittsburgh los días 24 y 25 de septiembre de 2009,

–   Visto el artículo 110, apartado 2, de su Reglamento,

A. Considerando que la asociación transatlántica se basa en valores fundamentales compartidos, tales como la democracia, los derechos humanos, el imperio de la ley, la resolución pacífica de conflictos y el multilateralismo, así como en objetivos comunes, como las economías abiertas e integradas y el desarrollo sostenible, y es la piedra angular de la seguridad y la estabilidad en la zona euroatlántica,

B.  Considerando que la Unión Europea acoge con satisfacción la nueva dirección marcada por el Gobierno estadounidense, basada en una actitud de cooperación en el ámbito internacional y en un fortalecimiento de las relaciones UE-Estados Unidos,

C. Considerando que la Unión Europea es un actor de importancia creciente en la escena internacional y que, una vez que entre en vigor el Tratado de Lisboa con sus instrumentos de política exterior, la UE podrá desempeñar un papel mayor y más coherente a escala internacional,

D. Considerando que estudios recientes, como el Transatlantic Trends 2009 del Fondo Marshall alemán, muestran un apoyo popular sin precedentes de los ciudadanos de la UE al Gobierno estadounidense como una base para la revitalización de las relaciones UE-Estados Unidos,

E.  Considerando que la UE y los EE.UU. desempeñan papeles de primer orden a nivel mundial en los ámbitos político y económico y que comparten la responsabilidad de hacer frente a diversos retos globales como la crisis financiera, el cambio climático, la seguridad energética, la resolución de conflictos y el desarme, la erradicación de la pobreza y la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), la protección y promoción de los derechos humanos y del Estado de Derecho, el terrorismo y la proliferación nuclear,

F.  Considerando que en un mundo cada vez más globalizado, complejo y cambiante, redunda en interés de ambos socios, la UE y los EE.UU., definir conjuntamente el entorno internacional y hacer frente de común acuerdo a las amenazas y desafíos comunes, sobre la base del Derecho internacional y de las instituciones multilaterales, en particular el sistema de las Naciones Unidas, e invitar a otros socios a cooperar en este esfuerzo,

G. Considerando que, en la lucha contra el terrorismo internacional, es necesario destacar la importancia que reviste el pleno respeto del Derecho y de los tratados internacionales, por lo que se refiere a los derechos humanos y las libertades fundamentales,

H. Considerando que la asociación transatlántica debe seguir siendo uno de los pilares de la acción exterior de la Unión Europea,

I.   Considerando que la labor del Consejo Económico Transatlántico (CET) debe continuar con el objeto de mejorar el funcionamiento del mercado transatlántico,

J.   Considerando que la UE y los Estados Unidos se enfrentarán a un aumento del consumo mundial de energía y a la obligación de cumplir los compromisos mundiales –que deben adoptarse en Copenhague– para combatir el cambio climático, lo que exigirá cambios importantes en sus economías,

Desafíos mundiales

1.  Considera actualmente como la tarea más urgente de la parte europea convencer al Gobierno de los EE.UU. de la necesidad de llegar a un régimen post-Kioto amplio, ambicioso y jurídicamente vinculante sobre emisiones de gases de efecto invernadero durante la COP-15 reunida en Copenhague, diseñar un New Deal Verde transatlántico para la inversión y el intercambio tecnológico en energía y dispositivos de producción seguros y no contaminantes y acordar un nivel adecuado de financiación para la mitigación del cambio climático y la adaptación en los países en desarrollo;

2.  Insta a ambas partes a que se comprometan a un multilateralismo efectivo, con la participación de los agentes emergentes, en un espíritu de responsabilidad compartida con el orden mundial, el respeto del Derecho internacional y los problemas comunes; insiste en que la UE y los Estados Unidos deben intensificar sus esfuerzos en relación con el cumplimiento del Programa de Reforma de las Naciones Unidas, incluida la reforma del Consejo de Seguridad de las NU y de otros foros multilaterales en el marco del orden mundial;

3.  Pide a ambas partes que promuevan el respeto de los derechos humanos en sus propios países y en el mundo como un elemento clave de su política; subraya la necesidad de una intensa coordinación en materia de diplomacia preventiva y de crisis; pide a la Administración estadounidense que ratifique y se adhiera al Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional; reitera su llamamiento a favor de la abolición de la pena de muerte; pide a la Administración de EE.UU. que vuelva a la práctica plena de las normas internacionales del Estado de Derecho y suprima todos los emplazamientos de prisiones secretas, suspenda todas las medidas extrajudiciales y ponga fin a la impunidad en relación con las violaciones de derechos humanos;

Defensa, control de armas, proliferación nuclear y aspectos de seguridad

4.  Destaca que la dimensión de seguridad de las relaciones UE-Rusia y el papel de la PESC y la PESD no puede verse aislada del contexto más amplio de la arquitectura de seguridad europea, que comprende la OTAN, la OSCE y disposiciones internacionales como los Tratados ABM y FACE; considera que las tendencias relevantes de esta estructura general de seguridad deben ser estudiadas en el marco de un diálogo con Rusia, los Estados Unidos y los Estados de la OSCE no pertenecientes a la UE, con miras a renovar un consenso transatlántico en materia de seguridad, sobre la base de los acuerdos de Helsinki o de una versión actualizada de los mismos que deberá negociarse en una nueva Conferencia sobre Seguridad y Cooperación en Europa;

5.  Celebra, en este contexto, la decisión de la Federación de Rusia y de los EE.UU. de entablar negociaciones para celebrar un nuevo acuerdo exhaustivo, jurídicamente vinculante, que sustituya al Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (START), que expira en diciembre de 2009, así como la firma de la «Declaración conjunta sobre un acuerdo de continuación START-1» por parte de los Presidentes Barack Obama y Dmitri Medvédev el 6 de julio de 2009 en Moscú;

6.  Apoya el documento presentado por los EE.UU. al Consejo el 16 de septiembre de 2009 como parte de la estrategia de la Administración estadounidense sobre no proliferación y desarme, y acoge con satisfacción el anuncio de la celebración, en abril de 2010, de una conferencia mundial sobre no proliferación;

7.  Acoge con satisfacción la Resolución del Consejo de Seguridad, de 24 de septiembre 2009, sobre la no proliferación (Res.1887) en la que se opta por la búsqueda de un mundo más seguro para todos y por crear las condiciones para un mundo sin armas nucleares, de conformidad con los objetivos del Tratado sobre la no proliferación de armas nucleares (TNP), de una manera que promueva la estabilidad internacional y basándose en el principio de la seguridad sin menoscabo para todos;

 

8.  Considera que existe de hecho una oportunidad específica para renovar la cooperación transatlántica en materia de no proliferación nuclear y de reducción del arsenal nuclear, incluyendo la retirada del territorio europeo de las cabezas nucleares de EE.UU.; pide, por tanto, a la UE y a los Estados Unidos que adopten una estrategia común en todos los foros internacionales y, en particular, en las Naciones Unidas, en materia de desarme que incluya las armas de destrucción masiva y el armamento convencional; acoge con satisfacción el anuncio del Presidente de los Estados Unidos de que seguirá adelante con la ratificación del Tratado de Prohibición Total de Pruebas Nucleares (CTBT); pide al Consejo que contribuya positiva y activamente, en estrecha cooperación con los EE.UU. y Rusia, a los preparativos de la próxima conferencia de revisión del Tratado TNP de 2010;

 

9.  Pide a la Conferencia de Desarme que negocie cuanto antes un tratado que prohíba la producción de material fisible para armas nucleares u otros artefactos explosivos nucleares;

10. Acoge con satisfacción la próxima primera declaración conjunta UE-EE.UU sobre la no proliferación, que se espera cumpla con los términos de la resolución 1887 del Consejo de Seguridad de las NU y en la que se indiquen los ámbitos de cooperación;

11. Hace hincapié en que la incertidumbre sobre la naturaleza del programa nuclear iraní está acentuando aún más la presión sobre el sistema de no proliferación y sobre la estabilidad en la región y en todo el mundo; acoge con satisfacción el diálogo directo instaurado por el Presidente Obama y apoya el objetivo, perseguido conjuntamente por ambos socios, de encontrar una solución negociada con Irán, sobre la base de la estrategia dual de diálogo y sanciones, en coordinación con otros miembros del Consejo de Seguridad y bajo los auspicios del Organismo Internacional de Energía Atómica; insta a ambos socios a fijarse como objetivo la construcción de una zona libre de armas nucleares en el Oriente Próximo;

12. Lamenta, en este sentido, los esfuerzos del Presidente francés, Sarkozy, para vender tecnología nuclear a los países de Oriente Próximo; subraya que esta política es totalmente irresponsable y amenaza con desestabilizar aún más la situación y debilitar cualquier iniciativa de crear una zona libre de armas nucleares en la región;

13. Apoya el proceso de conversaciones de Ginebra, de 1 de octubre de 2009, en el que Irán accedió a abrir a la inspección internacional su planta de enriquecimiento de uranio, recientemente conocida, cerca de Qom;

14. Critica el acuerdo EE.UU.-India sobre cooperación nuclear que ha permitido a la India entrar en el sistema internacional de comercio nuclear, a pesar de negarse a ser miembro del TNP y seguir rehusando el permiso para que el OIEA realice inspecciones de seguridad en muchas de sus instalaciones nucleares; expresa su convicción de que el acuerdo refuerza la impresión de doble rasero que amenaza con destruir la importancia del TNP;

15. Manifiesta su preocupación por las recientes pruebas nucleares realizadas por la República Popular Democrática de Corea y por su rechazo de la Resolución 1887 de las Naciones Unidas; apoya, no obstante, el enfoque de diálogo bilateral adoptado por los EE.UU. en el marco del diálogo a seis bandas destinado a lograr la desnuclearización de la península de Corea;

16. Acoge con satisfacción el abandono de los planes de EE.UU. para un escudo de defensa antimisiles en Europa y pide un nuevo acuerdo de seguridad mundial que involucre a la UE, los EE.UU., Rusia y China;

Cuestiones regionales

17. Subraya que una solución pacífica y justa del conflicto de Oriente Próximo es vital, y acoge con satisfacción el hecho de este conflicto represente una de las prioridades más urgentes de la Administración de EE.UU.; pide a la Administración de EE.UU. que se coordine estrechamente con la UE y trabaje en el Cuarteto; hace hincapié en que ambas partes deben esforzarse para hacer avanzar las negociaciones sobre la base de la hoja de ruta y el acuerdo anterior, con el objetivo de llegar a una solución de dos Estados, con un Estado palestino soberano y viable; pide a los socios transatlánticos que apoyen los esfuerzos de reconciliación entre palestinos y pongan fin a la desastrosa situación humanitaria en la Franja de Gaza, y señala la importancia de mejorar las condiciones de vida de los palestinos en Cisjordania y Gaza, incluyendo la reconstrucción de Gaza;

18. Considera que la primera reunión, organizada el 23 de septiembre de 2009 por el Presidente Obama, entre el Primer Ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, y el dirigente palestino, Mahmud Abbas, no acabó respondiendo a sus ambiciosos objetivos; critica que no se haya alcanzado todavía ningún acuerdo sobre la cuestión de la construcción de asentamientos israelíes en Cisjordania y Jerusalén oriental;

19. Lamenta la decisión del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de aplazar la decisión sobre un proyecto de resolución sobre el informe de la reciente misión de investigación de las Naciones Unidas sobre el conflicto de Gaza y sus recomendaciones; espera que el CDH se ocupe de este asunto a su debido tiempo;

20. Subraya que los valores, la seguridad y la credibilidad de la comunidad transatlántica están en juego en Afganistán; insta a la UE, los EE.UU., la OTAN y las Naciones Unidas a que lleguen a un nuevo plan estratégico conjunto que incorpore todos los componentes de los compromisos internacionales adquiridos, mejore las condiciones de vida de la población local, refuerce los derechos de las mujeres afganas y aliente el desarrollo democrático, y pide a todos los países vecinos que participen en este esfuerzo, a fin de lograr la estabilización regional;

21. Pide a la UE y a los Estados Unidos que desarrollen una estrategia conjunta respecto a Pakistán, destinada a reforzar sus instituciones democráticas, el Estado de Derecho y su capacidad de lucha contra la pobreza, la exclusión social y el terrorismo, alentando al mismo tiempo su corresponsabilización en la estabilidad de la región;

22. Pide a los socios que, mediante esfuerzos coordinados, sigan trabajando con el Gobierno iraquí y las Naciones Unidas para mejorar la estabilidad y la reconciliación nacional y contribuir a la unidad e independencia de Iraq;

 

Crisis financiera, estabilidad y banca

23. Hace hincapié en que la crisis crediticia no ha terminado; destaca a este respecto que la coordinación de las políticas macroeconómicas es vital para lograr una recuperación sostenible de la economía mundial, proporcionando la base para un New Deal Verde que instaure a largo plazo un desarrollo cualitativo; pide que se empiece a trabajar en estrategias de salida coordinadas, graduadas adecuadamente y efectivas, que se puedan aplicar con rapidez tan pronto como lo permita la recuperación;

24. Acoge con satisfacción las conclusiones del G-20 como base de trabajo concreto para la ulterior cooperación UE-EE.UU. y espera un enfoque coordinado para abordar tanto la estabilidad financiera como la reforma del sistema financiero mundial;

25. Solicita la coordinación del paquete de medidas de reforma del sector financiero de EE.UU. (como se propuso el 17 de junio de 2009) y la reforma comunitaria de la estructura de supervisión financiera para evitar fallos futuros del mercado financiero mundial y garantizar una regulación de todos los agentes sistémicos; aprueba, en este sentido, la inclusión de las principales economías emergentes en la labor de establecer el Consejo de Estabilidad Financiera (CEF);

26. Opina que la coordinación entre los EE.UU. y la UE debe conducir a una mejora progresiva de las normas prudenciales a escala mundial a fin de evitar el arbitraje reglamentario; subraya que los avances logrados en el contexto más amplio del G-20 consisten en un enfoque de «armonización mínima» que no debe impedir que la UE aplique normas más estrictas;

27. Considera, a este respecto, que el fortalecimiento de la cooperación entre las autoridades legislativas, reglamentarias y de supervisión de los EE.UU. y de la UE es vital, especialmente teniendo en cuenta las deficiencias señaladas por las recientes turbulencias financieras;   

 

28. Pide a los EE.UU. que tengan en cuenta los cambios tanto recientes como en un futuro próximo de las directivas comunitarias sobre requisitos de capital para las entidades de crédito y empresas de inversión a la hora de aplicar el marco de Basilea II;

 

29. Considera, a este respecto, que la aplicación de Basilea II en los EE.UU. es esencial para proteger la igualdad de condiciones a escala mundial;

 

30. Apoya el llamamiento del G-20 a acelerar la convergencia de las normas contables; insta al Consejo de Normas de Contabilidad Financiera y al Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad a que establezcan un único conjunto mundial de normas contables de alta calidad en el contexto de su proceso independiente de establecimiento de normas y completen su proyecto de convergencia en junio de 2011; pide que se desarrolle un sistema de información, país por país, que ofrezca una visión completa de cada sociedad matriz de un grupo a los inversores, las partes interesadas y las autoridades fiscales, proporcionando así una visión más eficaz y transparente a escala internacional de las decisiones basadas en la fiscalidad;

 

31. Insta a los EE.UU. a cumplir su hoja de ruta exigiendo a los usuarios de EE.UU. que apliquen las Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF); repite su solicitud de que la SEC –hasta que se adopte la decisión de exigir a los usuarios de EE.UU. que apliquen las NIIF– reconozca las NIIF, tal y como fueron adoptadas por la Unión Europea, como equivalentes a los GAAP de los Estados Unidos;

 

32. Subraya que el Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad (CNIC) debe continuar sus reformas de gobernanza para garantizar una representación justa de las circunscripciones que requieren que las empresas con cotización apliquen las NIIF y que participan en el establecimiento de normas contables internacionales y en la supervisión del CNIC como sus administradores;

33. Subraya la necesidad de un sistema global de cooperación e intercambio de información en materia fiscal en forma de un marco multilateral, como el Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información (FGTII) ampliado; considera que la FGTII debe ser reforzado considerablemente con el fin de luchar de manera eficaz contra la evasión y el fraude fiscales; subraya, en particular, que el intercambio automático de información debe tener lugar en todas las circunstancias;

34. Acoge con satisfacción el acuerdo de los líderes del G-20 de trabajar en pro de un marco internacional para un impuesto sobre las transacciones financieras, y pide que los EE.UU y la UE avancen rápidamente a fin de garantizar que el sector financiero contribuya de forma equitativa a la recuperación económica y al desarrollo, dado que hasta la fecha quienes han tenido que cargar con los costes de la crisis son los contribuyentes, los servicios públicos y los ciudadanos;

35. Confía en que la UE pueda reconocer que el régimen de supervisión de seguros de los Estados Unidos es equivalente a las condiciones estipuladas en la Directiva Solvencia II; considera que la iniciativa de crear una Oficina de Seguro Nacional mejoraría la cooperación entre la UE y los Estados Unidos y el intercambio de información en el sector de los seguros;

36. Considera que la cooperación en material de regulación debería tener en cuenta el refuerzo del marco regulador de la UE por lo que respecta a la Directiva sobre los requisitos de capital, en particular las políticas de remuneración en el sector de los servicios financieros;


CET

37. Subraya la necesidad de que el Consejo Económico Transatlántico (CET) se mantenga, se desarrolle y se refuerce; considera que debe elaborarse una hoja de ruta que muestre cómo puede ponerse en práctica un compromiso a largo plazo para un mercado transatlántico transparente, basado en valores, teniendo en cuenta los intereses de todos los interesados;

 

38. Pide a la Comisión que garantice que los resultados de los estudios sobre la realización del mercado transatlántico se debatirán con las comisiones parlamentarias competentes antes de llegar a conclusiones específicas para el futuro;

 

39. Considera que la sociedad de la información constituye un pilar crucial del espacio económico transatlántico basado en el acceso al conocimiento y en un nuevo modelo de protección y uso compartido de contenidos digitales, respetando el principio de proporcionalidad;

 

40. Considera, en particular, que los resultados de una mejor cooperación en ámbitos como la inversión, las normas contables, las cuestiones normativas, la seguridad de los productos importados y los derechos de propiedad intelectual (DPI) deben ser debatidos por los legisladores de ambos lados del Atlántico antes de entrar en vigor;

 

41. Pide a la Comisión que mantenga sus esfuerzos para garantizar que la legislación estadounidense que exige el escaneado del 100 % de las mercancías que llegan se modifique o sea aplicada por la Administración estadounidense de manera que no se cree ninguna nueva barrera comercial que imponga costes significativos a los operadores económicos, sin que proporcione ningún beneficio en términos de seguridad de la cadena de suministro; considera que el CET podría organizar seminarios útiles sobre la cuestión del escaneado al 100 % en Bruselas y en Washington para fomentar una mayor comprensión entre los legisladores estadounidenses y europeos y fomentar una solución rápida y mutuamente aceptable de este problema;

42. Reitera su petición a los dirigentes de la UE y de los EE.UU., así como a los copresidentes del CET, de que tengan en cuenta el papel vital de los legisladores para que el proceso tenga éxito a largo plazo, y les insta a que involucren plena y directamente en los trabajos del CET a los representantes del DTL (Diálogo Transatlántico de Legisladores);

 

43. Considera que, dado el carácter eminentemente técnico de las cuestiones que trata el CET, es fundamental garantizar que participen en el debate los congresistas estadounidenses y los diputados al Parlamento Europeo más apropiados; señala que muchas de las barreras no arancelarias al comercio y a la inversión que el CET ha de eliminar tienen su origen en deliberados esfuerzos de órganos legislativos destinados a promover el logro de objetivos sociales, sanitarios, culturales o ambientales y que, por consiguiente, no se deben suprimir sin el correspondiente acto legislativo;

 

44. Acoge con satisfacción el hecho de que el CET esté asesorado por diferentes actores interesados, incluidos representantes de las empresas, y pide que se conceda un papel comparable a representantes del movimiento sindical a cada lado del Atlántico, de manera que se tenga plenamente en cuenta la dimensión social; pide que se incluya en el Grupo de asesores a los dirigentes del Diálogo Laboral Transatlántico, del futuro Diálogo Energético Transatlántico y de un Diálogo Medioambiental revitalizado; considera que su papel consultivo debe diferenciarse del papel legislativo que desempeñan el Congreso de los EE.UU. y el Parlamento;

 

45. Considera, al mismo tiempo, que la cooperación económica transatlántica debe ser más responsable, transparente y previsible; deben publicarse en un sitio web los calendarios de reuniones, los programas, las hojas de ruta y los informes de progreso;

 

Temas de transporte

46. Insta al Senado y al Gobierno de los Estados Unidos a que permitan la plena y efectiva aplicación de la primera fase del Acuerdo UE-EE.UU. en materia de aviación y del Acuerdo UE-EE.UU. en materia de seguridad de la aviación, y a que trabajen para lograr un acuerdo en materia de aviación;

 

47. Pide al Senado y al Gobierno estadounidenses que se abstengan de adoptar medidas que pudieran ser contrarias a estos objetivos, como las relativas a las instalaciones extranjeras de reparación, las exenciones antimonopolio y la bandera de las compañías aéreas de transporte a las que se hace referencia en la Resolución 915 de la Cámara de Representantes;

 

48. Pide a las autoridades estadounidenses y a la Comisión que intensifiquen sus negociaciones para encontrar soluciones equilibradas para, entre otros asuntos, las necesidades en materia de seguridad aérea, la protección de datos en relación con el registro de nombres de los pasajeros (PNR), la revisión de los controles de seguridad en los aeropuertos y la inclusión de medidas más eficientes para reducir el impacto de los vuelos transatlánticos e internacionales sobre el cambio climático en las negociaciones de Copenhague y los acuerdos de la OACI;

 

49. Recuerda tanto a la Comisión Europea como a las autoridades estadounidenses que el hecho de no celebrar la segunda fase del acuerdo podría conllevar la anulación de la primera fase del mismo por parte de algunos Estados miembros, lo que iría en detrimento de los intereses de las compañías aéreas de transporte tanto de la UE como de los EE.UU.;

 

Cumplimiento de las leyes en materia de protección de los consumidores, asuntos aduaneros y vigilancia de los mercados

50. Pide a la Comisión y al Consejo que promuevan acciones conjuntas con las autoridades de los EE.UU., en particular con la Comisión de Seguridad de los Productos de Consumo de los EE.UU., y otros interlocutores para velar por que China y otros terceros países eleven sus normas de producción para cumplir los criterios de seguridad de la UE y los EE.UU., en particular para los juguetes;

 

51. Pide a la Comisión que desarrolle mecanismos de cooperación más sólidos y eficaces en materia de aplicación transfronteriza con objeto de vincular el sistema de alerta RAPEX de la UE para los productos de consumo que causen un grave riesgo para los consumidores al sistema de alerta de la Comisión estadounidense sobre seguridad de los productos de consumo y con el fin de integrar las actividades de la Red de cooperación para la protección de los consumidores con las de las autoridades estadounidenses;

 

52. Propone que el TEC apoye la elaboración de un instrumento de cooperación vinculante que estructure y facilite el intercambio de información sobre la seguridad de los productos y el desarrollo de un programa común de medidas de cooperación;

 

53. Apoya la iniciativa de la Comisión de intensificar la cooperación internacional con arreglo a la base jurídica del reglamento CPC para celebrar un acuerdo de cooperación internacional con las autoridades competentes de los EE.UU. y la difusión y facilitación de las mejores prácticas;

 

54. Pide a la Comisión que agilice sus trabajos para el tan retrasado Acuerdo de Cooperación en materia de Aplicación para ampliar a los EE.UU. sus actividades de aplicación (intercambio de información, investigación y adopción de decisiones) en el marco del Reglamento sobre la Cooperación para la protección de los Consumidores de la UE y la Ley sobre la red de seguridad de los EE.UU.;

 

Reconocimiento mutuo y normalización

 

55. Insta a la Comisión a que continúe con la adopción formal de procedimientos para el reconocimiento mutuo de las declaraciones de conformidad para los productos sometidos a ensayos obligatorios por terceros, en particular para las TIC y el material eléctrico; pide a la Comisión que insista en el reconocimiento mutuo de las unidades legales de medición, en particular con vistas a la aceptación del etiquetado exclusivamente métrico de los productos de la UE en los EE.UU.;

 

56. Pide a la Comisión que examine las cuestiones de normalización con las autoridades de los EE.UU. con vistas a coordinar sus políticas e influir en los trabajos de los organismos internacionales de normalización;

 

Normas sociales y ambientales / responsabilidad social empresarial

57. Expresa su apoyo a la iniciativa del Congreso de los EE.UU. de revisar sus acuerdos bilaterales de comercio internacional para incorporar a estos las normas internacionales fundamentales en materia social y ambiental; expresa su convicción de que los desequilibrios globales también deben abordarse en la fase de establecimiento de relaciones comerciales justas y sostenibles;

58. Considera que conviene promover la responsabilidad social empresarial tanto a nivel de autorregulación como de normas vinculantes para regular el impacto de las actividades empresariales con vistas a la integración de las cuestiones sociales, ambientales y de derechos humanos en las actividades de una empresa y la interacción con sus partes interesadas; opina que el intercambio de las mejores prácticas en materia de RSE entre los EE.UU. y la UE repercutirá significativamente en la actitud de las empresas hacia la RSE y en su compromiso decidido con respecto a cuestiones sociales y medioambientales;

 

Cuestiones agrícolas y Doha

 

59. Destaca la importancia de alcanzar un acuerdo equilibrado en las negociaciones de Doha sobre el comercio mundial en el sector agrícola, incluidas las medidas que permitan evitar una mayor volatilidad de los precios agrícolas y la escasez de alimentos; se compromete a tener plenamente presentes los requisitos que conduzcan a una ronda de negociaciones comerciales con éxito; subraya la necesidad de tener plenamente en cuenta los ajustes ya realizados en las recientes reformas de la PAC y expresa su deseo de que se modifique de forma similar la Ley agrícola estadounidense (Farm Bill);

 

60. Reitera su compromiso con el objetivo de velar por el mayor nivel de seguridad de los productos para los ciudadanos de la UE; respalda las decisiones de la Comisión con respecto a la presencia constatada de productos modificados genéticamente no aprobados, en particular en algunas variedades de cereales y soja, hasta que no se haya evaluado la inocuidad de esos productos en la salud y el medio ambiente;

 

61. Señala la evolución de cuestiones que han sido conflictivas en el pasado, como el caso de la carne de vacuno con hormonas y la autorización de algunos productos modificados genéticamente; le reconforta que mediante el diálogo temprano y continuo puedan abordarse eficientemente las cuestiones relativas a los productos agrícolas sin necesidad de recurrir a los órganos de solución de diferencias de la OMC;

 

Cuestiones ambientales y cambio climático

62. Expresa su apoyo a los esfuerzos desplegados por los EE.UU. en la Cumbre de las Naciones Unidas sobre el cambio climático de 22 de septiembre de 2009 y las perspectivas de suprimir las subvenciones a los combustibles fósiles; celebra que el desarrollo de la legislación de los EE.UU. no se limite a prohibir mayores emisiones de gases de efecto invernadero; expresa su preocupación, no obstante, por el hecho de que el Senado tal vez no apruebe la legislación pertinente antes del próximo año; pide, por consiguiente, a la UE y a los EE.UU. que cooperen íntimamente para que la Conferencia de Copenhague sea un éxito, con la participación de todos los países que emiten gases de efecto invernadero y su compromiso de asumir objetivos vinculantes a medio y largo plazo;

63. Señala que el acuerdo internacional debe ofrecer para 2020, en los países industrializados, unas reducciones colectivas de las emisiones de gases de efecto invernadero situadas en los niveles superiores de una franja del 25 al 40 %, en comparación con los niveles de 1990, de conformidad con las recomendaciones del Cuarto Informe de Evaluación del Grupo Internacional de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC 4AR), y que dichas reducciones deben ser internas;

 

64. Indica que se debe establecer para la UE y el resto de los países industrializados un objetivo de reducción a largo plazo de al menos el 80 % para 2050, en comparación con los niveles de 1990;

 

65. Celebra los esfuerzos desplegados por los EE.UU. y China en su diálogo estratégico y económico para apostar por la energía limpia y la reducción de las emisiones;

66. Expresa su apoyo, en principio, a la idea de crear un Consejo Transatlántico de la Energía, con arreglo al modelo del TEC, para articular la cooperación transatlántica en los ámbitos de la regulación, la eficiencia y la seguridad energéticas; espera que el TEC tenga más éxito que el Diálogo Transatlántico Medioambiental de 2000;

 

67. Destaca la importancia de un diálogo activo y continuo entre la UE y los EE.UU. a la luz de la revisión de la actual legislación de la UE sobre los nuevos alimentos y el uso de las nuevas tecnologías en la producción alimentaria;

 

68. Destaca el impacto potencial que nuevas tecnologías como los nanomateriales podrían tener en la salud y el medio ambiente, pues se desconocen aún sus propiedades científicas; destaca, por consiguiente, la importancia de tener presente la inquietud de la opinión pública y los consumidores por el empleo de nuevas tecnologías, como por ejemplo la clonación en la cría de ganado, y su preocupación por el bienestar animal;

 

69. Celebra que el Gobierno de los EE.UU. reconozca la necesidad de reformar su Ley sobre el control de las sustancias tóxicas (TSCA) en un futuro inmediato para velar por una protección efectiva de la salud humana y el medio ambiente contra las sustancias químicas;

70. Pide a los órganos competentes de la UE y los EE.UU. que cooperen para establecer un sistema reglamentario en los EE.UU. que otorgue un nivel de protección compatible con REACH;

 

 

Cooperación judicial y policial, política de visados

71. Confía en que la reunión ministerial UE-EE.UU. prevista para el 28 de octubre de 2009 en Washington adopte una declaración conjunta sobre cooperación policial y judicial que cubra, en particular, la seguridad cibernética;

 

72. Destaca su determinación de combatir el terrorismo y su firme convicción de que no conviene adoptar medidas de seguridad sacrificando la protección de las libertades civiles y los derechos fundamentales y de que debe garantizarse el mayor grado posible de intimidad y protección de datos; reitera que la necesidad y la proporcionalidad son principios clave sin los cuales la lucha contra el terrorismo nunca será eficaz;

 

73. Considera necesario un marco jurídico y político sólido para una cooperación estrecha entre la UE y los EE.UU. en asuntos relacionados con la justicia, la libertad y la seguridad y que una asociación reforzada que abarque la dimensión parlamentaria y democrática resulta fundamental para abordar con eficacia desafíos comunes como la lucha contra el terrorismo y la delincuencia organizada de manera coherente con los derechos fundamentales y el Estado de Derecho, la cooperación judicial en materia penal y la cooperación policial, la gestión de la inmigración y la protección del derecho a solicitar asilo y la promoción de la libre circulación sin visados de todos los ciudadanos de buena fe entre las dos áreas;

 

74. Señala, en este contexto, que la Unión Europea se basa en el Estado de Derecho y que todas las transferencias de datos personales europeos a terceros países para fines de seguridad deben respetar las garantías procesales y los derechos de la defensa y ser conformes con la legislación sobre protección de datos a nivel nacional y europeo;

 

75. Indica que, en el marco transatlántico del Acuerdo UE-EE.UU. de asistencia judicial, que entrará en vigor el 1 de enero de 2010, el artículo 4 prevé que se permita el acceso a determinados datos financieros previa solicitud por intermedio de las autoridades nacionales y que puede constituir un fundamento jurídico más adecuado para la transferencia de datos de SWIFT que el acuerdo provisional propuesto;

 

76. Toma nota de que la UE y los EE.UU. están negociando un acuerdo provisional sobre la transferencia de estos datos, que fija un período transitorio mediante una cláusula de suspensión que no supera los 12 meses, y que un nuevo acuerdo, negociado sin perjuicio del procedimiento que habrá de seguirse en virtud del Tratado de Lisboa, deberá involucrar plenamente al Parlamento Europeo y a los Parlamentos nacionales y cumplir las condiciones establecidas en el apartado 3 de su Resolución de 17 de septiembre de 2009;

77. Acoge con satisfacción la reciente ampliación del programa de exención de visado a otros siete Estados miembros de la UE; pide, no obstante, a los Estados Unidos que supriman el requisito de visado a los restantes Estados miembros y que confieran a todos los ciudadanos de la UE el mismo trato, sobre la base de la plena reciprocidad; manifiesta su preocupación por el proyecto de introducir tasas administrativas para la expedición de la autorización ESTA a los ciudadanos de la UE, y pide a la Comisión que aborde este proyecto como cuestión prioritaria con la Administración de los EE.UU.;

 

Desarrollo y ODM

 

78. Se congratula del renovado compromiso de realizar los Objetivos de Desarrollo del Milenio y cumplir las promesas de AOD; pide a ambos interlocutores que cumplan su compromiso de destinar el 0,7 % de su PIB a la cooperación al desarrollo;

79. Hace hincapié en que los países en desarrollo no originaron la crisis financiera y económica mundial, pero sufren de manera desproporcionada los efectos de la misma, y han de hacer frente a una dramática desaceleración del crecimiento y el empleo, a las repercusiones negativas en la balanza comercial y en la balanza de pagos, a una fuerte reducción de las entradas netas de capital privado y de la inversión extranjera directa, a un acceso reducido al crédito y a la financiación del comercio, a una disminución de las remesas, a unas oscilaciones importantes y volátiles de los tipos de cambio, al colapso de las reservas, a un aumento de la volatilidad y a una caída de los precios de los productos de primera necesidad, así como a una reducción de los ingresos procedentes del turismo; insta a los socios transatlánticos a que reconozcan su responsabilidad por esa situación;

 

80. Se congratula del compromiso de concluir una Ronda de Doha para el Desarrollo equilibrada y del plazo claro de 2010 establecido por la Cumbre del G-20; pide a los líderes que no olviden el objetivo último de desarrollo de esta Ronda, cuando se reúnan con ocasión de la Conferencia Ministerial de la OMC en Ginebra, a finales de noviembre de 2009;

Marco institucional

81. Subraya que el impulso que se registra en la actualidad debería utilizarse, también, para mejorar y renovar el marco de la relación transatlántica; insiste en la necesidad de sustituir la NAT de 1995 vigente actual por un nuevo Acuerdo de Asociación Transatlántica; Considera que las negociaciones sobre el nuevo acuerdo deberían comenzar una vez que el Tratado de Lisboa entre en vigor a fin de que estas negociaciones puedan finalizar antes de 2012;

82. Expresa su convicción de que el Diálogo Transatlántico de Legisladores (DTL) entre el Parlamento Europeo y el Congreso de los EE.UU. ya ha contribuido sustancialmente a una mayor comprensión mutua en numerosas cuestiones de interés común, incluidas las relaciones económicas y el comercio internacional; reclama que se incremente la cooperación mutua a escala de las Naciones Unidas y que se creen estructuras específicas de trabajo a tal efecto;

83. Opina que ahora se trata de cuestiones fundamentales sobre cuya evolución conviene mantener informados a los diputados nacionales a intervalos regulares; pide a su Presidente que garantice el establecimiento de un mecanismo a tal efecto;

84. Reafirma que en el nuevo acuerdo se podría elevar el DTL actual a la categoría de asamblea transatlántica interparlamentaria, de conformidad con las recomendaciones contenidas en su Resolución de 26 de marzo de 2009;

85. Expresa su esperanza de que el Diálogo Laboral Transatlántico en el futuro inmediato desempeñe un mayor cometido en el debate sobre cómo las instancias políticas podrían responder mejor a los desafíos del galopante desempleo y al cambio estructural derivados de la crisis financiera;

*

* *

86. Encarga a su Presidente que transmita la presente Resolución al Consejo y a la Comisión así como a los Gobiernos y Parlamentos de los Estados miembros y al Presidente y al Congreso de los Estados Unidos de América.

 

Aviso jurídico - Política de privacidad